You are on page 1of 3

c   

c
c    

c 
 c
c
 c      
R    c
c 
Son nuevas formas de asociación de los laicos dentro de la lglesia Católica. Son
grupos de personas unidas a participar de un mismo carisma. Constituyen un
modelo histórico nuevo en la lglesia.
Supone nuevas formas de colaboración entre sacerdotes, religiosos y fieles laicos.
Es aquella realidad vivificante del Espíritu de Cristo en la que participan laicos con
manifestaciones de fe y testimonio cristiano basado en un carisma preciso
otorgado al fundador de dicho movimiento.
Son pues, un instrumento de servicio para el fortalecimiento de la comunidad de la
iglesia en la verdad y caridad.
R    c
c 
 c
c
 
entro de la estructura organizativa de la lglesia Católica existen diversos
movimientos eclesiales, que expresan la vitalidad de la misma frente a los desafíos
de la evangelización y de la misión.
Los movimientos eclesiales se cuentan literalmente por miles, pero el apoyo del
Vaticano a unos pocos de estos movimientos quedó ³oficializado´ en el famoso
Congreso Internacional de los Movimientos Eclesiales, celebrado en Roma en el
día de pentecostés de 1998. Aunque este encuentro congregó a 56 de estos
nuevos grupos, el papa Juan pablo II se reunió en público con los líderes y
fundadores de siete de ellos, escogidos ³en virtud de su extensión y
representatividad universal´:
R  iko Argüello, del Camino Neocatecumenal.
R Chiara Lubich, de los Focolares.
R Luigi Giussani, de Comunión y Liberación.
R Patti Mansfierd, de la Renovación carismática católica.
R Marcial Maciel, de los Legionarios de Cristo.
R Andrea Riccardi, de la Comunidad de San Egidio; y
R Joaquín Allende, del Movimiento Apostólico de Schoenstatt.
En esta ocasión, el Papa, bajo el lema ³Movimientos eclesiales: comunión y misión
al alba del tercer milenio´, quiso honrar a ³una de las más claras expresiones de la
acción del espíritu en la lglesia del siglo XX´.
El movimiento más extendido en España, con 86000 miembros (siempre datos
estimados), es el camino Neocatecumenal, seguido por el Apostolado de la

oración, con 50000, y los Focolares, con 42000. Los Legionarios de Cristo (que
figuran con el nombre de su rama laica, Regnum Christi), apenas 4000. El resto,
hasta el medio millón, se reparte entre decenas de grupúsculos.
R c
   c    
Es necesario, tener en cuenta la importante contribución que ellos están
providencialmente ofreciendo a la Iglesia. Los sintetizamos en los puntos
siguientes:
R En el desafío del secularismo y la nueva evangelización. La creciente
secularización que, con diversos matices y expresiones, ha divagado en la
sociedad occidental, constituye actualmente uno de los mayores desafíos
para la lglesia. Es difícil sin el aliento recibido en un movimiento, desarrollar
una acción que contribuya a transformar el ambiente según los principios
cristianos. Los movimientos ofrecen una preciosa aportación. El fundador
de uno de los principales movimientos ha observado: ³Evangelizar de
modo misional hoy no significa sólo salir para tierras lejanas, sino también
penetrar en aquellos nuevos ambientes de vida, que continuamente son
creados por las transformaciones de nuestra sociedad, y testimoniar el
amor de Cristo que hace la vida del hombre más humana, y le permite
caminar hacía la verdad´.
Las dificultades de la época posconciliar. Los años que siguieron al Vaticano II se
caracterizaron por un gran entusiasmo, lo que nos interesa señalar es cómo en los
movimientos se advierte el deseo de una renovación teológica y espiritual que
valorice adecuadamente la función de guía ejercida por el Magisterio. Hay que
reconocer el papel providencial de muchos movimientos que, con sus carismas,
subrayan y dan operatividad a unas u otras enseñanzas conciliares, llevando a
cabo una función importante en el proceso de su recepción, puesta en práctica y
difusión. Además, los carismas de los movimientos están contribuyendo a
revitalizar aspectos de la vida eclesial que parecían haberse oscurecido en algunos
sectores del pueblo de ios. Entre ellos destacan el amor a la Iglesia y a su liturgia,
la relación filial hacia el Romano Pontífice y la devoción mariana. - Las limitaciones
de la pastoral parroquial. Numerosas declaraciones magisteriales y estudios
teológicos han subrayado la función insustituible de la parroquia. ³En efecto, son
necesarios muchos lugares y formas de presencia y de acción, para poder llevar la
palabra y la gracia del Evangelio a las múltiples y variadas condiciones de vida de
los hombres de hoy. Igualmente, otras muchas funciones de irradiación religiosa y
de apostolado de ambiente en el campo cultural, social, educativo, profesional, etc.,
no pueden tener como centro o punto de partida la parroquia´. (Christifideles laici,
26/c).

escubrimos en la realidad de los movimientos eclesiales una oportunidad


pastoral que debe ser promovida y orientada desde el carisma que el Espíritu
Santo les ha dado para enriquecimiento del Pueblo de ios en respuesta a
los desafíos de estos tiempos.

R

 
 
cc    
Principales características estructurales de los movimientos.
R àn fenómeno de ámbito universal o transdiocesano. La universalidad
propia de los movimientos no es una característica sólo geográfica o
sociológica, sino que también teológica. Ellos constituyen una realidad de
la Iglesia universal que está llamada a actuarse en las Iglesias particulares.
e esta manera, los movimientos las enriquecen, alejando el peligro de los
³particularismos´, y favoreciendo la comunión entre ellas.
R Elasticidad y variedad de formas de pertenencia y de compromiso. Es ésta
una característica estructural que refleja el espíritu subyacente al
fenómeno de los movimientos. La elasticidad y la variedad entre las
modalidades de pertenencia, reflejan la gran diversidad de situaciones en
las que viven los fieles laicos, y en las que siguen viviendo también
después de su adhesión a un movimiento.
R àn fenómeno que interesa e implica, frecuentemente, todo género de
fieles. Aunque, como dijimos antes, los movimientos eclesiales se dirigen
principalmente a los fieles laicos, en no pocas ocasiones se observa que
no sólo sacerdotes, sino también religiosos participan del impulso
carismático del movimiento y colaboran en sus actividades apostólicas.
R Se inspira en el carisma personal de algún sacerdote o laico.
R Constituyen comunidades de sentido con una identidad grupal y
pertenencia religiosa.
R Se inspira en la enseñanza del Concilio Vaticano ll.
R     c
c 
La Exhortación Apostólica Postsinodal Christifideles Laici presenta la distinción
entre movimientos espirituales de tipo carismático y movimientos de compromiso
que son de promoción social.
En la lglesia encontramos movimientos específicos que responden a las tres
fuerzas de la lglesia:
R Movimientos eclesiales de la Biblia.
R Movimientos eclesiales de espiritualidad como los carismáticos, y

R Movimientos eclesiales de solidaridad, en la opción preferencial por los

pobres que surgen de las pastorales especializadas de la lglesia.


 !"
c  #  

  Ê