P. 1
El Valor Del Silencio en La Mediacion

El Valor Del Silencio en La Mediacion

|Views: 560|Likes:
Published by crisrb

More info:

Categories:Types, Reviews, Book
Published by: crisrb on Feb 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/15/2013

pdf

text

original

En mediación es conveniente salir del “yo y usted”, e ir al “nosotros”.
“Nosotros”, coloca a las personas en una posición que enfocan la
atención en intereses comunes y metas compartidas.
Además el nosotros es abarcativo y sistémico.
El mediador siempre habla en plural, involucrando a todos los que

integran el proceso.

8.-¿Porqué escribir las preguntas y las respuestas?
¿Cómo se me impone el silencio?

Nos dice Bateson (116): “Esto no es nuevo, y los antecedentes
históricos los encontramos nuevamente entre los alquimistas y los
gnósticos.

Carl Jung escribió cierta vez un librito muy curioso, que recomiendo
a todos ustedes. Se titula Septem Sermones ar Mortuos, “Siete sermones a
los muertos”. (117).

En sus memorias, sueños y reflexiones, Jung nos cuenta que su
casa estaba lleno de espíritus, que éstos eran muy ruidosos.
Lo molestaban a él, molestaban a su esposa y molestaban a los

niños.

Utilizando la jerga vulgar de psiquiatría, podríamos decir que todos
los habitantes de la casa estaban sicóticos como cabras, y por muy buenas
razones.

///////117

Si su epistemología se le confunde, usted se sicotiza y Jung estaba
pasando una crisis epistemológica.
Entonces se sentó a su escritorio, tomó una pluma y se puso a

escribir.

No bien comenzó a escribir, los espíritus desaparecieron todos, y el

redactó este librito.

El aporte de Jung es muy ilustrativo, porque el proceso de escribir, y
más específicamente las preguntas que le entrega el operador, como un
gesto de compromiso con las partes para trabajar el conflicto.
Es ahí, donde el silencio y la reflexión son una necesidad después de

realizada las preguntas.

En nuestro caso, durante el proceso de mediación, el operador ofrece
a las partes una serie de preguntas que son presentadas en un atril y que
son contestadas por todos (las partes y también el operador). Todos
trabajan durante el proceso.
Además las respuestas escritas por las partes, ayuda a que todo lo
vuelquen al papel y no a decírselo a las partes –sobre todo las agresiones-,
de lo cual el silencio durante ese momento de trabajo, es esencial para el
proceso.

Estos silencios suelen ser de entre quince y veinte minutos, cuando
ya las partes trabajan las respuestas.
En concreto, el silencio, la reflexión, las respuestas –a través de la
escritura-, son tres elementos que llevan a que las partes disipen los
fantasmas que generan el conflicto.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->