You are on page 1of 12

AQUI YACE EVA PERON

1955: Cesan los homenajes fúnebres. Mientras el gobierno vacila, el cadáver embalsamado
desaparece

"Ustedes están locos, señores! -vociferó el profesor Pedro Ara sin salir de su indignación-.
¿Cómo pretenden que acepte desde ahora el encargo de embalsamarla? La señora todavía
camina, respira. Es inaudito querer contratarme estando ella viva. Vengan a verme cuando
haya dejado de existir". Ara despidió a los emisarios de Perón, encolerizado. Habían pretendido
asegurarse anticipadamente sus servicios para embalsamar a la esposa del presidente de la
Nación cuando muriese. Estaba ante el caso más inusitado de su larga carrera. Debía
comprometerse a convertir en estatua para la inmortalidad a Eva Perón, cuya larga agonía
había comenzado.
No tardó, sin embargo, el profesor Ara en medir las posibles consecuencias de su desaire. Sin
demora preparó sus maletas y precipitadamente salió del país. Mientras el científico español
viajaba por Europa, Eva Perón, devorada por un cáncer generalizado, se negaba a ser operada
en Buenos Aires. "No me van a tocar -clamaba, hostigada por el dolor y la desesperación- ¡los
doctores son instrumento de una oligarquía que me quiere eliminar!"
El primer día de mayo de 1952, destrozada por el mal, una Eva Perón consumida se asomó a
los balcones de la Casa Rosada para gritar su último discurso. El general Perón la sostenía por
la cintura. Y mientras ella lanzaba sus postreros denuestos contra la oligarquía, el presidente,
compungido, lloroso, le instaba al oído ser breve. Notaba que su mujer tenía los miembros
endurecidos, la boca crispada, y todo su cuerpo febril, tembloroso, se desplomaba. Su médico
de cabecera, el doctor Ricardo Finochietto, le había administrado previamente tres inyecciones
para que se pudiera mantener en pie. Pero era inútil: ya no le quedaban fuerzas, Juana Larrauri
recuerda que al abandonar el balcón tenía cuarenta grados de fiebre.
Una sombra de tragedia recorrió la ciudad cuando poco más tarde Eva Perón 'entró en la
inmortalidad' -al decir de la prensa oficialista-. Era el 26 de julio de 1952. Media hora después
del fallecimiento, junto al peluquero Julio Alcaraz, trabajaba sobre el cadáver de Eva Perón un
personaje activo y nervioso: Pedro Ara, que había finalmente aceptado acometer la empresa
más importante de su carrera de embalsamador científico.
"Evita me había pedido -recuerda Julio Alcaraz- que yo la peinara aún después de muerta. al
principio no podía teñirle las raíces del pelo, que era naturalmente negro. Tuve que ponerle
tintura con amoníaco, porque no tomaba."
Ara instaló dos baños y varias enormes tinajas en el segundo piso de Azopardo e
Independencia. Durante varias semanas el proceso se redujo a la inmersión del cuerpo en
distintas substancias a temperaturas especiales, que lo fueron deshidratando. El sistema de ara
es tan moderno que le permite embalsamar cualquier figura anatómica sin siquiera tocarla. El
científico se limitó, para aplicar su método, a hacer
dos cortes: uno en la oreja derecha, otro en el pie izquierdo.
La entonces senadora Juanita Larrauri, presidenta de la comisión Pro-Monumento a Eva Perón,
lo citaba para irle abonando mes a mes las cuotas de los cien mil dólares de honorarios. "La
última cuota -memora Juanita- se la pagué en septiembre de 1955, cuando estalló la
revolución. Yo quería dejar las cuentas claras.
Una fría tarde de octubre, Perón visitó al doctor Ara. vio el cuerpo de quien fuera su mujer
colgando del techo con los brazos en cruz, y estuvo a punto de desmayarse. No regresó hasta
meses después, ocasión en que tampoco pudo -al parecer- tolerar la visión del cadáver. No
volvió jamás.
Corría diciembre cuanto ara descubrió que los baños químicos habían alterado sus
graduaciones. El cuerpo estuvo a punto de descomponerse. Ara buscó desesperadamente la
causa del desperfecto: un clip se había filtrado entre los cabellos de evita y ese cuerpo extraño
en el fondo de una cuba casi malogró el proceso.
Cuando se cumplía un largo año de trabajo, el embalsamamiento entró en su etapa final: el
cuerpo, deshidratado, fue impregnado de éteres, para hacerlo retomar volumen. Quedó
depositado en la CGT, transformado en una muñeca del tamaño de una niña de doce años, ya
que tanto la enfermedad de Eva, antes de su muerte, como los baños posteriores, habían
encogido todo el cuerpo. La policía interna de la Central Obrera la custodiaba.

LA BATALLA SECRETA

La Marina y los Comandos Civiles. por aquel entonces no podía creer. silenciosos. que estaba frente a la Fundación Eva Perón. OPERACIÓN COMANDO Comienza la odisea: un misterioso itinerario de dos años oculta el paradero de los restos de Eva Perón La noche del 22 de noviembre de 1955. Aramburu y Rojas asumen el poder y Moore-Koenig pasa a ser jefe del Servicio de Informaciones del Ejército. Parecía un maniquí. La situación se hace difícil: grupos de marinos proponen hacer desaparecer el cadáver. dijo el católico presidente Eduardo Lonardi. El gobierno ha girado y comienza la persecución del peronismo. tomar por asalto el edificio de la CGT y llevarse el ataúd. Los juramentados estaban vestidos de civil. mientras tanto. Ante la mirada curiosa de sus amigos. en Azopardo e Independencia. informó al gobierno que el cuerpo se hallaba en la CGT con suficiente custodia como para que nadie pudiera retirarlo sin autorización. y muy rápido". viajaban como en trance Moore-Koenig. no tardó en hacerse cargo del valor político del cuerpo de Evita. en una posición intransigentemente antíperonista. que no veía otro peligro que el de la idolatría pagana en la adoración que los peronistas profesaban a Eva Perón. un camión de transporte del Ejército se aproximó lentamente a Azopardo e Independencia. trágica. Todo me parecía impúdico. Ara siguió concurriendo periódicamente a la CGT: en su afán de perfección. de buenos Aires. Lo corroía una preocupación intolerable: ¿Qué sería ahora de su obra maestra. con tres oficiales del Ejército. bajo el gobierno de Aramburu. estaba maquillada irreverentemente. El capitán de navío Alberto Patrón Laplacette. Manrique. El 13 de noviembre cae Lonardi y con él Raimundes. Yo la vi. actual Facultad de Ingeniería. Mario Amadeo. Al bajar. Cada dos o tres meses le hacía un retoque para prever el más mínimo deterioro. despachó un telegrama vía All American Cables al diario El Líder. siniestro. los cuatro militares empuñaron sus armas y . Estaba tendida sobre un catafalco tapizado en terciopelo azul. Ara escuchó por radio. nunca veía la obra terminada. soplaba frente al portón de la central obrera. Moore-Koenig se reunió en un café. cosa que yo. crispados. el mayor Arandia y el capitán Arroyo. en el que autorizaba a Elsa Chamorro. Lupano y el teniente de navío Fagre. Así hasta septiembre de 1955 cuando. reciamente acorralado: se agita la resistencia obrera y la temperatura sube violentamente. conservando su antiguo. Ara tembló y se encerró en un mutismo extraño. Una comisión integrada por Nerio Rojas. introdujo la voz de la Marina.y por eso llegué a la conclusión: había que sacarlo de la CGT. . A las diez de la noche. Sin titubear. custodiaba oficialmente el cuerpo. la tensión llegó a un peligroso nivel. ahora demolido. incómodo cargo. Las pujas internas se intensificaban dentro del gobierno de la Revolución Libertadora. Moore levantó la vista y atisbó el cielo estrellado. una tarde. Carlos Eugenio Moore-Koenig. trataban de desplazar a Lonardi. reunido con diplomáticos españoles. acompañado del embalsamador. Gorten. subsecretario de Trabajo. impactado por el episodio. pero armados con ametralladoras. y el cuerpo seguía en la CGT. Mi problema es eso que hay en el segundo piso. Amadeo y el grupo nacionalista que quería congeniar con la CGT. nombrado interventor de la CGT. la noticia de la caída de Perón. secretario general de la presidencia. Perón. Me quita el sueño". a hacerse cargo de todos los derechos sobre el cadáver de Evita. de esa muñeca rubia y blanca.En tiempos de Lonardi -recuerda el capitán Francisco Manrique. exiliado precipitadamente. un teniente coronel con ideas originales. Lo manejaba el capitán del Ejército Rodolfo Fráscoli. Varios grupos peronistas proponían. presidenta de la Comisión Pro-Recuperación de los restos de Eva Perón. que estaba en manos de la Marina. aseguraba que "Mi problema no son los obreros. "El cuerpo podía ser profanado o utilizado como bandera de una guerra civil -dice nervioso Moore-Koenig.se llegó a un acuerdo de gabinete para sepultar a Eva Perón. Apenas cubierta por una sábana de trabajo. Las noticias eran alarmantes: el interventor de la CGT estaba en Tucumán cumpliendo una misión relacionada con los gremios azucareros. tendida sobre un catafalco de terciopelo azul en el segundo piso de la CGT? "Ese cuerpo debe recibir cristiana sepultura". el general médico Torger y Francisco Elizalde determinó que el cuero era efectivamente el de Evita. Posteriormente renunció Lonardi. en el interior.Aunque el embalsamamiento propiamente dicho terminó en 1953. El coronel Manuel Raimundes. Una brisa caliente. El edificio de la central obrera. y cumpliendo órdenes del gobierno. había quedado a cargo de diez infantes de Marina comandados por los capitanes Alemán.

Sin sospecharlo. Estaba en juego su responsabilidad. profanaciones o violencias. Se exigió a los obreros que guardaran silencio sobre el episodio por el resto de sus días. los cuatro obreros escucharon decir a Koenig: -Vamos a retirar el cadáver de Evita para darle cristiana sepultura. "Si lo dejábamos frente al SIE -explica hoy Koenig. Moore se irguió en medio del salón y. sin embargo. Los marinos. Una puerta barnizada chirrió y el grupo entró al gran salón. -En esa época -dijo. Hasta que se localizó el desperfecto pasaron por lo menos veinte intensos minutos. Pero cadáveres. En cambio. Fráscoli apretó el acelerador y el vehículo militar se alejó por la desierta calle Antártida Argentina y se perdió en la noche. Una mano misteriosa había aflojado las bujías del motor. Por toda la habitación. bajo órdenes de Aramburu. quedó estacionado el 23 de diciembre a las once en Viamonte y Rodríguez Peña. Queremos evitar atropellos. entraron. Era una hermosa mañana de sol. con el ataúd y los cuatro comandos a cuestas. Al ver los rostros tensos de los militares presintió que todo su trabajo sería destruido en minutos. Cuando a la mañana siguiente Moore-Koenig y sus acompañantes volvieron al regimiento. como un juego de brujas donde la bullente situación política hacía olvidar a los hombres que ese pequeño muñeco de color crema era Eva Perón. Un investigador de PANORAMA urgió a Green para que tratara de recordar ese lejano episodio de diciembre de 1955. En la oscuridad. exigió a los militares que retiraran inmediatamente el camión. Sin más trámites.. Green los estaba esperando sentado en una silla tijera.. la exigencia no pudo cumplirse con la rapidez que hubiera deseado Green. sino sepultarlo. en que denotaba el temor de que todo el operativo se derrumbara. recordó que "estuve presente en la reunión de gabinete en la que el equipo de Lonardi decidió dar cristiana sepultura a Eva Perón.porque actuamos correctamente y pondremos los restos a buen recaudo. el camión dejó atrás el cuartel y se perdió velozmente en la ciudad. Conviene recapitular sobre el sentido de esta operación comando protagonizada por el Ejército. bajo recibo. Ara se lo había entregado a Koenig y este al secretario de Guerra. y habría de prolongarse por meses como una siniestra burla. A cien metros escasos del Servicio de Informaciones del Ejército. Nadie podrá profanarla". El famoso pectoral de oro y brillantes que la CGT había dado a Eva Perón ya no estaba allí. . Mañana vendremos a buscar el camión. Mario Amadeo. ya en la calle.hubiera llamado la atención. El rosario obsequiado por Pío XII cubría las blancas manos cruzadas de Evita. Simplemente se cuadró e hizo la venia. con voz que sonó como eco metálico. El profesor Ara estaba presente: se le permitió ingresar al salón donde estaba el cuerpo para seguir perfeccionando su obra. EL PEREGRINAJE El camión guiado por Rodolfo Fráscoli llegó velozmente al Regimiento 1 de Infantería de Marina. Los protagonistas del rapto. Juana Ibarguren. Lo hacemos con todo el respeto que merece un muerto. Después que el ataúd fue cargado en el camión Moore-Koenig insistió: "Nos vamos tranquilos -dijo. Entre aterrorizados y conmovidos. suspiraron aliviados. brillaban colgadas las ocho mil cintas de coronas ofrendadas a Eva Perón. jefe del regimiento. El camión. perplejos.Obedecemos una orden del presidente provisional -dijo Moore-Koenig. Por fin. en esa . Lo más difícil había pasado. en un rincón estaba el catafalco. Días después -puntualizó. El capitán de fragata Enrique Green.llegaban camiones con explosivos. General Ossorio Arana. preguntó: -¿hay algún obrero en el edificio? Ubicaron a cuatro trabajadores. consultado por un redactor de PANORAMA. Aplicó un duro arresto al oficial de guardia por dar libre acceso a un camión sin revisarlo previamente. Fráscoli cubrió el cuerpo con un sudario. con el rostro enrojecido por la furia. El soñoliento oficial de guardia dio libre acceso al vehículo sin advertir nada anormal. el coronel quiso que fueran ellos quienes colocaran el pequeño cuerpo en un ataúd de bóveda. La incertidumbre en torno al destino del cadáver recién comenzaba. Varios marinos vinculados a la intervención de la CGT informaron rápidamente de lo ocurrido. tuvo una crisis de cólera.cayó el gobierno y todo cambió". Moore dijo: . El oficial de guardia no preguntó nada. abrieron paso. Green abrió sus grandes ojos e hizo un gesto de inocencia. Manrique y el propio Moore atestiguan que la intención oficial no era hacer desaparecer el cuerpo.. Esto no es un acto político. había dado alojamiento por una noche al cadáver de Eva Perón. La decisión era entregarla a su madre. sea quien sea. con una voz tensa. Pero aquello no duró. con su insólita carga.

el coronel Mario Cabanillas. un grupo de militares había enterrado con gran sigilo un bulto extraño en las propias tierras de los Duarte. frente al propio despacho del jefe. un cajón que resultó estar vacío. meses después. lo llevaron a Saavedra. LOS SENDEROS SE BIFURCAN Hay un juego mágico que proviene de los bufones orientales del Medioevo: se practica con cuatro medias cáscaras de nuez y un garbanzo. A comienzos de junio de 1956. provincia de buenos Aires. En esa época se veían camiones militares por todos lados. en Callao y Viamonte. En el cuarto destinado a depósito de equipos de radio advirtió un cajón de dimensiones insólitas (largo y angosto) que contrastaba con los otros bultos allí depositados. se equivoca. Queríamos tener una contrapartida legal -agrega Moore- Koenig. hermana mayor de Eva. Moore-Koenig estuvo cinco días en Chile.y cometió el error de notificar su hallazgo en forma oficial. pasaba inadvertido". con estos traslados. Arminia Duarte viajó a la estancia de la familia. Durante los veinte días siguientes el cuerpo estuvo en Sucre 1935. el teniente coronel Carlos Eugenio de Moore-Koenig es separado de su cargo y trasladado detenido a Comodoro Rivadavia. fueron a parar a la sede central del Servicio de Informaciones del Ejército. Los depositaron en el cuarto piso. junto con otros dos cajones. Tiene la certeza de haberlo visto. el cuerpo embalsamado de Eva Perón. Es víctima del escamoteo del ilusionista.era la exigencia de Perón de hacer depositaria del cadáver de su esposa a Elsa Chamorro. en determinado momento. que los peronistas u otros interesados se enteraran del paradero del cuerpo de Eva Perón. El espectador puede encontrarse. Por fin una noche. según declaraciones de testigos presenciales. Al hacerse cargo de sus nuevas funciones. tres días después de ese suceso. . recorrió las instalaciones de la dependencia. jefe provisional del SIE. "Nuestra preocupación -recuerda Moore-Koenig. efectivamente. en el mismo lugar. absolutamente convencido de que el garbanzo se encuentra bajo una de las cáscaras. el cadáver era trasladado para evitar problemas. Eva Perón podría estar sepultada en esa localidad. en Monte. La prensa explica que todo esto se debió a "problemas disciplinarios internos". cuando todo había sido una maniobra secreta". Por ese entonces. Inesperadamente. Si el cuerpo hubiese caído en poder de Elsa Chamorro y de los peronistas. En febrero de 1956. Coincidentemente son relevados también dos estrechos colaboradores de Moore- Koenig: los oficiales de informaciones Fráscoli y Arandia. en barrancas de Belgrano. Solo cuatro oficiales sabían su verdadero contenido. El 9 de junio se produce el alzamiento peronista del general Valle que terminó con el fusilamiento de los conjurados. enviado por el gobierno de Aramburu. Era una tarea de rutina. La curiosidad por verificar su contenido lo llevó a descubrir. "El coronel Cabanillas se aterró -comentó un militar. lo que motivó que. se trataba de evitar. regresaba a Buenos Aires. y sin embargo.esquina. Era la compensación por la buena voluntad de los Duarte para colaborar en la solución del candente problema. su misión era dialogar con Juana Ibarguren. que. el espectador trata de adivinar bajo cuál cáscara de nuez está el garbanzo. Cada vez que la situación política se encrespaba. los investigadores sospecharan que. según constaba en el telegrama que le había enviado a esta desde Panamá. Arminia Duarte. Mientras el mago juega con las cáscaras con increíble habilidad manual. Sobre el que contenía los restos de Evita un letrero rezaba: "equipos de radio". Este acontecimiento obligó al gobierno revolucionario a dar un corte definitivo al caso Eva Perón. el gobierno no hubiera podido impedir que se lo utilizara como instrumento político". que en realidad permanece oculto en la mano del prestidigitador durante buena parte del tiempo. La madre de Eva Perón dio el permiso solicitado dos meses después. Los mismos testigos corroboraron a los periodistas que. en presencia de dos oficiales. por orden expresa del comandante en jefe del Ejército. bajo un nombre supuesto. para que esta suscribiera una autorización legal que permitiese al gobierno disponer lícitamente del cuerpo de su hija. un grupo de civiles había desenterrado. Dos periodistas de PANORAMA llegaron hasta el cementerio de Monte y pudieron constatar. un hecho modifica la situación. a casa del mayor Arandia. la temperatura política vuelve a subir y el problema del cadáver de Eva Perón se convierte en una brasa. madre de Eva Perón. general Francisco Cerda. Por último los restos de Eva Perón guardados en un simple cajón de embalaje reforzado.porque por entonces la revolución aún no estaba afirmada. El gobierno revolucionario había levantado la interdicción de los bienes de la familia Duarte.

del tipo embalaje. Y a veces. Las evidencias son múltiples y las piezas del rompecabezas ensamblan a la perfección. conoce el destino final del cuerpo de Eva Perón. en efecto. hubo permanente contacto en clave entre el jefe del SIE. un convento?. existió la intención notoria de impedir que pudiera descubrirse el destino de los restos: investigadores internacionales han seguido cada una de las pistas hasta llegar a una confusión enmarañada y siniestra. Finalmente. brindó un dato esclarecedor. pero su visita no ofreció obstáculos ni provocó la alarma de los casos anteriores. "Se enviaron tres ataúdes a Europa -dijo -para despistar. examinar cuidadosamente todas las pistas. el desaliento cundió en el equipo destinado a la investigación. PANORAMA pudo saber que los oficiales de información tenían en su poder tres sobres lacrados cuyo contenido era de vital importancia. EN EUROPA El subjefe del Servicio de Informaciones del Ejército. tratan de borrar o atenuar su participación en el drama. asegura que Eva Fournier. en "misión reservada".los investigadores se confundieron y no llegaron a saber dónde estaba el auténtico cajón". desandar lo andado y volver a empezar. El entonces embajador argentino en Alemania Occidental. Hacia fines de 1957. A lo largo de 1956. están ampliamente documentadas: sin lugar a dudas. el Corriere della Sera -como muchas publicaciones europeas y norteamericanas. No participaré en este siniestro procedimiento mientras no me lo indique mi Cancillería". viajaron a Europa en 1957.ha insistido en investigar ese caso. que data de octubre de 1965. también por esa fecha. En Bélgica. Numerosas personas aseguran haber sido testigos de escenas significativas. en cambio. Otros. El episodio está ampliamente probado. Al seguir esta pista -agrega. seguirlas hasta sus últimas consecuencias. Solo uno de ellos contiene el cadáver de Eva Perón. por orden de las autoridades de Buenos Aires. pero surgieron nuevas pistas. Es necesario. ¿Por qué tres?. Los estibadores se extrañaron al ver cargar en la nave tres cajones de madera d un metro y medio de largo por cuarenta centímetros de ancho. investigadores de PANORAMA registraron fichas y consultaron en medios diplomáticos hasta obtener ciertos datos que permiten completar la historia. pues. allá y más allá su participación en el entierro del misterioso cadáver. de gestionar en Bélgica. En principio. solo restaba confirmar que el ataúd llevado a Italia era el verdadero. La última información. Su versión indica que fue enterrada en la campiña romana -¿un cementerio. coronel Gustavo Ortiz. o incluso están dispuestos a documentar. Estas maniobras. un buque de guerra estuvo amarrado en la zona sur del puerto. la tesis del entierro en Europa resultaba casi probada. Se trataba.Algo semejante sucede a medida que se investiga el caso de la desaparición del cuerpo de Eva Perón. Un oficial de marina que cree poseer la verdad.por un diplomático. Uno fue enterrado en Italia. luego de permanecer meses en Martín García. otro en Bélgica y el tercero en Alemania.recibieron a militares argentinos y se negaron a colaborar en ciertas tratativas que aquellos oficiales pugnaban por llevar a cabo. general Hector Cabanillas. y solo resulta extraño el número de cajones que fueron cargados. y el coronel Ortiz. parece probado que Eva Perón fue sepultada en Italia. Indudablemente. y el mayor Hamilton. despachó hacia Buenos Aires un mensaje donde decía: "No obedecerá las instrucciones que se me imparten. Las "evidencias" no acaban ahí. Raúl de Labougle. para arribar a la sorprendente revelación final. a pocos metros de la calle Brasil. En Europa. "Yo participé en el entierro de Evita". se sabe que el Ortiz también realizó con el mismo propósito. En Buenos Aires se pudo constatar que. Alemania o Italia el ingreso del ataúd que supuestamente contenía los restos mortales de la esposa de Perón. Díaz. Desconcertantes testimonios aseguraban que el . no escasean tampoco las coartadas y desmentidas. Hasta este punto. durante las gestiones. aquí. gestiones diplomáticas en Italia. Circula una multitud de teorías y testimonios. se produjo un incidente que algunos diplomáticos recuerdan: el embajador argentino coronel Quaranta. Solo quedan algunos puntos débiles: la duda de los dos ataúdes falsos que servirían de cortina de humo o vías muertas. PANORAMA hizo lo propio: en cierta etapa. y el coronel Bernardino Labayru -agregado militar. enviada especial de France Soir. los enviados del Servicio de Informaciones del Ejército trataron de posibilitar el ingreso del cadáver de Eva Perón a tres países de Europa. homónimo del nombrado anteriormente. es una frase que los investigadores de PANORAMA escucharon repetidas veces.

Nunca hablábamos de política. sin duda. El relato de Graciela. y siempre obtiene ese resultado!".cuerpo de Eva Perón había sido enterrado muy cerca de Buenos Aires. había serias dudas sobre la veracidad de esta tesis. Mi tarea fue conseguir que ese marino. que está documentado taquigráficamente. de buena fe. evidencias contradictorias. el Papa le respondió: "A lui no. En un primer momento.me confiase la verdad. Lo vi durante un año. a pesar del abismo político que nos separaba. EL JUEGO DE LA NUEZ . pudo observarse que un amplio grupo de testimonios y evidencias podría probar que el cuerpo. que ha enterrado a Eva Perón. Por lo menos. hermana de Eva Perón. Y no faltó la teoría de que descansaba en Uruguay. Cuando el equipo de PANORAMA reunió la documentación de esta segunda etapa de la pesquisa. sabía dónde habían enterrado a Evita. que fue ministro peronista. Alguien los ha engañado. En una ocasión. tan serias como las que hacían tambalear la hipótesis del entierro en Europa. singularmente. Otros hablaban de que el cadáver estaba en Chile. efectivamente.. no solo Juan XXIII tenía por cierta esta versión de la historia. pero coincidía. con algunas fuentes vinculadas a la Marina de Guerra. pero en una ocasión le pregunté qué habían hecho con los restos de Eva. MARTÍN GARCÍA Diego Luis Molinari. cuando Molinari explicó que no sabía dónde estaba el cuerpo de Evita. Se lo descartó. intervino Santiago Copello: "¡Cómo! -exclamó. En efecto. ma lei si". entrevistó tiempo atrás al extinto Juan XXIII. Le preguntó si había conocido a Perón..¿No la enterraron en Martín García? ¡El Santo Padre se ha ocupado de averiguarlo.relató a un cronista de PANORAMA una historia alucinante.habían ubicado a un alto oficial de la Marina. esta joven alta. Y todo indica que se equivocan. "¡Esto es un juego de brujas! -explotó. fue comisionada para una misión confidencial: averiguar el paradero del cuerpo de Evita. morena y muy atractiva. De inmediato se interesó por el destino final de los restos de la esposa del dictador. se sospechó que el testimonio de Graciela solo fuera una fantasía. o lo que habían hecho con ella. se trasladó a la isla: si bien no había evidencia en sentido contrario. Con una sonrisa. Una comando del movimiento peronista femenino llamada Graciela -no quiso dar a conocer su apellido. Blanca Duarte. El contestó: Quemamos el cuerpo en la Escuela de Mecánica y tiramos las cenizas al Río de la Plata". según todos los indicios. que.¡Parece que hubiera una confabulación para confundirnos! Lo peor es que mucha gente jura y perjura. uno de los cronistas entregados a esta tarea estuvo a punto de desertar. un hombre maduro y muy capaz -confieso que. Quince meses atrás. asegura a sus íntimos que Arturo Frondizi le confesó el lugar donde habían enterrado el cuerpo: la isla de Martín García. Pero ¿quién? ¿cómo? INCINERACIÓN A medida que la investigación se prolongaba surgían nuevas. lo aprecié como persona. deja pocas dudas sobre su autenticidad: "Mis compañeras -dice. O que sabe dónde está el cadáver.

después de retirar el cuerpo de la central obrera. o incluso en la Recoleta. por ejemplo. a partir de las evidencias. que engañó al mundo durante diez años de intriga. Porque. ni ningún otro presidente argentino han sido informados del destino del cadáver de Eva Perón. ni Frondizi. en realidad. afirma haber entrevistado a Arturo Frondizi para preguntarle dónde estaba el cadáver de Evita. con todo el material posible. También constarían los sobres lacrados que Ortiz y Díaz -los ya citados oficiales del SIE. en Martín García o la incineración. al borde del camino principal. ni Aramburu. Porque dicen recordar con precisión que. al incorporarse la bancada peronista. fue el temperamental marino quien había recibido de Aramburu la orden de resolver el problema de los restos mortales de Eva Perón. Cada pista había sido sopesada. Con la documentación enviada por los corresponsales en París.llevaron a Europa para gestionar el entierro. Otras fuentes no reparan en el papel cumplido por el huidizo general Cabanillas -se niega a ser reporteado. a fines de 1956. Un diplomático chileno. versiones que sugerían desenlaces totalmente distintos. investigadas todas minuciosamente. como todos los investigadores anteriores. y prefieren dirigir su mirada hacia el capitán Francisco Manrique. Porque tampoco los legisladores lo saben. Toda la documentación se encarpetó. presuntamente bien informados. Fue entonces que se dedujo.Habían sido agotadas todas las instancias. En el Congreso circuló la idea de interpelar al Poder Ejecutivo sobre la cuestión. tres grandes posibilidades predominaban: entierro en Europa. "Lo quemaron con ácido -habría respondido el ex presidente. El equipo de PANORAMA. estaba dispuesto a probar que Eva Perón había sido sepultada en Chile.y los huesos fueron sepultados en Europa". Con una gran coherencia. un magistral juego de la nuez y el garbanzo. Consta que Arturo Frondizi dio tres versiones diferentes de este enigma. Roma y Nueva York y las pruebas recogidas por los enviados especiales en Chile y Uruguay. Con respecto a los responsables de la desaparición del cadáver. y analizada cuidadosamente.en el proceso. PANORAMA contaba. Para ciertos sectores del Ejército. el cuerpo está enterrado en la estancia La Primavera. Testigos autorizados aseveran que el general Hector Cabanillas -por aquel entonces jefe del SIE- tendría en su poder una carpeta oficial con toda la documentación sobre el caso. quienes juran que Eva Perón fue sepultada en Campo de Mayo. Las pruebas se acumulaban por igual en estas tres pistas. donde ha sido ubicado un misterioso ataúd cuyo tamaño correspondería al cuerpo de una mujer menuda. se debatía en este punto entre las tres hipótesis "mayores" y las teorías aisladas. en el panteón de los Duarte. interventor de la CGT. sobre la vera oeste de un gran aromo. en Monte. Solo se les dijo que había sido sepultado cristianamente. No faltan. de los Duarte. existía una confusión parecida. Los investigadores de PANORAMA llegaron hasta el fin. la estremecedora verdad: aquella montaña de documentos no era sino la prueba de una gigantesca maniobra. o en Monte Grande. un cuarto grupo clasificaba evidencias aisladas. en los medios responsables. en cambio. . En esa carpeta estaría fotocopiado un recibo que el coronel Moore- Koenig extendió a Alberto Patrón Laplacette. Las tres de buena fe. pues. A la vez. Un grupo de dirigentes de la juventud peronista.

Se arriba así. a una conclusión que luego será comprobada en los hechos. lograron frustrar las pesquisas con una superposición de pistas falsas. Eva Perón ha sido enterrada innumerables veces. Un crecido número de personas cree haberlo hecho. Porque alguien creó deliberadamente. una nube de pistas falsas para ocultar el verdadero destino del cuerpo de Eva Perón. indicios contradictorios alteraban totalmente el rumbo de la pesquisa. Esa verdad. la investigación de PANORAMA cambió. racionalmente. Por eso. orientándose hacia los hombres claves. la última y esclarecedora verdad sobre el destino final de los restos de Eva Perón. artificialmente. Esta última etapa de la investigación no tiene precedentes y solo fue posible encararla una vez agotadas todas las hipótesis y presunciones que lograron confundir a la opinión pública mundial. Son cuatro. Señorans y Lago: ¿qué hacer? Juana Larrauri: le pagó a Pedro Ara Pedro Ara: embalsamó el cadáver Blanca: la hermana misteriosa Aramburu. cada vez que las investigaciones parecían llegar a un final sólido. Al arribar a esta conclusión. Labayru: el antiperonismo fuerte copa la Revolución y comienza el interrogante angustioso: ¿qué hacer con el cadáver de Evita? . y que. los personajes ocultos tras la cortina de humo. Rojas. está contenida en el informe que sigue. solo cuatro.Ni siquiera el propio Perón tiene una noción exacta del lugar donde reposan los restos de su segunda esposa. Pero todas ellas son víctimas de un engaño. los que hasta hoy sabían la verdad. a través de un cuidadoso plan.

Manrique: una figura clave en el misterio Un Perón compungido deja la sala mortuoria Llanto por Evita. Colas interminables serpentearon las aceras para ver a Evita .

Se descartó la proposición de uno de los . Aún bajo el agua se conservará indemne. comenzó a surgir una determinación. Existen dos requisitos importantes: que esa mujer reciba sepultura cristiana. mientras una ola de calor agobiante se abatía sobre la ciudad. el prólogo más conveniente para abordar el meollo de este informe secreto. Mi trabajo fue perfecto. citaba a cuatro hombres seleccionados entre la oficialidad revolucionaria. alelado. La cureña fúnebre avanza escoltada por las tropas "No importa dónde hayan escondido el cadáver.deberán resolver el destino final de los restos de Eva Perón. Alquilaron un departamento en Las Heras y Pueyrredón para poder reunirse en secreto y encontrar una solución. A fines de febrero. Cerraba el cuarteto un sacerdote católico. y que absolutamente nadie sepa el lugar donde descansarán los restos. Estas palabras del profesor Pero Ara son. No me lo dirán siquiera a mí". un tercero oficial de la Marina. Se procedió rápidamente. Es imputrescible. quizás. Ustedes deben encargarse de mantener el secreto más riguroso y evitar que queden huellas para que nadie pueda averiguar la ubicación del cuerpo de Eva Perón. y ese cuerpo solo puede ser destruido por el fuego. porque así lo exige su familia. El gobierno desea solucionar de una vez por todas este problema y acabar con una tensión que perjudica nuestra estabilidad política. Dos de ellos eran militares en ejercicio. las instrucciones del general Aramburu: "Ustedes cuatro -les dijo. CONCLUSIÓN Revista Panorama Enero 1966 En enero de 1957. Los cuatro revolucionarios no tuvieron otra salida que acatar la orden. Si la rescatan dentro de un siglo. El grupo escuchó. la encontrarán como el día que murió". y nos hemos comprometido a satisfacerla. Pedro Eugenio Aramburu. después de cuatro noches de intensos conciliábulos. el presidente provisional de la Nación.

Apoyado contra la plancha de deslizamiento. por la escalera que daba a los camarotes. los cuatro revolucionarios esparcieron planificadamente una ola de rumores por todo el país. El marino lo había pedido prestado a un amigo para "una excursión pesquera". el yate de elegantes líneas. mientras. sobre la que se acumulaban aparejos de pesca. Aterrorizados por la posibilidad de que el funcionario de tránsito revisara el vehículo. y se inició la etapa crucial del "operativo nuez". Entre febrero y marzo de 1957 Eva Perón fue "enterrada" 25 veces por hombres que -a pesar de haber jurado secreto por Dios y por la Patria. La cadencia de las palabras rituales pareció sedante. A cada una se le encargaba la misión de enterrar los supuestos restos mortales de la esposa de Perón. pero ya algunos reflejos mostraban el horizonte plano del río. perseguían a influyentes personajes militares para arrancarles una sola palabra que sirviera de indicio. angustiados por una responsabilidad que los marcaría por el resto de sus vidas. el que periodistas. el hombre dejó de observarlos enfrascándose en la lectura de un periódico y el grupo pudo embarcar el ataúd. El Club Náutico de San Isidro esta desierto a las cuatro de la mañana. Los hombres de prensa vigilaban barcos. con una gran banda roja que recorría el casco de proa a popa. en forma reservadísima. Al entrar en Martinez. sobre la cubierta de la embarcación. el cuarteto de conjurados comenzó a actuar. bajo nombre supuesto. El responso se alzó. en el más absoluto secreto. redes. La segunda parecía peligrosa: arrojar el ataúd al mar. un patrullero detuvo a la camioneta dispuesto a castigar severamente le exceso de velocidad. lúgubre. el sacerdote ofició la ceremonia. En los alrededores de ese lugar. seco. cubierto por una lona. carpas: esperando que el empleado se aburriera del monótono espectáculo. flotó unos instantes y se hundió lentamente. los hombres bajaron la cabeza y escucharon el amén final. indicios que luego motivarían la confusión de los investigadores y ocultarían la verdad. A veces lograban detectar el rastro de alguno de los veinticinco presuntos enterradores. El agente quedó como único testigo del primer capítulo de la "operación nuez". los cuatro conjurados mostraron sus credenciales y siguieron su viaje. Una camioneta de color celeste tomó rumbo al Tigre. Como el sereno persistía en contemplar el traslado de los pertrechos a la embarcación. golpeó el agua con un chasquido. por razones obvias. No había testigos en el muelle. la figura del sacerdote. En ella viajaban los cuatro revolucionarios y un pequeño ataúd que contenía -realmente. Fue entonces cuando concibieron la idea que dominaría todo el plan: la misteriosa "Operación Nuez". Cuando partieron. como un punto blanco. sin dejar rastros y por sus propios medios.depositada en un lugar perfectamente seguro. fueron confeccionados veinticinco ataúdes de un metro y veinticinco centímetros de largo. por el camino del Alto. el mismo que fue exhibido en la CGT. Después de unos minutos emergió. iluminó. . Cuando el fuerte sol se alzó sobre la superficie del río. fue el escenario del operativo final.fueron dejando inevitables pistas. La documentación que prueba este relato se encuentra -como el resto de los informes que sirvieron para redactar esta nota. Después. quedaban en pie dos posibilidades. cavaban en Chile o Campo de Mayo.el cuerpo de Eva Perón: el que embalsamó Pedro Ara. Iba oculto bajo una lona. la sonda indicaba en ese punto 25 metros de profundidad. impuesto ya con hábitos. La sensacional revelación que encierran las siguientes líneas obliga. donde podría ser enterrado en la bóveda familiar del militar. En cubierta. el ataúd se deslizó por la borda. Una madrugada sofocante.conjurados: llevar el ataúd a Monte Grande. La confusa cortina de humo estaba creada: al finalizar marzo de 1957. todavía la oscuridad cubría el Club Náutico. tan definitivo. los conjurados iniciaron un larguísimo transporte de cajones de vino. Ninguno de estos veinticinco convocados sospechaba que existían los otro veinticuatro. Un solo pensamiento los dominaba: hacerlo rápido y bien. Por fin. El silencioso cuarteto llevó sus aparejos de pesca a un yate amarrado cerca del cuerpo central del Club. En medio de un silencio tenso. investigadores privados y comandos militares buscaron en vano durante años. pesada. tres hombres rígidamente enfilados aguardaban en posición de firmes. donde la Avenida Libertador se cruza con Alvear. Por fin. calmo y desierto. La primera era rechazada de plano por el sacerdote: incinerar los restos de Eva Perón. reducido a su pequeñez material. El marino no pudo menos que asomarse a contemplar ese remolino tan simple. Los motores roncaron serenamente. a un silencio juramentado sobre el secreto nombre de los informantes. Durante esos primeros meses de 1957. internándose en vías muertas que sumían en el desconcierto a los investigadores. veinticinco figuras políticas de distintas tendencias pero de intachable honorabilidad eran citadas por separado.

. un mensaje lacónico.conocido como "zona de nadie". El general Aramburu conserva seguramente. meses después se produciría un recordado naufragio. en un papel sin membrete fechado en abril de 1957: "Hemos cumplido con nuestro deber".

Related Interests