P. 1
Neurolinguística

Neurolinguística

|Views: 2,517|Likes:
Published by Héctor Acevedo

More info:

Categories:Types, Research, Science
Published by: Héctor Acevedo on Mar 08, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/22/2013

pdf

text

original

Sections

INTRODUCCIÓN A LA
INTELIGENCIA EMOCIONAL (IE)

EL CEREBRO HUMANO – EL COMPUTADOR

Querer hablar sobre el cerebro humano es como querer hablar del universo, para ello
necesitaríamos de cientos, sino, de miles de tomos para hacerlo, y creo que usted no cuenta con
tanto tiempo, pero de todas maneras, quisiéramos hacer un pequeño acercamiento a sus
características fundamentales.

En el ambiente de las ciencias médicas, y en específico de la neurología, se establece que tan
sólo conocemos el funcionamiento del 16% del cerebro humano, quedando un extenso 84% por
descubrir. De hecho, la afirmación anterior es sólo conjetural y especulativa, ya que todavía no
contamos con todos los elementos de juicio e instrumental tecnológico necesario para dar una
aseveración más exacta. Sin perjuicio de lo anterior, aquí van algunos antecedentes que pueden ser
lo suficientemente ilustrativos:

Algunas características del Cerebro humano:

• Pesa alrededor de 1.350 gramos aprox. (1,35 kilogramos), en su edad madura.
• Al nacer, posee cerca de 100.000.000.000 (cien mil millones) de células nerviosas
(neuronas).

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

106

• Posee alrededor de 10.000.000.000. (diez mil millones) de células auxiliares de
soporte.
• Es capaz de procesar hasta 10 trillones de datos por segundo.
• Cuenta con más de 100 billones de conexiones, las cuales pueden auto-regenerarse.
• Es capaz de almacenar en sus memorias diversidad de información; imágenes,
sonidos, diálogos, sensaciones, emociones, hábitos, actos reflejos, etc. considerándose
ilimitada su capacidad de almacenamiento (no se ha podido establecer)

Si quisiéramos comparar este maravilloso órgano con alguna máquina, equipo o instrumento
creado por el hombre, quizás la mejor analogía seria con una computadora (computador), aun
cuando ésta todavía carece de emociones.

Equivalencia con uno de los computadores más poderosos que existe:

• Pesa alrededor de 30 toneladas.
• Tiene en equivalencia cerca de 9.000.000 (nueve millones) de neuronas.
• Posee un volumen aproximado de 360 metros cúbicos, distribuidos en un edificio de
6 pisos de altura.
• Dada la naturaleza de sus conexiones, desplaza hasta 180º Celsius de temperatura,
por lo que debe estar en un ambiente controlado (refrigeración y ventilación forzada).
• Es capaz de procesar hasta 1.000.000.000 (mil millones) de datos por segundo.

Como ustedes podrán apreciar, aun cuando en la actualidad contamos con una avanzada
tecnología, el computador más poderoso que hemos construido, palidece ante el monstruo que es
nuestro cerebro humano. Es como querer comparar un grano de arena con la playa que lo contiene.

Se establece comparativamente (¿si fuese posible?) y sin garantías que el funcionamiento sea
totalmente equivalente, que si quisiéramos construir un computador con las capacidades del cerebro
humano, éste cubriría una superficie equivalente al tamaño del Área Metropolitana de nuestro país.
Y desplazaría una temperatura tal, que haría que aumente entre 1º a 2º grados Celsius la temperatura
de las aguas de nuestra costa. Además, no poseería emociones como nuestro cerebro.

Es por estas razones, entre otras, establecemos que nuestro cerebro es el más poderoso
computador de la naturaleza
, transformándonos en los gigantes que somos. Por ello, lo que
definitivamente tenemos que hacer es creer en nosotros, y darnos cuenta de una vez por todas de
que somos capaces de hacer todo cuanto nos propongamos.

Recuerde que su cerebro no hace lo que usted quiere, hace lo que usted le ordena, y no saca
nada con sólo querer, hay que hacer para poder obtener aquello que tanto queremos.

Aprender a conocer cómo funciona nuestro cerebro es aprender a conocernos a nosotros
mismos. Cómo procesa la información y la transmite al mundo (territorio), es una de las conquistas
más grandes que podemos obtener.

Creo que una de nuestras misiones en la vida es crear acción en común, es decir; mover al
mundo y no esperar que éste me mueva a mí. Considero que una de las razones de la existencia del
ser humano es ésa, es decir, Mover (motivar), estimular, provocar interés y entusiasmo para que
algo suceda y para ello considero de vital importancia conocer cómo funciona nuestro sistema

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

107

neurálgico, el cerebro humano. Al menos las generalidades que intervienen en ciertos aspectos de
nuestra conducta.

Por otra parte, opino que uno no puede motivar a otra persona, ya que es ella quien debe
motivarse, probablemente a partir de mi impulso o herramientas que le pueda facilitar, pero la
decisión final será del otro. Es por ello, que debo como terapeuta, crear las situaciones para que
ello suceda y, estaré moviendo mi voluntad y estimulando la de otros, para que juntos podamos
mover al universo si así lo deseo.

LOS HEMISFERIOS CEREBRALES

Son múltiples las funciones del cerebro humano, como a su vez todo aquello que nos queda
por descubrir. En todo caso, con los conocimientos que actualmente poseemos, podemos dar
algunos lineamientos sobre el comportamiento humano, a partir de las claves constitutivas de este
sistema maravilloso.

Como muchos saben, el cerebro está conformado por diversa partes que se interrelacionan
entre sí, y una de ellas son sus hemisferios, existiendo uno derecho y otro izquierdo, semejante al
cuerpo de una nuez. En dichos hemisferios, se han podido localizar la generación de algunas
funciones y habilidades específicas, lo que nos orienta aun más respecto a la manera como
funciona.

Dentro de las funciones y habilidades más conocidas podemos mencionar las siguientes:

Hemisferio Izquierdo

Hemisferio Derecho

• Lenguaje escrito

• Perspicacia

• Habilidades numéricas

• Percepción tridimensional

• Razonamiento

• Habilidades artísticas

• Lenguaje hablado

• Imaginación

• Habilidades mecánicas

• Habilidades musicales

• Control de la mano derecha

• Control de la mano izquierda

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

108

• Detallista

• Amplio

• Repetitivo

• Creativo

• Sustancia

• Esencia

• Blanco y negro

• Colores

• Escepticismo

• Receptividad

• Lógico

• Meditación

• Cerrado

• Abierto

• Cauteloso

• Aventurero

• Concienzudo

• Intuitivo

• Analítico

• Innovador

• Memorias

• Espacialidad

• Etc.

• Etc.

Esto que pareciera un juego de sinónimos y antónimos, hace que funcionen ambas partes
complementariamente, creando con ello un todo armónico a través de los opuestos, como el
mosaico del piso de una iglesia, donde conviven baldosas blancas y negras armónicamente. De esta
forma, podemos comprender el complemento de los opuestos, vale decir convivir con lo blanco
(presencia de todos los colores) y lo negro (ausencia de todo color), lo alto y lo bajo, lo gordo y lo
flaco, lo grande y lo pequeño, lo bueno y lo malo, femenino y masculino, lo real y lo imaginado,
etc., como es el territorio universal o nuestros particulares mapas.

Por otra parte, es importante destacar, que aun cuando ambos hemisferios funcionan
constantemente, el hemisferio al que más trabajo le damos es al hemisferio izquierdo, dado que ahí
se encuentra nuestra función mecánica, memorias y lógica. Por ejemplo, un ejercicio habitual y
rutinario, como caminar, una vez que se aprende a dar los primeros pasos utilizando la parte
aventurera, espacialidad, creatividad, etc. (hemisferio derecho), se graba en la memoria y se repite
mecánicamente cada vez que se necesita (hemisferio izquierdo). En caso contrario, tendríamos
constantemente que reaprender todo en la vida.

Quizás es ésta una de las razones, por las qué más del 80% de los inventores, grandes
artistas y en general aquellas personas destacadas en la historia de la humanidad por su genialidad,
innovación y creatividad, son zurdos, aun cuando los zurdos sólo representan entre el 5% al 10% de
los habitantes de este planeta. Lo anterior obedece, a que las personas zurdas estimulan más el
hemisferio derecho que los diestros, dado que neurológicamente nuestras conexiones con los
hemisferios son transversales (cruzadas – inversas), estimulando más las habilidades propias de ese
hemisferio. Por ejemplo: Albert Einstein, Mozart, Napoleón, etc.

Esto que pareciera trivial, no lo es tanto, ya que si terapéuticamente observamos la conducta
de un zurdo, comparativamente con un diestro, podremos apreciar algunas diferencias muy
marcadas. Lo mismo ocurre entre los hombres y las mujeres, atribuyéndoles a estas últimas una
mayor sensibilidad emocional y agudeza sensorial. Incluso existe un dicho popular que sostiene
que las mujeres poseen un sexto sentido (la intuición).

Lo anterior no es difícil de comprender, cuando conocemos las claves de funcionamiento
entre un sistema y otro (hombre – mujer), en virtud de que ambos cerebros operan diferentemente
pero en forma semejante. Me explico. Entre 0 y 6 años de edad, periodo conocido como etapa de
absorción o esponja, es cuando el ser humano cuenta con el mayor nivel sináptico cerebral de su
vida, logrando asimilar toneladas de información que alimenta sus memorias (disco duro), esto

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

109

ocurre tanto con hombres como con mujeres. Lo anterior obedece entre otras razones, a que ambos
hemisferios cerebrales funcionan de manera simultanea y armónicamente (a la vez). Posteriormente
y en forma gradual, mediante el desarrollo y maduración de nuestro cerebro, las mujeres continúan
habitualmente funcionando con ambos hemisferios simultáneamente, a diferencia que los hombres
lo empiezan a hacer de manera diferida, a velocidades vertiginosas pero no simultáneamente (uno
primero y el otro después – en forma muy rápida). Esta sutil diferencia, hace que las percepciones y
conductas de unos y otros, sumado a los factores genéticos, físicos, sociales, hormonales y otros,
sean diferentes, y por ende con respuestas distintas ante estímulos semejantes.

De hecho, los hombres también poseen intuición como las mujeres, pero habitualmente no
la desarrollan tanto como ellas, lo que los haría también poseedores de un sexto sentido, que entre
paréntesis y sólo a modo de comentario, es sabido que no son cinco los sentidos que poseemos los
seres humanos, sino muchos más. De hecho al día de hoy se han descubierto catorce sentidos que
somos capaces de utilizar, pero en fin, no es del caso analizarlos en este momento, por ello que los
trataremos en un nuevo curso más adelante.

Esta sutil diferencia manifestada en el párrafo anterior, hace que la percepción y conducta
entre un hombre y una mujer sean diferentes, como también la manera terapéutica de abordar a uno
y a otro, dado que la forma de organizar e interpretar la información en un proceso de comunicación
también lo es. En tal sentido, las mujeres poseen un percepción más amplia de una situación, debido
a que se sirven de ambos hemisferios simultáneamente para captarla, como a su vez para expresarse
lingüísticamente respecto de ella, utilizando generalmente en una mayor proporción de palabras
para describirla que los hombres. Por ejemplo: cuando un hombre habla respecto del color de una
prenda de vestir, él puede decir lo siguiente:

Hombre: “Que bonita es tu blusa azul”.

A diferencia de una mujer, la cual posiblemente diga algo parecido a:

Mujer: “Que bien te queda esa blusa azul paquete de vela, te hace juego con el cinturón, ¿Dónde
la compraste?.

Como podrán apreciar, la forma de abordar la situación entre uno y otro es diferente, ya que
el hombre es más apegado a las habilidades del hemisferio izquierdo, siendo su respuesta más corta,
concreta y sin mucho rodeo, pero no por ello menos certera y asertiva.

Un ejemplo que habitualmente utilizo en mis clases para explicar este fenómeno, es relatar
algunos diálogos que comúnmente tienen hombres y mujeres cuando ven de compra a un
supermercado, como por ejemplo el siguiente:

Caminando una pareja por uno de los pasillos del supermercado, se encontraron con una
amiga, con la cual habían cenado junto a su marido hace algunos meses atrás:

Félix: Hola Ximena, ¿cómo estás?.

Ximena: Hola Félix, hola Soledad; yo estoy muy bien ¿y ustedes?, y ¿los niños?.

Félix: Muy bien gracia, y ¿tú marido y los niños?

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

110

Ximena: Todos muy bien, gracias a Dios. ¡De ahí nos vemos!., Adiós.

Félix y Soledad: ¡Chao, que estés bien, saludos en casa!

Una vez transcurrido este encuentro, y sostenido este pequeño diálogo, Soledad le comenta

a su marido lo siguiente:

Soledad: ¿Te distes cuenta de Ximena?

Félix: ¿De qué cosa me hablas?, ¿me di cuenta de qué?.

Soledad: De que Ximena está embarazada, y que por lo menos tiene 3 a 4 meses de

embarazo.

Félix: ¡Ay mi amor, tú que eres exagerada!, posiblemente engordó un poco, o quizás es el

abrigo que está usando.

Soledad: Créeme lo que te digo. La blusa que usaba era de tipo maternal y el pantalón era
elasticado y con un fuelle por delante, propio de los pantalones para embarazada. A caso,¿No te
distes cuenta de lo que llevaba en el carro de la mercadería?.

Félix: La verdad es que no soy tan curioso como tú, y no me fijé en lo que llevaba.

Soledad: Pero cómo no te fijaste, si sobre el carro llevaba un tremendo moisés para bebés
y, además llevaba una gran bolsa de pañales desechables. Por otra parte, ¿No notaste la manera
como caminaba?.

Félix: Ahora que me lo dices, tienes toda la razón. Que lindo y que bien por ella. Imagino

que estará feliz.

Soledad: ¿De qué felicidad me hablas?, ¡es un desastre!

Félix: Pero ¿Cómo me puedes hablar de un desastre?, si la maternidad es algo tan

hermoso.

Soledad: De eso no tengo duda alguna, pero en su caso es algo muy complicado.
¿Recuerdas cuando nos juntamos a cenar con ellos hace algunos meses atrás?, y tú me comentaste
que estuviste conversando con Osvaldo, su marido, y él te dijo que su matrimonio estaba muy mal
y, que incluso estaban estudiando seriamente la posibilidad de divorciarse. Por otra parte, no
olvides que Ximena tiene hijos mayores, y no es tan joven, lo que puede agravar más aun su
situación, ya que es hipertensa.

Como ustedes habrán podido apreciar, la mujer en este caso, logró en tan sólo unos
segundos, y a través de una mera conversación casual de supermercado, hilar toda una trama de
acontecimientos para finalmente construir un mapa completo de la situación. En tiempo presente
fue capaz de percibir la vestimenta de su amiga, lo que llevaba en el carro y la forma de caminar,
todo lo cual la hacía presumir un embarazo. Luego recordó situaciones pasadas, tales como la
conversación sostenida con su marido respecto a un posible divorcio, como a su vez recordar la

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

111

edad e hipertensión que afectaba a su amiga, para finalmente proyectarse al futuro y, poder
proyectar un posible escenario.

A diferencia del hombre, que tan sólo reparó en que su amiga posiblemente había subido
algunos kilitos de más, y que usaba un abrigo holgado.

Esta facultad que poseen las mujeres de utilizar habitualmente sus dos hemisferios
cerebrales simultáneamente, hace que tengan una percepción más amplia de los escenarios y por
ende, su forma lingüística de verbalizar su experiencia, también es diferente, lo que no lo hace
mejor ni peor, pero sí distinta.

¿ES REAL LA REALIDAD?

Ya hemos comentado este asunto en los capítulos anteriores, pero me gustaría ahondar en

algunos aspectos.

Si bien sabemos que al cerebro le cuesta a veces diferenciar lo real de lo fantasioso, como
ocurren con los sueños, o un ataque de celos, también ocurre situaciones semejantes bajo
perspectivas múltiples. Es el caso de una colisión entre dos vehículos en una esquina cualquiera. Si
le consultamos por lo ocurrido al testigo que se encontraba en la acera poniente, posiblemente nos
dará una opinión distinta al testigo que vio el accidente desde la vereda oriente. Igual cosa ocurrirá
con los testigos de las acera sur y norte respectivamente y, es muy probable que los conductores de
cada vehículo tengan un relato propio. En fin, todos ellos tienen su particular verdad, dada la
perspectiva perceptual con que apreciaron el suceso.

Muchas veces he escuchado comentarios tales como “creí ver cosas que no eran, y no vi las
que estaban”
. Esto se debe, a que cuando la realidad nace de una experiencia, se convierte en
convicción y es personal. Ya que todos tenemos la razón, según nuestra perspectiva, y es difícil
cambiarla.

La realidad nace de la experiencia y no de la enseñanza, e incluso la poderosa creencia muere

en los brazos de la experiencia.

La realidad nace de nuestras percepciones. Los filtros nos dan la pauta de lo que
consideramos que es real, y esto es personal.

John Seymour en su libro “Introducción a la Programación Neurolingüística” nos dice que

“nuestro cerebro no reconoce realmente la diferencia entre experiencia imaginada y experiencia
recordada”
, de ahí que podemos comprender tantas experiencias ilusorias que hemos vivido, como
por ejemplo creer en el Viejito Pascuero, el cual en ocasiones es hasta captado por los sentidos de
un niño que puede verlo, escucharlo, sentir su presencia en una habitación, apreciar su trineo y los
renos en pleno vuelo, etc. De igual modo, muchos chicos en su infancia han compartido con un
amigo imaginario, el cual también llega a ser percibido por sus sentidos.

Respecto de lo anterior, nuestro cerebro es tan versátil, que incluso cuando entramos a
nuestra casa y sentimos el aroma que sale de la cocina, como por ejemplo el de un pescado que se
está friendo en un sartén, somos capaces de visualizar en nuestra mente tan apetitoso plato.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

112

Por otra parte, es difícil saber a ciencia cierta cuando una situación es real y cuando no, y
más aún si ha pasado mucho tiempo, pero hay estrategias. Una de ellas es su colorido y distancia al
ser visualizadas en nuestra mente.

Habitualmente las imágenes creadas por nuestra mente se encuentran al lado derecho del
cerebro, son en colores, como una foto fija, y generalmente somos partícipes en ella, como si la
estuviéramos viendo desde afuera o en una pantalla. Por el contrario, en las imágenes reales por lo
general somos más observadores que partícipes, y habitualmente son en blanco y negro, salvo que
las fantaseemos un poco, lo que hace que las coloreemos, y su posición se encuentra generalmente
al centro o a la izquierda de su cerebro. Lo anterior obedece a la posición de nuestros hemisferios
cerebrales. Recuerde que en el hemisferio izquierdo están las memorias, y éste ve en blanco y
negro, a diferencia del hemisferio derecho, donde se encuentra nuestra creatividad, la cual actúa en
colores.

Es normal, al preguntarle a un paciente por recuerdos del pasado, que éste los traiga a su
mente con un color sepia (amarillento cafesoso o rosadizo, como fotografía antigua), más aun si son
muy antiguos.

Otra estrategia, es fijarse en la calidad de la información, ya que está codificada con mayor
precisión y detalles cuando es real y eso hace la diferencia. Cuando las claves no son del todo
claras o no tienen los filtros necesarios, la diferencia entre ambas experiencias prácticamente no
existe. Los niños viven con esas experiencias muy cercanas una de las otra y eso les crea
problemas, pues suelen comparar las fantasías con la realidad.

Nuestra realidad no tiene porque ser parecida, igual, similar o idéntica a otra. Si usted y yo
miramos el mismo objeto, es posible que veamos, escuchemos y sintamos cosas diferentes, pero
ambos tendremos la razón y la respetaremos
.

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

Son varias las definiciones dadas a este concepto, tantas como autores han escrito de ellas,
pero quisiera que a través de este curso seamos capaces de ir construyendo un modelo propio que la
defina, sin perjuicio de lo cual iré proporcionando algunas pistas de acercamiento, para no
desviarnos de nuestro objetivo.

El primer acercamiento a la Inteligencia Emocional que les proporcionaré, dice relación con
dos máximas utilizadas por el Psicólogo Daniel Goleman, en su libro “Inteligencia Emocional”:

“La inteligencia emocional es la capacidad que tienen los individuos, para desarrollar
estrategias de vida, que le permitan alcanzar sus objetivos físicos, mentales, emocionales,
sociales y espirituales, logrando con ello su felicidad”

“La inteligencia emocional, es la capacidad de dar soluciones creativas ante los problemas que le
aquejan o perturban a un individuo, dándole confort emocional, intelectual y espiritual dicha
solución”

LAS MEMORIAS CEREBRALES

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

113

En distintos lugares de nuestro cerebro se encuentran ubicadas e identificadas las zonas
donde se generan ciertas funciones, habilidades y conductas, como la visión, audición, olfato,
emociones, equilibrio, movimientos, etc. Y, desde tiempos inmemorables, el ser humano ha querido
saber cómo este órgano maravilloso se las ingenia para lograr los resultados sorprendes que alcanza.
Es así como nos hemos preguntado, ¿Qué y cómo lo hace para percibir los estímulos, almacenar la
información, liberar según necesidad dicha información, pensar, reflexionar...?, quedando aun
muchas preguntas sin responder. Pero el acto de pensar e intelectualizar, como a su vez las
respuestas que da nuestro cerebro ante los estímulos, no se encuentran en un túnel oscuro o un
callejón sin salida. Hoy por hoy, nos hemos acercado cada vez más a comprender la manera como
actúa este computador maravilloso. Es así, como logramos encontrar dentro de él áreas específicas y
con funciones específicas, y es el caso de sus memorias.

En el cerebro existen varios bancos de datos y memorias, los cuales interactúan entre sí,
logrando dar una respuesta neurológica y funcional a los estímulos internos y externos. Parte de la
información que tienen almacenada es de tipo genética y otra es aprendida.

Dentro de las memorias más importantes que podemos destacar, se encuentra la Memoria
de Trabajo
, la cual se encarga de interactuar con los diferentes órganos de nuestro cuerpo e
interrelacionarse a la vez con las demás memorias. Esta memoria responde a ciertos estímulos
fisiológicos de manera casi mecánica (genético-inconsciente) recordándole al corazón que lata, a los
pulmones que respiren, etc., como a su vez interactúa y estimula a las demás memorias con
información instantánea, de corto y largo plazo. En tal sentido, su radio de acción se divide en dos
temporalidades o períodos de tiempo. Por una parte, tiene un accionar en tiempo presente de muy
corto plazo, el cual oscila entre una trillonésima de segundo y 2 segundos aproximadamente. La
utilizamos por ejemplo cuando estamos leyendo un libro y debemos pasar de una página a otra, en
donde nuestro cerebro se pregunta ¿hemos leído esta página?, y al darse cuenta que sí, continua
avanzando, en caso contrario seguiríamos pegados en la primera página del libro, sin avanzar a las
páginas posteriores. Lo mismo ocurre con todo tipo de actividad humana, la cual se desarrolla paso
a paso, permitiéndonos avanzar y dar continuidad a nuestra conducta.

Por otra parte, la segunda temporalidad de esta memoria tiene un alcance y retención de
información de aproximadamente 8 a 10 horas, permitiendo almacenar la información entregada por
el medio durante el tiempo de vigilia (habitualmente de día), para posteriormente almacenar la
información más relevante en otras memorias de más largo plazo. Esto es semejante a la memoria
RAM o de pantalla que tiene un computador, pudiendo posteriormente guardar esta información en
un archivo del disco duro.

Un ejemplo de lo anterior, se presenta cuando durante el día recordamos una serie de
detalles correspondientes a situaciones vividas en ese mismo día, pero luego de pasado un tiempo
(días, semanas, años,...) los olvidamos, como por ejemplo, cuando dejamos el fuego de la cocina
encendido y tenemos una olla con un guiso sobre él, para posteriormente recordar apagar el fuego
una vez cocinado dicho guiso, o cerrar la llave de paso del agua, una vez terminado de regar el
jardín, etc... Como pueden apreciar es una memoria de tipo temporal, pero muy útil.

Otra utilidad (temporal) que nos presta esta memoria, es cuando “calentamos un examen”,
vale decir, estudiamos para un examen hasta altas horas de la madrugada, y posteriormente
rendimos la prueba horas después. Proporcionándonos nuestro cerebro la información requerida, ya
que esta se encuentra dentro del período de 8 a 10 horas de vigilia, pero luego de un tiempo

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

114

olvidamos incluso la respuesta que dimos a algunas preguntas del examen, por cuanto esta
información fue retenida sólo temporalmente y no en una memoria de mayor alcance.

También contamos con una memoria Visual, ubicada en el lóbulo occipital de nuestro
cerebro, la cual se encarga de almacenar un sin fin de imágenes de todo tipo, como un gran álbum
de fotografía, con el objeto de proporcionarnos estos recuerdos cada vez que los necesitemos.

Además contamos con una memoria Episódica, ubicada en el lóbulo frontal de nuestro
cerebro, encargada de recepcionar y proporcionar información respecto de los más diversos sucesos
o eventos (episodios) vividos por nosotros a lo largo de nuestra vida.

Otra memoria que poseemos es la memoria Histórica o de Largo Plazo, ubicada en el
lóbulo temporal de nuestro cerebro, siendo ésta como un gran archivo o gabinete de información
pormenorizada de los detalles e información relevante que el medio nos ha proporcionado a lo largo
de nuestra vida. Dentro de ella encontramos los antecedentes que respaldan nuestra memoria visual
y episódica, proporcionándole valiosos antecedentes a nuestra memoria de trabajo, con el objeto de
que ésta logre agrupar y coordinar la información para darle algún sentido y coherencia.

Un ejemplo que habitualmente utilizo en mis cursos, es solicitarle algún participante que
piense en alguna vivencia importante de su vida, como por ejemplo; el día de su graduación o su
matrimonio..., para luego realizarle algunas consultas. Por ejemplo:

¿Estás casado con tu pareja? (contraído matrimonio), ante lo cual puede responderme el
participante que “Si”. Para darme esta respuesta, su memoria de trabajo tuvo que comprender la
pregunta, para luego consultarle a la memoria episódica acerca del citado evento, y así darme la
respuesta.

Luego le hago una serie de preguntas tales como: ¿Cómo estaba vestida la novia?, ¿De qué
color era tu traje?, ¿Usaste corbata ese día, y de que color era?, ¿Cómo estaba adornada la
Iglesia?, ¿De qué color era el automóvil que los traslado a la fiesta?,...
Para responder todas estas
preguntas, la memoria de trabajo del participante tiene que consultarle a su memoria Visual, para
así recordar todas esas imágenes y volver a verlas, pudiendo de esta manera dar satisfactoria
respuesta a lo consultado.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

115

Finalmente le hago las siguientes preguntas: ¿Qué día te casaste?, ¿Cuál es la fecha exacta
de tu matrimonio?, ¿A qué hora te casaste?, ¿En qué hotel pasaste tu noche de boda?, ¿Hasta qué
hora estuvieron en la fiesta?, ¿Dónde fueron de luna de miel?, ¿Qué te gustó más de la fiesta de
Matrimonio?, ¿Cuántos invitados habían?,...
Al igual que el caso anterior, nuevamente se pone en
marcha la memoria de trabajo, pero esta vez no sólo recurre a su memoria Visual y Episódica, sino
que además consultará a su memoria Histórica, ya que se le han consultado mayores detalles y
particularidades del evento.

AMÍGDALA CEREBRAL – MEMORIA EMOCIONAL

Hace algunos años, se descubrió que contábamos con otra memoria en nuestro cerebro,
llamada Amígdala Cerebral, también conocida como Memoria Emocional. Esta memoria se
encuentra ubicada bajo el hipotálamo, detrás de la hipófisis. Es un ganglio, semejante a una bolsita
de almendras, el cual tiene por función almacenar las sensaciones, emociones y sentimientos de las
personas.

Algunos eruditos la han calificado como la memoria más importante de todas, por cuanto
representa algo así como el disco duro y procesador de un computador, la memoria maestra, capaz
de gobernar las demás memorias y por ende al cerebro, como a su vez, es la responsable de dar
sentido sensorial a las demás memorias.

Haciendo una analogía con un computador, me pregunto, ¿Se podrá saturar o llenar
semejante memoria?
, y de ocurrir aquello, ¿Qué pasaría?. La respuesta a esta interrogante la
proporciona la misma O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), quien nos indica que
efectivamente dicha memoria se puede colapsar, provocando los más diversos trastornos en el
organismo. En tal sentido, es del caso señalar, que la misma O.M.S. establece que más del 90% de
las enfermedades que aquejan al ser humano, son autoinmunes, vale decir, son auto producidas por
el mismo individuo; desde el cáncer hasta una gripe común, y tal cosa ocurre, cuando nuestro
organismo busca una válvula de escape para liberar tanta saturación emocional, liberando esta
presión por el lado más débil de la persona. En algunos casos puede ser su sistema inmunológico,
facilitando contraer las enfermedades infecciosas. En otros casos puede ser el sistema
gastrointestinal, provocando gastritis, colon irritable, úlceras péptidas y duodenales, etc. También
puede afectar el aparato circulatorio y cardiovascular, incrementándose el colesterol, produciéndose
una hipertensión arterial, infartos al miocardio o disminuyendo la emisión de insulina y aumentando
la glicemia, entre otros tantos trastornos. De igual forma, puede alterar el sistema nervioso y psico-
emocional del individuo, provocándole stress, angustia, depresión, pánico, y las más diversas
psicosis, pudiendo incluso, llevarlo a la muerte.

Esta analogía la podemos apreciar en un computador, al cual se le llena o satura su disco
duro o memoria principal. En este caso el equio se pone más lento, no acepta la incorporación de
nueva información o programas, se cae el sistema, no corren los programas ya existentes, etc...

Lo antes mencionado, lo podemos graficar en los siguientes ejemplos:

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

116

• Imagínese a una madre caminando junto a su hijo de 7 años de edad, por una acera.
Cuando de improviso, al chico se le cae una pelota que traía entre sus manos y rueda ésta
hacia la calle. El chico sin mediar más que sus ansias por recoger su entretención, corre a
cruzar la calle sin advertir que venía un camión a alta velocidad, el cual impacta de lleno a
la pequeña criatura. ¿Qué cree usted, que le pudiese ocurrir a esa madre, al advertir tan
cruel espectáculo?
. Las respuestas a esta consulta son muchas, ya que el colapso
emocional al que se ve enfrentada esa madre es tan fuerte que puede saturar a tal nivel su
amígdala cerebral, que se le puede producir un infarto por la impresión y dolor, una
parálisis, una ataque de histeria, amnesia, una depresión profunda, etc... Como podrán
apreciar, en sólo segundos se puede saturar la memoria emocional de esa mujer,
provocándole un bloqueo (amnesia) e incluso la muerte. Afortunadamente, éste es sólo un
ejemplo producto de la imaginación, pero lo suficientemente ilustrativo como para
comprender el alcance de lo que hablamos.

• Situaciones no tan dramáticas como la anterior también pueden ir llenando poco a poco
nuestra memoria emocional. Por ejemplo: imagine una pareja que discutió en la mañana,
producto de una situación cualquiera (menor). Luego de un rato, uno de los dos consulta
algo al otro, respondiendo éste de mala manera y alzando su voz, pudiendo incluso ser
irónico, sarcástico e hiriente con sus comentarios. Es posible que la consulta hecha por su
pareja no ameritaba tanta hostilidad, pero dado el enojo anterior, la persona incorporó a su
respuesta toda una carga emocional que hizo magnificar la intensidad e intención de su
respuesta. Esto, que puede llegar a ser trivial, va socavando y llenando poco a poco
nuestra amígdala cerebral, pudiendo demorar mucho más tiempo que el ejemplo anterior
en saturar nuestra memoria emocional, pero la suma de diversos eventos a lo largo de
nuestras vidas, finalmente pueden terminar por saturarla, con las consiguientes
repercusiones y resultados.

El ser capaz de armonizar nuestro intelecto con nuestras emociones, nos permite un fructífero
equilibrio, permitiéndonos crear estrategias de vida que nos provean de felicidad y crecimiento,
como a la vez, aprovechemos al máximo nuestras potencialidades alcanzando así, una madurez tal,
que haga fluir soluciones creativas ante los problemas que nos aquejan.

Tanto nuestras memorias cerebrales (intelectualidad y emocionalidad), como nuestros mapas
personales y estímulos que nos provea el medio, son factores fundamentales para desarrollar una
buena calidad de vida, permitiéndonos crecer y modificar hábitos, en procura de alcanzar tan
anhelada satisfacción de vida. Es por ello, que reviste crucial importancia el conocer cómo
funciona este sistema neurálgico llamado cerebro humano, ya que el conocer sus claves de
funcionamiento nos permitirá establecer los factores de intervención apara explorar y disfrutar de
sus potencialidades.

COEFICIENTE EMOCIONAL (CE) – COEFICIENTE INTELECTUAL (CI)

Una nueva noción nos llega desde Estados Unidos y se propaga como un rumor. ¿Ha oído
usted hablar del CE?. Para algunos, la verdadera medida de la inteligencia no sería el CI
(Coeficiente Intelectual), sino el CE o “Coeficiente Emocional”; otros afirman que los tests de
inteligencia clásica de tipo CI siguen siendo los mejores indicadores de la vida profesional. De
todos modos, este debate sobre la Inteligencia Emocional da muestras de una evolución real.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

117

Seamos lúcidos, ciertamente, sin perder de vista la importancia del cognitivismo en la
educación y la vida profesional. Pero demos una oportunidad, por medio de esos tests, a la
revancha del sentimiento y las emociones.

Esta batería de test tiene varios objetivos:

1. Hacernos una idea de nuestra parcela de inteligencia emocional en distintas situaciones.
2. Aprender a desarrollar esta inteligencia emocional sin “considerar que existe un buen
comportamiento emocional para cada situación dada”.

La bomba fue lanzada en los Estados Unidos, en octubre de 1995, por Daniel Goleman,
psicólogo de la Universidad de Harvard, periodista científico del New York Times y autor de La
inteligencia emocional
. Construyó su obra en torno a sus propias reflexiones y distintos estudios
realizados por otros especialistas. La inteligencia emocional, un concepto casi desordenado, abarca
“la capacidad para leer nuestros sentimientos, controlar nuestros impulsos, razonar, permanecer
tranquilos y optimistas cuando nos vemos confrontados a ciertas pruebas, y mantenernos a la
escucha del otro”.

Nuestras preferencias se inclinan más por la expresión inteligencia emocional que por la de
CE pues, como indica Daniel Goleman, el CE es difícilmente cuantificable y no puede ser la pareja
del CI (Coeficiente de Inteligencia).

Pero a fin de cuentas, y sin entrar en detalles, ¿A qué denominamos exactamente CI?. En
primer lugar, para A. Binet y T. Simon (1905), psicólogos que dieron origen al concepto, se trata de
la relación entre la edad mental y la edad real multiplicada por 100. El término se ha conservado
aunque, hoy por hoy, se refiere sobre todo al cálculo de Wechsler: un método que consiste en
atribuir puntos o respuestas de acuerdo con un baremo exactamente establecido y en transformar,
luego, la nota global así obtenida en una variable a la que se asigna, en cada edad, 100 por la media
y 15 por la desviación.

Como información, 95% de la población tiene un CI entre 70 y 130. Sharon Stone, en
cambio, pulveriza esta media con un CI de 154.

Junto al saber, el interés por la personalidad no nació ayer y los cuestionarios miden ya “la
Estabilidad emocional, la Apertura de espíritu, la Extraversión, la Ansiedad...”. El mérito de
Daniel Goleman fue “despertar” el interés reuniendo, en una sola expresión, inteligencia
emocional
, varios rasgos de carácter.

Algunos profesores (Martin Seligman, universidad de Pennsylvania; Walter Mischel,
universidad de Stanford, y Peter Salovey, universidad de Yale) dicen, a través de cierto número de
investigaciones, que “la inteligencia emocional es la capacidad de dominar las propias emociones
pero también, sobre todo, para comprender las de los demás”.

Estos profesores “admiten” que el CI interviene sólo en un 20% en los factores que
determinan el éxito. El 80% restante está vinculado a otros factores que incluyen lo que podemos
denominar inteligencia emocional. Esta parcela se situaría, pues, en los lóbulos prefrontales del
cerebro, el neocórtex y el tálamo, donde está ubicada nuestra vida emocional.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

118

¿POR QUÉ TEST DE CE?

Desarrollemos ahora los rasgos principales que componen la inteligencia emocional. Volverá a
encontrarlos, de modo indirecto, en los tests.

1. Conocimiento de uno mismo:(Reconocer un sentimiento cuando se presenta)

Las personas que tienen mayor seguridad sobre sus emociones son las que mejor saben dirigir
su vida. Los neurólogos, por lo demás, apoyan a los psicólogos en esta empresa. Antonio R.
Damasio, director del departamento de neurología de la universidad de Iowa, escribe: “Ser
racional no significa cortar las propias emociones. El cerebro que piensa, que calcula, que
decide no es distinto al que ríe, llora, siente placer y disgusto, la ausencia de emociones y
sentimientos impide ser realmente racional”
.

Desarrollar el conocimiento de uno mismo requiere una puesta a punto que este neurólogo
denomina los “sentimientos de las entrañas”. Pueden aparecer sentimientos sin que se tenga
conciencia de ello. Por ejemplo, cuando se muestra a personas que temen a la serpiente imágenes
de serpiente, sufren sudores y signos de ansiedad, aunque afirmen no tener miedo. El sudor
aparece, también, cuando se presenta una imagen tan rápidamente que el sujeto no tiene conciencia
de haberla visto. Según Daniel Goleman, el conocimiento de uno mismo y el de los propios
sentimientos son las bases profundas de la inteligencia emocional que permiten progresar.

2. Gestión del humor: (Disminuir los sentimientos de angustia, de depresión, de ansiedad)

Tanto los malos como los buenos humores sazonan la vida y construyen los carácteres. La clave
de nuestro equilibrio reside en una justa relación entre ambos.

Tenemos poco control sobre nosotros mismos cuando nos invade la emoción. ¿Qué podemos
hacer para disminuir la rabia? De todos los humores, éste es el que parece más difícil de descargar.
Cuando otro automovilista le corta el paso, puede usted pensar: “Qué cretino, habría podido
chocarme. ¡No dejaré que se largue así!”. Cuantas más vueltas le da usted más lo domina la rabia.
Con esa tela se fabrica la hipertensión y la conducción temeraria. Las explosiones de cólera
incrementan el ardor interno para dejarnos más ansiosos aún, en ningún caso menos. Es necesario,
pues, “ventilar” nuestros mejores sentimientos. Según Daniel Goleman, a partir de estudios de la
psicóloga Diane Tice, la “reformulación” consciente es una técnica eficaz. Dicho de otro modo,
reinterpretar una situación de modo más positivo. Ofrecen, pues, un arsenal de armas contra los
malos humores. Las técnicas de “reformulación”, de desviación y de relajación pueden aliviar la
depresión, la ansiedad y también la rabia.

3. Motivación de uno mismo: (Motivación positiva)

La disposición de unos sentimientos de entusiasmo, celo y confianza es el vértice para la
realización. Estudios sobre atletas olímpicos, músicos conocidos y grandes maestros de ajedrez
muestran que todos tienen en común una capacidad para motivarse y rechazar las implacables
rutinas. Motivarse para cada hazaña requiere objetivos claros y optimismo: es “la actitud puede
hacerse”.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

119

MetLife, el gigante de los seguros, recurrió a Martin Seligman, un psicólogo de la
Universidad de Pennsylvania, para comprender por qué la mitad de sus empleados dimitían al cabo
de un año, y las cuatro quintas partes al cabo de cuatro.

Reclutó 15.000 agentes de seguros con la ayuda de dos tests: un grupo pasó el test empleado
habitualmente por MetLife; otro, el test de contratación basado en la inteligencia emocional, creado
por Martin Seligman. Resultado: el grupo reclutado por Seligman mejoró, el primer año, en un
21% y en un 57% el segundo la cifra del negocio del grupo reclutado por el método habitual.

Un pesimista dirá, por ejemplo: “Soy una nulidad. Nunca sabré lograr una venta”. Un
optimista afirmará que el cliente estaba de mal humor, condenando la propia situación. Su
predisposición a una perspectiva optimista o negativa puede ser innata, pero con esfuerzo y práctica,
según afirman Martin Seligman y Daniel Goleman, los pesimistas pueden aprender a “pensar en
positivo”
. Algunos psicólogos han llegado a la conclusión de que si puede usted frenar los
pensamientos negativos o derrotistas, cuando se presenten, podrá entonces reformular la situación
en términos menos catastróficos.

4. Control del impulso: (Demorar una gratificación)

La esencia de la regulación emocional es la capacidad para demorar el impulso en beneficio
del objetivo. La importancia de este elemento para tener éxito se demuestra en una investigación
iniciada en 1960 por el psicólogo Walter Mischel, de la Universidad de Stanford, con niños de
cuatro años. Los niños eran avisados de que sólo podían tener un placer, un marshmallow,
inmediatamente. Sin embargo, si aguardaban un momento, tendrían dos marshmallows. Para
soportar la lucha durante la ausencia de experimentador (duración: 20 minutos), los niños cierran
los ojos metiendo la cabeza entre los brazos, hablan consigo mismos, cantan o intentan dormir,
incluso. Los que superan el dilema y ceden a la tentación tienen, pues, derecho a dos
marshmallows.

Se anota la elección y, de doce a catorce años más tarde, se advierte que los niños que habían
controlado sus pulsiones (aunque, como dice un artículo, tal vez no les gustaran los bombones) son
capaces, ya adolescentes, de diferir la gratificación persiguiendo sus objetivos. Son socialmente
más competentes, están más seguros de sí mismos y soportan mejor la frustración. En cambio, los
niños que tomaron enseguida un solo marshmallow son más susceptibles a estar estresados, a ser
testarudos e indecisos en su adolescencia.

La capacidad para resistir el impulso puede desarrollarse con la práctica, cuando se halla
usted ante una tentación inmediata. Piense en sus objetivos a largo plazo: no se limite a un sólo
marshmallow. Pero las situaciones de la vida son, tal vez, más complejas que una golosina.

5. Apertura a los demás: empatía: (Aptitud para ponerse en el lugar del otro, benevolencia)

Robert Rosenthal, otro psicólogo de Harvard, mostró que nuestra inteligencia emocional está
vinculada a nuestra capacidad para leer los sentimientos de los demás en el trabajo, en la amistad
y en familia
.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

120

Un estudio de Robert Kelly, Universidad de Carnegie-Mellon, realizado sobre ingenieros y
científicos con un CI alto, intenta demostrar por qué algunos “languidecen” y otros resultan
“efectivos”. Los últimos construyen redes amistosas a su alrededor y, frente a un problema técnico
en su trabajo, obtienen rápidamente ayuda; esta apertura a los demás les permite integrar mejor lo
afectivo en el trabajo y ser más apreciados por sus colegas o superiores...

En cambio, algunos especialistas como Ross Buck, autor de La comunicación emocional
(1984), piensan que la clara evaluación del CE plantea problemas. Ross Buck reconoce, sin
embargo, que la importancia de la percepción del otro, o “empatía”, existe desde los años veinte en
las investigaciones, aunque los intentos de evaluarla hayan sido vanos. A su entender, la empatía se
desarrolla en la comunicación emocional intensa en situación interactiva.

Sea como sea, la inteligencia emocional nos interesa. Tal vez mañana los verdaderos valores
sean el autocontrol, la lectura de nuestros sentimientos, el optimismo y la empatía, valores
reconocidos ya, sin duda alguna, aunque en un plano secundario.

SU CE EN EL TRABAJO Y APTITUDES EVALUADAS
CON PROGRAMACIÓN NEUROLINGÜÍSTICA (PNL)

Motivación, exigencia, perseverancia, rigor e implicación son cualidades elementales
requeridas en el implacable universo del trabajo o, mejor, las que, a cualificación igual, deciden
entonces las eliminatorias. Antes o después, elevan a una persona al nivel de los dirigentes o la
dejan clavada en el de los dirigidos. Con la aptitud para absorber la presión, para captar las
emociones de los demás y resolver los conflictos, estas cualidades esculpen el famoso “perfil” tan
buscado por los directores de recursos humanos y los cazadores de cerebros. Más aún, abren las
vías, al parecer impenetrables, de los pisos considerados superiores. Pero ahí, ¡desconfíe! La
alfombra es tanto más gruesa cuanto menos cuidado se tiene en la distribución de garrotazos. De
pronto la presión aumenta. Ya no sólo viene de arriba sino también de abajo. Aquí, culpabilidad,
vulnerabilidad al estrés o a la crítica, dudas y rumiaciones son redhibitorias.

Y grande es la soledad. Dolorosa alternativa, pues, la que sigue: ¿ascender a primera línea
y exponerse o permanecer abrigado, calientito, detrás de los demás y estancarse así?
Por lo
demás, nadie puede decir si vive mejor el conductor de hombres o el extremo derecho. En
cualquier caso, ser un buen segundo es más gratificante que ser un mal primero. Pero en el reostato
de nuestra ambición, más que afirmarse, es una prioridad realizarse en el trabajo. El nirvana de las
40 horas se llama el flow, un estado cercano, si no al éxtasis, sí al menos a la consumación. Una
especie de bienestar total que nos invade. Emprendamos lo que emprendamos, esa “corriente
natural”
nos hace muy productivos y nuestro rendimiento se vuelve excepcional.

Evalúe pues, de nuevo, sus ganancias utilizando esta medida y deje a un lado el fusil.
Cuando se acerque una zona de turbulencias, abróchese el cinturón. Patrón, asalariado o
mercenario, si su carrera oscila entre la búsqueda del consenso y expresión directa del desacuerdo,
piense en positivo. Saber utilizar lo mejor del otro “y de uno mismo” sin centrarse en lo negativo,
es una de las claves de éxito.

San Antonio 486 Of. 184 – Santiago – Teléfono *480 79 44 – contacto@celade.cl – www.celade.cl

121

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->