P. 1
Historia Del Cine no

Historia Del Cine no

|Views: 1,410|Likes:
Published by Xero GL

More info:

Published by: Xero GL on Mar 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2013

pdf

text

original

El presidente Salinas de Gortari, elegido para el sexenio de 1988 a 1994,
reconoció la necesidad de privatizar las empresas del Estado como una
precondición para ingresar al Tratado de Libre Comercio entre Norte-
américa y México, pero también se interesó por cultivar a la comunidad
intelectual y artística con el propósito de realizar inversiones estatales
en la industria cinematográfica. El compromiso empezó a tener efecto
durante la administración de Ignacio Duran, director de Imcine de 1988
a 1994, a través de varias empresas estatales. La modalidad utilizada
fue una mezcla de inversión pública y privada. Conacine se dedicó a la
producción, Filmes Azteca se concentró en la distribución, y la exhibi-
ción quedó en manos de Cotsa. Por otra parte, las federaciones de tra-
bajadores se cerraron o se privatizaron, y se les impuso la tarea de
competir con las compañías de distribución independiente. Imcine se
embarcó en una política de cofinanciación de películas, y el éxito y el
prestigio logrados por varias películas mexicanas atrajeron la inversión
de capital privado de México y del exterior.

El más importante suceso del período fue la película Como agua para
chocolate
(1991), dirigida por Alfonso Aráu. El filme se basa en una no-
vela de mucho éxito escrita por Laura Esquivel, su esposa, quien tam-
bién redactó el guión. La película se convirtió en la segunda producción
extranjera más taquillera de todos los tiempos en los Estados Unidos.
Igual suerte ha corrido en todo el mundo después de su estreno. Al
tiempo que la cinta lograba tan alto impacto —único en la historia del
cine latinoamericano— se abría el camino para otros directores que es-
taban en procura de ubicar sus1

trabajos en el exterior. Seis mujeres di-
rectoras han filmado ocho películas entre 1989 y 1993: la veterana Ma-
tilde Landeta, quien regresó al cine después de 40 años, Maryse Sistech,
Busi Cortés, Dana Rotberg, Guita Schyf ter y María Novaro. Después de

30 Para un comentario de estas películas, véase J. Ayala Blanco, La condición, ed. cit.,
pp. 398-413.

206

EL CARRETE MÁGICO

Lola (1989), que funcionó muy bien en los mercados mundiales, María
Novaro filmó Danzón (1991), que adhiere a la fórmula exitosa de los años
treinta y cuarenta, en la que se combina el melodrama con la música y la
danza. El danzón, un ritmo caribeño muy popular en los comienzos del
cine mexicano, es revivido en Ciudad de México de la mano de la magní-
fica actuación de la actriz María Rojo al recrear el ambiente del Salón
México, un lugar muy popular en la década de los años cuarenta. Otro
de los directores que ha sido capaz de captar el sentimiento nostálgico
es José Buil en La leyenda de una máscara (1989), un homenaje a los lucha-
dores y a la lucha libre en México. También se puede agregar a esta lista
Carlos García Agraz, director de Mi querido Tom Mix (1991), película en
la cual el cine local se convierte, como en Cinema Paradiso, en el lugar de
las memorias donde las comunidades del barrio comparten las expe-
riencias cinematográficas, las heroínas y los vaqueros legendarios que
cubren la pantalla silenciosa. Mi querido Tom Mix rescata o viste de nue-
vo la pantalla con las viejas iniquidades y apasionamientos.
Las películas mexicanas de la última década cubren una interesante
variedad de temas. Hay filmes históricos, realizados a propósito del
Quinto Centenario, y otros de corte posmoderno. Entre los primeros
están El retorno a Aztatlán (1989), de Jan Mora Catlett, y Cabeza de Vaca
(1991), dirigida por Nicolás Echeverría. En otro nivel, Alfonso Cuarón,
un joven director, ha realizado una moderna comedia costumbrista y de
alcoba acerca de un joven ejecutivo de publicidad —un enérgico Lotha-
rio— quien es llevado a creer, por medio de un falso diagnóstico médico
elaborado por una de sus frustradas conquistas, que ha contraído sida.
Solo con tu pareja (1990) manipula exitosamente nuestros más profundos
temores. En el período comprendido entre 1989 y 1993 el cine mexicano
es el más dinámico de la industria en América Latina. México, sin em-
bargo, no ha solucionado el problema complejo de garantizar la distri-
bución y la exhibición. Los teatros, en manos del capital privado, todavía
se ven bloqueados por los productos de Hollywood y se da la paradójica
situación de que con frecuencia es más fácil ver el cine mexicano, de este
período en festivales y en muestras de cine-arte del exterior que en México.
También hay expectativa sobre la actuación del nuevo presidente; habrá
que ver si logra mantener el interés por la producción o si, por el con-
trario, dejará agotar uno de los momentos más importantes en la histo-
ria del cine mexicano.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->