WHO/V&B/00.03 ORIGINAL: INGLÉS DISTRIB.

: GENERAL

Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo

Vacunas y Productos Biológicos

Organización Mundial de la Salud
OMS

WHO/V&B/00.03 ORIGINAL: INGLÉS DISTRIB.: GENERAL

Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo

Vacunas y Productos Biológicos

Organización Mundial de la Salud
OMS

El Departamento de Vacunas y Productos Biológicos da las gracias a los donantes cuya ayuda financiera para actividades no especificadas ha hecho posible la producción de este publicación.

Esta publicación ha sido preparada por el Equipo de Evaluación y Vigilancia de Vacunas del Departamento de Vacunas y Productos Biológicos

Código de pedido : WHO/V&B/00.03 Impreso en abril 2003 (Versión inglesa impreso en marzo 2000)

Es posible consultar la publicación en la siguiente dirección de Internet: www.who.int/vaccines-documents/

Se pueden solicitar ejemplares a: Organización Mundial de la Salud Vacunas y Productos Biológicos CH-1211 Ginebra 27, Suiza • Fax: +41 22 791 4227 • c/e : vaccines@who.int •

© Organización Mundial de la Salud 2000
Se reservan todos los derechos. Las publicaciones de la Organización Mundial de la Salud pueden solicitarse a Comercialización y Difusión, Organización Mundial de la Salud, 20 Avenue Appia, 1211 Ginebra 27, Suiza (tel.: +41 22 791 2476; fax: +41 22 791 4857; correo electrónico: bookorders@who.int). Las solicitudes de autorización para reproducir o traducir las publicaciones de la OMS - ya sea para la venta o para la distribución sin fines comerciales - deben dirigirse a la Oficina de Publicaciones, a la dirección precitada (fax: +41 22 791 4806; correo electrónico: permissions@who.int). Las denominaciones empleadas en esta publicación y la forma en que aparecen presentados los datos que contiene no implican, por parte de la Organización Mundial de la Salud, juicio alguno sobre la condición jurídica de países, territorios, ciudades o zonas, o de sus autoridades, ni respecto del trazado de sus fronteras o límites. Las líneas discontinuas en los mapas representan de manera aproximada fronteras respecto de las cuales puede que no haya pleno acuerdo. La mención de determinadas sociedades mercantiles o de nombres comerciales de ciertos productos no implica que la Organización Mundial de la Salud los apruebe o recomiende con preferencia a otros análogos. Salvo error u omisión, las denominaciones de productos patentados llevan letra inicial mayúscula. La Organización Mundial de la Salud no garantiza que la información contenida en la presente publicación sea completa y exacta. La Organización no podrá ser considerada responsable de ningún daño causado por la utilización de los datos.
ii

...............................2 2...............................................................3 julio de 1996 .....3 Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica.................. 30 de las Américas .......... 17 2..... 52 4.............1 Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica....................1 2... Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo ........ Región de Europa de la OMS...................... julio de 1996 ...................Índice Prefacio ...................2 Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica.............................................................. por regiones de la OMS ............. Encuestas serológicas sobre la rubéola entre las mujeres en edad fecunda en los países en desarrollo ................... 1 Primera parte: La carga de morbilidad debida al SRC ........... 32 del Mediterráneo Oriental .......................................4 2......................... 55 iii ...................................................... Bibliografía selecta sobre la rubéola y el SRC en los países en desarrollo.............. 40 3..............4 Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica............6 Región Región Región Región Región Región de África ............................................3 Referencias de las tablas 3.. Región del Pacífico Occidental de la OMS............ 49 4.............5 2............................................................................................. julio de 1996 ..... julio de 1996 ................ Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica por regiones de la OMS.............................................. 37 de Asia Sudoriental ................... 35 de Europa ............................... 54 4......................... 46 4...........................................5 Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica........................................... Región de las Américas de la OMS.................. v 1........... 30 2............ 1 Segunda parte: Vacunación antirrubeólica ....................... julio de 1996 .2 .................................. Región de Asia Sudoriental de la OMS...........1 y 3..........3 2.............................................................. Región del Mediterráneo Oriental de la OMS......................................................... 38 del Pacífico Occidental .................................. 51 4................... 49 4. 42 3......... julio de 1996 .............

.

el SRC y la vacunación antirrubeólica centrado en los países en desarrollo. Cutts. Cutts. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. v . T. Información detallada sobre las encuestas de seroprevalencia de la rubéola entre las mujeres en edad fecunda en países en desarrollo. J. R. 1 Actualmente el Departamento de Vacunas y Productos Biológicos de la Organización Mundial de la Salud.-L. Los calendarios de vacunación de todos los países que. 75(1). 1997. E. S. J. Robertson. Samuel. 69–80. en julio de 1996. · Se incluye también el material complementario siguiente: · · · Una selección de referencias bibliográficas sobre la rubéola y el SRC en los países en desarrollo para cada región de la OMS. Samuel: Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo.1997. F. E. Primera parte: la carga de morbilidad debida al SRC. 55–68. utilizaban la vacuna antirrubeólica a nivel nacional. y en el que colaboraron ampliamente las Oficinas Regionales de la OMS. S. El presente documento comprende las dos publicaciones resultantes de ese estudio: · F. El proyecto fue financiado por el Comité Directivo de Estudios Epidemiológicos e Investigación sobre el Terreno. Díaz-Ortega: Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo. Segunda parte: vacunación antirrubeólica.Prefacio En 1995 y 1996. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Díaz-Ortega y R. Robertson. 75(1).-L. T. el Programa Mundial de Vacunas e Inmunización de la OMS1 llevó a cabo un estudio mundial de la situación de la rubéola.

.

WHO/V&B/00.03 1 . T. S.-L. E.Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo Primera parte: La carga de morbilidad debida al SRC F. Cutts. J. Samuel Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Díaz-Ortega y R. 55–68. 75(1).1997. Robertson.

formación y supervisión. Christian Medical College and Hospital. ya que la sordera se detecta más fácilmente después de los dos años de edad. cardiopatía y catarata. 2 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo .5 en Singapur. D.1 S. se estima que sólo en los Estados Unidos se produjeron más de 20 000 casos. Programa Mundial de Vacunas e Inmunización. cardiopatía. situación similar a la de Europa en la época anterior a la vacunación. seronegativas) era inferior al 10% en 13 países. Introducción La rubéola es una causa frecuente de exantema y fiebre en la población infantil: su importancia para la salud pública radica en los efectos teratógenos de la primoinfección rubeólica en la embarazada. Díaz-Ortega3 y R.2 en Panamá. 1. y DSc Fellow. (6) constataron que. Ministerio de Salud. En el artículo se analizan métodos para mejorar la vigilancia de la rubéola y el SRC en países en desarrollo. ello refleja la edad de los niños en el momento de la revisión. Departamentos de Virología Clínica y Salud Comunitaria. India. púrpura). 1211 Ginebra 27. Director de investigación. Cutts. (4) El riesgo absoluto de SRC en los niños nacidos de madres infectadas durante el embarazo varía ampliamente entre los diversos estudios: en parte. Instituto Neerlandés de Ciencias de la Salud. sordera.6 en Trinidad y Tobago. estructurales permanentes (por ejemplo. 2. la tasa de SRC por cada 1000 nacidos vivos era de al menos 1. (1) La pandemia mundial de rubéola de 1962–1965 puso de relieve la importancia del síndrome de rubéola congénita (SRC).7 en Jamaica. Consejo Nacional de Vacunación. E. (2) La tabla 1 resume las manifestaciones clínicas de la rubéola congénita. London School of Hygiene and Tropical Medicine. Samuel4 El síndrome de rubéola congénita (SRC) puede causar sordera. Organización Mundial de la Salud. En los países en desarrollo. catarata) o de aparición tardía (por ejemplo.7 en Omán. para evaluar la carga de morbilidad que representa el SRC se han empleado los métodos siguientes: vigilancia del SRC. Las reimpresiones se deben solicitar a este autor. México. encuestas serológicas estratificadas por edades y encuestas serológicas que documentan la susceptibilidad de las mujeres en edad fecunda a la infección. así como otros trastornos permanentes. Hemos localizado en 45 países en desarrollo encuestas serológicas de mujeres en edad fecunda en las que habían participado 100 personas o más. después de una rubéola materna confirmada con exantema en el primer trimestre del embarazo. el riesgo de aborto espontáneo aumenta aproximadamente en un 1 50%.2 J. En todas las regiones de la OMS se han realizado estudios especiales sobre el SRC.7 en Israel. la media de edad estimada al contraer la infección oscila entre 2–3 y 8 años. Tras una infección durante el primer trimestre del embarazo. La infección materna antes de la 19ª semana de gestación puede causar sordera neurosensorial. Facultad de Medicina de la Universidad Erasmus. 0. La proporción de mujeres que se mantuvieron susceptibles a la rubéola (es decir.. Países Bajos. Miller et al. 0. diabetes mellitus). (5) En una serie de 269 niños. Londres. Reino Unido. Médico. 1. Robertson. La incidencia de malformaciones detectadas antes de los dos años de edad descendía rápidamente del 90% en nueve niños infectados antes de las 11 semanas de gestación al 33% en cuatro niños infectados a las 11–12 semanas de gestación. estaba comprendida entre el 10% y el 24% en 20 países. Estas tasas son similares a las notificadas por los países industrializados en la época anterior a la vacunación. T. mientras que la catarata y la cardiopatía sólo se producen cuando la infección es anterior a la novena semana de gestación.-L. Suiza. vigilancia de la rubéola adquirida.9 en Sri Lanka y 0. México. primera parte: la carga de morbilidad debida al SRC F. Rotterdam. En los países en desarrollo. Durante las epidemias de rubéola.F. Investigador. y era igual o superior al 25% en 12 países.Revisiones/análisis Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo. (3) Las manifestaciones del SRC en los niños supervivientes pueden ser transitorias (por ejemplo. No se detectaron malformaciones en los 63 niños nacidos de madres infectadas después 2 3 4 Profesor principal de epidemiología de las enfermedades transmisibles. Los datos de la vigilancia de la rubéola muestran que se producen epidemias cada 4 a 7 años. Vellore. el riesgo de infección congénita era del 81% y el de malformaciones era del 69%.

+/.de las 16 semanas de gestación. Se puede aislar el virus de la rubéola durante los 6–12 primeros meses de vida. y por diversas razones. distribuye en el sector privado incluso en países sin programas de lucha antirrubeólica. es preciso revisar los principios y las prácticas de la lucha contra la rubéola y el SRC. ha crecido el interés por la carga de morbilidad debida a esta infección y las políticas mundiales de vacunación antirrubeólica. cardiopatía y sordera. (14) La IgM específica de la rubéola se detecta fácilmente en los 6 primeros meses de vida. por lo que se recomienda confirmar el diagnóstico mediante pruebas de laboratorio. aplicando para ello diversos calendarios. a partir de hisopos nasofaríngeos. 4 y 99. En los últimos tiempos. bilateral en el 50% de los casosb Microftalmía Manifestaciones neonatales transitoriasc Trombocitopenia.03 3 . Tabla 1: Principales manifestaciones clínicas de la rubéola congénitaa Generales Pérdida del feto (aborto espontáneo y mortinatalidad) Bajo peso al nacer Micrognatia Aparato auditivo y sistema nervioso central Sordera neurosensorial: unilateral o bilateral Sordera central Retraso mental Trastornos del habla Aparato cardiovascular Conducto arterioso persistente Estenosis de la arteria pulmonar Defectos del tabique ventricular Aparato visual Retinopatía Catarata: perlada. y a veces durante más tiempo. muestras de orina o líquido cefalorraquídeo o. Vigilancia del SRC El SRC puede diagnosticarse por su tríada clásica de signos clínicos: catarata. presentamos información sobre la carga de morbilidad debida al SRC y formulamos recomendaciones para la vigilancia de éste y de la rubéola. Su presencia suele indicar una infección prenatal. Además. por lo que son factibles programas eficaces de lucha antirrubeólica. La información sobre la carga de morbilidad del SRC procede de los datos de la vigilancia y de encuestas serológicas que muestran la seroprevalencia de la rubéola por edades entre las embarazadas. muchos lactantes tienen sólo una de estas manifestaciones o la enfermedad puede manifestarse más tempranamente por signos neonatales. más que posnatal. Muchos países han incorporado a sus programas nacionales vacunas que contienen el antígeno rubeólico. entre los 3 y los 12 meses Diarrea crónica Diabetes mellitus insulino-dependiente a Adaptado de las refs. c Infección generalizada. autopsias o intervenciones quirúrgicas. b La catarata va siempre acompañada de retinopatía. densa.púrpura Hepatoesplenomegalia Meningoencefalitis Focos de radiotransparencia ósea Adenopatías De aparición tardía o del desarrollo Neumonitis intersticial de aparición tardía. un estudio estadounidense determinó que persistía un pequeño riesgo de SRC incluso después de la 16ª semana de gestación (7). la vacuna contra el sarampión. la parotiditis y la rubéola (SPR) se WHO/V&B/00. más raramente. tejidos obtenidos en biopsias. (14) Sin embargo. y en Omán (9) y Sri Lanka (10) en la década de 1990. En la segunda parte presentamos información sobre el uso actual de la vacuna antirrubeólica en las diversas regiones de la OMS y resumimos las lecciones extraídas de las diversas políticas de vacunación antirrubeólica. y en una proporción decreciente de casos hasta en el primer año de edad. Se documentaron brotes epidémicos de rubéola causantes de SRC en Panamá (8) a mediados de la década de 1980. (4) En el 95% de los niños con SRC se detecta la persistencia de IgG específica de la rubéola después de los 6 meses de vida (edad a la que por lo general las IgG de origen materno han desaparecido) (15). En el presente artículo. Sin embargo. A continuación se analizan los factores que podrían afectar a la validez de estas fuentes de información (13). Sin embargo. La probabilidad de que refleje una infección prenatal puede evaluarse comparando la prevalencia de IgG entre los casos de sospecha de SRC y los testigos sanos de edades comparables. la cobertura de vacunación antisarampionosa de los lactantes es superior al 80% en muchos países en desarrollo. (11) Por consiguiente. las mujeres en edad fecunda o ambos grupos. que constituye la primera parte de una revisión de la lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo. En la actualidad. (12) Métodos Los datos proceden de una revisión de la bibliografía sobre el SRC y la rubéola adquirida en los países en desarrollo. alta mortalidad. la presencia de IgG en un niño mayor de 6 meses puede indicar tanto una infección prenatal como postnatal. nuclear.

catarata. hepatoesplenomegalia. herpes simple y sífilis (TORCHES). cardiopatías congénitas) se observan sobre todo en las investigaciones realizadas después de brotes de rubéola. (26) Suele considerarse como umbral de positividad un título de IH de 1:8. que puede ser el único signo hasta en el 50% de los niños afectados. pero los datos deben interpretarse con prudencia. en muchas investigaciones se ha estimado la proporción de trastornos como la ceguera o la sordera causadas por el SRC. 4 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Hemos examinado las notificaciones de casos de rubéola en los países en desarrollo mencionadas en la bibliografía médica para comparar la periodicidad de las epidemias y la distribución de la rubéola adquirida por edades con la de los países industrializados antes de iniciar la vacunación. la hemólisis radial simple o enzimoinmunoensayos. de 1:20. (16) Los casos de SRC pueden identificarse en hospitales y escuelas para sordos y ciegos. El diagnóstico diferencial comprende el sarampión. En la mayor parte de los estudios se utilizó la inhibición de la hemaglutinación (IH). quizá porque es más difícil de detectar. el dengue y las infecciones por parvovirus B19. hipovitaminosis A. Pocos estudios han intentado obtener una muestra aleatoria de individuos. considerada la prueba de referencia. adenovirus y estreptococos del grupo A (betahemolíticos). sobre todo del sexo femenino. que suele ser positiva hasta 6 semanas después de la aparición del exantema. por lo que las notificaciones clínicas subestiman la incidencia de la rubéola. o con menor frecuencia en encuestas comunitarias sobre discapacidad. en parte. (21. (26) pero en algunos se emplearon la hemólisis en gel. o mediante la demostración de que los títulos de IgG específica de la rubéola se han multiplicado por cuatro entre la fase aguda y la convalescencia. tras un período de incubación de 14 a 21 días. estas estimaciones dependen de la incidencia de otros factores etiológicos: así. los obtenidos utilizando distintos ensayos o estuches comerciales de pruebas pueden no ser estrictamente comparables. la identificación de IgG1 de baja avidez puede indicar una infección prenatal. o la calculamos comparando el número de casos del síndrome declarados con la cohorte de nacimientos estimada para un lugar y un período concreto. Las manifestaciones clínicas de los neonatos (por ejemplo. rubéola. echovirus. Debido a la dificultad para llevar a cabo estudios sobre la incidencia del SRC en la población. al igual que los títulos considerados positivos. pero el perfil serológico obtenido en una determinada encuesta puede variar según el tiempo transcurrido desde la última epidemia de rubéola. 22) Se han realizado ocasionalmente encuestas poblacionales. pero son costosas debido a la prevalencia relativamente baja de sordera neurosensorial profunda (entre 1 y 3 casos por 1000 nacidos vivos). Encuestas serológicas Existe gran número de encuestas serológicas sobre la rubéola adquirida. infecciones oculares u otras causas frecuentes de ceguera en la infancia. En el adulto. Sobre la sordera. (14) Hasta el 50% de las infecciones cursan sin exantema. La mayoría son de diseño transversal. (25) Los métodos para detectar la IgG específica de la rubéola variaban de unos estudios a otros. bajo peso al nacer) o en la primera infancia (por ejemplo. (17) pero pocos países disponen de datos lo bastante completos para realizar estas comparaciones. ocasionalmente. en lugar de la tasa por 1000 nacidos vivos. y muchos no especifican el método de muestreo utilizado. En Australia se estudió la contribución del SRC a la sordera comparando la evolución temporal de ésta y de la rubéola adquirida. En otros estudios se han utilizado datos clínicos e históricos para diagnosticar la sordera relacionada con la rubéola (18–20) o se ha comparado la prevalencia de la IgG específica de la rubéola en niños con sordera y testigos sanos. pero en algunos estudios se utilizó un umbral de 1:10 y. coxsackievirus. Sin embargo. una alta prevalencia de sarampión. púrpura. son frecuentes las artralgias o artritis. en África y Asia una baja proporción de ceguera debida al SRC puede reflejar. (13) disponemos de menos datos que sobre las demás manifestaciones del SRC. ya sea por detección de la IgM específica de la rubéola. (24) Debido a la dificultad del diagnóstico clínico. acompañados a menudo de adenopatías occipitales y retroauriculares. los estudios más fiables son los basados en la confirmación serológica. Las que afectan a los neonatos se descubren también por medio de los programas de detección sistemática de toxoplasmosis.Si se dispone de servicios de laboratorio avanzados. herpesvirus humano 6. (23) Vigilancia de la rubéola adquirida La rubéola adquirida (posnatal) cursa con fiebre moderada y exantema maculopapular. (19) En esta revisión presentamos la incidencia del SRC por cada 1000 nacidos vivos calculada por los autores de cada estudio. Aunque en general los resultados de estas pruebas concuerdan entre sí. citomegalovirus.

durante las epidemias. la muestra de mayor tamaño y el empleo de la prueba de IH en lugar de otros ensayos. sólo el de Jamaica incluía manifestaciones de aparición posterior a la primera infancia. en 25 (52%) entre los 8 y los 12 meses de edad. (29) En Omán se documentaron 34 casos de SRC (0. Resultados Incidencia del SRC La mayor parte de los datos sobre el SRC abarcan períodos en los que se documentaron epidemias de rubéola.8 por cada 1000 nacidos vivos.08 en los demás años. (21) basándose en los datos de incidencia de la sordera y la cardiopatía congénita y en la proporción de cada uno de estos trastornos atribuida al SRC.8 por 1000 nacidos vivos durante el período 1954–1970. se calculó a partir de las tasas notificadas de sordera debida a la rubéola. y del 0.5 por 1000 nacidos vivos) en 1988. (29) de 0. Estos datos son similares a los de la incidencia del SRC en los países industrializados antes de iniciarse la vacunación. la incidencia del SRC fue inferior al 1 por 1000 en los años no epidémicos y del 1–4 por 1000 durante la epidemia de 1964. combinadas con modelos matemáticos. después de la epidemia de 1972 se diagnosticó SRC en 15 (31%) niños durante el período neonatal. (34) la incidencia global de SRC en el período 1972–1981 era del 0.7 por 1000 durante los años de epidemia y el 0. ha estimado que la incidencia media en los años no epidémicos fue del 0. utilizamos los criterios siguientes para determinar cuál de ellas incluir: la representación geográfica más amplia. (27.2 en los restantes. la incidencia media fue del 0. para estimar la edad media en el momento de la infección rubeólica y predecir el efecto de diversas estrategias de vacunación. (37) En Gran Bretaña. el estudio más reciente. Hemos incluído los resultados de las encuestas serológicas publicadas en las que se estudió al menos a 100 mujeres sanas en edad fecunda.Encuestas serológicas estratificadas por edades.4 por 1000 nacidos vivos (aproximadamente el 1. (30) de 0. (39) Por consiguiente. y considerando tanto los años epidémicos como los no epidémicos. presuponiendo que se notificaran el 50% de los casos de sordera y que el 70% de los niños con SRC fueran sordos. En Australia. (5) En la epidemia israelí se WHO/V&B/00. excepto en los estudios israelíes. la incidencia del SRC por 1000 nacidos vivos fue del 1. sólo se consideraron las anomalías manifiestas en el momento del nacimiento o en los primeros meses de vida. (32) La proporción de casos diagnosticados en la primera infancia fue similar al 34% de casos notificados de SRC entre los menores de 6 meses de edad en el Reino Unido. tanto de consultas de atención prenatal como seleccionadas en la comunidad. y en 8 (20%) de entre 1 y 3 años de edad. Dado que la carga de morbilidad que representa la rubéola para la salud pública guarda relación con el riesgo de infección de las embarazadas. Excluimos los estudios llevados a cabo en grupos de individuos muy seleccionados. (9) de 2.14 por 1000.7 en Israel en 1972.03 5 . muchos países han llevado a cabo encuestas serológicas para determinar la proporción de mujeres en edad fecunda que son vulnerables a la rubéola (seronegativas para la IgG específica de la rubéola).7 en Omán en 1993. (36) En Noruega. la incidencia anual notificada de SRC en los primeros años del programa de vacunación fue del 0. como la sordera.5 por 1000 nacidos vivos. (33) pero no existían datos sobre la epidemicidad de la rubéola adquirida.2 por 1000 en los restantes). 28) Encuestas serológicas de mujeres en edad fecunda.5 en los años epidémicos. De los informes sobre la incidencia del SRC publicados por los países en desarrollo. (8) de 1. En Israel. diez veces superiores a los casos de SRC). promediamos los resultados para obtener una estimación nacional. registraron también cifras importantes de abortos terapéuticos (por lo general. en los países en desarrollo la incidencia después de los brotes es similar a la de los países industrializados durante la era anterior a la vacunación. (38) aunque Peckham. y abarcaba tanto años con epidemia como sin epidemia. sobre todo porque la mayoría de los estudios de los países en desarrollo solo incluyen a niños de pocos meses. y del 0. lo que representa una incidencia media del 0.5 en Singapur en 1969. Si en un mismo país existía más de una encuesta. ya que. La elevada incidencia del SRC en Jamaica se ve confirmada por encuestas que permiten atribuir a la rubéola congénita el 22% de los casos de ceguera infantil (35) y muestran que existía una elevada proporción de mujeres en edad fecunda vulnerables a la infección (véase más abajo). En los Estados Unidos.6 en Trinidad y Tobago en 1982–1983 (31) (tabla 2). La tasa de SRC por 1000 nacidos vivos fue de al menos 1. Estos datos excluyen los abortos espontáneos y subestiman las malformaciones congénitas. Se han utilizado encuestas serológicas estratificadas por edades. aproximadamente.4. Si la encuesta incluía varias regiones de un país. en una comunidad religiosa ortodoxa opuesta al aborto la incidencia de SRC fue de 11.2 en Panamá en 1986.9 en Sri Lanka en 1994–1995 (10) y de 0.

el SRC era responsable de aproximadamente el 15% de los casos de sordera moderada o grave en las escuelas durante los años no epidémicos.4% de los casos la infección era subclínica (ref. 73) Jamaica Malasia 43% (urbana).5 por 1000 nacidos vivos en el brote de 1969 (ref. 8% en 1988–1989 (entre el 4% y  el 30% en distintas regiones) (ref. Incidencia media del SRC: 0. (44) Senegal (25) y Uganda. 18). 9) Omán Nigeria. 54. 80) Informes sobre casos de SRC por regiones de la OMS Como se comentará más adelante. 41). 57) Incidencia del SRC: 1. 86–88) 25% (ref. El 56% de 49 lactantes con sospecha de infección intrauterina tenían IgM antirrubeólica (ref. (48) En cambio. (40) En Ibadán (Nigeria). el 4. al igual que el 12% de 34 pacientes con cardiopatía congénita en 1985–1986. 84) a un SRC (ref. Incidencia del SRC: 1. 85) India. 73). 31). Lucknow Incidencia del SRC En un estudio de casos y testigos se detectó IgG antirrubeólica en el 62% de 55 niños con malformaciones compatibles con el diagnóstico de SRC. (21) 6 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo .4 por 1000 nacidos vivos en 10 años (ref. (46) En África occidental. Ibadán Panamá 9 de 41 casos de conducto arterioso persistente se asociaban 30% (ref.Tabla 2: Incidencia del síndrome de rubéola congénita (SRC) y susceptibilidad a la rubéola en las embarazadas País. 100) rubeólica (ref. 68. Incidencia del SRC: 0. 9 de 41 niños con persistencia del conducto arterioso tenían otras manifestaciones del SRC. Incidencia del SRC: 0. en la Europa anterior a la vacunación.7 por 1000 en 1993 (ref. 101) 32%–36% (ref. sólo una pequeña proporción de los casos de sordera infantil es atribuible a la rubéola: el 3% de 267 niños en Nigeria (47) y el 2% de 257 niños en Gambia. En la República Unida de Tanzanía. 30). frente al 10% de los niños del grupo testigo (ref. 8). 60).2 por 1000 nacidos vivos en el brote de 1986 y un 30% de los casos de rubéola en mujeres en edad fecunda (ref. Varios estudios de pequeña entidad informan de casos de SRC diagnosticados clínicamente. (42) En Sudáfrica. 10). 0. (41) En Harare (Zimbabwe). 64% (rural) (ref. 62) 43% (ref. Proporción de mujeres adultas susceptibles 15%–22% (ref. el 10% de los 200 primeros abortos legales practicados en el Johannesburg General Hospital se debieron a infecciones confirmadas de rubéola. Incidencia del SRC: 2. ciudad India. Nueva Delhi Israel > 30% (ref. (43) Se han notificado casos esporádicos de SRC en Kenya. 59). el 10% de 20 pacientes con catarata congénita presentaban también otros signos compatibles con el diagnóstico de SRC en 1980–1981. 53) Se confirmó la presencia de rubéola en el 7%–12% de los lactantes con sospecha de infección congénita (refs.5 por 1000 nacidos vivos en 1988 (33). 80) Singapur Sri Lanka Tailandia Trinidad y Tobago 47% (ref. 51% (rural) (ref. mediante el sistema de detección TORCHES se identificaron 221 casos de SRC (ref. Región de África. 83) 68% (ref. Incidencia del SRC: 0. En lactantes. 56. 9).7 por 1000 nacidos vivos en 1972 (ref.6 por 1000 nacidos vivos en el brote de 1982–1983 (ref. 34). 80) El 35% de 165 niños sordos padecían retinopatía pigmentaria 42% (ref.7% padecían rubéola clínica y en el 6. 38% (urbana). (23) pero no existen estimaciones fiables de la contribución de la rubéola a la catarata.9 por 1000 nacidos vivos en el brote de 1994–1995 (ref. Entre las mujeres embarazadas en 1972. Se calcula que la catarata congénita es responsable de un 3% a un 19% de los casos de ceguera infantil en África. otros informes sobre el SRC hallados en la bibliografía médica no incluían información que permitiera estimar las incidencias. se detectaron 18 casos de SRC después de una epidemia de rubéola que siguió a la entrada en la ciudad de refugiados procedentes de áreas rurales en guerra en 1978. 29).

El 63% de 225 niños de edades comprendidas entre 6 meses y 4 años tenían IgG específica de la rubéola. (73) WHO/V&B/00. frente al 10% de los testigos. el 35% padecía una retinopatía pigmentaria indicativa de SRC. o catarata) como manifestaciones del SRC. (51) Región del Mediterráneo Oriental. se detectó IgM específica de la rubéola en la saliva del 26% de 95 lactantes con catarata congénita. (69) En pequeñas poblaciones insulares como la de Taiwán (China). y uno de Tailandia. (65) un año de epidemia en el que se confirmaron 83 casos en mujeres embarazadas de la Provincia de Córdoba. En 1991. en Arabia Saudita. la rubéola puede estar completamente ausente en años interepidémicos. se detectó IgM específica de la rubéola en el 80% de 107 menores de 4 meses. (72) mientras que en Panamá la proporción correspondiente de casos fue del 31%. En los estudios llevados a cabo en Malasia y Singapur se registraron numerosos casos de SRC. donde entre el 80% y el 85% de las mujeres en edad fecunda eran inmunes a la rubéola. pero no se disponía de un denominador poblacional. el All India Institute for Medical Sciences de Nueva Delhi constató signos de rubéola congénita en 18 (6. (61) después de haber iniciado la vacunación de los escolares en 1976.03 7 . al igual que el 15% de 5303 casos en 1976. (56) en el mismo instituto. el 56% de 49 lactantes en los que se sospechaba una infección intrauterina tenían IgM específica de la rubéola. el 30% de los casos en años no epidémicos y el 55% en años epidémicos se registraron entre las mujeres de este grupo de edad. (18) En el Malaysian National Institute for Medical Research se somete el suero de los lactantes con sospecha de infección al sistema de detección TORCHES. catarata congénita. alumnos de escuelas para sordos. en 1980. el 49% de 66 niños de 4 a 59 meses de edad con signos clínicos de SRC tenían IgG antirrubeólica. el sistema TORCHES permitió identificar 93 casos de SRC durante el período 1969–1977. (8) En Israel.7% entre 11 460 embarazadas sometidas a detección serológica. (53. y 26 durante 1978–1986. pero se dispone de datos procedentes de algunas islas y de varios países de América Latina sobre la periodicidad y la distribución por edades de los casos notificados. frente a solo el 6% de 212 lactantes normales. Antes de iniciarse la vacunación. un estudio atribuía al SRC el 3% de los casos de sordera en menores de 15 años. En el Brasil. el 12% de 249 lactantes en los que se sospechaba una infección congénita y el 26% de 90 que presentaban malformaciones congénitas tenían IgM antirrubeólica. respectivamente. En Calcuta. el 70% y el 58% de estas mujeres. (70) En la Argentina. (19) En un estudio llevado a cabo en un gran hospital oftalmológico de referencia de Madurai en 1993–1994. durante el período 1988–1989. (49) mientras que otro lo consideraba la causa más importante. mediante el sistema de detección TORCHES se identificó infección rubeólica en 13 mujeres embarazadas (1. (71) En Cuba. pero en ninguno de los 36 testigos de edades comparables. El 29% padecían sordera neurosensorial. se examinó en Madrás a 374 niños de 3 a 19 años de edad. durante el año epidémico de 1972 se registró una tasa de manifestación clínica del 4. el 7.5% de los 1588 casos de rubéola notificados durante tres años sin epidemias se registraron en el grupo de 15 a 44 años de edad. (50) La autopsia de 68 lactantes con miocarditis aguda mostró que el 4% de los casos eran atribuibles al SRC. La mayor parte de los informes publicados sobre el SRC proceden de la India. (58) En Tailandia. (64) cada 4 ó 5 años en Panamá (8) y cada 4 a 7 años en la Argentina (65) y Bangkok (Tailandia). (55) Durante el período 1979–1982. sordera o al menos dos malformaciones indicativas de SRC. (60) En Singapur. optaron por poner fin al embarazo. y en otro 6.7 por 1000 gestaciones en 1985) y en dos lactantes con SRC y seropositivos para la IgM antirrubeólica. porcentaje netamente más elevado que el 33% de los 151 testigos sanos. (66–68) Estos intervalos interepidémicos son similares a los 4 a 6 años de muchos países europeos en la era anterior a la vacunación.Región de las Américas. en un estudio de casos y testigos se constató que el 62% de 55 niños menores de tres años con malformaciones congénitas oculares o del sistema nervioso central (SNC). carecían de antecedentes familiares de sordera y presentaban alteraciones pigmentarias de la retina (o microftalmía. En Lucknow. (57) En 1987. (59) Región del Pacífico Occidental. 54) La prevalencia de IgG antirrubeólica era también significativamente superior entre las madres que habían tenido abortos espontáneos o mortinatos que entre los testigos. de 165 alumnos de 7 a 14 años de edad de un colegio malayo para sordos. ictericia neonatal o púrpura tenían la IgG específica de la rubéola. frente a sólo el 1% de los testigos. (62) Vigilancia de la rubéola adquirida La rubéola adquirida no es una enfermedad de notificación obligatoria en la mayor parte de los países del sur de Asia y África. Se han registrado epidemias de rubéola cada 6 ó 7 años en Hong Kong (63) y São Paulo (Brasil). (52) Región de Asia Sudoriental.7%) de 272 menores de un año aquejados de una presunta infección congénita. Entre los niños con cardiopatía congénita.4% se sospechó una infección subclínica.

102). La proporción de mujeres seronegativas era inferior al 10% en 13 países (29%). 1211 Ginebra 27. La figura 2 muestra la variación global de la susceptibilidad a la rubéola entre las mujeres en edad fecunda. (75) Los resultados de Brasil y de México son similares a los de Polonia y Escocia (6–7 años). reveló diferencias de susceptibilidad entre las áreas urbanas y rurales (43% frente a 51% en Jamaica. 1. Trinidad y Tobago. el número promedio de casos secundarios previstos si se introduce un único caso en una población totalmente susceptible. el 36%. Cumplen nuestros criterios de inclusión las encuestas de 45 países en desarrollo. pero la estratificación por edades no es lo bastante «fina» o el tamaño de la muestra resulta insuficiente para calcular la edad promedio en el momento de la infección. En China continental. 80). la seroprevalencia de la rubéola varía mucho entre los distintos países según la edad. 77). mientras que en otros sigue habiendo muchos casos entre los adultos. lo que refleja la menor transmisibilidad de la rubéola. y Uruguay. (79) En el caso de la India no sería correcto presentar un promedio estimado porque las encuestas se llevaron a cabo en determinadas ciudades y dieron resultados muy diferentes. 100). con un total de más de 16 000 encuestados. 38% frente a 65% en Panamá y 22% frente a 40% en el Perú). Malasia (ref. Brasil. los resultados corresponden a un estudio llevado a Fig. (74) 6 años en Brasil (28) y 8 años en México (según cálculos basados en las notificaciones de casos). En algunos de ellos es sobre todo una enfermedad infantil.a Encuestas estratificadas por edades. algunos estudios han puesto de manifiesto diferencias intranacionales. y algo inferiores a los 9–12 años estimados para Inglaterra y Gales. Los resultados de los distintos países son valores promedio calculados a partir de muestras de determinadas áreas de cada uno de ellos. por ejemplo. 104). donde se llevó a cabo una encuesta nacional en 1990. Togo (ref. durante 1975–1984. como se muestra en la figura 2. República Islámica del Irán (ref. con escasas variaciones entre ellos. Además de las diferencias entre los distintos países mostradas en la figura 2. (74) Existen otros estudios que presentan datos distribuidos según la edad. (78) y en el Brasil se incluyeron tres ciudades y un estado. Gráficas de la seropositividad antirrubeólica por edades en algunos países en desarrollo durante la era anterior a la vacunación: a) Brasil (ref. d) China (ref. Por ejemplo. del 10%– 24% en 20 países (44%) y de al menos el 25% en 12 países (27%). (74) La edad promedio en el momento de la infección es mayor que la del sarampión. Las edades promedio en el momento de la infección eran de 2 a 3 años en Gambia en 1976. frente a 12–18 para el sarampión. En el Yemen. Encuestas serológicas de mujeres en edad fecunda. (76) En algunos países grandes. Panamá (ref. la estimación nacional refleja las encuestas efectuadas en varias partes del país. el este y el oeste del país. excepto México. es decir. 80). b) Gambia (ref. el estudio realizado en colaboración en 1967–1968 por la OMS sobre la seroepidemiología de la rubéola en las Américas. 8 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . (77) En Nigeria. (82) a Una lista completa de estudios con un resumen de resultados incluídos en esta revisión está disponible en: Departamento de Vacunas y Productos Biológicos. cabo en zonas del norte. el mismo estudio detectó escasas diferencias entre esas áreas en Argentina. Chile. Gomwalk y Ezeronye (81) no observaron esa clase de diferencias en el estado de Imo (Nigeria). Organización Mundial de la Salud. se ha estimado en 6 ó 7 para la rubéola. La tasa básica de reproducción (R0). y el 28%. (80) En cambio. el 36% se llevaron a cabo durante el período de 1965–1974. 25). Suiza. a partir de 1985.Encuestas serológicas Hemos localizado más de 100 estudios publicados sobre la seroprevalencia de la rubéola en países en desarrollo. la susceptibilidad era significativamente menor en las tierras altas (4%) que en las otras cuatro regiones estudiadas (18%). en 1979–1980 se realizaron encuestas en áreas urbanas y rurales de 20 provincias. c) Egipto (ref. Alemania y los Estados Unidos durante la era anterior a la vacunación. Como se muestra en la figura 1. 103).

Malasia. los resultados serológicos son coherentes con los datos documentados de SRC en las mismas áreas. como en Brasil. Algunos estudios extensos sobre seroprevalencia han puesto de manifiesto tasas de susceptibilidad extremas en uno u otro sentido (por ejemplo. En todos estos países existen actualmente políticas nacionales de vacunación antirrubeólica. En el año 1974. Singapur y Sri Lanka.Fig.03 9 . 83). es difícil estimar el riesgo absoluto de SRC y pueden existir importantes diferencias dentro de los países. (12) En otros países con tasas de susceptibilidad altas o moderadas. como se describe en la segunda parte de esta revisión. 2. lo que da una idea del riesgo comparativo de SRC. (86) el 31% de otros dos hospitales (87) y el 37% de una muestra aleatoria de mujeres de la ciudad (88) eran seronegativas. En el caso de otros países con datos menos fiables o un solo estudio es más difícil extraer conclusiones válidas sobre la carga de morbilidad debida al SRC. pero dos encuestas han demostrado que más del 30% de las embarazadas son susceptibles (68. los datos serológicos concuerdan con otros datos indicativos de una elevada incidencia del SRC o una alta proporción de rubéola adquirida entre las mujeres gestantes (tabla 2). Susceptibilidad a la rubéola en las mujeres en edad fecunda de los países en desarrollo antes de la introducción de la vacuna antirrubeólica. Panamá. En Nueva Delhi. se llevó a cabo un estudio de casos y testigos para documentar el riesgo de SRC (53) y se constató que el 15% de 100 mujeres embarazadas (54) y el 21% de 300 mujeres embarazadas (85) eran seronegativas. entre dos encuestas serológicas. En Tailandia no se dispone de datos sobre la incidencia del SRC. Aun así. WHO/V&B/00. se documentaron en Ibadán (Nigeria) casos de SRC en niños con cardiopatía congénita. Conclusiones En la presente revisión hemos localizado más de 100 encuestas serológicas sobre el SRC en los países en desarrollo. Los datos más concluyentes sobre la carga de morbilidad debida al SRC proceden de países con varias fuentes de información que proporcionan resultados coherentes (tabla 2). Estudios anteriores también realizados en Nueva Delhi habían mostrado tasas de susceptibilidad más Países con más de una fuente de información En los países con las máximas tasas de susceptibilidad (superiores al 25%) entre las mujeres en edad fecunda. como Jamaica. el 4% en China (77) y el 68% en Trinidad y Tobago (80)). y estudios llevados a cabo al final de la década de 1980 revelaron que el 46% de 160 mujeres embarazadas de un hospital. (41) aproximadamente por la misma época en que se constató que el 30% de 500 mujeres en edad fecunda eran seronegativas. (84) En Lucknow (India). varias series de casos permitieron documentar la contribución de la rubéola a las infecciones congénitas durante el período 1979– 1989. parte de la India y de Nigeria.

Togo. · Vigilancia del SRC Países con tasas de susceptibilidad moderadas o altas en encuestas serológicas. Turquía. Se recomiendan las siguientes definiciones de los casos confirmados y de sospecha de SRC (9. focos de radiotransparencia ósea. (90) En ausencia de datos sobre la evolución de la rubéola adquirida. Sin embargo. Camerún. b) púrpura. solo se encontró una encuesta publicada. la incidencia del SRC fue máxima (3. retraso mental. 93) Sin embargo. Gambia. estudios serológicos de casos y testigos en instituciones como colegios para sordos o ciegos. obstetras y directores de laboratorios nacionales permitirá seleccionar los métodos más viables.bajas: 13% en 1969–1970 (89) y 22% en 1971. Pakistán. con una incidencia en 1993 del 0. retinopatía pigmentaria. integración de los estudios sobre el SRC en las encuestas generales sobre discapacidad. durante el período de 1988–1989. Kenya. En Omán. Gambia). pediatras. Jordania. Venezuela y Zambia. Chile. y vigilancia activa de la aparición de SRC después de un brote de rubéola. se registran tasas de susceptibilidad iguales o superiores al nivel del 10%–25% (91. (9) 10 Los datos de incidencia del SRC aportan la información más directa sobre la carga de morbilidad y son especialmente útiles si existe un denominador poblacional definido. 13). Marruecos. ictericia de aparición dentro de las 24 horas siguientes al nacimiento. Los métodos adecuados para que los países obtengan datos sobre la carga del SRC son los siguientes: revisiones retrospectivas o prospectivas de los registros hospitalarios sobre malformaciones de los lactantes que podrían deberse al SRC. República Islámica del Irán. Omán. llevada a cabo hace casi 30 años. las tasas muy altas de susceptibilidad detectadas recientemente resultan preocupantes. Yemen y Uruguay. posiblemente asociado a cambios demográficos. Mongolia. Recomendaciones Muchos países han reunido ya datos concluyentes sobre la carga que representa para ellos el SRC. es difícil determinar si estas cifras reflejan un incremento secular de la susceptibilidad. En algunos países esas tasas se han documentado mediante grandes encuestas que abarcaban amplias áreas geográficas (China. se ha estimado que los casos notificados de SRC representan menos del 25% del total. Egipto. El debate a nivel nacional entre epidemiólogos. Ecuador. Etiopía. Uruguay. se produjeron casos de SRC en todas las regiones. Panamá. meningoencefalitis. La mayoría de los países industrializados han establecido la vigilancia de los casos de SRC por medio de registros nacionales. Con respecto a Ecuador. Es probable que en estos países la incidencia del SRC sea relativamente baja. Gabón. microcefalia. En la epidemia de 1992–1994. Arabia Saudita y Túnez) se ha publicado al menos una encuesta que parecía indicar que la susceptibilidad entre las mujeres en edad fecunda era algo inferior a la registrada en los países industrializados durante la era anterior a la vacunación. Côte d’Ivoire. En otros países existen algunos indicios de que el SRC puede ser un problema oculto. seguimiento durante el embarazo de la susceptibilidad a la rubéola o aplicación del sistema de detección TORCHES. Perú. pero sin SRC documentado En un nutrido grupo de países. o una variación cíclica de la incidencia de la rubéola. Mongolia) o se han obtenido en encuestas repetidas con resultados coherentes (Chile. SRC confirmado: malformaciones congénitas y confirmación de laboratorio. Bahrein. pero aun así el riesgo existe. (5. Sospecha de SRC (cuando los datos de laboratorio no son suficientes para la confirmación): dos complicaciones cualesquiera de las enumeradas en a) o una de a) y otra de b): a) catarata/glaucoma congénito. entre las mujeres en edad fecunda. Uganda. esplenomegalia. Etiopía. Perú. por lo que debe buscarse más información sin tardanza. Kuwait. programas de seguimiento de las malformaciones congénitas o ambos mecanismos. en la que el 30% de las embarazadas eran susceptibles. lo ideal es verificarlos mediante la detección de la IgM específica de la rubéola. es más factible centrarse en seguir los casos de SRC que aparecen en el período Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Líbano. Pertenecen a este grupo Argentina. cardiopatía congénita. (93) En los países en desarrollo. sordera. como los Estados Unidos. incluso en los países más ricos. (80) Se precisan datos más completos o más actualizados sobre la carga de morbilidad debida al SRC antes de extraer conclusiones sobre la magnitud del problema en estos países. Países con tasas de susceptibilidad relativamente bajas comparadas con las de los países industrializados en la era anterior a la vacunación En varios países (Burkina Faso. 92) señalado por los países industrializados en la era anterior a la vacunación.3 por 1000 nacidos vivos en la región de Muscat. donde solo el 4% de las embarazadas eran susceptibles en 1988–1989. México. solo una media del 8% de las embarazadas eran susceptibles. vigilancia de la rubéola adquirida para determinar la proporción de casos en mujeres en edad fecunda e identificar los brotes.5 por 1000 nacidos vivos) en la región de Salalah. China. Benin. En uno u otro caso. Somalia.

Cuanto más jóvenes son los niños de los grupos estudiados. en la mayor parte de los países debería ser factible empezar a investigar la epidemia para determinar la incidencia de la rubéola adquirida entre las mujeres en edad fecunda. 42) y el personal sanitario podría seguir etiquetando como rubéola todas las enfermedades que cursan con exantema y fiebre aun después de terminada la epidemia. a intervalos regulares. (97) No obstante.03 11 . En los países que aplican el sistema de detección TORCHES a los lactantes. En los países de bajos ingresos (definidos por el Banco Mundial como aquellos cuyo producto nacional bruto por habitante no supera los US$ 695 (96)). al menos el 50% de los niños que quedan ciegos mueren en los 12 meses siguientes. lo ideal sería que. En el Reino Unido. informarles de las definiciones clínicas de los casos de sospecha de SRC y proporcionarles un formulario de notificación adecuado. se verificara serológicamente la presencia de cierto número de casos de rubéola adquirida. lo que indica que el 15% de todos los casos de sordera neurosensorial eran debidos al SRC. debido a la dificultad para distinguir entre ésta y otras causas de exantema y fiebre. Estas iniciativas proporcionarían una valiosa información de partida sobre la incidencia de la rubéola por edades que podría ayudar a tomar decisiones sobre futuras políticas de vacunación. se concede menos prioridad al SRC que a las principales causas de mortalidad y morbilidad infantiles. Si se detecta. Aunque la vigilancia del sarampión tiende a concentrarse en los niños menores de 15 años. momento en el que pueden identificarse aproximadamente una tercera parte de ellos. las epidemias de rubéola han durado dos o más años. por ejemplo. frente al 9% de los testigos. resultaría útil obtener información sobre la cohorte anual de nacimientos en la zona en la que se recogen las muestras de suero. Un estudio comparativo de casos y testigos para determinar la prevalencia de IgG antirrubeólica puede aportar datos de respaldo. el diagnóstico debe confirmarse por la detección de IgM específica de la rubéola. La vigilancia activa del SRC debería iniciarse en una fase temprana de la epidemia y continuar durante al menos 9 meses después de que ésta haya terminado. (65) y un pequeño brote a menudo anuncia otro mayor.neonatal o en la primera infancia. 32) Durante la primera infancia. más útiles resultan las comparaciones entre casos y testigos en relación con la presencia de IgG antirrubeólica. el 24% tenían IgG antirrubeólica. (21) De ellos. en los países en los que hoy día se concede al SRC una prioridad relativamente baja habrá una oportunidad de establecer la vigilancia. y pese a saberse que el número de casos detectados de rubéola congénita es inferior al real. La vigilancia de la rubéola adquirida es útil para determinar la proporción de casos que se producen en mujeres de edad fecunda e identificar los brotes epidémicos. Aunque se confirme inicialmente que el brote es de rubéola. (95) Por consiguiente. La mejora de la capacidad de los laboratorios de los países en desarrollo para llevar a cabo programas de lucha antisarampionosa debería hacerse extensiva a los medios para diagnosticar la rubéola. en los países en desarrollo. como se describe a continuación. (9) Debería organizarse la obtención de muestras de suero para determinar la presencia de IgM en el mayor número posible de lactantes con sospecha de SRC. el 13% de los niños de 6 meses a 4 años de edad con probable sordera neurosensorial asociada a la rubéola tenían otras manifestaciones del SRC. (94) La contribución del SRC a estas anomalías puede evaluarse buscando otras manifestaciones clínicas del síndrome. se debe tener en cuenta que se han producido epidemias concurrentes de rubéola y sarampión (9. en el caso de la rubéola es importante incluir todos los grupos de edad. WHO/V&B/00. Habría que alertar a obstetras y pediatras de la aparición del brote y sus consecuencias. Es importante tener presente que en las encuestas sobre niños supervivientes con malformaciones compatibles con el diagnóstico de SRC se puede subestimar la incidencia de éste: por ejemplo. con objeto de estimar las tasas de SRC confirmado por cada 1000 nacidos vivos. (5. Una epidemia ofrece la oportunidad de establecer la vigilancia del SRC. · Inclusión del SRC en las encuestas de discapacidad · Investigación de las epidemias de rubéola Las encuestas periódicas destinadas a determinar la prevalencia de discapacidades como la ceguera y la sordera pueden ofrecer la oportunidad de incluir la investigación del SRC. ya que en los niños de más edad la alta incidencia de rubéola adquirida merma dicha utilidad. y sobre todo si afecta a las mujeres en edad fecunda. la mayoría de las estimaciones de incidencia del SRC en los países sin un programa activo de vacunación antirrubeólica han sido inferiores al objetivo del programa de eliminación del tétanos neonatal (menos de un caso de tétanos neonatal por 1000 nacidos vivos). Durante una epidemia. una epidemia de rubéola debe investigarse en la medida en que los recursos lo permitan. al menos de la rubéola adquirida. Por ejemplo. · Vigilancia de la rubéola adquirida En muchos casos. y seleccionar un laboratorio adecuado. pero el resultado obtenido será una cifra inferior a la real. como parte de las actividades en curso orientadas a mejorar la vigilancia y la lucha contra el sarampión.

Methods of assessing the impact of congenital rubella infection. segunda parte: vacunación antirrubeólica Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé (en prensa). 3. Journal of the American Medical Association. Sever JL. 3: 35–46. 1): S22–S28. 7 (suppl. 2. 1989. Pollock TM. Gregg NM. The history and medical consequences of rubella. 1985. 8: 110–115. 98) o a estudios de base comunitaria con una estratificación «fina» para determinar la seroprevalencia por edades. 1982. The opportunity and obligation to eliminate rubella from the United States. Cradock-Watson JE. 8. Olivé aportaron observaciones muy útiles. G. F. R. confirmada serológicamente. (10) Se precisa más información sobre la carga de morbilidad debida al SRC. 1985. 6. 1994. South MA. 1966. 1984. Lancet. Hull. Robertson SE et al. Nota de agradecimiento Damos las gracias al personal de las oficinas regionales de la OMS que ha compartido con nosotros su información y su experiencia. B. (37. 69(45): 333–336. Kanra G. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. 1985. Health trends.Conclusiones Esta revisión pone de relieve que la importancia del SRC ya está bien documentada en varios países en desarrollo. Owens CS. sobre todo en países que ya tienen algunos indicios de que la morbilidad oculta es considerable. Pediatric infectious disease journal. Aunque muchos de los países en desarrollo ya han introducido la vacuna antirrubeólica. Gunasekera PC. 1991.-M. 13. Referencias 1. American journal of obstetrics and gynecology. National congenital rubella surveillance programme. Consequences of confirmed maternal rubella at successive stages of pregnancy. con fondos donados por la Fundación Rockefeller y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Orenstein WA et al. 1941. Galazka. 1): S2–S10. 5. otros no lo han hecho y corren el riesgo de padecer epidemias como la ocurrida recientemente en Sri Lanka. 12. Fuerst HT. 251: 1988–1994. los datos indican que el riesgo de SRC es al menos tan elevado como el de los países industrializados en la era anterior a la vacunación. (27) En la segunda parte de esta revisión (12) presentamos información sobre las actuales políticas mundiales de vacunación y analizamos la necesidad de estudiar la relación costo-beneficio de la vacunación antirrubeólica en los países en desarrollo. Teratogen update: the congenital rubella syndrome. 10. B. A. Rubella outbreak. Melgaard. y la rentabilidad de las distintas estrategias para luchar contra la rubéola y el SRC. Nossal y J. 1996. Ceyhan M. Gunasekera DP. Miller E.M. 7 (suppl. Reviews of infectious diseases. Espino RT. 2: 781–784. 9.H. Expanded Programme on Immunization. 33: 13–18. Fetal mortality in maternal rubella: results of a prospective study from 1957 to 1964. Serological evaluation of 52 children immunized with the combined measles. Este proyecto ha sido subvencionado por el Comité Directivo de Epidemiología e Investigación sobre el Terreno del Programa Mundial de Vacunas e Inmunización de la OMS. Transactions of the Ophthalmological Society of Australia. Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo. Siegel M. Se han propuesto varios métodos para modelizar la incidencia del SRC. Dudgeon JA et al. Rubella immunization – learning from developed countries. LaForce. mumps and rubella vaccine. C. 347: 1694–1695. 31: 297–307. Peress NS. Orenstein WA et al. 7. Reviews of infectious diseases. J. En muchos otros de esos países. Topal B. Rubella in Panama: still a problem. Los datos necesarios para ello van de la incidencia de rubéola notificada en mujeres en edad fecunda y las tasas de fertilidad por edades (13) a la incidencia de rubéola durante la gestación. 96: 247–253. Teratology. Turkish journal of pediatrics. 5: 75–79. Lancet. 4. Oman. 11. de Quadros. Henderson. Cooper LZ. 1973. Nokes. 12 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Congenital cataract following German measles in the mother.

Baxter DN. Elango S. 1993. 1994. 15. 7(suppl. Hull B. 2(suppl): S27–S36. Archives of disease in childhood. Swartz TA et al. Neonatal manifestation of congenital rubella following an outbreak in Trinidad. 40. eds. 107: 1–15. Economic evaluation of different vaccination programmes to prevent congenital rubella. American journal of diseases of children. In: Proceedings of the International Conference on Rubella Immunization. East African medical journal. 26. Preliminary observations on rubella infection in Tanzania and the challenge for its control. 20. 6: 27–28. 1991. Anderson RM. 1): S37–S41. Ocular abnormalities in children from a Malaysian school for the deaf. 31. Epidemiological studies of rubella virus in a tropical African community. lsacsohn M. Rubella in Jerusalem. 2. Future of rubella virus vaccines. 7(suppl. Annals of tropical paediatrics. Journal of medical virology. Laboratory diagnosis of rubella: past. Massad E et al. 35. 200(6): 435–441. 118: 382–396. 1988. 1967. Health trends. London. Clarke M et al. 21. Childhood blindness. 1989. 37. Maselle SY. 18–20 February 1969. 14: 149–152. Frieden IJ. 25. 112: 579–594. 22(2): 73–76. 98: 395–401. Israel journal of medical sciences. Congenital heart disease in Nigeria: clinical and necropsy study of 260 cases. 18. Congenital rubella in Great Britain 1971–1988. A model-based design of a vaccination strategy against rubella in a non-immunized community of São Paulo State. 1990. Congenital rubella in the United Kingdom before 1970: the prevaccine era. 15: 17–22. Cradock-Watson JE. Journal of tropical pediatrics. 1985. Medical newsletter (Oman). Ojala P. Peckham C. 1969. American journal of epidemiology. Menser MA et al. Smithells R et al. Childhood blindness in Jamaica. 1973. Reviews of infectious diseases. Early results of an extensive rubella epidemic. 35: 50–54. Rutahindurwa A. 1979. Rubella vaccine. 12: 111–125. 30. West lndian medical journal. Resnick SD. Lancaster HO. 32. British journal of ophthalmology. Juma AH. Plotkin SA et al. In: Plotkin SA. 22. 23. 1984. Changes in the significance of maternal rubella as a factor in childhood deafness – 1954 to 1982. Gray RF. Brazil. 1974. 32: 79–82. Pediatric clinics of North America. Haukenes G. May RM. Infantile rubella cataract in Oman. 1970. 1): S11–S16. 19. 34. 1989. 28. 17. Childhood exanthems old and new. 49: 36–39. 36. NIPH annals. Vesikari T. 140: 641–644. Nishmi M. Eye. 41.03 13 . Rubella during pregnancy as a cause of congenital hearing loss. 18: 97–106. Upfold LJ. Congenital rubella in Singapore. 1991.14. 4: 331–335. Elo O. 27. 1988. 72: 65–67. 1986. 65(5): 319–324. Congenital rubella syndrome in late infancy. 1985. Krugman S. Epidemiology of congenital rubella and results of rubella vaccination in Australia. 1991. 1982. 41: 196–200. Tan KL et al. Journal of the American Medical Association. Stray-Pederson B. Slow maturation of IgG1 avidity and persistence of specific IgM in congenital rubelIa: implications for diagnosis and immunopathology. 39. Oxford University Press. Epidemiology and infection. 1986. Plotkin SA. Lewis M. 1988. Thomas HIJ et al. International journal of epidemiology. Vaccines. Clinical and serologic findings in children with congenital rubella. WHO/V&B/00. 16. 29. Shriwas SR. 24. Epidemiology and infection. 5: 69–83. Medical journal of Australia. 1951. 38. Swartz TA. 2: 1429–1432. WB Saunders. Deafness as an epidemic disease in Australia: a note on census and institutional data. Mortimer EA. 1980. Moriarty BJ. National Institutes of Health. 2nd edit. Infectious diseases of humans: dynamics and control. 58: 931–935. 1975. 1994. Foster A. International journal of paediatric otorhinolaryngology. British medical journal. Oxford. Reviews of infectious diseases. Control of the congenital rubella syndrome in Jamaica. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Causes of deafness in schools for the deaf in Madras. Journal of the Singapore Paediatric Society. 33. Antia AU. present and future. Reddy TNK. 36: 859–887. Ali ZA. 1994.

Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. Bento RF et al. 61(5): 323–326 (in Portuguese). 40(1): 11–14. 7 (suppl. 1991. 50(3): 146–152. 1985. Bhamornsathit S. Comportamiento epidemiológico de la rubéola en la provincia de Córdoba. Tan KL. Oxford University Press. 51: 23–32. Chan CM. 49. Phiromsawat S et al. Journal of the Medical Association of Thailand. Tsang HF. Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. Chatiyanonda K. 64. Hong Kong. 25(11): 242–245. 4(3): 17–20. McPherson B. 1995. 1974. 61. Chakrabarty MS et al. Rubella in Europe. Eckstein MB et al. A global view of immunization tactics and strategies for the control of rubella. 1978. Journal of hygiene (Cambridge). East African medical journal. 62(2): 307–312. 48. Kort H. Prevalence of rubella virus and cytomegalovirus infections in suspected cases of congenital infections. 43. 58: 75–78. Intra-uterine infections. 1991. 11(3): 387–394. Dudgeon JA. Holborow CA. Medical journal of Malaysia. Obiako MN. London. Singapore. Tan DSK. Role of rubella in congenital malformations in India. An analysis of the first 200 legal abortions at the Johannesburg General Hospital. Lewis C. Indian journal of medical research. Rubéole congénitale (à propos d’un cas observé au C. 54. Journal of tropical pediatrics. 53. Annals of the Academy of Medicine. 58. British medical journal. 32: 83–86. 1988. Nathoo KJ. Immune status to congenital infections by TORCH agents in pregnant Saudi women. Mbengeranwa OL. A folha medica (Brasil). 55. Estudo retrospectivo de 68 necropsias. Chaturvedi UC et al. 69. 1988. 1973. Prasertsawat PO. Rubella antibody among Thai women of childbearing age. Phiromsawat S. 1996. Aspects of rubella infection in Brazil. 10: 238–241. A study of deafness in West Africa: the Gambian hearing health project. Fall M et al. lntaraprasert S. Public health and epidemiology bulletin. Serological studies on possible causes of intra-uterine infections in Thai infants. Epidemiology and infection. Galazka A. Serological study on congenital rubella in Delhi. Mathur A. Miocardite aguda na criança. Congenital rubella syndrome in Malaysia. Goh KT. de Dakar). 62. eds. Profound childhood deafness in Nigeria: a three year survey. 1978. Tantivanich S et al. Revista Brasileira de otorrinolaringologia. Congenital rubella in south India: diagnosis using saliva from infants with cataract. 9(3): 312–316. 59. 2): 26–28. South African medical journal. Bloch B. 16(4): 707–712. 1986. 1985. Rubella as an aetiological factor of congenital malformation in Calcutta – a serological study. Postpartum rubella immunization: Ramathibodi experience in March–April 1986. Zapata MT. Ramia S. Estudo electrofisiológico de 136 casos. 1985. In: Gruenberg EM. 63. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 60. Manjunath N. 66. Deficiencia auditiva na criança. 79: 716–721.U. The rubella immunity of women of child-bearing age in Singapore. 8: 74–77. Mehrotra RML. 46. 107: 43–54. Vaccinating against brain syndromes: the campaign against measles and rubella. Salerno R et al. Central African journal of medicine. Simultaneous rubella and measles epidemics in an African community. Annals of the Academy of Medicine. Department of Health. 1980. Goldston S. 312: 161–162. Argentina. 97(1): 14–25. Journal of the Medical Association of Thailand. 57. 56. Bakir TMF. Doraisingham S. 71 (suppl. Herdy GVH et al. 68. Indian journal of pediatrics. Marquez A.42. 1985. Schatzmayr HG. 76: 33–40. Kopenhager T. Arquivos Brasileiros de medicna. Bulletin de la Société médicale d’Afrique noire de lange française. 1981. 47. International journal of pediatric otorhinolaryngology. 1): 94–97. 1986. 71 (suppl. Sachdeva R. 65. Rubella in Hong Kong. 45. 44.H. 1984. Congenital rubella syndrome at Mombasa. Desudchit P. Ear and hearing. Balaya S. 1): S53–S55. Serological study for the prevalence of rubella at Lucknow. 93: 359–366 (in Portuguese). 50. Hossain A. 1976. Indian journal of medical research. 27 May: 858–860. 14 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Etiología da deficiência auditiva. 51. 10: 115–135. 1984. Axton JHM. Indian journal of medical research. 1975. 63(10): 1438–1445. Rubella: a serologic study in pregnant women at Ramathibodi Hospital (1984–1985). 1987. Reviews of infectious diseases. Singapore. 52. 1986: 140–157. Broor S et al. 1975. 1987. 20(4): 404–410. 1979. Chaturvedi UC. 1987. 67.

1989. 78. 14(3): 380–384. Ezeronye OU. Rubéola y embarazo: control serológico en la determinación de riesgos y daños. Epstein I. epidemiology. 1978. American journal of epidemiology. 97(2): 95–104. American journal of epidemiology. 1984. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 1969. 1987. Fogel A et al. 1): S42–S46. 71. 1982. 71(5): 425–426. Hornstein L. 41: 174–178. 75: 469–473. 1971. American journal of epidemiology. Cochi SL et al. 72. Gutierrez-Trujillo G et al. 79: 777–780. Rubella antibody in pregnant women. Serological survey of rubella in Yemen in 1985. 1967. Gomwalk NE. Seroepidemiología de la rubéola en mujeres mexicanas: encuesta nacional probabilística. 1990. Balaya S. Thailand. Anderson RM. Unpublished document. 1990. 34(3): 318–327. 1985. Serologic studies in 11 460 pregnant women during the 1972 rubella epidemic in Israel. Zapata MT. Journal of communicable diseases. Epidemiología de la rubéola en México. 1): S572. Wannian S. 1982. Serosurvey of rubella antibody among health personnel of Songklanagarind University Hospital. Indian journal of pathology and bacteriology. 90. Pruksananonda P. 38: 317–330.03 15 . 6: 126. Rubella haemagglutininationinhibiting antibodies in females of child-bearing age in Western Nigeria. Familusi JB. Salud Pública de México. 33: 163–167. Márquez A. 91. World health statistics quarterly – Rapport trimestriel de statistiques sanitaires mondiales. Journal of medical virology. 1970–1985: on the verge of elimination. 37: 79–88. Indian journal of medical research. 93. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. 1985. Mathur A et al. 89. 22: 279–280. Seth P. Journal of hygiene (Cambridge). 79. Pan American Health Organization. 81. World aspects of the epidemiology of rubella. 80. 42: 419–422. Seth P. WHO Collaborative Study on the Sero-epidemiology of Rubella in Caribbean and Middle and South American Populations in 1968. Epidemiology of rubella and congenital rubella infection in Israel. 7 (suppl. 74. Virus information exchange newsletter. Rawls WE et al. 1986. Seroepidemiological study of rubella infection in female subjects of Delhi and its surrounding villages. 88. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody. Lowered immunity status of rubella virus infection in pregnant women. Reviews of infectious diseases. 7 (suppl. 1993. Washington. Journal of communicable diseases. Congenital rubella following inapparent rubella infection. Current seroepidemiology of rubella virus infection among female residents in Taiwan. Satpathy G. 73. Mohapatra LN. 82. 15(1): 23–26. Prevalence and determinants of nutritional blindness in Bangladeshi children. 1985. 83. a country with a selective immunization programme. Odelola HA. microbiology and immunology. 124(3): 442–452. 118: 112–122. Bumrungtrakul P. 32(6): 623–631. 75. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 94. 1983. Rubella in the People’s Republic of China. 1977. Chen C-J. Balaya S. WHO/V&B/00. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 1972. Odelola HA. 2: 190–194. 19: 391–395. 86. American journal of diseases of children. 95. Strauss J et al.70. Journal of hygiene. Mohapatra LN. Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. Jose MV et al. Khare S et al. Journal of hygiene. 76. 1989. May RM. 90: 259–325. Seroepidemiology of rubella in lmo State of Nigeria. 77. 87. Khare S et al. 1989. Indian journal of medical research. Swartz TA. Black FL et al. Seroepidemiology of rubella in Indian women and in children with congenital malformations. Lin D-B. Salud Pública de México. Cockburn WC. Commentary on measles and rubella in Cuba. microbiology and immunology. 59: 190–194. 1976. Distribution of rubella antibodies in Nigeria. 92. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. Cohen N et al. 1992. Dowdle WR et al. Hinman AR. 1985. 1983. 1970. Seroimmunity to rubella virus in young adult females in Delhi. 85. 129: 349–361. Congenital rubella syndrome in the United States. Reviews of infectious diseases. 84. Vaccination against rubella and measles: quantitative investigations of different policies. WHO Collaborative Study on the Sero-epidemiology of Rubella. epidemiology. Fabiyi A. 103: 51–59. DC.

1995. West Malaysia. (disponible en el Centro de documentación. 127(5): 567–570. Programa Ampliado de Inmunización. Strauss J. 1993. Kabiri M. Suiza). lmam IZE. Ginebra. 1973.C. The rubella immuno-surveillance of Iranian females: an indication of the emergence of rubella outbreak in Shiraz. 1989. 34(2): 73–75. Documento inédito WHO/GPV/95. Rubella and congenital rubella syndrome in developing countries: selection of control strategies. Congenital rubella. Informe sobre el desarrollo mundial 1995: el mundo del trabajo en una economía integrada. 16 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . 102. 47: 127–129. Organización Mundial de la Salud. 87(6): 1078–1086. Organización Mundial de la Salud. 1972. Journal of pediatrics. Khalifa AS. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Journal of infectious diseases. Ceylon medical journal. Wahab KSEA. 99. Salisbury DM. Documento inédito EPl/GAG/91/WP. Washington. Moattari A.15. 1211 Ginebra 27. Iran. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire.1. Programa Mundial de Vacunas e Inmunización. 51(52): 394–396. 100. Banco Mundial. 104. Organización Mundial de la Salud. 18: 134–137. 1976. Susceptibility to rubella virus among Sri Lankan women. 1975. 1991 (disponible en el Centro de documentación. The seroepidemiology of rubella in Kuala Lumpur. Programa Mundial de Vacunas e Inmunización. Dudgeon JA. Sero-immunity to rubella among an Egyptian population. 98. Iranian journal of medical sciences. 1995. 1211 Ginebra 27. 97. Banco Mundial.96. Programme report 1994. Suiza). Mendis L. 101. Sero-epidemiology of rubella. Lam SK. D. Savinykh Al. 103.

03 17 . Robertson.Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo Segunda parte: Vacunación antirrubeólica S. F. 75(1). Díaz-Ortega Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 69–80 WHO/V&B/00. E. T. Cutts. R.-L. 1997. Samuel y J.

formación y supervisión. Rotterdam. lo que refleja los altos niveles de cobertura de las vacunas infantiles en estos países (superiores al 80%. Departamentos de Virología Clínica y Salud Comunitaria. la rubéola adquirida y la vacunación antirrubeólica en los países en desarrollo. y a menudo al 90%). vacunando a los niños y niñas para reducir la transmisión del virus y ofrecer una protección indirecta (estrategia de vacunación infantil) o asociando estos dos métodos (estrategia combinada). Introducción La vacuna antirrubeólica de virus vivos atenuados fue autorizada en los Estados Unidos en 1969.F. Si solo se vacuna a los niños. Director de investigación. J.T. Christian Medical College and Hospital. (1) porque allí donde no pueda garantizarse una cobertura elevada y sostenida. Consejo Nacional de Vacunación. siete países (9%) declaraban haber adoptado una estrategia selectiva y 24 (31%) señalaban que sólo vacunaban a la población infantil. Las reimpresiones se deben solicitar a este autor. Suiza. Programa Mundial de Vacunas e Inmunización. 18 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . a las escolares o a ambos grupos (estrategia de vacunación selectiva). También hemos consultado al UNICEF. Según la clasificación de países establecida por las Naciones Unidas. y poco después empezó a utilizarse en gran parte del mundo industrializado. Instituto Neerlandés de Ciencias de la Salud. D. Cutts2 . (3) y aproximadamente 50 de ellos han efectuado ya importantes estudios para evaluarla. algunos países han incorporado la vacuna antirrubeólica a sus programas nacionales de vacunación. Diaz-Ortega4 En 1995–1996 llevamos a cabo una revisión de las estrategias de vacunación contra la rubéola. pocos aportan datos sobre las repercusiones de la vacunación. pero no interrumpir. Aunque muchos países han empezado a utilizar la vacuna antirrubeólica. 1211 Ginebra 27. El síndrome de rubéola congénita (SRC) puede prevenirse por los medios siguientes: protegiendo directamente a las mujeres. y nos remitimos asimismo a artículos fundamentales sobre dicha vacunación en los países industrializados. así como una respuesta nacional a los estudios que documentan la carga de morbilidad del síndrome de rubéola congénita (SRC). en el 36% de los países con economías en transición y en el 28% de los países en desarrollo. Ministerio de Salud. Profesor principal de epidemiología de las enfermedades transmisibles. Países Bajos. los precios de la vacuna antirrubeólica. Facultad de Medicina de la Universidad Erasmus.-L. segunda parte: vacunación antirrubeólica S. no se ha recomendado incluirla en el Programa Ampliado de Inmunización (PAI) de los países en desarrollo. Samuel3 . R. Se resume en ella lo aprendido sobre la repercusión de las diversas políticas de vacunación en la lucha contra la rubéola y el SRC. México. Robertson 1 . Investigador.. Métodos Hemos llevado a cabo una revisión de la bibliografía sobre el síndrome de rubéola congénita. En todo el mundo. y se formulan recomendaciones para desarrollar programas integrales de lucha antirrubeólica en los países que disponen de una política de vacunación antirrubeólica o están estudiando implantarla. prestando especial atención a los países en desarrollo. Organización Mundial de la Salud. F. (2) Pese a no existir una recomendación a nivel mundial. 78 países (más de la tercera parte) señalaban que disponían de una política nacional de vacunación contra esta enfermedad. India. la vacuna antirrubeólica se utiliza en el 92% de los países industrializados. la transmisión de la rubéola.E. y supervisar la cobertura en los diversos grupos a los que va destinada. Sin embargo. que facilita la compra de vacunas por parte de los países pobres. En esta segunda parte se informa sobre el uso actual de la vacuna antirrubeólica en diversas regiones de la OMS. y DSc Fellow. La primera parte de esta revisión ofrece a aquellos que todavía no lo han hecho orientaciones sobre diversos métodos adecuados para la vigilancia del SRC. London School of Hygiene and Tropical Medicine. Vellore. México. La mayoría de los países (60%) indicaron que seguían una estrategia combinada. (3) En algunos países en desarrollo existe abundante documentación sobre la carga de morbilidad debida al SRC. existe el riesgo de que aumenten los casos de SRC. La experiencia ha demostrado que es esencial incluir la vacunación de las mujeres en edad fecunda en toda estrategia de lucha antirrubeólica. su introducción podría aumentar la susceptibilidad de las mujeres adultas al reducir. Reino Unido. Los países que utilizan la vacuna deben establecer una vigilancia de la rubéola y del SRC.Lucha contra la rubéola y el síndrome de rubéola congénita (SRC) en los países en desarrollo. 1 2 3 4 Médico. Esta situación guardaba una estrecha relación con el nivel económico del país. Londres.

la posibilidad de que las personas que tienen anticuerpos se reinfecten ha quedado demostrada por la detección de aumentos significativos de los títulos de anticuerpos después de la exposición. pero irán asumiendo paulatinamente la responsabilidad económica de la adquisición de vacunas. Además. Para analizar la influencia del nivel económico en el uso de la vacuna antirrubeólica. o asociando estos dos métodos (estrategia combinada). vacunando a los niños y niñas para reducir la transmisión del virus y obtener una protección indirecta (estrategia de vacunación infantil).72–0. la franja B comprende los países que hoy día necesitan apoyo de donantes. lo que indica que la mayoría de las adquisiciones de vacuna antirrubeólica se llevan a cabo por medio de otros mecanismos. 9). con economías en transición (lo que incluye a los países de Europa oriental y a la mayoría de los nuevos Estados independientes de la antigua Unión Soviética) y en desarrollo. 20) se han notificado algunos casos de SRC en hijos de mujeres vacunadas en las que se habían detectado al menos una vez anticuerpos antirrubeólicos. En 1996. Hemos clasificado las estrategias de vacunación según el grupo principal al que van dirigidas. US$ 0.En 1995. (23) Inglaterra y Gales. En los ensayos clínicos. 1996). comunicación personal. Alemania. al menos el 95% de las personas susceptibles que recibieron una sola dosis de vacuna antirrubeólica cuando tenían no menos de 12 meses de edad produjeron anticuerpos. (12–15) y en general se piensa que la protección inducida por la vacuna dura toda la vida. la OPS ofrece vacunas con antígeno rubeólico a precios reducidos a través de un fondo rotatorio.59 (vacuna SR) y US$ 0. el Programa Mundial de Vacunas e Inmunización de la OMS llevó a cabo una encuesta mundial sobre las políticas de vacunación antirrubeólica. En la India.15 (vacuna antirrubeólica monovalente). (19. Sin embargo. comunicación personal.03 19 . Suecia y los Estados Unidos han mantenido registros de mujeres que recibieron accidentalmente la vacuna antirrubeólica en los tres meses siguientes a la concepción y siguieron adelante con su embarazo. (17. (7) y en algunos estudios la tasa de seroconversión fue del 99%–100% (8. aun cuando la tasa de aislamiento sea baja (3%) en el caso de la cepa RA 27/3 (22) y la detección de virus vacunales en algunos fetos abortados de mujeres vacunadas no significa que puedan multiplicarse hasta el nivel necesario para ocasionar malformaciones congénitas. Se recopiló información de los gobiernos nacionales. 18) Aunque el riesgo de infección del feto es mucho menor que tras la infección primaria. y en la presente revisión se incluyen las actualizaciones notificadas a la OMS hasta junio de 1996.95 (vacuna SPR) (J. se ha considerado que la vacuna antirrubeólica no debería administrarse durante el embarazo porque podría infectar al feto. (5) Esta última combina los datos de población y los de ingresos para evaluar la autosuficiencia de un país respecto al suministro de vacunas: la franja A está integrada por los países pequeños de bajos ingresos que deberían seguir recibiendo apoyo de los donantes para adquirir las vacunas. La vacuna antirrubeólica de virus vivos que se distribuye actualmente en la mayor parte de los países contiene la cepa RA 27/3. Gilmartin. dicha tasa superó el 95% entre los niños vacunados cuando tenían nueve meses de edad (10) y. en el sector privado de algunos países la SPR es menos costosa que la SR debido a la mayor demanda (S. (4) la segunda clasificación es la establecida por el Programa Mundial de Vacunas e Inmunizaciones de la OMS para el apoyo a la vacunación. Para los países en desarrollo de la Región de las Américas. el UNICEF señala que el número anual total de dosis solicitadas fue inferior a 500 000 en el período 1992–1995. Sin embargo. (16) fenómeno más probable entre los vacunados que entre las personas con inmunidad natural. a las escolares o a ambos grupos (estrategia de vacunación selectiva). Migasena. (6) Se produce en forma monovalente (solo antígenos rubeólicos) y en las combinaciones siguientes: vacuna contra el sarampión y la rubéola (SR) y vacuna contra el sarampión. y poco después la mayoría de los países industrializados empezaron a utilizar la vacuna. la primera de ellas es la de las Naciones Unidas. (21) Como en el caso de las demás vacunas de virus vivos. Los casos de SRC pueden prevenirse de la manera siguiente: protegiendo directamente a las mujeres. la parotiditis y la rubéola (SPR). hemos distribuido los países según dos clasificaciones. al igual que en Sudáfrica. (11) era similar a la de los vacunados a los 15 meses de edad. US$ 0. los precios reducidos por dosis que el UNICEF estableció para los países más necesitados (los de las franjas A y B) eran de WHO/V&B/00. En las franjas C y D figuran los países que ya son capaces de adquirir vacunas de forma autónoma. 1996). que los divide en países industrializados. y la franja E corresponde a los países de altos ingresos. preparada en cultivos de células humanas diploides. (24) Ninguno de los 515 niños nacidos de mujeres con seronegatividad conocida presentaron anomalías Resultados La vacuna antirrubeólica Entre 1965 y 1967 se desarrollaron varias cepas vivas y atenuadas de virus de la rubéola. como licitaciones nacionales.55–0. Los estudios de eficacia clínica y los basados en pruebas de reto indican que más del 90% de los vacunados están protegidos frente a la rubéola clínica y la viremia durante al menos 15 años.

47 (60%) siguen una estrategia combinada. llevada a cabo en 1991 por el Institute of Medicine de los Estados Unidos. (28) y tampoco se hallaron en un gran estudio retrospectivo de cohortes de los Estados Unidos. o sea inferior al riesgo de malformaciones importantes en todos los embarazos (2%–3%). (29) Los resultados preliminares de un estudio prospectivo canadiense en el que se administró después del parto vacuna antirrubeólica o placebo no muestran diferencias significativas entre los dos grupos en cuanto a la ulterior aparición de artritis/artralgias. y 24 (31%) sólo la administran a la población infantil. llegó a la conclusión de que los datos eran compatibles con una relación causal entre la vacunación con la cepa RA 27/3 y la artritis aguda transitoria. (27) Se estima que entre el 13% y el 15% de las mujeres vacunadas con una dosis de vacuna RA 27/3 sufren síntomas articulares autolimitados que se resuelven espontáneamente. la utilizan aproximadamente la mitad de los países de las Regiones de las Américas y del Mediterráneo Oriental. tabla 1). (30) Uso actual de la vacuna antirrubeólica en los Programas Nacionales de Vacunación Setenta y ocho países del mundo (más de la tercera parte) han señalado que disponen de una política nacional de vacunación antirrubeólica (figura 1. por consiguiente. En la Región de Asia Sudoriental. adolescentes y varones adultos. 1. son mucho menos frecuentes en niños. Sri Lanka y Tailandia empezaron a administrarla en 1996. basado en una distribución binomial de los casos con límites de confianza del 95% no llega al 1%. debido al riesgo teórico de SRC asociado a la vacuna. el riesgo observado de rubéola congénita asociada a la vacuna es nulo. 7 (9%) vacunan selectivamente a las mujeres. De los 78 países que la emplean. (26) Una revisión de los acontecimientos adversos asociados a la vacunación. En los Estados Unidos. el 64% de los de la Región de Europa y el 31% de los de la Región del Pacífico Occidental. Ningún país de la Región de África la incluye en sus calendarios nacionales de vacunación. En un estudio israelí de cohortes históricas con doble enmascaramiento no se encontraron indicios de asociación entre la vacunación antirrubeólica después del parto y la ulterior aparición de artritis. (25) La mayoría de los órganos consultivos siguen considerando el embarazo como una contraindicación para la vacunación antirrubeólica. y que en términos generales no debería ser motivo para plantear la interrupción de la gestación. Fig. Países que incluyen la vacunación antirrubeólica en su programa nacional de vacunación (datos notificados a la OMS hasta junio de 1996). El riesgo teórico máximo de SRC asociado a la vacuna. el registro se clausuró en 1988. Sin embargo. 20 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . existe acuerdo en que el riesgo de malformaciones asociadas a la vacunación accidental de una mujer embarazada es tan bajo que puede considerarse insignificante. las escolares o ambos grupos. Este grupo no incluye a aquellos en los que sólo se administra la vacuna en ciertas áreas o en el sector privado. En tres estudios recientes se ha informado del riesgo de artritis crónica entre mujeres vacunadas con la cepa RA 27/3.congénitas compatibles con el diagnóstico de SRC.

(31) Recientemente se han vinculado las estrategias y actividades regionales de lucha antirrubeólica a las de eliminación del sarampión. A partir de una encuesta comunitaria de seroprevalencia por edades llevada a cabo en la ciudad de Caieiras (São Paulo). Desde 1988. Un plan de acción cuyo objetivo es eliminar el sarampión para el año 2000 exige lograr y mantener una cobertura antisarampionosa del 95% en todos los distritos. Un año después de la campaña. los países que utilizan la vacuna antirrubeólica representan el 46% de la población de la Región del Pacífico Occidental. (35) El descenso de la transmisión de la rubéola en el Estado de São Paulo ha reducido las oportunidades de exposición de las África Américas Mediterráneo Oriental Europa Asia Sudoriental Pacífico Occidental Total a b c Ref. Una revisión de todos los estudios sobre seroprevalencia de la rubéola en el Caribe mostró que el 30%–50% de las mujeres en edad fecunda seguían siendo susceptibles.03 21 . (4) la administran el 92% de los países industrializados. Región de las Américas. la seroprevalencia media de la rubéola en los niños de entre 1 y 15 años había aumentado del 40% al 97%. Basándose en la clasificación de países establecida por las Naciones Unidas. (4). El Estado de São Paulo utilizó entonces vacuna SPR en los menores de 10 años. Los países insulares del Caribe fueron los primeros países en desarrollo de las Américas en utilizar la vacuna antirrubeólica a escala nacional. Gracias a esta combinación de estrategias. La distribución es similar cuando se clasifican los países según los criterios de apoyo a la vacunación. en Cuba la rubéola está prácticamente eliminada. y todos intentarán incluirla en las campañas de seguimiento de los menores de 5 años que exige el programa de eliminación del sarampión. En las Américas. Si se excluye China. primero entre las mujeres de 18 a 30 años (vacuna antirrubeólica) y luego entre los niños y niñas de 1 a 14 años (vacuna SR). (33) Las políticas de lucha antirrubeólica del CAREC incluyen también la vacunación de todas las mujeres en edad fecunda y del mayor número posible de niños de 5 a 18 años. y en 1985–1986 se llevaron a cabo campañas masivas. así como la puesta en marcha de la vigilancia del SRC y de los exantemas del embarazo. Para el año 1996. durante la era anterior a la vacunación se producían epidemias de rubéola cada 5 a 7 años. el Ministerio de Salud del Brasil decidió realizar una campaña nacional de vacunación antisarampionosa en los niños de 9 meses a 15 años de edad. según la información notificada a la OMS hasta junio de 1996 Región de la OMS Número de % de países/regiones población que emplean representado la vacuna por los antirrubeólica países/regiones que utilizan la vacunaa 0/48 (0)b 22/47 (47) 11/23 (48) 32/50 (64) 2/10 (20) 11/36 (31) 78/214 (36) 0 43 12 55 5 11c 20 basada en la realización periódica de campañas de vacunación complementaria y en una cuidadosa vigilancia de las enfermedades parecidas al sarampión que incluya la confirmación del diagnóstico con pruebas de laboratorio. El empleo de la vacunación antirrubeólica guarda relación con el nivel económico del país. En el Estado brasileño de São Paulo se ha seguido una estrategia similar a la cubana. Las cifras entre paréntesis son porcentajes. (5) La emplean el 92% de los países de altos ingresos (franja E) y el 48% de los países autosuficientes en materia de financiación de las vacunas (franjas C y D).Tabla 1: Países/regiones que emplean la vacuna antirrubeólica. (34) En 1992. En 1982 se empezó a vacunar selectivamente a las niñas de 12 años. En el Caribe anglófono (Centro Epidemiológico del Caribe. todos los países del CAREC deberán utilizar una vacuna con antígeno rubeólico como parte de su calendario sistemático de vacunación infantil. se estimó en 6 años la media de edad en el momento de la infección. cifras que contrastan con las de los países que necesitan del apoyo exterior para adquirirlas: apenas el 21% de los países de la franja B y el 4% de los países más pobres (franja A). las pruebas de laboratorio practicadas en especímenes obtenidos por el sistema de vigilancia de los exantemas febriles entre 1990 y 1995 indicaban que el virus de la rubéola estaba muy extendido. 22 países (el 43% de la población de la Región) indicaron que utilizan la vacuna antirrubeólica a nivel nacional (tabla 1). el 36% de los países con economías en transición y el 28% de los países en desarrollo. y posteriormente implantó su administración sistemática a toda la población infantil. WHO/V&B/00. pero sin incluir la vacunación de las mujeres adultas. (32) Se ha establecido una red regional de laboratorios para la detección del sarampión en la que las muestras seronegativas para esta infección se someten a menudo a pruebas para detectar el dengue y la rubéola. se administra sistemáticamente la vacuna SPR a los 12 meses de edad. CAREC). (33) En Cuba.

fábricas. citomegalovirus. A mediados de 1996. comunicación personal. (36) República Islámica del Irán. 11 países (el 12% de la población de la Región) utilizan la vacuna a nivel nacional (tabla 1). la rubéola y el SRC. En 1984. lograda con una estrategia combinada de vacunación antirrubeólica. para 1996 deberían estar ya investigando todos los casos de sospecha de SRC. incluida Polonia. Wahdan. virus del herpes simple y sífilis). frente a un total de 27 en los 11 años anteriores. descendió del 6. sólo el 3% de los casos correspondieron a mujeres en edad fecunda. uno de los países más extensos de la Región (19. (43) Durante los 6 primeros años. sólo el 9% de 10 824 mujeres que acudieron a clínicas de atención prenatal en 1992–1993 eran seronegativas. 32 países de la Región de Europa (el 56% de la población de la Región) utilizaban la vacuna antirrubeólica a nivel nacional (tabla 1). Desde 1976 funciona en Croacia (entonces parte de Yugoslavia) una estrategia combinada de vacunación con una cobertura del 92%–96% entre los menores de 3 años y del 96%–98% entre las niñas de 14 años. por lo que en 1980 se introdujo la vacunación después del parto y pronto se difundió a todas las mujeres en edad fecunda. (49) Se estableció la obligatoriedad de la vacunación antirrubeólica para los funcionarios estatales y el personal femenino de la esfera docente y sanitaria. En 1987. (37) Iraq (M. esta Región se propuso eliminar el SRC para el año 2000. pero es importante seguir vigilando la transmisión entre adultos. (39) Sin embargo. la incidencia del SRC aumentó: en 1992–1993 se registraron 10 casos neonatales en un hospital de referencia a lo largo de 12 meses. En la siguiente epidemia de rubéola. Los objetivos operacionales eran los siguientes: para 1995. se administraron 2. 1993). En Israel.embarazadas que todavía son susceptibles. Malasia. En 1987 se llevó a cabo una campaña masiva entre las mujeres de 12 a 44 años en numerosos lugares. pero se documentaron menos casos de SRC. ocurrida en 1983. (38) Ulteriores revisiones retrospectivas constataron también un aumento de la incidencia de la rubéola en Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. En 1983.3 millones de dosis de vacuna antirrubeólica. la vacunación antirrubeólica se inició en 1973. (41) y también aumentó la incidencia de la rubéola en Inglaterra y Gales (42). Región del Mediterráneo Oriental. (48) Región del Pacífico Occidental. Kuwait (36) y Omán. diagnosticada en neonatos (sobre todo. en 1989 se produjo un amplio brote epidémico. En diciembre de 1995. (47) Sin embargo. Sin embargo.8% en 1987 al 2% en 1991. grupo en el que la incidencia se redujo a apenas el 21% de la registrada entre 1971 y 1980. (36) En Arabia Saudita. los «débiles e inmaduros») mediante el sistema de detección TORCHES (Toxoplasma gondii. los seis Estados del Golfo Pérsico acordaron adoptar definiciones uniformes de casos para el sarampión. en el que se notificaron epidemias de rubéola en Bahrein. por lo que en 1989 se optó por una estrategia combinada en la que se incorporó la vacuna SPR a los 15 meses de edad. En Fiji. todos los países deberían disponer de una cobertura vacunal del 90% y una vigilancia eficaz de la rubéola y el SRC. el 98% de 220 reclutas femeninas y el 88% de los reclutas masculinos de 18 ó 19 años eran seropositivos para la rubéola. en el que el 9% de los casos notificados correspondían a personas de 20 años o más. H. que causó 45 casos de SRC (44) y motivó más de 480 abortos. El interés por la vacunación aumentó durante el período 1990– 1993. virus de la rubéola. oficinas. (36) La Región del Mediterráneo Oriental planea organizar talleres para analizar los aspectos epidemiológicos de la rubéola y las estrategias de lucha antirrubeólica para otros grupos de países de la Región. ha seguido una estrategia diferente. un año después de que una importante epidemia causara 542 casos confirmados y 739 casos de sospecha de rubéola en embarazadas. En conjunto. así como a los grupos de riesgo. implantar la vigilancia de las enfermedades exantemáticas (incluida la confirmación serológica del sarampión y la rubéola) y centrar los esfuerzos en prevenir el SRC gracias a una alta tasa de cobertura. Pese a la muy alta cobertura lograda. En esta región. siguieron produciéndose brotes epidémicos de rubéola. En esta Región.7 millones de habitantes en 1994). en 1979 se produjo la mayor epidemia registrada. el 75% de las mujeres seronegativas que acudieron a las consultas de salud familiar estaban vacunadas. así como la posible introducción del virus desde Estados vecinos. igual que en la epidemia de 1972. (46) Esta epidemia puso de manifiesto la importancia de proteger a las mujeres en edad fecunda. La prevalencia de la infección rubeólica. que lleva a cabo tanto la vacunación después del parto como la de la población infantil con la SPR. (50) 22 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . y no se observó un incremento del SRC. (45) La proporción de abortos legales relacionados con la rubéola fue del 10%. solo se vacunó a niñas en edad escolar. 11 países (el 11% de la población de la Región) utilizan la vacuna antirrubeólica a nivel nacional (tabla 1). (40) En 1992–1993 se notificaron epidemias en varios países de Europa oriental. Japón y Macao se vacuna selectivamente a las escolares. sobre todo entre varones adolescentes. Región de Europa. mercados y centros comerciales. y la susceptibilidad general de las mujeres en edad fecunda había descendido desde más del 20% a menos del 10%. pero sólo el 36% de los países de Europa oriental la habían introducido. muchos países han tenido problemas para financiar sus programas nacionales de vacunación. incluidos dispensarios de salud.

52) 53. En 1982 se amplió a los escolares varones y los soldados. Además. (47) Kuwait. en muchas parroquias sólo el 60%–70% de ellas estaban inmunizadas en 1986. si bien se han alcanzado altos niveles entre las escolares de Bahrein. es importante lograr y mantener una alta cobertura en los citados grupos. que inició la vacunación de las escolares en 1978. (ref.03 23 . La vacunación selectiva de las adolescentes protege directamente a las vacunadas. 54) Es importante definir este grupo de edad teniendo en cuenta la distribución de la fecundidad por edades en cada país. El costo de las vacunas suplementarias ha de compensarse con el ahorro en pruebas serológicas y la mayor cobertura que puede lograrse sin el cribado. otros países industrializados (56. 57) o en desarrollo han tenido dificultades para lograrlos. 51. pero debe vigilarse la cobertura. 1977– 94. (43. La experiencia de varios países pone de manifiesto la importancia de incluir en todas las estrategias de vacunación a las mujeres en edad fecunda. y se alcanzó una cobertura del 96%. El programa de vacunación elevó los niveles de inmunidad de las mujeres en edad fecunda de un 56% de seropositivas en 1975–1979 a un 85% en 1987. Sin embargo. pero sólo si el 100% de ellas quedaran inmunizadas. SPR: sarampión-parotiditis-rubéola. aprovechando todas las oportunidades posibles y recomendándoles que eviten quedarse embarazadas en los tres meses siguientes. Otra posibilidad son las campañas masivas orientadas a las mujeres en edad fecunda. En teoría. 1996). porque ello repercutirá en los costos de las estrategias de vacunación que la incluyan. Número de casos de rubéola y de síndrome de rubéola congénita (SRC) notificados anualmente en Hong Kong. pero influye muy poco en la transmisión general de la rubéola. como las realizadas en Cuba y Malasia. (36) Singapur (51) y Eslovenia (A. Hong Kong introdujo en 1990 una estrategia combinada de vacunación antirrubeólica. esta estrategia seguiría dejando desprotegidas a las primigrávidas. (51) En Hong Kong. Discusión En la elección de una estrategia de vacunación antirrubeólica pueden influir diversos factores. (58) y a finales de la década de 1980.En el año 1976 se inició en Singapur la vacunación de las escolares de 11 años. En los países que no pueden garantizar el sostenimiento de una alta cobertura vacunal de la infancia. queda por demostrar que se puede erradicar el SRC mediante la vacunación de un solo grupo de población. una estrategia de vacunación selectiva iniciada en 1978 redujo la incidencia del SRC. (59) En Trinidad y Tobago. la de todas las escolares lo conseguiría en 10–20 años. (52) Israel. comunicación personal. (6) Sin embargo. se puede llevar a cabo la vacunación antirrubeólica al mismo tiempo que la antitetánica en las escuelas con un pequeño costo marginal. el riesgo de SRC se mantuvo alto. WHO/V&B/00. ya que un 15% seguían siendo susceptibles. y en el período 1983–1987 se notificaron una media anual de cinco casos de SRC. Sea cual sea la elegida. Se practicaron entre 45 y 77 abortos anuales por rubéola clínica durante el embarazo. Fig. Sin embargo. (36) Hong Kong. pero las epidemias recurrentes de rubéola demostraron que todavía era posible el contagio de mujeres embarazadas (figura 2). (26) En algunos países es factible vacunar a mujeres en edad fecunda a través de los servicios de salud habituales. pero en muchos países en desarrollo resultaría difícil. (53. es probable que lograr una alta cobertura no sea igual de fácil en todos los grupos a los que va destinada. pero exige altas tasas de escolarización de la población femenina y una buena comunicación entre las escuelas y las autoridades sanitarias. (54) Por consiguiente. 2. ya que necesitarían disponer de una cartilla con las vacunas recibidas durante toda la vida para determinar si han sido vacunadas con anterioridad. En varios países industrializados ha sido difícil aplicar la detección serológica prenatal y la vacunación de las mujeres seronegativas después del parto. Kraigher. es probable que la vacunación de todos los neonatos llegara a erradicar el SRC en 30–40 años. Según Plotkin. La tabla 2 resume las ventajas e inconvenientes de las diversas estrategias revisadas en este artículo. entre las cuales se dan el 40% de los casos notificados en el Reino Unido (55) y el 50%–60% en los Estados Unidos. y la de las mujeres adultas lo lograría de inmediato. 54) por lo que puede ser más práctico prescindir de un cribado previo y vacunar a todas las mujeres en el puerperio. En Jamaica. esta estrategia tiene la ventaja de no desplazar la media de edad en el momento de la infección hacia la edad fecunda. ya que. debería ofrecerse la vacuna a todas las mujeres a partir de la pubertad. el 31% de 2448 mujeres de entre 15 y 45 años procedentes de todas las parroquias eran todavía seronegativas según los enzimoinmunoensayos. Para evitar el riesgo teórico de vacunar a mujeres embarazadas se ha recurrido habitualmente a hacerlo después del parto.

se necesitará la cooperación de las autoridades sanitarias escolares y del Ministerio de Educación. se han perdido muchas oportunidades (61) y la proporción de mujeres susceptibles en edad fecunda se ha mantenido en el mismo nivel del 10%–20%. Es probable que la supervisión sistemática de la cobertura de las mujeres en edad fecunda sea más difícil y requiera una cartilla de vacunaciones para toda la vida. La vacunación masiva de mujeres en edad fecunda puede proteger directamente a este grupo en cuanto a la prevención del SRC. será importante mantener la protección de las niñas que alcancen la edad fecunda. la incidencia del SRC. y es precisamente la aparición de esta infección en las mujeres adultas (embarazadas) la que debe evitarse. como demuestra una experiencia reciente en Escocia. Es una medida necesaria en todos los grupos a los que está destinada. La experiencia expuesta en este artículo lleva a formular las recomendaciones siguientes para los países que ya utilizan la vacuna antirrubeólica o lo están estudiando. con o sin determinación previa de la susceptibilidad. en este grupo la cobertura se ha mantenido baja (54). por consiguiente. en países como el Reino Unido y los Estados Unidos. en las Américas se seleccionó a la población menor de 15 años. (62) En 1978–1979 y 1989–1991. en los que la media de edad en el momento de contraer la infección es de nueve años. Recomendaciones En la actualidad. Es preocupante que varios países solo lleven a cabo una estrategia de vacunación infantil. y de las pruebas de la gran difusión del virus rubeólico en el Caribe resulta muy preocupante. por lo que. En el caso del sarampión. En teoría. y se supuso que las personas de más edad estaban inmunizadas. Es importante que los países con programas nacionales de vacunación antirrubeólica garanticen en sus estrategias la protección de las mujeres en edad fecunda. (33) Para eliminar el SRC y la rubéola posnatal es preciso incluir la vacunación infantil en los programas nacionales. A diferencia de lo que ocurría con el sarampión en la era anterior a la vacunación. (64) Sin embargo. la vacuna estaba destinada fundamentalmente a los niños y niñas de entre 1 y 12 años. (65) puede que la transmisión no se limite a establecimientos. (60) Por ello. Se podría reducir aún más la transmisión mediante vacunaciones adicionales en áreas con una alta densidad de varones adultos. Por ejemplo. las epidemias de rubéola ocasionaron numerosos casos de SRC. porque las campañas se aplicaron aproximadamente 15 años después de iniciado el programa de vacunación. dada la menor tasa básica de reproducción de la rubéola. (63) La tendencia de muchos países a acelerar la lucha contra el sarampión y su eliminación plantea la cuestión del costo marginal que supondría incluir en esta iniciativa estrategias de lucha antirrubeólica. La iniciativa ha reducido mucho la incidencia de la rubéola adquirida y ha modificado el perfil de las epidemias.aproximadamente 10 años después de iniciarse la vacunación de las escolares. hasta que las cohortes vacunadas en la infancia alcancen la edad fecunda. Al comienzo del programa estadounidense. la vacunación debería reducir más fácilmente la transmisión de esta enfermedad que la del sarampión. pero no se recomienda introducirla como estrategia única. En países como Brasil. porque seguirían apareciendo casos de SRC durante 20 años o más. Serán la situación local y la capacidad para lograr una alta cobertura las que dicten si esto se logrará con una sola campaña masiva o mediante la vacunación sistemática de las mujeres en edad fecunda. pero la rubéola podría seguir circulando unos años más entre los varones adultos. Los modelos matemáticos muestran cómo niveles intermedios de cobertura de la vacuna infantil pueden elevar la media de edad en el momento de la infección y. En los menores de dos años bastará con incorporar la información sobre la vacuna al sistema nacional de cobertura del PAI. la vacunación infantil conduciría a un aumento de los casos de SRC si la cobertura no alcanzara el 50%. · 24 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . sino que se extienda a toda la comunidad. no se puede dar por hecho que todos los adultos están inmunizados frente a la rubéola. surgidas en 1995. pero ha tenido una repercusión proporcionalmente menor en la incidencia del SRC. (2) pero en la práctica puede ser más complicado eliminar la rubéola. y para 1975 se logró una cobertura del 65% en este grupo de edad. la combinación de las actuales epidemias de Guyana y Jamaica. sobre todo en los países en los que al menos el 25% de la población adulta es susceptible. el 38% de los países del mundo incluyen la vacunación antirrubeólica en los programas nacionales de vacunación (tabla 1). con una media de edad de seis años en el momento de la infección. Supervisar la cobertura vacunal. el 41% de las embarazadas que acudían a las consultas prenatales eran todavía seronegativas. (26) pero. Aunque la vacuna antirrubeólica ha estado a disposición de las mujeres susceptibles en edad fecunda. (3) se elevaría la incidencia del SRC salvo que se lograra una cobertura mínima del 80%. en el caso de la rubéola sería necesario incluir a personas de más edad. En el caso de las escolares. (2) La experiencia de la vacunación antirrubeólica infantil en los Estados Unidos corrobora las predicciones de estos modelos matemáticos. · Garantizar la protección de las mujeres en edad fecunda. una vez terminada la campaña. Es preciso estudiar detenidamente el grupo de edad que debe incluirse en las campañas masivas de lucha contra la rubéola o de su eliminación.

Israel) Sólo vacunación infantil En principio. Cuba) fecunda y niños entre 1 y 14 años. es difícil lograr una alta cobertura Alto costo de la vacunación Exige aconsejar respecto al embarazoa NO garantiza la protección indirecta de las mujeres en edad fecunda Sus repercusiones tardan mucho en materializarse No se recomienda esta estrategia Vacunación sistemática combinada de la población infantil. independientemente del número de embarazos Buenos resultados (por ejemplo. la población de entre 1 al menos a corto plazo (por ejemplo.Tabla 2: Ventajas e inconvenientes de las estrategias de vacunación antirrubeólica Estrategia Vacunación selectiva de las escolares Ventajas Protección directa de las futuras madres antes del primer embarazo Relativamente barato si existen servicios de salud escolares Continúa la transmisión de la rubéola entre los niños. las escolares y todas las mujeres en edad fecunda Podría repercutir de inmediato en el SRC A largo plazo. lo que aumenta la protección Vacunación selectiva de las escolares y de las mujeres después del parto Todo lo anterior más protección directa de las mujeres en edad fecunda. WHO/V&B/00. Australia) No influye en la transmisión de la rubéola Tarda más de 10 años en ser beneficiosa para las primigrávidas Si se lleva a cabo una detección serológica prenatal seguida de la vacunación de las mujeres susceptibles después del parto. São Paulo) y 14 años y vacunación infantil sistemática con SR o SPRb Muy costosa Exige aconsejar respecto al embarazoa La rubéola puede seguir transmitiéndose entre los varones adultos b Se debe aconsejar a las mujeres que eviten quedarse embarazadas en los tres meses siguientes a la vacunación. SPR: sarampión-parotiditis-rubéola. y vacunación infantil sistemática con SR o SPR a Inconvenientes No influye en la transmisión de la rubéola Tarda al menos 10 años en repercutir en la incidencia del SRC Vacunación selectiva de las escolares y de todas las mujeres en edad fecunda Todo lo anterior más protección inmediata de las mujeres. una alta cobertura podría llegar a suprimir la transmisión de la rubéola Campañas masivas en Podría interrumpir la transmisión de la rubéola. podría eliminar la rubéola Mantenimiento costoso Exige aconsejar respecto al embarazoa Puede ser difícil lograr una alta cobertura en cada grupo Deja sin protección a un conjunto de personas susceptibles de más edad Puede darse una reaparición de la rubéola entre los adolescentes y los adultos que origine casos de SRC No se recomienda esta estrategia Campañas masivas en Si se aplica de manera eficaz.03 25 . SR: sarampión-rubéola. y no se debe vacunar a las gestantes. podría eliminar la mujeres en edad rubéola (por ejemplo. sin el riesgo teórico asociado a la vacuna durante la gestación Buenos resultados (por ejemplo.

S. actitud probablemente acertada en los países más pobres. G. insuficientes. y extenderse a los exantemas del adulto. (3) En el pasado no se consideraba a la rubéola una prioridad de salud pública en los países en desarrollo. y las infraestructuras sanitarias y educativas. 66) Establecer la serovigilancia de la susceptibilidad. Si una proporción considerable de niños recibe la vacuna en el sector privado. es probable que los practicados por enfermedades exantemáticas durante el embarazo sean un indicador mucho más sensible de la repercusión del programa de vacunación que el número de casos notificados de SRC. En los países en los que está autorizado el aborto terapéutico. es importante evaluar los programas en curso. Los países que están estudiando iniciar la vacunación deberían obtener datos sobre la carga de morbilidad utilizando los métodos descritos en la primera parte de esta revisión. para investigar sobre la rubéola en el marco de la vigilancia de las enfermedades exantemáticas establecida por el PAI en todos los países. También deberían realizarse encuestas para conocer las oportunidades perdidas en los ámbitos en los que está indicada la vacunación antirrubeólica. si los recursos lo permiten.H. 55. R. Galazka. Nokes. J. Se precisa información sobre las diferencias entre las áreas con vacunación SPR y sin ella respecto a la epidemiología de la rubéola y el SRC. 51. · 26 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo .como en el caso de la vacuna antitetánica. F. Se debería poder modelizar la eficacia de las diversas estrategias aquí presentadas en el ámbito de países en desarrollo. los modelos matemáticos resultaron útiles para comparar las posibles repercusiones de la vacunación infantil y la vacunación selectiva según diversos niveles de cobertura. Estas repercusiones son motivo de preocupación. La iniciativa debería integrarse en las actividades destinadas a fortalecer la vigilancia del sarampión y el dengue. En el pasado. (67) Investigar las repercusiones de una cobertura incompleta de la vacunación infantil. El método más sencillo consiste en determinar la susceptibilidad de las mujeres que acuden a las consultas prenatales. Lo ideal sería obtener datos empíricos sobre los costos de las diversas estrategias. Henderson. (61) · Llevar a cabo la vigilancia del SRC y la rubéola adquirida. Nossal y J. de Quadros. para que los modelos pudieran incluir este importante factor. Olivé nos hicieron comentarios de gran utilidad. Los métodos propuestos para efectuarla se han descrito en la primera parte de esta revisión. Damos igualmente las gracias a A. asegurarse de que pueden sostener el programa de lucha antirrubeólica. · · Agradecimientos Agradecemos al personal de las Oficinas Regionales de la OMS que hayan compartido su información y experiencia con nosotros. Actualizar los modelos de eficacia de las diversas estrategias de vacunación. La serovigilancia continua (diacrónica) puede ser un auxiliar útil de la vigilancia clínica para observar las repercusiones del programa en la susceptibilidad de los distintos grupos de edad. Antes de introducir la vacunación. · En el caso de los países que están estudiando iniciar la vacunación. sobre todo el de mujeres en edad fecunda.-M. incluida la rentabilidad de las diversas estrategias de lucha antirrubeólica. (46. B. Batson y C. Chen. o en aquellos en los que sólo se vacuna en el sector privado. B. como campañas masivas iniciales en los potenciales grupos de edad. como ocurre en las áreas urbanas. (3) Se recomienda vivamente reforzar las capacidades en materia de laboratorios y estudios epidemiológicos. y algunos de ellos han tomado la iniciativa de incluir la vacuna antirrubeólica en sus programas nacionales de vacunación. los gobiernos deberían asegurarse de que disponen de la capacidad económica y logística suficiente para sostener a largo plazo un programa de lucha contra la rubéola y el SRC. C. puede que la media de edad en el momento de la infección se eleve y el riesgo de exposición de las mujeres embarazadas aumente. por lo que debe investigarse el efecto de la inmunización infantil con la vacuna SPR en los países con baja cobertura.M. los países en desarrollo constituyen un amplio abanico de economías y estructuras demográficas. (53) y lo ideal sería combinarlo con la vacunación de las seronegativas después del parto. Torel por su asistencia técnica. En los países que se han propuesto eliminar la rubéola. C. Este proyecto ha recibido el apoyo del Comité Directivo de Estudios Epidemiológicos e Investigación sobre el Terreno del Programa Mundial de Vacunas e Inmunización de la OMS. estos modelos se referían a países industrializados y no incluían otras posibles estrategias de vacunación. el seguimiento de las modificaciones de la seroprevalencia según la edad y el sexo aporta datos en los que basar otras estrategias de vacunación. Sin embargo. Por ello. mientras que otros lo están estudiando. R. Hull. A. Cochi. LaForce. Broome. en los que las tasas de mortalidad de menores de un año. infantil y materna son elevadas. (2) Sin embargo. Melgaard. con fondos donados por la Fundación Rockefeller y el PNUD. con muy diversas situaciones demográficas y epidemiológicas.

288: 1043. 2. Expanded Programme on Immunization. 75: 55–68. 1991. Persistence of rubella antibody 8–18 years after vaccination. 63: 612–616. 1980. Best JM.1. 1989. Rubella vaccination during pregnancy – United States. 16. eds. Morgan-Capner P et al. 19. 1971. 4. 9. 1978. Weibel RE et al. 24. 283: 246–248. 23. Public Health Laboratory Service and National Congenital Rubella Surveillance Programme. 1994. Anderson RM. 1: 1078–1080. 1970. United Kingdom. Reinfection with rubella in pregnant women.B. 165: 44–49. In: Plotkin SA. Rubella surveillance to December 1990. Unpublished document WHO/GPV/95. Global Programme for Vaccines and Immunization. 68: 18–22. mumps and rubella immunization at nine months in a developing country. part 1: burden of disease from CRS.B. 11. 21: 25–31. 17. 2nd edition. Serological evaluation of a measles.03/Rev. Weinstein L. Global Programme for Vaccines and Immunization. 1983. 8. 100: 155–159. Alford CA Jr. In: Remington JS. 5. Switzerland). 107: 1–15. Pediatrics. Preblud SR. Measles. WHO/V&B/00. London. Robertson CM et al. 1997. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 107: 17–30. Sabin AB. United Nations. 38(17): 289–293. and rubella (HPV-77:DE5 and RA27/3) virus vaccines. 9: 263–267. 20. Laboratory diagnosis of rubella: past. Greaves WL et al. 1981. 283: 771–778. 90: 259–325. 1971–1988. Infectious diseases of the fetus and newborn infant. New England journal of medicine. 3rd edition. Switzerland). O’Shea S et al. 25. Journal of hygiene. Klein JO. 1979. Rubella vaccines: past. 1970. Morbidity and mortality weekly report. Plotkin SA. 6. Programme report 1994. Clinical and serologic evaluation of measles. mumps. 1: 1251–1253. W. 13. 66(30): 217–220. 12 and 15 months of age. Saunders. Montagnon B. Clinical and laboratory studies of live attenuated RA 27/3 and HPV 77-DE rubella virus vaccines (40931). the 1994 revision. Horstmann DM et al. British medical journal. Bollinger M. Brunken JM. Vaccines. Schoub BD et al. 1988. 1: 244–246. 22. present and future. mumps. Rubella viraemia and antibody responses after rubella vaccination and reimmunization. Cradock-Watson JE. Pediatric infectious disease journal. Rubella. 1985. The sex and age distribution of the world populations. Control of rubella and congenital rubella syndrome (CRS) in developing countries. Epidemiology and infection. Rubella: reinfection of vaccinated and naturally immune persons exposed in an epidemic. Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine. Archives of disease in childhood. Immune response to measles. Perspectives on current use of some virus vaccines in the USA. Pediatric research. Boué A. Pediatric infectious disease journal. Epidemiology and infection. 1990. 1995 (available upon request from Global Programme for Vaccines and Immunization. 12. Clinical and serologic studies of an outbreak of rubella in a vaccinated population. DesRosiers S. Detection of rubellaspecific IgM in subclinical rubella reinfection in pregnancy. New England journal of medicine. 1981. 1994. 15. 7. 1983. Lancet. 1211 Geneva 27. 13: 674–683. World Health Organization. Rubella vaccine. 3. London. Biken journal. Singh R et al. and rubella vaccine. Unpublished document WHO/EPI/GEN/ 95. 1211 Geneva 27. present and future. New York. Cutts FT et al. 1984. 10. 2: 284–286. 21. Clinical efficacy of rubella vaccine. 1991. Baba K et al. Lancet. mumps and rubella vaccine at 9.Referencias 1. singly and in combination. 1994. Lerman SJ. revaccinated and naturally immune groups. Nicolas A. May RM. World Health Organization. eds. Lancet. 14. Saunders.1. Immunization policy. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. W. 1995 (available upon request from Global Programme for Vaccines and Immunization. Indian journal of medical research. 18. 1991. Mortimer EA. 1990. Vaccination against rubella and measles: quantitative investigations of different policies.03 27 . Balfour HH Jr et al. Chang T-W. Rubella epidemic in an institution: protective value of live rubella vaccine and serological behavior of vaccinated.

42. Expanded Program on Immunization in the Americas. 28: 733–736. 1995. Absence of an association between rubella vaccination and arthritis in underimmune postpartum women. lsacsohn M et al. Rubella immunization programme. Abu-Shagra S. Epidemiology of rubella and congenital rubella infection in Israel. 47. 1995. Pediatrics. Israel journal of medical sciences. Geneva. Kuwait. 37. Orlando. 1990. Rubella in Hong Kong. Hong Kong. International journal of epidemiology. EPI newsletter. Alexandria. 113: 161– 173. 13(16): 1529–1532. 34. 1983. 71: 217–223. 49. Expanded Program on Immunization in the Americas. Rubella surveillance. 1995. 17(4): 1–2. 1990. In: Abstracts of the 34th Interscience Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy. Retrospective cohort evaluation of chronic rubella vaccine arthropathy. 1979. World Health Organization. Rudnicka H. 31. Epstein I. Massad E et al. Ray P et al. 1995. 68(17): 119–120. English-speaking Caribbean rubella policy. 69(45): 333–336. [Epidemiology of rubella in 1992]. 48. A rubella outbreak in the Region of Rijeka. 27. Frey T. 30. Public health and epidemiology bulletin. 41. Tsang HF. 1994. 4–7 October 1994. 33. 1983. The ricochet of magic bullets: summary of the Institute of Medicine Report. Glasgow. WHO Office for the Eastern Mediterranean Region. 48: 75–78 (in Polish). Swartz TA. 29. 1993. 9–10 December 1995. Prevalence of antibodies against measles. Congenital rubella in Israel following the 1978–79 rubella epidemic. 7 (suppI. 18: 134–137. Brand N et al. Epidemiology and infection. Rubella outbreak. 38. Rubella prevention: recommendations of the Immunization Practices Advisory Committee (ACIP). 1990. Vaccine. 39. Malaysia. Iranian journal of medical sciences. 1989. 9 August 1993. 36. 1993. mumps and rubella in Israeli young adults. 44. Institute for Medical Research. PAHO measles laboratory network workshop. 19: 929–933.26. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Robertson SE. 4(3): 17–20. 15(4): 6. 110. Department of Health. Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo 28 . 1993. 35. 1994. Przeglad epidemiologiczny (Warszawa). Report of a visit to Manila and Kuala Lumpur. 1994. Surveillance of congenital rubella and the immunity status to rubella in the Jerusalem area. Report of a measles/rubella epidemiology workshop for the Arabian Peninsula. EPI newsletter. 28. 240. 23–25 June 1992. 1993. Suzanic-Karnincic J. 52. 26: 74–80. 24(4): 842–850. Reviews of infectious diseases. 1992. Saeed AA. Morbidity and mortality weekly report. Howson CP. Iran. 89(2): 318–324. Al-Rasheed R. Kuala Lumpur. a country with a selective immunization programme. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. United Kingdom. 19: 925–928. Ginsberg GM. Bakasun V. Developments in biological standardization. Israel journal of medical sciences. 1992. Institute for Medical Research: 85–86. 1985. “Adverse effects of pertussis and rubella vaccines”. Singapore. FL. Berger SA. Slater PE. 43: 349–353. Hornstein L. Rubella seroepidemiology in a non-immunized population of São Paulo State. Brazil. Slater PE et al. Oman. Congenital rubella syndrome revisited. 32. The impact of rubella epidemics on pregnant women. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Kuala Lumpur. Israel journal of medical sciences. 1994. 14: 256. 30 June–21 July 1990. Report of an international meeting on rubella vaccines and vaccination. 64(19): 144–145. Moattari A. 46. Proceedings of the 90th Anniversary Scientific Seminar. 1995. Unpublished document. Azevedo-Neto RS de et al. Danon YL et al. 1995. Brazil. The rubella immunosurveillance of Iranian females: an indication of the emergence of rubella outbreak in Shiraz. Abstract No. 1): S42–S46. Chan CM. 51. Journal of infectious diseases. 24: 453–456. Fogel A et al. Croatia. 43. Expanded Programme on Immunization. 40. 1996. Israel journal of medical sciences. 39(RR–15): 1–18. lnternational journal of epidemiology. Fineberg HV. 170: 507–509. 50. Cost-benefit analysis of routine mumps and rubella vaccination for Israeli infants. Saudi medical journal. Kabiri M. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Immunization in the English-speaking Caribbean. 45. United Kingdom. Expanded Programme on Immunization. proof for the necessity of pre-marital screening and vaccination. Assessing the efficacy of a mixed vaccination strategy against rubella in São Paulo.

Miller E. 1986. 55. Baxter DN. WHO/V&B/00. Rubella in Jerusalem. Congenital rubella in Great Britain 1971–1988. British medical journal. Smithells R et al. Lancet. Update: rubella and congenital rubella syndrome. Expanded Program on Immunization in the Americas. 297: 770–772. 66. 64. Epidemiologic reviews. Miller CL. 1987. 44: 228–236. 15(1): 17–22. Israel journal of medical sciences. Resurgence of rubella. 347: 980–981. 59. 1989. Dramaix M. Robertson SE et al. Nishmi M. 1990. 251(15): 1988–1994. 1979. Swartz TA. Orenstein WA et al. Measles campaign improves anti-rubella coverage. Inégalités sociales et prévention : le statut vaccinal des adolescents. Control of the congenital rubella syndrome in Jamaica. 1984. 1977. Journal of the American Medical Association. West Indian medical journal. 56. Cochi SL et al. 58. 40: 166–169. Health trends. Journal of the American Medical Association. 65. 22(2): 73–76. West Indian medical journal. rubella virus. Prabhakar P et al. herpes simplex virus (TORCH) and syphilis in Jamaican pregnant women. 61.03 29 . American journal of epidemiology. 57. Rubella vaccination of schoolgirls: factors affecting vaccine uptake. British medical journal. Surveillance of antibody to measles. mumps. 1: 760–761. lsacsohn M. 13: 341–348. 54. 1996. 129: 349–361. de Spiegelaere M. Waight PA. Lindegren ML et al. British medical journal. Seroprevalence of Toxoplasma gondii. 1980–1990. Peckham CS. Hennart P. 77(10): 1347–1349. de Quadros CA et al. Rubella susceptibility and the continuing risk of infection in pregnancy. Congenital rubella syndrome in the United States.53. 62. Marshall WC. Stevenson J et al. and rubella by age. Measles elimination in the Americas: evolving strategies. American journal of public health. Clinical and serologic findings in children with congenital rubella. 294: 1277–1278. EPI newsletter. 1994. 1988. Revue d’épidémiologie et de santé publique. 1996. Morgan-Capner P et al. 60. 1996. 1987. 1991. 35: 50–54. 16(1): 5–6. 1991. 63. cytomegalovirus. Dudgeon JA. The opportunity and obligation to eliminate rubella from the United States. 1970–1985: on the verge of elimination. 67. 2. Preventing rubella: assessing missed opportunities for immunization. 275(3): 224–229.

49: 36–39. Sero-epidemiology of rubella in Imo State of Nigeria. 1974. Filipe AR. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Gebreselassie L. 58 (6): 931–935. Bibliografía selecta sobre la rubéola y el SRC en los países en desarrollo. Mbengeranwa OL. Epidemiological studies of rubella virus in a tropical African community. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Fall M et al. Clarke M et al. urban.1 Región de África Addy PAK. Steele D.U. 52 (24): 956–960. Bulletin de la Société Médicale d’Afrique Noire de Langue Française. Abebe A. 1985. Ferreria MWC. Rubella in Ghana: seroepidemiological studies of healthy. 63 (5): 927–930. Johnson S et al. 1977. Alexander J. 24: 1043–1044. South African medical journal. Simultaneous rubella and measles epidemics in an African community. 11 (1): 116–121. Gomwalk NE. Axton JHM. 25 (11): 242–245. female Ghanaians. Ahmad AA. 1989. Congenital heart disease in Nigeria: clinical and necropsy study of 260 cases. 1975. South African medical journal. American journal of tropical medicine and hygiene. Bos P. Kipps A et al. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene.H. 41: 14–17. Herpes simplex 2 and cytomegalovirus in pregnant women and in neonates at Ga-Rankuwa. 1985. 30 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Rubéole congénitale (à propos d’un cas observé au C. NE. Reviews of infectious diseases. Ghana medical journal. Gomwalk. 20 (4): 404–410. Ezeronye OU. Prevalence of rubella antibodies on the African continent. Central African journal of medicine. Agbemadzor F. Nathoo KJ. por regiones de la OMS 2. Escudeiro CC. 67: 721–723. Prevalence of antibodies to rubella. 1975. 1980. Antia AU. The immune status of young adult females in Ethiopia to rubella virus infection. 79 (6): 777–780. Archives of disease in childhood. 1985. 1995. Laboratory monitoring of rubella. Rubella antibody status in an Angola population. The epidemiology of rubella in Cape Town. 1976: 168–172. Central African journal of medicine. de Dakar).2. 1979.

Profound childhood deafness in Nigeria: a three year survey. Onubogu VU. Preliminary observations on rubella infections in Tanzania and the challenge of its control. 22 (2): 190–194. 39: 247–252. Distribution of rubella antibodies in Nigeria. 1978. Ear and hearing.Kopenhager T. 1977. Acta tropica. Republic of Benin. Olusanya O. Prevalence of infections affecting the child among pregnant women in Yaounde. Kort H. Blomberg J. International journal of pediatric otorhinolaryngology. Seroprevalences of toxoplasma. South African medical journal. Okafor GO. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. Contribution à l’étude de l’épidémiologie de la rubéole en milieu rural voltaïque. 1988. Fabiyi A. Mefane C. Kotzen II. 8: 74–77. 10: 115–135. 59: 271–277. 1988. HIV and treponemal infections among pregnant women in Cotonou. cytomegalovirus. 27 May: 858–860. Haukenes G. measles and poliomyelitis: need to re-examine immunization programme in Eastern Nigeria. Fabiyi A. 1985. Familusi JB. 72 (3): 324. Bloch B. WHO/V&B/00. Mets JT. Odelola HA. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. Rutahindurwa A. A study of deafness in West Africa: the Gambian hearing health project. 1981: 946–948. Obiako MN. Maselle SY. 1992. malaria. Marshall WC. microbiology and immunology. 71 (5): 425–426. Odelola HA. Holborow CA. 181 (3): 127–130. Antibody prevalence against rubella among hospital personnel in Nigeria: implications for health care system and immunisation policy. 1978. 1990. 48 (2): 101–107.03 31 . Rubella. Rodier MH et al. 1978. 1995. Odelola HA. 1988. Cameroon. epidemiology. Rubella and cytomegalovirus antibodies in Nigerian blood samples (letter). Anticorps antirubéoleux dans la population féminine Gabonaise (à propos de 1737 sujets). Acta tropica. Medical microbiology and immunology. Rubella sensitivity in young women – an occupational hazard in hospitals. Afrique médicale. 74(2):62–65. Distribution of rubella antibodies in Nigeria. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. rubella. 24 (226): 29–32. 1982. An analysis of the first 200 legal abortions at the Johannesburg General Hospital. Familusi JB. Ndumbe PM et al. 1985. South African medical journal. Monjour L et al. Acta tropica. Journal of hygiene. 71 (5): 425–426. 1987. East African medical journal. East African medical journal. 65(5): 319–324 McPherson B. Rubella haemagglutination inhibiting antibodies in females of child-bearing age in western Nigeria.

93: 359–366. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody. Control of the congenital rubella syndrome in Jamaica. Schoub BD et al. 32: 79–82. American journal of epidemiology. Rubella seroepidemiology in a non-immunized population of Sao Paulo State. 1978. 1984. Central African journal of medicine. West Indian medical journal. 1986. Seroepidemiology of rubella. Rubéola. Seroepidemiological study in rubella in pregnant women in Gondar Region. Folia Medica. Rubella antibodies in a sample of Lusaka mothers. EPI Newsletter. mumps and rubella in university students. Ethiopian medical journal. South African medical journal. 1973. 51 (52): 394–396. 2. Expanded Program on Immunization in the Americas. Lewis M. Vrinat M et al. Tswana SA. 51 (52): 394–396. Measles campaign improves anti-rubella coverage. Hull B. Seroepidemiology of rubella. Prévalence sérologique de la rubéole chez la femme enceinte à Abidjan. Anon. 124 (3): 442–452. Sandow D et al. northern Ethiopia. 1994. Médecine tropicale. 35: 50–54. Azevedo-Neto RS de et al. 77 (6): 18–20. 32 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . 1987. Bento RF et al. 50 (3): 146–152. WHO collaborative study on the sero-epidemiology of rubella in Caribbean and Middle and South American populations in 1968. 1983. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 9 (4): 263–267. Pediatric infectious disease journal. Black FL et al. 20 (4): 173–178. Mbengeranwa OL. 1990. 1976. 1986. 42: 419–422. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. 1982. 30 (7): 117–120. The prevalence of rubella haemagglutination inhibition antibodies in non-immunized individuals. 16 (1): 5–6. Journal of tropical pediatrics. 1976. 1990. 1986. Etiología da deficiência auditiva. 17 (4): 109–110. measles. Baxter DN. Boletín de epidemiología Antioquía.Sachdeva R. Strauss J. 1994. 38 (1): 53–57. mumps and rubella immunization at nine months in a developing country. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Watts T. Neonatal manifestation of congenital rubella following an outbreak in Trinidad. Strauss J. Schoub BD et al. Brazil. Susceptibility to poliomyelitis. 1986. Measles. East African medical journal. Estudo electrofisiológico de 136 casos. 1970. Dowdle WR et al. 12: 135–136.2 Región de las Américas Ali ZA. Epidemiology and infection. 113: 161–173. Congenital rubella syndrome at Mombasa. Medical journal of Zambia.

Prevalência de anticorpos para o vírus da rubéola em uma comunidade indígena isolada. 1981. Linhares AC. 10: 76–77. Investigación de anticuerpos antirrubéola en población infantil y en mujeres adultas en la ciudad de México. 25: 131–136. Epidemiología de la rubéola en México. gestante ou nao. Elsea WR.C. Filloy L. ao norte do Pará. Golubjatnikov R. 1990. Herdy GVH et al. 22: 192–200. 20: 958–963. Estado de Sao Paulo-Brasil. 61: 323–326.. Washington. WHO/V&B/00. 1971. 226. Seroepidemiología de la rubéola en mujeres Mexicanas: encuesta nacional probabilística. Salud Pública de México. Costa da JC. 1971: 249–250. Impacto del Programa Nacional de Inmunización sobre las enfermedades prevenibles por vacuna desde 1959 hasta 1987. World Health Organization. Salud Pública de México. 16: 5–6. Santos EO. No. 1985. 1992.Estrada PE. Pan American Health Organization. 1983. EPI Newsletter (Expanded Program on Immunization in the Americas). Revista de saude publica (São Paulo). Revista Cubana de higiene y epidemiología.03 33 . Galindo-Sardiñas MA. American journal of tropical medicine and hygiene. Arias GSJM. Jose MV et al. 1993. Salud Pública de México. 1994. 1970. 1: 63–70. 23: 139–142. Macías-Hernández AE et al. Dorival CA. Rubéola en Sonsón. Boletín de epidemiología Antioquía. Miocardite aguda na criança. Scientific publication. Gallego RVJ. Anticuerpos inhibidores de la hemaglutinación para sarampión. Golubjatnikov R. Lewis MJ et al. Imunidade à rubéola: inquérito soro-epidemiológico em hospital. Rubella seroprevalence in a sample of antenatal clinic attendees in Trinidad and Tobago. Hernández RJ. Salud Pública de México. Leppla L. Gutiérrez G et al. Revista do Instituto de Medicina Tropical de São Paulo. 27: 237–252. 1989. 1988. em Goiània. Seroepidemiología de la rubéola en una población femenina en edad fértil de León. Leppla L. 12: 603–609. 1984. 34 (3): 318–327. D. Machado AA. Macêdo O. Rubéola en Argelia. 35: 339–344. Guanajuato. Considerations for a rubella vaccination program in Latin America. rubéola y parotiditis. Estudo retrospectivo de 68 necropsias. Ishak R et al. Brasil. 9: 117–118. 1970. 1987. Gutierrez-Trujillo G et al. 32 (6): 623–631. Prevalência de anticorpos para rubéola em um segmento da populaçao feminina. Measles and rubella hemaglutination-inhibition antibody patterns in Mexican and Paraguayan Children. Arquivos Brasileiros de medicina. Revista Latinoamericana de microbiología. Boletín de epidemiología Antioquía. Archivos de investigación médica (México). Giraldo G LA.

Rubéola en Antioquía durante 1984. 1985. Nível sorológico para rubéola em uma populaçao de gestantes da cidade do Salvador. Magaña MC. Boletín de epidemiología Antioquía. Epidemiology and infection. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. Congenital rubella syndrome in Grenada. 10: 19–24. 1994. 8: 110–115. 1989. Marquez A. 36: 49–54. 1985. 34 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Brazil. Pereira F. Uez O. 1995. epidemiology. Michel LP et al. 72: 65–67. 11: 731–740. 57: 46–50. Salud Pública de México. 96: 198–204. 97 (1): 14–25. Jornal brasileiro de ginecologia. Owens CS. 1988. Montero BT et al. 1969. Maya SLE. Childhood blindness in Jamaica. Argentina. 1986. 24 (4): 842–850. 97 (2): 95–104. 1992. Rubéola en San Andrés. Martín SS. Boletín de epidemiología Antioquía. Revista de investigación en salud pública. Espino RT. Rubella in Panama: still a problem. Moreno GAL. Journal of hygiene. Massad E et al. 1984. Assessing the efficacy of a mixed vaccination strategy against rubella in Sao Paulo. Anticuerpos contra virus rubéola y herpes en mujeres que atienden recién nacidos hospitalizados. Brazil. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. Brotes de rubéola en Gómez Plata 1988. Moreira LMO et al. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana.Marquez A. 1983. 31: 1165–1170. 13: 423–424. Boletín Médico del Hospital Infantil de México. Argentina. Boletín de epidemiología Antioquía. Frecuencia de la rubéola en México. 1982. Montero MT et al. A model-based design of a vaccination strategy against rubella in a non-immunized community of Sao Paulo State. 30: 51–62. 1974. Serosurveillance of susceptibility to rubella in a Mexican female group. 1984. International journal of epidemiology. Encuesta serológica para detectar anticuerpos contra la rubéola en la ciudad de Guadalajara. Zapata MT. Nordstrom B. 1984. Pineda BJC. 1988. Zapata MT. Rubéola y embarazo: control serológico en la determinación de riesgos y daños. Ordoñez BR. 9: 4–6. 1970. 112: 579–594. Anticuerpos de rubéola en mujeres solicitantes de certificado prenupcial en Mar del Plata. CAREC surveillance report. microbiology and immunology. Comportamiento epidemiológico de la rubéola en la provincia de Córdoba. British journal of ophthalmology. Arango GGI. Pediatric infectious disease journal. 92: 333–334. Revista chilena de pediatría. 10: 77. Encuesta de anticuerpos contra la rubéola en estudiantes universitarias. Moriarty BJ. Massad E et al.

20: 21–25. Espinosa-Larios EL. 1978. WHO collaborative study on the sero-epidemiology of rubella. 1983. Estudio serológico para citomegalovirus. Herpes simplex virus (TORCH) and syphilis in Jamaican pregnant women. Salud Pública de México. West Indian medical journal. Ravenel JM. 1988.3 Región del Mediterráneo Oriental Abdullah MA et al. International journal of epidemiology. American journal of epidemiology. Finklea JF. Lebanese medical journal. Maya SLE. WHO/V&B/00. 89: 271–276. Dutta SR et al. 1988. 1985. 1986. Fatnassi S. Revista Brasileira de Otorrinolaringologia. Vial P et al. 1985. Brote de rubéola en Angostura.03 35 . 1985. Journal of the Pakistan Medical Association. 12 (2): 220–223. Al-Nakib W et al. Seroepidemiology of viral & toxoplasmal infections during pregnancy among Arab women of child bearing age in Kuwait. 1969. Antioquia. Rubéola. American journal of epidemiology. Bouguermouh A. la rubéola y la parotiditis en la República Mexicana. Seroepidemiology of rubella in Bahrain. Chile. Schatzmayr HG. Véles RG. Rawls WE et al. Black FL et al. International journal of epidemiology. 1967. 14 (4): 619–623. Journal of epidemiology and community health. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 38: 236–239. 13: 560–564. Bouguermouh I. Reviews of infectious diseases. Rubella immunity in Trinidad. 40: 166–169. Bedrossian N. la hepatitis B y Toxoplasma gondii en dos poblaciones de gestantes en Santiago. Seroepidemiología del sarampión. 1992. IV. 42: 121–122. Deficiencia auditiva na criança. IgM and IgG antibodies specific to rubella in child bearing women. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Matossian RM. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody. Ahmed MU. 2. Introduction à une enquête immunologique sur la rubéole en Algérie. 124 (3): 442–452. 1: 23–32. 1985. Aspects of rubella infection in Brazil. Ruiz-Gómez J. 1973: 193–196. 1984. Seroepidemiology of rubella in Saudi Arabia: an adapted vaccination policy. Vásquez AJM.Pitts OM. 1985. Boletín de epidemiología Antioquía. Seroprevalence of Toxoplasma gondii. Salerno R et al. Is there a rubella problem in Lebanon? A laboratory surveillance. Prabhakar P et al. cytomegalovirus. Rubella virus. 37: 79–88. Archives de l’Institut Pasteur d’Algérie. 7 (suppl. 35 (1): 31–38. 1): S53–S55. virus del herpes simple y de la rubéola. 1991. 99: 528–538.

36 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Studies on the sero-epidemiology of endemic diseases in Libya. Seroimmunity to rubella virus in Jordanians. Moattari A. Hossain A. Shagra SA. microbiology and immunology. 14: 256. Morandi N et al. Journal of hygiene. Rubella. Nabli B. Seroimmunity to rubella among an Egyptian population. Juma AH. 1986. Rasheed RA. 1983. 18 (3&4): 134–136. Iranian journal of medical sciences. 1972. Nejmi S. 1986. 33 (2): 163–167. 7 (1): 49–53. Iran. 6 (1): 27–28. 52: 420–425. Expanded Programme on Immunization. Enquête immunologique sur la rubéole chez la femme marocaine de la région de Rabat. 1972. 1989. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Omri B. 64 (45): 333–340. II. 1978. Public health. Journal of tropical pediatrics. 46: 563–565. The rubella immunosurveillance of Iranian females: an indication of the emergence of rubella outbreak in Shiraz. 127 (5): 567–570. Annals of tropical medicine and parasitology. 1989. Bakir TMF. 1993. Epidemiological survey of rubella immunity in Iran. 37 (3): 298–299. Rasul S et al. 1973. Strauss J et al. epidemiology. Journal of infectious diseases. Maroc médecine. Immune status to congenital infections by TORCH agents in pregnant Saudi women. Ramia S. 1993. International journal of epidemiology. Rubella outbreak. 1989.El-Khateeb MS et al. Gilles HM. Saeed AA. 1994. 42: 891–896. 35: 169–170. Infantile rubella cataract in Oman. Congenital rubella syndrome-revisited (letter). 32: 83–87. Saudi medical journal. Seroepidemiology of rubella in Kuwait: an alternative vaccination policy. 1990. 40 (5): 102–103. Tropical medicine and parasitology. Hathout H et al. Journal of tropical pediatrics. Nazih A. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Gebreel AO. Kabiri M. 1970. Saidi S. The prevalence of rubella infection in Somalia. 78 (5): 519–525. Journal of the Pakistan Medical Association. Prescott JE. 97: 204–207. Serological survey of rubella in Yemen in 1985. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Khalifa SA et al. Hossain A. Medical newsletter (Oman). Oman. Seroepidemiologie de la rubeole en Tunisie. Seroepidemiology of rubella in Saudi Arabia. 1984. Rubella susceptibility and continuing risk of infection in pregnancy.

98 (3): 179–190. 19 (10): 925–8.4 Región de Europa Bakasun V. Vaccine. Fogel A et al. Golden M. Barnea B. 1995. Berger SA. Handsher R. 1992. Rota S. Israel journal of medical sciences. 1985: 327–332. 1994. Rubella in Vojvodina. Fogel A. 25 (1): 47–50. Shapiro GL. Seroprevalence of rubella virus in Turkish pregnant women. Cost-benefit analysis of routine mumps and rubella vaccination for Israeli infants. Prevalence of antibodies against measles. 1985. Sengul AZ et al. 46 (9–10): 319–322. Prevention of rubella infection among women of child-bearing age by screening and vaccination: assessment during a nationwide rubella epidemic in Israel [letter]. 1983. Israel journal of medical sciences. Developments in biological standardization. 1979. WHO/V&B/00. 1976. 103 (1): 51–59. et al. American journal of diseases of children. 28 (10): 733–6. 118 (2): 190–6. 1993. 1987. Nishmi M. Isacsohn M et al. Israel journal of medical sciences. Danon YL et al. Israel journal of medical sciences. Brand N et al.2. 42 (2): 139–141. International journal of epidemiology. Gunay A. 21 (2): 133–138. Goldblum N et al. Barnea B. Progress in clinical and biological research.03 37 . 5 (2): 82. Ginsberg GM.460 pregnant women during the 1972 rubella epidemic in Israel. Slater PE. Incidence of rubella IgG antibodies in young girls. 15 (1): 17–22. Immunization with live attenuated rubella virus vaccine (HPV–77): clinical and serological results in children and adolescents in Israel. 1991. 26 (2): 74–80. Guner H. 1983. 43: 349–353. 1979. The impact of rubella epidemics on pregnant women. VI. Clinical and serologic findings in children with congenital rubella. Fogel A. International journal of gynaecology and obstetrics. Congenital rubella in Israel following the 1978–79 rubella epidemic. A rubella outbreak in the Region of Rijeka. Israel journal of medical sciences. 1984. Surveillance of congenital rubella and the immunity status to rubella in the Jerusalem area. 2. Mikrobiyoloji bulteni. Fogel A et al. Serologic status of women of reproductive age during the time of endemic manifestations of rubella 1978–1985 (in Serbo-Croatian). mumps and rubella in Israeli young adults. 24 (2): 453–456. Rubella in Jerusalem. J. Isacsohn M. 19: 929–933. Goldblum N. Croatia. Swartz TA. Suzanic-Karnincic. 1969. proof for the necessity of pre-marital screening and vaccination. Serologic studies in 11. Cost-benefit analysis of alternative programs of vaccination against rubella in Israel. 1990. American journal of epidemiology. Dursik S. Med Pregl. Subclinical rubella in pregnancy-occurrence and outcome. Public health. Israel journal of medical sciences. Gerichter CB. Gerichter CB. Fogel A. Prevention of the congenital rubella syndrome: the Israeli experience.

124 (3): 442–452. Bhaskaram P et al. 1978. 1983. Yekutiel P. Chakrabarty MS. 1975. Hornstein L. Journal of hygiene (Cambridge). Indian journal of pediatrics. An extensive rubella epidemic in Israel. mumps and rubella vaccine. 7 (1): S42–S46. 19 (11): 1016–1020. Epstein I. Bhamornsathit S. et al. Infective diseases in Israel: changing patterns over 30 years. Absence of an association between rubella vaccination and arthritis in underimmune postpartum women. Sarkar JK. 1975.Slater PE et al. 63: 1438–1445. Broor S. Reviews of infectious diseases. Serological evaluation of 52 children immunized with the combined measles.5 Región de Asia Sudoriental Angra SK et al. Role of rubella in congenital malformations in India. 9 (3): 312–316. 1979. Chatiyanonda K. Indian pediatrics. Rubella antibody among Thai women of childbearing age. Mukherjee MK. 1986. Rubella antibody profile in women of child-bearing age in Calcutta area. Israel journal of medical sciences. 76: 33–40. 1976. 1995. 1990. Indian journal of medical research. Kanra R. Dermatoglyphic profile in congenital cataracts. Present and future use of viral vaccines in Israel. 1991. Swartz TA et al. Immunogenicity and reactogenicity of indigenously produced MMR vaccine. Early results of an extensive rubella epidemic. 33 (1): 13–18. 58: 811–814. International journal of epidemiology. Chakrabarty MS et al. American journal of epidemiology. Indian journal of pediatrics. 1973. Vaccine. 38 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Indian journal of pediatrics. 61: 340–343. Need for protection against rubella in India. Indian journal of medical research. Epidemiology of rubella and congenital rubella infection in Israel. Topal B. 4 (4): 331–335. 2. 15 (12): 976–982. 1991. Chaturvedi UC et al. 103 (1): 60–66. Black FL et al. 13 (16): 1529–1532. 1991. 1976. 32 (8): 783–788. Turkish journal of pediatrics. 1972: selected epidemiologic characteristics. Bhargava I et al. American journal of epidemiology. Israel journal of medical sciences. Rubella as an etiological factor of congenital malformation in Calcutta: a serological study. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody. Swartz TA. Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. a country with a selective immunization program. Ceyhan M. 58: 75–78. 1985. 1995. Swartz TA. Desudchit P. Swartz TA. Prevalence of rubella virus and cytomegalovirus infections in suspected cases of congenital infections. 57: 429–435.

Prasertsawat PO. Rubella: a serologic study in pregnant women at Ramathibodi Hospital (1984–1985). Mathur A et al. Indian journal of medical research. 19 (4): 391–395. Congenital rubella following inapparent rubella infection. 1983. Bumrungtrakul P. 312: 161–162. Journal of communicable diseases. Gray RF. 14 (3): 380–384. 1990. Amar Jeet Singh. Congenital rubella in south India: diagnosis using saliva from infants with cataract. 18 (2): 97–106. Miller E et al. Jain IS et al. 1984. Congenital rubella in babies of South Asian women in England and Wales: an excess and its causes. Kumar V. 91 (A): 245–246. Serological study on congenital rubella in Delhi. Causes of deafness in schools for the deaf in Madras. Journal of communicable diseases. 31: 909–914. 62: 240–245. Chaturvedi UC. 75: 469–473. 1988. 1974. Ceylon medical journal. Mehrotra RML. Gunasekera PC. Serological study for the prevalence of rubella at Lucknow. Indian journal of medical research. Manjunath N. An epidemiological study of congenital malformations in rural children. Indian pediatrics. British medical journal. 71 (suppl. Indian journal of medical research. Postpartum rubella immunization: Ramathibodi experience in March–April 1986. 1988. British medical journal. Broor S. Lowered immunity status of rubella virus infection in pregnant women. 62: 307–312. Seroimmunity to rubella virus in young adult females in Delhi. 1987. 1): 94–97. 1974. Khare S et al.Eckstein MB et al. 1994. Journal of the Medical Association of Thailand. Phiromsawat S. Acute rubella infection in pregnant women in Delhi. Mathur A. 1990. 347: 1694–1695. 73–75. Pal SR et al. 1983. 34 (2). Balaya S. 1996. Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. Serosurvey of rubella antibody among health personnel of Songklanagarind University Hospital. 1982. Marwaha RK. Seth P. Pruksananonda P. Kishore J. Gunasekera DP. Susceptibility to rubella virus among Sri Lankan women. 22 (4): 279–280. 20 (6): 238–42. WHO/V&B/00. 79: 716–721. Thailand. International journal of pediatric otorhinolaryngology. 1987. Phiromsawat S et al. 1996. Lancet. Khare S et al. Journal of the Medical Association of Thailand. Indian journal of medical research. 1989. 2): 26–28. Indian journal of medical research. Journal of pediatric ophthalmology and strabismus. 1989. Mendis L. Serological investigation of rubella virus infection in and around Chandigarh: a preliminary communication. 71 (suppl. Congenital cataract: etiology and morphology. Rubella immunization – learning from developed countries. Intaraprasert S.03 39 . 294: 737–739.

Singh R et al. 99: 27–31. 1980. Balaya S. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Rubella immunization programme. Buchshee K.Puthavathana P et al. Tantivanich S et al. Sharma JB. 1991. 1971. 11 (3): 387–394. Indian journal of medical research. Seth P. Seth P. Balaya S. Pattern of congenital heart disease in children. Seroepidemiology of rubella. 1992. 1985. Mohapatra LN. 1994. 1976. 15: 23–26. 12 & 15 months of age. Role of rubella virus in cases of abortions. Rubella in medical and nursing students. Rubella infection: a cause of foetal wastage. Tripathi R et al. Bangladesh medical journal. Seth P. Serologic studies on possible causes of intra-uterine infection in Thai infants. 1989. Indian journal of pathology and microbiology. Toxoplasma gondii infection & its association with iodine deficiency in a residential school in a tribal area of Maharashtra. 1972. 30: 771–775. Sero-epidemiological study of rubella infection in female subjects of Delhi and its surrounding villages. Mohapatra LN. 9 (2): 60. 51 (52): 394–396. 1984. 1992. Black FL et al. Virus information exchange newsletter. Strauss J. Rubella outbreak in Thailand 1983–1984: a study at Siriraj Hospital. Rubella infection: the Indian scene. Virus information exchange newsletter. Srinivasa H. Indian journal of medical research. Singh S et al. 1985. Sardar NI. Seroepidemiology of rubella in Indian women and in children with congenital malformations. 90 (7): 174–175. Virus information exchange newsletter. 7 (1): S64–S67. 100: 155–159. Rubella antibody in pregnant women. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody. Balaya S. Immune response to measles. Indian journal of medical research. 6 (3): 126. 1989. 64 (19): 144–145. mumps & rubella vaccine at 9. 8: 26–27. 124 (3): 442–452. Journal of obstetrics and gynecology of India. Manjunath N. 2.6 Región del Pacífico Occidental Anon. 17 (2): 1–13. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Prevalence of specific IgM against TORCH agents among children with congenital infections and defects. 1980. Reviews of infectious diseases. Southeast Asian journal of tropical medicine and public health. American journal of epidemiology. 16 (2): 207–213. Raj IS. Southeast Asian Journal of tropical medicine and public health. Satpathy G. 59: 190–194. Elizabeth J. 1986. Journal of the Indian Medical Association. Srinivasa H et al. Singapore. 1994. India. 40 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Bangalore.

Chan CM, Tsang HF. Rubella in Hong Kong. Public health & epidemiology bulletin, Department of Health, Hong Kong, 1995, 4 (3): 17–20. Crawford CM. Congenital rubella in babies of south Asian women in England and Wales (letter). British medical journal, 1987, 294 (25): 1099–1100. Doraisingham S, Goh KT. The rubella immunity of women of child-bearing age in Singapore. Annals of the Academy of Medicine, Singapore, 1981, 10 (2): 238–241. Elango S, Reddy TNK, Shriwas SR. Ocular abnormalities in children from a Malaysian school for the deaf. Annals of tropical paediatrics, 1994, 14: 149–152. Hwa H-L et al. Prenatal diagnosis of congenital rubella infection from maternal rubella in Taiwan. Obstetrics and gynecology, 1994, 84 (3): 415–419. Lam SK. The seroepidemiology of rubella in Kuala Lumpur, West Malaysia. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé, 1972, 47: 127–129. Lee IS et al. Measurement of serum rubella antibody titres in Korean children, female adolescents and pregnant women. Asia-Oceania journal of obstetrics and gynaecology, 1992, 18 (4): 345–353. Lin D-B, Chen C-J. Current seroepidemiology of rubella virus infection among female residents in Taiwan. Journal of medical virology, 1993, 41: 174–178. Lin D-B, Chen C-J. Seroepidemiology of rubella virus infection among female residents on the offshore islets of Taiwan. Journal of tropical medicine and hygiene, 1994, 97: 75–80. Mao-Kai C et al. Study of dynamic state of rubella-IgG and CMV-IgG in the sera of women of child bearing age in Lanzhou. Virus information exchange newsletter, 1992, 9: 60. Neumann PW, Weber JM. Re-evaluation of immune status to measles, mumps and rubella viruses in the Canada health survey population and the Indochinese refugee population. Canadian journal of public health, 1984, 75: 270–272. Tan DSK. Congenital rubella syndrome in Malaysia. Medical journal of Malaysia, 1985, 40 (1): 11–14. Tan KL et al. Congenital rubella in Singapore. Journal of the Singapore Paediatric Society, 1970, 12 (2): 111–125. Tan KL. Intra-uterine infections. Annals of the Academy of Medicine, Singapore, 1987, 16 (4): 707–712. Wannian S. Rubella in the People’s Republic of China. Reviews of infectious diseases, 1985, 7 (suppl. 1): 572. Yuan CFJ, Ng H-T. Seroepidemiologic study of rubella in Taiwan’s female population. American journal of public health, 1988, 78 (10): 1366–1367. Yuan C et al. Seroepidemiology study of rubella in selected Chinese females. Chinese medical journal (Chung-Hua I Hsueh Tsa Chi), 1989, 43 (2): 85–88.

WHO/V&B/00.03

41

42 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo

3. Encuestas serológicas sobre la rubéola entre las mujeres en edad fecunda en los países en desarrollo
Tabla 3.1: Selección de encuestas serológicas en 45 países en desarrollo sobre la rubéola entre las mujeres en edad fecunda antes de la introducción de la vacuna antirrubeólica
País, año de estudio o (año de publicación) Argentina, 1972 a 1977 Bahrein, 1984 Benin, 1993 Brasil, 1982 Burkina Faso, 1977 Camerún, 1989–1990 Chile, 1983 China, 1979–1980 Côte d’Ivoire, 1978 Ecuador, 1982 Egipto, (1973) Etiopía, (1985) Lugar del estudio Prueba1 Prueba1 negativa <1:10 <1:8 ? <1:8 <1:10 ? ? ? <1:10 <1:8 <1:8 <1:8 Grupo, edad (en años) Mujeres, 16–45 Mujeres, prenatal Mujeres, prenatal Mujeres, prenatal Mujeres, 12–29 Mujeres, prenatal Mujeres Mujeres y hombres, 16–40 Mujeres, 15–34 Mujeres, prenatal Mujeres, 15–48 Mujeres, 14–25 Número de sujetos estudiados 1380 1733 211 473 101 192 833 7354 4866 125 365 2000 Porcentaje de pruebas negativas 12 12 14 18 8 16 5 4 16 9 11 6 Referencia

Una provincia, zonas urbanas y rurales Nacional Cotonú 4 zonas del país, urbanas y rurales Muestra sistemática en aldeas rurales Yaundé Santiago 20 provincias, zonas urbanas y rurales Abidján Estudio transversal de ámbito nacional, zonas urbanas y rurales El Cairo Muestra aleatoria en 4 ciudades + 1 localidad pequeña

HI HI HI HI HI EIA EIA HI HI HI HI HI

Marquez & Zapata 1984 Dutta et al. 1985 Rodier et al. 1995 Black et al. 1986 Monjour et al. 1982 Ndumbe et al. 1992 Vial et al. 1985 Wannian 1985 Vrinat 1978 Black et al. 1986 Khalifa et al. 1973 Gebreselassie & Abebe 1985

WHO/V&B/00.03 43

Tabla 3.1 (continuación)
País, año de estudio o (año de publicación) Gabón, 1985 Gambia, 1966, 1971 y 1976 Lugar del estudio Prueba1 Prueba1 negativa <1:20 Zona<4mm <1:10 <1:16 <1:10 <1:10 <1:8 <1:8 <1:8 <1:10 <1:8 <1:8 <1:10 <1:10 ? ? <1:10 <1:10 Grupo, edad (en años) Mujeres, 25–40 Mujeres y hombres, 10–50 Mujeres, 16–45 Mujeres, 15–45 Mujeres, 15–34 Mujeres, 15–36 Mujeres, 21–31 Mujeres, prenatal Mujeres, 16–32 Mujeres, 15–44 Mujeres, 15–44 Mujeres, 16–25+ Mujeres, 15–35 Mujeres y hombres, 20–39 Mujeres, prenatal Mujeres, prenatal Mujeres, 15–35+ Mujeres, 15–34 Número de sujetos estudiados 842 >200 828 1800 240 690 636 606 275 579 18 745 143 526 1202 207 2000 333 297 Porcentaje de pruebas negativas 5 6 7 25 47 18 19 5 13 42 17 1 15 34 8 16 45 31 Referencia

Zonas urbanas y rurales Todos los individuos, una aldea

HI SRH HI HI HI HI HI HI SRH HI HI HI HI HI ? EIA HI HI

Mefane 1985 Clarke et al. 1980 Saidi 1972 Fogel et al. 1976 Dowdle et al. 1970 El-Khateeb et al. 1983 Strauss 1976 Al-Nakib et al. 1983 Bedrossian & Matossian 1985 Lam 1972 Gutiérrez-Trujillo et al. 1990 Strauss 1976 Nejemi 1972 Odeola et al. 1977 EPI 1994 Rasul et al. 1990 Dowdle et al. 1970 Dowdle et al. 1970

Irán, República Islámica del, 1972 Teherán + zonas rurales del N y el NO Israel, 1968 Jamaica, 1968 Jordania, 1982 Kenya, 1968 Kuwait, 1978–1979 Líbano, 1980–1981 Malasia, (1972) México, 1990 Mongolia, 1967 Marruecos, 1969–1970 Nigeria, 1977 Omán, 1988–1989 Pakistán, 1987–1988 Panamá, 1968 Perú, 1968 Muestra aleatoria Zonas urbanas y rurales Ammán Zona rural (Kitui) y zona costera semiurbana (Malindi) Nacional Beirut Kuala Lumpur Muestra nacional 5 zonas (17 distritos), rural Rabat N, E y O Nacional Karachi Zonas urbanas y rurales Zonas urbanas y rurales

1968 Venezuela. 15–34 Mujeres. inhibición de la hemaglutinación.1 (continuación) País. prenatal Mujeres. 1984–1985 Togo. 15–40 Mujeres y hombres. (1986) Sri Lanka. prenatal Mujeres. 15–45 Mujeres. 15–35+ Mujeres. 11–36 Mujeres. 1970 Nabli 1970 Guner et al. edad (en años) Mujeres. 1975–1979 Somalia. 15–29 Mujeres. 1990–1993 Uganda. 1988 Strauss 1976 Dowdle et al. prenatal Mujeres. .44 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo Tabla 3. 15–35 Mujeres. 1989 Watts 1983 Pruebas de laboratorio: EIA. (1970) Turquía. 1992 Abdullah et al. 1986 Mendis 1989 Phiromsawat et al. 1985 Zambia. hemólisis radial simple. 14–37 Mujeres. 1968 Túnez. puerperio Número de sujetos estudiados 1103 675 2965 103 534 5142 117 240 162 1351 >100 336 184 255 100 Porcentaje de pruebas negativas 19 6 47 20 43 32 25 68 5 18 14 15 38 15 12 Referencia Seúl Riad Nacional Mogadiscio Diversas zonas del país Bangkok ? Zonas urbanas y rurales Nacional Ankara Kampala Zonas urbanas y rurales Zonas urbanas 5 regiones Lusaka EIA HI HI EIA SRH HI HI HI HI EIA HI HI HI HI SRH Lee et al. (1984) Singapur. edad fecunda Mujeres. SRH. 1994 Bracken & Stanfield 1971 Dowdle et al. 1984 Doraisingham et al. 1981 Morandi et al. enzimoinmunoensayo. 1979–1980 1 Lugar del estudio Prueba1 Prueba1 negativa Index<1 <1:8 <1:8 ? zona < control <1:8 <1:8 <1:10 <1:10 <10 UI/ml <1:10 <1:10 ? <1:8 ? Grupo. 17–40 Mujeres. 1971 Yémen. prenatal Mujeres. 1970 Hernández 1971 Strauss et al. año de estudio o (año de publicación) República de Corea. 1963–1966 Trinidad. HI. 1986–1988 Arabia Saudita. 1989 Tailandia. (1971) Uruguay.

15–25 Mujeres. prenatal Mujeres. 1974 Satpathy 1989 Mathur et al. 1978–1979 India. prenatal Número de sujetos estudiados 176 325 603 300 274 132 Porcentaje de pruebas negativas 43 19 31 22 5 4 Referencia Calcuta Chandrigarh Delhi Lucknow Hyderabad Vellore HI HI HI HI EIA HI Chakrabarty et al. edad (en años) Mujeres.WHO/V&B/00. HI. prenatal Mujeres. 45 . 1972 India. prenatal Mujeres.2: Selección de encuestas serológicas en diversas ciudades de la India sobre la rubéola entre las mujeres en edad fecunda antes de la introducción de la vacuna antirrubeólica País. 1991 India. año del estudio o (año de publicación) India. 1984 Lugar del estudio Prueba2 Prueba negativa <1:10 <1:10 <1:16 <1:8 <15 UI/ml <1:8 Grupo. 1973 India.03 2 Table 3. 1991 Black 1986 Pruebas de laboratorio: EIA. 1989 India. enzimoinmunoensayo. 1973 Pal et al. SRH. inhibición de la hemaglutinación. 1982 Bhaskaram et al. hemólisis radial simple. 16–40 Mujeres.

1985. 97: 204–207. 46 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Public health. 1970. American journal of epidemiology. 1983. 1971. Seroimmunity to rubella virus in Jordanians.2 Abdullah MA et al. Doraisingham S. Seroepidemiology of rubella in Saudi Arabia: an adapted vaccination policy. 61: 340–343. Stanfield JP.3 Referencias de las tablas 3. Epidemiological studies of rubella virus in a tropical African community. 1981. The immune status of young adult females in Ethiopia to rubella virus infection. Chakraborty MS. WHO collaborative study on the sero-epidemiology of rubella in Caribbean and middle and South American populations in 1968. Lebanese medical journal. Is there a rubella problem in Lebanon?: a laboratory surveillance. Sarkar JK. 10(2): 238–241. Matossian RM. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 103(1): 51–59. 69(45): 333–336. The rubella immunity of women of child-bearing age in Singapore. 48: 176–181. Rubella antibodies in Uganda. East African Medical Journal. 14: 618–623. Serolic studies in 11460 pregnant women during the 1972 rubella epidemic in Israel. Bhaskaram P et al. 1976. Bedrossian N. 1985. 1986. Abebe A. Goh KT. Need for protection against rubella in India. Seroepidemiology of viral & toxoplasmal infections during pregnancy among Arab women of child bearing age in Kuwait. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. 63(5): 927–930. Indian journal of medical research. 12(2): 220–223. 1985. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Rubella antibody profile in women of child-bearing age in Calcutta area. Clarke M et al. 1980. Singapore. Al-Nakib W et al. 124(3): 442–452. Black FL et al. 58: 811–814. Journal of epidemiology and community health. Fogel A et al. Seroepidemiology of rubella in Bahrain. 1991. 35: 35–38. Gebreselassie L. 38: 236–239. 1984. 1983.1 y 3. American journal of epidemiology. (EPI) Expanded Programme on Immunization.3. Indian journal of pediatrics. International journal of epidemiology. International journal of epidemiology. Bracken PM. 42: 419–422. Rubella outbreak. Annals of the Academy of Medicine. El-Khateeb MS et al. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Dutta SR et al. 58(6): 931–935. Oman. 1994. 1973. Dowdle WR et al. Mukherjee MK. Geographic variation in infant loss of maternal measles antibody and in prevalence of rubella antibody.

37: 298–299. Journal of infectious diseases. 32: 623–631. Mefane C. Wahab KSEA. Morandi et al. 39: 247–252. Maroc médecine. West Malaysia. 1994. Distribution of rubella antibodies in Nigeria. 1977. Scientific Publication Nº 226. female adolescents and pregnant women. 1973.03 47 . 24(226): 29–32. Tropical medicine and parasitology. International journal of gynecology and obstetrics. 1972. Seroimmunity to rubella among an Egyptian population. Acta tropica. Nabli B. Odelola HA. 1982. Ndumbe PM et al. Hernández RJ. 97(1): 14–25. Lam S. 1972. 1992. Afrique médicale. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Zapata MT. Contribution à l’étude de l’épidémiologie de la rubéole en milieu rural voltaïque. Monjour L et al. 1984. 7(5): 425–426. 1986. Transactions of the Royal Society of Tropical Medicine and Hygiene. Indian journal of medical research. Khalifa AS. 75: 469–473. 1985. 1971: 249–250. Márquez A. Séroepidémiologie de la rubéole en Tunisie. Asia Oceania journal of obstetrics and gynaecology. Medical microbiology and immunology. 1989. 1970. 42: 891–896. Washington DC: Pan American Health Organization/ World Health Organization. Anticorps antirubéoleux dans la population féminine Gabonaise (à propos de 1737 sujets). Argentina. Susceptibility to rubella virus among Sri Lankan women. Encuesta nacional probabilística. Gutiérrez-Trujillo G et al. Considerations for a rubella vaccination program in Latin America. Enquête immunologique sur la rubéole chez la femme marocaine de la région de Rabat : recherche des anticorps inhibant l’hémagglutination sur 548 séerums). Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 44: 139–141. 1982. 18(4): 345–353. Seroepidemiología de la rubéola en mujeres mexicanas. 34(2): 73–75. Measurement of serum rubella antibody titres in Korean children. 1990. 127: 567–570. WHO/V&B/00. Nazih A. Ceylon medical journal. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Cameroon. 1992. Bunay A. Congenital rubella following inapparent infection. Imam IZE. Prevalence of infections affecting the child among pregnant women in Yaounde. Seroprevalence of rubella virus in Turkish pregnant women. The seroprevalence of rubella infection in Somalia. Omri B. Rota S. Lee IS et al. Mathur A et al. The seroepidemiology of rubella in Kuala Lumpur. 47: 127–129. Mendis L. Nejmi S. 52: 400–425. Comportamiento epidemiológico de la rubéola en la Provincia de Córdoba. 181(3): 127–130. Salud Pública de México.Guner H.

1972. Seroprevalences of toxoplasma. 1989. Republic of Benin. 17(4): 109–110 48 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo . Vrinat M et al. 1985. Weekly epidemiological record – Relevé épidémiologique hebdomadaire. Epidemiological survey of rubella immunity in Iran. Strauss J. 1978. Seroepidemiology of rubella in Indian women and in children with congenital malformations. 71(Suppl 2): 26–28. Indian journal of medical research. 62: 240–245. 6(3): 126. rubella. Journal of the Pakistan Medical Association. 99: 528–538. Rubella antibodies in a sample of Lusaka mothers. Prévalence sérologique de la rubéole chez la femme enceinte à Abidjan. microbiology and immunology. Bulletin of the World Health Organization – Bulletin de l’Organisation mondiale de la Santé. Strauss J et al. Watts T. Rubella: a serologic study in pregnant women at Ramathibodi Hospital (1984–1985). 1990. epidemiology. Journal of the Medical Association of Thailand. Rubella susceptibility and continuing risk of infection in pregnancy. Serological survey of rubella in Yemen in 1985. Czechoslovakia. Journal of hygiene. 1983. Virus information exchange newsletter. Serological investigation of rubella virus infection in and around Chandrigarh – a preliminary communication. cytomegalovirus. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana. 7(S1): 572. Reviews of infectious diseases. Phiromsawat S et al. Rubella in the People’s Republic of China. Rasul S et al. 40(5): 102–103. 38(1): 53–57. virus del herpes simple y de la rubéola. Estudio serológico para citomegalovirus. 59: 271–277. Rodier MH et al. Chile. 1976. Acta tropica 1995.Pal SR et al. Vial P et al. HIV and treponemal infections among pregnant women in Cotonou.1989. Sero-epidemiology of rubella. Medical journal of Zambia. Médecine tropicale. Wannian S. 52(23): 394–396. la hepatitis B y Toxoplasma gondii en dos poblaciones de gestantes en Santiago. 46(4): 563–565. 1985. 1974. Satpathy G. 33: 163–167. 1988. Saidi S. malaria.

Naciones Unidas.3 julio de 1996 Table 4. Programme Report 1994. División de Población.1: Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica. Naciones Unidas. The sex and age distribution of the world populations.03 3 4 4. Departamento de Información Económica y Social y de Análisis de Políticas. la parotiditis y la rubéola. SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica por regiones de la OMS. Ginebra. a = años. Nueva York. Según los datos notificados a la OMS hasta julio de 1996. 1995. Documento WHO/GPV/95. 49 5 . Organización Mundial de la Salud.WHO/V&B/00. the 1994 revision. ningún país de la Región de África de la OMS utilizaba la vacuna antirrubeólica a escala nacional.1. 1994. Región de las Américas de la OMS. Programa Mundial de Vacunas e Inmunización. m = meses. julio de 1996 Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia centrada en la población infantil (n = 12) Anguila Antigua y Barbuda Barbados Canadá Granada Montserrat Panamá Saint Kitts y Nevis Santa Lucía San Vicente y las Granadinas Trinidad y Tobago Islas Vírgenes (Reino Unido) Abreviaturas: En desarrollo En desarrollo En desarrollo Industrializado En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo ninguna D E E B C C C C B C E SPR SPR SPR SPR SR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR Edad 12 m 15 m 15 m 12 m 12 m 15 m 15 m 12–15 m 12 m 12 m 12–15 m 12 m Inmunización de escolares Vacuna Edad Inmunización de mujeres adultas SPR = vacuna contra el sarampión.

SPR = vacuna contra el sarampión. la parotiditis y la rubéola.50 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo Tabla 4. SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. y en los niños y niñas de entre 1 y 14 años en 1986. . Cuba llevó a cabo campañas masivas de vacunación antirrubeólica en las niñas de 12 años en 1982–1985. m = meses. en las mujeres de entre 18 y 30 años en 1985. a = años.1 (continuación) Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia combinada (n = 10) Bermudas Islas Caimán Chile Costa Rica Cuba 6 Inmunización de escolares Vacuna SPR SPR SPR SPR R Edad 11–12 a 4–5 a 6a 7a campañas masivas Inmunización de mujeres adultas Edad 12 m 15 m 12 m 18 m 12 m 12 m 10 m 12 m 12–15 m 12 m En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo Industrializado En desarrollo ninguna ninguna C C B B B A E C SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR R R R campaña masiva MEF MEF Dominica Jamaica Islas Turcas y Caicos Estados Unidos de América Uruguay Abreviaturas: 6 SPR SPR SPR 4a 4–6 a 5a MEF = mujeres en edad fecunda.

SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. Región del Mediterráneo Oriental de la OMS. Omán llevó a cabo una campaña masiva de vacunación con vacuna SR entre los niños de 15 meses a 18 años en 1993. la parotiditis y la rubéola.WHO/V&B/00. julio de 1996 Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia centrada en la población infantil (n = 4) Iraq Líbano Jamahiriya Árabe Libia Arabia Saudita Estrategia combinada (n = 7) Bahrein Chipre Kuwait Omán7 Qatar Emiratos Árabes Unidos OOPS Abreviaturas: En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo B C D E E E E C E E ninguna SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SR SPR SPR SPR Edad 15 m 15 m 18 m 12 m 15 m 15 m 12 m 15 m 15 m 15 m 15 m R SPR SPR R SR SPR R SPR SPR SPR 13 a mujeres 11–12 a 4–6 a 12 a mujeres campaña masiva 4–6 a 13 a mujeres 6a 12 a 12 a Inmunización de escolares Vacuna Edad Inmunización de mujeres adultas OOPS = Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente.2: Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica. R = vacuna contra la rubéola. m = meses.03 7 Table 4. a = años. SPR = vacuna contra el sarampión. 51 .

52 Table 4.3: Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica. R = vacuna contra la rubéola. . a = años. la parotiditis y la rubéola. m = meses. Región de Europa de la OMS. SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. julio de 1996 Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia selectiva (n = 2) República Checa Polonia Bélgica Estrategia centrada en la población infantil (n = 6) Bosnia y Herzegovina Hungría Luxemburgo Suiza Ex República Yugoslava de Macedonia Estrategia combinada (n = 24) Austria Bulgaria Croacia Dinamarca Estonia Finlandia Francia Alemania En transición En transición Industrializado En desarrollo En transición Industrializado Industrializado En desarrollo Industrializado En transición En desarrollo Industrializado En transición Industrializado Industrializado Industrializado C C E ninguna C E E B E B ninguna E C E E E SPR SPR SPR SPR SR SPR SPR SPR 2–7 a 14 m 2a 15 m 12 m 14–18 m 12 m 15 m SPR SPR SPR SPR SPR 15 m 1a 15 m 15 m 15 m R R SR R SPR SR SPR R SPR R R 14 a 12 a mujeres 12 a 14 a mujeres 12 a 12 a 6a 11 a mujeres 6a 11 a mujeres 15 a mujeres R Edad 2 a mujeres Inmunización de escolares Vacuna R R Edad 12 a mujeres 13 a mujeres Inmunización de mujeres adultas Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo Abreviaturas: SPR = vacuna contra el sarampión.

el Reino Unido administró vacuna SR a niños de entre 5 y 16 años en una campaña masiva.WHO/V&B/00. SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. R = vacuna contra la rubéola. .03 53 Tabla 4. m = meses. la parotiditis y la rubéola. a = años. En 1994.3 (continuación) Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia combinada (continuación) Grecia Islandia Irlanda Israel Italia Letonia Lituania Malta Países Bajos Noruega Portugal Eslovaquia Eslovenia España Suecia Reino Unido8 Abreviaturas: 8 Inmunización de escolares Vacuna SPR SPR R SPR R R SPR SR SPR SPR SPR SPR SPR SPR R SPR SPR SR 10 a 7a 12 a mujeres 12 a 12 a mujeres 11 a mujeres 12 a 12 a 11 a 9a 12 a 11 a 14 a 6a 13 a 11 a 12 a campaña masiva Edad Inmunización de mujeres adultas Edad 15 m 18 m 15 m 15 m 15 m 15–18 m 15 m 15 m 14 m 15 m 15 m 2a 16 m 15 m 18 m 12 m Industrializado Industrializado Industrializado En desarrollo Industrializado En transición En transición En desarrollo Industrializado Industrializado Industrializado En transición En desarrollo Industrializado Industrializado Industrializado E E E E E C B E E E E C D E E E SPR SPR SPR SPR SPR SPR SR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR SPR = vacuna contra el sarampión.

julio de 1996 Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia selectiva (n = 1) Estrategia combinada (n = 1) Sri Lanka Tailandia En desarrollo En desarrollo B C SPR 5 Edad Inmunización de escolares Vacuna R R Edad 12 a mujeres 12 a R después del parto Inmunización de mujeres adultas Abreviaturas: SPR = vacuna contra el sarampión. .54 Lucha contra la rubéola y el SRC en los países en desarrollo Table 4.4: Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica. Región de Asia Sudoriental de la OMS. la parotiditis y la rubéola. a = años.

55 . SR = vacuna contra el sarampión y la rubéola. la parotiditis y la rubéola. Malasia llevó a cabo una campaña masiva de vacunación antirrubeólica entre mujeres de 15 a 44 años en 1987. m = meses. Grupos de alto riesgo.5: Calendarios nacionales de vacunación antirrubeólica. Región del Pacífico Occidental de la OMS. a = años.WHO/V&B/00. La vacuna antirrubeólica se administra después del parto a las mujeres seronegativas. R = vacuna contra la rubéola. julio de 1996 Estrategia País/zona Categoría de país (ONU)4 Categoría para el suministro de vacunas5 Inmunización de preescolares Vacuna Estrategia selectiva (n = 4) Fiji Japón Macao Malasia9 Estrategia centrada en la población infantil (n = 2) Estrategia combinada (n = 5) Guam Palau Australia Polinesia Francesa Hong Kong Nueva Zelandia Singapur Abreviaturas: En desarrollo Industrializado En desarrollo En desarrollo En desarrollo En desarrollo Industrializado En desarrollo En desarrollo Industrializado En desarrollo B E ninguna C ninguna A E ninguna E E E SPR SPR SPR SR SPR SPR SPR 12 m 5–13 a 12 m 12 m 1a 15 m 12 m SPR R R SPR R 10–16 a10 10 a mujeres 12 a mujeres 11 a 12 a R R después del parto11 después del parto11 R después del parto11 Edad Inmunización de escolares Vacuna R R R R Edad 11 a mujeres 12–15 a mujeres 10–13 a mujeres 12–14 a mujeres R campaña masiva Inmunización de mujeres adultas SPR = vacuna contra el sarampión.03 9 10 11 Table 4.

int o visite nuestras páginas de Internet: http://www. Apoya a las regiones de la OMS y a los países en la adquisición de las aptitudes. El Equipo de Garantía de la Calidad y Seguridad de los Productos Biológicos asegura la calidad y la inocuidad de las vacunas y otros medicamentos biológicos mediante el desarrollo y la formulación de normas y patrones mundiales. prestando especial atención a las cuestiones más importantes relacionadas con las vacunas y aspectos tecnológicos. coordina y facilita las investigaciones y el desarrollo de nuevas vacunas y tecnologías relacionadas con la inmunización. dedicados a las enfermedades virales. tiene como objetivo principal el logro de un mundo en el que todas las personas en riesgo estén protegidas contra las enfermedades prevenibles mediante vacunación. y termina con la aplicación de directrices para los servicios de inmunización. Cinco grupos se encargan de aplicar su estrategia. la competencia y la infraestructura necesarias para aplicar esas políticas y estrategias y para lograr el control de las enfermedades y/o los objetivos de eliminación o erradicación. El Equipo de Acceso a las Tecnologías trata de reducir las barreras financieras y técnicas que obstaculizan la introducción de vacunas o técnicas relativas a la inmunización nuevas o ya existentes. La Iniciativa para la Investigación de Vacunas y los tres equipos que la integran. El Programa Ampliado de Inmunización (PAI) elabora políticas y estrategias para lograr el uso y la administración máximos de las vacunas de importancia para la salud pública.int/vaccines-documents OMS .who. Departamento de Vacunas y Productos Biológicos Tecnología de la Salud y Productos Farmacéuticos Organización Mundial de la Salud CH-1211 Ginebra 27 Suiza Telefax: +41 22 791 4227 Correo electrónico: vaccines@who. establecido por la Organización Mundial de la Salud en 1998 dentro del grupo orgánico de Tecnología de la Salud y Productos Farmacéuticos. A continuación se describe el trabajo de dichos grupos. bacterianas y parasitarias. que comienza con el establecimiento y el mantenimiento de normas y pautas. EL Equipo de Evaluación y Vigilancia de las Vacunas analiza las estrategias y actividades encaminadas a reducir la morbilidad y la mortalidad causadas por las enfermedades prevenibles mediante vacunación.El Departamento de Vacunas y Productos Biológicos.