P. 1
De los piratas al porno freak. Las prótesis en la literatura

De los piratas al porno freak. Las prótesis en la literatura

|Views: 228|Likes:
Articulo publicado en el suplemento Culturas de el periódico Diagonal
Articulo publicado en el suplemento Culturas de el periódico Diagonal

More info:

Published by: alllllllllllllllllllllllllllllllll on Apr 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/05/2013

pdf

text

original

Apoteosis de Sun Ra. Sigue presente el legado del músico de jazz venido del Egipto del Espacio Exterior.

// 04-05 Lucía Egaña. Entrevistamos a esta performer, alter ego de Lucy Sombra. // 06 De aquella furia, estas exaltaciones. ‘A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo’. Esta frase fue el acto fundacional del mito de la furia española. // 07

CULTURAS
31.03.11_13.04.11 DIAGONAL.147 CULTURAS@DIAGONALPERIODICO.NET

PINCHO

enviarlo por correo a EEUU o Alemania cada vez que tenía algún desperfecto. Por eso, se deshizo de él y lo arrojó a las profundidades del Ganges. De alguna forma, encontramos aquí una especie de recreación, en la clave mórbida que caracteriza toda la estética de Bellatín, de la mutilación del Capitán James Garfio, de la obra teatral Peter Pan, bautizado desde ese momento, Hook (garfio), por James Barrie, su creador. Con esta especie de bautismo, su prótesis empieza a cumplir la función de sinécdoque: con sólo mencionar una parte (prótesis con forma de garfio) inconscientemente lo asociamos al todo (Capitán Hook), de la misma forma que afiliamos la pata de palo con el arquetipo del pirata, Long John Silver.

Desencantadas con Assange
Comparadas con estos personajes del imaginario del bandolerismo más romántico, ¿no les despierta un poco de desilusión y nostalgia la austera elegancia de Julien Assange, el pirata informático más famoso del mundo, o enterarse de las impacientes intenciones de negociar de los desesperados piratas somalíes? Un signo de esta desilusión y nostalgia contemporáneas podría ser la frecuencia con la que Long John Silver sigue siendo homenajeado como una especie de icono de virilidad extrema. Si no lo creen, googleen ‘Long John Silver’ y hagan click en la primera imagen que aparece. No se ve una vieja ilustración de la portada de La isla del tesoro de la colección Young Folks. Tampoco un afiche de la adaptación cinematográfica de 1937. Lo que aparece es una foto de cuerpo completo de Long Dong Silver. Long Dong Silver es una vieja estrella del porno que merece ese adjetivo por la prolongación (no sabemos si artificial o natural) de uno de sus miembros, motivo por el cual tuvo un éxito fugaz a finales de los ‘70, gracias a un film llamado (sin ninguna suspicacia) Sex Freaks. Se puede considerar al Capitán Hook y su intimidante prótesis de metal, como un antecedente del steampunk, un subgé- >>

las prótesis en la literatura
Catalejos, patas de palo, prótesis de metal y mecánicas e implantes de memoria son un accesorio fundamental del imaginario del género de aventuras hasta devenir un nicho de inspiración para la parafernalia fetichista contemporánea.
ANA LLURBA
Los golpecitos contra el suelo de la posada, ejecutados por el bastón de un anciano ciego, son los primeros signos de suspenso y tensión narrativa que advierten al lector de la futura inmersión de Jim Hawkins en el terreno de las aventuras que se cuentan en La isla del tesoro, la celebérrima novela de Robert Louis Stevenson. De tal manera, gracias al ruido del bastón nos sumergimos en la misma ambigua sensación de incertidumbre, curiosidad y deseo juvenil que aquejan a Jim, el protagonista. En esta obra nos encontramos con toda una variedad de prótesis, complementos y prolongaciones artificiales de diferentes partes del cuerpo, asociadas inmutablemente al imaginario del bandolerismo marítimo. En tal sentido, el miembro artificial de Long John Silver, que reemplaza a una pierna amputada, aparece como un signo evidente del turbulento pasado del pirata, aunque éste intente camuflarse como cocinero. Un oscuro personaje que inquieta, a la vez que seduce, al joven héroe de la novela. En un pasaje del film Invernadero (2010), el escritor Mario Bellatín (que es manco y tiene una prótesis en forma de gancho en la mano izquierda) le cuenta a su hija en la ficción que durante mucho tiempo tuvo un brazo mecánico en lugar de la prótesis que actualmente usa. En un viaje por la India, rodeado de tanta muerte, Mario Bellatín tuvo el impulso de sacarse de encima ese sofisticado aparato, cansado de tener que

piratas alporno freak

De los

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->