EL ARTÍCULO DE OPINIÓN

LA COLUMNA.

EL ARTÍCULO DE OPINIÓN.
DEFINICIÓN.
El ARTÍCULO DE OPINIÓN es un texto periodístico firmado por un autor que no pertenece al periódico, pero que suele ser una persona de relevancia intelectual a la que se deja un espacio para que plasme su opinión sobre un tema de relevancia de manera libre. Los estudiosos consideran que es un tipo de ensayo breve publicado en el ámbito periodístico. La COLUMNA es un subgénero del artículo de opinión caracterizado por la brevedad y por ser publicado con periodicidad. Lo que permite un encuentro entre lectores y columnista. Éste escribe de manera muy personal. Estilo que conocen sus lectores habituales.

CARACTERÍSTICAS COMUNES.
‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ Publicación en presa. Firmado. Libertad estilística. Autor perteneciente al mundo intelectual. Tema importante y actual. Espacio determinado. Finalidad persuasiva. Función referencial, apelativa y estética, principalmente. Forma discursiva argumentativa. Puede incluir otras formas elocutivas.

ANTONIO MUÑOZ MOLINA

PRENSA COMO MÉTODO DE PERSUASIÓN
HASTA 1991: ‡ Largos enunciados. ‡ Profusión de adverbios. ‡ Subjuntivos. ‡ Condicionales. ‡ Metáforas ‡ Comparaciones. ‡ Oraciones con gran complejidad lingüística. ‡ Recursos retóricos: sinestesia. ‡ Greguería. DESDE 1991. ‡ Mayor contención. ‡ Escritura más escueta y directa. ‡ Riqueza en el uso de adjetivos. ‡ Enumeraciones imposibles. ‡ uso llamativo de la intertextualidad.

TEMÁTICA.
‡ Reflexión sobre la vida cotidiana y la sociedad desde una perspectiva melancólica (recuerdos intimistas de infancia andaluza). ‡ Encuentra en la historia de España la solución para el futuro (pensamiento relacionado con la época anterior a la Guerra Civil). ‡Tono político de sus mensajes al apostar por un republicanismo defensor de la libertad, la igualdad y la fraternidad, la primacía de la razón frente a la fuerza, la instrucción pública, el laicismo, la izquierda ilustrada y laica, el racionalismo.

ESTRUCTURAS DISCURSIVAS DE ANTONIO MUÑOZ MOLINA
‡ ‡ ‡ ‡ Texto argumentativo de estructura inductiva. Recurre a estructuras basadas en el relato, evitando las lógico ± deductivas. Recurre normalmente al artículo expositivovalorativo y al narrativo ± valorativo. Emplea metáforas basadas en películas, obras de arte o libros de autores a los que admira y pone como ejemplo. La estructura sencilla del artículo se contrapone al estilo: abundancia de enumeraciones detalladas, adjetivación sorprendente y precisa, la proliferación de referencias intelectuales y comparaciones gráficas. La tesis es explícita. ORGANIZACIÓN DE LA ESTRUCTURA INTERNA. ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ Anécdota inicial. Ejemplo. Ilustración. Modelo o analogía. Exposición más o menos razonada de argumentos. Epílogo contundente.

‡

‡

RECURSOS
‡ ‡ ‡ ‡ No destacable empleo de recursos, excepto las numerosas comparaciones con como. Adjetivación borgiana en descripciones hábiles. Imágenes y adjetivación referente a lo pictórico y cinematográfico (es licenciado en Historia del Arte). Metáforas poco numerosas pero de gran fuerza.

Él mismo explica cómo sus columnas disfrutan de todos los elementos de una novela, lo único que cambia es el espacio.

ELVIRA LINDO
ESCRIBIR NATURALMENTE
‡ ‡ ‡ ‡ ‡ Estilo muy expresivo y un registro informal, relajado. Mímesis del registro coloquial, de la lengua hablada empleado de manera humorística. La autora se recrea a sí misma, a su familia y amistades, como personajes de una ficción autobiográfica. También trata temas de actualidad. Al ser ella y su esposo (Antonio Muñoz Molina) escritores famosos, no solo se refiere a lo personal, también al ámbito público y al mundo del cotilleo. El texto suele empezar in media res, como una conversación ya empezada. Se trata al lector de tú, lectorcillos, ustedes. Los marcadores más empleados son los reformuladores y los conversacionales. O sea es el marcador explicativo más empleado, típico de la oralidad. De este tipo sería también es que, aunque a veces se convierte en equivalente a ¿acaso? Las argumentaciones o relatos presentan al final unos reformuladores recapitulativos, por ejemplo total, típico del uso oral. Empleo de ya te digo característico de la oralidad. Elementos fáticos: oyes y chica.

‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

‡ ‡

JUAN MANUEL DE LA PRADA
DEFINICIÓN Una columna es <<una especie de iluminación sobre algún aspecto de la realidad. Una iluminación repentina que el escritor improvisa. Tiene mucho del estado de ánimo del momento y de la impresión de enojo o de alegría que te produce cierto aspecto de la realidad´, ³la literatura que nuestra época confecciona para los lectores de nuestro tiempo´, ³ el género de la columna es similar a la poesía, tiene que haber algo que te inspire, que te abofetee>>. ESTILO ‡ Tendencia a la glosa, amplificatio, ablativo absoluto primera persona. ‡ Tropos y figura, en especial de dicción: la anáfora, los sarcasmos y la paronimia. ‡ Su modo de proceder es la glosa. ‡ Hiperboliza descripciones y conductas, esperpentiza figuras hasta revertirlas en antonomasia de un rasgo. ‡ Gran esplendor verbal. ‡ El retrato de personajes semihumanos. ‡ Tratamiento del epíteto. ‡ la casi inexistencia de sustantivos puros, sólidos, sin matización, de visiones genuinas sin filtrar. Simultáneamente: 1) la mixtura de los estilos, alto, medio y bajo, con toda una colección de vocablos favoritos; 2) la devoción sensorial en sus descripciones, que plasman la impresión de la luz, el color, el sonido, el sabor, el tacto; 3) el tono jeremíaco o lamentatorio por un mundo ya concluido; 4) la red eclesial y sagrada que nutren buena parte de sus metáforas.

JUAN JOSÉ MILLAS
Puede definirse el articuento como un subgénero periodístico resultado de la hibridación entre el microrrelato y la columna de opinión. Tal término fue acuñado en 1993 por el periodista y escritor J. J. Millás, para referirse a un tipo de artículos [1] más próximos a los textos de ficción, a la fábula o al microrrelato fantástico, que a las columnas de opinión al uso. Como es obvio, la presencia de la literatura de ficción en el periodismo no se inicia con la prosa de Millás. Las huellas de lo literario pueden rastrearse en el periodismo desde sus orígenes. Así, muchos de los cuentos de C. Dickens o de E. A. Poe fueron dados a conocer primero en las páginas de los periódicos. No obstante, por las características que ahora veremos, los articuentos de J. J. Millás podrían encuadrarse dentro de una corriente surgida hacia 1970, con el nombre de Nuevo Periodismo. El Nuevo Periodismo aplica las estrategias y técnicas de la narrativa y el ensayo a la noficción y a la columna de opinión. Respetando las reglas de la informatividad escrupulosamente, coloca al periodista en el centro de la realidad y convierte sus percepciones y valoraciones en un instrumento al servicio del lector, en contacto con la experiencia misma, sin ningún tipo de intermediarios. Una estrategia practicada también en la prensa española actual por escritores como R. Montero o A. Muñoz Molina. En realidad, el articuento puede considerarse un tipo de columna de opinión, ya que responde a los criterios de periodicidad y relevancia tipográfica inherentes a este subgénero periodístico. Así, para C. Fagoaga (1982), las características de la columna periodística son su periodicidad fija, la firma destacada en cuanto al tipo de letra, la ocupación del mismo espacio y lugar en la distribución de las páginas, y la cabeza indicativa de signos invariables que sirve de señal al receptor de su carácter de periodicidad fija y que muestra, por otro lado, una relevancia visual frente a otro tipo de mensajes, los cuales no gozan de estos recursos. En este sentido, podemos afirmar que los articuentos son columnas periodísticas, ya que se publican diariamente, siempre bajo la misma cabecera que los identifica, acompañando al nombre de su autor.

RETÓRICA ARGUMENTATIVA: LA CONSTRUCCIÓN DEL PENSAMIENTO DE JUAN JOSÉ MILLÁS.
FORMA. ‡ Empleo del pronombre yo y otras formas de primera persona, con lo que consigue apariencia de sincera confesión. ‡ Apelación al lector, al que siempre trata de usted o a un ficticio interlocutor (como hacía Larra). ‡ Escasez de adjetivos. ‡ Escasez de sustantivos abstractos. ‡ Prefiere lo concreto y lo inmediato. ‡ Pocos adverbios. ‡ Marca estilística que indica el cuidado al dosificar el empleo de adjetivos y adverbios. ‡ Muletillas de enlace de párrafos: y es que, ahora bien, parece mentira, pues bien.

‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡

Ejemplo de hechos reales o de creación. Preguntas al lector. Testimonios en los que se apoya. Analogías. Parábolas. Fábulas. No es una analista. Es un relator.

ROSA MONTERO
La presencia del otro en la columna, de un interlocutor textual con el que el yo establece un diálogo interno para confirmar, discutir y debatir sus opiniones e ideas y otorgar finalmente mayor fuerza retórica a la columna. En definitiva, una nueva perspectiva para el estudio de la columna como texto dialógico. Rosa MONTERO, al escribir su columna y recoger esas otras voces marginales de la sociedad, está plagando sus columnas de manera consciente o inconsciente de heterofonía y consecuentemente de diálogo. El discurso propio de MONTERO está teñido por los discursos de los otros y todas las palabras que utiliza en sus columnas no sólo representan la voz del yo opinante de la escritora, sino de otras voces dentro de la sociedad.

CARACTERÍSTICAS
‡ ‡ ‡ ‡ ‡ ‡ Tú, usted, mi querido lector son formas para acercarse al lector y establecer una relación más íntima. Es una manera de hacer partícipe al lector de la opinión de la autora. Preguntas directas para hacer partícipe al lector en sus ideas, animándolo a plantearse las mismas dudas. Negaciones directas dirigiendo el pensamiento del lector. Justificaciones y petición de perdón por opinar, suponiendo que el lector está harto de escuchar el mismo tema. Referencias al lector (sexo, profesión, edad o estado civil) que dan a entender el lector ideal que está en la mente de Rosa Montero a la hora de escribir. Empleo de nosotros y nuestro para implicar al lector en su posición y punto de vista. Autora y lector están juntos frente al resto del mundo que tiene la opinión contraria. Así estrecha la intimidad. Preguntas indirectas y retóricas invitando al diálogo al entrar el lector. Sobrexplicaciones al tomar su postura en varias ocasiones y explicarla una y otra vez con nuevos ejemplos para que no existan dudas de su punto de vista. Comparaciones y analogías. El empleo de cultismos y jergas sirven para determinar el público al que va dirigido y que comparte los mismos valores o está por debajo de ellos.

‡ ‡ ‡ ‡

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful