P. 1
La Masacre en Las Bananeras

La Masacre en Las Bananeras

|Views: 1,452|Likes:
GAITAN LA MASACRE DE LAS BANANERAS UNITED FRUIT COMPANY
GAITAN LA MASACRE DE LAS BANANERAS UNITED FRUIT COMPANY

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Julian Julian Castellanos on Feb 15, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/23/2014

pdf

text

original

LA MASACRE EN LAS BANANERAS

Hablar de la masacre en las bananeras es recordar a Jorge Eliécer Gaitán Ayala, uno de los políticos del siglo pasado, cuya vida y existencia marcó un hito imborrable en la historia de Colombia. El debate que hizo Gaitán en la Cámara de Representantes después de ocurridos los hechos luctuosos que con valor e hidalguía destapó y puso en conocimiento de sus colegas representantes, las barras que lo escucharon y admiradas lo aplaudieron, cambió el rumbo del gobierno de la hegemonía conservadora, representada en ese momento por el presidente Miguel Abadía Méndez, y pasó Colombia ha ser gobernada por el partido liberal, ideología que impulsaba y representaba el caudillo del pueblo Jorge Eliécer Gaitán. La United Fruit Company, era una empresa Norteamérica que había venido al país para establecerse en el Departamento del Magdalena, obviamente con el permiso y acatando la legislación colombiana en materia de comercio. Era una empresa próspera y aparentemente cumplía las leyes colombianas. Para realizar el debate el representante a la cámara Jorge Eliécer Gaitán y el representante Gabriel Turbay, viajaron a la zona bananera e investigaron los hechos acaecidos, conversando con los habitantes de la región, autoridades civiles y militares y recopilaron abundante y valiosa información contenida en documentos fidedignos e innumerables testimonios de personas que sufrieron el rigor de la persecución o fueron espectadores impotentes ante semejante masacre perpetrada por algunos elementos del ejército de Colombia, obedeciendo las órdenes del General Cortés Vargas que a mala hora fue nombrado como jefe Civil y Militar de ese Departamento a raíz del estallido de la Huelga de los trabajadores de esta compañía fructífera norteamericana (especialmente productora de banano). A través del debate lo que hizo Gaitán fue correr el telón para que se vieran los hechos tal como ocurrieron y no como los pintaba el Gobierno del presidente de la República Miguel Abadía Méndez, donde presentaba a los trabajadores huelguistas como alteradores del orden público y delincuentes peligrosos a los cuales había que eliminar, y a los militares como cumplidores de su deber dentro de La ley y la constitución nacional. El debate de Gaitán en la Cámara demostró que los trabajadores por estar reclamando sus derechos y mejoras salariales y de seguridad social ante la United Fruit Company, fueron encarcelados y posteriormente fusilados por orden del desalmado general cortés Vargas y los oficiales y soldados que ciegamente cumplieron sus órdenes.

Hoja 2

Los hombres, como lo prueba Gaitán en su debate, fueron encarcelados y los que pudieron huir tuvieron que hacerlo al monte para salvar sus vidas, dejando a sus esposas e hijos desamparados, con el agravante que las mujeres para sostener los hijos tuvieron que trabajar de una manera muy precaria por cuanto no existían fuentes de empleo. En la medida que creció la represión a la huelga de los trabajadores y sus familias, los militares apoyados económicamente por la compañía norteamericana, empezaron a profundizar en los desafueros, incendiando las casas de los trabajadores y de paso robando sus bienes y dinero hallado en sus habitaciones. Algunas damas fueron irrespetadas por estos militares borrachos que habían perdido la noción del respecto y la dignidad humana. El discurso documentado de Gaitán, también demostró que el Jefe Civil y Militar, General Cortés Vargas, se había puesto al servicio de la Compañía gringa, y recibía pagos por la United Fruit, con el fin de que reprimiera a los trabajadores, incluso asesinándolos como en efecto ordenó hacerlo a sus oficiales y soldados que embrutecidos y en medio de la borrachera robaron los bienes de las víctimas e incluso violaron a algunas mujeres. El jefe civil y militar general Cortés Vargas, desconoció las leyes y normas establecidas para esa sección del país y procedió a destituir a autoridades civiles y militares que no cumplieron sus órdenes arbitrarias y abusivas y muy lesivas de los derechos humanos de las víctimas. Algunas personas que ocupaban cargos públicos de importancia se vieron en la necesidad de huir ya que corrían el peligro de ir a la cárcel o caer asesinados por estos militares desalmados. Como lo demostró el Representante a la Cámara, Jorge Eliécer Gaitán, el Jefe Civil y militar general Cortés Vargas, estableció nuevos impuestos, además de los que ya existían por Ley, y empezó a cobrar a los trabajadores presos un impuesto que ellos no pagaron por no tener los recursos disponibles para hacerlo. Quienes si los pagaron fueron algunas personas que al ir a la cárcel por no someterse a las órdenes fuera de la ley y la constitución del malvado militar, que hasta cierto punto fue apoyado por el presidente conservador Miguel Abadía Méndez, y por consiguiente, por algunos políticos de la región del Magdalena que aparentemente representaban al pueblo en el Congreso de la República de Colombia. En la medida que avanzaba el debate en el recinto de la Cámara de Representantes y que Gaitán mediante testimonios demostraba que los dineros que ingresaban al fisco no eran utilizados para el destino que debía dársele de acuerdo a las necesidades de la Hoja 3

Ciudad de Santa Marta y sus municipios, sino que iban a parar a los bolsillos del Jefe Civil y militar General Cortés Vargas, oficiales y soldados y algunos funcionarios corruptos, tanto conservadores como liberales que acataban y consentían los desafueros de estos militares que estaban deshonrando el uniforme y en cierta manera traicionado a su patria, puesto que se habían puesto al servicio de una multinacional extranjera que explotaba inmisericordemente a los trabajadores colombianos. Y tenía como consigna siniestra que si persistían en la huelga, fueran asesinados, porque lo que importaba no eran los intereses de los nacionales sino los cuantiosos intereses de la compañía norteamericana; Los representantes de la mayoría conservadora, abandonaron el recinto y algunos liberales también lo hicieron, buscando que el debate no prosiguiera, pues cada vez que el expositor presentaba las denuncias, estas eran más graves y contundentes contra el jefe civil y militar, los políticos corruptos y el mismo gobierno que cohonestaba estos procedimientos que desconocían las Leyes laborales, la Constitución Política y violaba la soberanía nacional por parte de la United Fruit Company. Las denuncias de Gaitán en calidad de representante a la Cámara, sirvieron finalmente para tumbar a este Gobierno conservador corrupto, que no defendió los derechos de sus trabajadores colombianos y exigió a la compañía Norteamericana el cumplimiento de la Ley laboral y la Constitución política, sino que permitió esa horrenda masacre que tiñó de sangre el panorama laboral de Colombia y enseñó al pueblo trabajador que debe tener cuidado con los gobiernos y jefes civiles y militares que desconociendo la Ley laboral y la constitución política, permiten que las compañías multinacionales extranjeras abusen y exploten a nuestros trabajadores nacionales, por ponerse al lado de los intereses de estas. Autor: LUIS ESNORALDO CASTELLANOS GARCÍA Julian Castellanos Peña 20102074102 Bogotá, D.C., febrero 12 de 2011

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->