P. 1
Claudia Kozak

Claudia Kozak

|Views: 54|Likes:
Published by hebemiriam

More info:

Published by: hebemiriam on Mar 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/27/2013

pdf

text

original

Artículo publicado en www.revista-artefacto.com.

ar > Textos > Ensayos

No me resigno a ser pared1
Graffitis y pintadas en la ciudad artefacto
Claudia Kozak

¿Cuál es el problema con las paredes? ¿Por qué una pared en alguna de nuestras ciudades –la ciudad de Buenos Aires en este caso, desde donde escribo– dice no resignarse a ser (¿sólo?) pared? El graffiti que da título a este texto permite abrir el debate por el carácter y la necesidad de las inscripciones urbanas no legales contemporáneas en el marco de lo que me gustaría llamar la “ciudad artefacto”. Ciudad mecanismo, muchas veces descompuesto, que da la medida de las condiciones de nuestro (des) habitar. Sin embargo, no se trata de una cuestión de planificación urbanística, esto es, no se trata de una cuestión que se resuelva con una mejor gestión urbana. La ciudad moderna ya había nacido herida y las contemporáneas difícilmente podrían desconocer esa marca en el orillo. La ciudad artefacto lleva inscripto el graffiti como cualquier otro artefacto técnico lleva inscripto su propio accidente, su propio efecto no deseado. Esto ha ocurrido tal vez siempre, pero más específicamente desde los inicios de la Modernidad a esta parte, por la complejidad del entramado técnico-social que acontece velozmente, se hace aún más visible. Así como el ferrocarril inaugura la posibilidad del descarrilamiento o el barco la posibilidad del naufragio, según la formulación de Paul Virilio2, agrego aquí: la ciudad artefacto implica la posibilidad del graffiti que transgrede su norma.
Artículo publicado en: revista La roca de crear, n° 2, Caracas, Instituto de las Artes de la Imagen y el Espacio, octubre-diciembre 2008 2 Cfr. Paul Virilio, “Velocidad, guerra y video”, entrevista de François Ewald, en Números, nº 10, Bogotá, 1996, 23.
1

1

provocación o lo que sea. Los graffitis que operan autorreferencialmente nombrándose a sí mismos o a la práctica graffitera en general escanden cada tanto las ciudades de modo de no olvidar que lo que nombran es. Incluso cuando el graffiti pueda ser visto como mancha. Grafitos amatorios pompeyanos. y la proliferación de diversos tipos de graffitis contemporáneos en algún sentido se exhibe como testimonio de esa tensión. explícitamente. Por eso hay paredes que no se resignan a ser sólo pared y. pero en tanto nos sabemos parte de sociedades ni armónicas ni reconciliadas tal vez sea mejor no intentar reconciliar artificialmente lo irreconciliado y prestar ojos a lo que tienen las paredes que decir al respecto. Enrique Montero Cartelle. Quizá existan hoy quienes sueñen o proyecten espacios urbanos más apacibles o armónicos. quizá para que su eficacia pública –no anclada en una individualidad– sea mayor. el enrarecimiento del artefacto urbano o la inadecuación a una norma que en cierto sentido no da cobijo o amparo. Madrid. tiene sin embargo el mérito de hacer ver lo irreconciliado. La velada De la fiesta de Venus. es cierto. Aun cuando a veces no nos sintamos cómodos con lo que tienen para decir. Planeta-DeAgostini. poética… como en el caso de la ciudad de Pompeya de la que se han podido recopilar más de diez mil inscripciones debido a su trágica perdurabilidad bajo metros de lava 3. política. detrás del enunciado está la pared.Es cierto que existieron graffitis ya desde la Antigüedad. lo dicen. No lo dicen en realidad ellas solas. Esa voz que se borra a sí misma. Priapeos. insulto. pero en su enunciación tuvo que participar necesariamente alguien que delegó su voz a la pared. 1997. inscripciones en muros que tenían diversa funcionalidad: publicitaria. Interrumpe el artefacto urbano que nos aplana la mirada. que deja afuera la realidad urbana: Mírenme. se hace anónima. 2 . Pero con el correr de los siglos. como sostuve antes. en su desplazamiento hacia la pared. no me resigno a ser pared Las paredes limpias no dicen nada Lo único que faltaba: ¡que legalicen el graffiti! 3 Cfr. los espacios urbanos cada vez más han densificado o incluso enrarecido su tensa complejidad.

comienza por la construcción del sentido en una dirección determinada para luego desviarlo en una segunda dirección inesperada: La guerra es un buen negocio. trimestre 3. Viví muerto En mi pieza tengo un póster de todos ustedes –el Che– Duerma tranquilo. 1988. según los casos) y que proliferó en muchos países latinoamericanos a partir de la década del 80 del siglo XX 4. 1989. nº 67. Libros del Rojas. Oscar Collazos “El graffiti. Sobre graffitis. Libros del Quirquincho 1991. Las paredes limpias no dicen nada. en tanto no son permitidas legalmente. en muchos casos siguiendo hasta cierto punto el modelo de toma de la palabra del graffiti del Mayo francés. pintadas y otras intervenciones urbanas. Contra la pared. 4 3 . esta ilegalidad suele pasarse por alto. con todo. Istvan y Floyd. Se trataría en esos casos de un tipo de graffiti que podemos caracterizar como graffiti “de leyenda ingeniosa” (irónico-lúdico-político-poética. Buenos aires. Bogotá. A su hija la cuida la policía Pero si hablamos de graffitis en Latinoamérica no podemos desconocer que su historia está indisolublemente ligada a la historia de las pintadas políticas.¿Usted en su casa hace esto? No hay que pintar las paredes En ocasiones el graffiti se hace cargo de nombrar irónicamente su propia ilegalidad para reforzar así su sentido de la inadecuación. Montevideo. Una parte considerable de esos graffitis de leyenda ingeniosa adscriben a un estilo epigramático que en realidad ya se había manifestado también en los grafitos pompeyanos. Editorial Memphis/Vintén Editor. con mayor o menor énfasis en alguno de tales atributos. 1991. Antología del retrete. Tercer Mundo Editores. Un diálogo democrático” en Comunicación. en los que la frase. dividida en dos partes. Claudia Kozak. Graffiti: una ciudad imaginada. Algunos decimos “pintadas”. Analía Blanqué. Claudia Kozak. En muchos contextos particulares. otros dicen “pintas”. Invierta un hijo Viví cómodo. pero se trata más o menos de lo mismo: inscripciones en espacios públicos no concebidos para tal fin y que tienen cierto carácter de clandestinidad. Bogotá. Si Al respecto se puede consultar entre otros: Armando Silva. Graffitis de los baños de mujeres. Buenos Aires. Gustavo Bombini. 2004.

CLACSO. libre y de un sabor agreste y pintoresco. 1904. acerca de los “desbordes plumitivos de los pilluelos” en las paredes de la ciudad de Buenos Aires. lo que demuestra que ya en aquella época. miembro de la generación del 80 —aquella que impuso su proyecto oligárquico-liberal en su construcción de la nación— presenta un discurso paradójico respecto de las inscripciones en espacios públicos no concebidos para tal fin: por una parte. Félix Lajouane & Cía. Editores. Buenos Aires. las paredes aparecían “rayadas” de muy diversa manera. los secretos de sus angustias alucinatorias. se entusiasma sin incluso sospecharlo: “(. y de un “misterioso personaje colectivo” que las convierte en “prensa gratuita y sin censura donde no se paga el aviso ni la diatriba” 5. texto incluido en Richard Morse y Enrique Hardoy (comps. y retomado por Ángel Rama en “La ciudad letrada”. hasta las convulsionadas décadas de los 60 y 70 del siglo XX. cuando es el agitado fronterizo. José María Ramos Mejía. estrafalario. Buenos Aires. millones de consignas políticas se han reproducido en las paredes. aún a su pesar. y no precisamente porque los asociara con su idea de “cultura”. Así lo entienden también los individuos particulares y las pintadas pasan a ser parte entonces del paisaje urbano latinoamericano. evalúa el fenómeno a partir de consideraciones del más acérrimo darwinismo social.. eso sí. cuando sus oficiales le demandaban a través de las paredes el reparto del botín de Tenochtitlan y que Cortés cerró con su contundente “Pared blanca.los partidos políticos realizan pintadas incluso como parte del juego democrático.). No es que pueda afirmarse que en primer término existió la pintada política (partidaria) y sólo luego la pintada sin soporte partidario a la que hasta aquí he venido llamando “graffiti”.” (p. integrante de lo que en la Argentina se conoce como la generación del 80. el que con su mano nerviosa confía a los blancos reboques y a la seductora limpieza de las puertas. o el “On ne tue point les idées” que Domingo Faustino Sarmiento. 1985. Cultura urbana latinoamericana. 5 José María Ramos Mejía. Pero la presencia de la pintada político partidaria ha sido muy fuerte en Latinoamérica y ha acompañado gran parte de sus procesos políticos y sociales. El autor. pero por la otra. 266). queda poco espacio para el reclamo de ilegalidad. escribió en 1904 por ejemplo. Desde el ya mítico debate mural en el exterior de la residencia de Hernán Cortés en México. escribió en su paso al exilio en 1840.. Los simuladores del talento en las luchas por la personalidad y la vida. papel de necios” 6. 6 4 . El hecho es relatado por Bernal Díaz del Castillo en su Historia verdadera de la conquista de la Nueva España. quien luego sería presidente argentino.) lenguaje sugestivo.

fundamentalmente en relación con el grado de “soporte” institucional que manifiestan 7. “Graffiti hip hop”. Ordenar el caos de inscripciones que cubren las áreas urbanas es tarea en algún sentido ímproba: resulta cuestionable el hecho mismo de pretender dar orden a aquello que no se quiere ordenado y. modalidades retórico-estilísticas. 1993. aunque tampoco se trata un libro que toma a la pintada como objeto exclusivo. Connecticut. El graffiti. Me refiero a varios tipos de grafftis menos verbales que icónicos. Popular Tools for Democratization in Hispanic Countries. en general y a los fines de una mayor claridad respecto del objeto. 7 5 . he elegido diferenciarlos. resulta difícil establecer criterios que permitan incluir sin ambivalencias las distintas modalidades. con mucho. Political protest and Street Art. he podido consultar dos libros específicos sobre cantos políticos en espacios públicos (protestas. pero es claro que no siempre el énfasis está allí sino en el mensaje. etc. “graffiti diseño”. la relación forma-fondo. En la Argentina. Estudio del Tenerife (España). Un trabajo de campo que da cuenta de la proliferación de pintada política en la Venezuela contemporánea es el de Iván Abreu Sojo. la globalización nos ha traído otros usos de la palabra graffiti que ya no podrían asociarse a la pintada política. en sus variantes técnicoestilísticas diferenciales. Una referencia importante es el libro de Lyman Chaffee. el diseño. entre otras modalidades plásticas que jerarquizan la imagen.Aunque graffitis y pintadas políticas impliquen prácticas afines e incluso muchas veces interconectadas. Aunque la pintada política presenta una larga tradición en Latinoamérica no sería ocioso destacar que no existen muchos estudios específicos sobre ella en cuanto a su historia. También el graffiti verbal tendría que ser considerado en relación con su uso del color. a la vez. La clasificación valdrá sólo a los fines de plantear una mirada panorámica que. Por otra parte. Westport. demostraciones y lo que nosotros llamamos “marchas”) pero ninguno sobre pintada política en particular. por ejemplo. “El graffiti en la V República Venezolana. 2003. Pero no está sujeto a una validación político-partidaria como la pintada política. tendría que excederse si de lo que se trata es de pensar los modos en que el graffiti participa de la construcción de los sentidos urbanos. por supuesto. nombra políticamente muchas veces en sus temas y siempre en su disposición “anarquizante”. “graffiti esténcil”. He trabajado el tema con cierto detalle en mi libro Contra la pared.

El graffiti es una práctica del espacio público y en tanto tal importa diferenciar. graffitis de baño— es posible identificar en una primera instancia (y recurro aquí a mi experiencia más cercana. El graffiti hip hop es en cierto sentido artesanal. privilegian ya sea la imagen. más allá de las estéticas involucradas.tv o www. el graffiti esténcil se realiza utilizando moldes calados o plantillas que permiten serializar una misma imagen múltiples veces y con gran rapidez. como lo hace Lelia Gándara en su estudio discursivo del graffiti 5. en cambio. de objetos. Los casos más relevantes del primer tipo son las piezas del hip hop (profusión de colores. ya sea el texto verbal. entre espacios públicos abiertos y espacios públicos cerrados. la realización de una pieza de grandes dimensiones puede llegar a tardar varias horas. la de la Argentina. 6 . El graffiti esténcil ha tenido una visibilidad muy importante en la Argentina desde comienzos de los 2000 y responde a un particular cruce entre el arte 8 Se puede consultar sus trabajos en sitios web como www. entre otros) y los graffitiesténcil. radica también en las técnicas de realización. graffitis de cárcel. etc.doma. como ya sostuve. tan a la moda en este momento en muchos lugares del planeta. Con el nombre de graffti diseño aludo a cierto tipo de mural que ha comenzado a proliferar por ejemplo en la ciudad de Buenos Aires en los últimos años que presenta una estética diferenciada respecto del hip hop y es producido habitualmente por grupos de artistas/diseñadores gráficos cuya práctica se desarrolla en distintas ramas del diseño incluida la práctica comercial y que conciben sus murales como parte del street art 8. y que se dan en el algo paradójico cruce entre el arte político antiglobalización y el auge del diseño (publicitario. imaginería massmediática.kidgaucho. En general estos grupos nombran su práctica callejera con el más globalizado street art y no tanto como arte callejero. estilos codificados de acuerdo al tipo de letra que sirve para encriptar el nombre: wild style. gráfico.com. De entre los graffitis que se exhiben en espacios públicos abiertos —dejando en este caso de lado los que se manifiestan en espacios públicos cerrados: graffitis de escuela. La diferencia entre ambos tipos de graffiti-imagen.). 3D. por lo que la clasificación es ya bastante restringida) aquellos que.Un criterio a tener en cuenta es el de la localización.

cubre a tal punto la superficie urbana que suele llamar la atención de visitantes extranjeros. de una forma de suscribir a una identidad grupal ligada a tal o cual subcultura de parte de los seguidores de una banda. Particularmente abundante desde los 90. “derrotado”. el auge del “rock barrial” durante los años 90 ha dado un particular sentido a esta práctica en uno u otro de estos dos aspectos. por un lado. anclada a través del texto “Disnay War”. de los graffitis verbales se destacan en la Argentina sobre todo dos grandes tipos. que puede leerse en estos graffitis: Barrio Pobre Barrios bajos Alma Negra Ases Negros Desterrados del Paraíso Hijos del rigor Derrokados Sin rumbo Sin Ley De algún modo en conexión con este tipo de graffiti de firma de bandas de rock barrial. ya que forma parte en la actualidad de modos de autoafirmación identitaria de muchos jóvenes sobre todo de sectores populares que ven reducidas sus alternativas de proyectos de vida. Se trata en este caso del tipo de graffitis verbales que más se puede ver en las calles argentinas en la actualidad. y los graffitis “de firma” de bandas de rock. Implican.callejero. el diseño e incluso la relectura del graffiti de leyenda ingeniosa de los 80. aunque existen muchos más: los graffitis de leyenda ingeniosa ya mencionados. también. De allí la frecuente asociación de sentidos en relación con campos de referencia ligados a lo “pobre”. “oscuro”. etc. una forma de autopromoción gratuita que hacen las propias bandas para “ganar terreno” y. Podría afirmarse que el juego irónico tan característico del graffiti de leyenda se ha desplazado ahora a la imagen. En la Argentina. Por otra parte. como lo demuestra entre muchos otros ejemplos la muy difundida imagen del rostro de Bush con orejas de Mickey Mouse. “falto de sentido”. hay que destacar también que muchos jóvenes se dan una identidad 7 .

Eudeba. tendría que dar lugar a otro texto. con todo. que las paredes del artefacto urbano no se resignan a ser sólo pared. Su análisis más detallado. de artistas que conciben su práctica como interrupción anti-anestésica del artefacto urbano. violencia y/o exclusión social: El “bocha” no se fue. Y en relación con esto. 5 Lelia Gándara. no te olvidamos —Tole y los Pibes— Cebolla: x siempre y para siempre (1983-2003) —Los Pibes— Negrito: cómo te vamos a olvidar si vos nos diste tanta alegría. la calle) utilizando un nombre más bien genérico que los identifica: Los pibes (Los pibes de Yatay. en síntesis. más allá de las sanciones por su ilegalidad. Los pibes de Humboldt. desaforadas. Los pibes de Valderrama. Asumen. vale la pena llamar la atención sobre los graffitis “en memoria” (una subclase dentro de los graffitis “de leyenda”) que comenzaron a aparecer en la ciudad de Buenos Aires hacia mediados de los 90 y que se fueron instalando hacia finales de la década con más fuerza en relación con nuevos contextos de empobrecimiento. 8 . que aquí sólo he sintetizado sumariamente en su modalidad relativa al graffiti latinoamericano y sobre todo argentino. La profusión de palabra/imagen contra la pared. permite que retomemos algunos de los interrogantes del comienzo en función de lo que podríamos llamar “políticas de la mirada en el artefacto urbano”. se acercan a la práctica graffitera. Cuando estos artistas no responden en forma directa a la tradición más abarcadora del arte mural institucionalizado. y que al mismo tiempo puede ser periodizada según contextos más específicos en los que una u otra modalidad se hace más visible o por el contrario tiende a casi desaparecer. Los grandes siempre vuelven —Los Pibes— David. Graffiti. Lo’ Pibe). Buenos Aires.grupal y territorial (la cuadra. que ligan la práctica del graffiti a las condiciones de producción de las artes poéticas y visuales contemporáneas: existe. una zona de cruce entre algunas modalidades del graffiti y las intervenciones urbanas des-limitadas. Cómo te vamos a olvidar si formás parte de nuestros corazones. cuando asumen para sí que cualquier pared en cualquier ciudad es terreno de disputa del sentido. en efecto. 2002.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->