02

Estudios Bíblicos

El Nuevo Testamento
Quiero que tengan presentes las palabras que los santos profetas dijeron en el pasado. Recuerden la orden que nos dio nuestro Señor y Salvador por medio de sus apóstoles. 2P3:2

El Nuevo Testamento comprende 27 libros inspirados, escritos después de la resurrección de Jesús. El Nuevo Testamento incluye los cuatro evangelios: los Hechos de los Apóstoles, que es la historia de los primeros tiempos del cristianismo; las Epístolas, o cartas de Pablo y otros autores y el Apocalipsis o Libro de la Revelación. Algunos libros identificados como epístolas, en particular la Epístola a los Hebreos, son en realidad tratados teológicos. El Nuevo Testamento consta de 27 documentos escritos entre el 50 y 150 d.C. Los apóstoles reclamaron que se les atribuyera a sus enseñanzas escritas y orales la misma autoridad que tenía el Antiguo Testamento (1ª. Co. 2:7-13; 1 Ts. 2:13; Ap. 1:3). Ordenaron que sus epístolas se leyeran públicamente y que fueran intercambiadas entre las iglesias (1 Ts. 5:27; Col 4:16-17; 2 TS. 2:15; 2 p. 1:15-16). De esa manera era justo y normal que la literatura del Nuevo Testamento fuera añadida a la del Antiguo y que el canon de la fe hasta aquel entonces se agrandara. El Nuevo Testamento mismo no permite señalar el inicio de estas ediciones (2 P3:1-2,16). Un libro tenía derecho a figurar dentro del canon, cuando los apóstoles habían ratificado su transmisión a la iglesia y porque el libro había sido escrito por uno de ellos o estaba cubierto por su autoridad. Era la doctrina Apostólica. Hay pruebas que a lo largo de los siglos I y II se fueron reuniendo bajo este principio los libros del N. T. no obstante por diversas razones, la formación del conjunto fue haciéndose lentamente. Al principio algunas iglesias solamente reconocieron la autenticidad de ciertos libros. No fue hasta que el conjunto de creyentes del imperio romano tomó conciencia de su unidad que se admitió universalmente la totalidad de los libros reconocidos como apostólicos. La doctrina de los apóstoles era la norma de la fe. Eran sus epístolas las que se leían en el culto público. A principios del siglo II se les llamaban sin reservas ³Las escrituras´. Se admitieron los escritos de Marcos y de Lucas porque estaban apoyados por autoridad de Pedro y Pablo. Para esa época los cuatro evangelios habían sido recibidos por todos, en tanto que según 2 Pedro 3:16 los lectores de esta epístola ya conocían una colección de epístolas de Pablo. Ya que para entonces se empleaban los términos para designar las escrituras ³Evangelios´ y ³Apóstoles´ ¿Cómo SE DECICIO QUE LIBROS INCLUIR? No fue Pedro, ni ningún apóstol, quien decidió, porque ya habían muerto cuando la iglesia tomo la decisión final de ¿Cuáles libros incluir en el canon. Fue una decisión, respaldada por la tradición oral de las diferentes iglesias. Con la mayoría de los libros no fue complicado, porque estaban en la lista de libros no controversiales, para incluir, o en la lista de libros heréticos, que nunca se iban a incluir. Usaron varios puntos clave par decidir si incluir el libro o no.
y y y y y

Si fue escrito por un apóstol o alguien muy cerca de un apóstol. El libro vino del tiempo de los apóstoles y la iglesia más primitiva. Contuvo solamente enseñanzas de sana doctrina que estaba de acuerdo con las creencias impartidas por los apóstoles (y que no contradijeran los libros Canónicos). La mayoría de las iglesias lo veían como Escritura inspirada por Dios. El libro mismo se declaraba inspirado por Dios.

Los libros dudosos fueron: y y 2 Pedro: estilo muy distinto que 1 Pedro (tal vez por falta de ayuda de un escriba, (véase 1 P 5:12). Judas por citar a un libro fuera del canon del AT. (El libro de Enoc, Jud. 1:14).

y y y

Las cartas pastorales de Pablo: por tener un tono diferente que sus demás cartas. Santiago: por ser principalmente al internes de judíos y no a los griegos, y por una supuesta contradicción con las ideas de gracia de Pablo. 2 y 3 Juan: por ser muy cortos y no a interés universal, enfocados en asuntos muy personales. Pero al fin, los pros superaron las contras en cada uno de los ejemplos anteriores, y en manos de la iglesia el Nuevo Testamento tomó la forma que tiene hoy.

EL IDIOMA EN QUE FUE ESCRITO Las versiones más antiguas de textos del Nuevo Testamento que se conservan están escritas en el griego llamado Koine o griego común, era el idioma popular que se utilizaba en los hogares y mercados. Los especialistas creen que éste fue el idioma en que originalmente se redactó, aunque hay quienes han señalado que en estos documentos subyacen originales en arameo (en especial el Evangelio de Mateo y la Epístola a los Hebreos), pero todos ellos llegaron hasta nosotros en griego, seguramente el idioma original en que fueron escritos. LIBROS NO CANÓNICOS DEL NUEVO TESTAMETNO Los 27 libros del Nuevo Testamento no son más que una fracción de la producción literaria de los primeros tres siglos. Los principales tipos de documentos del Nuevo Testamento (evangelios, epístolas y Apocalipsis) fueron muy imitados, atribuyéndose los nombres de los apóstoles para acreditarlos y también para llenar el vacío del Nuevo Testamento (por ejemplo, sobre la infancia de y juventud de Jesús) y satisfacer el apetito de más milagros, así como para alegar revelaciones más novedosas y completas, Durante esta época circularon hasta 50 evangelios. Muchos de estos libros no canónicos han sido recopilados y publicados como Apócrifos del Nuevo Testamento. Entre esos evangelios Apócrifos citamos: el Evangelio de los Ebionitas, el de los egipcios, el de Marción, el de los doce apóstoles, el de Pedro, el de Bernabé. De carácter fantasioso se conocen El Proto-evangelio de Santiago, el Seudo-Mateo, la Natividad de María, el Evangelio de Tomas, (donde se cuentan historias de un niño haciendo pájaros de barro a los que le da vida). El Evangelio de la infancia, El de Pedro y de Nicodemo. Lo anterior no agota e catálogo, sino que es solo una muestra de los escritos que se difundieron en los primeros siglos. Sus fechas de redacción oscilan entre el II siglo hasta el V. Existen también. Apocalipsis Apócrifos, entre ellos el de Pedro, Pablo, María, de Tomas, de Esteban, uno no canónico de Juan etc. LOS ESCRITOS FUERON PRESERVADOS En el año 303 sobreviene la feroz persecución ordenada por Dioclesiano, con la quema de escrituras cristianas. Esto no sólo fomenta, indirectamente, la multiplicación de copias clandestinas, sino que acelera la fijación del canon, puesto que existe el problema de cuáles escrituras han de salvarse y preservarse a toda costa. Era ineludible que se preservasen los escritos de los apóstoles, puesto que estos contenían el cumplimiento de todo lo que los profetas habían profetizado sobre Jesús. El mismo apóstol Pedro proporcionó en su epístola una muy buena pista de que este proceso estaba teniendo lugar inclusive mientras él vivía; Pedro se ocupó de que sus escritos se conservasen permanentemente: ³También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas´ (2P. 1:15) La lectura pública de los escritos de los apóstoles, junto con los del Antiguo Testamento, también indica que Dios estaba reuniendo (y que la iglesia estaba aceptando) las escrituras del Nuevo Testamento como palabra de Dios. Hacia el final del primer siglo ya se había revelado la voluntad de Dios en su totalidad y se había registrado en las Escrituras. Por lo tanto podemos descartar la idea de que la iglesia primitiva no conoció el canon completo del Nuevo Testamento hasta finales del siglo IV, época durante la cual la iglesia Católica se proclamó como ³La Voz autorizada del pueblo de Dios. Este razonamiento otorga a la iglesia Católica una usurpación de autoridad que esta reservada exclusivamente par las Escrituras. MANUSCRITOS ENCONTRADOS QUE CONFORMARON EL NUEVO TESTAMENTO Existe par el nuevo testamento una gran cantidad de manuscritos que debido a las persecuciones (Especialmente la de Diocleciano) desaparecieron las copias anteriores al siglo IV d. C. Estos datos constituyen evidencia de la antigüedad de los textos del Nuevo Testamento. LAS PRINCIPALES FUENTES DEL TEXTO SON: y Ostracas Pequeñas piezas de barro cocido usadas como material de escritura, contienen menos fragmentos del Nuevo Testamento y por lo mismo carecen de valor para la reconstrucción del texto.

y

y

y y y

LOS PAPIROS Son de inmenso valor para la historia del Nuevo Testamento debido a su gran antigüedad. En conjunto datan del siglo II al VII, si bien más de la mitad provienen de los siglos III y VI. Existen cerca de cien papiros con fragmentos del Nuevo Testamento, los más importantes son: PAPIRO RYLANDS El papiro Rylands es el más antiguo de los manuscritos que se han encontrado de los cuatro evangelios canónicos. Se descubrió en el desierto de Egipto. Se publicó en 1935. Contiene algunos versículos del capítulo 18 del evangelio de Juan (JN 18,31-33:37,38). Según el estudio grafológico es anterior al año 150 (suele datarse hacia 125-130). PAPIRO MADALEN El papiro P64, que lleva el nombre de Madalen Collage de Oxford donde se encuentra, forma parte de un mismo manuscrito, junco con el fragmento P67 conservado en Barcelona. Contienen fragmentos del evangelio de Mateo: P64: un fragmento de Mt. 26 P67: fragmento de Mt. 3, Mt. 5

Están fechados hacia el año 130. Thiede y D Ancona defienden una datación anterior de los papiros, hacia el año 70, a la que se oponen autores como E. Puech o Ernest Muro. PAPIRO BODMER II Del conjunto de cinco papiros de Bodmer (P66, P72, P73, P74 y P75) que se conservan en la Biblioteca de Cogny, en Ginebra, destaca el P66. Se encontró en Egipto. Contiene 14 capítulos del evangelio de Juan. Esta fechado hacia el año 200. El papiro P75, del siglo III, contiene los evangelios de Lucas y Juan. PAPIROS DE CHESTGER Y BEATTY Son tres papiros (P45, P46, y P47) escritos antes del año 250. Contienen fragmentos de las epístolas del Pablo, del Apocalipsis y de lo evangelios. y y y P45: Contienen fragmentos de los cuatro evangelios canónicos y de los Hechos de los apóstoles P46: Contiene epístolas de Pablo: Ro1-2; Cor.; Ef.; Fil.; Col; 1-2Ts P47: Contienen un fragmento del libro de Apocalipsis (9,19-17,2)

LOS PERGAMINOS Los grandes códices (encuadernados en forma de libros) Forman la serie más numerosa de testimonios del texto del Nuevo Testamento. Son de inmenso valor por ser testimonios directos del texto original al igual reproducen más o menos fielmente. Se conservaron bien porque están hechos en pergamino. Los códigos se dividen en unclales (escritos en letras mayúsculas gruesas, no ligadas, sin espacios entre las palabras y sin puntuación) y minúsculos (escritos cursivamente en letras minúsculas). Los uciales prevalecían entre los siglos III y VII; los minúsculos a partir del siglo IX. Muchos de los códices reciben el nombre del lugar en que fueron encontrados o el lugar en donde están actualmente. Los códices mas apreciados son. CODICE VATICANO: Contenía Originalmente una copia completa de la Biblia de los Setenta y del Nuevo Testamento, pero las páginas 1519-1536 (desde Hebreos 9:14 hasta el Apocalipsis) se perdieron y fueron reemplazados por un minúsculo suplemento del siglo XV (no. 1957) Consta de 759 hojas. Falta una parte importante del Génesis y algunos Salmos. El estilo de la escritura es sencillo y elegante. El pergamino es muy fino y delgado, posiblemente se realizo en piel de antílope. El códice Vaticano es uno del tipo textual alejandrino. Fue ampliamente utilizada por Brooke Foss Wscott y Fenton John Anthony Hort para su edición del Nuevo Testamento Griego de 1881. CODICE SINAITICO De extraordinario valor por contener el Nuevo Testamento en su totalidad. Fu escrito a principio del siglo IV probablemente en Alejandría, como el Vaticano, con quien comparte muchas particularidades. La historia de su descubrimiento en Sinaí por Von Tishendorf. CODICE ALEJANDRINO El códice Alejandrino es un manuscrito del siglo V de la Biblia Griega, conteniendo la mayor parte de la Septuaginta y del Nuevo Testamento. Junto con el código de Sinaitico y código Vaticano, es uno de los primeros y as completos manuscritos de la Biblia. Deriva su nombre de la ciudad de Alejandría, donde se cree que fue hecho. En 1627 el patriarca de Constantinopla, Cirilo Lukaris, quien fue previamente patriarca de Alejandría, presentó e Codex a Carlos I de Inglaterra. Esta escrito con letras correspondiente a la llamada escritura uncial. El texto esta escrito en dos columnas, Hay entre 46y 52 líneas por columna y

20 a 25 letras por línea. Las líneas iniciales de cada libro fueron escritas en tinta roja. Secciones en el libro están marcadas con una letra m+as grande puestas en el margen. CODICE BEZAE Del siglo V. Solo contiene los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. E texto de los Hechos difiere algo de otras versiones. CODICE DE EFREN Del siglo V. Antiguo Testamento Nuevo Testamento (con lagunas) EL NUEVO TESTAMENTO IMPRESO: El primer Nuevo Testamento que se imprimió en idioma griego, fue editado en 1516 por parte del humanista holandés Erasmo, e impreso por el Suizo Froten de Basilea. Erasmo solo tuvo acceso a seis manuscritos griegos que están escritos a mano, los cuales provienen de los siglos XII y XIII. Tal situación debe enfocarse entonces sobre la razón de que todos, con excepción de uno tuvieran el texto bizantino. Este Nuevo Testamento que se basó en manuscritos del tipo indicado, en los siguientes cien años fue editado varias veces, haciéndosele pequeños cambios y se llegó a conocer como Textus Receptus. EL TEXTUS RECEPTUS (TR) Tal nombre se deriva de la expresión latina que quiere decir ³Texto recibido´. Durante doscientos años más se realizaron dos grandes desarrollos en relación con este tipo de texto, en primer lugar, en los siglos XVII y XVIII, los expertos de Inglaterra y Alemania empezaron a comparar los textos de los manuscritos que en ese entonces se conocían con el Textus Receptus. Se preocuparon grandemente sobre todo por identificar y registrar os lecturas variantes que diferían, lógicamente con las del Textus Receptus. A raíz de tales hechos, los investigadores empezaron a cuestionar de si muchos de los versículos del Textus Receptus eran los mismos que habían usado originalmente los escritos del Nuevo Testamento. En segundo lugar, durante los siglos XVII y XVIII, los eruditos empezaron a formular principios o cánones que sirvieron par concluir que le Textus Receptus no representaba el mejor testimonio textual. En virtud de l exhaustiva revisión que fueron realizadas en el Textus Receptus, se determino; en ese momento que eran millares de diferencias entre este y las ediciones críticas del Nuevo Testamento; sin embargo en la actualidad se ha hecho ver que tale diferencias carecen de importancia mayor, toda vez que estas radican especialmente en ortografía, tiempos verbales o en el uso de palabras diferentes que tienen el mismo significado (sinónimos). Estas diferencias y muchas otras, no son muy importantes Respecto a la escritura de Nuevo Testamento; es más, ninguna doctrina fundamental se ve afectada por las diferencias textuales. El nombre de Textus receptus proviene de la introducción a la segunda edición de Elzavir de 1633 conocida como edición de Erasmo en donde dice ³Textum ergo habes ab ómnibus Receptus´ que traducido del latín se lee ³El texto que tenemos ahora ¿Qué es recibido por todos« Este texto se basa en la primera edición de 1598 del Nuevo Testamento Griego de Teodoro de Beza, alumno aventajado de Alvino, quien uso un manuscrito del siglo V que fuera robado en 1562 po4 Log hugonotes (Calvinistas franceses) de un monasterio Frances durante las llamadas Guerras de religión´, el muy favoso Códice de Beza. B.F.WESTCOTT Y F. J. A. Hor. Foss Wscott (1825-1903) y Fenton Juna Antony Hort (1828,1892) Muchos investigadores europeos entre los que se contaban Lachamann, tischedorf, Mill, Bentley Wnttstein, Semlery Griesbach, desempeñaron una importante función en el ³derrumbe´ del Textus Receptus pero fuero los eruditos británicos los que mas incluyeron directamente al tal circunstancias B. F. Wstcotty F, J. A. Hort quienes en los años 1881 publicaron ³The New Testment in de Origianl Greek´. Ellos eran los ministros anglicanos encargados de hacer una revisión del texto bíblico (18711881) Fueron quienes por primera vez, abandonaron el Textus Receptus, compilado un texto propio, basados sobre los textos críticos alejandrinos, códice Sinaitico y Vaticano. La actitud de estos hombres hacia el texto bíblico, fue la de considerarlo como un libro mas, sujeto a error humano´ Desde ya no creían en una inhabilidad de las Escrituras, ni en la veracidad de la historia de sus relatos, ni de los milagros. Sin embargo a pesar del testimonio cristiano (si se podría llamar así) decadentes de sus vida, no obstante, su ³erudición´ fue bien recibida por la teología de la época que se ocupaba entonces de negar las verdades bíblicas más que de armarlas, de sembrar dudad antes que confirmar los corazones.

Estos dos hombres profesaron doctrinas erróneas. A continuación algunas referencias de su marcada apostasía No creían en la fe como medio de salvación. Decían que el cielo solo existía en la mente del hombre. (Que solo era un estado y no un lugar). Wescott creía en las comunicaciones espiritistas con los muertos. Admirador de María, (Wescott llamó a su esposa Sarah ³Mary´) Hort era admirador de Darwin y su teoría de la evolución. No creían en la expiación por el pecado realizada por Cristo en la cruz, Etc. Como creyentes aceptamos los 27 libros del Nuevo testamento, pero no solo porque un concilio haya decretado su canonicidad, ni tampoco porque tengamos a nuestro favor el testimonio de la historia. Su contenido inspirado por Dios (2 TI:4:16) contiene una prueba interna dada por su Santo Espíritu, que certifica a nuestro espíritu la verdad contenida en la palabra de Dios y si por si eso fuera apoco los cambio en nuestra vida son atribuidos al aceptar y obedecer el consejo divino, que proviene de nuestro creador 1 Co. 2:14

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful