RENUNCIA DE PORFIRIO DÍAZ A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA Pasados ya los cien años del inicio de la gesta revolucionaria y, con un país

que en el 2010 vio derrames económicos por los festejos inútiles, que en nada representan el sentir del pueblo mexicano ante su historia, es menester rememorar a un hombre que, pareciera ha sido borrado de la memoria colectiva de la nación. Monumentos a Juárez, Madero, Hidalgo, y demás colectividad de héroes y antihéroes populares, sin embargo entre tanta efusividad por la historia nacional, si existe un hombre que merece ser recordado y tener un lugar en la conformación del país que a lo largo de tantos procesos históricos se ha conformado, es Porfirio Díaz. Héroe del 2 de abril, defensor de la reforma, partícipe en la revolución de Ayutla, iniciador de las revoluciones de la Noria y Tuxtepec, hombre que supo ganarse a aliados y enemigos con el único fin de hacer prevalecer la paz en el país. Longevo presidente que se pegó a la silla para no soltarla en más de treinta años, periodo durante el cual la nación experimentó un crecimiento económico, un desarrollo industrial y una proyección internacional que difícilmente puede volver a ser alcanzado. Es cierto que durante el porfiriato no todo fue perfecto; quizá lo más criticado del mismo sea la desigualdad social que imperaba en el periodo, desigualdad que se veía reflejada en las familias más poderosas, pues llegaban a poseer, en algunos casos, casi toda la tierra trabajable de un estado, como el caso de la familia Terrazas en el estado de Chihuahua, mientras que los más pobres llegaban incluso a vivir en un esclavismo provocado por las inmensas deudas que acumulaban a lo largo de su vida, deudas que eran heredadas a los hijos. La vida de Díaz va de la mano con la conformación del México moderno; un estudio más concienzudo deberá hacer notar que el México moderno tiene comienzo al inicio del periodo que la posrevolución se dio a la tarea de desaparecer: el porfiriato.

La generación de la posrevolución representa dos realidades que estuvieron presentes en la gesta revolucionaria. para legitimarse en el poder se apropiaron del movimiento revolucionario. sino los líderes políticos que durante el mismo periodo estuvieron en conflicto con la parte social de la misma. lo que Renan llama el olvido en la construcción de una nación. y por otro lado son miembros de una generación que durante el porfiriato carecía de oportunidades políticas. un juicio correcto que me permita morir. Álvaro Obregón. Morones. institucionalizándolo en un partido. No pretendo poner en alto el nombre de Díaz. la memoria colectiva del pueblo tiene en catalogación de tirano y dictador al general Porfirio Díaz. por lo tanto pretendieron ³olvidar´ el periodo del porfiriato de la historia oficial. se deja de ver y comprender el México del siglo XXI. liderada por hombres como Luis N. es necesario que ³un estudio más concienzudo y comprobado haga surgir en la conciencia nacional. sin embargo ese ³olvido´ está mal encausado.´ Las circunstancias en que el país se ha sumido a partir de la revolución maderista han orillado de a poco a presentar. apropiándose de los motivos originales de la revolución de 1910. sino que se le dé el justo valor que debe tener. por un lado representa los ideales del pueblo que se sublevó a partir de 1910 haciendo de una revolución democrática una revolución social. olvido que el pueblo hace de su pasado con el fin de no recordar circunstancias que le fueron hostiles. al triunfo de la gesta los hombres que se acomodaron en el poder no fueron los líderes sociales que se dieron a conocer en los más de diez años de guerra civil.La no mención de dicho hecho desaparece parte de la vida de la nación. por lo cual. Plutarco Elías Calles. entre otros. está desaparecida su imagen del catálogo de personajes que hicieron de este país la nación que hoy conocemos. La nueva burguesía que surgió del movimiento. llevando en el fondo de mi alma una justa correspondencia de la estimación que en toda mi vida he consagrado y consagraré a mis compatriotas. borrando . pues fue la generación de la posrevolución la que se dio a la tarea de ³olvidar´ su pasado inmediato.

y vendiendo una historia de dicho periodo que estaba influenciada por el desarrollo de los hechos que se sucedieron a partir de entonces. como instituciones anteriores. .todo rastro.