P. 1
¿Por qué fue que empezamos con esto?

¿Por qué fue que empezamos con esto?

|Views: 1|Likes:
Published by raul salazar
¿Por qué fue que empezamos con esto?
“Un maestro reunía todos los días a sus fieles en un sencillo templo hecho de chapas que estaba ubicado en el centro del pueblo. En el momento más solemne de la celebración, cuando la gente había alcanzado un grado adecuado de vivencias espirituales, un gato comenzaba a saltar por los techos produciendo un ruido de chapas que se tornaba insoportable. Así fue que el maestro le pidió a uno de sus discípulos que, antes de cada celebración, ca
¿Por qué fue que empezamos con esto?
“Un maestro reunía todos los días a sus fieles en un sencillo templo hecho de chapas que estaba ubicado en el centro del pueblo. En el momento más solemne de la celebración, cuando la gente había alcanzado un grado adecuado de vivencias espirituales, un gato comenzaba a saltar por los techos produciendo un ruido de chapas que se tornaba insoportable. Así fue que el maestro le pidió a uno de sus discípulos que, antes de cada celebración, ca

More info:

Published by: raul salazar on Apr 11, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2014

pdf

text

original

Editorial 24/10/10

¿Por qué fue que empezamos con esto?
“Un maestro reunía todos los días a sus fieles en un sencillo templo hecho de chapas que estaba ubicado en el centro del pueblo. En el momento más solemne de la celebración, cuando la gente había alcanzado un grado adecuado de vivencias espirituales, un gato comenzaba a saltar por los techos produciendo un ruido de chapas que se tornaba insoportable. Así fue que el maestro le pidió a uno de sus discípulos que, antes de cada celebración, capturara al gato y lo atara en la puerta del templo con un platito con leche y pan para que el animal se sintiera más a gusto y no molestara en ningún sentido. Por bastante tiempo se repitió esta escena hasta que el maestro fue trasladado a otro templo. Su sucesor continuó con la costumbre de esa saludable práctica en beneficio de los que participaban del encuentro espiritual. Pero después de algunos años el gato murió y, en consulta entre el maestro y el discípulo encargado de ese momento, decidieron comprar otro gato para atar en la puerta del templo, con un platito de pan y leche, a las siete de la tarde, como era la costumbre. Después de mucho tiempo, se escribieron eruditos tratados sobre la importancia de tener un gato atado en la puerta del templo para llevar a cabo la ceremonia como es debido.” Hay gran sabiduría en Proverbios 22:28, que dice:“No traspases los linderos antiguos que pusieron tus padres”. Alguien agregó a este pasaje: “no los muevas hasta saber porqué los pusieron ahí”. Sin embargo, esto no debe ser una excusa que sirva para impedir nuevas experiencias con nuestro Dios, quien hace nuevas todas las cosas, quien renueva nuestras mentes y nos lleva a nuevas alturas siempre guiados por su voz. Pensemos en nuestras “costumbres cristianas”y sepamos porqué las mantenemos, eliminando todo lo que ya no sirve y sirviendo a Dios con mentes y corazones renovados, libres de las ataduras de la costumbre y la rutina. Meditemos en nuestros caminos y digamos también como el apóstol Pablo: “Hermanos, no pienso que yo mismo lo haya logrado ya. Más bien, una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y esforzándome por alcanzar lo que está delante, sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.” Filipenses 3:13-14 NVI Raúl Salazar

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->