You are on page 1of 9

1

FACTORAJE

Antecedentes.
En la historia del comercio, vemos que en los siglos XV y XVI las
operaciones que celebran los comerciantes, industriales, etc., eran en muy baja
escala, debido a los obstáculos que presentaban los medios de comunicación,
pues el fabricante empleaba mucho tiempo para hacer llegar su producto a
otros lugares dentro de su propio país; y si se trataba de exportar sus
mercancías a otros mercados, entonces, las operaciones eran completamente
esporádicas debido a la lejanía y a las dificultades y peligros que representaba
la navegación, pues muchas veces los artículos vendidos no llegaban a poder
del destinatario.

Ante estos problemas de comunicación el industrial buscó los medios para


hacer más asequible la realización de sus operaciones; para ello utilizó los
servicios de un intermediario para que vendiera sus productos, los cobrara y
entregara el saldo a su favor, después de descontar los gastos y la comisión,
que según convenio, debía ganar por esta clase de servicios.

Los intermediarios, que de hecho eran comisionistas, en los siglos


mencionados, adquirieron gran importancia al dedicarse a esta clase de
actividades, pues tanto los comerciantes como los industriales que deseaban
operar en mercados de otros países, acudían a los comisionistas, en virtud de
que éstos tenían gran experiencia sobre los artículos que debían venderse e los
respectivos lugares donde radicaban. Conocían a demás, las casas comerciales
y las industrias que necesitaban determinadas mercancías y materias primas y
en ocasiones respondían por los créditos que les podían otorgar a sus clientes.

Con el tiempo llegaron a perfeccionar ese tipo de operaciones; al grado de que


compraban al vendedor el importe de sus remesas de mercancías, librándolo
de todo el posible riesgo que entrañaban el envío de sus productos.
Naturalmente, que en este caso, la comisión era mucho mayor que cuando el
intermediario se concretaba únicamente a buscar mercados.
Más adelante, el comisionista recibe el nombre de factor.
2

Concepto de Factoraje y su Finalidad.

Los avances de la tecnología han modernizado la forma de celebrar las


operaciones de los negocios, así como obtener los fondos de financiamiento.

Al correr el tiempo, las comunicaciones se fueron multiplicando y


perfeccionando, y los comerciantes e industriales hicieron uso de los barcos,
ferrocarriles, el teléfono, el telégrafo y más delante de las carreteras, aviones
etc., para realizar, con cierta rapidez, sus operaciones.

Los riesgos que se corren con los créditos concedidos, obliga a la empresa a
tomar una serie de medidas, como las ya expresadas sobre los departamentos
de Crédito y de Cobranza, que tienen, entre otras finalidades, disminuir o
evitar las pérdidas por cuentas incobrables. Además de lo ya citado, los
negocios, para solucionar sus problemas de financiamiento, recurren a las
instituciones de crédito a descontar sus documentos.

En la actualidad, tanto en Estados Unidos como en otros países europeos,


especialmente en Inglaterra y Francia, las empresas, para obtener fondos,
venden sus cuentas por cobrar a corto plazo, a instituciones financieras.

El término factoring es de origen anglosajón, que significa “factoraje”, que


tiene similitud con el vocablo “factoría”, que a la vez se puede emplear (como
generalmente se usa), como un establecimiento y oficina donde radica el
factor.

Podemos agregar el concepto que sobre el particular nos da el diccionario de


la Real Academia Española, que dice “factor” es el “que hace una cosa”,
“entre comerciantes, apoderados con mando o más o menos extenso para
traficar en nombre y poder por cuenta del poder-dante”

El factoring no es una creación del comercio moderno pues ya tenía aplicación


en la antigua Roma, en que la persona que aceptaba vender mercancía por
cuanta de otra o bien efectuar cobranza ajenas, garantizaba, plenamente al
propietario, la seguridad de los valor que le confiaba. De hecho ya se
vislumbraba lo que actualmente llamamos comitente y comisionista.

Sin embargo lo que logra destacarse en esta clase de operaciones, pues en el


año 1300. Londres enviaba a algunos países europeos, para su venta, su
producción textil y se valían de comisionistas para denominar los mercados de
3

otros países, incluyendo estados Unidos de América. Los factores les


respondían a los industriales ingleses del posible riesgo del crédito otorgado
sobre el importe de la venta.

En el siglo XVIII los comerciantes e industriales de Londres, perfeccionaron


la forma de operar a través del factor, y tenía la supremacía en los principales
mercados, sobre todo el de la industria textil.

En otros países, en el siglo XIX especialmente en los Estados Unidos los


factores presentaron valiosa ayuda a los comerciantes e industriales, al
comprarles sus cuentas por cobrar, para que de esta manera dichos hombrees
de negocio tuvieran recursos para hacer frente a compromisos a corto plazo.
Al respecto el autor Raymund Rodgers, en su interesante obra titulada
American Financial Institutions nos dice:

“La función básica de todo otorgamiento de crédito por los bancos es la de


colocar el poder de compra en las manos de aquellos que pueden usarlo más
productivamente. El préstamo sobre las cuentas por cobrar cae definitivamente
dentro de esta categoría ortodoxa, ya que se usa para llenar el vacío entre la
alta productividad y la capacidad de venta con el capital inadecuado. Desde
el punto vista de la economía y de la teoría bancaria el préstamos obre las
cuentas por cobrar es uno de los más sólidos, porque esta destinado
definitivamente y específicamente a proporcionar capital de trabajo”.

Es necesario precisar que en el caso del factoraje, al hablar de “cliente” nos


referimos a la empresa que vende o cede el derecho que posee en sus cuentas
por cobrar una empresa financiera, o sea la parte compradora, que por tal
motivo deviene en cesionaria. De tal suerte que el contrato que celebra las
partes mencionadas figuras:

El “cliente” que es vendedor o cedente y la empresa compradora que es el


cesionario. Estos términos lo menciona el Maestro Ernesto Gutiérrez González
es su obra de Derecho en las Obligaciones, en la se asienta: “La cesión de un
derecho personal o de crédito es un acto que genera un contrato, en virtud del
cual un acreedor que se denomina cedente transmite los derechos que tiene su
deudor a un tercero que se denomina cesionario”. Debemos aclarar que el
deudor original sigue con la obligación de pagar, pero a un nuevo acreedor.
4

Merece especial atención mencionar que no todos los crédito se pueden ceder
o son objeto de factoraje, pues hay cuentas que el Código Civil llama “créditos
incedibles”, porque no pueden transferirse; así tenemos.

a). El derecho que se obtiene por el pacto de preferencia, “que es la facultad


entre el comprador y vendedor para que éste adquiera la misma cosa vendida
con preferencia sobre un tercero si el comprador desea volver enajenarla y en
las mismas condiciones que éste haya ofrecido”.

b.) el Código Civil en si artículo 2276, al respecto dice “Los magistrados, los
jueces, el ministerio público, los defensores oficiales, los abogados, los
procuradores y los peritos, no pueden comprar los bienes que son objeto de los
juicio s en que intervengan. Tampoco ser cesionarios de los derechos que se
tengan sobre los citados bienes”.

c). El mismo Código Civil en su artículo 2480, asienta: “El arrendatario no


puede subarrendar las cosas arrendadas; si lo hiciere, responderá
solidariamente con el subarrendamiento de los daños y perjuicios”.

Sin embargo, el factoraje representa una modalidad que consiste en que


también puede celebrarse el contrato, haciéndose cargo de las cobranzas, pero
si aceptar el riesgo.

Los servicios de factoraje se usan con más frecuencia, cuando los negocios
efectúan sus ventas a crédito, pero sin mediar títulos de crédito, circunstancias
que les impide poder financiarse, pues los títulos de crédito, pide como
requisito que la empresa entregue las facturas pendientes de cobro, poniendo
un sello con la leyenda “Debe pagarse exclusivamente a (nombre del factor)”.

El financiamiento del factoraje requiere la elaboración de un contrato, en que


se estipula la voluntad del cliente de vender a la empresa financiera (factor), la
cuentas por cobrar y, a su vez, el factor se compromete a comprar las cuentas
que le son entregadas.

Parte muy importante del contrato, aceptado por ambas partes, es la relativa a
la comisión que tiene derecho el factor, la cual depende de los siguientes
requisitos:

a). El tanto por ciento de comisión va en relación con el plazo que tenga las
facturas, o documentos para su cobro, así como el monto de los mismos.
5

b). El prestigio comercial y solvencia que tenga la negociación que deba pagar
las facturas.

c). El vendedor de las cuentas se compromete ante el factor, a que todas las
cuentas por cobrar vendidas sean verdaderas y que no habrá en el futuro
ninguna reclamación o inconformidad por parte de sus clientes.

d). Dato que no debe faltar en el contrato de la naturaleza que nos ocupa, es
que el factor compra cuentas por cobrar recientemente celebradas, a partir de
la fecha del contrato, y no las que correspondan a fechas anteriores a la
celebración del mismo.

Medidas de Seguridad que toma el Factor.

El factor, antes de aceptar las cuentas por cobrar que le ofrecen en venta,
estudias las posibilidades de riesgos que puedan sufrir, y para evitar pérdidas
considera:

a). El prestigio de que goza su cliente (el vendedor de las cuentas por cobrar).

b). La antigüedad de la casa.

c). El volumen de sus operaciones y la aceptación que tenga en el mercado de


las finanzas.

d). Se auxilia de los servicios de un contador público, para que le haga un


estudio de la situación que muestren los estado financieros de la empresa que
vende sus cuentas por cobrar, con objeto de que haga un promedio de las
devoluciones, rebajas y descuentos sobre ventas, datos que le sirven para
conocer los problemas que la empresa tenga en este aspecto.

Ventajas que Reporta el Factoraje.

En esta clase de financiamiento ayuda a resolver varios problemas a la


empresa, siendo los más importantes los siguientes:

a). Sus gastos de operación se ven reducidos al tener menos personal en el


departamento de cobranza o quizá, en algunos casos, hasta de prescindir de
dicho departamento.
6

b). La pérdida por concepto de cuantas morosas o incobrables es mínima, y en


ocasiones puede llagar a eliminarse por completo.

c). Según sea el contenido de las cláusulas del contrato ya mencionado, en


algunos casos el factor no asume el riesgo de cobranzas; pero puede
proporcionar a la empresa algunos anticipos a cuenta de las cobranzas que va
a realizar.

d). Permite que la empresa que hace uso del factoraje atienda en forma más
eficiente otros aspectos del negocio, como la producción, las ventas, etc., ya
que el problema de las cobranzas, lo tiene resuelto.

e). En algunos casos la empresa recibe orientaciones del factor, para conceder
p negar el crédito a posibles clientes pues están muy relacionados con todos
los medios de información respecto a la solvencia y relación que guardan las
empresas en el medio comercial, industrial o financiero.

En nuestro país el factoraje no ha tenido mucha aceptación, pero ya en la


actualidad, algunas empresas recurren a este tipo de financiamiento. Según
estudios que ha hecho sobre el particular el Banco de México S.A., poco a
poco, dicha fuente de financiamiento se va extendiendo en el campo de los
negocios.
7

EJEMPLO DE FACTORAJE

Supongamos que la fábrica de Artículos para Deportes tiene $10,500,000 más


IVA ($12,075,000), en cuentas por cobrar de las cuales cede, para su cobro, a
la compañía Financiera, S.A., en las condiciones siguientes:
La cesionaria, después de estudiar y aprobar las facturas sujetas a cobro,
entregará un anticipo de $9,00,000 y sobre el saldo que resulte a su cargo,
tendrá derecho a un 15% de comisión o premio por el servicio prestado.

------------- 1 -------------
CLIENTES $12,075,000
VENTAS $10,500,000
IVA POR PAGAR 1,575,000
Importe de las mercancías vendidas a crédito, según relación de las facturas
correspondientes.

------------- 2 -------------
CUENTAS POR COBRAR
CEDIDAD PARA SU COBRO $12,075,000
CUENTAS PORC OBRAR
CEDIDAS PARA SU COBRO
CONTRA $12,075,000
Importe de las facturas cedidas, a la Compañía Financiera, S.A., para su cobro

------------- 3 -------------
CÍA. FINANCIERA, FACTOR $12,075,000
CLIENTES $12,075,000
Importe de las facturas cedidas, a dicha cía., para su cobranza.

------------- 4 -------------
BANCOS $9,000,000
CÁI FINANCIERA
CTA. ANTICIPOS $9,000,000
Efectivo recibido de dicha cía., como anticipo del importe de las facturas que
le fueron entregadas para su cobro.
8

------------- 5 -------------
CÍA FINANCIERA
CTA. DE ANTICIPOS $9,000,000
BANCOS 3,075,000
CÍA FINANCIERA FACTOR $12,075,000
Liquidación que hace dicha cía. Sobre el total de las facturas que le fueron
entregadas para su cobro.

------------- 6 -------------
GASTOS Y PRODUCTOS FINANCIEROS $1,811,250
IVA ACREDITABLE 271,688
BANCOS $2,082,938
Pago de 15% de comisión de cobranza efectuadas.

------------- 7 -------------
CTAS. POR COBRAR CEDIDAS
PARA SU COBRO. CONTRA $12,075,000
CTAS. POR COBRAR
CEDIDAD PARA SU COBRO $12,075,000
Se saldan dichas cuentas, por haberse cobrado totalmente las facturas cedidas
para su cobranza.

BIBLIOGRAFÍA.

Raúl Niño Álvarez / José de Jesús Montoya “Contabilidad Intermedia 1” ed.


Trillas, pag.112-118.
9

CONCLUSIÓN

Por medio de esta operación, la empresa de factoraje ofrece liquidez a sus


clientes, es decir, la posibilidad de que dispongan de inmediato de efectivo
para hacer frente a sus necesidades y obligaciones o bien realizar inversiones.

Por lo tanto es de vital importancia este tema, aun y cuando en México no se


este utilizando tanto como en Estados Unidos u otros países, pero con la
modernidad y los avances en México va a ser de gran utilidad y ayuda, ya que
sin este sistema, las empresas de factoraje se verían inhabilitadas para ofrecer
sus servicios, quedando repercutidos la empresa y los clientes, que necesitan
el dinero.