Cansacaballo Bike trip 29/3/2008

Hola todos: Ya volvimos del trip del fin de semana al cual hemos llamado: Cansacaballo Por qué? Ya lo sabrán. Partimos tal como lo anunciamos en la madrugada del sábado, no a las 4, sino a las 5:30am, pero en fin, igual partimos. De Cañete partimos como a las 9am, después de desayunar y abastecernos, siguiendo la ruta inicial propuesta, 8km de carretera, desvío hacia Ramadilla, etc. Llegamos al desvío de las granjas e ingresamos por esa trocha hasta encontrarnos con un zanjón que impedía avanzar y un poco más allá la reja de entrada a una granja que la traspusimos simplemente desatando el alambre que sujetaba un candado que hacía la finta de asegurar la reja. La sensación de invadir propiedad privada un poco que causaba temor al mirar las casetas de vigilancia en las cimas de los cerros aledaños, pero ni modo, el camino es de uso público y no está prohibido el libre tránsito por el territorio nacional. Avanzamos un poco y hallamos una barricada de escombros y más adelante una serie de restos y materiales dispersos que daban la clara idea del abandono en que estaba ese lugar que había sido una granja de pollos, luego otra barricada más y más adelante divisamos unos galpones en buen estado y nos encontramos con trabajadores quienes al vernos se pusieron en guardia y un tanto hostiles al principio, pero luego de unos instantes después de explicarles sobre nuestra presencia ahí y preguntar sobre la ruta hacia Topará nos pidieron tomarse unas fotos junto a nosotros y nos indicaron por donde debíamos tomar el sendero hacia nuestro destino “más abajo, por donde han venido, tomen el camino hacia la izquierda, el camino a Topará pasa detrás de este cerro, por ahí pasan los chavineros…” esas palabras extrajeron de mi memoria las referencias que tenía de Chavín, en la sierra de Chincha, y los chavineros con sus chivatos transitan por ese camino. Estamos en la ruta me dije a mi mismo. Más abajo hallamos el desvío hacia la izquierda, el sendero de subida por una angosta quebrada que no duró mucho la huella terminaba en un basural rodeado de unas lomas y cerros arenosos. Revisamos el mapa, confirmamos nuestra posición con el GPS y si, se suponía que estábamos cerca. Hummm… el camino debe estar detrás de la loma de arena que teníamos por delante. Subimos la loma y hallamos un cerro de arena mucho más grande, habían huellas en el suelo que se dirigían claramente a un abra en el cerro. Así que decidimos trepar empujando y cargando las bicis hasta el abra, desde allí pensamos que podríamos divisar el camino. La trepada fue un tanto penosa, los zapatos y las bicis se hundían en la arena. Raúl y Susana tuvieron más problemas para trepar pues sus zapatos

rígidos de ciclismo con clips no sirven para estos casos. Llegamos al abra y encontramos otro cerro más grande aún. Fernando se adelantó a pie y subió a explorar desde la cima del otro cerro, poco después volvió a informar de sus hallazgos: dos cruces sobre dos tumbas en el arenal, y a los lejos una clara huella de un sendero en la arena con pisadas de cabras, no ciclable. Hummm… este no es el camino, también recordé lo que me confirmó una vez, Luz Salas la alcaldesa de Herbay Alto sobre el camino hacia Topará, así que la llamé a su celular, en ese sitio, en la cima del cerro Movistar no tiene buena señal y confirmamos lo que dice el slogan “el Perú es territorio Claro”, llamé a Luz con el celular Claro de Susana y me dijo que el camino parte de la Hacienda Palo, desde la última parcela de la Sra. Huayanay sale el camino por la quebrada Río Seco hacia Topará. Ni modo, había que regresar buena parte de lo andado, así que bajamos el cerro y salimos de ese lugar traspasando nuevamente las barricadas, la reja, la zanja, etc. Llegamos a la Hacienda Espíritu Santo Palo como a las 2pm, hora de almorzar, preguntamos por una tienda donde compramos lo necesario para prepararnos un rico almuerzo de atún, gaseosa, galletas y ensalada de palta con tomate. Allí la hija de la dueña de la tienda nos informó sobre el camino a Topará, que ella lo había recorrido a pie varias veces para ir a la fiesta de la virgen de Topará el 29 de diciembre de cada año, que es un arenal, que por ahí no pasan las bicicletas, que son subidas y bajadas y que hay una zona de arena muy suelta que le llaman Cansacaballo, que no es un camino bien demarcado sino solo una huella en el arenal y que las tumbas son de dos viejitos que se murieron cuando se perdieron entre los cerros del arenal. Con esos datos y siendo avanzada la hora de la tarde, el plan del bike trip por el QÑ costero fue abortado y se decidió ir a Lunahuaná por el camino de Concon y Ramadilla. Así que emprendimos la marcha después de reposar el almuerzo. Pasamos por Concon por la casa de Jorge Calagua, nuestro ex -centro de operaciones de ayuda a los damnificados del terremoto, a quien encontramos en plena pisa en solitario de 400 kilos de uvas con las que elaboraría una rica cachina. Nos invitó un poco de uvas

deliciosas y seguimos la ruta pues quedaba poco tiempo de luz natural. Pasamos por Ramadilla y poco después alcanzamos el singletrack hasta la peña por donde el camino se estrecha a 20cm por el borde del abismo sobre el río, hasta aquí llegamos con la última luz del día, desde este punto proseguimos con linternas hasta Socsi. La ruta continuó ya bien oscuro por la carretera de subida hasta llegar bien cansados a Lunahuaná, donde directamente fuimos a cenar antes de que cierren y después enrumbamos al hotel El Molle que ya habíamos conocido en un viaje anterior. Un buen chapuzón nocturno a las 11pm, en el agua de la piscina del hotel entibiada por el Sol durante el día, bajo el cielo totalmente estrellado fue lo último que hice ese día antes de quedarme totalmente dormido 2 minutos después de echarme en la cama. Había sido una larga jornada desde las 5am. Cansacaballo, cansacaballo, cansacaballo… off… Despertamos tarde, desayunamos en Lunahuaná y partimos cleteando rumbo a Cañete, ya eran las 12m. La larga subida para salir del valle rumbo a Nuevo Imperial fue una buena prueba para el estado físico y para la habilidad de manejo. El cansancio del día anterior había quedado atrás, convertido en músculo para el esfuerzo de hoy. Almuerzo en Cañete y retorno a Lima en Soyuz. Todo Ok, muy buena onda, buena pedaleada, buena amistad, buenos recuerdos, etc. El próximo trip es… hay que ponernos de acuerdo PS El sábado 5 de abril es el cumple de Fernando, se estaba haciendo el loco y no decía nada, ni tampoco a querido decir nada ahora que le preguntamos, pero no se va a librar de nosotros. Saludos cordiales,
Aníbal Paredes Visita nuestros sitios web: www.cicloturismoperu.com www.perucycling.com