La minga andina: cambios de la conciencia campesina en el reclutamiento de la fuerza de trabajo indígena.

Desde mediados del siglo XVI, los cambios de ciertas modalidades coloniales de reclutamiento de la fuerza de trabajo en los Andes fueron conformando relaciones laborales cada vez más adaptadas a la especulación de la sociedad dominante. Estas transformaciones en el pensamiento sobre las relaciones en el trabajo propiciaron la creciente liberalización capitalista del mercado laboral que, a su vez, ha organizado, hasta nuestros días, la mano de obra indígena en Sudamérica. Por su parte, los cambios que ha sufrido la “minga” describen los ajustes de la sociedad indígena dentro del desarrollo de las relaciones de explotación entre las elites demandantes de mano de obra y el sector de la población prestador del servicio. En este sentido, desde la conquista española hasta la actualidad, las relaciones de reciprocidad y el sistema de redistribución al interior de las sociedades indígenas han ido modificándose a medida que las instituciones de autoridad indígena conformaron nuevos tipos de liderazgos movilizadores del trabajo de estas poblaciones vernáculas y el campesinado nativo fue integrándose a la sociedad dominante a través de la explotación de su trabajo. De esta manera, la minga ha sido una modalidad de reclutamiento de mano de obra útil de diversas maneras, tanto durante la colonia para abastecer de trabajadores a empresarios peninsulares y funcionarios de la Corona española como defendido furtivamente desde el acaecimiento de los Estados Nacionales por el régimen de propiedad privada de la tierra.

Introducción. A diferencia de las épocas precolombinas, la conquista española del Tawantinsuyu incorporó a las poblaciones autóctonas nuevos sentidos y patrones de conductas relacionados con el trabajo. Tal diferencia la develaremos en la institución de la mink'a 1 que, bajo las formas de vida tradicional andina, sólo implicaba un contrato mantenido
1

Nos referimos con el término mink’a al trabajo que se realiza en reciprocidad y que el beneficiario paga con un trabajo igual. Aquí lo entenderemos específicamente como una contratación (alquiler) de servicios de trabajo personal dentro de distintos marco de reciprocidad, de acuerdo a sus diferentes variantes. Según los diferentes autores (Skar, Alberdi & Mayer, Tanderter, Saignes) la minga junto a otras formas de trabajo como la faena o el jornal, compondrían el universo andino de modalidades de prestaciones laborales movilizadas por fuerzas económicas más que morales.

Ambos principios están articulado en un sistema redistributivo. la vida social andina se basa en la autonomía económica del ayllu y en la relaciones de reciprocidad entre los hatun runa (campesinos) y de éstos con su comunidad. Lorandi)2. prestándole fuerza de trabajo rotativa o mit'a. en el que cada grupo doméstico tributa a su jefe étnico mediante una relación de reciprocidad asimétrica. pp. Skar). Rowe. estableciendo condiciones regulares entre partes asimétricas -puesto que lo que se devuelve no es lo mismo que aquello que se dio. por la otra. el ayllu moviliza trabajo colectivo aplicado en la construcción de obras públicas de dos maneras diferentes: moviliza trabajo a través de fuerzas morales mediante su relación con los parientes paralelos y moviliza trabajo a través de fuerzas económicos mediante sus relaciones con los parientes afines (Skar. 225). Rostorowsky.entre particulares estrictamente dentro del campesinado (Saignes. la redistribución entre los tributarios de los beneficios de la reciprocidad (patrocinio de las fiestas populares. . por un lado. la simetría en la base de la sociedad con la asimetría en la relación del pueblo con la elite. con la que la comunidad demostraba el apoyo político a sus gobernantes. Distinto es el papel que ocupa la minga en la actualidad. De esta manera. también se fue abandonando el estudio de las modalidades informales de reclutamiento de fuerza de trabajo como la minga. A medida que los estudios antropológicos hacían hincapié -cada vez con más énfasis. 2 Así. consistiendo en una modalidad de reclutamiento de mano de obra que organizaba la parte más informal de la vida laboral de la sociedad andina (Tanderter). en ningún otro período de la historia. En este trabajo veremos que estas diferencias sobre los distintos usos sociales que ha adquirido la minga a lo largo de la historia explican cómo se pasó del aprovechamiento comunal de la fuerza de trabajo al aprovechamiento privado de ésta. Para los estudios etnohistóricos. evidente en el hecho de que.en el estudio de la vinculación entre el valor estructural de la función de los mitayos para la organización colectiva y los principios andina fundamentales de autonomía y de reciprocidad (Murra. El tributo de los comuneros comprometidos con su comunidad es devuelto a ésta en dádivas y fiestas por una elite gobernante “generosa”. como reparto de comida y bebida en los acontecimientos sociales) sirve de complemento al sistema reciprocitario que combina.y poniendo en juego ciertos derechos sobre el trabajo donado (Alberdi & Mayer). la minga andina se celebre mediante tipos de relaciones sociales de producción tan liberal como en la actualidad. sirviendo tanto para regular prestaciones laborales al interior de la comunidad como con el exterior. cada vez más desreguladas por el control oficial y flexibles con respecto a las condiciones de contratación que establece (Skar). andina.

las fuerzas sociales movilizadas serían cada vez más económicas que morales (Skar. La minga andina actual devino de la relación entre agentes libres. más relacionadas con el "trato justo" que con el "trato libre". irregulares y eventuales (como. 1985). Como el control sobre la organización de la vida colectiva actualmente es mucho menos intenso. 1997. las instituciones que regulan la autoridad y el liderazgo son las que configuran las modalidades con las que movilizan la . funcionando como una institución adaptable a las distintas coyunturas históricas. Rasnake. los convenios entre las partes parecerían ser mucho más desiguales que en los antiguos usos indígenas. se hace silencio sobre los distintos significados que ha adquirido las modalidades de reclutamiento más informales.sólo sugieren evidencias indicadoras de formas de reclutamiento laboral mediante relaciones complejamente formalizadas dentro de las distintas sociedades andinas (como. La propuesta es establecer de qué manera el desarrollo de modalidades de reclutamiento laboral como la minga también influyeron en las transformaciones del pensamiento andino sobre la organización social del trabajo. Alberdi & Mayer. Sin embargo. 1997. la mit'a preincaica). Acá nos proponemos explicar por qué el campesinado andino se sometió a la explotación laboral a través de describir cómo ha cambiado la minga a lo largo del tiempo. encontrándose lejos de su antiguo origen precolombino en el que se fomentaban las relaciones sociales fundadas en la reciprocidad. 1985. compitiendo en el mercado laboral de manera independiente del control de la comunidad. constituyendo distintos aspectos de la dinámica del mercado de fuerza de trabajo y adquiriendo diversos sentidos en la vida social andina. Al modificarse los rituales que anteriormente indicaban la forma que adquirirían dicha relación. por ejemplo. Siguiendo los estudios sobre la actualidad de la vida social de las comunidades campesinas en los Andes (Skar. por ejemplo. posibilitando su adaptación al cambio de su sociedad. Rasnake. 1985.Estas investigaciones -en las que se pondera la gran capacidad andina para movilizar mano de obra. Como contrato establecido entre partes en donde una adquiere la fuerza de trabajo de la otra. 1985). previo y durante la influencia colonial. La diferencia con las modalidades tradicionales de la minga tiene que ver con privilegios cada vez menos regulados y obligaciones más flexibles que gozaban las partes. la mink'a tradicional). la minga se ha adaptado a la integración al mercado laboral capitalista de mano de obra campesina. Alberdi & Mayer.

etc. En este sentido. sigue organizándose en torno a la influencia que una elite tiene dentro de los distintos segmentos del ayllu. aumenta de importancia de esta forma de prestaciones de trabajo. 1998) de la sociedad nativa ante el dominio de la sociedad hegemónica. Los primeros emprendimientos productivos individualistas se fueron desarrollando a medida que se fueron instalando este tipo de relaciones laborales. a lo largo primero del capitalismo colonialista y. llegando a constituirse amplios sistemas de patrocinio tipo “Big Men” en los que éstos movilizan gran cantidad de personas para trabajar. nos permitirá explicar las continuidades y discontinuidades de la minga a lo largo del tiempo. sin ya interesarles las influencias morales que impelían a los individuos a cumplir sus obligaciones. la carrera de varayoq requiere que estas personas movilicen fuerzas morales y económicas para recaudar apoyo.) se torna festiva. ¿Hasta qué punto en el pasado la organización de la vida tradicional andina regulaban las relaciones laborales entre las elites reclutadoras y los sectores prestadores de servicios laborales regulaban la mano de obra? ¿en qué se distinguirían estos contratos de mingua al celebrado en el presente aplicado a las prestaciones de laborales campesinas? 3 Para responder estas preguntas desarrollaremos tres debates: el proceso de desmoralización relativa a las diferencias entre las contrataciones de trabajos forzados regulados por el gobierno como la mita y las contrataciones de trabajo irregulares como la minga. sino que además está planteado como vínculos clientelares. finalmente. . estos tres temas representan “adaptación en resistencia” (Stern. dicho apoyo político con el líder no solo es aceptado por familiares y afines. como sucedía con los servicios prestados a familiares. limpiar las acequias. para entender que estos cambios de la ideología laboral indígena como transformaciones motivadoras del particular desarrollo que han ido tomando estas sociedades4. La mayoría de las tareas se desarrollan principalmente mediante la organización del trabajo de familiares y demás integrantes del ayllu. En tanto expresiones de la conciencia campesina acerca del trabajo y las relaciones sociales que éste evoca. la minga en el presente comúnmente se entiende como un arreglo de trabajo donde se reúne a la gente ofreciendo bebida y comida. también les sirvieron 3 A medida que avanza la conquista y la colonización de las comunidades andinas.mano de obra campesina. 4 Como indica Skar en su investigación sobre Matapuquios. poniendo en operación los vínculos de reciprocidad del ayllu para integrarlos a un mercado laboral más amplio. posteriormente. Así. lo paradójico de estos cambios ideológicos indígenas es que al mismo que evidencian el sometimiento indígena a relaciones explotadoras de trabajo. el papel cambiante que fueron adquiriendo las elites indígenas como intermediarios de fuerza de trabajo. Es a partir de sus vínculos de parentesco y afinidad que la autoridad andina continúan consolidándose en sus funciones como administradores de estas formas de prestación laboral. las comunidades indígenas se tuvieran que adaptar al trabajo inducido por fuerzas económicas. con liberalismo adoptado por los estados nacionales. De esta forma. la conformación de la categoría fiscal de "forastero" y. la movilización de fuerza de trabajo en los Andes. entonces la actividad a realizar (arar la tierra. Al igual que los antiguos líderes nativos coloniales. Así el trabajo indígena hoy puede prestarse tanto bajo relaciones de reciprocidad (como sucede al interior de la comunidad étnica) como vendida independientemente a empleadores capitalistas. Parafraseando a Rasnake. reparación de caminos. En tanto procesos sociales.

nos inducen a hacernos pensar en el escaso espacio que podría haber tenido dentro de la sociedad prehispánica la venta de la fuerza de trabajo y la especulación con el precio de ésta. contando con un flujo permanente de trabajo en labores de la construcción de obras públicas y milicias. durante el dominio inka. nos brindan los motivos para pensar en una creciente 5 Como procesos de adaptación a los procesos de dominación cultural. Rostorowsky. estas construcciones ideológicas sobre la vida laboral indígena asume al campesinado andino como un sector social que reivindica la diferencia como pueblos indígenas. el papel cambiante que fueron adquiriendo los intermediarios que proveían de esa fuerza de trabajo a los empresarios peninsulares y a los funcionarios reales desde fines del siglo XVI. Presentándose en la actualidad como modalidades de acción política.comunidades étnicas andinas para no renunciar a sus identidades5. ésta vinculaba a cada comunidad étnica con el estado. estas estrategias campesinas de acción política permitieron aceptar los lastres del Estado sin redimirse a la visión del mundo que se les impuso durante la conquista. contabilizando los tributarios de cada población. Sin embargo. Rowe.de una conciencia campesina en los Andes únicamente fundada en un compromiso de reciprocidad que liga al hatun runa con su comunidad. En este sentido. 6 El imperio administró las prestaciones rotativas de trabajo. de igual manera que. desde épocas preincaicas. La idea que estos estudios nos transmitieron es la de la existencia -aún en actualidad. conformando estrategias que les impiden ser completamente permeable a las influencias de integración a la sociedad nacional en la que se encuentren. Lorandi)6. sumado a la imponencia desplegada por el control estatal incaico a través del sistema decimal (Murra. La importancia que nos han inculcado acerca de los principios andinos de autonomía económica de las comunidades étnicas y el aprovechamiento colectivo de la verticalidad de los diferentes nichos ecológicos andinos. Mita y minga: complementariedad entre distintas modalidades de reclutamiento de trabajo. la ritualización tradicional que le daba forma a las prestaciones laborales como la mita no permitía el desarrollo de tipos de relaciones laborales informales o no reguladas colectivamente. dominación y explotación que han sufrido las comunidades indígenas durante los últimos 500 años. estamos acostumbrados creer que. . instaurando pautas estrictamente vigiladas por el control social.

desregulación de la minga. tanto la especulación de los intermediarios de fuerza de trabajo (curacas. llevaron en poco tiempo a hacer cambios fundamentales en los arreglos que había estipulado el virrey para proteger la fuerza de trabajo indígena. en el siglo XVII.] en particular a los cacique y a los migrantes. los curacas gozaron de una posición privilegiada en la disputa colonial sobre la mano de obra y contaron con la posibilidad de usar estratégicamente su capacidad de movilización de mano de obra. [. corregidores y curas) como la connivencia entre los intereses de los empresarios azogueros y la Corona. pero la desintegración a fines del siglo XVII de la creciente economía regional del espacio peruano expresaría la contradicción detrás de la dominación de los españoles a los indios (Assadurian). los mecanismos burocráticos toledanos que administraban el tributo indígena constituyeron el sistema de repartimientos y los “pueblos de indios”. Por esta razón. a el abandono de ciudades y "pueblos de indios" dentro de un proceso más amplio de ruralización. Como principal mediador entre la sociedad nativa y la sociedad dominante. el caudal de prestaciones obligatorias de trabajo que el estado colonial recaudaba con la mita minera decreció paulatinamente para ser suplantado por otro tipo de relaciones laborales menos regulares. Desde las reformas tributarias del virrey Toledo que implementaron el régimen colonial de prestaciones rotativas de trabajo en 1572. los empresarios mineros contaban con un igual volumen de mano de obra mitayo y minguero. a la ampliación del sector de subsistencia -una vez acabado el comercio interregionalpara vender el trabajo excedente.." (pp. La acción tomada por los distintos proveedores de mano de obra será fundamental para agravar la crisis del sistema de trabajos forzados.. 113) Luego de tener su auge durante la primera mitad del siglo XVII. siendo el . y por el otro.. Siguiendo a Saignes y su novedosa perspectiva sobre el fenómeno migratorio andino. Siguiendo a Tanderter. puesto que los mitayos vendían su fuerza de trabajo en sus períodos de descanso.. el abandono de las reducciones indígenas y la construcción de la categoría de forasteros. la disputa por la mano de obra fue un conflicto permanente dentro de la economía colonial. Ante la constante demanda española sobre la fuerza de trabajo. procesos que se presentan relacionados al comportamiento individual adoptado en las relaciones de trabajo con una marcada tendencias a salir del ayllu (Saignes). en el que de a poco condujo. por un lado. para entender las vinculaciones entre la mita y la minga se debe "examinar qué lugar y qué papel tocan a los distintos protagonistas.

no tardo en aparecer el trabajo nocturno. a lo largo del siglo XVIII. a pesar de que éstos seguían en contacto con su lugar de residencia. sometiendo a la trabajadores migrantes a la minga cuando no estaba tributando en la mita. el cumplimiento de tareas en vez de horas trabajadas. las sucesivas revisitas coloniales del siglo XVIII tendieron a que se incluyeran a los forasteros en el pago del tributo de la comunidad donde residían. la vinculación entre mitayos y mingueros en el mismo sector de la población describe el desarrollo del capital financiero en la industria minera y la instalación de la individualización de la fuerza de trabajo en el virreinato. El reclutamiento forzado de los mitayos. Así. exigieron las revisitas efectuadas a los virreyes la Palata (1681). se establecieron nuevas regulaciones que influirían en nuevas modalidades de reclutamiento laboral.medio que tenían los curacas y las comunidades afectadas a la mita de amortizar los costos de esta tributación7. Las consideraciones de rentabilidad de los agentes coloniales beneficiados con los contingentes de mano de obra llevaron a cambiar esos arreglos con las comunidades campesinas. la venta de trabajo en períodos de descanso y las prestaciones paralelas a la mita que ofrecían los intermediarios de fuerza de trabajo no eran suficientes incentivos para los empresarios mineros como para proteger la fuerza de trabajo. Aunque estos controles de la población indígena tuvieran la función de regular los volúmenes de mano de obra que tributarían los campesinos migrando a las minas de Potosí. La falta de control de estas reglamentaciones condujeron a que no haya incentivos por proteger la integridad del mitayo y al ser la única preocupación empresarial de la industria minera colonial la rentabilidad inmediata. Si bien. se fueron consolidando políticas tributarias orientadas a que cada vez más esta obligación sea considerada como una aporte individual y no como carga comunal. sobre todo influyeron en el diseño de una tipología sobre el tributario según su lugar de residencia. pronto la legislación colonial se dejó de lado para cargar a la economía indígena con la reproducción y el mantenimiento de esa fuerza de trabajo mitaya. Como la superexplotación de la mano de obra indígena no ponía en riesgo la inversión empresarial. Desde que los empresarios azogueros instalados por el estado colonial. Aquí describiremos el proceso complementario que la mita y la minga colonial constituyeron en la conformación de la estructura de producción colonial compuesta por la interacción entre el sector de subsistencia de la fuerza de trabajo indígena y el sector comercial campesino. también será cada vez más necesaria la ayuda de toda la familia del trabajador para poder cumplir las tareas asignadas. . La presión ejercida por la especulación de los 7 Las ordenanzas de Toledo en cuanto al entable de la mita prescribían una semana de trabajo forzado alternada con dos semanas de descanso. la ampliación de la jornada laboral y la reducción de los descansos. Monclova (1692) y Castelfuertes (1736). Ante la escases de mano de obra por el agotamiento de los contingentes mitayos y la influencia de los empresarios mineros. necesitados de mitayos que hicieran funcionar la industria minera. Al fin y al cabo. las obligaciones impositivas tendieron a la individualización de las cargas.

la condena colonial al mal uso de la fuerza de trabajo mitaya en tareas menores. cargadores (apiris). Puesto que los trabajadores cuando no cumplían con la mita vendían su trabajo en la minga. Los trabajadores migrantes se sometían a la minga cuando se liberaban de las cargas de la mita. nos indica que el alto costo del trabajo reclutado mediante la minga. por un lado. las faenas o trabajos impagos. con la que se beneficiaban principalmente los empresarios azogueros y funcionarios potosinos. Por otro lado. la mita. curas y corregidores). junto a las presiones ejercidas por los empresarios mineros y el poder colonial. a pesar de su relativa pobreza de mineral. Dado que. además de ser un sistema de explotación de la comunidad indígena. Como la minga se componía por fuerza de trabajo libre y era mejor pagada que el trabajo de los mitayos (6 reales contra 4 que le pagaban a los mitayos). en la minga se sufría las precarias condiciones laborales y también se les imponía a sus comunidades de origen el costo de la fuerza de trabajo. En este sentido. durante el siglo XVII en adelante se volvió una oportunidad para los curacas de ocupar a sus trabajadores vendiendo su fuerza de trabajo. tanto los mingueros como los mitayos sufrieron igualmente fraude salarial. los trabajadores que migraban a Potosí usaban las dos semanas de descanso para emplearse como personal doméstico (pongos). ayudantes (yanapacus). De esta manera.intermediarios (curacas. cumpliendo para los empresarios mineros diferentes tareas del proceso de producción. las enfermedades por las actividades mineras a las que se dedicaban que vendían su fuerza de trabajo y otras cargas que costeaba la comunidad campesina. por la influencia que tenía los curacas dentro de su comunidad y con la cual pudieron amasar cierta fortuna lucrando en el mercado laboral colonial. de la misma manera que a los mitayos. por otro lado. de alguna manera. por las deudas que la comunidad tenía que costear sosteniendo la fuerza de trabajo de la mita y. las precarias condiciones de trabajo. el maltrato laboral. La baja renta del trabajo mitayo fue la solución a la subsistencia de Potosí como centro minero. etc. cargándole a ella tanto el costo de la manutención del trabajador mientras no cumplía servicio como la reproducción de esa fuerza de trabajo. terminaron por reorganizar el modo de explotación de la comunidad campesina. . Así. los mitayos y mingueros eran los mismos trabajadores. el mal aprovechamiento del mitayo como servicio doméstico en las haciendas de los empresarios mineros intenta bajar los costos de renta salarial.

a la fomentación de la relación laboral establecida en la minga. por un lado. el oportunismo de los curacas y la avidez monetaria de los empresarios azogueros operaban dentro del sistema social colonial. Desde esta perspectiva. el trabajo impago y el fraude salarial condujeron. tendiendo a la integración económica más amplia como en los períodos de la colonia y del estado . Como principales intermediarios entre los sectores indígenas prestadores de trabajo y las elites dominantes demandantes de esa fuerza laboral. Guerra). a la devaluación del trabajo mitayo y. desde la conquista española al presente. los colque-runa. Pese al actual reconocimiento universal de los abusos de la sociedad colonial sobre el campesinado. más que la indemnización que paga la comunidad tributaria por la falta de un mitayo. sobreviviendo hasta nuestros días como modalidades de reclutamiento laboral basado en el salario. existía otro que aceptaba cumplir con la tanda del otro. éstos sólo se transformaron en un tipo de explotación laboral en la que la informalidad de las relaciones de reciprocidad asimétrica entre comunidad y elites indígenas se transformaron en las relaciones de patronazgo que organizan actualmente la extracción de trabajo (Platt. describen la misma trayectoria de cambios adaptativos adoptados en los sistemas de autoridades indígenas y la promoción de liderazgo dentro de las poblaciones vernáculas. las transformaciones de la relación laboral entre el prestador y el contratante que la minga ha desarrollado. la minga ha sido un complemento a la primera. perdieron su fundamento reciprocitario. Si la mita ha sido un tipo particular de relación de producción colonial. el rol de los curacas y jefes nativos ha ido cambiando de acuerdo a las circunstancias sociales. convirtiéndose en “mitayo minga”. las estructuras tradicionales que relacionaban al curaca con la minga como movilizador de mano de obra. En este sentido. conduciéndola de a poco a su integración como modalidad de reclutamiento de trabajo en la sociedad capitalista contemporánea. parecería ser el pago por fuerza de trabajo a través de la minga para que ocupe el puesto de trabajo del mitayo exento. Por cada indígena acaudalado que pagaba por no ir a Potosí. por otro lado. Walker. haciendo que la coerción de la mita potosina afectara a todo el mercado de trabajo indígena en general. Junto con la tendencia hacia la individualización del trabajo y las obligaciones tributarias. De igual manera que con la ambivalencia legislativa sobre los rezagos o conmutación de servicios de mita mediante el pago en moneda al azoguero.El pago en dinero.

el curaca o bien valorizará el uso de esa fuerza durante la mita o bien conseguirá mejores precios ofreciéndola como mercancía en la minga. Este actor social resulta ser clave para nuestro estudio porque su acción social variará según la circunstancia social en la que él y su comunidad se encontrasen. Sin compromisos morales en el trato entre partes económicamente desiguales. Ahora explicaremos cómo el sistema laboral que explotaba al trabajador indígena motivó desplazamientos diferentes a los que la comunidad étnica andina desplegaba para respetar su autonomía económica y el aprovechamiento vertical de su territorio. A diferencia de las prestaciones laborales contraídas moralmente con los familiares y amigos. condujo al curacazgo a una posición de poder en la que comerciaría la fuerza de trabajo indígena con diferentes actores coloniales. la complementariedad económica valorada por las comunidades andinas acerca de la multiplicidad de actividades laborales a las que podían someter a los trabajadores condujo a la desmoralización de la organización de este sistema laboral que. Así. la minga transformada en changas movilizaría solamente trabajo a cambio de un salario. El desarrollo del mercado de mano de obra que se había gestado entre Potosí y Lima. En otras palabras. De esta manera. . tanto durante la colonia como a lo largo de la república. la contratación de servicios laborales se vuelve ventajista y especuladora. La pregunta sobre por qué los campesinos andinos se sometieron a relaciones de explotación y a la colonización económica ha orientado nuestro estudio hacia cómo el aprovechamiento capitalista del campesinado costó al régimen colonial únicamente la restitución inmediata de la fuerza de trabajo. Ni nativos ni forasteros: La ambigua adaptación al trabajo y la relativa resistencia al reclutamiento. las "fuerzas económicas movilizadas" no afectarían más ni a pariente ni a afines (Skar).nacional. ya no regulado desde dentro del sistema de relaciones sociales de la comunidad andina. implicaría cada vez más frecuentemente la contratación de trabajadores libres y el abandono de las formas de trabajo comunales para mantener contratos con españoles y criollos. conformando un tipo de relaciones laborales diferentes a las anteriores. aplicando estratégicamente una u otra para conservar su autonomía y formas tradicionales de intercambio que guían la vida social andina.

El ascenso de líderes mestizos o autoridades de privilegio puestas por el corregidor. Aunque el enriquecimiento y ascenso social de los curacas implicaba el . rendían ante el control colonial cada vez menos mano de obra reclutada entre los hogares censado. quebraba la mita colonial y se conformaba la categoría social y fiscal de “forastero”. la transformación a partir del siglo XVII de la relación entre los trabajadores campesinos andinos y la elite que los reclutaba fomentó la frecuencia de las migraciones campesinas. Los beneficios comerciales que los intermediarios de mano de obra encontraban desviando la fuerza de trabajo mitaya encubrían nuevos tipos de relaciones laborales entre el campesinado y los curacas. El hecho está en que a medida que se abandonaron las reducciones indígenas. Los estudios clásicos acerca de las migraciones andinas presentan una supuesta paradoja poblacional la cual demuestra la contradicción existente en el hecho de que los curacas. la lucha entre los distintos tipos de intermediario por la movilización de la mano de obra y la ambivalente inscripción social de los migrantes en las comunidades de origen y de acogida encubrieron nuevos tipos de relaciones sociales entre trabajadores y reclutadores de fuerza de trabajo. curas y corregidores. también las comunidades indígenas empezaron a pagar en dinero la fuerza de trabajo que anteriormente tributaban.Como lo presenta Saignes en su trabajo sobre las migraciones internas en Charcas. permitiéndonos pensar en una cierta ruptura del ayllu tradicional. a pesar de movilizar trabajadores en comunidades muy numerosas. también motivó al acrecentamiento del flujo de desplazamientos poblacionales. del transporte (chacaneo) y de los salarios (minga). Además. sumándose al olvido de los curacas de mayor alcurnia. además del desvío de trabajadores que los curacas ejercían mediante estrategias anti-fiscales como el ausentismo o el alquiler de tierras comunales a nueva fuerza de trabajo libre. No sólo existía una tendencia de individualización de la fuerza de trabajo y a salir de las regulaciones laborales impuestas por el ayllu. La integración de las comunidades indígenas a la creciente economía monetaria y el consumo de artículos impuestos por los españoles obligó al campesinado a aprovecharse de “…los beneficios de la extracción minera (por vía legal o clandestina). conjugándose para reforzar la capacidad monetaria de los ayllus”. Por su parte. la renovación de los itinerarios mercantiles y ecológicos. Pero no sólo esta confusión se explica con la huida de los tributarios para no cumplir con sus obligaciones. la capacidad aglutinadora y cohesionadora de las elites indígenas fue modificándose a medida que se fue deteriorando la institución cacical.

pp. Aunque durante el siglo XVII crece la categoría de "indio de servicio" y el yanaconazgo. se revela que los forasteros también seguían vinculados a sus comunidades de origen.podría encubrirse a 'nuevos mitimaes' quienes permiten restableces accesos directos a recursos de calle así como favorecer refugios anti-fiscales" (pp. ligada a factores ecológicos y mercantiles. aunque marginal y secundario. Dentro de la categoría de forastero. el matrimonio mestizo o el cambio de categoría de indio tributario de la comunidad no agotaba por completo la relación del migrante con su comunidad de origen. sino que los campesinos también se mudaban para desligarse de las obligaciones colectivas. Por el contrario. la distancia entre el lugar de residencia y la comunidad de origen no impedían cumplir con la contribución a la mita minera. continuando el reclamando del curaca sobre obligaciones pendientes de los mestizos. los curacas se beneficiaban con la mano de obra ausente. aquel trabajador que supuestamente no tributaba a su comunidad de proveniencia. se imbrican en migraciones provocadas por las permutas anti-fiscales (intercambio de 'naturales' en 'forastero')" (Saignes . 140). es decir. De esta manera. Por una parte.8 El aumento de las variantes categoriales sobre los indios de servicio dio una oportunidad para la especulación que las autoridades indígenas hacían la fuerza de trabajo que movilizaban. Por otra parte. de esta manera ". ya que estos migrantes no perdían la relación con su comunidad de origen. el matrimonio mestizo no rompía completamente la relación del tributario con su ayllu. los litigios abiertos contra autoridades cacicales evidencian que no sólo los migrantes se escapan de sus obligaciones con la mita potosina. Si bien los curacas denunciarían a los indios ausentes que pierden sus vínculos con su comunidad de origen al mudar sus vestiduras por las del yanacona y adoptar oficios urbanos. a la vez que alquilaba tierras a los forasteros.. encontramos la categoría de "yanacona temporario" (trabajador que retornaban a su comunidad luego de prestar servicio por un tiempo en otro lugar) y la de "arrenderos" (indios de servicio instalados en las chacras de los españoles pero que todavía no se han vuelto "adscriptos a esa tierra". la desvinculación con el ayllu a través de la migración es relativa. 132) . dentro de la organización social y ritual de la comunidad. ya que éste conservaba un lugar especial. incluso. exigiendo contribución a la supuesta fuerza de trabajo fugitiva.. Más que oportunidades de evasión de obligaciones tributarias y un refugio 8 "Hemos visto que las migraciones periódicas y la resistencia múltiple.respaldo financiero necesario para mantener una cohesión territorial y defender al ayllu como unidad productiva.

la elite indígena encontraba ventajas movilizando fuerza de trabajo hacia actividades productivas que el orden colonial no podía controlar. Skar. a pesar que la forma que los líderes movilizan voluntades dentro de su comunidad sea parecida a las tradicionalmente conocidas en los Andes. Mediante cambios en los ciclos migratorios y las nuevas modalidades de inscripción de los forasteros con sus comunidades de origen y acogida. En este sentido. estos procesos migratorios y la ambigüedad de las categorías de forastero indicaría que la especulación practicada por los distintos intermediarios reclutadores de la fuerza de trabajo (corregidores. 1984).contra el control fiscal. De curacas dinásticos a varayoq mestizos y el rol ambiguo de los intermediarios étnicos. si bien los trabajos forzados en la mita les sirvió como una garantía de su posesión colectiva e individual de la tierra. las migraciones internas andinas y la supuesta desadscripción del ayllu deberían interpretarse como situaciones de precariedad sufrida por los comuneros campesinos "voluntariamente" relocalizados. Por su parte. no existiendo para ellos ventajas concretas en el cambio de categoría fiscal y en la migración a otro ayllu. apuntalaron el desarrollo de una fuerza de trabajo cada vez más frecuentemente contratada mediante relaciones informales. al someter a los comuneros a la desventajosa y ambigua condición que implicaba el cambio de categoría fiscal. las prestaciones en las mingas permitieron el . sin ningún control de las comunidades ni reguladas por la reciprocidad que tradicionalmente estructuraba el funcionamiento del ayllu. la relación del campesinado con sus autoridades se fue modificando de a poco. 1997. Desde el reemplazo de las antiguas dinastías de curacas nativos. Los estudios abordados sobre el tema indican que los cambios en los vínculos de reciprocidad relacionados al sistema de reclutamiento de fuerza de trabajo indígena fueron independientes de las transformaciones sufridas por la forma de redistribución que organizaba la relación entre la elite gobernante y el campesinado (Tanderter. cacique). Así. los curacas conformaron estrategias para defender la unidad y cohesión del ayllu ante la crisis demográfica y ecológica que se avecinaba con la dominación colonial. curas. sumado al incentivo toledano para integrar al indígena como actor laboral independiente. Alberti & Mayer.

o varayoq. Siguiendo a Skar (1997). Con el cambio de la confrontación por la negociación entre los indios y los gobiernos coloniales y republicanos. No obstante. las comunidades campesinas preferirían pagar monetariamente la contribución impositiva. los indígenas fueron renuentes a alistarse en las milicias como también de reclutarse como fuerza de trabajo proletarizada. Tanto durante los últimos tiempos del colonialismo borbónico como en las guerras de los caudillos republicanos. Por esta razón. a pesar del agotamiento de la influencia moral en las mingas y la escasa incumbencia del ayllu en el control de este tipo de relaciones sociales de trabajo. el campesinado cada vez más preferiría reclutarse como fuerza de trabajo a privados fuera del ayllu. pero no derivar más la fuerza de trabajo necesaria en su economía de subsistencia. el único cambio que influyó al integrarse los nuevos tipos de autoridades nativas y la desaparición de las elites indígenas hereditarias fue el fomento de las relaciones de trabajo fuera de la comunidad. sino también a través de su capacidad de ascendencia política dentro de la comunidad étnica. Siguiendo a Walker.enriquecimiento abusivo de las nuevas generaciones de líderes étnicos. la promoción de liderazgos siguen organizada a través de convocatoria que cada personaje influyente dentro de la comunidad puede movilizar en su apoyo. el prestigio y el poder del liderato dentro del ayllu sigue siendo posible no sólo mediante las fuerzas económicas que el candidato tengo. impuestos por los gobiernos colonial y luego nacional. al mismo tiempo. Sin embargo. a pesar del rechazo indígena sobre las influencias de . consiguiendo la perpetuidad de su exclusión social y facilitando la explotación de su fuerza de trabajo. además. debía asegurarse la continuidad de la condición indígena como algo ajeno a la peruanidad. el liberalismo post-colonialista de la republica peruana veía en el campesinado indígena una población que debía ser proletarizada para incrementar las fuerzas productivas de la republica. Los alcaldes de vara. Así. constituyendo una relación de explotación entre el campesinado y los patrones de estancias. pero. perdiendo de a poco el vínculo de ascendencia moral que las autoridades tradicionales tenían sobre el trabajado campesino de sus allegados afines. la relación entre los trabajadores y las elites reclutadoras se fue transformando desde la reciprocidad asimétrica hacia un intercambio desigual fundado en la necesidad y en la obligación.

creando relaciones de explotación. haciendo de la identidad indígena actual una ideología de la resistencia a la aculturación plena a los regímenes de la ciudadanía nacional.integración social que ofrecían los gobiernos coloniales y peruanos. esta transacción. Por un lado.asp 9 "Ahora bien." (pp. se llevó a cabo por encima de los indios tributarios. se transformó la antigua relación entre el hatun runa con su curaca. Al final. los señores naturales estaban libres de cualquier obligación de tasa y mita. Mediante el cumplimiento de sus cargas impositivas y el aprovechamiento de los incentivos que ofrecía la inserción indígena en una economía monetaria. siguieron frecuentándose el tipo de relaciones de trabajo como la minga o las changas.educar. aunque no una dependencia económica por las relaciones laborales asalariadas. desarrollándose mediante el intercambio de favores entre el big man y sus clientes. entre señores de las naciones y el poder colonial. no dejando prescribir el mentado Pacto Colonial establecido con los primeros conquistadores españoles9 (Platt). La irregularidad y falta de control sobre las condiciones de la venta del trabajo ubicó a la minga como una modalidad de reclutamiento de trabajo eventual con la que los pueblos indígenas se integraron a un mercado laboral. Diccionario Quechua-Español de sitio www de la Universidad del Museo Argentino. En este sentido. Por otro. o 'pacto'. La defensa del ayllu sobre la autoridad de los líderes étnicos en sus tierras acarreó a los campesinos andinos cada vez más a adoptar la venta de su fuerza de trabajo como una opción beneficiosa.org/Diccionarios/DiccionarioQuechua/quechuaespanol/M. la identidad abierta y relacional de las poblaciones andinas (Skar) se adaptó mejor a las formas informales y eventuales de reclutamiento laboral campesino como la minga. http://www. 26) . Bibliografía. los líderes étnicos conservaban sus derechos territoriales. la comunidad étnica se fue distanciando cada vez más de los gobiernos estatales que se le impone desde afuera.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful