You are on page 1of 53

3.

CONCEPTOS FUNDAMENTALES

3.1 CARACTERIZACIÓN DE PARTÍCULAS Y CONJUNTOS DE PARTÍCULAS

La evaluación de las características de las partículas es un aspecto vital en el procesamiento de


minerales. En algunos casos puede ocurrir que el producto simplemente tenga que cumplir con una
especificación de tamaño. Mucho más importante es el uso del tamaño de partículas como una
medida de control para los procesos de reducción de tamaño (conminución). A veces el material
puede ser reducido en tamaño para acelerar un proceso químico como lixiviación. Más común es
que la reducción de tamaño se realice para liberar los diferentes minerales entre sí de modo que
puedan ser separados (concentrados).

Debido a los costos comparativamente altos de la reducción de tamaño y debido a las dificultades
asociadas con la separación de los minerales cuando ocurre sobre liberación o ocurre liberación
insuficiente, es necesario que se alcance la cantidad correcta de reducción de tamaño. El tamaño de
las partículas se usa comúnmente para medir el grado de liberación debido a su relativa facilidad de
medición. Antes de revisar algunos métodos de medición veamos lo que realmente significa éste
término.

3.1.1 Tamaño de partículas

El tamaño de una partícula es una dimensión representativa de su extensión espacial. Sólo el tamaño
de cuerpos geométricos regulares puede ser descrito mediante una sola dimensión. Por ejemplo, el
tamaño de una esfera se puede definir claramente por su diámetro y un cubo por la longitud de uno
de sus lados. Por otro lado, un mineral chancado consiste de partículas de forma irregular cuyo
tamaño no puede definirse con exactitud. Puesto que en general es deseable usar un solo número
para describir el tamaño de una partícula hay varias posibilidades. Por ejemplo, el volumen o el área
pueden usarse como variables de tamaño. Sin embargo, es más común usar un diámetro
característico que se conoce como diámetro nominal o simplemente diámetro, el cual se define en
términos de alguna propiedad real de la partícula o en términos del comportamiento de la partícula
en ciertas condiciones. Se pueden definir una gran cantidad de diámetros para una partícula
irregular.

33
Diámetros basados en la medida de una dimensión lineal.

a) El diámetro de Feret, dF, se define como la distancia entre un par de paralelas tangentes a la
silueta proyectada de la partícula, trazada en forma perpendicular a una dirección fija, definida
arbitrariamente.

b) El diámetro de Martín dM es la longitud de la línea paralela a una dirección fija (arbitraria) que
divide la silueta proyectada de la partícula en dos partes de igual área.

c) Diámetro máximo lineal: máxima dimensión de la silueta proyectada de la partícula

d) Diámetro mínimo lineal: mínima dimensión de la silueta proyectada de la partícula

e) El diámetro promedio: Corresponde al promedio entre los diámetros máximo y mínimo.


(dmin + dmax)/2.

Es importante destacar que el valor numérico que se obtenga para el diámetro de Feret y el diámetro
de Martín dependerá de la orientación de la partícula. Lo que se hace en la práctica es elegir una
dirección de medición, determinar el diámetro de un número grande de partículas orientadas al azar
y utilizar el valor medio obtenido.

2. Diámetro volumétrico o diámetro equivalente, dV. Se define como el diámetro de una esfera que
tiene el mismo volumen, V, que la partícula.
1/ 3
 6V 
dV =  
 π 

3. Diámetro superficial, dA. Se define como el diámetro de una esfera que tiene la misma área
superficial, A, que la partícula.
1/ 2
A
dA =  
π

34
4. Diámetro de tamizaje o harneado, dt. Es el ancho de la mínima abertura cuadrada a través de la
cual pasará la partícula.

5. Diámetro de sedimentación (o diámetro hidrodinámico), dh. Es el diámetro de una esfera que tiene
la misma densidad y la misma velocidad de sedimentación que la partícula en el mismo fluido.

6. Diámetro de Stokes, dSt. Es el diámetro de sedimentación si la partícula sedimenta en la zona de


flujo laminar.
18 µ v ∞
d St =
(ρs − ρ f )g

7. Diámetro basado en el área proyectada de la partícula, dAp. Es el diámetro de un círculo que tiene
la misma área superficial que la proyección de la partícula.
4A p
d Ap =
π

8. Diámetro basado en el perímetro del área proyectada, dper. Diámetro del círculo que tiene el
mismo perímetro que la proyección de la partícula.
 Pp 
d per =  

 π 

Claramente el diámetro obtenido para una partícula irregular dependerá de la técnica de medida
usada y ésta deberá ser relevante al uso final de los datos. Es por lo tanto vital, siempre que se
mencione el tamaño de la partícula, definir el diámetro nominal usado. En general, se ha encontrado
que la razón entre cualquier par de diámetros nominales es constante en un rango razonablemente
amplio de tamaños, para cualquier material particular.

3.1.2 Forma de las partículas

La forma de una partícula puede ser importante en una serie de situaciones, por lo tanto, es necesario
especificar una descripción de la forma para caracterizar completamente una partícula. En general,

35
para partículas irregulares las razones entre el volumen y el cubo del diámetro y entre la superficie y
el cuadrado del diámetro son aproximadamente constantes cualquiera sea el diámetro nominal. Esto
permite definir factores de forma como sigue:
A
λ S, n =
d 2n
V
λ V, n =
d 3n

Donde λS,n y λV,n son los factores de forma superficial y volumétrico respectivamente. El valor del
factor de forma dependerá del diámetro nominal usado para la partícula. Es común definir estos
factores en términos del diámetro de Feret o en términos del diámetro de tamizaje. Normalmente
estos factores se determinan para una cantidad de partículas con un rango estrecho de tamaños. Así
por ejemplo, el factor de forma volumétrico de un grupo de partículas relativamente grandes (de más
de 150 µm) con un rango estrecho de tamaños se puede calcular determinando el número de
partículas, N, el tamaño promedio, d, peso W y densidad ρs, como sigue:
W
λ V, n =
ρ s N d 3n

La determinación experimental de los factores de forma superficiales requiere la determinación del


área superficial de las partículas. Esto es a veces difícil, debido a las dificultades asociadas con la
medición del área superficial de partículas pequeñas y al hecho que los valores obtenidos del área
superficial tienden a ser dependientes del método utilizado para su determinación.

Otro factor de forma de uso muy común es la esfericidad, ψ . Definida como:


Area sup erficial de una esfera equivalente
ψ=
Area sup erficial de la partícula

Como la forma esférica tiene la menor razón superficie / volumen de todas las formas geométricas,
se tiene que el rango de ψ será entre 0 y 1. La Tabla 3.1 a continuación da algunos valores típicos
de la esfericidad.

36
Tabla 3.1. Valores de la esfericidad
Tipo de material ψ
Partículas redondeadas: Arenas desgastadas por acción del 0.817
agua, metales atomizados, polvos de chimenea fundidos
Partículas angulares de minerales pulverizados: carbón, piedra 0.655
caliza, arena.
Partículas laminares: talco, yeso 0.543
Láminas muy finas: mica, grafito aluminio 0.216

3.1.3 Distribución de tamaño de partículas


Los minerales triturados están compuestos por partículas que varían ampliamente en su tamaño.
Para describir un sistema particulado con un amplio rango de tamaños se acostumbra a usar
funciones de densidad y funciones de distribución análogas a las funciones de densidad de
probabilidad.
Función densidad o función frecuencia, f(d)
f(d)⋅d(d) = fracción de partículas en la población que reside en el intervalo diferencial de tamaño d a
d + d(d). Corresponde al área bajo la función densidad entre los límites diferenciales d a d+d(d),
como se ilustra en la Figura 3.1

Figura 3.1. Función densidad de tamaño de partículas

37
Función integral o función de distribución, F(d)

F(d’) = fracción de partículas en la población menores al tamaño d’. Corresponde al área bajo la
función densidad entre los límites 0 y d’.
d'
F(d') = ∫0 f (d ) d(d )
Propiedades: F(db)-F(da) = fracción de partículas con tamaños entre da y db (db < da)
F(dmax) = 1.0
  F(d ) 
f (d a ) = d 
  d(d )  d =d a

Discretización de la escala de tamaños de partículas


En muchos casos es innecesario o imposible experimentalmente determinar la función continua de
densidad (o frecuencia) de tamaño o la función distribución (o integral) de tamaño. En estos casos se
puede terminar la fracción de partículas en una serie de intervalos discretos de tamaño. El rango de
tamaños de 0 a ∞ (o dmin a d max) se puede dividir en una serie de n intervalos y obtener la fracción
de partículas en el i-ésimo intervalo (con tamaños comprendidos entre di+1 y di) designado por fi, con
1 = 1, 2, 3, ....,n. Como se ilustra a continuación, el límite superior del intervalo 1, d1=dmax y el
límite inferior del n-ésimo intervalo, dn+1 = dmin.

Conjunto de
partículas

fn fn-1 fi fi-1 f2 f1
dn+1 dn dn-1 di+1 di di-1 d3 d2 d1
=dmin =dmax

Figura 3.2. Discretización de la escala de tamaños

38
El set de valores fi determinado de ésta manera no caracteriza completamente la distribución
(puesto que no contiene información acerca de la distribución en el interior de los intervalos) pero
de estos datos puede obtenerse una aproximación discreta a la función densidad y a la función de
distribución.

Aproximaciones discretas a la función densidad y función de distribución

La fracción de partículas en cada intervalo, fi, se relaciona con la función densidad, f(d), y con la
función de distribución, F(d), como sigue:
di
fi = ∫ f (d )d(d ) = F(di ) − F(di +1 )
d i +1

Por lo tanto la función distribución en los puntos discretos, di, está dada por:
i
F(d i ) = ∑fj para i = 1,2,3,...,n
j= n

Además por el teorema del valor medio del cálculo, la función densidad para los puntos d *i se puede
aproximar por:

( )
f d*i ≅
F(d i ) − F(d i +1 )
d i − d i +1
=
fi f
= i
d i − d i +1 ∆d i

( )
⇒ fi = f d*i ∆d i

donde d *i es un valor promedio del diámetro en el intervalo di+1 a di. Valores de uso común son el
d i + d i +1
promedio aritmético, , el promedio geométrico, d i ⋅ d i +1 , y el promedio armónico,
2
2d i ⋅ d i +1
.
d i + d i +1

La Figura 3.3 muestra la función densidad de la Figura 3.1 junto con la aproximación discreta
obtenida de un set de valores fi, determinados experimentalmente para el caso en que la escala de

tamaños se dividió en 10 intervalos de igual magnitud y usando el promedio geométrico para d *i .

39
Figura 3.3 Aproximación discreta a la función densidad para 10 intervalos de discretización.

Se ve que la aproximación discreta reproduce las características esenciales de la distribución


continua. Esta aproximación se puede hacer aún mejor si se aumenta el número de intervalos
considerado.

Estimación de los parámetros de la distribución

Una distribución de tamaño se caracteriza normalmente por dos parámetros. La media y la varianza
de la distribución

Tamaño promedio: La media o tamaño promedio de la distribución, µ, se determina desde la función


densidad usando la siguiente definición:

µ = ∫ d ⋅ f (d )d(d )
0

40
Su correspondiente aproximación, obtenida de un set de valores fi con i = 1,2,3,....,n es

 n
( ) n
µ = ∑ d*i ⋅ f d*i ∆d i = ∑ d*i ⋅ f i
i =1 i =1

Varianza: La varianza o dispersión de tamaños (alrededor de la media), σ2, está dada por:

∫ (d − µ ) ⋅ f (d )d(d )
2
σ2 =
0

y puede aproximarse por:

( )
n 2
σ 2 = ∑ d*i − µ ⋅ f i
 
i =1

Coeficiente de variación (de Pearson): Este parámetro es una medida de la dispersión normalizada
de tamaños, es la razón entre la desviación estándar y la media
σ
CV =
µ
La manera como éstos parámetros afectan la forma de la función densidad se ilustra en las Figuras
3.4a y 3.4b.

(a)

(b)
Figura 3.4. Función densidad para distintos valores de µ y CV.
41
Escalas de discretización

La forma como se discretiza la escala de tamaños de partículas (o manera como se eligen los límites
de cada clase o intervalo) es muy importante si se desea obtener una buena aproximación a la
distribución de tamaños del conjunto de partículas con un mínimo de intervalos. Una serie
aritmética, con di – di+1 = constante, para i = 1,2,3,....n, es apropiada si el conjunto tiene un rango
relativamente estrecho de tamaños. Para el caso de una muestra de partículas con un rango amplio
de tamaños una serie geométrica puede ser más apropiada. En este caso la razón entre límites de
clase es una constante, denominada módulo de la distribución y representada por ∆.
di
= ∆ , para i = 1,2,3,....,n.
d i +1
La tabla a continuación muestra escalas de discretización ariméticas y geométricas

Tabla 3.2. Intervalos de Discretización


No Serie aritmética Serie geométrica
Int. ∆d = 10 cm ∆d = 5 cm ∆=2 ∆ = √2
Int. d ,arit Int. d ,arit Int. d , arit Int. d ,arit
1 0-10 5 0-5 2.5 1-2 1.5 1-1.414 1.207
2 10-20 15 5-10 7.5 2-4 3 1.414-2 1.707
3 20-30 25 10-15 12.5 4-8 6 2-2.828 2.414
4 30-40 35 15-20 17.5 8-16 12 2.828-4 3.414
5 40-50 45 20-25 22.5 16-32 24 4-5.657 4.829
6 50-60 55 25-30 27.5 32-64 48 5.657-8 6.829
30-35 32.5 8-11.31 9.565
35-40 37.5 11.31-16 13.66
40-45 42.5 16-22.63 19.31
45-50 47.5 22.63-32 27.31
50-55 52.5 32-45.26 38.63
55-60 57.5 45.26-64 54.63

42
Cantidad Poblacional

Hasta el momento, en nuestra discusión sobre la función densidad, f(d) o la función integral, F(d),
no se ha especificado la propiedad o base usada para determinar la cantidad de partículas en cada
intervalo o cantidad poblacional. Propiedades de uso común son: masa (o volumen), área
superficial, longitud y número. En otras palabras f(d)d(d) puede ser la fracción del número total de
partículas que reside en el intervalo diferencial de tamaño d a d+d(d); la fracción de la masa total (o
volumen) en el intervalo; la fracción del área superficial o la fracción de la longitud total de
partículas que reside en el intervalo. Debido a facilidad de medida, la propiedad masa es la más
práctica para partículas pequeñas mientras que el número puede ser adecuada para partículas
grandes. El área superficial y la longitud, siendo más difíciles de medir experimentalmente, se usan
solamente en situaciones especiales. La función densidad obtenida con las varias cantidades
poblacionales se acostumbra a representar por:

f q (d )d(d )

donde q representa la cantidad poblacional.

Por convención:
q = 0 para número
q = 1 para longitud
q = 2 para área superficial
q = 3 para masa (o volumen)

Notemos que el set de valores que indica la fracción de partículas en cada intervalo de
discretización, requiere ahora el uso de dos subíndices. Así fqi corresponde a la fracción de partículas
basado en la cantidad poblacional q reside en el intervalo i (con tamaños entre di+1 a di).

Cambio en la Cantidad Poblacional

Una vez que se conoce la función densidad para una cantidad poblacional (siempre que la densidad
y forma de las partículas sea aproximadamente constante) se pueden obtener todas las demás
funciones por transformación usando la siguiente fórmula:
43
d q − m ⋅ f m (d )
f q (d ) =
∫d
q−m
⋅ f m (d )d(d )

con q y m = 0, 1, 2 y 3

d 3 ⋅ f 0 (d ) d −3 ⋅ f 3 (d )
Ejemplos: f3 (q ) = ∞ , f 0 (q ) = ∞
∫d
3
⋅ f 0 (d )d(d ) ∫d
−3
⋅ f 3 (d )d(d )
0 0

En el caso de las aproximaciones discretas a la función densidad la fórmula es:

( )
f q d *i ∆d =
d*
(q −m )
⋅ f m d *i ∆d( )
n
∑ d*
(q −m )
( )
⋅ f m d *i ∆d
0

Esto implica que:

d *(q − m ) f mi
f qi =
n
∑ d *(q − m) f mi
0

Tamaños promedios estadísticos

Además de la media de la distribución se pueden definir varios otros tamaños promedios para un
conjunto de partículas con una cierta distribución de tamaños, de acuerdo a las varias funciones
densidad que existen. En general se puede definir:
1/ j
∞ 
d jq =  ∫ d j ⋅ f q (d )d(d )
 0 

Donde j indica el momento usado en el cálculo y q la cantidad poblacional. Los diámetros promedio
más usados son:

d10 = ∫ d ⋅ f 0 (d )d(d ) Tamaño promedio lineal
0

44
1/ 2
∞ 
d 20 =  ∫ d 2 ⋅ f 0 (d )d(d ) Tamaño promedio superficial
 0 

1/ 3
∞ 
d30 =  ∫ d 3 ⋅ f 0 (d )d(d ) Tamaño promedio volumétrico
 0 


3
∞ 3
d 30
∫d f 0 (d ) d (d )
d12 = ∫ d ⋅ f 2 (d )d(d ) = = 0
Tam. promedio volumétrico-superficial
2
0 d 20
∞ ∫ d 2 f 0 (d )d (d )
0


d13 = ∫ d ⋅ f3 (d )d(d ) Tamaño promedio en volumen
0

El diámetro promedio volumétrico-superficial, denominado también Sauter mean se usa en forma


extensiva en el estudio de reacciones heterogéneas: sólido-líquido, sólido-gas, líquido-líquido, y
líquido-gas. Este uso surge porque este diámetro promedio relaciona el área de la fase dispersa a su
volumen y por lo tanto a las velocidades de transferencia de masa y reacción química. Debido a que
corresponde a la razón entre el tercer y segundo momento de la función densidad en número, en la
literatura normalmente se designa como d32 (otra nomenclatura).

3.2 DETERMINACIÓN EXPERIMENTAL DE LAS PROPIEDADES DE LAS PARTÍCULAS

Revisaremos aquí en forma breve los principales métodos usados para medir características de las
partículas.

3.2.1 Determinación del tamaño de las partículas

Es importante recordar que diferentes técnicas medirán diámetros nominales diferentes. Por lo tanto,
el método a usar debe seleccionarse de modo que los datos obtenidos sean relevantes al uso que
quiere dárseles. Deben considerarse además factores como exactitud y precisión, costo del equipo,
tiempo requerido para el análisis, frecuencia de uso de la técnica, rango de tamaños de la muestra y
reactividad química de las partículas.

45
Microscopía

Este es el método más directo de medir el tamaño de las partículas y tiene la ventaja adicional que
permite obtener también información acerca de su forma y su composición mineralógica.

Este es el único método en el cual se observan y miden partículas individuales. Las medidas se
realizan desde una imagen bidimensional de las partículas observadas visualmente en el microscopio
con un ocular graduado. También se puede usar una imagen proyectada como una fotografía o
imagen de televisión. Se obtiene aquí una distribución en número de partículas, f0(d). Generalmente
lo que se hace es determinar el número de partículas en intervalos de tamaño o clases.

De la imagen bidimensional de una partícula se pueden determinar varios diámetros nominales. Por
ejemplo: 1) El diámetro de Martín, 2) El diámetro de Feret, 3) El diámetro promedio (máximo y
mínimo), 4) El diámetro basado en el perímetro, 5) El diámetro basado en el área proyectada. La
determinación de estos diámetros se ilustra en la Figura 3.5.

Figura 3.5. Diámetros que pueden determinarse desde una imagen bidimensional.

En relación a la Figura 3.5, los diámetros a, b y c son diámetros físicos ya que son medidas físicas
de las partículas, esencialmente reproducibles, consecuentemente se pueden considerar más

46
confiables. Los diámetros d y e son diámetros estadísticos que se basan en que las partículas tienen
forma y orientación al azar.

Las principales limitaciones del método microscópico es que se requiere medir un gran número de
partículas para asegurar precisión en los parámetros a medir, lo que puede resultar tedioso y fatigoso
para el operador en el caso de medición manual. Además, se debe ser cuidadoso para obtener una
muestra bien dispersa que asegure que se están midiendo partículas aisladas y no aglomerados.
También el conteo es difícil cuando el rango de tamaño de la muestra es muy amplio. Para una razón
de diámetros de 10:1 una partícula grande equivale a 1000 partículas pequeñas en base al volumen.
Las partículas grandes tienden a ocultar a las pequeñas y las partículas muy pequeñas (< 5 µm)
tienden a formar aglomerados. Además, es difícil obtener resolución para partículas muy grandes y
muy pequeñas con una sola magnificación. La precisión obtenida en el extremo grueso de la
distribución con frecuencia es mala debido a que se cuentan relativamente pocas partículas grandes.

Finalmente, se debe hacer notar que las partículas tienden a descansar sobre una superficie en su
plano de mayor estabilidad (base más ancha) por lo que los tamaños medidos al microscopio
generalmente muestran desviaciones sistemáticas hacia tamaños mayores que lo real.

El rango de aplicabilidad de esta técnica depende del tipo de microscopio empleado o de la fuente
luminosa. El tamaño mínimo de partícula que puede ser resuelto es cercano a la longitud de la onda
de luz empleada. Los microscopios ópticos corrientes (luz blanca) son adecuados para el rango 0.5 a
150 µm. El uso de la luz ultravioleta permite extender el límite inferior a 0.1 µm (rango normal 0.1 a
100 µm) para tamaños menores es preciso ir a técnicas microscópicas que emplean un haz de
electrones como:

- Microscopio electrónico de transmisión (TEM) útil para partículas en el rango de 0.001 a 5


µm.
- Microscopio electrónico de barrido (SEM) adecuado para partículas en el rango 0.01 a 1000
µm.

Actualmente existen analizadores de imágenes cuantitativos que aceptan muestras en una variedad
de formas: fotografías o imágenes directas de un microscopio. Las partículas son examinadas a
47
través de una cámara de televisión y mostradas en una pantalla. Esta imagen puede ser capturada y
la imagen digitalizada es almacenada, modificada y procesada en forma automática. Con estos
equipos se pueden medir una serie de parámetros de las partículas y se elimina la mayoría de las
limitaciones de la técnica microscópica manual ya que pueden hacerse muchas determinaciones en
un tiempo muy corto.

Tamizaje

Este es probablemente el método más antiguo y la técnica más usada para determinar la distribución
de tamaño de partículas en el procesamiento de minerales. En el tamizaje las partículas se hacen
pasar a través de una serie de tamices calibrados cuyas aberturas disminuyen de tamaño desde el
tamiz superior al inferior. El conjunto de tamices se agita mecánicamente o a veces manualmente
por cierto tiempo, lo cual hace que el material se distribuya en una serie de intervalos de tamaño o
fracciones de tamaño. El material retenido en un tamiz específico tiene tamaños comprendidos entre
el tamaño de las aberturas del tamiz superior y el tamaño de las aberturas del tamiz inferior.
Generalmente se usa el promedio geométrico o el promedio aritmético para caracterizar el tamaño
de las partículas en el intervalo.

d i + d i +1
d p = d i d i +1 o d p =
2

De la masa del material en cada intervalo y su tamaño se termina un set de valores f3i que
corresponde a la fracción del peso del material retenido en el intervalo respectivo y, como ya vimos
antes, permite obtener una aproximación discreta a la distribución de tamaño.

El rango nominal de tamaño para tamizaje es de alrededor de 3 pulgadas hasta 38 µm. Los
estándares más comunes para aberturas de tamices son las serie Tyler y USA. Como se muestra en
la Tabla 3.2 los tamaños de las aberturas para cada uno de estos tamices sigue una progresión
geométrica en la cual la razón de los tamaños de las aberturas de harneros adyacentes es
4
aproximadamente 2 . En la práctica, normalmente se usan sólo tamices alternados, es decir con
una progresión 2.

48
Tabla 3.2. Series de tamices .

49
Hasta hace algunos años los tamices se designaban por el número de mallas, que correspondía al
número de aberturas cuadradas en el tamiz por pulgada lineal. De esta manera, un tamiz de malla
100 indica 100 aberturas por pulgada lineal. Aunque en la actualidad se prefiere designar el tamiz
por el tamaño de las aberturas, la designación por mallas es todavía muy popular en la industria.

El tamaño de las partículas medidas por tamizaje queda determinado por el tamaño de las aberturas
de la malla que retiene las partículas y el tamaño de las aberturas de la malla inmediatamente
superior. Así, la fracción de material retenido en un tamiz de malla 100 pero que pasa un tamiz de
malla 65 (serie alternada) se denomina la fracción 65x100 y su tamaño promedio aritmético
corresponde a dP = (212 + 150)/2 = 181.0 µm, mientras que el tamaño promedio geométrico será

212x150 = 178.3 µm .

Puesto que el tamaño de tamizaje es definido haciendo pasar las partículas a través de aberturas
cuadradas es muy importante la forma de las partículas. Si caracterizamos el tamaño de una
partícula por su espesor, ancho y largo se tiene que, aunque las partículas pueden presentarse a la
abertura en una variedad de orientaciones, en la mayoría de los casos es que el ancho de la partícula
el que determina si ella pasará o no y por lo tanto es ésta dimensión la que se asocia mejor con el
tamaño de las aberturas del tamiz.

El tamizaje de un conjunto de partículas para determinar su distribución de tamaño es


inherentemente un proceso cinético. Mientras se agita el set de tamices se presentarán capas de
partículas a la superficie de cada tamiz. Si las partículas son suficientemente pequeñas, están en la
orientación correcta y no hay otras partículas tapando la abertura, ellas pasarán al próximo tamiz
más fino. El equilibrio en este proceso estadístico se alcanza sólo después de períodos más o menos
largos de tiempo y debe determinarse para cada material en forma experimental. El tiempo en
alcanzar este equilibrio depende también de la cantidad de masa cargada al conjunto de tamices. Es
importante no gargar una cantidad excesiva de material al tamiz superior. Para el tamizaje en seco es
importante que la humedad del material sea muy baja, de lo contrario lss partículas finas tienden a
forma aglomerados y quedan retenidas en los tamices gruesos.

Hay otros problemas que pueden presentarse en tamizaje. El primero es que las aberturas del tamiz
se tapen con material atrapado en la malla de alambre y se detenga prematuramente el paso de
50
material. Esta situación se denomina cegado del tamiz. Hay ciertas formas de partículas que son
propensas al cegado. Cuando se tamizan estos materiales debe detenerse frecuentemente el proceso
de tamizaje y sacar las partículas atrapadas, con una brocha por ejemplo. El segundo problema surge
cuando se tamiza material blando, que sufre abrasión, o material con lados o puntas aguzadas que se
rompen durante el proceso. En este caso nunca se alcanza un punto de equilibrio. En vez de eso las
partículas grandes por ruptura o abrasión pasan a tamaños menores y continúan pasando a través del
tamiz. En esta situación, tiempos prolongados de tamizaje producirán un análisis incorrecto.

El tamizaje se puede realizar en seco o en húmedo o una combinación de ambos. En este último
caso, se sacan primero los finos lavado la muestra con agua sobre el harnero más pequeño de la serie
a usar. (normalmente malla 200 o 400). Después de secar el material grueso, se tamiza en seco y la
cantidad de material que pasa la malla menor se suma a la pérdida de peso en el lavado. Este método
mixto es efectivo porque elimina en gran medida el problema de la adherencia de los finos a las
partículas más grandes, que tiende a distorsionar el análisis.

Cuando la cantidad de finos es grande puede ser conveniente determinar la distribución de tamaño
de este material por algún método adecuado, por ejemplo una técnica de sedimentación, con
microtamices, etc.

El aparato más común para agitación mecánica es el Ro-tap. Este equipo sólo permite usar de 6 a 9
tamices a la vez y puede ser necesario dividir el conjunto de tamices en dos o más partes para
realizar el análisis granulométrico completo. El rango de tamices a usar en general debe escogerse
de modo que no más del 5% de la muestra sea retenido en el harnero más grueso o pase el harnero
más fino. Esto límites pueden bajarse para un análisis más exacto.

Presentación de los resultados de tamizaje

Las formas de presentar los datos de tamizaje que veremos a continuación son también aplicables a
otros métodos de medición de distribución de tamaño de partículas. Aunque es común presentar los
datos en forma tabular, como se muestra en la Tabla 3.3, la presentación gráfica da un mejor
representación.

51
Tabla 3.3 Análisis por tamizaje
Malla Tyler Abertura Abertura Porcentaje Porcentaje
mm, µm promedio retenido, 100xf3i Acumulado que pasa,
100xF3i
+ 3/8” +9.50 11.55 mm 0.03 -----
3/8”x3 -9.50 + 6.70 8.15 0.43 99.97
3x4 -6.70 + 4.75 5.78 2.03 99.54
4x6 -4.75 + 3.35 4.08 4.17 97.51
6x8 -3.35 + 2.36 2.88 6.97 93.34
8x10 -2.36 + 1.70 2.03 9.59 86.37
10x14 -1.70 + 1.18 1.44 10.94 76.78
14x20 -1.18 + 850 1.02 10.8 65.84
20x28 -850 + 600 725 µm 9.91 55.04
28x35 -600 + 425 512 8.42 45.13
35x48 -425 + 300 362 7.12 36.71
48x65 -300 + 212 257 6.10 29.59
65x100 -212 + 150 181 5.23 23.49
100x150 -150 + 106 128 4.38 18.26
150x200 -106 + 75 90 3.85 13.88
200x270 -75 + 53 64 2.91 10.03
270x400 -53 +038 45 2.14 7.12
-400 -38 µ 19 4.98 4.98

En forma gráfica los datos normalmente se presentan graficando el tamaño de partículas en el eje
horizontal (eje x) y la cantidad de propiedad medida en el eje vertical (eje y). Para representar la
cantidad en cada intervalo se usan dos enfoques:
a) Graficar la cantidad en cada intervalo (ya sea en forma absoluta o como fracción o
porcentaje).
b) Graficar la cantidad acumulada (fracción o porcentaje sobre o bajo cierto tamaño). Este
enfoque es mucho más frecuente en procesamiento de minerales.
En el caso a) se obtiene un histograma, el cual si los intervalos son suficientemente pequeños puede
ser también representado como una curva continua. Si se decide dibujar una curva continua, el

52
tamaño de las partículas se toma como un promedio de los límites del intervalo ( d *i ). Antes de
continuar es importante destacar que éste tipo de presentación de los datos no debe confundirse con
la aproximación discreta a la función densidad de tamaño de partículas que vimos en la sección
3.1.4, e ilustramos en la Figura 3.3.

Volviendo al histograma del caso a) tenemos que la cantidad en cada intervalo se puede graficar
como frecuencia, fracción o porcentaje, aunque los dos últimos son mucho más recomendables
porque dan una visión más cuantitativa de la distribución relativa del material en todo el rango de
tamaño considerado. Es también por esta razón que estas escalas deberían ser lineales. El tamaño de
las partículas en cambio debería ser siempre graficado en escala logarítmica, a menos que haya una
razón especial para hacer lo contrario. Esto es porque los intervalos de tamaño están en progresión
geométrica y una escala logarítmica distribuye los datos en forma pareja. La figura 3.6 ilustra este
tipo de gráfico.

Figura 3.6. Gráfico de porcentaje retenido versus log d *i .

En el procesamiento de minerales , los datos de distribución de tamaño de partículas se presentan


con más frecuencia como la cantidad acumulada de material versus log tamaño. Para Fi (o Ri = 1-Fi)
normalmente se usa una escala logarítmica. El uso de una escala lineal para la fracción acumulada,
que se ilustra en la Figura 3.7 no es común por dos razones:
1) Se obtiene un curva en forma de S que es difícil de expresar matemáticamente.

53
2) Los dos extremos de la escala vertical no están suficientemente ampliados.

Figura 3.7 Gráfico de % acumulado versus log di.

El grafico más usado, log Fi versus log di, llamado comúnmente gráfico de Gaudin-Schuhmann o
Gates-Gaudin-Schuhmann se ilustra en la Figura 3.8.

Figure 3.8. Gráfico de Gaudin-Schuhmann.

54
Este tipo de gráfico amplía convenientemente la región de tamaños finos pero comprime los
gruesos, lo cual es inapropiado en ciertas situaciones. En algunos casos, los datos de reducción de
tamaño pueden ser lineales en el rango fino. Esta calidad de ajuste puede ser engañosa, debido a la
compresión de la porción superior de la escala (gruesos). A pesar de sus limitaciones, este tipo de
gráfico en muy utilizado especialmente debido a que es fácil de usar y hay papel adecuado
disponible.
 1 
El gráfico de Rosín Rammler o Weibull que se ilustra en la Figura 3.9 grafica log ln  vs log
 1 − Fi 
di. Este tipo de gráfico expande ambos extremos de la escala aunque los finos no se expanden tanto
como en el gráfico de Gaudin-Schuhmann. Un beneficio de este gráfico es que algunos datos de
reducción de tamaño muestran un comportamiento lineal. A pesar de ser el más adecuado, este
gráfico no es muy popular, probablemente porque el papel gráfico apropiado es escaso.

Figura 3.9. Gráfico de Rosín Rammler.

55
Técnicas de sedimentación

Las técnicas de sedimentación son las más usadas para partículas minerales de tamaño inferior al
rango de tamizaje. Estas técnicas están basadas en la diferenciación por tamaño de las partículas de
acuerdo a su velocidad terminal de sedimentación en varios fluidos.

En la mayoría de los casos, el tamaño de las partículas es asignado en base a la ley de Stokes. El
diámetro de Stokes de una partícula se obtiene de la ecuación:
1/ 2
 18 µ v ∞ 
d St =  
 (ρ − ρ )F̂ 
 s f 

donde dSt es el diámetro de Stokes; µ es la viscosidad del fluido; v ∞ es la velocidad terminal de la

partícula; ρs es la densidad de la partícula; ρf es la densidad del fluido y F̂ es la fuerza de


campo.
F̂ = g para sedimentación gravitacional y F̂ = ω2r para sedimentación centrífuga.

Esta forma de caracterizar el tamaño de las partículas está restringido a un rango limitado de
propiedades de los materiales y variables de operación. La ley de Stokes es válida solamente para
partículas esféricas que sedimentan libremente a su velocidad terminal bajo condiciones de flujo
laminar. Para que ocurra sedimentación libre de partículas en una pulpa es necesario que la pulpa
sea diluida y la condición de flujo laminar se cumple para números de Reynolds menores a 0.1-0.2.
Recordemos que el número de Reynolds para una partícula se define por:
d v ρs
N Re =
µ
En términos de tamaño de partícula, esta restricción significa que para partículas esféricas de
gravedad específica igual a 2.7, sedimentando en agua a 26 ºC (ρf = 0.9968 g/cc, µ = 0.8737 cp) el
tamaño máximo que puede ser analizado por esta técnica es aproximadamente d = 55 µm ( v ∞ =

0.320 cm/s), puesto que NRe < 0.1 para partículas menores. Para partículas de gravedad específica
mayor a 2.7 el tamaño máximo para validez de la ley de Stokes es aún menor. Sin embargo, en la
medida que se disponga de buenas expresiones para calcular la velocidad de sedimentación de

56
esferas de cualquier tamaño, el método se puede extender para Reynolds mayores. En estos caso de
NRe grandes (fuera del rango laminar) se utiliza el diámetro de sedimentación, que como ya vimos es
una generalización del concepto de diámetro de Stokes. Existen varias correlaciones que se pueden
utilizar para calcular la velocidad de sedimentación de partículas esféricas en cualquier régimen de
flujo, como veremos en una sección posterior.

Sedimentación gravitacional.

En estos métodos de análisis las partículas sedimentan libremente bajo acción de la fuerza
gravitacional exclusivamente. Mediciones de la concentración de partículas a un nivel fijo o a varios
niveles de una suspensión en función del tiempo son usadas en conjunto con la ley de Stokes para
calcular la distribución de tamaño del conjunto de partículas.

Técnicas basadas en cambios de concentración a un nivel fijo

El principio de estos métodos puede describirse como sigue. En una capa de suspensión, a una
profundidad dada, hay sólido que entra y que sale. Se alcanza pronto un estado en el cual las
partículas más grandes no están presentes en la capa porque todas las partículas de ese tamaño sobre
la capa se han hundido a través de ella debido a su velocidad de sedimentación mayor. Conociendo
la distancia sedimentada y el tiempo transcurrido es posible calcular el tamaño máximo de partícula
que puede existir en la capa en ese tiempo, de acuerdo a la ley de Stokes. La concentración de
sólidos C medida al tiempo t dividida por la concentración inicial C0 corresponde a la fracción de

material más fino que el tamaño dSt, calculado de la ley de Stokes. Es decir F3 (d St ) = C .
C0

Los varios métodos de sedimentación gravitacional difieren en la manera en que se mide la


concentración. En el método de la pipeta de Andreanson, uno de los más usados, la solución se hace
homogénea al comienzo del test y con una pipeta se extraen muestras de 10 cc de la suspensión a
una profundidad de 20 cm a tiempos diferentes durante la sedimentación. La concentración de sólido
de las muestras es determinada evaporando el líquido y pesando el residuo sólido.

57
Figura 3.10. Pipeta de Andreanson

Este equipo es muy simple, de bajo costo, y permite obtener resultados reproducibles si se trabaja
con cuidado. Las principales fuentes de error se relacionan con la extracción de muestras, lo cual
produce perturbaciones en la suspensión y deja algo de la muestra en el tubo de la pipeta para la
muestra siguiente. Además, se requiere corrección de la altura de sedimentación a medida que
progresa el test. El método requiere usar concentraciones bajas de la suspensión, < 1% en peso.

Un método alternativo de determinar concentraciones de la suspensión es mediante un hidrómetro.


En este método se usa un recipiente similar al anterior, pero en vez de pipeta se emplea un
hidrómetro para medir la concentración de partículas. El hidrómetro se coloca al comienzo del test y
se hunde a cierta profundidad, entonces empiezan a registrarse los cambios en la densidad de la
suspensión en el tiempo. La distribución de tamaño se puede calcular de:
ρS ht − ρ l
F3 (d ht ) =
ρS i − ρ l

donde F3 (d ht ) = fracción de las partículas menores que un diámetro calculado por la


ecuación de Stokes para un profundidad h y un tiempo t
ρS ht = densidad de la suspensión a un profundidad h y tiempo t

58
ρSi = densidad inicial de la suspensión

ρl = densidad del líquido de sedimentación.

Este método introduce nuevos errores porque es difícil conocer exactamente la profundidad a la que
se está midiendo la gravedad específica. A pesar de que es relativamente difícil obtener resultados
absolutos, este método se usa bastante para control de rutina debido a su simplicidad y
reproducibilidad.

Hay otros métodos para medir concentraciones de sólidos a un nivel fijo basados en la extinción de
luz o absorción de rayos X. Estos métodos son mejores desde el punto de vista de errores asociados,
pero son considerablemente más caros que los descritos antes. Los instrumentos basados en la
extinción de luz se llaman fotosedimentómetros y aquellos basados en la absorción de rayos X se
denominan sedimentómetros de rayos X.

Técnicas asociadas a cambios de la concentración a niveles diferentes

En estos dispositivos la concentración de sólidos se determina a varios niveles de la cámara de


sedimentación en función del tiempo, reduciendo de esta manera considerablemente el tiempo
requerido para completar el análisis. Estos instrumentos normalmente tienen un mecanismo motriz
que puede ser programado para determinar concentraciones a diferentes posiciones en un tiempo
dado después que el análisis a comenzado y usar toda esta información, junto con la ecuación de
Stokes, para construir la distribución de tamaño del material siendo analizado. La concentración de
sólidos normalmente se determina por extinción de luz o absorción de rayos X, de modo que la
dispersión que está sedimentando no sufre perturbaciones.

Sedimentación centrífuga

Existen varios aparatos que hacen uso de la fuerza centrífuga en vez de la fuerza gravitacional para
sedimentación de partículas. Debido a que estos dispositivos pueden desarrollar varios g’s, ellos
pueden usarse para el análisis de partículas muy finas.

59
Los sedimentómetros centrífugos de disco están basados en la medición de cambios de
concentración a una posición radial fija del disco rotatorio. Al igual que los sedimentómetros
gravitacionales hay diversos métodos para medir los cambios de concentración en el tiempo. En
algunos se emplea muestreo de la suspensión, en otros un haz de luz y una fotocelta y finalmente un
haz de rayos X.

Elutriación (gravitacional y centrífuga)

La elutriación es un proceso de separar partículas por arrastre con una corriente de fluido,
generalmente agua o aire. En el caso de elutriación gravitacional se usa una corriente ascendente de
fluido. La separación por tamaños se logra usando una serie de estanques tubulares o cónicos de
tamaño creciente de modo que la velocidad del flujo ascendente disminuye sucesivamente. De
nuevo se supone aquí que se cumple la ley de Stokes, pero esto requiere flujo laminar condición que
no siempre se encuentra en la práctica. Aún así, se pueden realizar separaciones pero debe apreciarse
que en este caso se está midiendo un diámetro nominal diferente.

Un problema aparente con la elutriación gravitacional es el perfil de velocidad que existe a través de
la corriente debido al arrastre de la pared. Esto sugiere que las partículas son sometidas a
velocidades variables, con el resultado que cada recipiente cortaría partículas con una variedad de
velocidades de sedimentación. En realidad las partículas son arrastradas por diferencias de presión
en su superficie hacia la región de mayor velocidad y eventualmente son cortadas (separadas) por la
velocidad máxima del fluido. El hecho que las partículas tenga o no tiempo suficiente para que
ocurre esto es otro asunto. De hecho, es probable que otro factor que contribuya a la falta de
limpieza en la separación sea la formación de corrientes de circulación en la columna. Los
elutriadores gravitacionales pueden adquirirse como unidades listas o pueden construirse
simplemente mediante tubos de vidrio o plástico transparente. Un ejemplo de elutriadores
gravitacionales es el Infrasizer.

Existen también elutriadores centrífugos como el ciclosizer que se ilustra en la Figura 3.11.

60
Figura 3.11. Ilustración del analizador de partículas ciclosizer.

Este dispositivo consiste de una serie de 5 hidrociclones dispuestos de modo que el rebalse de una
unidad es alimentación a la siguiente. Las unidades están invertidas respecto al funcionamiento
convencional de un hidrociclón y en el ápice de cada uno hay una cámara de modo que la descarga
es recolectada. Se hace circular un flujo controlado de agua a través de las unidades y se introduce
una muestra pesada de los sólidos a analizar en un posición anterior a los hidrociclones. La entrada
tangencial de los hidrociclones induce al líquido a girar, haciendo que una porción del líquido, junto
con las partículas que sedimentan más rápido (gruesos) salgan por la abertura del ápice, mientras
que el resto del líquido, junto con las partículas de sedimentación más lenta sean descargadas a
través de la abertura del vórtice y hacia el siguiente ciclón en la dirección del flujo, lo cual resulta en
una sucesiva disminución del tamaño límite de separación de los ciclones. El ciclosizer se fabrica de
modo de tener tamaños límites de separación definidos para valores estándar de las variables de
operación, es decir: flujo de agua, temperatura del agua, densidad de las partículas y tiempo de
elutriación. Para corregir por las condiciones de operación práctica, que son normalmente diferentes,
se suministra un set de gráficos con factores de corrección. Este dispositivo sirve para separar
partículas en el rango de 8 a 50 µm para materiales con gravedad específica similar al cuarzo ( 2.7 ).
Para materiales con gravedad específica diferente estos límites varían. Una ventaja importante del
ciclosizer es el tiempo relativamente corto que requiere para el análisis, generalmente 10 a 20 min,
más el tiempo para secado de la muestra.

61
COULTER COUNTER

El sistema Coulter Counter para determinar la distribución de tamaño de partículas que se ilustra en
la Figura 3.12 está basado en la resistencia eléctrica. Las partículas, suspendidas en un volumen
conocido de un líquido conductor de la electricidad, se hacen fluir a través de una pequeña abertura
que tiene electrodos inmersos en ambos lados; la concentración de las partículas es pequeña de
modo que las partículas atraviesan la abertura una a la vez.

El paso de cada partícula desplaza electrolito y cambia momentáneamente la resistencia entre los
electrodos produciendo un pulso de voltaje que es proporcional al volumen de la partícula. La serie
de pulsos que resulta es amplificada electrónicamente, ordenada y contada.

Los pulsos amplificados se alimentan a un circuito umbral que tiene un nivel de voltaje regulable y
aquellos pulsos que alcanzan o exceden este valor son contados. Esta cuenta representa el número de
partículas mayores que un volumen determinado que es proporcional al voltaje umbral seleccionado.
Tomando series de conteos a varios niveles de amplificación y voltaje umbral, se obtienen datos
para determinar directamente la frecuencia en número versus el volumen, los que pueden usarse para
determinar la distribución de tamaño. Este método es muy popular debido a que los análisis pueden
obtenerse rápidamente, con buena reproducibilidad y por personal que no requiere mucho
entrenamiento. Es aplicable al rango de tamaños 0.5 – 400 µm.

Figura 3.12. Coulter Counter.

62
Analizadores basados en un haz rayos láser: HELOS RODOS de SYMPATEC

Estos instrumentos están, basados en la difracción de un rayo de luz láser por las partículas del
polvo a analizar. El analizador de partículas Helos-Rodos de la empresa alemana Sympatec GMBH,
está basado en la difracción de la luz a 0º. Utiliza un rayo láser de Helio-Neón de 20.2 mm de
diámetro, con longitud de onda de 0.6328 µm y potencia de 5 mW, deflectado por espejos a 180º. El
instrumento tiene 4 rangos de medición cambiando tubos de lentes de diversas distancias focales:
100 mm 0.7-175 µm
200 mm 1.5-350 µm
500 mm 3.5-875 µm
1000 mm 7.5-1750 µm

El análisis se puede realizar en húmedo usando la celda de dispersión SUCELL para dispersión en
agua o en seco con la celda de dispersión RODOS para dispersión en aire.

3.1.5. Comparación de distribuciones de tamaño obtenidas por diferentes métodos

En algunos casos puede ser necesario comparar resultados obtenidos por una técnicas de medición
de tamaño con aquellos obtenidos por otra. Además, en ocasiones la información obtenida con un
método en el rango grueso de tamaños, debe ser combinada con datos obtenidos por otra técnica en
el rango fino para construir una distribución global. En general, cada técnica de medición de tamaño
producirá un resultado diferente al analizar la misma muestra. En la Tabla 3.4 se muestra una
comparación de medidas de tamaño, obtenidas para fracciones con un rango estrecho de tamaño,
obtenidas con diferentes técnicas. Se puede ver en esta tabla que hay grandes diferencias en el
diámetro característico informado por los tres métodos y que la magnitud de la diferencia depende
mucho de la forma de las partículas. Para el caso de partículas casi esféricas, los diámetros medidos
son virtualmente idénticos. Esto ocurre porque un diámetro calculado por la ley de Stokes es exacto
para partículas perfectamente esféricas. Puesto que el área proyectada de una esfera es un círculo
perfecto, independiente de su orientación y puesto que el tamaño del harnero debe ser igual al
diámetro de ese círculo, los tres diámetros medidos serán iguales. En el caso de partículas de forma
irregular, debido a que ellas se orientan en el plano de máxima estabilidad en la placa del
microscopio, el diámetro basado en el área proyectada es más grande que el diámetro de tamizaje y
63
el diámetro de Stokes. Como se dijo anteriormente el tamaño del harnero se relaciona más con el
ancho de la partícula, una dimensión que es generalmente menor que la determinada del área
proyectada. Similarmente, el diámetro de Stokes para una partícula irregular será menor que la
dimensión basada en el área proyectada debido a su mayor superficie específica (relativo a una
esfera) y el aumento del arrastre hidrodinámico asociado con ella , lo cual resultará en una reducción
de la velocidad terminal. Parece ser verdad en general que el diámetro de Stokes de una partícula es
menor o igual a su diámetro de tamizaje. La diferencia es muy grande en el caso de partículas
laminares (por ej. Mica) las cuales sedimentan muy lentamente y por lo tanto dan diámetros
aparentes muy pequeños de acuerdo a la ley de Stokes.

Tabla 3.4 Comparación de diámetros determinados por microscopía (dAp)), sedimentación (dSt) y
tamizaje (dt)
dAp/dt dAp/dSt dSt/dt Forma
Esferas de cobre 1.05 1.00 1.05 Esférica
Piedra caliza 1.56 1.74 0.90
Talco 1.76 1.74 1.01 Tipo bloque
Yeso 1.56 1.94 0.80
Mica 1.68 11.6 0.14 Láminas

donde:
dAp : diámetro basado en el área proyectada
dSt : diámetro de Stokes
dt: diámetro de tamizaje

Tenemos entonces que si la distribución de tamaño de un producto particulado consistente de


partículas perfectamente esféricas es determinada usando diferentes técnicas, deberían obtenerse
resultados virtualmente idénticos si los diferentes analizadores no tienen errores sistemáticos. Es por
esto que la calibración de equipos se realiza usando partículas esféricas con distribuciones de
tamaño estándar.

64
En el caso de partículas de forma irregular, aunque la medida de tamaño no es la misma, en términos
generales puede esperarse que la forma de la distribución de tamaño obtenida por diversos métodos
sea la misma. En este caso lo que es tamaño para un dispositivo es proporcional a lo que es tamaño
para otro. En otras palabras las distribuciones de tamaño obtenidas estarán desplazadas entre sí pero
serán de la misma forma.

Figura 3.12. Resultados de dos métodos de análisis de distribución de tamaño.

La cantidad de desplazamiento entre las dos distribuciones se puede cuantificar usando un factor de
conversión de forma del dispositivo, D1,2, definido por:
d
D1, 2 = 1
d2
donde d1 es el tamaño asignado a partículas en un intervalo estrecho de tamaño por el dispositivo 1,
y d2 es el tamaño asignado a las mismas partículas por el dispositivo 2. Generalmente, este factor
debe determinarse experimentalmente, seleccionando una serie de valores de F3(d), formando la
razón d1 a d2 en cada punto y calculando un promedio. Conociendo este factor es posible especificar
la distribución de tamaño equivalente del dispositivo 2 con los datos obtenidos con el dispositivo 1,
d1
convirtiendo los tamaños del dispositivo 1 a equivalentes del dispositivo 2, es decir d 2 = .
D1,2

La generación de una distribución de tamaño completa a partir de medidas obtenidas con dos o más
instrumentos puede también realizarse usando un factor de conversión de forma del dispositivo.

65
Consideremos como ejemplo el análisis por tamizaje de un concentrado de calcopirita en el rango
100 a 400 mallas y el análisis por sedimentación de la fracción –400 mallas en el rango de diámetros
de Stokes de 30 a 3 µm. Los dos set de datos mostrados en la Figura 3.13 se pueden combinar para
producir una sola distribución (en este caso un análisis por tamizaje equivalente) sobre el rango
completo de 150 µm a 3 µm. Esto se logra mediante dos operaciones que se detallan a continuación.

Redistribución de masa

En primer lugar debe considerarse que los dos análisis mostrados en la Figura 3.13 están referidos a
masas diferentes. Supongamos que se tomaron WTot gramos de material y se sometieron a tamizaje.
Del total de la muestra se encontró que WSed gramos eran menores que malla 400 y una muestra
representativa de esta fracción se analizó por sedimentación. Un balance de masa para la muestra
completa indica que para tamaños menores de 400 mallas se tiene:

WSed F3Sed (d) = WTot F3Tot (d)

Figura 3.13. Distribución de tamaño por tamizaje y sedimentación

En este ejemplo, del análisis por tamizaje la cantidad de material –400 mallas es 68%, por lo tanto:

66
WSed Sed
F3Tot (d ) = F (d ) = 0.68F3Sed (d )
WTot 3

El resultado de esta operación traslada el análisis de sedimentación para cada tamaño como se indica
en la Figura 3.14.

Figura 3,14. Redistribución de masa del análisis del sedimentación y cálculo de D St , t .

Cambio de escala

La segunda operación es trasladar el análisis de sedimentación a una escala equivalente de tamaño


de tamizaje para producir una sola curva. Para esto se necesita conocer el factor de conversión de
forma del equipo:
d
D St , t = St
dt
Un valor apropiado de este factor puede obtenerse directamente de los datos. Por ejemplo trazando
una línea horizontal a F3(d) = 0.64 y calculando el radio de los puntos de intersección de esta recta
con las dos curvas, es decir:
d 30 µm
D St , t = St = = 0.88
dt 40 µm

Cada punto de la curva de sedimentación se traslada ahora a su valor dt correspondiente y se tiene


una sola distribución sobre todo el rango de tamaño como se muestra en la Figura 3.15.

67
Figura 3.15. Distribución global equivalente por tamizaje.

Funciones empíricas de distribución de tamaño

Con frecuencia es conveniente representar distribuciones de tamaño usando relaciones empíricas.


Este tipo de relaciones proporcionan una representación matemática compacta de los datos de
distribución de tamaño y permiten realizar en forma muy conveniente los análisis matemáticos y
estadísticos subsecuentes.

Entre las formas más comunes de distribuciones empíricas usadas en procesamiento de minerales
tenemos la distribución de Gates-Gaudin-Schuhmann, la distribución de Rosin-Rammler, la
distribución Gamma y la distribución Logaritmo Normal.

Algunas de estas relaciones tienen cierta base teórica pero en general pueden considerarse como
relaciones completamente empíricas que se ha encontrado que ajustan datos experimentales en una
variedad de sistemas de procesamiento de minerales. En la mayoría de los casos no hay razón a
priori para escoger una u otra distribución para una aplicación particular. Sin embargo, hay otros
factores como simplicidad matemática o rango de aplicación que deben considerarse cuando se elige
una relación para representar datos de distribución de tamaño. Con el desarrollo de técnicas
computacionales, algunas de estas relaciones ya no son tan útiles como lo fueron en el pasado. De
todos modos vale la pena referirse a ellas en relación a los gráficos usados para representar datos de
tamizaje que vimos anteriormente ya que algunas ecuaciones representan líneas rectas en el gráfico

68
apropiado. Esto permite determinar fácilmente desde el gráfico los parámetros que definen la
distribución, además de permitir visualizar rápidamente la calidad del ajuste.

Distribución de Schuhmann

La distribución de Schuhmann es la distribución más usada por los americanos para representar
distribuciones de tamaño obtenidas por tamizaje ( distribuciones en masa). La ecuación de esta
distribución es:
m
 d 
F3 (d) =  
 d max 

donde
dmax es el módulo de tamaño que corresponde al tamaño máximo de la distribución (L).
m es el módulo de posición (adimensional)
La transformación logarítmica de esta ecuación es:

log F3 (d) = m log(d) − m log(d max )

Por lo tanto si al graficar un set de datos de tamizaje en papel log-log se obtiene un línea recta, esto
significa que la ecuación de Schuhmann ajusta bien los datos. Los parámetros m y dmax se calculan
como se muestra en la Figura 3.14.

69
Figura 3.14. Gráfico de Schuhmann

La función densidad de la distribución de Schuhmann está dada por:

d m −1 dF3 (d)
f 3 (d ) = m =
dm
max
d (d )

Distribución de Rosin-Rammler

Esta distribución es muy popular en Europa para representar distribuciones en peso (o masa) de
sistemas particulados.

La función tiene la forma:


  d  m 
F3 (d) = 1 − exp−   
  l  
donde: l es un tamaño característico (L)
m es un coeficiente de uniformidad (adimensional)

Esta ecuación se puede transformar de modo que un gráfico de:


70
  1 
ln ln   versus ln d resultará en una línea recta si los datos son bien representados
  1 − F3 (d )  
por este tipo de distribución

Figura 3.16 Ilustración de una distribución de Rosin-Rammler

En este figura m es la pendiente y F3(d) = 0.63212 cuando d = l, lo cual permite determinar ambos
parámetros de la figura.

La función densidad es:

m m −1   d m 
f 3 (d ) = d exp −   
lm   l  

71
Distribución Gamma

La función densidad de la distribución Gamma está dada por:

b p d p −1e − bd
f3 (d ) =
Γ(p )

donde b y p son los parámetros de la distribución y Γ(p ) = ∫ z p −1e − z dz .
0

Los parámetros de la distribución se pueden determinar de datos experimentales usando una técnica
de igualación de momentos, ya que:
µ = p/b
σ2 =p/b2
Si se tienen estimaciones µ̂ y σ̂ , se tiene que:

  µˆ 
2
µˆ
⇒  p̂ =   b̂ =
  σˆ  σˆ 2

Distribución Logaritmo-normal

La función densidad de la distribución logaritmo-normal está dada por:

d −1  − ln d / m 2 
 
f (d ) = exp 
2π ⋅ C  2 ⋅ C
2


donde:
C = parámetro de forma, C > 0. Corresponde a la desviación estándar de ln d.
m = mediana de la distribución (P(d > m) = P(d < m) = 0.5)

El promedio y la desviación estándar están dados por:


2
µ = me1 / 2C

2 2 
σ = m e C  e C − 1
 
3.2.2 Medición de área superficial

72
Siempre que un gas o un líquido está en contacto con un sólido o cuando ocurre una interacción
entre dos sólidos, como ocurre en procesos piro e hidrometalúrgicos, el énfasis cambia del tamaño al
área superficial.

Los dos métodos más usados para determinación de área superficial son permeametría y adsorción
de gas.

Permeametría

La determinación de superficie específica por el método de permeabilidad está basado en la


ecuación de Carman-Kozeny o en modificaciones de ella.

V 2 ∆Pε 2
Um = 2 s
(
S 2µL 1 − ε 2 ) Ec. de Carman-Kozeny

donde:
Um = velocidad media del fluido
µ = viscosidad del fluido
∆P = diferencia de presión
Vs = volumen de sólidos
S = superficie del sólido
ε = porosidad
L = espesor del lecho
Esta ecuación se cumple bien para velocidades bajas de flujo y partículas mayores de 5 µm.

Instrumentos de presión y volumen constante

Estos son los instrumentos más usados para determinar la superficie específica de sólidos
particulados. En ellos el fluido generalmente fluye a través de un lecho compacto de partículas de
porosidad conocida. La medida de la caída de presión a través del lecho se utiliza para evaluar la
superficie específica del agregado de partículas. El fluido usado es principalmente aire. El método es

73
simple y reproducible cuando la porosidad del lecho se mantiene en el rango 0.4 a 0.8. Ejemplos de
equipos de éste tipo son el Permarán y el Permeámetro Blaine.

Adsorción de gas

El principio de la determinación de área superficial por adsorción de gas es que el área seccional de
una molécula se puede usar para calcular el área superficial de un polvo si se mide la cantidad de gas
necesaria para formar una monocapa de gas en la superficie del polvo. El gas de uso más común es
el N2, pero existen tres técnicas experimentales: El volumétrico, el gravimétrico y el de flujo
continuo.

El método volumétrico es el más antiguo y se basa en medir el volumen del gas adsorbido. El
gravimétrico en cambio mide el peso del gas adsorbido, para lo cual utiliza una microbalanza de
vacío. El método de flujo continuo es el de desarrollo más reciente y es una modificación de la
cromatografía de adsorción. Consiste en pasar una mezcla conocida de He-N2 sobre la muestra y
después a través de una celda de conductividad térmica conectada a un registrador potenciométrico.
Cuando la muestra se enfría a las temperaturas del N2 líquido (-195.8 ºC), se adsorbe N2 sobre la
superficie de las partículas y la pérdida en la corriente gaseosa se muestra en el registrador. La
desorción producida si se retira el refrigerante produce un pico de desorción en el registrador de
igual área pero dirección opuesta al pico de adsorción. Estos instrumentos deben calibrarse primero
y después hacer mediciones a presiones diferentes porque el N2 se adsorbe en multicapas y no en
monocapa.

Un punto a destacar es que los métodos basados en absorción de gas dan resultados diferentes que
aquellos basados en permeabilidad, debido a que miden áreas diferentes. Los valores obtenidos por
adsorción de gas son significativamente mayores porque ellos miden el área incluida en grietas y
fisuras de las partículas, cavidades y regiones de contacto entre partículas, áreas que no son
medidas por permeabilidad. Consecuentemente, el área superficial no debería ser medida ni los
datos aplicados tomando sin tomar en cuenta el método de determinación y su aplicabilidad a la
situación dada.

74
3.2.3 Caracterización de pulpas minerales

La mayoría de las operaciones en el procesamiento de minerales se realizan con pulpas acuosas y


por lo tanto es importante conocer sus propiedades. Una pulpa de mineral es un sistema bifásico y
como tal presenta propiedades características. La deformación y escurrimiento de pulpas forma parte
del campo de la reología. La reología es la ciencia que estudia la deformación y escurrimiento de
materiales. Para llevar a cabo cualquier estudio práctico de reología de pulpas es necesario conocer
la forma de preparar pulpas y los métodos existentes para la medición de la densidad de pulpa.

Composición de una pulpa

En la literatura sobre mezclas de sólidos y fluidos se utilizan muchos términos diferentes para
indicar composición de una pulpa. Los principales son los siguientes : 1) Fracción (o %) de sólidos
en volumen, 2) Densidad de pulpa, 3) Fracción (o %) de sólidos en peso, 4) Dilución.

Fracción volumétrica de sólidos, φ y porciento de sólidos en volumen, Φ:

La fracción volumétrica de sólidos, φ, es el volumen de sólidos por unidad de volumen total,


mientras que el porciento de sólidos en volumen Φ= 100 φ.

Densidad de pulpa, ρ:

La densidad de pulpa es el peso de la suspensión por unidad de volumen total


ρ = ρf + φ (ρs - ρf)
con ρs = densidad del sólido y ρf = densidad del fluido

Fracción de sólidos en peso, xp y porciento de sólidos en peso, P

La fracción de sólidos en peso es el peso de sólidos por unidad de peso total


φρ s
xp =
ρ f + φ(ρ s − ρ f )

75
Mientras que el porciento de sólidos en peso, P = 100 xp

Dilución, D

Es la razón entre el peso del líquido y el peso del sólido en la pulpa.


1− xp
D=
xp

La Tabla 3.5 resume las definiciones y conversiones entre las distintas medidas de concentración de
una pulpa.

Tabla 3.5. Formas para expresar la concentración de una pulpa.


Fracción vol. de Densidad de pulpa, Frac. de sólidos en Dilución, D
sólidos, φ ρ peso, xP
Fracción. ρ − ρf x pρf
vol. de φ= φ=
ρs − ρf ρ s (1 − x p ) + ρ f x p
sólidos, φ
Densidad ρ = ρ f + φ(ρ s − ρ f ) ρsρf ρ ρ (1 + D)
de pulpa, ρ ρ= ρ= s f
ρ s (1 − x p ) + ρ f x p Dρ s + ρ f
Frac. de φρ s ρ s (ρ − ρ f ) 1
sólidos en x p = ρ + φ(ρ − ρ ) xp = xp =
f s f ρ (ρ s − ρ f ) D +1
peso, xP
Dilución, D ρ (1 − φ) ρ (ρ − ρ) 1− x p
D= f D= f s D=
ρs φ ρ s (ρ − ρ f ) xp

Determinación de la densidad de un mineral

La densidad de un mineral puede determinarse experimentalmente mediante el desplazamiento de


agua producido por una masa conocida de mineral. Esta determinación puede realirzase en un
cilindro graduado, pero es más exacto utilizar un dispositivo especialmente diseñado con este
propósito como el picnómetro. El picnómetro es un matraz pequeño con rebalse. Las siguientes
pesadas son necesarias:

- Peso del picnómetro solo, w1


- Peso del picnómetro más muestra de mineral, w2

76
- Peso del picnómetro más muestra más agua, w3
- Peso del picnómetro más agua, w4

La densidad del mineral se obtiene de:


w 2 − w1
ρM =
(w 4 − w1 ) − (w 3 − w 2 )

En esta fórmula en numerador corresponde al peso del mineral y el denominador el peso del agua
desplazada por el mineral.

Determinación de la densidad de una pulpa

La densidad de una pulpa puede determinarse pesando un volumen conocido de pulpa. La pesada
puede efectuarse en un cilindro graduado y con una balanza corriente o en balanzas construidas
específicamente con este propósito como la balanza Denver. La balanza Denver consiste de un
brazo graduado en gramos y una pesa que se desliza por él. En la parte inferior se cuelga el depósito
con capacidad de 1000 cm3 de pulpa. Para pesar la pulpa se desliza el peso por el brazo graduado
hasta que éste toma una posición horizontal. El peso de la pulpa se lee directamente en gramos.

Otro dispositivo, que permite medir la densidad de una pulpa y también la densidad de un sólido es
la balanza Marcy. Este dispositivo es una balanza de resorte que tiene un dial que permite leer
directamente la densidad del sólido. La balanza tiene un depósito con una capacidad de 1000 cm3.
Se carga a este depósito exactamente 1 Kg de mineral y se completa el volumen con agua teniendo
la precaución que el sólido quede completamente mojado, sin partes secas. El depósito de cuelga
entonces de la balanza y se lee directamente la densidad del sólido.

77
3.3 SEDIMENTACIÓN DE PARTÍCULAS

Acabamos de ver que una de las técnicas más efectivas usadas para medir el tamaño de partículas es
la sedimentación. Sedimentación es la decantación de partículas sólidas en un medio fluido bajo la
acción de una fuerza. Esta fuerza puede ser la fuerza gravitacional o la fuerza centrífuga. Los
principios de la sedimentación de partículas tienen aplicaciones prácticas no sólo en la
determinación del tamaño de partículas sino que en otros procesos como clasificación,
concentración y espesamiento.

Para propósitos analíticos, el caso más simple que se puede estudiar es el movimiento de una sola
partícula bajo influencia de la gravedad en un medio fluido de dimensiones infinitas. Esta situación
ideal se denomina sedimentación libre. Desde el punto de vista de condiciones prácticas de
operación, esto significa que ni las paredes del recipiente que contiene el fluido ni ninguna otra
partícula que se encuentra suspendida en el medio se aproximan a la partícula bajo consideración a
menos de 10 diámetros de distancia. Para el caso de una suspensión de cuarzo en agua, esta
condición se cumpliría para concentraciones de la pulpa menores que ≈0.11% de sólidos en peso.

Sedimentación de una partícula en un fluido

El comportamiento de una partícula que sedimenta en un fluido se puede analizar por:


dv
∑ F = M dt
donde ΣF es la resultante de las fuerzas que actúan sobre la partícula; M es la masa de la partícula y
dv
es la aceleración resultante.
dt
Si la partícula se mueve bajo la acción de una fuerza externa, Fx, tendrá las fuerzas opuestas Fd
(fuerza de arrastre) y Fb (fuerza de empuje) es decir:
dv
Fx − Fd − Fb = M
dt
La fuerza externa puede ser gravitacional o centrífuga y es expresada por:
Fx = Mg, para gravitación
Fx = Mω2r, para fuerza centrífuga.

78
Donde g es la aceleración de gravedad; ω es la velocidad de rotación (rad/s) y r es el radio de
rotación o radio de giro de la partícula.

La fuerza de arrastre se puede expresar:


Fd = 1/2 Cd ρf v2 A
Donde Cd es el coeficiente de arrastre, ρf la densidad del fluido, v la velocidad de la partícula, A el
área de la proyección de la partícula en un plano perpendicular a la dirección de su movimiento
relativo.

La fuerza de empuje está dada por el principio de Arquímedes:


Mρ f
Fb = g para gravitación
ρs
Mρ f 2
Fb= ω r para fuerza centrífuga
ρs

Combinando todas estas ecuaciones se tiene

dv  ρ − ρf  1
M = MF̂ s  − C d ρ f v 2 A
dt  ρs  2
donde F̂ = g , para aceleración gravitacional y F̂ = ω2r, para aceleración centrífuga.
Si la partícula se deja acelerar desde el reposo, el segundo término del lado derecho de esta ecuación
dv
aumentará hasta que = 0 , es decir la partícula deja de acelerar (alcanza su velocidad terminal).
dt
Se tiene entonces que:
 ρ − ρf  1 2
MF̂ s  = C d ρ f v ∞ A
 ρs  2
donde v∞ es la máxima velocidad o velocidad terminal

79
d2 πd 30ρs
Para esferas: A = π 0 y M= . Luego la ecuación se convierte en:
4 6
1
 4 F̂d 0  ρs − ρf  2
v∞ =   
 3 Cd  ρ f 
Esta ecuación se puede utilizar para calcular la velocidad terminal de sedimentación de una partícula
esférica en cualquier tipo de flujo, siempre que se conozca el valor del coeficiente de arrastre, Cd. El
coeficiente de arrastre es una función compleja del régimen de flujo. En general Cd se expresa en
función del Número de Reynolds de la partícula:
d v ρ
N Re = 0 ∞ f
µ
Existen una serie de ecuaciones empíricas así como gráficos que relacionan Cd con NRe, por ejemplo
el gráfico mostrado en la Figura 3.12.

Figura 3.12. Factor de fricción (arrastre) para partículas. (Según Waddell.)

Para NRe bajos (< 0.1 o 0.2) el flujo es laminar. En estas condiciones se cumple que:
24
Cd =
N Re
Por lo tanto, en este caso la velocidad terminal estará dada por:
ρ − ρf
v∞ = s F̂d 02 , ley de Stokes.
18µ

80
Para número de Reynolds alto (> 500) el flujo alrededor de la partícula muestra el efecto de máxima
turbulencia y el coeficiente de arrastre es casi independiente de NRe.

Cd ≈ 0.44

En la zona de transición entre las regiones laminar y turbulenta la curva de arrastre se puede
aproximar por varias ecuaciones, por ejemplo:

18.5
Cd ≈
N 0Re
.6

o por la correlación de Abraham (semiteórica):

2
 9.06 
C d = 0.291 +
 N1 / 2 
 Re 

La Figura 3.12 o las ecuaciones recién vistas pueden ser usadas para evaluar el diámetro de la esfera
o la velocidad terminal. Sin embargo, debido a que ambas variables aparecen en Cd y en NRe, la
determinación implica un método iterativo. Para evitar esta complicación, pueden usarse formas
modificadas de la curva de arrastre. Por ejemplo Heywood define los siguientes números
adimensionales:

4  ρ − ρf  µ F̂
C d N 2Re =
4
(ρs − ρ f ) ρ f2F̂ d 3o Cd
=  s 
3 µ N Re 3  ρ 2  v3
 f  ∞

Estos números adimensionales dependen sólo de do y v∞ respectivamente. Puesto que existe una
relación única entre NRe y Cd, un gráfico de Cd/NRe2 versus NRe permite determinar v∞ y un gráfico
de Cd/NRe versus NRe permite determinar do (Figura 3.13).

81
Figura 3.13. Datos de la Figura 3.12 mostrados como Cd N Re2 y Cd / N Re versus N Re .

82
La sedimentación de esferas es muy importante puesto que permite definir el diámetro nominal de
sedimentación ds para partículas de forma irregular. Recordemos que el diámetro de sedimentación
corresponde al diámetro de una esfera que sedimenta con la misma velocidad que la partícula. Para
el caso de régimen de Stokes el diámetro nominal definido por la velocidad terminal de
sedimentación de la partícula se denomina diámetro de Stokes.

Partículas de forma irregular

La sedimentación de partículas de forma irregular es considerablemente más compleja que el caso


de partículas esféricas. Una de las razones del comportamiento diferente de las partículas irregulares
es que a medida que la partícula cae está sometida a fuerzas de arrastre desiguales en sus dos
mitades, que normalmente no tienen la misma área superficial. Este desbalance desvía la partícula
de la trayectoria vertical o la hace girar. Debido al hecho que parte de la energía gravitacional que
debería haber aumentado la velocidad vertical se pierde en movimientos laterales o rotacionales, las
partículas de forma irregular tienden a tener velocidades de sedimentación menores que las
variaciones atribuibles al simple aumento del área superficial.

Para estimar la velocidad terminal de partículas no esféricas es indispensable incluir algún factor de
forma de la partícula. El más usado de estos factores es la esfericidad, ψ . La Figura 3.13 puede
usarse también para estimar la velocidad terminal de partículas irregulares si se conoce la
esfericidad. El diámetro nominal a usar en este caso es el diámetro equivalente (o diámetro
volumétrico de la partícula).

Aceleración de Partículas

En algunos casos es deseable conocer el tiempo que requiere una partícula en alcanzar su velocidad
(terminal) de sedimentación.

- Para la sedimentación gravitacional de una partícula

M
dv (ρ − ρf ) − 1 C ρ v 2 A
= Mg s d f
dt ρs 2

83
Para partícula esférica en régimen de Stokes:

πd3oρs πd o2 24 24µ
M= , A= y Cd = =
6 4 N Re d o vρf

de modo que la ecuación se reduce a:


dv (ρ − ρf ) − 18µv
=g s
dt ρs d o2ρs

Integrando para una partícula que parte del reposo


  − 18µt 
v = v ∞ 1 − exp 
 2 
  d o ρs 
Según esta ecuación v ∞ se alcanza en un tiempo también infinito. En la práctica para calcular el
tiempo que una partícula demora en alcanzar su velocidad terminal en régimen laminar se considera
el tiempo para alcanzar 98% de la velocidad terminal. Es decir v = 0.98v ∞ .
Para esferas en régimen turbulento:

Cd ∼ 0.44

Luego, en este caso:

dv (ρ − ρf ) − 3 0.44 v 2ρf
=g s
dt ρs 4 d o ρs

Integrando desde el reposo se obtiene la relación aproximada:


v∞ − v
= e − kt
v∞ + v
ρ (ρ − ρf )g
donde k 2 = 1.32 f s
ρs2 d o

84
Esta ecuación es aproximada puesto que en la primera etapa del movimiento la partícula que parte
del reposo estará en régimen laminar y posteriormente deberá pasar por un período en régimen de
transición para alcanzar finalmente el régimen turbulento.

Altura para alcanzar la velocidad terminal

Puesto que la distancia que la partícula recorre en un tiempo infinitesimal es vdt, la integración de
las expresiones obtenidas para la velocidad permiten encontrar la distancia que la partícula recorre
antes de alcanzar su velocidad terminal de sedimentación.
t
H = ∫ vdt
0

Por ejemplo, para el caso de régimen de Newton (turbulento) H estará dado por:
t
1 − exp(− kt )
H = v∞ ∫ dt
0
1 + exp (− kt )
El resultado de esta integración es:

 2v  1   kt   − kt  
H =  ∞  ln exp  + exp 
 k  2  2   2 

De nuevo esta ecuación es aproximada porque desprecia el comportamiento no turbulento que


ocurre al comienzo del movimiento. La resolución más exacta de este problema requiere el uso de
integración numérica.

85