P. 1
Juan Calvino ROMANOS

Juan Calvino ROMANOS

5.0

|Views: 376|Likes:
Published by Daniel

More info:

Published by: Daniel on Apr 02, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/10/2013

pdf

text

original

Sections

1 Recibid al flaco1 en la fe, pero no para contiendas de disputas.

2 Potque uno cree que se ha de comer de todas cosas; otro, que es débil, come legumbres.

3 El que come no menosprecie al que no come; y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha

levantado.

4 ¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno?2 Para su Señor está en pie o cae: mas se afirmará; que poderoso

es el Señor para afirmarle.

1. Recibid al flaco en la fe. El Apóstol habla ahora de algo muy necesario para la conservación y man‐
tenimiento del cuerpo de la Iglesia, diciendo que aquellos que más hayan aprovechado y avanzado en
el Evangelio, se acomoden a los ignorantes y dediquen su fuerza y su conocimiento sosteniéndoles y
soportándoles. Porque en el pueblo creyente hay unos más débiles que otros; y si no se trata a los menos
fuertes con dulzura y bondad, se atemorizan, se disgustan y acaban por abandonar la religión. Posible‐
mente, eso también sucedía entonces con mayor frecuencia, porque las iglesias se hallaban formadas
por judíos y paganos, los unos acostumbrados desde hacía mucho tiempo a las prácticas de la Ley de
Moisés, desde su infancia, y a éstos les era muy difícil dejar esa observancia, y los otros, ajenos a todo
eso, no querían aceptar un yugo parecido.
Y porque la diversidad de opiniones da lugar con frecuencia a debates y disputas perjudiciales, el
Apóstol indica que tales diferencias no deberían ser obstáculos para el mutuo entendimiento entre ellos.
Por eso les propone un remedio muy acertado: que los más fuertes ayuden a sostenerse a los más débi‐
les, y los más aventajados en doctrina soporten humildemente a los ignorantes. Porque si Dios nos favo‐
rece colocándonos por encima de los demás no lo hace para que abusemos de ellos y los pisoteemos. La
sabiduría cristiana jamás conduce al orgullo y al desprecio. El Apóstol se dirige, por tanto, a los más
instruidos y vigorosos, puesto que han recibido del Señor la gracia más abundantemente, y por consi‐
guiente, están más obligados a ayudar a sus semejantes.
[p 350] No para contiendas de disputas. Esta frase es incompleta, porque falta el verbo que pudiera dar‐
le un significado completo. Sin embargo, el Apóstol no ha pretendido decir otra cosa sino que debemos
rehuir los asuntos que puedan molestar o perturbar a los más débiles y acerca de los cuales no poseen
aún facultad para comprenderlos.
Necesitamos, no obstante, analizar el tema. Muchos de entre los judíos permanecían aún sujetos a
las sombras de la Ley, más bien por razón de la costumbre, y el Apóstol dice que debe serles perdonado
por algún tiempo, porque exigirles un abandono rápido de tal cosa sería perturbar su fe. El denomina a
tales asuntos: cuestiones de contención, porque producen confusión en los nuevos en la fe o siembran en
ellos dudas. Precisamos ir aun más lejos afirmando que todas las cuestiones extrañas y enrevesadas,
poco edificantes, no sirven más que para embrollar los corazones y llenar de inquietud a los espíritus
débiles. Conviene, pues, no considerar sino aquello que cada uno puede asimilar y conformar la ense‐
ñanza y el método de la misma a la capacidad de los creyentes.
2. Porque uno cree que se ha de comer de todas cosas; otro que es débil, come legumbres. Erasmo3 ha traduci‐
do estas palabras de San Pablo así: el uno cree que puede comer de todo. No entiendo en qué ha podido ba‐
sarse para traducir de este modo las palabras apostólicas, porque ha hecho una frase imperfecta lo que
no sucede con el texto paulino. La palabra griega escrita significa: que aquel que cree y no el uno cree. Es
cierto que traduciendo palabra por palabra debiéramos decir: quien crea, coma de todo. Nadie debe extra‐

1

Flaco: débil, según la versión francesa N. del T.

2

Sant. 4:12.

3

Erasmo: “Alius quidem credit vescendum esse quibuslibet”, etc. (Opera Omnia); (Ed. Petri Vander, 1705, t. 6. col. 640.

236

ñarse por qué yo haya empleado el imperativo, porque este modo de hablar es muy frecuente en el
Apóstol.

El llama creyentes, a cuantos están firmes en la fe de un modo consciente. A ellos les permite usar in‐
diferentemente de todo; pero al débil en la fe sólo le aconseja comer hierbas,4 absteniéndose de aquello
que según él, le está prohibido.
Quien prefiera la otra traducción deberá interpretarla así: No es razonable que aquel que come de
todo libremente creyendo que eso le está permitido se sujete a cuantos todavía, por ser débiles en la fe,
no lo hagan así. Escribir enfermos en lugar de débiles, como algunos hacen, es ridículo.
3. El que come, no menosprecie al que no come; y el que no come, no juzgue al que come; porque Dios le ha le
vantado.5 El Apóstol evita muy prudentemente el pecado de una y otra parte. Porque quienes se encuen‐
tran [p 351] cuentran más firmes y decididos en la fe, por lo general desdeñan a quienes se detienen
ante escrupúlos sin importancia, burlándose de ellos; y éstos, a su vez, no dejan de juzgar temeraria‐
mente, condenando lo que no comprenden, considerando que es malo cuanto ven hacer en desacuerdo
con su propia opinión. El Apóstol amonesta a los primeros exigiéndoles no menospreciar a sus herma‐
nos y, a los otros les recomienda no ser demasiado descontentadizos y quejumbrosos.
La razón que aduce después se relaciona con ambos miembros de la frase porque afecta a las dos
clases de gente a quienes se dirige.
“Si ves, dice el Apóstol, a un hombre iluminado por la sabiduría de Dios, ve en él un testimonio de
que el Señor le ha aceptado con amor entre los suyos y si le menosprecias o condenas, rechazas también
a quien Dios ha recibido”.

4. ¿Tú quién eres que juzgas al siervo ajeno? Para su Señor está en pie o cae. Como la opinión humana juz‐
garía de incivil y hasta de orgulloso y presuntuoso a quien quisiera conformar a su modo al siervo aje‐
no, controlando, según su criterio, todos sus actos, así también tú serás juzgado cuando condenas a un
servidor de Dios, porque no te agrada lo que hace. Porque no tienes tú derecho para ordenarle lo que
debe o no debe hacer, y él no está obligado a vivir según tu parecer.
El poder de juzgar nos está prohibido, tanto en lo que se relaciona con las personas como con los
hechos. Sin embargo, hay una gran diferencia entre ambos: pues en cuanto al hombre, sea quien fuere,
debemos dejarlo a disposición de Dios; pero en cuanto a las obras o hechos, sí debemos juzgarlos, mas
no por nuestro propio criterio, sino según la sabiduría de la Palabra de Dios. Porque este último juicio
no procede del hombre, es decir, de otro hombre. De este modo San Pablo quiere evitarnos la temeridad
de juzgar, como muchos lo hacen, sin tener en cuenta la Palabra de Dios.
Para su Señor está en pie o cae. Como si dijese: Este poder corresponde únicamente al Señor, quien
puede, por tanto, condenar o aceptar lo que su servidor hace, y por consiguiente, el que intente hacerlo
por sí mismo perjudica al Señor.
Cuando el Apóstol añade: Mas se afirmará; que poderoso es el Señor para afirmarle, no sólo nos reco‐
mienda abstenernos de condenar, sino también nos exhorta para que nos inclinemos a la dulzura y
humanidad, de tal modo que jamás perdamos la esperanza de aquellos que poseen alguna cosa de Dios.
Porque en aquellos en quienes Dios ha comenzado su obra de gracia, El nos deja ver alguna esperanza
de que desea confirmarla y conducirla hasta la perfección. Al fundar su argumento en el poder de Dios,
el Apóstol [p 352] nos da a entender que no habla por hablar, sino que dice algo que Dios puede hacer si
quiere hacerlo, aunque, según la Escritura, junto a la potencia de Dios se encuentra siempre su volun‐
tad.

4

Hierbas: verduras, N. del T.

5

“Levantado para sí”, según la versión francesa. N. del T.

237

San Pablo no dicta aquí una regla perpetua, como si dijese que aquellos a quienes Dios ha levantado
una vez permanecerán firmes hasta el fin; sino que más bien nos recuerda que nuestro deber es inclinar
nuestro juicio hacia esa idea y esperar. Así también San Pablo, dirigiéndose a otros les dice: “Aquel que
comenzó
 esta buena obra en vosotros la perfeccionará hasta et fin” (Fil. 1:6). En resumen, el Apóstol demuestra
de qué lado deben inclinarse los juicios de quienes sienten en sí la caridad.

5 Uno hace diferencia entre día y día; otro juzga iguales todos los días. Cada uno esté asegurado en su áni‐

mo.

6 El que hace caso del día, hácelo para el Señor y el que no hace caso del día, no lo hace para el Señor. El
que come, come para el Señor, porque da gracias a Dios; y el que no come, no come para el Señor, y da gracias
a Dios.

5. Uno hace diferencia entre día y día;6 otro juzga iguales todos los días. El Apóstol se refirió a los escrúpu‐
los de algunos creyentes acerca de la elección de los alimentos, y ahora añade otro ejemplo sacado de la
diferencia entre los días. Uno y otro se referían a costumbres judías, El Señor, en su Ley, establecía una
diferencia entre los alimentos, declarando algunos impuros y prohibiendo su uso, y de la misma mane‐
ra ordenaba ciertos días festivos y solemnes mandando que fuesen observados escrupulosamente, por
esto los judíos, habiendo sido enseñados desde su infancia en la doctrina de la Ley, no podían pasarse
sin estas diferencias y reverencias hacia determinados días, estando acostumbrados a ello durante toda
la vida y lo mismo les sucedía con determinados alimentos por temor a inquietar su conciencia.
En realidad, el hecho de creer así demostraba su debilidad, porque si hubiesen tenido un conoci‐
miento muy claro y cierto de la libertad cristiana pensarían de otro modo. El abstenerse de aquellas co‐
sas que, según ellos, eran ilícitas, se basaba en un sentimiento temeroso de Dios, creyendo que el que‐
brantar el mandamiento equivalía a menospreciar audazmente su propia conciencia.
El Apóstol sugiere en esto un buen camino para unos y otros, diciendo que cada uno esté asegurado en
su
 ánimo, dando a entender por eso que los creyentes deben estudiarse a sí mismos y ejercitar la obe‐
diencia en tal forma que nada hagan, si creen que al hacerlo se rebelan contra la voluntad divina. Por
supuesto, esta es una opinión que todos debiéramos mantener: que el principio del bien y [p 353] co‐
rrecto vivir debe basarse en la voluntad de Dios, y nada debe ser hecho sin que el corazón esté asegura‐
do en la verdad y en la decisión de cuanto se haga. Porque es lanzarse a la temeridad el atreverse a eje‐
cutar aquello que sabemos no nos está permitido, pues tal cosa supone obstinación y rebeldía.
Si alguno replicase a esto que el error siempre va acompañado de duda y perplejidad, y que los
débiles en la fe no pueden tener en sí mismos la certeza que San Pablo exige, le responderíamos: Que a
tal clase de gente el perdón les es concedido, pues no se salen fuera de su propia medida. San Pablo no
ha pretendido otra cosa que reprimir una licencia descomedida, por la cual muchos se precipitan como
a la aventura poniendo en práctica cosas dudosas o desconocidas. El Apóstol, pues, solicita esta discre‐
ción: que en todas nuestras acciones se cuenten de antemano con la voluntad de Dios.
6. El que hace caso del día, hácelo para el Señor; y el que no hace caso del día, no lo hace para el Señor. El que
come,
 come para el Señor, porque da gracias a Dios; y el que no come, no come para el Señor, y da gracias a Dios.
Teniendo en cuenta San Pablo que la observancia de los días procedía de la ignorancia en Cristo, o sea
del desconocimiento de la libertad dada por Cristo, no debemos pensar que él quisiera disculpar y sos‐
tener tal falsedad y, sin embargo, a través de estas palabras parece que quiere decirnos que el observar
un día u otro es igual, y no hay pecado en ello. Mas no debemos olvidar que dice: para el Señor, y a Dios
no puede agradarle sino lo que es bueno.
Para comprender, pues, su intención es preciso distinguir entre la opinión humana, acerca de la ob‐
servancia de los días, y la opinión a la cual se refiere el Apóstol. La opinión humana es supersticiosa y

6

“Uno considera un día más importante que otro día”, según la vers. francesa. N. del T.

238

San Pablo no lo niega, puesto que él mismo la ha condenado con la palabra debilidad, y aun después la
condenará más abiertamente. No obstante, quien todavía guarde esa superstición no debe violar la so‐
lemnidad del día, porque Dios aprueba el no llevar a cabo algo con la conciencia dudosa. ¿Qué podrá
hacer el judío, todavía ignorante del Evangelio, para verse libre de la observancia de los días? En la pa‐
labra del Señor se le recomienda esta observancia: la Ley le impone la necesidad de guardarlos y, por
otra parte él desconoce la abrogación de tal Ley. No tiene más remedio, por tanto, que dejarse guiar por
su conocimiento, esperando de Dios una más amplia revelación, no utilizando el privilegio de la liber‐
tad hasta que la haya recibido por la fe.
Lo mismo podemos decir de aquel que se abstiene de alimentos impuros, porque si los come du‐
dando no creerá que recibe de la mano de Dios un don, sino que está quebrantando una ley sobre lo
prohibido y cometiendo una rebeldía contra esa prohibición. Que tal persona use, pues, de [p 354] aque‐
llas cosas que según ella le están permitidas, siguiendo su propia manera de entender. De esta manera
dará gracias a Dios, lo que jamás haría si no creyese que en verdad ha sido alimentada por la mano libe‐
ral de Dios. Y por eso no podría ser despreciada como si ofendiese a Dios, por su sobriedad y su santa
timidez, a la que anteriormente nos hemos referido.
No obstante, podríamos afirmar que la modestia de una persona tan débil es aprobada por Dios,
mas no porque ella lo merezca, sino porque Dios la soporta con dulzura, lo cual no es ningún absurdo.
Mas porque el Apóstol exige la certeza y buena resolución de cuanto se haga para que cada uno deje
de hacer, apoyándose en su imaginación o temeridad, esto o aquello, será menester saber si todo cuanto
ha dicho corresponde a una exhortación o a una afirmación, y lo podremos ver si continuamos el asunto
de este modo: Que cada una esté convencido de lo que hace, porque tendrá que dar cuenta de todo ante
el tribunal del Juez celestial. Sea que alguien coma o no, debe de tener en cuenta a Dios. Nada existe, en
verdad, tan adecuado para reprimir la desbordada licencia de juzgar a los demás y para corregir las
supersticiones que presentarlo todo ante el tribunal de Dios. Fue, pues, muy sensato San Pablo al pro‐
poner a cada uno que tuviera presente al Juez, ante cuya voluntad y aprobación debería presentar cuan‐
to hace. Esto no se opone jamás a aceptar el asunto como una afirmación. Inmediatamente después dice
que nadie vive ni muere para sí, refiriéndose a lo que los hombres hacen y enseñándoles lo que deben
hacer.

También afirma que, cuando comemos, para el Señor comemos, y cuando no comemos, para el Señor no co
memos, indicando que debemos darle gracias. Dice esto para que sepamos que si comemos sin dar gra‐
cias a Dios, el uso que hacemos de los alimentos es impuro, y de igual manera, al abstenernos de comer,
si no damos gracias a Dios, la abstinencia es impura. Porque sólo el nombre de Dios, al ser invocado por
nosotros, nos santifica, y santifica también todo lo que nos pertenece.

7 Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.

8 Que si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así que, o que vivamos, o
que muramos, del Señor somos.
9 Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor, así de los muertos como de los

que viven.

7. Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para si. Confirma ahora el Apóstol la senten‐
cia precedente valiéndose de una razón sacada del todo a una parte o sea que no es preciso asombrarse
porque nuestras personales actuaciones durante la vida deban mirar hacia Dios, puesto que la vida en‐
tera debe estar dedicada a su gloria. Pudiéramos decir que la vida cristiana [p 355] está orientada como
debe cuando reconoce la voluntad de Dios como su objeto. Porque si debemos relacionar con su volun‐
tad cuanto hacemos, no nos está permitido en modo alguno hacer algo que creamos le desagrada, o más
bien, que estemos completamente seguros que le desagrada.

239

8. Que si vivimos, para el Señor vivimos. Vivir para el Señor, no significa aquí, como en el 6:11, ser condu
cidos y gobernados por su Espíritu, sino acomodarse y conformarse a sus mandamientos y dedicarlo todo para su
gloria
. Y aun no es bastante con que vivamos para el Señor, sino es necesario también que muramos para
El
, es decir, que remitamos a su voluntad tanto la vida como la muerte.
Añade el Apóstol una razón al decir que, vivamos o muramos de El somos. Deducimos de esto que El
tiene poder para disponer de nuestra vida y de nuestra muerte.
La aplicación de esta enseñanza es muy amplia, porque la soberanía sobre nuestra vida y nuestra
muerte es atribuida a Dios, de tal manera que es preciso contentarse y aceptar como tolerable cuanto El
disponga. Porque es muy razonable que El tenga autoridad para designar a cada uno su lugar, así como
para dirigir su camino. Precisamente por eso, no sólo nos está prohibido el actuar con ligereza en lo que
fuere, sin su mandamiento, sino también se nos ordena ser pacientes frente a todas las adversidades e
incomodidades. Si alguna vez nos sucede que la carne se aparta y retrocede ante las adversidades en‐
viadas por Dios, recordemos que quien no es libre para disponer de sí mismo pervierte todo derecho y
orden si no depende totalmente de aquello que agrada a su Señor.
Se nos prescribe también, por esto mismo, la regla que debemos observar para vivir y para morir, o
sea que, aunque Dios prolongue nuestra vida continuamente llena de miserias y desfallecimientos, no
debemos desear morir antes de tiempo; así como también nos recuerda que en medio de la juventud
estemos siempre dispuestos a partir.
9. Porque Cristo para esto murió, y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que
viven
. Esta es la confirmación de la razón antes enunciada. Porque para demostrar que necesitamos vi‐
vir y morir para el Señor, antes dijo que, vivamos o muramos, estamos bajo la potestad de Cristo. Ahora
muestra cómo es razonable que se atribuya a Cristo este poder sobre nosotros, porque pagó alto precio
por ello y fue adquirido con señales preciosas. Al darse El por nuestra salvación a la muerte, consiguió
un derecho que ni la misma muerte ha podido abolir; y resucitando, retuvo nuestra vida por razón de
su soberanía. Tanto por su muerte como por su resurrección es acreedor a que en muerte y en vida sir‐
vamos a la gloria de su Nombre.
Respecto a que El resucitó y volvió a vivir, diremos que equivale a afirmar que, por el hecho de su re‐
surrección, [p 356] adquirió una nueva condición vital y que, por no estar esa vida sujeta a cambio al‐
guno, su dominio sobre nosotros es eterno.

10 Mas tú ¿por qué juzgas a tu hermano? O tú también ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos
hemos de estar ante el tribunal de Cristo.7
11 Porque escrito esté: Vivo yo, dice el Señor, que a mí se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a

Dios.8

12 De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí.

13 Así que, no juzguemos más los unos de los otros: antes bien juzgad de no poner tropiezo o escándalo al

hermano.

10. Mas  ¿por qué juzgas a tu hermano? O  también, ¿por qué menosprecias a tu hermano? Porque todos
hemos
 de estar ante el tribunal de Cristo. Habiendo dicho el Apóstol que tanto nuestra vida como nuestra
muerte deben ser entregadas a Cristo, y que es El quien puede disponer de ellas, ahora hace mención
del juicio que el Padre le ha otorgado, junto con su soberanía, sobre el cielo y la tierra. De eso deduce
que es una temeridad muy desordenada el atribuirse cualquiera el derecho de juzgar a su hermano,
porque tal decisión arrebata al Señor Jesucristo el poder que su Padre le concedió.

7

Cor. 5:10.

8

Isa. 45:23.

240

En primer lugar, ya al emplear la palabra hermano, reprime el perverso deseo de juzgar. Porque el
Señor, al considerarnos como miembros de una sociedad fraternal,9 nos ha señalado un derecho y un
lugar, para que exista la igualdad entre nosotros, y debemos respetarla. Aquel, pues, que quiera erigirse
en juez, sobrepasa su límite y se manifiesta desrazonable.
Después, el Apóstol nos acerca a este Juez único, a quien nadie puede quitar el poder ni escapar de
su presencia y ante el cual hemos de comparecer. Sería, pues algo absurdo que en un juicio en donde las
partes10 deben presentarse humildemente a los los pies del juez, una de ellas ocupará la presidencia del
tribunal, tan absurdo como que un cristiano reclamara para sí la autoridad de juzgar la conciencia de su
hermano. Santiago utiliza un argumento parecido, al decir: “El que juzga a su hermano, este tal murmura
de
 la Ley y juzga a la Ley; pero si  juzgas a la Ley, no eres guardador de la Ley, sino juez. Uno es el dador de la
Ley
 que puede salvar o perder” (Sant. 4:11 y 12).
En cuanto al tribunal que el Apóstol adjudica a Cristo, se refiere a la autoridad y al poder de juzgar,
así como en otro pasaje la voz del arcángel, por la que seremos llamados a juicio, es denominada trom‐
peta (1 Tes. 4:16), porque resonará fuertemente para hacerse oír y vibrará hasta en los corazones y oídos
de todos.

11. Porque escrito está: Vivo yo. dice el Señor, que a  se doblará toda rodilla, y toda lengua confesará a Dios.
Me parece que el Apóstol presenta este testimonio del Profeta, [p 357] no tanto para probar el juicio de
Cristo,11 el cual era indudable entre los cristianos, como para mostrar que todos debemos con gran
humildad y humillación esperarle. Antes, hablando de su persona, dijo que Cristo solamente es quien
ha de juzgar a todos los hombres, y ahora, por las palabras del Profeta, declara que toda carne debe
humillarse esperando ese juicio, porque eso es lo que significa la expresión: se doblará toda rodilla.
Aunque en este pasaje profético el Señor predice que su gloria será ensalzada entre todas las nacio‐
nes y su majestad exaltada en todo lugar, aunque por entonces tal cosa solamente sucedía entre un
número muy limitado de almas y se hallaba como encerrada en un rincón del mundo en la oscuridad;
sin embargo, si examinamos el asunto más de cerca reconoceremos que jamás el cumplimiento de este
testimonio profético ha tenido lugar sobre la tierra y tampoco lo tendrá.12 Dios gobierna el mundo hoy
por medio de su Evangelio, y ese es el camino único por el cual su majestad puede ser honrada, porque
en él ésta es revelada. La Palabra de Dios ha tenido siempre sus enemigos que la han resistido obstina‐
damente y sus detractores que la han menospreciado considerándola como una farsa o una fábula. Esta
clase de gentes existen hoy y existirán siempre. Por eso, aun cuando la profecía se relaciona con la vida
presente, aun está muy lejos de su cumplimiento y únicamente en el día de la resurrección última,
cuando todos los enemigos de Cristo sean humillados, confundidos y puestos debajo de sus pies, alcan‐
zará cumplimiento perfecto. Y aun eso no sucederá hasta que Cristo juzgue al mundo. Por eso el Após‐
tol ha relacionado la profecía con el tribunal de Cristo.
Este es un pasaje excelente para probar la eterna divinidad de Cristo y confirmar nuestra fe. Porque
Dios habla por él diciendo: que no dejará su gloria en manos de otro (Isa. 42:8), y si en Cristo se cumple
lo que es propio de Dios, es ciertísimo que Dios se manifiesta verdaderamente en Cristo.
La verdad de la profecía será evidente cuando Cristo reúna de entre todos los países de la tierra a su
pueblo, para que sirva a su majestad y obedezca al Evangelio. San Pablo ha tenido en cuenta eso (Fil.
2:9), al decir: que Dios dio a Cristo un nombre ante el cual se doblará toda rodilla. Pero repetimos, el
cumplimiento pleno de la profecía está reservado para el día en que Cristo suba a su tribunal para juz‐

9

Miembros de su Iglesia. N. del T.

10

Los litigantes. N. del T.

11

La justicia de Cristo. N. del T.

12

Es decir, antes de la segunda venida de Cristo, N. del Ed.

241

gar, a los vivos y a los muertos, porque el Padre le dio potestad de juzgar tanto en el cielo como en la
tierra.

Las palabras proféticas son: “Toda lengua confesará a Dios”, o “toda lengua me jurará”, mas porque el
juramento es una parte del honor que Dios exige de los hombres, San Pabio [p 358] dice: dará alabanza o
confesará
, lo cual no cambia el sentido. El Señor ha querido indicar que no solamente todos los hombres
conocerán su majestad divina, sino que también lo confesarán y le darán testimonio de obediencia, y lo
harán con los labios y con el cuerpo, como lo manifiestan las palabras: a  se doblará toda rodilla.
12. De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de . 13. Así que, no juzguemos más los unos de
los
 otros; antes bien juzgad de no poner tropiezo o escándalo al hermano. Esta conclusión nos obliga a la
humildad y humillación. El Apóstol infiere de este modo que no juzguemos a otro, porque el oficio de
juez no nos pertenece, pues lo mismo que los demás tendremos que comparecer en el juicio y dar cuen‐
ta de todo. La palabra juzgar tiene dos significados y el Apóstol la aplica elegantemente de dos maneras,
obteniendo de cada una provechosas enseñanzas. En primer lugar, juzgar equivale a condenar, y en se‐
gundo lugar, San Pablo la emplea para ordenarnos que empleemos nuestra razón y nuestro criterio evi‐
tando todo escándalo. Por estas palabras detiene los pies, indirectamente, de los grandes reprendedores
y censores que impulsados por la envidia emplean toda la astucia de su espíritu para encontrar algún
defecto reprensible en la vida de sus hermanos. El los amonesta avisándoles que tengan cuidado, por‐
que por su falta de tacto pueden hacer resbalar o precipitar a sus hermanos en algún escándalo.

14 Yo sé, y confío en el Señor Jesús, que de suyo nada hay inmundo; mas aquel que piensa alguna cosa ser
inmunda, para él es inmunda.
15 Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. No
arruines con tu comida a aquel por el cual Cristo murió.13
16 No sea, pues, blasfemado vuestro bien.

17 Que el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo.

18 Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres.

14. Yo sé, y confío en el Señor jesús, que de suyo nada hay inmundo; mas a aquel que piensa alguna cosa ser
inmunda,
 para él es inmunda. Para evitar la objeción de aquellos que por haber adelantado más en el
Evangelio no hacían distinción alguna entre los alimentos, y no sentían escrúpulo alguno por ello, el
Apóstol demuestra, primeramente, cuál debe ser la opinión respecto a la comida considerándola en sí
misma. Después, añade cómo debe ser considerada por su uso. Dice que para la conciencia recta y pura
ningún alimento es inmundo y que ningún inconveniente hay para que la utilicemos limpiamente, aun
cuando por su ignorancia y error aquel que crea que un alimento es impuro no pueda comerlo con li‐
bertad.

También afirma que no debemos mirar a los alimentos en sí mismos, [p 359] sino a los hermanos, en
cuya presencia los comemos. Porque no debemos usar indiferentemente de los bienes que Dios nos da
liberalmente, sino sujetándonos a la caridad fraternal. Es como si nos dijera el Apóstol: “Sé muy bien
que todos los alimentos son puros y, por tanto, úsalos libremente. Yo libro a tu conciencia de todo
escrúpulo. No te prohibo que los utilices, pero, dejándolos a un lado, te exijo que no olvides aquello que
guarda relación con la edificación de tu prójimo”.
Donde hemos traducido inmundo, San Pablo dice común, es decir, profano, o lo que utilizan los in‐
crédulos indiferentemente. Tal cosa se dice en oposición a las cosas especialmente santificadas para uso
del pueblo creyente.

Hablando sobre la pureza de todos los alimentos y para poner este punto fuera de toda duda, dice el
Apóstol que él sabe que eso es cierto. Y añade: en el Señor Jesús, porque es por El por quien obtenemos

13

1 Cor. 8:11.

242

este privilegio y esta gracia, que todas las cosas creadas sean benditas por el Señor, pues de otro modo
serian malditas en Adán. Ha querido, al mismo tiempo, por estas palabras, oponer a la servidumbre de
la Ley la libertad que nos es dada por Cristo, para que jamás pensasen ser exclavizados por una obser‐
vancia de la cual Cristo les había librado.
Por excepción dice: mas a aquel, etc., enseñándonos que no existe nada tan puro que no sea mancha‐
do por una conciencia corrompida. Porque sólo la fe, el temor y el conocimiento de Dios lo santifican
todo. Por el contrario, los incrédulos, porque están manchados por dentro infectan y corrompen todas
las cosas que tocan (Tito 1:15).
15. Empero si por causa de la comida tu hermano es contristado, ya no andas conforme a la caridad. Etc. Aho‐
ra declara el Apóstol de cuántas maneras el escándalo fraternal corrompe el uso de las buenas cosas.
La primera es: que la caridad se quebranta cuando, por un motivo tan leve, el hermano se entristece
por causa nuestra, porque hacer sufrir a alguien es contrario a la caridad.
Otra es: que cuando una conciencia débil llega a ser herida por nosotros, despreciamos el precio de
la sangre de Cristo, porque el hermano más pequeño y aun más despreciable ha sido rescatado por la
sangre de Cristo. Es, pues, algo extraño y desrazonable que nosotros le destruyamos por dar gusto a
nuestro vientre, y podemos decir que somos muy perversos, si, por amar demasiado nuestra alimenta‐
ción, que es tan poca cosa, dejemos en segundo lugar a Cristo.
La tercera es: que si la libertad concedida a los creyentes por Cristo es buena, debemos procurar que
no sea blasfemada por los hombres ni vituperada con razón, y esto sucede cuando abusamos de los do‐
nes de Dios de cualquier manera, como se dice, y sin prudencia. Estas razones deben incitarnos para no
dar ocasión al escándalo abusando de nuestra libertad sin discreción.
[p 360] 17. Que el reino de Dios no es comida ni bebida. El Apóstol muestra ahora cómo, por el contrario,
sin sufrir pérdida alguna, podemos abstenernos del uso de nuestra libertad, porque el Reino de Dios no
consiste en estas cosas. Todo cuanto sirva para levantar o mantener el Reino de Dios, es necesario no
omitirlo aun cuando dé lugar al escándalo. Mas si por caridad podemos abstenernos de uso de los ali‐
mentos sin herir la honra de Dios, perjudicar el Reino de Cristo y hundir la verdadera religión, no tie‐
nen excusa quienes por causa de la comida perturban la Iglesia En primera Corintios 6:13 y 8:8, el Após‐
tol emplea los mismos argumentos: “Las viandas para el vientre y el vientre para las viandas; empero a él y a
ellas
 deshará Dios. Porque ni que comamos seremos más ricos, ni que no comamos seremos más pobres. La vianda
no
 nos hace más aceptos a Dios”. Por estas frases quiere demostrar, en suma, que el alimento y la bebida
son cosas demasiado viles para que, por su causa, el avance del Evangelio sea impedido.
Sino justicia y paz y gozo por el Espíritu Santo. Como de pasada opone todo esto a la comida y la bebi‐
da, no para decirnos todas y cada una de las cosas que componen el Reino de Cristo, sino para afirmar
que éstas son espirituales. En pocas palabras podemos resumir este pensamiento diciendo: que pose‐
yendo el buen testimonio en nuestros corazones, seamos pacíficos delante del Señor, gozando de una
verdadera alegría interior por el Espíritu Santo que habita en nosotros. Sin embargo, como ya he dicho,
la intención apostólica ha sido la de aplicar a este asunto estos dos o tres puntos. Porque quien es hecho
participante de la verdadera justicia goza de un bien soberano e inestimable, es decir, de un gozo tran‐
quilo en su conciencia, y quien esté en paz con Dios ¿qué más puede desear? Al unir la paz con el gozo
creo que el Apóstol ha querido expresar el camino de esta alegría espiritual, porque aunque los répro‐
bos sean estúpidos y estén como dormidos o se engrandezcan orgullosamente en si mismos, su concien‐
cia no puede sentirse feliz ni alegre, porque ésta únicamente puede estarlo cuando siente a Dios apaci‐
guado y propicio. También afirmamos que un gozo verdadero no puede proceder más que de esta paz.
Cuando se trata de cosas tan grandes es siempre bueno y adecuado confesar que el Espíritu Santo es
su autor, y aun cuando el Apóstol haya querido oponer el Espíritu a las cosas exteriores, lo ha hecho

243

para que sepamos que, sin usar los alimentos, no por eso dejamos de disfrutar por completo de las cosas
que pertenecen al Reino de Dios.
18. Porque el que en esto sirve a Cristo, agrada a Dios, y es acepto a los hombres. Este es un argumento sa‐
cado de las cosas que se suceden la una a la otra, porque no puede negarse que cuando un hombre
agrada a Dios y recibe la aprobación humana, el Reino de Dios no tenga en él su gran fuerza y deje de
florecer en [p 361] él. Aquel que sirve a Dios con una conciencia pacífica y tranquila es aceptado, tanto
por los hombres como por Dios. Allí donde están la justicia, la paz y el gozo espirituales allí se encuen‐
tra el Reino de Dios, el cual no consiste, por consiguiente, en las cosas materiales.
El Apóstol dice que agrada a Dios el hombre que obedece su voluntad, y añade que es aprobado por
los hombres, porque éstos no tienen más remedio que dar testimonio a la virtud cuando la ven ante sus
ojos. No quiere decir que los perversos dejen de molestar siempre a los hijos de Dios, porque aunque no
les den motivo para hacerlo, ellos dicen contra ellos muchas groserías e injurias, difamándoles por me‐
dio de calumnias y mentiras. En otras palabras, ellos blasfemarán de las cosas bien hechas y las acciones
virtuosas interpretándolas villanamente. Mas San Pablo se refiere aquí a una opinión sincera y verdade‐
ra, que no puede ser corrompida por ningún pesar, odio o superstición.

19 Así que, sigamos lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros.

20 No destruyas la obra de Dios por causa de la comida. Todas las cosas a la verdad son limpias; mas malo
es al hombre que come con escándalo.14
21 Bueno es no comer carne, ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o sea debilita‐

do.

19. Así que, sigamos lo que hace a la paz, y a la edificación de los unos a los otros. 20. No destruyas la obra de
Dios
 por causa de la comida. El Apóstol nos aparta de la simple consideración de la comida para llevarnos
a las cosas que tienen mucha más importancia, y que deben tenerse en cuenta en un primer lugar en
todas nuestras actuaciones para dirigir nuestra conducta. Debemos comer para vivir y vivir para servir
al Señor. Por eso sirve al Señor quien por su bondad y dulzura edifica a su prójimo. Dos son los puntos
básicos que comprenden casi todas las cosas concernientes al deber en cuanto a la caridad: Concordia y
edificación. Mas para que no parezca que sea esto de poca importancia repite el pensamiento que antes
había expresado, es decir, que el alimento corruptible no debe ser causa de que se destruya lo que el
Señor ha edificado. Dice esto, porque por todas partes donde exista una chispa de temor divino, allí se
ve la obra de Dios, obra que demuelen quienes por su indiscreción turban una conciencia todavía débil.
Debemos notar que une la paz a la edificación, porque algunas veces los hombres no se acomodan los
unos a los otros, sino demasiado liberal y rápidamente, de modo que hacen mucho daño con esta facili‐
dad de querer agradar a los demás. Por eso es menester contenerse y usar de discreción para ese aco‐
modamiento, procurando que éste sea provechoso, de manera que contribuyamos con buena voluntad
al avance de la salud fraternal, [p 362] como San Pablo lo dice en otro pasaje (1 Cor. 10:23): “Todo me es
lícito,
 mas no todo conviene” y añade: “Porque no todo edifica”. Por esta razón repite: “No arruines con tu
comida
”, indicando que no exige una abstinencia que cause perjuicio al verdadero temor y al correcto
conocimiento de Dios, como dijo anteriormente: “Aunque comamos con libertad de todo, nos absten‐
dremos del uso de algunos alimentos por causa de los hermanos, porque el Reino de Dios debe perma‐
necer completo sin sufrir disminución alguna”.
Todas las cosas a la verdad son limpias; mas malo es al hombre qud come con escándalo, 21. Bueno es no comer
carne,
 ni beber vino, ni nada en que tu hermano tropiece, o se ofenda, o sea debilitado. Cuando dice que todas
las cosas son limpias, lo dice por concesión, como si dijese: Confieso que todas las cosas son puras, y añade:
Mas malo es al hombre que come con escándalo. Esta es una excepción, como si el Apóstol hubiera escrito: es

14

Tito 1:15.

244

cierto que el alimento es bueno, pero el escándalo es malo. Porque los alimentos nos han sido dados para que
los utilicemos sin perjudicar la caridad. Por eso hace impuro el alimento, que de por sí es limpio, aquel
que quebranta la caridad, De esto se deduce que es bueno abstenerse de todas las cosas que puedan
producir escándalo entre los hermanos.
Al escribir estos tres términos seguidos: Tropezar, ofender y debilitar, quiere decir que no debe darse a
los hermanos motivo para tropiezo, ofensa o debilitamiento. Debilitar es menos que escandalizar, y escan
dalizar menos que tropezar. Debilitar, es llevar a la conciencia alguna turbación e incertidumbre; escan‐
dalizar, es quebrantar la conciencia con alguna turbación grande, y tropezar, se refiere a dar lugar a que
alguno se separe y se rebele contra su amor por la religión.

22 ¿Tienes tú fe? Tenla para contigo delante de Dios. Bienaventurado el que no se condena a sí mismo con

lo que aprueba.

23 Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado, porque no comió por fe: y todo lo que no es de fe,

es pecado.

22. ¿Tienes  fe? Tenla para contigo delante de Dios. Para concluir, el Apóstol muestra en qué consiste
el bien de la libertad cristiana, porque parece que algunos se envanecen y presentan falsas señales de la
libertad no sabiendo moderarse en el uso que de ella hacen, al proceder sin discreción. Afirma, pues,
que el conocimiento de la libertad, al proceder ésta de la fe, mira únicamente hacia Dios. Aquel que po‐
see esta certidumbre debe contentarse con la tranquilidad de su conciencia delante de Dios, y no es me‐
nester que haga ostentación de ella delante de los hombres. Se deduce, pues, que nos dejamos llevar por
un deseo perverso y desordenado cuando al comer carne ofendemos a los hermanos que son débiles,
porque no es necesario ni nada nos obliga a ello.
Frecuentemente observamos cómo algunos aplican mal este pasaje y sacan de él falsas conclusiones.
Dicen [p 363] que carece de importancia el hecho de que cada uno observe o no esta clase de ceremonias
necias y supersticiosas, siempre y cuando la conciencia permanezca limpia delante de Dios. Mas San
Pablo no pensó lo mismo, como lo prueba el asunto que trata. Las ceremonias que se relacionan con el
recto servicio de Dios, forman también parte de nuestra confesión. Porque quienes separan la fe de la
confesión,15 es como si quitasen el calor al sol. Sin embargo, San Pablo no se refiere aquí a nada de eso,
sino solamente al uso de la libertad en el comer y en el beber.
Bienaventurado el que no se condena con lo que aprueba. Quiere demostrar el Apóstol, en primer lugar,
por qué medios el uso de los dones de Dios hace legítimo. Después, afirma cómo la ignorancia es un
gran impedimento, con objeto de que no presionemos nunca a quienes por su ignorancia son débiles.
Pero, comienza por presentar una sentencia general que conviene a toda la actuación humana, diciendo:
“Bienaventurado aquel a quien su conciencia no redarguye, después de examinar sus obras con dete‐
nimiento”. Hay muchos que cometen acciones perversas sin sentir escrúpulos de conciencia, pero esto
se debe a que cerrando los ojos se precipitan hacia un lado y otro, dejándose arrastrar por la intempe‐
rancia de su carne ciega y desesperada. Existe una gran diferencia entre la estupidez y el juicio. Quien
discierne y juzga bien, examinando cuidadosamente su obra de cerca y no siente después remordimien‐
to alguno, es feliz. Porque realmente no existe otra seguridad capaz de hacer que nuestras obras sean
agradables a Dios. Así es quitada la vana excusa protestada por muchos debido a su ignorancia, porque
su error está mezclado con una negligente y pesada estupidez. Porque si fuese suficiente una buena in‐
tención, como dicen, sería superfluo el examen por medio del cual el Espíritu Santo juzga los hechos
humanos.

23. Mas el que hace diferencia, si comiere, es condenado, porque no comió por fe: y todo lo que no es de fe, es
pecado
. El Apóstol ha expresado muy bien el sentimiento de un corazón que se encuentra oscilante y en

15

Confesión: la observancia de lo que es de la fe. N. del T.

245

incertidumbre, porque no sabe lo que debe hacer. Porque quien siente escrúpulos siguiendo tan pronto
una opinión como otra, inclinándose ya a la derecha ya a la izquierda, permanece en suspenso en sus
deliberaciones. Pero, como el comienzo de toda buena obra parte de la certidumbre y de la paz del co‐
razón que tiene buena conciencia delante de Dios, no existe nada tan contrario a la aprobación de nues‐
tras obras como la duda y la turbación. Quisiera Dios que esta idea quedase bien grabada en el espíritu
humano, para que nadie haga nada sin que primeramente su corazón esté convencido de que [p 364] lo
que va a poner en práctica agradará a Dios. Si así fuera, no veríamos nunca a los hombres en determi‐
nadas situaciones de su vida echar pestes o titubear o con ciega impetuosidad precipitarse hacia donde
su imaginación les conduce. Pues si nuestro modo de vivir obedeciera a esta consideración, de tal ma‐
nera que ni siquiera un pedazo de pan fuese tocado con dudas en la conciencia, ¡cuánta mayor discre‐
ción emplearíamos en la práctica de aquello cuyas consecuencias están por encima de todas las demás
cosas!

Y todo lo que no es de fe, es pecado. Aquí está la razón de la condenación anteriormente citada, es decir,
que una obra por muy bella y excelente que pareciere, es sin embargo pecadora, si no está basada en la
rectitud de la conciencia. Dios no se fija en la apariencia, sino que mira la obediencia del corazón, de la
cual depende únicamente toda la estimación de nuestras obras. ¿Y qué obediencia puede haber en lo
que el hombre haga si éste no está seguro de que Dios lo aprueba? Donde exista, pues, tal duda, razo‐
nablemente existirá condenación por transgresión y deslealtad, a causa del testimonio de la propia con‐
ciencia.

La palabra fe, equivale aquí a resolución espiritual o firme certidumbre, no importa cuál, siempre que
proceda de la verdad divina. Por eso’, la turbación e incertidumbre echan a perder nuestras actuaciones
por muy bellas que parezcan ser. El espíritu fiel no puede sino apoyarse con seguridad más que en la
Palabra de Dios, por esto, todas las fantasías para servir a Dios y todas las obras que tienen su origen en
la mente humana se convertirán en humo. Cuando San Pablo condena todo lo que no es de la fe rechaza
todo lo que no está fundamentado sobre la Palabra de Dios y es aprobado por ella. Mas no basta con
que practiquemos cuanto sea aprobado por la Palabra divina, si al mismo tiempo el espíritu, provisto de
esta certeza y convicción, no lo hace todo con alegría. Así pues, el principio y fundamento del vivir bien
y honestamente debe apoyarse sobre la Palabra de Dios, para evitar el desequilibrio espiritual y para
que con valor y seguridad vayamos donde se nos diga.

246

[p 365]

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->