2

LA REPÚBLICA

LUNES 5/9/2005

Informe Especial | SÉTIMA ENTREGA
Lenka Zàjec Gustavo Gorriti.

ldoLéporiesun banquero veterano, a quien su trabajo en la Banca Commerciale llevó por medio mundo. Sus últimos puestos fueron Moscú –durante el colapso de la URSS–, París y Lima.
Habíá visto mundo. Pero lo que observó cuando ingresó, en setiembre de 1999, al Banco Wiese Limitado, una vez concretada la operación Wiese-Sudameris, todavía lo pudo sorprender. “Después del 6 de setiembre [de 1999] empezaron a flotar los muertitos”, es decir, las malas deudas sobre las que nadie había informado, recuerda Lépori. No se trataba de uno o dos ‘muertitos’ financieros que hubieran eludido la criba de la supervisión, de las auditorías, del due dilligence. Lo que tenían por delante, desde el punto técnico, era un banco quebrado. Según dice Lépori, “Cuando llegamos al Banco Wiese, dejamos de ser banqueros y pasamos a ser arqueólogos”. ¿Cómo fue posible que, maquillado bajo un crecimiento que parecía espectacular, el BWL se hubiera deteriorado “tan brutalmente”, en la expresión del banquero Eugenio Bertini? ¿Por qué la SBS no detectó, advirtió y sancionó los problemas del BWL? Hace poco, La República entrevistó a un grupo de altos funcionarios de la SBS, que pidieron reserva de identidad. “No es que el MEF [Ministerio de Economía y Finanzas] no haya tenido informes sobre cuál era la situación del Banco”, sostuvo uno de los funcionarios, que insistió en los límites prácticos de lo que podían hacer. “No tenemos el manejo de un Banco. Eso lo hacen un grupo de gerentes, que te pueden sacar todo tipo de conejos”, dijo el funcionario de la SBS. Conejos, muertitos. ¿Significó eso que la SBS no tuvo la capacidad para detectar un deterioro oculto? En una entrevista telefónica y por correo electrónico con La República, Martín Naranjo, el entonces Superintendente de Banca y Seguros y hoy funcionario del Fondo Monetario Internacional, trató de explicar las posibilidades y los límites de la supervisión bancaria. Para Naranjo, el acelerado crecimiento que tuvo el BWL “explica buena parte de los problemas del banco”. Unos bancos crecieron más sanamente que otros, prosigue, pero ese no fue el caso del Wiese. Respecto a su papel con relación a haber permitido el deterioro del Banco, Naranjo pide “tomar en

A

¿Para qué sirvió la SBS?

SOLIDEZ Y FRAGILIDAD. Pese a las sanciones de la SBS, el BWL no corrigió prácticas que lo llevaron al deterioro.

cuenta que mi gestión empieza en julio de 1997, y que la primera norma que emite la SBS bajo mi gestión es precisamente la norma que hace más exigentes las provisiones”. Naranjo utilizó una metáfora obstétrica para graficar sus limitaciones de supervigilancia. El papel de la SBS, dice Naranjo, es medio de chaperona, medio de consejera. “Es como cuidar que una niña no salga embarazada. Hay que orientarla en métodos de prevención y todo eso. Pero resulta que esta niña ya tenía 10 de dilatación [cuando asumió la SBS]. Lo que me quedaba era buscarle un padre y casarla”. Según Naranjo, “No es que la prevención falló. Ya no había nada que prevenir. La prevención falló al permitir que el banco creciera en el ritmo que lo hizo y porque faltó [en forma] total un control de riesgos”. El predecesor de Naranjo durante la etapa de crecimiento mayor del Wiese Limitado, hasta 1996, fue Luis Cortavarría. Sin embargo, según Naranjo, la

A fines de 1998, Víctor Miró Quesada niega que el BWL atraviese por una situación difícil. Sin embargo, la SBS había advertido que si el Banco no hacía un aporte de capital sería intervenido.
SBS no ignoraba lo vulnerable de la posición del Wiese. “La SBS le dice al Wiese, a mediados del 98, que si el banco llega al despeñadero, se interviene”. ¿No era esa una advertencia hueca, sabiendo que el ‘despeñadero’ del que ya era el segundo banco del país hubiera creado una crisis sistémica que la nación no se podía per-

mitir? ¿Por qué no se previno que el deterioro llegara a la cercanía del despeñadero? Es cierto que la SBS sancionó al BWL en varias ocasiones. En octubre de 1996, la SBS multó por S/. 600 mil 778 al BWL por haber concedido préstamos que excedían los límites legales. En febrero de 1998, luego de una visita de inspección, la SBS multó al Wiese Ltdo. con S/. 254 mil 347, por haber concedido créditos en exceso de límites legales al grupo Picasso Salinas y a Napoleón Valdez, “por no contar con la documentación requerida por las normas vigentes”. Además, por haberse visto “signos evidentes de vinculación económica con el Grupo Picasso Salinas”. Finalmente, en lo que fue una sanción virtualmente póstuma, la SBS sancionó al BWL en diciembre de 1999, cuando ya se había hecho la fusión con el Grupo Sudameris, con S/. 658 mil 778, por excederse en los montos permitidos en el crédito.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful