You are on page 1of 6

Historia de la hematología.

En la historia de la hematología encontramos a Robert Boyle, quien fuera un


científico afamado por sus experimentos en el área de la neumática, quién en
1684 publicó resultados de algunos experimentos que él había hecho con
sangre humana al tratarla con alcohol, ácido y carbonato de potasio. Entre
sus conclusiones más recordadas en esta área fue el hecho de que describió la
ceniza de la sangre como de un " color rojo ladrillo" sin embargo, nunca logró
notar que esto se debía a la formación de óxido de hierro durante
la combustión de la sangre.
Más de un siglo después, en 1787, Menghini demostró que la sangre contenía
hierro. Medio siglo después de esto en 1797 Wells se dio a la tarea de
explicar porque la sangre cambia de color en presencia del aire. La hematina,
componente de la sangre fue obtenida por primera vez en 1826 por
Tiedemman y Gmelin lo que represento un avance mayor para comprender la
composición de la sangre ya que de ahí derivo que en 1831 se pudiera explicar
que casi todo el hierro de la sangre está concentrado en este pigmento que
vale decir que es la ya famosa hemoglobina.
Hasta fines del siglo XIX se creía que la formación de la sangre sucedía en el
hígado, en el bazo y en lo ganglios. En 1868 se propuso (por Neuman y
Bizzorero) que la sangre era formada en la médula ósea. De ahí la hematología
avanzo por el campo de la microscopía simple, luego de la microscopía clínica
hasta llegar a nuestros días al campo de la impresionante genética bioquímica.

Componentes de la sangre.

La sangre está conformada por 4 elementos principales, los cuales son: el


plasma, los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

El plasma es el llamado suero de la sangre, el 92% de su composición es tal


cual un suero y el 8% restante es una mezcla de sustancias esenciales para la
vida como glucosa, grasas, aminoácidos, sodio, potasio, calcio, proteínas como
fibrinógeno, albumina, la cual es responsable del mantenimiento de la presión
osmótica sanguínea; globulinas (anticuerpos) y hormonas como la insulina y la
epinefrína o mejor conocida como adrenalina y sustancias de degradación
como la creatinina y la urea.

Los glóbulos rojos también llamados eritrocitos tienen forma de disco con un
diámetro de 7.5 micras y en la mayoría de los mamíferos carecen de núcleo,
estos glóbulos superan en proporción a los glóbulos blancos de 700 a 1, los
glóbulos rojos tienen la función de recoger el oxigeno de los pulmones y llevarlo
al resto del cuerpo, y transportar de regreso el anhídrido carbónico. Su vida
dura en promedio tres o cuatro meses después de lo cual se desintegran y son
sustituidos por los nuevos que se producen en la médula ósea.

Su eficacia como transportadores de oxígeno se debe a la presencia de su


principal proteína que es la hemoglobina y que da a la sangre su color rojo y
que tiene la propiedad de que se adhiere al oxígeno y no lo suelta hasta que
esta llega a su destino lo que es de vital importancia ya que el oxígeno no se
disuelve fácilmente en el plasma y de no existir la hemoglobina el oxígeno en la
sangre podría durar apenas de 2 a 3 segundos. Una deficiencia en la cantidad
de hemoglobina produce la enfermedad conocida como anemia.

Las plaquetas, también conocidas como trombocitos, son los componentes


celulares más pequeños de la sangre. Hay alrededor de unas 250,000
plaquetas por cada centímetro cúbico de sangre y circulan estas en la sangre
sin tener actividad alguna hasta que encuentran un vaso sanguíneo momento
en el cual entran en acción.
Ante un vaso dañado las plaquetas se acumulan en el orificio cerrándolo
liberando entre otras cosas serotoninas que es un vasoconstrictor. Luego,
activan a una proteína de la sangre llamada fibrinógeno que es insoluble para
convertirlo en fibrina que es insoluble. La fibrina fabrica una red tridimensional
en donde quedan atrapados todos los componentes de la sangre completando
así el proceso de coagulación que a la inversa puede suceder cuando no es
necesario siendo mortal.

Los glóbulos blancos son conocidos como leucocitos y al igual que los
eritrocitos se forman en la médula ósea y su función primordial es proteger al
organismo del ingreso de gérmenes. En el torrente sanguíneo existen cuatro
tipos de glóbulos blancos los linfocitos T, los linfocitos B, los monocitos y los
granulocitos.
La mecánica de trabajo de los glóbulos blancos podría definirse como sigue:
Los monocitos y linfocitos no contienen gránulos, pero cuando los granulocitos
detectan un germen invasor, los linfocitos y monocitos lo encuentran y se lo
comen. Luego los monocitos examinan las partes de proteína que formaban el
germen para analizar de qué estaba formado. Después, los monocitos llaman a
los linfocitos T para que reconozcan como era el germen, y éstos a su vez
convocan a los linfocitos B, los cuales crean una arma especial llamada
anticuerpo para atacar a esos gérmenes. Los linfocitos B crean muchas copias
de estas armas o anticuerpos. Cuando los anticuerpos encuentran
su objetivo lo atacan, hieren y matan, para que luego los granulocitos y
monocitos terminen con él. En una sola gota de sangre hay entre 7.000 y
25.000 glóbulos blancos.
Odontología Forense En México.

En nuestra cultura analizando la forma de vida antes de la llegada de los


invasores Españoles nos encontramos con datos históricos que las
incrustaciones de piedras preciosas en los dientes así mismo la forma que les
daban a través cortes muy singulares no meramente por adorno sino que
era para que se distinguiera quien eran los dirigentes de los Calpullis, así
mismo de acuerdo al color de la piedra preciosa incrustada era su rango. Esto
se observa a través desde los hermanos Dakotas del Norte hasta la Patagonía
con las diferentes culturas de ese entonces.

Como podemos observar el hecho de dichos trabajos dentales ya era una


forma de identificación entre las diferentes tribus, sacándose como conclusión
que desde ese entonces ya era utilizada la odontología como método de
identificación aunque fuera únicamente de rango.

Odontología forense.

México – Yucatán

En el siglo XVIII se creó en la ciudad de México, y por decreto real, una


institución llamada Protomedicato, que tenía a su cargo algunas resoluciones
del orden legal. No hubo en Yucatán este tipo de cuerpo colegiado; sin
embargo, a principios del siglo XIX, el Dr. Cipriano Blanco fue nombrado
Subdelegado del Protomedicato en Campeche.

En Mérida, a partir de 1804, las actuaciones oficiales quedaron a cargo del Dr.
Alejo Dancourt hasta 1834 en que pasaron a responsabilidad del Dr. Ignacio
Vado Lugo, en razón de su cargo de director de la Escuela de Medicina de
Yucatán, hasta el año 1853 en que falleció. El 4 de octubre de 1869 se aprobó
un nuevo plan de estudios para la Escuela de Medicina de Yucatán,
Instituyendo la de Medicina Legal y Toxologica que quedo a cargo del Dr. Juan
Antonio Pérez Galves.

El 31 de marzo de 1882, el gobernador Octavio Rosado expidiera un decreto


creando las plazas de dos médicos legistas y se nombró para ello a los
doctores Juan Nicoli y Fernando Casares Martínez de Arredondo; el 16
de noviembre de 1883 fueron designados los Drs. Andrés Saénz de Santa
María y García Rejón y José Jesús Castro López. Poco después, en 1889 en la
Escuela de Medicina, el Dr. Sáenz ganó por oposición y en forma ad-vitam, la
cátedra de Medicina Legal.

En 1907, el Dr. Castro López renunció, por lo que fue nombrado en su lugar el
Dr. Juan Wenceslao Miró y Pérez, quien estuvo en el servicio hasta 1913 en
que lo sustituyó el Dr. José González Palma.
En 1918 fue creado el Departamento Médico-Legal, designándose director
general al Dr. Sáenz, quien desempeñó este cargo hasta el 31 de diciembre de
1924. Al jubilarse el Dr. Sáenz, ingresó al servicio el Dr. José Castro Fortuny.
En 1942 fue nombrado el Dr. Avelino Ruiz Sansores.

En 1945, se separó el Dr. Castro y fue suplido por el Dr. Oswaldo Riera
Cardeña. En 1950 se designó al Dr. Gonzalo Marcín Cervera. El Dr. Riera
renunció en 1951 y lo suplió el Dr. Víctor Manuel Núñez Grintal, quien a su vez
renunció en 1953, ocupando la plaza el Dr. Delio Ángel Aguilar Vázquez. En
enero de 1979 se designó para la jefatura al Dr. José Francisco Cambranis
Puga en 1984 al Dr. Jorge Hadad Herrera, en 1986 al Dr. Juan M. Álvarez, y en
1990 el Dr. Fernando Olivares Alcocer. En 1995 asumió nuevamente la jefatura
del Servicio Médico Forense el Dr. Hadad Herrera. En 1987 se fundó
la Sociedad Yucateca de Medicina Forense, que agrupa a los profesionales de
esta disciplina.

Desarrollo.

Los dientes ofrecen mucha información para la comparación de


los datos antemortem con los postmortem.

En primer lugar, porque al estar, en parte, formados por el tejido más duro
del cuerpo humano (el esmalte); por la relación forma--tamaño de suanatomía y
por la protección física que encuentran sus raíces al estar encla vadas en
los huesos maxilar superior y mandíbula, con gran frecuencia aparece
como única fuente de información prácticamente intacta.

En segundo lugar, la gran estabilidad evolutiva que poseen sus coronas, sigue
un modelo poligénico que aunque actualmente es desconocido, se manifiesta
en algunos caracteres morfológicos de importancia poblacional6
(ejemplo: alta frecuencia de dientes en forma de pala en el grupo racial
mongoloide).

Y por último, porque de todas las estructuras duras de origen mesodérmico, los
dientes son los únicos que en el sujeto en vida se encuentran
encontacto directo con el medio ambiente, por lo que algunas
actividades económicas e inclusive culturales del hombre,
pueden dejar "huellas" que unidas a los tratamientos odontológicos son de gran
utilidad para establecer la identidad de una persona.

Las condiciones físicas de los cuerpos de las víctimas en los desastres


masivos pueden ser variables, sin embargo,la aplicación de técnicas propias de
la Estomatología Forense son en esencia las mismas usadas en las
identificaciones de "rutina" de un cadáver en situaciones normales.
Lo que distingue el trabajo de los estomatólogos forenses en tales
circunstancias (al igual que al resto de los expertos) son los aspectos
organizativos concernientes a la integración en un grupo multidisciplinario; no
obstante la mayor relación la guarde con los antropólogos forenses.3
Las estimaciones de la estatura, del sexo, la edad y el grupo racial constituyen
los elementos básicos en la identificación humana, al extremo de que estas
variables son conocidas como las "cuatro grandes".

No hay ningún método eficiente para estimar la estatura a partir de


alguna estructura ósea del cráneo por lo que no nos referimos a ellas.

Estimacion De La Edad.

Existe una gran correlación entre la edad cronológica y la edad biológica; por
esa razón, la segunda es utilizada para estimar a la primera que es en definitiva
la que se requiere como elemento de trabajo en la identificación médico legal.
La maduración dentaria principalmente y el brote de los dientes son
los recursos más eficientes para estimar la edad en niños pequeños y en
subadultos y puede ser de gran ayuda el estado de calificación de los terceros
molares en individuos con menos de 25 años de edad.

Gustafson propuso un método para la estimación de la edad en adultos en el


que utiliza una ecuación de regresión lineal múltiple, donde aparece un grupo
de variables y da un sistema de puntuaciones para los valores que pueden
tomar cada una de ellas. Sin embargo, esto ha sido muy discutido y no son
pocos los autores que han destacado que solamente el grado de translucidez
de la dentina puede dar información al respecto.

Determinacion Del Sexo Y La Raza.

La determinación de las variables sexo y raza presentan una gran dependencia


metodológica, pues generalmente en los métodos y modelos estadístico-
matemáticos empleados se consideran las variaciones de una con respecto a
la otra.

Aunque existen regiones anatómicas capaces de brindar mayor información y


por lo tanto, proporcionar técnicas más eficientes, los dientes y maxilares
pueden usarse con estos fines, sobre todo, en cadáveres muy fragmentados o
carbonizado. Para tales casos están las funciones discriminantes para
determinar el sexo y la raza por odontometría.
Homeostasis.

Es la característica de un sistema abierto o de un sistema cerrado,


especialmente en un organismo vivo, mediante la cual se regula el ambiente
interno para mantener una condición estable y constante. Los múltiples ajustes
dinámicos del equilibrio y los mecanismos de autorregulación hacen la
homeostasis posible.
El concepto fue creado por Walter Cannon y usado por Claude Bernard,
considerado a menudo como el padre de lafisiología, y publicado en 1865.
Tradicionalmente se ha aplicado en biología, pero dado el hecho de que no
sólo lo biológico es capaz de cumplir con esta definición, otras ciencias y
técnicas han adoptado también este término. Del griego homos que es (ὅμος)
que significa "similar", y estasis (στάσις) "posición", "estabilidad"