Quetzal

El Quetzal, es una ave tropical de la familia del trogón que habita en los bosques húmedos de Centroamérica, y se caracteriza por la hermosa cola de plumas que posee el macho. Se alimenta de frutos, insectos y pequeños vertebrados. Actualmente se encuentra en peligro de extinción, principalmente debido a la caza de plumas. Tiene una gran importancia en Guatemala, por lo que se encuentra representado en su moneda, en su bandera y en su escudo. Forma parte del arte y la mitología de las antiguas civilizaciones precolombinas. El Quetzal, habita en los escasos bosques húmedos de la alta montaña, que se encuentran desde el sur de México hasta Panamá (Figura 2). Los bosques húmedos, se caracterizan por su alto grado de vapor de agua en la atmósfera, por la tranquilidad de sus espacios, por la falta de luz debida a una cubierta vegetal muy densa, por árboles siempre muy verdes, por poseer plantas epífitas como el musgo y el liquen y otras plantas como las bromelias, las orquídeas y los helechos que, en algunos casos, llegan a alcanzar los 15 metros de altura. -ALIMENTACIÓN El Quetzal posee características que le convierten en un gran cazador. Acecha desde las ramas buscando cuidadosamente a su alrededor y al divisar la presa, se lanza repentinamente hacia ella, la coge al vuelo y se la lleva para comérsela más tarde. Los Quetzales se alimentan de frutos, insectos, pequeñas ranas, lagartijas y caracoles. Dentro de los frutos, prefieren principalmente los del Lauraceae, de los cuales consta que comen hasta 18 variedades (Ocotea, Nectandra...). Pero también se alimentan de otros frutos como los de la Gualteria, Ficus, Morera silvestre y Guarumo. Los insectos de su preferencia son principalmente escarabajos y sus larvas, ortópteros y larvas de polilla. De estos insectos, es prácticamente de lo único que se alimentan las crías durante los 10 primeros días de vida. En el año 1970, el Quetzal se consideró una especie en peligro de extinción, pero evidencias posteriores aseguraron que era una especie segura en cuanto a su supervivencia. Aun así, datos de migraciones locales indicaron que esta afirmación debía ser revisada y actualmente es considerada como una especie amenazada, a causa de la perdida de su hábitat y a la caza de plumas. El Quetzal es bastante abundante donde su hábitat no presenta ninguna alteración, pero en cambio es mucho menos frecuente en áreas de bosques talados, donde se incumple la ley y existen cazadores furtivos o bien en zonas donde los indígenas sobreexplotan los recursos de la selva. En México aún está bastante extendido, excepto en el norte de Chiapas, donde se está perdiendo su hábitat y hay una caza de plumas muy intensa. En Guatemala de 1880 a 1930 la especie también se vio muy perjudicada debido a la deforestación producida por la implantación del cultivo de café y debido también a la caza de plumas. Si embargo en n 1960, la población del Quetzal aumentó paulatinamente y se le consideró ³pájaro nacional´. En El Salvador, la especie se extinguió hacia la mitad del siglo XX debido a que apenas existía una pequeña población para poder seguir procreándose. En relación a Nicaragua, no existen datos desde 1970 cuando quedaban muy pocas áreas de bosque denso, en las que los Quetzales pudiesen sobrevivir. Dentro de Costa Rica, en el siglo XIX, el mercado de plumas provocó casi su completa extinción, pero a pesar de esto, la especie pudo mantenerse. Entre 1950 y 1970 aumentó de forma alarmante su captura para el mercado de mascotas y aún así, la especie se volvió a recuperar.

En Panamá es poco común la especie y su número continúa disminuyendo debido a la deforestación y a su persecución. .