You are on page 1of 4

Boletín del Club de Lectura EL GRITO

Temporada 8 / Marzo 2011. Número 122
http://clubelgrito.blogspot.com

LA HISTORIA DE TU VIDA Ted Chiang
ucho hemos tenido que esperar para poder disfrutar plenamente de la obra de Ted Chiang. No es que resulte un autor desconocido en nuestro idioma, pero sus magníficos relatos han ido desgranándose entre diferentes publicaciones a lo largo del tiempo y no siempre ha sido fácil conseguirlos. La oportunidad de poder disponer de todos ellos en un solo volumen ciertamente resulta irresistible para muchos de los que han tenido acceso a su obra. Y la verdad es que con la publicación de La historia de tu vida la espera ciertamente ha merecido la pena. Por lo demás, resulta bastante complicado encasillar una obra como esta dentro de un determinado genero. Calificativos como fantasía o ciencia-ficción terminan resultando bastante inadecuados para describir los relatos de este libro. Porque a la hora de escribir sus cuentos Chiang se apoya sobre dos pilares fundamentales: unas ideas magnificas y un dominio de la escritura impresionante. A menudo la prosa de este autor me recuerda mucho a la de Borges. En efecto, Chiang es todo maestro de las realidades alternativas. Como en una perla, sus narraciones se van construyendo, capa por capa, en torno a una idea central muy bien definida que a la vez suele resultar bastante transgresora. Y como en las perlas, el resultado final de la prosa que envuelve a esa idea suele ser un conjunto tan hermoso como poco convencional. Además, hay que alabar la forma tan sutil que Chang tiene de desarrollar sus relatos. Sus universos casi siempre parten en mayor o menor grado del nuestro... pero pronto el lector, a través de los detalles insertados en la trama, se da cuenta de que las cosas no funcionan en esos universos tal y como nosotros las conocemos. Así, por ejemplo, el magnifico relato "El infierno es la ausencia de Dios", ganador del Hugo, el Ne-

M

bula y el Locus, parte de la perturbadora idea de un universo en el que Dios es una manifestación absolutamente real y cotidiana en nuestras vidas y analiza el modo en que ello puede afectar al acto de creer. "La torre de Babilonia", ganador del Nebula, toma como origen una historia tan arquetípica como la torre de Babel ofreciendo una perspectiva radicalmente diferente de este mito. "Setenta y dos letras", ganador del Sidewise, es un relato con un cierto aroma steampunk que traslada el mito del golem a una sociedad victoriana en la que la revolución industrial no se desarrolla exactamente como en nuestro mundo. Y "La historia de tu vida", que da titulo a la recopilación, también ganador del Nebula, el Theodore Sturgeon Memorial y el Seiun, explora las posibilidades de la existencia de un idioma extraterrestre cuya comprensión altera completamente no sólo la forma de pensar del que lo aprende sino incluso la totalidad de su percepción del universo y el tiempo. Lo que resulta curioso es que todas estas narraciones resultan por igual brillantes, complejas, y en ocasiones, turbadoras. A partir de la idea inicial, Chiang desarrolla hasta sus últimas conclusiones todas sus posibles implicaciones, de un modo que muchas veces termina sacudiendo la mente del lector. El resultado final, como un arabesco mágico o los caracteres de la sorprendente escritura extraterrestre de la narración anterior, forma un conjunto compacto y autoconclusivo en el que todo o casi todo esta perfectamente atado. Lo que teniendo en cuenta la extensión de cada cuento es un logro ante el que uno no puede menos que descubrirse. En cuanto al resto de las narraciones que completan en volumen, son interesantes, aunque no llegan quizá a la altura de sus hermanas mayores. Buenas, pero no divinas, sería quizá el término que mejor

las definiría. De entre las mismas destaca "Dividido entre cero", una interesante extrapolación de las consecuencias del descubrimiento de un teorema por el cual se demuestra que las matemáticas no sirven para nada. Aunque la idea es de nuevo tan atractiva como inquietante, el desarrollo de la obra y la implicación de los personajes me resulta menos creíble que en los cuentos anteriores y el final no termina de convencerme. Algo parecido sucede con "Comprende", que también parte de una idea muy buena (un proceso para recuperar neuronas en caso de Alzheimer o coma que provoca un incremento de la inteligencia) que no termina de estar plenamente desarrollada. Y "¿Te gusta lo que ves?" y especialmente "La evolución de la ciencia humana" son más bien divertimentos sin demasiada trascendencia. En cualquier caso, La historia de tu vida sólo puede ser calificada como una magnifica recopilación de narraciones, indispensable para cualquier amante del relato. Chiang es, sin duda, un maestro en las distancias cortas y el impresionante bagaje de premios contenidos en esta selección no hace mas que confirmarlo. Un libro, sin duda, para disfrutar. Cristóbal Pérez-Castejón http://www.bibliopolis.org/resenas/rese0381.htm

ENTREVISTA A TED CHIANG
http://www.espejosdelarueda.org/article156.html

¿Por qué no ha publicado más historias? Porque no tengo más ideas para los relatos, si tuviera más ideas las escribiría, pero desafortunadamente solo vienen en amplios intervalos. Probablemente se me describe mejor como un escritor ocasional. Y sin embargo has tenido bastante éxito ganando premios y reconocimiento lo que suele alentar a los escritores ocasionales para convertirse en escritores profesionales No creo haber llegado tan lejos en mi desarrollo como escritor para hacer eso. Cuando he intentado forzarme a escribir mas, no ha funcionado. Tendría que alcanzar un mayor nivel para ser más prolífico, eso estaría muy bien si sucediera, pero aun no lo ha hecho. ¿Algún editor te ha abordado para convertir uno de tus relatos en una novela?

¿Un editor? No, algunas veces me lo ha sugerido un amigo, pero no creo que ninguno de mis relatos de verdad Página 2 funcionara como una novela, hay un dicho sobre como debes dejar a tu público pidiendo más y me temo que si expando uno de mis relatos y lo convierto en una novela, les dejaría queriendo menos. ¿Cómo fue el utilizar el formato de relatos de ficción como vehículo para tus ideas? Bueno, comencé escribiendo relatos por la misma razón que lo hacen la mayoría de escritores, lo hacen como el mejor lugar para comenzar antes de que continúes con una novela, por supuesto algunos escritores son novelistas por naturaleza, así que esta estrategia no les funciona a ellos. Todo lo que ellos escriben necesita ser mas y mas largo. Pero hasta ahora me he sentido cómodo trabajando con pequeños formatos. Supongo que es debido a que estoy mas interesado en escribir sobre personajes que experimentan un momento de comprensión. Algunas veces es una ruptura conceptual, a veces es solo el flash de un reconocimiento. Para ese tipo de historias, el formato de relato encaja bien. ¿Que escritores te han influenciado mas en tu propia manera de escribir? Cuando era joven me dejaron huella Asimov y Clarke, esos eran los escritores con los que disfrutaba cuando tenia 12, 13, 14.Cuando estaba en la Universidad descubrí a Gene Wolfe y John Crowley .Ambos dejaron una gran impresión en mi. No puedo decir que mi trabajo sea algo similar al suyo, ojalá lo fuera... pero previamente mi fascinación por la lectura de la ciencia ficción viene primariamente de las ideas descritas. Con su obra, me sentía asombrado con su habilidad al escribir, en como construían y contaban sus historias. Muchas de tus historias demuestran un profundo conocimiento de las matemáticas y de la lingüística, especialmente en La Historia de Tu Vida y Dividido entre Cero. Preparando esta entrevista he visitado sitios web para académicos cuyos escritores estaban muy contentos de que describieras con exactitud sus disciplinas, tanto como los aspectos interiores y exteriores de la vida de los lingüistas y los matemáticos. Es agradable saber que no hice que pusieran sus ojos en blanco, porque no soy ni un matemático ni un lingüista. Mi titulo es en informática, aunque tome clases en algunas otras materias en la Universidad, pero hasta ahí llega mi formación en esas materias. La mayoría del conocimiento que tengo en lingüística lo he adquirido por mí mismo, conocía muy poco antes de que comenzara a investigar para La Historia de tu Vida. En las Notas de autor de La Historia de Tu Vida mencionas Matadero 5 de Kurt Vonnegut. ¿Fue esa novela una inspiración directa o te diste cuenta mas tarde de las similitudes al utilizar los principios variacionales de la física en la historia? Ambos relatos

utilizan la idea del fracaso del tiempo, como una manera de expresar un profundo fatalismo, la tristeza acerca de la inevitabilidad de la perdida. De hecho no había leído la novela de Vonnegut en la época en la que escribí mi relato, para mí hay una gran diferencia entre las dos obras. Pienso en Matadero 5 como estar realmente desolado por las perspectivas, mientras que no pienso eso de mi relato en absoluto. Mi relato termina con una nota, que para mí, es en última instancia una afirmación de la vida. El relato es acerca de cómo seguir adelante con la vida, aunque en el futuro haya tanto dolor como alegría. Puedes decir que la narradora de hecho no toma una decisión, y eso es verdad, pero no es el aspecto más importante de esto. Ella no se ha visto forzada contra su voluntad. Ella acepta lo malo y lo bueno. En relatos como División entre Cero y La Historia de tu Vida, tu describes esos personajes tan racionalistas y materialistas, que trascienden lo que ellos pensaban eran leyes físicas inalterables, que trastoca sus percepciones del tiempo y del espacio, así que ellos alcanzan un tipo de trascendencia, pero no saben que hacer con ella. Se ven forzados a enfrentarse consigo mismos. Leí esos relatos como si fueran acerca de cómo la ciencia se enfrenta a los problemas de lo trascendente representado por el punto de vista materialista y empírico. Ese es un punto de vista interesante, pero realmente no pienso en División entre Cero y en La Historia de tu Vida tratando con lo trascendente. Para mí esos relatos son en primer lugar intentos de usar la ciencia y las matemáticas como metáforas para iluminar ciertos aspectos de la experiencia humana. Los personajes en esos relatos interiorizan sus descubrimientos, en cierto sentido, porque están comprometidos con su trabajo. Lo que aprenden llega a formar parte de ellos de una manera mas profunda que la mayoría de la gente que aprende algo. Pero realmente no había pensado en lo trascendente en esos relatos. Además de utilizar sistemas simbólicos para alcanzar ciertos efectos emocionales, también creas universos alternativos alterando las leyes subyacentes de la física, que son fantásticas para nosotros pero racionales para los personajes que deben vivir con ellas, en setenta y dos letras, La Torre de Babilonia y El Infierno es la Ausencia de Dios. Bueno, yo pondría Setenta y dos letras y La Torre de Babilonia en una categoría y El Infierno es la ausencia de Dios en otra. Los dos primeros relatos son más de ciencia ficción. Mientras que El Infierno es la ausencia de Dios es directamente fantasía. Los dos primeros relatos están basados en ciertas ideas desfasadas acerca del mundo natural pero son de ciencia ficción porque los persona-

jes las siguen como si fueran el punto de vista científico. Mientras que el Universo de El Infierno es la Ausencia de Dios no esta basado en teorías descartadas científicas, eso nunca fue ciencia, y nunca ha sido descartado. Es una manera de ver el mundo que mucha gente tiene ahora, excepto que las cosas están mas explicitas que escondidas. Un montón de gente, en estos momentos, cree que la buena y la mala fortuna son resultado de una intervención supranatural y están basadas en que es lo que te mereces. En el relato la intervención es bastante obvia, pero no creo que eso por si mismo cambie un universo científico por uno religioso. ¿Tiene eso sentido? Tiene sentido, aunque los personajes de El Infierno es la ausencia de Dios aun participan de una cosmovisión de un materialismo cientifista, a pesar de la presencia de Ángeles en su vida diaria, abordan la aparición de los Ángeles como fenómenos atmosféricos, aparecen en las noticias, se los observa, se compilan en estadísticas y a través de la observación tratan de predecir los patrones de sus apariciones. Todo parece muy racional. ¿Porque te sientes tan atraído a usar esos entramados místicos y religiosos? La Torre de Babilonia recuerda la descripción de San Agustín de Dios como "un circulo cuyo centro esta en todas partes y cuya circunferencia esta en ninguna parte" y al concepción renacentista del Rotundum, un contenedor esférico que abarca la tierra, el cosmos, las almas. Esta es una cosmovisión muy platónica, que pareces comentar desde un punto de vista aristotélico, a pesar de las diferencias que describes, el infierno es la ausencia de Dios también usa un entramado religioso. ¿Que te hace aproximarte a esa concepción materialista científica en la realidad y luego emplazarla en esos contextos? Bueno, de nuevo, los veo de forma diferente. La Torre de Babilonia es mas ciencia ficción y El Infierno es la ausencia de Dios es mas fantasía. Parece haber elementos religiosos en La Torre de Babilonia y de una manera menos llamativa en setenta y dos letras. Las cuestiones que esos personajes investigan son asuntos como la forma del universo, o la cosmología o los orígenes de la vida y todas esas son cuestiones legitimas para el cuestionamiento científico, pero también son cuestiones que han sido investigadas por la religión, así que hay una coincidencia ahí, en que esta en contacto con las mismas cuestiones que la religión trata de responder, pero los personajes se comportan más como investigadores científicos. Mientras que en El Infierno es la ausencia de Dios no hay realmente una cuestión científica que pueda ser investigada. Los asuntos entran mas en el dominio de la religión, específicamente, cual es el propósito de nuestra vida, que tipo de vida se supone debemos llevar, como alcanzamos el cielo, que no son realmente cuestiones para una inquisición

científica ¿Utilizas conscientemente este método - situar problemas científicos en lo que parece ser un contexto fantástico- para generar un sentido de asombro en el lector? Sin duda me gustaría generar una sensación de asombro en el lector, pero no conozco ninguna forma fiable de hacer eso. Simplemente escribo acerca de lo que me interesa, y una de las cosas que me interesan es las ideas tempranas que hubo acerca del mundo natural, es fácil ridiculizarlas de forma retrospectiva, pero algunas de ellas no son triviales de desmentir. Por ejemplo la preformación, la idea de que hay una forma completa, un feto diminuto en cada célula de esperma. Sin un microscopio muy potente, es de hecho bastante difícil encontrar una observación que refute la teoría. Y así puedes continuar con las implicaciones de eso un buen tiempo, puedes imaginar un universo en que eso sea real. De hecho en La Torre de Babilonia pasas por alto el cambio del lenguaje unitario, divino que la humanidad supuestamente hablaba antes de la caída de la torre de babel, a una multiplicidad de lenguajes. Así es como aparece la fábula en la mente de la mayoría de personas. ¿Por qué conscientemente excluiste esto, especialmente dado tu interés en la lingüística, tal y como vemos en La Historia de tu vida? ¿Es un comentario acerca de cómo el lenguaje aun esta ahí, codificado en el interior? No, no hay nada en el relato acerca de eso, por varias razones. Una es que esto constituiría una evidencia inequívoca de la intervención divina, no habría una explicación natural posible para ese ramillete de lenguajes que aparecen espontáneamente. Deseaba que mis relatos se situaran en un mundo el que uno pudiera imaginar una explicación puramente mecanicista de cualquier cosa. Ese es un motivo muy práctico. Hablando en términos generales, con más fundamento, este relato no es acerca de esa cuestión. En la fábula original, la creación de una multiplicidad de lenguajes era un acto de Dios para poner un obstáculo a los constructores. Es un castigo por desafiar a Dios. Es mas un relato de ciencia ficción porque trata de la gente intentando averiguar la naturaleza de su mundo, los aspectos morales no están en su punto de mira. Haces algo similar en Setenta y dos letras, donde recoges la leyenda del golem, la despojas de la parte divina y la conviertes en una tecnología que cualquier puede usar. Así es, y ese es el vínculo de lo que decía acerca de la diferencia entre la ciencia y la magia. , en la versión popular de la leyenda del golem, dar vida a una estatua de barro es muy fácil, casi cualquiera puede hacerlo. Mi

percepción inicial era, que desde un punto de vista muy practico, si esto de hecho funcionaba, las implicaciones serian enormes. Contrasta esto con los relatos rabÍnicos, donde es muy difícil crear un golem, requiere un rabino muy santo, alguien que haya estudiado durante años para centrar su mente. Ese tipo de creación de golem es definitivamente magia porque depende mucho del creador, y hay un montón de requisitos relativos a la mente de la persona. Es un procedimiento bastante esotérico. No es algo que pueda ser realizado ampliamente. En el folklore popular es bastante más igualitario, seria concebible realizar una producción en cadena y eso lo convertiría en algo menos mágico y más tecnológico. En Setenta y dos letras tanto la clase aristocrática como la trabajadora intentan manipular la nueva tecnología de manera que puedan mantener su posición económica. A mí siempre me pareció que escribir acerca de estos tópicos es una de las tareas esenciales de la ciencia ficción, ayudara a formular respuestas culturales a la dislocación provocada por los cambios tecnológicos Es en verdad uno de los contenidos clásicos de la ciencia ficción, y por supuesto esta detrás de una de las estrategias mas comunes para generar ideas para los escritores de ciencia ficción: Dar un avance tecnológico particular y averiguar quien podría salir perjudicado por su causa. Este es el aspecto adecuado sobre lo que estaba diciendo del aspecto igualitario de la tecnología. Cuando un artículo que era caro puede ser producido en masa, las consecuencias sociales y económicas pueden ser enormes. Y setenta y dos letras también trata acerca de la tecnología reproductiva, que siempre nos trae cuestiones acerca de la clase, porque un grupo inevitablemente posee más control que otro, cuando no es hombre contra mujer o pobre contra rico, y por supuesto la eugenesia siempre se vuelve el rico contra el pobre. Como escritor no eres en absoluto político, ¿Te gusta lo que ves? Es uno de tus pocos relatos que describe un conflicto político, o que sugiere en sí mismo una lectura política. Hay algo también implícito que no es del todo explorado y es que el racismo pierde su poder cuando dejas de juzgar a la gente por su apariencia. Es verdad que el racismo es de alguna manera una forma de juzgar a la gente por su apariencia. Pero el tipo específico de agnosia que yo postulo podría en realidad no afectar al racismo. Porque no le hace a uno ciego al color de la piel. Y hay un montón de otros factores que configuran el racismo. Como factores económicos, factores culturales, la tendencia básica humana de agrupar a la gente en "nosotros" y "ellos". No es una cuestión de apariencias. ´(….)