Proceso_1796

CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
3 de abril de 2011 • No. 1796
NARCOTRÁFICO
6 Indignación y hartazgo/José Gil Olmos
8 Carta abierta a los políticos y a los criminales
/Javier Sicilia
12 Violenta disputa por Los Altos de Jalisco
/Patricia Dávila
16 México: “Patrón crónico de impunidad”
/Gloria Leticia Díaz
20 El turismo mexicano en el banquillo
de los españoles /Alejandro Gutiérrez
POLÍTICA
24 Lujambio: “Estoy seguro de que alcanzaré
mi objetivo” /Álvaro Delgado
26 Tribunal Electoral: el imperio personal de María
del Carmen Alanís /Álvaro Delgado
MEDIOS
30 Amparo a Proceso por el veto publicitario
/Jorge Carrasco Araizaga
ENERGÍA NUCLEAR
34 Laguna Verde: Simulacro de terror /Emilio Godoy
INTERNACIONAL
38 REVUELTA ÁRABE: Agitación en el Golfo
/Anne Marie Mergier
41 La revolución extraviada /Témoris Grecko
44 PERÚ: Voto Volátil /Ángel Páez
47 CINE: Las obsesiones de Bergman
/Francisco Olaso
ANÁLISIS
50 La “Iniciativa México” que merecería ser apoyada
/Denise Dresser
51 Chucherías/Naranjo
52 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
54 El PRD, en su primera encrucijada/Jesús Cantú
55 Narrar el fracaso /Sabina Bergman
Índice
Cuernavaca, 31 de marzo.
Caminata contra el asesinato de jovenes
Foto portada: Benjamín Flores
24
38
12
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1796, 3 DE ABRIL DE 2011
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.
00
; 6 me ses, $750.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.
00
; 6 meses, $800.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
LIBROS
56 México según Monsiváis
INVENTARIO
60 El imperio de la novela/José Emilio Pacheco
CULTURA
62 Al fin, seguridad social para los artistas
/Judith Amador Tello
65 Páginas de crítica
Arte: México y el mercado internacional del arte
contemporáneo /Blanca González Rosas
Teatro: Eraritjaritjaka. Museo de las frases
/Estela Leñero Franco
Estro armónico: Liszt, paladín de causas nobles
/Samuel Máynez Champion
Cine: Salvando al soldado Pérez
/Javier Betancourt
Televisión: Canal del Congreso: ¿Hacia la TV
abierta /Alma Rosa Alva de la Selva
Libros: La isla como alegoría
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
70 Demanda en el Festival de Guadalajara: suplir al
Imcine /Columba Vértiz de la Fuente
72 Perturba tema gay del filme La otra familia
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
74 Federación Mexicana de Judo: Rudeza innecesaria
/Raúl Ochoa
77 El deporte cojea en Tlalpan/Beatriz Pereyra
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Analízame /Helguera y Hernández
74
34
62
JOSÉ GIL OLMOS
C
UERNAVACA, MOR.- A la Au-
topista del Sol, la vía que con-
duce a Acapulco, los morelen-
ses la empiezan a llamar “la
ruta de la muerte” pues en el
tramo que pasa por esta ciu-
dad ha sido arrojada la mayo-
ría de los 335 ejecutados del último año
en Morelos.
La violencia parece imparable en este
lugar que hasta hace poco era una especie
de paraíso. Hoy Morelos se ha vuelto un
infierno; sus habitantes han visto cómo la
indolencia del gobernador Marco Antonio
Adame Castillo ha convertido la entidad
en campo de batalla de los grupos crimina-
les que se disputan la plaza tras la muerte
de Arturo Beltrán Leyva y la detención de
Édgar Valdez Villarreal, La Barbie.
En lo que va del año han sido 80 las eje-
cuciones, cinco veces más que en el primer
trimestre de 2010. La mayoría de los muer-
tos han sido jóvenes. Casi un asesinato dia-
rio sin que el ejército o las policías munici-
pal, estatal ni federal hayan detenido a un
solo responsable.
Pero toda esa violencia parece no afec-
tar al gobernador panista. Ante la crisis
generada el 27 de marzo –cuando encon-
traron ejecutado a Juan Francisco Sicilia
junto con otras seis personas, todos con
signos de tortura– fue salvado por su co-
rreligionario, Felipe Calderón, quien se
comprometió ante Javier Sicilia a que el
caso se resolvería.
Adame también recibió el espaldara-
zo del secretario de la Defensa, el general
Francisco Galván, quien viajó a Cuerna-
vaca el 30 de marzo para encabezar la reu-
nión del gabinete de seguridad estatal y sa-
carlo del atolladero.
El asesinato del hijo del poeta y articu-
lista de Proceso Javier Sicilia ha provocado
una ola de protestas de la sociedad more-
lense y de diversos grupos de obreros, cam-
pesinos y empresarios contra el panista.
y hartazgo
Indignación
Eduardo Miranda
El poeta Javier Sicilia
6

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

De todo Estado nacional fallido se derivan –obvio es– expresiones
fallidas regionales, locales... Muestra a escala de la descomposición
social generalizada en México y, más aún, de la manifiesta incapaci-
dad política para contenerla, Morelos se desbocó: 80 asesinatos per-
petrados en lo que va del año... nada menos que cinco veces la cifra
del primer trimestre de 2010. El récord del gobernador Marco Antonio
Adame es, pues, de mil 500 ejecuciones en un lustro. Dos de ellas
suman su carga de indignación y hartazgo en una entidad paralizada
por el miedo: la del líder local de la CTM y la del hijo del poeta Javier
Sicilia, articulista de Proceso.
Durante cuatro días Adame no apare-
ció públicamente. Después de la reunión de
seguridad con el general Galván, dijo: “Se
trate de quien se trate habrá identificación
y castigo a los responsables (…) tenemos
confianza y estamos trabajando coordina-
damente (…) comprometiendo todos los re-
cursos del estado para que éste y otros casos
sean debidamente aclarados, y sus responsa-
bles, castigados con todo el peso de la ley”.
Sólo entonces el procurador estatal Pe-
dro Luis Benítez Vélez afirmó que había
avances en la investigación y que ya esta-
ban identificados algunos posibles respon-
sables, que incluso podrían ser policías.
Piden la cabeza del gobernador
La tarde del 28 marzo de 2010, en la can-
cha de futbol de la colonia Pro-Hogar
del municipio Emiliano Zapata, 11 jóve-
nes electricistas y albañiles bebían cerve-
za luego de jugar un partido. De pronto se
acercaron dos camionetas de las que baja-
ron hombres armados que rodearon a los
jugadores, los golpearon y los levantaron.
Dos días después los cuerpos de seis
de esos jóvenes fueron arrojados al lado
de la Autopista del Sol. Los otros cinco si-
guen desaparecidos. Ningún responsable
del múltiple crimen ha sido detenido.
El impacto de la violencia y el incre-
mento de la presencia del crimen organi-
zado, dicen las autoridades estatales, no
ha paralizado la vida en la entidad. “No es
como Ciudad Juárez”, afirma en entrevis-
ta con este semanario el procurador Bení-
tez. Pero en los hechos ambos fenómenos
ya hicieron mella en la entidad. Según el
expresidente de la Coparmex local, Juan
Carlos Salgado Ponce, el turismo ha caído
hasta 60%, a pesar de que el gobierno fe-
deral asegura que ha aumentado 4%.
Para la Comisión Independiente de De-
rechos Humanos de Morelos (CIDHM) la
inseguridad, la violencia y el poder del cri-
men organizado han roto el tejido social,
provocando la migración a otras entidades.
Sobre todo, dice la CIDHM a Proce-
so, hay miedo en la población que ha visto
afectada su vida al tener que tomar medi-
das extremas de precaución: no hablar del
crimen organizado en lugares públicos o
en taxis, reducir sus salidas a divertirse, no
transitar de noche por carretera y no con-
fiar en la policía, por la sospecha de que
obedece al crimen organizado.
El 16 de abril del año pasado, recuerda
José Hernández, dirigente del organismo
de derechos humanos, los cuernavaquen-
ses incluso acataron el toque de queda su-
puestamente decretado para ese día por el
cártel del Pacífico Sur, que avisaba que pe-
learía contra el grupo de La Barbie.
Pero la inacción y el silencio de los mo-
relenses se rompieron en los últimos días
luego de los asesinatos –cometidos con una
semana de diferencia– del dirigente local de
la CTM, Tito Barrera Ocampo, y de Juan
Francisco Sicilia, que concitaron manifesta-
ciones en las que miles de ciudadanos exi-
gieron que se detenga la estrategia de guerra
contra el narcotráfico declarada por Felipe
Calderón, y la salida del gobernador.
Desde el 27 de marzo, cuando fueron
hallados los cuerpos del joven estudiante
y de otras seis personas, todos los días ha
habido en Cuernavaca protestas de diver-
sos grupos sociales que exigen “alto a la
guerra” y “no más sangre” y que montaron
un altar en el Zócalo; ahí, entre velas y flo-
res, colocaron una lámina que dice “que
renuncie el gobernador”.
En los últimos cinco años, Morelos ha
acumulado mil 200 ejecuciones vinculadas
con el crimen organizado e igual número de
desapariciones reportadas ante la Procura-
duría General de Justicia del Estado, lo que
hace a la entidad la quinta más violenta del
país, según el Sistema de Índices e Indica-
dores en Seguridad Pública (SIIS) elabora-
do el año pasado por el Centro de Investiga-
ción para el Desarrollo (CIDAC).
“El gobierno está rebasado completa-
mente. No hay un solo responsable deteni-
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
La marcha del agravio
NARCOTRÁFI CO

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 7
do. Hay una crisis de instituciones, de cre-
dibilidad, de legitimidad y de respuesta a
la ciudadanía. Están en crisis el Poder Eje-
cutivo del estado, el Legislativo y de justi-
cia”, dice a Proceso José Hernández.
Describe un ambiente de terror entre la
ciudadanía a raíz de hechos violentos co-
metidos por uniformados: la prensa local
ha dado cuenta de operativos en los que po-
licías y soldados con sus vehículos blinda-
dos han derribado portones de casas pre-
suntamente para detener a narcotraficantes
en colonias populares de Cuernavaca, co-
mo la Flores Magón, Carolina y La Barón.
“El Ejército no ha resuelto el problema
de la inseguridad, lo ha incrementado en
todo el estado porque realiza detenciones
arbitrarias, allanamientos en colonias po-
pulares donde los soldados llegan encapu-
chados, con armas de alto poder, y entran
El brutal asesinato de mi hijo Juan
Francisco, de Julio César Romero Jaime,
de Luis Antonio Romero Jaime y de Ga-
briel Anejo Escalera, se suma a los de
tantos otros muchachos y muchachas que
han sido igualmente asesinados a lo lar-
go y ancho del país a causa no sólo de la
guerra desatada por el gobierno de Calde-
rón contra el crimen organizado, sino del
pudrimiento del corazón que se ha apode-
rado de la mal llamada clase política y de
la clase criminal, que ha roto sus códigos
de honor.
No quiero, en esta carta, hablarles de
las virtudes de mi hijo, que eran inmen-
sas, ni de las de los otros muchachos que
vi florecer a su lado, estudiando, jugan-
do, amando, creciendo, para servir, co-
mo tantos otros muchachos, a este país
que ustedes han desgarrado. Hablar de
ello no serviría más que para conmover
lo que ya de por sí conmueve el corazón
de la ciudadanía hasta la indignación. No
quiero tampoco hablar del dolor de mi fa-
milia y de la familia de cada uno de los
muchachos destruidos. Para ese dolor no
hay palabras –sólo la poesía puede acer-
carse un poco a él, y ustedes no saben de
poesía–. Lo que hoy quiero decirles des-
de esas vidas mutiladas, desde ese dolor
Estamos hasta la madre...
(Carta abierta a los políticos y a los criminales)
que carece de nombre porque es fruto de
lo que no pertenece a la naturaleza –la
muerte de un hijo es siempre antinatural
y por ello carece de nombre: entonces no
se es huérfano ni viudo, se es simple y
dolorosamente nada–, desde esas vidas
mutiladas, repito, desde ese sufrimien-
to, desde la indignación que esas muertes
han provocado, es simplemente que esta-
mos hasta la madre.
Estamos hasta la madre de ustedes,
políticos –y cuando digo políticos no me
refiero a ninguno en particular, sino a
una buena parte de ustedes, incluyendo a
quienes componen los partidos–, porque
en sus luchas por el poder han desgarra-
do el tejido de la nación, porque en me-
dio de esta guerra mal planteada, mal he-
cha, mal dirigida, de esta guerra que ha
puesto al país en estado de emergencia,
han sido incapaces –a causa de sus mez-
quindades, de sus pugnas, de su miserable
grilla, de su lucha por el poder– de crear
los consensos que la nación necesita pa-
ra encontrar la unidad sin la cual este país
no tendrá salida; estamos hasta la madre,
porque la corrupción de las instituciones
judiciales genera la complicidad con el
crimen y la impunidad para cometerlo;
porque, en medio de esa corrupción que
muestra el fracaso del Estado, cada ciu-
dadano de este país ha sido reducido a lo
que el filósofo Giorgio Agamben llamó,
con palabra griega, zoe: la vida no prote-
gida, la vida de un animal, de un ser que
puede ser violentado, secuestrado, vejado
y asesinado impunemente; estamos hasta
la madre porque sólo tienen imaginación
para la violencia, para las armas, para el
insulto y, con ello, un profundo desprecio
por la educación, la cultura y las oportu-
nidades de trabajo honrado y bueno, que
es lo que hace a las buenas naciones; esta-
mos hasta la madre porque esa corta ima-
ginación está permitiendo que nuestros
muchachos, nuestros hijos, no sólo sean
asesinados sino, después, criminalizados,
vueltos falsamente culpables para satis-
facer el ánimo de esa imaginación; esta-
mos hasta la madre porque otra parte de
nuestros muchachos, a causa de la ausen-
cia de un buen plan de gobierno, no tienen
oportunidades para educarse, para encon-
trar un trabajo digno y, arrojados a las pe-
riferias, son posibles reclutas para el cri-
men organizado y la violencia; estamos
hasta la madre porque a causa de todo ello
la ciudadanía ha perdido confianza en sus
gobernantes, en sus policías, en su Ejér-
cito, y tiene miedo y dolor; estamos hasta
J A V I E R S I C I L I A
E
s
p
e
c
i
a
l

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Las Brisas. Hallazgo
8

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

violentamente. La gente no sabe de qué se
trata, si son sicarios, policías o soldados”,
dice el defensor de derechos humanos.
“La guerra que ha declarado Calderón
en todo el país ha producido más violencia y
35 mil muertos, sin erradicar el problema de
la droga (...) Lo mismo pasa en Morelos con
el gobernador Adame. Está generando una
crisis muy fuerte, la ruptura del tejido social
y el involucramiento de grupos policiacos en
acciones ilícitas”, insiste Hernández.
Lo mismo opinan representantes de
otros sectores de la sociedad morelense que
también padecen el crecimiento desmesu-
rado de la violencia desde el inicio del año.
Juan Carlos Salgado, quien presidió la
Coparmex de Morelos hasta marzo y es se-
cretario del Consejo Coordinador Empre-
sarial en el estado, sostiene: “Lamentable-
mente, se ha disparado el índice delictivo
la madre porque lo único que les impor-
ta, además de un poder impotente que só-
lo sirve para administrar la desgracia, es
el dinero, el fomento de la competencia,
de su pinche “competitividad” y del con-
sumo desmesurado, que son otros nom-
bres de la violencia.
De ustedes, criminales, estamos has-
ta la madre, de su violencia, de su pérdi-
da de honorabilidad, de su crueldad, de
su sinsentido.
Antiguamente ustedes tenían códi-
gos de honor. No eran tan crueles en sus
ajustes de cuentas y no tocaban ni a los
ciudadanos ni a sus familias. Ahora ya
no distinguen. Su violencia ya no pue-
de ser nombrada porque ni siquiera, co-
mo el dolor y el sufrimiento que provo-
can, tiene un nombre y un sentido. Han
perdido incluso la dignidad para matar.
Se han vuelto cobardes como los misera-
bles Sonderkommandos nazis que asesi-
naban sin ningún sentido de lo humano a
niños, muchachos, muchachas, mujeres,
hombres y ancianos, es decir, inocentes.
Estamos hasta la madre porque su vio-
lencia se ha vuelto infrahumana, no ani-
mal –los animales no hacen lo que uste-
des hacen–, sino subhumana, demoniaca,
imbécil. Estamos hasta la madre porque
en su afán de poder y de enriquecimiento
humillan a nuestros hijos y los destrozan
y producen miedo y espanto.
Ustedes, “señores” políticos, y uste-
des, “señores” criminales –lo entreco-
millo porque ese epíteto se otorga só-
lo a la gente honorable–, están con sus
omisiones, sus pleitos y sus actos envile-
ciendo a la nación. La muerte de mi hijo
Juan Francisco ha levantado la solidari-
dad y el grito de indignación –que mi fa-
milia y yo agradecemos desde el fondo
de nuestros corazones– de la ciudadanía
y de los medios. Esa indignación vuel-
ve de nuevo a poner ante nuestros oídos
esa acertadísima frase que Martí dirigió
a los gobernantes: “Si no pueden, renun-
cien”. Al volverla a poner ante nuestros
oídos –después de los miles de cadáveres
anónimos y no anónimos que llevamos a
nuestras espaldas, es decir, de tantos ino-
centes asesinados y envilecidos–, esa fra-
se debe ir acompañada de grandes movi-
lizaciones ciudadanas que los obliguen,
en estos momentos de emergencia nacio-
nal, a unirse para crear una agenda que
unifique a la nación y cree un estado de
gobernabilidad real. Las redes ciudada-
nas de Morelos están convocando a una
marcha nacional el miércoles 6 de abril
que saldrá a las 5:00 PM del monumento
de la Paloma de la Paz para llegar hasta el
Palacio de Gobierno, exigiendo justicia
y paz. Si los ciudadanos no nos unimos a
ella y la reproducimos constantemente en
todas las ciudades, en todos los munici-
pios o delegaciones del país, si no somos
capaces de eso para obligarlos a ustedes,
“señores” políticos, a gobernar con justi-
cia y dignidad, y a ustedes, “señores” cri-
minales, a retornar a sus códigos de ho-
nor y a limitar su salvajismo, la espiral de
violencia que han generando nos lleva-
rá a un camino de horror sin retorno. Si
ustedes, “señores” políticos, no gobier-
nan bien y no toman en serio que vivimos
un estado de emergencia nacional que re-
quiere su unidad, y ustedes, “señores”
criminales, no limitan sus acciones, ter-
minarán por triunfar y tener el poder, pe-
ro gobernarán o reinarán sobre un mon-
tón de osarios y de seres amedrentados y
destruidos en su alma. Un sueño que nin-
guno de nosotros les envidia.
No hay vida, escribía Albert Camus,
sin persuasión y sin paz, y la historia del
México de hoy sólo conoce la intimida-
ción, el sufrimiento, la desconfianza y el
temor de que un día otro hijo o hija de al-
guna otra familia sea envilecido y masa-
crado, sólo conoce que lo que ustedes nos
piden es que la muerte, como ya está su-
cediendo hoy, se convierta en un asunto
de estadística y de administración al que
todos debemos acostumbrarnos.
Porque no queremos eso, el próximo
miércoles saldremos a la calle; porque
no queremos un muchacho más, un hijo
nuestro, asesinado, las redes ciudadanas
de Morelos están convocando a una uni-
dad nacional ciudadana que debemos
mantener viva para romper el miedo y
el aislamiento que la incapacidad de us-
tedes, “señores” políticos, y la crueldad
de ustedes, “señores” criminales, nos
quieren meter en el cuerpo y en el alma.
Recuerdo, en este sentido, unos ver-
sos de Bertolt Brecht cuando el horror
del nazismo, es decir, el horror de la ins-
talación del crimen en la vida cotidia-
na de una nación, se anunciaba: “Un día
vinieron por los negros y no dije nada;
otro día vinieron por los judíos y no di-
je nada; un día llegaron por mí (o por
un hijo mío) y no tuve nada que decir”.
Hoy, después de tantos crímenes sopor-
tados, cuando el cuerpo destrozado de
mi hijo y de sus amigos ha hecho mo-
vilizarse de nuevo a la ciudadanía y a
los medios, debemos hablar con nues-
tros cuerpos, con nuestro caminar, con
nuestro grito de indignación para que
los versos de Brecht no se hagan una
realidad en nuestro país.
Además opino que hay que devolver-
le la dignidad a esta nación. O
de manera impresionante. Los ciudadanos
vivimos atemorizados por la falta de segu-
ridad y de las garantías indispensables para
poder vivir en paz”. Agrega un dato preocu-
pante: no se ha detenido a nadie por los ase-
sinatos ligados al crimen organizado que
han ocurrido en Morelos.
“Lo grave (...) es que de
todas las ejecuciones que
llevan en los últimos dos
años (...) no ha habido nin-
gún detenido, ningún res-
ponsable. El procurador del
estado siempre menciona
que es competencia de la fe-
deración y ésta, que es com-
petencia del estado y los
ciudadanos quedamos inde-
fensos en medio de todo es-
to”, asegura Salgado.
–¿El gobernador se ha visto incapaz de
manejar esta situación? –se le pregunta.
–Lo que siempre he expresado, y se lo
dije a él, es que a fin de cuentas la seguridad
depende del gobernador del estado y de él
dependerá que los presidentes municipales
hagan bien sus funciones.
Sobre todo, que el secre-
tario de Seguridad Pública
dé resultados y el procura-
dor también. Su jefe inme-
diato es el gobernador y de-
be encargarse y supervisar
las actividades que estén
haciendo o también las que
no se estén haciendo.
Los dirigentes de la
CTM en Morelos opinan
lo mismo luego de que uno
de sus líderes históricos,
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Adame. Incapacidad
NARCOTRÁFI CO

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 9
De Fernando Quiñones
Señor director:
A
nte el crimen atroz del hijo de un gran
escritor y periodista de Proceso, Javier
Sicilia, permítame señalar que pareciera otro
ataque contra los periodistas que resultan incó-
modos para el régimen militar encabezado por
Felipe Calderón.
Este tipo de asesinatos se proponen ir
doblegando poco a poco a los periodistas incó-
modos para que abandonen sus críticas al mal
gobierno, sobre todo si se toma en cuenta que
Javier Sicilia no firmó el acuerdo cobarde y su-
miso que establecieron Calderón y Televisa.
Los lectores semanales de Proceso esta-
mos de luto. Reclamamos el esclarecimiento de
este crimen y advertimos que no nos dejaremos
engañar con el montaje de que sus autores
provienen del CDG.
El hijo de Sicilia y sus acompañantes fue-
ron torturados y murieron por asfixia. Ahora nos
preguntamos quién seguirá.
Además opinamos que hay que respetar
los acuerdos de San Andrés, liberar a todos
los zapatistas presos, derruir el Costco-CM del
Casino de la Selva, esclarecer los crímenes de
las asesinadas de Juárez, sacar a la Minera San
Xavier del Cerro de San Pedro, liberar a todos
los presos de la APPO y hacerle juicio político a
Ulises Ruíz, que salga de Oaxaca, y ahora hay
que agregar el esclarecimiento del crimen atroz
del joven Juan Francisco Sicilia Ortega (de sólo
de 24 años de edad).
Atentamente
Actuario Fernando Quiñones
De escritores, artistas y
académicos de Baja California

Señor director:
P
ermítanos publicar la siguiente carta.
Querida familia Sicilia Ortega: La comuni-
dad de escritores de Baja California se adhiere
a ustedes en esta hora de luto y dolor que nos
deja perplejos. Les expresamos nuestra con-
moción y pesar ante esta incalificable tragedia
que cubre una vez más de sangre inocente
nuestro país.
Es imposible mantenerse al margen cuando
nuestros jóvenes, como Juan Francisco, son
víctimas de una realidad social deteriorada, y
aunque la indiferencia de las autoridades pre-
tenda dar respuestas pueriles y amordazarnos,
queremos decirles: ¡No están solos! Su dolor es
nuestro también, no sólo como seres humanos,
sino como ciudadanos que exigimos habitar en
un país en el que se pueda vivir y convivir sin
miedo.
Elevamos nuestra enérgica protesta ante
este suceso y todos aquellos generados por
este estado de descomposición social y falta
de respuestas concretas.
¡Basta de discursos vacíos y de simulaciones!
Atentamente
David Bautista Toledo (filósofo), Raúl
Fernando Linares (poeta), Aglae Margalli
(poeta), Jorge Ortega Acevedo (poeta), Jorge
Martínez (videoasta), Mario Bogarín (acadé-
mico), Angélica Flores González (académica),
Bernardo Salcedo Leos (arquitecto), Arturo
Dávila (poeta y representante de la comuni-
dad de escritores mexicanos en San Francisco,
California), Benjamín Anaya (músico y repre-
sentante de la comunidad cultural mexicana
en Chicago), Rosa María Espinoza (poeta) y
Elizabeth Cazessus (poeta).
De Rosa María González Victoria
Señor director:
L
e agradeceré publicar este mensaje, dirigi-
do a Javier Sicilia.
Estimado Javier: Mi corazón se suma al
tuyo ante esta criminal herida que has recibi-
do. Yo también me siento afectada e impotente
ante tantos asesinatos de personas inocen-
tes (niños, niñas, jóvenes, mujeres, ancianos
y ancianas y hombres) a causa de la política
gubernamental de odio y criminalización. 
¡Ya basta!
¿Qué podemos hacer para detener tantos
asesinatos y odio? Te envío un abrazo amoro-
so. Soy una lectora asidua tuya de los artículos
que publicas en esta prestigiada y respetable
revista. Es a través de tus escritos que he per-
cibido una humanidad amorosa muy peculiar
y que estoy segura va seguir creciendo en
ti, pese… o, mejor dicho, con tu enorme do-
lor. Ojalá esa humanidad pudiera extenderse a
más personas.
Atentamente
Rosa María González Victoria
De Abel Guadarrama Juárez
Señor director:
L
e agradeceré publicar estas palabras para
Javier Sicilia.
Estimado Javier: No existen palabras que
consuelen cuando se pierde a un ser querido
tan cercano en estas circunstancias. Espero
que tanto usted como María puedan tener el
entendimiento para sobreponerse a esta pérdi-
da física de su hijo Juan Francisco. Un abrazo
solidario.
Atentamente
Abel Guadarrama Juárez
Cuernavaca, Morelos
Sobre el asesinato
de Juan Francisco Sicilia Ortega
Tito Barrera, fuera asesinado el 21 de mar-
zo en Cuernavaca por un pistolero que cir-
culaba en motocicleta.
Los cetemistas marcharon el 27 de mar-
zo por el centro de la capital morelense.
Acompañado por unas 3 mil personas, el
dirigente local de la CTM, Vinicio Limón,
gritó en la Plaza de Armas. “¡Ya déjense de
pendejadas! Los tres niveles de gobierno son
responsables de la inseguridad que priva en
la entidad. Pónganse a trabajar de inmedia-
to y restablezcan la seguridad a las familias
morelenses porque de no hacerlo, nadie va a
querer salir a votar el próximo año”.
Ese mismo día, a las seis de la mañana
en la entrada del fraccionamiento Las Bri-
sas, la policía localizó un automóvil con
siete personas ejecutadas. Seis hombres
y una mujer amarrados de pies y manos
y asfixiados con cinta canela. Entre ellos,
Juan Francisco Sicilia, de 24 años.
Los iban siguiendo
Quienes conocieron a Juan Francisco Sici-
lia Ortega dicen que era un buen deportista
y estudiante, de carácter fuerte pero ama-
ble. Sin vicios.
“Era un joven talentoso, deportista,
aplicado e inteligente”, lo describe el em-
presario Juan Carlos Salgado Ponce, due-
ño de la Universidad Americana, donde
estudió Juan Francisco. Sus amigos aña-
den que se comprometía con causas socia-
les –viajó a Chiapas para conocer el con-
flicto indígena–, ambientales y de defensa
de los animales.
Su padre, el escritor Javier Sicilia, afir-
ma que era buen muchacho, sin vicios, y que
junto con sus amigos se dedicaba a trabajar,
estudiar, divertirse como todos los jóvenes y,
sobre todo, aclara que no eran informantes.
La noche del 26 de marzo a Juan Fran-
cisco se le ocurrió ir junto con sus amigos
al bar La Rana Cruda de la colonia Canta-
rranas, en Cuernavaca, que se anuncia co-
mo “bar familiar” pero al que muchos ca-
lifican de antro “de mala muerte”.
Según la versión publicada el 30 de mar-
zo por el Diario de Morelos –basada en de-
claraciones de familiares–, ese sábado Juan
Francisco, Jesús Chávez Vázquez, arquitec-
to guerrerense de su misma edad; Juan Ga-
briel Alejo Cadena, su vecino en el fraccio-
namiento Las Delicias; y los hermanos Julio
César y Luis Antonio Romero Jaimes, veci-
nos del fraccionamiento Primavera, comie-
ron en una marisquería con Socorro Ortega,
la madre de Juan Francisco.
Después de la comida, según la misma
versión, los jóvenes se pusieron de acuer-
do para reunirse en la noche en La Rana
Cruda, lugar que ya conocían y donde so-
lían ir a beber cerveza.
Según una fuente oficial consultada por
Proceso, los hermanos Romero Jaimes in-
vitaron a su tío Álvaro Jaimes Avelar –exmi-
10

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

litar de 44 años que trabajaba como guarda-
espaldas de un empresario–, quien llegó con
su pareja, María del Socorro Estrada Her-
nández, empleada de un hotel.
Las autoridades señalan que esas sie-
te personas se vieron en La Rana Cruda.
“Ahí empezaron a hablar del narcotráfico
y de la violencia y, al parecer, a un grupo
de personas que ahí estaban no les gustó lo
que decían y empezaron a discutir. Para no
tener más problemas decidieron irse, pero
los fueron siguiendo”.
La versión de las autoridades y las que
recogió el Diario de Morelos coinciden en
que Juan Francisco llamó a sus familiares
y a su novia avisándoles que ya iba para
su casa, pero en la última llamada decía
que tenían problemas con un auto que los
venía siguiendo. Esa fue la última noticia
que tuvieron de él. Era la madrugada del
domingo 27 de marzo.
Los primeros informes de la procura-
duría estatal decían que en el vehículo en
el que encontraron los siete cadáveres ha-
bía un mensaje firmando por el cártel del
Golfo. El mensaje, del que este semana-
rio tiene copia, decía: “Esto les paso por
hacer llamadas anónimas a los militares y
eso les va a pasar al capitan Barrales y ca-
pitan Castillo de la federal. Att. CDG”.
“No eran delatores, no eran imbéciles,
sabían que no hay ninguna protección pa-
ra quienes denuncian, por eso no pueden
ser acusados de pasar información”, acla-
ró Javier Sicilia en entrevista con Carmen
Aristegui el viernes 1.
Según las indagatorias –cuyos resulta-
dos se integran a la carpeta de investigación
SC01/2689/2011– hubo comunicados pos-
teriores. La noche del 28 de marzo, el cártel
del Golfo presuntamente colgó dos mantas
en las que se deslindaba de esa ejecución
y responsabilizaba de ella al cártel del Pa-
cifico Sur, advirtiéndoles que “toda acción
tiene una reacción”. Un día después este
grupo respondió con un reto al cártel del
Golfo: “Si quieren pelear aquí estamos”.
El procurador Benítez niega que haya
una guerra de cárteles en Morelos y que en
todo caso el problema lo tiene que resol-
ver la federación.
En entrevista con Proceso, el funciona-
rio asegura que el gobierno de Morelos lle-
va las investigaciones del asesinato múltiple
con la coadyuvancia del Ejército y del go-
bierno federal. Adelantó que en el auto se
encontraron algunas huellas que no perte-
necían a las víctimas, que fueron enviadas
a la Secretaría de Seguridad Pública fede-
ral y que ya se identificó a los responsables.
El 31 de marzo, Benítez anunció que
fueron giradas algunas órdenes de apre-
hensión y dijo que se logró perfilar la iden-
tidad y el número de responsables de los
siete homicidios. Afirmó que entre los po-
sibles implicados habría policías estatales.
“Puede haber (...) personal que estuvo
involucrado en instituciones públicas, no
las puedo precisar porque ustedes deben
comprenderme: afectaría el trabajo de la
policía y pondría en riesgo también a ele-
mentos del Ejército que está también tra-
bajando en el tema”, dijo.
El pasado de Adame
El 15 de mayo de 2009 estalló un escánda-
lo que implicaba a Marco Antonio Adame
con el crimen organizado.
El reportero Daniel Lizárraga (Proce-
so 1732) reveló que tras la detención de su
secretario de Seguridad Pública, Luis Án-
gel Cabeza de Vaca –quien (como cons-
ta en la averiguación PGR/SIEDO7UEI-
DCS/166/2009) habría recibido 20 mil
dólares para proteger a Arturo Beltrán
Ley va–, existía la sospecha de que el man-
datario estatal podría haber recibido una
parte de ese dinero, pues en el teléfono del
detenido estaba anotado el número de una
cuenta bancaria suya.
Adame nunca aclaró este hecho ni de-
claró ante la Procuraduría General de la
República. Fue cobijado por Felipe Cal-
derón, por la dirigencia nacional del PAN
a cargo entonces de César Nava y por el
Consejo Ciudadano de Seguridad Pública,
que dirige José Antonio Ortega Sánchez;
todos ellos adujeron que se estaba mani-
pulando la información contra un gober-
nador que cooperaba en la lucha contra el
narcotráfico (Proceso 1735).
Ante la nueva crisis, Calderón salió al
rescate de Adame. En una llamada telefó-
nica a Javier Sicilia, se comprometió a que
se resolvería el caso y se castigaría a los
culpables.
En entrevista radiofónica el pasado vier-
nes 1, Javier Sicilia dijo que mientras Calde-
rón y su esposa le habían dado el pésame, del
gobernador Adame no recibió ninguna aten-
ción. “Hay una ausencia de autoridad”, ase-
guró al señalar que lo que pasa en Morelos
es lo mismo que ocurre en todo el país.
“Estamos frente a una emergencia na-
cional. Si la clase política no hace un pac-
to nacional y una depuración, sin intereses
de por medio, el país se nos va a ir de las
manos, si no es que ya se nos fue, porque
el corazón del país ya está podrido. Esta-
mos ante una descomposición demencial
y demoniaca.
“Están matando a nuestros jóvenes. Hay
que decirle al narcotráfico que reconsidere
sus códigos, que no pueden estar matando
indiscriminadamente inocentes; esto ya re-
basó todo, ni las mafias antiguas hacían es-
to”, dijo al hacer un llamado a no callarse
frente a esta crisis nacional.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Ofrenda frente al Palacio de Gobierno
NARCOTRÁFI CO

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 11
12

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

A
RANDAS, JAL.- Murió el 29 de
julio de 2010 a manos de ele-
mentos de la Marina. Hoy,
ocho meses después, habitan-
tes de éste y otros municipios
de Los Altos de Jalisco pade-
cen por la ausencia de Ignacio
Coronel, tercero en el mando del cártel de
Sinaloa, cuya muerte detonó la inestabi-
lidad y violencia en territorio jalisciense.
El 22 de marzo, por ejemplo, al filo
de las 11 de la noche, cuando la actividad
económica estaba en su apogeo lo mismo
en bares que en puestos de tacos y entre
los vendedores ambulantes, quienes aten-
dían a los clientes, se escucharon ráfagas
de metralletas en varias partes de este pue-
blo de unos 70 mil habitantes.
Varios hombres, a bordo de camione-
tas, cruzaron el centro de la localidad dis-
parando sus armas. Iban tras un vehículo
cuyo conductor intentaba escapar. Logra-
ron cazarlo. Su camioneta quedó atravesa-
da sobre la plaza. Calles adelante el grupo
levantó a un lugareño… Su esposa reza
porque aparezca.
Dos días después, a la una de la tar-
de, hubo otra reyerta. De nuevo, un grupo
PATRICIA DÁVILA
Violenta
disputa por Los Altos de Jalisco
En sólo ocho meses, a raíz de la muerte de Ignacio Coronel
a manos de un grupo de marinos, el territorio jalisciense, en
especial los municipios alteños, muchos de ellos dedicados
a la industria del tequila, se encuentran inmersos en la vio-
lencia desatada por el cártel de Sinaloa, al que pertenecía el
capo, y por el de La Resistencia, que hoy domina la plaza. En
ese lapso, el grupo doblegó a empresarios y restauranteros, a
quienes cobra cuotas periódicas a cambio de “seguridad”, y
detonó secuestros que hoy tienen a la población al borde de la
sicosis. Pero todo empeoró a partir del 22 de marzo, cuando los
sicarios de Sinaloa regresaron a reclamar la plaza que durante
años tuvieron en su poder.
de sicarios cruzó el pueblo. A la altura del
fraccionamiento Los Robles, en el libra-
miento a Betania, al sur del municipio, se
escenificó la balacera, protagonizada por
pistoleros de La Resistencia y del cártel de
Sinaloa, quienes, dicen los vecinos, llega-
ron a la entidad a recuperar la plaza perdi-
da tras la muerte de Coronel.
Dicen los testigos que la refriega fue
a 100 metros de la empresa Bacardí y de
una primaria; el terror se apoderó de los
alumnos. Duró entre 20 y 40 minutos y,
según ellos, los sicarios utilizaron por lo
menos 40 camionetas de lujo. En el lugar
quedaron 11 vehículos, entre Lincoln, Na-
vigator, Tacoma, Suburban, Ford Excur-
sion, Bora y Stratus. Los reportes oficiales
mencionaron sólo dos muertos, aunque
algunos residentes acotan que ambos gru-
pos levantaron a sus muertos y heridos.
En el interior de una Cherokee estaba el
cadáver de Francisco Martín Quiñónez Ce-
breros, de 29 años y originario de Sinaloa.
Vestía chaleco antibalas; a su lado había dos
granadas de fragmentación. Cinco días des-
pués su madre acudió por su cuerpo. Declaró
que su hijo vivía en Tijuana. El otro muerto
fue Ramón Aviña López, de 21 años, origi-
nario del municipio de Jamay, Jalisco. Quedó
sobre el piso, a un lado de una pick up.
Elementos de la policía estatal y del
Ejército llegaron dos horas después de la
balacera. Comenzaron a peinar la zona.
En el pueblo, pidieron a los comerciantes
que cerraran sus negocios y a los vecinos
les recomendaron quedarse en sus casas;
las escuelas suspendieron clases. Hoy, la
mayoría de los escolares, sobre todo los de
primaria, temen salir a la calle.
Al día siguiente, el 25 de marzo, en una
brecha conocida como Sacamecate, en el
municipio de San Ignacio Cerro Gordo, a
10 minutos de este municipio, fue localiza-
do el cadáver de Jonathan Ramiro Íñiguez
Rodríguez, de 24 años. Tenía varios im-
pactos de bala. Las autoridades ligaron su
muerte con el enfrentamiento de Arandas.
La Resistencia se formó a raíz del arres-
to, el 28 de octubre de 2009 en el municipio
de Tlajomulco, de Orlando Nava Valencia,
El Lobo, líder del cártel del Milenio. Tras
la captura de su líder, la organización se
escindió y surgieron Los Torcidos y el Cár-
tel Jalisco Nueva Generación (CJNG), este
último comandado por Nemesio Oceguera
Cervantes, El Mencho, quien se alió con el
cártel de Sinaloa. Los Torcidos, a su vez, se
acercaron a La Familia Michoacana y a un
grupo que se separó del cártel de Sinaloa
(Proceso Jalisco No. 324).

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 13
En Arandas, famoso por su tequila, es-
tán asentadas 20 de las firmas productoras
más importantes de este licor. Entre otras,
Bacardí, que elabora la marca Cazadores;
la francesa Pernod Ricard, que manufactu-
ra los diferentes tipos de tequila Olmeca;
la Centinela, fabricante de tequila Cabrito;
La Alteña, que produce Tapatío y El Tesoro
Don Felipe, El Patrón, marca número uno
en Estados Unidos, y la empresa italiana
Espolón, productora de Campari.
Vivir sin Coronel
Durante el primer trimestre de 2011, los
tequileros dejaron de invertir más de 200
millones de pesos debido a la inseguridad
y adelantan que es probable que prescin-
dan de 30% de sus 15 mil empleados.
Actualmente, 50% de los 30 mil empleos
en Arandas los proporcionan las firmas te-
quileras, aseguran a la reportera varios de
los productores.
Los restauranteros, por su parte, ase-
guran que sus ventas han bajado 50% en
los tres primeros meses de este año en
relación con el periodo correspondiente
a 2010. En este municipio hay 10 fábri-
cas de plásticos, lo que lo ubica como el
mayor productor del país en este rubro;
además, produce 5 mil toneladas de adi-
tivos al mes, así como películas, botellas
y empaques.
Esta rama industrial, que genera mil
500 empleos directos y 6 mil indirectos,
también optó por reducir su inversión en
120 millones de pesos entre enero y marzo.
Aquí también están asentadas cinco fábri-
cas de ropa, otras tantas de calzado y plan-
tas forrajeras, así como tres de muebles.
Ubicada a 100 kilómetros al este de
Guadalajara, Arandas es considerada la
zona industrial más importante de Los
Altos. Incluso, su Producto Interno Bruto
(PIB) ocupa en quinto lugar en el estado.
Es notoria la proliferación de negocios en
las esquinas o cocheras, pues la mayor
parte de las familias se dedican al comer-
cio. En esta localidad los salarios van de
los 800 a los 2 mil 500 pesos por semana;
en contraste, en la capital tapatía los emo-
lumentos apenas alcanzan los 400 pesos.
Ante el temor generado por la violen-
cia, algunas familias optaron por trasladar-
se a Guadalajara y a Estados Unidos. Así lo
hicieron los Bañuelos, dueños de la marca
Cazadores; los López, proveedores de El
Charro; Javier López, propietario del ca-
sino San Javier; los Camarena, de Tequila
Tapatío, y los Hernández, de Centinela.
Entre los arandenses es común oír que
la zona era controlada por Ignacio Coronel,
quien, dicen, “no se metía con la gente”.
Uno de ellos comenta: “Vivíamos
tranquilos. Todos sabíamos que conseguir
droga era más fácil que tener una Coca-
Cola. Llegaba a cualquier bar y le ofrecían
droga. Eran vendedores. El encargado de
la plaza era más conocido en el pueblo por
su apodo El Marro, que en realidad se lla-
maba Héctor Hernández Rodríguez. No se
metía con nadie. Estuvo entre siete y 10
años en la plaza”.
El Marro vivía en el centro de Arandas.
Su casa es muy conocida, igual que las 300
tienditas en las que se vende cocaína y que
incluso hacen surtidos a domicilio. Aquí
existen 4 mil adictos y las ganancias dia-
rias por la venta de droga rondan el millón
de pesos. Cuando Nacho murió, dicen, El
Marro todavía estaba a cargo. Pero llegó La
Resistencia y le quitó el poder.
Apenas ultimado Coronel, Arandas
perdió la tranquilidad.
Las colonias conflictivas son Infona-
vit, El Centro, San Pedro, Los Ahogados
y La Rinconada, donde son frecuentes los
levantones. El 5 de marzo último, la pren-
sa local informó que El Marro fue apre-
hendido en Arandas. Una de las versiones
NARCOTRÁFI CO
Sicosis, inseguridad, secuestros, balaceras...
14

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

aseguraba que policías estatales lo golpea-
ron delante de sus hijos y de su esposa.
En agosto, un empresario dedicado a la
venta de vehículos fue secuestrado por un
grupo que se identificó como La Resisten-
cia. Lo llevaron a La Piedad, Michoacán,
donde había otros plagiados. Para recupe-
rar su libertad tuvo que entregar los últi-
mos 10 vehículos que tenía en su negocio.
Durante su cautiverio, dice, sus captores le
proporcionaron un medicamento que debe
tomar para controlar su diabetes; además,
observó que al lugar donde se encontraban
los plagiados solían llegar comandos de
120 gentes para abastecerse de armas.
En octubre último, integrantes de La Re-
sistencia secuestraron a un pequeño de 10
años, hijo de un comerciante dedicado a la
venta de pinturas y artículos de tlapalería.
Los vecinos se alarmaron al enterarse de que
los delincuentes pretendían agenciarse altas
cantidades de solventes para fabricar droga,
a lo que el papá del menor se negó.
Al final tuvo que pagar 3 millones de
pesos a los plagiarios. El niño permaneció
cinco días en cautiverio, durante los cua-
les, dijo, fue bien tratado; relató que siem-
pre le dieron la comida que pedía y que lo
llevaron a La Piedad, Michoacán.
Dos semanas después de la liberación
del menor, en el vecino municipio de Ato-
tonilco, un grupo armado levantó a un jo-
ven de apellido Alva cuando se disponía
a abrir su tlapalería. Eran las ocho de la
mañana. Uno de sus hermanos se percató
de la situación y persiguió a los plagiarios,
incluso pidió ayuda a la policía local. Ape-
nas salió del pueblo, los delincuentes lo in-
terceptaron y se lo llevaron también. Al día
siguiente ambos aparecieron muertos. La
razón: se negaron a vender solventes.
“La Resistencia” vende seguridad
Proceso realizó un recorrido por la re-
gión de Los Altos, los habitantes conocen
bien los laboratorios en los municipios de
Arandas, San Miguel, San Julián y San
Diego de Alejandría.
En enero se confirmó el rumor que du-
rante meses preocupaba a los lugareños:
en Arandas, La Resistencia instauró el
cobro de piso. El primer contacto, dicen,
fue por teléfono. Los sicarios informaron
a empresarios, restauranteros y comer-
ciantes que cada mes tenían que pagar una
cuota para “comprar” protección. Días
después, de la manera más normal, un
enviado de la organización se presentó a
reclamar el pago.
El primero en entregar dinero a cambio
de “seguridad” fue el propietario del res-
taurante de carnitas Javier, el más concurri-
do del pueblo; le siguieron las tequileras y
los propietarios de la industria del plástico.
Hoy, en Arandas, todos “cooperan”. Las
cuotas van de 20 mil a 1 millón de pesos.
La tarifa se fija según el nivel de la em-
presa: Tequila Cazadores, Olmeca, Cen-
tinela, Tapatío y El Patrón, por ejemplo,
pagan de 500 mil a un millón de pesos al
mes. Las dos primeras, incluso, dan aviso
a las plantas que tienen en Estados Unidos.
De manera simultánea, integrantes
de La Resistencia comenzaron a realizar
patrullajes a toda hora en puntos como
los Super Oxxo. Es común, dicen los en-
trevistados, que los vigilantes informen
a través de sus radios y celulares de todo
el que sale o entra al pueblo. Si hay una
emergencia a las dos de la madrugada,
ellos interceptan el vehículo, lo checan y
piden identificación a los ocupantes, les
preguntan a dónde se dirigen y cuál es el
motivo de su viaje. En Arandas, la policía
municipal circula de día. A partir de las 11
de la noche, los únicos que hacen rondines
son los sicarios.
Sin embargo, para los habitantes de es-
te municipio, a partir del enfrentamiento
del pasado 22 de marzo se acabó la “segu-
ridad” que proporcionaba La Resistencia.
Desde esa fecha, el grupo Sinaloa está en
la localidad y disputa la hegemonía de la
plaza que antaño tuvo ese cártel con Na-
cho Coronel.
La mayoría de las empresas locales
funcionan en tres turnos: el primero, de
las seis a las 14 horas; el segundo, de las
14 a las 21 horas, y el tercero, de las 22
a las seis de la mañana del día siguiente.
Cuando termina el segundo turno, los em-
pleados abordan los vehículos de las com-
pañías para trasladarse a sus casas. Los
del tercer turno cuentan con un servicio
de transporte de su empresa para asegurar
que llegan a su trabajo en buenas condi-
ciones y a tiempo.
Recientemente, elementos de La Re-
sistencia enviaron mensajes a los patrones
con algunos empleados de este último tur-
no: “Sabes qué –les expusieron–, dile a tu
patrón que ya no te queremos ver en la ca-
lle esperando el transporte…”. Ello moti-
vó a los empresarios a reducir los horarios
de salida del segundo turno y se proponen
desaparecer el tercero.
Entrevistados por Proceso, los traba-
jadores admiten que es difícil cumplir con
el horario nocturno. Incluso el hotel Jagua,
propiedad de Jesús Valle Magaña, hermano
del alcalde, redujo el horario de sus em-
pleados media hora, de las 23 a las 22:30
horas. Los restaurantes, a su vez, cierran a
más tardar a las 21 horas.
Los testimonios abundan: por cada ve-
hículo que transporte carga, cada empre-
sa debe pagar a La resistencia una cuota
obligada. Además, los choferes dicen que
los sicarios les advirtieron que no deben
circular entre las 11: 00 de la noche y las
cinco de la mañana.
Antes, comentan, al llegar a la fronte-
ra de Ciudad Juárez, de Tamaulipas o de
Coahuila, pagaban 500 pesos al cártel que
controlaba la zona; ahora también deben
hacer su pago al salir. Además, los sicarios
aprovechan los camiones de carga de las
empresas para moverse.
Un chofer recuerda que hace siete
meses, en el camino de Matamoros a San
Fernando, en Tamaulipas, fue detenido
por seis sicarios, quienes lo obligaron a
llevarlos kilómetros adelante. Durante
el trayecto se toparon con un convoy del
Ejército, pero los delincuentes no se arre-
draron. “No pasa nada –le dijeron–. No te
asustes”. Al llegar a un cerro, le pidieron
que se bajara y lo dejaron ahí.
En Zacatecas, hace cuatro meses, los
sicarios se robaron dos “madrinas” carga-
das con camionetas Honda CV-R. En esta
misma entidad, sólo que en Sombrerete, la
Nissan optó por sacar sus fletes escoltados
por policías federales.
Otra novedad: los delincuentes de los
cárteles evitan robar la carga. Les interesa
más checar la factura de la carga: a nom-
bre de quien está, cuánto se pagó por la
mercancía, el domicilio a la que va diri-
gida o quién vende la mercancía. Su pro-
Secuelas de la balacera del 24 de marzo

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 15
pósito es saber el poder económico de los
propietarios de la compañía; luego meten
la información a su base de datos. Ahora,
desde que salen de Arandas, los choferes
llevan los datos mínimos del comprador.
La fe, vulnerada
Pero en Arandas no todo es comercio.
También hay lugar para las actividades
espirituales. En el atrio del templo prin-
cipal luce un gran arco del que cuelga la
campana más grande de América Latina
y la séptima más grande del mundo. Pesa
casi los 15 mil kilos. Este pueblo es 100%
católico.
Pese a su fe inquebrantable, nadie
acude a los oficios religiosos luego de la
balacera del 24 de marzo. El día 30, el
panorama era distinto. Hubo rosario a las
6:00 de la tarde. Después se celebró misa
y al terminar cerca de 250 jóvenes abarro-
taron el templo en ejercicios cuaresmales.
De entrada, rezaron por la paz de Aran-
das. Periódicos locales como El Aranden-
se incluyeron una plegaria a Cristo Rey en
su edición del 30 de marzo, titulada “Ora-
ción contra la violencia”:
Cristo rey, tú eres nuestra paz. Mira
nuestra Patria dañada por la violencia y
dispersa por el miedo y la inseguridad…
Toca el corazón de quienes olvidan
que somos hermanos y provocan sufri-
miento, extorsión, secuestro y muerte…
…Protege a nuestros pueblos y comu-
nidades…
Al día siguiente, un comando levantó a
dos personas frente a la empresa polietile-
nos Arandas. Hasta el cierre de la edición
no se sabía de ellos.
Este municipio está ubicado estraté-
gicamente, pues conecta comercialmente
al centro con el norte del país. Sus ca-
rreteras lo enlazan con otras localidades
jaliscienses, así como con las de las enti-
dades vecinas de Michoacán, Guanajuato
y Aguascalientes y Jalisco. De ahí que les
resulte atractivo a los cárteles.
La disputa entre los cárteles que ope-
ran en territorio jalisciense está enmar-
cada en acciones violentan que incluyen
granadazos en ciudades como Guadalaja-
ra, así como balaceras, ejecuciones y le-
vantamientos en pueblos aledaños como
Lagos de Moreno, San Miguel, San Juan
de los Lagos, Tepatitlán, Degollado o San
Ignacio Cerro Gordo.
En este último, ubicado a 10 minutos
de Arandas, el pasado 20 de marzo, un
grupo de sicarios se posesionó del lugar.
Con cadenas, acordonaron las cinco calles
que llevan a la plaza principal, el templo
y las oficinas de la comandancia de poli-
cía. Y cuando el director solicitó auxilio a
otras corporaciones, los sicarios levanta-
ron al jefe de seguridad. Aún no aparece.
El día 31, los clientes del Café de la Viuda,
el de mayor tradición, aún comentaban el
tema.
La disputa de la plaza entre La Resis-
tencia y el cártel de Sinaloa fue gradual:
El primer reporte data de hace tres sema-
nas, cuando se registró un enfrentamiento
en un camino a la delegación Santiaguito
de Velázquez. Al día siguiente apareció
una persona herida por una bala perdida,
así como varios hombres muertos; otros
dos fueron localizados el día 21, sobre la
carretera del amor, entre San Ignacio Ce-
rro Gordo y Tepatitlán.
“Hay sicosis, incertidumbre, zozobra
y alarma entre la ciudadanía”, dice a Pro-
ceso el director de Seguridad Ciudadana,
Uriel Hernández Guerrero. Señala que
aun cuando los ciudadanos se reservan
mucha información y exacerban otra, él se
enteró que todo empezó en octubre, des-
pués de una marcha por la paz que abarcó
varios municipios.
Ajeno a esa situación, el gobierno de
Jalisco se ocupa en preparar los Juegos
Panamericanos que se iniciarán en octubre
próximo.
NARCOTRÁFI CO
16

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

México: “Patrón crónico de
Pese a que un sobreviviente ha dado toda la infor-
mación para investigar el caso de los cazadores
leoneses levantados en Zacatecas, las autoridades
de ese estado han hecho poco, además de hostigar
al testigo y amedrentar a los familiares. Éstos aca-
ban de dar un paso importante: su caso ya es del
conocimiento del Grupo de Trabajo sobre Desapari-
ciones Forzadas o Involuntarias de la ONU.
impunidad”
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 17
L
EÓN, GTO.- El 21 de marzo los
familiares de los cazadores ori-
ginarios de esta ciudad, deteni-
dos por policías municipales de
Zacatecas y entregados a Los
Zetas, lograron la intervención
del Grupo de Trabajo sobre
Desapariciones Forzadas o Involuntarias
(GTDFI) de la ONU.
Su caso –como otros presentados du-
rante la visita del GTDFI a México, del 18
al 31 de marzo– se apega a la definición
internacional sobre desaparición forzada
de personas en la que participan agentes
del Estado y refleja los obstáculos que de-
ben sortear los familiares de las víctimas
para lograr que los órganos de procura-
ción de justicia actúen.
Negligencia para admitir la denuncia
por desaparición forzada, amedrenta-
miento a familiares y víctimas para ce-
sar la búsqueda, estigmatización de las
víctimas y lentitud en las indagatorias
para esclarecer el caso, a pesar de que al
menos cuatro presuntos responsables ya
están siendo procesados por los hechos,
son algunas de las irregularidades que de-
nunciaron a Proceso José Luis Cordero
Anguiano, Pablo Bocanegra García, Jeny
Romero Manrique y Alicia Rocha.
Ellos son familiares del subtenien-
te retirado Ernesto Cordero Anguiano,
de Diego Cordero Anguiano, José Diego
Cordero Valdivia, Alan Josué Bocanegra
López y José Javier Martínez, desapareci-
dos en diciembre pasado.
Lo familiares de los secuestrados fue-
ron entrevistados por este semanario el
25 de marzo en las oficinas del Centro de
Derechos Humanos Victoria Diez (CD-
HVD), organización que los ha ayudado
desde que ocurrieron los hechos.
Narraron que el 4 de diciembre del
año pasado 10 personas salieron de León
rumbo a la sierra de Morones, en Zacate-
cas. Eran aficionados a la caza, inscritos
al Club Cinegético Aldama y llevaban tres
escopetas calibre 12 y un rifle 3006, con
registro en la Secretaría de la Defensa Na-
cional, así como una escuadra 9 milíme-
tros, arma de cargo de Ernesto Cordero.
Días después, los familiares de los
cazadores supieron qué pasó: el 6 de di-
ciembre hacia las cinco de la tarde fueron
detenidos en un retén ubicado en la carre-
tera entre el municipio de El Plateado de
Joaquín Amaro y el municipio de Tabasco.
En la detención participaron nueve po-
licías, siete de ellos de El Plateado de Joa-
quín Amaro. Los bajaron de su vehículo y
los llevaron a la cárcel municipal supues-
tamente para confirmar la autenticidad de
sus permisos de portación de armas; ahí
fueron golpeados y les robaron celulares,
documentos personales y las armas.
GLORIA LETICIA DÍAZ
NARCOTRÁFI CO
Seis horas más tarde los policías lleva-
ron a los cazadores a una gasolinería cerca
de la capital zacatecana, hasta donde llega-
ron varias camionetas en las que viajaban
unos 20 hombres armados, vestidos de ne-
gro y encapuchados. Se los entregaron.
“Primero dijeron que pertenecían a
inteligencia militar y después, que eran
zetas”, contó uno de los cazadores que es-
capó y pudo volver a León incluso con tres
heridas de bala y golpes en todo el cuerpo.
Los cazadores fueron llevados a una
casa de seguridad donde los interrogaron.
Un menor de edad fue separado del grupo,
pero no se libró de la tortura: lo quemaron
con cigarros, le marcaron la pierna con un
cuchillo y después lo llevaron a la termi-
nal de autobuses de Zacatecas con 200 pe-
sos para que regresara a León.
Intervención militar
El 9 de diciembre, con la información del
sobreviviente, los familiares interpusieron
denuncias en León y Zacatecas y fueron a
dar parte a la XI Zona Militar.
En su búsqueda de ayuda recibieron
el mensaje de un conocido suyo que tiene
contactos en la policía zacatecana: “Nos
dijo que el asunto era muy delicado, que
era un problema con los mismos policías,
que no se arrimaran los familiares a poner
ninguna denuncia porque ya nos estaban
buscando, que íbamos a correr la misma
suerte”, contaron Bocanegra y Cordero.
Días después siete policías de El Pla-
teado de Joaquín Amaro y seis civiles que
tenían el vehículo de los cazadores fueron
detenidos por los militares. Cuatro de los
primeros, incluido el director de la Poli-
cía Municipal, Julio César Ortiz López,
fueron reconocidos por el sobreviviente y
están siendo procesados por delincuencia
organizada, secuestro y robo, en tanto que
de los civiles sólo se sabe que admitieron
pertenecer a la delincuencia organizada.
Pablo Bocanegra afirma que el hecho
de que los civiles tuvieran la camioneta de
sus familiares “es prueba de que hay com-
plicidad con las policías. ¿Cómo era posi-
ble que se movieran libremente en ella?”.
Para los familiares la búsqueda de justicia
ha significado “un calvario” porque no han
visto voluntad de las autoridades de Zacate-
cas, a pesar de que se cuenta con la incondi-
cionalidad del testigo para declarar, de que
hay un video de seguridad de la gasolinería
donde fueron entregados y de que hay evi-
dencia de que el celular de una de las víctimas
era usado por una persona desconocida.
En un primer intento de reconstruc-
ción de los hechos el sobreviviente fue
hostigado:
“Los judiciales de Zacatecas no qui-
sieron llevarlo a los sitios por los que pasó
durante su huida y cuando lo interrogaban
trataban de hacerlo caer en contradiccio-
nes, como para desmentir su historia de
que había huido. Uno le dijo: ‘Si yo te
hubiera estado cuidando, no te me habrías
ido vivo’. Le pusieron las fotos de los po-
licías en una computadora donde no se
veían bien y después en la computadora
lo hicieron que localizara el último lugar
donde los vio, pero se cayó internet.”
El 4 de marzo los familiares se entre-
vistaron con el procurador zacatecano,
Arturo Nahlé, quien les confesó que cuan-
do ocurrieron los hechos “no había hecho
caso a la denuncia porque creía que era
un pleito entre cárteles, que por esos días
se había formado un nuevo grupo que se
llamaba Cárteles Unidos y que en la Pro-
curaduría pensaron que le estaban dispu-
tando el terreno a Los Zetas”.
En esa reunión –que se hizo en León
pues Nahlé consideró que los familiares
corrían riesgo en Zacatecas, que está “in-
dundado del crimen organizado”– se les
mostró una copia del expediente, que in-
cluye solicitudes a la PGR para conocer
los antecedentes de las víctimas.
“¿Por qué investigan a nuestros seres
queridos y no a los responsables?”, pregunta
Lourdes Valdivia, esposa de Diego Cordero
y madre de Juan Diego Cordero. “¿Por qué
no han querido rastrear las llamadas? ¿Có-
mo es posible que teniendo a los policías
responsables detenidos nos digan que han
confesado que recibieron órdenes de entre-
garlos pero que no saben dónde están?”.
Los familiares tuvieron que soportar
los cuestionamientos a la honorabilidad de
las víctimas. “Nos dijo que nuestra gente
eran unos cazadores sui géneris porque la
cacería era un deporte caro y que nosotros
no tenemos dinero como para eso; que qué
esperábamos que pasara si ellos iban arma-
dos y con ropa de camuflaje, más en Zaca-
tecas, dándonos a entender que acaso fue
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Familiares de Cano Montero. Reclamo
18

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

una confusión”, agrega Lourdes Valdivia.
Hasta ahora, coinciden, las autorida-
des responsables sólo han cuestionado la
presencia de los cazadores en la sierra de
Morones, pese a que han entregado como
pruebas los permisos de portación de arma,
los registros de pertenencia al Club Cinége-
tico Aldama, el testimonio del sobrevivente
y a que en el vehículo en el que viajaban
estaba la ropa de camuflaje y la piel en des-
composición de la presa cazada.
Manifestaron su temor de que “desapa-
rezcan al testigo”, por lo que el pasado 31
de enero el Centro Victoria Diez solicitó
medidas cautelares a la Comisión Intera-
mericana de Derechos Humanos (CIDH).
Para Bocanegra, con la lentitud en las
indagatorias y los obstáculos “las auto-
ridades de Zacatecas tienen intención de
que se nos olvide, que nos cansemos; pero
están equivocados. Esa actitud también
nos hace pensar que hay complicidades en
las corporaciones policiacas, por eso pedi-
mos la intervención de la PGR”.
El caso Radilla
El caso de los cazadores de Léon es un
ejemplo de lo que el GTDFI ha llamado
“patrón crónico de impunidad en Méxi-
co”. “En todo nuestro viaje sólo nos infor-
maron de dos condenas de desaparición
forzada, uno es en el DF y otro de un mi-
litar implicado”, señala Ariel Dulitzky,
especialista del Grupo de Trabajo entre-
vistado después de presentar el informe
preliminar de la visita, el 31 de marzo.
De esa visita surgió un documento con
un diagnóstico y 34 recomendaciones pre-
liminares. El informe final será difundido
en marzo del año próximo en el Consejo
de Derechos Humanos de la ONU.
Dulitzky, exsecretario técnico adjunto de
la CIDH, destacó que en las reuniones con
familiares de víctimas los temas de coinci-
dencia son “una desconfianza muy alta de las
autoridades federales y de las entidades fede-
rativas, un temor muy grande a represalias, la
estigmatización de las familias y una transfe-
rencia de las responsabilidades del Estado a
las familias para investigar, eso en los casos
de desapariciones de mujeres, secuestro de
migrantes, de la guerra sucia y de casos pos-
teriores a 2006”.
Dulitzky reconoció que “en los casos de
la guerra sucia los perpetradores eran funda-
mentalmente del Ejército o de la Dirección
Federal de Seguridad; hoy lo que vemos es
que varias entidades estatales han estado im-
plicadas en actos de desaparición forzada; lo
vemos en testimonios que implican a poli-
cías municipales o estatales, a agentes del
Instituto Nacional de Migración (INM) y de
la Policía Federal; ahora no es el Ejército la
única institución sobre la que hay alegacio-
nes de desapariciones forzadas”.
En espera de que la disposición que tu-
vo el gobierno de Calderón para el escruti-
nio en materia de desaparición forzada se
traduzca en la admisión de las recomenda-
ciones del GTDFI, Dulitzky destacó que
hay un “deterioro en materia de violacio-
nes a los derechos humanos en México”
que se expresa en el incremento preocu-
pante de las denuncias contra el Ejército,
entre ellas por desaparición forzada.
“Si lees la primera recomendación
preliminar –dice a Proceso– puedes sa-
car tus propias conclusiones; pedimos re-
conocer el problema, con lo que estamos
diciendo que las autoridades no quieren
reconocerlo, no asumen que hay un pro-
blema de desaparición forzada en México,
lo cual unido al tema de que hay indicios
del deterioro de la situación de derechos
humanos, es preocupante.”
“Yo soy familiar de desaparecidos. Dos
primas mías fueron detenidas y desapareci-
das en 1978 en Argentina. Sé de su dolor y
de su incertidumbre”, se presentó Dulitzky
ante medio centenar de personas en el audi-
torio de la Ciudad de los Servicios de Ato-
yac de Álvarez, Guerrero, el 27 de marzo.
El espacio utilizado en el encuentro con
integrantes de la Asociación de Familiares
de Detenidos Desaparecidos de México y
Víctimas de Violaciones de Derechos Hu-
manos (Afadem-Fedefam) formó parte de
un cuartel al que cientos de personas fueron
llevadas por las Fuerzas Armadas y de las
que no se sabe nada desde hace casi 40 años.
Dulitzky apuntó en su presentación
que su solidaridad y reconocimiento no
sólo es por el dolor común que lo une con
los familiares de desaparecidos en Méxi-
co, sino porque a diferencia de este país,
en Argentina al menos hay 600 militares
encarcelados por los crímenes de lesa hu-
manidad cometidos durante la dictadura,
“signo de esperanza y de que al menos hay
un poco de justicia”.
La reunión, fue coordinada por Tita
Radilla Martínez, vicepresidenta de la Afa-
dem e hija del líder campesino Rosendo
Radilla, detenido y desaparecido por mili-
tares en 1974, hechos por los que la Cor-
te Interamericana de Derechos Humanos
emitió una sentencia que hasta ahora no ha
sido cumplida por el Estado mexicano.
Asistido por personal de la Oficina del
Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Derechos Humanos (ACNUDH),
Dulitzky escuchó una veintena de testimo-
nios de familiares de desaparecidos durante
la guerra sucia, una pequeña muestra de los
más de 400 casos perpetrados de 1969 a 1978
documentados por la Afadem en Atoyac.
Atento, el especialista de la ONU es-
cuchó las historias de madres, padres, es-
posas, hermanas y hermanos de habitantes
de este municipio que fueron arrestados
por miembros del Ejército Mexicano, la
Brigada Blanca, la DFS o policías judicia-
les bajo las órdenes del hoy general con-
decorado Mario Arturo Acosta Chaparro.
Los familiares que han recorrido a todas
las instancias posibles pidieron a Dulitzky
que el GTDFI se pronuncie por el cumpli-
miento de la sentencia de la Corte Interame-
ricana para el caso Radilla con la esperanza
de que en su búsqueda se localice a desapa-
recidos en circunstancias similares.
Así lo explicó Tita Radilla al enviado
de la ONU:
“El único punto que se cumplió es la
publicación de la sentencia y han intenta-
do cubrir otros puntos, pero a nosotros no
nos interesan las placas (de reconocimien-
to de la desaparición forzada de Radilla
Pacheco) ni siquiera que el gobierno reco-
nozca su responsabilidad, sino que inves-
tiguen de forma exhaustiva y efectiva el
paradero de Rosendo, porque cuando eso
ocurra van a encontrarse a más personas.”
Ariel Dulitzky comenta a este semana-
rio que a pesar de la disposición de diálogo
de la autoridades mexicanas para abordar
el tema, hubo asuntos que no pudieron ex-
plicar, de los que se dejó constancia en el
documento preliminar.
“En el caso de la guerra sucia, no pu-
dieron informarnos qué investigaciones
están haciendo, qué juicios vienen o si se
va a detener a alguna persona en el corto
plazo”, dijo.
Para el especialista “escuchar de una
persona que no sabe lo que pasó hace una
semana con su ser querido y a otra que no
sabe lo qué pasó desde hace 30 o 40 años,
es el mismo sufrimiento. Los testimonios
demuestran que se trata de un delito perma-
nente, no es sólo que no aparezca el cuerpo”.
Añade: “La impunidad adquiere una
nueva dimensión en cuanto a la desapa-
rición forzada: si uno no puede cerrar un
ciclo porque no se sabe qué pasó ni dónde
está la persona, y si a eso se le suma que
tampoco hubo justicia, la permanencia (de
la impunidad) es múltiple”.
NARCOTRÁFI CO
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Dulitzky. Dolor compartido
M
ADRID.- Tal como lo hizo
con Brasil en mayo de 2010,
el periódico español El País
inició en marzo pasado un
aparatoso despliegue infor-
mativo sobre México, que
en buena medida coincide con el intento del
gobierno de Felipe Calderón para contra-
rrestar la mala imagen generada por la gue-
rra del narcotráfico, difundida por medios
de comunicación en todo el mundo.
En el foro que llevaron a cabo El País y
BBVA-Bancomer en el Club de Banqueros
del Distrito Federal, Calderón les confió a
los asistentes que en caso de no ser políti-
co hubiera sido periodista. Ese 16 de marzo
el mandatario clausuraba el foro México,
Puerta de América, y añadió que su perió-
dico se habría llamado Balance: en la pri-
mera plana pondría, de un lado, “todas las
noticias malas”, en el otro “todas las noti-
cias buenas”. Por supuesto, “en medio, las
que no son ni buenas ni malas”...
Sin embargo, añadió, en el periodismo
“se debe equilibrar y poner en perspecti-
va lo que es México, no ocultar ni ignorar
Varios de los interlocutores españoles de Felipe Calderón
desmienten algunas de sus afirmaciones sobre el turis-
mo y la violencia. Mientras el diario El País no deja de
cubrir las atrocidades del crimen organizado en México,
grandes empresarios señalan que el sector no se ha re-
cuperado, y un estudio de BBVA Research publicó que el
turismo ha perdido participación en la economía, que se
ha reducido la competitividad internacional de México en
el ramo y que, aun cuando se habla de un flujo de turistas
de 21.5 millones de personas, “42% de estos visitantes
fueron fronterizos...”
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
los problemas que hay en el país”. Este co-
mentario resultó significativo, ya que con
el estadunidense The New York Times, el
inglés The Guardian, el francés Le Monde
y el semanario alemán Der Spiegel, El
País es uno de los medios –además de La
Jornada de México– que acordó con Wiki-
Leaks la difusión de los más de 250 mil ca-
bles diplomáticos de Estados Unidos obte-
nidos mediante una filtración masiva.
En enero de 2010, en su reunión anual
con el cuerpo diplomático, Felipe Calde-
rón instruyó a sus integrantes a “hablar
bien de México”. Recurrió a un ejemplo:
“Jamás he escuchado a un brasileño hablar
mal de Brasil. El día que en México empu-
jemos todos igual, yo creo que las cosas se
podrán poner en perspectiva”.
La embajada mexicana en España puso
especial empeño en cumplir la instrucción
–ya que este país es el segundo inversor en
México, con alrededor de 38 mil millones
de dólares entre 1999 y 2010– pero ha teni-
do poco éxito, dada la frecuencia con que se
publica información sobre la violencia en
diarios impresos como El Mundo y Públi-
co, lo mismo que en las televisoras y en los
sitios digitales de noticias. Sin embargo, El
País y su corresponsal Pablo Ordaz siguen
destacando por su cobertura puntual de la
escalada violenta en México.
El foro donde Felipe Calderón reveló su
segunda vocación tuvo otro antecedente: la
última semana de enero se realizó en Ma-
El turismo mexicano, en
el banquillo
de los españoles
B
e
r
n
a
n
d
i
n
o

H
e
r
n
á
n
d
e
z
Violencia que no cesa
20

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

drid un desayuno-coloquio sobre las “pers-
pectivas y retos” de México en turismo y la
repercusión de la inseguridad en ese rubro.
Encabezaron este encuentro Juan Luis Ce-
brián, consejero delegado de Prisa, grupo
editor de El País, y Javier Moreno, director
general del matutino.
Una fuente informó a este correspon-
sal que este encuentro se organizó a raíz
de que la secretaria de Turismo del gobier-
no calderonista, Gloria Guevara, reclama-
ra que había un abismo entre la realidad
mexicana y la percepción que difunden los
medios sobre México como un país colap-
sado por la violencia. La fuente especifica
que la funcionaria hizo el extrañamiento
en el marco de su gira de trabajo por Fran-
cia y España, donde participó en la Feria
de Turismo de Madrid (Fitur).
El 23 de enero, el periódico informó so-
bre el coloquio –cerrado a otros medios– y
cabeceó: “México echa un pulso a la cri-
sis”. La nota ensalzó las medidas del go-
bierno de Calderón para diversificar los
ingresos reduciendo su dependencia del
mercado estadunidense y promoviendo zo-
nas turísticas poco conocidas.
El diario convocó para ese encuentro
a los principales directivos españoles del
ramo turístico, como Juan Miguel Villar
Mir, propietario del Grupo OHL; Andrés
de Soraluce, presidente de OHL Desarro-
llos; Carmen Riu, consejera delegada de
Riu Hotels & Resorts; Simón Pedro Bar-
celó, presidente del Grupo Barceló Hote-
les; Gabriel Escarrer, de Sol Meliá; Ma-
nuel López Aguilar, director Comercial y
de Clientes de Iberia; Jordi Llorens, direc-
tor regional de Viajes El Corte Inglés; Fer-
nando Conte, presidente de Orizonia; Al-
fonso Rivera, directivo de Globalia; José
Minués, director general de muchoviaje.
com, además del embajador Jorge Zerme-
ño y funcionarios de la legación mexica-
na en Madrid.
Barceló –que tiene 13 hoteles en Méxi-
co– y Carmen Riu coincidieron en deman-
dar mayores esfuerzos para mejorar la ren-
tabilidad social y el PIB del turismo, porque,
dijo el primero, “el número de visitantes no
es el indicador idóneo de éxito o fracaso”.
Riu observó que el beneficio económico ge-
neral no se ha recuperado, lo que se “arras-
tra desde la gripe A”.
Aunque la perspectiva general que los
empresarios manifestaron en ese encuen-
tro es optimista para México, Gabriel Es-
carrer mostró su preocupación por la in-
seguridad . “Lo peor que nos podría pasar
después de la gripe A es que se empiece a
hablar de narcoterrorismo”, dijo el empre-
sario de Sol Meliá, según El País.
A su vez, Guevara insistió en las bonda-
des de este sector en México, en el objeti-
vo de ubicar al país entre los primeros cin-
co del mundo y en relativizar la violencia,
que sólo ocurre, aseguró, “en 80 de los 2
mil 500 municipios”. Sin embargo, la fun-
cionaria “pidió consejo sobre el esfuerzo de
comunicación que debe hacerse a la hora de
abordar este asunto” y Juan Luis Cebrián
le aconsejó la máxima “transparencia” a la
hora de comunicar la situación, “no tratar
de quitarle hierro a las cosas de violencia e
incentivar la celebración de eventos en zo-
nas donde exista esa percepción de violen-
cia para combatir esa imagen”.
En esa edición se incluyó una entrevis-
ta con Guevara, en la que señaló que la se-
guridad es “un tema que preocupa a todos
los países del mundo con destinos turísti-
cos, y México no es una excepción”.
El domingo 13 de marzo, El País publi-
có un suplemento especial de 24 páginas:
Invertir en… México. En la portada, una fo-
to de las torres de Satélite iluminadas y el
encabezado “Un país que emerge”.
En interiores se elogia al país como “re-
fugio” de empresarios españoles ante las
actuales dificultades financieras de la pe-
nínsula y hay una entrevista en la que el
secretario de Economía, Bruno Ferrari, se
explaya sobre la recuperación económi-
ca. También se incluyen reportajes sobre el
sistema financiero mexicano dominado por
BBVA Bancomer; la apuesta energética de
las empresas españolas que se consolidan
como el segundo inversor en el país, y acer-
ca de los efectos negativos del monopolio
de Telmex en su sector.
Pedro Zuazua, director de comunica-
ción de El País, dijo a Proceso que el fo-
ro México, Puerta de América se impulsó
por la “notoria relación” del periódico con
la nación americana y que se organizó con
BBVA Bancomer como se ha hecho con
otros foros de la misma índole en España
con Caja Madrid.
Zuazua afirmó que no está entera-
do del reproche de la secretaria Gueva-
ra a los directivos del periódico, y añadió
que “independientemente de este evento,
si consideramos que algún acto de violen-
cia, por ejemplo, en Ciudad Juárez, es no-
ticia, la seguiremos publicando con todo
rigor periodístico”.

Cuentos para turistas
El domingo 27 apareció en la sección Do-
mingo del periódico español una amplia en-
trevista de su director, Javier Moreno, con
Felipe Calderón. Bajo el encabezado Para
ganar una batalla tienes que ir por ella, el
texto se desplegó en cuatro páginas.
s
e
c
t
u
r
.
g
o
b
.
m
x
NARCOTRÁFI CO

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 21
F
elipe Calderón se enfrascó en una se-
rie de actividades para promover el tu-
rismo nacional y tratar de minimizar el
impacto de la violencia en el sector, al
grado de asegurar que en México 99.99%
de los vacacionistas tienen una “estancia
placentera” en el país. La promoción turísti-
ca ha sido una constante en la agenda pre-
sidencial de las primeras semanas de 2011.
El 25 de enero asistió a un acto en el que
la Cámara Nacional de Comercio y Servicios
Turísticos presentó la segunda etapa de su
campaña Hablemos Bien y Actuemos Bien
por México. Ahí aseguró que 99.99% de los
visitantes están seguros, que el turismo en
México creció 10% en 2010 –por encima
del promedio de países europeos que ape-
nas alcanzaron 6%– y decretó 2011 como el
Año del Turismo en México.
Durante el primer trimestre del año, al
menos cinco veces su agenda se anunció
con “actividades privadas” de las que luego
se emitieron comunicados en los que se in-
formaba de visitas a destinos turísticos.
El 28 de febrero firmó el Acuerdo Nacio-
nal de Turismo con empresarios del ramo.
“El objetivo ha sido mencionado, es
claro y quiero reiterarlo: vamos a hacer de
México uno de los cinco principales des-
tinos turísticos en todo el mundo en llega-
da de turistas, en entrada de divisas, en los
próximos años. Nos hemos planteado ha-
cerlo, precisamente, ya en esta década, ha-
cia 2018, pero podemos hacerlo antes si
trabajamos todos”, dijo optimista el presi-
dente y lo reiteró el 25 de marzo.
A la baja
A pesar de las cuentas alegres y la garantía
de seguridad para los turistas expresada por
Felipe Calderón, lejos de crecer la actividad
turística disminuyó en zonas que antaño eran
de alta demanda.
Por ejemplo, Monterrey, segundo des-
tino nacional de turismo de negocios, só-
lo superado por el Distrito Federal, tuvo una
caída notable en 2010 que, según analis-
tas locales, se reflejó en una disminución de
19% en la ocupación hotelera.
Con calles regiomontanas tomadas por
el hampa, balaceras, granadazos y un des-
pliegue militar que no ha podido frenar la
violencia, hasta el tráfico aéreo se ha vis-
to afectado por los bloqueos viales, como
el que obstruyó la ruta al aeropuerto el 6 de
agosto de 2010.
Otro lugar con problemas es Acapulco.
De acuerdo con reportes de la prensa inter-
nacional, la llegada de spring-breakers es-
te año cayó de 13 mil (cifra promedio de los
años anteriores) a sólo mil.
La cifra es anterior a la alerta de seguri-
dad emitida en Texas que recomienda no via-
jar a México, así como de la alerta de la con-
sultora Stratford, que el pasado 2 de marzo
expuso que aquí se corre el riesgo de quedar
en medio del fuego cruzado y dio a conocer
que el año pasado 40 visitantes estaduniden-
ses murieron aquí en hechos violentos.
El alcalde acapulqueño Manuel Añorve
Baños descalificó a la consultora diciendo que
“escupió pa’rriba”, pues dijo que muchas ciu-
dades estadunidenses son más inseguras.
Pero Acapulco sí es inseguro para los
turistas. Uno de los casos que lo demues-
tran es el de los 20 michoacanos que fueron
levantados por un comando el 30 de sep-
tiembre de 2010. Los cuerpos de 18 de ellos
aparecieron un mes después en una fosa
clandestina en la zona rural acapulqueña.
En medio de la violencia que afecta a
Guerrero, y particularmente a Acapulco, el
30 de marzo la secretaria de Turismo, Glo-
ria Guevara Manzo, anunció que el Tianguis
Turístico de esa ciudad se convertiría en un
evento itinerante: se realizará en diferentes
ciudades a partir de 2012.
Guevara dijo que era una petición de go-
bernadores y empresarios de todo el país,
quienes propusieron la movilidad del even-
to para que la derrama económica beneficie
a diferentes regiones, y descartó que fuera
por la violencia.
El anuncio causó molestia en las cáma-
ras y organismos hoteleros, restauranteros
y de comerciantes de Acapulco que ese día
enviaron una carta a Felipe Calderón pidien-
do que no les quite el tianguis; consideraron
que eso equivaldría a quitarle a Guanajuato
el Festival Internacional Cervantino.
En Baja California Sur, entidad que so-
brevive del turismo y uno de los tres estados
con menor índice delictivo en México, el se-
cretario estatal del ramo, Jacobo Turqué, dio
a conocer el pasado 26 de febrero que la de-
manda en esa entidad cayó 20% en 2010 por
la estigmatización del país en todo el mundo.
El Acuerdo y la inconformidad
Las críticas de los organismos empresaria-
les al Acuerdo Nacional de Turismo radican
en que se hizo sin consenso ni consulta.
El pasado 20 de febrero, el diario Reforma
publicó una entrevista con Sigfrido Paz Pare-
des, asesor del Consejo Nacional Empresarial
Turístico, quien dijo que el Acuerdo Nacional
para el Turismo era cuestionable por mezclar
cuestiones políticas con operatividad.
“En este momento lo más importante que
hay para nosotros es la imagen, y cuando se
oye decir que el turismo está creciendo y no
está siendo afectado por la inseguridad, se
está negando algo que existe; esta Agenda
Nacional es una colección de cosas que ni si-
quiera están en el orden de prioridades”, dijo.
Con todo y los dichos, estadísticas y
promociones de Felipe Calderón, las aler-
tas de seguridad a paseantes emitidas por
los gobiernos de Canadá, Francia, España y
Estados Unidos continúan. El 5 de febrero,
el gobierno estadunidense vetó por sus al-
tos índices de violencia los estados de Ba-
ja California, Sinaloa, Chihuahua, Durango,
Coahuila, Tamaulipas, Nuevo León, Jalis-
co, Nayarit, Colima, Michoacán y Guerrero,
donde se ubican destinos turísticos de alta
demanda. O
V
a
l
e
n
t
i
n

N
a
v
a

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
La caída y rescate verbal
ARTURO RODRÍGUEZ
Playas vacias, campañas inútiles
22

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

En ellas el mandatario mexicano pre-
sume sus logros, reparte culpas sobre lo
que “no se hizo antes” contra el crimen or-
ganizado y asevera que México no se ve a
la cabeza de muchos rubros porque se tie-
ne una percepción equivocada del país.
En relación con el encuentro en el Club
de Banqueros, El País publicó en su portal
de internet el 17 de marzo y en la sección
impresa Negocios del día 20 que el presiden-
te y director general de BBVA Bancomer,
Ignacio Deschamps, se lució profetizando:
“México está condenado a crecer”. Lo pa-
radójico es que BBVA, patrocinador del fo-
ro, dio a conocer en enero pasado un estudio
que desmonta varios mitos de la administra-
ción de Calderón en materia de turismo.
BBVA Research, el área especializa-
da del banco español, elaboró el estudio
Situación regional sectorial México, don-
de desmiente que el turismo sea uno de los
sectores económicos que crece con mayor
rapidez. Por el contrario, dice la unidad de
investigación, el dinamismo de esta activi-
dad es “modesto” y “perdió participación
en la economía”. Entre 1993 y 2010, espe-
cifica, la actividad productiva total del país
creció casi un punto por arriba del turismo:
2.4% contra 1.6%, respectivamente. A con-
secuencia de ello México “perdió competi-
tividad internacional”.
En cuanto a la gran generación de em-
pleos que se le atribuye a la actividad tu-
rística, el reporte establece que en 2008 el
sector generó 2.5 millones de empleos, que
representan sólo 6.9% del empleo nacional
“y se encuentra por debajo de la aportación
al PIB”. Por tratarse de una actividad del
sector de servicios se esperaba “una cifra
un poco mayor”.
El tercer mito consiste en que el turis-
mo es “un importante generador de divi-
sas”. La realidad es que en 2009 y hasta
septiembre de 2010, el sector generó 20
mil millones de dólares, “una cifra impor-
tante –se reconoce en el estudio–, pero por
debajo de los ingresos generados de las
exportaciones petroleras, las remesas fa-
miliares o la inversión extranjera directa”.
Cuarto mito: México es uno de los
principales destinos turísticos del mundo.
Según el estudio, el país “ocupó el déci-
mo lugar en el flujo de turistas internacio-
nales, con 21.5 millones de personas, sin
embargo, 42% de éstos visitantes fueron
fronterizos y sólo aportaron 6% de los in-
gresos totales”.
“En 2009, México recibió el 2.4%
de los viajeros internacionales, pero (só-
lo) 1.3% de los ingresos, y ocupó la posi-
ción número 20 en dicha variable, la 31 en
egresos por turismo y la 51 en competitivi-
dad y en habitaciones por habitante.”
En el apartado de “choques internos y
externos” que hicieron que 2009 fuera un
año difícil para el turismo, BBVA Research
menciona como los principales a la rece-
sión mundial, la epidemia de influenza, “la
inseguridad, la lucha contra el narcotráfico
y la suspensión de actividades de Mexica-
na de Aviación”.
E
r
i
c

M
I
r
a
l
r
í
o

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Turismo acotado
NARCOTRÁFI CO

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 23
“Estoy seguro
de que alcanzaré mi objetivo”
Eduardo Miranda

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 25 1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 25
C
on casi medio siglo de vida, es-
tudios de doctorado, una trayec-
toria de más de una década en el
servicio público y 25 años en la
academia, Alonso José Ricar-
do Lujambio Irazábal no tiene
reservas sobre sí mismo: Está
dotado técnica, física y emocionalmente para
ser, no candidato del Partido Acción Nacional
(PAN), sino presidente de la República.
“Yo me siento listo para ello”, desafía
Lujambio, con apenas 18 meses de mili-
tancia efectiva en el PAN y perfilado ya
su proyecto presidencial desde el gabinete
de Felipe Calderón, el impulsor de toda su
carrera política.
–¿Y está preparado también para no
ser presidente?
–También. Pero tengo claridad absolu-
ta de mi objetivo y estoy cierto de que lo
alcanzaré.
–¿Para qué quiere serlo?
–Porque creo que está todavía por con-
cluirse una labor fundamental que ha des-
plegado mi partido en 10 años de gobierno
y que creo que debe continuar.
“Y en segundo lugar porque creo en la
democracia deliberativa, porque hace falta
en México una deliberación más profunda
sobre nuestros problemas colectivos y nues-
tras alternativas de solución, y creo que puedo
contribuir con mi propia cultura política deli-
berativa a esa discusión entre los mexicanos.”
–¿Por qué habrían de votar por usted
los mexicanos?
–Porque creo en la democracia, porque
soy un demócrata que cree en la transpa-
rencia, porque creo en la legalidad, por-
que creo en la deliberación y porque creo
tener las capacidades negociadoras en el
multipartidismo mexicano para producir
consensos que continúen profundizando
el cambio que arrancó en el año 2000.
Con dos años de titular de la SEP,
designado por Calderón el 6 de abril de
2009, se dice cómodo y muy orgulloso de
ocupar el despacho de Vasconcelos, quien
ÁLVARO DELGADO*
Alonso Lujambio es uno de esos personajes con suerte que
en su trayectoria se topan con la amistad de un presidente y,
sin más, dan al enorme salto a la “alta política”. Con sólo 18
meses de militancia en el PAN pero con igual número de años
de cercanía con Felipe Calderón, el secretario de Educación
Pública, Alonso Lujambio, dice a Proceso estar facultado
para ser presidente de México, si bien su pasado al frente del
IFE y del IFAI lo revelan como un guardaespaldas político de
Vicente Fox, del PAN y de su amigo Felipe Calderón.
sacudió a la nación llevando a los clásicos
a los niños y lanzando una cruzada contra
el analfabetismo.
–¿Le gustaría ser como Ernesto Zedillo?
–¿Como Ernesto Zedillo…? –se extraña.
–Sí, que después de la SEP pasó a ser
presidente de México.
–Bueno, después de una tragedia que
fue el asesinato de Luis Donaldo Colosio,
en ese sentido no me gustaría repetir esa ex-
periencia difícil que vivió México, pero por
supuesto que estoy interesado en participar
al interior de mi partido en la definición de
la candidatura, generando un espacio de
discusión y esperando que mi partido defi-
na las reglas específicas del proceso.
Justamente, en el marco del aniversa-
rio 35 del Instituto Nacional para la Edu-
cación de los Adultos (INEA), Lujambio
generó polémica en la ceremonia en la que
reconoció el apoyo de periodistas y me-
dios de comunicación a esa dependencia,
promovida por el productor de Televisa
Juan Osorio en su más reciente telenovela,
Una familia con suerte.
“Juan Osorio dentro de sus novelas
promueve el INEA. Qué instrumento más
poderoso que ése. No sé cuántos valores
podríamos estar promoviendo a través de
las telenovelas que millones de personas
ven, pero estoy seguro que Juan nos ayu-
da, y eso es valiosísimo”, dijo Lujambio.
Añadió: “Yo he dicho muchas veces
en privado, y hoy lo digo en público, que
la televisión, que muchas veces se le llama
caja tonta, puede ser la caja más lista, el
instrumento más poderoso para la educa-
ción de millones y millones de personas”.
Ante críticas como la que le hizo el edi-
torial Rayuela, de La Jornada, en la que le
imputó haber aportado “una perla declara-
tiva que se suma a la antología nacional del
disparate”, Lujambio se encoge de hom-
bros, pero insiste en que la televisión es un
instrumento para transmitir valores.
–Pero a las televisoras eso no les in-
teresa…
–Bueno, sí, pero lo que estoy diciendo
es que todos los instrumentos sociales que
promueven valores y formación de ciuda-
danía, bienvenidos. Eso fue lo que dije.
Decir que (las telenovelas) son un gran
instrumento… no sé cómo lo frasearon…
me parece que es parte de este juego me-
diático que eventualmente saca de contexto
una frase, pero que la frase tiene absoluto
sentido a partir exactamente de lo que está-
bamos haciendo: reconocer a gente que nos
ayuda a promover el conocimiento social
de la existencia de un gran instituto.
Lujambio dice estar convencido de
que “la caja idiota”, como la llamó el teó-
rico Marshall McLuhan, puede ser lista,
como lo demuestra la televisión pública:
“El Canal 22 depende del Conaculta, que
es del sector educativo, y el Canal 11 del
Instituto Politécnico Nacional (IPN). Son
instrumentos educativos del Estado. ¡Có-
mo no vamos a creer en una televisión
inteligente! ¡Por supuesto que creemos en
ella! ¡Y promotora de la cultura y de valo-
res civilizatorios y de convivencia social!
“No soy perrito con mecate”
No hay manera de entender el lugar que
ocupa Lujambio en el gobierno sin la mano
de Calderón, que lo llevó al IFE y al IFAI.
La estrecha relación entre ambos se tradu-
jo en la asesoría en materia electoral y de
imagen al entonces candidato presidencial.
Lujambio evoca que la relación co-
menzó en 1993, cuando él preparaba su
tesis de doctorado que derivó en el libro
El poder compartido, editado en 2000 y
obedeció, también, a que ambos son hijos
de los expanistas Sergio Lujambio Rafols
y Luis Calderón Vega.
“Ahí inicia una amistad basada, en
esencia, en el conocimiento mutuo que
tenemos de la amistad de nuestros padres
y en los valores compartidos que tenemos
como hijos de familias muy panistas.”
Cuando Calderón, siendo presidente
del PAN, le propone que sea consejero
electoral del IFE, Lujambio dice que le
planteó ser “absolutamente independien-
te” y le pidió pronunciarse al respecto.
“Le dije literalmente: ‘No quiero ser
perrito con mecate’. Y él hasta se ofendió.
POLÍ TI CA
26

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

26 1796 / 3 DE ABRIL DE 2011
D
esde agosto de 2007, cuan-
do asumió la presidencia del
Tribunal Electoral del Poder
Judicial de la Federación (TE-
PJF), donde pretende reelegir-
se, María del Carmen Alanís
ha edificado un imperio per-
sonal mediante una red de relaciones con
prominentes personajes de todos los parti-
dos políticos, los tres poderes de la unión,
la iniciativa privada y la academia.
No es raro, como se puede probar,
que sean criterios políticos, afectivos y
de negocios los que guían a menudo la
actuación jurisdiccional de Alanís, quien
está envuelta en un nuevo escándalo al ser
pillada en una subrepticia reunión, el 9
de marzo, para presuntamente pactar con
emisarios del gobernador Enrique Peña
Nieto que el TEPJF lo exonere de violar la
Constitución, como lo resolvió el Instituto
Federal Electoral (IFE).
El elenco reunido en la casa de Ala-
nís en una comida –no en una cena, como
aclaró a sus compañeros magistrados–
revela el signo de sus relaciones: El con-
sejero del IFE Marco Antonio Baños, su
exsocio en la empresa de consultoría De-
mos e identificado como allegado al sena-
dor Manlio Fabio Beltrones, y el expriista
Enrique Ochoa Reza, aspirante a conseje-
ro y subordinado suyo en el TEPJF.
Otros asistentes priistas fueron los dipu-
tados federales Luis Videgaray, coordinador
de campaña de Eruviel Ávila, candidato a
suceder a Peña Nieto como gobernador del
Estado de México, y Sebastián Lerdo de Te-
jada, representante de su partido ante el IFE
y hermano de Fernando, empresario que
cobra 240 mil pesos mensuales por asesorar
a Alanís en cabildeo político y medios de
comunicación.
Un quinto comensal de esa reunión,
quien el miércoles 30 se reunió con Alanís
para solicitarle que se excuse del juicio a
Peña Nieto, según confirmó la propia Ala-
nís a la cúpula del Partido Acción Nacio-
nal (PAN), fue Frank del Río, uno de sus
amigos que supuestamente opera, junto
con Benito Neme Sastré, a favor del go-
bernador priista.
La revelación por el diario Reforma de
ese sigiloso encuentro en el penthouse de
Alanís, puesta bajo sospecha por el PAN
–que la ha apoyado por impulso de Mar-
garita Zavala, su amiga desde la niñez–,
la obligó a proceder de manera equívoca y
causó disgusto entre magistrados.
Cuando, el viernes 17, ese diario pu-
blicó en la columna institucional Fray
Bartolomé detalles de la reunión, Alanís
inició un periodo vacacional hasta el día
22, pero regresó a su oficina un día antes,
cuando en la columna Tolvanera, de Ro-
ÁLVARO DELGADO
Me dijo que bajo ninguna circunstancia me
estaba invitando a ser un instrumento del
PAN en el Consejo General, sino que con-
fiaban en mí para hacer una labor relevante,
y que me pedía interlocución y diálogo, pe-
ro nunca línea ni subordinación.
“Por eso acepté ser consejero electo-
ral. Y nunca en siete años recibí una lla-
mada de Felipe Calderón para sugerirme
siquiera de cómo debería yo votar en el
Consejo General.”
–¿Ni siquiera en el caso de Amigos de
Fox?
–Jamás. Ese no es un jefe político, ese
es un interlocutor de la política.
Cuando Calderón renuncia a la Secreta-
ría de Energía, en junio de 2004, y comienza
a edificar su estrategia presidencial, Lu-
jambio, que ya había salido del IFE, es su
asesor: “Me llama para ayudarle en algunas
definiciones o propuestas del sistema electo-
ral que se iba a utilizar en 2005, y le ayudé
a pensar en distintos sistemas electorales del
proceso interno para que él optara entre las
distintas alternativas con pros y contras que
yo le presenté con gusto”.
Luego de que Vicente Fox lo propuso
como comisionado, y cuando Calderón
era aún candidato presidencial, en julio,
Lujambio fue nombrado presidente del
organismo: “Me pareció fundamental asu-
mir esta responsabilidad”.
–El excomisionado Juan Pablo Gue-
rrero afirma que usted fue custodio de los
intereses de Calderón.
–No, de ningún modo, y ahí están mis
votaciones. La verdad es que someto a juicio
crítico y a escrutinio cabal y serio todas mis
votaciones públicas, todos los argumentos,
todos mis alegatos. Yo nunca jugué ese papel.
“Para mí es absolutamente inaceptable
la idea de que yo fui protector de los intere-
ses del presidente o del gobierno del presi-
dente Calderón. Yo fui protector del derecho
de acceso a la información. Esa era mi obli-
gación y esa fue la tarea que yo ejercí.”
–Se le acusa, también, de usar el IFAI
como trampolín para ser secretario…
–Esas son ya las lecturas ex post que
cualquiera puede hacer atribuyéndome
equis o zeta intenciones. Pero no juzgue-
mos intenciones, juzguemos hechos.
“Yo entré al IFAI convencido de la perti-
nencia de esa institución, la fortalecí, promo-
ví una reforma al artículo sexto constitucional
con otros actores, nadie hace solo en política,
apuntalé que Infomex se estableciera en la
mayoría de las entidades federativa del país
y creo que eso fue un avance importante en
materia de transparencia.” O
berto Zamarripa, con el título de La cena,
se añadieron detalles del encuentro.
Sin importarle que el magistrado Ale-
jandro Luna Ramos estaba en funciones
de presidente del TEPJF por ministerio
de ley, Alanís comenzó a impartir instruc-
ciones para frenar el escándalo, como el
envío de cartas al diario a través del coor-
dinador de Comunicación Social, Octavio
Mayén, pero magistrados como Flavio
Galván le reclamaron.
–¡Yo soy la presidenta! –dijo.
–No estabas en funciones –le aclaró
Galván–. ¿No sabes lo que es ser presi-
dente por ministerio de ley?
–Perdón, me equivoqué –reconoció
luego de una larga discusión.
El martes 22, dos días antes de que el
PAN se lo solicitara formalmente, Alanís
*La versión completa de esta entrevista
se publica en la edición número 2 de
la serie de fascículos de Proceso
que, bajo el título Los aspirantes 2012,
circula ya desde esta semana.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 27
planteó a los magistrados, en sesión pri-
vada, excusarse de intervenir en el caso,
del que es ponente, lo que internamente
se interpreta como una argucia para no
comprometerse con Peña Nieto, como lo
ha hecho en casos en los que simplemente
se ausenta.
Entre estos asuntos destacan la rati-
ficación de multas a las televisoras, las
impugnaciones del PAN en elecciones es-
tatales o recursos promovidos por los ad-
versarios de la corriente Nueva Izquierda
del Partido de la Revolución Democrática
(PRD), que la apoya.
Por lo pronto, como se lo dijo Gustavo
Madero, presidente del PAN, este partido
desconfía de ella, pese a que, en la reunión
del miércoles por la mañana, negó que en la
reunión con los priistas y el consejero Ba-
ños se haya pactado exonerar a Peña Nieto.
El diputado federal Agustín Castilla, tes-
tigo de la reunión de la cúpula del PAN con
Alanís, revela: “Maricarmen nos dijo: ‘Nie-
go categóricamente lo que se me imputa de
que hubo acuerdo e incluso ofrecimientos
económicos. Es falso. Es una reunión como
tengo muchas. A lo mejor no fue pertinente,
se puede discutir’”.
Castilla dice que de todas formas la
magistrada está en una encrucijada: “Si se
excusa, habrá quien piense que está dan-
do la razón a los argumentos que dicen
que en esa reunión se trató el asunto del
Estado de México; si no lo hace, también
podría pensarse que tiene algún interés
respecto al asunto”.
Pero, dice, aun “si el tribunal confirma
la resolución del IFE habrá quien piense
que se dejó presionar o que podría tener
un acercamiento con el PAN; si revoca la
resolución, se interpretará que confirma
un acuerdo en el marco de esta reunión
con representantes del PRI”.
Dispendios
El TEPJF puede revocar o ratificar que Pe-
ña Nieto violó el artículo 134 de la Cons-
titución, que prohíbe el uso de recursos
públicos para promoción personalizada, y
el artículo 128 del Cofipe por pagar spots
de televisión de cobertura nacional con
motivo de su quinto informe de gobierno,
como lo resolvió el IFE el 18 de enero.
Más allá de cuál sea el fallo, Alanís afian-
za su poder dentro y fuera del TEPJF sin
escatimar recursos.
Tribunal Electoral:
personal de María del Carmen Alanís
La presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de
la Federación, María del Carmen Alanís, fue exhibida por
reunirse en sigilo con emisarios del gobernador Enrique
Peña Nieto, acusado de violar la Constitución y cuyo caso
debe resolver esa instancia. El hecho no es nuevo: en su
búsqueda de poder a toda costa, la magistrada ha tejido
una red de exsocios, familiares, amigos y familiares de ami-
gos que ya abarca distintos ámbitos de los poderes Judicial
y Ejecutivo, además de influir en los órganos electorales.
POLÍ TI CA
imperio
el
28

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Apoyada en los 2 mil millones de pe-
sos de presupuesto del TEPJF para este
año, Alanís ha hecho más obesa a la insti-
tución para colocar en la estructura laboral
a sus amigos o de los magistrados, así co-
mo para pagar jugosos contratos a empre-
sas y personajes vinculados a ella.
El objetivo: Reelegirse, en agosto, co-
mo presidenta del TEPJF que calificará la
elección presidencial –en la que prevé par-
ticipar Peña Nieto– para luego ser minis-
tra de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación (SCJN), donde goza de la amistad
de ministros como Guillermo Ortiz Maya-
goitia, Sergio Valls y Fernando Franco.
La austeridad no va con Alanís: cuan-
do asumió la presidencia del Tribunal
Electoral, en agosto de 2007, luego de que
Galván presentó su renuncia “por motivos
de salud”, la institución tenía una plantilla
de 886 plazas, pero para marzo de 2011
suman más de mil empleados.
Pese a contar con un equipo de co-
municación social, con 43 servidores pú-
blicos, Alanís destina multimillonarias
sumas en asesorías en la materia: Por
ejemplo, otorgó un contrato a Estrategia
Total, empresa de cabildeo propiedad de
Fernando Lerdo de Tejada que, sólo para
2011, asciende a 2 millones 784 mil pe-
sos, a razón de 232 mil pesos mensuales
por “servicios de asesoría en comunica-
ción de información estratégica”.
Poco menos de esa cantidad, y para un
contrato bianual, le paga a la agencia Fe-
rrer y Asociados para asesoría para cam-
pañas de difusión: un total de 2 millones
180 mil pesos.
Amigo de Alanís, el exconsejero elec-
toral Rodrigo Morales Manzanares obtuvo
un contrato, vigente de marzo a diciembre
del año pasado, por 809 mil pesos, por
“servicios profesionales consistentes en la
consultoría en materia electoral”.
Por “servicios de consultoría”, de
junio a septiembre, el TEPJF pagó a Ra-
fael Corona Funes 290 mil pesos. Y a la
asociación civil Inclusión Ciudadana le
otorgó 527 mil pesos para “desarrollar el
proyecto Niñas y Niños como Yo”.
A cada uno de los miembros del Co-
mité Editorial del TEPJF, que se reúnen
ocasionalmente, se le paga casi 150 mil
pesos. Entre ellos destacan Lorenzo Cór-
dova Vianello, Álvaro Arreola y Rafael
Estrada Michel.
El Tribunal Electoral, incluso, destinó
50 mil 270 pesos al mantenimiento del re-
ceptor de la alerta sísmica.
Otro dato: El TEPJF pagó 6 millones
300 mil pesos al escultor Enrique Carvajal
González, conocido como Sebastián, por
una escultura denominada “Los caminos
de la justicia hacia el siglo XXII”, como
parte de las celebraciones del Bicentena-
rio de la Independencia y el Centenario de
la Revolución. La escultura fue donada a
la UNAM y se levanta junto al estadio de
Ciudad Universitaria.
Los amigos
La nómina del TEPJF ha crecido, tam-
bién, porque Alanís ha consentido que
los magistrados contraten amigos y fa-
miliares. Ella misma, quien devenga un
salario de medio millón de pesos men-
suales, ha usado la institución para am-
pliar sus vínculos políticos.
Alanís contrató como jefe de depar-
tamento a Ramón Patiño Muñoz, hijo del
director de la Facultad de Derecho de la
UNAM, Ruperto Patiño Manffer, quien
forma parte del Comité Académico del
TEPJF.
Presuntamente a petición de Alanís,
Patiño Manffer firmó una carta a nombre
de la Facultad de Derecho para respaldar
a Ochoa Reza –quien se desempeña como
director del Centro de Capacitación Elec-
toral del TEPJF– como aspirante a conse-
jero electoral.
Junto con Ochoa Reza, quien fue uno

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 29
de los asistentes a la comida con emisa-
rios de Peña Nieto, Alanís impulsa para el
Consejo General del IFE a Cecilia Tapia
Mayans, coordinadora técnica adminis-
trativa de esa institución, y a Leonardo
Duque Roquero, quien fue su socio en la
empresa de consultoría Demos, junto con
Marco Baños, el otro comensal.
En marzo de 2007 Alanís dejó de ser
socia de Demos al venderle su parte accio-
naria a Emilio Rabasa Gamboa, su esposo
y allegado a Manlio Fabio Beltrones, y al
año siguiente, en abril de 2008, esta em-
presa de consultoría fue liquidada.
En junio de ese año también renunció
a la empresa Asistencia y Capacitación
Electoral, en la que era socia de Jorge Al-
cocer Villanueva, e hizo lo mismo en la
asociación civil Sueños y Quimeras, dedi-
cada “a todo tipo de servicios profesiona-
les en materia de consultoría”.
Alanís impulsa también a Jacinto Silva
Rodríguez, magistrado de la sala regional
del TEPJF con sede en Guadalajara, Ja-
lisco, quien goza del apoyo de Calderón,
pero también de la organización ultrade-
rechista de El Yunque. De hecho, según
información de esa sala regional, Jacinto
Silva, quien aspiró a ser magistrado de la
Sala Superior del TEPJF, se despidió del
personal la semana antepasada, dando por
hecho que será uno de los tres consejeros
electorales.
Como parte de sus relaciones políticas,
que le han permitido mantener el control
del TEPJF, Alanís también contrató al ac-
tuario Fernando Ojesto Martínez Manzur,
adscrito a la Secretaría de Acuerdos del
TEPJF e hijo del exmagistrado Fernando
Ojesto, quien es su asesor de tesis de doc-
torado y allegado a Benito Neme, uno de
los operadores de Peña Nieto.
Ojesto es amigo de Benito Neme Sas-
tré, colaborador de Peña Nieto, y allegado
a Frank del Río, otro de los asistentes a la
reunión en casa de Alanís, hijo de Carlos del
Río Rodríguez, expresidente de la SCJN.
La presidenta del TEPJF tiene como
secretaria privada a Tatiana Hernández
Velásquez, cuyos parientes son supuesta-
mente propietarios de la empresa Diseño,
Reconstrucción y Comunicación, S.A. de
C.V., proveedora de papelería a las autori-
dades electorales.
Con el aval de Alanís, hay magistrados
que contratan a parientes y amigos directa-
mente o a través de sus colegas, como es el
caso de los magistrados Luna Ramos y Pe-
dro Penagos López, quienes en una primera
ronda votaron en contra de Alanís para pre-
sidenta en agosto de 2007, propuesta por el
magistrado Manuel González Oropeza.
Con Luna Ramos trabajan Juan Car-
los López Penagos, secretario de estudio
y cuenta, y Armando Penagos Robles,
secretario auxiliar, ambos familiares del
magistrado Penagos López.
Y con éste labora Francisco Belisario
Luna Ramos, secretario de ponencia, her-
mano del magistrado Luna Ramos. Otro
familiar del magistrado Penagos, Adriana
Penagos Robles, es auxiliar de mandos
medios en la coordinación de relaciones
con organismos electorales.
Penagos López, quien ha dejado ver
que busca disputar a Alanís la presiden-
cia del TEPJF, contrató como secretario
de ponencia a Jorge Alberto Orantes Ló-
pez, hermano de la senadora María Elena
Orantes, quien aspiró a la secretaría gene-
ral del PRI y se dice allegada a Beltrones
y Peña Nieto.
Por su parte, el magistrado Constancio
Carrasco Daza contrató a José Luis Ceba-
llos Daza, secretario de estudio y cuenta,
supuestamente su pariente.
Así, con esta red de relaciones, Ala-
nís busca reelegirse como presidenta del
TEPJF en una sesión que deberá llevarse
a cabo el 5 de agosto, porque en esa fecha
concluye el periodo del magistrado Flavio
Galván, quien presentó su renuncia por
motivos de salud...
POLÍ TI CA
30

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

30 1796 / 3 DE ABRIL DE 2011
La juez Silvia Cerón Fernández, titular del Juzgado Primero de Distrito
en Materia Administrativa en el Distrito Federal, emitió un fallo en el
que conmina a la Secretaría de la Reforma Agraria para que informe
con detalle las razones por las que se niega a contratar publicidad
con Proceso. La respuesta de la juzgadora obedece a uno de los tres
recursos de amparo presentados por el semanario contra esa y otras
dos dependencias federales a finales de enero pasado, luego de que
respondieron de manera insuficiente a un cuestionario enviado a 23
instituciones públicas. Es la primera vez que un representante del
Poder Judicial emplaza al Ejecutivo a dar una respuesta satisfactoria
a un medio de comunicación.
por el veto publicitario
Amparo
a Proceso

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 31
E
ntrampado en su arbitrariedad,
el gobierno de Felipe Calderón
fue emplazado por el Poder Ju-
dicial para que explique con
precisión los criterios legales a
partir de los cuales distribuye la
publicidad oficial, rubro al que
ha canalizado casi 19 mil millones de pe-
sos en lo que va del sexenio.
Por primera vez una resolución ju-
dicial conmina a la autoridad federal a
esclarecer la forma en que distribuye los
recursos públicos destinados a la publici-
dad oficial, considerada por los principios
internacionales como información guber-
namental y no como una concesión de las
autoridades en turno.
Emitido el 16 de marzo pasado, el
emplazamiento es resultado de un ampa-
ro promovido por Proceso contra la “ex-
plicación” de la Secretaría de la Reforma
Agraria (SRA) respecto de las normas a
partir de las cuales contrata publicidad en
los medios impresos, la fundamentación
jurídica para que la revista haya dejado
de recibir anuncios de esa institución du-
rante el actual gobierno y los criterios que
la publicación debe cumplir para obtener
anuncios de esa dependencia.
Información similar fue requerida por
la revista a 23 dependencias federales
entre el 24 de septiembre y el 4 de octu-
bre de 2010 mediante un cuestionario de
cinco preguntas elaborado al amparo del
derecho de petición previsto en el artículo
octavo de la Constitución.
Sólo 18 contestaron. Lo hicieron de
forma idéntica: enviaron un machote con
la firma de los respectivos directores de
Comunicación Social. La excepción fue la
Secretaría de Gobernación, en cuyo caso
contestó el subsecretario de Normatividad
de Medios, Héctor Villarreal.
Al tiempo que se tramitaba el amparo
y sobre todo después de que se resolviera
a favor de la revista, cinco instituciones
gubernamentales –las secretarías de Mari-
na, Educación Pública, Desarrollo Social,
así como el Instituto Mexicano del Seguro
Social y Nacional Financiera– intentaron
colocar anuncios publicitarios en las pá-
ginas del semanario, pero no fue posible
debido a que el litigio judicial aún no se
resuelve en definitiva.
El amparo, interpuesto por Proceso el
24 de enero último, busca que el gobierno
federal explique sus criterios para dispo-
ner del dinero público destinado al gasto
de la publicidad oficial. El recurso se pro-
movió como consecuencia de las respues-
tas insuficientes al cuestionario.
Con base en el derecho constitucio-
nal del artículo octavo y no en la Ley de
Transparencia, Proceso hizo cinco pre-
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
MEDI OS
guntas a cada una de las instancias fede-
rales requeridas:
1.- ¿Cuál es la normatividad que rige
la contratación de publicidad en medios
de comunicación impresos por parte del
gobierno federal?
2.- ¿Cuáles son los criterios especí-
ficos que aplica el gobierno federal para
contratar publicidad en medios de comu-
nicación impresos?
3.- ¿Qué órgano del gobierno federal
se encarga de que la normatividad y crite-
rios referidos en los puntos 1 y 2 sean ob-
servados en la contratación de publicidad
en medios de comunicación impresos, y
cuáles son las consecuencias de su incum-
plimiento? Además, se pide a cada institu-
ción que informe si ha habido sanciones
por su inobservancia.
4.- ¿Cuáles son las razones por las
cuales el gobierno federal ha venido con-
tratando una cantidad de publicidad míni-
ma al semanario Proceso, a pesar de que...
(según) el Padrón Nacional de Medios
Impresos de la Secretaría de Gobernación
cuenta con un promedio de circulación
pagada de 75 mil 878 ejemplares semana-
les, cantidad superior a la de otros medios
de comunicación impresos que se han vis-
to beneficiados por el gobierno federal?
5.- ¿Cuáles son los requisitos que debe
cubrir… Proceso para que el gobierno fe-
deral aumente la contratación de publici-
dad en dicho medio…?
Vagas e imprecisas,
las respuestas se reci-
bieron entre diciembre y
febrero pasados. La pri-
mera fue la de la SRA,
el 6 de diciembre. En su
machote de contestación,
el gobierno federal men-
cionó todo tipo de leyes
pero sin precisar ningún
apartado en específico. Y,
peor aún, se refirió a sus
propias respuestas para dar
por contestadas diferentes
preguntas.
Uniformes, las depen-
dencias expusieron que para
distribuir recursos por con-
cepto de propaganda fede-
ral se apoyan en 15 normas
legales, desde la Constitu-
ción, convenios y tratados
internacionales, hasta leyes,
reglamentos, acuerdos y “de-
más disposiciones aplicables”.
Alineados al machote, los
directores de comunicación
social aseguraron que esas nor-
mas son al mismo tiempo “los
criterios” para asignar la pauta
publicitaria y que carecen de
información sobre violaciones y
sanciones a esos preceptos.
Con su firma autógrafa, los voceros di-
jeron que, en el caso de las restricciones a
Proceso, “sólo estamos en posibilidad de
manifestarle que… la contratación de me-
dios impresos… está sujeta a la normativi-
dad descrita en la respuesta a la pregunta
1”, aunque basta estar en el Padrón Nacio-
nal de Medios Impresos y no haber sido
sancionado por la Secretaría de la Función
Pública para recibir anuncios oficiales.
Respuestas insuficientes
Ante la falta de claridad del gobierno de
Calderón, la revista interpuso tres ampa-
ros al considerar que se violentaban el
derecho de petición previsto en el artículo
octavo de la Constitución y diversas tesis y
jurisprudencias de Tribunales Colegiados
de Circuito y de la propia Suprema Corte
de Justicia de la Nación, que obligan a la
autoridad a dar una respuesta congruente
y que atienda a lo que se le solicita.
Los recursos se promovieron en contra
de las secretarías de la Reforma Agraria,
de Desarrollo Social y de Gobernación
por considerar que su respuesta viola las
garantías previstas en los artículos 8 y 16
de la Constitución.
El primer recurso resuelto fue el pre-
sentado contra la SRA. El pasado 16 de
marzo, la juez Silvia
La respuesta al cuestionario de Proceso
32

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Cerón Fernández, titular del Juzgado Pri-
mero de Distrito en Materia Administra-
tiva en el Distrito Federal, concedió el
amparo al director de la Proceso, Rafael
Rodríguez Castañeda, debido a que la
respuesta del director de Comunicación
Social de la dependencia federal, Elea-
zar Franco Gaona, no fue congruente ni
exhaustiva.
En su fallo, la juez dijo que la autori-
dad enjuiciada “no emitió una respuesta
congruente a los cuestionamientos que le
formuló (la revista) en los numerales 1, 2
y 5 de su escrito de petición”, pues no pre-
cisó la normatividad, los criterios especí-
ficos ni los requisitos para la contratación
de publicidad.
“La respuesta que la autoridad emitió
en relación con tales cuestionamientos,
aun cuando pretende atender lo solicitado,
al haberse efectuado de manera por demás
general, a juicio de esta autoridad federal,
dejó en estado de incertidumbre jurídica”
al solicitante del amparo, puesto que con
la información que le proporcionó la de-
pendencia “no es posible… que conozca
con certeza los datos que… deseaba obte-
ner”, dice la sentencia de amparo.
Precisa que al haber citado una diver-
sidad de ordenamientos legales, pero sin
especificar en qué artículos, fracciones,
incisos o subincisos se consigna la infor-
mación requerida, “de ninguna manera
debe considerarse” que la dependencia
“emitió una respuesta congruente con lo
que se le pidió”.
En su conclusión, la juez asegura que
el director de Comunicación Social de la
SRA “no respetó a favor del quejoso la
garantía contenida en el artículo octavo
constitucional”, por lo que lo emplazó a
“emitir una respuesta congruente” a las
preguntas 1, 2 y 5 que le hizo la revista.
Le indica, además, que “deberá abste-
nerse de incurrir en los vicios apuntados”
en el fallo, lo que significa que el vocero
tendrá que fundamentar jurídicamente la
manera en que el gobierno de Calderón ha
decidido la pauta publicitaria en la SRA.
Un caso de interés público
Ernesto Villanueva y Perla Gómez Gallar-
do, quienes encabezan el equipo de aboga-
dos que representan a Proceso en este caso,
aseguran que el fallo sienta un precedente
judicial en la materia, pues hasta ahora só-
lo se tenían recomendaciones de la Comi-
sión Nacional de los Derechos Humanos
(CNDH) y de comisiones públicas estata-
les sobre el manejo arbitrario de la autori-
dad para utilizar los recursos públicos de la
publicidad oficial como premio o castigo.
Coordinador del área de derecho de la
información del Instituto de Investigacio-
nes Jurídicas de la UNAM, Villanueva dice
que la respuesta de los directores de comu-
nicación social documenta la arbitrariedad
en la asignación de la publicidad oficial.
Perla Gómez Gallardo, investigadora
de la UAM Cuajimalpa y académica de la
UNAM, dice que por primera vez se tie-
ne un documento probatorio emitido por
la propia autoridad en el que queda claro
que hay un acuerdo de los directores de
comunicación social respecto al caso de
Proceso: “No podría existir una respuesta
idéntica si no es porque previamente hubo
consenso para esa respuesta unificada”.
Añade que la respuesta que entregue
el director de Comunicación Social de la
Reforma Agraria a la juez ofrecerá nuevos
elementos para documentar el caso.
“La intención de generar estos prece-
dentes es contar con fuerza probatoria y
no sólo el dicho para afirmar la discrecio-
nalidad de la asignación de publicidad. Lo
que se quiere es avanzar hacia la necesa-
ria propuesta de ley que regule de manera
equitativa la misma”, dice la académica.
Afirma que se trata de un caso de inte-
rés público porque hay una franca viola-
ción a instrumentos internacionales según

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 33
los cuales el manejo discrecional y arbi-
trario de la publicidad oficial es un meca-
nismo indirecto de presión pero igual de
eficaz que una agresión física.
Ernesto Villanueva considera que la
respuesta de los directores de comunica-
ción social deja en claro que “la ausencia
de criterios racionales es incompatible
con el principio de legalidad y va contra lo
previsto en el artículo 13 de la Convención
Americana de Derechos Humanos bajo el
supuesto de crear una censura indirecta”.
Con todo esto documentado en tribuna-
les, añade, “se va a estar en posibilidades
de alentar la necesidad de crear una norma-
tividad en materia de publicidad oficial en
el Congreso de la Unión. La diferencia es
que ya no habrá sólo elementos doctrinales
o teóricos, sino resoluciones judiciales que
testimonian la ausencia de criterios”.
Aunque aún falta la respuesta de la SRA
y la resolución de los otros dos amparos, él
considera que el gobierno federal está obli-
gado por mandato judicial a abordar el tema:
“Si el director de Comunicación Social de la
SRA reproduce la misma respuesta, podría
ser sancionado, por lo que está obligado a
analizar el asunto a fondo para no incurrir
en incumplimiento o desacato; en tal caso,
incluso le podría costar el empleo”.
Precisa: “Lo que buscamos es romper
el círculo vicioso de que la ausencia de
normas en materia de publicidad oficial es
sinónimo de que el gobierno puede hacer
lo que quiera. La discrecionalidad no es
sinónimo de arbitrariedad”.
La primera queja
En abril de 2009, durante la gestión de
José Luis Soberanes, la revista presentó
una queja ante la CNDH por considerar
que el gobierno federal viola sus derechos
fundamentales al distribuir de manera
desigual, arbitraria y sin transparencia la
publicidad oficial.
Nunca respondió. Su sucesor, Raúl
Plascencia, tampoco se ha pronunciado al
reclamo de lo que el semanario considera
una asignación discriminatoria de publi-
cidad y una forma indirecta de presión o
censura en contra de su línea editorial.
La reducción paulatina de la publicidad
oficial en la revista coincidió con la frustra-
da demanda por “daño moral” interpuesta
en 2005 por Marta Sahagún, la esposa del
entonces presidente de la República, Vi-
cente Fox. Con la llegada de Felipe Calde-
rón la pauta publicitaria prácticamente se
redujo a cero (Proceso 1718).
El del semanario es considerado uno de
los cinco casos de abusos documentados por
las organizaciones Fundar y Artículo 19,
que el pasado 30 de marzo dieron a conocer
el portal publicidadoficial.com, en el que se
dará seguimiento a la manera en que los go-
biernos federal y estatales ejercen los recur-
sos destinados a los anuncios oficiales.
Los otros casos que se consignan son
los del diario AM, de Guanajuato; la revis-
ta Contralínea, del Distrito Federal; Radio
Bemba, una radiodifusora alternativa de
Hermosillo, y el Diario de Yucatán.
Existen además dos radios comunita-
rias: La Voladora, en el Estado de Méxi-
co, y Radio Nnandía, en Oaxaca, que se
encuentran actualmente en litigio ante la
Suprema Corte de Justicia de la Nación
por considerar que la falta de criterios es-
pecíficos para la designación de anuncios
oficiales ha hecho que las autoridades des-
tinen los recursos a estaciones comercia-
les, poniendo en peligro el derecho de las
comunidades a informar y expresarse.
De acuerdo con Fundar y Artículo 19,
que revisaron las cuentas públicas del go-
bierno federal, la administración de Calde-
rón se ha convertido en la que más recursos
públicos ha gastado en propaganda oficial:
18 mil 834 millones 241 mil 254 pesos, a
marzo de este año; es decir, poco más de
mil 581 millones de dólares al tipo de cam-
bio del viernes 1 de abril.
MEDI OS
34

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

de terror
Simulacro
Un accidente extremo en la planta de Laguna Verde pro-
vocaría fugas de radiación que afectarían 80% del terri-
torio mexicano. Sólo quedarían a salvo Baja California,
Baja California Sur, Sonora y Chihuahua. Con base en
este hipotético escenario, 10 organismos internaciona-
les y 75 países participaron en julio de 2008 en un simu-
lacro de accidente en la nucleoeléctrica y concluyeron
que había fallas de comunicación y coordinación para
enfrentar una catástrofe nuclear.
Miguel A.Carmona
Laguna Verde. Vulnerable

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 35
ENERGÍ A NUCLEAR
A
las 7:00, una alarma contra incen-
dios se activa en la sala de control
del reactor 1 de la planta nuclear
de Laguna Verde: indica fuego
en el área de bombeo de agua. El
supervisor envía al operador asis-
tente a tratar de controlar las llamas.
El operador asistente reporta un incen-
dio en la bomba A con daño potencial en la
bomba B. El fuego no puede ser controla-
do, el equipo de bomberos entra en acción
y el coordinador de emergencia del sitio
declara “evento no frecuente”. Los proce-
dimientos de notificación y activación se
ponen en marcha y la Comisión Nacio-
nal de Seguridad Nuclear y Salvaguardas
(CNSNS) es informada. Comienza el pro-
cedimiento para apagar el reactor 1.
Un operador auxiliar de desechos ra-
diactivos cae mientras transporta un re-
cipiente con material que se le derrama
encima. El equipo de búsqueda y rescate
entra en acción. A las 7:15 las autoridades
avisan a la Agencia Internacional de Ener-
gía Atómica (AIEA) que hay un incendio.
Esta cadena de sucesos desata una serie
de fallas en el complejo que amenazan la
seguridad de la instalación y provocan una
fuga de radiación que pone en riesgo la sa-
lud de los trabajadores y de la población en
las inmediaciones de Laguna Verde.
A las 9:56 se evacua a la población
aledaña a la central nuclear, en el munici-
pio veracruzano de Actopan. A las 12:10
se ordena un desalojo adicional que se
completa 46 minutos después.
Esta es la crónica de un hipotético ac-
cidente en la central nuclear de Laguna
Verde, de la Comisión Federal de Electri-
cidad (CFE), donde el 9 y 10 de julio de
2008 se llevó a cabo el Simulacro de Res-
puesta a una Emergencia Internacional
(conocido como Convex-3 2008).
Un percance así podría afectar prác-
ticamente 80% del territorio nacional,
EMILIO GODOY según el peor escenario presentado en el
informe de 85 páginas Simulacro de res-
puesta a una emergencia internacional al
cual tuvo acceso este semanario.
Las únicas zonas que quedarían fuera
de la exposición al cesio-137 serían Baja
California, Baja California Sur, Sonora y
Chihuahua, según la proyección del Cen-
tro Meteorológico Regional Especializado
de Toulouse para el documento elaborado
por el Comité Interagencias de Respuesta
a Accidentes Nucleares (CIRAN), adscri-
to a la AIEA y creado en 1986.
Pero hay otros escenarios: el de la esta-
dunidense Oficina Nacional de Administra-
ción Oceánica y Atmosférica, la afectación
con cesio-137 se circunscribiría al área con-
tigua a Laguna Verde, en coincidencia con
las proyecciones del Centro Meteorológico
Regional Especializado de Melbourne y
la Administración Meteorológica China.
Mientras que en el mapa delineado por el
Servicio Meteorológico de Canadá la man-
cha se extiende por el centro del país hasta
Michoacán y Jalisco.
Asistencia deficiente
En el simulacro, México sólo obtuvo la
calificación de “satisfactorio” en comu-
nicación e intercambio de información
en los planos nacional e internacional, y
“deficiente” en asistencia internacional,
según el documento escrito por Rafael
Martincic, evaluador del Centro de Emer-
gencias e Incidentes de la AIEA y que no
ofrece datos de población afectada o culti-
vos contaminados.
En cambio obtuvo un “excelente” en
gestión de la respuesta, información pú-
blica y medidas de protección.
La CNSNS, dependiente de la Secre-
taría de Energía, y la AIEA “estaban en
comunicación telefónica. Mientras que la
comunicación fue en general confiable,
hubo dos periodos en los que la infraes-
tructura telefónica falló (números telefó-
nicos alternativos deben estar a la mano
para tales situaciones). La comunicación
no fue tan clara como en una conferencia
telefónica. La necesidad de tener en la
CNSNS una infraestructura adecuada para
videoconferencias quedó de manifiesto”.
En el simulacro participaron represen-
tantes de la AIEA, las organizaciones para
la Alimentación y la Agricultura, para la
Cooperación y el Desarrollo Económico,
Panamericana de la Salud y Mundial de
la Salud, así como delegados de Estados
Unidos, Guatemala, Cuba –por su proxi-
midad geográfica– y Argentina. En total
hubo 75 naciones y 10 organismos inter-
nacionales implicados.
La ruleta de la inspección
En marzo de 2006, el Secretariado del
CIRAN recibió ofrecimientos de la Re-
pública Checa, México, Kuwait, Túnez
y Marruecos para realizar el simulacro.
Se escogió a México pues Latinoamérica
nunca había sido sede de un ejercicio de
esta naturaleza. El 28 de junio de ese año,
el comité seleccionó al país.
El primer ejercicio del CIRAN data
del 22 y 23 de mayo de 2001 en la plan-
ta francesa de Gravelines. El segundo se
practicó el 11 y 12 de mayo de 2005 en
Cernavoda, Rumania. El próximo está
programado para 2012 en una locación
aún no definida.
En comparación con las conclusiones
del informe de 2005 “queda claro que no
se ha alcanzado mucho progreso en la for-
ma en que la información es compartida,
poco progreso se ha logrado en la coor-
dinación de la información pública entre
las organizaciones internacionales y prác-
ticamente ninguno entre las autoridades
competentes de los Estados “afectados”;
la capacitación, en su sentido general, no
ha mejorado y no hay avance en la amplia
disponibilidad de información técnica es-
pecífica”, concluye el reporte.
“Las respuestas de los evaluadores na-
cionales muestran claramente que el inter-
Gráficos del desastre
36

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

ENERGÍ A NUCLEAR
cambio de información sobre medidas de
protección planeadas o aplicadas estuvo le-
jos de ser global y óptima, aunque las causas
de ello necesitan ser analizadas con mayor
detalle. La mayoría de las naciones decidie-
ron sin un panorama claro de lo que otros
países (incluso vecinos) estaban haciendo”,
cita el informe del ejercicio mexicano.
Si bien los objetivos fueron alcanzados,
el simulacro reveló varias áreas que necesi-
tan mejora. “La principal: la de las comuni-
caciones y el intercambio de información”.
El punto débil del ejercicio “parece ser
la falta de criterios específicos y requeri-
mientos para el país que prepara y alberga
el simulacro (para una práctica internacio-
nal el escenario debería orientarse hacia
un impacto radiológico transfronterizo)”,
según el reporte.
El documento destaca que “abordar
sólo escenarios de accidente nuclear po-
dría perjudicar la evaluación de todos los
elementos de los planes de respuesta a la
radiación” y que las deficiencias reporta-
das pueden clasificarse bajo las áreas de
“capacitación, planeación y recursos”.
Respuesta al accidente
El reporte del simulacro de 2008 plantea
una serie de incidentes y sus repercusio-
nes en Laguna Verde, planta que empezó
a operar en 1990. A causa del percance
simulado se emitieron al ambiente bario,
cesio, yodo radiactivo, kriptón, rubidio
y xenón, dañinos si se absorben en dosis
considerables.
En una inspección efectuada en oc-
tubre y noviembre de 1999, la Asocia-
ción Mundial de Operadores Nucleares
(WANO, por sus siglas en inglés) encon-
tró fallas en 63 de las 72 áreas revisadas,
entre ellas la “respuesta a la protección
contra incendios” y, en general, descuido
por la cultura de la seguridad.
Los 18 expertos de WANO, con sede
en la ciudad inglesa de Londres y funda-
da en 1989 por los operadores nucleares
de todo el mundo, detectaron falta de pre-
paración del personal responsable, equi-
po obsoleto, abundancia de apagados no
programados del reactor (conocidos como
scrams), que debilitan los sistemas opera-
tivos; falta de gestión y organización del
trabajo y comunicación entre las áreas
vinculadas en la seguridad.
En 2009, esa asociación llevó a cabo
otra evaluación a Laguna Verde, cuyos re-
sultados no han sido dados a conocer por
la CFE.
El Convex-3 2008 se basó en una
emergencia nuclear severa con implica-
ciones internacionales serias “reales” para
algunos países –Canadá, Estados Unidos,
Cuba, Guatemala y Belice–, “potenciales”
para otros, como Gran Bretaña, España y
Francia; y “percibidas” para muchos, co-
mo las naciones escandinavas, Alemania,
Bélgica, Austria e Italia.
Los elementos considerados fueron li-
beración radiactiva a la atmósfera, temas
médicos y de salud pública derivados de la
exposición a la contaminación e intereses
específicos en México y otros países afec-
tados, como el intercambio comercial, la
industria y los flujos turísticos.
Los objetivos generales del simulacro
fueron probar y evaluar la respuesta de los
países involucrados y las organizaciones
internacionales relevantes en un accidente
nuclear severo, probar y evaluar el sistema
de gestión internacional de emergencias e
identificar buenas prácticas, deficiencias y
áreas que necesitan mejora que no pueden
ser identificadas en simulacros nacionales.
Los objetivos específicos fueron pro-
bar la efectividad de los arreglos para la
ayuda internacional, si la gestión de res-
puesta es eficiente y apropiada, si la infor-
mación es transmitida eficientemente y a
tiempo en una emergencia nuclear, si los
boletines de prensa emitidos son apropia-
dos, coordinados y a tiempo.
Además, verificar el nivel de consisten-
cia de la información pública diseminada
y comparar y checar la consistencia de las
acciones de respuesta y las medidas de pro-
tección entre los países ubicados a menos
de mil kilómetros del Estado afectado y los
situados a mayor distancia.
La CNSNS ha diseñado el Plan de
Emergencia Radiológica Externo para
aplicar en incidentes que amenacen la ve-
cindad de la planta.
La seguridad se mantiene como un te-
ma principal. Por ejemplo, el reactor 2 de
Laguna Verde estuvo fuera de control el 8
de febrero de 2006 debido a una falla eléc-
trica, por lo cual estuvo en riesgo de fun-
dirse, según dijo la CFE al físico Bernardo
Salas, director del Laboratorio de Análisis
Radiológicos de Muestras Ambientales
de la Facultad de Ciencias de la UNAM y
quien fue despedido de aquella paraestatal
por denunciar anomalías en la central.
M
i
g
u
e
l

A
.
C
a
r
m
o
n
a
M
i
g
u
e
l

A
.
C
a
r
m
o
n
a
Rutas de desalojo
Reactor veracruzano. Riesgos
Agitación
en el Golfo
Concentrados en el desarrollo de la guerra en Libia, los
medios occidentales descuidan los acontecimientos
en los países de la Península Arábiga, advierte Anis
Bouayad, doctor en ciencias de gestión y experto en
geopolítica. Precisa: si las protestas civiles se desbor-
dan en las monarquías petroleras, las bolsas de va-
lores empezarán a tambalearse. La razón: se verían
amenazadas las reservas de crudo más importantes
del planeta y estarían en riesgo los millonarios fondos
de inversión que esas naciones árabes han colocado
en todo el mundo. Eso, dice, no lo soportarían los mer-
cados financieros.
ANNE MARIE MERGIER
P
ARÍS.- Nada parece capaz de
detener la primavera árabe: en
Túnez y Egipto se dan los pri-
meros pasos de complejos pro-
cesos democratizadores; las
tropas de Muamar El Gada-
fi y los rebeldes apoyados por
la fuerza aérea de la coalición internacional
siguen disputándose las ciudades costeras
libias; y a Siria y Yemen las sacuden pro-
testas que sus presidentes reprimen mien-
tras prometen cambios.
Por su parte, el rey de Bahréin, Hamad
bin Isa al Jalifa, pidió auxilio al Conse-
jo de Cooperación para los Estados Ára-
bes del Golfo (CCEAG) –al que pertene-
ce junto con Arabia Saudita, los Emiratos
Árabes Unidos, Qatar, Omán y Kuwait–
38

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011
para sofocar las crecientes movilizaciones
en pro de cambios democráticos.
El 17 de marzo, el CCEAG envió mil
soldados sauditas y 500 policias de los
Emiratos, así como tanques y vehículos
blindados a la pequeña isla. Ese operativo,
Escudo de la península, causó 24 muertos
–cifra oficial cuestionada por ONG loca-
les e internacionales– y no provocó reac-
ciones internacionales. Sólo Teherán pro-
testó enérgicamente.
El 29 de marzo, Al Jalifa cantó victo-
ria: en alusión a Irán aseguró que el CCEAG
acababa de “frustrar un complot extranjero
fomentado desde hace 20 o 30 años (sic) y
que amenazaba a todos los países del golfo”.
“Lo que declaró Hamad bin Isa al Jali-
fa es falso y sumamente grave. Las reivin-
dicaciones de los bahreinitas no son reli-
giosas. Igual que los tunecinos y egipcios,
los manifestantes concentrados, sobre to-
do en Manama, la capital, piden libertad
de expresión, igualdad, dignidad. Si bien
la mayoría de los manifestantes son chii-
tas, no se movilizaron porque aspiren a to-
mar el poder. Lo hicieron porque quieren
los mismos derechos que la casta domi-
nante y para construir una sociedad demo-
crática”, explica Anis Bouayad, experto
en geopolítica y estrategia.
“Mi temor es que Arabia Saudita y el
régimen de Bahréin caigan en la tentación
de achacarle todo a la religión para no en-
frentar las reivindicaciones sociales y po-
líticas. Sería muy peligroso e irresponsa-
ble seguir ese juego.”
Bouayad, doctor en ciencias de ges-
tión, acaba de publicar su octavo libro, que
despierta mucho interés: Changer de re-
gard pour voir le monde qui vient (Cam-
biar de mirada para ver el mundo que vie-
ne). Su tesis es que la época actual es de
grandes rupturas y nos obliga a descifrar el
mundo con referencias nuevas. Su propó-
sito: dar al lector esas referencias.
Gracias a su doble cultura –es francés
de origen marroquí– y a su larga trayecto-
ria como experto en estrategia, Bouayad
tiene una visión global, a mediano y lar-
go plazos, de los procesos reivindicadores
que sacuden al mundo árabe.
Es categórico: “Asistimos a algo que
tendrá múltiples consecuencias en todo el
planeta. Por primera vez desde hace 10 si-
glos el mundo árabe vuelve a entrar a la
historia”.
El excatedrático de varias universida-
des francesas, que dicta conferencias y pu-
blica análisis en medios galos, da una bre-
vísima lección de historia:
“El islam nació en el siglo VII, progre-
só y creó un imperio floreciente que duró
tres siglos. Luego se apagó y cayó en una
especie de letargo. Durante 10 siglos los
árabes se limitaron a ver pasar la historia.
Hoy están saliendo de esa inercia. Vencie-
ron el miedo y empiezan a ser actores de
su propia historia. Ese renacimiento va a
ser largo, doloroso, habrá guerras civiles,
pero a mi juicio, no hay vuelta atrás.”
–¿Qué elementos lo hacen sentirse tan
seguro?
–Entre otros, la intervención de Arabia
Saudita en Bahréin y la dura represión que
siguió. Es la demostración de que el pro-
ceso revolucionario se desplaza del Ma-
greb (norte de África) al Machrek, que in-
cluye a los países del Golfo. Insisto: lo que
pasa en ese pequeño país, que cuenta só-
lo con 600 mil bahreinitas y tiene 700 mil
inmigrantes, no implicaba enfrentamiento
alguno entre sunitas y chiitas.
–¿Por qué intervino el Consejo de Co-
operación del Golfo?
–Por miedo al contagio. Igual que las
otras petromonarquías, Bahréin surgió co-
mo Estado cuando los franceses, los britá-
nicos y luego los estadunidenses reorgani-
zaron la región en función de sus intereses.
La minoría sunita (30% de la población)
gobierna el país. Los chiitas (70%) no go-
zan de los mismos derechos que los suni-
tas, aunque tengan el mismo nivel de estu-
dios y de capacitación.
“Es importante subrayar que el go-
bierno de Bahréin invirtió masivamen-
te en centros docentes y que el país ejer-
ce una especie de magisterio en el campo
de la edición y la prensa árabes. Los ma-
nifestantes de Manama son jóvenes urba-
nos, educados, que no se quieren enfrascar
en luchas religiosas, sino participar acti-
vamente en una sociedad moderna igual
que los jóvenes de Siria, Jordania, Túnez,
Egipto, Argelia...
“Su movimiento de protesta empezó
a mediados de febrero. Fue momentánea-
mente amordazado por la intervención de
las tropas del Golfo, pero va a seguir. Los
dirigentes de Arabia Saudita lo saben y
tiemblan, por eso intentaron apagarlo.
–Oficialmente afirman haber sofocado
un complot iraní.
–No hay tal complot. Basta ver la acti-
tud de Mahmud Ahmadineyad (presidente
de Irán): primero aplaudió las revolucio-
nes tunecina y egipcia. Los iraníes apro-
vecharon ese apoyo para salir a las calles
a manifestar su solidaridad con los revolu-
cionarios. En realidad querían aprovechar
la oportunidad para demandar democracia
y libertad.
“El régimen reprimió las protestas y
optó por un perfil bajo. Hoy no busca crear
tensiones entre chiitas y sunitas en el Gol-
fo. Pero el rey de Bahréin y las otras pe-
tromonarquías usaron el pretexto religio-
AP photo / Gustavo Ferrari
REVUELTA ÁRABE

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 39
so para enfrentar las demandas políticas.”
–¿Hay posibilidades de contagio de-
mocrático en los países del Golfo?
–Por supuesto. Bahréin y Arabia Sau-
dita son vecinos: un puente los une. En
ambos países las reservas petroleras están
en regiones chiitas. Las protestas bahreini-
tas ya tienen eco en Arabia Saudita, don-
de se manifiesta cada vez más abiertamen-
te la exigencia de cambios.
“En las últimas semanas, el régimen
del rey Abdallah gastó 100 mil millones de
dólares para comprar paz social. Aumentó
los salarios 40% y prometió construir ca-
sas. Fue en vano. La onda de choque de la
revuelta de Bahréin amenaza propagarse a
todos los países del Golfo.
“Me parece que los medios de comu-
nicación son un poco miopes. Su atención
está absorbida por Libia. Ciertamente lo
que pasa en ese país es grave, pero a mi
juicio descuidan lo que ocurre en Bahréin.
Es un error.
–¿Por qué?
–Bahréin, pero sobre todo el conjun-
to de las petromonarquías del Golfo tienen
fondos de inversión en todo el mundo. Se
calcula que están dotados de capitales que
van de 1 a 7 billones de dólares, sin hablar
de las inversiones multimillonarias de los
hombres de negocios de esa región.
“Tanto los Estados del Golfo como es-
tos inversionistas privados tienen parti-
cipación importante en las industrias de
punta de Europa y Estados Unidos. Sólo
citaré el caso de Qatar, que tiene entre 17 y
20% de las acciones del nuevo grupo auto-
movilístico formado por la fusión de Pors-
che y Volkswagen.
“Compraron participaciones en múlti-
ples bancos, como Barclays, Morgan Stan-
ley, Citigroup, Merrill Lynch y UBS, entre
otros. Invirtieron en turismo en el mundo
entero; también en telecomunicaciones e
industria farmacéutica y agroalimentaria.
En África invierten en puertos y minas. In-
cursionan en tecnología innovadora pre-
viendo la era pospetrolera. Invierten ade-
más en un campo del que nadie habla.
–¿Cuál?
–Compran tierra agrícola en todas par-
tes. En aras de desarrollar su industria
agrícola intensiva compran tierras o las
alquilan durante 99 años. Arabia Saudita
es uno de los mayores compradores en el
mundo. Ya adquirió 1.6 millones de hectá-
reas en Indonesia y Sudán. Los Emiratos
Árabes Unidos compraron 1.3 millones de
hectáreas en Paquistán, Sudán, las Filipi-
nas y Argelia.
“En nuestro universo globalizado, el
peso económico y sobre todo financiero
de las petromonarquías es descomunal.
Cualquier turbulencia en su seno afectará
a la mayor parte del planeta
–¿Podría ser más concreto?
–En caso de que los movimientos de
protesta se extiendan a las petromonar-
quías, las bolsas de valores se van a em-
pezar a tambalear por dos razones: no so-
portarían las amenazas sobre las reservas
petroleras más importantes del mundo, y se
vigilaría con minuciosidad lo que pase con
los fondos soberanos de esos Estados.
“El mercado financiero odia la incer-
tidumbre. Si los Estados del Golfo, deten-
tadores de participaciones importantes en
numerosas empresas, viven momentos de
turbulencia, las acciones de esas empresas
sufrirán serias bajas y el mercado vacilará.
En realidad el país que se debe vigilar de
cerca es Arabia Saudita. Lo que va a ocu-
rrir allí será clave y hay que reconocer que
el porvenir de esa nación es incierto.
–Usted alude a la enfermedad del rey
Abdallah bin Abdelaziz y a las luchas in-
ternas para su sucesión.
–No se conoce la edad exacta del rey.
Es de alrededor de 86 años. Pero sí se sa-
be que su estado de salud es más que pre-
cario y que el problema de su sucesión es
cada vez más candente. Se enfrentan dos
corrientes en la cúpula de la dinastía Saud.
Una liberal, que estaría de acuerdo con la
modernización progresiva de ese sistema
casi medieval, y otra fundamentalista, que
niega toda apertura.
Bouyad recuerda el pacto –secreto du-
rante décadas– entre el presidente estaduni-
dense Franklin Roosevelt y Bin Saud, líder
de la dinastía Saud. El primero se compro-
metió a proteger a Arabia Saudita contra
viento y marea; el segundo –cuyo país tiene
las dos terceras partes de las reservas mun-
diales de petróleo– a aplicar al pie de la le-
tra la política energética de Washington.
A su vez bin Saud consolidó su pacto
con los wahabitas, rama fundamentalista
del Islam muy poderosa en Arabia Saudi-
ta. Aceptó hacer respetar su visión religio-
sa en todo el país a cambio de su lealtad.
Bouyad deja el pasado e imagina dos
hipótesis para el futuro inmediato de Ara-
bia Saudita: “Si el sucesor de Abdallah bin
Abdelaziz pertenece a la corriente abierta
se iniciarán los cambios que romperían el
pacto con los wahabitas. Éstos tienen su-
ficiente influencia para crear problemas.
Si gana la corriente ultraconservadora, se
multiplicarán las protestas a favor de los
cambios y pervalecerá la inestabilidad”.
–Hay otra agravante: las revueltas en
Yemen, otro vecino de Arabia Saudita.
–Arabia Saudita está entre los extremos
de una pinza. Tiene a dos vecinos sacudi-
dos por turbulencias políticas: Bahréin y
Yemen. Este país es pobre y atrasado. Su
presidente Ali Abdullah Saleh es un déspo-
ta que ejerce sólo un control limitado sobre
su territorio, cuyas amplias zonas montaño-
sas están en manos de tribus y beduinos. En
algunas de esas montañas Al Qaeda tiene
bases de repliegue.
“Las protestas vienen de la élite edu-
cada y de las mujeres de Sanaa, la capital.
Son de la misma naturaleza que las de los
demás manifestantes del mundo árabe. Es
difícil prever cómo evolucionará la situa-
ción en ese país. Sólo una lenta y progre-
siva democratización de toda la región po-
dría restarle influencia a Al Qaeda y a las
corrientes terroristas islámicas.”
–En un análisis, publicado el 23 de
marzo en Le Monde, usted insiste en la
importancia de Arabia Saudita en el mun-
do árabe-musulmán y en las implicaciones
que su desestabilización tendría entre los
creyentes del Islam.
–Insistí en ese punto porque en Occi-
dente no se mide la importancia del pres-
tigio de ese país en todo el mundo árabe-
musulmán. Arabia Saudita es la tierra del
profeta, alberga a los dos lugares santos
del Islam: La Meca y Medina. Es la espina
dorsal del mundo árabe-musulmán. Hacer
A
P

p
h
o
t
o

/

M
u
h
a
m
m
e
d

M
u
h
e
i
s
e
n
Yemen. Turbulencia política
40

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011
Todo ocurre a gran velocidad: 18 días de protestas de-
ponen un régimen egipcio corrupto y los militares emer-
gen como los salvadores del país. De inmediato los uni-
formados aplican medidas represivas y convocan a un
referéndum para enmendar la constitución. Los oposi-
tores sospechan que su revolución fue secuestrada por
quienes han detentado el poder en Egipto desde hace
seis décadas.
TÉMORIS GRECKO
E
L CAIRO.- La libertad que los
egipcios ganaron tras 18 días
de protestas es algo nuevo pa-
ra gente acostumbrada a que to-
do lo controlaban las fuerzas de
seguridad. Están desorientados
y temerosos. Algunos sienten
que hay una contrarrevolución en marcha;
otros creen que lo logrado es suficiente y
ya quieren que llegue la calma, y unos más
se preguntan qué pasó con su revolución.
La cúpula militar –que asumió el po-
der tras la salida de Hosni Mubarak, pre-
sidente durante 30 años– tolera los ata-
ques violentos contra civiles, practica la
tortura y ya hizo pública su intención de
legislar para castigar las manifestaciones
callejeras con cárcel y multas por al me-
nos 500 mil libras egipcias (casi 1 millón
de pesos).
En Egipto, donde nunca pasaba nada,
ahora la gente ve una rápida sucesión de
el peregrinaje a La Meca es cumplir el
quinto mandato del Profeta. Es capital
para millones de personas.
“Arabia Saudita representa lo que Ro-
ma en el siglo XV para los cristianos. El
hecho de que, de una forma u otra, sal-
ga afectada por la primavera árabe es al-
tamente simbólico para el mundo musul-
mán. No digo que sea negativo, digo que
es simbólico y que tendrá consecuencias.
“Cuando mencioné el despertar ára-
be después de 10 siglos de sopor aludía
entre otras cosas a ese tipo de símbolos.
Egipto es un fuerte símbolo intelectual y
cultural para todo el mundo árabe que se
apasiona por sus escritores, pensadores,
filósofos, poetas, cineastas, cantantes.
“Que esa nación simbólica haya em-
prendido su camino hacia la democracia
tiene una importancia capital. Aun si ese
camino es difícil y caótico. El hecho de
que Arabia Saudita, referencia religio-
sa por excelencia, no escape al torbelli-
no actual también es un elemento clave.
–La actitud de la coalición que apo-
ya a los rebeldes libios contrasta con su
“discreción” ante la represión a los ma-
nifestantes de Bahréin y Yemen.
–Los intereses en juego en la región
son gigantescos: petróleo, gas, geopo-
lítica e industria militar. Es muy co-
nocida la presencia de bases milita-
res estadunidenses en Arabia Saudita y
Bahréin, pero se conocen menos los pa-
sos que Nicolas Sarkozy está dando en
esa parte del mundo.
“Un artículo reciente de Le Monde
subrayó los intereses crecientes de Pa-
rís en Qatar –cuyas fuerzas armadas es-
tán esencialmente dotadas de material
bélico francés–, en Arabia Saudita –cu-
yas tropas de élite están siendo entre-
nadas por expertos franceses– y en los
Emiratos Árabes, donde Francia tiene
una base militar desde 2009.”
–¿A corto o mediano plazo se cues-
tionarán estos intereses?
–Lo que va a pasar para Occidente a
mediano plazo es una redistribución de
las cartas a escala política, económica,
financiera, militar y sociocultural. Es la
lección que podemos sacar sobre todo de
las turbulencias que sacuden a Bahréin y
se extienden a Arabia Saudita. Es la ra-
zón por la cual insisto en que lo que ocu-
rre en esa isla minúscula de la Península
Arábiga tendrá más consecuencias que
los acontecimentos libios que monopoli-
zan por el momento la atención mundial.
“El despertar árabe es uno de los
elementos importantes que me llevan
a afirmar que estamos entrando en una
era de ruptura y que necesitamos nue-
vas referencias para entender el mundo
que viene.” O
A
P

p
h
o
t
o

/

G
r
a
c
e

K
a
s
s
a
b
La revolución
extraviada
Egipto. “Voto de confianza” a los militares
REVUELTA ÁRABE

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 41
eventos. Tal vez el más importante fue el
referéndum del 19 de marzo, cuando por
primera vez en la historia reciente los ciu-
dadanos formaron largas filas para votar.
El Consejo Supremo de las Fuerzas Ar-
madas, órgano que gobernará hasta que
haya autoridades civiles electas, sometió
a consulta popular una serie de cambios
constitucionales, entre ellos: limitación del
mandato presidencial a dos periodos y res-
tricciones a la capacidad del gobierno de
imponer leyes de emergencia.
Las elecciones presidenciales serán en
septiembre, y los críticos sospechan que tan-
ta prisa no se debe sólo al fervor democrático.
Millones de jóvenes adultos cruzaron
una boleta por primera vez en su vida. La
gente mayor recuperó un hábito: “Ya no
recuerdo la última vez que voté, pero fue
antes de 1981 (cuando Mubarak subió al
poder)”, dice Amr Suelam, sesentón del ba-
rrio de Zamálek.
No todos quedaron satisfechos: “No
puedo creer que tanta gente haya votado
‘sí’”, exclamó Shima Jelmy –estudiante uni-
versitaria y activista de esta revolución co-
menzada el 25 de enero– cuando supo que
77% de los votantes apoyaba las reformas.
Quienes convocaron a respaldarlas fue-
ron los militares, los exmilitantes del Par-
tido Nacional Democrático (PND, disuelto
hace poco) y los Hermanos Musulmanes.
En contra estuvieron los grupos de jó-
venes que hicieron la revolución –como el
Movimiento 6 de Abril–, los partidos opo-
sitores Wafd, Ghad y Khefaya, y figuras
de la política y la cultura, como los candi-
datos presidenciales Amr Musa, secretario
general de la Liga Árabe, y Mohamed El
Baradei, premio Nobel de la Paz.
“Votar sí en el referéndum es resucitar la
Constitución de Mubarak”, advirtió El Bara-
dei, quien prefería que se elaborara una nue-
va en vez de introducir reformas. “Esto va a
generar un Parlamento manchado”.
“Nos prometieron que las enmiendas
serían sometidas a un extenso debate”, re-
clama Wael Ghonim, una de las caras más
conocidas de la insurrección por su acti-
vismo en las redes sociales. “Prometieron
también que las reformularían en caso de
que hubiera desacuerdos importantes. Pe-
ro de pronto tienen muchísima prisa”.
Ghonim señala algunos de los puntos
que le preocupan:
Que se diga que los candidatos pre-
sidenciales no deben tener “esposas” ex-
tranjeras (en femenino), lo que de entrada
descarta las candidaturas de mujeres; que
se exija que sólo sean egipcios, lo que ex-
cluye a muchos ciudadanos que tienen do-
ble nacionalidad; y que cualquier partido,
aunque sólo tenga un diputado, pueda pre-
sentar candidatos, en tanto que a un aspi-
rante independiente se le exige el respaldo
de al menos 30 representantes populares.
Lo que más inquieta a los revoluciona-
rios es la velocidad con la que ocurren las
cosas: el 11 de febrero cayó Mubarak, 14
días después ya había propuesta de refor-
mas constitucionales y tres semanas más
tarde se pidió a la gente que decidiera so-
bre ellas en un solo paquete, sin posibili-
dad de aceptar algunas y rechazar otras.
“Oficialmente el PND puede haberse
disuelto, pero sus dirigentes siguen ope-
rando y son ellos quienes controlan las es-
tructuras políticas que montaron durante
décadas”, afirma el periodista Abdel Araf.
“Aparte de ellos el único grupo orga-
nizado con presencia nacional es el de los
Hermanos Musulmanes. ¿No es significa-
tivo que se trate precisamente de quienes
pidieron votar por el sí? Con las eleccio-
nes a la vuelta de la esquina sólo ellos ten-
drán posibilidades reales de competir. Los
demás están formando partidos práctica-
mente desde cero”, añade.
Tufo contrarrevolucionario
“Siempre estuvimos acostumbrados al or-
den”, dice Shima Jelmy. “Ahora tanto albo-
roto ha terminado por asustar a la gente. Han
dejado de entendernos y creen que ya tene-
mos lo que queríamos, que debemos darnos
por satisfechos. Y por otro lado a muchos les
asusta la idea de hacer enojar al ejército”.
Una peculiaridad que pocos conocen
de esta revolución es que no se quiso derro-
car al régimen egipcio sino a una figura que
lo representaba (Mubarak). Las fuerzas ar-
madas controlan el país desde el golpe de
Gamal Abdel Nasser en 1952; el pasado fe-
brero, al tomar distancia de Mubarak faci-
litaron su caída y evitaron caer con él.
Casi desde el principio los generales
actuaron como si el problema no fuera con
ellos; los insurrectos prefirieron verlo así
y evitar enfrentarse con los uniformados.
Pese a que hubo denuncias de torturas per-
petradas por militares, había una colabora-
ción tácita entre unos y otros, como queda-
ba en evidencia en la plaza Tahrir, centro
de la revolución, cuyos accesos eran con-
trolados conjuntamente por voluntarios y
por soldados.
Para muchos, la revolución triunfó
cuando el Consejo Supremo de las Fuer-
zas Armadas le arrebató el poder al presi-
dente. Mubarak se negó a renunciar y al fi-
nal los militares lo pusieron en un avión.
Técnicamente fue un golpe de Estado.
La mayoría de los manifestantes que
ocuparon Tahrir 18 días empezaron a aban-
donar la plaza y le dieron a los uniformados
un voto de confianza para que llevaran a ca-
bo la transformación del sistema político
que ellos mismos dirigieron casi 60 años.
Otros no les creyeron. Durante sema-
nas hubo una lucha sorda entre la minoría
que insistía en permanecer en Tahrir hasta
que los militares entregaran el gobierno a
civiles, y los soldados que los hostigaban
para forzarlos a marcharse.
Esto se incluyó en una serie de suce-
sos que hicieron pensar a algunos rebeldes
que había una contrarrevolución en mar-
cha. A lo largo de todo el mes pasado hubo
muchas señales en ese sentido.
El 27 de marzo, una falla en el detona-
dor impidió que explotara una bomba colo-
cada en un gasoducto en el Sinaí; en Tahrir,
el 8 de marzo, las participantes de una mar-
cha femenina fueron agredidas y dispersa-
das por una contramanifestación; y reapa-
recieron los baltagiya (los golpeadores de
Mubarak) que en distintos días y ciudades
de Egipto atacaron a los revolucionarios.
Lo más grave fueron los enfrentamien-
tos del 9 de marzo en El Cairo entre miem-
bros de la minoría cristiana y de la mayo-
ría musulmana, que dejaron 13 muertos y
más de 140 heridos.
Según Emad Gad, analista del Centro
Al Ahram de Estudios Políticos y Estraté-
gicos, en esas acciones parece verse la ac-
ción de policías al servicio de “empresa-
rios corruptos y miembros del PND. Los
han usado antes; ahora tratan de afectar la
seguridad del Estado y juegan con los pro-
blemas religiosos para llevar a Egipto a la
guerra civil”.
A
P

p
h
o
t
o

/

G
r
a
c
e

K
a
s
s
a
b
Referéndum al vapor
42

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

El 11 de marzo, el primer ministro Isam
Sharaf (un académico que participó en la
revolución y fue colocado en ese puesto por
la cúpula militar como una forma de ganar-
se a la oposición) admitió que temía que
hubiera una contrarrevolución en marcha:
“Oremos porque esté equivocado”, dijo
en un programa de televisión. “El gobier-
no acepta como verdad que lo que ocurre
está organizado y es sistemático. Desafor-
tunadamente se puede sentir que hay gen-
te que está tratando de destruir la estructu-
ra del Estado”.
¿Qué le pasó a la revolución?
Lo que se puede sentir ahora en Egipto es
que el control de los militares sobre los
ciudadanos se parece demasiado al que
había en el viejo régimen.
Pese a que los uniformados prometie-
ron levantarlo “cuando deje de ser necesa-
rio”, sigue vigente el estado de emergen-
cia –que permite a las autoridades realizar
aprehensiones sin orden judicial, prohibir
organizaciones y cerrar medios de comu-
nicación a su antojo– que Mubarak mantu-
vo 30 años y cuya cancelación es demanda
de los revolucionarios.
También está en vigor el toque de que-
da, que vuelve a los soldados dueños de la
noche. De día establecen puntos de revi-
sión en los que los ciudadanos tienen que
mostrar sus identificaciones y responder
preguntas.
Según Abdel Ramadán, abogado de la
Iniciativa Egipcia por los Derechos Per-
sonales, “miles de civiles que protestaban
han sido arrestados, se les niega acceso a
defensores civiles e incluso la oportunidad
de llamar por teléfono a sus familias. Son
sometidos a juicios de cinco minutos con
sentencias de cinco años de prisión”.
Priyanka Motaparthy, representante
de Human Rights Watch en El Cairo, di-
ce que se violan los derechos de los ciu-
dadanos a quienes se somete a la justicia
militar: “Son manifestantes civiles, los in-
terrogan frente a abogados militares de-
signados por la fiscalía militar. No les dan
acceso a abogados civiles. Una vez que los
sentencian, no hay proceso de apelación”.
El ejemplo más elocuente de cómo los
soldados se aferran a las viejas prácticas
es que siguen torturando a los detenidos,
como se reveló en un acto para discutir el
rumbo de la revolución a dos meses de su
inicio, en un barco-restaurante en el Nilo,
el 25 de marzo.
Los asistentes recordaron que un par de
semanas antes, el 9 de marzo, los baltagiya
atacaron y destruyeron el campamento en
Tahrir con ayuda de los soldados. Los agre-
sores arrestaron a un número indefinido de
personas, a las que llevaron a un puesto mi-
litar a pocos metros de ahí, en los bajos del
museo de Antigüedades Egipcias.
Uno de los detenidos fue Ragy el
Kashef, quien durante seis horas recibió
golpes y descargas eléctricas tan brutales
que dejaron marcas en su cuerpo.
Otra fue Rasha Azab, reportera del se-
manario Alfajr: “Me pateaban el estóma-
go, me golpeaban con palos y me abofe-
teaban. Sólo se referían a mí con insultos.
Vi que arrastraban y azotaban a docenas
de hombres, gente que estaba en Tahrir.
Escuchaba a personas que gritaban desde
dentro del museo y los soldados me dije-
ron: ‘Deberías agradecerle a Dios que no
estás allá adentro’”.
Un informe de Amnistía Internacional
reveló que fueron al menos 17 las mujeres
sometidas a tratos indignos: “Las golpearon,
les dieron toques eléctricos, las sometieron a
revisiones por debajo de la ropa mientras las
fotografiaban los soldados. Con la amenaza
de más torturas y de ser acusadas de prosti-
tución, las obligaron a aceptar ‘exámenes de
virginidad’ que realizaban médicos hombres
frente a los soldados”.
En el acto en el Nilo, en el que participa-
ron miembros de todos los partidos de opo-
sición, la abogada de derechos humanos
Ragia Omran denunció la ley antimanifes-
taciones que quiere aprobar la cúpula mili-
tar y preguntó: “¿A dónde va la revolución,
la que empezó en la plaza Tahrir? ¿Qué le
pasó a la revolución que creamos?”.
REVUELTA ÁRABE

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 43
44

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

L
IMA.- Son las elecciones presiden-
ciales más reñidas en la historia
de la democracia peruana. Cada
semana, las encuestas sorprenden
con un nuevo candidato favorito.
Hace un mes, quien se situaba a la
cabeza de las preferencias era Keiko Fuji-
mori, la hija del expresidente Alberto Fu-
jimori, condenado a 25 años de cárcel por
crímenes de lesa humanidad. Dos sema-
nas después tomó el liderazgo el expresi-
dente Alejandro Toledo. Y el 27 de marzo
encabezó las preferencias el exmilitar na-
cionalista Ollanta Humala.
Ante estos vaivenes es muy difícil pro-
nosticar quién triunfará en las elecciones
presidenciales del próximo domingo 10.
Es probable que haya una segunda vuelta;
las encuestas muestran que ninguno de los
aspirantes a la jefatura de Estado podrá su-
perar 50% más uno de los votos.
El electorado peruano es probable-
mente uno de los más volátiles. Además
de Humala, Toledo y Fujimori, completan
la lista de favoritos el exalcalde limeño
Luis Castañeda y el banquero y exminis-
tro de Economía Pedro Pablo Kuczynski.
El fenómeno Humala
En los primeros sondeos Ollanta Humala
aparecía con pocas probabilidades de cre-
cer; pero en un lapso de tres semanas revir-
Por primera vez en la historia de Perú, cinco candidatos
tienen similares posibilidades de ganar la elección presi-
dencial, cuya primera vuelta se llevará a cabo el próximo
10 de abril. Acaparan la atención dos de ellos: Ollanta
Humala, exmilitar que se levantó en armas en octubre de
2000 y que participó en los comicios de 2006 con un dis-
curso nacionalista y de izquierda radical, y Keiko Fujimori,
candidata que aprovecha las obras públicas y la estruc-
tura partidista que dejó su padre, el expresidente Alberto
Fujimori, quien purga una condena de 25 años por delitos
de lesa humanidad.
ÁNGEL PÁEZ
tió el escenario al ubicarse como primero.
No es la primera vez que este exmilitar de
47 años protagoniza un fenómeno similar.
El 1 de octubre de 2000, cuando osten-
taba el grado de comandante del Ejército,
Humala se levantó en armas contra el ré-
gimen de Alberto Fujimori, quien entonces
preparaba su fuga hacia Japón que materia-
lizó en noviembre de ese año. En 2004, el
gobierno de Toledo pasó al retiro a Humala
y en respuesta el hermano de éste, el exma-
yor del ejército Antauro Humala, tomó con
las armas la localidad andina de Andahua-
ylas. La insurrección fue sofocada y no se
presentaron cargos contra Ollanta Humala.
Sin embargo, esto propició la gesta-
ción del Partido Nacionalista del Perú,
que lanzó la candidatura presidencial del
exmilitar en las elecciones de 2006.
En ese año, todo parecía indicar que la
presidencia la ganaría la centroderechista
Lourdes Flores, pero Humala, con un dis-
curso radical e izquierdista dirigido contra
los políticos tradicionales, venció y pasó a
la segunda vuelta junto con el expresidente
Alan García, quien finalmente lo derrotó
Voto
volátil
C
o
r
t
e
s
í
a


D
i
a
r
i
o

L
a

R
e
p
ú
b
l
i
c
a

Humala. De regreso

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 45
con 52.6% de los votos frente a 47.3%. No
obstante el revés, el exmilitar apuntaló su
carrera como principal opositor del régi-
men de García.
Cinco años después, esta vez con un
discurso más moderado, con propuestas
que lo desvinculan de los presidentes de
Venezuela, Hugo Chávez, y de Bolivia,
Evo Morales, con quienes se le relacionó
en las elecciones de 2006, Humala prota-
goniza de nuevo una fuerte lucha por al-
canzar la presidencia.
Pero no la tiene fácil…
Una encuesta nacional difundida el 27
de marzo último por la compañía Ipsos
Apoyo registró que Humala trepó al pri-
mer lugar de las preferencias con 22.8%,
seguido a corta distancia por Keiko Fuji-
mori con 22.3% y por Toledo con 21.6%.
Las diferencias son muy cortas. Cualquie-
ra puede ganar, pero de los tres, el que
experimentó un gran salto fue el exco-
mandante del ejército.
 “Efectivamente, las elecciones presi-
denciales de este año son más difíciles de
pronosticar en comparación con las ante-
riores”, admite el director de Ipsos Apoyo,
Alfredo Torres, en entrevista con Proceso.
Explica: “Hay varios candidatos que
casi tienen la misma opción para ganar.
Normalmente en Perú ha habido un can-
didato, o a lo mucho dos, que van a pasar
a la segunda vuelta. En 2000 fue Alejan-
dro Toledo y en 2006 Ollanta Humala. En
cambio, ahora hay hasta cinco candidatos
que tienen casi la misma oportunidad por-
que ninguno ha logrado diferenciarse o
despuntarse claramente. Sin embargo, de
todos sólo Humala ha tenido una actitud y
propuesta diferente, pero lo ha hecho para
acercarse al centro y así evitar que lo des-
carten por extremista”.
 A diferencia de Humala, que ha galo-
pado con intensidad para subirse al primer
lugar, Keiko Fujimori ha mantenido inva-
riable la intención de voto a su favor y difí-
cilmente podría crecer. “Fujimori tiene un
respaldo más o menos estable y cuenta con
apoyo en distintas partes del país. Sin em-
bargo, sus propuestas económicas y políti-
cas son similares a las de Toledo, Castañeda
y Kuczynski. Virtualmente se disputan los
votos del mismo sector”, apunta Torres.
Pero, ¿qué hizo Humala para ubicarse
entre los preferidos para obtener la victoria?
Torres lanza una respuesta: “Ha des-
plegado una campaña fuertemente en-
focada en sus cualidades personales y a
sus ofertas de luchar frontalmente contra
la corrupción y el crimen organizado, re-
ducir la pobreza y redistribuir la riqueza.
Se ha moderado mucho, es más prudente
y conservador. Ha sabido capitalizar los
errores de Toledo”.
 Daniel Abugattás, dirigente del Partido
Nacionalista de Perú, dice a Proceso que la
subida de Humala en las encuesta se expli-
ca por haber proyectado una imagen sus-
tentada en la credibilidad. “Se manifiesta
franco y honesto y es así que ha construido
un vínculo de confianza con la población.
“Para nosotros sería conveniente disputar
la segunda vuelta con Kuczynski porque
respecto de Humala las diferencias son
muy marcadas. Uno propone una econo-
mía en beneficio de los ricos y el otro una
economía para las mayorías”.
Pedro Pablo Kuczynski, nacido en Li-
ma en 1938, hijo de un inmigrante polaco,
vivió muchos años en Estados Unidos y
adoptó la nacionalidad estadunidense.
Ahora peruano, es un reconocido finan-
ciero y banquero internacional. Ejerció
dos veces el cargo de ministro de Eco-
nomía y una vez el de primer ministro
durante el gobierno de Alejandro Toledo
(2001-2006). La candidatura de Kuczyn-
ski, que no cuenta con un partido político,
fue lanzada por un conglomerado de orga-
nizaciones que incluye al centroderechista
Partido Popular Cris-
tiano (PPC). Logró
así escalar posiciones
hasta instalarse entre
los favoritos, susten-
tándose en fuertes crí-
ticas a Toledo. Si algo
explica la caída en las
encuestas del expresi-
dente, esto es atribui-
ble a Kuczynski.
  “Humala no fue
objeto de críticas por-
que era un candida-
to chico, mientras
que Toledo lideraba
las encuestas y todos
querían tumbarlo. Pe-
ro estamos en condi-
ciones de recuperar
I NTERNACI ONAL / PERÚ
C
o
r
t
e
s
í
a


D
i
a
r
i
o

L
a

R
e
p
ú
b
l
i
c
a

Keiko. Voto duro
C
o
r
t
e
s
í
a


D
i
a
r
i
o

L
a

R
e
p
ú
b
l
i
c
a

Toledo. Caída en las encuestas
puntos y ganaremos el 10 de abril. ¿Con
quién quisiéramos competir en la segun-
da vuelta? Con ninguno en particular”,
expresa a Proceso el jefe de campaña de
Alejandro Toledo, el congresista Carlos
Bruce.
El legado de Fujimori
Aunque en los últimos dos meses ha
transitado del primero al segundo o ter-
cer lugar, Keiko Fujimori cuenta con
una base de apoyo que podría ayudarla
a pasar a una segunda vuelta y disputar
la presidencia.
“Desde la perspectiva de los candi-
datos que han experimentado una caída,
Fujimori ha conseguido mantener un só-
lido porcentaje de seguidores. Humala ha
avanzado bastante, pero no ha recibido
una transferencia de votos de Fujimori
sino de Toledo y Castañeda”, explica a
Proceso el director del Grupo de Opinión
46

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Pública de la Universidad de Lima, Luis
Benavente.
“Los candidatos han sufrido caídas en
las encuestas. En cambio Keiko Fujimori
se ha fortalecido”, sostiene.
  Una de las razones que explica que
la hija del expresidente Alberto Fujimori
continúe como favorita es haber moderado
algunas de sus propuestas controversiales.
Por ejemplo, en un principio afirmó que
si era elegida jefa de Estado indultaría a
su padre, lo que perjudicó su candidatura.
De modo que cambió de versión y dijo que
acataría la decisión de la justicia. Los abo-
gados del exmandatario solicitaron un ha-
beas corpus ante el Tribunal Constitucional
contra el fallo condenatorio de 25 años de
cárcel. Argumentan que durante el proceso
judicial se vulneró su derecho a la defensa.
Otros factores que impiden el incre-
mento de la popularidad de Keiko Fujimo-
ri es la investigación fiscal que se le sigue
por el presunto uso de recursos públicos
por parte de su progenitor para financiar
sus estudios en la Universidad de Boston,
Estados Unidos.
Además, su tía carnal, Rosa Fujimori,
se encuentra en condición de prófuga de
la justicia peruana, que le abrió un juicio
por la administración fraudulenta de las
donaciones en dinero para niños pobres
que recibía la embajada de Perú en Ja-
pón. El esposo de Rosa Fujimori, Víctor
Aritomi, fue el único embajador peruano
en Tokio durante todo el gobierno de Fu-
jimori (1990-2000). También se encuentra
prófugo.
 Keiko no ha manifestado una actitud
de confrontación con los otros candidatos.
El propósito: preservar el porcentaje de
electores que le son leales y que fluctúa
entre 18% y 20%.
“Si tenemos en cuenta la más recien-
te encuesta que la ubica en segundo lugar
con 22.3%, frente a 22.8% de Humala y
21.6% de Toledo, no se puede descartar su
eventual triunfo”, dice a Proceso el profe-
sor de ciencias políticas de la Universidad
Harvard Steve Levitsky. “Ella se ha cui-
dado mucho de arriesgar la lealtad de los
fujimoristas, que representan entre 18% y
20% del electorado. Quizás en otros países,
como Estados Unidos o Argentina, ese por-
centaje no represente mucho, pero en Perú
podría decidir el triunfo de un candidato
como Keiko Fujimori”, añade.
La candidata del partido Fuerza 2011
ha concentrado su campaña en el fortale-
cimiento de la economía, el orden y la se-
guridad, y se ha desplazado hacia aquellas
zonas del interior del país donde su padre
construyó obras públicas. “Continuaremos
con el legado de Alberto Fujimori, injusta-
mente preso por haber derrotado al terroris-
mo”, ha dicho en alusión a la guerra contra
el grupo maoísta Sendero Luminoso, des-
mantelado durante el régimen fujimorista.
  “Ella está cosechando la obra de su
padre. Hay mucha gente que recuerda
a Alberto Fujimori por pequeñas pero
importantes obras que hizo durante su
gobierno. Además, los fujimoristas com-
parten una estructura partidaria y una
ideología que los fortalece. Esto explica
por qué Keiko no ha intentado aumentar
esa preferencia de 20%, porque sabe que
con ese porcentaje puede disputar la se-
gunda vuelta”, señala Levistky.
 De hecho, la encuestadora CPI publi-
có un sondeo casi simultáneamente al que
difundió Ipsos Apoyo, en el que Humala
se ubica primero con 23.3%, Fujimori con
20.9% y Toledo con 20.4%. No hay gran-
des diferencias. El debate entre los can-
didatos presidenciales este domingo 3 de
abril, a una semana de la votación, podría
ser decisivo.
 “Un solo error podría bastar para per-
der puntos”, señala Torres, de Ipsos Apo-
yo. “Ese debate será determinante. Lo
cierto es que las elecciones del domingo
10 de abril son de pronóstico reservado.
Es histórico”.
I NTERNACI ONAL / PERÚ
B
ERLÍN.- “¿Por qué miente
uno?”, pregunta incisivamen-
te el obispo protestante al ni-
ño en una perturbadora es-
cena de Fanny y Alexander,
Ingmar Bergman filmó en
1982 el pequeño Alexander,
de 11 años, se ve amedrentado. Su padre
ha muerto un año antes. A sus pies el sue-
lo se resquebraja.
El obispo, altivo e intimidante, ha lle-
gado hasta la mansión de verano de la fa-
milia para reconvenir al chico por su ima-
ginación frondosa. Pero sobre todo para
aparecer ante los ojos de la madre –esa
hermosa viuda a quien corteja– como un
hombre dispuesto a asumir el papel de pa-
dre de Fanny y Alexander. Muy pronto el
sadismo moral del religioso convertirá la
vida de la mujer y sus hijos en un infierno.
El fragmento de la película de Berg-
man, en versión original subtitulada, im-
obsesiones
Escenas de las películas de Ingmar Bergman
corren en paralelo con fotografías de su vida
real. La similitud es evidente: ficción y realidad
confluyen en esas “áreas conflictivas” de las
relaciones humanas en las que el cineasta sue-
co escarbó: el pecado, el castigo, el perdón, la
muerte, el dolor, Dios... Con el título Ingmar Berg-
man, de la mentira y la verdad, el Museo de la
Cinemateca Alemana exhibe también guiones,
bocetos, vestuario, documentos privados y dia-
rios íntimos del realizador en los que aparecen
sus obsesiones y sus “demonios”.
FRANCISCO OLASO
A
P

p
h
o
t
o

/

C
o
n
s
t
a
n
t
i
n
de Bergman
Las

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 47
I NTERNACI ONAL / CI NE
pacta al visitante en la primera sala de la
exposición que el Museo de la Cinemate-
ca Alemana en Berlín presentará hasta el
29 de mayo.
La muestra dedicada al cineasta sue-
co lleva un título sugestivo: Ingmar Berg-
man, de la mentira y la verdad. Entre los
objetos expuestos hay guiones, bocetos y
vestuario original de las películas del di-
rector nacido en Uppsala en 1918 y muer-
to en la isla de Faro en 2007. También
diarios íntimos, correspondencia y docu-
mentos privados que por primera vez se
ven fuera de Suecia.
“Bergman se ocupó tanto en su vida co-
mo en su trabajo artístico del área conflic-
tiva que hay entre mentira y verdad, aun-
que también podríamos decir entre sueño
y realidad, o entre ficción y realidad”, di-
ce a Proceso Nils Warnecke, curador de la
muestra.
“En su biografía, Bergman dice que de
niño tuvo que convertirse en un mentiro-
so para sobrevivir a la severidad protestan-
te de su hogar paterno”, señala Warnecke.
El cineasta escribió en uno de sus diarios:
“El que vive en la mentira aprende a esti-
mar la verdad”.
Los fragmentos fílmicos dan lugar
ahora a una entrevista televisiva en blanco
y negro. Bergman confiesa allí lo mucho
que le dolían a su padre las versátiles men-
tiras que él contaba de niño. El padre, pas-
tor protestante, temía que su hijo no pudie-
ra nunca distinguir entre sus fantasías y la
realidad. Bergman encontró en el teatro y
el cine el lugar en el que ambas conviven
y se funden.
Los paralelos entre vida y obra se su-
ceden en una serie de fotografías. La niñez
del cineasta se contrapone con escenas de
sus películas.
Aquí, por ejemplo, Ingmar y su herma-
na, en trajes de marineros, en el balcón de
la casa paterna en Estocolmo. Al lado, una
imagen de Fanny y Alexander en la que los
dos protagonistas lucen idéntico atuendo.
La foto del padre de Ingmar en el púlpito
y la del pastor Tomas Ericsson encarama-
do en el suyo en Luz de invierno (1963).
Aquí la opulenta residencia de verano de
la abuela de Bergman, y a su lado la man-
sión de la abuela Helena que el director
nos muestra en Fanny y Alexander.
Desnudez
La exposición se organiza cronológica y
temáticamente en ocho secciones: Prólo-
go, Búsqueda, Artista, Fe, Isla de Faro, Re-
laciones, Alemania y Resumen. Lamenta-
blemente los manuscritos de Bergman son
inaccesibles para quien no entiende sue-
co. El espectador se debe contentar con
fragmentos traducidos que permiten echar
algo de luz sobre los conflictos que ator-
mentaban al cineasta.
Por ejemplo, una anotación en su dia-
rio del 17 de julio 1958, mientras filma-
ba El rostro:
“Me siento desnudo. Y entregado. Cre-
ce en mí un fuerte sentimiento de inseguri-
dad. Es como si a uno le hubieran extirpado
una capa de piel y estuviera más desnudo
que nunca. Mi experiencia me dice que es-
te estado no es el peor para rodar una pelí-
cula mientras alcancen las fuerzas corpora-
les, lo que en este momento parece un poco
dudoso. Pero siempre es así y uno consi-
gue de este modo infinitamente más de lo
que se pueda imaginar. En todo caso madu-
ra en mí una conclusión: dejar de hacer pe-
lículas, al menos durante un tiempo. Creo
que es necesario esperar hasta que vuelvan
las ganas.”
Esta sensación se repite una y otra vez
en los diarios del cineasta. “Bergman era
(...) en lo más profundo (...), y de eso dan
cuenta sus películas, una persona increí-
blemente miedosa e insegura”, opina War-
necke. “Lo que no deja de ser muy extra-
ño. Era un genio. Uno de los más grandes”.
Antes de cumplir 40 años, Bergman ha-
bía rodado ya dos de sus obras mayores:
El séptimo sello (1956) y Fresas salvajes
(1957), con la que ganó el Oso de Oro en el
Festival de Berlín.
En 1960 su imagen
fue portada en las
revistas Der Spie-
gel y Time, clara
muestra de que su
complejísima obra,
rica en significa-
dos morales, exis-
tenciales y metafísi-
cos, había tocado el
corazón del mundo
moderno y aun el de
Hollywood.
“Su visión de la
vida me ha conmovi-
do tan profundamen-
te como nunca lo hi-
zo otra película. Creo
que usted es el mayor
director de la actuali-
dad”, le escribió en 1960 el entonces des-
conocido Stanley Kubrick.
En otra carta de ese mismo año, el di-
rector de la Academia de Hollywood in-
tentó convencerlo para que se postulara
para los premios, pero le advirtió de una
indefinida lista de condiciones. Bergman
respondió: “Creo que las nominaciones
al Oscar son una institución humillante
para el arte cinematográfico y espero ser
liberado de la atención del jurado en el
futuro”.
Persona
Un espacio íntimo, acondicionado como
cuarto oscuro, proyecta en sus cuatro pa-
redes secuencias de las películas de Berg-
man. El visitante pareciera adentrarse en
las escenas. Los extraordinarios rostros que
Bergman filmó permiten una contempla-
ción morosa de las expresiones humanas.
Una compensación, acaso, de la inevitable
lejanía que el teatro impone a la expresión
de los rostros. En la muestra, de alto conte-
nido sonoro, aflora toda la riqueza de la voz
humana, desde el grito hasta las inflexio-
nes mínimas.
Las cuatro paredes muestran ahora los
rostros de Harriet Andersson, Ingrid Thu-
lin, Liv Ullman y Kari Sylwan. Ellas per-
sonifican, en Gritos y susurros (1972), a las
tres hermanas y su criada. Una de ellas es-
tá gravemente enferma. La criada es la úni-
ca persona que verdaderamente la acompa-
ña en todo su calvario, durante su muerte e
incluso después de ella. Tras el deceso, el
despido. Un par de insultantes billetes pre-
tenden compensar como servicio lo que ha
sido acto de amor y compasión.
“A Bergman no le interesaba reflejar en
primer plano la situación política o la his-
toria de su tiempo: siempre hizo películas
que tratan de los conflictos, las relaciones
y los sentimientos que hay entre las perso-
nas”, sostiene Warnecke.
“Luz de invierno”. Paralelismo
“Gritos y susurros”. Conflictos
A
B

S
v
e
n
s
k

F
i
l
m
i
n
d
u
s
t
r
i
A
B

S
v
e
n
s
k

F
i
l
m
i
n
d
u
s
t
r
i
48

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

“Esta historia transcurre en el siglo
XIX y naturalmente el poder despacha a
la criada con unos billetes. Pero no se trata
aquí en primer lugar de esto. El momento
refuerza, por el contrario, a esa persona de
corazón abierto, con sentimientos verda-
deros. La criada es –volviendo al título de
la exposición– la representante de la ver-
dad. Ella es la verdad.”
En el siguiente espacio, la muestra nos
recuerda un hecho fundamental, algo olvi-
dado: Bergman fue esencialmente, desde
sus comienzos, un hombre de teatro. Va-
rias fotos describen su carrera de direc-
tor teatral. En 1944, en Helsingborg, era
ya, con 26 años, el director más joven del
teatro estatal sueco. De 1976 a 1985 diri-
gió el Residenztheater de Munich. Y los
10 años siguientes, el Real Teatro Dramá-
tico de Estocolmo.
“Bergman siempre sueña que se en-
cuentra y tiene una conversación con Au-
gust Strindberg en las calles de Estocolmo”,
cuenta Warnecke. Algo más bien improba-
ble, ya que el gran dramaturgo sueco había
muerto antes del nacimiento del cineasta.
“Esa nostalgia por la verdad y por la presen-
tación de los conflictos sin adulteraciones,
libres de kitsch y de hipocresía, es algo que
también se ve en el teatro de Strindberg”,
sostiene el curador.
Muchas de las películas de Bergman
parecen prolongaciones o transposiciones
de las obras de teatro que dirigió. Obser-
vando las fotos de las puestas en escena, es
posible reconocer a buena parte de los ac-
tores de sus películas. Bergman había for-
mado una suerte de familia que lo acom-
pañó en el arte y en la vida. Varias de sus
bellísimas y talentosas actrices fueron sus
parejas o sus amantes.
Su fama de colérico, hipercontrolador
y conflictivo dentro del set de filmación ca-
si no se expresa en las muchas secuencias
de making of que pueden verse en la mues-
tra. El director y sus actores ríen durante la
pausa de alguna escena terrible que acaba
de hacerlos filmar. Nadie parece guardar-
le rencor. Las pesadillas existenciales pa-
recen haber quedado en el celuloide.
Bergman reconoce su temperamento
manipulador y su obsesión por el control,
su necesidad de poder manejar los míni-
mos aspectos de su trabajo y a los acto-
res mismos. “En un trabajo tan emocional
como el teatro o el cine”, dijo, “todos los
sentimientos que están alrededor o fuera
del trabajo artístico deben ser controlados
para evitar que todo se vaya de las manos”.
“Este es el costado oscuro del genio:
lo que necesitaba de las personas era más
importante que cómo eran realmente”, de-
fine Warnecke. “Bergman era, a su modo,
como muchos grandes artistas, un ególa-
tra que siempre giraba en torno a sí mismo
y a sus temas”, sostiene. “Mientras uno se
acomodara a eso y lo apoyara, era extre-
madamente bienvenido. De lo contrario,
había problemas”.
Fe
La sección Fe muestra una selección de los
momentos en que Bergman intentó descri-
bir la lejanía del Dios protestante y la sole-
dad que sienten sus hijos. “Debemos dejar
de hablar de Dios y hablar de lo sagrado en
el hombre”, dice en una de sus últimas en-
trevistas, dos años antes de morir.
Una forma pura de la espiritualidad
se expresa, según Bergman, a través de la
música. “¿Pero de dónde viene eso, la mú-
sica?”, dice haberle preguntado a cuanto
músico se le cruzó en el camino, sin haber
recibido jamás una respuesta aquietante.
Bergman estuvo casado cinco veces y
dejó, en el sentido más estricto, nueve hi-
jos. Jamás pudo o quiso tener una familia.
“Nunca hice el menor esfuerzo por con-
servarla”, dice con sinceridad apabullan-
te en una entrevista que muestra la exposi-
ción. Sostiene luego, como esperando que
alguien le lance alguna piedra servicial,
que no recuerda el día en que nacieron sus
hijos pero sí durante qué rodaje.
En sus películas, el matrimonio es, ca-
si sin excepción, un vínculo desolado. Co-
mo si la relación institucionalizada entre
hombres y mujeres fuera un castigo inútil,
extremo. Su propia experiencia de vida ra-
tifica esta mirada. “En sus películas mues-
tra esa imposibilidad”, sostiene Warnecke:
“Las personas siempre vuelven a sus jau-
las de oro y chocan entre sí”.
Sólo una mujer –Ingrid Karlebo von
Rosen Bergman– consiguió mantenerse a
su lado 24 años. Ingrid era enérgica, vital,
terrena. Idéntica a la madre de Bergman,
dicen quienes conocieron a ambas.
Después de su muerte, en 1995, Berg-
man se retiró casi por completo de la vi-
da artística. Reapareció con la terrible Sa-
rabanda (2003), centrada en el desprecio
del padre por su hijo y el odio reactivo de
éste. La película es también, según Berg-
man, un espejo de su relación con los hi-
jos. “Sí, me puedo reconocer ahí”, admite,
como si su vergüenza luchara con su deber
de honestidad protestante.
Una foto de la mesa de luz de su casa
en la isla de Faro, donde vivió solo sus úl-
timos años, es una muestra de la inquie-
tante actividad mental de Bergman. La
blanca mesa de luz está rayada con anota-
ciones de pensamientos nocturnos. Un pa-
pel escrito a mano, depositado como una
hoja perdida casi al final de una sala de la
exposición, es una sorprendente lista de lo
que Bergman llama sus “demonios”, esas
fuerzas que lo empujan, incontroladas o
incontrolables, en su vida:
“Demonio de la catástrofe, que todo
caiga fuera de control. Demonio del miedo,
miedo a todo. Demonio de la cólera, que
heredé de mis padres. Demonio de la pe-
dantería. Demonio de la puntualidad. De-
monio del orden. Demonio del rencor, ten-
go una memoria infalible.”
En su reverso, el único demonio que
Bergman cree no tener: el demonio de la
nada. “El temor de que nada signifique, que
todo parezca vacío, silencioso, la pérdida
completa de la creatividad y la fantasía; eso
nunca me ha pasado y estoy completamen-
te agradecido que así sea”.
M
a
r
i
a
n

S
t
e
f
a
n
o
w
s
k
i
Exposición en Berlín

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 49
I NTERNACI ONAL / CI NE
ANÁLI SI S
Nuestro país vive una situación sin precedente por los ni-
veles y las formas que ha adoptado la televisión para construir
candidaturas presidenciales, chantajear a la clase política, inter-
ferir en los procesos legislativos, bloquear la competencia y des-
acreditar a sus adversarios. El poder intimidatorio y corruptor
que han acumulado Televisa y Televisión Azteca amenaza a las
instituciones y prácticas que sustentan nuestra vida democrática
y a las libertades fundamentales de la sociedad, como la libertad
de expresión. Las televisoras han puesto a la democracia mexi-
cana en un contexto de alto riesgo. Por ello, es necesario exigir
iniciativas legislativas para una nueva ley de medios que obligue
a los concesionarios de un bien público a aceptar la competencia
y a actuar con mayor profesionalismo.
Los objetivos del acuerdo: proponer criterios de acuerdo con las
mejores prácticas a nivel global para que el comportamiento de
las televisoras no promueva solamente los intereses empresaria-
les y políticos de sus dueños, con demérito del interés público
y el pluralismo. Establecer mecanismos para la protección de
políticos y figuras públicas incómodos que son borrados de la
pantalla o denostados allí.
LOS CRITERIOS DEL ACUERDO
1) Tomar postura en contra de la promoción política de En-
rique Peña Nieto en Televisa, disfrazada de infomercial;
en contra de los paquetes publicitarios negociados con
TV Promo que incluyen la compra de entrevistas en los
principales noticieros; en contra del silencio televisivo que
se guarda sobre el caso de Atenco o los feminicidios en el
Estado de México o cualquier tema controvertido que po-
dría evidenciar las fauces del joven dinosaurio que Televisa
La “Iniciativa México”
que merecería ser apoyada
D E N I S E D R E S S E R
Acuerdo para contener el poder desmedido y antidemocrático del duopolio televisivo
ha concebido. Bajo ninguna circunstancia los ciudadanos
debemos justificar las acciones que Televisa ha emprendido
para construir una candidatura presidencial a la medida de
sus intereses.
2) No convertirnos en cómplices de un duopolio que busca legi-
timación social, intentando presentarse como “socialmente
responsable” con propósitos propagandísticos. Los ciudada-
nos no debemos permitir que Televisa y Televisión Azteca
nos conviertan en instrumento o en parte del conflicto que
mantienen actualmente Televisa/Telcel. Debemos evitar usar
el lenguaje y la terminología que emplean los dueños de las
televisoras y no propiciar que se conviertan – a través de la
“Iniciativa México” – en héroes públicos.
3) Dimensionar adecuadamente la información. Presentar siem-
pre las cifras de concentración del espectro radioeléctrico en
su justa medida y señalar el efecto negativo que esta concen-
tración –en tan solo dos empresas– tiene para la competencia,
la innovación y la productividad. Explicar cuál es el tamaño
y la situación real del problema duopólico y cómo afecta a la
sociedad y a los procesos politicos, dado el precedente per-
verso que sentó la “Ley Televisa”.
4) Atribuir responsabilidades explícitamente. La información
que se difunda sobre el duopolio debe asignar a cada quien
la responsabilidad que le corresponde sobre los hechos
irregulares y al margen de la ley, como la toma del Chiqui-
huite, la renuencia a mostrar los spots del IFE, el cabildeo
de ambas empresas contra reformas a la Ley Federal de
Competencia, la forma en la cual Televisa “borró” al sena-
dor Santiago Creel de la pantalla, el chantaje a los partidos
50

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011


1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 51
Chucherías
N A R A N J O
políticos en el contexto de aprobación
de la “Ley Televisa”, etcétera. En caso
de que alguna acción de las televisoras
caiga en excesos o esté fuera de la ley
–como en la toma del Chiquihuite– ha-
brá que seguir denunciando el ejercicio
indebido del poder y la pasividad del
gobierno.
5) Exigir que no se prejuzguen culpables.
Los ciudadanos debemos demandar que
la información de los detenidos presenta-
dos por las televisoras se maneje bajo el
supuesto de la presunción de inocencia,
en tanto esos personajes no cuenten con
una sentencia condenatoria. La presun-
ción de inocencia ha sido violada en
múltiples ocasiones por las televisoras,
como ocurrió recientemente en el caso
de Florence Cassez, cuando el montaje
armado por Genaro García Luna la pre-
sentó como culpable de antemano ante
la opinión pública. Asimismo, los ciu-
dadanos debemos exigir que el gobierno
no ofrezca el paso de detenidos por las
pantallas de las televisoras, aun antes de
que hayan rendido su declaración formal
ante el Ministerio Público, como ocurrió
con el JJ.
6) Exigir que se proteja a quienes son
agredidos por las televisoras. Allí
está el caso de la denostación a los
ministros de la Suprema Corte cuando
votaron en favor de la inconstituciona-
lidad de la “Ley Televisa”; el caso de
Francisco Gil Díaz cuando fue atacado
por denunciar las irregularidades de
la controvertida transacción Codisco-
Unefon llevada a cabo por Ricardo
Salinas Pliego; el caso de José Esteban
Chidiac, criticado por Javier Alatorre
cuando intentó frenar la ley a modo
que Salinas Pliego promovió en el te-
ma de los corresponsales bancarios; el
caso de la agresión a los Saba por em-
pujar una tercera cadena de televisión;
el caso de Miguel Ángel Toscano, obli-
gado a renunciar porque buscó regular
la publicidad de los productos “mila-
gro”; el caso de Santiago Creel, cuya
cabeza fue difuminada por su posición
crítica en torno al duopolio.
7) Alentar la participación y la denuncia
ciudadana para que haya una nueva
Ley de Radio y Televisión que pro-
mueva la competencia en el sector,
modernice y fortalezca la regulación,
incentive la innovación y lleve al sur-
gimiento de programas de mayor cali-
dad, cobertura con mayor objetividad,
comportamiento periodístico guiado
por el profesionalismo y no por la
agenda política de los dueños.
52

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

ANÁLI SI S
8) Proteger a los periodistas, analistas,
intelectuales, figuras públicas, legis-
ladores y reguladores que disienten
de las directrices que marcan las te-
levisoras. Se ha vuelto una práctica
común utilizar los espacios televisi-
vos para dirimir fobias personales y
políticas en contra de quienes llevan
años señalando el peligro que la con-
centración duopólica significa para
la vida democrática, la competencia
electoral, la cobertura noticiosa plural,
los procesos legislativos, la autonomía
de los diputados, la independencia de
los candidatos presidenciales, la liber-
tad de expresión. Las acusaciones de
“mezquindad” en contra de quienes –
por razones legítimas– no han querido
suscribir la “Iniciativa México” tal y
como ha sido planteada reflejan una
profunda falta de entendimiento sobre
la pluralidad y la diversidad de pos-
turas que cualquier democracia debe
fomentar en lugar de criticar.
9) Solidarizarse ante cualquier amenaza o
acción contra reporteros y medios que
resulten incómodos para el duopolio
televisivo, para los concesionarios que
buscan proteger sus concesiones, para
los que se oponen a la competencia,
para los que quieren seguir usando la
pantalla con el objetivo de promover
candidaturas presidenciales afines a
sus intereses –como en el caso de Tele-
visa/Enrique Peña Nieto–, para los que
quieren seguir manteniendo el statu
quo, para quienes intentan ocultar el
problema estructural que aqueja a la
televisión mexicana detrás de una ini-
ciativa dedicada a limpiar su imagen.
10) Participar en el combate al duopolio.
Es responsabilidad de los ciudadanos
seguir denunciando el comportamiento
cuestionable de televisoras que para
congraciarse con Felipe Calderón –en
medio de un pleito feroz contra Carlos
Slim/Telmex/Telcel– ofrecen apoyar
al gobierno en los términos que el
presidente ha exigido. Felipe Calderón
reitera que la guerra contra el crimen
organizado se va ganando aunque no
parezca, y que el problema de fondo es
uno de “percepciones”. En este mo-
mento, las televisoras se declaran sus
aliadas y prometen ofrecer la cobertura
balanceada que Los Pinos ha deman-
dado una y otra vez. Pero lo que la ciu-
dadanía debe recordar es que le toca
denunciar a los enemigos de la demo-
cracia dondequiera que se encuentren.
Ya sea en las calles de Ciudad Juárez
o en el camino al Ajusco o en las ofici-
nas de Avenida Chapultepec. O
El Acuerdo para la Cobertura Infor-
mativa de la Violencia, suscrito el jue-
ves 24 de marzo al conjuro de Televisa,
cuenta con una suerte de post scriptum
titulado “Respaldo social”. Lo suscriben
agrupaciones empresariales y civiles que
acompañan esta porción de la Iniciativa
México, la magna operación propagan-
dística y política mediante la cual el con-
sorcio principal de la televisión abierta
diseña la república que quiere.
En la época del corporativismo so-
cial priista a esas agrupaciones se las
llamaba “las fuerzas vivas de México”.
Eran el sector participante de una socie-
dad muda y quieta. Se las autorizaba a
funcionar siempre y cuando no infringie-
ran las normas del respeto a lo estableci-
do y de asentimiento a las concepciones
políticas y sociales fraguados en lo alto
y desde allí distribuidas al cuerpo social.
En cierta etapa del desarrollo civil, in-
fluido por los términos de la sociología
cristiana, se las llamaba sociedades in-
termedias, situadas a medio camino en-
tre los individuos y el Estado.
Algunas de ellas estaban organiza-
das por el propio Estado. Tal era el caso
de las agrupaciones de representación
empresarial. Se regían por una ley que
hacía obligatoria la afiliación en cáma-
ras y la unión de éstas en federaciones
y confederaciones. Muy pocas agrupa-
ciones escapaban a esta vertebración
forzada. El ejemplo más claro fue la
Confederación Patronal de la República
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
Mexicana (Coparmex), organizada con-
forme a la Ley Federal del Trabajo como
sindicato patronal. Los centros con que
funcionaba en las principales ciudades
del país eran fermento de reclamos y
protestas, aunque casi siempre se mantu-
vieron alineadas con el gobierno.
Así no fuera directamente, la Copar-
mex alentó o sirvió de ejemplo a agru-
paciones voluntarias de empresarios.
Algunas de las más relevantes fueron
el Consejo Mexicano de Hombres de
Negocios y, después, el Consejo Coor-
dinador Empresarial (CCE). Con la
virtual pérdida de vigencia de las leyes
de cámaras de industria y comercio, y
luego con su anulación judicial, floreció
el agrupamiento de sectores empresa-
riales. Ejercen una notoria conciencia
de clase, y la proclaman (a través, por
ejemplo, del Consejo de la Comunica-
ción, Voz de las Empresas) o del propio
CCE, que en el proceso electoral de
2006 actuó como si fuera una organi-
zación partidaria cuyas intervenciones
violentaron el orden legal.
Televisa convocó a agrupaciones de
este género a la firma del Acuerdo men-
cionado y su respaldo social. Se agrega-
ron a ellas asociaciones civiles surgidas
sobre todo al calor de la inseguridad
pública: Asociación Alto al Secuestro,
Causa en Común, Consejo Ciudadano
contra la Delincuencia, México SOS,
México Unido contra la Delincuencia,
Movimiento Pro Vecino.
La sociedad civil
de Televisa

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 53
Fue convocada la Comisión
Mexicana de Derechos Huma-
nos, que defiende la libertad de
educación y la integridad de la
vida. Pero otras agrupaciones
del ramo, las organizaciones no
gubernamentales, los centros
de derechos humanos apoya-
dos por órdenes y congregacio-
nes religiosas, o por gobiernos
diocesanos, quedan al margen de este
llamado. No forman parte del México
deseable. Ninguna de las agrupaciones
fundadas por familiares de víctimas que
lucharon por la justicia han expresa-
do solidaridad a comités populares que
persiguen el mismo objeto. Salvo que
me equivoque, la señora Isabel Miranda
de Wallace, tan bien recibida en los cír-
culos gubernamentales y en los medios,
jamás se reunió o expresó solidaridad a
la señora Marisela Escobedo, o a la fa-
milia Reyes Salazar, víctimas de un afán
formalmente semejante. En esas luchas
todos somos iguales, aunque haya unos
más iguales que otros.
Como en un sarao, la representación
de esa escogida sociedad civil otorgó su
“respaldo social” al acuerdo sobre infor-
mación, y los vistosos logotipos de sus
organizaciones adornaron las planas don-
de se desplegaron esos documentos. Los
firmantes atribuyeron un excesivo valor
al Acuerdo, pues lo tienen como “inicia-
tiva de los medios que valoramos y reco-
nocemos como esencial para la efectiva
contención de la violencia que genera la
delincuencia organizada”.
Si bien reconocen la responsabilidad
del Estado en garantizar la seguridad de
la sociedad, proclamaron lo que les co-
rresponde hacer:
“En el ámbito de responsabilidades
cívicas y sociales que corresponde a cada
uno de nosotros, expresamos nuestra de-
terminación de emprender todas aquellas
acciones que contribuyan a la consolida-
ción del estado de derecho, sabedores de
que sólo en el marco de ese estado es po-
sible la vida democrática y el goce pleno
de los derechos fundamentales que consa-
gra nuestra Constitución.”
Es deseable que este pronunciamien-
to no esté constituido sólo por palabras
huecas. Es que las agrupaciones que lo
signan son dadas a suscribir compro-
misos que duran lo que un suspiro. Por
sólo citar un ejemplo de dichos no ava-
lados por los hechos, conviene recordar
el Acuerdo Nacional por la Seguridad,
la Justicia y la Legalidad, fechado el 22
de agosto de 2008, y convertido en letra
muerte apenas se cerraron
los elegantes cartapacios en
que fue guardado.
Impulsado por el gobier-
no de la República, al calor
de una oleada de crímenes
en que sobresalió el secues-
tro y asesinato de Fernando
Martí, el Acuerdo impuso
deberes a fecha fija al Ejecu-
tivo federal, a los poderes Legislativo y
Judicial, a los gobiernos estatales y muni-
cipales. Pocos compromisos de esa índo-
le se cumplieron y ya nadie los recuerda.
Menos están en la memoria colectiva,
porque no corresponden a deberes legal-
mente establecidos, los compromisos de
“los integrantes del sector productivo”,
las asociaciones religiosas, “las organiza-
ciones de la sociedad civil”, los medios
de comunicación.
Con diferentes formulaciones, esos
grupos se comprometieron a promover
“la cultura de la legalidad” y a incremen-
tar “contenidos que fomenten la cultura
de la legalidad”.
¿Recuerda usted que alguien haya
procedido en esa dirección? ¿Tuvo no-
ticia de que las Iglesias fomentaran “en
sus programas de difusión, en sus edifi-
cios, en sus templos, en sus lugares de
oración”, la cultura de la legalidad y de
la seguridad?
¿Es probable que el “respaldo social”
ahora ofrecido tenga mayor sustancia?
Temo que no. O
54

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Casi 80% de los más de 250 mil mexi-
quenses que acudieron a la consulta sobre la
alianza entre el PAN y el PRD para disputar
la gubernatura del Estado de México apoya-
ron la realización de la misma; sin embargo,
la suerte de dicha alianza todavía no está
sellada, y en estos momentos parece muy
difícil que se concrete por las manifiestas di-
ferencias entre los grupos perredistas.
Haber hecho que 250 mil 985 ciudada-
nos participaran en la consulta no es un lo-
gro menor. Para dar una idea de la magnitud
de la tarea, probablemente la comparación
más precisa debe hacerse con la elección de
la dirigencia priista el 24 de febrero de 2002,
cuando el entonces gobernador Arturo Mon-
tiel operó con todo el aparato gubernamental
en favor de Beatriz Paredes para derrotar a
Roberto Madrazo, y pudo movilizar a 431
mil 927 mexiquenses a las urnas.
No hace falta analizar detalladamente el
desequilibrio de los recursos que Montiel utili-
zó en aquel momento y los que ahora tenían a
su alcance las organizaciones ciudadanas que
prepararon la consulta, ni siquiera si se suman
los que pudieron aportar los panistas y perre-
distas desplazados de sus bastiones en las elec-
ciones de 2009, pues aun así la diferencia entre
uno y otro ejercicio no es desproporcionada.
Sin embargo, aunque no puede minimizarse la
expresión de un cuarto de millón de mexiquen-
ses, tampoco significa obtener el triunfo en la
elección del próximo 3 de julio.
Mientras tanto, es un hecho que el Con-
sejo Estatal del Partido de la Revolución De-
mocrática en el Estado de México refrendará
su apoyo a la alianza con el Partido Acción
Nacional. Luis Sánchez, el dirigente estatal
del PRD, declaró el miércoles 30 de marzo
que llevarán al Consejo Estatal la propuesta
de alianza con el blanquiazul y aseguró que
lograrían más de 70% de votos aprobatorios.
Pero aun si no consiguen ese porcentaje, di-
cho órgano ratificará la decisión que ya tomó
en el pasado, en virtud de que los estatutos del
PRD no establecen que en dicha instancia se
requiera de una mayoría calificada de las dos
terceras partes. Pero la decisión final recaerá
en el Consejo Nacional perredista, cuyo esta-
tuto señala en su artículo 307: “Los Consejos
Estatales, una vez aprobada la propuesta de
política de alianzas, coaliciones y candida-
turas comunes, deberán remitirla al Comité
Ejecutivo Nacional para su aprobación por un
mínimo de dos terceras partes…”.
Es decir, en este caso tienen que obtener el
El PRD, en su primera encrucijada
J E S Ú S C A N T Ú
voto aprobatorio de las dos terceras partes de
los consejeros. Y aquí es casi imposible que lo
logren, pues en el Consejo del 19 de febrero de
este año, cuando autorizaron la realización de
la consulta, lo hicieron con 129 votos a favor y
72 en contra, lo que significa 64% de los votos
favorables, es decir, les faltaron cinco para al-
canzar las dos terceras partes.
Por lo que se refiere a la elección de la di-
rigencia nacional, Jesús Zambrano logró 154
votos, que representaron 50% de los conseje-
ros presentes; Dolores Padierna, 111, 36%; y
Armando Ríos Piter, 43, el restante 14%. Y si
el análisis se hace a través de los consejeros
afines a cada una de las corrientes, los votos
se reparten así: 55% a favor de las alianzas;
32% abiertamente en contra, y el restante
13% sería el que puede moverse para uno u
otro lado. No obstante, dado el respaldo pú-
blico que Marcelo Ebrard le brindó a Alejan-
dro Encinas, quien ya reiteró que no aceptará
ser postulado en una alianza con el PAN, no
parece viable que apoyen la alianza.
Además de este obstáculo, los tiempos
apremian, pues el Consejo Estatal perredista
está citado para el 10 de abril, y una vez que
esta instancia tome la decisión deberá remi-
tirse al Consejo Nacional para que haga lo
propio, lo cual amplía el plazo para la deci-
sión final. Con estos tiempos, el PRD tendrá
los resultados a mediados de abril, cuando,
de acuerdo con el Código Electoral, ya no se
pueden realizar precampañas. Y aunque to-
davía tienen hasta la primera decena de mayo
para hacer el registro del candidato, se com-
plica el proceso de selección, pues no puede
trascender a la comunidad.
De hecho, en estos momentos, tanto el
PAN como el PRD tienen en marcha sus pro-
cedimientos internos de selección. El PAN
ya decidió ir con Luis Felipe Bravo Mena,
mientras que en el PRD se inscribieron cinco
precandidatos, entre ellos Encinas, y están en
precampaña. No resultará fácil, en consecuen-
cia, lograr un acuerdo para definir quién de los
dos candidatos abandera una alianza, sobre to-
do cuando no puede hacerse en forma abierta.
El PAN estaría listo en estos momentos
para concretar la alianza e iniciar un proce-
so de selección abierto, pero el PRD toda-
vía tiene que desahogar sus procedimientos
internos que, más allá de que difícilmente
conducirían a la aprobación de la alianza,
representan obstáculos para cumplir con los
tiempos estipulados tras la reforma al Código
Electoral del Estado de México.
Además de que todo indica que la alianza
no se concretará, cualquiera que sea su desen-
lace, el procedimiento dejará múltiples daños
en el interior del PRD, si no la franca ruptura
entre los dos grupos. Por lo mismo, sus po-
sibilidades de triunfo se verán reducidas. La
precampaña de Encinas ya dejó claro que su
confianza y apoyo se encuentra en el Grupo
de Acción Política, el cual disputa el poder
en el Estado de México al de Alternativa De-
mocrática Nacional, que actualmente tiene la
presidencia estatal.
Contrasta esta lucha interna con el con-
senso que, en la víspera de la consulta de la
alianza, impuso el gobernador Enrique Peña
Nieto para definir la candidatura priista: cin-
co precandidatos (Luis Videgaray, Ernesto
Nemer, Azucena Olivares y Alfredo del Mazo
Maza, quienes abiertamente habían manifes-
tado su interés en ser los abanderados; y Ri-
cardo Aguilar, quien aspiraba calladamente)
aceptaron dicha decisión, se disciplinaron y
manifestaron su apoyo a Eruviel Ávila, alcalde
con licencia de Ecatepec. La decisión de Pe-
ña Nieto significó desplazar al llamado Grupo
Atlacomulco, e incluso a su primo Del Mazo,
pero garantizó la unidad partidista, que estaba
en riesgo de no haber sido Ávila el ungido.
El resultado de la consulta ciudadana colocó
al PRD frente a su primera encrucijada, y hasta
hoy, aunque nuevamente evite la ruptura, todo
indica que no saldrá bien librado, ya que las dis-
tancias entre los grupos siguen ensanchándose y,
al menos en el Estado de México, no es previsible
un resultado electoral favorable. O
ANÁLI SI S

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 55

1. Lo que un país dice de sí mismo es lo que
es y lo que volverá a intentar ser. Los políti-
cos estadunidenses afirman, en cada discurso
donde requieren de un momento retórico que
eleve el entusiasmo del auditorio, que Nortea-
mérica es la Nación más creativa del mundo y
de la Historia. El resto de los bípedos pensan-
tes del planeta podemos entrecerrar los ojos
por la pena ante la arrogancia, pero los esta-
dunidenses vuelven a afirmar en el siguiente
discurso esa muletilla, esa creencia que cifra
su identidad y les da un rumbo común.
Europa la antigua, Europa la apocada
por dos guerras terribles el siglo pasado,
Europa la humanista, se dice a sí misma
que es el enlace de la tradición y de la in-
vención de un mundo más piadoso y digno.
Y la creación de la Unión Europea, cuya
meta no es la hegemonía mundial, sino el
bienestar y la dignidad de cada individuo,
da a Europa su sentido presente y su pro-
grama futuro.
¿Qué nos decimos los mexicanos de los
mexicanos? Acá hay que pisar con sumo
cuidado, andar de puntitas, porque nuestra
narrativa de nosotros mismos condena de
antemano cualquier afirmación que use el
plural de la primera persona.
Nos decimos que no podemos fraguar
una narrativa común. Nos repetimos que no
nos alcanza el talento ni el amor por el próji-
mo ni la consistencia para narrarnos y luego
ser los que hemos narrado. Somos los rela-
tores, una y otra vez, del fracaso común. So-
mos los historiadores de nuestro desencanto.
Somos los engañados desengañados, cuya
muy mexicana sobriedad es un estilo de la
tristeza de ser nosotros. Y como cualquier
Nación, aplicamos la meta-narrativa en que
estamos insertados, a todo evento.
No es casual que el libro que aún pre-
sentamos a los extranjeros como aquel que
nos descifra sea El laberinto de la soledad,
que nos narra en la alta prosa de un pre-
mio Nobel como hijos de la madre indígena
chingada, es decir violada por el conquis-
tador, y en ruta directa al infierno de la
Chingada de volver a jodernos a nosotros
mismos.
Narrar el fracaso
S A B I N A B E R MA N
2. ¿Cuál fue el último discurso en el que te
sentiste profundamente emocionado y lleno de
entusiasmo por el porvenir? La pregunta se la he
hecho durante los últimos meses a mexicanos
de todas las filiaciones ideológicas.
La respuesta más común señala el año
de 1999: Vicente Fox apalabró entonces un
sentir común innegable y una ruta de futuro
posible, las dos condiciones de una narrativa
compartible. Es verdad, su legado no fue una
larga narrativa, memorables Fox dejó apenas
unos cuantos momentos lingüísticos, pero
contundentes. “Hoy, hoy, hoy”. “Saquemos
al PRI de Los Pinos”. “A mí tal vez se me
quite lo majadero, pero a ustedes lo maloso
y lo corruptos, no se les va a quitar nunca”.
La segunda respuesta más frecuente se-
ñala el 2006, al discurso de Andrés Manuel
López Obrador en un Zócalo de la Capital
repleto hasta los copetes de los edificios que
lo circundan. El justamente famoso discurso
que llamaba a la moratoria de los odios en-
tre los mexicanos, y terminó con un relám-
pago verbal. “Los amo, desaforadamente”.
(Guardo como un tesoro la imagen de Carlos
Monsiváis en un balconcito estrecho del Ho-
tel Majestic, murmurando a la par de AMLO,
del otro lado de la plaza, palabra por palabra
de ese discurso que acaso redactó él o por lo
menos corrigió hasta volverlo propio.)

3. Toda identidad nacional es hija de la
Historia y de una ensoñación del Futuro. Por
tanto, los mexicanos somos huérfanos: care-
cemos de un Futuro apalabrado y consenti-
do, y vivimos oprimidos por la narrativa de
un pasado de impotencia. De cierto, las úl-
timas tres décadas vividas bajo el gobierno
del PRI desbarataron nuestra fe en los gran-
des proyectos nacionales. La oratoria priista,
rica en vocabulario e ideas, adolecía de la in-
verosimilitud. Narraba un México mentido y
un México futuro increíble. En los rieles de
la simulación, los largos y sonoros discur-
sos del PRI no podían capturar la emoción
de los ciudadanos ni avivar su entusiasmo.
Para colmo, parte de la dinámica del priismo
suponía la breve temporalidad de sus narra-
tivas. Pasado su sexenio, el gran orador, el
Presidente, era descabezado por el nuevo
presidente y su retórica era empaquetada y
lanzada al olvido.
Paralelo a las sucesivas narrativas priistas,
se fue fraguando un discurso ciudadano del
rechazo al poder. Ser intelectual y ser creíble
en las postrimerías del siglo pasado, incluía un
gran No al gobierno y apenas un manojo de as-
piraciones positivas. La fe en la democracia y
en el reconocimiento de la diversidad social y
la urgencia de un México menos pobre.
Así nos encontró la democracia. Sin una na-
rrativa ciudadana de largo aliento para el momen-
to en que los ciudadanos sí pudiéramos, nuestros
anhelos encarnados por nuestros elegidos para el
Poder; y sin una narrativa para el Poder, donde el
Poder sí se ejerciera para el bien común.
4. Henos aquí, ahora, atrapados todavía en
el Gran No. En la costumbre del rechazo me-
cánico a cualquier otro. En la descreencia del
prójimo. En el descabezamiento de cualquier
evento que sobresalga. En el remache cotidia-
no del desencanto. En la sobriedad del desen-
gañado, esa austera tristeza reaccionaria.
No es casual que en este 2011 avance-
mos hacia una nueva sucesión presidencial
entre discursos políticos que oscilan entre el
repudio de los otros bandos y, al momento
de trazar un futuro, un minimalismo patético.
Aterrados por la guillotina que es la opinión
pública, hasta hoy ningún precandidato se
atreve más que a apalabrar sus odios (que no
vuelva el PRI; que se vaya el PAN; qué susto
el populismo de la Izquierda) y a balbucear
lugares comunes sobre el futuro.
Si ningún nuevo aspirante nos asombra,
para el 2012 podremos elegir entre candida-
tos que nos garantizan una sola cosa: que los
otros candidatos no serán electos.
5. Cuéntame una nueva historia, le pide
el Sultán a Scherezada en Las mil noches y
una noche de Vargas Llosa. Asómbrame, sá-
came de la sombra del pasado. Cuéntame de
un lugar iluminado a donde tú y yo podamos
caminar sin que tú o yo saquemos de entre
nuestras ropas una cimitarra para cortarle al
otro la cabeza. O
México
según
Monsiváis
Ni siquiera la mente académica más ambiciosa aspiraría a que un
testigo privilegiado del siglo pasado hubiese escrito su crónica en-
tera, siquiera en un tema específico. Sin embargo, y como una vida
no alcanza, póstumamente Carlos Monsiváis cumple en parte ese
propósito en su obra La cultura mexicana en el siglo XX (El Colegio
de México, colección Historia Mínima), ya en circulación. La editora
Eugenia Huerta relata que preparó el volumen con base en una de
las versiones “casi definitivas” que le entregó el autor, a su vez en-
frentado a la monumental tarea de actualizar textos publicados hace
mucho acerca del país que leyó, vio y degustó con fruición mientras
lo escribía en libros, prólogos y columnas (la última de ellas, Por mi
madre, Bohemios, aquí en Proceso). Pero a la par que satisfizo las
expectativas editoriales, Monsiváis remarcó en este volumen su pro-
pio perfil intelectual, que abarca sus exploraciones tempranas sobre
la literatura, el teatro, el cine y la fotografía, glosa los cambios ideo-
lógicos y les hacer lugar a las artes plásticas y a la arquitectura. Sólo
se extraña su precursora crítica de la televisión nacional. En cambio,
puso énfasis en la historia de la educación pública. Se reproducen
aquí, con autorización de El Colegio de México, la “Nota introducto-
ria” del escritor, fechada en enero de 2010, y el capítulo 23: “La edu-
cación básica en la era institucional”.
56

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Nota introductoria
E
n 1977 entregué a El Colegio de México unas “No-
tas sobre la cultura mexicana” para la Historia gene-
ral de México. Más de treinta años después, y también
desde la crónica de la historia cultural, he revisado y
ampliado considerablemente esas notas, y me he be-
neficiado de un alud de publicaciones, por lo común
académicas: obras completas (el caso de los libera-
les de la Reforma y de figuras como Antonio Caso,
Samuel Ramos y José Juan Tablada), ensayos y biografías sobre
creadores destacados, discusiones sobre el canon y la convenien-
cia o inutilidad del uso del término, recuperaciones y olvidos per-
tinentes, práctica ritual de homenajes a propósito de cincuente-
narios y centenarios, y la convicción no tan soterrada: “Clásico
es aquél o aquélla de quien me ocupo”. Entre los cambios de per-
cepción, uno primordial: el nacionalismo ya no persuade, pero la
atención a lo nacional se acrecienta. Ya no se es nacionalista, pe-
ro la atención a lo nacional es obsesiva.
Los acontecimientos y fenómenos de estos años en lo social,
lo político y lo económico han tenido vastas consecuencias en
la cultura, que a su vez han influido poderosamente en la socie-
dad. Entre los hechos a destacar, el PRI perdió en dos ocasiones
la Presidencia de la República; la derecha insiste en el combate
al Estado laico y a las universidades públicas; un buen número de
libertades que se daban por muy firmes sufren la acometida del
integrismo; la izquierda no ha cesado de dividirse, y las condicio-
nes económicas son muy adversas. Con todo, es ya irrefutable el
papel de la cultura (libros, música, teatro, danza, pintura, instala-
ciones, escultura) en la resistencia a la destrucción de lo ya obte-
nido y en el desarrollo de las comunidades y las personas.
En el tiempo transcurrido se han revisado las definiciones (in-
terminables) de cultura y, si se quieren panoramas completos, ya
es indispensable tomar en cuenta la presencia, mucho más que la
influencia, de elementos “extranjeros”. ¿Cómo hablar de cultura
mexicana del siglo XX sin mencionar, digamos, la filosofía de
la Ilustración, a Freud, Marx, Eliot, Picasso, Chaplin, Stravins-
ki, el jazz, Hemingway, Valéry, Proust, el expresionismo alemán,
la generación española del 27, el surrealismo, Neruda, César Va-
llejo, Eisenstein, Fritz Lang, Hitchcock, John Ford, el socialis-
mo, las variantes del psicoanálisis, el feminismo, la teoría crítica
del grupo de Frankfurt, Walter Benjamin, el neorrealismo italia-
no, el arte pop, el abstraccionismo, Foucault, Borges, Lacan, el
minimalismo?
Fuera de los capítulos dedicados al teatro
y al cine, he prescindido del examen cada vez
más indispensable de la cultura popular. Tam-
poco he considerado con el detalle necesario a
la prensa, un espacio formativo de la sociedad
que, entre otras aportaciones, ha sido el cam-
po de experimentación o petrificación del len-
guaje. He añadido las notas sobre el marxis-
mo, las consecuencias de las teorías de Freud
y la fotografía.
Cubrir un siglo en la vida cultural de un
país, así sea de modo descriptivo y sintético,
es una tarea inacabable. Por las restricciones
de espacio que marca el criterio editorial, no
atendí los movimientos y creadores, muy nu-
merosos en ambos casos, de las dos últimas
décadas del siglo XX; en la revisión de las
obras individuales mi límite fue casi siempre
el de los nacidos antes de la década de 1940.
Por un acuerdo con las autoridades de El Colegio de México,
el término de estas notas es, aproximadamente, 1980. Le corres-
ponde a otro libro, con los engaños y autoengaños a que se pres-
ta el criterio de las décadas, la crónica de lo ocurrido culturalmen-
te a partir de entonces. Agradezco profundamente las críticas de
mis compañeros del Seminario de Cultura de la Dirección de Es-
tudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Histo-
ria, y también el estímulo de Javier Garciadiego, presidente de El
Colegio de México, y de Francisco Gómez Ruiz, director de Pu-
blicaciones de la institución. Por último, mi reconocimiento a Eu-
genia Huerta, editora ejemplar.
C. M.
27 de enero de 2010
XXX
La Revolución, como Anteo, se recupera una vez que toma
posesión de su nuevo cargo
A lo largo del siglo XIX los conservadores califican a los profeso-
res de inmodificables, en el mejor de los casos correas transmiso-
ras del conocimiento elemental (alguien tiene que hacerlo y su ofi-
cio es mecánico) y, en el peor, meros agitadores que envenenan con
su rencor la mente de los niños. Entre 1920 y 1940 la mística del
magisterio o, más exactamente, su sentido misionero, contribuyen
en gran medida a la integración nacional y la consolidación del Es-
tado, no sin un costo personal y social muy alto para ellos. Pero en
el gobierno de Manuel Ávila Camacho la mística y sus practican-
tes ya estorban. La unificación sindical y la burocratización consi-
guiente inutilizan el adular a los maestros diciéndoles “nervios de la
nación” o “edificadores de la Patria”. Su única importancia –dicen
las autoridades con otras palabras– se localiza en niveles discretos,
como servidores públicos al tanto de su humilde condición presu-
puestal y laboral. ¡Ah! Y que se abstengan de prédicas. Desaparece
el apóstol y aparece el burócrata de la Federación.
Desde 1940 a los maestros no se les demanda que se sacrifi-
quen por la nación, porque, según los gobiernos, reciben lo justo.
Esto exige un paso previo: “desacralizar” la enseñanza, tan asumi-
da como apostolado por los liberales del siglo XIX, los jacobinos
radicales del Constituyente de 1917 y los comunistas en el periodo
1920-1940. Si aún se cree fervorosamente en la escolaridad (“El
título profesional es el seguro contra el desempleo”), se desvane-
ce el crédito de los primeros proveedores de esa magia, el conoci-
miento. Con rapidez se evapora el aura (muy exigua) de los profe-
sores. ¿Cómo creerlos portadores del saber si
se atiende a su aspecto, sus modos de vida, su
aplastamiento administrativo?
A los profesores, y a la educación en gene-
ral, los gobiernos los someten al “·criterio-de-
los-sexenios”: la renovación en la falsa movi-
lidad. Este es el mensaje ritual: antes de ahora
sólo han ocurrido desastres, acepten que em-
pezamos desde cero. A juzgar por los hechos,
la calidad de la enseñanza es para los gober-
nantes un asunto muy menor. Cada secretario
de Educación desconoce primero y critica ac-
to seguido lo que le antecedió. Se discurre: es
poquísimo lo avanzado, el presupuesto es muy
insuficiente, los planes de enseñanza son inúti-
les o de eficacia muy selectiva, hay inercia y
descuido… ¡¡¡pero ya está aquí el proyecto in-
falible!!! En cascada se precipitan y se olvidan
el Plan de Once Años, la Revolución Educa-
tiva, la Reforma Educativa. Los maestros ga-
LI BROS

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 57
nan cada vez menos, y la burocracia exige de los maestros adhe-
sión incondicional, servicios político-electorales o incluso el fin
de las pretensiones de tener derechos. De golpe, no se discute: la
educación es “zona de desastre”.
Es obvio el resultado del ataque a la profesión magisterial, desti-
nada cada vez más a quienes no pueden evitarla (por vocación o por
falta de oportunidades). El magisterio es cada vez menos una profe-
sión permanente. Según demasiados jóvenes es una estación de paso.
En la imagen que se impone, los maestros son profesionistas a me-
dias, sin derechos políticos, con opciones escasísimas de transfor-
mación académica. Por eso, la lucha de la Sección IX de 1956-1958
se libra contra la reducción del magisterio a un sector informe, que
transmite con mnemotecnia vacilante lo indispensable, iza la bandera
algunos días del año, asiste a festivales tristísimos y vota por quien se
le diga. Esto, en la capital; en el resto del país, la función de los maes-
tros es distinta, y en los pueblos son, con frecuencia, líderes natura-
les, la base persuasiva del PRI.
En un manifiesto de 1958 los profesores de la sección IX del
SNTE argumentan: “De acuerdo con las cifras oficiales, en ju-
lio de 1956 ganábamos 14 por ciento menos que en 1939, en tan-
to que en marzo de 1958 la diferencia es más de 35 por ciento”
y concluyen:
• Esta situación que señalamos sólo ha conducido a que los
maestros resintamos los perjuicios consiguientes en nuestra
salud y en la de nuestros familiares, carezcamos de la posibi-
lidad de educar a los hijos, y a que desmerezca nuestra capa-
cidad profesional. Tal estado de cosas exige que le pongamos
punto final mediante nuestra lucha unida y combativa.
XXX
La educación laica es el gran patrimonio magisterial. No obstante
la burocratización, los maestros defienden la laicidad, el laicismo y
el artículo 3º constitucional. Por un tiempo, y luego de su triunfo en
lo tocante a la educación sexual, la derecha y el sector clerical no
van más allá de ataques desvencijados al laicismo. Pero la apari-
ción de los Libros de Texto Gratuitos reactiva al fundamentalismo
conservador. Como se documenta en la investigación de Lorenza
Villa Lever (Universidad de Guadalajara, 1988), el debate es fun-
damental. En 1962, la primera andanada eclesiástica y empresarial
contra los libros de texto desemboca en la derrota de la derecha de
Monterrey, humillada por el control sindical y político del presi-
dente Adolfo López Mateos; la siguiente embestida se produce en
1975, como parte de los ataques contra el presidente Luis Echeve-
rría, detestado por su “tercermundismo” y su discurso ocasional-
mente “radical”. Las críticas del Centro Patronal de Nuevo León,
por ejemplo, ubican lo que para ellos es la gran amenaza: el “inter-
nacionalismo” que “enaltece a héroes de otros países” (El Univer-
sal, 6 de enero de 1975). Acto seguido, el obispo de Tlaxcala, Luis
Munique Escobar, califica de “socializante y comunizante” el li-
bro de sexto año en “los asuntos referentes a la educación sexual y
a la enseñanza de ciencias sociales” (El Día, 23 de enero de 1975),
y el un tanto desvaído “progresismo” de los textos es visto como la
víspera del asalto al Cuartel Fundidora (o algo así). Luis Guzmán
de Alba, presidente de la Asociación de Industriales de Vallejo, no
se anda por las ramas:
• Como padre de familia, como mexicano, y tomando en cuen-
ta que el monopolio de la nacionalidad no existe en nuestro
país…, considero que el libro de texto gratuito de sexto año,
el de ciencias sociales, es tendencioso, marcadamente de tipo
socialista-comunista y muchos de sus conceptos no se adap-
tan a nuestra idiosincrasia nuestra situación nacional. (Nove-
dades, 24 de febrero de 1975)
¿Qué es “nuestra idiosincrasia”? Algo que no necesita demos-
tración, ni siquiera pruebas concretas de existencia. La Unión
Nacional de Padres de Familia (UNPF), un membrete a pedi-
do, también se arrebata. En un desplegado muy confuso, ata-
ca los libros de ciencias naturales, porque en ellos se pretende
impartir educación sexual. “(Defendemos) el derecho natural
de la familia a impartir tal educación y le conferimos a la es-
cuela el carácter de complementaria para dar dicha formación;
exigimos que se obre con el consenso de los padres, y no uni-
lateralmente como si se tratara de niños de países totalitarios
comunistas”. (Excélsior, 2 de febrero de 1975.)
Las UNPF también censura el libro de ciencias naturales pa-
ra maestros, sobre todo el de sexto de primaria. Se opone al pro-
nunciamiento sobre “la paternidad responsable” y el uso de an-
ticonceptivos, desconfía de la preparación del profesor que le
debe explicar dichas cuestiones a sus hijos y se llama a ofen-
sa porque el gobierno juega con la “dignidad de la persona”, ya
que, además de improvisar consejos, pretende “arrebatar el de-
recho primario de los padres de familia en la educación de sus
hijos”. (Excélsior, 3 de febrero de 1975.)
Además, esta Unión de Padres de Familia se indigna porque
se aborda la educación sexual solamente desde el punto de vis-
ta biológico.
• Si el sexo se viera a través del prisma biológico, en México
no se superará el “machismo”, que hace que el hombre vea
en la mujer un mero objeto de diversión y que da hasta un 40
por ciento de hijos naturales en varios estados de la Repúbli-
ca. (Excélsior, 3 de febrero de 1975.)
La contradicción es notable: si el machismo ha llegado a provo-
car este alud de “hijos naturales”, ¿por qué no se declara un fra-
caso la ausencia de educación sexual? La Unión expresa su des-
acuerdo ante el modo en que los libros de ciencias naturales se
refieren a algunas “prácticas sexuales” como la masturbación:
• La masturbación no es normal ni natural en la adolescencia.
¿Acaso quienes están bien educados por sus padres son anor-
males o antinaturales?... Afirmaciones tales tienden a exo-
nerar de responsabilidad moral a los jóvenes que se mastur-
ban… Además, es inmoral justificar que la masturbación es
normal y natural, afirmando que no pueden sustraerse a ella,
porque tienen una necesidad biológica, tal necesidad, de exis-
tir, será creada patológicamente, como el fumar, las drogas, el
adulterio, etcétera… al afirmar que la masturbación está con-
denada por nuestra “cultura” se está juzgando a las religiones
desde el punto de vista del materialismo histórico (en la teoría
filosófica del comunismo, las ciencias, las artes y las mismas
religiones son modalidades de la estructura económica que
tiene la sociedad). (Excélsior, 3 de febrero de 1975.)
El onanismo, fundamento del comunismo y enemigo mortal de
la explosión demográfica. Más adelante, en su desplegado, la
UNPF reprueba las tesis evolucionistas, exactamente como la de-
recha norteamericana de la década de 1920 (el ataque al darwi-
nismo) o como George W. Bush:
• La evolución no es un proceso ordenado, planificado o dirigi-
do por algún ser superior o por la naturaleza. No nos opone-
mos a que se expongan teorías, sino al dogmatismo absurdo
de un gobierno que se empeña en introducir el evolucionis-
mo, para negar la existencia y la intervención de Dios, tal co-
mo lo dice el libro del maestro del sexto año. Este manifiesto
es una expresión de nuestra inconformidad por la violación
58

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

de nuestros derechos y el mal uso de los fondos públicos; ade-
más retamos a los señores de la SEP a que demuestren públi-
camente que tienen la razón en lo que exponen y que dicen
que son verdades absolutas.
El manifiesto termina diciendo:
• Padre de familias: consulta lo que no entiendas con personas de
quienes estés absolutamente seguro de su sano juicio y aléja-
te de los saboteadores o “paleros” que te dirán que todo lo que
afirma la SEP está correcto. (Excélsior, 3 de febrero de 1975.)

XXX
El desastre educativo (así descrito ritualmente) tiene consecuen-
cias muy importantes en lo cultural: obstaculiza la promoción de
lectura en la infancia, aletarda la enseñanza del idioma español,
identifica salarios bajísimos con imposibilidad de una enseñan-
za valedera. Y se fomenta además, gobierno tras gobierno, el fa-
talismo: la enseñanza, pública o privada, es una catástrofe y la
educación que cuenta funciona fuera de la escuela. Esto propi-
cia un lugar común, una falacia en gran medida: la televisión pri-
vada es la verdadera Secretaría de Educación Pública. Sin duda,
la televisión es un gran elemento formativo, igualado o superado
ahora por internet, pero nada sustituye el conocimiento sistemá-
tico impartido por la educación elemental. En la televisión nun-
ca se sistematiza.
Los que analizan primero la zona del desastre educativo son
los utopistas. Por ejemplo, Iván Illich, el adversario más agudo
del mito de la escolarización, en La sociedad desescolarizada:
• El hombre occidental concibe al ciudadano como un ser que
“pasó por la escuela”. La asistencia a clases sustituyó la tradi-
cional reverencia al cura. La conversión a la nación, por me-
dio del adoctrinamiento escolar, sustituyó la incorporación a
las colonias de España por medio de la catequesis… El siste-
ma escolar ha venido a hacer de puente estrecho por el que atra-
viesa ese sistema social que se ensancha día a día. Como único
pasaje “legítimo” para transitar de la masa a la élite, el sistema
coarta cualquier otro medio de promoción del individuo y, me-
diante la falacia de su carácter gratuito, crea en el individuo una
convicción: él es el único culpable de su situación.
Illich señala el proceso: “Conforme la mayoría de la gente pasa
del campo a la ciudad, la inferioridad hereditaria del peón es re-
emplazada por la inferioridad del que no ha terminado un ciclo
escolar, y al que se le responsabiliza de su fracaso. Las escuelas
racionalizan el origen divino de la estratificación social con mu-
cha más dureza que lo hicieron jamás las iglesias. El currículum
oculto de la escolarización añade prejuicio y culpa a las discrimi-
naciones que una sociedad practica contra muchos de sus miem-
bros y fortalece el privilegio de otros con un nuevo título que les
permite ver de modo condescendiente a la mayoría”. Si bien las
soluciones ofrecidas por Illich son un tanto vagas, él da cuen-
ta con lucidez de un “axioma” que dura hasta el principio de las
grandes crisis de la educación superior: “El que fracasa en la es-
cuela fracasa en la vida”.
LI BROS

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 59
60

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

L
I honenaje en su paliia a
LniIio SaIgaii aI cunpIii-
se cien años de su nueile
enpezó con Ia enliega en
Veiona deI pienio Coisa-
iio Negio a Iaco Ignacio
Tailo II. Lo iecilió poi su noveIa ||
rc|crnc dc |cs Tigrcs dc |a Ma|asia. a su
vez eI nás exlieno ieconocinienlo
posilIe de Mexico v de Ia Iengua espa-
ñoIa aI gian naiiadoi.
Tailo, eI noveIisla nexicano con
nás liaducciones v navoi popuIaii-
dad en Luiopa v en Ios Lslados Uni-
dos, liene una capacidad de lialajo
sóIo conpaialIe a Ia que nosliaion
Ios esciiloies deI sigIo XIX. A Ia seiie
deI deleclive ßeIascoaián Shavne, con
Ias que fundó nueslia noveIa negia,
Ia única piaclicalIe en un país donde
nadie ha conhado nunca en eI liiunfo
deI ßien ni de Ias fueizas deI Lslado,
se sunan sus liogiafías nonunen-
laIes de |rncs|c Guctara. |anoicn
ccnccidc ccnc c| Cnc v de Pancnc Vi||a.
Ios lonos VII v VIII de Ia His|cria
Gcncra| dc As|urias v olios cincuenla
Iilios en Ios que lanlien hav espacio
paia Ia lievedad cono Tcnpcrada dc
zcpi|c|cs. una nis|cria narra|ita scorc |a
Dcccna Tr4gica. Ia noveIa hislóiica: |a
|cjania dc| |cscrc v su insóIila coIalo-
iación con eI sulconandanle Maicos:
Mucr|cs inccncdcs.
0DU[LVPRVDOJDULVPR
Tailo (1949) v Ieinando Savalei (1947)
luvieion eI vaIoi que Ie faIló a Ia
geneiación anleiioi paia ieivindicai eI
se sale saIgaiiano v no Ieninisla¨). A
Sandokán, Yáñez de Conaia, TienaI
Naik v Kannanuii se sunan LngeIs,
quien en en su ensavo solie || papc|
dc| |raoajc cn |a |ransfcrnacicn dc| ncnc
cn ncnorc uliIiza Ias nolas de Yáñez
aceica de Ia conducla de Ios oiangalu-
nes en Ia isIa de ßoineo, Luisa MicheI
que pasa de Ia Conuna de Iaiís a
acluai junlo a Ios Tigies de Ia MaIasia,
Rudvaid KipIing cono joven iepoile-
io angIoindio, un aIenán que inspiió
aI heioe de KaiI Mav cuvas noveIas
deI oesle fueion Ia Iecluia piediIecla
deI joven HilIei, v eI docloi Moiialiv,
eI fuluio aichienenigo de SheiIock
HoInes.
Meiilo indisculilIe de Tailo es
aIcanzai Ia aIluia de su naeslio. Du-
ianle Ia navoi paile de su caiieia SaI-
gaii no luvo que conpelii con eI cine,
Ia iadio, Ia leIevisión, Ios cónics, Ias
noveIas eIecliónicas iIusliadas v Ios
videojuegos. Su escenaiio único fue eI
lealio de Ia inaginación que halilala
en eI niño Iecloi. (Las niñas no Ieían
a SaIgaii deI nisno nodo que se Ies
ieseivalan Ias nuñecas v Ios juegos
de le en conliasle con Ias aneliaIIado-
ias, Ios lanques, Ios cazalonlaideios
de sus heinanos v anigos.)
2PQLSUHVHQFLDGH6DOJDUL
Ls difíciI pensai en olio auloi que
hava lenido en eI Mexico pievio aI
nedio sigIo una difusión conpaialIe
a Ia de SaIgaii. A Ias pulIicaciones
nacionaIes de LdiloiiaI Iiiánide se
sunalan Ias aigenlinas de Ia LdiloiiaI
pIacei v Ia enseñanza enconliados en
Iilios cono Ios de SaIgaii. Ln |a infan-
cia rccupcrada (1976) Savalei halIó deI
guslo v eI enlusiasno pioducido poi
Ias noveIas desculieilas en Ia infancia
v en Ia adoIescencia. Ahoia Tailo ha
queiido esciilii ¨un pasliche saIga-
iiano, pioduclo deI iencuenlio enlie
una peinanenle vocación Iileiaiia poi
Ia noveIa de avenluias v nis anoies
infanliIes poi eI naeslio de Ia Iileialu-
ia de acción¨.
LI auloi ha hecho expIícilas Ia len-
sión poIílica v Ia veilienle anlicoIoniaI
de eslos Iilios (¨oiigen de ni anliin-
peiiaIisno, que sin duda se nola v
LniIio SaIgaii (1862-1911)
|n scna| dc |u|c pcr c| ascsina|c dc ]uan |ranciscc Sici|ia.
LI inpeiio
de Ia noveIa
Salgari

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 61
I NVENTARI O
Lnlie Ias nenos conocidas v nás
inleiesanles de sus noveIas sudane-
iicanas deslaca || |cscrc dc| prcsidcn|c
dc| Paraguau. SaIgaii naiia eI na-
voi genocidio ocuiiido en nueslias
lieiias despues de Ia conquisla v eI
exleininio de Ios puelIos oiiginaiios
de Noileaneiica: Ia desliucción casi
lolaI deI Iaiaguav poi olia de Ia
TiipIe AIianza de Aigenlina, ßiasiI v
Uiuguav.
(OPLWRGH0RPSUDFHP
Los niños de avei que Ieían a SaIgaii
enconlialan una visión de Ios puelIos
no euiopeos poi conliaiio eneniga de
Ia que ollenían en eI cine. ApIausos v
giilos saIudalan aI Seplino de Cala-
IIeiía, aI ieginienlo de narincs o a Ios
Ianceios ingIeses cada vez que nasa-
cialan a apaches, áiales, negios, hin-
dúes, chinos, japoneses. SaIgaii fue de
Ios pocos noveIislas euiopeos que vio a
Ios olios con iespelo v soIidaiidad.
Iaco Ignacio Tailo II leinina su
apasionado honenaje a LniIio SaIga-
ii en su cenlenaiio con Ia ceileza de
que Sandokán no puede ieconsliuii
su foilaIeza en eI isIole de Monpia-
cen. Lo que quieie es ieconsliuii
Ia idea de Monpiacen, eI nilo de
Monpiacen: Ia isIa de Ios honlies
Iilies en un oceano de anos v de
escIavos. (-(3
I NVENTARI O
MoIino v Ias españoIas de Saluinino
CaIIeja. Ln una de eIIas, |a scocrana dc|
canpc dc crc. apaiece Ia nás diveilida
nola aI pie que hav en noveIa aIguna
deI oile casleIIano. Ln sus andanzas
poi eI |ar lcs| Ios peisonajes se lopan
con unos nexicanos que Ies ofiecen su
único aIinenlo: ¨judías negias¨ (fii-
joIes) v loiliIIas. Asleiisco, acIaiación:
¨Tcr|i||a. asqueioso pan de naíz que
conen Ios nejicanos. No confundii
con nueslia deIiciosa loiliIIa espa-
ñoIa¨. Hov Ia edición nás accesilIe
de aIgunas noveIas es Ia de Sepan
Cuanlos. (Ioiiúa), con pióIogos de
Ia sienpie iecoidada Maiía LIviia
ßeinúdez.
0DULQHURHQWLHUUD
Ln Ia hisloiia liágica de Ia Iileialuia
SaIgaii deslaca cono Ia quinlaesen-
ciaI víclina de sus ediloies. Aulenli-
co foizado de Ia pIuna, uncido a Ia
gaIeia o a Ia noiia que Io olIigala a
pioducii noveIa lias noveIa, aIcohó-
Iico, IIeno de deudas, denenle poi Ia
nueile de su esposa, Ida Ieiuzzi, que
acalala de faIIecei en un naniconio,
SaIgaii se suicidó a Ios 49 años en
un paique de Tuiín eI 23 de aliiI de
1911. Según Ia veisión nás difundida
se hizo eI scppu|u con una daga naIa-
va. Iaia que ieaInenle fueia haiakiii
huliese piecisado, cono nos enseñó
Yukio Mishina, que un cónpIice Io
decapilaia.
DeI ievisionisno nadie se saIva.
Olios dicen que, cono Lope de Vega
v Rulen Daiío, SaIgaii eslala lien
pagado. Si janás lenía un cenlavo eia
poi cuIpa de sus gaslos desnedidos.
Tanlien se halIa de su nilonanía. A
difeiencia de Ioseph Coniad, nunca
fue naiino v nucho nenos capilán
en lieiias exólicas. Su único conoci-
nienlo deI nai fue un paseo en laico
poi eI Adiiálico. Sin Iilios iIusliados
ni inleinel, v nucho nenos CoogIe
Lailh, sus convincenles desciipciones
de olios nundos Ias deiivó de ievislas
geogiáhcas v escuelas encicIopedias.
(O&RUVDULR1HJUR\6DQGRNiQ
Los dos cicIos noveIíslicos en que
descansa Ia navoi fana de SaIgaii son
nás o nenos conlenpoiáneos v fue-
ion esciilos enlie 1895 v 19O8. La seiie
deI Caiile o de Ias AnliIIas consla de
seis Iilios, liene cono heioe aI señoi
de VenlinigIia, || Ccrsaric Ncgrc, en
Iucha a nueile conlia eI ßanenco Van
CuId, goleinadoi españoI de Maiacai-
lo v veidugo de sus heinanos, || Ccr-
saric Vcrdc v || Ccrsaric Rcjc. LI nolIe
ilaIiano ana a Ia hija de su enenigo,
Honoiala de Van CuId, v engendia
a YoIanda, una veisión ideaIizada
de Ida Ieiuzzi, o Aída cono piefeiía
IIanaiIa SaIgaii.
La veisión deI coIoniaIisno
españoI es lan feioz cono Ia inagen
deI inpeiio ingIes que se despiende
de Ia seiie consagiada a Los Tigies
de Ia MaIasia, once noveIas enlie Ias
que hguian Sandc|4n. |a tcnganza dc
Sandc|4n. || Rcu dc| Mar. |a rcccnuuis|a
dc Mcnpraccn. |a caida dc un inpcric.
|a tcnganza dc Y4ncz. Aquí Ia anada
liágica v leIIísina liene poi nonlie
Maiiana, ¨La IeiIa de Laluán¨, v eI
viIIano inpeiiaIisla es Ianes ßiook, eI
IIanado Raja ßIanco de Saiavak.
SaIgaii en Ia avenluia de su inven-
ción liasciende a Ios piialas de uno v
olio Iado deI nundo. Se ocupa de Io
que paia eI fue Ia acluaIidad: Ia gueiia
enlie Lspaña v Ios Lslados Unidos (|a
capi|ana dc| Yuca|4n), Ia expIolación
deI caucho hov iediviva poi Vaigas
LIosa (|cs dranas dc |a csc|ati|ud). eI
pieCuIag de Ios zaies (|cs ncrrcrcs
dc |a Siocria). Ias expIoiaciones deI
Áilico (|a |s|rc||a Pc|ar. |nticrnc cn c|
Pc|c Ncr|c) v una noveIa hasla hov no
enconliada solie Sudáfiica v Ia gueiia
de Ios loeis.
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Taibo II
62

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

L
a iniciativa de ley para incor-
porar a los artistas, creadores
y promotores culturales al ré-
gimen del Seguro Social, re-
vela no sólo la precariedad y
desamparo en los que labora la
inmensa mayoría de los hacedores de la “ri-
queza cultural del país”: desnuda también a
las empresas e instituciones que les dan tra-
bajo sin garantía de sus derechos laborales.
Propuesta por la senadora María Ro-
jo, presidenta de la Comisión de Cultura,
quien la presentó el 30 de noviembre de
2010, la Iniciativa con proyecto de decre-
to de ley que crea el Fondo de Apoyo pa-
ra el Acceso de Artistas, Creadores y Ges-
tores a la Seguridad Social, se encuentra
ahora en el Senado para su evaluación, en
manos de las comisiones de Seguridad So-
cial y de Puntos Constitucionales, presi-
didas respectivamente por la panista Mi-
nerva Hernández Ramos y el priista Pedro
Joaquín Coldwell.
Tras comentar que sus iniciativas (co-
mo la reforma al artículo 226 de la Ley del
JUDITH AMADOR TELLO
Al fin,
seguridad social para los artistas
Impuesto Sobre la Renta para estimular la
producción de cine, y 226 bis en apoyo al
teatro, y el llamado Derecho a la Cultu-
ra) han sido aprobadas por unanimidad, la
también actriz muestra confianza en que
este proyecto siga un buen curso, pues es
justo para los trabajadores de la cultura,
pero igualmente porque fue bien acogida
por los artistas y los propios legisladores.
Al presentarla ante el pleno del Sena-
do de la República iba ya suscrita por todos
los integrantes del Grupo Parlamentario del
Partido de la Revolución Democrática, al
cual pertenece Rojo; la senadora Beatriz
Zavala Peniche, de Acción Nacional; los
senadores Manlio Fabio Beltrones y Fran-
cisco Arroyo Vieyra, del Revolucionario
Institucional; Ricardo Monreal y Alejan-
dro González Yáñez, del Partido del Traba-
jo; Javier Orozco Gómez, del Verde Ecolo-
gista; y Dante Delgado, de Convergencia.
Rojo considera, de hecho, que la incorpo-
ración de los creadores a la seguridad social
debería hacerse por decreto del presidente. Y
así como éste propuso la exención de impues-
tos del pago de colegiaturas, cuestiona:
“¡Oigan! ¿Y la salud de los creado-
res? Además, ¿de qué va a vivir este país
cuando ya no haya petróleo ni nada? ¡De
la cultura!”, dice al tiempo que muestra su
indignación por el destino de varias lumi-
narias de la actuación que han terminado
sus días en las peores condiciones:
“Pregunten dónde murió la seño-
ra Estela Inda, quien hizo Los olvidados
(de Luis Buñuel). Porque tenía un amigo
en Televisa la salvaron, pero estaba en el
Hospital General, dónde murió El Chicote
(Armando Soto La Marina).”
Podría decirse que “no todo lo que bri-
lla es oro” en estos casos, donde se identi-
fica a los actores, especialmente del mun-
do del espectáculo, con el glamur y el
oropel. Pero por doquiera se “cuecen ha-
bas”, y Rojo aclara que no todos los escri-
tores “son Carlos Fuentes” (de quien no
espera quiera inscribirse al Instituto Mexi-
cano del Seguro Social), y enumera los ca-
sos de las cantantes Amparo Ochoa y Rita
Guerrero, y del dramaturgo Víctor Hu-
go Rascón Banda, quienes pudieron llevar
sus costosos tratamientos médicos gracias
a la solidaridad de sus gremios o a la apro-
bación de algunos funcionarios públicos
para destinarles recursos. Igual sucedió
con la escritora Elena Garro.
Benjamín Flores

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 63
La lista es interminable. Pero no sólo se
trata de quienes han enfermado y terminado
sus días en el desamparo, sino de aquellos
que sufren alguna lesión o accidente al reali-
zar su trabajo artístico y no pueden acudir a
una consulta médica general o de especiali-
dad, no tienen para pagar medicinas y no re-
ciben el pago de una incapacidad.
Ni de aquí ni de allá
El productor, director teatral y dramatur-
go Arturo Sastré Blanco, director del Di-
plomado Arts and Marketing, califica las
condiciones laborales de los artistas como
complejas e inestables. A veces son patro-
nes, otras profesionistas, empleados y has-
ta obreros en una producción. No tienen
patrón, seguridad social ni certeza laboral
pues generalmente desconocen cuándo co-
mienza y termina su trabajo, debido a que
depende del éxito en cartelera, de cuántas
obras se realicen y hasta de la decisión de
un funcionario de programarlas o no.
Sólo por padecer estas condiciones
laborales, que no permiten siquiera “en-
fermarnos con tranquilidad”, pese a que
“aportamos muchísimas cosas a la socie-
dad en una moneda que no es vista” justifi-
caría, a decir suyo, obtener la exención del
pago del Seguro Social obligatorio: “Na-
da más por eso, por cuanto generamos de
impuestos, por cuanto no cobramos, por
cuanto aportamos a la sociedad, ya sería
suficiente para merecer el privilegio.”
Sastré es uno de los actores que acom-
pañaron a María Rojo en la presentación
de la iniciativa ante el pleno del Senado.
Mediante ésta se creará un fideicomiso
público para administrar un fondo gene-
rado con recursos federales, a los cuales
se sumarán las aportaciones de aquellos
creadores, artistas y gestores que volunta-
riamente se incorporen al IMSS.
El fideicomiso será administrado por
el Consejo Nacional para la Cultura y las
Artes (Conaculta), que creará un registro
nacional de los trabajadores independien-
tes y eventuales sujetos de esta ley. Dado
que el Fideicomiso no contará con una es-
tructura, su ejecución y operación se apo-
yará en el Conaculta. Esto le parece cues-
tionable a Sastré Blanco:
“Conaculta empieza a convertirse en
un monopolizador de la oferta cultural,
eso es peligrosísimo en tanto los conteni-
dos. O sea, los contenidos están, precisa-
mente, contenidos por becas, están conte-
nidos por trabajo, están contenidos porque
si no de qué vivo, estudié para esto enton-
ces jamás voy a manifestarme artística-
mente de una manera que pueda ofender
a mi patrón. Y si no es mi patrón, es mi fi-
nanciero; y si no es mi financiero, es el que
me renta el lugar donde voy a trabajar.
“Por ese lado es ¡peligrosísimo! Pero
lo que está provocando es que convierten
al Conaculta en patrón y el patrón se está
haciendo pendejo. ¡Qué a toda madre! Te
pago como si trabajaras para mí, pero no
trabajas para mí, y también te voy a pagar
tu seguridad social. Entones te van a tener
agarrado de los dos lados. Me parece gra-
vísimo, lo mejor es que se olviden de esa
idea, porque están ocultando su verdadera
función de patrones.”
En opinión de Sastré los tres niveles
de gobierno son empleadores de artistas.
Desde el Conaculta hasta el Instituto Na-
cional de Bellas Artes o agrupaciones co-
mo la Compañía Nacional de Teatro, que
sin embargo “no genera un peso de segu-
CULTURA
Además del Derecho a la Cultura y las reformas a la
Ley del Impuesto Sobre la Renta en beneficio del ci-
ne y del teatro, respectivamente, la actriz María Ro-
jo presentó en noviembre una iniciativa que ya es-
tá en el Senado para su discusión: la del apoyo pa-
ra que artistas y gestores culturales tengan acceso
a la seguridad social. Ella y su asesor, Federico Ur-
taza, explican a Proceso su sentido y alcances, pero
a su vez el productor, director teatral y dramaturgo
Arturo Sastré Blanco observa, entre otras, una limi-
tación: que el fideicomiso que administre los fon-
dos sea ejecutado por el Consejo Nacional para la
Cultura y las Artes.
ridad social”, porque en la realidad opera
con un esquema de becas donde un “traba-
jador se compromete durante dos años”.
Pueden mencionarse aquí las casas
de cultura y otros espacios culturales in-
cluyendo los propios teatros del IMSS,
que no contratan a los trabajadores, sino
que operan con un esquema de comoda-
to. Otras fuentes de trabajo vienen de las
grandes industrias culturales como la tele-
visión, con las cadenas Televisa y TV Az-
teca, de las cuales no se sabe con certeza
cuántos actores son de honorarios y cuán-
tos tienen contrato de exclusividad.
En youtube se puede ver un video don-
de el dirigente del Sindicato Mexicano de
Electricistas, Martín Esparza, cuestiona-
do por el conductor Carlos Loret de Mola
acerca de los supuestos privilegios de los
trabajadores del gremio, le revira que oja-
lá pudiera hacer un reportaje de las condi-
ciones laborales de los trabajadores de ho-
norarios en Televisa, pues los despiden “a
la hora que quieren”.
El conductor contestó sonriendo: “Na-
da más que olvida usted un pequeñísimo
detalle: que es una empresa privada”, lo
cual provocó la burla de los cibernautas,
quienes escribieron, entre otras cosas, que
la Ley Federal del Trabajo es para empre-
sas públicas y privadas.
El caso de la industria editorial, la cine-
matográfica, la musical y la de los espectácu-
los escénicos, entre otras, es similar. Ellos sí
tienen activos, indica Sastré, a diferencia de
los creadores que sólo producen un título. Un
cineasta hace una película, mientras la cade-
na de cine cuenta entre sus activos con una
lista de títulos, las instalaciones, las butacas y
hasta las palomitas.
La industria editorial, lo mismo, y no
se diga el ámbito teatral, donde hasta la
escenografía y el vestuario se vuelven ba-
sura en cuanto termina una temporada, y
aunque haya en la sala tres personas como
público el conjunto de actores debe salir a
actuar con el montaje completo.
Acerca de la operación del Fideico-
miso por parte del Conaculta, cuando in-
cluso el Fondo Nacional para la Cultura
y las Artes (Fonca) y el Sistema Nacional
de Creadores (SNC) han sido cuestiona-
dos como “sistemas clientelares” por mu-
chos creadores, Rojo argumenta:
“Nada más que no tengo de otra. A mí
también me dicen: ‘¿Por qué no hiciste al-
go con el 226 para que no entrara Tele-
visa? Ahora le va rebién, mete al cine, lo
deduce y el cine acaba viéndose en la te-
levisión, o sea fue un negocio para Tele-
visa’. Pero cómo me subo a la tribuna a
decir: bueno, es para todos menos para Te-
levisa. Eso no puede ser en una legislado-
ra, uno tiene que hacer las leyes para to-
dos, más cuando se trata de una ley para
grupos vulnerables, pero no es el caso. No
puedo saltarme al Conaculta.”
64

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

Redondea que tanto el propósito de es-
ta iniciativa como de las relacionadas con
el 226 del ISR es abrir puertas a la cultura,
pero las reglas deben venir del Conaculta
y “estemos pendientes de que las cumpla”.
Aún no se tiene determinada la cifra
con la cual se creará el fondo semilla pa-
ra el fideicomiso. Pues a decir de Federico
Urtaza, asesor de María Rojo en el Sena-
do, y quien colaboró en la redacción de la
iniciativa, es necesario tener idea de quié-
nes estarán en posibilidad de acogerse al
IMSS y el primer paso será el registro de
artistas, creadores y gestores culturales.
Reforma laboral
Rojo confía en que el proyecto será apro-
bado porque considera que el futuro de
México está en su riqueza cultural, y “la
prueba es que desde que se dio impulso al
cine no pasan dos meses sin que traigamos
un premio, y más de los jóvenes. Enton-
ces, ¿por qué no apostarle a la cultura? In-
clusive para salir adelante, para salir de la
violencia... Si hiciéramos una escuela de
cine en Iztapalapa, donde pudieran filmar
videos que puedan competir hasta por el
Oscar... dale una cámara a los jóvenes que
no tienen qué hacer y a lo mejor no serían
sicarios. ¿Por qué no apostarle a eso?”.
El único obstáculo que, piensa, pudiera
enfrentar, es la idea de que el gobierno fe-
deral debe aportar una cantidad para con-
seguir este régimen especial, en momentos
en que jurídicamente se está pidiendo la ex-
tinción de regímenes especiales, “pero no
puedes contar con que toda la gente es igual
en un país de tantas desigualdades”.
Por eso, subraya, tiene que ser algo es-
pecial y debe venir del Conaculta hacia los
creadores, “porque está faltando la aporta-
ción del patrón. Una vez es Televisa, una
es TV Azteca, trabajamos para el Seguro
Social, a veces hacemos obras, y luego al
final de cuentas nunca tenemos nada”.
Para Sastré es claro que quien contrata,
“aunque sea por honorarios”, tiene una res-
ponsabilidad hacia el trabajador. “O qué,
¿le vamos a hacer el juego a la idea de lo in-
tangible, para no llamarle por su nombre?”,
dice al enfatizar que los creadores se forma-
ron para esto, de eso viven, se les debe pa-
gar pues viven de su dinero, y no sería justo
que además de conseguir poquitas “cham-
bas” se les niegue la seguridad social.
Y tras destacar que la iniciativa de Ro-
jo se debe apoyar y aprobar en las Comi-
siones, propone también ir más allá y me-
jorar las condiciones del trabajo cultural.
Especialmente al amparo de la reforma
que eleva a rango constitucional el llama-
do Derecho a la Cultura, garantizando el
derecho al trabajo cultural.
Considera al proyecto como una opor-
tunidad para revisar el sistema de trabajo
desde el punto de vista laboral y de bien-
CULTURA
estar social para los artistas, pero también
para comenzar a hacer cuestionamientos
acerca de por qué sólo el gobierno cons-
truye teatros, cuál es la “canasta cultural”
del mexicano, cuántas veces al año puede
leer un libro, asistir a un concierto o a una
función de danza o teatro:
“Todo está en desorden y la iniciativa
puede ser un detonante. Tenemos 50 años
egresando bailarines, actores, del INBA y de
la UNAM, y no tenemos instrumentos de in-
teligencia que observen la realidad cultural
en relación con la fuerza de trabajo. Calcu-
lamos 60 mil actores en el país ¿de qué vi-
ven? Otros 60 mil alumnos estudiando ar-
te, se calcula un número similar de músicos,
¿dónde van a trabajar? Es la gran pregunta:
¿Quién va a querer seguir estudiando artes
en un mercado de trabajo que se define co-
mo trabajo precario? Evidentemente nadie
quiere que sus hijos se dediquen a esto por-
que las probabilidades de frustración profe-
sional son mucho mayores.”
La gran pregunta, abunda, es cómo or-
ganizar mejor la situación laboral de los
artistas si no tienen una personalidad jurí-
dica bien definida. Considera que la Aso-
ciación Nacional de Actores (ANDA) tie-
ne cada vez más limitado su actuar con la
gente que trabaja en la televisión, y no tie-
ne efectos en los estados. La Sociedad Ge-
neral de Escritores de México “protege la
obra, pero no al autor”, por tanto este tipo
de agrupaciones “son insuficientes”.
Y añade otro factor, al cual considera
de vital importancia:
“La ineficiencia del sistema de los tea-
tros del IMSS. El instituto tiene 38 teatros
cerrados y 41 teatros abiertos. Si es cierto
que según el Atlas Cultural tenemos 544 tea-
tros, el Seguro Social prácticamente tiene el
8 o 7% de la infraestructura cultural del país,
entonces yo empezaría por relacionar la ca-
pacidad para crear proyectos productivos
dentro de estos teatros, generando primero
trabajo y, por tanto, derechohabientes.”
El director teatral plantea que los creado-
res tienen jurídicamente la opción de cons-
tituir sociedades de solidaridad social, de
acuerdo con la ley del mismo nombre. Eso
les permitiría ser sujetos de créditos, estímu-
los, franquicias o subsidios, y a la vez pac-
tar con el Seguro Social un régimen distinto.
Su propuesta abarca diversos puntos:
arreglar el sistema de teatros del Seguro So-
cial en un programa “que sí trabaje y sí fun-
cione”; solucionar la personalidad jurídica
de las organizaciones culturales y artísticas;
disminuir las tasas impositivas de los espec-
táculos en vivo, “porque no hay empresa que
soporte la carga impositiva de un espectácu-
lo público”, y diferenciarlos del teatral.
Detalla en este sentido que de un bo-
leto de, por ejemplo 200 pesos, se deben
pagar 8% del ISR (incluye 2% para el
municipio, 2% a la entidad, y 4% a la fe-
deración); luego 15% de IVA, 30% de bu-
tacas en renta, 10% de autores, que suman
más de cien pesos. Con el resto deben pa-
gar actores, producción y considerar que
ese restante 50% se invierte, y sólo el 50%
debe considerarse ganancia.
Además, el poco mercado del consu-
mo cultural está muy competido porque,
indica, hay 150 estrenos al año, más los
conciertos de las sinfónicas, los depor-
tes, el paseo por los centros comerciales y
otro tipo de distracciones. Sin considerar
que entre los teatros y los lugares donde la
gente habita puede haber hasta cuatro ho-
ras de “tiempo muerto” empleado para el
traslado, lo cual hace que la televisión sea
la industria que más público tenga.
Lo mejor, a decir suyo, es que organi-
zados en sociedades culturales los artistas
negociaran con el Seguro Social, así co-
mo con la Secretaría de Hacienda, el pago
de impuestos, como ya lo hacen los artis-
tas plásticos con el llamado pago en espe-
cie mediante alguna función en un festi-
val. Pero insiste en no dejar al Conaculta
la administración del Fideicomiso.
“Cada vez estamos peor con sus admi-
nistrativos, no dan pie con bola... Son una
bola de improvisados, sin un proyecto.
Sentarse en una silla y seguir haciendo lo
que hacía el otro no tiene ningún mérito.”
Finalmente, reflexiona acerca de si
realmente lo mejor es la incorporación al
Seguro Social pues ve como otra opción
que si la fuente de riqueza es propiedad
de los gobiernos en sus tres niveles, y al
provenir sus fondos de los programas de
gobierno, quienes trabajen en los recin-
tos oficiales sean considerados trabajado-
res del Estado y entonces se incorporen al
Instituto de Seguridad Social para los Tra-
bajadores del Estado (ISSSTE).
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Sastré. Función de patrones
CULTURA

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 65
Arte
México y el mercado
internacional del arte
contemporáneo
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
E
s urgente que Teresa
Vicencio, directora del
Instituto Nacional de Be-
llas Artes (INBA), dé a conocer
tanto los objetivos y metas que
tiene para apoyar al mercado
internacional del arte contem-
poráneo, como las normativas
que defnen las colaboraciones
museísticas con las galerías
extranjeras.
Recuperado de la contrac-
ción que tuvo en 2009, el mer-
cado internacional se ha mos-
trado, desde fnales de 2010,
notoriamente interesado en el
arte y los coleccionistas latinoa-
mericanos. Con base en el re-
porte de la agencia de noticias
AFP, en la pasada edición de la
Feria Internacional de Arte Con-
temporáneo de París (FIAC) que
se realizó en octubre de 2010,
el arte de nuestra región estu-
vo al “alza” y los coleccionistas
pagaron altos precios por obras
de artistas como Lygia Clark,
Jesús Soto y Gabriel Orozco.
De la primera se vendieron pe-
queñas esculturas en 490 mil
dólares, y de Orozco los com-
pradores obtuvieron pequeños
dibujos por 350 mil dólares.
Atentas a los intereses del
mercado, en 2011 dos ferias han
dedicado secciones especiales
a Latinoamérica: Arco de Madrid
en febrero y Armory de Nueva
York en marzo. Para ambas ferias
fue invitada la galería mexicana
Arróniz Arte Contemporáneo, y
en Armory participó Gabriel Kuri –
Galería Kurimanzutto– realizando
tanto el diseño de identidad de la
edición 2011 como una serie de
grabados para fnes flantrópicos.
En este contexto de auge
comercial latinoamericano, la
octava edición de ZonaMa-
co que se realizará de este
miércoles 6 al domingo 10 en
el Centro Banamex de la Ciu-
dad de México, destaca por
la participación de algunas
notables galerías extranjeras
como David Zwirner de Nueva
York; Lisson de Londres; Hau-
ser & Wirth de Zurich, Londres
y Nueva York; Arndt de Berlin,
y Eigen+Art de Leipzig y Ber-
lín. Esta última, especialmen-
te interesante por el decidido
apoyo que ha brindado, des-
de 1983, a los nuevos pinto-
res alemanes entre los que se
cuentan Neo Rauch, Tim Ei-
tel, Martin Eder, Akos Birkas y
Uwe Kowski.
Carente de una política
museística que apoye a la di-
versidad de la creación artís-
tica y pictórica mexicana, el
INBA participa en la sección de
“eventos” de ZonaMaco 2011
con las siguientes muestras: en
el Museo de Arte Moderno, una
individual del mexicano Gonza-
lo Lebrija –representado por la
neoyorquina I-20 y la españo-
la Travesía Cuatro–; en la Sala
de Arte Público Siqueiros, una
propuesta del colectivo regio-
montano Tercerunquinto que es
promovido por la galería suiza
Peter Kilchmann; en el Carri-
llo Gil, una exposición de Sofía
Táboas que pertenece al es-
tablo de la Kurimanzutto; y en
el Museo del Palacio de Bellas
Artes, una colectiva en la que
participan artistas de las gale-
rías Alexander y Bonin, Zwirner
y Barbara Thumm.
Presentes todas estas ga-
lerías en la feria, la pregunta
sobre el tipo de colaboración
que tiene el INBA con el merca-
do internacional del arte debe
responderse: ¿No hubiera sido
más apropiado organizar expo-
siciones con artistas ajenos a la
feria para darlos a conocer en-
tre los galeristas, coleccionistas
y funcionarios museísticos que
vendrán a México? O
Teatro
“Eraritjaritjaka.
Museo de las frases”
ESTELA LEÑERO FRANCO
“E
raritjaritjaka” es
una palabra para
atraer la curiosi-
dad del espectador, dice Heiner
Goebbels, creador del espectá-
culo que lleva ese título; dicha
palabra es utilizada por los
aborígenes australianos para
nombrar el estado melancólico
provocado por algo que se ha
perdido; el deseo de lo ausente,
la añoranza. Sensación que
se mantiene durante este es-
pectáculo presentado en el 27
Festival de México en el teatro
Julio Castillo.
Un hombre solo en un es-
pacio casi vacío. Lo acompaña
un cuarteto de cuerdas que da
contenidos sonoros a su esta-
do. No está triste, sólo nostálgi-
co. The Mondrian Quartet inter-
preta composiciones de Johann
Sebastian Bach y Maurice Ra-
vel, junto a piezas de Gavin Br-
yars, Vassily Lobanov y Alexeij
Molosov, entre otros. Hay un
gran vínculo entre los textos y
la música, señala el director.
Los textos son tomados de los
libros de notas de Elias Canetti
de 1930 a 1980 y de un par de
libros más. Son aforismos inteli-
gentes, emotivos, a veces flo-
sófcos, otras cotidianos; son
un Museo de las frases –que
es como Goebbels subtitula su
obra– que nos hacen sentir y
refexionar.
El actor francés André
Wilms habla en su idioma y no-
sotros leemos los subtítulos en
español. Desgraciadamente la
sonorización volvió fría y ajena
la expresión de las palabras. El
actor, con mínimos movimien-
tos en su interpretación, se per-
cibía alienado de su expresión
verbal, la cual se escuchaba en
unas bocinas allá, en lo alto de
la bocaescena del foro.
El juego de imágenes de
Eraritjaritjaka es una de las prin-
cipales propuestas de la obra.
El blanco como color principal y
algunos elementos negros. Una
plantilla de casa donde se pro-
yecta un video y donde, a través
de sus ventanas, se podía es-
piar a los músicos con sus ins-
trumentos o al actor realizando
actividades rutinarias.
En el escenario blanco,
una casa pequeña donde él
podía recostar su cabeza o
acercarse a un par de arte-
factos negros como si fueran
mascotas.
El mínimo de objetos utili-
zados en Museo de las frases
(2004) contrasta con trabajos
anteriores de Goebbels, cuya
característica principal era la
saturación de artefactos en el
espacio escénico, como en Max
Black (1998) presentada en el
teatro Nacional de Cataluña ha-
ce más de cinco años.
A este espacio vacío mono-
cromático, el director sobrepo-
ne un video in situ cuyo manejo
nos sorprende. La historia da
un giro a partir de los recursos
Un hombre en un espacio vacío
Exposiciones del INBA
66

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

escénicos y de multimedia que
utiliza Goebbles, con lo que se
abre un abanico de preguntas.
La cámara registra al actor en el
escenario mientras se prepara
para irse. Y sí, efectivamente se
va y el espacio queda vacío. No
está el personaje que nos con-
taba la historia. Se puso som-
brero y gabardina y nos dejó
con la sensación de abandono
e incertidumbre.
¿Ahora qué haremos? La
cámara sigue al hombre de
blanco y la imagen a colores
se proyecta en la pantalla del
escenario con forma de casa:
sube a un coche, circula por la
calles de nuestra ciudad: Par-
que Lira o Reforma. Se detiene
a comprar en una tienda y con-
tinúa su camino hasta llegar
a “su departamento”. Arranca
del calendario el día anterior
y nos muestra el periódico de
ese día. A distancia sigue exis-
tiendo su vida. En su casa se
prepara de cenar, y como por
arte de magia, de repente está
con nosotros. Presencia y au-
sencia en el escenario. Y fnal-
mente nos sorprende pues lo
vemos nuevamente en esce-
na, detrás de las ventanas de
la gran casa, escribiendo. Los
músicos también están tras las
ventanas, pero al mismo tiem-
po los vemos tocando en la
pantalla gigante. El efecto es
espléndido y el juego de pla-
nos y realidades enriquecen la
propuesta teatral.
La manera en que Heiner
Goebbles habita el espacio es
muy diversa. Muestra un espí-
ritu que busca lo diferente, que
experimenta con elementos del
teatro, del video y de la músi-
ca para jugar con la relación del
hombre y la imagen, del hombre
y el artefacto, del hombre y el
sonido, del hombre y las ideas…
del hombre consigo mismo. La
relación es aleatoria, paralela,
superpuesta o excluyente. Las
combinaciones y entrecruza-
mientos los va construyendo el
espectador de una manera ra-
cional e irracional. La experien-
cia es lo que cuenta. O
Cine
“Salvando
al soldado Pérez”
JAVIER BETANCOURT
P
or dolorosa que resulte
la noción, la cultura del
narco en México es una
realidad; al margen de la san-
grienta pugna, existe un este-
reotipo antropológico de forma
de vida y actitudes que incluyen
ritos y hábitos, vestimenta,
vehículos, celulares, formas de
festejar, religiosidad y, lo más
importante, un sistema de vín-
E
n una minúscula localidad húngara,
1

poblada hoy por 846 habitantes,
tuvo lugar el nacimiento de uno de
los artistas más infuyentes del siglo
XIX. No obstante su comicidad, su nom-
bre se convirtió en epítome del concertista
romántico y del héroe magnánimo, es decir,
1
Se trata del pueblo de Raiding en el este de la
república húngara.
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Paladín
de causas nobles
en una leyenda que no
pierde su lozanía. Naci-
do en 1811 en un hogar
de exiguos recursos, el
personaje fue bautiza-
do como Liszt Ferenc
o, para nosotros, Pan-
cho Harina. Más que
oportuno sumarse a la
conmemoración de su
bicentenario trayendo
a cuento, junto a los
méritos de su legado,
sus nexos con nuestro
país y, especialmente,
su lucha para que la
condición del músico
dejara de ser la del sempiterno bufón que
debe divertir a una sociedad abyecta que le
pone precio a todo.
Además de haberse cimentado como
el pianista más extraordinario de su era, las
aportaciones del eximio virtuoso redunda-
ron en una acelerada evolución del arte so-
noro. Para catar la trascendencia de éstas,
amén de las crisis místicas del maestro, es
menester situarlo, inicialmente, en su con-
texto familiar. Bien sabemos que la infancia
confgura al destino, y en este caso no po-
dría hablarse de una genialidad emergida
del azar, sino de una combinación de facto-
res en los que la fgura paterna fue decisiva.
Adam Liszt, progenitor del aludido, fue
un músico amateur que antes de emplearse
como tenedor de libros de los terratenientes
Esterházy había intentado una carrera den-
tro de la orden franciscana. (De ahí se infe-
re el nombre de su futuro vástago.) Deme-
diado en su celo religioso, Adam pretendió
estudiar flosofía, mas la precaria economía
doméstica se interpuso. Apilando fracasos
acabó por matrimoniarse con Anna Lager,
una huérfana que trabajaba como sirvienta.
Para congraciarse con sus patrones, Liszt
padre les dedicaba piezas y lo más que ob-
tuvo fue que lo dejaran tocar en la orquesta
que amenizaba las festas del palacio de Ei-
senstadt, aunque sin aumentarle la paga.
A los cinco años el infante manifestó
sensibilidad extrema al sonido, y de inme-
diato su padre tuvo claro que a través de la
música podría conjurarse un futuro nublado
por medianías. Un estudio incesante don-
de se machacaba que incumplirlo ofendía a
Dios, pavimentó la senda para que el niño
diera su primer concierto. Gratamente sor-
prendidos, los ricachones presentes enla-
zaron sus dádivas para que la criatura pu-
diera instruirse en Viena, meca de la cultura
austro-húngaro-germánica. Ciertamente, el
adiestramiento paterno se quedaba corto
frente a la capacidad del párvulo. Una car-
Liszt. Bicentenario

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 67
ta de aceptación del famoso Salieri bastó
para que los Liszt pudieran emigrar con su
fardo de ilusiones a cuestas. Abandonada
la seguridad laboral, no quedó otra opción
más que convertir al pequeño pianista en
proveedor familiar.
Salieri ofrecía garantías en cuanto a
darle forma a las improvisaciones creati-
vas del prodigio, empero se requería de
un pedagogo que se enfocara en el do-
minio del teclado. Para eso apareció Karl
Czerny, un alumno de Beethoven espe-
cializado en calibrar movimientos dactila-
res, quien evaluó al educando y accedió
a impartir lecciones cotidianas sin cobrar-
las. En tiempo récord Ferenc devoró los
métodos y fue alentado por Salieri pa-
ra que una composición suya participa-
ra en un concurso cuyo premio consistía
en que ésta se publicara.
2
Naturalmente,
estaba por detrás la letanía familiar que
amedrentaba al niño para que trabajara
con ardor. Conquistada Viena, los Liszt
supusieron que lo pertinente sería que el
Conservatorio de París diera los toques
maestros. Había dinero de sobra para
emprender la aventura francesa.
Hecha la audición conservatoriana, se
bosquejó un amago de envidia: por dispo-
sición de su director (Luigi Cherubini, de
Florencia) se negaba el ingreso a extranje-
ros… Sin mella aparente, Adam Liszt con-
tinuó expandiendo la red social que habría
de resguardarlos de penurias y mezquin-
dades. Vinieron conciertos a granel para la
aristocracia parisina y cuando el niño tenía
aún 13 años se sufragó la puesta en escena
2
Se trata de una variación sobre un tema de Anton
Diabelli, quien retó a varios compositores resi-
dentes en Viena, entre ellos Beethoven, para que
elaboraran más variaciones. Liszt tenía 11 años.
de su primera ópera.
3
Con el debut como
operista, se dio por concluida su educación
formal. Llegarían entonces las grandes gi-
ras y la consolidación de la gloria, sin em-
bargo esa era la consigna paterna mientras
que para el adolescente el ímpetu musical
comenzaba a diluirse entre los deseos de
volverse monje. Reprimendas de su papá y
llantos maternos lo convencieron para que
eso no sucediera. Al menos por un tiempo.
Pero las vías del Señor son insonda-
bles, y en el verano de 1827 al joven le dio
por enfermarse. Baños termales se prescri-
bieron por orden médica. Durante su con-
valecencia en Boulogne-sur-Mer, el ubicuo
padre pescó tifus, enfriándose en unos
cuantos días. No es de extrañar que la no-
ticia fungiera de placebo y que el enfermo
recuperara el color. Regresó a París roza-
gante sin siquiera merodear por la tumba
de su padrecito, quien fue enterrado por
terceros en la ciudad balneario. Honduras
inéditas del regazo materno lo obligaron a
caer en la cuenta de que la música sí era lo
que le gustaba, y que más valía que no se
atreviera a desentenderse de la manuten-
ción de su santa y abnegada progenitora.
Lavar ajeno había dejado de cuadrarle.
Con alternancias irregulares, el indómi-
to húngaro hubo de proseguir con los planes
preestablecidos por el obcecado difunto aun-
que, ahora sí, pudiendo regodearse en sus
largos periodos de depresión anímica. La vida
mundana brillaba por su oropel y los emolu-
mentos obtenidos en las salas de concierto
le laceraban las manos, tanto que habría pre-
ferido que se las agujerearan como a Cristo.
3
Don Sanche, ou le château de l´amour, estrenada el
17/X/1825 en la Academie Royale de Musique de
París. Se recomienda la audición del aria Amour,
amour voila. Disponible en proceso.com.mx.
Además, comenzaba a resentir sus profundas
lagunas de conocimiento derivadas de su has-
ta entonces justifcable lejanía de los libros. En
la lectura encontraría oasis impredecibles que
le permitirían sobrellevar las contradicciones
de su condición de hombre público que sueña
con el recogimiento de una existencia medita-
tiva. Al fnal de su vida su biblioteca enumera-
ría más de 20 mil volúmenes.
Las cicatrices de la tiranía paterna eran
más reacias de lo imaginado y Ferenc decidió
darles carpetazo a sus ominosas huellas. Sin
claudicar a su predilección por la música po-
dría seguir adelante merced a la enseñanza y
olvidarse de una buena vez de sus exhibicio-
nes como mascota amaestrada de públicos
frívolos que enmascaraban su supina igno-
rancia con las charlas insulsas de su pseudo
inteligencia. Para la señora Liszt esa no era
una decisión atinada, pero, madre al fn, optó
por apechugar. A su bienamado crío le senta-
ban mejor los aplausos que los agradecimien-
tos de alumnos torpes que no valoraban las
lecciones de un genio, sobretodo de las des-
caradas discípulas que no tenían empacho en
embarrársele. Transcurrieron varios años de
anonimato artístico, inclusive de parálisis com-
positiva, hasta que surgió en el horizonte pari-
sino un astro que sacudiría los cimientos de la
conciencia del intimidado pianista. Se trataba
del genovés Paganini que creaba furores a su
alrededor y cuyo virtuosismo era inconcebible
sin mediación demoníaca. Unas cuantas notas
del italiano bastaron para que Liszt saliera de
su apocamiento y se decidiera a emular en su
instrumento lo que lograba aquel con el vio-
lín…
4
(Continuará) O
4

Se sugiere la audición del Gran estudio La Cam-
panella de Liszt basado en la obra homónima
de Niccoló Paganini. Disponible también en la
www.
culos familiares que exalta los
valores tradicionales de la fami-
lia mexicana.
Salvando al soldado Pérez
(México, 2011) es una irreve-
rente parodia a propósito de
este nuevo tipo de maleante,
insertada en la tradición de la
comedia mexicana, que incluye
la picardía de Tin Tan, el hu-
mor norteño del Piporro y los
despropósitos del Santo. La
principal virtud de esta cinta
dirigida por el sinaloense Be-
to Gómez (Puños rosas) no es
precisamente haber compuesto
el popurrí de la nostalgia, sino
de haber orquestado una pieza
en la que se combinan diferen-
tes géneros de acción, guerra,
invasión, western, kung fu.
La historia de Francisco
Payó González y Beto Gómez,
parte de una anécdota muy
atrevida: para recibir el perdón
de su madre (Isela Vega), el ca-
po Julián Pérez (Miguel Rodar-
te) debe rescatar a su hermano
Juan (Juan Carlos Flores), se-
cuestrado en Irak por un grupo
extremista; con un grupo élite
de los más mafosos, en su jet
particular, el archinarco viaja a
la zona del conficto decidido
a traer de vuelta a su hermani-
to. Giros alucinantes de acción
y excesos sentimentales en el
marco idealizado de los nexos
de sangre, madre santa, herma-
nos por los que se da la vida y
amistad a toda prueba.
Tras la fachada de una co-
media familiar, despreocupada
y con la intención de no pre-
tender otra cosa que divertir,
Beto Gómez esconde un hábil
juego de géneros, una ironía
más allá de la risa fácil. Sal-
vando al soldado Pérez pro-
picia dos tipos de risa, la de
la carcajada del chiste y de la
peripecia absurda, como ocu-
rre con la ignorancia del capo
(¿dónde chingaos está Irak?),
las peleas, la tortura sugerida
con chile de árbol, las citas a
la Jackie Chan, hazañas im-
posibles en efcaces escenas
de acción donde se escalonan
los grados de difcultad; aquí
CULTURA
Parodia Irreverente
Estro armónico
CULTURA
68

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

la carcajada depende del gusto
del espectador.
La otra risa es la sonrisa
del cinéflo auténtico, la ironía
detrás de una pelea desglo-
sada en una bodega de toma-
tes donde ya no se requiere de
sangre ni de tomatazos, con
un indio yaqui (Gerardo Tara-
cena) surgiendo camufado de
un tonel como Martin Sheen
en misión especial; sonrisa de
complicidad con el Denis Ho-
pper bufonesco, su contacto en
Turquía, personaje también ex-
traído de Apocalipsis Now para
participar una comedia, sabro-
sa y delirante.
Como antihéroe, narco temi-
ble pero heroico y buen hijo, Ju-
lián funciona muy bien, tan bien
que el equipo de Beto Gómez
parece inquietarse un poco y se
cura en salud con una leyenda
agregada a última hora al fnal de
la cinta. Pero lo verdaderamen-
te inquietante de esta comedia
parte de la semblanza de senti-
mientos que narcos, soldados,
víctimas o público en general,
comparte, muy en el fondo, en
relación con la familia. O
Televisión
Canal del Congreso:
¿Hacia la TV abierta?
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
E
n tiempos de pactos
suscritos por grandes
medios de comunicación
para “matizar” la información
sobre la violencia ya cotidiana
en México (y lo que ello con-
lleva en cuanto a construir un
panorama distinto sobre la
realidad nacional), en momen-
tos en los cuales el deterioro
de la vida del país requiere de
visiones críticas y refexivas, se
torna aún más evidente la ne-
cesidad de una TV que permita
a las audiencias elaborarse un
criterio propio sobre los aconte-
cimientos.
Uno de los escasos espa-
cios de la televisión del país que
se ubican en esa franja es el
Canal del Congreso. En contras-
te con la forma en que operan
las dos cadenas dominantes en
la pantalla chica secundadas
por otras televisoras, en las que
se promueven puntos de vista
y perspectivas –las más de las
veces sesgadas que no ayudan
a los públicos a proveerse de
una postura informada sobre lo
que ocurre en el país–, ese joven
canal (que acaba de cumplir 13
años de fundado y 10 de trans-
misiones ininterrumpidas) ha ido
avanzando en una ruta novedo-
sa, distinta.
Entre sus tareas se encuen-
tra la de poner en primera fla
al ciudadano, para que éste se
entere de las discusiones lle-
vadas a cabo en el Poder Le-
gislativo sobre los problemas
que le afectan y las posiciones
o argumentos planteados por
diputados y senadores, ade-
más de ofrecerle la posibilidad
de atestiguar, en vivo y a todo
color, acontecimientos de la
vida política nacional que en su
momento ninguna otra televiso-
ra ha transmitido.
A pesar de un buen número
de obstáculos que ha debido
salvar, el Canal del Congreso se
ha desarrollado de forma sig-
nifcativa. Reconocido a nivel
internacional como modelo de
TV parlamentaria y referente
del servicio público televisivo,
el canal se encuentra en panta-
lla las 24 horas del día. A pesar
de que transmite en el terre-
no de la “TV de paga” vía 700
sistemas de cable, cuenta con
una audiencia de 26 millones
de televidentes y tiene capaci-
dad para generar casi 90% de
su programación. Ésta también
ha evolucionado en los últimos
años, pues a los contenidos
concentrados en la actividad
legislativa se agregan hoy otros
de contenido cívico y de análi-
sis o debate. Muchas veces ello
resulta por demás contrastante
e inédito en el contexto de la
pantalla chica del país.
Sin embargo, para que el
Canal del Congreso se con-
solide plenamente como una
opción en la TV en México no
basta la señal digital abierta
con la que pronto funcionará.
Resulta indispensable que lle-
gue a todo el país. Para ello se
requiere que tenga una señal
abierta a nivel nacional.
En el marco de las conme-
moraciones del surgimiento
y actividad del canal, varios
legisladores se comprometie-
ron a conseguir esa frecuen-
cia para la televisora antes del
término de su estancia en el
Congreso. Técnicamente facti-
ble, como lo han demostrado
algunos de ellos, la posibilidad
de que el canal cuente con
cobertura nacional es un pro-
blema de voluntad política de
los propios legisladores, quie-
nes eluden tomar cartas en el
asunto, sobre todo a partir de
las presiones de los “poderes
fácticos” en que se han con-
vertido las cadenas de televi-
sión predominantes, a contra-
corriente de cualquier opción
que abra espacios diferentes
en la pantalla chica.
Adicionalmente, como se
sabe, esos poderes han impe-
dido cíclicamente una modi-
fcación del marco legal en la
materia; serio obstáculo para
abrir paso a proyectos televisi-
vos donde exista pluralidad e
imparcialidad, entre otros prin-
cipios orientadores para una
televisión que se identifque con
el interés público.
¿Habrá Congreso para
ello? O
Libros
La isla como alegoría
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
E
l ensayista y narrador
mexicano nacido en
Canadá Bruno H. Piché
recurre a la isla como metáfora
para escribir sobre el hombre
y la sociedad contemporánea.
En Robinson ante el abismo.
Recuento de islas. (Ed. DGE
Equilibrista/UNAM. Col. Pértiga,
México, 2010. 141 pp.) compone
ensayos, notas, refexiones y pá-
ginas autobiográfcas, así como
recopila citas y poemas de otros
autores sobre las ínsulas.
Para H. Piché la isla en una
de sus variadas signifcaciones
refere a la soledad. La natura-
leza del hombre lo lleva al re-
traimiento. La vida en sociedad
ocurre por necesidad y exige de
varias renuncias que niegan sus
apetencias Así busca aislarse
para ser él mismo, como lo es-
cribe D. H. Lawrence: “Había un
hombre que… quería una isla
propia… para convertirla en un
mundo propio”.
La isla también alude a his-
torias de posesión y disparate,
como la del llamado Principa-
do de Sealand. En 1967 Paddy
Roy Bates ocupa una vieja pla-
taforma abandonada de acero y
cemento, utilizada por la Royal
Navy inglesa como fuerte naval
en los años cuarenta. La cons-
trucción se encuentra en aguas
internacionales, al norte del
Reino Unido, por lo que Bates
la ocupa con cinco gentes, la
declara territorio independiente
y se autoproclama rey. Luego
crea un escudo, bandera, mo-
nedas, estampas y pasaportes.
Con estas formalidades los seis
habitantes han esperado ser
reconocidos por otros países.
En la actualidad el casco se en-
cuentra a la venta por la avan-
zada edad de Roy Bates y la
desilusión de sus ocupantes.

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 69
D
ante Alighieri, Gustavo Adolfo
Bécquer, José Martí, Gabriela Mis-
tral, César Vallejo, James Joyce,
Fernando Pessoa, Zbigniew Her-
bert… No son muchos los poetas cuya efgie
ha sido impresa en un billete o en una moneda.
Hace unos días se anunció que Israel honrará
a cuatro poetas en los billetes de 20, 50, 100
y 200 shekels que aparecerán en los próximos
tres años. En México, sólo tres cultores de
ese género han sido homenajeados de
tal manera: Nezahualcóyotl, el rey
poeta, en el actual billete de
100 pesos; Sor Juana Inés
de la Cruz (primero en
una moneda de mil pe-
sos, que circulaba ha-
cia 1988, y ahora en el
billete de 200 pesos), y
Octavio Paz.
En el año 2000 se
imprimió una mone-
da de 20 pesos con
su imagen, su frma y el
verso: “Todo es presen-
cia, todos los siglos son
este Presente”, extraído del
poema “Fuente”. El diseño era
poco afortunado. La imagen de la mo-
neda prácticamente no tenía parecido con la
imagen del poeta.
Once años después se pone en circula-
ción una nueva moneda con idéntico valor
nominal, esta vez basada en una muy cono-
cida fotografía de Rafael Doniz –uno de los
retratos que más complacían al escritor–,
aunque con la misma cita de la anterior. El
motivo de esta nueva acuñación es el vigé-
simo aniversario del otorgamiento del Pre-
mio Nobel de Literatura. Por ello, aunque
entró en circulación el 31 de marzo (día del
nacimiento de Paz), la moneda tiene estam-
pada como fecha de aparición el año 2010.
Su emisión (5 millones de unidades) se
debe a una iniciativa de Kenia López Raba-
dán, presidenta de la Comisión de Cultura de
la Cámara de Diputados, a la que se sumaron
legisladores de todos los partidos.
La vista de la moneda hace inevitable
recordar que durante una temporada, a par-
tir del 16 de junio de 1938, a los 24 años de
edad, Paz trabajaba en la sexta Sección de
Inspecciones del Banco de México, y par-
te de su trabajo consistía en contar
billetes viejos.
“Nos pagaban por contar
paquetes de billetes inservi-
bles. Cada paquete tenía 3
mil billetes,” recordó Paz
en una entrevista.
“Con las manos en-
fundadas en guantes de
hule –señala Guillermo
Sheridan en su libro de
ensayos sobre Paz, Poeta
con paisaje–, contaba los
3 mil billetes que había en
cada paquete antes de arro-
jarlos a un incinerador en el te-
cho del Banco de México.”
“Era dramático, y también cómico,
quemar billetes cuando yo los necesitaba tan-
to”, recordó Paz en otro momento.
Esa experiencia resonaría en uno de sus
más importantes poemas, “Vuelta”, escrito
en 1970, al retornar a México luego de renun-
ciar a la embajada en la India: “Madura en el
subsuelo la vegetación de los desastres/ Que-
man millones y millones de billetes viejos en el
Banco de México.” Actividad, manifestó Paz,
“que me enseñó mucho sobre el mundo mo-
derno”. (R.V.) O
*Verso de Pere Gimferrer.
También H. Piché señala
que hay hombres-islas poco
conocidos como los que en-
cuentra al hacer una revisión de
los asesinatos de varios intelec-
tuales comunistas en los países
europeos del este. Los aislados
no son los rebeldes, sino esos
hombres que los espiaban, de-
nunciaban y luego condenaban.
Inmersos en una estructura
burocrática y sometidos por el
miedo, hacían lo que debían, no
lo que querían. La negación los
empobreció, degradó y confnó.
En otra de sus acepciones
la península es una alegoría del
abandono, como ocurrió con
la isla de Hashima o Gunkan-
jima, comprada por la empre-
sa Mitsubishi, porque tenía un
gran yacimiento de carbón. La
explotación exigió construir
condominios, avenidas, tien-
das, escuelas… para los traba-
jadores. Cuando se extendió el
uso del petróleo la isla dejó de
ser rentable y la empresa cerró,
por lo que obligó a sus habitan-
tes ha abandonarla. El acto es
característico de la sociedad
moderna del desecho. En el
momento en que alguna cosa,
objeto, territorio o sujeto deja
de tener utilidad se le aparta sin
importar valores o emociones.
Robinson ante el abismo es
un compendio admirable, por la
originalidad de los hechos, perso-
najes, lugares y anécdotas per-
sonales que presenta. También
por los insinuantes pensamientos
planteados que invitan a la con-
sulta e introspección sobre la tris-
teza, la soledad y el naufragio. O
“Moneda del recuerdo
que tantas manos pulen”*
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
También hay hombres-isla
E
f
i
g
ie
d
e
P
a
z. A 20 años
d
e
l N
o
b
e
l
70

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

G
UADALAJARA, JAL.-
A pesar de que en el V Fo-
ro presente y futuro del ci-
ne mexicano, organizado
en el Festival Internacio-
nal de Cine en Guadala-
jara, la labor de Marina Stavenhagen fue
alabada por directores, productores, distri-
buidores y exhibidores, brotó la propues-
ta de crear un organismo descentralizado
que gobierne toda la labor del cine y supla
al Instituto Mexicano de Cinematografía
(Imcine) que ella dirige.
La productora Mónica Lozano, en la
mesa Por una nueva ley cinematográfica,
puso las cartas sobre la mesa. La aplica-
ción de la Ley del Cine corresponde a las
secretarías de Gobernación y de Educa-
ción Pública, destacó:
“La primera de ellas autoriza la exhi-
bición pública de los filmes en el país, así
como su comercialización, incluidas la
renta y la venta y en el marco de la ley
de medios todo lo referente a la televisión.
“Y la segunda es la encargada del fo-
mento y la promoción de la producción,
distribución y exhibición de películas de
alta calidad e interés nacional, y de la pro-
ducción fílmica experimental a través del
Imcine. Mediante el Instituto Nacional de
Derecho de Autor vigila las normas sobre
derechos de autor y de los artistas, intér-
pretes y ejecutantes contenidas en la Ley
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
La propuesta de contar con un organismo autó-
nomo y no sectorizado para aglutinar las diversas
instancias de la actividad cinematográfica encon-
tró eco en el legislador perredista Carlos Sotelo pa-
ra ser presentada como anteproyecto en el Senado,
aunque la titular del Instituto Mexicano de Cinema-
tografía sostuvo que éste ya es autónomo y cuenta
con presupuesto propio.
de Derechos de Autor, y la prohibición a
los exhibidores de mutilación, censura o
corte de películas.”
Asimismo “propicia la inscripción en
el Registro Público de las Obras Audiovi-
suales en el Registro del Derecho de Au-
tor, hace efectiva y vigila la aplicación de
la reserva de 10% del tiempo de pantalla a
la exhibición de las películas nacionales”,
agregó.
Ante ese panorama y con el propósito
de dotar a una entidad, en la esfera de la ci-
nematografía nacional, de todas las facul-
tades de su competencia “y que hoy están
diseminadas en varios organismos de la ad-
ministración federal”, Lozano recomendó
la formación de un organismo público des-
centralizado que reemplace al Imcine:
“La autonomía de los órganos descen-
tralizados presupone no estar sujetos a la
administración central, esto es, no estar su-
jetos a las decisiones jerárquicas de ésta.”
Dicha medida tendría a mediano plazo
un buen número de beneficios para el cine
nacional, detalló; el nuevo organismo des-
centralizado se regiría por una junta de go-
bierno en la que estarían representadas las
instituciones del gobierno ligadas en lo ju-
rídico, cultural y económico. La junta de
Gobierno estaría integrada también por un
consejo consultivo; el director general del
organismo descentralizado lo nombraría el
titular del Poder Ejecutivo “y tendría que ser
aprobado por el Senado de la República”.
El perredista Carlos Sotelo, presiden-
te de la Comisión de Radio, Televisión y
Cinematografía del Senado, compartió la
idea de Lozano:
“México requiere de un nuevo marco
jurídico para un impulso definitivo en el
tema de la industria cinematográfica. Soy
también de la opinión de que el país requie-
Demanda en el Festival de Guadalajara:
suplir
al Imcine
Rafael del Río

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 71
ESPECTÁCULOS
1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 71
ESPECTÁCULOS
G
UADALAJARA, JAL.- Categóri-
co, el autor de la novela, la serie
y la película Sin tetas no hay pa-
raíso (esta última se proyectó en
la 26 edición del Festival Internacional de
Cine de esta ciudad) y también del libro y
el teledrama El capo, opina que “es el mo-
mento de que el gobierno mexicano nego-
cie con los cárteles”.
Nacido en Colombia, Gustavo Bolí-
var Moreno advierte que la guerra contra
el narcotráfico “debe cumplir una etapa, la
cual ya se está cumpliendo”.
En tres meses, Quality Films estrenará
en México el filme Sin tetas no hay paraíso,
y además por primera vez llegará al teatro
esta historia de Catalina, de 14 años, quien
aspira a operarse sus senos y acceder al di-
nero fácil y a la cultura mafiosa (problema
que enfrentan las jovencitas colombianas).
El estreno será en el teatro San Jerónimo
del Distrito Federal el próximo 6 de mayo.
Nacido el 22 de julio de 1966 en la ciu-
dad de Girardot, el famoso escritor y guio-
nista habla en entrevista con Proceso
acerca de la guerra contra el narcotráfico
emprendida por el presidente de México,
Felipe Calderón:
“El Estado no podía llegar a los capos
con los brazos abiertos. Es necesario debi-
litarlos con capturas, con decomisos; pero
también con leyes de lavado de dinero que
aquí en México no las hay tan fuertes co-
mo en Colombia. Desde la parte legislativa
también se les debe crear un muro de con-
tención para que no les sea fácil traficar,
manejar los recursos, y cuando estén muy
débiles, hay que sentarlos a dialogar.
“Una guerra larga con el narco es muy
difícil... Y aquí se enfrenta un gran proble-
ma: que México es muy grande y hay mu-
chas ciudades donde están los cárteles.
En Colombia eran dos metrópolis peque-
ñas manejadas por el narcotráfico y fue fá-
cil controlarlas: Cali y Medellín. En la Repú-
blica Mexicana veo muy complicado todo
por el gran territorio, y los narcos gozan de
mucho poder y están muy blindados por
Bolívar sugiere
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
re un órgano del Estado mexicano, que go-
ce de autonomía suficiente para que al mar-
gen de los intereses político-partidistas,
que luego suceden, pueda en un proyecto
de largo plazo contar con todas las atribu-
ciones, facultades jurídicas, para hacerse
cargo del desarrollo pleno de la industria.
“Creo que un organismo público des-
centralizado, no sectorizado, con auto-
nomía de gestión, con presupuesto es-
tablecido por el Congreso de la Unión y
concentrando las facultades que hoy de-
finitivamente están dispersas en varias
dependencias y con un director general,
siendo designado por el Ejecutivo Federal
y validado por el Senado, debe adquirir un
estatuto jurídico y político, una fortaleza,
para poder encabezar los esfuerzos de to-
do el sector, productores, exhibidores, la
parte comercial y cultural.”
El legislador rememoró que “ya logra-
mos elaborar un proyecto de reforma in-
tegral, donde existe un conjunto de dispo-
siciones, como el tema de las televisoras
vinculadas a la promoción de la indus-
tria cinematográfica, pero evidentemente
no hay condición política en el Congreso
de la Unión para que esta reforma integral
prospere y lo hemos intentado. Está dete-
nida allí esa reforma que resolvería mu-
cho aspectos”.
Explicó que la Cámara Alta elaborará
un anteproyecto y en dos o tres semanas
será enviado a la comunidad cinematográ-
fica para que se conozca, evalúe y se pue-
da presentar legalmente.
Marina Stavenhagen defendió la insti-
tución a su cargo:
“Quiero señalar que el instituto es
un organismo público descentralizado,
con patrimonio y presupuesto. Y goza
de autonomía.”
No obstante, la guionista acepta en en-
trevista que el Imcine “está sectorizado al
Consejo Nacional para la Cultura y las Ar-
tes, el cual forma parte del subsector cul-
tura de la Secretaría de Educación Públi-
ca”. La propuesta de suplir al Imcine es
“interesante”, aunque añade:
“Pero me parece que la propuesta es-
tuvo poco desarrollada, y data de muchí-
simos años; no es nueva, tiene que ver con
dotarle al Imcine o a la institución que sea,
competencias para tomar cierto tipo de de-
cisiones. Sin ir más lejos: la autorización,
la supervisión, la vigilancia de la exhibi-
ción y la taquilla, que en otras legislacio-
nes de países compete al instituto de ci-
ne y aquí está muy desvinculado a pesar
de que trabajamos justo con el área corres-
pondiente en Gobernación.”
Antes de crear otro organismo “hay
que adelantar cuáles son las estrategias de
aterrizaje, de políticas públicas concretas,
para ir avanzando en los focos rojos”, por-
que “formar otra instancia diferente no so-
luciona los conflictos”. O
dialogar
con el narco
muchos políticos y militares. Lo mejor es
terminar de debilitarlos.”
E insiste:
“Y sentarlos a dialogar.”
Bolívar, quien ha vendido 1 millón de
ejemplares de Sin tetas no hay paraíso
en 14 idiomas y prepara una serie de te-
levisión en torno al paramilitarismo en su
nación, considera que México “demoró
mucho para reaccionar contra esos ma-
fiosos y eso también nos pasó a noso-
tros”. Rememora que hubo una especie
de matrimonio “entre los narcos y la clase
política, a quienes les financiaron campa-
ñas y negociaron”:
“Ese concubinato explotó cuando te-
nía que explotar. Eso conlleva a un costo en
vidas. El crimen organizado de México es-
Bolívar. Experiencia colombiana
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
72

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

72

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

E
l cineasta Gustavo Loza ha si-
do amenazado y atacado en
Facebook por el estreno de su
cuarto largometraje La otra
familia, donde una pareja gay
desea adoptar a un niño.
Distribuido por 20th Century Fox
con 350 copias en todo el país, se pro-
yecta en los cines comerciales desde el
25 de este mes. El cineasta, quien diri-
gió y escribió la historia, explica en en-
trevista que le mandan correos y mensa-
jes cuestionando su filme, el cual ideó
hace cuatro años, de los cuales pasó tres
con el guión en la mano para poder ro-
dar, “porque el tratamiento y la temática
suscitaba temores”.
El también realizador de los largos
Atlético San Pancho, Al otro lado y Para-
das continuas, exclama:
“Jamás pensé crear esta película para
generar polémica. Tampoco soy una per-
sona que anda escribiendo para causar
escándalo, nunca he sido así y no le voy
a entrar a la discusión. Ha habido una
cantidad de personas que se esconden y
no dan su nombre, es decir, no dan la
cara; entonces, mandan mensajes ofen-
sivos, amenazantes y eso habla de que es
gente intolerante.”
Sin embargo, otras han apoyado “mu-
cho la cinta”, por lo que “hay que tomar
las cosas con mucha calma pues parece
que el avispero está agitado”.
El relato de La familia lo personifica
Hendrix, de siete años de edad, quien al
ser abandonado durante tres días por su
madre (adicta al crack) es rescatado por
una vecina del edificio donde reside y lo
encarga a una pareja homosexual.
Integran el cast: Luis Roberto Guzmán,
Bruno Loza, Luis Gerardo Méndez, Nailea
Norvind, Dominika Paleta, Carmen Sali-
nas, Jorge Salinas, Ana Serradilla, Ana So-
ler y Mario Zaragoza, entre otros.
Además, La otra familia se estrenó
el 25 en Colombia. Los productores eje-
cutivos son Matthias Ehrenberg, Ricardo
Kleinbaum y el mismo Gustavo Loza. El
proyecto fue apoyado por el artículo fiscal
226 del Impuesto Sobre la Renta.
tá muy poderoso e intocable. Los cárteles
colombianos ofrecieron entregar sus bie-
nes y sus rutas por penas menores, pe-
ro el gobierno dijo que eso no podría ser.
Tal vez por la presión de Estados Unidos
o porque la opinión pública diría que esta-
ba un presidente sin moral, pero 20 años
después tuvieron que hacerlo. Después
de 1 millón de muertos.”
Se pregunta: ¿Por qué no se logra en
México? Y responde: “Porque el crimen
no se negocia”. Sin embargo, “la clase
política ha tenido la culpa”, acusa, y “los
capos no son estudiantes de Harvard,
en realidad son muchachos muy pobres
que no tuvieron oportunidad de educar-
se y no consiguieron un empleo”. Por lo
tanto, el Estado mexicano “debe sentar-
se a negociar antes de que haya 1 millón
de muertos”.
Bolívar tardó tres años en escribir la
novela Sin tetas no hay paraíso, que pos-
teriormente Caracol hizo teleserie, con
26 capítulos (Proceso 1585); luego, Te-
lemundo trabajó con él una telenovela
de 180 episodios que España produjo en
tres años con igual número de tempora-
das. El escritor informa que ahora la se-
nadora colombiana Lucero Cortés “tra-
baja en una iniciativa de ley para que las
niñas colombianas no se operen los pe-
chos”, porque muchas de ellas al cum-
plir los 15 años de edad es lo que desean
de regalo:
“Se están efectuando reuniones con
los médicos que no están implicados en
el negocio de esas clínicas. Hay muchas
voces a favor y en contra, pero todos los
padres de familia están de acuerdo.”
–Este negocio de las clínicas, ¿es
uno de los problemas que surgió por el
narcotráfico?
–Sí. Esa actividad ilegal colateral-
mente arrastra otros conflictos. Aparte
de la muerte y los sicarios creó la nece-
sidad en las muchachas de ser perfectas
porque se casan con los mafiosos, mien-
tras ellos compiten para ver quién tiene
la mujer más bella físicamente y les pa-
gan todas las operaciones. Esas lunas
de miel duran muy poco y después ma-
tan a esas chicas.
“Cuando escribía la novela fueron
asesinadas cinco niñas en donde residía.
Les rompían los senos para sacarles las
prótesis.”
–¿Qué le parece que en México sur-
ja por primera vez la obra teatral Sin tetas
no hay paraíso?
–Nunca se había hecho en teatro y ya
cierra el círculo de una obra. No sé… me
parece ya exagerado, de verdad; pero
sí tengo expectativa de verla. Creo que
vendré al estreno.
En tanto, el largometraje Sin tetas
no hay paraíso irá a España y Estados
Unidos. O
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Gustavo Loza, director de Atlético San Pancho, regresa con
su polémico largometraje La otra familia, una cinta que fil-
mó para mostrar la tragedia social que viven en México
los niños por la guerra contra el narco. Sin embargo, es la
temática de una pareja homosexual que adopta a un pe-
queño la que molesta al sector conservador de la Iglesia
católica y a algunos usuarios de Facebook, donde Loza ha
recibido amenazas.
Perturba
tema gay del filme
“La otra familia”
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
l
a
o
t
r
a
f
a
m
i
l
i
a
.
c
o
m

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 73
ESPECTÁCULOS
Divorcio a la mexicana
Loza, nacido el 31 de enero de 1970, cuen-
ta que quería repetir de algún modo lo ocu-
rrido con Al otro lado, cinta que le dio la
vuelta al mundo:
“Con Al otro lado, si bien no teníamos
mucha experiencia en cuanto a distribución
y todas esas situaciones, viajó mucho, a
festivales, en fin… Buscaba un tema que no
se quedara sólo en México, sino que pudie-
ra ser de transcendencia. En toda esta bús-
queda empecé por el tema de la concepción
de la familia en el mundo, que en lo particu-
lar me toca mucho y empecé a investigar…
“Me llamaron mucho la atención los da-
tos duros que hoy en día me parecen tremen-
dos, porque sólo 36% de las familias en La-
tinoamérica son tradicionales, y en México
estamos un poquito más alto. El 60% de la
gente que se está casando, se divorcia. Eso
me llamó mucho la atención. Dentro de los
nuevos modelos de familia vi éste, y no-
té que no había al momento una cinta sobre
ello. Ni en México ni en el extranjero. Había
aproximaciones… Y nada más.”
–En la parte de la problemática de pa-
reja aborda a una homosexual.
–Fue arduo tomar la decisión de rodar
una película de esas características y sobre
todo acabar de definir una posición frente
al problema, y yo no la tenía. Tardé un año
en tomar esa decisión de si era el largome-
traje que quería hacer o no y analizar; pla-
ticar y reflexionar en torno a este tópico.
Como autor, tendría una grave res-
ponsabilidad:
“Viniendo de un director heterosexual
hacer una cinta con personajes gay –y no
una película gay–, era evitar caer en el cli-
ché o en la burla, en una caricatura de los
personajes y hubiera sido terrible, a mí sí
me daba mucho temor...”
–En La otra familia se percata un men-
saje de que una pareja gay es mejor para
adoptar un niño, ¿correcto?
–No estoy diciendo que sean mejor.
No puedo decir eso, como tampoco pue-
do decir que las parejas heterosexuales
son perfectas. Empezaría por definir qué
es una pareja. Hay parejas de gay, hetero-
sexuales, de lesbianas… Hay parejas. Eso
es lo que yo entendí. Existen parejas en
la medida en la que nosotros deje-
mos de ponerle adjetivos. Si deja-
mos de señalarlas, podemos enten-
derlas mejor.
“Es un largometraje que ha-
bla sobre la redefinición del con-
cepto de la familia. Es algo que
tenemos que empezar a pensar
porque las cifras son contunden-
tes. La sociedad ha cambiado y
la mentalidad de mucha gente to-
davía no. Son temas que se deben
abrir necesariamente, con respe-
to, a partir de entender que so-
mos diferentes como personas y eso no
está mal.”
Iglesia “caduca”
Señala el director:
“La pareja tradicional está en crisis
desde hace mucho tiempo y también debe-
ríamos replantearnos lo que representa la
Iglesia tal cual, como institución.”
Dice a pregunta expresa:
“La Iglesia ya está caduca. Se habla de
muchos conflictos y siento que la película
puede aportar mucho, aparte de que debe
entretener. ¿Por qué no decirlo? Que la gen-
te vaya a las salas, se divierta y reflexione.”
No obstante, Gustavo Loza también se
enfrenta a la amenaza de censura eclesiás-
tica y de Provida: en La otra familia hay
un cura que acepta los casamientos gay y
de que se adopten hijos.
La otra familia se filmó a partir de no-
viembre de 2009 en locaciones del Distri-
to Federal y una parte en Morelos durante
siete semanas. Al día siguiente de terminar
el rodaje, se aceptó la ley de matrimonios
entre parejas gay en la capital mexicana.
–¿Cómo se le ocurrió meter la Iglesia
de esa manera en el filme?
–No quería el lugar común para tra-
tar a la Iglesia. Soy católico por nacimien-
to porque mis papás lo decidieron; pero
yo no predico, tengo otra filosofía de vi-
da, y sin embargo respeto mucho a la insti-
tución, aunque… No estoy de acuerdo en
muchos de sus conceptos, me parece que
ya tendrían que cambiar. La Iglesia se ten-
dría que reinventar. El discurso de la Igle-
sia es homofóbico, cruel y hasta devas-
tador en contra de los homosexuales y la
adopción, cosas que ya son absurdas, co-
mo su negativa a la utilización del condón.
Pero ha encontrado padres progresis-
tas que no piensan así.
“He hablado con ellos, sí existen, en-
tonces, mi cinta es una forma de darle
la vuelta y decir que no todos los padres
piensan así ni están de acuerdo con el dis-
curso de la institución.”
Gobernación clasificó la película
B-15, para mayores de 15 años, lo cual le
sorprendió a Loza porque creyó que sería
clasificación C.
–No es un relato para niños, ¿cómo le
hace para que desde la mirada infantil se
vea todo el conflicto familiar?
–Tristemente el mundo en el que vi-
vimos no es de color rosa. Vivimos en un
país totalmente convulsionado, violento,
me parece que hay una decadencia total,
una falta de valores y de humanidad, y to-
do eso lo sufren los niños.
“Pude haber planteado un niño cruel,
que creció mucho más de lo que debió, un
niño que ya no se chupa el dedo, pero deci-
dí no hacerlo. Puse esa pureza, esa imagina-
ción, esa fantasía que tienen los niños a de-
terminada edad, como lo es un niño de siete
años. A pesar de que un niño esté en un en-
torno sumamente agresivo y nocivo para él,
lo único que él necesita es cariño y un cuida-
do. Lo que menos le importa de pronto es en
dónde y cómo viva, si tiene o no ropa limpia,
porque lo único que necesita es un abrazo y
un ‘te quiero’. En esa medida, creo que fun-
ciona un niño dentro del filme.”
Hijos de la guerra al narco
–Produjo una serie televisiva titulada Los
sicarios. Ante la violencia del narcotráfi-
co, los niños casi no son tomados en cuen-
ta, ¿verdad?
–Los niños sicarios tristemente es lo
único que aprenden. Fui a un pueblo que
se llama Naco, en Sonora, a efectuar una
grabación. Es un pueblo que no tiene más
de 15 calles, y enfrente está Naco, Arizona.
“Ahora bien, Naco, en Sonora, se dedi-
ca única y exclusivamente al tráfico de dro-
gas y al tráfico de personas, sólo hay po-
lleros y narcotraficantes, por lo tanto, a los
niños los entrenan para esas dos prácticas y
no hay otra forma de salir adelante. Con la
guerra al narco declarada por el presiden-
te Felipe Calderón, muchos niños han que-
dado desamparados o son asesinados y na-
die dice nada… Se habla de las muertas de
Juárez, pero no de los pequeños que quedan
huérfanos porque nunca llegará su mamá.”
Por último, platica cómo apoyó al pro-
yecto 20th Century Fox:
“Ha sido muy interesante. Cuando no-
sotros nos acercamos a ellos sin que hubie-
ran visto la cinta, expresaron que no trabaja-
ban ese tipo de tema y que veían complicado
que fueran a tomar una película así,
y prácticamente le dimos finalidad a
nuestra reunión, pero aceptaron ver
un corte que duraba mucho tiem-
po todavía y al día siguiente nos las
compraron para México, para La-
tinoamérica, y otro día después lle-
gamos a Los Ángeles y nos la com-
praron para Estados Unidos… Fue
increíble. Es un poco lo que yo que-
ría lograr porque tristemente las pelí-
culas mexicanas nacen y mueren en
la cartelera del país. Bueno, ¡las que
llegan al estreno!”
h
t
t
p
:
/
/
w
w
w
.
l
a
o
t
r
a
f
a
m
i
l
i
a
.
c
o
m
Federación Mexicana de Judo:
RAÚL OCHOA
E
l 19 de marzo Silvia Gon-
zález, primera en el ranking
nacional de judo en la cate-
goría de 44 kilos, se prepa-
raba para un duelo crucial
en el tatami: estaba en jue-
go el boleto para la selección nacional que
participaría en el campeonato panameri-
cano de la especialidad en Guadalajara,
del 31 de marzo al 4 de abril.
En esa ocasión había aproximadamen-
te 3 mil espectadores en el auditorio Ge-
neral José María Arteaga, de la ciudad de
Querétaro, pero la rival de Silvia, la mi-
choacana Sandra Sánchez, no llegó a diri-
mir el “tope” (combate) de los dos que la
Federación Mexicana de Judo (FMJ) pro-
gramó para las 10 de la mañana.
Por reglamento, González, quien repre-
senta a la Universidad Nacional Autónoma
de México (UNAM), fue declarada ganado-
ra y obtuvo el pase al torneo panamericano.
Tres días después a la judoka capita-
lina, ya dispuesta para concentrarse con
el seleccionado, se le esfumó la sonrisa:
la FMJ, presidida por Manuel Larrañaga
–quien también trabaja para la UNAM–,
decidió excluirla de la lista y poner en su
lugar a Sandra Sánchez.
González, de 27 años y pentamonar-
ca de la Universiada Nacional, había sido
“derrotada” en el escritorio.
En los días siguientes, González, estu-
Rudeza
innecesaria
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
La judoka Silvia González
74

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

En desigual combate, la judoka Silvia González
venció a la Federación Mexicana de Judo, cuyo
presidente, Manuel Larrañaga, quiso despojar-
la de su boleto para el torneo panamericano de
la disciplina y favorecer a la michoacana Sandra
González, quien al no presentarse al duelo defi-
nitorio perdió su lugar. Sin embargo, en la mesa,
Larrañaga trucó los lugares y obligó a que la uni-
versitaria dirimiera un combate más, este sí de-
finitivo, ante la burocracia deportiva.
diante de la maestría en diseño mecánico
en la Facultad de Ingeniería, emprendió la
defensa de su lugar en el seleccionado con
el apoyo de su entrenador, Agustín Buen-
día, el presidente de la Asociación de Ju-
do de la UNAM.
Después de todo, González había re-
corrido completa la ruta del Panamerica-
no de Judo: igual que el resto de los com-
petidores, participó en cuatro torneos
selectivos, y en ellos obtuvo una medalla
de oro, una de plata y una de bronce, ade-
más de su victoria por default en Queréta-
ro. En su currículum consta que ocupó el
noveno lugar en los Juegos Centroameri-
canos y del Caribe 2006, de Cartagena de
Indias, Colombia, y el quinto sitio en el
Grand Prix de Panamá 2010.
El 24 de marzo la atleta presentó for-
malmente su inconformidad al titular de la
Dirección General de Actividades Deporti-
vas y Recreativas (DGADR) de la UNAM,
Severino Rubio, e insistió al día siguiente.
El funcionario le ordenó al director de De-
porte Representativo, Max Aguilar, que ci-
tara a Larrañaga para una reunión urgente.
A la sala de juntas de la propia DGA-
DR, donde Larrañaga trabaja también co-
mo jefe de Departamento de Planeación,
además de éste acudieron Severino Rubio
y Max Aguilar, así como Silvia González y
su entrenador.
La competidora cuestionó duramen-
te a Larrañaga, quien inicialmente se dijo
dispuesto a ordenar un nuevo combate de
última hora con Sandra Sánchez, a unos
días del Panamericano de Judo. Lo pro-
puso, según dijo el presidente de la FMJ,
“para que vean que soy cuate”.
Pero la judoka presentó pruebas –in-
cluido un video– de que ella se presentó a
la hora fijada y por lo tanto no había mo-
tivos para programar un nuevo enfrenta-
miento con la atleta michoacana. Como
Larrañaga aún ponía reparos, Silvia le ad-
virtió: “La próxima vez hablarás con mi
abogado”. La reacción de las autoridades
deportivas presentes fue inmediata. Con-
sideraron que no había motivos para llevar
la discusión a instancias judiciales.
Sólo entonces Larrañaga argumentó que
no estaba enterado de lo que sucedió la ma-
ñana del 19 de marzo en Querétaro. Le atri-
buyó a su director técnico, Germán Ayala,
el error de no informarle a tiempo de los he-
chos y les garantizó a las autoridades de-
portivas universitarias que el caso de Silvia
González sería reconsiderado esa misma
tarde por el consejo directivo de la FMJ.
Larrañaga salió de la DGADR cerca
de las 15:00 horas, después de casi una
hora de careo con González, y por la tar-
de la FMJ rectificó su decisión con el vo-
to de ocho de los 10 consejeros a favor de
la atleta; a uno de ellos no pudieron loca-
lizarlo, y sólo se manifestó en contra el ti-
tular de la Asociación Michoacana de Ju-
do, Carlos Ruiz, quien también es vocal
de la federación.
Ahora Larrañaga afronta el dilema en-
tre sus funciones como presidente de la
FMJ y como empleado de la UNAM. Por
su parte, la casa de estudios celebró la rec-
tificación de la FMJ en su página oficial
con el encabezado: “Silvia González al
Panamericano de Judo en Guadalajara”.
Será la única representante de la institu-
ción en el seleccionado mexicano.
Forcejeo inicial
Silvia González relata a Proceso que, an-
tes del ríspido encuentro con el presidente
de la FMJ, Rubio y Aguilar la recibieron
jubilosos con la noticia: “Te conseguimos
un tope”. La atleta replicó: “Yo no quie-
ro ningún tope”, e insistió que ganó su lu-
gar con todas las de la ley. El titular de la
DGADR meditó unos segundos y le pidió
a Aguilar que arreglara la situación.
Lo cierto es que el jueves 24 Larraña-
ga les envió a los presidentes de las aso-
ciaciones de judo de Michoacán y a la
UNAM un correo electrónico que dice:
Les informo que debido a los sucesos
del pasado sábado 19 de marzo en Queré-
taro, con relación al tope de 44 kilos entre
las competidoras Silvia González y San-
dra Sánchez, se ha tomado la decisión de
llevar a cabo, de acuerdo al Juego Lim-
pio, el tope este sábado 26 de marzo, a las
10:00 horas en el dojo de Villas Tlalpan
de la Conade.
No habrá pesaje previo. Asimismo les
informo que en caso de que alguna com-
petidora no se presente se considerará
como ausencia o abandono de acuerdo al
Reglamento de Arbitraje de la Federación
Internacional de Judo.
El propio Max Aguilar le dijo a Silvia
que Larrañaga les había dado una versión
distinta, y mandó llamarlo. Al principio,
cuenta la atleta, personal universitario
buscó a Larrañaga “por todas partes, y el
señor no respondía ningún teléfono.
“Cuando al fin fue ubicado llegó co-
rriendo a la reunión en la sala de juntas.
El presidente de la federación se veía
muy seguro de convencerme. Quiso que-
dar bien al decir que me estaba echando
la mano con el tope. Incluso me dijo que
sería sin pesaje. Le respondí: pues eso no
me está ayudando a mí. Ya deje de favore-
cer a la michoacana. Todos sabemos que
el asunto del no pesaje es por ella (San-
dra), porque yo estoy incluso 600 gramos
por debajo del peso límite.
“Después –continúa– Larrañaga se tor-
Cuando la declararon ganadora

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 75
DEPORTES
nó agresivo porque no podía convencerme,
pero se quedó callado cuando se le caye-
ron todas sus mentiras y todos los favoritis-
mos. Lo empecé a desenmascarar. Todavía
me retaba: ‘¿Le tienes miedo?’. Si fuera
por eso no hubiera ido a gastar mi dinero a
Querétaro. Él estaba convencido que el lu-
gar se lo habría ganado Sandra.”
Fue entonces, agrega, cuando “el pre-
sidente de la federación me hartó y le dije:
la próxima vez hablará con un abogado,
no conmigo; con usted no se puede dia-
logar... Al final, cuando le pedí una expli-
cación de por qué no estoy en la lista, lo
único que se le ocurrió decir es que todo
se originó por un error técnico. Pero to-
dos sabían de la competencia. Antes de un
torneo nacional siempre hay un congreso
técnico y todos los estados tienen que lle-
var a un representante porque ahí se dicen
cosas de suma importancia. En aquel con-
greso técnico se dijo que el tope iba a em-
pezar a las nueve de la mañana. Larrañaga
ya no pudo defenderlos más, porque sí sa-
bían de la hora. ¿Qué más querían, que los
fueran a sacar de sus camas?”.
En la discusión el presidente de la
FMJ machacaba: “Vamos a arreglarlo co-
mo un juego limpio”. Silvia dijo, enfada-
da: “Este es el juego limpio: te convocan,
te presentas y te preparas. Lo que usted
me está proponiendo es ilegal: hacer otro
tope, y encima sin pesaje. ¿Quiere que nos
echemos un volado? Esto no es así”.
Por suerte para ella, los directivos uni-
versitarios se dieron cuenta de que Larra-
ñaga no decía la verdad. “Les echó men-
tiras al director de Actividades Deportivas
de la UNAM y al director de Deporte Re-
presentativo. No les dijo las cosas como
eran. Eso los hizo enojar: ‘Oye, Manuel,
pero tú nos dijiste otra cosa’, le dijeron,
hasta que el presidente de la FMJ admi-
tió: ‘Es que a mí no me informaron bien’”.
La judoka exigió que la incluyeran de
inmediato en la lista. Y apenas pronunció
la palabra “abogado”, Max Aguilar trató de
suavizar la situación: “Espérate, tranquila,
no necesitamos esto”. Y enseguida conmi-
nó a su compañero de oficina: “Mira, Ma-
nuel, ella tiene sus argumentos válidos, está
defendiendo su lugar, tiene una buena pos-
tura porque no hizo trampas. Como dirigen-
tes (deportivos) de la UNAM vamos a apo-
yarla hasta donde lleve las cosas. A nadie le
gustan los escándalos. Vamos a arreglar es-
to aquí. Te invito a que reconsideres esa lis-
ta y que todo termine en buenos términos”.
Entonces, cuenta González, “Larraña-
ga empezó a guardar sus cositas y les di-
jo: ‘Les envío una respuesta hoy en la tar-
de’. Y se marchó”.
–¿Se fue convencido que iba a arreglar
las cosas? –se le pregunta a la judoka.
–Se fue convencido de que le dije no a
todo. Como que todavía no sabía lo que él
iba a hacer. Cuando mencioné que proce-
dería de forma legal, en la UNAM todos
dijeron: “Estamos de tu lado”, porque ten-
go los argumentos válidos y, si esto fuera
más lejos, Larrañaga ya no tendría mane-
ra de defenderse.
Tras la reconsideración de la FMJ, re-
lata Silvia, Larrañaga le habló por teléfo-
no para decirle: “Te felicito por la actitud
que tomaste de defender tus convicciones.
Los de Michoacán me podrán demandar,
pero prefiero tener una demanda de Mi-
choacán y no de la UNAM”. A la atleta le
parece muy lógico:
“Pues sí, porque en la UNAM le cues-
ta su puesto. Nos pone el pie a los atletas
universitarios, siendo que la Universidad
le está dando de comer. Me da pena ajena
decir que ese tipo de personas son mis re-
presentantes. No sé qué hace ahí (Larra-
ñaga) y por qué lo conservan.”
"Nadie me presionó"
En entrevista con Proceso, Manuel Larra-
ñaga reconoce su error: “No estábamos
enterados (los miembros de) el consejo
directivo que se llamó dos veces a la com-
petidora, y Silvia, en todo su derecho y de
acuerdo al reglamento de arbitraje, (argu-
mentó que) si se llama dos veces a la atle-
ta y no se presenta, queda fuera.
“Al ver las cuestiones técnicas con el
área de gráficas y la dirección técnica, nue-
ve de los 10 miembros del consejo direc-
tivo de la federación, porque al otro no lo
localizamos, estuvimos a favor, y el que
votó en contra fue el de Michoacán. Se le
hizo justicia a Silvia para que represente
a México en la categoría de 44 kilos este
fin de semana en el Panamericano de Judo,
porque en Juegos Panamericanos no hay
esa categoría.”
Después reparte culpas. Asegura que fa-
lló su director técnico, Germán Ayala, “por
no avisarnos en tiempo y forma. Ya se le lla-
mó la atención. La cuestión fue que se hi-
zo justicia y que no se incurrió en un error”.
Larrañaga dice que los representantes
de Michoacán también deben reconocer
que no se presentaron al congresillo técni-
co realizado la víspera del evento: “Des-
graciadamente no estuvieron y no se ente-
raron del cambio de horario. Eso ya no es
culpa de nosotros, sino de ellos”.
–¿El director de Actividades Deporti-
vas de la UNAM le pidió esta enmienda?
–Él no puede pedirme ningún cambio.
No me puede forzar, aunque yo trabaje en
la UNAM. Me pidió que revisáramos bien
el caso, y cuando así lo hicimos le informé
inmediatamente que quien debía calificar
era Silvia González. Pero no hubo ningu-
na presión de la institución.
–¿Nadie lo obligó a cambiar de decisión?
–Para nada. Todavía hablé con Silvia (y
le dije) que si quería demostrar que es la me-
jor se sometiera al tope, pero tenía toda la
razón, porque fue la que ganó. Ella me di-
jo: “Me presenté dos veces y gané”. Y para
dejar todo claro, el consejo directivo decidió
que Silvia sea nuestra representante.
–¿Qué explicación le dará a Sandra
Sánchez?
–Ya se le mandó una explicación: que
el error fue de su delegado y entrenador al
no presentarse al congresillo técnico y por
llegar tarde a la competencia, porque Mi-
choacán fue la única entidad que acudió
tarde al evento.
Y aunque ya aclaró el punto, el presi-
dente de la FMJ se envalentona:
“A mí ningún director de actividades
deportivas ni de ningún instituto me pue-
de presionar, porque es una decisión que
toma el consejo directivo, no es uniperso-
nal... Todo mundo podrá pensar que me
presionaron, pero no tengo por qué reci-
bir presiones, sino que tiene que hacerse
de acuerdo a la normatividad y al regla-
mento. Tan es así que por eso se hizo el
cambio, no porque me haya presionado la
institución (la UNAM), y menos que me
haya dado una orden, porque eso sí, la ins-
titución es muy respetuosa.
Max Aguilar, director de Deporte Re-
presentativo y compañero de trabajo de
Larrañaga en la DGADR, reconoce que
citó al titular de la FMJ después de recibir
la queja de Silvia González:
“Le pedí que viniera a mi oficina para
aclarar el asunto, y tras escuchar a la com-
petidora el profesor Larrañaga rectificó la
decisión. Aquí simplemente se aclararon
las cosas y Manuel aceptó que fue un error
de su director técnico.
“El atleta no tiene por qué pagar las cul-
pas por un error de organización o de co-
municación. Lo más importante es que Ma-
nuel aceptó ese error y que Silvia mantuvo
siempre su posición de no aceptar otra cosa
que no fuera que se le declarara vencedora.”
–¿No hubo presión de ustedes?
–No, simplemente Manuel trabaja aquí
en la Universidad, en el área de Planeación;
no trabaja directamente en el área de De-
portes. Como compañero de trabajo le pe-
dí que aclarara esto, y aceptó gustosamen-
te sin problema.
–¿Está consciente de que puede aca-
rrear polémica el hecho de que Larraña-
ga trabaje en la UNAM y a la vez presi-
da la FMJ?
–Siempre es un cargo delicado. Hay
casos como éste que ponen ahí alguna
controversia. Pero el hecho de que Ma-
nuel sea el presidente de la federación no
es una decisión que tenga que ver con no-
sotros, y en ese sentido la responsabilidad
no es de la UNAM, es de Manuel como
presidente de la federación, no como em-
pleado de la Universidad. O
76

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

DEPORTES
El deporte
Corrupción, mal manejo
del presupuesto, repre-
sión y favoritismos son
algunas de las acusa-
ciones contra el respon-
sable deportivo de la
delegación Tlalpan. Em-
pleados y exempleados
de la demarcación, vícti-
mas del funcionario, han
pedido su remoción, se
han manifestado y como
única respuesta han sido
reprimidos. Y el jefe de-
legacional promete solu-
cionar el conflicto... pero
no hace nada.
cojea
en Tlalpan
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
BEATRIZ PEREYRA
E
ntrenadores, atletas y usua-
rios de las instalaciones de-
portivas de la delegación
Tlalpan exigen al jefe dele-
gacional, Higinio Chávez,
la destitución del director
de Actividades Deportivas, David Guerre-
ro Ojeda, a quien acusan de corrupto.
También demandan poner freno a
numerosas irregularidades en el área
deportiva de la delegación: falta de pago
a los trabajadores, despidos injustifica-
dos, cobros abusivos, despilfarro, pre-
sencia de aviadores y escamoteo de los
estímulos federales que otorga la Comi-
sión Nacional de Cultura Física y De-
porte (Conade).
Insatisfechos porque durante todo
2010 sus pagos se retrasaron dos o tres
meses, porque no les pagaron el aguinal-
do y porque todavía no cobraban sus sa-
larios de enero y febrero, entrenadores y
personal administrativo de la Dirección
de Actividades Deportivas y Recreativas
marcharon el 1 de marzo. Su marcha fue
reprimida.
La única justificación que David Gue-
rrero ofreció durante meses a los afec-
tados es: “No hay dinero”. Pero los tra-
bajadores delegacionales –que cobran
honorarios autogenerados, es decir, del
dinero que se recauda en cada instalación
deportiva– descubrieron que hay al menos
55 “aviadores” que perciben salarios hasta
tres veces superiores a los de un entrenador
(de 3 mil a 6 mil pesos mensuales).
Por ejemplo José Luis Canales, cho-
fer de Nelson Vargas cuando éste dirigió
la Conade y esposo de la entrenadora de
clavados Ma Jin, cobra 11 mil pesos men-
suales como coordinador de Equipos Re-
presentativos, afirman los afectados.
Rodrigo Botello Rojas aparece en la
nómina como coordinador de Escuelas De-
portivas en el Deportivo Ceforma con un
salario de 9 mil 500 pesos mensuales, pero
sólo cobra, afirman, porque es sobrino de
Guillermo Botello, jefe de la Unidad De-
partamental de Centros Deportivos y por
Instalaciones subutilizadas

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 77
ser hijo de Rodrigo Botello, concesionario
de los gimnasios de los deportivos Vivan-
co, Sánchez Taboada y Ceforma.
“Cuando comenzamos a quejarnos,
David Guerrero nos dijo que como el di-
nero no alcanza tendría que recortar 50%
la plantilla de entrenadores; le dijimos que
mejor corriera a los aviadores y contestó
que a esas personas ya se les van a asignar
actividades. Pero aunque así sea, ya cobra-
ron todo 2010 sin hacer nada.
“Durante meses hemos pedido por las
buenas lo que nos corresponde, porque sí
trabajamos. Sólo nos dieron largas y aho-
ra que nos movilizamos estamos siendo
víctimas de amenazas, despidos y hay a
quien hasta le bajaron el sueldo”, explica
la entrenadora de patinaje Patricia Jardón.
Otros aviadores, señalan trabajado-
res de la delegación, son Francisca Pérez
Castillo, quien gana 3 mil 500 pesos men-
suales y es pareja del administrador del
Deportivo Ceforma, Sabino Loredo Sau-
cedo, quien a su vez es hermano del coor-
dinador de asesores del jefe delegacional,
Marcelino Loredo Saucedo.
José León Cruz devenga 11 mil pesos
mensuales por ser esposo de la administra-
dora del Deportivo Vivanco, María Euge-
nia Domínguez. Una más: Paola Mendoza
Pichardo, administradora de las instalacio-
nes acuáticas del Deportivo Vivanco hasta
septiembre del año pasado, sigue cobrando
8 mil pesos al mes porque, dicen los quejo-
sos, es novia de David Guerrero.
También los usuarios
A las quejas y movilizaciones de los en-
trenadores se han sumado usuarios de las
instalaciones deportivas, quienes señalan
la corrupción del personal a las órdenes de
Guerrero Ojeda.
A pesar de que pagan las cuotas a tiem-
po, por ejemplo, durante semanas no pue-
den utilizar las albercas de los deportivos
porque el agua siempre está fría y los usua-
rios se enferman. Las instalaciones tampo-
co han recibido mantenimiento.
Además muchas veces no se entrega a
los usuarios el recibo que demuestra que ya
pagaron. Los precios de los estacionamien-
tos han subido desmedidamente y la cuota
por utilizar los gimnasios (concesionados)
es muy alta en comparación con lo que co-
bra la delegación por otros servicios.
“Hay un descontento general. No se
atienden las necesidades del deporte por
los altos grados de corrupción, y los pro-
fesores cuestionaron eso, algo que nadie se
había atrevido a hacer. La corrupción que
priva en Tlalpan está afectando a los usua-
rios, el desarrollo deportivo, no hay mate-
rial, los estacionamientos son caros, el di-
nero que se recauda no alcanza porque lo
despilfarran o se lo dan a los aviadores.
“Las albercas se cierran durante largos
periodos pero los usuarios tienen que se-
guir pagando porque si no lo hacen, tienen
que volver a pagar inscripción y examen
médico”, denuncia Israel Ballesteros, ex-
jefe de la unidad departamental de Promo-
ción Deportiva, de donde fue despedido
por apoyar a los inconformes y cuestionar
a Guerrero Ojeda.
Tras la manifestación del 1 de marzo
(dispersada por unos 300 granaderos), los
inconformes fueron atendidos el 4 de mar-
zo por el jefe delegacional, Higinio Chávez
García, quien escuchó los señalamientos y
recibió un pliego petitorio de 12 puntos en
el que se le pide que termine con la corrup-
ción, los abusos y las “prácticas inmorales”.
Chávez se comprometió por escrito a
atender las demandas y dijo que despedi-
ría a Guerrero el lunes 7 de marzo.
Pero el fin de semana del 5 y 6 de mar-
zo, Guerrero, y otros funcionarios de la
demarcación movilizaron con mentiras y
amenazas a los habitantes de las colonias y
pueblos de las zonas marginadas para que
hicieran una marcha de apoyo, según de-
nuncian los inconformes. A los usuarios del
programa Al Agua Patos, que permite a los
niños pobres nadar gratis, se les informó
que si no participaban los darían de baja.
“David y su gente fueron a las alber-
cas y a las zonas marginadas a decir que
los deportivos se privatizarían si él no se-
guía al frente del deporte. Su marcha fue
el 8 de marzo. Incluso mandaron camio-
nes de la delegación para llevar a la gente.
“Es increíble que condicionen a los ni-
ños pobres, porque también les dijeron que
si no apoyaban a David el programa desa-
parecería. Acarrearon a personas de las li-
gas de futbol, de basquetbol, gente de la ter-
cera edad. Según sus cifras juntaron a unas
500 personas. Con el argumento de que el
pueblo lo aclama, el delegado lo reinstaló
en su puesto”, afirma Patricia Jardón.
Otra razón por la que los recursos que
generan los deportivos son insuficientes es
porque algunos de los concesionarios (ca-
si siempre amigos y familiares del personal
de la delegación) pagan cuotas más bajas.
Por ejemplo el hijo de David Guerrero,
del mismo nombre, no paga por la explota-
ción que hace de las canchas de basquetbol
en el Deportivo Vivanco, y los permisiona-
rios que hasta 2010 operaron las canchas
de futbol del Deportivo Villa Olímpica pa-
gaban 76 mil pesos mensuales. Los que en-
traron este año sólo pagan 45 mil.
En esa misma instalación, hasta agosto
pasado, Copemsa administraba el estacio-
namiento; cobraba 13 pesos por hora y te-
nía pensiones de 250 pesos mensuales. A
partir de septiembre la concesión se le dio
a Rodrigo Botello, hermano del jefe de la
unidad departamental de Centros Deporti-
vos, quien subió la tarifa a 16 pesos y la
pensión mensual a 2 mil pesos.
“Desalojaron a Copemsa de la noche
a la mañana y hasta con grúas arrancaron
las casetas. Durante algunos meses la de-
legación operó con precios de la Gace-
ta Oficial del GDF y cobró 209 pesos de
pensión, pero cuando llegó Rodrigo la su-
bió a 2 mil. Luego hubo una negociación y
la bajó a 800, que de todas maneras es mu-
cho”, acusa Israel Ballesteros.
En la adquisición de material para las
albercas (ligas, tablas y popotes), Guerre-
ro también ha afectado las finanzas de la
delegación Tlalpan y a los deportistas, de-
nuncian. A pesar de que el proveedor que
ganó la licitación incumplió con el equipo
que se solicitó, el funcionario recibió el
material que nadie utiliza y que ahora es-
tá embodegado.
“Nos negamos a recibir el material pe-
ro David firmó de consentimiento y ahí
está guardado todo porque no sirve. La
factura fue como de 400 mil pesos, casi la
mitad del presupuesto anual. Se pidieron
tablas rígidas y las entregó de un material
que se desmorona en el agua y la contami-
F
o
t
o
:

T
r
a
b
a
j
a
d
o
r
e
s

D
e
l
e
g
a
c
i
ó
n

T
l
a
l
p
a
n
Las protestas contra David Guerrero
78

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

na, las ligas no son de la marca y calidad
que pedimos. Una liga mala, si se rompe,
puede sacarle un ojo o cortarle la espal-
da a un atleta porque las tensan más de 20
metros para hacer resistencia en la alber-
ca”, explica Ballesteros.
Además el proveedor entregó butargas
(ropa de licra para la lucha olímpica) de dos
colores, mitad rojo y mitad azul, pero éstas
deben ser de un solo color. El costo de cada
una fue de 900 pesos. Los atletas de esta dis-
ciplina las compraron después en 200 pesos.
Los jugadores de polo acuático tuvie-
ron que comprar sus gorras porque la de-
legación no las adquirió y como algunas
de las albercas no tienen carriles, los pro-
fesores utilizan hilos de estambre.
Por si fuera poco, a pesar de que la de-
legación mandó hacer mil 186 uniformes
para los atletas de los equipos represen-
tativos, Guerrero sólo entregó 920. Nadie
sabe dónde están los 266 que faltan.
“Le mandé un oficio con copia a la
Contraloría pidiéndole que explique por
qué si recibió mil 186 pants solo entregó
920. No entregarlos implicó dejar a las se-
lecciones de atletismo, ciegos y débiles vi-
suales, parálisis cerebral, canotaje y parte
de la de natación sin uniforme. El provee-
dor lo entregó en el almacén y el titular del
área de Enlace Administrativo de la direc-
ción general de Desarrollo Social, Jorge
Medina Sandin, se los dio a David, él firmó
de recibido y no sabemos qué le hizo a los
demás”, apunta Ballesteros.
Faltan los recursos federales
Por decisión de David Guerrero Ojeda,
los entrenadores que han participado en el
programa de activación física que financia
la Conade no han recibido los recursos fe-
derales de los que dispone este organismo
para quienes trabajan en las comunidades.
El pago único de 6 mil pesos que se otor-
ga como estímulo a los profesores los co-
braron otras personas.
“En el pliego petitorio que le entrega-
mos al delegado solicitamos que se nos pa-
gara el dinero del programa de la Conade.
Y sí, ya se pagó, pero no a nosotros. Nos
quitaron de la lista a quienes participamos
en las manifestaciones. Cuando fuimos a
cobrar nos dijeron: ‘No están en la lista’.
No cobró uno solo de los profesores, sino
gente de administración de David Guerre-
ro, sus amigos (Rodrigo Botello Rojas en-
tre ellos), choferes y secretarias de la de-
legación”, denuncia la entrenadora Jardón.
De acuerdo con la profesora, en la Co-
nade les informaron que son 100 los estí-
mulos económicos que otorgan a los pro-
motores deportivos, de los cuales David
Guerrero solo asignó 22 para profesores,
mientras que el resto son para personal del
área de Desarrollo Social.
“No avalo estas situaciones. Todo el
tiempo que fui funcionario lo denuncié
fuerte y quedito, eso fue lo que originó
mi salida. Siempre dije lo que pasaba, en
reu niones abiertas con la población o con
empleados de la delegación y por escrito
a la Contraloría, al director de mi área, al
director de desarrollo social, con copias al
delegado, y nunca recibí respuesta a uno
solo de mis oficios.
“Ahora dicen que me corrieron porque
le repartí a mis amigos las becas que son
para los deportistas, cuando yo ni siquie-
ra tengo la facultad de decidir a quién se
otorgan, yo puedo opinar pero el que fir-
ma es David Guerrero.
“En la administración de Chávez es
pecado cuestionar. Para ellos el que yo co-
brara en la estructura delegacional impli-
caba que tenía un compromiso de ‘lealtad
total’ y que no podía cuestionar ninguna
acción ni tener un punto de vista contra-
rio”, afirma Israel Ballesteros.
Agrega que en un acto de congruencia
acompañó a entrenadores, deportistas y
padres de familia a la manifestación del 1
de marzo. Tampoco le perdonaron eso. Al
día siguiente llegó a su oficina y la encon-
tró cerrada con candado. Le dijeron que
desde el 15 de febrero ya no era emplea-
do de la delegación, a pesar de que duran-
te todo ese tiempo incluso le giraban ofi-
cios. Ni siquiera le permitieron sacar sus
pertenencias.
Otra de las peticiones al delegado es
que Ballesteros recupere su trabajo, así co-
mo las cuatro personas que laboraban en
su área y que también fueron despedidas
por el simple hecho de ser sus compañeros.
El cargo que desde octubre de 2009 tu-
vo Israel Ballesteros hoy lo ocupa Cristina
Bravo, prima de la directora de Desarrollo
Comunitario, Xóchitl Bravo. La pareja de
su mamá, Miguel Sotres, es jefe de Pre-
vención del Delito de la dirección de Se-
guridad Pública y el subdirector de Edu-
cación, Jonathán Gutiérrez, es esposo de
Xóchitl.
El viernes 18 de marzo, David Gue-
rrero corrió a la secretaria del Deportivo
La Joya, Leticia Altamira (prima del cu-
ñado de Higinio Chávez), porque no par-
ticipó en la marcha de apoyo. Altamira fue
reem plazada por el tío de David Guerrero,
Carlos Morales Trejo.
“Los profesores le pedimos al delega-
do que no hubiera represión ni despedidos
por manifestarnos, pero ahora vivimos
bajo amenazas de corrernos, a algunos ya
les bajaron el sueldo (nadie cobró la pri-
mera quincena de enero) y a otros senci-
llamente no les van a renovar el contra-
to. Es lo que escuchamos siempre de boca
de David Guerrero: ‘O se alinean o están
fuera’. A unos los corren por participar en
marchas y a otros por no hacerlo.
“Siempre dice lo mismo: no hay dine-
ro, no hay recursos y no se les va a pagar.
Ni siquiera saben cuánto dinero tienen
previsto recaudar para 2011 (en 2010 fue-
ron alrededor de 23 millones de pesos).
En su comparecencia en la Asamblea Le-
gislativa (el 4 de marzo), Higinio dijo que
sólo el Deportivo Ceforma generó 40 mi-
llones de pesos; o sea que o no tiene idea
de nada o a lo mejor sí sale ese dinero, pe-
ro ¿dónde está?”, cuestiona Jardón.
El 4 de marzo en El Correo Ilustrado
del diario La Jornada se publicó una car-
ta de la senadora del Partido del Trabajo,
Rosario Ibarra de Piedra, quien condenó
la actitud del delegado.
“La respuesta que recibieron fue una
negativa a recibirlos. También la provoca-
ción e intimidación del señor David Gue-
rrero y de su equipo político. Y la repre-
sión por medio del cuerpo de granaderos
del Distrito Federal, quienes, sin impor-
tar que la mayoría de los asistentes al acto
eran niños y jóvenes deportistas destaca-
dos de Tlalpan que apoyan a sus entrena-
dores que no han cobrado su salario, los
cercaron y avanzaron, toletes en mano,
hacia los manifestantes amenazando con
agredirlos.
“Me parece autoritaria y no democráti-
ca la forma en que el equipo del C. Higinio
Chávez García, jefe delegacional en Tlal-
pan, pretende resolver las inconformidades
que se generan en su demarcación: por me-
dio de la represión y la intimidación. Ma-
nifestarse es un derecho. Hago un llamado
para que se detenga esta dinámica de con-
frontación y se ofrezcan respuestas satis-
factorias a las demandas de los trabajado-
res y usuarios de los deportivos públicos en
Tlalpan”, condenó Ibarra.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Higinio Chávez. Impunidad

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 79
DEPORTES
Más sobre Licencia para matar
80

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011

De Juan Guillermo Figueroa
Señor director:
M
ucho agradeceré que se publique esta
pequeña nota, dirigida a Denise Dresser,
con motivo de su artículo Licencia para matar
(Proceso 1794).
Estimada Denise: Me parece que criticar
a AMLO por no avalar la alianza PAN-PRD,
asumiendo como un bien obvio el no dejar que
el PRI regrese al poder, es una versión posmo-
derna del voto útil.
Lamento leerte en ese tenor, pero más aún
al responsabilizar a AMLO si acaso el PRI logra
reacomodarse. Ojala que se discutiera más sis-
temáticamente la posibilidad real de “conciliar”
contenidos de las plataformas de dos partidos
con principios fundantes tan antagónicos.
¿Realmente el fin justifica los medios?
Atentamente
Juan Guillermo Figueroa
(El Colegio de México)
Respuesta de Denise Dresser
Señor director:
P
ermítame publicar la siguiente respuesta:
Juan Guillermo Figueroa: Gracias por la
nota, aunque creo que me atribuyes argumentos
y posiciones que no he presentado ni sostenido,
como “el fin justifica los medios”, o que estoy
resucitando el “voto útil”. Para precisar por qué
he apoyado la alianza PAN-PRD en el Estado de
México aquí van algunas consideraciones:
1. La alianza sería una forma de enfrentar el
“feuderalismo” que el PRI ha logrado implan-
tar en el país y particularmente en el Estado
de México. Los gobernadores del PRI se han
convertido en los “nuevos virreyes”. Actúan
a su libre albedrío, como lo ha hecho Enrique
Peña Nieto, a pesar del caso de Atenco y de
los feminicidios en el lugar que gobierna. Él y
otros son poderosos e impunes.
2. Para descarrilar la candidatura presidencial
de Peña Nieto, la única manera viable en este
momento es a través de alianzas opositoras,
dado que solos ni el PAN ni el PRD tienen su-
ficientes votos para ganar la gubernatura.
3. El PRI viene de regreso sin haberse mo-
dernizado, lo cual implica una regresión
profunda para la vida del país. Y mientras
el PRD se canibaliza, el PRI está ofreciendo
a los concesionarios el mantenimiento de
sus concesiones, a las televisoras el mante-
nimiento del duopolio, a los empresarios el
restablecimiento del orden, a los sindicatos
la preservación de sus “conquistas sindica-
les”, a los mexicanos el valor de la experien-
cia, aunque haya sido antidemocrática. Eso
es lo que alcanza a vislumbrarse mientras el
PRD opta por ir solo y perder ante la alianza
de los oligarcas y las fuerzas del orden,
apoyada por una población que empieza a
perder el ímpetu democrático.
4. De darse en buenas condiciones y son
avaladas por consultas ciudadanas partici-
pativas, las alianzas PAN-PRD pueden com-
prometerse a apoyar reformas democráticas
que ambos partidos han evitado en los
últimos años. No se trata tan sólo de sacar
al PRI, sino de gobernar mejor.
5. Es cierto que hay diferencias ideológicas en-
tre el PAN y el PRD, pero una alianza podría
convertirse en punto de encuentro para
construir una plataforma común de gobier-
no, encaminada a instrumentar cambios
profundos en la gobernabilidad a nivel local.
6. En numerosos países, partidos políticos de
la más diversa índole forman frentes tácticos
para enfrentar a contrincantes comunes. Y
esa práctica no es vista como una herejía,
sino como una forma de ganar elecciones.
Tácito escribió que cuando dos fuerzas
pelean por su propia cuenta, todos son
conquistados. Yo no quiero ver a México
“reconquistado” por el PRI. ¿Tú sí?
Atentamente
Denise Dresser
Del diputado Enrique Jacob Rocha
Señor director:
E
n Proceso 1795, del 27 de marzo, se publi-
có una entrevista con el licenciado Rubén
Mendoza Ayala, quién fue candidato del Partido
Acción Nacional al gobierno del Estado de México
durante el proceso electoral del año 2005.
“En marzo de 2005 –dice la nota–, al final
de un debate radiofónico, Enrique Peña Nieto,
entonces candidato del PRI a la gubernatura del
Estado de México, se le acercó en los baños de
la estación a Rubén Mendoza Ayala, candidato
por el PAN, su principal contendiente, y le propu-
so: ‘Vamos a reunirnos en casa de Enrique Jacob
Rocha para ponernos de acuerdo, ¿no?’
“En entrevista con Proceso, Mendoza recuerda
que él nunca acudió a esa reunión en el domicilio del
viejo operador priista del Estado de México, cercano
a Peña Nieto, pero ‘luego me enteré que sí asistió mi
coordinador de campaña, Ulises Ramírez’.”
Al respecto, me permito aclarar que en nin-
gún momento hubo intento de reunión entre los
entonces candidatos, por lo que puedo afirmar
que el relato aludido me parece por demás fan-
tasioso, toda vez que no hubo reunión en la casa
del suscrito y mucho menos con el señor Ulises
Ramírez, por lo que afirmo que lo comentado en
dicha entrevista es absolutamente falso. Por lo
anterior, respetuosamente me permito solicitarle
publique esta carta aclaratoria en el siguiente nú-
mero de su revista.
 Atentamente
Diputado local Enrique Jacob Rocha
Distrito XXIX de Naucalpan
Estado de México
Reprueba la violación de las leyes
laborales por empresas y gobierno
Señor director:
A
l revisar las “ofertas de empleo” en perió-
dicos y en internet se ve cómo empresas
privadas y el gobierno discriminan impunemente
por físico, género, edad, estado civil, etcétera,
además de que abusan con el outsourcing, la
contratación por “honorarios” y la fórmula “asimi-
lables a salarios” para evadir la seguridad social
y el reparto de utilidades.
El colmo, el mismo gobierno en lugar de
combatir la explotación laboral la practica y
viola la Ley Federal del Trabajo. El 18 de marzo,
la Secretaría de Gobernación dio a conocer en
www.bumeran.com.mx (http://www.bumeran.
com.mx/empleos/17176290/trabajo-investiga-
dores.html) la vacante de “investigador”. Luego
las reclutadoras de la secretaría aclararon que la
contratación sería como “personal de confianza”
obligado a trabajar tiempo extra y a cubrir guar-
dias el fin de semana gratis.
Todas las tiendas de autoservicio tienen ga-
nancias millonarias y basan sus “precios bajos”
en la explotación de proveedores (sobre todo
pequeños) y trabajadores con sueldos miserables
llamados “asociados” (Walmart), quienes también
son obligados a ser “voluntarios” de la fundación
de la tienda. Vi en Aurrerá Xalostoc cómo una
supervisora se quejaba amargamente de “falta
de compromiso” porque un empleado cometió el
pecado de ¡salir a comer!
Los futbolistas, sin importar si ganan 10 mil o 1
millón de pesos mensuales, no son registrados en
el IMSS ni pagan ISR. Si demandan sus derechos
laborales conforme a la Ley Federal del Trabajo,
son “desafiliados” de la Federación Mexicana de
Futbol y discriminados por los equipos, como si es-
tas empresas estuvieran por encima de la ley.
Con la reforma laboral el trabajador se-
guirá en la condición de artículo desechable
sometido a términos como “contrato tempo-
ral”, “aprendiz”, “trabajo por horas”, etcétera.
Continuarán la afiliación forzada a sindicatos
de protección empresarial, el subempleo de
profesionistas, la falta de seguro nacional por
desempleo, la explotación y violación de dere-
chos laborales y humanos para: empleados de
limpieza, policías y guardias de seguridad con
turnos de 24 horas sin pago de tiempo extra,
“becarios”, empleadas domésticas, cajeras,
empacadores “voluntarios”, despachadores de
gasolina, repartidores de comida rápida, ven-
dedores de cosméticos y de tarjetas bancarias
y telefónicas, operadores de call centers, obre-
ros de maquiladoras, campesinos, etcétera.
Todo, con la complicidad del Estado mexica-
no fallido, cuyos encargados de los tres poderes
viven como reyes.
Atentamente 
Carlos López
Ecatepec, Estado de México
PALABRA DE LECTOR
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, telé-
fono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx.
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.

1796 / 3 DE ABRIL DE 2011 81
Piden al rector de la UNAM
mantener activo el TARMA
Señor director:
L
e solicitamos publicar la siguiente carta,
dirigida al rector de la UNAM, José Narro
Robles.
Señor rector José Narro: Las organizaciones
civiles, investigadores y grupos ambientalistas
firmantes le manifestamos que nos unimos a la
solicitud de mantener activo el Taller de Análisis
Radiológico de Muestras Ambientales (TARMA)
de la Facultad de Ciencias de la UNAM, en don-
de el físico Bernardo Salas Mar ha realizado to-
dos los proyectos de investigación en los últimos
10 años, a través de los cuales se ha puesto en
evidencia el mal manejo de la industria nuclear en
diferentes zonas de nuestro país.
Consideramos a Bernardo Salas Mar como
una persona con un alto valor ético, comprometi-
do con la sociedad y el medio ambiente. Tanto en
el pasado, en calidad de trabajador de la Central
Nuclear de Laguna Verde (CNLV), como en la ac-
tualidad, cuando se desempeña como académico
de la UNAM, ha puesto en riesgo su bienestar la-
boral al realizar los señalamientos necesarios para
dar a conocer las fuentes de materiales radiactivos
que afectan a la sociedad y al medio ambiente.
Él ha proporcionado sistemáticamente in-
formación científica y técnica con base en sus
investigaciones que han derivado en la revelación
de diferentes zonas de exposición a materiales
radiactivos con consecuencias serias para la
salud (casos relevantes: Samalayuca, Chihuahua;
Hermosillo, Sonora, y Laguna del Llano, en la
zona de Laguna Verde, Veracruz).
Señor rector: Le pedimos responder favora-
blemente a esta solicitud de sostener el TARMA,
lo que reflejará un alto sentido de compromiso
ante la sociedad y la ciencia.
Atentamente
Grupo Antinuclear Madres Veracruzanas
(grupomadresver@yahoo.com.mx), Beatriz
Adriana Olivera / Greenpeace (beatriz.olive-
ra@greenpeace.org), Gustavo Ampugnani /
Greenpeace (gustavo.ampugnani@greenpeace.
org), Luisa Paré (mfluisa.pare@gmail.com),
Elisa Blanchet (elisablanchet@gmail.com),
Talli Nauman (talli.nauman@gmail.com),
Frida Montesinos (fridamares@hotmail.com),
Alejandro Ochoa Canales (alejocanales_10@
hotmail.com), La Asamblea Veracruzana de
Iniciativas y Defensa Ambiental “La Vida”
(asambleaafectadosveracruz@yahoo.com.mx),
Azalia Calleja Guardianes de los Árboles (aza.
yolitia@gmail.com), José Abarca Reyes (jabarc@
gmail.com), Mario Torres Osorio (gotade-
mar24@hotmail.com), Rafael Gutiérrez Martínez
(ragutierrez@uv.mx), Rosa María O’Leary
(Ciudadanos por el Cambio Democrático / rosa-
mariacoleary@hotmail.com), Miguel Palmeros
Montero (miguelpalmeros29@yahoo.com.mx),
Felicidad Góngora (selvaveracruzana@yahoo.
com), Francisco Benavides (fbpozarica@yahoo.
com), Rosalinda Hidalgo Ledesma (ros_dalg@
yahoo.com.mx), Laura Mendoza (lamendo-
za@uv.mx), María Luciana Santos Martínez
(santos_132j@hotmail.com), Blanca Elizabeth
Cortina Julio (bcortinaj@gmail.com), Beatriz
Torres Beristáin (torres.beristain@gmail.com),
Miguel Ángel Torres (balam56@yahoo.com),
antropólogo Rodolfo Baruch Maldonado (rodol-
fobaruch@yahoo.es), María Alejandra Oviedo
(kermanotak@yahoo.com.mx), Helio García
Campos (heliogar9@hotmail.com), Gerardo
Alatorre (geralatorre@gmail.com), Luis Gregorio
Fernández Hernández (luigifh@gmail.com),
Jordi Vera Cartas (jordivera2001@hotmail.com),
Carlos Guadarrama Zugasti (carolusver@yahoo.
es), Gabriela Guzmán (gabguz2002@yahoo.com.
mx), doctora Patricia Negreros Castillo (Instituto
de Investigaciones Forestales / Inifor / pnegre-
roscastillo@yahoo.com), maestro en ciencias
Fernando Bejarano (Centro de Análisis y Acción
en Tóxicos y sus Alternativas / CAATA / coordi-
nación@caata.org.mx), Gerardo Ruiz Chavarría
(gruiz@servidor.unam.mx), Leticia Arriaga /
Rutas de Veracruz / rutadelaniebla@yahoo.es) y
Claudia Gutiérrez Sida
(responsable de la publicación).
Reporta arbitrariedades de la
directora del CRIM-UNAM
Señor director:
E
n Proceso 1572, del 17 de diciembre de 2006,
denuncié el proceder de la directora del Centro
Regional de Investigaciones Multidisciplinarias
(CRIM-UNAM), doctora Ana María Chávez Galindo,
quien desde mayo de 2005 mantiene actitudes
autocráticas y de hostigamiento en contra mía y de
otros integrantes del CRIM, quienes, por temor a
represalias y viendo que mi caso ha quedado igual,
no se atreven a reclamar sus derechos constitucio-
nales, laborales y humanos.
La doctora Chávez, mal asesorada por
el abogado del campus Morelos y por perso-
nal administrativo a su cargo, durante estos
casi seis años me ha negado el derecho a
ser evaluada con total apego al Programa
de Estímulos al Desempeño del Personal
Administrativo de Confianza, aunque este es
un derecho y una prestación que tenemos los
empleados universitarios.
Lo más grave es que ha decidido afectar mi
nómina cuatrimestralmente, de manera irregular,
arbitraria e ilegal, en detrimento de mi economía
y mis derechos.
Por lo anterior, pido públicamente al rector de
la UNAM, José Narro Robles, y al director general
de personal, Leopoldo Silva Gutiérrez, se compro-
metan a realizar una exhaustiva investigación de lo
aquí denunciado y hagan lo conducente para resol-
verlo de una vez por todas, pues es increíble y muy
alarmante que, siendo éste un prestigiado centro
donde se investiga, se estudia y se promueve la
equidad de género y la no violencia contra las mu-
jeres, la directora del mismo continúe ejerciendo,
impunemente, violencia en contra de la suscrita.
Atentamente
Ana Lilia Viñas Solano
Cuernavaca, Morelos
(01/777/145-26-58)
Denuncia anomalías de BBVA
Señor director:
E
l jueves 24 de marzo, por la tarde, se pre-
sentó en nuestro negocio familiar el técnico
de Bancomer Ignacio Gómez González a pro-
porcionarnos un servicio no solicitado a nuestra
terminal punto de venta (TPV), utilizada para las
transacciones bancarias de tarjeta de crédito.
Cuando le dijimos que funcionaba correctamen-
te, nos explicó que era un mantenimiento reque-
rido por el software, sin el cual la máquina no
funcionaría dentro de poco.
Accedimos y dejó “corriendo” un proceso mien-
tras él iba a Aldo Conti a “hacer un trabajo”, con la
promesa de regresar en 20 minutos. Nos quedamos
esperándolo, con el aparato inservible, varias horas,
hasta que a las 10.00 de la noche, una hora después
del horario oficial de cierre, mi esposa y yo decidi-
mos marcharnos. En el ínter perdimos varias ventas
que requerían del mentado instrumento.
Esa misma noche y al día siguiente, desde
temprano, estuvimos llamando al 01-800, del
que BBVA dispone para reportar tales anomalías.
Insistí en hablar con supervisores y gerentes,
pero me dejaban esperando en la línea. Lo más
que llegué a conseguir fue el ofrecimiento de
que mi queja sería atendida en un lapso de ¡uno
a cuatro días hábiles! No hubo argumento que
valiera, no podían hacer más.
Afortunadamente, el sujeto de marras hizo
acto de presencia cerca de las ¡2.00 de la tarde!
En menos de 10 minutos dejó lista la terminal
ante mis airadas protestas y, como si nada, se
marchó. Previamente culpó de todo a su jefe
inmediato, Luis Solís, quien, supuestamente, lo
había comprometido a otro servicio.
Pero que no se le ocurra a usted pagar su
tarjeta de crédito después de la fecha límite, o
sobregirar su cuenta de cheques, o retirar efectivo
de un cajero automático que no sea propiedad
de la institución bancaria, porque entonces sí son
muy celosos en el cumplimiento de su “deber” y
lo empobrecerán a más no poder. ¿Y qué me dice
usted de sus llamadas telefónicas cerca de la me-
dia noche ofreciendo sus productos y servicios?
¿Estará Luis Pazos enterado de todas las
tropelías que comete su tan admirada banca
“mexicana” en perjuicio de los clientes?
Atentamente
Raúl Gutiérrez y Montero
León, Guanajuato
01/477/758-63-02

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful