P. 1
Carlgren Frans - Pedagogia Waldorf Una Educacion Hacia La Libertad

Carlgren Frans - Pedagogia Waldorf Una Educacion Hacia La Libertad

|Views: 673|Likes:
Published by microvio
Algunos aspectos sobre la Pedagogía Waldorf
Algunos aspectos sobre la Pedagogía Waldorf

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: microvio on Mar 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2013

pdf

text

original

Entre todos los medios de expresión que pueden
satisfacer la necesidad del niño de dar forma a las vivencias
de su fantasía, el movimiento rítmico es uno de los más
primitivos.

El juego libre puede transformarse, casi sin notarlo, en
movimiento estructurado, como puede verse en un ejemplo
del trabajo diario: los niños han escuchado el cuento sueco de
los tres cabritos Bruse que lograron "burlar entre todos al
enorme y peligroso Troll (espíritu maligno). La maestra se
sienta en el medio y es el Troll. A su alrededor están los niños
de pie, divididos en tres grupos. Los más pequeños son el
pequeño cabrito Bruse que camina tan formalito con lindos
pasitos. Los que son un poco más grandes son el "cabrito
mediano" que ya anda, mucho más consciente de su propio
valor, con pasos firmes. Los mayores son el cabrito grande
que pisa fuerte con vigorosos pasos. Ahora tienen que pasar
todos por encima de un puente, debajo de cuyo arco está
escondido el Troll. Con o sin acompañamiento musical, cada
grupo tiene que caminar a su propio ritmo y de su manera
particular. Después de que los dos primeros grupos han
engañado al Troll y éste se lanza al ataque contra el tercero,
el cabrito grande tiene que darle una fuerte cornada y echarlo
a rodar como una pelota de modo que el Troll no quiere volver
a ver nunca jamás en toda su vida a un cabrito ni en pintura.
Los niños dan gritos de alegría.
Es importante que al marcar los diferentes ritmos no se
utilicen solamente las piernas, sino también los brazos. Aquí
la maestra puede, si lo prefiere, hacer que los niños realicen
algunos sencillos movimientos eurítmicos, absteniéndose de
corregirles y sin ninguna pretensión artística, únicamente
partiendo de la imitación. Quizás una "B" protectora cuando
los cabritos ven a su enemigo y sienten miedo, o una "F"
furiosa cuando los cabritos grandes ahuyentan al Troll, una
"A" liberadora cuando todos ellos llegan por fin a la grande y
hermosa pradera de la montaña. (Sobre la relación de los
movimientos eurítmicos con las letras véase el capítulo
"Euritmia", pág. 143) "Representar" de esta forma un cuento
es una actividad evidentemente capaz de fascinar a los niños.
Una maestra de párvulos especializada en euritmia
expone sus experiencias:
"Algunas veces algunos de los más pequeños les cuesta
trabajo participar en un juego así y se sientan en un rincón.
Pero cuando llegan a casa cuentan a las madres que en no
pocas ocasiones realizan toda la representación por cuenta

25

propia. No habían participado por mera timidez. Los que son
algo mayores suelen entusiasmarse sin excepción.
Sumamente interesante ha sido observar las reacciones de
los niños cuandoven euritmia. Hemos representado cuentos,
entre ellos el cómico cuento ruso "El gallo y el ratón". Incluso
a los niños que más les gusta ver la televisión y que
frecuentemente tienen dificultades para concentrarse estaban
completamente quietos

y

callados

mirando -
¡aproximadamente durante veinte minutos! La madre de uno
de ellos contaba más tarde: "Notábamos sorprendidos que los
niños durante la primera hora que seguía a la actuación
estaban sentados tan tranquilos y quietos como si hubiesen
acabado de comer una fuerte comida y la estuviesen
digiriendo. Luego el efecto cesaba y se ponían otra vez
activos". "Después de algún tiempo repetimos la
representación y pudimos comprobar que los niños aún no se

habían cansando ni con mucho. Cuando hicimos la tercera
representación del cuento, algunos de ellos vinieron muy bien
vestidos y explicaron que se habían puesto tan elegantes para
que el gallo y el ratón viniesen otra vez a visitarlos.
En una reunión de padres tocamos el problema de la
televisión. En el transcurso de la conversación recalcamos
que los niños dependen totalmente de la imitación y por eso
siempre quieren hacer aquello que sus padres hacen. Todos
los padres escuchaban atentamente y estaban
extremadamente positivos. Cuando surgió la cuestión de la
televisión una madre se dio cuenta de repente que también la
imagen de la pantalla incita en cierta manera a la imitación. El
problema era que a ella le gustaba ver la televisión; con un
suspiro dijo: "¿Es realmente el sentido de la cuestión que
tengamos que sacrificar toda la propia existencia por los
niños?"

26

ALGUNOS ELEMENTOS BÁSICOS DE LA PEDAGOGÍA

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->