You are on page 1of 308

ÁREA TEMÁTICA:

Dimensión argumentativa y géneros discursivos

EL LUGAR DE LA VERDAD EN UN RELATO POLIFÓNICO

Mónica Cecilia Aprile


IES en Lenguas Vivas Juan R. Fernández / Argentina
drastudillo@ciudad.com.ar

Introducción
Una primera lectura, aproximativa a El perjurio de la nieve (A. Bioy C., 1944) permite di-
lucidar inicialmente la presencia de dos clases de elementos que, por su naturaleza, adscriben
a dos códigos literarios tradicionales: el policial y el fantástico.
Establecida esta diferenciación, nos fue posible detectar claramente la articulación del es-
pacio textual en varios planos que presentan dos perspectivas opuestas en torno al mismo
acontecimiento central: el develamiento de un enigma de carácter fantástico.
Al avanzar en la observación de estos dos códigos iniciales, ya en un segundo momento de
la lectura, pudimos advertir una cierta simetría de estructuración basada en la existencia (en
ambos casos) de:
a) un narrador;
b) un investigador;
c) un enigma;
d) un orden especial de pistas;
e) un estilo particular.
Frente a esta disposición textual, se abría la posibilidad de considerar que nos hallábamos
ante un relato dividido, o articulado sobre oposiciones irreconciliables.
Pero un nuevo paso de acercamiento al texto, en un nivel más profundo de lectura, nos
permitió acceder a la presencia de una red de elementos convergentes.
El perjurio de la nieve es un texto construido sobre la base de la técnica del encuadre na-
rrativo (relato dentro del relato) lo cual permite la participación bien definida de dos narrado-
res:
1. Alfonso Berger Cárdenas (A.B.C.) cuya enunciación abre y clausura el relato y parece
absorber en forma mayoritaria las notas correspondientes al código policial.
2. Juan Luis Villafañe, cuyo manuscrito es insertado por A.B.C.,que será el encargado de
instaurar en el texto el código fantástico. De esta manera el código policial actúa imponiendo
al lector una primera aproximación al relato desde esta perspectiva que se configura inicial-
mente en torno a la repetición de un esquema funcional, básico en este tipo de literatura, que
podemos sintetizar de la siguiente manera:
Enigma – proceso de desciframiento – develamiento del enigma.
Este esquema es reiterado a lo largo del texto concretándose, no sólo en las unidades ma-
yores del universo representado, sino instalándose también en otras unidades menores conte-
nidas en las primeras. El más representativo y abarcador de estos núcleos está dado a través de
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

“la verdadera historia de los sucesos de Gral. Paz”, su descifrador es A.B.C. y el develamiento
se realiza al final del relato.
El esquema serial, al entrar en una instancia iterativa, privilegia dentro del texto, las pautas
correspondientes al código policial.
El perjurio de la nieve se ubica en la línea tradicional de enigma o novela problema. Lo
expuesto acerca de la estructura policial de El perjurio de la nieve puede esquematizarse de la
siguiente manera: (Ver cuadro 1.)

Código fantástico
Este segundo código se introduce en el espacio textual a través del manuscrito de J. L. Vi-
llafañe, ubicado en el centro del relato.
Desde el comienzo un campo semántico expresivo, configurado en torno a un “vocabulario
del horror”, distingue este nuevo discurso del de A.B.C. preciso y racional:
“....experiencia terrible (...) siniestro valor simbólico”
Una aproximación más profunda al proceso serial enigma-descifrador-develamiento, carac-
terístico del código policial permitirá ir alejándolo de esta dirección genérica, advirtiéndose en
su estructuración nuevas instancias.
Estructuralmente la narración de J.L. Villafañe se puede segmentar en tres grandes secuen-
cias. Dentro del texto, este nuevo sistema de significaciones, a diferencia del anterior, no pre-
senta las acciones insertadas una dentro de la otra sino ligadas en sucesión causal: cada una
provoca el advenimiento de la que le sigue.
El narrador es generoso en indicaciones temporales, lo cual nos permite saber que la acción
de esta primera secuencia transcurre exactamente durante tres días. Pero en el interior de este
sistema temporal sólidamente construido y delimitado se insertan otros tiempos y otras accio-
nes cuyo significado, mucho más rico y profundo, se cierne sobre el primero.
En la tercera secuencia, (DEVELAMIENTO) se revela el enigma. Pero sucede que por la ín-
dole de la verdad que se nos revela, el texto nos fuerza a abolir la realidad de las formulacio-
nes racionales. (Ver cuadro 2.)
A través de nuestro análisis, se nos ha revelado en primer término una estructuración tex-
tual aparentemente dominante donde se actualizan determinadas convenciones que la encua-
dran dentro del código policial.
Luego y como agazapada en el interior del relato, surge una segunda dimensión textual que
derrota las anteriores expectativas del lector respondiendo a otras convenciones que insertan
la prevalencia de un nuevo código literario: el fantástico. Al abordar la última etapa de nues-
tro acercamiento a El perjurio de la nieve accedemos a un tercer sistema de significaciones al
que hemos atribuido el calificativo de sintetizador respecto de los códigos postulados ante-
riormente. Los elementos policiales y fantásticos comienzan a desdibujarse, privilegiando esta
nueva estructura significativa que no los anula, sino que los recupera como partes constitu-
yentes de un sistema más abarcador. (Ver cuadro 2)
Una complejización visible se opera en todos los niveles del texto. La superposición de
distintas versiones de los sucesos narrados y la inserción en forma de “collage” de numerosas
opiniones, comentarios y citas de otros textos otorga al espacio textual las características de
un laberinto de datos que requiere del lector no ya una común lectura lineal sino una actitud
mucho menos pasiva.

1018
Mónica Cecilia Aprile
El lugar de la verdad en un relato polifónico

Intertextualidad, texto-laberinto, lectura-desciframiento... estamos ante la representación de


una determinada concepción de la escritura literaria que obliga al lector a reflexionar sobre
cómo se construye un texto y sobre sus mecanismos de organización.
En última instancia A.B.C. también es un lector que efectúa una lectura-desciframiento del
“manuscrito de Villafañe”, es un lector que cumple con los requisitos: reconstruye, interpreta,
y... hasta introduce cambios: “me he permitido ingenuos anacronismos y he introducido cam-
bios en las atribuciones de personas y de lugares;...” (PN p. 45)
Y es esta concepción de la escritura-lectura la que instaurará más allá del policial y del fan-
tástico el verdadero enigma planteado que es el de la producción-lectura y del juego de rela-
ciones que recibe su entorno.
El perjurio de la nieve comienza con un epígrafe destinado a recordar un fragmento titula-
do “El Rey Secreto del Mundo”. En una primera etapa de acercamiento al texto, el sentido de
esa frase se nos presenta como una incógnita por resolver. Pero una vez que hemos avanzado
nuestras aproximaciones, en esta etapa, su significado se manifiesta con total claridad: el Rey
secreto de este mundo, de este universo textual no puede ser otro que el enunciador que rubri-
ca sus dichos con las iniciales A.B.C. De él dependen su gobierno y su organización.
A.B.C. ha puesto en orden el caos, ha ordenado el laberinto de frases, aclarando metódi-
camente las claves que permiten desentrañar la verdad.
Los mismo elementos de la historia central han servido para producir textos diferentes; pe-
ro A.B.C. los contiene a todos.
Pero así como A.B.C. (en cuanto Alfonso Berger Cárdenas) contiene en su enunciado los
de Villafañe y Oribe, es lícito suponer que las iniciales A.B.C. que rubrican el texto, remiten a
otro sujeto, más abarcador aún (que engloba a todos los demás) que es quién transforma los
enunciados. (Ver cuadro 3.)
Ahora bien, la pregunta que nos haremos a continuación es: ¿qué ocurre con la lectura de
El perjurio de la nieve? A medida que se avanza sobre el texto se van entretejiendo diferentes
interpretaciones, a partir de su ambigüedad. El perjurio de la nieve es un texto en alguna me-
dida laberíntico, cuya experiencia de lectura provoca en los alumnos calificaciones como
“compleja” y difícil en cuanto a su comprensión. Con frecuencia y ante el asombro del profe-
sor, expresan: “Yo lo que no entendí es: si Lucía murió naturalmente o la mataron”, o pregun-
tan: “¿quién fue el asesino?” Manifiestan en general cierta expectación frustrada ya que –
expresan a menudo– “ni siquiera se esclarece el autor del crimen”. Lo que pretende la dimen-
sión argumentativa es instalar el orden de la verdad en el discurso rubricado por A.B.C. Inten-
ta evitar la construcción de un texto virtual con una compresión no regulada de los hechos
relatados.
Hablaremos entonces de un texto externo, resultado de la elaboración del autor y de un tex-
to interno reelaborado en la mente del lector desde el texto externo, indispensable para que se
pueda concretar la comprensión. Ésta es parte de un complejo proceso de colaboración entre
quien produce un texto y quien lo reconstruye en su mente como una unidad de sentido que se
concreta mediante el proceso mental que realiza el lector-intérprete sobre el texto base. Am-
bos deben usar a su tiempo y estratégicamente sus competencias, sus conocimientos previos y
sus procesos cognitivos básicos. A través de un proceso de interacción conjunta con el lector
que tiene lugar tanto en la activación de conocimientos previos relevantes durante y después
de la lectura del texto se asientan las bases para acceder a significados compartidos sobre el
texto, intentando coordinar las diferentes hipótesis de compresión. El discurso argumentativo

1019
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

tiene especial incidencia en las mediaciones que el anunciador proporciona a los lectores para
guiarlos en la formulación de sus diferentes hipótesis de modo de facilitar las condiciones que
garanticen la construcción compartida de los significados implicados en el texto narrativo. En
este punto de la exposición podemos señalar que el discurso argumentativo pretende en este
relato implicar a los lectores en la compresión de la narración. En el proceso de compresión
del texto narrativo los lectores elaboran sus hipótesis de comprensión confiriendo un sentido
que implica haber accedido a la red que integra las diferentes categorías nucleares. La supues-
ta pretensión de la enunciación rubricada por A.B.C., es que el lector reconstruya el texto vir-
tual entendido no ya como el resultado de la trama narrativa sino como algo racional del or-
den de la verdad. Así los diferentes recursos lingüísticos y discursivos relacionados con la
estructura lógico-retórica de la argumentación son utilizados para articular las diferentes hipó-
tesis y vincular la construcción del texto virtual con el estatuto de lo verdadero.
Para ello resulta relevante la utilización de los diferentes tipos de conectores (causales,
temporales y contrastivos) y modalidades que caracterizan al discurso argumentativo. En otras
palabras la dimensión argumentativa intenta orientar la compresión mediante la intervención
sobre las operaciones mentales que los lectores mantienen antes, durante y después de la lec-
tura. Procedo a mostrar la ejemplificación:
Componente Retórico
Técnicas argumentativas
Argumentos pseudoformales: pretenden convencer presentándose de modo semejante a los
razonamientos lógicos o matemáticos: “Como lo habrá notado el lector, en el relato de Villa-
fañe se encuentran las indicaciones que imponen en todas sus partes esta conclusión.”
Definición: en su propuestas diferentes del lenguaje natural, pretenden influir en el conjun-
to del sistema del pensamiento: “Poseía ese modesto y útil sustituto del conocimiento del
griego y del latín que es el conocimiento del francés y del inglés”.
Ridículo: presenta la adhesión a dos hipótesis incompatibles: “Oribe ha plagiado algunas
veces, pero a causa de la riqueza de su ingenio.”
Regla de la justicia: “Nada más difícil que lograr la expresión justa: no ser deficiente, no
excederse.”
Argumentos basados en el orden de lo real: Tienen particular fuerza argumentativa en este
texto, los enlaces de sucesión que unen los fenómenos con sus causas y consecuencias:
Orden temporal: “Pero recapitulemos la historia: por la ventana del hotel en gral.Paz (...)
ven a lo lejos un bosque de pinos: una estancia dela que nadie entra ni sale desde hace un año.
(..) A la noche sale del hotel; sale también Villafañe. A la mañana siguiente muere Lucía (...)
Oribe después va al velorio y se mueve en la casa como si la conociera. Después Vermerehren
mata a Oribe.” Pág. 67.
Orden causa efecto: “La realidad (como las grandes ciudades) se ha extendido y se ha ra-
mificado. Esto ha influido en el tiempo: el pasado se aleja con inexorable rapidez.”
Medios y fin: “No he callado mi conclusión con el propósito literario o pueril de reservar
una sorpresa para las últimas páginas; he querido que el lector siga a Villafañe libre de toda
sugestión mía.”
Estructura
Es factible, en este punto, focalizar la mirada en la estructura canónica de los lugares clási-
cos de la antigua retórica, así el texto se organiza de la siguiente manera:

1020
Mónica Cecilia Aprile
El lugar de la verdad en un relato polifónico

1. Exordio se corresponde con el primer segmento del texto rubricado A.B.C.


A) Captación del auditorio: el sujeto de la enunciación alega justificaciones sobre el posi-
ble olvido y confusión de los sucesos. Invoca citas de autoridad y sostiene su discurso con las
técnicas descriptas arriba.
B) Presentación del plan del texto: anticipa que reproducirá el relato de Villafañe. Expone
que realizó “ingenuos y pequeños cambios”
2. Narratio
Introduce el texto de Villafañe, con subtítulos en caracteres mayúsculos
3. Confirmatio
Exposición de los argumentos, efectúa una recapitulación de los hechos y resalta en ellos
los elementos y pistas para argumentar sobre su proposición: “Oribe no entró en su casa,
quien entro fue Villafañe”. Ordena y recapitula: “La intervención de Oribe (a) y Villafañe (b)
en los hechos quedaría aclarada así...” (a continuación desarrolla [a] y [b] en extensos párra-
fos)
4. Epílogo
Apela a los sentimientos e insiste en la justificación y nobleza de su tarea:
“Pero mi último recuerdo será para Carlos Oribe (...) lo imagino repitiendo este involunta-
rio dodecasílabo:
¡No todos, no todos se olviden de mi!
La suplica del poeta fue escuchada.”
Figuras
Ironía: “Nunca se ocupó del estilo, por eso observaba normas severísimas: Puntualmente
suprimía cuanto que fuera necesario a su texto y en trance de evitar repeticiones no había os-
curidad que lo arredrara.”
Amplificación y acumulación “la realidad, como las grandes ciudades se a extendido y ra-
mificado en los últimos años”, a esta afirmación prosigue una extensa acumulación de prue-
bas ocho en total de las cuáles seis provienen de datos de la realidad urbana : “de la extensa
Calle Corrientes perduró más alguna de sus casas que su memoria”.
Oxymoron: “Laboriosa inmortalidad” (en referencia al orden impuesto por el danés en su
casa).
Paradoja: “Me atendió él mismo y me dijo que no estaba.”
Componentes discursivos
En cuanto a los componentes discursivos, básicamente apuntan a la producción de dialogi-
cidad a través de diferentes recursos:
Técnica del reflejo (esto es, atribuciones sobre lo que se presupone que los lectores deben
compartir) a través de modalizadores y estructuras impersonales “No deberá asombrarnos”
“hoy se reciba como la tortuosa invención de una fantasia desacreditada” “Es verdad que la
última frase ambiciona el patetismo, la pompa y el mal gusto de un final” “Como lo habrá
notado el lector…; Incorporación de voces y opiniones ...era aseado para hablar como decía
uno de sus mejores amigos...” “se dirá: esto es pueril, inofensivo” el relato de Villafañe inclu-
ye sus propias referencias a las versions del médico, la policía, el hno de V., los Anales de la
Marina danesa y múltiples referencias a las citas hechas por Oribe. La dialogicidad profusa y
premeditada articula este género discursivo complejo con la polifonía de la enunciación.

1021
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Esto es:

Enunciados polifónicos
• Mostrar en el habla la aserción de una pro-
posición.
• Encadenar frases sobre esta aserción como se
lo haría sobre una proposición considerada
una verdad.

Enunciación
• El concepto propio de una consideración po-
lifónica del sentido es mostrar cómo el
enunciado señala en su enunciación la super-
posición de varias voces.

En efecto, se trata de contrarrestar la polifonía en su parte considerada riesgosa para la di-


mensión de lo verdadero, para ello se utiliza la modalidad veredictiva en los enunciados que
juzga a los propios como necesariamente verdaderos “no digo que la mía sea la única versión
de los hechos sino la única verdadera” “hablar de eminencias grises para calificar a Villafañe
es un error porque tergiversa aparentemente los hechos” y con un comienzo de texto cohesio-
nado en torno al conector “entonces” que da a los párrafos iniciales la apariencia formal de
una estructura canónica de silogismo tradicional. Al tiempo que las recapitulaciones introdu-
cidas por “pero” sostienen la interpretación pretendida de los de los hechos, los conectores de
tipo contrastivo: “Sin embargo atendiendo hipotéticas susceptibilidades...” “A pesar de los
cambios señalados...” “No sugiero, sin embargo, que Villafañe haya inventado esa indefendi-
ble calumnia” “A pesar de los cambios señalados la relación que hoy publico es la única que
expone con exactitud y que permite comprender una tragedia...”
Por lo tanto es posible afirmar que esta dimensión intenta evitar la construcción de un texto
virtual con una comprensión no regulada de los hechos narrados. (Ver cuadro 4.)
De acuerdo con J. Bruner es necesario leer e interpretar de una manera múltiple si quere-
mos extraer un significado literario de un texto. De hecho, como genialmente lo propuso Bor-
ges en Pierre Menard, hay múltiples y variadas maneras de realizar una lectura, o sea que si
preguntáramos al lector sobre el género del relato que está abordando o recreando no solo
estamos formulando una pregunta de tipo morfológico sobre el texto real sino además sobre
los procesos interpretativos que son liberados en su mente por el texto, ya que éste desenca-
dena en él un conflicto de géneros. Cito a Bruner: “Las diferentes maneras de realizar la lectu-
ra pueden atacarse mutuamente, constituir un maridaje, burlarse una de la otra en la mente del
lector”. Algo en el texto real desencadena una interpretación de género en el lector, interpre-
tación que domina luego su propia creación del texto virtual. En cuanto a las dos modalidades
de funcionamiento cognitivo, cada una de ellas brinda modos característicos de ordenar la
experiencia, de construir la realidad, ambas hacen a la diversidad que encierra el pensamiento.
Tienen principios funcionales propios y sus propios criterios de corrección. Difieren funda-
mentalmente en sus procedimientos de verificación. Un buen relato y un argumento bien
construido son clases naturales diferentes. Los dos pueden usarse como un medio para con-
vencer a otro. Empero, aquello de lo que convencen es completamente diferente: los argumen-

1022
Mónica Cecilia Aprile
El lugar de la verdad en un relato polifónico

tos convencen de su verdad, los relatos de su semejanza con la vida. El texto que analizo apela
a las dos, tratando de presentar un relato verosímil y una exposición que convenza, sobre una
verdad diferente de la que se da en el texto que se entrega a los lectores. El discurso de la na-
rrativa debe permitirle al lector construir su propio texto virtual y hay tres características del
discurso esenciales en este proceso de compromiso:
La primera es el desencadenamiento de la presuposición, la creación de significados implí-
citos en lugar de significados explícitos. Pues con estos, los grados de libertad interpretativa
del lector quedan anulados.
La segunda es lo que denomina subjetivización, la descripción de la realidad realizada no a
través de un ojo omnisciente que ve una realidad atemporal, sino a través del filtro de la con-
ciencia de los diferentes protagonistas de la historia.
La tercera condición es una perspectiva múltiple: se ve al mundo no unívoca sino simultá-
neamente a través de un juego de prismas cada uno de los cuales capta una parte de él. Juntos
logran subjuntivizar la realidad. El subjuntivo designa un modo cuyas formas se emplean para
denotar una acción o estado concebidos (y no realizados) y, por consiguiente, se utiliza para
expresar un deseo, una orden, una exhortación, o un suceso contingente, hipotético o futuro.
Por ende, estar en el modo subjuntivo es estar intercambiando posibilidades humanas y no
certidumbres establecidas. Un acto de habla narrativo “logrado” o “aceptado” produce, por lo
tanto, un mundo subjuntivo. No obstante proporcionan los medios para el tipo de conversa-
ción indirecta que obliga al lector a “producir el significado”.
A medida que nuestros lectores leen, a medida que empiezan a construir un texto virtual
propio, es como si emprendiesen un viaje sin llevar mapas y, no obstante, poseen una cantidad
de mapas que podrían dar indicios y, además, saben mucho sobre viajes y sobre la confección
de mapas. Las primeras impresiones del terreno nuevo se basan, desde luego, en viajes ante-
riores. Con el tiempo, el nuevo viaje adquiere un perfil propio, aunque su forma inicial fuese
un préstamo del pasado. El texto virtual llega a ser un relato por mérito propio, y su misma
extrañeza es sólo un contraste con el sentido de lo ordinario que tiene el lector. Por último,
debe darse al panorama ficcional una “realidad” propia, el paso ontológico. Es entonces cuan-
do el lector hace la pregunta decisiva de la interpretación: “¿De qué se trata?” Pero no se re-
fiere, desde luego, al texto real- por muy grande que sea su riqueza literaria- sino al texto que
el lector ha construido bajo su influencia. Y ése es el motivo por el cual el texto real necesita
la subjuntividad que permite que el lector cree un mundo propio.

Bibliografía
BRUNER, J. Realidad mental y mundos posibles.
DUCROT, O. El decir y lo dicho.
SUAREZ, S. Argumentación y narración. Claves para la reflexión. Departamento de Psicología Evolutiva y de la
Educación, Universidad de Salamanca.
TODOROV, T. ´Tipologie du roman policier” en Poetique de la Prose, 1971.
TODOROV, T. Introducción a la literatura fantástica, 1974.
TODOROV, T. Literatura y significación, 1967.
TODOROV, T. Lo verosímil, 1970.
BOILEAU-NARCEJAC, La novela policial.

1023
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Cuadro 1

ENIGMA (1)
Verdadera historia de los sucesos de Gral. Paz

DEVELAMIENTO (1)
Culpabilidad de
ENIGMA (2): Causa de la muerte de L.V. Villafañe

DESCIFRADOR (1)
.
A.B.C.
ENIGMA (3)Ruptura de un orden

DESCIFRADOR
ENIGMA (4) (3): Vermehren
Asesinato de O.

DESCIFRADOR (4)
Cuerpo Policial

DEVELAMIENTO (4)
Culpabilidad de
Vermehren
DESCIFRADOR (2)
Villafañe
DEVELAMIENTO (3)Culpabilidad de Oribe

DEVELAMIENTO (2)Culpabilidad del Destino

1024
Mónica Cecilia Aprile
El lugar de la verdad en un relato polifónico

Cuadro 2

Secuencias del Relato Fantástico

-Encuentro con Ori-


be y Villafañe.
1)
PRESENTA- VIAJE AL SUR
CIÓN DEL -Misterio en torno a
ENIGMA la casa del danés.

-Muerte de Lucía.

-Velorio de
Lucía.
-Persecución
Vermehren de Oribe.
-Asesinato de
Oribe.
2)
INDAGACIÓN INVESTIGACIÓN
de: -Entrevista
con daneses.
-Entrevista
con el médi-
co.
Villafañe -Entrevista
con A.B.C.
-Entrevista
con Vermeh-
ren.

3)
DEVELAMIENTO REVELACIÓN DE LA
VERDAD: Confesión de
DETENCIÓN DEL Vermehren.
TIEMPO

1025
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Cuadro 3

Código Policial Código Fantástico


¬ Su narrador. ¬ Su narrador.
¬ Su investiga- ¬ Su investiga-
dor. dor.
¬ Su enigma. ¬ Su enigma.
¬ Su especial ¬ Su especial
orden de pis- orden de pis-
tas. tas.
¬ Su estilo. ¬ Su estilo.

AMBOS CÓDIGOS SE UNEN


EN DIVERSOS NIVELES:

¬ Temática del tiempo.


¬ Isotopía Memoria-
Olvido.
¬ Repeticiones como re-
curso.
¬ Intertextualidad como
tema.
¬ Intertextualidad como
procedimiento.

CÓDIGO TEXTUAL (ESCRI-


TURA- LECTURA)

1026
Mónica Cecilia Aprile
El lugar de la verdad en un relato polifónico

Cuadro 4

Mediaciones Procesos argumen- Ejemplificación


para operar sobre tativos básicos
la. comprensión
del relato

“las 30 caras Bonitas”


1) Modo de acti- Proceso de capta- “la Calle Corrientes”
vación de los ción de los lectores. “el Crimen de la Calle
conocimientos -Argumentos basa- Bustamante”
previos dos en elementos de “El Sr. Baigorri
la realidad compar-
tida

2) Tipo de moda- Proceso formal “la intervención de Oribe (a) y


lidad cognitiva agumentativo de Villafañe (b) en los hechos
representada -recursos discursi- quedaría aclarada así:
vos asociados con a) para hacer ...
la modalidad lógi- b) Villafañe salió después”
co-paradigmática
“Confío en que sea lícita ya que
todas sus premisas pueden en-
contrarse en este documento”

3) Reformula- Proceso de refuta- “No creo que la única interpre-


ción de los ción. tación de los hechos sea la mía,
hechos relatados. -reformulaciones creo simplemente que es la úni-
-Feedback que se ca verdadera”
proporciona du- -Procesos discur-
rante la com- sivos articulados “Como lo habrá notado el lector
prensión de lo sobre la dimensión en el relato de Villafañe se en-
leído. dialógica (Recapi- cuentran todas las indicaciones
tulaciones, res- que imponen en todas sus partes
puestas en espejo) esta conclusión”

1027
LOS CHISTES ÉTNICOS
DIMENSIÓN ARGUMENTATIVA

Mirta Susana Barbosa


Universidad Autónoma de Entre Ríos / Argentina
susanabarbosa@arnet.com.ar

Sigmund Freud (1906/1969), interesado por los procesos de liberación de energía psíquica
posibilitados por el humor, considera que el chiste es tendencioso o no tendencioso, depen-
diendo del hecho de que esté al servicio de una intención determinada o que tenga fin en sí
mismo, respectivamente. Los chistes tendenciosos pueden ser hostiles –destinados a la agre-
sión, la sátira o la defensa– u obscenos –destinados a mostrarnos una desnudez. Todos ellos
precisan tres personas:
además de aquella que lo dice, una segunda a la que se toma por objeto de la agresión hostil y sexual, y
una tercera en la que se cumple la intención creadora del placer del chiste. (Freud, op.cit: 86)
El parámetro del número y de la naturaleza de los actantes es retomado por Kerbrat-
Orecchioni (1986) para referirse al discurso polémico, quien considera que, al igual que el
chiste tendencioso, compromete a tres actantes abstractos, a saber: un locutor polemista, que
apunta a desacreditar un centro del blanco, a los ojos de un destinatario, al que L trata de
hacer cómplice” (Kerbrat-Orecchioni, op.cit: 203).
Por su parte, Christie David (1996) señala que los chistes conocidos como étnicos son
Chistes acerca de pueblos (que) consisten en breves narrativas o acertijos con finales cómicos que impu-
tan un determinado rasgo cómico o patrón de comportamiento al blanco del chiste (David, op.cit:1).
El rasgo cómico o patrón de comportamiento es ejemplificado por Davies cuando refiere a
la variedad de chistes sobre pueblos en lengua inglesa, en los que pueden encontrarse: “astu-
tos escoceses”, “irlandeses borrachos”, “polacos sucios y tontos”, “italianos cobardes”, “ale-
manes militaristas”, “australianos toscos”, “negros promiscuos” y hasta “galeses devoradores
de queso que luego se tornan descarriados y mojigatos”. En general, el tema central de estos
chistes es atribuir una cualidad indeseable a un determinado grupo étnico de manera cómica y
hasta cierto punto ridícula.
El blanco del chiste, la complicidad, la cualidad negativa son los tres aspectos básicos de
los que podemos partir, en el marco de una teoría polifónica (Ducrot, 1990), para sostener que
los chistes étnicos son enunciados cuya orientación argumentativa definen la relación entre
locutor y alocutario1, en el sentido de que este último debe aceptar la intención del locutor
quien pone en escena a un enunciador, cuyo punto de vista se utiliza como argumento para
justificar una conclusión del tipo X Z, donde X corresponde a la identidad étnica y Z , a la cua-
lidad indeseable, cómica o ridícula. Raskin y Attardo (1990) denominan target al sintagma
constituido por esos dos elementos. Davies (op. cit.) sostiene que no debe confundirse el
scritp étnico que es convencional, ficcional y mitológico con el estereotipo. Si bien acepta que
en algunos casos puede existir un estereotipo equivalente, afirma que hay muchos scripts étni-
cos cómicos para los que no existe el estereotipo “significativo y seriamente sustentado”,
agregando que muchos estereotipos étnicos no han dado origen a chistes.

1
Los alocutarios son las personas a las que el locutor declara dirigirse. Se trata, por consiguiente, de una función que el locu-
tor confiere a tal o cual persona por la fuerza de su mismo discurso, de modo que el simple conocimiento de las circunstan-
cias no basta para determinarlo, su determinación forma parte de la comprensión del discurso. (Ducrot:1984:136)
Mirta Susana Barbosa
Los chistes étnicos. Dimensión argumentativa

Nuestra postura al respecto es que el target, o guión étnico, coincide con el estereotipo, en-
tendiendo por estereotipo “una idea convencional (frecuentemente maliciosa y que puede ser
harto imprecisa) de cómo parece ser, de cómo es, o de cómo se comporta un X” (Putnam
1975:169). Por su parte, Lakoff considera los estereotipos como “casos de metonimia, donde
una subcategoría tiene un estatuto socialmente reconocido que ocupa el lugar de la categoría
como un todo, generalmente con el propósito de hacer juicios rápidos acerca de la gente” (La-
koff 1987:79). Habida cuenta de que desde el punto de vista cognitivo nos estamos refiriendo
a un conjunto de creencias construidas por el individuo sobre la base de esquemas de clasifi-
cación, cuya función es la de posibilitar el procesamiento de la información sobre el mundo
(“idea convencional”; “juicios rápidos”), distinguimos estereotipo de prejuicio. El prejuicio es
el conocimiento simplificado, generalizado que los hablantes tienen sobre un determinado
grupo y consiste en una evaluación negativa (Van Dijk, 1999:84). El chiste étnico, en tanto
está destinado a la aceptación de un juicio negativo exige, y nos atrevemos a decir, más que
cualquier otro tipo de chistes, la existencia de un prejuicio. El estereotipo se expresa en la
conclusión de la estructura argumentativa del chiste.
Así en el siguiente chiste:
Va un gallego conduciendo por Londres y enciende la radio cuando justo estaban dando las noticias. Es-
cucha:-Atención, atención, se le comunica a los automovilistas que hay un loco manejando en sentido
contrario al tránsito!. Tengan cuidado. El gallego dice: ¿Cómo que uno? ¡Miles!
El gentilicio gallego evoca un prejuicio “Los gallegos son brutos” que favorece la prosecu-
ción del chiste en una dirección determinada, esto es a proveer argumentos que justifiquen la
conclusión no explícita que, en este caso, es coincidente con el prejuicio.
Portolés (1987), en el marco de la Teoría de la Argumentación en la Lengua de J.C. Ans-
combre y O. Ducrot (1988) refiere a los principios argumentativos o topoi que convocan los
gentilicios y aporta el ejemplo de “catalán” asociado a “trabajador”, “bilingüe”, etc. En efecto,
para Ducrot :
La palabra antes de designar un concepto, remite a un topoi, o conjunto de topoi, a un principio de eva-
luación de las acciones humanas, siendo la enumeración de estos topoi, en una época determinada de una
sociedad, la única descripción exacta de lo que la palabra significa en una sociedad, en una época. (Du-
crot, 1990)
Si adoptamos este enfoque, podemos sostener que en los chistes étnicos, la selección del
grupo étnico convoca un topos cuyo valor argumentativo dependerá de la comunidad en don-
de aquéllos se profieran.
Teniendo en cuenta la polifonía, los topoi y el encadenamiento discursivo en orden a arri-
bar a una conclusión2, centramos nuestra atención en los chistes sobre argentinos con el
propósito de ilustrar las estrategias3 y los recursos lingüísticos utilizados.
Los textos utilizados en nuestra ejemplificación son parte de un corpus de 15 chistes, y fue-
ron extraídos de páginas web de habla hispana y seleccionados sobre un total de 150. La elec-
ción de la fuente obedece a la forma en la que en el mundo moderno se difunden . Los chistes
fueron agrupados en tres series que dan cuenta de distintos estereotipos del argentino. Los
estereotipos correspondientes a los chistes de la primera serie son: el argentino es narcisista, el
argentino es soberbio, el argentino es fanfarrón, el argentino se hace el vivo. Todos pueden
subsumirse en uno: el argentino es narcisista, si tenemos en cuenta que la personalidad narci-
2
Un locutor argumenta “cuando presenta un enunciado o una serie de enunciados E1 [argumentos] en el sentido de hacer
admitir otro enunciado(o serie de enunciados) E2 [conclusión]” (Anscombre y Ducrot, 1988:8).
3
Se entiende por estrategia un plan intencional de prácticas discursivas que se adoptan para conseguir un objetivo específico.
(Wodak, 2000)

1029
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

sista se caracteriza por la preocupación del aspecto físico, obsesión por la crítica de los demás
y por la aprobación social, por la necesidad de aplausos y atención y por la creencia exagerada
en el propio valor (lo que los psiquiatras llaman “grandiosidad”). Estos rasgos dan lugar a
comportamientos tales como mostrarse seguro de sí mismo, ser arrogantes, considerar a los
otros menos importantes, conducirse de tal modo que no haya sospechas de debilidad ni de
fragilidad, reclamar que las propias necesidades sean satisfechas sin demoras, usar la astucia
para ganarse el éxito y la admiración. Los estereotipos de la segunda serie son: el argentino es
un delincuente y el argentino es corrupto, subsumidos en el argentino es deshonesto. Final-
mente, los correspondientes a la tercera serie son: el argentino es un castigo de Dios, los ar-
gentinos no valen nada, el argentino es peor que el negro, el argentino es peor que el judío, los
argentinos son peores que los judíos y que los negros.
Veamos el primer ejemplo de la primera serie:
Un argentino entra a un quiosco en Madrid. Autosuficiente y seguro, sin siquiera saludar, le dice al que
atiende:
–Gallego, dame un paquete de cigarrillos.
–Aquí, a los cigarrillos les llamamos pitillos –dice el quiosquero.
–Está bien, ahora dame una caja de fósforos.
–Aquí a los fósforos les llamamos cerillas.
–Y decíme una cosa –pregunta el argentino–, ¿acá cómo llaman a los boludos?
–A los boludos no los llamamos –replica el quiosquero–, vienen solos por Aerolíneas Argentinas.
Desde el primer enunciado se establece el punto de vista del enunciador quien se constitu-
ye en un grupo distinto del representado por el gentilicio. Hemos anticipado que la presencia
del gentilicio en los chistes evoca un prejuicio, contenido negativo de la evaluación. Los mo-
dificadores locativos “entra a un quiosco” y “en Madrid” proponen un situación en la que el
argentino es turista o inmigrante y, desde esta perspectiva, se convoca el topos de el argenti-
no, turista o inmigrante en Madrid, no se comporta bien. La aplicación de este topos posibili-
ta la asignación de un sentido negativo a los adjetivos “autosuficiente” y “seguro”, a los que
se agrega el modificador realizante4 “sin siquiera saludar”, aumentando la fuerza argumenta-
tiva del topos.
El diálogo subsiguiente proporciona el argumento de la conclusión ya expresada en la pri-
mera parte del chiste. La primera palabra que tiene a su cargo el enunciador argentino corres-
ponde al apelativo gallego, con la que se predica un juicio despectivo en tanto es un gentilicio
usado por extensión. Al mismo tiempo, el vocativo anticipa un diálogo conflictivo instaurado
a partir de las variedades dialectales: español de España/ español de Argentina. El intercambio
verbal realiza la estrategia de oposición de grupos que corresponde a ustedes (argentinos)
/nosotros (los españoles). La réplica del enunciador español contiene los sobreentendidos5:
“ustedes son los boludos” y “a ustedes nadie los llama”. Los rasgos atribuidos al argentino, su
autosuficiencia, su seguridad configuran la personalidad del narcisista, pero dichos atributos
no le alcanzan para salir triunfante del diálogo.
En algunos casos, la estrategia de oposición de grupos no se desarrolla en forma explícita
como en el chiste anterior. Veamos los siguientes ejemplos:

4
Los modificadores explicitan caracteres cuya presencia disminuye o aumenta la aplicabilidad de un predicado, es decir, la
fuerza con que se aplican, a propósito de un objeto o de una situación, los topoi que constituyen su significación. Entre ellos
denomino “realizantes” (MR) aquellos que aumentan esta fuerza (...) (Ducrot: 1995.)
5
Mientras que lo afirmado es lo que sostengo como hablante, y lo sobrentendido lo que dejo que mi oyente deduzca lo pre-
supuesto es lo que presento como si fuera común a los personajes del diálogo. (Ducrot,1984:14.)

1030
Mirta Susana Barbosa
Los chistes étnicos. Dimensión argumentativa

- ¿Qué es la infidelidad para un argentino? Dejar de mirarse en el espejo.


- ¿Cómo comienzan los argentinos sus cartas de amor? “Ya sé que me extrañás.”
- ¿Cuáles son los tres monosílabos que jamás pronuncia un argentino? “No lo sé.”
Los tres chistes presentan la misma estructura de pregunta / respuesta, uno de los patrones
básicos de los chistes. Para Attardo y Chabanne (1992), este tipo de estructura puede reducir-
se al modelo dialógico de los chistes que presentan la estructura narrativa. Los autores señalan
que la pregunta inicial no es una pregunta real porque el locutor no espera una respuesta más
allá del silencio del oyente. Entienden que esta estructura es una ficción de diálogo, una repre-
sentación, en la que el locutor desempeña dos roles: un locutor ficcional que formula la pre-
gunta y el alocutario ficcional que proporciona la respuesta divertida o extravagante para el
alocutario real.
Pero, además, las respuestas pueden ser anticipadas6 con las siguientes formas proposicio-
nales: La infidelidad para un argentino es x; Los argentinos comienzan sus cartas de amor
diciendo x; Los argentinos nunca dicen x, en las cuales x, necesariamente, ha de tener un con-
tenido negativo si pensamos en términos de polifonía, esto es, desde la perspectiva de un locu-
tor con intención de desacreditar a los argentinos, cuya presencia se indica en el primer enun-
ciado por medio de los gentilicios. Cuando decimos “contenido negativo” nos referimos a un
contenido que difiere del punto de vista del alocutario coincidente con el del locutor. La opo-
sición de grupos no se encuentra explícita, no aparece en superficie ninguna marca de deno-
minación del grupo que se identifique con el locutor, tal como ocurría en el primer ejemplo
presentado.
Los tres chistes presentan la misma conclusión: el argentino es un narcisista. Dicha conclu-
sión no se manifiesta ya que en estos casos no hay encadenamientos del tipo argumento +
conclusión, sino un encadenamiento en el que el segundo segmento es una explicitación del
primero, constituyendo el enunciado completo el argumento que orienta a la conclusión.
En el caso del chiste de la infidelidad, el locutor convoca el topos extrínseco de quien se
mira al espejo es fiel. Anscombre y Ducrot distinguen entre dos tipos de uso de los topoi:
Cuando el topos (o la forma tópica) en juego sea el topos (o la forma tópica) que funda la significación de
una unidad léxica, hablaremos de topos intrínseco (...) En cambio, cuando el encadenamiento se hace me-
diante otros topoi (o formas tópicas) distintos de los topoi (o formas tópicas) intrínsecos [le llamaremos]
topoi extrínsecos (Anscombre y Ducrot: 1988: 249).
En el segundo caso, la presencia de las comillas señala la secuencia directamente referida
en la que se introduce la voz del enunciador argentino. Lo relevante en esta construcción es la
colocación del pronombre personal de primera persona con un verbo que por su significación
no lo admite. Por vía de este recurso, se representa al argentino narcisista.
Para ilustrar la segunda serie, hemos elegido el tópico de la corrupción. Veamos el ejem-
plo:
La NASA llama a concurso para candidatos a astronauta para ir al centro del SOL. Se presentan un chino,
un alemán y un argentino. El chino presenta antecedentes: ingeniero aeronáutico, aficionado a la cohete-
ría, estudioso del sistema solar, y pide 1 millón de dólares. El alemán es licenciado en física, postgrado en
mecánica quántica nuclear, aviador profesional y debido a su interés altruista en la ciencia desea ir al Sol
a un costo de 2 millones de dólares. Cuando le toca el turno al argentino, este es el diálogo:
–Yo sólo sé hacer avioncitos de papel, pero todo queda solucionado con 3 millones de dólares.
–Pero... dígame una buena razón para que lo elija a usted.

6
Durante una enunciación, un locutor hace algunas indicaciones sobre el camino que escogió, y el receptor intenta recons-
truir un itinerario a partir de las indicaciones recibidas. Llamaremos “topoi” estas indicaciones que permiten operar una
elección entre los itinerarios (Anscombre, 1995: 38).

1031
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

–¡Ay mi dios! ¡Qué lentos que son acá!, un millón para mí, un millón para vos y lo mandamos al chino.
El topos intrínseco que permite llegar a la conclusión de que el candidato argentino es co-
rrupto se vincula con el pedido de dinero (+dinero, –antecedentes, –capacidad). De hecho, la
comparación con los otros dos candidatos se torna relevante, dado que la pregunta del entre-
vistador se realiza sobre la conclusión: el argentino no me conviene porque los otros dos can-
didatos son mejores (+barato, +antecedentes). La conclusión del chiste Los argentinos son
corruptos no se encuentra explícita.
En la tercera serie, los chistes concluyen en el estereotipo: el argentino no vale nada. A di-
ferencia de las anteriores, en las que el narcisismo y la deshonestidad constituían los rasgos
asociados, en ésta la propia etnia resulta denostada. La característica principal de estos textos
consiste en que en ellos se nombran otros grupos étnicos tradicionalmente discriminados, co-
mo son los negros y los judíos. Consignamos a continuación los ejemplos:
Un argentino y un negro son sentenciados a muerte. ¿A quién ejecutan primero? Al argentino, porque
primero está el deber y después está el placer.
Va un negro por la calle con un bonete de estos de judíos en la cabeza y lo para un colega de S.O.S. Ra-
cismo: - Caballero, usted debe tener muchos problemas en la vida, siendo negro y además judío.- Che, pi-
be, aún no sabés lo peor.
En el primer caso, el locutor introduce la situación en la que involucra dos grupos étnicos:
un argentino y un negro. La sentencia a muerte invoca el topos: quien es sentenciado a muerte
es peligroso, topos que orienta a la conclusión de que el argentino y el negro son peligrosos.
La peligrosidad instaura la simetría entre los dos participantes. El segundo enunciado interro-
gativo tiene la función de interpelar al interlocutor con el presupuesto de que uno de los dos
debe morir primero. En el encadenamiento discursivo la simetría desaparece en tanto uno es
más peligroso que el otro, lo que se confirma en el contenido semántico de los sustantivos
deber y placer. Las dos conclusiones son: matar a un negro es un placer y matar a un argenti-
no es un deber. El pasaje a estas conclusiones se realiza a través de los topos intrínsecos: el
deber es una obligación y el placer es una diversión, una opción.
En el segundo caso, es interesante observar que no se nombra a los argentinos por medio
de un gentilicio, tal como ha acontecido en los ejemplos anteriores. Se recurre a una metoni-
mia: la variedad dialectal por las personas. El personaje que pone en escena el locutor se iden-
tifica como argentino por el uso de dos vocativos propios del dialecto: che y pibe. El sentido
de la construcción lo peor surge de la puesta en relación con los otros dos grupos étnicos. El
punto de vista convocado relaciona negro y judío con muchos problemas en la vida; el adjeti-
vo realizante judío aumenta la fuerza argumentativa ya que está precedido por el conector
discursivo y además que relaciona ambos adjetivos. Es posible realizar el siguiente razona-
miento: negro y además judío= muchos problemas en la vida (topos externo); negro+judío+
argentino= peores problemas. El topos Quien es negro y además de judío es argentino tiene
muchos problemas en la vida, nos permite el pasaje a la siguiente conclusión: Ser argentino es
peor que ser negro y judío.
El punto de vista adoptado por el locutor en los chistes de esta última serie es, evidente-
mente, racista. Su orientación a la aceptación por parte del alocutario configura un grupo dis-
criminador del argentino, cohesionado por el rechazo a la identidad étnica y por el valor atri-
buido a la etnia que se le contrapone. De esta manera, la estrategia consiste en la oposición de
grupos, en términos de polarización Ellos/ Nosotros, en la que ellos ( el exogrupo) se desvalo-
riza frente a Nosotros (el endogrupo).
A lo largo de este trabajo hemos tenido la intención de mostrar que los chistes étnicos re-
quieren de una mirada diferente de la que han tenido las teorías lingüísticas sobre el humor

1032
Mirta Susana Barbosa
Los chistes étnicos. Dimensión argumentativa

verbal, concentradas en dar cuenta de los mecanismos que elicitan el humor. Tal mirada privi-
legia el valor argumentativo sobre el lúdico.
Finalmente, y debido a la naturaleza misma de los estereotipos como esquemas clasificado-
res y simplificadores de información sobre el mundo, los chistes étnicos al reproducir y fijar
los prejuicios, condicionan y limitan el conocimiento sobre un grupo determinado, al que se
suman otros prejuicios provenientes de otras prácticas discursivas, como las frases hechas, las
bromas, los chismes.
Estimamos que el análisis realizado puede extenderse a todo tipo de chistes en los que se
desacredite a un grupo, porque siempre que se construya un estereotipo, éste se ha de susten-
tar en un prejuicio.

Bibliografía
ANSCOMBRE, J.C (org.) (1995) Théorie des topoï. Paris: Kimé.
ANSCOMBRE, J.C. & DUCROT, O. (1988).La argumentación en la lengua. Madrid, Gredos.
ATTARDO, S. & CHABANNE, J. (1992) “Jokes as a text type” In Humor 5-1/2, 165-172 Walter de Gruyter.
DAVIES, CH.. (1996) Ethnic humor around the world. A comparative Analysis. Bloomington and Indianapolis.
Indiana University Press.
DUCROT,O. (1984) El decir y lo dicho. Buenos Aires, Hachette.
DUCROT,O. (1990) Polifonía y argumentación. Calí. Universidad del Valle.
DUCROT,O. (1995) “Les modificateurs déréalisants”, en Journal of Pragmatics, Vol. 24 Nº1-2 pp145-165.
FREUD, S. (1969) El chiste y su relación con el inconsciente. Madrid, Alianza.
KERBRAT-ORECCHIONI, C. (1986) La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Buenos Aires, Hachette.
LAKOFF,G. (1987) Women, FIRE and Dangerous Thing, What categories reveal about the Mind. The University
od Chicago.
PORTOLÉS, J. “Nombres, adjetivos y xenophobia”. Mugak Nº 2, mayo-agosto, 1997, Valencia.
PUTNAM, H. (1975) “El significado del significado”, en L. VALDÉS VILLANUEVA (ed.) La búsqueda del signifi-
cado, Madrid, Tecnos.
RASKIN, V. & ATTARDO, S. (1994) “Non-literalness and non-bona-fide in language. An approach to formal and
computational treatments of humor”. Pragmatics & Cognition Vol. 2 (1), 31-69. John Benjamins Pu-
blishing.
VAN DIJK, T.(1999) Ideología. Un enfoque multidisciplinario. Barcelona, Gedisa.
WODAK, R. (2000) “¿La sociolingüística necesita una Teoría Social? Nuevas perspectivas en el Análisis Crítico
del Discurso” Revista Discurso y sociedad. Volumen 2, Nº 3, setiembre de 2000.

1033
ECOS DE LIBERTAD
LA DIMENSIÓN ARGUMENTATIVA EN NUESTRA AMÉRICA, DE JOSÉ MARTÍ

Osvaldo Beker
Universidad de Buenos Aires / Argentina
obeker@hotmail.com

“...una argumentación está construida siempre para alguien, al contrario de una


demostración que es ‘para todo el mundo’. Se trata, entonces, de un proceso dialógico...”
(Jean-Blaise Grize, De la logique à l’argumentation)

“...no hay que discutir con todo el mundo, ni hay que ejercitarse frente a un individuo
cualquiera.”
(Aristóteles, Tópicos)

I. Introducción
Cada tanto, muy cada tanto, se puede encontrar algún que otro texto con el que uno en-
cuentra una plena identificación. Menos aun serían los instantes en los que se hallan escritos
en donde, además de lo anterior, se articulan lo político y lo poético. Pero, indudablemente,
muy pocas son las manifestaciones en las que se conjugan todo lo dicho previamente y una
fortísima cuota de operaciones y fenómenos que se vinculan con el poder argumentativo. Este
es el caso, afirmo, de una crónica del escritor cubano José Martí, Nuestra América, del año
1889, de la semana de la Navidad, publicada por primera vez en el diario argentino La Na-
ción. Brevísima crónica pero fructífera en lo relacionado a las estrategias retóricas. Vieja cró-
nica pero pasible de ser constantemente aggiornada. Texto universal si es que se considera al
adjetivo como aquello que ha de servir para la comprensión para todos los tiempos y todos los
espacios.
Nuestra América nació como un discurso oral (pronunciado en una velada: la de la Socie-
dad literaria hispanoamericana de Nueva York el 19 de diciembre de 1889) en el que Martí
pretendía honrar a los delegados a la Conferencia internacional americana de Washington. El
“Señoras y señores” con el que se inicia el discurso ya establece, en principio, la pertinencia
genérica. El vocativo es claro: el remitente parece indiscutible. No obstante, a medida que se
avanza en la crónica se advierten operaciones sospechosas que muestran que se quiere ir más
allá de un sencillo primigenio destinatario.
En pocas palabras, Nuestra América instala la posibilidad, por medio de la prensa escrita,
de concientizar a los pueblos: los americanos, en este caso, del continente americano, de todo
el continente, de la “patria americana”. América estaba viviendo los últimos años de un siglo
diecinueve plagado de luchas por la independencia de España (Cuba no se había desatado aun
de ese yugo) o de otros países. Y Martí ve –y pronostica– que la “patria grande” se levantará
como un pueblo solo de modo tal que alcanzará la victoria. El uso del futuro, en este metatex-
to, no quiere ser casual ya que desea vincularse con el empleo constante de este tiempo verbal
en el texto analizado. En efecto, abunda en Nuestra América el futuro, sistema temporal que
alterna en ciertas ocasiones con los imperativos.

II. El problema genérico


Osvaldo Beker
Ecos de libertad. La dimensión argumentativa en Nuestra América, de José Martí

Lo que sorprende de la primera lectura de Nuestra América es la problemática vinculada en


relación con el rotulamiento genérico. Crónica, poética, discurso oral, carta, prosa, polémica:
todo es posible, todos los géneros se hacen presentes: hay rasgos típicos de todos ellos1. Las
marcas del discurso oral se advierten desde el principio. El clásico comienzo incluye la insos-
layable apóstrofe. Por lo demás, a lo largo de todo el artículo, se da la presencia del nosotros
inclusivo, de modo constante:
“A unos nos ha echado aquí la tormenta; a otros, la leyenda; a otros, el comercio; a otros, la determina-
ción de escribir, en una tierra que no es libre todavía...”
“¿Cómo podemos pagar a nuestros huéspedes ilustres esta hora de consuelo?”
“Tantas escuelas tenemos como familiares del Santo Oficio tuvimos antes.”
“¡Donde no se olvida, y donde no hay muerte, llevamos a nuestra América como luz y como hostia...”
Martí incluye a su auditorio permanentemente. Su “yo” se ve solidarizado en la operación
de inclusión. La empatía, entonces, es evidente. En el texto como discurso oral, con notables e
insoslayables ribetes políticos, aparecen también las preguntas retóricas (el carácter netamente
dialógico de la interrogación dialógica trabaja como un fuerte enfatizador de la aserción: el
destinatario, por su parte, se ve obligado a responder lo que ya estaba respondido implícita-
mente):
“Y, ¿cómo no recordar, para gloria de los que han sabido vencer a pesar de ellos, los orígenes confusos y
manchados de sangre de nuestra América...?”
“¿Qué importan las luchas entre la ciudad universitaria y los campos feudales? ¿Qué importa el desdén,
repleto de guerras, del marqués lacayo al menestral mestizo?”
“¿Quién de nosotros ha de negar...que...hemos sentido...que nuestras ganancias eran mayores y seguras,
como que en el vaso seco volvía a nacer la flor?”
El tono para el discurso oral se vuelve altisonante con presencia no solamente de numero-
sas preguntas retóricas sino de múltiples exclamaciones, como la del final de todo:
“¡Madre América, allí encontramos hermanos! ¡Madre América, allí tienes hijos!”
La crónica fue, por su parte, un género cultivado frecuentemente por Martí y por otros con-
temporáneos (piénsese en el nicaragüense Rubén Darío). Bartolomé Mitre posibilitó que el
cubano desarrollara este género a lo largo de una importante cantidad de años en las páginas
del tradicional diario argentino. Martí se había vuelto los ojos de América Latina en los Esta-
dos Unidos. No solo en la crónica aquí abordada; también en “Fiestas de la estatua de la liber-
tad” o en “Un drama terrible” (en la última de ellas, Martí hizo referencia al trágico primero
de mayo en el que en Chicago, Illinois, se dio uno de los episodios más sangrientos por las
luchas de los trabajadores), el cubano reveló su pasión por convertirse en reportero y cronista.
La prosa contiene a la poesía, además, en Nuestra América. Con solo ver el siguiente pasa-
je, se advierte la presencia solapada, en el conjunto del texto, de distintos sintagmas que se
corresponderían más con el género que pudiera llegar a presentar alguna composición poética:
“...cien picas y mosquetes van delante, y detrás los dominicos con la cruz blanca...”.
Y no es poesía. Es un fragmento del texto analizado. Otros que presenten una estilística
similar:
“¡Donde no se olvida y donde no hay muerte, llevamos a nuestra América como luz y como hostia...”

1
M. M. Bajtin, en Estética de la creación verbal, definió los géneros discursivos como “tipos relativamente estables de enun-
ciados” vinculados con distintas prácticas sociales en diversas esferas de la actividad del ser humano. La estabilización se
halla en contenidos, recursos propios de la gramática y del léxico de la lengua, el estilo verbal y, fundamentalmente, en la
estructura o composición del discurso.

1035
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

“Por entre los cimientos desencajados en la estupenda convulsión se pasea, codiciosa y soberbia, la victo-
ria...”
“Todo lo vence, y clava cada día su pabellón más alto, nuestra América capaz e infatigable.”
Es comprensible, con estas ejemplificaciones, asegurar la existencia de un lazo permanen-
te, en Martí, entre crónica y poesía. Esta característica se correspondería con la condición del
artista moderno: la crónica pertenece y circula en el interior de un espacio heterónomo como
lo constituye la prensa escrita, mientras que la poesía se considera uno de los modos ligados al
arte. Por ello mismo es que se advierte, entonces, una serie de fuertes contaminaciones, una
fuerte presencia de la poesía en las crónicas al mismo tiempo que se da una insistencia en las
reflexiones. Se conoce el particular efecto retórico de la poesía, con la articulación de versos o
significantes cargados de significación, polisémicos.
Entonces son la oralidad, la crónica y la poesía tres ingredientes por los que puede caracte-
rizarse fácilmente al texto presente. De allí la dificultad en la categorización. Es por medio de
esta hibridez que se plantea la difícil tarea de rotularlo genéricamente. Por otra parte, esta po-
sibilidad se conlleva con la ideología martiana: combinar la prensa con la poesía apunta a
combinar el mundo del trabajo con el mundo del arte: a su vez, a través del trabajo de la pren-
sa, vale destacar la consideración en cuanto a la formación de la conciencia de los países lati-
noamericanos, a los que Martí describe como “repúblicas rudimentarias”. Se podría decir que
Martí está pensando o que puede haber recuperado la idea de las “repúblicas aéreas” de Bolí-
var, preocupado, por una parte, por la fascinación, la seducción de la modernidad de otros
centros (conviene recordar que este texto fue leído en Washington) y, por otra parte, por la
incapacidad de generar un pensamiento propio. Martí tiene que ver con esta cuestión que más
tarde, por supuesto, cobraría otra envergadura, que sería la de la independencia cultural.

III. El problema enunciativo


Hay marcas claras en Nuestra América de quién está hablando, en nombre de quiénes lo
hace y a quiénes se está dirigiendo. No obstante, a lo largo del texto, evidentemente la opera-
ción se va, poco a poco, confundiendo. En el momento en que se está procurando cristalizar la
labor argumentativa, esto es, de llevar a cabo un acto por el que se está queriendo influir, a
través de un discurso, de modo tal que un auditorio determinado pueda llegar a adherirse a las
palabras de quien en ese momento ostenta el poder de la palabra, hay condiciones que se
vuelven insoslayables (psíquicas y sociales). Ese es el objeto de la argumentación. Ch. Pe-
relman y L. Olbrechts-Tyteca son claros –y determinantes– a este respecto:
Toda argumentación pretende la adhesión de los individuos y, por tanto, supone la existencia de un con-
tacto intelectual.
“A unos nos ha echado aquí la tormenta; a otros, la leyenda; a otros, el comercio; a otros,
la determinación de escribir, en una tierra que no es libre todavía”: el nosotros inclusivo es
claro. El nosotros inclusivo es la estrategia por la cual se integra al auditorio, al “tú” (“voso-
tros”, en este caso) que está escuchando, que es el interlocutor. He aquí la diferencia con el
nosotros exclusivo. El nosotros inclusivo tiene dentro suyo la clásica fórmula YO+TÚ, donde
se da la idea de incorporación frente a una temática determinada. José Martí, en el texto abor-
dado, apela constantemente a esta estrategia: clama solidaridad, brega por la unión de los
americanos, frente a la amenaza de un “otro” que mantiene todavía un pie en el continente:
España, el otro, el que habrá que combatir:
“Cortés atrae a Moctezuma al palacio que debe a su generosidad o a su prudencia, y en su propio palacio
lo pone preso.”

1036
Osvaldo Beker
Ecos de libertad. La dimensión argumentativa en Nuestra América, de José Martí

“...por entre los de Atahualpa y los de Huáscar pasa Pizarro en el Perú...”


“De España nombran el virrey, el regente, el cabildo.”
“El primer criollo que le nace al español, el hijo de la Malinche, fue un rebelde.”
¡De debajo de la capucha de Torquemada sale, ensangrentado y acero en mano, el continente redimido!
Prodestinatario, Paradestinatario y Contradestinatario son las tres categorías conceptuales
que acuña Eliseo Verón para todo discurso político. En Nuestra América, la identificación con
estos conceptos se hace bastante evidente a partir del mismísimo instante en el que José Martí
intenta cobijar dentro de su nosotros inclusivo a todos los americanos, a uno de los “america-
no” del presidente James Monroe (al que se relaciona con los habitantes del continente y no
solamente al de los Estados Unidos). El ellos, el contradestinatario, son los españoles que aún
siguen con sus colonias en el Nuevo Mundo. El paradestinatario es, casi seguramente, el con-
cepto más delicado y más interesante ya que se trata de aquellos a quienes hay que convencer
de lo que se está diciendo, que no tienen mayores intereses ni están involucrados, en princi-
pio, en lo que atañe a la temática en cuestión. Pues bien, son estos los norteamericanos, el
modelo del continente, librados hacía ya más de un centenar de años del yugo británico. Son
los vecinos del Norte hasta donde Martí se acercó a trabajar durante una buena cantidad de
años. Son todos los presentes en aquel auditorio, partícipes de una velada literaria pero que se
ven sorprendidos por una instigación, un conminación a la acción inmediata. El paradestinata-
rio es entonces siempre lo más sutil en el momento de la determinación discursiva. Aquí Mar-
tí hace uso pleno de esta posibilidad en un juego bien particular: Martí escribe crónicas para
acercar a los latinoamericanos lo que se está vivenciando en los Estados Unidos pero también,
además, para mostrarles a los norteamericanos lo que está sucediendo al sur de aquel país:
estrategia peculiar, pionera de cientos de profesionales del periodismo de allí en más.
En Nuestra América, las modalidades de la enunciación se acercan mucho más a la dimen-
sión imperativa que a otras (la declarativa o la interrogativa), no en cuanto a la gran cantidad
de frases exortativas existentes sino más bien a la descripción tendenciosa que se hace del
decurso histórico del continente: abundan, entonces, las frases afirmativas, las aseverativas y
son de gran presencia además las preguntas de corte retórico. La apóstrofe a la América es la
invocación a los americanos, en un juego metonímico astuto: la invocación a los americanos
se lleva delante de manera explícita solamente casi al final del texto:
Enseñemos el alma como es a estos mensajeros ilustres que han venido de nuestros pueblos, para que
vean que la tenemos honrada y leal, y que la admiración justa y el estudio útil y sincero de lo ajeno, el es-
tudio sin cristales de présbita ni de miope, no nos debilita el amor ardiente, salvador y santo de lo propio;
ni por el bien de nuestra persona, si en la conciencia sin paz hay bien, hemos de ser traidores a los que nos
manda hacer la naturaleza y la humanidad.

IV. El problema de la organización.


La estructuración del texto analizado permite dar cuenta de que se trata de un modelo ca-
nónico para un objeto del discurso vinculado con las prácticas argumentativas. La regulación
de este tipo de discurso se ve discriminada a partir de que se postula un modelo particular: dar
cuenta del estado de las cosas, notablemente cargado de una tendenciosidad evidente, seguido
de una clara apóstrofe a un auditorio de modo tal que se tome parte en la cuestión. No se daría
aquí, en este caso, la presencia del discurso entimemático, ese que Marc Angenot caracteriza-
ra como el que no incluye dentro suyo lo esencial. En el discurso entimemático lo esencial es
lo no dicho (lo “presupuesto”, por oposición a lo que es “expuesto” en forma explícita). Más
bien lo que prevalece en Nuestra América está relacionado con la catarata de descripciones
históricas de las que se hace mención. El recorrido organizacional es clarividente: en primer

1037
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

lugar, una concientización del devenir de los tiempos en América, articulado con innumera-
bles referencias que hacen pensar en el rigor en los conocimientos del cronista y con un gran
número de estrategias provenientes del ámbito de la poesía; luego, finalmente, haciendo juego
simétrico con la introducción, la exhortación al auditorio a tomar parte de los acontecimien-
tos.
El uso de ideologemas2 está también comprobado en:
Pero por grande que esta tierra sea, y por ungida que esté para los hombres libres la América en que nació
Lincoln, para nosotros, en el secreto de nuestro pecho, sin que nadie ose tachárnoslo ni nos los pueda te-
ner a mal, es más grande, porque es la nuestra y porque ha sido más infeliz, la América en que nació Juá-
rez. (Las cursivas son mías).
De aquella América enconada y turbia, que brotó con las espinas en la frente y las palabras como lava, sa-
liendo, junto con la sangre del pecho, por la mordaza mal rota, hemos venido, a pujo de brazo, a nuestra
América de hoy, heroica y trabajadora a la vez, y franca y vigilante, con Bolívar de un brazo y Herbert
Spencer de otro: una América sin suspicacias pueriles, ni confianzas cándidas, que convida sin miedo a la
fortuna de su hogar a las razas todas, porque sabe que es la América de la defensa de Buenos Aires, y de
la resistencia del Callao, la América del Cerro de las Campanas y de la Nueva Troya.
Como el título, el significante América (significante porque cobra valor también a partir de
su sonoridad en el conjunto del escrito) está antecedido por determinantes y atributos varios:
adjetivos posesivos, artículos definidos o artículos indefinidos, lo que personaliza bastante al
concepto, acercándolo al receptor y convirtiéndolo de esa manera en un término más com-
prensible y entrañable. No se trata de cualquier América: se trata de Nuestra América.

V. El problema adversativo
Hay un fragmento del texto que dice:
En la casa hecha por sus manos vivían, señores y siervos de sí propios: y de la fatiga de bregar con la na-
turaleza se consolaba el colono valeroso al ver venir, de delantal y cofia, a la anciana del hogar, con la
bendición en los ojos, y en la mano la bandeja de los dulces caseros, mientras una hija abría el libro de los
himnos y preludiaba otra en el salterio o en el clavicordio. La escuela era de memoria y azotes; pero al ir
a ella por la nieve era la escuela mejor. Y cuando, de cara al viento, iban de dos en dos por los caminos,
ellos de cuero y escopeta, ellas de bayeta y devocionario, a oír iban al reverendo nuevo, que le negaba al
gobernador el poder en las cosas privadas de la religión; iban a elegir sus jueces, o a residenciarios. (Las
cursivas en negritas son mías).
Planteo aquí un clásico problema generado por el conector adversativo por excelencia y lo
amalgamo con el estilo poético martiano, gracias a una estilística de neto corte oximorónico.
El pero argumentativo, a diferencia por ejemplo del sino (conector que actúa en principio
en el terreno de la refutación), une clásicamente, dos actos distintos. Analía Reale y Alejandra
Vitale dicen, en relación a los conectores:
A menudo el enfoque logicista de la argumentación ha intentado equiparar conectores lógicos y conecto-
res argumentativos, sin embargo el funcionamiento discursivo de estos últimos difiere notablemente de la
función de la función que cumplen los conectores en el lenguaje lógico. Mientras que un conector lógico
une exclusivamente proposiciones, el conector argumentativo puede unir tanto enunciados y enunciacio-
nes o también articular un enunciado con elementos de la situación extralingüística o con elementos que
no se manifiestan en forma explícita en el enunciado.
Pues bien, ese pero que inserta Martí en la frase de más arriba representa un salto, enton-
ces, a lo esperable desde el terreno de la lógica: “La escuela era de memoria y azotes; pero al

2
Marc Angenot define al “ideologema” como toda máxima cuyo sujeto circunscribe un campo de pertenencia particular (la
patria, el valor moral, la democracia). Estos sujetos son seres ideológicos definidos y determinados por el conjunto de máxi-
mas que los insertan en un sistema ideológico.

1038
Osvaldo Beker
Ecos de libertad. La dimensión argumentativa en Nuestra América, de José Martí

ir a ella por la nieve era la escuela mejor.” La lengua poco tiene que ver con la lógica: hay
algo que es huidizo en la lengua y se hace presente en el instante en el que uno debe toparse
frente a la problemática de la semántica, dimensión resbaladiza y compleja. El pero de la frase
martiana nada tiene que ver con la adversación, con la polémica, con la contracara, con la
contraposición de dos elementos en primera intancia, opuestos, es decir, de naturaleza contra-
ria. Los dos elementos en el decir martiano apuntan para el mismo lado, hacia dos esferas de
significación negativa (la dificultad que supone la constancia en el uso militar de la memoria
y la existencia del castigo en esa institución / la dificultad en el traslado hacia y desde la es-
cuela): el pero, entonces, nada tendría que ver si es que se lo ubica como anticipador de una
vuelta de tuerca: “...al ir a ella por la nieve era la escuela mejor”, lo que lleva entonces al vue-
lo poético, de la creación, de la inserción de una estrategia digna de ser categorizada como
oximorónica, para dar cuenta de lo que responde a la conocida sentencia latina: Via victoriae
saepe rustica est.

VI. Conclusiones
Nuestra América, texto breve, oral, altisonante, histórico, canónico, presenta, además del
contenido de utilidad para la universalidad en lo que se refiere a la libertad de un continente, o
más aun, a la libertad, en términos estrictos, y todo lo que ella supone, una gran cantidad de
elementos a ser considerados a la hora de establecer un trabajo de índole argumentativa. En
primer lugar, ya desde el arranque, la improbabilidad de asegurarle un lugar en una clasifica-
ción genérica, cosa que siempre jaquea al receptor de un discurso escrito pero que no por ello
le hace restar su valor formal. En segundo lugar, la constante recurrencia de sintagmas que se
corresponderían más con la esfera poética que con el horizonte de expectativas que traza el
género de la crónica (así todavía hoy se la rotula a Nuestra América en todas las ediciones
existentes en múltiples lenguas: se la equivale a otras crónicas de Martí que sí presentan la
estructura genérica y los rasgos estilísticos que les corresponden). En tercer lugar, la dimen-
sión enunciativa: el yo que se vuelve nosotros; el nosotros que se origina y de manera sempi-
terna se muestra como un nosotros del tipo inclusivo; el ellos que se lo equipara con otro al
que habría que neutralizar o, al menos, relativizar. Finalmente, la presencia de un claro orden
argumentativo, conciencia de efecto, matizado por distintos conectores un tanto tergiversados
en cuanto a su prístina funcionalidad, lo que hace aun más comprender la necesariedad de
establecer una clara diferenciación entre la lógica y la lengua. Nuestra América, texto favori-
to, es caro a la argumentación.

Bibliografía
ANGENOT, MARC, La parole pamphlétaire. Contribution à la typologie des discours modernes, París, Payot,
1982.
BAJTÍN, MIJAIL, Estética de la creación verbal, México, Siglo XXI, 1992.
PERELMAN, CH. Y OLBRECHTS-TYTECA, L., Tratado de la argumentación. La nueva retórica, Madrid, Gredos,
1989.
VERÓN, ELISEO, “La palabra adversativa. Observaciones sobre la enunciación política”, en VERÓN E. ET. AL., El
discurso Político, Lenguajes y Acontecimientos, Buenos Aires, Hachette, 1987.
VIALE, ANALÍA Y VITALE, ALEJANDRA, La argumentación. Una aproximación retórico-discursiva, Buenos Ai-
res, Ars, 1995.

1039
OTRAS FORMAS DE PERSUASIÓN
LA INTERPRETACIÓN DE TEXTOS BÍBLICOS

María Imelda Blanco


Universidad de Buenos Aires / Argentina
mblanco@filo.uba.ar
Elvira Narvaja de Arnoux
Universidad de Buenos Aires / Argentina
elvira@filo.uba.ar

El presente trabajo se inscribe en una investigación acerca de las estrategias argumentati-


vas empleadas en la predicación cristiana, de la eficacia de los modos propios de convencer y
conmover, y de su incidencia en discursos políticos de religiosos y de laicos que recibieron
educación religiosa.
Debemos señalar que el Cristianismo hereda, por un lado, las formas retóricas de la tradi-
ción judía vinculadas con el culto en la sinagoga, en el cual la lectura de las Escrituras se
acompaña de la explicación e interpretación oral. Pero en la medida en que la predicación se
extiende a ámbitos cultural, social y religiosamente diversos se plantean nuevos problemas
ligados fundamentalmente a esta heterogeneidad del auditorio. Pensamos que una parte im-
portante de los aportes de las artes de predicar deriva de este requerimiento inicial, en pala-
bras de Jesús: “Haced discípulos míos a todos los pueblos”1.
La necesidad de adecuar el discurso a variados destinatarios lleva, entonces, a que
tempranamente la Iglesia se interrogue acerca de los modos de interpretación según los
sujetos –histórica, alegórica, moral y espiritual– y de las modalidades y estilos retóricos más
adecuados para persuadir2. Respecto de esto último, la tradición de la Retórica clásica se
presentaba como el estudio más detenido y sistemático, de allí que se generaran discusiones
acerca de su utilización. Así como algunos pensaban que se debía conservar el gesto
“espontáneo” de los primeros cristianos que desplegaban el discurso a partir de ejes
interpretativos y que atendían a formas de construcción colectivas, otros consideraban que era
necesario apropiarse de las estrategias de la oratoria greco-latina aunque adecuándolas a los
requerimientos propios de la predicación cristiana. En relación con esto es interesante, por
ejemplo, la reflexión respecto de los estilos que se encuentra en Sobre la Doctrina Cristiana
de San Agustín3, donde sigue a Cicerón aunque considerando los modelos cristianos y la
especificidad del discurso religioso. Reconoce que no se puede relacionar el estilo –elevado,
moderado o sencillo– con la mayor o menor importancia o centralidad del tema abordado,
como en el discurso forense, ya que la predicación habla siempre de algo fundamental como
es el camino para lograr la salvación del alma. Los estilos dependerán, entonces,
fundamentalmente de la función que predomine en el discurso: enseñar, deleitar o mover –en
su doble aspecto de conmover y movilizar–. Pero como el orador cristiano debe articular las
tres funciones, lo conveniente es que alterne hábilmente los tres estilos. Conservará de esta
manera la atención del auditorio y alcanzará con la predicación a sus diversos integrantes. El
estudio acerca de los niveles de interpretación, de los objetivos de la oratoria cristiana y del
estilo derivan, así, de la consideración de la diversidad de destinatarios a los que se debe
1
Mateo 28, 16-20.
2
Ver al respecto: James Murphy, La Retórica en la Edad Media, México, Fondo de Cultura Económica, 1986.
3
Obras de San Agustín, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, 1987, Tomo XV, edición preparada por f. Balbino Martín.
María Imelda Blanco et al.
Otras formas de persuasión. La interpretación de textos bíblicos

dad de destinatarios a los que se debe persuadir y de la necesidad de interpelar, a la vez, a


todos y a cada uno.
Por otra parte, debemos recordar que el texto bíblico es un componente esencial del discur-
so, no solo como disparador de la actividad interpretativa sino también como ilustración y
como prueba. La dificultad reside en que al mismo tiempo que se debe conservar la estabili-
dad y distancia del texto sagrado, a lo que ayuda el efecto de extrañeza que generan persona-
jes y lugares, debe mostrarse como algo próximo, como un texto que habla de nosotros en
nuestro aquí y ahora. La interpretación resulta, así, de la reformulación del texto bíblico en la
tensión inevitable entre fidelidad a la fuente y las exigencias de la nueva situación de enuncia-
ción. Lo que los manuales de predicación señalan como “actualización” es este necesario an-
clar en el presente que admite alcances variados y que autoriza incluso, como en muchas oca-
siones se ha podido apreciar, deslizamientos hacia la reflexión política4.
Adecuación a los diversos destinatarios aunque manteniendo la unidad de la grey y refor-
mulación actualizadora del texto bíblico sin superar el “umbral de distorsión”5 admitido orien-
tan y tensan la predicación cristiana. Ilustraremos estas observaciones generales con algunos
aspectos del análisis de la Homilía que pronunció el cardenal Jorge Bergoglio frente a las más
altas autoridades políticas del País, en el tedéum que se celebró en la Catedral de Buenos Ai-
res el 25 de Mayo de 20026 para analizar las estrategias gracias a las cuales el discurso políti-
co se articula con la interpretación del episodio bíblico elegido.

La conformación del auditorio


La ceremonia del tedéum integra la serie de actos tradicionales con los que las autoridades
argentinas celebran las fechas patrias. Se trata de un evento religioso católico cuya finalidad
es dar gracias a Dios por los acontecimientos históricos rememorados en la celebración patria,
en este caso, por la Revolución de Mayo. Habitualmente, el presidente de la Nación concurre
a la Catedral Metropolitana para asistir a esta ceremonia que es oficiada por la más alta auto-
ridad eclesiástica nacional. Como parte del ritual se lee un pasaje bíblico y se pronuncia una
homilía7, es decir, un discurso orientado a la explicación e interpretación de la lectura. Forma
parte del horizonte de expectativas8 el hecho de que la homilía aluda tanto a los acontecimien-
tos históricos rememorados cuanto a la coyuntura en la que se la pronuncia y que construya
un doble auditorio: un auditorio universal9, el pueblo argentino que sigue las celebraciones a
través de los medios masivos, y un auditorio particular, las más altas autoridades políticas del
País. El orador parte entonces del hecho de que, en esta ocasión, su auditorio comprende tam-

4
Cf. Luis Maldonado, La homilía. Predicación. Liturgia. Comunidad., Ed. Paulinas, 1993 ; AA.VV., El arte de la homilía,
Barcelona, Centre de Pastoral Liturgica, 1994.
5
La expresión es de Catherine Fuchs, Paraphrase et énonciation, París, Ophrys, 1994.
6
EL texto completo de esta homilía se encuentra en la página web del Arzobispado de Buenos Aires
(http://www.arzbaires.org.ar/Homilias2002.htm).
7
Este género de antigua tradición se revitaliza como práctica a partir del Concilio Vaticano II. Leemos en el artículo 52 de la
Constitución "Sacrosanctum Concilium" (sobre la Sagrada Liturgia): “Se recomienda encarecidamente, como parte de la
misma Liturgia, la homilía, en la cual se exponen durante el ciclo del año litúrgico, a partir de los textos sagrados, los miste-
rios de la fe y las normas de la vida cristiana. Más aún: en las Misas que se celebran los domingos y fiestas de precepto, con
asistencia del pueblo, nunca se omita si no es por causa grave”.
8
Empleamos este término de acuerdo con la presentación de Theodor Lewandowski, Diccionario de Lingüística, Madrid,
Cátedra, 1995.
9
Tomamos la definición de auditorio universal de Perelman Ch. Y Olbrechts-Tyteca: Tratado de la argumentación. La
nueva retórica. Madrid, Gredos, 1989, pág. 71 a 78.

1041
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

bién individuos que no están familiarizados con las lecturas bíblicas ni con las operaciones de
exégesis que integran las prácticas religiosas habituales de la Iglesia Católica.
La heterogeneidad del auditorio exige un trabajo más detenido en la preparación de la
homilía, labor que se inicia con la selección de la lectura bíblica sobre la cual se va a predicar.
Esta tarea implica tanto el recorte del fragmento cuanto la elección de una traducción apro-
piada para el auditorio y para la orientación argumentativa que se le quiere imprimir a la
homilía. En el caso de la lectura seleccionada por el cardenal Bergoglio para la ceremonia del
tedéum debemos observar que no se trata de ninguno de los textos indicados en la agenda
bíblica para la fecha de la celebración10. El trozo elegido por el oficiante es un pasaje narrati-
vo con diálogo del Evangelio según San Lucas (Lc. 19, 1-10) que refiere la conversión de
Zaqueo. El argumento es el siguiente: mientras Jesús atravesaba la ciudad de Jericó, un
publicano llamado Zaqueo sintió deseos de verlo pero no podía lograrlo porque la multitud
que lo rodeaba no se lo permitía ya que era de baja estatura. Entonces, Zaqueo se trepó a un
árbol. Cuando Jesús pasó por el lugar se detuvo e invitó al publicano a descender porque
había decidido alojarse con él. El pueblo comenzó a criticar la decisión de Jesús de
hospedarse en casa de un pecador, a pesar de ello, Zaqueo proclamó su decisión: compartir la
mitad de sus bienes con los pobres y reparar a los que había perjudicado. El episodio se cierra
con las palabras de Jesús que anuncian la salvación de Zaqueo.
A la elección deliberada de este pasaje bíblico se suma la opción por una versión más ase-
quible para el auditorio previsto11. En efecto, el texto leído es una traducción a una variedad
de la lengua castellana próxima a los usos locales, que prefiere una sintaxis simplificada y un
vocabulario más específico en comparación con otras que circulan en nuestro país. Además,
se intensifican las marcas de la modalidad verbal definiendo con mayor claridad las intencio-
nes de los personajes del relato.
Sin embargo, hay rasgos de esta traducción que queremos señalar en particular porque en-
tendemos que van a ser explotados en la homilía. Por una parte, y a pesar de la voluntad de
elegir una versión más sencilla, lo que presupone que se busca la comprensión del auditorio,
se conserva el término sicómoro y no se lo reemplaza por higuera, cuasisinónimo de uso más
frecuente en la cultura meta o bien por el término hiperónimo árbol (opción presente en la
llamada Biblia Latinoamericana). Este hecho se puede explicar como una voluntad de con-
servar una marca de extrañeza que recuerde al auditorio el carácter sagrado del texto bíblico.
Por otra parte, se mantiene el término publicano –frente a una expresión más asequible
como cobrador de impuestos– a modo de señalamiento de la distancia cultural e histórica con
el episodio narrado. Pero también el hecho de no revelar, para una gran mayoría, la función
social de Zaqueo expone cómo el discurso religioso contempla distintos destinatarios, en este
caso, los que saben qué es un publicano y los otros que no tienen ese conocimiento. La con-
versión de Zaqueo es el relato ejemplar de la retractación del funcionario corrupto. Recorde-
mos que los publicanos eran cobradores de impuestos del Imperio Romano sin ser romanos, o
sea, eran agentes locales del imperio. Los publicanos eran considerados pecadores por los
abusos que cometían en el desempeño de su función pública y eran despreciados por sus
compatriotas. Sin embargo, la homilía no va a explicar ni el significado ni los sentidos del

10
La agenda señala para el día 25 de mayo de 2002 las siguientes lecturas: Carta de Santiago 5, 13-21; Salmo 140: 1, 3 y 8;
Marcos 10, 13-16.
11
Se trata de la versión El libro del pueblo de Dios. La Biblia. Ediciones Paulinas, 1986. Censor: Pbro Luis H. Rivas, impri-
matur: Card. Raúl Francisco Primatesta. Esta traducción es la que se sigue en el nuevo Leccionario del Misal Romano publi-
cado por la Conferencia Episcopal Argentina.

1042
María Imelda Blanco et al.
Otras formas de persuasión. La interpretación de textos bíblicos

término publicano sino que utilizando un lugar común actual respecto de la corrupción de los
políticos argentinos va a plantear una analogía con ellos sutilmente subrayada por la homofo-
nía en el español de Buenos Aires entre el nombre del protagonista del relato bíblico –
Zaqueo– y la denominación del efecto del robo violento de todo cuanto se halla –saqueo. El
delito se convierte así en nombre propio del funcionario público, a la par que nos recuerda el
saqueo de los supermercados (en busca de alimentos) que tiene su origen en los delitos come-
tidos por los funcionarios. Como vemos, el texto autoriza interpretaciones que no expone:
solo accederán a ella los que están en condiciones de hacerlo y para lo cual deberán apelar a
competencias de distinto tipo. En este decir y no decir reside la fuerza de un discurso que no
debe “exponerse” totalmente para evitar ser blanco de polémicas. Hablar de la situación impe-
rial pero no decirlo entusiasma a algunos –los que comprenden la alusión– y no perturba a
otros, ya que no está dicho.
Finalmente, debemos señalar que la heterogeneidad de su auditorio orienta otro cambio
significativo: el predicador reemplaza en el cuerpo de la homilía el nombre de la ciudad en la
que se produce el encuentro entre Zaqueo y Jesús –Jericó– por el de Jerusalén. Creemos que
este cambio puede recibir por lo menos dos explicaciones: por una parte, la ciudad de Jerusa-
lén es más conocida por la audiencia, en especial por aquella que está menos familiarizada
con el texto bíblico. Así, este cambio buscaría facilitar la compresión al simplificar un dato
poco relevante para la orientación general dada al discurso comentante. Sin embargo, no po-
demos dejar de señalar también que para la audiencia más religiosa el nombre de la ciudad de
Jerusalén se asocia fácilmente con la Jerusalén celestial, es decir, con la promesa de la salva-
ción eterna. En este caso, el cambio del nombre de la ciudad está marcando otra orientación
interpretativa de la homilía, que no excluye la anterior.
En el desarrollo de la homilía la ruptura de isotopía estilística muestra también la voluntad
de alcanzar a distintos destinatarios. La presencia de frases que connotan el discurso cotidiano
es una de las manifestaciones más evidentes de la alternancia de estilos: “piezas de un table-
ro”, “hilos de una telaraña”, “más sangre corra al río”, “orgullo herido”, “regla de oro”, “chi-
vo expiatorio”, “sorda guerra”.

La modalidad y el estilo retóricos más efectivos para persuadir


A partir de la lectura, el oficiante desarrolla una homilía exegética, es decir, una forma de
predicación pastoral en la que se explica, comenta e interpreta el fragmento bíblico para la
edificación de los fieles12. Se trata pues de un género didáctico cuya finalidad es acercar al
auditorio a la comprensión de la palabra de Dios para ponerla en práctica. Es por esto que el
texto comentado deberá ser leído como un relato ejemplar y que el texto comentante deberá
desarrollar una dimensión persuasiva.
La homilía que sigue a la lectura es una reformulación explicativa que despliega un con-
junto de estrategias argumentativas para alcanzar la persuasión del auditorio, en términos de
la ya clásica definición de Perelman13, “la adhesión de las personas a las tesis presentadas
para su asentimiento”, pero que no se vale del encadenamiento de argumentos enlazados a
través de conectores lógicos sino que despliega una analogía entre el relato bíblico y la situa-
ción actual del País, hecho que le permite transitar el discurso político, regresar al plano reli-

12
Seguimos en esta descripción del género a Raimondo Spiazzi en su Teologia Pastorale, Didattika Kerigmatica e Omileti-
ca. Roma, Mariettti, 1965.
13
Perelman y Olbrechts-Tyteca, op. cit.

1043
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

gioso y finalmente derivar normas de acción comunes y al mismo tiempo diferentes según los
grupos identificados discursivamente.
En primer lugar notamos que la homilía realiza un anclaje en el aquí y el ahora de la enun-
ciación: la Argentina del 25 de mayo de 2002. Esto se observa en el cambio del tiempo verbal
respecto del texto bíblico: el pretérito de la narración es reemplazado por el presente de la
argumentación, y en las marcas pronominales y léxicas, en particular, en el uso del nosotros
inclusivo (ejemplos del párrafo 1: “nuestra historia”, “esta sociedad malherida”, “nuestros
padres y próceres”, “hermanos nuestros”).
Estas operaciones de anclaje se realizan tanto a través de alusiones y señalamientos claros
y directos a la situación actual (por ejemplo, el párrafo siete comienza así: “Hoy como nun-
ca…”) como a partir de las referencias a la historia argentina, a los hechos de mayo de 1810
(leemos en el párrafo 11: “como aquel día que hoy rememoramos en que la comuna se consti-
tuyó en Cabildo”)
Esta homilía no sigue un plan textual como los que describen y prescriben las artes de la
predicación herederas de la tradición retórica clásica, sino que sigue los rasgos propios del
género homilía y se organiza a partir de ejes de interpretación cuyas claves las provee el texto
fuente. Es por esto que no vamos a seguir un orden lineal en el análisis, sino que vamos a or-
ganizar nuestra exposición a partir del desarrollo de cada una de ellas. Las claves de interpre-
tación que el texto comentante identifica en el pasaje bíblico son tres: altura, abajamiento y
reparación del mal cometido14. Intentaremos mostrar cómo cada una de estas claves se asocia
con estrategias discursivas diversas que concurren a la finalidad persuasiva de la homilía.
Altura:
A partir del hecho de que Zaqueo, el publicano del texto comentado, era de baja estatura, el
texto comentante se desliza de una isotopía a otra. Reinterpreta, así, la altura en los campos
moral, intelectual, político y religioso.
En el segundo párrafo se produce el deslizamiento desde la falta de altura física, pequeño
de estatura, a la chatura moral y a la mirada baja, sin esperanza, resignada a sus límites, caren-
te de creatividad. En el siguiente párrafo, se atribuye a las culpas el hecho de haber achatado
las miradas y a la incapacidad de sentir culpa, la chatura espiritual y ética. En el párrafo cua-
tro, contrasta la altura espiritual con la cortedad de miras y en el quinto párrafo se presenta al
publicano que se eleva sobre su mediocridad y encuentra la altura donde subirse.
La síntesis de los campos discursivos privilegiados - el religioso y el político – se concreta
en una definición de política, presentada en términos polémicos: como si la política –a su vez-
no fuera una alta y delicada forma de ejercer la justicia y la caridad. A partir de esta defini-
ción, la homilía va a llamar enanos en el espíritu a quienes no renuncian a querer tener toda la
razón; a mantener los privilegios; a la vida y la renta fácil, en una clara alusión a la clase política
argentina.
Abajamiento:
La segunda clave de interpretación está dada por el término abajarse, verbo que el diccio-
nario de la lengua marca como un término rústico pero que en la homilía se emplea para seña-
lar que el verbo bajar contenido en la orden que Jesús le da a Zaqueo (párrafo sexto: “Zaqueo

14
Leemos en el segundo párrafo de la homilía que estamos analizando: “En la escena evangélica se nos da la clave en tér-
minos de altura y abajamiento; y en el duodécimo: Además del subirse para ver a Jesús y abajarse luego para seguir su
invitación hay una tercera clave en el texto evangélico: el dar, el darse reparando el mal cometido”. (Los destacados son
nuestros)

1044
María Imelda Blanco et al.
Otras formas de persuasión. La interpretación de textos bíblicos

baja pronto”) debe interpretarse en su sentido espiritual, es decir, como una invitación a reali-
zar un acto de humildad.
En este caso, el discurso explota los efectos persuasivos del ritmo producto de la repetición
léxica y sintáctica, la anáfora y el paralelismo:
Esta es la segunda clave de este pasaje evangélico: Zaqueo responde a un Jesús que lo llama a abajarse.
Bajarse de sus autosufuciencias, bajarse del personaje inventado por su riqueza, bajarse de la trampa
montada sobre sus pobres complejos. En efecto, ninguna altura espiritual, ningún proyecto de grandes es-
peranzas, puede hacerse real si no se construye y se sostiene desde abajo: desde el abajamiento de los
propios intereses, desde el abajamiento al trabajo paciente y cotidiano que aniquila toda soberbia.
Reparación del mal cometido:
La tercera clave de interpretación que señala la homilía es la reparación del mal cometido
mediante dos acciones: dar y darse, es decir, devolver el dinero mal habido y ponerse al servi-
cio de los demás.
Si la primera clave interpretativa permite al auditorio reconocer los enlaces entre el sentido
religioso y el sentido político de la homilía y la segunda clave fija mediante la repetición in-
sistente cuál es el curso de acción que debe seguirse para lograr la conversión individual y
social, espiritual y temporal, la tercera clave va a permitir el despliegue de la analogía entre el
deseo imperioso de cambio que siente Zaqueo convertido y los anhelos del pueblo argentino:
Como el Zaqueo convertido, este pueblo, siente el deseo de “dar la mitad” y “devolver el cuádruplo”.
Quiere rescatar del fondo de su alma el trabajo y la solidaridad generosa, la lucha igualitaria y la conquis-
ta social, la creatividad y la celebración. Sabemos bien que este pueblo podrá aceptar humillaciones, pero
no la mentira de ser juzgado culpable por no reconocer la exclusión de veinte millones de hermanos con
hambre y con la dignidad pisoteada.
Diluir a Zaqueo en el colectivo amplio “pueblo” permite construir la unidad desde las opo-
siciones que el mismo texto establece entre “el que debe dar la mitad” y “los veinte millones
de hermanos con hambre y con la dignidad pisoteada”. La unidad se construye gracias a la
voluntad solidaria que el texto supone en ese colectivo, resolviendo, así, discursivamente,
gracias a la “conversión”, el enfrentamiento de los sectores sociales con intereses contrapues-
tos:
Si Zaqueo, antes de dejarse mirar por Jesús, ideaba la forma de que sus deudores se hundieran cada vez
más, no podía entonces reclamar supuestas obligaciones éticas ni castigos ejemplares. Una vez convertido
debe reconocer su estafa usurera, y devolver lo que robó.
Si bien el discurso religioso propone la salvación posible, el arrepentimiento y la repara-
ción, no deja de señalar enérgicamente a lo largo de todo el texto a los “pecadores” y al hacer-
lo adopta las modalidades del discurso político, particularmente la descalificación del otro.
Ejemplos: “adictos al poder y a las riquezas”, “incapacidad de sentir culpa”, “ambiciosos es-
caladores que tras sus diplomas internacionales y su lenguaje técnico”, por lo demás tan fá-
cilmente intercambiable, disfrazan sus saberes precarios y su casi inexistente humanidad
(párrafo tres); “quienes ya no saben cómo mentir y contradecirse para mantener sus
privilegios, su rapacidad y sus cuotas de ganancia mal habidas” (párrafo siete); “entre los
propios y los opuestos hay muchos Zaqueos, con distintos títulos y funciones; Zaqueos que
intercambian papeles en un escenario de avaricia casi autoritaria, a veces con disfraces
legítimos” (párrafo ocho). El discurso político, hacia el que la homilía se desplaza
permanentemente también advierte y formula un llamamiento: “cuando el peligro de la
disolución nacional está a nuestras puertas, no podemos permitir que nos arrastre la inercia,
que nos esterilicen nuestras impotencias o que nos amedrenten las amenazas”. Pero todos los
gestos políticos se apoyan en el marco religioso del género. No solo se vuelve al episodio de
Zaqueo sino que también nuevas citas bíblicas remiten a pasajes más amplios cuyo

1045
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

citas bíblicas remiten a pasajes más amplios cuyo significado se integra a la explicación que
está desarrollando el discurso exegético. En el primer párrafo se da una definición que Jesús
(“Aquél que es Camino, Verdad y Vida”). En el párrafo segundo se cita el versículo 9 del
salmo 34: “gustar y ver qué bueno es el Señor”. Este salmo es un canto de alabanza que reali-
zan los pobres y los humildes al Dios que los libera de las angustias y las aflicciones mientras
que los ricos quedan pobres y con hambre. En el párrafo ocho se menciona el “el becerro de
oro (‘de la estabilidad consumista y viajera de algunos’)” en clara alusión al episodio del An-
tiguo Testamento en el cual el pueblo judío se aparta del camino de la salvación pues fabrica
un ídolo de oro y lo adora mientras su jefe, Moisés, se encuentra en el Monte Sinaí recibiendo
las tablas de la Ley.

Conclusiones
Partimos de que la reformulación explicativa del texto bíblico conlleva necesariamente una
dimensión persuasiva de la que se derivan normas de acción. Pero el despliegue discursivo se
diferencia claramente de la tradición que privilegia las estrategias de encadenamiento de ar-
gumentos a partir de enlaces lógicos, ya que el discurso religioso opera por sucesivos desli-
zamientos semánticos y reformulaciones que permiten el paso de una isotopía a otra, funda-
mentalmente de la religiosa a la política. Este paso lleva a integrar las modalidades del discur-
so político con el riesgo de representar y fijar el enfrentamiento social. Para evitarlo la homi-
lía vuelve al texto bíblico e interpela y convoca de manera amplia a todos. La salvación o no
dependerá entonces de cada uno.
Mediante este análisis que acabamos de presentar, hemos intentado mostrar la productivi-
dad de esta forma de discurso persuasivo que facilita desplazamientos desde el universo del
discurso religioso hacia otras esferas. Queda para futuros trabajos el análisis del empleo de
estrategias propias del discurso religioso en los discursos políticos.

1046
JUICIO ORAL Y PÚBLICO
LA ATRIBUCIÓN

Isolda E. Carranza
CONICET / Argentina
isolda@arnet.com.ar

El objeto de estudio elegido es la argumentación espontánea en un dominio específico y se


plantea como problema de investigación identificar formas de argumentación en el discurso
natural situado que se produce en el hecho de habla institucional del juicio penal oral. La res-
tricción que de esta etapa del trabajo define el alegato final como el género textual a observar
y obliga a tener en cuenta las características distintivas de estos textos destinados a persuadir
al tribunal, ofrecer una versión congruente de los hechos supuestamente delictivos, y refutar
los argumentos defendidos por la contraparte en las etapas anteriores del debate oral. Los da-
tos considerados son los alegatos finales de 18 juicios penales de tribunales ordinarios (no
federales) recogidos mediante observación etnográfica, grabación y entrevista a algunos de
los acusadores y defensores.
El acusador y el defensor tienen en el alegato la oportunidad de confrontar sus versiones
contrapuestas de la conducta del imputado. Las versiones sobre los hechos que motivaron el
juicio pueden fundarse en las acciones que se seleccionan para constituir un relato sobre el
pasado, o en una clasificación los elementos narrativos (v.g. protagonista, víctima, aconteci-
mientos pasados, conflicto) que igualmente equivale a una interpretación preferida de la reali-
dad. De ahí que la tarea de clasificar como modo de argumentar resulta de interés. Por otro
lado, como es sabido, la administración de la justicia consiste, entre otras cosas, en la aplica-
ción de las figuras delictivas a casos particulares, y la reflexión sociológica sobre las prácticas
de poder ha señalado que las categorías conducen a la objetivación del sujeto y la existencia
de tipos de sujeto, lo que a su vez refuerza los efectos de poder (así actúan también en otros
dominios como la salud mental y la educación). El foco de este estudio no son las categorías
jurídicas, es decir, oficiales en este dominio, sino el empleo de categorías ordinarias o del
mundo de la vida, puesto que son éstas las que no han recibido especial atención en el campo
de los estudios del discurso del derecho. El punto de partida es la atribución –como operación
retórica que consiste en asignar propiedades a entidades discursivas– a fin de observar, prime-
ro, cómo ella sirve a la tarea de categorizar y en segundo lugar, a la tarea de establecer analo-
gías. La mirada se restringe aquí a los alegatos de la defensa.
Es evidente que el razonamiento depende de concepciones sobre estados de cosas específi-
cos, de tal modo que, en el contexto que nos ocupa, un argumento sobre el pasado pone en
juego y combina las concepciones del proponente sobre ese hecho particular. Pero además, el
razonamiento depende de las nociones generales sobre la naturaleza de las cosas, es decir, las
categorías están contenidas en una teoría sobre el mundo. Amsterdam y Bruner (2000) seña-
lan que teorías, relatos y normativas como la religión contienen categorías que les son pro-
pias. Por tanto, se postula aquí que si identificamos las categorías de lenguaje ordinario que se
ponen en juego en el discurso bajo estudio podremos aproximarnos a la teoría (en sentido
cognitivo y social) que les da origen.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

En el fragmento reproducido abajo, mediante el empleo de adjetivos y la evaluación coin-


cidente (“desgracia”) adjudicada a un testigo, el litigante logra representar el homicidio en
cuestión como una acción no intencional realizada en estado de inconsciencia.
1) Acontecimiento. “Para llegar al grado en que llegó en el momento de la culminación de
esta historia que el señor fiscal ha llamado acertadamente también lo llamó así un día en los
comentarios de pasillo ‘Un hecho absurdo’ dijo. Y yo le dije que era un hecho inexplicable.
Absurdo. Inexplicable. Insólito. Imprevisible y hasta diría, por su dinámica, inédito en el
mundo del delito. (‘delito’ en timbre muy bajo) […emisiones omitidas …] Ya vamos a ver
que hay alguien de la brigada que dice que esto es una desgracia, que es el subcomisario
Chávez, y que concientemente esto nunca habría ocurrido.”
Del mismo modo, otro litigante ofrece una visión alternativa muy diferente a la calificación
del acontecimiento como homicidio doloso en ocasión de robo. Según esta categorización
alternativa, la muerte de la víctima del despojo no había sido siquiera deseada.
2) Acontecimiento. “La hipótesis de esta defensa es que esos sujetos .. que, uno de los cua-
les yo creo que no es Agrelo, los vieron a los Cattani ir con la bolsa de la recaudación y dije-
ron ‘Se la arrebatamos.’ Y se la arrebataron, esto es un arrebato, un arrebato que terminó en
una desgracia mayúscula y en el peor de los delitos.”
Es común encontrar que los defensores cuestionan la categoría, adjudicada al defendido, de
“culpable” según se la concibe en el mundo de la vida, por ejemplo, enunciando que uno de
sus rasgos distintivos, la huida, no está presente porque el imputado siguió con su rutina coti-
diana.
3) Cliente. (Ruptura de la tipificación) “Además González no cambió nunca los hábitos de
vida. Siguió yendo al mismo lugar que iba siempre, al videojuego. Ortiz lo dijo acá. ‘Después
de la muerte del joven Cipriani, González fue varias veces a mi local de videojuegos.’
[…emisiones omitidas …] Ahora yo me pregunto, ¿es la conducta que tomó González de una
persona que está sospechada, porque ya la policía a la hora de acaecido el hecho lo empieza a
investigar, de quedarse en su casa, sabiendo que puede, si es considerado culpable, y el juez
de menor lo condena, tener una gravísima pena? ¿y pasar muchos años en prisión?”
En definitiva, este frecuente movimiento argumentativo consiste en sostener que el defen-
dido no actuó prototípicamente como delincuente. Aunque es el reverso de los dos casos ante-
riores, también se alude a una categoría compartida con el auditorio. En el campo de las cien-
cias cognitivas se ha señalado que se categoriza un objeto ya sea comparando los atributos
observados con la lista de componentes de su definición, o asimilando directamente el objeto
a un prototipo. Esta segunda vía es la que parece predominar en todos casos de este estudio,
como se verá también en lo que sigue.
Otra faceta del empleo de la atribución en los alegatos concierne un uso tradicionalmente
denominado falaz, pero sin embargo característico entre los instrumentos retóricos del aboga-
do defensor. Al autor de declaraciones que perjudican la posición de la defensa suele atribuír-
sele propiedades negativas en lugar de refutar el contenido de su argumento (falacia ad homi-
nem), mientras que apelando a la compasión del tribunal se atribuyen propiedades positivas o
negativas al imputado (falacia ad misericordiam).
La falacia ad hominem consiste en dirigir un ataque personal. No se vierte sobre el conte-
nido, el asunto o la proposición que se pretende refutar sino contra el autor de esa proposi-
ción. No involucra la verdad sino que es un intento de persuadir a partir del grado de verdad
que se le adjudica al adversario. En general, puede valer como simple confrontación dialéctica
ya que el golpe dado a la credibilidad del contendiente, aunque se descarte, deja una marca en

1048
Isolda E. Carranza
Juicio oral y público. La atribución

el auditorio. Los ejemplos que la ilustran provienen de diferentes defensores: (4) se refiere al
perito psiquiatra que ha declarado durante el debate y (5) a un joven que se encontraba cerca
del lugar de los hechos.
4) Perito de la contraparte. “Yo había advertido cierta precipitación de Aguilar en sus con-
clusiones, por eso lo llamé poco dotado, para la función, porque justamente en base a lo que
él había dicho, es que se había construido la acusación contra Arce.”
5) Testigo de la contraparte. “Han hecho referencia a Emanuel Zaya. El Tribunal sabe que
no tengo los mejores conceptos. No puedo aclarar en el alegato, no es parte del juicio. Pero es
un fabulador. Primero porque su declaración no la dijo espontáneamente, instantáneamente.
Primero no sabía y después supo de estas cosas. […] Y Emanuel Zaya, a veinte metros dos
personas, trotando, escucha que uno le dice al otro “nos salió mal” y el otro le contesta ‘sí, le
pegué un tiro’. […] Gritar corriendo. No se puede. […] Entonces, ni gritaron ni los pudo es-
cuchar hablar. Un fabulador. Un enfermo.”
El recurso de argumentum ad misericordiam defiende una posición involucrando no el jui-
cio sino las emociones de la audiencia, en particular la compasión. Sin embargo, el aspecto
emocional puede no ser del todo extraño a la prueba. De hecho, en el final del juicio oral el
Presidente del Tribunal otorga la palabra al imputado para que diga aquello que desea, opor-
tunidad que normalmente es empleada para declarar el arrepentimiento y pedir clemencia al
Tribunal. El ejemplo que ilustra lo expuesto tiene la característica de referirse a virtudes
(honestidad, valentía) y adversidades (carrera trunca, accidente) que no están directamente
relacionadas con los hechos que motivaron el juicio (una agresión que causó muerte). Estas
características y la extensión de este pasaje lo distinguen de la mera consideración de circuns-
tancias atenuantes (juventud, falta de antecedentes penales, soporte de familia, etc.) típica de
la fundamentación de la solicitud de la pena.
6) Cliente. “García dos meses después, de esa bomba, que él dijo que tenía poder explosivo
y lo demostró incluso corriendo un riesgo personal, ofrendando casi su vida como lo dice esa
crónica, contra la tesis militar, Arce fue desplazado después de dieciocho años de la Brigada
de Explosivos. Donde había descollado como un policía preocupado. especializado. en
constante superación. Es decir que no era un improvisado. No era un burócrata. no era un
personal rutinario. De la policía. Era un hombre identificado con su tarea, un apasionado
con su tarea, como hoy es un apasionado con la cultura, con el intelecto, y con la prepa-
ración. Está a cargo de la biblioteca en la Cárcel de Encausados de la Provincia de Córdoba, y
tiene a su cargo también la dirección de la publicación de una revista. en la Cárcel de Encau-
sados. Vale decir que diez años después de aquellos acontecimientos, García sigue siempre
apostando a la mejoría. Personal. Aquella vez, en el orden funcional y ahora, en el orden per-
sonal. Como un alimento espiritual. Y también para afrontar las duras condiciones de la incer-
tidumbre carcelaria. Bien.
“No consta por qué salió. De la policía. De la Brigada de Explosivos. Pero sí consta que
entró en un cuadro de depresión, según lo atestigua dramáticamente el legajo cuando dice
‘Padece un cuadro de depresión’. Tiempo después del traslado. Ya se consideraba un inútil.
Un inservible. Había entregado su vida a la Brigada de Explosivos y de pronto, por haber opi-
nado en contra de una tendencia represiva muy instalada en aquel entonces, era desalojado de
sus funciones. Después pasó sin pena ni gloria como sumariante de la Seccional Décima, y
finalmente es pasado a retiro obligatorio, no como un ser antisocial, ni como un ebrio, ni co-
mo un alcóholico, ni por tener una conducta desarreglada, sino pasa por los fundamentos del
decreto que he traído incorporado como prueba nueva, y sin que eso vaya en mengua de su

1049
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

reputación, de su trayectoria y de sus condiciones, porque hay otros que aspiran a tener esa
función, él tenía ya más de 15 años de antigüedad y el dato sobresaliente, es que muchas ve-
ces pasan a retiro aquellos, que como García, tienen una carpeta médica, de inasistencia de
casi un año y medio, dos, derivada de un accidente de motociclista que había tenido justa-
mente al salir de una dependencia policial que era la del último destino de él. en las filas
policiales. Vale decir que García no fue sacado de las filas policiales por ebrio, ni fue retirado
obligatoriamente por ebrio.”
Es necesario tener en cuenta que si bien el destinatario directo del alegato de la defensa es
el Tribunal, el blanco indirecto (en la terminología de Levinson 1988) es el cliente y sus fami-
liares. Esto da cuenta de la presencia recurrente de la apelación basada en la categorización
favorable del imputado en los alegatos tanto de defensores privados como de asesores letrados
provistos por el Tribunal. Aun en juicios abreviados (donde la pena ya está acordada por ne-
gociación entre las partes), se observa que el litigante se dedica extensamente a caracterizar al
defendido como un tipo de persona, tal como ilustra el siguiente fragmento.
7) Cliente. “Mi defendido es una persona que sin duda se ha puesto al margen de la ley por
eso que ha sido condenado o va a ser condenado en la presente causa pero no es una persona
de aquellas que tengan un desprecio absoluto a la ley y mucho menos de aquellas personas
que tengan un desprecio absoluto por la vida de un tercero. Ha sido realmente un chico bue-
no a lo largo de sus veinte y pico de año(s), no ha tenido -fíjese que de autos surge que no ha
tenido que sufrir medidas corre-correctivas de ningún tipo en su estado de adolescencia o de (
... ). Mi defendido quizá haciendo una incorrecta equivocada elección en el método resolutivo,
plantea la vida, y las circunstancias actuales de la vida en sociedad, ha elegido el camino de lo
incorrecto, para proveerse de medios materiales. Pero: sin duda que esta:s cuestiones no son
cuestiones de las leyes naturales, no existe la predeterminación natural para que una persona
sea pobre, no encuentre trabajo, o no se eduque. E:: m son situaciones que vienen muchas
veces, y la mayoría de las veces, decididas por el ámbito social, político y estadual en el que
nos movemos. Y mi defendido ha sido expulsado de ese ámbito, Sr. Presidente.”
En diversos paradigmas teóricos se acepta que el éxito de la argumentación es el grado de
adhesión del auditorio. Por tanto, los parámetros de juicio y valoración que aplica el auditorio
son de importancia capital y en un estudio como el presente de argumentación contextualizada
dentro de un área de práctica determinada cabe notar que el litigante asume que el tribunal
comparte su concepción de, por ejemplo, “chico bueno” o “persona de bien” como parte de
una base de creencias comunes. Más aún, cabe preguntarse a qué teoría sobre el orden social
remite tal categoría. En el siguiente caso, minutos después de categorizar favorablemente a su
defendido, la asesora letrada elogia a los abogados adversarios y se refiere a los propios testi-
gos, varios de ellos familiares del imputado, como constituyendo un tipo social.
8) Cliente. “Voy a hablar primero de las condiciones de mi asistido. Mi asistido, un mu-
chacho bueno, humilde, trabajador, aunque a veces no recuerde o no sepa explicar dónde
trabajaba. Pero ha quedado probado aquí, en todos los testimonios, en toda la gente que ha
pasado por esta silla, que este muchacho ha tenido siempre una conducta intachable. Que es
una persona de bien, con una familia bien constituida, donde su madre se ha preocupado
permanentemente por su persona, y que ha callado quizás porque haya sido una estrategia
defensiva, en fin, por los avatares del proceso. [… emisiones omitidas …]”
Testigos de parte. “Esta defensa ha permitido que las partes, que el señor fiscal de Cámara,
que el señor representante de la querella, dos personas a quienes respeto profundamente y
también admiro, porque creo que son uno de los mejores fiscales, y uno de los mejores abo-

1050
Isolda E. Carranza
Juicio oral y público. La atribución

gados penalistas de Córdoba, les preguntaran todo lo que necesitaran para saber, para sonsacar
de esta gente cuál había que- había sido la verdad de los hechos. Esta gente, si bien no sabían
dar detalles, vacilaban, seguía rondando el fantasma del miedo, el miedo quizás a los estrados.
El miedo a estar en un ambiente que no es el propio. a esta gente, desgraciadamente, no les
ha sido dado el don del verbo.”
Al representar los allegados al imputado como pertenecientes a una categoría única, dife-
rente y distante de la de sus colegas y miembros de la institución, la hablante asume que su
destinatario directo, el tribunal, comparte su teoría sobre el orden social en la que tales catego-
rías existen.
La última faceta del empleo de la atribución que será examinada aquí combina la alusión a
categorías con el establecimiento de una relación analógica que pretende ser favorable para la
defensa del imputado. En (9) se rechaza la aplicabilidad de una categoría basada en la propie-
dad “frecuentar malas compañías”.
9) Analogía. Cliente. Ruptura de la tipificación porque el rasgo no es distintivo. “Porque
sino, si fuera por las malas juntas, todos estaríamos sospechados. Porque yo … tengo colegas
y gente de la política. a la cual también me dedico (timbre más bajo, tempo rápido) que han
estado presos y sospechados. El abogado querellante también. Y hasta algunos de los funcio-
narios del Magistrado. Porque el doctor Serra que ha sido condenado por la Justicia fue
miembro del Tribunal Superior de Justicia y algunos han sido funcionarios o empleados de
¡él! Si es por las malas amistades, estaríamos todos sospechados entonces.”
El fragmento (10), abajo, fue producido por la misma hablante de (8). A pesar de las emi-
siones iniciales que indican razones para que un día particular fuera memorable, la abogada
comienza a emplear una categoría para los participantes expertos del juicio, y construye luego
dos analogías con su experiencia personal para exonerar a los testigos de parte de tener que
recordar con precisión.
10) Analogía. Testigos de parte. “Y el crimen que había sucedido en el barrio hizo que mu-
cha gente recordara cosas que uno habitualmente, uno no tiene en cuenta. Ni siquiera noso-
tros, que por designio de Dios o no sé por qué, pertenecemos a un segmento social, y de algu-
na manera somos privilegiados, no podemos recor- yo no recuerdo qué comí antes de anoche,
y para mí antes de anoche fue una noche muy importante, porque falleció una persona amiga
muy querida y tuve que ir al velatorio. Entonces antes de anoche es una noche que yo tendría
que acordarme según las preguntas que se hicieron a estos testigos qué hice, no sé ni qué co-
mí. No sé a qué hora fui al velatorio. Lo que sí sé es que trasnoché por el velatorio. y después
tuve que venir acá. Entonces si a nosotros que somos personas que supuestamente tenemos …
estudios, tenemos un lenguaje- supuestamente técnico, se nos pasan esos detalles, en momen-
tos importantes para la vida de uno, como son las pérdidas o a lo mejor las adquisiciones.
“Tampoco me acuerdo, si vamos- y no los quiero cansar. qué fue- cómo fue el almuerzo
del día en que juré como asesora letrada, que hace meses que soy asesora letrada, si bien mi
trayectoria en tribunales data de largo.
“Entonces por qué se tenían que acordar los Acosta quién fue el que precisamente se subió
al árbol, si normalmente lo hacen entre los tres. por qué tenían los dos que coincidir.”
Aunque no sea necesario destacar la debilidad de los argumentos del ejemplo, es pertinente
notar que, junto con el argumento ad hominem y el argumento ad misericordiam, el razona-
miento analógico que observamos es parte de la batería de recursos argumentativos de todos
los defensores sujetos de este estudio y por lo tanto, se emplean en la práctica cotidiana de la
administración de justicia. En los manuales de la profesión, el razonamiento de jueces y abo-

1051
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

gados se denomina, sin distinguir entre ellos, razonamiento forense y se caracteriza como
“primordialmente –y no totalmente– deductivo” (Ghirardi 1998) puesto que, una vez que una
norma se toma como premisa universal y la calificación de un caso concreto se establece co-
mo premisa menor, ellas conducen a una conclusión necesaria. Sin embargo, el análisis empí-
rico del género alegato final de defensores en el juicio penal oral proporciona indicadores que
contradicen la primacía del razonamiento deductivo en el nivel local del discurso jurídico
efectivamente producido. Esto sugiere la necesidad, de aquí en más, de contrastar la propor-
ción existente entre la ocurrencia de diversos esquemas argumentativos y de comparar el uso
que de ellos hacen defensores y fiscales.
Del mismo modo, parte del componente discursivo de la práctica jurídica es la puesta en
juego de categorías sociales existentes más allá de la institución, en la sociedad en la que se
imparte justicia.
La autonomía de la ley como norma aplicada independientemente de los intereses sociales
particulares enfrentados no cancela el hecho de que “el derecho siempre ha sido dependiente
de las estructuras sociales con las que tiene que tratar” (Teubner 1984 citado en Morales de
Setién Rabian, 2000). De hecho, en la administración de justicia, como hemos visto, se expre-
san contenidos directamente relacionados con la identidad individual, grupal e institucional.
Por tanto, esta aproximación a la práctica jurídica desde la argumentación oral, más que ofre-
cer conclusiones, abre vías de reflexión sobre los modos de reproducción de la institución y
del orden social.

Bibliografía
AMSTERDAM, ANTHONY Y JEROME BRUNER. 2000. Minding the Law. Cambridge: Harvard University Press.
GHIRARDI, OLSEN A. 1998. El razonamiento forense. Córdoba: Ediciones del Copista.
LEVINSON, STEPHEN. 1988. “Putting Linguistics on a Proper footing: Explorations in Goffman’s Concepts of
Participation” En PAUL DREW Y ANTHONY WOOTTON (comps.), Erving Goffman: Exploring the Inter-
action Order. Boston: Northeastern University Press.
MORALES DE SETIÉN RAVINA. 2000. “La racionalidad jurídica en crisis” En Pierre Bourdieu y Gunther Teubner,
La fuerza del derecho. Bogotá: Ediciones Uniandes.

1052
EL DISCURSO PEDAGÓGICO DE LAS CIENCIAS SOCIALES
UNA MIRADA COMPARATIVA

Guillermina Castro Fox


Universidad Nacional del Sur / Argentina
guicastrofox@aol.com

Este trabajo se inscribe en la línea de la lingüística sistémico funcional, más precisamente


entre aquellos estudios orientados al discurso pedagógico en el campo de las ciencias sociales
(Halliday y Martin,1993 ; Christie y Martin, 1997), y se vale de las herramientas propuestas
desde la lingüística crítica para el análisis de los procesos ideológicos implicados en el discur-
so (Fairclough, 1989).
Partimos de la noción de discurso como práctica social realizada a través de metafunciones
que integran valores experienciales (función ideacional), relacionales y expresivos (función
interpersonal) en la construcción de la experiencia y de las relaciones de distinta índole entre
hablante y oyente o autor y lector (cfr. Halliday, 1994). Así, "el discurso es un campo a la vez
de procesos ideológicos y de procesos lingüísticos (...) El análisis nos da una visión de las
determinaciones ideológicas del discurso, y muestra su compromiso en los procesos ideológi-
cos y de los estadios que constituyen la reproducción de la ideología" (Trew, 1983: 208-211).
En este sentido, el discurso pedagógico se manifiesta como una práctica que parte de una
asimetría entre autor y lector, y que -en virtud de su pertenencia a la institución educativa -
está destinado a legitimar la existencia y el comportamiento de las instituciones de poder (cfr.
Kress, 1985: 67).
El campo de las ciencias sociales es especialmente propicio para reconocer ideologías sub-
yacentes en el texto . Para su análisis trabajamos comparativamente con dos libros de texto de
la asignatura Instrucción Cívica pertenecientes a diferentes épocas: "Formación Moral y Cívi-
ca"de R. Kechichian, de 1979 (en adelante llamado corpus A) y "Formación Ética y Ciudada-
na" de Schujman y otros, de 1999 (en adelante, corpus B). Elegimos dos períodos históricos
de nuestro país con características bien diferenciadas en cuanto a su situación político-
institucional, y sobre la base de la noción de valores experienciales, relacionales y expresivos
intentamos verificar si existen diferencias ideológicas entre ambos textos, y en tal caso qué
recursos lingüísticos codifican estas distintas representaciones del mundo.

Valores experienciales
Vocabulario
a) Esquemas de clasificación y selección
El ámbito de los deberes y el de los derechos tienen diferente jerarquía en los corpus. En el
corpus A, los deberes y obligaciones aparecen en primer lugar en el desarrollo del texto, y se
les otorga un espacio considerable. En el B, sólo se habla acerca de los derechos de los ciuda-
danos; no hay ningún apartado destinado a sus deberes. Ambos fenómenos responden a una
selección ideológica de los contenidos, que quedará mejor explicada a través del análisis del
componente experiencial en ambos corpus. Comenzaremos enfocando nuestro análisis en los
derechos que se presentan.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

En el corpus A encontramos que la caracterización de los derechos políticos adopta un


formato diferente a la presentación de los demás derechos. En este caso, no se desarrollan a
través de incisos donde esté destacado cada uno de los derechos, sino que se presentan en
forma de dos oraciones sin negrita, cursiva o formato de inciso alguno:
Tienen relación con la calidad de ciudadano y se refieren a la intervención del mismo en la vida política
mediante el ejercicio del derecho del sufragio. También tienen relación con la presentación de candidatu-
ras para los cargos electivos de la Nación, las provincias y los municipios. (K: 174)
Fuera de las características gramaticales de este fragmento relativas a la nominalización
–que abordaremos más adelante–, nos interesa destacar aquí algunos términos que se presen-
tan de manera especialmente "vaga", tales como calidad de ciudadano y cargos electivos. No
se explicita en el texto el alcance de tales términos (por ejemplo, cuáles son los cargos electi-
vos a los que se podría aspirar). Además, nos resulta significativa la elección de la palabra
sufragio en lugar de la posible alternativa voto. El concepto de sufragio es más técnico y es su
primera aparición en el texto; sin embargo, queda sin explicar por parte del autor. Este pare-
ciera refugiarse en la tecnicalidad de la palabra - que puede tener como consecuencia su falta
de comprensión - para generar en el lector mayor alejamiento con el contenido de su enuncia-
do.
Este tema se aborda también en el corpus B, que lo presenta a lo largo de tres párrafos ex-
tensos, con abundantes cursivas y varias reformulaciones de carácter explicativo:
Ej.: (...) que toda persona tenga el derecho de acceso a las funciones públicas de su país, en condiciones
de igualdad, y el derecho de elegir a los representantes, es decir, que la voluntad del pueblo se exprese
mediante elecciones auténticas celebradas periódicamente, por sufragio universal u otro procedimiento
equivalente que garantice la libertad de voto. (S: 155)
Los derechos se presentan en su formulación original (como en la Constitución) y en cursi-
va, y además se los explica, de tal manera que queden destacados y claros. La opacidad y cla-
ridad relativas de los distintos fragmentos responde a la posición ideológica de cada etapa
histórica respecto del ejercicio de los derechos políticos.
b) Relaciones de sentido entre palabras ideológicamente significativas.
En primer lugar analizaremos aquellas relaciones que Dubois llama "asociativas" (cfr.
1962) referidas al concepto de libertad. Si bien este término aparece con mayor frecuencia en
el corpus B que en el A –lo que es consistente con la mayor o menor relevancia relativa otor-
gada al campo de los derechos y al de las obligaciones en ambos corpus–, observamos que
presenta una carga connotativa distinta.
En el corpus A la libertad se enfoca desde los límites que debe tener para no transformarse
en libertinaje:
En los países democráticos (...) se ha criticado una falta de valor (...) ante la libertad de tantos individuos
para obrar en cualquier momento fuera del límite de la ley. La libertad mal empleada, la libertad del irres-
ponsable parece en muchos casos triunfar frente a los que obran el bien. (K: .30)
El concepto de libertad aparece aquí en conjunción con otros términos como violencia mo-
ral, mal, pornografía, crímenes y satanismo. En tanto, en el corpus B, encontramos el concep-
to de libertad asociado a términos como convivencia, participación, tolerancia y pluralismo,
ya que se la enfoca desde la posibilidad de disentir en un régimen democrático:
la democracia (...) no sólo permite la crítica y el disenso, sino que debe proteger a quien disiente y permi-
tirle expresarse libremente. (S: 118)
En el corpus A el autor establece una oposición entre estados democráticos y gobiernos to-
talitarios. Inmediatamente después, presenta un artículo aparecido en una revista porteña,
precedido por la siguiente aclaración:

1054
Guillermina Castro Fox
El discurso pedagógico de las ciencias sociales. Una mirada comparativa

Mediante su lectura comprenderá el alumno qué sentido da el gobierno comunista a la dignidad humana.
(K: 28)
La identidad así presupuesta entre gobiernos totalitarios y comunistas queda ilustrada a
partir de la transcripción de las características de la vida en Camboya. En el artículo transcrip-
to, el campo léxico1 de la "democracia" (entre comillas en el título, con connotaciones iróni-
cas) queda estructurado a partir de términos tales como “pueblo condenado, torturado y asesi-
nado”, “lágrimas, despojos de los intelectuales”, “señalamiento y muerte” (K: 29-30). Nos
parece importante destacar que aquí tampoco se hacen referencias explícitas a la libertad ,
sino que se argumenta que lo que falta en Camboya es el respeto por la dignidad humana.
En contraposición, los autores de B, a partir de una serie de posibles opuestos para demo-
cracia (que incluye tiranía, absolutismo, dictadura y totalitarismo), eligen el término autori-
tarismo. La justificación está basada nuevamente en el concepto de libertad : "Cuando rige el
autoritarismo no hay sitio para la libertad. Por ende, el autoritarismo es contrario a la democracia" (S:
120).
Gramática
Para el análisis de los valores experienciales de las características gramaticales en los tex-
tos, elegimos dos ejes temáticos distintos entre sí, pero de gran peso relativo en cada uno de
los discursos: el del cumplimiento de la ley en el corpus A, y el de la democracia en Argenti-
na, en el B.
En el corpus A, analizando la gramática de la transitividad, encontramos la oración "La ley
es coactiva y prevé una sanción para sus incumplidores" (K: 26).
Aquí tenemos un participante sujeto inanimado al que en primer término se le atribuye una
característica (coactiva) y que en virtud de tal, en la segunda claúsula se transforma en un
agente animado que prevé sanciones hacia otros posibles participantes en el proceso. La ley (y
no aquellos que se encargan de hacerla cumplir) tiene en todo el texto un status especial: se-
gún esta visión, las autoridades quedan libradas de toda responsabilidad pues son meros ins-
trumentos de la ley, y no a la inversa.
Esta idea queda reforzada a través del desdibujamiento de otros posibles agentes, como por
ejemplo con el uso de la pasiva con se en la frase "Hay ciertas cosas que no se pueden cam-
biar (...) Una de ellas es el respeto a la ley" (K: 26). En este ejemplo, la modalidad deóntica de
la segunda parte del primer enunciado sumada a la categórica de la primera (hay) y del segun-
do enunciado colaboran para destacar el carácter definitivo e inamovible de la ley, y su pre-
eminencia sobre otros posibles agentes a los que se les quita todo poder. La nominalización
funciona en este texto como otro procedimiento para borrar todo agente animado y dar así
prevalencia a la ley y al hecho de cumplirla: "Su acatamiento debe fundarse en las energías
morales o grado de virtud de los habitantes". Expresado de esta manera, acatamiento es una
forma de quitarle el poder al pueblo tanto en lo semántico (implica sometimiento) como en lo
gramatical, dado que los habitantes aparecen al final de la frase y su condición de agentes del
proceso queda borrosa a raíz de la metáfora gramatical.
La idea de quitarle poder al pueblo se manifiesta en otras expresiones del texto, en las que
aparentemente se nos está informando acerca del control que el pueblo ejerce sobre la autori-
dad: "La autoridad es de alguna forma controlada por el pueblo" (K :188). El uso de la voz
pasiva aquí desplaza la importancia del agente (pueblo) y destaca la de la autoridad en un pro-

1
Es necesario aclarar que tomamos el campo léxico en su sentido amplio, incluyendo las relaciones paradigmáticas y sintag-
máticas que se establecen con respecto a un término en el discurso.

1055
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

cedimiento que se ve reforzado por la utilización del atenuador de alguna forma que relativiza
aún más el poder del pueblo.
En el texto queda establecida una clara cadena de poder según la cual prevalece la ley so-
bre las autoridades, y las autoridades sobre el pueblo.
En el corpus B aparecen prioritariamente entidades no animadas como sujeto de los proce-
sos a la hora de estructurar las cláusulas. Se trata de resultados de procesos de nominalización
del siguiente estilo: "La inestabilidad institucional se convirtió en uno de los principales pro-
blemas de la Argentina" o "Las interrupciones del orden constitucional fueron cada vez más
violentas y duraderas" (S: 122).
Tales estructuras vuelcan la carga de los procesos sobre los sujetos inanimados, y generan
un efecto de aparente objetividad, ya que los autores evitan referencias claras a los responsa-
bles de tales interrupciones. Cuando aparecen los responsables, lo hacen a través de un sujeto
compuesto en el que las cargas de la agentividad quedan repartidas de igual manera: "Durante
50 años, los gobiernos civiles y militares se alternaron en el poder en forma permanente". En
este ejemplo, podemos apreciar que no se hacen diferencias entre los tipos de gobiernos que
alternan en el poder, ni en los métodos de acceso a poder.
Esta forma de presentación se genera ante hechos valorados como negativos por los pro-
pios autores (“dictadura terrible”) como aquellos evaluados como positivos ("la transición
democrática iniciada luego de la derrota de Malvinas parece haberse consolidado definitiva-
mente", –donde quien haya iniciado tal transición queda desdibujado a través de la pasiviza-
ción de la estructura de la oración–).

Valores relacionales
Vocabulario
Según Fairclough, "quienes producen textos a menudo adoptan estrategias para evitar la
presentación de valores expresivos de las palabras por razones relacionales" (1989:117, nues-
tra traducción). Como resultado de este proceso encontramos en A expresiones eufemísticas
tales como ideas confusas en un contexto en el que se equipara esta noción con “rebelión ju-
venil” y se opone a “respeto a la ley”, “convivencia pacífica” y “progreso social”. Lo confuso,
al manifestar rebeldía ante el respeto por la ley, queda así ubicado en la misma serie relativa a
las formas de violar la ley enumeradas en el texto: “delincuencia juvenil”, “organizaciones de
contrabandista” y “traficantes de drogas”. Lo confuso –que se impregna de valoraciones nega-
tivas al presentarse en términos de oposición con lo considerado "correcto" por el autor– es
aquello ante lo que "padres y maestros no deben ceder terreno" (K: 26).
Ya hemos mencionado la elección que los autores del corpus B hacen de algunos términos
(nominalizaciones). Se usan en el texto expresiones que podrían ser consideradas eufemísti-
cas, como por ejemplo: "interrupciones del orden constitucional" en vez de una posible alter-
nativa como “golpes de estado” ( S:122). Este fenómeno parecería no estar fundado en la in-
tención de "esconder" valoraciones negativas por parte de los autores -que en el mismo texto
califican a uno de esos gobiernos de facto como terribles -, sino más bien para reforzar en la
elección de expresiones referenciales una ilusión de objetividad o distanciamiento que ya ve-
rificamos en el ámbito de lo gramatical.

1056
Guillermina Castro Fox
El discurso pedagógico de las ciencias sociales. Una mirada comparativa

Gramática
a) Modo
El modo predominante en ambos corpus es el declarativo. Esto resulta consistente con el
tipo de discurso con el que se articula el texto: el discurso de carácter didáctico. Según Fair-
clough, "las asimetrías sistemáticas en la distribución de los modos entre participates son im-
portantes en términos de relaciones entre participantes (..):dar información es generalmente
una posición de poder" (1989:126- nuestra traducción). Tal asimetría, asumida como base del
proceso explicativo (cfr. Zamudio y Atorresi, 1998: 34), refuerza entonces el manejo ideoló-
gico en el que el autor es el que tiene el 'saber' , y el lector-alumno, quien debe 'aprenderlo'.
b) Pronombres de primera persona
Uno de los usos más significativos del nosotros en el corpus A lo encontramos cuando se
define la democracia. Hasta el momento, las formas de primera persona de plural no incluían
al lector, sino que se referían al autor mismo (ej. "reproducimos a continuación un artículo"
K: 28). En la definición de democracia, el autor organiza el siguiente contrapunto:
Antiguamente, democracia designaba una forma de gobierno (...) En la actualidad, empleamos más bien
la palabra democrática como adjetivo (...) Así decimos: país democrático, gobierno democrático (...) co-
legio democrático. La utilizamos para referirnos a la manera de ser (...) a un estilo de vida. (K, 188).
Vemos cómo el lector queda claramente incluido en el texto, y se lo hace aparentemente
partícipe de las decisiones respecto de cuándo aplicar el término democracia, cuyo significado
ha sido recortado y convenientemente adecuado a la situación política del momento.
Podríamos comparar esta elección de formas gramaticales con la que encontramos para la
definición de república, en la que el autor también compara el concepto en la antigüedad y en
la actualidad, pero lo hace en ambas oportunidades utilizando verbos en tercera persona pasi-
va (se la usó; se aplica K: 184). En este caso, el esfuerzo del autor por incluir al lector en la apli-
cación de la definición no se hace necesario, ya que el término república no genera un des-
acuerdo2 con la situación política vigente en el momento.
Con respecto al corpus B, se utiliza un nosotros que incluye al lector para escapar al condi-
cionamiento ideológico de la forma explicativa en la siguiente sección del libro que nos sirve
de ejemplo: "Las cosas que ya sabemos; las cosas que ya pensamos". Aquí los autores pretenden ir
en contra de su mismo modo declarativo, renunciando a su posición de poder relativo sobre
los lectores e incluyéndolos en el grupo de los que ya tienen el conocimiento. Esta maniobra
parece ser un intento de "democratizar" la relación entre autor y lector.

Valores expresivos
Vocabulario
Ya hemos presentado algunos términos evaluados de manera positiva o negativa en ambos
corpus, y que refieren a esquemas de clasificación ideológicamente contrastivos (cfr. Fair-
clough 1989: 119), como por ejemplo el caso de libertad y democracia.

2
Trew dice al respecto: "Las anomalías surgen constantemente ante teorías (...) Tiene que encontrarse una resolución del
conflicto, ya sea cambiando la teoría o reinterpretando el acontecimiento de tal modo que se presente después de todo como
la clase de cosa que era justamente de esperarse" (1983:131)

1057
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Gramática
La certeza es la modalidad dominante en ambos corpus. En el corpus A alterna mayormen-
te con expresiones deónticas; en el B, aparece atenuada en ocasiones -siempre dentro del ám-
bito de lo epistémico- a través de índices de posibilidad (es posible que, pareciera que).
Según Fairclough, "la prevalencia de modalidades categóricas sostiene una visión del
mundo como transparente- como señalando su propio significado a cualquier observador, sin
necesidad de interpretación ni representación" (1989: 129- nuestra traducción). Este fenóme-
no nos remite nuevamente a la cuestión pragmática que le es inherente al texto pedagógico:
una situación básica de "asimetría" entre autor y lector, y una intención por parte del partici-
pante con mayor poder relativo de "equilibrar" la situación.

Conclusiones
La dimensión ideológica que atraviesa ambos corpus de textos analizados se manifiesta en
dos ámbitos distintos.
Uno de ellos es aquel relacionado con la ideología político-institucional que se pretende
legitimar a través de mecanismos de selección de los recursos lingüísticos. Aquí es donde
encontramos más diferencias entre los textos. En el corpus A se establece un esquema de po-
der que presenta a la ley imponiéndose sobre los ciudadanos, y a las autoridades como el ins-
trumento de la ley. Los ciudadanos quedan ubicados en el sector menos poderoso; se priorizan
sus obligaciones y deberes por sobre sus derechos. Prima el concepto de dignidad humana
por sobre el de libertad.
El corpus B gira en torno al concepto de democracia, y el poder pasa efectivamente al
pueblo, quien según el esquema generado en el texto pareciera tener sólo derechos y ninguna
obligación.
Esta interpretación es lógicamente consistente con la situación político y social vigente en
cada momento histórico: el discurso de las instituciones públicas legitima el mantenimiento
del orden social.
Sin embargo, hay otro orden que mantener. Es aquel vinculado con la situación de poder
relativo y acceso al conocimiento dentro de la institución escolar. Esta constituye la segunda
dimensión ideológica que se puede desentrañar en los discursos, y no encontramos grandes
diferencias en su manifestación dentro de los corpus analizados. Ambos se valen de estructu-
ras gramaticales para generar un efecto de neutralidad por parte del autor hacia el contenido
del texto (modo, modalidades). En ambos se selecciona y jerarquiza la información según
criterios ideológicos, y ambos esconden en mayor o menor medida este proceso de interpreta-
ción de la realidad detrás de un discurso aparentemente "transparente". La intención es expli-
cativa; la realización - en tanto atravesada por una ideología- es argumentativa.
Resta analizar hasta qué punto el grupo de menor poder involucrado en la interacción -el
alumno- está advertido acerca de esta situación, y en qué medida cuenta con las herramientas
necesarias para desentrañar los mecanismos de manipulación presentes en el discurso pedagó-
gico.

Corpus analizado
KECHICHIAN R. (1979 ) Formación Moral y Cívica Buenos Aires, Stella.

1058
Guillermina Castro Fox
El discurso pedagógico de las ciencias sociales. Una mirada comparativa

SCHUJMAN G., HERSZKOWICH E. Y FINOCCHIO S. (1999) Filosofía y Formación Ética y Ciudadana. Buenos Ai-
res, Aique.

Bibliografía
CHRISTIE F. & MARTIN, J.R. (1997) Genre and Institutions Social Processes in the workplace and school. Lon-
don and New York, Continuum.
DUBOIS, J. (1962) Le vocabulaire social et politique en France de 1869 á 1872. Larousse.
FAIRCLOUGH N. (1989) Language and Power London, Longman.
FOWLER R., HODGE B. Y TREW T. (1983) Lenguaje y Control México, FCE.
HALLIDAY, M.A.K. (1985) An introduction to functional grammar London, Arnold.
HALLIDAY, M.A.K & MARTIN, J.R. (1993) Writing Science. Literacy and discursive power. London, Falmer.
KRESS, G. (1985) "Ideological Structures in Discourse" En: Van Dijk T. (ed) Handbook of Discourse Analysis
Vol. 4 London Academic Press.
ZAMUDIO B. y ATORRESI A. (1998) El texto explicativo. Su aplicación y su enseñanza. Programa Ciencia, CO-
NICET.

1059
LA ARGUMENTACIÓN DIDÁCTICA
ESTRATEGIAS EXPLICATIVAS DEL PROFESOR Y CAPACIDAD REFLEXIVA DE LOS ALUMNOS1

Nina Crespo Allende


Universidad Católica de Valparaíso / Chile
ncrespo@ucv.cl

Perelman y Olbrechts (1989) sostienen que todo discurso es -en última instancia- una ar-
gumentación que busca influir en el receptor y generar una adhesión del público a las ideas de
aquél que está hablando. En el caso del discurso áulico del profesor, nos dice Vilá (2000), esta
adhesión implica una acción didáctica cuyos objetivos son enseñar nuevos conceptos a los
alumnos e interesarlos en el proceso de aprender.
Con este marco, y en un intento por realizar un análisis de la interacción verbal que ocurre
entre docentes y alumnos en las aulas de lengua, nos interesa observar cuáles son las caracte-
rísticas del discurso didáctico –sobre todo interactivo y explicativo– que utilizan para enseñar
ciertos profesores. Ellos están a cargo de cursos cuyos alumnos demostraron un conocimiento
metacomprensivo muy bueno. El presupuesto de base sostiene que la eficiencia de un profesor
en su tarea de explicar y transmitir información en un marco didáctico, debería influir en la
capacidad de sus alumnos de pensar más reflexivamente sobre la lengua en general y sobre la
lectura en particular.

Marco Teórico
Todo lector desarrolla con el tiempo una representación de lo que es su lectura. El término
conocimiento metacomprensivo –relacionado con el concepto de metacognición, acuñado por
John Flavell (1985)– alude a este saber reflexivo que el alumno posee. Es importante porque
manifiesta la existencia de un modelo mental de lo que la lectura es para cada sujeto y -de
alguna manera- guía su quehacer cuando se encuentra enfrentado aquellas tareas que involu-
cren la habilidad de leer.
Algunas investigaciones (Crespo, 2001) parecen indicar que existe una relación entre el
conocimiento metacomprensivo del niño y el de su maestro. Ahora interesa saber de manera
más precisa en qué medida la actividad verbal que el docente despliega tiene relación con lo
que el niño manifiesta saber y alcanza a reflexionar. Interesa sobre todo acá observar las ca-
racterísticas de las explicaciones orales en la sala de clases.
Zamudio y Atorresi, (2000) señalan que el término “explicar” es de naturaleza ambigua,
pero que –a pesar de todo– es posible rescatar un concepto básico: la idea de desenvolver algo
que estaba envuelto, de desplegarlo y volverlo claro. Por este motivo, las autoras señalan que
toda explicación involucra dos segmentos: el explicando (aquello que debe ser aclarado) y el
explicante (que vuelve a presentar el objeto para hacerlo conceptualmente más claro) relacio-
nados en forma causal o en forma ecuativa (paráfrasis).
Sin embargo, las explicaciones orales que se desarrollan en una sala de clases constituyen
un género muy específico dentro de los intercambios verbales que ocurren en las distintas

1
Investigación financiada por proyecto FONDECYT 1010319.
Nina Crespo Allende
La argumentación didáctica. Estrategias explicativas del profesor y capacidad reflexiva de los alumnos

esferas del quehacer humano. En este sentido “el tipo de actividad impone restricciones for-
males, orienta la representación semántica y nos da la clave para identificar los actos de habla
que la conforman” (Ribas, 2002:19). Por este motivo, puede decirse que las interacciones ver-
bales tienen lugar en una situación comunicativa particular que es la dinámica de la enseñan-
za-aprendizaje y por eso aparece con ciertos rasgos particularizadores (Vilá, 2000). Por un
lado, el profesor –principal emisor y gestor de este discurso– posee un propósito bien definido
que es hacer que sus alumnos aprendan ciertos conceptos que difícilmente podrían aprender
por sí mismos y, por otro, busca interesarlos en aquello que explica. Es este último punto, la
búsqueda de una motivación, lo que le permite a Vilá señalar que las explicaciones generadas
en ámbitos académicos se acercan a la argumentación porque buscan crear en el público no
sólo la claridad conceptual sino también un entusiasmo y motivación por el tema.
Así mismo, los participantes del evento explicativo que ocurre al interior de una sala de
clases pueden considerarse como conformando dos grupos distintos –los que aprenden y el
que enseña– que colaboran para construir un significado común. Ambos son participantes
activos por lo cual, la explicación didáctica más que ser un discurso monogestionado, se pare-
ce a un diálogo en el cual todos participan. Aunque un alumno no verbalice explícitamente su
colaboración en un discurso de aula producido por su profesor, es muy posible hallar en él
marcas de cuestionamientos, interrogaciones, anticipaciones que indican que el docente ha
tenido en cuenta a sus interlocutores y ha ido dialogando con ellos en la construcción de signi-
ficado.
De acuerdo con distintos autores (Sánchez Miguel, 1993; Vilá, 2000; Santibañez, 2000) es
posible distinguir en el discurso expositivo didáctico diversas características, que devienen de
su naturaleza intermedia entre lo oral y lo escrito (Vilá, 2000). Este es un discurso que tienen
rasgos de la espontaneidad propia de la oralidad pero a su vez es posible reconocer en él ras-
gos más formales propios de la escritura, debido a la temática y a la finalidad última de este
tipo de lenguaje. Por otra parte, este discurso es estratégico en el sentido de que es gestionado
por un individuo que busca claramente un objetivo y que además está sujeto a una serie de
cirsunstancias a las que debe adaptarse, como las características de los estudiantes, sus saberes
e intereses en el tema que les propone, el grado de cansancio que tanto él como sus aprendices
poseen, etc. Es por todo esto que, siguiendo a Vilá (2000), consideraremos estos rasgos como
estrategias comunicativas del docente, es decir, como acciones intencionadas y contingentes
que él implementa para lograr su finalidad didáctica.
En primer término, cabe citar aquellas estrategias para explícitar la estructura del texto
que incluyen el planteo del tema, la anticipación de lo que se va a explicar, la indicación de
cada idea nueva que se introduce y la recapitulación total o parcial de las ideas. Estos elemen-
tos actúan como guías que permiten al que escucha seguir el hilo del discurso hablado, contra-
rrestando las pérdidas de información que se provocan a causa de la naturaleza evanescente
propia del discurso oral. A través de estos recursos (que pueden ir apoyados con el pizarrón u
otro medio gráfico), el profesor le señala al alumno los temas que debe atender, preparándolo
para escucharlos a través de las anticipaciones y repasándolos en cada recapitulación.
Asimismo, es necesario señalar aquellos apoyos verbales (Sánchez, 1993) que utiliza el
docente y que le permiten desarrollar las ideas propuestas. En parte, coinciden con el expli-
cante, citado por Zamudio y Atorresi (2000), pero se diferencian en dos aspectos. Por un lado,
que no siempre implican una reformulación de lo dicho en la idea central , a veces son sólo
una reiteración idéntica. Por otro, una misma idea puede tener dos o más apoyos verbales o
explicantes y no uno sólo como ocurriría en una explicación ideal. Vilá (2000) los considera

1061
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

fundamentales para disminuir la densidad informativa de los textos y mejorar aquello que
Sánchez (1993) denomina “el coeficiente retórico” del discurso oral, es decir, la proporción de
apoyos respecto de las ideas propuestas. El autor describe esta relación en una fórmula (Nº de
apoyos/ Nºideas+Nº apoyos) e indica que los docente más expertos suelen alcanzar un índice
que alcanza o supera 0.70, mientras que los inexpertos se mantienen siempre por debajo de él.
Dentro de este grupo, Vilá (2000) incluye tres tipos de recursos. El primero está represen-
tado por las estrategias de énfasis, que permiten destacar aquellos conocimientos que el profe-
sor considera esenciales. Ellos incluyen la repetición idéntica de una idea, la pregunta episté-
mica para indicar la reflexión o preparar para la formulación de un concepto y los marcadores
de inportancia que -a través de recursos léxicos o de la entonación- permiten destacar una idea
que ha sido señalada.. En segundo término, cabe citar las estrategias de expansión de las
ideas, que permiten desenvolver un concepto inicial a través de diferentes paráfrasis, como: el
ejemplo, la comparación metafórica y los distintos tipos de definiciones (sinonímica, antinó-
mica, hiperonómica o hiponómica y etimológica). Finalmente, cabe señalar aquellas estrate-
gias destinadas a mantener la cohesión de lo expuesto como son el encadenamiento y la deixis
discursiva.
Por otra parte, tenemos aquellas estrategias que el docente implementa para mantener la re-
lación dialogal con sus alumnos e interacuar con ellos. De esta manera, acentúa unas veces y
atenúa otras la relación asimétrica que implica la situación áulica en cuanto a roles de poder y
dominio de conocimiento. En líneas generales, y siguiendo explícitamente a Vilá (2000), las
llamamos estrategias de interacción e incluyen diversas categorías. Una de ellas corresponde
a las referencias al conocimiento previo por evocación (de algo ya mencionado o conocido)
o indagación directa (a través de preguntas a los alumnos). Otra tiene que ver con las estrate-
gias de participación con las cuales el profesor involucra al alumno con lo que dice a través
de preguntas que pueden tener como objetivo comprobar si se ha entendido, realizar una sín-
tesis parcial o realizar una recapitulación total del tema. Finalmente tenemos las estrategias
de implicación que incluyen bromas, cambios de registro, referencias directas a los alumnos,
alusiones a posibles problemas de comprensión (Sánchez lo denomina “reflejo”), el uso de la
primera persona plural que incluye a los alumnos y las heterorrepeticiones, es decir, aquellas
repeticiones que el profesor realiza de las respuestas de sus alumnos para confirmarlas (tono
enunciativo) o corregirlas (tono interrogativo) consideradas en el estudio de Martiviano
(1995). A este último grupo hemos incluído las estrategias para regular el orden a través de
llamados de atención, pedidos de silencio, etc.
Finalmente, cabe citar aquellas estrategias que utiliza el emisor para autorregular su
discurso oral (Vilá, 2000) que se producen debido a las características de espontaneidad que
posee este tipo de discurso y que –a diferencia de las otras estrategias citadas– no facilita la
recepción del auditorio sino que se encuentra centrado en el propio emisor. Entre ellas pueden
citarse las muletillas, las repeticiones aleatorias o redundantes que no tienen un objetivo claro,
las formas léxicas vacías de significado y, por último, las autocorrecciones.

Metodología
En este trabajo se analizarán las estrategias explicativas e interactivas (Vilá 2000, Zamudio
y Atorresi 2000) que aparecen en el discurso didáctico de un profesor cuyos alumnos obtuvie-
ron el máximo puntaje en conocimiento metacomprensivo en una muestra total de veinte cur-
sos de colegios municipales de una comuna de la quinta región en Chile.

1062
Nina Crespo Allende
La argumentación didáctica. Estrategias explicativas del profesor y capacidad reflexiva de los alumnos

Cabe señalar que una observación persistente realizada a las clases del profesor (Quaas,
2002) lo señaló como un sujeto que prefería una metodología expositiva-demostrativa en su
sala de clases y que presentaba características positivas en su interacción con los alumnos. El
supuesto de base es que dado que las clases de este profesor fueron eminentemente expositi-
vas, al igual que las de los profesores de otros 21 cursos cuyos resultados en conocimiento
metacomprensivo fueron diversos (Quaas, 2001), es posible que existan elementos en el dis-
curso de este docente que expliquen por qué él logra que sus alumnos sean más reflexivos
respecto a algunas tareas cognitivas como sería la lectura.
Inicialmente, es un trabajo descriptivo que busca realizar una caracterización de las expli-
caciones verbales de un docente de lengua y –en este sentido- coincidiría con trabajos simila-
res a los citados por Emilio Sánchez (1993) y Monserrat Vilá (2000). Para ello se dividió el
material verbal en enunciados que fueron clasificados y valorados de acuerdo con las catego-
rías discursivas citadas en el marco teórico.
El discurso grabado y transcripto corresponde a tres horas pedagógicas de un profesor de
lengua. Dentro del mismo, es posible observar dos tipos de secuencias explicativas: uno co-
rresponde a procedimientos a seguir, ya fuera que estuviera dando instrucciones para el actuar
de los alumnos o estuviera indicando los errores y aciertos de trabajos realizados en una for-
ma de evaluación formativa. El otro refiere a la explicación de conceptos clave que tienen que
ver con la actividad que ha sido pedida, como por ejemplo, lo que son las figuras del discurso
o las partes fundamentales de una carta.

Análisis de los datos


El análisis del discurso de este profesor corresponde a una clase teórico práctica que trata
tres tópicos fundamentalmente. Uno de ellos corresponde a la evaluación de una tarea que los
alumnos llevaron a cabo la clase anterior (la escritura de un poema), en la cual el mismo pro-
fesor les señala los aciertos y los fallos. El otro se refiere a la explicación de una tarea que él
desea que los alumnos lleven a cabo (creación de imágenes retóricas y redacción de una carta)
y el último, de raíz más eminentemente teórica, alude a ciertos conceptos básicos necesarios
para llevar a cabo la tarea práctica (caracterización de las diferentes imágenes retóricas y par-
tes de una carta).
En cuanto a las estrategias referidas a la estructuración del discurso podemos decir que de
dos clases observadas, sólo en una de ellas el profesor estableció el tema a tratar en forma
explícita y en la otra sólo hizo referencia a lo trabajado en la sesión anterior, mientras que en
ningún caso realizó anticipaciones claras de los subtemas que iba a desarrollar. Además, el
docente enuncia once ideas centrales en once enunciados que representan el 9% del total de
las intervenciones verbales y sólo realiza en forma clara una recapitulación o síntesis de sus
ideas. Dichas ideas desarrolladas en el aula fueron respaldadas por diversos apoyos verbales
que le permitieron al profesor disminuir la densidad informativa de su discurso enfatizando
ciertos puntos, expandiendo otros y subrayando la cohesión discursiva. Abarcaron el 49 % de
los enunciados del docente y entre ellos predominaron la reiteración idéntica (“van a poner un
asterisco al lado del verso” “vamos a poner un asterisco”), la definición sinónimica (“Compa-
ración.” “Yo comparo un elemento con otro, establezco una relación, una comparación”) y el
ejemplo (Personificación. “donde ustedes se dan cuenta, por ejemplo, de que el sauce o las
ramas del sauce se reían, el agua susurraba”); aunque también fue posible pesquisar la presen-
cia de preguntas epistémicas (“¿Cuál es la diferencia entre metáfora y comparación? Que no
teníamos elemento comparativo.”), marcadores de importancia (el profesor dice con tono más

1063
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

fuerte: “esa es la diferencia”), encabalgamiento sintáctico (“Porque el poema se prestaba ... el


poema se prestaba para ello”) y deixis discursiva (“Lo señalamos antes: ustedes debían escri-
bir un poema”).
Dado que el discurso explicativo de la sala de clases posee características tanto de la orali-
dad como de la escritura (Vilá 2000), la presencia de estos apoyos verbales que permiten des-
arrollar las ideas o enfatizarlas tiene fundamental importancia porque a través de ellas el pro-
fesor facilita que sus alumnos comprendan la información que se les está tratando de transmi-
tir, siguiendo las premisas propias del discurso explicativo (Zamudio y Atorresi, 2000 ) la
“desenvuelve” a través de esta serie de recursos asegurándose que se le ha entendido bien.
Ademas, esta estrategia le permite guiar la atención de su auditorio hacia aquello que él con-
sidera fundamental, estableciendo los puntos clave que deben registrarse del total del dicurso.
Cabe destacar, además, que este docente logra un coeficiente retórico (es decir, una propor-
ción de apoyos respectos de las ideas planteadas) del 0.82, es decir, logra un manejo de la
densidad informativa muy bueno y se encuentra dentro de lo que Sánchez (1993) denomina
un profesor experto.
Por otra parte, es necesario señalar que las estrategias de interacción de este profesor abar-
can el 25 % del total del discurso de su sala de clases. Allí, se incluye un 8% de enunciados
que el docente realiza para evocar el conocimiento previo que tienen sus alumnos (“ Recor-
demos rápidamente cuando hablamos de personificación”) o para indagar qué recuerdan ellos
de un tema ya tratado (“Ahora, ¿ quién se asemeja a la comparación, Jimena? ¿Qué figura?”).
Este tipo de intercambios no sólo tiene que ver con la relación docente alumno, sino también
con la negociación cognitiva que los aprendices necesitan realizar para llevar a cabo la co-
nexión entre lo que ya saben y lo que van a aprender. Sánchez (1993) considera que en este
inter-juego de lo dado y lo nuevo descansa la esencia del discurso explicativo de la sala de
clase.
Dentro de las mismas estrategias de interacción, cabe citar aquellas que el profesor utiliza
tanto para implicar a sus alumnos como para hacerlos partícipes de lo que se está explicando
(Vilá, 2000), alcanzan a un 17% del total de los enunciados ya sea que se refiera directamente
a los alumnos (“Por ejemplo, Paola tienes una repetición”), utilice la primera persona plural
para incorporarlos en la tarea (“Nosotros nos reímos, pero el poeta lo relaciona”), apruebe la
respuesta de una alumna con una heterorrepetición (Alumna: “la metáfora.” Profesor: “la me-
tafora”) o realice expresiones para regular el orden (“Ahora sí, pongan antención acá, por fa-
vor”) .
Finalmente, se puede señalar que el 17 % de los enunciados que realizó este profesor en el
transcurso de sus explicaciones, correspondierona estrategias reguladoras de la propia produc-
ción, que se encuentran a menudo en el discurso oral espontáneo y que son indicadoras de
fallos en la memoria y reflejan la necesidad de encauzar las ideas. Las mayoría de ellas co-
rrespondieron a muletillas (¿no es cierto?) y a sintaxis truncada (“Lo que pasa es que yo...”).

Conclusiones
Dado lo exiguo del material considerado en este trabajo es imposible sacar conclusiones
que fueran enteramente extrapolables. Sin embargo, es necesario hacer algunas reflexiones
respecto a las características del discurso de este profesor que pueden permitirnos atisbar en
su modus operandi y explicar de alguna manera el buen rendimiento que tienen sus alumnos.
Dejando de lado el 17% de los enunciados que sólo apuntaban a la autorregulación del emi-
sor, en el resto de su discurso prevalecieron los apoyos verbales o estrategias para manejar la

1064
Nina Crespo Allende
La argumentación didáctica. Estrategias explicativas del profesor y capacidad reflexiva de los alumnos

densidad informativa (49 %) frente a aquellas que se utilizan para estructurar la información
que se presenta (9%). El docente parece más interesado en ir aclarando cada punto que desa-
rrolla y no evidencia una estructura general de exposición. El mismo rasgo parece evidente en
los profesores expertos que estudia Sánchez (1993) quien indica una estructura totalmente
implícita que consiste en enumerar una serie de ideas y desarrollarlas con numerosas explica-
ciones.
Asimismo, es necesario señalar que un cuarto de los enunciados está enteramente ligado a
la interacción con los alumnos y entre ellos predominan aquellos que buscan activar el cono-
cimiento previo y los que permiten referir en forma directa a los destinatarios que escuchan.
Estos recursos parecieran aumentar el carácter dialógico del discurso de este profesor, expli-
carían -en parte- la ausencia de una estructuración clara y apuntarían a indicar un aula donde
los conocimientos son construidos a partir de la colaboración activa de ambas partes: docentes
y alumnos.
Ya hemos sostenido algunos fundamentos que nos permiten caracterizar la explicación en
general y aquella que se da en el ámbito de clases en particular como una forma de argumen-
tación. No obstante, a la luz de este análisis preliminar, es necesario destacar este concepto
basándonos en las ideas propuestas por Ribas (2002). La autora sostiene que todo profesor
realiza en su sala de clases una “explicación –argumentación”, porque más que explicar un
conocimiento que el alumno debe reproducir, le está haciendo “participar de una experiencia
en la que cada uno va generando, dentro de los límites que le impone el conocimiento com-
partido de mundo, sus propias representaciones y actitudes” (Ribas: 2002:19). Pareciera ser
que esto es lo que permite en última instancia que el aprendiz desarrolle un pensamiento críti-
co y reflexivo más personal y –por ende- una mayor metacognición de sus tareas escolares en
general y más específicamente de su lectura.

Bibliografía
CAMPS, A. (Coord) (2001) El aula como espacio de investigación y reflexión. Barcelona: GRAO
CRESPO, N. (2001) “La construcción del concepto de lectura al interior del aula de lengua” Revista Onomäzein
Nº6 Pontificia Universidad Católica, Santiago de Chile. pp. 223-238.
FLAVELL, JOHN (1985) Cognitive development USA: Prentice Hall.
MARTIVIANO, MARÍA DEL MAR (1995) “Interacción en el aula: análisis funcional de la repetición” DAI, 59, no.
03C: 0492
PERELMAN, CH. Y OLBRECHTS-TYTECA, L. (1989) Tratado de la argumentación. La nueva Retórica. Madrid:
Gredos.
QUAAS, C. Y OTROS.(2002) Informe de observaciones persistentes a nueve profesores de Villa Alemana. Docu-
mento interno sin publicación, realizado en el marco del proyecto FONDECYT 1010319.
RIBAS, M. (2002) “De la explicación a la argumentación” Revista Textos Nº 29 pp. 11-20
SÁNCHEZ, M. (1993) Los textos expositivos. Estrategias para su comprensión. Madrid: Santillana.
VILÀ SANTASUSANA, M. (2000) L’ ensenyament i l’ aprennentage del discurs oral formal: Una seqüencia didác-
tica sobre las explicaciones orales en clases. Tesis Doctoral inédita. U.A.B. España.
ZAMUDIO, B. y ATORRESI, A. (2000) La explicación. Buenos Aires: Eudeba.

1065
FICCIÓN Y ARGUMENTACIÓN
UNA DIALÉCTICA POSIBLE A LA HORA DE ENSEÑAR

Gloria Fernández
Universidad de Buenos Aires / Argentina
titiludu@fibertel.com.ar
Paula Labeur
Universidad de Buenos Aires - IES 1 / Argentina
paulabeur@datafull.com

Tomando en cuenta recientes investigaciones en las que se comprobó la presencia excesiva


de estereotipos, la dificultad para desplegar argumentos y la falta de coherencia conceptual
por parte de los alumnos del Ciclo Básico Común1 postulamos la necesidad de incluir el géne-
ro literario a la hora de elaborar una didáctica de la argumentación. El propósito del presente
trabajo es sentar las bases teóricas para generar una didáctica que tome en cuenta los textos
literarios , por una parte, como portadores de razonamientos lógicos, representaciones de re-
ceptores y un léxico considerable que podría colaborar en la incorporación de saberes respecto
de la argumentación, y por otra, por el propio pacto de lectura que exigen, como propiciadores
de un distanciamiento que permita desprenderse de lugares comunes que dificultan o imposi-
bilitan el desarrollo de un plan textual para argumentar.
Ya que nos han hecho trampas suprimiéndonos los documentos, tenemos derecho a dedicarnos a los ilíci-
tos goces de la ficción”2
En efecto, según nuestra hipótesis, la lectura de textos literarios en los que la argumenta-
ción resulta constitutiva, sumado al grado de instrucción provisto, incrementaría la calidad de
las producciones argumentativas de los alumnos.
Desde una mirada vigotskiana, tres son las razones que nos inducen a considerar que la li-
teratura es un discurso privilegiado como activador de procesos cognitivos complejos.
En primer lugar habría que tomar en cuenta que los individuos aprenden en relación con
los objetos, los otros y consigo mismos. En la lectura literaria se activan estas tres formas de
adquisición, en tanto el objeto-mundo narrado da lugar a una trama configurativa de persona-
jes con los cuales el lector, a la vez, se configura por semejanza o diferencia. Si aceptamos
que el yo no se estructura per se sino que necesita de instrumentos semióticos para lograr su
distanciamiento y control, podríamos reconocer en la ficción una forma estructurante objetiva
a partir, justamente, del efecto de distanciamiento que promueve lo literario.
Por otro lado, si el habla social da origen al habla para el autocontrol3 podríamos postular
que la literatura, como voz y mirada que diferencia al yo de los demás, induce al metacono-
cimiento a través de la abstracción. El principal beneficio cognitivo, en este sentido, sería el
desplazamiento, descentramiento o distanciamiento psicológico a través del recorrido por
unas historias cuyo contexto es una realidad diferente a la que habitualmente no se accede. Al
respecto, dice Pierre Bange: “Lo que caracteriza al discurso ficcional, en oposición al discurso
científico y al discurso cotidiano, es que no tiene alcance práctico inmediato. Así, en lugar de
1
Proyecto UBACyT U 018, 2000/01.
2
Enrique Anderson Imbert, “Al rompecabezas le falta una pieza” en Cuentos policiales argentinos, Buenos Aires, Alfaguara,
1997.p.172
3
Frawley, William, Vigotsky y la ciencia cognitiva, Barcelona, Paidós, 1997 Barcelona, p. 213.
Gloria Fernández et al.
Ficción y argumentación. Una dialéctica posible a la hora de enseñar

plantear principalmente la transformación del estado de cosas ligado estrechamente a una si-
tuación en un ‘aquí’ y ‘ahora’, y de instrumentar otros parámetros de comunicación, el discur-
so literario puede evocarlos y manipularlos en todas sus posibilidades lógicas; ya sea en lo
que concierne a los actores, cuestionará modelos de comportamiento y pensamiento, en lugar
de apoyarse en aquellos que la sociedad ha establecido y validado; ya sea en lo que concierne
al problema y la situación a propósito de los cuales puede experimentar todo tipo de modelos
de análisis, poner en escena las consecuencias de toda clase de normas, sin contar que puede
también jugar con el instrumento de solución de los problemas: el lenguaje mismo”4.
En tercer lugar, respecto a la asimetría en Zona de Desarrollo Próximo, el enseñante debe
estar más capacitado que el aprendiz pues, según Vigotsky, lo que una persona puede hacer
con ayuda es más indicativo de su inteligencia que lo que puede hacer por sí misma. En tal
sentido, podríamos postular que los textos literarios constituyen modelos de inteligencia en
tanto reúnen secuencias textuales disímiles a descifrar por sujetos que, en nuestro caso, in-
crementarían conocimiento luego de su interpelación.
En la respuesta a la pregunta de cómo operaría la lectura del género policial en el incre-
mento de las posibilidades argumentativas de los alumnos, cabe distinguir una serie de opera-
ciones cognitivas relativas a tres planos preponderantes: en relación al discurso, a la media-
ción semiótica y a la descontextualización.

Valor cognitivo del policial en relación al discurso


Pensamos en un corpus de textos del género policial clásico5 ya que, como la argumenta-
ción, el policial pone en un lugar privilegiado la situación discursiva al contar al mismo tiem-
po dos historias, la del crimen, ausente en cuanto está concluida en el presente de la narración
y la de la investigación, la que articula el relato e intenta persuadir acerca de cómo y por qué
ha pasado lo que ha pasado, si pasó.
Los textos hacen explícito, por un lado, el aspecto discursivo de la situación que se relata:
“Toda la acción que el lector pueda esperar de este relato se reduce a las palabras cruzadas
entre un joven acostado en la cama y un joven sentado en una silla.”6 y, por otro, la importan-
cia de la representación del auditorio al que se intentará persuadir: “el analista penetra en el
espíritu de su oponente, se identifica con él y con frecuencia alcanza a ver de una sola ojeada
el único método (a veces absurdamente sencillo) por el cual puede provocar un error o preci-
pitar a un falso cálculo”, la eficiencia en el whist implica la capacidad para triunfar en todas
aquellas empresas más importantes donde la mente se enfrenta con la mente. Cuando digo
eficiencia, aludo a esa perfección en el juego que incluye la aprehensión de todas las posibili-
dades mediante las cuales se puede obtener legítima ventaja.”7
El argumentativo no necesita mostrarse como un discurso objetivo, ya que, por conven-
ción, este tipo de producciones busca una valoración, un enfoque particular de hechos o te-
mas, o la fundamentación de un juicio. Detectada la dificultad para percibir esta convención

4
Bange, Pierre, “Argumentation et fiction” en L´argumentation, Lyon, P.U.L., 1981.
5
Corpus: Edgar Allan Poe, Los crímenes de la calle Morgue, Madrid, Alianza, 1994. Colección Alianza Cien. Trad. Julio
Cortázar. G.K. Chesterton, “La honradez de Israel Gow” en El candor del padre Brown, Barcelona, Bruguera, 1981. Colec-
ción Club del Misterio. Trad. Alfonso Reyes.
Enrique Anderson Imbert, “Al rompecabezas le falta una pieza” en Cuentos policiales argentinos, Buenos Aires, Alfaguara,
1997. Rodolfo Walsh, “La aventura de las pruebas de imprenta” en Variaciones en rojo, Buenos Aires, Ediciones de la Flor,
1985. Los números de página remiten a estas ediciones.
6
“Al rompecabezas le falta una pieza”, p.166.
7
“Los crímenes de la calle Morgue” p. 7 y 8.

1067
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

en las producciones textuales de los alumnos pensamos que el corpus seleccionado a la vez
que permite al lector adentrarse en las reglas del policial clásico, promueve –dentro del géne-
ro– la puesta en cuestión de la posibilidad de arribar a una verdad única y evidente, más allá
de los discursos que se entraman para postularla y que, en algunos casos se ocupan de señalar
esa imposibilidad.8
Frente a un “inventario de todas las cosas inconexas e inexplicables que hemos encontrado
en el castillo” y frente a la afirmación de que “no hay hilo de imaginación que pueda conectar
el rapé, los diamantes, las velas y los mecanismos de relojería trucados”9, el padre Brown
ensaya tres conexiones posibles que convencen a su auditorio sin ser, necesariamente, verda-
deras. Tres conexiones posibles se muestran también en “La aventura de las pruebas de im-
prenta”; una de ellas justificada por su enunciador a partir del desarrollo de la hipótesis de que
“todas las cosas pueden mirarse desde muchos ángulos”10. Solo el hallazgo de una nueva
prueba derribará las dos argumentaciones anteriores, y sin embargo, ésta se presenta reforzan-
do la “gratuidad” de la situación discursiva: “Para los fines de mi demostración importa bien
poco en realidad quién es el asesino. Lo fundamental, lo que constituirá el tema de la mayor
parte de mi exposición, es el procedimiento que he seguido para llegar a conclusiones que
colocarán el problema en un plano rutinario donde los métodos policiales serán mucho más
eficaces que los míos” 11. Esta gratuidad aparece presentada como “placer” en “Los crímenes
de la calle Morgue” 12 y como diversión o producto de la imaginación en “Al rompecabezas le
falta una pieza”.13
En cualquiera de los textos, el lugar de la verdad queda cuestionado, más allá de las reglas
del género: ¿el detective ha encontrado la verdad o el suyo es el discurso más eficazmente
persuasivo?

Valor cognitivo del policial como instrumento de mediación semiótica


Los procesos psicológicos culturales superiores tales como la lectura y la escritura apare-
cen bajo la influencia de los instrumentos semióticos que proporciona la cultura. Si aceptamos
que la enseñanza de los diferentes géneros y tipologías ha sido productiva en cuanto a la in-
corporación de saberes que posibilitaron la comprensión y producción de textos, por qué no
incorporar el texto argumentativo de la mano de la ficción policial siendo que dicho género
constituye un modelo cultural rico en argumentos lógicos pertinentes y relevantes. Así pues,
en la lectura del texto policial, el lector, convocado a evaluar dichos argumentos, pone en
marcha la segmentación de los sucesos constituyéndolos cronológicamente, advierte la pre-
sencia del pasado en el presente y corrobora los procedimientos lógicos en base a lo que lla-
mamos plan textual.
Previamente a la organización del discurso del detective y a su oralización delante del au-
ditorio, los cuentos ponen en acto la inventio: especialmente destacada en el texto fundador
del género, –lo necesario consiste en saber qué se debe observar–14 la búsqueda precede a la

8
“me habría sido difícil probarlo en una forma absoluta” dice Daniel Hernández en “La aventura de las pruebas de impren-
ta” p.64
9
“La honradez de Israel Gow” p. 317 y 318.
10
“La aventura de las pruebas de imprenta” p.42
11
“La aventura de las pruebas de imprenta” p.53
12
“el analista halla su placer en esa actividad del espíritu consistente en desenredar”, p.5
13
“divertirnos rellenando el hueco del rompecabezas” p.172 ;“no le he dicho que descubriré la verdad; le he dicho que me la
voy a imaginar” p.169
14
“Los crímenes de la calle Morgue” p.7

1068
Gloria Fernández et al.
Ficción y argumentación. Una dialéctica posible a la hora de enseñar

organización del discurso, el que finalmente ordenará los argumentos: “Garay le suministraba
datos como el aprendiz alcanza piedras al maestro para que las coloque en un mosaico”15.
Pese a la obviedad de la situación –obviedad que no siempre resulta tal en el aula–, resulta
didácticamente interesante esta puesta en acto de la necesidad de saber acerca de qué se va a
argumentar cuando se argumente, esta “investigación” del tema como primer paso, que habili-
ta a un ir más allá de lo dado, de lo evidente, a cuestionar aquello que socialmente se compar-
tía como verdadero.
La exposición del caso y su resolución a cargo del/los detective/s en los cuatro cuentos
puede presentarse como un discurso modélico de la argumentación tal como fue planteada por
la retórica clásica definida como “la facultad de descubrir los posibles significados de la per-
suasión en referencia a cualquier asunto.”
El detective16 construye el discurso con el que intentará imponer su verdad en base a los
dos movimientos de conmover y convencer.
En el exordio, el momento de la captatio benevolentiae apela a la dimensión emotiva y
sensibiliza al auditorio: “yo debo destruir la imagen de un héroe y sacar a la luz a un asesino”.
La partitio expone el plan que seguirá el detective para demostrar su hipótesis: “Mi demostra-
ción es múltiple. Parte naturalmente, de un razonamiento por probable inferencia, y se va
apoyando en no menos de catorce demostraciones parciales, sin contar algunas deducciones
marginales.”
Precedida por la narratio que se remonta a la historia del crimen, que el argumentador
cuenta así como ha podido reconstruirla, la confirmatio expone los argumentos y enuncia las
pruebas elaboradas durante la inventio. Estos dos momentos aportan a la demostración y la
racionalidad e incluyen la altercatio que abre a la dimensión polémica al exponer la postura
del adversario para descalificarla y refutarla: Daniel Hernández se ocupa de señalar cómo han
leído las pruebas de imprenta el comisario y el representante de la compañía aseguradora para
mostrar dónde –según la lectura que él mismo ha podido hacer– se han equivocado.
En el epílogo, el argumentador da cierre al desarrollo argumental y vuelve a lo pasional, al
apelar nuevamente a la emotividad de sus interlocutores: “Existían las dos alternativas. Morel
se apoyó en una de ellas para seguir su vida normal, su trabajo, sus estudios. Alberta y Bena-
vídez se apoyaron en la opuesta para resolver que había llegado el momento de cometer el
crimen.”

Valor cognitivo del policial en cuanto a la descontextualización


Vigotsky considera que los mecanismos de mediación semiótica proporcionan la métrica
básica a través de la cual se puede medir el cambio de los diferentes dominios. La descontex-
tualización, en nuestro caso, estaría provista, en gran parte, por la construcción de escenarios
artificiales a reponer por un lector cuyo contacto con los espacios, personajes y tramas que
propone el cuento policial no es habitual pues estamos en presencia de un texto autónomo que
habla por sí. A partir del pacto literario, el lector enfrenta un escenario que propone un nuevo
concepto de verdad que sólo se valida en la coherencia de la trama y no fuera de ella. Al pro-
poner al lector entrar en el pacto ficcional, se le propone negociar una nueva relación con la

15
“Al rompecabezas le falta una pieza” p. 168
16
Si bien el siguiente plan textual puede verse en las argumentaciones de los cuatro detectives –y aún en las exposiciones del
comisario y del representante de la compañía de seguros en el caso del texto de Walsh- a los fines de la ejemplificación nos
remitimos exclusivamente a la presentación de Daniel Hernández en “La aventura de las pruebas de imprenta”.

1069
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

verdad y el mundo de la experiencia. Entrar en ese pacto supone, entonces, considerar como
no pertinentes los criterios de verdadero y falso que rigen fuera de él y aceptar un nuevo vero-
símil no necesariamente refrendado por la experiencia.

A modo de conclusión provisoria o “Fácil es construir falsas filosofías sobre los datos del
Universo”17
Más allá del desconocimiento de procedimientos y estrategias que se observa cuando se
pide a los alumnos de la escuela media que produzcan textos argumentativos, se detecta que –
dentro de un modelo de realidad socialmente válido– las hipótesis se elevan al rango de ver-
dad evidente y, en consecuencia, resulta obturada tanto la posibilidad de encontrar argumen-
tos que la justifiquen como de imaginar un argumentatario que no la comparta porque sostiene
otro sistema de creencias. El distanciamiento promovido por el pacto ficcional permitiría bus-
car y basar los juicios sobre razones más objetivamente evaluadas puesto que no parten de un
criterio apriorístico de verdad social, exigiría demandar justificaciones, investigar demandas
sin sustancia, rechazar la arbitrariedad; en síntesis, comprometerse con una actitud crítica. En
ese sentido, las características del discurso literario posibilitarían el distanciamiento de verda-
des sociales cristalizadas: la entrada a un nuevo verosímil permitiría tanto imaginar hipótesis
y argumentos despegados del criterio de evidencia como participar del “juego” discursivo de
lo argumentativo sin tener que, necesariamente, defender una verdad en la que, con valor de
dogma o axioma, se cree. Al problematizar, entonces, el lugar de la verdad y poder reflexionar
acerca de la importancia de argumentar para construir una “verdad” posible, el discurso litera-
rio –al abrir a otros mundos y poner a prueba otros modos de ver– se constituye en un medio
de conocimiento y de puesta en cuestión del modelo social de la realidad.

Bibliografía
AMOSSY, RUTH y PIERROT, ANNE, Estereotipos y clichés, Eudeba, Buenos Aires, 2001.
BANGE, PIERRE, “Argumentation et fiction” en L´Argumentation, Lyon, P.U.L, 1981.
BAQUERO, RICARDO, Vigotsky y el aprendizaje escolar, Buenos Aires, Aique, 1999
BRUNER, JEROME, Realidad mental y mundos posibles, Barcelona., GEDISA, 1998.
DE BONO, EDWARD, El pensamiento lateral, Buenos Aires, Paidós,
FRAWLEY, WILLIAM, Vigotsky y la ciencia cognitiva, Buenos Aires, Paidós, 1999.
KOZULIN, ALEX, Instrumentos psicológicos, Barcelona, Paidós , 1998
LINK, DANIEL, El juego de los cautos. La literatura policial: de Poe al caso Giubileo, Buenos Aires, La Marca,
1992.
PLANTIN, CHARLES, Essais sur l´argumentation, París, Kimé, 1990.
RESNICK, L. y KLOPFER,L., La educación y el aprendizaje del pensamiento, Buenos Aires, Aique, 1999.
RIVIERE, A. y NÚÑEZ, M. La mirada mental, Buenos Aires, Aique, 1996
VIGOTSKY, L. Obras Escogidas, Aprendizaje Visor, 1995. Tomo III.

17
“La honradez de Israel Gow” p.318.

1070
LA PUESTA EN DISCURSO DE LA NARRACIÓN Y SU DIMENSIÓN ARGUMENTATIVA

María del Rosario Fernández


CONICET- Universidad Nacional de Rosario / Argentina
rhachen@tower.com.ar

0. Presentación
En esta ponencia partimos de la hipótesis de que la capacidad inherentemente humana del
narrar, en tanto derivada del lenguaje, entrañaría siempre una dimensión argumentativa. Sub-
sidiariamente, hemos postulado que la mayor o menor incidencia de lo argumentativo en los
textos de los niños se vincularía con ciertas consignas que, o bien “imponen”, implícita o ex-
plícitamente, un diálogo con otro (modelo narrativo- cuento clásico- correspondiente a los
textos tratados en el corpus B, o alocutario predeterminado- nota- correspondiente a los tex-
tos tratados en el corpus C), o bien dejan al arbitrio del locutor el diálogo con el “otro” que
permanecía, por las características propias de la consigna (contar algo- correspondiente a los
textos tratados en el corpus A), implícito. En tal sentido, abordamos los textos escritos por
niños de 7 año de la EGB bajo estas consignas a fin de señalar las marcas lingüístico / discur-
sivas (conectores, operadores, modificadores - realizantes, desrealizantes y sobrerrealizantes)
que nos permitirían dar cuenta de la dimensión argumentativa de un texto.

1. Breve perspectiva teórica


Consideramos, siguiendo a Raccah (1998) que el estudio de los conectores y operadores
resulta de vital importancia puesto que “...la lengua es, de alguna manera, un espejo de las
representaciones cognitivas de los locutores (...) el estudio de los conectores y operadores
argumentativos pudo enriquecer nuestra comprensión del razonamiento” (Raccah,1998, pág.
163). Si bien consideramos como esencial la de descripción del léxico en tanto revela “el pa-
pel esencial que desempeña la inferencia argumentativa en la construcción (la escultura) del
sentido” (Raccah,1998, pág. 163), en esta ponencia sólo expondremos nuestro análisis de los
marcadores, operadores, conectores y expresiones conectivas. Para ello, hemos seguido la
clasificación ofrecida por Portolés (1998) y Montolío (2001). Desde la perspectiva de Portolés
deben distinguirse los conectores de los marcadores. Para este autor, el término de conector
se limita a “un tipo concreto de marcadores que realmente conectan de un modo semántico-
pragmático un miembro del discurso con otro expreso en la mayoría de sus usos o si no, con
la suposición contextual fácilmente accesible.” (Portolés, 1998, págs. 36 y 37). Los marcado-
res, en cambio, son entendidos, en un sentido más genérico1 , que puede o no incluir la carac-
terística de “conectar” enunciados (ya sea porque la conexión que pueda realizarse no se pro-
duce con un enunciado lingüístico precedente, sino con un dato contextual, ya sea porque al-
gunos marcados sólo en ocasiones conectan enunciados), en tal sentido, este autor piensa a los

1
Este sentido más genérico es el que Montolío (2001) utiliza para definir a los conectores y expresiones conectivas (a los
que no discrimina como una subclase dentro de los marcadores) en tanto piezas léxicas cuyo significado “constituye una
especie de instrucción que se da al interlocutor, del tipo de: ´ lo que sigue constituye la causa de lo que se ha dicho antes ´
(significado, por ejemplo, de porque) o ´ lo que viene a continuación es la conclusión que se deduce de la información ante-
rior ´ (instrucción de, entre otros, por lo tanto) , etc. Así pues, los conectores, en general, tiene un significado que consiste en
una instrucción para el interlocutor sobre cómo tiene que procesar las informaciones que se plantean en el enunciado” (Mon-
tolío, 2001, págs. 29 y 31).
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

conectores como una subclase en el conjunto de los marcadores que son entendidos como
“unidades lingüísticas invariables, [que] no ejercen una función sintáctica en el marco de la
predicación oracional y poseen un cometido coincidente en el discurso: el de guiar, de acuer-
do con sus distintas propiedades morfológicosintácticas, semánticas y pragmáticas, las infe-
rencias que se realiza en la comunicación.” (Portolés, 1998, págs. 48 y 49). Rescatando el
sentido semántico – pragmático (y no el estrictamente gramatical), Portolés conceptualiza a
los marcadores como aquellas unidades cuyo significado es de procesamiento (y no concep-
tual) que “guía las inferencias que se han de efectuar de los distintos miembros del discurso”
(Portolés, 1998, pág. 75). En este sentido, se retoma la concepción de Ducrot en función de la
cual cada marcador consta de una serie de instrucciones que permiten la descomposición del
significado de procesamiento. Las instrucciones semánticas revisten, entre otras, un carácter
argumentativo, de formulación o de estructuración de la información. En el apartado 2
realizaremos una exposición general que, tomando en consideración la incidencia de marca-
dores, operadores y conectores, nos permita caracterizar, en grandes rasgos, cuál de todas es-
tas instrucciones semánticas se ha priorizado conforme a las consignas dadas.

2. Algunos datos generales


A fin de analizar la incidencia y el tipo de marcadores, operadores y conectores utilizado
en los textos, presentaremos un cuadro general en el que intentamos señalar su distribución
conforme a las distintas consignas dadas (“Contar algo” –corpus A– “Contar Caperucita Ro-
ja” –corpus B– y “Escribir una nota a la madre/padre de un alumno, como si fueras la maes-
tra/o del grado, informándole que su hijo llegó tarde a clases y justificando la sanción que se
le aplicará” –corpus C–) y al tipo de instrucción que imponen al lector. De este modo, hemos
valorado la presencia de conectores contraargumentativos, causales, consecutivos y aditivos
con valor argumentativo (Montolío, 2001) y de los operadores de refuerzo argumentativo
(Portolés, 1998) como elementos que denotaría una tendencia hacia construir un texto en el
que se privilegia la instrucción de tipo argumentativa. Los reformuladores explicativos y de
recapitulación, como los operadores de formulación (Portolés, 1998) se vincularían con una
instrucción de tipo de formulación, en tanto que la instrucción tendiente a la estructuración de
la información se asociaría a la presencia de conectores aditivos no argumentativos organiza-
dores de la información y de marcadores de continuidad / cierre (Montolío, 2001). La fre-
cuencia relativa de aparición de los conectores, operadores, reformuladores y marcadores ha
sido calculada sobre el total de palabras de cada uno de los corpus analizados (1701, para el
A; 4021, para el B y 1123 para el C). Adoptamos como criterio la cantidad de palabras (con-
siderando su tratamiento tal como lo indica la normativa ortográfica, más allá de los fenóme-
nos de hipo e hiper segmentación habituales en los textos infantiles) y no la cantidad de enun-
ciados candidatos a “ser” conectados / asociados de algún modo, puesto que este trabajo se
enmarca en el contexto más amplio de una investigación acerca de la dimensión argumentati-
va de la narración que incluye el tratamiento de otros aspectos como por ejemplo los tipos de
adjetivos (calificantes o clasificantes, Milner, 1978), las formas de negación (polémica y me-
talingüística, Ducrot, 1984) y la presencia de modificadores (realizantes, desrealizante –
Ducrot, 1998- y sobrerrealizantes- García Negroni, 1995) cuya incidencia nos parece más
pertinente señalar en relación al total de palabras que los niños utilizan en sus textos.

1072
María del Rosario Fernández
La puesta en discurso de la narración y su dimensión argumentativa

TIPO DE INSTRUCCIÓN
ARGUMENTATIVA DE FORMULACIÓN DE ESTRUCTURA-
CIÓN DE LA
Corpus INFORMACIÓN
Conectores Oper. Reformuladores Oper. Conectores Marcadores
Contraarg. Caus. Ad. De Explic. De De Sin valor De
(26 consec. ref. (3 recap. form. argumenta- continuidad/
casos (57 Arg. casos (3 (6 tivo cierre
totales) casos totales) casos casos (312 casos
totales) totales) totales) totales)
A 0.004 0.01 0 0 0.0006 0 0.004 0.04 0
B 0.005 0.001 0 0 0.003 0.003 0 0.06 0
C 0 0.02 0 0 0 0 0 0.01 0

En tanto que la incidencia de elementos que nos permitan vislumbrar en los niños la puesta
en marcha de una estrategia tendiente a la producción de una instrucción expresamente ar-
gumentativa es de 0.02 para quienes escriben una nota en la que el alocutario es explicitado
desde la consigna (“Escribir a la madre y/o padre...”), la frecuencia de 0.006 (0.005 + 0.001)
nos indicaría que el carácter expresamente argumentativo presenta su más baja incidencia
cuando se ha impuesto un modelo narrativo (hipotexto al que consideramos, siguiendo el cri-
terio adoptado en Fernández, M.R., 1998, como un alocutario implícito), en este caso particu-
lar, el del cuento clásico (“Contar Caperucita Roja”). Tal como hemos podido analizar en
otras investigaciones (Hachén- Fernández,1995; Fernández, M.R,1998 y 2000) el cuento clá-
sico resulta un hipotexto privilegiado por la institución escolar como modelo del “buen na-
rrar”. Esto nos permite interpretar que los niños, expuestos a la tarea de narrar un cuento clá-
sico, no manifestarían una necesidad de tomar en consideración la voz censora del “otro”
(puesto que ese “otro”, la escuela, le ha dado como consigna escribir un texto fundado en un
modelo que ella misma privilegia), lo que explicaría por qué aparecen tan escasos elementos
que nos permitan focalizar la dimensión argumentativa. El modelo actúa, por decirlo de algu-
na manera, como suerte de “confortable” soporte sobre el cual se asentará el texto, permitien-
do trabajar sobre un acuerdo previo y fundamental que aseguraría a los niños que el texto que
escribirán será “bien recepcionado” por la institución escolar, lo cual los liberar de una actitud
“defensiva”, permitiéndoles que la narración fluya (tal como lo indica la incidencia de 0.06
conectores aditivos no argumentativos en la narración de Caperucita Roja en oposición a la de
0.01 en la redacción de la nota) . Sin embargo, este “fluir” de la narración, tal como veremos
más adelante en el tratamiento del conector “pero”, si bien asegura lo narrativo, desdibuja el
componente argumentativo, lo que produce en los textos, en muchas oportunidades, la apari-
ción de “huecos” que requerirán la reposición de redes causales (Lo Cascio, 1990) por parte
del lector con quien, habiendo “acordado” el hipotexto, parece no ser necesario dar demasia-
das explicaciones. El hecho de que el componente argumentativo se “desvanezca”, a nuestro
juicio, no es un dato menor, puesto que, el acuerdo con el “otro” y el dejar por su cuenta la
comprensión de las redes causales (que, por otra parte, duplican su frecuencia en las notas
–0.02– frente a la consigna de, simplemente, “contar algo”, quedando muy lejos de la escasí-

1073
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

sima frecuencia que presentan en la narración de “Caperucita”- 0.001) , imposibilita, de algún


modo, que el niño tome conciencia del texto que escribe, es decir, que realice la labor meta-
cognitiva que toda escritura alfabética requiere.

3. El dominio de la contraargumentación
En los textos de los niños se dan, básicamente, dos posibilidades para el análisis de “pero”
que, tal como hemos visto, sólo funcionan como formas de interposición de excepciones or-
dinarias (“pero” de antiorientación correspondiente a la argumentación directa- Anscom-
bre, 1998). Si recordamos la lúcida y sutil distinción que este autor realiza entre “pero” y “sin
embargo”, advertiremos que los niños, aún efectuando un “gesto” polémico (al que obligaría
la básica relación de antiorientación de “pero”- Portolés, 1998) no se salen del marco que el
garante impone puesto que “pero presenta una excepción que queda compatible con la re-
gla”en tanto que “(y) sin embargo” “cuestiona la validez de la regla a la que alude por medio
del garante, y sitúa el debate fuera del marco de esta regla” (Anscombre, 1998, pág. 97). En
muy pocos casos, hallamos “pero” de coorientación, asociado con enunciados con modalida-
des sobrerrealizante que aquí no trataremos por exceder los objetivos de esta ponencia. Tal
como nos indican los datos, de los 25 casos en que “pero” impone una excepción ordinaria,
tan sólo 4 (16%) se producen cuando los niños simplemente cuentan algo (corpus A), en
tanto que 21 (84%) se producen en la narración de Caperucita (corpus B), no presentándose
ningún caso en la escritura de la nota (corpus C). Esto parece evidenciar que, aún convocando
una cierta “polémica”, el hipotexto del cuento clásico que la escuela privilegia, impone un
marco que, en definitiva, no es cuestionado por los niños, al no ser, precisamente, puesto en
tela de juicio el garante2. El análisis de nuestro corpus nos ha permitido discriminar que estos
“pero” antiorientados que interponen una excepción ordinaria, pueden o no requerir de la re-
construcción de las redes causales (Lo Cascio, 1990). Así, hablaremos de “pero”:
a) Asociado a una argumentación directa que no requiere de la reconstrucción de redes
causales que lo expliquen.
b) Asociado a una argumentación directa que requiere de la reconstrucción de redes causa-
les que lo expliquen.
Sobre un total de 25 casos en la aparición de “pero” de antiorientación, hallamos que tan
sólo 1 (el 4 % ) corresponden al primer grupo3 y la inmensa mayoría, 24 casos (el 96%), al
segundo. Esta peculiaridad nos condujo a pensar que, al ser mucho más numerosos los casos
de una contraargumentación directa en la que se impone una excepción ordinaria que requie-
ren de una reconstrucción del razonamiento por la reposición de las redes causales (Lo Cas-
cio, 1990), parecería que los escritores no pueden ser conscientes de la dimensión argumenta-
tiva que la narración entraña, dejando por cuenta del lector/maestro (con quien se ha acordado
previamente nada menos que el hipotexto) , la reposición de las mismas. Tal como hemos
visto en nuestro trabajo (Fernández, M.R, 2001) la consideración o no de la voz del otro pue-
de ser analizable a partir de la reposición de reglas implícitas. La imposibilidad de poner en
práctica un diálogo con el “otro” puede ser interpretada a partir del no cuestionamiento del
garante- excepción ordinaria. A nuestro juicio, la no conciencia acerca de las reglas denota

2
Tanto “pero” como “sin embargo”, en la argumentación directa se apoyan en un garante que permite la siguiente formula-
ción G (p,q) en donde “p es argumento para q en el encadenamiento discursivo p + q, según en garante G (p,q) si se satisfacen
los siguientes requisitos: a) G (p,q) es una frase genérica vinculada con p y con q. b) El conjunto de ambos enunciados G (p,q) y
p, lleva a la conclusión q.” (Anscombre, 1998, pág, 92)
3
Nos referimos al siguiente ejemplo: “la miro muy bien pero bio que no era igual”

1074
María del Rosario Fernández
La puesta en discurso de la narración y su dimensión argumentativa

que el niño no puede pensar en la voz presupuesta del “otro” (institución, adultos, o quien
fuere) que las formula. Por supuesto, y de hecho rescatando permanentemente el dialogismo
inherente a cada texto, esta suerte de “ausencia” resulta por demás significativa y no por ser
tal, debemos pensar en un sentido monológico del texto. Expondremos, brevemente, algunos
ejemplos de este tipo de argumentación que requiere de la reconstrucción de redes causales
y opera básicamente en dos sentidos: por la utilización de contrafácticos y por la restricción
del campo de aplicación de la regla que implícitamente se convoca.
3.1: Utilización de contrafácticos
...su mamá le dijo que le lleve a su abuelita pero en eso la niña se encontró con el lobo y el lobo la engañó
a ella.
p1: Caperucita se encontrará con su abuelita (validado por la voz de la madre que “dice”/
da la orden de que “le lleve a su abuelita”)
Reposición de la regla que sostiene el garante:
G (p q): Toda vez que Caperucita se encuentre con su abuelita (p1) no será engañada (-q1)
Si p1 ⇒ -q1
Planteo de contrafáctico que invierte la regla formulada por el garante:
p2: Caperucita NO se encontró con su abuelita (“se encontro con el lobo”)
Si - p ⇒ q: Si Caperucita no se encuentra con abuelita (-p2 ) será engañada (q2) (“el lobo
engaño a Caperucita”)
En este ejemplo llama especialmente la atención que su autor haya repetido innecesaria-
mente información: “le lleve a su abuelita”; “la niña se encontró con el lobo y el lobo la en-
gañó a ella”. Creemos que este fenómeno podría interpretarse como una estrategia remedial
que, a partir de la duplicación de la información intenta subsanar un tipo de razonamiento que
se percibe, tácitamente, como “problemático” al sustentarse en una estrategia que requiere,
para su completamiento y entendimiento, de la reposición de redes causales por parte del lec-
tor.

3.2: Restricción del campo de aplicación de la regla que implícitamente se convoca


Nos levantamos y nos fuimos al arroyo Urquiza a las ruinas de donde nació ese hombre que se nombraba
mucho (todo se llamaba Urquiza calles, cines, kioscos, etc. Pero cuando va uno de otra pcia. Lo nombran
mucho pero no te dicen quién es ni qué hizo ni nada.
p1: todo se llamaba Urquiza calles, cines, kioscos, etc.
Reposición de la regla que sostiene el garante:
G (p q): Toda vez que un nombre es muy usado (p1) debe explicarse el porqué (q1)
Si p1 ⇒ q1 donde q1 resultaría ser: El nombre de Urquiza debe ser explicado.
Se plantea una restricción en la aplicación de esta regla formulada por el garante:
p2: La gente que vive en esta provincia conoce la explicación de por qué se usa el nombre
Urquiza.
Enunciado que desata otra regla que implica una restricción de la general formulada ante-
riormente:
G (p q)1: Toda vez que se vive en un lugar (p2) no es necesario explicar el porqué del uso
de los nombres (-q2) Si p2 ⇒ -q2

1075
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Lo que permite concluir -q2: En esta provincia no es necesario explicar el porqué de la uti-
lización del nombre de Urquiza.
Nuevamente se plantea un razonamiento que opera por contrafácticos: Si - p2 ⇒ q2
Si no se vive en el lugar (- p2 : “va alguien que no es de la pcia”) entonces, es necesario ex-
plicar el porqué de la utilización del nombre de Urquiza (q2), lo cual nos permite comprender
el sentido de antiorientación (“pero”) del enunciado “no te dicen nada” (equivalente a -q2: No
explican el porqué de la utilización del nombre de Urquiza).

5. Algunas conclusiones
Creemos que la relevancia del análisis que hemos realizado radica, tal vez, en señalar cómo
el dominio de lo argumentativo puede, o no, ser “despertado” por ciertas consignas. Ahora
bien, la cuestión que deseamos plantear se vincula con el tipo de intervención que el docente
debería realizar al abordar el tratamiento de los escritos de sus alumnos, aspecto que, por su-
puesto, excede en mucho las pretensiones de este trabajo. En tal sentido, deseamos señalar
que, si no somos capaces de comprender el razonamiento que nuestro alumnos realizan cuan-
do narran, difícilmente podremos intervenir a fin de que ellos tomen conciencia del texto que
“ponen en página” (Gombert, 1990). De este modo, se verá, sin duda, entorpecida la posibili-
dad de revisión y reescritura del texto. Los “huecos” argumentativos que los niños dejan en
sus textos deberían poder “ser llenados” con la intervención del docente quien tendría a su
cargo la formulación de las reglas implícitas a fin de hacer consciente el razonamiento in-
consciente y, de este modo, recuperar las redes argumentativas de los textos infantiles.

Bibliografía
ANSCOMBRE, JEAN CLAUDE (1998) “Pero/Sin embargo en la contra- argumentación directa” en Signo & Seña N
9, Fac. de Filosofía y Letras, UBA, Bs.As.
BRIZ, ANTONIO (1993.a) “Los conectores pragmáticos en español coloquial (I): su papel argumentativo” en Con-
textos XI 7 21, Valencia.
BRIZ, ANTONIO (1993.b) “Los conectores pragmáticos en español coloquial (II): su papel argumentativo”, Uni-
versidad de Valencia, Valencia.
FERNÁNDEZ, MARÍA DEL ROSARIO (1998) Adquisición de estructuras narrativas en la lengua escrita en niños de
tercero, quinto y séptimo grado de escolaridad (tesis de Maestría en Teoría Lingüística y Adquisición
del Lenguaje) Fac. de Humanidades y Artes, UNR, Rosario (inédita).
FERNÁNDEZ, MARÍA DEL ROSARIO (2000) “Narración/argumentación: los diálogos con el otro institucional y su
incidencia en la construcción de la identidad” en Revista de Letras N 7, Fac.de Humanidades y Artes,
UNR editora, Rosario.
FERNÁNDEZ, MARÍA DEL ROSARIO (2001) “Análisis de los nexos adversativos en la narración escrita de niños de
5 grado: una aproximación a la dimensión argumentativa de la narración” ponencia presentada al Semi-
nario “Lectura, Escritura y Democracia”, Universidad de Entre Ríos, Noviembre- diciembre de 2001
(inédito).
GARCIA NEGRONI, MARIA MARTA (1995) “Scalarité et Réinterpretation: les modificatuers surréalisants” en ANS-
COMBRE, JEAN CLAUDE – comp. (1995), Théorie du topoi, Kimé, París.
GARCÍA NEGRONI, MARÍA MARTA (1998.a) “Argumentación y dinámica discursiva” en Signo & Seña N 9, junio
de 1998, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.
GARCÍA NEGRONI, MARÍA MARTA (1998.b) “La negación metalingüística: argumentación, gradualidad y reinter-
petación” en Signo & Seña N 9, junio de 1998, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Bue-
nos Aires.
GENETTE, GÉRARD (1986) Palimpsestos, la literatura al segundo grado, Cátedra de Análisis y crítica, Fac. de
Humanidades y Artes, UNR.
GOMBERT, J.E (1990) Le développement métalinguistique, PUF, Paris.

1076
María del Rosario Fernández
La puesta en discurso de la narración y su dimensión argumentativa

HACHEN, RODOLFO - FERNÁNDEZ. MARÍA DEL ROSARIO (1995) “El rol de la escuela en el proceso de adquisición
de estructuras narrativas”, en AAVV (1995) Adquisición de la Escritura, CEAL, Ed. Juglaría, Rosario.
LO CASCIO, VINCENZO (1991) Gramática de la argumentación, Ed. Alianza, Madrid, 1998.
MILNER, J.C.(1978) De la syntaxe à l´interprétation, Ed. Du Seuil, París.
MONTOLÍO, ESTRELLA (2001) Conectores de la lengua escrita, Ed. Ariel Practicum, Barcelona.
PORTOLÉS, JOSÉ (1998) Marcadores del discurso, Ed. Ariel, Barcelona.
RACCAH, PIERRE- IVE (1998) “La argumentación sin la prueba: seguir su camino en la lengua” en Signo & Seña
N 9, junio de 1998, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

1077
UNA ESTRUCTURA ARGUMENTATIVA PECULIAR EN EL QUECHUA

Ana María Fernández Lávaque


Universidad Nacional de Salta / Argentina
amfer@unas.edu.ar
Juana del Valle Rodas
Universidad Nacional de Salta / Argentina
rodasjv@unas.edu.ar

Retomando una línea de trabajo anteriormente desarrollada, la de comparar estructuras dis-


cursivas en lenguas diferentes, este trabajo intentará probar que las diferencias tipológicas
entre el quechua y el español, aglutinante la primera, analítica la segunda, proyectan en la
secuencia del discurso esa misma impronta estructural del orden morfosintáctico.
El texto que en esta ocasión se analizará es un fragmento extraído del libro titulado Grego-
rio Condori Mamani. Autobiografía (Valderrama y Escalante, 1982). Los autores transcriben
en él un relato autobiográfico en primera persona: la voz de un aborigen del Perú, Gregorio,
que cuenta sus andanzas de pobre cargador, al que los blancos explotan, mientras trata de ex-
plicarse su situación y la de otros runas marginados como él, apelando a mitos y creencias
ancestrales de la cultura andina. Los últimos capítulos del libro recogen también la voz de
Asunta, la segunda mujer de Gregorio, quien al igual que él cuenta las vicisitudes miserables
de la vida que llevaban y llevan en el Perú las minorías indígenas. A lo largo del relato puede
encontrarse numerosas secuencias argumentativas, sobre todo en aquellos pasajes donde estos
dos narradores intentan explicar o justificar aspectos de la vida del hombre del altiplano. A
través de esa sucesión argumentativa ambos enunciadores buscan incidir en el sistema de
creencias y representaciones de sus interlocutores, y más tarde de los lectores, por vía de la
persuasión, antes que de la argumentación, pues apelan a las emociones más que a la razón.
Así lo confiesa Gregorio, cuando dice que la finalidad de su relato era cumplir un deseo: “que
se conozcan los sufrimientos de los paisanos” (op. cit.15). La narración, lograda a través de
discontinuas pero repetidas entrevistas a ambos personajes, es conmovedora especialmente
por la increíble resignación del indígena ante la adversidad y el maltrato. El volumen conden-
sa el infinito drama que viven las clases populares de toda Latinoamérica y acerca del cual los
protagonistas van reflexionando mientras evocan sus vidas. El conjunto de sucesos desgracia-
dos acaecidos a lo largo de la vida de la pareja autóctona están reunidos en dieciséis capítulos
bilingües, en cuanto los antropólogos que registraron el relato tienen al quechua como lengua
materna y de allí que la traducción se mantenga “lo más cercana posible al texto quechua,
conservando la forma peculiar de expresarse de los bilingües andinos de la zona” (loc. cit.).
A continuación se reproduce el fragmento seleccionado en el que se procurará relevar una
forma peculiar del discurso argumentativo, que consiste en retomar la tesis después de cada
argumento, de modo que la misma intensifica su contenido semántico por vía de la recurren-
cia y por efecto de las estrategias de persuasión.
Esta forma de ayudarse a través del ayni no sólo es en la chacra, está en todo: te casas, te ayudan en ayni;
cuando alguien de tu familia muere, te ayudan en el entierro por ayni.
Cuando en la cosecha te faltan caballos o burros para trasladar la cosecha de papas de la chacra al troje, te
prestan en ayni, pero eso sí, todo ayni tienes que devolver con todo corazón. Si uno no tiene caballos, bu-
Ana María Fernández Lávaque et al.
Una estructura argumentativa peculiar en el quechua

rros y otros animalitos que carguen guano, no puedes hacer la chacra. Si tienes estos animales y parientes
que los necesitan, tienes que prestarlos…A ver, ¿cómo, pues, harías si no hay animales que carguen el
guano, la semilla? Así también tiene que haber animales que caguen guano, porque si no hay animales
que caguen guano, menos habrá para cargar en la siembra o en la cosecha. Por eso, tienes que ayudar en
el trabajo a las personas que tienen estos animales, por su guano, por sus animales de carga. Por eso las
personas con más animales hacen harta chacra, porque los pobres sin animales van a ayudarles, ya sea por
su guano o por sus animales de carga . Quienes no tienen animales y quieren hacer chacrita en un layme1,
no pueden hacer harta chacra, salvo que ayuden también hartos días a los que tienen animales.
De todo esto nunca se paga en dinero: de lo que ayudas ni de lo que te ayudan. Esto es el ayni. Aquí en
Cusco, he visto poco esta costumbre del ayni, desde que vine. Será porque el corazón de todo paisano que
se instala en el Cusco ya no escucha las costumbres del pueblo. Por eso todo trabajo que hay aquí en la
barriada es por plata, ya no por ayni. (Op. cit., 36-37.)
Los narradores de esta autobiografía pertenecen al grupo social de los indigentes y son cul-
turalmente analfabetos; ambos son quechua monolingües. De allí que su discurso puede con-
siderarse típico de la modalidad de habla del campesino quechua.
El fragmento se inicia con una frase que sintetiza una tesis ya desarrollada anteriormente:
el valor de la reciprocidad como principio tradicional de la organización socioeconómica an-
dina. Esta misma tesis, que opera como exordio, es la que el párrafo seleccionado desarrolla-
rá: “Esta forma de ayudarse a través del ayni no sólo es en la chacra, está en todo”. El núcleo
semántico de esta tesis es precisamente el ayni. Los tres primeros argumentos disocian ese
todo en algunos de sus componentes: “Te casas, te ayudan en ayni; cuando alguien de tu fami-
lia muere, en el entierro te ayudan por ayni. Cuando en la cosecha te faltan caballos o burros
[...] te prestan en ayni”. Es esta costumbre solidaria la que aparece subrayada a través de los
ejemplos mencionados, que operan como fundamento de lo real construido en el discurso. La
enumeración de los casos que patentizan el ayni finaliza con la necesaria retribución del favor
recibido: “pero eso sí, todo ayni tienes que devolver de todo corazón”. Aquí, con el inicio de
una segunda tesis, aparece claramente la peculiar dispositio argumentativa en el quechua. Esta
segunda tesis deriva de la primera, a la que también procura confirmar. Se trata de la interre-
lación solidaria y afectiva implícita en ese recurso tradicional de intercambio de servicios y de
bienes. A través de esta segunda secuencia argumentativa que se desarrolla por medio de es-
tructuras condicionales (“Si tienes estos animales y parientes que los necesitan, tienes que
prestarlos...”) el texto se dirige nuevamente al punto inicial o sea a proporcionar nuevos casos
ejemplificadores que muestran la ineludible presencia del ayni en la comunidad campesina
quechua. Estas tesis encadenadas, una de las cuales sirve a su vez de argumento a la anterior y
se sostiene en nuevos argumentos que fundamentan el núcleo semántico de la primera tesis,
guardan semejanza en el nivel del discurso con el aglutinamiento morfosintáctico del que-
chua, en el cual un núcleo lexemático es modificado por morfemas sufijados que precisan o
amplían el contenido de aquél (por ejemplo willawara tiene la raíz verbal willa-, -wa pronom-
bre objeto de primera persona y –ra pasado no experimentado traducible al español como ‘me
informó pero no me consta que fuera cierto’).
Por su parte, los argumentos que se dirigen a probar los beneficios del ayni incorporan,
como una estrategia más, la pregunta retórica, que en este discurso equivale a un desafío: “A
ver, ¿cómo pues harías si no hay animales que carguen el guano, la semilla?”.
El hecho de que los enunciados retornen de continuo a la tesis inicial, según el modo con
que la lengua quechua organiza el pensamiento, puede parecer al lector occidental un discurso
que avanza demasiado lento. Sin embargo, esa arquitectura argumentativa del texto quechua,

1
Layme: parcela de tierra que es cultivada en forma rotativa cada cierto tiempo (op. cit., 121).

1079
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

que obliga a conservar la referencia por medio de la redundancia del mismo núcleo semántico
de la tesis, favorece la conexión del pensamiento y contribuye a destacar la hipótesis en la que
converge todo el discurso. Esta morosidad en el desarrollo discursivo es correlativa con una
concepción pausada y aun estática de la interacción del hombre andino con el mundo que lo
circunda; un “solo estar”, como decía un poeta salteño refiriéndose al modo de ser y actuar del
campesino de la Puna.
Desde el punto de vista retórico, la técnica argumentativa del discurso quechua es reiterati-
va. Se basa en proponer una estructura a lo real -en este caso la relación recíproca implicada
en el ayni- y en fundamentar su necesidad, es decir sostener esa organización de la realidad en
el discurso. Como estrategia persuasiva, dicha técnica procede desde el todo a sus aspectos.
Los argumentos se disponen en enlaces de sucesión (R. Marafioti, 1988, 202); de este modo,
tanto los positivos como los negativos constituyen condiciones seguidas por consecuencias
invariables, estableciéndose una dinámica de causa-efecto. La argumentación está dominada
por esta estrategia, cuyo contenido es, en síntesis, el siguiente: si uno cuenta con animales
debe prestarlos al que no los tiene porque necesitará de él para ayudarle a cultivar su chacra;
si en cambio no se tienen animales de carga habrá que ayudar en las tareas de siembra y cose-
cha al que los posee, para recibir a su vez animales en préstamo cuando se los necesite. En
suma, la técnica argumentativa del texto conduce a presentar la costumbre del ayni como con-
dición ineludible de la vida rural andina.
Es también destacable en cuanto a la dispositio, la técnica de disociar las nociones o los
hechos, como se acaba de señalar, en lo que respecta a las condiciones positivas y negativas
que determinan consecuencias coherentes. Idéntica disociación ya se indicó respecto a la divi-
sión del todo en partes.
Como sucede en la mayoría de los textos argumentativos, el estudiado aquí presenta, entre
sus argumentos, uno que funciona como confirmatio: “Por eso las personas con más animales
hacen harta chacra porque los pobres sin animales van a ayudarles...” Y en seguida, otra ora-
ción que -de la misma forma en que hasta el momento se desarrolló la argumentación- opone
a la anterior su versión negativa: “Quienes no tienen animales y quieren hacer chacrita [...] no
pueden hacer harta chacra salvo que ayuden también hartos días a los que tienen animales”.
Finalmente, en el último párrafo se encuentra el epílogo del discurso, y aquí ya no es ex-
traño el retorno a la tesis inicial, pues se requiere esa vuelta para agregarle una precisión. Se
trata de un dato que permite comprender el ayni como el precedente del trueque, si bien con
alguna diferencia pues mientras este último es una forma de comercio, el ayni se presenta
como intercambio de servicios. Lo que enlaza ambas costumbres es el hecho de que en ningu-
na de ellas media el dinero. El discurso concluye así: “De todo esto nunca se paga en dinero
[....] Esto es el ayni”. Esta precisión se amplía afirmando que esa pauta cultural, cuya necesi-
dad se ha puesto en evidencia, es sólo propia del campo; en la ciudad no se observa y por ello
el protagonista lamenta la pérdida de “las costumbres del pueblo”.
En síntesis, la estructura del discurso argumentativo en este texto transcripto del quechua
es la siguiente:
Dispositio: a) Exordio: tesis principal del discurso.
b) Narratio:
Argumentos: - los que disocian el todo en partes;
- los basados en la estructura de lo real.
Tesis derivada y subrayada con la pregunta retórica.

1080
Ana María Fernández Lávaque et al.
Una estructura argumentativa peculiar en el quechua

Argumentos encadenados que sostienen la estructura de lo real y se basan en las


relaciones condición-consecuencia o causa-efecto.
c) Confirmatio: argumento expresado en tono de máxima a través de dos cláusu-
las, positiva una y negativa la otra, con sus respectivas consecuencias.
d) Epílogo: retorno a la tesis inicial a la que se agregan dos precisiones.
Cada argumento no constituye otra cosa que un nuevo modo de aludir al ayni, núcleo de la
tesis principal.
Ya en el plano de la materialidad lingüística del discurso estudiado, esto es en el texto, se
muestra un enunciador que tiende a permanecer oculto detrás del enclítico impersonal “se”
(“ayudarse”), del pronombre indefinido (“alguien de tu familia; si uno tiene”) o del pronom-
bre personal usado como indefinido (“te casas; te ayudan”). El locutor sólo se muestra en el
desafío al interlocutor cuando le dice: “A ver, ¿cómo, pues, harías...”. El resto del texto, a
pesar de que sus aserciones aparecen ejemplificadas con casos concretos, tiene un valor to-
talmente generalizador apoyado en la impersonalidad de las oraciones. Este tono impersonal
cumple con la función de diluir la responsabilidad personal del locutor en relación con su
enunciado, permitiendo que lo dicho aparezca como la voz de todos.
En cuanto al uso de las formas verbales, cabe señalar que en el texto predomina, con una
frecuencia relativa importante, el tiempo presente de indicativo con un 83% sobre las formas
de subjuntivo, potencial y futuro de indicativo. En cuanto al modo, significa la prevalencia en
el discurso del mundo concreto que rodea al hablante. Por su parte, el relieve otorgado al pre-
sente se vincula al tono aforístico de la mayor parte del texto, cuyo contenido adopta la forma
de máximas ejemplificadoras o aleccionadoras. La estructura predominante de la oración es la
condicional, en la que a una prótasis positiva o negativa correponde siempre una apódosis de
similar contenido: “Si tienes estos animales... tienes que prestarlos” / “Si uno no tiene estos
caballos...tienes que ayudar en el trabajo a las personas que los tienen”. Puede observarse que
el contenido de la apódosis implica siempre la necesidad de respetar el ayni, es decir la ayuda
mutua.
El mismo realismo que se observa en el predominio del modo indicativo lo exhibe también
el léxico. En efecto, los campos léxicos más nutridos son los que se refieren al ámbito domés-
tico y al de las labores rurales: familia, casamiento, entierro, caballos, burros, cosecha, pa-
pas, chacra, guano, semilla.
En la construcción del texto se destaca la intención argumentativo-persuasiva del hablante,
no sólo en la estructuración del discurso y en la elección de las estrategias destinadas a mos-
trar al interlocutor las ventajas de una determinada costumbre, la del ayni, sino también en la
presencia de conectores y organizadores discursivos. Por ejemplo: “Así también tiene que
haber...”, “Por eso tienes que ayudar...” son organizadores propios de la argumentación en la
medida en que tienden a plantear la consecuencia o resultado de acciones antes propuestas.
Por su parte, “A ver cómo pues harías” organiza el discurso como un reto.
Importa finalmente destacar que, si bien la estructura textual responde al discurso argu-
mentativo, las secuencias que integran este fragmento son eminentemente descriptivas. La
argumentación es el trasfondo que lo sostiene y le da coherencia, pero las distintas oraciones -
salvo la pregunta retórica- son enumeración de ejemplos, de casos concretos.
El análisis discursivo realizado confirma lo que se anticipó: la proyección de un rasgo tipo-
lógico de orden morfosintáctico, propio del quechua, en el nivel del discurso. En este último
plano ese rasgo aglutinante se manifiesta como la recurrencia circular de un concepto clave a

1081
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

lo largo de todo el texto, con cada uno de los argumentos aportados para sostener la tesis. De
este modo, a ese concepto clave (comparable a la base léxica en el nivel morfosintáctico) se le
van aglutinando oraciones-argumentos.

Bibliografía
CERRÓN PALOMINO, RODOLFO Lingüística quechua, Cusco, Centro de Estudios Rurales Andinos “Bartolomé de
Las Casas”, 1987.
FERNÁNDEZ LÁVAQUE, ANA MARÍA Y JUANA RODAS “Dos perspectivas de análisis en un relato quechua” en
CÓCORA, AMALIA Y VALENTINA NOBLÍA (Eds.) Gramática, Discurso y Sociedad, CD, 2000.
MARAFIOTI, ROBERTO (Comp.) Recorridos semiológicos. Signos, enunciación y argumentación, Buenos Aires,
Eudeba, 1998.
PERELMAN, CHARLES L’empire Rhétorique, París, Vrin, 1988.
VALDERRAMA, RICARDO y CARMEN ESCALANTE Gregorio Condori Mamani. Autobiografía, Cusco, Centro de
Estudios Rurales Andinos “Bartolomé de Las Casas”, 1982.

1082
MARCADORES DE MODALIDAD EPISTÉMICA EN ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

Laura Ferrari
Universidad de Buenos Aires / Argentina
lferrari@filo.uba.ar

1. Introducción
Este trabajo forma parte de una investigación más amplia cuyo objetivo general es el estu-
dio de la modalidad epistémica en la comunicación académica .Su objetivo es analizar los
procedimientos gramaticales que expresan la modalidad epistémica en algunas clases de tex-
tos propias de la comunicación académica. En la primera etapa de esta investigación se estu-
dian los procedimientos gramaticales y léxicos utilizados para la expresión de la modalidad.
A su vez, también se enmarca en la tradición del la lingüística del texto especializado (Ka-
plan 1966; Clyne 1987; Swales, 1990; Clyne 1991; Schröder, 1991). En este trabajo en parti-
cular, me propongo colaborar en la caracterización del artículo de investigación (AI) como
clase textual y relacionar su estructura retórica con la forma en que es presentado el concoci-
miento científico.
Los objetivos son:
1 Analizar el uso de ciertos marcadores de modalidad epistémica en las secciones “intro-
ducción” y “conclusiones” del artículo de investigación.
2 Describir la relación entre los marcadores de modalidad epistémica analizados y las
partes textuales consideradas: “introducción” y “conclusiones”.

2. Marco teórico
La “probabilidad” y sus realizaciones lingüísticas han sido consideradas usualmente “hed-
ging”: una categoría lingüística que engloba todas las expresiones cuyo significado parece
difícil de analizar y categorizar: verbos modales, adverbios, partículas, el uso de ciertos pro-
nombres personales y la ausencia de otros, el uso de pasiva sin agente y otras expresiones
impersonales (Ventola 1997).
Modalidad epistémica
Se aplica a las aserciones e indica el grado de compromiso que el hablante tiene en relación
con la verdad de la proposición. El caso no marcado en este dominio es el compromiso total
con la verdad de la proposición, y los marcadores de modalidad epistémica indican algún gra-
do menor de compromiso con la verdad de la proposición. Las modalidades epistémicas co-
múnmente expresadas son : “posibilidad”, “probabilidad”, y “certeza inferida”.
Palmer (1986) sostiene que el término ‘epistémico’, en lingüística, no debe aplicarse sola-
mente a los sistemas modales que abarcan las nociones de posibilidad y necesidad, sino a
cualquier sistema modal que indica el grado de compromiso del hablante con respecto a lo
que dice. Este autor incluye en la modalidad epistémica dos subsistemas: los evidenciales y
los juicios. Los evidenciales expresan los distintos tipos de evidencia que sustenta el com-
promiso del hablante. Los juicios abarcan las especulaciones y deducciones expresadas lin-
güísticamente.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Un aspecto importante de la modalidad es el de la mitigación que ha sido considerada una


estrategia para suavizar o reducir la fuerza de un acto de habla cuyos efectos pueden no ser
bien recibidos por el oyente.
Hedges (mitigadores) y boosters (intensificadores) son estrategias comunicativas para re-
ducir o aumentar la fuerza de las aserciones (Hyland 2000). Como se puede observar en el
ejemplo siguiente:
1., A través de la descripción semántico-argumentativa trataremos pues de demostrar que a diferencia de
las negaciones descriptiva y polémica, la metalingüística se caracteriza por descalificar el marco o espacio
de discurso del interlocutor... (Signo y Seña 9)
En 1. el verbo tratar se utiliza para no realizar una afirmación categórica.
Ambos procedimientos muestran que los enunciados no sólo comunican ideas sino también
indican la actitud del escritor hacia el contenido de sus textos y hacia los lectores. Estos recur-
sos son importantes rasgos del discurso académico que demuestran que los escritores pueden
usar el lenguaje flexiblemente para adoptar posturas, expresar puntos de vista y señalar alian-
zas. Representan también una contribución importante a la negociación social del conoci-
miento y a los esfuerzos del escritor para persuadir a los lectores de la verdad de sus planteos,
para ganar aceptación en la comunidad científica por su trabajo.
Para el análisis de la estructura retórica de la “Introducción” del AI he utilizado el modelo
de Swales (1990) “creación de un espacio de investigación”.
Modelo de la estructura retórica de la “Introducción” (Swales 1990):
Movida 1 Estableciendo el territorio
∂ Reclamo de centralidad y/o
∂ Hacer generalizaciones temáticas y/o
∂ Revisión de investigaciones anteriores
Movida 2 Estableciendo el nicho
∂ Contradicción con la tradición o
∂ Marcación de una brecha o
∂ Formulación de preguntas o
∂ Continuación de la tradición.
Movida 3: Ocupando el nicho
∂ Presentación de objetivos o
∂ Anuncio de la presente investigación
∂ Anuncio de los principales descubrimientos.
∂ Presentación de la estructura del artículo.
En el análisis de la estructura retórica de la sección “Conclusiones” el modelo de Swales
ha sido extendido por autores como Dudley-Evans y Hopkins (1988) y Dudley-Evans (1994).
En este trabajo se ha hecho una adaptación del modelo de estos autores..
En las “Conclusiones” el autor busca resaltar sus descubrimientos y situarlos en el contexto
de un cuerpo de conocimientos más amplio relacionando los resultados con el trabajo de
otros.
Las “movidas” o “segmentos textuales” (Gnutzmann y Oldenburg 1991) que se han identi-
ficado son las siguientes:

1084
Laura Ferrari
Marcadores de modalidad epistémica en artículos de investigación

1. Formulación por parte del investigador de un título para el “nicho” creado en la


“Introducción” y posteriormente ocupado en la sección de “Métodos y Resultados”.
2. Demostración de que los resultados se relacionan con la literatura científica y con te-
mas más amplios, reestableciendo el citado nicho.
3. Comentarios finales del autor sobre implicaciones futuras.
4. Limitaciones de la presente investigación en relación con los resultados obtenidos, la
metodología aplicada o las implicaciones futuras.
5. Sugerencias para líneas futuras de investigación o desarrollos metodológicos en rela-
ción con la presente investigación con miras a establecer territorio adicional.
De acuerdo con Hyland (2000: 91) el mayor número de recursos mitigadores y resaltadores
aparecen en las “Introducciones” y “Conclusiones”, en consonancia con la afirmación de Ba-
zerman (1988: 243) de que los físicos es lo que leen primero en una lectura rápida para juzgar
el valor del artículo para su propia investigación.
Rasgos superficiales de hedging
En este trabajo se analizarán sólo tres tipos de marcadores de modalidad epistémica. Se ca-
racterizan brevemente a continuación.
Verbos modales
Si bien se identifican con claridad, su significado real en los distintos registros no es muy
preciso.
Coates (1983) ve la polisemia de los verbos modales como una función de los contextos en
los que pueden ocurrir. Es decir el significado de los verbos modales no reside en sí mismos
sino está asignado a las expresiones que los contienen. Un adecuado marco descriptivo de la
modalidad requiere una explicación del lazo entre la semántica lingüística y los contextos
pragmáticos.
Verbos epistémicos
Verbos tales como sugerir, indicar, predecir son la forma más común de expresar mitiga-
ción en el corpus científico. Los verbos epistémicos representan los medios más transparentes
de codificar la subjetividad de la fuente epistémica y están usados para mitigar compromiso o
certeza. Su número significativo refleja su versatilidad retórica en contextos en los cuales las
aserciones categóricas raramente expresan la forma más efectiva de expresión. Al indicar la
confianza del escritor en un enunciado contribuyen al razonamiento evidencial entre funda-
mentos y reclamos y permiten una evaluación del grado de certeza.
Existen por lo menos cuatro maneras mediante las cuales un escritor puede expresar el es-
tatus no factual de una proposición que Palmer (1986) llama especulativa, deductiva, citativa
y sensorial; es decir, los escritores pueden mitigar sus afirmaciones indicando que están pre-
sentando la información como una opinión subjetiva, una deducción, un rumor o basada en la
evidencia de los sentidos.
Los verbos epistémicos señalan el modo de conocimiento y la fuente (creencia, deducción,
reporte, percepción) y por lo tanto tienen implicaciones en cuanto a la confiabilidad del cono-
cimiento en sí mismo.
Verbos epistémicos de juicio
Reflejan las apreciaciones del hablante sobre el status factivo de los eventos e incluyen es-
peculación y deducción. Se distinguen por el hecho de que el grado de compromiso con la

1085
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

verdad de la proposición se predica en relación con la falta de certeza de la evaluación huma-


na.
En el subconjunto de los verbos de juicio, los verbos especulativos indican que hay cierta
conjetura acerca de la verdad de la proposición. Comprenden pricipalmente los verbos “per-
formativos” que realizan más que describen los actos que enuncian: proponer, sugerir, de-
mostrar. También se incluyen verbos que involucran inobservables estados cognitivos o pro-
cesos que no realizan actos de habla: creer, especular, suponer. Estos verbos parecen dar un
significado más conjetural que asertivo a las proposiciones que los siguen, dando como hipó-
tesis un mundo en el que p podría ser verdadera.
El segundo tipo de verbos de juicio deriva más obviamente de razonamiento inferencial o
cálculo teórico y se presentan como deducciones o conclusiones: calcular, inferir, concluir,
deducir.
Por ejemplo:
2. Aunque el análisis aquí esbozado es indisutiblemente incompleto y quizá defectuoso en algunos deta-
lles, hemos intentadodo proponer un tratamiento unificado de una serie de construcciones, algunas de las
cuales no figuran en las gramáticas del español. (Signo y Seña 7)
Además del uso de las formas pasivas los escritores pueden distanciarse de su proposición
a través de procedimientos (abstract rhetors) que implican que los actos retóricos pueden
cumplirse sin voluntad humana:
La evidencia taxonómica sugiere...
El modelo implica que...
El presente trabajo indica...
Este procedimiento contribuye a la despersonalización del discurso al hacer aparecer el
texto o los datos como fuente de los juicios epistémicos.
Verbos epistémicos evidenciales
Estos verbos refieren a una justificación evidencial basada o bien en el reporte de otros, o
en la evidencia de los sentidos, o en la posibilidad de hacer converger la evidencia con los
objetivos.
Los científicos descansan abundantemente en la evidencia proporcionada por la bibligrafía
y la elección del verbo de reporte muestran la actitud adoptada hacia esos descubrimientos
refiriéndolos como juicios especulativos o deductivos.
Un segundo grupo de verbos epistémicos se refieren a la percepción o aprehensión del co-
nocimiento científico que se intenta trasmitir, verbos tales como: parecer, aparecer, como por
ejemplo:
3. Las relaciones que se producen entre los actantes del acontecer o evento, que orienta la relación predi-
cativa- atributiva, media o activa, en términos de Poittier 1987 (123)-, en cuanto dan cuenta de diferencia-
ciones semánticas profundas, parecen tener más interés, como se ve, que las identificaciones automáticas
basadas en indicios formales, normalmente equívocos. ( RLA 36)
Un tercer grupo de verbos evidenciales tienen la función de mitigar la fuerza con la que los
objetivos de la investigación o la posibilidad de adquirir evidencia apropiada se expresan.
Según Hyland (1998) provocan un contraste entre los objetivos de la investigación y la posibi-
lidad de adquirir evidencia apropiada. Por un lado enfatizan los propósitos de la investigación
y por el otro, ponen en un segundo lugar el hecho de que se haya alcanzado la evidencia nece-
saria para sustentar las hipótesis formuladas.

1086
Laura Ferrari
Marcadores de modalidad epistémica en artículos de investigación

El científico reconoce que sus resultados no pueden incluir todas las variables, ni dar cuen-
ta de todas las posibilidades y que su información es incompleta.
La elección del recurso es esencialmente estratégica.
En síntesis los verbos epistémicos léxicos son, según Hyland, la forma más frecuente de
expresar mitigación en el corpus de AI. Otorgan significado al estatus no factual de la propo-
sición. Estos verbos indican precisión en relación con el grado de compromiso del escritor con
lo que ha dicho e indican si la justificación para ello proviene del juicio del hablante o de evi-
dencia proveniente de distintas fuentes.

3. Corpus y metodología
El corpus está constituido por la “Introducción” y las “Conclusiones” de diez artículos de
investigación de cuatro revistas especialializadas: Signo y Seña, Revista de Lingüística Teóri-
ca y Aplicada, Revista Argentina de Lingüísitca y Cuadernos del Sur. Se han seleccionado
autores nativos y artículos que tengan un desarrollo teórico.
Las variables estudiadas son esencialmente algunos de los recursos lingüísticos que propo-
ne Hyland, adaptados al español, a partir de las segmentación de las partes textuales, “intro-
ducción” y “conclusiones”, realizada a partir de la propuesta de Swales, Dudley-Evans y
Hopkins y Hyland.
Se parte de la hipótesis de que existe una relación entre la clase de marcadores epistémicos
utilizados y la estructura retórica de la “Introducción” y “Conclusiones” de los artículos de
investigación.
Se trata de un trabajo exploratorio, y los datos obtenidos, dado el carácter ejemplar de la
muestra, sólo muestran tendencias, que deberán ser corroboradas o rectificadas en trabajos
posteriores.

4.Análisis de los datos


4.1 Presencia de marcadores epistémicos en las movidas de la sección “Introducción”
La tabla 1 da cuenta del tipo de marcadores epistémicos en las “movidas” o “segmentos
textuales” de la “Introducción” en los AI analizados.

Tabla 1
Tipos y fecuencia de marcadores en las “movidas” de la “Introducción”

Perífrasis Verbos epistémicos Verbos epistémicos Totales


modales de juicio evidenciales
Establecer el territorio 5 8 1 14 (12%)
Establecer el nicho 8 16 8 32 (37%)
Ocupar el nicho. 6 30 3 39 (45%)
Totales 19 (22%) 54 (64%) 12 (14%) 85

Esta tabla pone en evidencia que los verbos epistémicos de juicio constituyen el marcador
epistémico más utilizado en la “Introducción”, en el corpus analizado. En esta muestra ejem-
plar conforman el 64% del total de los marcadores utilizados en la sección. En segundo lugar

1087
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

las perífrasis nodales constituyen el 22% de los recursos utilizados y por último los verbos
epsitémicos evidenciales, el 14%. En relación con la estructura retórica de las introducciones
analizadas, la concentración mayor de recursos se da en la movida 3 “ocupación del nicho”
(45%); no sólo de marcadores sino de verbos epistémicos de juicio. En segundo lugar, en la
movida 2 “establecer el nicho” (37%), también los verbos epistémicos de juicio representan el
mayor recurso utilizado. En la movida 1 “establecer el territorio” se repite el mismo fenóme-
no.
4.2 Presencia de marcadores epistémicos en las movidas de la sección “Conclusiones”
La tabla 2 da cuenta del tipo de marcadores epistémicos en las movidas de la sección
“Conclusiones” y de su distribución y frecuencia.

Tabla 2
Tipos y fecuencia de marcadores en las “movidas” de las “Conclusiones”

Perífrasis modales Verbos epistémicos Verbos epistémicos Totales


de juicio evidenciales
Formulación de 10 12 2 24 (58%)
resultados
Redescricpción de la - 1 1 (2,4%)
brecha
Implicaciones 1 10 2 13 (31%)
Limitaciones de la 1 - - 1 (2,4%)
presente investigación
Sugerencias para inves- 1 1 - 2 (4,8%)
tigaciones futuras
Totales 13 (31%) 24 (58%) 4 (9,75%) 41

Esta tabla pone en evidencia que los verbos epistémicos de juicio son el recurso lingüístico
que tiene una frecuencia mayor en la sección ”Conclusiones” del corpus. Constituyen el 58%.
En segundo lugar las perífrasis modales , un 31%, y por último, los verbos epistémicos evi-
denciales, un 9,75%. En relación con la distribución de los marcadores y la estructura retórica
de las conclusiones, la movida 1, “Formulación de resultados” es la que posee un mayor nú-
mero de recursos epistémicos, el segundo lugar lo ocupa la movida 3 “Implicaciones”.
La comparación de ambas tablas pone en evidencia que la parte textual “Introducción” pre-
senta el 67% de los marcadores epistémicos identificados en el corpus. Y a su vez, muestra
que la distribución de los procedimientos es paralela en la “Introducción” y en las “Conclu-
siones”, es decir la mayor frecuencia la presentan los verbos epistémicos de juicio, en segun-
do lugar las perífrasis modales y por último los verbos epistémicos evidenciales.
4.3 Análisis de marcadores y estructura retórica de la “Introducción” y las “Conclusio-
nes”
4.3.1 “Introducción”
La observación de la tabla 3 muestra que la movida que presenta mayor número de marca-
dores es la 3: “ocupar el nicho”:

1088
Laura Ferrari
Marcadores de modalidad epistémica en artículos de investigación

Tabla 3
Perífrasis modales Verbos epistémicos Verbos epistémicos Totales
de juicio evidenciales
Ocupar el nicho. 6 (15%) 30 (76%) 3 (7%) 39

Si retomamos el análisis de Swales, podemos ver que en este segmento textual los pasos
son :
∂ Presentación de objetivos
∂ Anuncio de la presente investigación
∂ Anuncio de los principales descubrimientos.
A su vez los marcadores más frecuentes (75%) son los verbos epistémicos de juicio; estos
ítemes léxicos indican precisión en relación con el grado de compromiso del escritor con lo
que ha dicho e indican que la justificación para ello proviene del juicio del hablante.
4.3.3 “Conclusiones”

Tabla 4
Perífrasis modales Verbos epistémi- Verbos epistémi- Totales
cos de juicio cos evidenciales
Formulación de 10 (41%) 12 (50%) 2 (8%) 24
resultados
Implicaciones 1 (7%) 10 (76%) 2 (15%) 13

En la tabla 4 se han identificado las movidas que presentan una mayor frecuencia de mar-
cadores. Los verbos epistémicos de juicio son los procediemientos lingüísticos más utilizados,
y en segundo término las perífrasis verbales.

Conclusiones
Los resultados de los análisis presentados en este trabajo permiten presentar algunas con-
clusiones que tienen carácter provisorio y que deberán ser refrendadas en corpora más am-
plios y con otras disciplinas.
1. La presencia de marcadores de modalidad epistémica en las partes textuales analizadas
demuestra que constituyen un recurso utilizado por los escritores en la estructuración
de los Artículos de Investigación.
2. En este trabajo se han analizado sólo formas verbales, perífrasis modales y verbos epis-
témicos, quedan por estudiarse otros recursos gramaticales y léxicos que también ex-
presan la modalidad epistémica.
3. De acuerdo con el análisis realizado en esta muestra, la “Introducción” posee un núme-
ro mayor de marcadores que las “Conclusiones”. Esto contradice los resultados obteni-
dos por Hyland 1998.
4. Los verbos epistémicos de juicio han demostrado ser en todos los casos el recurso más
utilizado. Estos verbos se caracterizan por el hecho de que el grado de certeza de la
verdad de la proposición se predica en relación con la evaluación que realiza el hablan-
te.

1089
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

5. Los verbos epistémicos evidenciales, el recurso menos utilizado en el corpus, expresan


distintos tipos de evidencia que proviene de distintas fuentes alternativas.
6. En síntesis, la elección de un recurso y no de otro supone una elección estratégica de
parte del escritor en la formulación y estructuración de sus trabajos y, por ende, en la
forma de presentar el conocimiento científico a la comunidad académica.

Referencias
BAZERMAN, C. (1988) Shaping written knowledge. University of Wisconsin Press.
CLYNE, M. (1987) Cultural Differences in the Organization of Academic Texts. Journal of Pragmatics, 11, 211-
247
CLYNE, M. (1991) The Sociocultural Dimension: The Dilema of the German-speaking Scholar. En Schröder, H.
Subject-oriented Texts: Language for Special Purposes and Text Tehorie. New York/Berlin, Walter de
Gruyter.
COATES, J. (1983) The semantics of modal auxiliaries.Beckenham: Croom Helm.
DUDLEY-EVANS, T. & HOPKINS, A. (1988) “A genre-based Investigation of the Discussion Sections in Articles
and Dissertations”. English for Specific Purposes, Vol. 7, 113-121.
DUDLEY-EVANS, T. (1994) “Genre analysis: an approach to text analysis for ESP”. En Coulthard, M. (ed.) Ad-
vances in Written Text Analysis.Londres, Nueva York: Routledge: 219-228.
GNUTZMANN, C. & OLDENBURG, H. (1991) Contrastive Text Linguistics in LSP-Research: Theoretical Consid-
erations and some Preliminary Findings. En Schröder, H. Subject-oriented Texts: Language for Special
Purposes and Text Tehorie. New York/Berlin, Walter de Gruyter: 101-136.
HYLAND, K. (1998) Hedging in Scientific Research Articles. Amsterdam/Philadelphia: John Benjamins.
HYLAND, K. (2000) Disciplinary Discourse. London: Logman.
KAPLAN, R. (1966) Cultural thought patterns in intercultural communication. Language Learning, 16
PALMER, F. R. (1986). Mood and Modality. Cambridge: Cambridge University Press.
SCHRÖDER, H. (1993) Fachtextpragmatik. Tübingen: Narr Verlag.
SWALES, J. M. (1990) Genre Analysis. English in academic and research settings. Cambridge: Cambridge Uni-
versity Press.
VENTOLA, E. (1997) “Modalization: Probability - an exploration into its role in academic writing.” Culture and
Styles of Academic Discourse, A. Duszak, ed., Mouton de Gruyter, Berlin - New York

1090
EFECTO DEL USO DE VERBOS ILOCUCIONARIOS EN EL REPORTE DE NOTICIAS POLÍTICAS

Inés Frigerio
Universidad Nacional de Río Cuarto / Argentina
ifrigerio@hum.unrc.edu.ar

El lenguaje impregna la acción humana. Consecuentemente, no se pueden concebir las


prácticas sociales separadamente del uso del lenguaje. Desde el punto de vista de Norman
Fairclough, “los fenómenos lingüísticos son fenómenos sociales” (Fairclough, 1989, p.23).
Las convenciones sociales determinan la forma en que la gente se comunica a través del len-
guaje, y este concepto lleva a la idea de que el discurso es una forma de “práctica social”
(p.22), definida dentro del contexto de situación y de cultura. Dentro de este marco, los signi-
ficados del lenguaje encuentran su “forma material” (Kress, 1985, p.18) en textos, que están
socialmente determinados y construidos. Esta “interacción práctica de lenguaje y contexto”
(Fowler, 1996, p.10) es uno de los intereses del Análisis Crítico del Discurso dentro de la
Lingüística, que estudia las prácticas discursivas como parte de nuestra vida diaria.
La intención del Análisis Crítico del Discurso , como así también de la Lingüística Crítica,
ha sido “revelar los mecanismos de poder y sus efectos a través del análisis de poderosos ob-
jetos culturales – los textos” (Kress , 1996, p.15).
Teun van Dijk piensa que hay una relación entre el discurso y el poder social (1996, p.84)
y que es a través de los textos que este poder se ejecuta. Por medio del análisis de la estructura
de los textos se puede observar cómo los medios de comunicación pueden influir sobre los
lectores que acceden al discurso público escrito, tal como aparece en las noticias.
Dentro del discurso como práctica social está el texto, que es el resultado de procesos de
producción y de interpretación, de acuerdo con Fairclough (1989, p.25). Todos esos elemen-
tos son interdependientes e interactivos, y a su vez dependen de las relaciones sociales que los
generan.
Los eventos sociales se representan lingüísticamente a través de un sistema de significados
–o signos– y diversas situaciones sociales producen discursos e identidades discursivas dife-
rentes porque los roles están en constante negociación durante la interacción. Fowler expande
este concepto diciendo que “las circunstancias sociales de la comunicación “ (1991, p.66)
ejercen presión sobre la estructura del texto, y así se establece una conexión entre la estructura
lingüística y los valores sociales. Por lo tanto, se puede inferir que formas diversas de expre-
sión pueden llevar a diversas formas de representaciones, a diferentes puntos de vista ideoló-
gicos específicos.
La cuestión de quién dice qué a quién y cómo denota los aspectos funcionales del lenguaje.
El lenguaje es una forma de actuar. La gente realiza actos a través del lenguaje, y el lenguaje
ocasiona cambios en la sociedad al estar en relación constante con el contexto situacional.
Como expresa Kress (1985, p.18), “el lenguaje siempre ocurre como texto”, y los que utili-
zan el lenguaje tienen propósitos específicos al involucrarse en interacciones lingüísticas.
Los textos se ven intensamente influenciados por el contexto social de modo que su cons-
trucción, significados y funciones dependen de los objetivos de los participantes. Además, los
textos también están regulados por géneros particulares, o “formas convencionalizadas de
textos” (Kress, p.19). Los géneros son los vehículos que el lenguaje utiliza para lograr cual-
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

quier objetivo comunicativo, y “están sujetos a reglas específicas, que gobiernan la interac-
ción” (Caldas-Coulthard, 1992, p.29).
Este trabajo analiza específicamente cómo las palabras textuales de los políticos son repor-
tadas por los periodistas de un diario local. De acuerdo con Peter White, el reporte del discur-
so político está relacionado con “la reacomodación de las relaciones de poder” (1997, p.105).
En realidad, se espera que los periodistas reporten la información en forma objetiva, neutral e
impersonal. Sin embargo, y como se verá en este análisis, muy frecuentemente el reporte de
las palabras textuales en este caso, de políticos, están cargadas de interpretaciones personales
del discurso directo y de esta manera, la noticia se transforma de lo que realmente pasó o se
dijo, a lo que se ‘reconstruye’ a través del lenguaje del periodista. Por medio de ciertos ins-
trumentos lingüísticos, el hablante / escritor –el periodista en este caso– reporta las ideas de
otra/s persona/s. Estas herramientas pueden incluirse dentro de uno de los significados fun-
cionales categorizados por M.K.Halliday – la función interpersonal, cuyo objetivo es estable-
cer conexiones entre la estructura de la oración y los valores sociales. Es precisamente en esta
instancia cuando la ‘voz’ del periodista “debería ser factual, neutral y libre de subjetividad”
(White, p.106).
Este análisis descriptivo de los verbos ilocucionarios utilizados para el reporte de noticias
políticas se realizó en base a dos parámetros categorizados por N: Fairclough (1995), en vir-
tud de los cuales los textos se pueden comparar con respecto a la representación del discurso
en diarios.
A)
1- Dentro del parámetro de “modo” (p.55) se hallan el discurso directo y el discurso indi-
recto. El presente análisis enfoca noticias expresadas en forma directa, en la cual el hablante-
o escritor en este caso- repite las palabras producidas por otra persona sin hacer ningún tipo
de cambio, es decir, relata verbatim, al pie de la letra, usando los términos exactos de la decla-
ración. El narrador de este discurso directo es considerado como un “intermediario” (Leech &
Short, 1981, p.322) entre el autor de las palabras orales y el receptor del mensaje, es decir, el
interlocutor o el lector.
2- Dentro del parámetro de “ entorno” (“setting”) (Fairclough, 1995, p.60), el cotexto que
acompaña al discurso puede controlar la interpretación que el lector hace de las palabras tex-
tuales.
B)
Específicamente, enfocaré este análisis en los verbos ilocucionarios categorizados por Cal-
das-Coulthard (1992, p.92), concentrándome en el efecto que éstos producen cuando preceden
al discurso directo de los políticos, aunque también haré referencia a los verbos que estructu-
ran este tipo de discurso, e igualmente a los verbos neutros (p. 91/2) que componen estos tex-
tos.

Análisis
1) En primera instancia, consideraré textos donde se observa la evaluación personal por
parte del reportero de las palabras textuales producidas por el otro-el político. Esta interpreta-
ción del discurso directo está realizado por los verbos introductorios de la cláusula (en negrita
en las transcripciones de los artículos periodísticos).

1092
Inés Frigerio
Efecto del uso de verbos ilocucionarios en el reporte de noticias políticas

A continuación se hallan los verbos que exhiben una función metapropositional (Caldas-
Coulthard, 1992, p.92) debido a su fuerza pragmática, extraídos de los artículos periodísticos
bajo estudio:
“volvió a arremeter” “atacó” “acusó” “desafió” “cuestionó” “se quejó” “rechazó” “de-
nunció” “rechazó” “fustigó” “criticó” “objetó” “lamentó” “negó” “responsabilizó”
La interpretación que se desprende de este uso de verbos ilocucionarios por parte del pe-
riodista es que, cuando éstos preceden el discurso directo del hablante, predisponen al lector
hacia una interpretación del mensaje originalmente producido –en este caso– por el político.
Al respecto, debemos considerar las palabras de Fairclough (1989, p. 26): “la forma en que
uno interpreta el texto seguramente va a influir en la forma en que lo transcribe”. Aunque el
periodista no participa del discurso en forma directa, se ‘apropia’ del texto que sigue y lo in-
terpreta, por medio del empleo de los verbos ilocucionarios anteriormente listados. De esta
forma, el lector se ve ‘negativamente’ predispuesto hacia la interpretación de la cita directa
que los continúa, debido al significado de estos verbos. A continuación, tres ejemplos literales
precedidos por la “evaluación negativa” (en negrita) del periodista:
1) La diputada nacional Elisa Carrió acusó al candidato... de ser “un delincuente involucra-
do en negociados” .
Debido a su posición precedente y al cotexto, el verbo ilocucionario “acusó” prepara al lec-
tor hacia la interpretación de la carga negativa de las palabras textuales de la diputada.
2) “Elisa Carrió....” Así, fustigó la posición asumida por Alfonsín afirmando que “no me
dejó sola, simplemente eligió”.
En este caso, la fuerza metaproposicional de “fustigó” es muy fuerte. “Fustigar” significa
“castigar”, así que el significado agregado por el periodista es de ‘condena / censura’, pero de
una manera explícita, directa, como si estuviera de acuerdo con la posición de la diputada
contra el ex - presidente.
3) “Al opinar sobre de la Rúa, el titular de la UCR-Angel Rozas- dijo...”, y lamentó que
“los argentinos estemos siempre en la búsqueda de un papá, de un líder”.
El verbo expresivo “lamentó” provisto por el periodista muestra como éste se apropia de la
idea del político, y nosotros, como lectores, nos vemos inducidos a creer que ese comporta-
miento –la búsqueda de un líder– es una forma equivocada de pensar y/o de actuar. Parece
como si los lectores no pudiésemos pensar por nosotros mismos, o hacer nuestras propias in-
ferencias sobre el significado de la cita directa del político.
A continuación, un ejemplo literal de la fuerza ilocucionaria del “ entorno”, también de-
nominado ‘cotexto’, que acompaña al discurso directo:
4) El dirigente radical comentó con ironía “que los funcionarios que no sabían por quién
votar...estarán distraídos”.
Aquí, el periodista agrega la frase adverbial “con ironía”, que conlleva un sabor distintivo a
las palabras “estarán distraídos” expresadas por el dirigente radical. Este agregado es lo que se
puede interpretar como una apropiación de un texto que pertenece a otro. Como declara Fair-
clough, lo que el lector puede interpretar está también controlado por la ubicación de adver-
bios o frases adverbiales específicas, con una gran carga de intención y significado.
También podemos observar la “intrusión dentro del acto de habla” (Fowler, 1991, p.69)
por parte del periodista, cuando éste emplea los siguientes verbos metaproposicionales en las
noticias políticas:

1093
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

-“enfatizó” “insistió” “remarcó” “afirmó” “resaltó” “recalcó” “puso de relieve” “desta-


có” “ratificó” “hizo hincapié” “aseguró” “admitió” “justificó” “reclamó” “reivindicó”
“exhortó” “instó a” “aprovechó” “sostuvo” “descartó”.
5) Elisa Carrió insistió en que “hay una campaña brutal” en su contra desde el oficialismo.
En este ejemplo notamos el énfasis del periodista sobre la firme aseveración del discurso
directo de la diputada, a través del verbo que precede sus palabras textuales.
6) Elisa Carrió volvió a arremeter ayer contra D. Cavallo, a quién calificó como “un pobre
niño desequilibrado”.
La apropriación del discurso de la diputada por parte del periodista tiene seguramente una
influencia notable sobre la opinión del lector acerca de la persona que está siendo verbalmente
atacada.
7) El ex-primer mandatario Alfonsín reconoció “que la Alianza estaba un poco enferma,
pero de ningún modo ha desaparecido”.
Aquí, el uso por parte del periodista del verbo ilocucionario ‘reconociò’ está indicando cla-
ramente que el político está admitiendo con renuencia una realidad que le compete directa-
mente, y nos incluye a los lectores dentro de su ‘intrusión’ en el texto del otro.
Al categorizar los eventos de discurso directo a través de verbos ilocucionarios, se puede
observar que el reportero / periodista se inmiscuye en ellos. En este punto, la función interper-
sonal descripta por Halliday (Eggins, 1994, p.193) explica lo que los hablantes de una lengua
pueden realizar a través del lenguaje: en este estudio en particular, cómo el periodista expresa
su evaluación del discurso directo del político. De esta manera, la interpretación del lector
sobre el significado de las palabras textuales se ve anticipada. Además, el lenguaje cumple la
función de establecer relaciones interpersonales debido a que el lector está emocionalmente
involucrado en el texto por medio del rol comunicativo adoptado por el periodista.
En este corpus de noticias políticas, se observó un uso limitado de verbos neutrales (Cal-
das-Coulthard, 1992, pp.91/2), siendo el más usual “dijo”, al cual se agregan “contestó”, “co-
mentó”, “consideró” y “se refirió”. En lo referente a verbos que señalizan y marcan un orden
en el discurso (p. 92), “agregó” es el único en este corpus que marca la relación entre las citas
textuales y otras partes del mismo texto.
El hecho de que los verbos que reportan actos de habla metaproposicionales pragmáticos
sean abrumadoramente más numerosos que los verbos textuales en los artículos de diario bajo
estudio puede indicar, en mi opinión, que los periodistas que reportan el discurso político “no
se apartan”, como lo sugiere Caldas-Coulthard (1987, p. 152), de los actos de habla que están
directamente citados, sino que en cambio, interpretan la cita explícitamente.

Conclusión
Indudablemente, la sociedad se encuentra en la actualidad intensamente influenciada por
las noticias recibidas a través de los medios masivos de comunicación. Esta producción inva-
de los hogares, y al ponernos en contacto con el discurso mediático, nuestros valores e ideolo-
gías se ven moldeadas por él. Consecuentemente, puede afirmarse que la realidad se “recons-
truye a través de los ojos de los lectores de noticias” (Caldas-Coulthard, 1992, p.33), y esta
reconstrucción se lleva a cabo, de acuerdo con Kress (1985, p.32), por medio de textos, de
agentes sociales que producen cambios lingüísticos y culturales en la sociedad.

1094
Inés Frigerio
Efecto del uso de verbos ilocucionarios en el reporte de noticias políticas

A través de este breve análisis del discurso he tratado de demostrar cómo los reporteros de
noticias políticas parecen no sólo ‘co-producir’ lo que están reportando, sino también realizar
su propia interpretación y evaluación de las palabras textuales de los políticos –sin alterar su
contenido–, obstaculizando así la inferencia de parte del lector en relación con el significado
ilocucionario de la proposición que está siendo citada. Esta “mediación entre la producción
oral y el lector” (Caldas-Coulthard, 1987, p.152) se realiza a través del uso de verbos meta-
proposicionales empleados por el reportero precediendo la cita directa . Cuando los reporteros
categorizan los actos lingüísticos –el discurso directo- de esta forma, ellos “proyectan” (Eg-
gins, 1994, p.137) su propio punto de vista evaluativo de la ‘voz’ del político presente en la
cita directa.
También he intentado ejemplificar cómo la dimensión interpersonal en la noticia política
involucra a los lectores emocionalmente y ejerce, desde mi perspectiva, una influencia per-
suasiva sobre su interpretación del discurso.
Como sugiere Fairclough, los valores, relaciones y estructuras sociales construyen y son a
su vez construidos por los discursos humanos. Es mi opinión que los educadores deberían
guiar a sus alumnos hacia una concientización de la influencia extremadamente poderosa que
ejerce el lenguaje sobre la mente humana, con el propósito de capacitarlos en una lectura acti-
va y crítica, involucrada interactivamente con los distintos discursos y sus contextos.

Bibliografía
CALDAS-COULTHARD, C. R. (1987). “Reporting speech in written narrative texts” In M. COULTHARD. (Ed.) Dis-
cussing Discourse, Discourse Analysis Monographs, (n 14) 149-167. ELR, University of Birmingham.
CALDAS-COULTHARD, C. R. (1992). News as social practice: a study in critical discourse analysis. (Advanced
Research English Series, 1) Florianópolis: Universidade Federal de Santa Catarina, Brazil.
EGGINS, S. (1994). An introduction to systemic functional linguistics. London: Pinter Publishers.
FAIRCLOUGH, N. (1989). Language and power. London: Longman.
FAIRCLOUGH, N. (1995). Critical discourse analysis. London: Longman.
FOWLER, R. (1991). Language in the news. London: Routledge.
FOWLER, R. (1996). On critical linguistics. In C. R. CALDAS-COULTHARD & M. COULTHARD. (Eds.) Texts and
practices: Readings in critical discourse analisys. 3-14. London: Routledge.
KRESS, G. (1985). Linguistic processes in socio-cultural practice. Victoria, Australia: Deakin University Press.
KRESS, G. (1996). “Representational resources and the production of subjectivity. Questions for the theoretical
development of critical discourse analysis in a multicultural society” In C. R. CALDAS- COULTHARD &
M. COULTHARD. (Eds.) Texts and practices: Readings in critical discourse analysis. 15-32. London:
Routledge.
LEECH, G. & SHORT, M. (1981). Speech and thought presentation. In G. Leech & M. Short. (Eds.) Style in fiction.
318-351. London: Longman.
VAN DIJK, T. A. (1996). Discourse, power and access. In C. R. CALDAS-COULTHARD & M. COULTHARD. (Eds.)
Texts and practices: Readings in critical discourse analysis. 84-104. London: Routledge.
WHITE, P. (1997). Death, disruption and the moral order: the narrative impulse in mass-media ‘hard news’ re-
porting. In F. CHRISTIE & J. MARTIN. (Eds.) Genre and institutions, social process in the workplace and
school. 101-133. London: Cassell.
Puntal newspaper (Río Cuarto, Córdoba, Argentina) (September-December 2001)

Verbos ilocucionarios/metaproposicionales
“volvió a arremeter” “atacó” “acusó” “desafió” “cuestionó” “”se quejó” “rechazó” “denunció” “rechazó”
“fustigó” “criticó” “lamentó” “negó” “responsabilizó” “enfatizó” “insistió” “remarcó” “afirmó” “resaltó”
“recalcó” “afirmó” “puso de relieve” “destacó” “ratificó” “aseguró” “hizo hincapié” ”admitió” “justificó”
“reclamó” “reivindicó” “exhortó” “instó a” “aprovechó” “sostuvo” “descartó” (Caldas-Coulthard, 1992)

1095
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Extractos de noticias bajo análisis (noviembre-diciembre 2001)


- La diputada nacional E.C. acusó al candidato... de ser “un delincuente involucrado en negociados”.
- E.C. .... Así, fustigó la posición asumida por A. afirmando que “no me dejó sola, simplemente eligió”.
- Al opinar sobre d.l.R, el titular de la UCR-A.R.- dijo”...”, y lamentó que “los argentinos estemos siem-
pre en la búsqueda de un papá, de un líder”.
- El dirigente radical comentó con ironía que “los funcionarios que no sabían por quién votar...estarían
distraídos” (ejemplo de “entorno” “setting” Fairclough, 1995).
- E.C. insistió en que “hay una campaña brutal” en su contra desde el oficialismo.
- E.C. volvió a arremeter ayer contra D.C., a quién calificó como “un pobre niño desequilibrado”
- El ex-primer mandatario R.A. reconoció “que la Alianza estaba un poco enferma, pero de ningún modo
ha desaparecido”.

1096
NUEVAS LÓGICAS, VIEJOS DISCURSOS
LA ARGUMENTACIÓN EN EL MARCO LEGAL DE LA DESCENTRALIZACIÓN EDUCATIVA EN LA
1
PROVINCIA DEL NEUQUÉN (1997-2000)

Alicia Frischknecht
Universidad Nacional del Comahue / Argentina
aliciafrischknecht@infovia.com.ar

Introducción
Toda acción jurídico-legal introduce, con referencia a la actividad que regula, una trans-
formación en las relaciones existentes entre los individuos involucrados: para ello, construye,
necesariamente, el marco intelectual y político en el que los enunciados se inscriben. El abor-
daje de los documentos que prescriben el marco regulatorio de las políticas de descentraliza-
ción en la Provincia del Neuquén permite poner en evidencia la ocurrencia de esquemas que
renuevan las relaciones al interior de las instituciones educativas, al tiempo que distraen la
potencialidad de los conflictos al seno mismo de la sociedad. Estos nuevos esquemas se cons-
tituyen como tales a través de la imposición de una nueva lógica discursiva, que es preciso
analizar para determinar cuáles son las prácticas sociales que definen, quiénes son los respon-
sables de las acciones y qué se silencia.
Los discursos producidos en la Provincia en este marco se inscriben en diferentes clases e,
incluso, organizan nuevos formatos dependiendo del complejo tejido constituido por los dis-
tintos niveles de participación en la toma de decisiones –desde el ámbito del Gobierno Pro-
vincial, hasta la conducción de las instituciones escolares. Se ensayará el abordaje en diversos
sentidos: se intentará, por un lado, describir los modos en que se construye la argumentación
en algunos de estos discursos y, por otro, poner en evidencia cuál/es es/son la/s lógica/s que
los fundamenta/n y qué componentes permiten desnudarla/s o enmascararla/s.

Marco conceptual
Los documentos a considerar, en tanto inscriptos en la categoría de acciones jurídicas (Du-
crot, 1982: 71), pretenden la transformación de las relaciones legales existentes entre los indi-
viduos afectados. En el caso de las políticas educativas y las de este contexto histórico-
político en particular, estas acciones son indefectiblemente recursos de una autoridad definida
que, aunque remiten a la participación de los cuerpos colegiados, no son siempre resultado del
consenso entre sus actores. Si bien la actividad lingüística transforma las relaciones, el reco-
nocimiento de una autoridad no siempre está dado por la mera aceptación de una enunciación
prescriptiva. En el ámbito educativo, en particular, dicho reconocimiento debería responder a
un acuerdo real entre razones y prácticas, entre representaciones del mundo y propósitos y/o
políticas.
Los núcleos de sentido común inscriptos en los documentos que permiten circunscribir un
determinado contexto ideológico-político parecerían ser el reconocimiento del derecho indivi-

1
El presente trabajo forma parte del proyecto de investigación “ Descentralización Educativa: las políticas, las instituciones,
los sujetos”, 04/C046, de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional del Comahue, dirigido por la
prof. Silvia Barco.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

dual a la educación, de la aceptación de la responsabilidad del Estado en lo relativo a la garan-


tía a la educación de la sociedad, y de la redefinición del Estado. Este contexto impone una
lógica que se constituye como medio de racionalizar las imágenes del mundo (Habermas,
1998). Sin embargo, dicha racionalización orienta las acciones jurídicas más hacia una refor-
mulación administrativa del sistema que a una reconfiguración efectiva de las relaciones entre
sujetos y prácticas para el logro de dichos núcleos. La imperturbabilidad de los sujetos ante
esta desviación se debe, fundamentalmente, a la multiplicación de acciones que circulan en
los diversos niveles de gobierno del sistema reproduciendo, regulando y transformando las
imágenes. Pero influyen también a) la rutina histórica de aceptación de la norma, b) el sistema
de valores que se refiere al lugar de la política y c) la falta de recursos de los sujetos para de-
codificar el complejo entramado. De este modo el sistema educativo favorece esta reformula-
ción administrativa al tiempo que distrae la atención de los sujetos afectados por los cambios,
en el sentido de no habilitar la decodificación de los sentidos que solapadamente se constitu-
yen.
Vale decir que dichas imágenes del mundo abstraen una nueva jerarquía de valores para la
que el marco legal global, el que justificaría las regulaciones en las que nos detendremos, va
perdiendo progresivamente su base ético-moral. En este contexto, el mencionado núcleo de
sentido común, tanto como los supuestos de consenso, participación y mediación pierden su
significado y su base ético-moral se desplaza del ámbito de decisión de los sujetos a la racio-
nalización de las acciones que, a partir de estos nuevos marcos, sólo serán reguladas por la
normativa –y, consecuentemente, no por una lógica– que las sustenta. La noción de sujeto
como “fuente autónoma de acción” es sustituida por la de “parte integrante de un sistema que
no debe constituir de por sí ninguna forma de coherencia”. A diferencia de las pretensiones de
totalidad constituidas por el discurso de lo sagrado, esta nueva lógica sólo atiende a la particu-
larización, en la que la fragmentación y, posteriormente, la desarticulación de las redes, queda
justificada (Habermas, 1998).
A través de la identificación de los modos de interacción propuestos por los documentos a
considerar, se puede ver claramente que no son ni la identidad colectiva, ni la coordinación de
acciones en un marco práctico-moral, ni el sostenimiento de una tradición institucional, los
propósitos de la nueva política a diseñar. La compleja red discursiva lleva a distraer, o más
bien a ocultar, cuáles son los contextos de justificación, cuáles las intencionalidades, cómo se
redefinen los sujetos, las prácticas y los objetos, al mismo tiempo que se encubre la responsa-
bilidad de la enunciación centralizada.
Los cruces discursivos entre los diferentes tipos de documentos que regulan las relaciones
al interior de las instituciones educativas tanto como aquellos que vinculan el sistema educati-
vo con la programación política gubernamental, constituyen para los investigadores del ámbi-
to de las políticas educativas un campo problemático. Por un lado, porque se inscriben en un
tejido en el que las distintas interacciones determinan la ocurrencia de distintos clases de tex-
tos. Por otro, porque ese mismo tejido, la reglamentación a las leyes –nacionales, provincia-
les, comunales– se construye como un continuum de respuestas a situaciones puntuales, a la
vez que como acumulación no siempre coherente ni dirigida a esclarecer los marcos de legali-
dad de una situación dada.
Para colaborar con este campo de estudios el recorrido teórico que aquí se propone abreva
en algunas respuestas de la teoría política como también en las perspectivas teórico-
metodológicas de la nueva retórica, de la lingüística crítica y de la semántica lingüística. Esta
trama ha permitido una primera aproximación a este complejo campo de investigación que, de

1098
Alicia Frischknecht
Nuevas lógicas, viejos discursos. La argumentación en el marco legal de la descentralización educativa en…

hecho, no queda cerrado y que debe ser ciertamente afinado. Es preciso anticipar que se trata
de un ámbito en que la individualización de documentos se vuelve muy compleja dado que el
solapamiento de unos documentos sobre otros contribuye no sólo al borramiento del sentido
que pretendieran construir sino también a la desaparición de los mismos. La reconstrucción
es, por tal motivo, otra de las dificultades que los investigadores encontramos. Para garanti-
zarla en los términos lo más absolutos posibles, es que se hace necesario recurrir tanto a la
memoria institucional como a la de los sujetos involucrados. El análisis de dichos discursos
conllevará la selección de otro corpus teórico-metodológico.

Interpretación del corpus documental


De los documentos involucrados con la etapa mencionada –1997 a 2000– he seleccionado
sólo dos: la resolución n° 1945 del año 1997 y la n° 120 del año 2000. El recorte se justifica
en la necesidad de ir construyendo categorías, tanto empíricas como teóricas, que viabilicen
una tipologización exhaustiva de las acciones jurídicas vinculadas con las políticas de descen-
tralización en Educación. Ambas fueron emitidas por el Consejo Provincial de Educación,
ente autárquico, y pretenden establecer la regulación de acciones al interior de las institucio-
nes educativas. Sin embargo, las seleccionadas cobran carácter político, en el sentido de que
no establecen cambios efectivos en las prácticas institucionales, sino más bien intentan la re-
producción de las líneas ideológicas que sostienen el proceso de transformación, no claramen-
te justificadas, según se verá más adelante, para los sujetos mismos involucrados en el último
nivel de toma de decisiones: los que son parte de la comunidad educativa de la institución
escolar.
La base de la consideración de los mismos será por lo tanto comparativa ya que mi objeti-
vo es detectar de qué modo las diversas fuentes ideológicas se cruzan y dan sentido a las pro-
puestas o bien cómo las regulaciones consideradas pretenden justificarse mediante lógicas, no
del todo coherentes, vinculadas con el diseño de las políticas públicas y de las políticas socia-
les. Las respuestas a estos interrogantes permiten inferir que las sugerencias de renovación
inscriptas en la lógica de la postura neoliberal tienden a constituir significantes provenientes,
más bien, de una lógica conservadora.
La estructura argumentativa de estos documentos se organiza en dos secciones: los “vistos”
y los “considerandos”; el segmento final es resolutivo, pero se enmarca en el contexto dialó-
gico, base de los componentes nombrados en primer término. El emisor de los mismos es el
Consejo Provincial de Educación, el órgano colegiado de gobierno formado por representan-
tes tanto del Gobierno Provincial como por los gremiales y los de los docentes2. De hecho, la
aparición de las firmas de sus integrantes llevaría a lugar a suponer que los “vistos” dieran
cuenta del carácter deliberativo de los mismos. Sin embargo, desde la n° 1945, en la que se
resuelve el “fortalecimiento de la organización y gestión institucional” en el marco del “Pro-
ceso de transformación del Sistema Educativo Provincial”, la escueta formulación de éstos no
remite a antecedentes documentales ni a deliberaciones. Ya desde esta formulación se pone en
evidencia el solapamiento antes mencionado: la transformación “en que se halla inmerso el
Sistema Educativo provincial” supone antecedentes documentales también en proyecto, ins-

2
Es necesario aclarar que estos componentes pierden su base argumentativa desde el momento en que los interlocutores sólo
reconocen su valor prescriptivo. En las instituciones escolares, las resoluciones sólo interesan por ese carácter, difícilmente
los sujetos atienden al hecho de que sus representantes son responsables de la toma de decisiones. El sentido práctico es el
que gobierna todos sus movimientos y el sentido no se construye a partir de una posición política global sino a partir de la
solución a emergentes puntuales y, generalmente, cotidianos.

1099
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

criptos en el proceso de transformación global, el de transformación del Estado y, consecuen-


temente, la del Consejo Federal de Educación.
Vale la pena agregar al análisis que los “considerandos” dan cuenta de una incongruencia
básica: por un lado la transformación está ya definida pero, por otro, los actores son responsa-
bles de lograr el consenso sobre aquellos puntos que ya fueran decididos fuera del ámbito de
participación3.
Sólo al llegar al segmento final, se esclarece el verdadero carácter prescriptivo del docu-
mento como también el rol asignado al órgano de gobierno: más allá de los términos contra-
dictorios relevados en los considerandos, es el CPE quien resuelve tanto la transición como
las propuestas de transformación. Tanto el “colectivo”4 como la “comunidad”, nociones pre-
viamente enunciadas, quedan excluidas de la discusión de fondo sobre la política a instrumen-
tar.
En este segmento es también donde se produce la textualización de las perspectivas que,
según creo, entran en contradicción y dan lugar, más que a un contexto de justificación ideo-
lógico, a una lógica que escapa a toda justificación. Las propuestas de transformación atien-
den por un lado a las premisas de “calidad del proceso de enseñanza aprendizaje”, de relación
con el mundo del trabajo, de relación con la ciencia y la tecnología junto con la de evaluación
y control sistemático. Por otro, suponen la garantía del derecho a la educación y de la educa-
ción permanente, el rescate de la “memoria educativa neuquina” y la participación comunita-
ria. Estas lógicas contradictorias, políticamente hablando, se justifican con la premisa final,
“el fortalecimiento de la organización y gestión institucional”. En el mismo sentido, las series
léxicas que caracterizan al lexema “escuela” como “espacios pedagógico-administrativos”,
“servicios educativos”, “dependencias del CPE”, al mismo nivel que “Escuela Pública” con-
solidan la lógica político-administrativa que justifica todos y cada uno de los documentos del
corpus amplio relevado. En el caso de este primer documento no hay referencia alguna a
“descentralización”, sin embargo la aparición de fórmulas como “organización y gestión”
como las que se refieren a “organizaciones locales y distritales” suponen la desconcentración
tanto pedagógica como administrativa.
Por medio de la Resolución n°120/00 se pone en evidencia que la promoción del período
de transición –en que según la resolución anteriormente analizada se consolidarían las pro-
puestas y acciones tendientes a la transformación– se da por cerrado para dar lugar a la ejecu-
ción de acciones. A lo largo de este período se han emitido el Convenio Marco “Fortaleci-
miento de instituciones educativas a través del proceso de descentralización en la provincia
del Neuquén”5 y “Proyecto de descentralización para el fortalecimiento Institucional de las
Unidades Educativas”6, ambos desde el centro mismo del poder político provincial. Los nive-
les de decisión se han redefinido en este período: el Consejo Provincial de Educación es
acompañado por la Dirección Provincial de Administración y el Equipo Técnico Dirección
General de Desarrollo Organizacional, borrando así la supuesta autarquía y la voluntad de

3
Los ‘considerandos’ pueden sintetizarse a través del siguiente cuadro de contenidos proposicionales: a) El consejo aspira a
resignificar el rol de la Escuela. b) La resignificación conlleva la ejecución de propuestas. Las acciones coadyuvan a la ejecu-
ción de propuestas. c) El colectivo es responsable de la modificación del sistema. El colectivo requiere de espacios y tiempos
de transformación. El colectivo debe desarrollar propuestas. El colectivo debe propender acciones. d) Las leyes permiten
conformar un sistema de educación mejor.
4
Los entrecomillados remiten al documento inmediatamente referido.
5
El convenio fue firmado por el gobernador de la Provincia, Jorge Sobich, y por el ministro de Educación de la Nación, Dr.
Llach, en diciembre del año 1999.
6
La fecha en que se firma es enero de 2000.

1100
Alicia Frischknecht
Nuevas lógicas, viejos discursos. La argumentación en el marco legal de la descentralización educativa en…

consulta a los sujetos involucrados que supone la aparición en éstos del órgano colegiado de
gobierno.
Cabe aclarar también que estas regulaciones –Convenio y Proyecto antes mencionados–
redefinen los circuitos de toma de decisiones de modo que el contexto de justificación ideoló-
gico es trasladado del discurso de la Ley y de los proyectos gubernamentales, a aquéllos que
deberían asumir sólo la regulación de las prácticas. El gobierno central, entonces, asume los
espacios considerados como lugar del consenso y reglamenta la instrumentación de acciones
desde su seno, es decir, sin la intervención de los sujetos.
No sólo se da por cerrado el proceso que pretendiera involucrar a los sujetos en la toma de
decisiones sino que los argumentos que sostenían la regulación anterior –inscriptos en la tópi-
ca de la cantidad, más educación para más personas por más tiempo- son desplazados por
otros justificados por la necesidad de actualización, que se traduce más bien en una ‘puesta al
día’. El contenido proposicional “la sociedad se caracteriza por sus continuos cambios / las
unidades educativas manifiestan la necesidad de cambios en ese sentido”7, oculta el hecho de
que la decisión no fue tomada a nivel del gobierno colegiado de la Provincia: los objetos pre-
supuestos del cambio son la necesidad de promover la redistribución de responsabilidades, la
flexibilización laboral, las nuevas modalidades de conducción, junto con la recentralización
de la toma de decisiones.
El de “las normas jurídicas reguladoras del sistema son obsoletas” se inscribe en la misma
tópica y responde a la necesidad -no enunciada por este contexto aunque sí por los proyectos
de reforma del Estado- de la desburocratización, confirmada por el enunciado referido a la
definición de las condiciones de la “descentralización administrativo-financiera”. Recupera
así el nudo del discurso de la “transformación educativa” que se presenta como lo nuevo, lo
no atado al pasado, lo adecuado a un presente dado y a un futuro previsible –necesarios para
la definición del poder de una imagen del mundo) y dispone así, como sugerencia, una opera-
ción de cierre que inmoviliza porque no admite la mirada hacia el pasado. El presente es un
dato y el futuro está ya diseñado.
La resolución n° 120/00 es el primer documento en que se refiere concretamente de este
modo al proceso que supone integración, efectivización, actualización, financiamiento de pro-
yectos - los mismos términos que los enunciados en el marco global, Ley Federal de Educa-
ción, permanentemente solapada en la definición de antecedentes documentales. Resulta sig-
nificativo el que la reflexión no sea también orientada al condicionante de “gobernabilidad”
en ella referido, condicionante que se relaciona con la participación comunitaria en la toma de
decisiones en el último eslabón del esquema de gobierno de la educación.
El contexto dialógico es, por lo tanto, dirigido hacia la superestructura del sistema y no
como se describía en el documento del año 97 –como también en los anteriores PEP y
EMER– hacia los sujetos convocados por las acciones diseñadas para la formulación del pro-
yecto mismo. El “colectivo” y la “comunidad” presentes en el ’97 han desaparecido del texto
de la Resolución n° 120/00 para dar lugar a nominalizaciones que tienden a disolver la idea de
participación en algún espacio de decisión. Estas son “la sociedad”, “la actividad pedagógi-
ca”, los “miembros”. Al mismo tiempo, la posición del Consejo Provincial de Educación es
desplazado por “Estado”, que va progresivamente asumiendo posiciones centrales en los seg-
mentos argumentativos del texto. Sólo en el segmento resolutivo es el CPE el sujeto inscripto,
pero sólo para “aprobar el proyecto” gestado en niveles superiores, para “facultar” a las Di-

7
La reconstrucción del contenido proposicional es nuestra. En adelante, en bastardilla.

1101
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

recciones de Nivel y Modalidades a A) “generar líneas de acción (...)”, B) “proponer normas


legales que faciliten un nuevo enfoque de gestión y organización escolar” y C) “adoptar nue-
vos mecanismos y procedimientos que favorezcan la implementación (...)”.
En síntesis, la autonomía del Consejo queda simplificada a la reproducción del control, en
el nivel de la Unidades Educativas. Sin embargo, el control sustantivo del sistema en cuanto a
financiación, evaluación de la calidad y distribución de partidas de incentivo a proyectos, es
responsabilidad de los órganos no deliberativos de gobierno.
También puede observarse que el del argumento básico de la ‘Educación como derecho’ es
desplazado del discurso del 97 al del 2000 por el de la ‘Educación concebida como bien so-
cial’. Esta redefinición inscribe a la escuela como “institución que aprende”, como aquélla
que deberá aprehender las lógicas que sustentan los aires de renovación para poder, a largo
plazo diseñar, más que líneas de acción pedagógica, líneas administrativas y generadoras de
recursos propios de cuyo origen tampoco se habla. El rol del Estado de “crear, organizar, au-
ditar, mantener, perfeccionar y asegurar la prestación” está directamente asociado a su doble
función de control: el pedagógico a través de la evaluación y el administrativo financiero, a
través de la supervisión de la ejecución de este nuevo orden impuesto a las instituciones edu-
cativas. El bien social distribuido es un “servicio” homologable por tanto a los otros inscriptos
en el proceso de transformación del Estado.

Algunas conclusiones
El propósito general de establecer bases empírico-teóricas para lograr una descripción aca-
bada de los distintos instrumentos por los cuales se establece una transformación ideológico-
político-práctica ha ido trazando el camino de este análisis. Por un lado fue necesario selec-
cionar componentes para describir una clase de discursos, el de las resoluciones, para ver có-
mo a través de la identificación de los contenidos proposicionales, las justificaciones y el
compromiso con los enunciadores y enunciatarios se dejaba traslucir la base argumentativa
para los componentes prescriptivos diseñados en el seno del cuerpo colegiado de gobierno del
sistema educativo. Por otro, la recurrencia de determinadas series léxicas, las selecciones y las
omisiones han puesto en evidencia que, tras las voluntades de consenso y de participación
democrática que dan sentido a la transformación, otra es la lógica política que se pretende
imponer. Además, y pese a que no se expresa la adhesión al marco normativo global, dichas
selecciones abonan a una adhesión concreta.
Las consignas de descentralización, desburocratización y renovación tienden entonces a
una redefinición de un nuevo modo de centralización –de la evaluación y del control–, a un
nuevo aparato burocrático tendiente a regular y controlar la administración del sistema y a
garantizar la no participación en el mismo, como a imponer -ahora sí de acuerdo con los aires
de cambio impuestos por los tiempos modernos- renovaciones que pretendieron instrumentar-
se ya desde la década del ’70.
Nuevas lógicas para justificar los mismos viejos discursos.

Bibliografía
BOURDIEU, P., (1994), Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Barcelona, Anagrama, 1997.
DE BEAUGRANDE, R.A. y DRESSLER, W.U. (1972), Introducción a la lingüística del texto. Barcelona, Ariel Lin-
güística, 1997.
DUCROT, O. (1972), Decir y no decir. Principios de semántica lingüística. Barcelona, Anagrama, 1982.

1102
Alicia Frischknecht
Nuevas lógicas, viejos discursos. La argumentación en el marco legal de la descentralización educativa en…

FOUCAULT, M. (1978), La verdad y las formas jurídicas. Barbera dell Valles, Gedisa, 2001.
HABERMAS, J. (1981), Teoría de la acción comunicativa II. Crítica de la razón funcionalista. Madrid, Taurus,
1998.
PERELMAN, CH. y OLBRECHT-TYTECA, L. (1958), Tratado de la argumentación. La nueva retórica. Madrid,
Gredos,1989.

1103
SILOGISMO PRÁCTICO Y NARRACIÓN

Marcelino García
Universidad Nacional de Misiones / Argentina
mgarcia@fhycs.unam.edu.ar

“[...] el deleite que en el alma se concibe ha de ser de la hermosura y concordancia que vee o
contempla en las cosas que la vista o la imaginación le ponen delante; y toda cosa que tiene en
sí fealdad y descompostura no nos puede causar contento alguno. [...] que anden a un mismo
paso la admiración y la alegría juntas; y todas estas cosas no podrá hacer el que huyere de la
verisimilitud y de la imitación, en quien consiste la perfección de lo que se escribe. [...] –Y
siendo esto hecho con apacibilidad de estilo y con ingeniosa invención, que tire lo más que
fuere posible a la verdad, sin duda compondrá una tela de varios y hermosos lazos tejida, que
después de acabada, tal perfección y hermosura muestre, que consiga el fin mejor que se pre-
tende en los escritos, que es enseñar y deleitar juntamente [...]. Porque la escritura desatada
destos libros da lugar a que el autor pueda mostrarse épico, lírico, trágico, cómico, con todas
aquellas partes que encierran en sí las dulcísimas y agradables ciencias de la poesía
y la oratoria.”
Don Quijote de la Mancha (I, 48).

Carácter retórico-argumentativo del relato histórico escolar


Frente al precepto de Ranke (contar los hechos tal y como sucedieron), o junto con, por de-
trás de él, o adelantándose(le) a la divisoria de aguas respecto del estatuto del conocimiento, y
el conocimiento histórico, resuenan dis-contiguamente los aforismos de Nietzsche: no hay
hechos, sólo interpretaciones, y valoraciones que no pueden ser suspendidas fácilmente; de
donde la importancia que adquiere la cuestión de los hábitos (en general, epistémicos, prácti-
cos, estéticos) en relación con la creencia (en los términos de los aforismos y de Peirce, tener
algo por verdadero), si de acuerdo con Ricoeur (1987) por medio de la actividad de configu-
ración narrativa se produce un reenvío “al campo de la praxis y a sus recursos de pre-
comprensión”, a un horizonte cultural, al trasfondo del mundo de la vida. La vía nietzscheana
puede proporcionar alguna clave para leer textos, como los aquí tratados, cuya razón (raciona-
lidad y estatuto razonable) es la de la pasión, por la que se realiza la puesta en escena del suje-
to (y la subjetividad). Esto significa re-introducir al “hombre en su discurso” (Parret, 1993,
1995a, 1995b) y tener presente que son los historiadores los que han contado siempre histo-
rias (Stone).
El tipo de proposición de contrato fiduciario (de comunicación), que constituye el texto
escolar de historia, prevé como su efecto de sentido lo verdadero: un decir-verdadero, un
hacer parecer verdadero (veri-dicción), y posible, creible (vero-similitud), de modo que resul-
ta difícil distinguir entre verdad y certeza, entre saber-verdadero y creer-cierto, dificultad que
viene a problematizar la relación (intrínseca) entre saber y creer (Greimas, Parret). Narrar es
ya interpretar, comprender, explicar, problematizar, argumentar, conforme algún patrón de
racionalidad, a partir, por ejemplo, de uno de los dos espectros siguientes, aunque no homo-
géneos: razón teórica, episteme, racionalidad mono-lógica, verdad como adecuación, demos-
tración “científica”; razón práctica, o estética, racionalidad dialógica, pragmático-
Marcelino García
Silogismo práctico y narración

hermenéutica, verdad pública como consenso comunitario, falibilidad, phronesis-felicidad,


argumentación con razones.
Los momentos-hitos fundamentales (fundacionales) de la narración de historia nacional
en el texto escolar de Argentina1, y su “enseñanza” (moraleja) final, prueban el carácter
“conmemorativo” y “moralizante” de la narración histórica escolar. La moral de (la narración
de) una historia “dispone de un determinado poder de seducción que domina perfectamente”:
el cortejo de Clío es capaz de entusiasmar2. Este, juntamente con otros rasgos, permiten ubicar
este tipo de discursividad en el campo del hacer retórico. La narración escolar histórica, por
su intencionalidad, y dada la “intencionalidad del conocimiento histórico” (Ricoeur, 1990), se
define como un hacer saber y creer que recurre a procedimientos, técnicas y estrategias dis-
cursivos y de construcción textual propios del discurso retórico, aquellos que “permiten pro-
vocar o aumentar la adhesión de las personas a las tesis presentadas para su asentimiento”
(Perelman y Olbretchs-Tyteca, 1989: 34). La finalidad es persuadir por medio del lenguaje:
hacer creer acerca de la cuestión tratada, producir efectos en el receptor en cuanto al conoci-
miento y/o comportamiento3. En definitiva, se trata de valores, creencias, hábitos.
Desde el mismo momento de su nacimiento, Clío “echaría a andar por las calles” (Borges)
de las ilimitadas Comarcas de Mnémesis –y también se zambulliría en las aguas del Leteo–,
de Cronos, Logos y Graphos. Y desde entonces no para. De la mano de sus primeros ‘peda-
gogos’: El Gran Viajero, que emprendió su Averiguación (la primera), desplazándose en el
espacio y en el tiempo, mitigando la curiosidad y la sed de saber en las fuentes del camino,
regadas por los propios sentidos y los ajenos –oído atento a la voz que corre <*acoe>, obser-
vación <*opsis> y notación esmerada–, para “impedir que caigan en el olvido las grandes
hazañas realizadas por los griegos y los bárbaros” (durante las Guerras Médicas). Y con
Heródoto, Tucídides, que instituye la disciplina, de puño y letra: relato verídico con preten-
sión de ser juzgado útil. Marcas de cuna que no siempre se des-cubren en los combates por la
historia: las huellas etimológicas (genealógicas) siempre frescas de historia –ver, testigo, tra-
tar de saber, indagar; el ojo como núcleo (epistemológico) metafórico.
El contar como generador de comunidad, el relato como modo y medio de socialización,
portador de historicidad, indicarían esa necesidad originaria y originadora que lleva al hombre
a contar historias, lo que autorizaría a definirlo como homo narrans4. La moralidad narrativa
consiste en la fuerza de socialización del relatar y el relato, que ponen en comunidad a los
1
Título de mi tesis de doctorado (donde analizo la sección de Historia de los manuales de quinto grado de diferentes editoria-
les, desde 1976 hasta 1998), de donde procede el presente trabajo.
2
En su comentario a la crítica kantiana de la historia, Lyotard (1994), hace tres observaciones desde “el punto de vista que
domina la elaboración del signo de historia” _el “sentido” de la historia tiene lugar en el escenario histórico y en el senti-
miento de los espectadores: *el entusiasmo de los espectadores es un sentimiento sublime; *ese entusiasmo probaría la pro-
posición según la cual la humanidad progresa hacia un estado mejor; el entusiasmo como sentimiento estéticamente puro
supone un sentido comunitario; *el sentimiento sublime apela a un consenso (indeterminado), el sensus communis funda una
apelación a la comunidad que se enraiza a priori y que tiene lugar sin determinación.
3
Con la Retórica, desde Aristóteles –para quien la argumentación es un método retórico y dialéctico de construcción del
razonamiento, válido para el campo de lo “opinable”–, y su reformulación actual, se pone en discusión el estatuto de la “evi-
dencia” (científica) y se propone completar la teoría lógica de la demostración con la teoría de la argumentación, que trata de
los medios de pruebas propios de las ciencias sociales, la filosofía, la política, el periodismo; en suma los discursos propios
del campo de la argumentación, que “es el campo de lo verosímil, lo plausible, lo probable, en la medida en que este último
escapa a la certeza del cálculo” (Perelman y Olbrechts-Tyteca, 1989: 30, 42). Para estos últimos autores, que proponen la
nueva retórica en 1958 (aunque el primero de ellos presentó su primer trabajo al respecto en 1949), esta teoría se ocupa de las
estructuras de la argumentación, sus esquemas y procedimientos, su clasificación, variedades y combinación posible; los
medios discursivos que sirven para obtener la adhesión. Así, por ejemplo, se puede ponderar la eficacia de una “exposición”,
que pretende la adhesión del auditorio a la tesis presentada, de acuerdo con los objetivos que se propone el destinador; tam-
bién de los textos que tienen como propósito crear una comunidad en torno de valores reconocidos y producir consenso.
4
H. Parret (1995b). Vid. Smorti (2001), Bruner (1995).

1105
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

participantes, los religa. La inscripción de la temporalidad en el relato y de éste en la tempora-


lidad ubica este “juego de lenguaje” en el reino de la memoria y, también, re-articula nuestra
historicidad, como pertenencia y rememoración (Vattimo, 1991). Como tal se conjuga con
otros juegos y otras prácticas, y se incardina en el reticulado de la praxis social que constituye
una “forma de vida” (Wittgenstein). Por lo tanto, la narración practica una racionalidad5,
puede reivindicar para sí el tenor de la verdad y su función comunicativa y comunitaria de de-
marcación de (un tipo de) racionalidad6. La narración postula un mundo, y su sentido. La
práctica narrativa, en cada uno de sus actos, produce y ofrece una (recon)versión de la reali-
dad y la experiencia, a la vez que sustenta una clave de intelección de la misma realidad, de la
experiencia, y de la propia forma narrativa. Es así que ya no importa si la ‘historia’ es verda-
dera o no, lo importante es que haya sido referida y creída, y recordada7.
La textualización de matriz narrativa (i. e. histórica), en cuanto práctica semiótica compleja
y artificio mediador, puede aprovechar o no su potencialidad para la comprensión dialógica,
del hacer histórico social del hombre, de sus obras, de la otredad. En este sentido, se puede
caracterizar el texto narrativo, a partir de un entrelazamiento teórico de base semiótica, como
un complejo mito-poiético, retórico-argumentativo y hermenéutico –lo que equivale a decir
un constructo semiótico complejo, puesto que todas estas operaciones constituyen algunas de
las semiosis posibles–8. La narración sería una realización del triple arte de configurar, argu-
mentar y redescribir: en el proceso comunicativo activado por la narración se re-construyen
tramas, que pueden ampliar el imaginario; se esgrimen y evalúan-critican argumentos, que
pretenden la adhesión del público a la opinión sustentada; se interpretan textos en los contex-
tos respectivos, para “descubrir nuevas dimensiones de la realidad”9. La textualización, en su
dimensión narrativa, implica producir, fabricar una obra (poíesis); componer una trama, re-
presentar el mundo de la praxis (mímesis); interpretar ese mundo, y argumentar sobre él (her-
meneusis, heúresis = hallar argumentos). La operatividad narrativa (Ricoeur) estructura heu-
rística, epistémica y normativamente el mundo de la acción y de las pasiones, que trata de
reencauzar, purgar y purificar (kátharsis); (re)construye la temporalidad humana; y trata de
persuadir acerca de la validez y legitimidad del sentido postulado. Este estatuto de lo narrativo
exige un modo peculiar de inteligibilidad, que se ubicaría en el nivel de la inteligencia prácti-
ca (phrónesis, en el sentido de Aristóteles, 1994; Carr, 1990), y el ejercicio de la capacidad de
juicio (Kant, Peirce)10.
Tipos de discursos como los que estudiamos aquí argumentan con razones. Razones (y ‘ra-
tio’) que se sostienen en las confrontaciones sociales por definir lo verdadero, lo bueno, lo
útil, lo justo, lo bello11. La acción retórica, que se realiza por medio de la actuación textual

5
Parret confronta los dos tipos de racionalidad (tradicionalmente mantenidos a raya uno con relación al otro), y por medio de
Platón ilustra el “origen paradisíaco” donde relatar y argumentar pertenecen a una misma racionalidad universal. Señala una
proveniencia común: legein, hablar, relatar y razonar _al pasar observamos que es la misma para ‘lectura’_.
6
Vincenzo Vitiello entiende que la Hermenéutica “ha hecho valer contra la ‘lógica’ los derechos de la narración. El saber
narrativo histórico en el sentido originario se acerca a las cosa y a la vida precisamente en la medida en que se aleja de la
verdad absoluta y eterna: se acerca a las cosas, que siempre son ‘relativas’ y a la vida del hombre, que transcurre en el tiem-
po” (“Racionalidad hermenéutica y topología de la historia”, en G. Vattino, comp. (1994).
7
En palabras de Borges. En “Palermo de Buenos Aires”, Evaristo Carriego (entre otros lugares), dice: “Afortunadamente, el
copioso estilo de la realidad no es el único: hay el del recuerdo también”.
8
Cfr. Ricoeur, “Hermenéutica y semiótica”, en G. Aranzueque, edic. (1997).
9
Ricoeur, “Retórica, poética y hermenéutica”, en G. Aranzueque, edic. (1997).
10
En términos generales, a partir de Ricoeur, los dos artículos citados arriba.
11
En el texto escolar concurren formas peculiares de los tres géneros retóricos (deliberativo, judicial, epidíctico), dado cierto
desajuste, o aplicación actualizada, con los cuatro criterios que determinan el ámbito y el estilo de cada uno, según la clasifi-
cación de Aristóteles: contenidos de la tópica específica, tiempo al que se refieren, lugar en el que se realizan, tipo de audito-

1106
Marcelino García
Silogismo práctico y narración

escolar, (se) mueve (por) el engranaje del ethos (“carácter”, enunciador, instancia de produc-
ción discursiva) y el pathos (pasión, receptor), para lograr el propósito de “emocionar” y
“convencer” (Barthes, 1982). Basta con señalar la fuerza argumentativa (persuasiva, morali-
zante) de los exempla, definidos por Aristóteles como una de las clases de pruebas y formas
de razonamiento, por inducción, propias de la Retórica; junto con el entimema, razonamiento
por deducción. Además de las “acciones”, “obras” y “sucesos” narrados en distintas formas
(como la anécdota), tienen valor ejemplar (paradigmático) para la conformación (iconográfi-
ca) del imaginario histórico, los próceres (“ilustres patriotas”, forjadores de la patria), presen-
tificados por el género epidíctico (retrato, biografía)12. La operación histórica transmuta de-
terminados hechos, sucesos, acciones individuales o colectivas, agentes sociales, en “aconte-
cimientos”, “personajes”, “etapas”, “hazañas”, “proezas”, “héroes”, “próceres”, que perviven
en/por el mito de nuestra historia con el valor del ejemplo, consagrados por el oficio de la
Historia. Se consuma el sacrificio (sacro oficio) por la Patria, que exige pruebas de fe (fideli-
dad, compromiso).
MANUAL KAPELUSZ (1996).
Los estancieros contribuyeron con ganado para alimentar a las tropas y los comerciantes colaboraron en
los gastos de los ejércitos patriotas [organización de los ejércitos americanos, que debían luchar por la in-
dependencia]. En un informe a la Junta, [Belgrano] escribió: “/.../ No es fácil expresar lo que han trabaja-
do las milicias [...], lo que han padecido los oficiales y toda la tropa [...] /.../”. El pueblo cordobés colabo-
ró con la expedición que marchaba al Norte. A mediados de septiembre se reunieron casi 300 soldados
bien armados y con la contribución de la población se instaló una fábrica de pólvora, indispensable para
las operaciones militares.
El reconocimiento y el entusiasmo constituyen la base de la configuración (patémica) de la
trama y de la constitución de la identidad (nacional) narrada. El fin (el sentido del final y la
finalidad) de la narración consiste en integrar en un todo unánime, indiviso, a todos los
miembros de la comunidad nacional (imaginariamente semiotizada por estos medios, y me-
diada pedagógicamente), a quienes se interpela (por medio de recursos retóricos-
argumentativos) y se demanda un mutuo reconocimiento entusiasta, el sentido y el sentimien-
to de pertenencia a la comunidad, el fervor patriótico13.

Inferencia práctica
De nuestro proceso indagatorio, en lo que concierne a las estrategias discursivas (retórico-
argumentativas, que materializan la operación historiográfica propia del campo educativo)
implementadas para re-construir la ‘historia’ nacional que se enseña y se aprende por medio
de los manuales escolares, emergió, como una de las característica de la narración histórica

rio. Mas, en todos los casos se trata de convencer de que algo es bueno y de que algo es malo (Hernández Guerrero y García
Tejera, 1994; Albaladejo, 1991; Barthes, 1982).
12
Para Perelman (1997) el género epidíctico es central en virtud de su función de intensificación de la adhesión a los valores,
con base en los cuales el discurso pretende conmover y mover (a la acción). El discurso epidíctico se relaciona con el género
educativo (y con la filosofía práctica), pues: “pretende menos que suscitar una acción inmediata crear una disposición a la
acción, esperando el momento apropiado” (41-42).
13
Vinculamos la historicidad directamente con la solidaridad, ese sentimiento infundado fundamental para el proceso de
construcción de la democracia (Rorty, 1996), cuyos principios primeros son el entusiasmo y el reconocimiento, por lo que se
llega al ámbito de la estética, que genera una ética y una política de vida. Parret (1995a, 195b); Anderson (1997).

1107
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

escolar, la ocurrencia de lo que llamamos inferencia práctica (o silogismo práctico)14, cuya


formulación final Georg H. von Wright esquematiza así15:
A se propone de ahora en adelante dar lugar a p en el momento t.
A considera de ahora en adelante que, a menos de hacer a no más tarde de t’, no estará
en condiciones de dar lugar a p en el momento t.
Por consiguiente, A se dispone a hacer a no más tarde de cuando juzgue llegado el
momento t’, a no ser que se halle imposibilitado.
La secuencia de acciones que constituye el tramo narrativo en el que se construye una infe-
rencia práctica, o que todo él constituye algún tipo de silogismo práctico, sitúa la acción na-
rrada (o la conducta, que “adquiere su carácter intencional del hecho de ser vista por el propio
agente o por un observador externo en una perspectiva más amplia”) en un contexto de objeti-
vos y creencias, normas, intenciones y conocimientos, actitudes y hábitos, delimitado por el
narrador, y conformado por el relato en su totalidad. El silogismo práctico, que conduce a una
acción, es un tipo de realización del discurso práctico, de y para la praxis; y la necesidad del
esquema de la inferencia práctica es “una necesidad concebida ex post actu” –la misma podría
considerarse también como una realización de alguna forma de modalización, como la deónti-
ca; en ese caso sería la realización de alguna de las líneas de acciones que constituyen el pro-
grama modal que el narrador diseña para que sus “personajes” lo lleven adelante–. Von
Wright examina el problema de la verificación de la conclusión de una argumentación prácti-
ca, y concluye que una verificación tal “presupone la capacidad por nuestra parte de verificar
el conjunto correspondiente de premisas que implican lógicamente que la conducta, observa-
da, es intencional a tenor de la descripción dada de ellla en la conclusión”; y la verificación de
las premisas presupone la capacidad de “identificar algún ítem de conducta registrado como
intencional a tenor de su descripción en esas mismas premisas”. La rectitud del argumento de
la conexión lógica consiste en esta interdependencia entre ambas verificaciones16.
MANUAL ESTRADA (1996).
Cuando llegó a Buenos Aires la noticia de que el imperio español quedaba sin gobierno se produjo una
gran conmoción y muchos vecinos consideraron que no tenía sentido seguir obedeciendo a una autoridad
española. El virrey había sido nombrado por un gobierno español que ya no existía. Entonces, ¿debía se-
guir gobernando?.

14
En “Viajar/contar” (VI Congreso de la Asociación Latinoamericana de Investigadores de Comunicación (ALAIC), Santa
Cruz de la Sierra, Bolivia, 5 al 8 de junio, 2002) analizo el recurso de la inferencia práctica en relatos de viaje de ingresantes
a la Universidad .
15
G. H. von Wright (1987, cap. 3). Caben algunas de las observaciones del propio von Wright. Del hecho de que A se pro-
ponga dar lugar a p y considere suficiente a tal efecto hacer a, no se sigue que se disponga a hacerlo. Si a es lo único que A
considera suficiente hacer para lograr su objetivo, no hay problema; pero si existe más de un procedimiento para ello, A se ve
ante la necesidad de hacer una cosa u otra de las que considera suficientes para dar lugar a p, lo que introduce la cuestión de
explicar por qué eligió hacer a en lugar de b _”No existe de necesidad una razón para cada opción. La elección, aun si nece-
sariamente intencional, puede ser con todo enteramente fortuita”_. Aunque “Alegar que A hizo a porque esto lo conduciría
finalmente a p podría tomarse por una respuesta plenamente satisfactoria a la pregunta de por qué A hizo a”, esto “no puede
convertirse en un argumento concluyente a no ser que se aduzcan datos complementarios sobre las intenciones y conocimien-
tos de A” (y sus creencias); lo cual es ciertamente problemático en Historia, y (nos) permite aducir el carácter conjetural del
relato histórico. Von Wright considera que “debe asumirse que el agente piensa que puede llevar a cabo lo requerido para el
cumplimiento de sus propósitos”, de manera que la primera premisa del silogismo implica que “el agente cree saber cómo da
lugar al objeto de su intención”, que incluye, así, un elemento cognoscitivo; pero no pueden separarse los aspectos volitivo y
cognoscitivo “de manera que el primero quede comprendido totalmente en la primera premisa y el segundo comprendido en
la segunda premisa”, la primera presenta necesariamente los dos aspectos.
16
Von Wright advierte que “a pesar de la rectitud del argumento de la Conexión Lógica, las premisas de una inferencia prác-
tica no implican una conducta con necesidad lógica. No implican la ‘existencia’ de una conclusión vinculante”. Por otra
parte, la corrección formal de la inferencia práctica “requiere que la conducta mencionada en la conclusión sea descrita (en-
tendida, interpretada) como una acción, como un hacer o probar a hacer algo por parte del agente de que se trate. Para llegar a
ser explicable teleológicamente, cabe decir también, la conducta ha de ser primero comprendida intencionalmente”.

1108
Marcelino García
Silogismo práctico y narración

Este problema se debatió en un Cabildo Abierto el 22 de mayo de 1810. [...]. La mayoría se pronunció
porque el virrey dejara el mando. [...] Muchos vecinos y milicianos se dirigieron entonces a la plaza para
exigir que el virrey abandonara el gobierno y los líderes del movimiento lograron la formación de una
Junta que gobernó en lugar del virrey. Así se constituyó la Primera Junta, que seguía gobernando en nom-
bre del rey prisionero. Pero como ya no obedecía a ninguna autoridad de España, de hecho el virreinato
dejó de ser una colonia. Por esa razón comenzó una larga guerra contra quienes no aceptaban que las pro-
vincias del Río de la Plata tuvieran un gobierno propio”.
(Lo que se plantea a modo de pregunta, ¿de los vecinos? el narrador, a los alumnos, puede considerarse
como una conclusión de una argumentación práctica. Lo mismo respecto de la necesidad de la guerra,
confirmada por la consigna inclusiva “¡A pelear por la Revolución!”, una exhortación, ¿de los agentes de
la historia, del narrador?).
MANUAL PLUS (1997).
Había que organizarse para estar prevenidos frente a un nuevo ataque. Se decidió, entonces, formar mili-
cias, un ejército de soldados voluntarios [...]. Casi todos los hombres de Buenos Aires formaron parte de
las milicias. Para los criollos fue la primera oportunidad de ocupar puestos de importancia.
Después del 25 de mayo todo estaba por hacerse. El paso más importante era informar al resto del Virrei-
nato los últimos sucesos de Buenos Aires. Y no sólo eso: había que convencer a las demás provincias de
que aceptaran a las nuevas autoridades. La Primera Junta de Gobierno tomó, entonces, dos decisiones: in-
vitar a los Cabildos de cada ciudad del interior a que mandaran sus representantes a Buenos Aires y en-
viar expediciones militares para exigir obediencia al nuevo gobierno. ¿Por qué la Junta envió expedicio-
nes militares? Buenos Aires nunca había tenido buenas relaciones con el resto de las provincias del inter-
ior del Virreinato. [...] La Primera Junta sabía que las decisiones que habían tomado los porteños no iban
a ser aceptadas fácilmente. En muchos lugares del Virreinato [...], deberían pelear contra las autoridades
españolas para que reconocieran al nuevo gobierno criollo. Por eso el siguiente paso de la Revolución fue
la guerra.
MANUAL SANTILLANA (1997).
Los puntos de discusión más importantes entre los federales de Buenos Aires y los del Litoral eran el
puerto y la aduana. Los federales del Litoral reclamaban que los puertos situados en sus provincias se
abrieran al comercio con el exterior; algunos federales del interior pedían que Buenos Aires no dejara en-
trar mercaderías extranjeras, porque competían con las que se fabricaban en sus provincias. Todos recla-
maban que Buenos Aires repartiera el dinero de la aduana con las demás provincias.
Si se pemitía que otros puertos comerciaran con el exterior, Buenos Aires perdería dinero; lo mismo si
compartía lo que cobraba. Los federales porteños, entonces, se negaron tanto a repartir el dinero como a
abrir puertos en otras provincias. En cambio, aceptaron durante algún tiempo el pedido del interior de que
se prohibiera la entrada de algunos artículos.
MANUAL KAPELUSZ (1996)
Los hombres que participaron de la Revolución de 1810 creyeron que con la libertad de comercio comen-
zaba una época de grandes negocios. Pero cinco años después las cosas habían cambiado mucho. Era ne-
cesario ganar la guerra de la independencia: había que equipar las expediciones, comprar las provisiones
para los ejércitos, armar a los soldados y pagar a los oficiales. El gobierno tuvo que recurrir a los que te-
nían más dinero, es decir a los comerciantes. Al principio, realizaron donaciones, pero luego fueron obli-
gados a pagar fuertes impuestos. En cinco años no quedaron comerciantes ricos en las ciudades.
Los dueños de las estancias ubicadas en las zonas que atravesaban los ejércitos, debieron donar su ganado
para alimento de los soldados. Los hacendados vieron cómo, poco a poco, su riqueza ganadera se fue ago-
tando.
La libertad de comercio no logró las ventajas que los criollos esperaban.
Los capitales provenientes de Europa aumentaron a partir de 1880. Ingresaron fundamentalmente capita-
les ingleses, que se instalaron en el país para construir ferrocarriles, puertos, líneas de tranvías y servicios
de agua corriente. La realización de estas grandes obras estaba fuera de las posibilidades de nuestro país,
y la gente las admiraba porque significaba el ‘progreso’.
Los puertos y los ferrocarriles eran necesarios para transportar los productos del campo hasta los barcos
que se encargaban de trasladar la carne y los cereales a Europa.
En diez años construyeron los puertos de Buenos Aires, Rosario, Bahía Blanca y La Plata.

1109
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

El crecimiento de los ferrocarriles fue enorme [...].


Las zonas laneras y cerealeras, las ciudades y los puertos por donde pasaba el ferrocarril, crecían en todo
sentido <...>. A esas regiones llegaba el progreso.
Las otras zonas del país, las provincias del interior, se empobrecieron [...].
Del examen de estas ocurrencias de inferencia práctica (que se construye “para que case, al
modo como las premisas hacen que case una conclusión dada”), resultan algunas observacio-
nes. En primer lugar, se podría “tildar a la inferencia genuinamente ‘práctica’ de compromiso
con la acción” (como lo hace von Wright; si de la inferencia resulta una regla para la acción,
un hábito, en los términos de Peirce), en tanto es una argumentación formulada en primera
persona, cuya conclusión expresa es: Haré a (ahora), o Haré a no más tarde de t (“a menos que
...” puede presentarse como excusa si no se cumple el compromiso). Cuando se enfoca el caso
desde el punto de vista de un espectador, en tercera persona, “se habrá de establecer la con-
clusión en una forma más circunspecta de ‘disponerse’ a actuar por parte del agente y quedará
sujeta a cualificaciones relativas a las circunstancias de no impedimento y de no despreocupa-
ción”. Ahora bien, en los relatos se produce una solución de compromiso, que combina estas
dos posibilidades en lo que se denomina el estilo indirecto librre (subrayado en los ejemplos):
en el discurso del narrador está presente la “voz” del agente histórico (personaje), de manera
que resulta problemático decidir en primera instancia quién habla, quién realiza el silogismo
práctico, y a quién imputar el compromiso con la acción.
El procedimiento discursivo que Voloshinov/Bajtín (1992) llama estilo indirecto libre,
constituye una de las formas de resolución del problema del discurso ajeno, planteado cuando
el discurso autorial admite en su composición un discurso ajeno, y uno de los modos de inter-
relación entre el discurso referido y el discurso autorial (las otras dos formas son el estilo
directo y el estilo indirecto)17. El discurso ajeno puede constituir el tema del discurso autorial,
y puede formar parte del mismo y de su construcción “como un singular elemento
estructural”, en cuyo caso “conserva su autonomía estructural y semántica, sin destruir, sin
embargo, el tejido del contexto que lo adoptó”18. El estilo indirecto libre es un caso
importante del fenómeno de la interferencia discursiva, de “la fusión interferente de dos
discursos entonacionalmente apuntados en sentidos diversos”: cada uno de los componentes
del discurso o fragmento discursivo elaborado en este estilo “simultáneamente forma parte de
dos contextos entrecruzados, de dos discursos”, el discurso del autor-narrador y el del
personaje (Idem, cap. 3). En esta forma discursiva bifronte hablan a la vez tanto el autor como
el héroe, y se conservan los acentos de dos voces, aunque en ocasiones resulte difícil
reconocer ambas voces, percibir la ambigüedad o el vaivén entre el horizonte axilógico del
autor y el horizonte del personaje19. Voloshinov cree que estamos ante una tendencia nueva
“de la percepción activa de un enunciado ajeno, ante una orientación peculiar <axiológica> de
la dinámica de la interrelación entre el discurso del autor y el discurso del otro”; que por otra
parte no se materializa en la comunicación oral, sino sólo en las formas de elaboración
17
En general, en todos los casos reproducidos, de los diferentes manuales, se puede observar el sesgo monovocal, como
estrategia de re-apropiación autorial del discurso ajeno, con fines retórico-argumentativos. En varias ocasiones el estilo indi-
recto libre introduce un silogismo práctico, dada la mutua impregnancia particular entre el discurso propio autorial y el dis-
curso ajeno, habida cuenta que el discurso del autor se conforma en un cruce de orientaciones-acentuaciones de otros discur-
sos sobre el mismo objeto.
18
Dice Voloshinov: “siendo elemento estructural del discurso autorial, del que forma parte por cuenta propia, el enunciado
ajeno al mismo tiempo aparece como el tema del discurso autorial, participa de su unidad temática justamente en cuanto
enunciado ajeno, mientras que su propio tema autónomo se manifiesta como el tema del tema del discurso del otro” (1992, 3ª
parte, cap. 2).
19
El estilo indirecto libre “está lejos de expresar una impresión pasiva surgida a partir del enunciado ajeno, sino que revela
una orientación activa que no se reduce en absoluto a la transformación de la primera persona en tercera: más bien aporta sus
propios acentos al enunciado ajeno, acentos que colisionan e interfieren con los acentos de la palabra ajena” (Idem, cap 4).

1110
Marcelino García
Silogismo práctico y narración

municación oral, sino sólo en las formas de elaboración (artísticas) secundarias escritas, y en
las formas de elaboración de la comunicación pedagógica modeladas “artísticamente”, más o
antes que “científicamente”.
En segundo lugar, hay que señalar la indiferencia de la fórmula “respecto de los hechos
que pasan por ejemplificarla”, dado el carácter “enteramente formal” del esquema, de manera
que sólo cabe “mostrar cómo se relaciona el hablar de acciones con la referencia a determina-
das creencias, intenciones, etc.”20. Según Martin, el esquema “justifica nuestro tratamiento de
intenciones, creencias, escrúpulos y otros motivos particulares de este género como factores
explicativos de acciones concretas”.
Con el mismo Rex Martin podemos decir que una explicación cobra fuerza cuando sitúa
los hechos en una trama apropiada o contexto lógico, que viene suministrada precisamente
por el esquema de la inferencia práctica; es decir que “la idea o forma de una explicación te-
leológica está dada en el propio esquema”, en cuyos términos (re)presentamos nuestra con-
cepción de que la acción en cuestión es un medio para determinado fin o forma parte de su
consecución. Además, para nosotros, la fuerza de la explicación (de la inferencia) viene dada
por la ubicación de los “hechos” en una ‘trama’ apropiada, en el contexto adecuado, consti-
tuido por el propio relato, que hace las veces de un macro-silogismo práctico, y que puede
deparar los medios para la comprensión, en tanto se proporciona un relato que se pueda “se-
guir”, una versión de la acción que se pueda “reactualizar”, “enactuar” –más allá de dejar
constancia de la circunstacia de que los hechos encajan en el esquema. Pues, comprender
“consiste en la habilidad para construir, a la vista de un conjunto determinado de hechos, un
relato fluido”; la comprensión “radica simplemente en el relato hilado de una historia (story)
plausible, cuyos detalles fácticos pueden desplegarse como instancias de los elementos de von
Wright de la inferencia práctica”, con lo que Martin muestra su interés por la tesis de que la
comprensión “es la ‘dimensión narrativa’ de una explicación teleológica” (como la que se
ajusta al esquema de la inferencia práctica), y sostiene que un modelo integrado de explica-
ción (la aplicación del esquema de von Wright en concurrencia con el criterio de comprensión
narrativa) “está especialmnte bien dispuesto para ejercer de modelo de explicación en histo-
ria”21.
El propio proceso de configuración de la trama histórica (un proceso complejo que incluye
el relato propiamente) acusa “un rasgo sumamente característico de la empresa acedémica
llamada historiografía” (von Wright) y (de)muestra el carácter de la operación historiográfica
que estudiamos: se realiza un proceso de reinterpretación del pasado remoto a la luz de un
pasado más próximo. Esto explica de algún modo la dificultad para ofrecer una descripción
completa y definitiva del pasado histórico; la imposibilidad del cierrre definitivo del relato y
la necesaria re-apertura de la narración histórica, que no puede estar completa (en los términos
de Bajtin, la índole no acabada del tratamiento del objeto, las intrincadas combinaciones y
versiones a que puede dar lugar el juego y el cruce de las orientaciones del discurso y del gé-
nero, y el trabajo de re-acentuaciones permanentes). La narración histórica (y pese a las reali-
zaciones pedagógicas que nos ocupa) no puede más que poner en obra uno de los itinerarios

20
R. Martin, “Explicación y comprensión en Historia”, en Hintikka et al. (1980).
21
Martin toma la idea de reactualización como “una forma peculiar de decir que comprendemos un acto cuando lo podemos
acomodar en un relato acerca del trasfondo contextual de motivos y del propósito de un agente”. Aclara, también, que emplea
“narrativa” en el sentido especificado por Danto. Su tesis subyacente es que “el modelo de la noción de comprensión no es
otro que el suministrado por el hecho de contar una historia y, más precisamente, por el propio discurso. Si se recuerda que
historia significa indagación, investigación, e historiador es quien narra historias, parece aceptable que la índole de la com-
prensión histórica se muestre en la narración.

1111
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

posibles de Clío, registrado y re-construido en función de tal narración, a sabiendas de que es


posible tramar otra historia, remontar otras trayectorias, seguir otros caminos frente a cada
una de las encrucijadas en las que Clío se debate (al hilo de Peirce, los procesos de semiotiza-
ción, de conocimiento, no pueden clausurar las semiosis posibles, las complejas remisiones
triádicas posibles, que siempre pueden re-actualizar otros signos, otros objetos, y otros inter-
pretantes, re-abrir y reacomodar una y otra vez esos repertorios semióticos que conforman y
transforman nuestra memoria y nuestra semiosfera). Pero no sólo la eventualidad histórica (y
el azar) impiden una narración completa y definitiva. Además de que pueden producirse, des-
cubrirse, re-construirse nuevos acontecimientos, es propio de la operación histórica tratar de
resignificar el pasado más remoto a la luz de los acontecimientos más recientes. Es así que se
ofrece una explicación del pasado más reciente, y del presente, a la vez que se re-presenta un
visión del futuro, al señalar, por ejemplo, los posibles derroteros que se le presentan a Clío en
cada una de sus encrucijadas (Lotman). En y por medio del relato, un acontecimiento del pa-
sado es objeto de investidura de sentido en tanto en cuanto hizo posible algún otro aconteci-
miento posterior; o bien se realiza un pronunciamiento sobre “la necesidad del primero con
vistas a la ocurrencia del segundo” (von Wright).
La narración, entonces, puede entenderse como un dispositivo de conexiones, que postula
una vinculación dada entre los acontecimientos históricos, y que puede ejercitar la astucia de
la razón –i. e. las relaciones entre los momentos claves que estructuran la trama histórica na-
cional–, y cuyo funcionamiento “cabe reconstruir a manera de secuencia de inferencias prácti-
cas”22; a la vez que, y por lo mismo, permite reconocer la performatividad, y figurativización,
de un dispositivo tal. Pero también, la narración puede ofrecer amplios márgenes para la expe-
rimentación respecto de la racionalidad narrativa, precisamente en cuanto a su con-
formación23. De ahí también el sentido del final de la narración histórica escolar, o el sentido
que adquiere la historia a partir de su fin (y de la finalidad que se postule), dado que el proce-
so de producción de la narración parece inaugurarse en el momento en que termina el relato,
cuyo “punto final” inviste de sentido a la historia por efecto retrospectivo (porque el relato no
hace más que seguir, certificar, el destino nacional, revelado en el origen, a partir del punto
axial, y confirmado en cada uno de los grandes momentos de la gesta patria; pero que sólo
pudieron ser consagrados una vez concluida ésta)24. Y de ahí también la continua re-escritura
de la historia, dado que la instancia de enunciación se ubica en el presente (el momento “ac-
tual”, el de la edición, por más que algunos relatos se ubiquen tácticamente en un presente
eterno, acrónico), un presente que siempre es diferente, reactualizado cada vez y en cada una
de las prácticas comunicativas en las que está en juego el texto, y que da lugar a las distintas
versiones re-construidas.

22
Von Wright continúa así: “Los acontecimientos a los que se atribuye un cometido causal dan lugar a una nueva situación y,
con ello, deparan una base fáctica para inferencias prácticas que no podrían haberse hecho antes”.
23
Una racionalidad que cristaliza en un guión (narración), cuyo desarrollo supone, depende teleológicamente, de la capacidad
de (conjugación de) emoción y juicio, si todo juicio está modalizado por alguna pasión o complejo pasional, y si a toda emo-
ción le subyace algún juicio –vemos con Parret que la fuerza emotiva es el operador de la ejecución, realización [performan-
ce, de donde la performatividad del texto] de la narración, y re-anima el [libre] juego de acción y pasión, conocimiento,
imaginación. Una racionalidad que implica la evaluación, por inferencias estratégicas, de “las posibilidades de un recorrido”:
las posibilidades de fabulación de nuestro quehacer histórico-social y nuestro imaginario, de nuestro devenir, no sólo de
nuestro pasado, sino de nuestro por-venir (si cabe hablar, desde otra perspectiva, de las “enseñanzas” de la historia). Parret
(1995a).
24
Cfr. La obra de Kermode sobre el sentido de un final.

1112
Marcelino García
Silogismo práctico y narración

Conclusión
La misma tela de araña que se ofrece para enseñar y aprender historia exhibe la mano teje-
dora, e indica la vía para dar con la punta del ovillo y des-articular el proceso discursivo de
referencialización que se desarrolla (Jitrik), de orientación (Bajtin), y de modalización (paté-
mica) (Greimas, Parret). La instancia de enunciación (producción, textualización, narración)
se re-inscribe en el enunciado, en el que se pueden re-conocer y seguir las huellas (indicios)
de su procedencia, itinerario, finalidad y destino25.
La escuela es el garante del (saber y el creer del y por medio del) texto. El texto debe per-
suadir, hacer saber y creer, involucrar al sujeto “con alma y vida”, y no sólo llenar una alcan-
cía vacía con conocimiento o tallar una tabula rasa. El texto argumenta con razones y pasio-
nes, más o menos fuertes, convincentes (no puramente formales, o por el recurso a silogismos,
como una forma de inferencia válida) para lograr la admisión o el rechazo a la tesis en cues-
tión, para influir en el auditorio; por lo cual colocaríamos tanto este tipo de discursos como el
de la ciencia dentro de los límites del imperio retórico (Perelman, 1997), que se vienen re-
definiendo (negociando) desde Aristóteles. Un inconveniente para aplicar la Teoría de la Ar-
gumentación, que abreva en la Retórica clásica, al campo educativo es la distancia que nos
separa del ágora pública en el que se intercambiaban libremente opiniones entre iguales, lo
que hace de la persuasión el modo recto de procurar la adhesión o disuadir. De modo que no
es fácil decidir si el alumno adhiere (libremente, razonablemente) a la “tesis” presentada o
“debe” aprender “la lección”, en un proceso pedagógico controlado sobre la marcha o al final
por la evaluación –un proceso “monitoreado” en el mismo texto de las últimas ediciones. Pre-
senta serias dificultades el intento de comprobar si el educando ha pasado por la experiencia
de aprendizaje, si se ha producido una “negociación” abierta y amplia, una “asimilación” re-
levante y significativa, o más o menos “mecánica” o “crítica”. No obstante, el texto pedagógi-
co se propone convencer, persuadir acerca de la “verdad”, los “valores” , en torno de los cua-
les se pretende constituir una comunidad.
La narración histórica escolar puede aprovechar o no los recursos disponibles para abonar
el terreno que propicie una cabal comprensión del obrar humano, en general, y del “hacer his-
tórico”, en particular (es decir, dilucidar la ‘historia’, siempre compleja y abierta); de donde el
saber histórico propiamente dicho estaría directamente vinculado con dicha comprensión na-
rrativa, toda vez que al hacer historia se actualice el sentido de búsqueda, indagación, que
recuerda el término, y que al contar una historia se experimente lo posible, se viva la expe-
riencia de un viaje y se aliente el impulso para la transformación.

Bibliografía
ALBALADEJO, T., Retórica. Madrid, Ed. Síntesis. 1991.
ANDERSON, B., Comunidades imaginadas. México, FCE. 1997 (1983).
ARISTÓTELES, Poética. Madrid, Aguilar. 1979.
ARISTÓTELES, Retórica. Madrid, Centro de Estudios Constitucionales. 1990.
BAJTIN, M., Estética de la creación verbal. México, Siglo XXI. 1985.
BAJTIN, M. El método formal en los estudios literarios. Madrid, Alianza. 1994. Retórica. Madrid, Centro de
Estudios Constitucionales. 1990.
BAJTIN, M. “La construcción de la enunciación”, en A. SILVESTRI Y G. BLANCK, Bajtín y Vigotski: la organiza-
ción semiótica de la conciencia. Barcelona, Anthropos. 1993.
BARTHES, R., Investigaciones retóricas. Barcelona, Eds. Buenos Aires. 1982 (1966).

25
Benveniste (1989); Bajtin, “La construcción de la enunciación”, en Silvestri y Blanck (1993); Ducrot, “La delocutividad. O
como hacer cosas con palabras”, en Parret y Ducrot (1995).

1113
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

BARTHES, R “El discurso de la historia”, en El susurro del lenguaje. Barcelona, Paidós. 1987 (1984).
BENVENISTE, E., Problemas de lingüística general I-II. México, Siglo XXI. 1989 (1966, 1974).
BHABHA, H. (Edic.), Nation and narration. New York, Routledge. 1995 (1990).
BRUNER, J., Actos de significado. Madrid, Alianza. 1995 (1990).
BURKE, P. (Edic.), Formas de hacer historia. Madrid, Alianza. 1993 (1991).
CARBONELL, CH., La historiografía. México, FCE. 1993 (1981).
CARR, W., Hacia una ciencia crítica de la educación. Barcelona, Laertes. 1990.
CERTEAU De, M., La escritura de la historia. México, Univ. Iberoamericana. 1993 (1978).
DANTÓ, A., Historia y narración. Barcelona, Paidós. 1989 (1965).
FEBVRE, L., Combates por la historia. Barcelona, Planeta-Agostini. 1993 (1953-1965).
GARCIA, M., La narración de la historia nacional en el texto escolar de Argentina. Tesis de doctorado, Univer-
sidad Complutense de Madrid. 1999.
GARCIA, M., Narración. Semiosis/Memoria. Posadas, Editorial Universitaria -UNaM-. 2002.
GREIMAS, A., Del sentido II. Madrid, Gredos. 1989 (1983).
HERNÁNDEZ GUERRERO, J. y GARCÍA TEJERA, M., Historia breve de la retórica. Madrid, Síntesis. 1994.
HINTIKKA, J. ET AL., Ensayos sobre explicación y comprensión, J. Manninen y R. Tuomela (Comp.).
Madrid, Alianza. 1980 (1976).
JITRIK, N., Historia e imaginación literaria. Buenos Aires, Biblos. 1995.
KANT, I., Crítica del juicio. Madrid, Espasa Calpe. 1995.
LOTMAN, J., La semiosfera I-II. Madrid, Cátedra. 1996, 1998.
LOZANO, J., El discurso histórico. Madrid, Alianza. 1987.
LYOTARD, J.-F., El entusiasmo. Barcelona, Gedisa. 1994 (1986).
NIETZSCHE, F., La voluntad de poderío. Madrid, Edaf. 1990.
NIETZSCHE, F., La gaya ciencia. Madrid, M.E. Edts. 1994.
PARRET, H., Semiótica y pragmática. Buenos Aires, Edicial. 1993 (1983).
PARRET, H., De la semiótica a la estética. Buenos Aires, Edicial. 1995 (b).
PARRET, H., Las pasiones. Buenos Aires, Edicial. 1995 (a) (1986).
PARRET, H. y DUCROT, O., Teorías lingüísticas y enunciación. Buenos Aires, UBA. 1995.
PEIRCE, CH. S., Obra lógico-semiótica. Madrid, Taurus. 1989.
PEIRCE, CH. S., El hombre, un signo. Madrid, Alianza. 1991.
PEIRCE, CH. S., Escritos lógicos. Madrid, Alianza. 1988.
PERELMAN, CH., El imperio retórico. Santafé de Bogotá, Norma. 1997 (1977).
PERELMAN, CH. y OLBRECHTS-TYTECA, L., Tratado de la argumentación. Madrid, Gredos. 1989.
RICOEUR, P., Historia y verdad. Madrid, Encuentros. 1990 (1955).
RICOEUR, P. Tiempo y narración I-II. Madrid, Cristiandad. 1987 (1984).
RICOEUR, P. Tiempo y narracion III. México, S. XXI. 1996 (1985).
RICOEUR, P. Sí mismo como otro. Madrid, S. XXI. 1996 (1990).
RICOEUR, P. Horizontes del relato, G. Aranzueque (edic). Madrid, Cuaderno Gris. 1997.
RORTY, R., Objetividad, relativismo y verdad. Barcelona, Paidós. 1996 (1991).
SMORTI, A., El pensamiento narrativo. Sevilla, Mergablum. 2001.
VATTIMO, G., Etica de la interpretación. Barcelona, Paidós. 1991
VATTIMO, G. (Comp.), Hermenéutica y racionalidad. Santafé de Bogotá, Norma. 1994 (1992).
VOLOSHINOV, V., El marxismo y la filosofía del lenguaje. Madrid, Alianza. 1992.
WITTGENSTEIN, L., Investigaciones filosoficas. Barcelona, Crítica-Grijalbo. 1988 (1967).
WRIGHT VON, G. H., Explicación y comprensión. Madrid, Alianza. 1987 (1971).

1114
LA NARRACIÓN DE VIDA
ARGUMENTAR LA FICCIÓN DE SÍ MISMO

Irene Klein
Universidad de Buenos Aires / Argentina
anitsche@intramed.net.ar

Dice Manuel Cruz1 ( 1986) que cuando alguien contesta a la pregunta: `¿quién es ?´ con el
tautológico `soy yo´, “no está expresando un reconocimiento vacío: confía en que recuerden
su voz, que alguna vez fue conocida. Todos somos yo, pero no a todos se les abre la puerta. Al
desconocido se le exige que manifieste su identidad, que se identifique. ”
La narración de vida se inscribe en esa búsqueda. Por eso, cuando alguien cuenta su vida,
despliega una retórica de autovalidación a fin de convencer al auditorio no tanto de la verdad
de los hechos que ha vivido sino, sobre todo, de la necesidad de que su vida sea narrada y
recordada. Porque lo real, afirma Manuel Cruz, solo alcanza la categoría de tal cuando además
de haber ocurrido es conocido y relatado, pues si no se nos conoce o se nos olvida, no somos
nadie, que es lo mismo que decir que carecemos de identidad. El otro –el auditorio del relato–
se erige en una suerte de tribunal que juzga, al modo del coro de las tragedias griegas, el valor
de lo sucedido y reviste al narrador de identidad y de reconocimiento. El que narra su vida
necesita siempre del respaldo ajeno para que le asignen una identidad, esto es para pasar de
ser un individuo que forma parte de las cosas que ocurren a ser un sujeto al que le ocurren
cosas o, lo que es lo mismo, para pasar de una dimensión temporal individual, que es la bio-
grafía, a una colectiva, que es la historia.
Si definimos a la argumentación como el conjunto de actividades del enunciador para
anticipar y guiar la interpretación del receptor, podemos considerar la argumentación –como
afirma Pierre Bange2 (1981)– una dimensión funcional de todo discurso. Desde el momento
en que todo relato biográfico implica un balance valorativo de la vida narrada y a su vez una
función ejemplarizante de un relato que se pretende moralmente útil, enfatizamos también
dicha dimensión en el relato de vida.
Lo que dimos por llamar “narración oral de vida” no es un determinado tipo de historia o
relato basado en la tradición oral, ni alude al método de la investigación sociohistórica con-
temporánea denominada “historia oral” sino el proceso narrativo a través del que un sujeto
cuenta –en una situación de entrevista– su historia de vida. En este sentido, tal vez sea lícito
considerar la narración de vida como mediadora entre la vida y la historia de vida Cuando
Labov y Waletzky (1967) estudian las narraciones orales de experiencias personales de
hablantes corrientes en situaciones naturales de comunicación, subrayan la combinación de
segmentos narrativos y de segmentos evaluativos. La enunciación narrativa, o sea la intención
y la finalidad de los hablantes, da sentido al enunciado narrativo o sucesión de hechos. El sen-
tido del relato perdería su razón de ser si no responde a una intencionalidad con relieve y sig-
nificación en el contexto en que se encuentra. La evaluación es el medio por el que narrador
indica la razón de ser de su acto narrativo. También Jean Michel Adam3 (1994) considera que

1
Manuel Cruz Rodríguez, Narratividad: la nueva síntesis, Península, Barcelona, 1986.
2
Bange, Pierre, “Argumentation et fiction “, en L´Argumentation, Lyon, P.U.L., 1981 (traducido al castellano por Inés Pallei-
ro).
3
Adam, Jean-Michel, Le texte narratif, Nathan Université, Tours, 1994.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

el resumen, la coda, la moralidad o evaluación final son proposiciones que juegan un papel
esencial en el acto de la enunciación narrativa. Por lo tanto, no solo habrá que considerar unos
fines inmediatos ( informar/interesar) sino también las intenciones y los fines que el relato,
entendido como macroacto de habla, tiene. Es decir, en la medida en que todo relato está ins-
cripto en una interacción particular y responde al principio dialógico enunciado por Mikahil
Bakhtine, pone en juego determinadas operaciones y estrategias a fin de producir un efecto en
el lector o en el auditorio al que va dirigido. “La retórica práctica –señala Adam– (que se pro-
pone vencer eventuales resistencias, excitar o mantener la atención, captar la benevolencia o
desarmar la hostilidad) está relacionada a una situación dialógica y a un proceso de compren-
sión que implica una forma de respuesta.” No pocas veces, en los relatos de vida, la anécdota
es precedida o finalizada por una evaluación del narrador que traduce una regla de acción.
Entonces, en tanto se narra para dar cuenta de comportamientos y para establecerlos como
modelos, es frecuente que los narradores justifiquen una acción persuadiendo al auditorio de
los valores que determinan un comportamiento concreto. Es así como muchos narradores, por
ejemplo, justifican aun las conductas más autoritarias o injustas de sus padres en base a la
educación o crianza poco agraciada de la que fueron objeto.
El narrador de vida parecería recuperar la figura del narrador auténtico que Benjamin4
(1986) define como aquel que transmite, para aquellos que lo escuchan, lo acaecido como
experiencia. “La narración tiene –afirma–, abierta o secretamente, su utilidad. Esa utilidad
puede consistir a veces en una moral, otras veces, en un refrán o en una regla de vida -en to-
dos los casos el narrador es el hombre que da un consejo a quien lo oye.” De ese modo, “el
consejo entretejido en la tela de la vida, es sabiduría”.
En los relatos de vida, esa sabiduría se traduce sobre todo en un sistema de valores que, a
modo de premisas, responde a lo que llamaríamos la hegemonía dóxica, la que parecería ga-
rantizar la aceptación y el reconocimiento de un auditorio determinado. De esa forma, las
narraciones de vida suelen repetir los estereotipos del imaginario social.
de mi infancia, recuerdo... saber obedecer a los mayores –dice Ramón (42 años, tucumano)– que es el
primer paso que te da el respeto hacia los mayores; después la escuela que te da mayores obligaciones, la
maestra es tu segunda madre ...”; “la vida rural era una vida sana, el padre que los hijos que tenía su fami-
lia ya, era el dominante que, donde decía una palabra el viejo, era sagrado ...
La hegemonía dóxica aparece sobre todo en aquellos narradores que cuentan su historia al
abrigo de su historia familiar. En este tipo de relato, configurado al modo de una saga fami-
liar, la identidad narrativa del entrevistado –que suele ser dependiente de sus grupo primario
(sobre todo si pertenece a un espacio rural)–, se funda en la identidad de familia como organi-
zación conservadora y estable que reposa sobre determinada escala de valores. El narrador
enfatiza ese sistema de valores, que responde a la concepción de familia monolítica (familia
creada por lazos de amor y organizada en base a la división sexual del trabajo: un marido que
trabaja y una mujer–madre de tiempo completo). De ese modo, su relato actúa estratégica-
mente sobre sus miembros y sus conductas futuras:
teníamos como un orgullo no permitir que las mujeres salieran a trabajar –afirma Juan Jorge (74 años)
con orgullo–, que vivieran con lo que nosotros producíamos en el trabajo. (...) Espiritualmente estábamos
todos unidos en una misma religión, que entraba por la piel, era la decencia, la moral, el trabajo. (...) Mis
padres se casaban sin pensar en separarse, además todas la familias eran numerosas, eran tres, cuatro, cin-
co hermanos en cada familia...
En la medida en que toda narración de vida avanza con el afán de legitimarse como historia
“digna de narrar”, o sea como historia que puede ser comprendida y aceptada por dicha co-

4
Benjamin, Walter: “ El narrador”, en Sobre el programa de la Filosofía Futura, Barcelona, Planeta-Agostini, 1986.

1116
Irene Klein
La narración de vida. Argumentar la ficción de sí mismo

munidad establecida como auditorio, adhiere al conjunto de normas o valores instaurados en


ella. De ese modo convocan el sentido que la tradición cultural o el imaginario social les ha
conferido. El narrador de vida intenta probar que forma parte de su acervo o código cultural a
fin de perdurar, como todo mito, en su memoria. En tal sentido, algunos relatos de vida se
constituyen en base al esquema o paradigma de los ritos de pasaje o de iniciación, es decir en
base a la serie de pruebas que ha atravesado –por lo general victoriosamente– el sujeto narra-
dor a fin de ser admitido en un determinado grupo social o comunidad. Entre ese tipo de rela-
tos podemos mencionar los relatos de iniciación que narran las aventuras que protagonizó un
sujeto varón para poner a prueba su heroísmo y virilidad antes de ser aceptado en el mundo
adulto; los relatos al modo del Bildungsroman o, lo que Pierre Bourdieu5 (1982) llama, relatos
de legitimación, que narran las habilidades y saberes que alguien debió adquirir progresiv-
mente y no sin esfuerzo en su oficio o profesión o para lograr el anhelado ascenso social y los
relatos de inmigración que recuerdan las visicitudes que los inmigrantes sufrieron antes de
formar parte de la comunidad argentina.
En estos últimos, tal vez, es donde con mayor facilidad podemos reconocer lo que Carmel
Camlieri (1990) llama “estrategias de identidad”, o sea la particular retórica de un narrador
que intenta convencer a su auditorio de su pertenencia cultural. Dichas estrategias se fundan
en un relato pormenorizado de las duras pruebas que exige el pasaje de una identidad cultural
a otra. Esas pruebas, tal como el viaje en barco, la discriminación, el aprendizaje del idioma
castellano, el trabajo arduo, la lucha por la casa propia, la familiarización con una nueva cul-
tura, se atraviesan a modo de estaciones obligadas de un peregrinaje y una integración siem-
pre costosa:
... nos tenían que revisar –recuerda Ibañez– para ver si estábamos enfermos. Me acuerdo que los ponían a
todos ahí, los hacían bañar, lavar, no sé cómo explicarte, era como un lugar para ver si estábamos limpios,
prolijos, si no teníamos piojos. ... Y si tenías piojos no te dejaban pasar ...
Los relatos que intentan probar los resultados de una integración satisfactoria, urden estra-
tegias narrativas “identitarias” que exponen una familiarización con los nuevos códigos
culturales (repiten nombres de marcas, de calles, revistas, diarios, canciones que se identifican
con la cultura que adoptaron) o enfatizan la sustitución de bienes (el despojo de su lengua es
reparado por el aprendizaje de la nueva lengua, el despojo de su dote por la posesión de una
casa propia).
Lo que se narra es muchas veces lo que una cultura ya ha articulado previamente como re-
lato, “actualizaciones sociogramáticas” (Regine Robin6, 1997) tales como la el inmigrante
pobre pero honrado o trabajador. Si los relatos de iniciación están abocados en persuadir al
auditorio la virilidad y el heroísmo como aquellos valores que determinan un comportamiento
concreto, los relatos de inmigración se fundan, sobre todo, en el valor del esfuerzo:
nosotros, los inmigrantes no veníamos con nada ... la gente como nosotros levantó el país porque acá no
había nada ... –dice Estela (84 años, italiana).
Otros destacan el valor de la educación dado que –en otras épocas, hoy dolorosamente le-
janas en la Argentina– era promesa de movilidad social:
fuimos pobres ... pero les pudimos dar estudio a nuestros hijos. Nuestros hijos en muy poco tiempo fueron
distintos. (Juan, 83 años, italiano)
Muchas narraciones de vida ilustrarían, por lo tanto, al modo del exemplum narrativo, el
valor persuasivo de la narración. La argumentación opera, entonces, de modo explícito a tra-

5
Bourdieu, Pierre en Rites et Rituels contemporaines, Segalen, Martine,Paris, Nathan Université,1998.
6
Robin,Régine, “¿Es la historia de vida un espacio al margen del poder?”, en Historia Oral, comp. por Jorge Acevedo Loza-
no, Instituto Mora, México, 1997, pág.

1117
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

vés de la redundancia y la repetición. En los relatos de vida en los que la significación está
excesivamente nombrada, se impone –como en las novelas de tesis– un sentido único que
suele responder a un sistema de pensamiento o ideología que puede estar explícita o funcionar
como contexto intertextual. Este es el caso de las narraciones inscriptas en la época de la dic-
tadura militar en las que suele predominar la explicación evaluativa sobre la narración, la cró-
nica histórica sobre la historia individual.
si vos estabas en la lista, te llevaban ... Cuando había una patrulla que te paraba y la veías con tiempo, re-
trocedías. Podía ser cualquiera. Podías ser vos, un amigo que tenía en la agenda... Porque era un sistema
de terror. (57 años)
El uso frecuente de la segunda persona del singular obliga al interlocutor a participar de los
hechos y recibir el relato como manifestación particular de una verdad. En otros relatos,
cuando el narrador ostenta el monopolio de la autoridad histórica y enfatiza la relación asimé-
trica que lo une con el interlocutor, la historia puede adoptar ribetes de cuento infantil:
vivíamos felices y contentos hasta que un día el famoso, nuestro enemigo, el señor Hitler se le ocurrió
hacer una guerra... –cuenta Alfredo (75 años, polaco).
Sin embargo, toda historia que se cuenta no es un material empírico bruto sino un particu-
lar recorte o enfoque de la realidad que realiza el narrador. Por lo tanto, en la medida en que
no se puede absolutizar la realidad como la verdad, los relatos tienden a imponer al interlocu-
tor su visión particular sobre los hechos a fin de que quede afectado por ellos. Omar (85 años,
español) describe la guerra civil española de este modo:
... los republicanos eran gente fanática, quemaron cuadros de la Virgen, rosarios, incendiaron iglesias en
Madrid, el colegio donde yo estudié... luego Franco recuperó Madrid. Franco los ponía en el paredón y
los fusilaba, pero ¿por qué? porque ellos eran asesinos.
Cuando en las narraciones la repetición es insistente y predomina un punto de vista, que
puede reconocerse, por ejemplo, a través de la modalización de la descripción –el uso de ad-
verbios y adjetivos–, la evaluación explícita se vuelve innecesaria. El narrador no tiene nece-
sidad de pelear contra los vacíos textuales y los espacios de indeterminación.
Es así como, cuando Manuela (54 años) recuerda como a los 12 años dejó Buenos Aires
para ir a vivir a Milán, no explicita el sabor amargo del desarraigo, lo representa por medio de
la descripción:
Milán es una ciudad fría, primero empieza un otoño con una neblina que es brutal. A vos te pasa una per-
sona a medio metro y no la ves, oís los pasos pero no sabés quién está pasando; ves una cosa blanca que
no es la calle...
Si en su relato encontramos enunciados explícitos que describen la ciudad –la neblina, el
otoño–, hay otros, implícitos que aluden a la sensación de ajenidad de Manuela– que los com-
pletan y que obtenemos por interpretación. La interpretación no es otra cosa que el término de
la operación de inferencia que es guiada por la dimensión retórica del relato, o sea por las
estrategias que realiza el narrador para conducir la interpretación del receptor del relato.
Podemos decir que estas escenas que comprometen fundamentalmente la experiencia sen-
sorial se constituyen en los momentos más bellos de las narraciones de vida. ¿Por qué? Por-
que esta argumentación indirecta actúa a través de los recursos de “manipulación” con los que
opera la ficción. Por lo tanto, el préstamo que la narración de vida toma de la literatura no se
reduce al plano de la composición –la construcción de la trama recibidos de la tradición litera-
ria–, sino que comprende también a la función representativa de la imaginación retórica, esto
es la elocución o dicción de la antigua retórica que tiene la virtud de “colocar delante de los
ojos” y hacer ver. Daniel cuenta de este modo su participación en la guerra de Malvinas:
...estábamos todos en un pozo y se producía el cañoneo naval, los disparos caían muy cerca de donde es-
tábamos nosotros, escuchábamos ruidos y la tierra se movía, como era el más antiguo yo tenía que tomar

1118
Irene Klein
La narración de vida. Argumentar la ficción de sí mismo

una decisión, ... yo veía mi helicóptero y el resto no veía más nada,... cuando levanto la vista, el otro heli-
cóptero que estaba más cerca de donde venían avanzando los ingleses veía los trazantes que son rojas por
la velocidad del proyectil con el roce del aire como si se encendieran.
La focalización, o sea la restricción del campo visual –la posición de Daniel le impide ver
qué ocurre en el frente– “escenifica” su miedo de modo tal que el lector se vuelva testigo de la
escena: ve y escucha solo lo que el narrador relata. De esa forma, también él ignora y teme.
Pero la focalización o perspectiva elegida no solo genera una respuesta emocional sino tam-
bién (como en el caso de Operación Masacre7) refuerza la autenticidad del testimonio. De este
modo, convence.
La argumentación en el relato de vida, por lo tanto, no solo se limita al nivel enunciativo,
sino que, como señala Pierre Bange, comienza “con los actos cognitivos destinados a hacer
creer, es decir a construir relaciones de sentido entre la significación lingüística y las estructu-
ras de saber fijas en la memoria, con vistas a hacer –hacer, es decir, a sugerir una relevancia
para las conductas ulteriores del enunciatario”. Por eso, para él los textos literarios tendrían
también una función argumentativa. Esa argumentación, que opera bajo la forma de la míme-
sis como estrategia persuasiva, permanece implícita.
Al igual que el relato literario, el relato de vida organiza los hechos en una trama en una re-
lación de causa y efecto. De ese modo puede introducir lo contingente (cambios de fortuna,
peripecias, casualidades) como necesidad que rige el relato.
Juan repite que si no se hubiera ido en el auto con sus amigos, ese día hace veinte años, no
hubiera conocido a su mujer. Si lo hubiera hecho, la pareja no se habría formado. M. del Car-
men recuerda que de chica, la maestra le ofreció llevarla con ella en barco a Buenos Aires,
pero el papá no quiso. El barco naufragó. Si ella hubiera ido, estaría muerta. La fórmula si no
hubiera hecho - no hubiera pasado sostiene un razonamiento que interroga el lazo que une las
premisas a la conclusión: se conjeturan trayectorias en un intento de hacer equilibrio sobre los
bordes resbaladizos de lo real.
Si el discurso científico puede verificar la realidad objetiva y establecer leyes de un acon-
tecer previsible, el discurso narrativo argumenta a favor de una concordancia de lo contingen-
te o discordante de la vida real. Así, a diferencia del mundo real en que el individuo no sabe
cuáles son las consecuencias de su acción, en el relato, todo suceso tiene un correlato poste-
rior, tal como en el razonamiento de la superstición:
y me acuerdo –cuenta Inés (45 años)– que siempre que me ponía una pollera verde, plisada con una pinti-
tas amarillas, llovía. Y me decía: me pongo esta pollera y va a llover. Y llovía.
Al relato de vida lo guía el propósito de descubrir –siempre retrospectivamente– los indi-
cios que anticipan la imprevisible evolución de los hechos.
Esta “ilusión retrospectiva de fatalidad” (Raymon Aron) que identifica lo irreversible con
necesario, transforma el pasado en un espacio en que resulta inconcebible predicar el azar.
yo por eso digo que las cosa tienen que ser, no son así porque sí, porque hay una causa para todo (...) por
eso yo digo que me parece que hay mucho causa y efecto, que es una ley. –proclama Mariana (48 años)
Esta suerte de garantía de la existencia de una ley como fatalidad, ofrece consuelo sobre
todo para las desgracias: si sucedió, se debe poder explicar.
es el destino, que mi hermano haya fallecido cumpliendo con su servicio militar...Esas cosas que uno las
cuestiona al principio y después te consolás y decís es el destino... –dice Alfrieda (53 años)
Es así como en las narraciones de vida, los accidentes (la imprevisibilidad del destino o la
acción que se produce independientemente del agente ) se ordenan bajo dicha condición de
7
Walsh, Rodolfo, Operación Masacre: en el capítulo 24 “ El tiempo se detiene”, la elección de la focalización refuerza la
verosimilitud del testimonio de Horacio di Chiano y Livraga, sobrevivientes del fusilamiento.

1119
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

necesidad. Todo hecho que empuja al hombre al abismo de su existencia que excede a su
comprensión, genera relato: frente a la conspiración del azar, el sujeto urde la conspiración de
una trama. De este modo, lo contingente de la acción humana se resuelve en destino.
El relato de vida se traduciría, de este modo, en el intento de convencer al auditorio de la
relación de inferencia causal que une los hechos o premisas con la desgracia, accidente o
hecho fortuito, a modo de conclusión. En ese final se vuelve presente de manera invertida el
comienzo, que es releído como conjunto de condiciones que conducen hacia ese final.
mi tío era agregado militar –cuenta Hebe (48 años)– y cuando fue a Rosario en época de Onganía tuvo
que redactar un bando represivo. Lo firmó. Luego se mató.
Muchas veces, los relatos, en tanto intentan convencer de la relación que existe entre los
hechos y la conducta moral de un sujeto, parecerían afirmar el valor moral de la acción y
constituirse en una suerte de narración moral, si bien no en el sentido de una ética filosófica
sino en lo que Jolles llama “la ética del acontecimiento” o “moral ingenua”. Narrado de esta
forma, los hechos ocurren como el narrador considera deberían ocurrir en el mundo, aun
cuando muchas veces los sujetos, como en los cuentos de Kafka, están sujetos a un azar cuya
lógica los vuelve siempre responsables aun cuando sean inocentes.
Mirta recuerda cuando Sara y Rafael fueron al cuartel de policía a buscar a su hijo:
Los encapucharon y los llevaron en auto. Primero escucharon sus gritos en la otra habitación, luego,
cuando lo vieron, Rafael gritó: ¡Qué hiciste, en qué te metiste! Luego los volvieron a encapuchar y los
llevaron en auto. Creyeron que se lo llevarían a casa, pero nunca más vieron a su hijo. Ahí –dice Mirta–,
cuando Rafael le gritó “qué hiciste”, ahí el propio padre condenó al hijo. Ahí lo mató.
Insólito modo de ver las cosas. Y, acaso, ¿no es lo que define a la argumentación?
Aun cuando la proposición que aparezca como conclusión no sea siempre la consecuencia ló-
gica de las proposiciones enunciadas como premisas. El relato de Sara, que intenta explicar el
origen del lupus de su hermana, es el más ilustrativo:
Blanca cuando iba al colegio era compañera de una chica que se llamaba René Manebí (...).esa chica te-
nía un muchacho que la pretendía y ella no le daba bolilla (...) y cuando la chica venía para el colegio la
mató de un tiro. Se sentaba en el mismo banco de Blanca (...) Después a Blanca le apareció una manchita
en la cara que no se le iba, con la forma de una mariposa. (...) muere un día de calor. Era carnaval, podés
creer.
La muerte de Blanca, que adopta la forma de mariposa, se instala en ella cuando su com-
pañera de banco muere sobre el blanco mármol virginal como si se muriera sobre su nombre.
Nada parece vincular los hechos entre sí y sin embargo, misteriosamente, se relacionan.
En síntesis, si la narración de vida, para argumentar lo que no se puede explicar, urde his-
torias y si argumentar implica interrogar lo inefable y alucinar relaciones entre el azar y la
previsibilidad, entonces argumentar es sobre todo también construir una ficción. Aun cuando
sea, como en este caso, la ficción de nosotros mismos.

1120
LA ARGUMENTACIÓN EN LOS GÉNEROS ACADÉMICOS

Carmen López Ferrero


Universitat Pompeu Fabra, Barcelona / España
carmen.lopez@trad.upf.es

1. Introducción
El análisis de la argumentación en distintos ámbitos comunicativos ha puesto de relieve las
peculiaridades de determinados discursos sociales (la publicidad, por ejemplo) y profesionales
(el discurso de los científicos, entre otros), en relación con el proceso retórico seguido, las
estrategias pragmáticas privilegiadas y los recursos lingüísticos seleccionados. No obstante
los avances, consideramos que en un mismo campo de actividad, como es el ámbito académi-
co, se dan variaciones en la construcción de la argumentación no suficientemente puestas de
relieve y que requieren ser descritas para lograr una mejor interpretación del acontecimiento
comunicativo.
Nuestro propósito es describir y explicar los procedimientos discursivos (entendidos como
“técnicas argumentativas”) y los mecanismos lingüísticos utilizados en diferentes géneros
académicos cuya base textual dominante es la argumentativa. Para ello, partimos del marco
teórico de la lingüística del texto (Werlich 1975, Heinemann y Wiehweger 1991, Adam 1992
y 1999) y de las aportaciones de la nueva retórica (Perelman y Olbrechts-Tyteca 1958, Ans-
combre y Ducrot 1983, Plantin 1996), para analizar los mecanismos argumentativos en cuatro
géneros académicos distintos: el artículo de investigación, el examen, la reseña y el informe
científico.

2. Metodología: niveles de análisis y corpus de estudio


Partimos de los modelos de análisis textual muldimensionales e interactivos que, desde la
lingüística del texto, se han propuesto para dar cuenta del procesamiento retórico del discurso
escrito (Beaugrande 1984, Trimble 1985). Estos modelos nos permiten delimitar las unidades
de análisis de nuestro estudio y, complementados con los trabajos sobre argumentación (Pe-
relman y Olbrechts-Tyteca 1958, 1989; Plantin 1996), contribuyen a identificar las estrategias
o técnicas argumentativas que funcionan en los textos de comunicación científico-académica.
Desde la perspectiva de los modelos procesuales de composición textual, la argumentación
puede ser estudiada como un “saber estratégico” (en términos de Heinemann y Viehweger
1991) que privilegia unas técnicas lingüísticas frente a otras en cada situación particular de
comunicación.
Según Trimble (1985), el proceso de selección y organización de la información para la
producción de un discurso científico se produce en cuatro niveles retóricos al mismo tiempo:
en el nivel de los objetivos pragmáticos globales (“nivel A”), el de las que él llama funciones
retóricas generales (“nivel B”), el de las funciones retóricas específicas (“nivel C”) y el de
las técnicas retóricas específicas (“nivel D”).Trimble define “función retórica” como una
unidad de discurso con un objetivo determinado en el texto, que puede ser “general” (estable-
cer el marco teórico de una investigación, plantear un problema, mostrar los resultados, etc.) o
“específico” (definir, describir, clasificar, etc.). Define, por último, “técnica retórica” como la
manera de relacionar el objetivo de una unidad de discurso o función retórica específica (en el
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

nivel C) con el objetivo informativo de las unidades precedentes o siguientes. Las técnicas
retóricas serían como “lazos cohesivos”, definidos como “elementos semánticos”, tanto explí-
citos como implícitos, que relacionan ítems de información dentro del párrafo y muestran las
relaciones de estos ítems con la idea principal. Para llevar a cabo una función retórica especí-
fica se recurre a patrones de relación que permitan establecer la conexión entre estas unidades
y el tema principal del discurso.
Dentro de este modelo, la argumentación sería concebida como una función retórica espe-
cífica en los textos científicos, que se vehicula a través de distintas técnicas retóricas. Mos-
tramos estos niveles de procesamiento en el siguiente cuadro 1, en donde debe tenerse en
cuenta que las informaciones y organizaciones que se escogen en un nivel inevitablemente
determinan casi siempre las que se deben escoger en el siguiente nivel más bajo1:

nivel A : objetivos pragmáticos globales


nivel B : funciones retóricas generales (superestructura)
nivel C : funciones retóricas específicas: argumentación
nivel D : técnicas retóricas específicas: técnicas argumentativas
CUADRO 1. LA ARGUMENTACIÓN Y LAS TÉCNICAS ARGUMENTATIVAS INTERPRETADAS DESDE EL MODELO DE
TRIMBLE (1985)

También el modelo de producción textual propuesto por Beaugrande (1984) distingue va-
rios estadios que actúan en paralelo en el proceso de composición e interactúan entre sí. Para
Beaugrande, el proceso de producción es un continuo de decisiones que el escritor realiza en
diferentes niveles que pueden concurrir a la vez. Dichos niveles o estadios son los siguientes,
por orden de mayor a menor profundidad en el procesamiento cognitivo2:

1. Fase de planificación de objetivos (goal-planning)


2. Fase de ideación (ideation)
3. Fase de desarrollo conceptual (conceptual development): argumentación
4. Fase de expresión (expression): técnicas argumentativas
5. Fase de linealidad de la frase (phrase linearization)
6. Fase de linealidad de sonidos y letras (sound/letter linearization)
CUADRO 2. MODELO PROCESUAL DE PRODUCCIÓN TEXTUAL “DE INTERACCIÓN DE ESTADIOS EN PARALELO” DE R.
DE BEAUGRANDE (1984)

En este modelo, la argumentación se despliega en la fase de desarrollo conceptual, como


un reflejo de la planificación de objetivos y la ideación; en la fase de expresión se seleccionan
las técnicas argumentativas más operativas en cada clase de texto. Los modelos de procesa-
miento textual paralelos e interactivos nos permiten situar la “dimensión argumentativa” de
los géneros académicos en el marco de las etapas que se suceden en la construcción de cada
clase textual.
En las investigaciones sobre los géneros académicos (cfr., entre otros trabajos recientes,
Battaner et al. 2001; Vázquez 2001) se destaca la argumentación como modo de organización
o secuencia prototípica (Werlich 1975, Adam 1992 y 1999) en esta clase de textos: el desarro-
llo informativo (el “desarrollo conceptual” en términos de Beaugrande 1984) se consigue

1
Presentamos sombreados en el cuadro los niveles en que se centra nuestro análisis.
2
También aquí destacamos los niveles a los que prestamos atención específica en este trabajo.

1122
Carmen López Ferrero
La argumentación en los géneros académicos

principalmente con las “funciones retóricas específicas” descripción y argumentación (Batta-


ner et al. 2001:35). Según Vázquez (2001:41):
además de ser expositivos, los textos académicos son frecuentemente textos polémicos en los cuales la
persona que escribe opone su opinión a la opinión de otras personas. El texto académico está organizado
de tal manera que la atención de quien lee se concentre principalmente en las tesis de quien escribe, de-
jando más bien en la sombra las antítesis o las tesis alternativas.
Una característica de los géneros académicos es que la argumentación ha de ser explícita
(cfr. Battaner 2001:38; Vázquez 2001:42), pues conviene marcar que en la exposición hay un
razonamiento, ya que estamos en el terreno de la exposición de conocimientos académicos.
Son varias las expresiones características que intentan explicitar la argumentación, como, por
ejemplo, las relaciones de condición, de causa, de finalidad, de efecto o consecuencia. Váz-
quez (2001) destaca varios tipos de estrategias para argumentar en un artículo de investiga-
ción: la estrategia del contraste entre tesis y antítesis; la ejemplificación; la argumentación
“in crescendo”; la estrategia de la tábula rasa; y las conclusiones intermedias. Los estudios
centrados en la argumentación como operación persuasiva (cfr. Plantin 1996) presentan como
recursos prototípicos de la argumentación, entre otros, los siguientes: la causalidad, la ejem-
plificación, la analogía, la definición, el contraste, la metáfora, o la cita de autoridad. Estas
técnicas y sus expresiones lingüísticas constituyen el objeto de nuestro estudio.
En los trabajos que se han centrado en estas unidades de análisis, en el nivel de las funciones
retóricas y técnicas específicas (cfr., a modo de ejemplo, Kaldor, Herriman y Rochecouste 1997,
Martínez 20013), no se presentan listas cerradas de categorías, lo cual ha sido objeto de crítica
por algunos investigadores. Según Sanders (1997), ninguna de las propuestas realizadas hasta el
momento presenta una lista cerrada de funciones posibles, por lo que a su juicio son listas desor-
ganizadas que pueden extenderse indefinidamente. Es, por ello, todavía una línea de investiga-
ción que desarrollar.
A continuación analizamos la dimensión argumentativa como una de las funciones retóricas
específicas de los textos académicos desde la metodología de análisis aplicada, para observar
cuáles son las técnicas retóricas características de cada género discursivo, los “patrones” de rela-
ciones más empleados en cada situación de comunicación para expresar esta función en sus dis-
cursos. Una concreción más en el análisis que realizamos consiste en describir los recursos gra-
maticales y léxicos que se utilizan para conformar lingüísticamente estas técnicas. En resumen,
establecemos la correspondencia que pueda darse entre argumentación, técnica argumentativa y
formas gramaticales y léxicas, en cuatro géneros académicos4:

3
Estos autores establecen para los textos académicos, en el nivel del párrafo y oración, la siguiente lista de relaciones retóri-
cas: elaboración, metadiscurso, causa, cita, clasificación, comparación, concesión, condición, consecuencia, consolidación,
contraste, definición, ejemplificación, generalización, introducción, justificación, enumeración, localización, paráfrasis,
prediccion, propósito, calificación, pregunta, recapitulación, especificación, repetición, restricción, resumen, evidencia, etc.
4 Hemos incluido en el conjunto de textos analizados corpus de estudio ya existentes sobre dos géneros académicos, disponi-
bles para investigadores de lengua española: específicamente, hemos manejado cinco artículos de investigación del trabajo
sobre Discurso Académico en la Unión Europea (proyecto 37255-CP-3-97-1-DE LINGUA-LD-A.D.I.E.U.), coordinado por G.
Vázquez; y cinco exámenes del Corpus 92: Lengua escrita por aspirantes a estudios universitarios (proyecto PB93-0392 de
la DGICYT), dirigido por P. Battaner. En ambos proyectos ha participado como investigadora la autora de estas páginas.

1123
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Género académico Ejemplares textuales


Artículo de investigación • Alonso, Mª R. (1994). “Expresión escrita y transferencia: análisis de errores en la lengua
escrita de estudiantes de español como segunda lengua”. REALE, 2, pp. 23-37.
• Chacón. P. (1995). “La teoría de la identidad”. En Chacón, P. (ed.). Lecciones de filosofía
de la Psicología, Facultad de Psicología, Universidad Complutense de Madrid.
• Moreno Fernández, F. (1992). “Norma y prestigio en el español de América. Apuntes para
una planificación de la lengua española”. Revista de Filología Española, LXXII, pp. 345-
359.
• Rey Huidobro, L.F. (1990). “Drogas ilegales y criminalidad”. Revista de Derecho Públi-
co, 2ª Época, XVI. III-IV, pp. 331-339.
• Sáez Lozano, J.L. (1996). “Elecciones, economía y partidos”. Nueva Revista de Política,
Cultura y Arte, 45, pp. 83-95.
Examen de acceso a la • Examen SA/HA/10 de Historia del Arte del Corpus 92
Universidad (1992) • Examen BA/HA/03 de Historia del Arte del Corpus 92
• Examen MA/LI/11 de Literatura Española del Corpus 92
• Examen MA/FS/07 de Física del Corpus 92
• Examen SA/MA/08 de Matemáticas del Corpus 92
Reseña • Roura Poch, M. (2000). Reseña de “La biología en el nuevo milenio” de J. Bertranpetit
(ed.). En Quark. Ciencia, Medicina, Comunicación y Cultura, 19, p. 89.
• Domènech, A. (2000). Reseña de “El documental de divulgación científica” de B. León.
En Quark. Ciencia, Medicina, Comunicación y Cultura, 19, pp. 92-93.
• Lomas, C. (2002). Reseña de “Feminismo y misoginia en la literatura española” de C.
Segura (coord.). En Textos, 30, pp. 120-122.
• Zayas, F. (2002). Reseña de “Teoría lingüística y enseñanza de la lengua (Lingüística para
profesores)” de L. González Nieto. En Textos, 29, pp. 122-124.
• Poch Olivé, D. (2000). Reseña de “La oralización” de S. Alcoba (coord.). En Revista
Española de Lingüística, 30, pp. 291-293.
Informe científico • Informe final de un proyecto de investigación de la DGES. (2000).
• Informe de la actividad realizada en el Programa de cooperación interuniversitaria E.AL.
2000
• Informe del Programa de Pasantía (2001).
• Informe académico final del III Simposio de Educación Matemática (2001)
• Informe del Comité Científico de las Naciones Unidas para el Estudio de los Efectos de
las Radiaciones Atómicas (2001)
CUADRO 3. CORPUS DE TEXTOS ACADÉMICOS ANALIZADOS

Las muestras de textos académicos escogidas pertenecen tanto al ámbito de las disciplinas
científicas como humanísticas; en consecuencia, los textos varían en cuanto al tema y en
cuanto al campo disciplinar. En ellos hemos procedido del siguiente modo:
1º) identificación de las partes o secuencias textuales argumentativas;
2º) categorización de las técnicas argumentativas, esto es, de las relaciones entre los argu-
mentos que se presentan;
3º) descripción de las formas lingüísticas que vehiculan las técnicas argumentativas.

3. Resultados
En el artículo de investigación, la abundancia de formas léxicas, como verbos de eviden-
cialidad, adjetivos ponderativos, sustantivos de causa y consecuencia (“ser consecuencia de”)
muestran de forma explícita los pasos argumentativos (“moves” en términos de Swales 1990)
que el escritor va dando en su discurso, como mostramos en el siguiente cuadro 4:

1124
Carmen López Ferrero
La argumentación en los géneros académicos

Artículo de investigación Técnicas retóricas Formas léxicas y gramaticales


Las partes argumentativas son Evidencialidad “demostrar”, “deducir”, “inferir”, “concluir”, “depren-
fundamentalmente tres: la in- derse”, “reflejar”, “indicar”, “apuntar”, “afirmar”, “mos-
troducción, la discusión y el trar”, “entresacar” “hacer ver” // “En definitiva”, “sin
resumen-conclusión duda”

Ponderación/énfasis “interés”, “es preciso destacar”, “ante todo”, “parece


claro”, “es importante”, “no debemos olvidar que”, ...

Atenuación de la te- “intentar”, “parece [existir]”,


sis/objetivos “sería legítimo añadir”, “en nuestra opinión”,...

Explicitación de la polémica “debate”, “dialéctica”

Citas en estilo indirecto verbos de decir

Comparación y contraste “no obstante”, “no parece...sino que”

Causa-consecuencia “ya que”, “deberse a”, “debido a”, “puesto que”


“ser consecuencia de”. “por todo ello”

Ejemplificación “así”, “por ejemplo”


Preguntas retóricas
CUADRO 4. LA ARGUMENTACIÓN EN EL ARTÍCULO DE INVESTIGACIÓN

Como se observa en el cuadro, destaca la abundancia y variedad de elementos léxicos que


expresan la “evidencia” de la tesis defendida, en convivencia con la atenuación de la conclu-
sión, como muestran los siguientes ejemplos:
Un análisis pormenorizado de esta información demostró que los errores son comunes a todos los apren-
dices. (M. R. Alonso 1994)
Finalmente, parece claro que entre los estratos socio-culturales más bajos de las comunidades hispánicas
hay un distanciamiento lingüístico (en todos los niveles) provocado por la falta de contacto con otras
normas, que no se conoce entre los estratos más elevados. (F. Moreno Fernández 1992)
De todo lo dicho hasta ahora puede concluirse que la concepción moderna del Estado en nada se parece a
la visión que del mismo se tenía a finales de la década de los cincuenta. (J.L. Sáez Lozano 1996).
En cuanto a los exámenes, en el análisis de los textos inexpertos del Corpus 92 se ha ob-
servado que los mejores ejemplos de argumentación se encuentran en los temas de Ciencias,
especialmente en Matemáticas y en ciertos aspectos formalizados de Física. Como se muestra
en Battaner et al. (2001: 42), en la resolución de problemas de los exámenes de niveles pre-
universitarios se encuentran argumentos completos en los que el punto de partida es manifies-
to (son los datos de la enunciación del problema), la justificación viene representada por el
planteamiento y desarrollo, y el final del argumento es la solución. A continuación mostramos
este recorrido argumentativo en un examen de matemáticas:
Construimos una función <fórmula>
y suponemos que cumple las condiciones del teorema de Rolle. <fórmula>
Si se cumplen las condiciones anteriores, entonces el teorema está demostrado
<fórmula>
F(a) sí es igual a F(b).
F(x) derivable
<fórmula>
Es derivable y por tanto es continua.
Sí se cumplen las condiciones y por tanto sí podemos aplicar Rolle, de tal manera que existe un c que
pertenece al intervalo abierto (a,b) tal que F'(c) = 0.

1125
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Ahora bien, como hemos demostrado en la última parte, <fórmula>


y por tanto <fórmula>” (SA/MA/08)
En los exámenes de Humanidades, en cambio, muchas veces falta la razón que permite
sostener determinadas aserciones, con lo que se aporta información que no se “demuestra”,
poco convincente. Los estudiantes abordan este tipo de examen como textos expositivos en
los que el valor radica en la cantidad de datos que se ofrecen, aunque no se justifiquen. Pero la
explicación causal concedería mayor calidad a textos como el siguiente, en que no se da razón
de las influencias que se destacan:
De 1939-1936 es la época de la república, aquí los autores empiezan hablar de la realidad que les rodea,
con todos sus problemas e inquietudes. En un lado nos encontramos a Alberti y en el otro a Gerardo Die-
go, y entre estos dos se encuentran el resto. Están influenciados por Pablo Neruda.
De 1936-1939 corresponde con la guerra civil española [...]
Como observamos en este ejemplo de examen de literatura, es escasa la explicitación lin-
güística de las relaciones conceptuales que conforman un razonamiento coherente; se presen-
tan las causas con frecuencia de forma asindética, con poca conexión léxica o gramatical. Las
técnicas retóricas más frecuentes son las que se detallan en el cuadro siguiente:

Examen Técnicas retóricas Formas léxicas y gramaticales


De las disciplinas científicas Hipótesis / condición “si y solo si”, “si... entonces”
fundamentalmente “es necesario”
Finalidad / aplicación “para poder explicar”, “para explicar”

Causa “debido a”

Ejemplificación “por ejemplo”

CUADRO 5. LA ARGUMENTACIÓN EN EL EXAMEN

Por lo que respecta al género reseña, las técnicas más empleadas son las relaciones de or-
den de importancia en cuanto a los argumentos presentados, la comparación y contraste y la
intensificación de la conclusión, como mostramos en el siguiente cuadro 6:

1126
Carmen López Ferrero
La argumentación en los géneros académicos

Reseña Técnicas retóricas Formas léxicas y gramaticales


I ) marco: contextualización

II) contenidos del libro: obje-


tivos Orden de importancia “sobre todo”, “especial interés”, “el principal centro
de interés”, “especialmente”, “queremos resaltar por
su importancia...”

Comparación y contraste “esta parte es más extensa que la anterior...”, “sino


que”, “Al igual que en los demás capítulos”, “mien-
tras que...”, “no obstante”

Causa-consecuencia S.Prep.: “por...”, “porque”, “ya que”, “pues”, “movi-


do por”
“contribuirá”, “lo cual contribuye...”, “lleva a”, “de
ahí”, “por lo que...”

Citas directas de la obra “en opinión de...”

Finalidad “Para ello”, “con el fin de”

Evidencia “se mostrará cómo [...] nos permiten definir”


Ejemplificación

III) conclusión valorativa Intensificación de la valora- “sin duda”, “sin reservas”,


ción “obvio interés” , “gran interés”, “intento exitoso”,
“excelente muestra”, “suma utilidad”, “queda sobra-
damente demostrado”, “consigue alcanzar los objeti-
vos...”
CUADRO 6. LA ARGUMENTACIÓN EN LA RESEÑA

En este caso, la argumentación se centra en razonar la consecución o no de los objetivos


que persigue el libro comentado. Los argumentos se aportan a lo largo de la reseña, sobre to-
do, por orden de importancia, y a través de la comparación y contraste. Estas técnicas argu-
mentativas conducen a una conclusión final que intensifica los aspectos positivos del libro
como estrategia para persuadir al destinatario de las virtudes de la obra reseñada, como obser-
vamos en los siguientes párrafos finales:
El documental de divulgación científica constituye un intento exitoso de acercar este género a aquellos
que, por necesidad o por interés, requieran una información completa y accesible sobre lo que es y debe-
ría ser un documental divulgativo sobre ciencia. (A. G. Domènech 2000).

Cabe concluir estas líneas subrayando el obvio interés que para la educación literaria tienen este tipo de
planteamientos ya que nos invitan tanto a volver a pensar sobre los criterios de selección de las obras lite-
rarias como a insistir en la oportunidad de una lectura crítica de los arquetipos sexuales y socioculturales
que se manifiestan en la literatura, especialmente cuando esos arquetipos reflejan –como queda sobra-
damente demostrado en este libro– actitudes, valores y estereotipos que contribuyen al menosprecio de
las mujeres y a la desigualdad sociocultural de algunas personas a causa de su origen sexual, social y ra-
cial. (C. Lomas 2002)
Finalmente, comentamos brevemente las técnicas argumentativas más frecuentes en los in-
formes científicos analizados. Observamos los siguientes recursos:

1127
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Informe científico Técnicas retóricas Formas léxicas y gramaticales


Consecución de resultados Evidencialidad “poner de manifiesto [...] la importancia”, “poner de
Confirmación de hipótesis relieve”, “constatar”, “mostrar”, “reflejar”, “ver”,
“adjuntar”, “dejar constancia”, “demostar”, “indicar”

Orden de importancia “La actividad principal”, “principalmente”, “funda-


mentalmente”, “los aspectos más valorados”, “espe-
cialmente”, “esencialmente”, “sobresalir”

Causa-consecuencia “pues”, “puesto que”, “hacer que”, “por tanto”, “hasta


el punto de que”, “contribuir”

Contraste “pero”, “sino que”, “sin embargo”, “

Finalidad “ha servido para”


CUADRO 7. LA ARGUMENTACIÓN EN EL INFORME CIENTÍFICO

En el informe observamos que lo relevante en la argumentación es aportar las evidencias,


los datos que permiten fundamentar la actividad científica de la que se ha de dar cuenta. Por
ello, abundan las marcas de evidencialidad. Además, la información se organiza por orden de
importancia, destacando los logros que permiten convencer mejor del trabajo eficaz realizado,
y de su relevancia en el campo científico en el que se desarrollan, como puede observarse en
el siguiente ejemplo:
La información lexicográfica de los adjetivos calificativos
El estudio se ha llevado a cabo en diccionarios monolingües del español (DRAE, DUE, VOX informatizados)
y bilingües (Collins English-español / español-English).
Principalmente se han estudio los adjetivos calificativos patrimoniales, no derivados; es decir, los adjeti-
vos que suelen ser polisémicos, y que semánticamente están inscritos en relaciones de oposición polares o
binarias.
Para empezar a estudiarlos se ha atendido a un adjetivo o adverbio, derivado del verbo modalizador de-
ber, debido/-a, lo debido, debidamente que aparece en la lexicografía monolingüe española de forma re-
gular y cuyo artículo lexicográfico no contempla este uso (en DRAE, exclusivamente contempla la frase
“como es debido”). El adjetivo marca un significado que se actualiza cuando se cumple o se incumple una
norma conocida o requerida socialmente (articular es “pronunciar debidamente los sonidos...”): esta inci-
dencia en el grado con el que se actualizan los significados de muchas voces, pone de manifiesto la im-
portancia que este aspecto toma en la información lexicográfica y que no había estado señalado ni se-
mántica ni lexicográficamente. (informe final de un proyecto DGES 2000).

4. Conclusiones
Hemos analizado en cuatro géneros académicos distintos las técnicas retóricas o mecanis-
mos semánticos que los diversos autores han empleado para desarrollar la argumentación en
su escrito. Estas estructuras, situadas en el contexto del estudio del propósito comunicativo
del escritor y de las estrategias argumentativas, permiten observar su eficacia comunicativa y
establecer técnicas específicas para la composición de cada género de discurso. La incidencia
de este planteamiento en el proceso de redacción académica se podría plasmar en una catego-
rización más exhaustiva que la aquí presentada, para guiar en los pasos que seguir para actuar
discursivamente en cada situación de comunicación (del género de discurso al texto, cfr.
Adam 1999).
Desde el punto de vista lingüístico (del texto al género discursivo), el análisis realizado
permite establecer paralelismos claros entre forma gramatical y función discursiva. La identi-
ficación de las técnicas retóricas se ha llevado a cabo sobre la base de evidencias lingüísticas

1128
Carmen López Ferrero
La argumentación en los géneros académicos

(gramaticales y léxicas). Estas marcas, recurrentes en cada género de discurso, ofrecen herra-
mientas para poder caracterizar cada clase textual desde un punto de vista argumentativo y
retórico, y establecer semejanzas y diferencias entre ellas. “Conforman” el desarrollo concep-
tual seguido en cada tipo de género, y muestran los rasgos estilísticos compartidos dentro de
la comunidad académica general (rasgos comunes a varios géneros) y dentro de la comunidad
discursiva particular del texto (rasgos diferenciadores de cada género).

5. Bibliografía citada
ADAM, J.-M. (1992). Les Textes: types et prototypes, París: Ed. Nathan.
ADAM, J.-M. (1999). Linguistique textuelle. Des genres de discours au textes, París: Ed. Nathan.
ANSCOMBRE, J.C. y DUCROT, O. (1983). La argumentación en la lengua. Madrid: Gredos, 1994.
BATTANER, P., ATIENZA, E., LÓPEZ, C. y PUJOL, M. (2001). Aprender y enseñar: la redacción de exámenes.
Madrid: Antonio Machado Libros, S.A.
BEAUGRANDE, R. A. DE (1984). Text Production. Towards a Science of Composition. Norwood, N.J.: Ablex
Publishing Corporation.
HEINEMANN, W. y VIEHWEGER, D. (1991). Textlinguistik: eine Einführung, Tübingen: Niemeyer.
KALDOR, S., HERRIMAN, M. y ROCHECOUSTE (1997). “Cross-disciplinary and discipline-specific discourse fea-
tures in student academic writing”. En GOLEBIOWSKI, Z. Y BORLAND, H. (eds.). Academic Communica-
tion across Disciplines and Cultures. Selected proceedings of the First Tertiary Literacy: Research and
Practice, Melbourne: Victoria University of Technology, pp. 198-208.
MARTÍNEZ, Mª CRISTINA (2001). Análisis del discurso y práctica pedagógica, Buenos Aires: Homo Sapiens
Ediciones, 3ª edición ampliada y mejorada.
PERELMAN, CH. y OLBRECHTS-TYTECA, L. (1958). Tratado de la argumentación. Madrid: Gredos, 5ª ed., 1989.
PLANTIN, CH. (1996). La argumentacíón, Barcelona: Ariel Practicum.
SANDERS, T. (1997). “Semantic and Pragmatic Sources of Coherence: On the Categorization of Coherence Rela-
tions in Context”. En SPOOREN, W. Y RISSELADA, R. (eds.). Discourse Processes, vol. 24, Special Issue
on Discourse Markers, Greenwich: Connecticut. Ablex Publishing Corporation, pp. 119-147.
SWALES, J.(1990).Genre Analysis: English in Academic and Research Settings.Cambridge: CUP.
TRIMBLE, L.(1985).English for Science and Technology. A discourse approach,Cambridge: CUP.
VÁZQUEZ, G. (coord.) (2001). Guía didácctica del discurso académico escrito. ¿Cómo se escribe una monogra-
fía?. Madrid: Edinumen.
WERLICH, E. (1975). Typologie der Texte, Munich: Fink.

1129
LOS ARGUMENTOS POSIBLES EN EL DISCURSO TEATRAL
(HACIA UNA GRAMÁTICA DEL TEXTO DRAMÁTICO)

Gustavo Manzanal
IES Nº 2 Mariano Acosta / Argentina
gusrosa@infovia.com.ar

Prefacio
El filósofo Leibniz fue quien, unos siglos atrás, introdujo la concepción natural de los
MUNDOS POSIBLES: “Porque la creación fue posible es que es posible un Dios Creador”. La
VERDAD capaz de ser construida por el Discurso Teatral se sostiene en esta razón: ‘–No se
escuche nada de lo que digo en tales circunstancias (hoy, aquí, así, etc.) –alega cualquier per-
sonaje–, sino lo que sea digno de ser escuchado también fuera de ellas’. Con esto se abre y se
extiende todo un juego de perspectivas que no acaban ni con el texto ni con la puesta, que se
deslizan hacia el tiempo y el espacio y culminan instalándose en la historia como principios
universales. Así, toda pieza o montaje son parte de un discurso que contiene todas las POSIBI-
LIDADES ya existentes en la naturaleza del hecho dramático.
Queremos conducirnos, a través del presente trabajo, en torno a la intención de dar cuenta
del caudal argumentativo que surge de las multiplicidades sígnicas, tomándonos de una opo-
sición que abordaremos entre la labor dramatúrgica clásica, ortodoxa –por decir–, donde el
conglomerado de signos se presenta en consonancia, y el ‘dramaturgismo’ actual, pleno de
aspectos disonantes y donde cada signo comporta un modo conceptual desuncido del Núcleo
vinculante, lo transmisible.
Es decir, se trata de la observancia del carácter de interacción verbal que prohija el teatro, y
de la argumentación natural que destilan dichas interacciones –el germen de la argumentación
teatral se halla en la idea de CONFLICTO que implica. Se trata, de paso, de una justipreciación
del discurso audiovisual con que se compone el Hecho Teatral, opuesta al malabaratamiento
de sus capacidades comunicativas, generadoras de MP, que subyacen al entramado general de
una representación como microorganismos de un totum discursivo del cual el personaje teatral
representa la minúscula porción que le interesa para el caso al autor. Todo lo que constituye el
marco escénico (lo que pertenece al episodio montado, más elementos, desplazamientos, efec-
tos, etc.) se desborda hacia una concepción más amplia de la realidad.
Creemos que la vía a través de la que se pueden deslindar las estructuras subyacentes que
venimos mencionando es un eje gramatical, o más precisamente, morfosintáctico, pues es en
la tarea del Análisis donde asoman las Estructuras Profundas que constituyen la relación tría-
dica TEXTO-ACTOR-ESPECTADOR. Este análisis debe situarse en el marco de la comprensión
general. de textos, a fin de resultar vehículo ineludible de interpretación.
En el reflejo del circuito intercomunicacional del teatro, o mejor, en la formalización de
una sintaxis teatral, podrán desentrañarse los movimientos e imbricaciones desde donde la
palabra se conjuga con la acción en un planteo que excede las márgenes del texto. GRAMATI-
CALIZAR el texto dramático es un modo de encauzar ‘lo posible’ en un suceso inexorable, es
decir, de lo que es pero también de lo que pudo llegar a ser ese suceso representado, con lo
cual resulta factible universalizar sus propósitos argumentativos.
Gustavo Manzanal
Los argumentos posibles en el discurso teatral. (Hacia una gramática del texto dramático)

Nuestro postulado es que si los MP describen la zona más genuina del hecho discursivo, y
están en su naturaleza al punto de que un análisis gramatical se justifica en tanto se proponga
dar cuenta de los mismos, los argumentos posibles forjan el hecho teatral como objeto artísti-
co a través de mecanismos generales para la construcción de discursos comunicativos.

1. Características de lo argumental-dramático
“Incluso si no comunica nada, el discurso representa la existencia de la comunicación; in-
cluso si niega la evidencia, afirma que la palabra constituye la verdad; incluso si está destina-
da a engañar, especula sobre la fe en el testimonio” –cito a Lacan.
Otra cita. Dice el personaje César en “Todo está permitido” de E. Mallea: “–Lo importante
es que abras la boca y te abandones en lo posible a la elocuencia. Lo 1ro. que debe saber un
hombre es hablar, porque no hay más defensa útil que la que uno sea capaz de hacer de sí. Lo
que uno mismo no puede amparar mediante hábiles argumentos es lo que la muerte ha ganado
de antemano. Así, el médico mismo cura por lo que dice, y la belleza de las mujeres y el po-
der de los hombres se manifiestan mediante sus formas propias, que son formas de elocuen-
cia.”
Ambos epígrafes comparten un aspecto esencial del fenómeno escénico: lo ficcional de su
discurso, expresado en Lacan de manera general por la idea de ‘engaño’ como soporte de una
fe, y en Mallea sosteniéndose de su capacidad de manifestación por medio de la ‘elocuencia’.
En efecto, el Mensaje Teatral, con todas las formas de discurso que engloba, es una fic-
ción, un mito (de ahí tal vez la recurrencia ostensible de los intervenientes tanto en la mitolo-
gía como en las tragedias), que se entabla a partir de un contacto entre fuerzas, en síntesis, un
diálogo, que al mismo tiempo de constituirse como tal se vuelve polílogo, diciendo a tantos
como asistieran al espectáculo: ‘esto lo digo principalmente para que lo escuchen, lo vean, lo
comprendan y lo crean ustedes.’ La verdad teatral es producto de una fe, la fe creadora; se
construye de a retazos: es verdad que alguien padece o disfruta y habla y acciona, es verdad
que otro/s interacciona/n con él, es verdad que los hechos se desarrollan y concluyen, los co-
lores y las formas y los sonidos son verdad. Finalmente, y por el contrario, el enjaezamiento
de todos esos retazos termina por producir un evento que no ocurre verdaderamente, ni lo que
dice cada quien es su pensar propio más extremo –aunque el actor pueda coincidir con su per-
sonaje–, etcétera, etcétera.
Sin embargo, ese totum expresa un sentimiento y un saber compartidos: por el autor, por el
director, por el elenco, por los técnicos. Es decir, cada elemento ha sido utilizado como ins-
trumento para edificar esa Verdad Superior que engloba tanto las verdades parciales como la
mentira general que resulta de sus hipervínculos. Es una opinión, un decir, un cuestionamien-
to. Y por si fuera escaso presentado de este modo su carácter argumentativo, se las toma adre-
de con opiniones adversas, con decires en rebeldía, que en el seno de esa VS a la que se aspira
alimentan el fuego intencional con el cual se busca hacerse oír (y particularmente, por la fac-
tura artística de lo escénico, hacerse ver).
Los estudios recientes sobre ‘polifonía’ han hecho notar que el hablante se expresa por más
de una voz y que formula sus enunciados teniendo en cuenta qué continuaciones podrá darles
su interlocutor. Este procedimiento se observa concluyentemente en ámbitos de la justicia,
donde los monólogos respectivos de jueces, abogados y peritos están de continuo albergando
a través casi de una estructura dialógica las emisiones con que proyectan irrumpir los otros,
respondiendo de antemano a preguntas factibles y manifestándose sobre pareceres potencial-
mente reactivos a lo que se dice. Los recortes que cada uno de ellos efectúa tiene que ver con

1131
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

su autoridad (podría pensarse que el juez ‘dialoga’ con los otros jueces del tribunal cuando
monologa), pero en el teatro esa tal autoridad está abolida por la sola presencia en el escenario
en calidad de personaje, con lo que podríamos asumir que cada personaje es interlocutor de un
mismo discurso. Cada uno variando de momento a momento su posición relevante, pero segu-
ros de que el E está allí en condiciones de captar esas relevancias respectivas para incluirlas
en el destino común que persiguen: causar algún tipo de efecto más o menos profundo en
quien estaría capacitado para testificar por cada uno, justamente el E. Casi podría alegarse que
es él el que (re)construye el discurso común de una pieza, como artífice incluso de los marca-
dores del discurso: él es quien se vale de los Estructuradores de la información, sean comen-
tadores (‘así las cosas’), ordenadores (‘por una parte’ / ‘por otra’) o digresores (‘a propósito’),
de los Conectores (especialmente de los contraargumentativos ‘en cambio’, ‘por el contra-
rio’), de Reformuladores del tipo ‘en suma’ o ‘al fin y al cabo’, de Operadores argumentativos
como ‘en el fondo’ o de Marcadores conversacionales (muletillas y apoyaturas); decimos se
vale de todos estos instrumentos para encauzar una literariedad y una fisonomía que fortalez-
can y consoliden cada una de las ‘elocuencias’ (al decir de Mallea) que aparecieron por sepa-
rado.
La Poética de la Mirada que propone Anne Ubersfeld circunda por similar rumbo: entre
dos imágenes construidas, entre dos grupos de signos que la vista ha fragmentado y rearmado,
lo que se establece es una metáfora. Esa tal metáfora conduce la trama a lo largo de reenvíos
individuales que el E hace desde y hacia su ‘enciclopedia personal’ (lo que sólo él sabe y re-
conoce, no otro) otorgándole una potestad absoluta y particular sobre el fenómeno al que asis-
te (basta imaginar sencillamente al E 1 que observa en lateral izquierda a un actor retorcién-
dose, al mismo tiempo que E 2 se deja ganar por un sonido que surge cuando sobre foro se
modifica el ambiente ámbar por un rojizo, o a uno y otro degustando un texto recién soltado,
cada cual en su tiempo interno –tal vez alguno se pierda parte del parlamento que sigue–).
Los Actos de Habla participan también de este juego de perspectivas: se trate de conoci-
mientos, emociones o acciones (es decir, manifiestos por expresiones asertivas o interrogati-
vas, de énfasis expresivo o de dictado de órdenes), la relación entre Hablante-Oyente dispara
un raid argumentativo que incluye a los personajes de la obra (en tanto H unas veces, O otras)
como al H que ES la pieza y al personaje O que representa el público. Ese raid se proyecta en
torno a un esquema trinario: actos locutivos (por la simple proferencia), actos ilocutivos (por,
además, afirmar, pedir, o lo que se haga) y actos perlocutivos (que es lo que se espera que
haga el oyente con lo que uno ha dicho). Es decir, estamos en el dominio de la intencionali-
dad, que Habermas definió como ‘toma de postura subjetiva’ frente a un contenido proposi-
cional: lo cual podría considerarse sin más como una estrategia argumentativa del tipo de las
que se usan en los textos judiciales. Por otra parte un Macro-Acto de Habla es el que resulta
de una secuencia de actos de habla y pasaría a constituir el Asunto de la pieza (casi todo lo
que dice y hace Macbeth en su tragedia, incluido lo que le sucede sin él proponérselo, es un
Macro-Acto que anuncia ‘las consecuencias del remordimienrto y la debilidad del espíritu
cuyo apetito de poder ha sido más incitado que genuino’).
Por otra parte, esa Metáfora de la que habla Ubersfeld es la que dota al texto dramático de
su carácter estético; o sea, el E construye una metáfora de la metáfora, igual que para Barthes
el mito es un signo de otro signo. Pero más bien, entre la Metáfora del original y la del E se
ejerce un forcejeo: la del dramaturgo aleja los postulados de sus dichos y hechos de los luga-
res comunes en que suele asentarse la estructura dialógica cotidiana (todas las mujeres prota-
gonistas en Lorca, p.e., son la metáfora del sometimiento y la resignación que se difunde a
través de un destino fatal, casi un subrogante de ‘Mirá, pobre, a esa mujer cómo la tratan’), el

1132
Gustavo Manzanal
Los argumentos posibles en el discurso teatral. (Hacia una gramática del texto dramático)

E restablece con su Mirada (y digamos más precisamente, con su atención local) la metáfora
que sea capaz de explicarle y hacerle sentir ‘cómo trata el mundo a esa mujer’.
En resumen, podríamos situarnos en un enfoque sobre los discursos argumentativos donde
el teatro se enrolaría en la llamada Pragmática Radical, de Sperber y Wilson, en la que las
observaciones en detalle del fenómeno generan inferencias contextuales que le permiten al
destinatario acceder a lo que el locutor quiere comunicar, interpretando ‘ideologemas’ (prin-
cipios reguladores subyacentes) como axiomas formadores de ideología y convocadores de
una legitimidad y coherencia que todo discurso social necesita para insertarse. Esto a través de
la disputa entre personajes, los enunciados (audiovisuales) implícita o explícitamente adversos
y los valores compartidos o rechazados desde el escenario a la platea y desde ésta al mundo
como instalación estilística e histórica del producto artístico resultante.
La búsqueda de argumentos apropiados desentraña técnicas expresivas en abundancia que
derivan de preguntas y respuestas solapadas en el transcurso de la acción cuando no efectiva-
mente pronunciadas, marco dentro del cual también entran las falacias (por falsa generaliza-
ción, falsas causas-consecuencias, falsa analogía, oposición inexistente, círculo vicioso, anfi-
bología, apelación al gran número, ataque personal, etc.) dirimibles argumentativamente si se
confrontan con el resto de los indicios del debate instaurado a partir del Superobjetivo Espec-
tacular (todo aquellos que arrima elementos de juicio que permitan el montaje sin daño del
texto o idea germinadora). Dichas falacias, por idéntico funcionamiento al del conflicto escé-
nico, necesitan resolverse antes del TELON FINAL como una directriz que inculque los propó-
sitos perseguidos a fin de su aceptación o desacuerdo (cuando quedan inconclusas, puede de-
cirse que eso forma parte del superobjetivo apuntado, y, por otro lado, no hay que olvidarse
que toda la vida ahí representada dura una, dos o tres horas y es dentro de ese lapso que se
deben desenvolver tanto los pro como los contra situacionales, sea en sentido filosófico o do-
méstico).
Vamos a redondear este apartado con una paráfrasis de las enseñanzas del gran maestro
brasileño Augusto Boal, con el objetivo de incorporar la argumentación asimismo al trabajo
del actor; para el proceso de creación de un personaje, Boal señala como punto de partida la
Idea Abstracta, lo que podríamos denominar ‘el Tema que acucia’ (supongamos tanto para
Romeo como para Julieta el enamoramiento temprano); de ahí se pasa al ejercicio de una Vo-
luntad (quiero entregarme a ese amor) en franca puja con la Contra-Voluntad (no debo, mi
familia no lo verá bien), de cuyo combate surge la Dominante (posición tomada finalmente:
me entregaré pero para eso tendré que faltar a mi familia); esa Dominante entra durante el
transcurrir en conflicto con otras Dominantes (la madre de Julieta quiere casarla con Paris,
Romeo hiere a un Capuleto y empeora las cosas) generando una Realidad Objetiva (lo que
sucede: odio creciente entre las familias, impedimentos concretos para la realización de los
jóvenes amantes); esa Realidad, en circunstancias dadas (según concepto de Stanislavski fuer-
temente arraigado para la aproximación consciente al contexto en que habrá de desarrollarse
el encarnamiento), es provocadora de Emoción: la peripecia más la Emoción da una Forma
Teatral determinada (para el caso, el teatro isabelino) y dispara un Efecto sobre el Espectador,
quien paralelamente ha ido recorriendo similar camino de acuerdo con sus propios recortes y
la atracción particular que le haya deparado el material. Un proceso doblemente dialéctico que
dictamina los alcances de la ideología (en nuestro ej., shakespeareana) y el encauce con que se
haya emprendido tal ideología (buena parte de esa ideología, como suele suceder en el teatro,
es arrastrada desde la poesía de los textos en clara simbiosis con la transparencia de los
hechos).

1133
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

2. Hacia una gramática del teatro


Los Campos Argumentales establecen la síntesis de los episodios lingüísticos a través de
su absorción de los componentes de frase: ALGUIEN HACE ALGO a ALGUIEN sería la expansión
máxima de base predicacional, capaz de incluir al Argumento Actante (el 1°, identificado con
la función sintáctica S o simplemente Agente), al Argumento Paciente (es decir, el 2°, OD
desde la perspectiva de la sintaxis, sobre quien recaen los efectos de la acción) y al Argumen-
to Destinatario (3° o Dativo, efectivamente OI en cuanto a su función). Todos estos Argumen-
tos ligados a un eje que atraviesa el campo, el Verbo (conjugado a nivel proposicional o ape-
nas Verboide en un nivel de dependencias sucesivas donde se presenta incluido un Stg ver-
boidal). La periferia de este campo la constituye un Entorno que puede ser llamado Circuns-
tante, como asociación legítima con las circunstancias en el seno de las cuales acaecen los
sucesos expresados argumentalmente, y, desde ya, con el mentado CC de la sintaxis.
Esa base predicacional máxima (pueden faltar, según la naturaleza verbal, uno o dos argu-
mentos), no obstante, acepta dos posiciones más para su expansión indefinida (a través de
pronombres generalizadores): una formal, que es la que corresponde a asignar al V su carácter
Rector (en el marco de las relaciones sintáctico-morfémicas) y adosarle entonces dentro del
CA que atraviesa un Régimen Posible: ‘Sufre de apendicitis’ >>> A SUFRE de A (formal es
porque el Rég se comporta sintácticamente como tal en virtud de obedecer a la estructura de-
venida de la dependencia verbal –en nuestro ejemplo: stg prepositivo con ‘de’-); la otra refe-
rencial, y es la que resulta de incorporar al campo de los argumentos (o sea de las derivacio-
nes verbales) al reconocido sintácticamente como Pred, instalado en fase nuclear junto con el
V Copulativo, puente o conductor de la referencia subjetiva: ‘El es/está viejo’ >>> A ES/ESTÁ
TAL (no ha de procederse así con el resto de los Pred –‘El entró contento’ >>> A ENTRÓ- que
pasarían a jugar junto con los CC no regímenes un rol funcional de Circunstantes en la perife-
ria de los CA, casi a modo de accidentes).
Bien, una expansión completa de base predicacional podría ser: ‘La niña está contenta y da
de comer miguitas a los peces’ >>> A ESTÁ T / A DA de A A a A.
Esta síntesis estructural, como decíamos, subyace a los enunciados y desemboca en la idea
de MP: cada base predicacional representa un MP (repárese en el ej.de arriba, donde es preciso
expandir dos bases para una misma oración, constituyéndose ésta entonces de dos MP a des-
plegar), pero no en el sentido que lo toma la Semántica (como que tal acepción es posible en
un mundo pero podría no serlo en otro) ni la Gramática del Discurso (esto mismo puede apa-
recer en distintos mundos), sino en cuanto a las potencialidades que encierra la marca verbal
(y en el teatro resulta particularmente imperioso agregar lo transverbal, lo situacional, que
también encierra tales potencialidades): es suficiente que esté allí el V para suponer (entrañar
o implicar) alguno de sus argumentos, regímenes o ítems referenciales (en el teatro, un basti-
dor con una abertura contiene en sí mismo como signo la acción posible de alguien entrando).
Por el principio lógico de la Recursividad (las estructuras pueden repetirse infinitamente) la
operatoria de la subyacencia puede multiplicarse a lo largo de un diálogo de manera geomé-
trica: cabría imaginarse un número siempre acrecentable de EP (así mencionamos, en segui-
miento de Chomsky, a nuestras unidades constitutivas de MP o expansibles como Bases Pre-
dicacionales) en cada parlamento de cada personaje (incluyendo como vía de dichas repeti-
ciones efectos ambientales que acompañen esos parlamentos, a saber: una luz que cambia, una
escenografía que gira, una música que entra...). Esto quiere decir que cuando una luz cenital
comienza a caer progresivamente sobre un personaje se podría expandir predicacionalmente
así: A (esa luz) ilumina a A (en tales circunstancias: progresivamente), y esto con un valor
expresivo y discursivo en oposición como mínimo al menor detalle posible que cupiere inser-

1134
Gustavo Manzanal
Los argumentos posibles en el discurso teatral. (Hacia una gramática del texto dramático)

tar en la base, p.e., A ilumina a A (de repente, o como se dice en jerga técnica teatral, ‘a cuchi-
lla’).
Finalmente, una Gramática del Hecho Teatral debe conducirse por vía de una operatoria
morfosintáctica –morfológica por la combinatoria de formas con que se expone el tal hecho, y
sintáctica por la función de cada uno de los elementos que lo pueblan, actores, objetos, espa-
cios, efectos luminotécnicos o sonoros, etc., en calidad de Constituyentes Internos; como ob-
jetivo debe plantearse dar cuenta de los MP que como EP se expanden a modo de un sistema de
redes dentro del cual cobran incumbencia significativa, y por tanto argumental, los signos de
orden discursivo, los signos actitudinales (gestuales, proxémicos, kinésicos, etc.), los signos
situacionales (el/los suceso/s) y los signos dimensionales (marco de acción), en fusión anali-
zable y transportadora de los contenidos formales y conceptuales con que el Teatro sale a par-
ticipar de una Realidad Dialéctica; en definitiva, se propondrá, a través de puntos de vista,
conductas e imágenes, una identificación emocional o intelectual integradora de los signos
componentes de su naturaleza tripartita (ACTOR-TEXTO-ESPECTADOR).

3. El ‘dramaturgismo’ como forma de anti-argumentación


En estos tiempos se aferra una brocha a la trompa de un elefante, se coloca al animal frente
a una tela de considerables dimensiones, éste comienza instintivamente a ‘trompearla’ –en
sentido literal-, la misma luce de repente unos manchones y unos trazos que se repiten en dife-
rentes gamas toda vez que el cuidador (para el caso el asistente artístico) cambia de brocha
tras embeber esta nueva en otro de los baldes que contienen óleos de cada color. El ejercicio
se practica con insistencia desde que se descubrió que importantes galeristas y coleccionistas
se interesaban por estas ‘obras’, cuyo alto costo pasó a engrosar los presupuestos para campa-
ñas preventivas de la extinción de elefantes en ciernes.
Entre otras de las crisis contemporáneas, tenemos que mencionar, y a los móviles de este
Congreso, la crisis argumentativa. La anécdota que abre el presente apartado no es invento: a
una época que acuña valoraciones hechas ‘a trompadas’ y solamente por instinto, no se le
puede reclamar responsabilidad dialéctica; todo puede ser dicho, todo puede ser hecho.
No está mal, por supuesto, en el terreno social y de los derechos y libertades individuales y
de la comunidad cultural, en fin, en los dominios de lo ético. Pero, ¿y en los de lo estético? Y
peor aún: ¿en el área política? ¿O no se ha instituido acaso que la tarea del hombre de partido
es una construcción coyuntural? Con lo que debe aceptarse que el discurso más radical sea el
menos constrito, que la afirmación más enfática sea motora de la negación más acomodaticia,
y, en el paroxismo, que cada ingreso concreto en la cosa pública demarque ni más ni menos
que el pretexto para no tener nada que ver con la ‘construcción antecedente de la misma cosa
pública’, lo que conduce inexorablemente al silogismo ilógico de que la vocación de ocuparse
de los destinos consiste en admitir el desconocimiento de la suerte de tales destinos en su
rumbo hasta el instante, y además tal admisión se efectúa a posteriori de haberse involucrado
con la cosa pública, es decir, una vez que se han agotado con tono triunfal las estrategias para
apoderarse del ‘más desconocido’ de los sitiales.
En el discurso teatral sucede otro tanto: ya hace unos cuantos años el teórico marxista Leo
Kofler se preguntaba si es posible escribir tragedias en la actualidad, y decía: “Ya no es posi-
ble la situación trágica, situación provocada en su tiempo por individuos destacados, es decir,
capaces de desenvolverse independientemente y sostenidos por la conciencia de la responsabi-
lidad personal, pues precisamente esta situación engendraba lo que se denomina tragedia en
los encuentros conflictivos con otros individuos configurados de modo semejante.” Los

1135
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

héroes o heroínas de Brecht, o de Shakespeare, luchan contra los poderes objetivos y conocen
el problema de la conciencia, de la decisión y de la culpabilidad. Se hallan en contradicción
consigo mismos, con su fuerza activa, o con la falsa valoración de la realidad con la que en-
tran en relación. Agrega Kofler: “El arte clásico y los que han seguido sus leyes –trátese de
tragedia o no– han intentado transparentar el fenómeno de la culpa, culpación de las fuerzas y
de las personas implicadas y confrontadas entre sí (nosotros sumamos al E en la contienda), y
el fin perseguido ha sido elevar el arte al nivel de un escenario moral.”
Una visión retrospectiva nos lleva a clasificar los tiempos previos a Constantin Stanislavski
(primer maestro de actuación en los albores del s. XX) como la ‘era del dramaturgo’ (se trata-
ba de la figura prominente en torno de la cual se desarrollaba todo el arte del espectáculo has-
ta entonces); después del método pasó a hablarse de la ‘era del actor’, gracias, está claro, al
avance de una técnica específica de interpretación escénica inexistente hasta ahí; a partir de
las innovaciones de posguerra –y más fuertemente en el curso de los años ‘60/’70– comienza
la llamada ‘era del director’ (instalaciones, experimentación en campos de la luz y el espacio,
ritmos escénicos, etc.). En el centro de lo que podríamos considerar la ‘escena posmoderna’ se
sitúa la apelable ‘era del dramaturgista’. ¿De quién se trata? De alguien que se ocupa de as-
pectos extraextradiscursivos, extraextrasituacionales, como son asesoramiento en elección de
materiales, programación teatral y empresarial, organización de eventos promocionales, reco-
rrido por festivales a fin de una inserción marketinera y vinculante en el mundo del discurso
instituido, etc., etc., pero, además de fusionarse con el director en las distintas áreas de creati-
vidad, interceder en las relaciones que se establecen entre realizadores, técnicos y empresa-
rios, además de todo eso, ES el autor del texto, y por supuesto ese texto redunda en lineamien-
tos notoriamente condicionados por el emprendimiento en totalidad: las producciones son
normalmente de una cantidad de personajes / actores supeditada a costos, las escenografías
livianas o corpóreas según el grado de institucionalidad del Proyecto, en la mayoría de los
casos la escritura es resultante de talleres o creaciones colectivas, donde el tiempo de trabajo y
la historia particular de los interesados son desiguales, donde los propósitos espaciales o suge-
rentes pierden de vista (o no se interesan por ver) a aquellos con quienes podrían ejercitar
alguna forma de comunicación u oposición, no limitadas al sulfuro reactivo esperable ante
efectos de netos cortes manieristas, ilusionistas o snobs.
No estamos depreciando la tarea de laboratorio ni las nuevas tendencias; del seno de estas
aventuras alternativas han surgido autores de valía, como nuestro Ricardo Monti en décadas
pasadas o el muy en boga Heiner Müller como maestro internacional. En España y en Francia
han crecido notoriamente las experiencias inusitadas, igual que en nuestro continente (espe-
cialmente en Venezuela, Colombia, Brasil y aquí, en especial en Bs.As.), y el mismo Odin
Teatret de E.Barba lleva ya casi cuarenta años de producciones fuertemente investigativas y
anímicas. No desdeñamos en absoluto esas intentonas, pero pasa que nuestro tema es la argu-
mentación, y por haberla considerado parte inmanente a la confección de un texto dramático
es que apuntamos que, no habiendo dramaturgo, no hay lenguaje natural en el teatro; el dra-
maturgismo imperante, como vimos, ocupa al hombre de teatro en muy otros menesteres: hay
operaciones, sí, lenguajes formales o artificiales pergeñados a través de entramados legítimos
y sinceros, y hasta bellos y comunicadores, pero a expensas de obligar al que asiste desarma-
do a buscar en su ‘enciclopedia’ una página en blanco –lo que no es regañable, desde ya, pero
sí resentidor de la interacción necesaria yo/otro (el otro que pude haber sido yo mismo hasta
este instante)–, o, en casos más graves, puede llevar a confundir esa página ya borroneada por
uno con alguno de los puntos de llegada, terminando por dejar inclusive sin la posibilidad
atractiva de un juicio esclarecedor que permita explicarse por qué me pasó lo que me pasó

1136
Gustavo Manzanal
Los argumentos posibles en el discurso teatral. (Hacia una gramática del texto dramático)

ante la obra, tal vez el acceso de un gusto amargo, más útil seguramente que un disfrute o una
conmoción sin sospechas de qué puerta se abrió en mí.
Insisto, no hablo de ambiciones personales ni apetitos ni gustos: hablo de MP, y reitero, és-
tos no son la posibilidad de que cualquier cosa ocurra sino de que ocurran aquellas que por la
naturaleza misma desde la que brotaron estaban destinadas a ocurrir. El mundo de las ocu-
rrencias es natural, no artificial: los mundos artificiales, aunque muchas veces necesarios en
ciencias y artes (la cibernética es buen modelo), son tendenciosos (persiguen corroboración de
postulados). La argumentación más pura es la que surge de un estado de cosas, la instauración
de un estado de cosas para provocar argumentación es lo que suelen hacer varios gobernantes
de turno.
Por último, digamos que esta forma de composición escénica, el dramaturgismo, atenta co-
ntra lo que daríamos en llamar la ‘selección argumental’: el conjunto de las posibles interpre-
taciones semánticas (y/o sensoriales) de un espectáculo contiene un número finito de opcio-
nes, es decir, para la escena entre dos romanos que se miran y luego uno de ellos se va no
entra en su conjunto opcional de dictámenes interpretrativos, p.e., el sentido cosmológico del
otoño en las Islas Vírgenes. Con lo que los lindes de la argumentación tienen sus límites y la
cara y la cruz no consiguen salirse del marco del objeto que los representa. Estamos queriendo
reafirmar que la ausencia de argumentatividad (opiniones refrendables sobre un tema) en
cuantiosos montajes contemporáneos (incluyamos texto, situación escénica, contacto con el
E) implica flaquezas en la calidad de representación de los mismos; con lo que el drama entra
a carecer de rigurosidad en beneficio de una efectividad apenas ocasional.
No estamos abusando en un deseo de hiperjustificación de cuanto se ponga a prueba en un
objeto de arte; al menos abogamos por no caer en lo que Strawson marcaba sobre que hay
nombres de sensaciones y la condición de que los haya es que ellas se manifiesten en la con-
ducta de las personas: reconocer la existencia de esta condición es muy diferente a decir que
el dolor sólo es la exclamación; sin embargo, sin la exclamación no podríamos identificarlo ni
nombrarlo. Si ese reconocimiento no se produce, el lenguaje, de hecho, no es comprendido
por nadie, aparte del que lo habla, y si los reportes de sensaciones son ininteligibles para
otros, aparte del que los hace, se está en presencia de un ‘lenguaje privado’ con el riesgo de
desvirtuarse como lenguaje en el afán de ponerlo en consideración (como se hace con el even-
to que se pone sobre las tablas a consideración de un público especialmente convocado para
ello).
De cualquier modo, también sabemos que hay otros artífices igual de implicados en el va-
cío argumental con que nos enfrentamos hoy: zonas colectivas en las que se alienta el interés
individual, la desvalorización y, fundamentalmente, la impunidad de los discursos (la TV, p.e.,
como vehículo de despropósitos instituidos o como reestructuración de una realidad exhibible
o vendedora, inescrupulosa, ya ni digna de análisis). Hasta estamos convencidos de que exis-
ten méritos en varias de las producciones experimentales (no en la TV, allí no) en tanto se eri-
gen impulsadas por motivos de enfrentamiento, de reacción, de valentía en asumir una aventu-
ra desatada ante un mundo que se hace añicos, donde el discurso, cual fuese, brega por sobre-
vivir entre escombros y desde ruinas a fin de proponer su iamgen de la sociedad.

4. Epílogo
Remedando a Michel Arrivé digamos, en primer término, que usamos ‘epílogo’ en lugar de
conclusión ya que más bien intentamos abrir un cauce de problemáticas y lejos estamos de
pretender que lo expresado a lo largo de este trabajo se reciba como una sentencia. Nos posi-

1137
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

cionamos, sin más, en una fase de interrogatorios y planteos que nos concedan el miramiento
sobre la argumentación en el teatro como eje primordial de su razón de ser, alumbrando tales
miramientos una búsqueda intensa de causas concretas para la inconsistencia en la producción
de verdaderas piezas dramáticas durante los tiempos que corren. En segundo término, Arrivé
dice (o repite) “Saber escuchar y poder hablar es la única posibilidad de cura. Todo lo demás
es inútil y dañino.” Si suplantamos cura por interacción verbal, en virtud de tratarse el teatro
de un modelo en semejante sentido (acción – palabra – varios intervinientes), todo lo demás,
lo inútil y dañino, pasarían a ser cualesquiera de las señales –en jerga semiológica– no ejecu-
tadas con el fin de transmitir mensajes, ni enfocadoras de objetos reconocibles como miem-
bros de la extensión de un concepto, ni operativas de una utilidad ‘pertinente’ –en parte por la
relación con el logro buscado y en parte por la relación con el recurso empleado para eso–, ni
vinculantes de esa misma operación con un criterio generalizador al cual adscribir –entiéndase
‘la concepción ideológica’–; ni, por último, consecuentes con la clase de comunicación ‘lite-
raria’ a la que aporta el teatro –otras clases de comunicación artística serían la arquitectural y
la musical, aspectos que se integran a la actividad del drama– en la cual la operación de base
es una operación comunicativa y su útil una señal, es decir una cosa que está en lugar de otra,
que dice o representa algo distinto de ella misma. Lo contrario a una comunicación sistémica
son los códigos analógicos, funcionando a nivel denotativo y cuyos contenidos están referidos
únicamente a una realidad subjetiva.
Aludimos ya un par de veces a la transparencia: la de los hechos, que se une a la poesía del
texto, dijimos, y la de la culpa, como sustento trágico del arte clásico. La transparencia en el
lenguaje está ligada con la añeja reyerta entre naturalistas y convencionalistas, respecto a si la
significación es la resultante de un apareamiento entre el sonido y el sentido de las palabras, o
si éstas son fruto de un contrato social. Después de Saussure con su terminante ‘el signo lin-
güístico es arbitrario’, de diferentes estudios sobre los efectos motivadores, sobre las onoma-
topeyas e interjecciones, y también sobre la opacidad o no de citas y de discursos menciona-
dos, es absurdo tomar una posición taxativa en torno del asunto: hay mucho de convención en
la plasmación de los lenguajes naturales, y bastante de naturalidad en la apropiación de los
lenguajes aceptados e instalados en una comunidad. Con lo que, hemos pensado, la transpa-
rencia bien podría redefinirse como una cualidad de las lenguas consistente en reunir proce-
dimientos morfosintácticos, fónicos y semánticos, para la expresión de imágenes causadas
sobre nuestras esferas sensorial, intelectiva y emocional, a los fines de sugerir al oyente una
impresión copia de la original. ¿Cuál no sería la transparencia del teatro si no la identificación
profunda de lo trágico o lo ridículo, de lo justo o de lo traicionante, en tránsito sobre el esce-
nario como una representación de los propios estados del E, asimilables gracias a la ceremo-
nia irrepetible de la que está participando?
Ahora, la definición propuesta aproxima los conceptos naturalista y convencionalista del
lenguaje, al punto de que todos los que participan de una u otra manera del hecho artístico son
tocados por una sensibilidad comprensiva, con lo que se vuelven fundadores cada vez de nue-
vas fórmulas de absorción y registro de esa comprensión (grupos, escuelas, estilos, movimien-
tos...). La motivación es naturalista, enrolarse en qué deviene motivador y qué no, convencio-
nal. Este acercamiento como muestra de la integración de ambos procesos en la producción
del mensaje pone fuera de los efectos transparentes del discurso la preponderancia excesiva de
uno u otro proceso. Así como la jerga técnica basa la composición de sus materiales léxicos
en la arbitrariedad (o más bien elige arbitrariamente sus materiales léxicos), y por ello dificul-
ta la impresión de sus significados a quien se encuentre fuera del alcance de su campo de ac-
ción, así la poesía particulariza y entorpece la argumentación aunque, por vía de sus múltiples
figuras y entablamientos, sea psicológicamente persuasiva (si hay crisis de expresión la hay

1138
Gustavo Manzanal
Los argumentos posibles en el discurso teatral. (Hacia una gramática del texto dramático)

de impresión, dice el pedagogo A.Fernandes). El teatro es una forma de poesía y por ende
también en su seno la atingencia psicológica –sentimientos y manifestaciones de estados–
puede confundirse legítimamente con la atingencia lógica –verdad o falsedad de las conclu-
siones que se pretende establecer–; la transparencia debe tender a la ‘no falacia’, o sea a evitar
mecanismos que llegaran a provocar cualquier idea equivocada o creencia falsa: si a una pre-
gunta retórica se contesta, se habrá caído en el defecto de no percibir que una pegunta que no
exige respuesta es una pregunta compleja en tanto y en cuanto encierra en sí misma otras
cuestiones no formuladas (‘¿qué hice yo para merecer esto?’ conlleva ‘yo hice cosas’ / ‘las
cosas son merecedoras de algo’ / ‘esto es una cosa perteneciente al conjunto de las que me
tocan en suerte y es algo que puede ser merecido, pero ¿por cuáles de las que yo hice?’ / etc.),
y se comete falacia cuando se devuelve una respuesta única a una pluralidad de preguntas.
Muchos de los experimentos teatrales redundan en contra de su íntima argumentación (pues
algo buscan expresar, aunque no tengan del todo claro qué ni les interese aclararlo), como si
fueran Figuras Dialécticas, es decir, o como ‘argumentum ad hominem’, en el que uno de los
intervinientes (el realizador, pongamos) en la discusión (encuentro teatral) puede ignorar to-
talmente la cuestión relativa a la verdad o falsedad de sus propias afirmaciones (de sus ejerci-
cios experimentales) y tratar de probar, en cambio, que su antagonista (el E, por caso) debe
aceptarlas; o como ‘argumentum ad populum’, en el que se dirige un llamado emocional con
el afán de ganar un asentimiento para una conclusión que no está sustentada por un razona-
miento válido. Esta imposibilidad de interacción entre las distintas esferas perceptivas es
fuente inobjetable de opacidad. Y en el marco de todo lo que hemos expuesto, asoma como
indicio de antiargumentación, es decir, a menor sugestividad en el discurso teatral, menor
carga argumentativa y aplazamiento de indicios de proyección sobre el devenir.
El mismo Fernandes alerta de que leemos siempre lo que entendemos y no lo que está ahí,
y revertir eso impone un esforzado aprendizaje. Ese aprendizaje incluye tomar conciencia de
que no se trabaja con el otro en el teatro sino que yo lo hago al otro y el otro me hace a mí:
entre ambos forjamos una estética nunca ortodoxa (no hace falta ser intratables para ser hete-
rodoxos); la estética es un lenguaje, y por lo tanto, lo primero que tengo que saber es lo que
tengo que decir, de qué quiero hablar.
La cohesión en un texto (o en una textura, su toma de cuerpo), que resulta de la unión de
sus partes en secuencia explícita o implícita, y la coherencia, como reaseguro de la relevancia
que presenta una unidad textual respecto de lo asentado en unidades precedentes, ambas tan
volcadas en las investigaciones emprendidas por la Lingüística en los últimos años, deben
subrayarse cuando del decir se pasa al acto. Porque en verdad, como advirtiera Austin, ‘todo
decir es un hacer’, y todos los tipos de decir –aseveraciones, preguntas, órdenes y ruegos-
están regulados por conceptos remarcables de autoridad y compromiso. En el juego de roles,
cada quien ocupa un sitial. Los que quepan todavía en el discurso teatral se han de jugar du-
rante los próximos años, según lo que este y los futuros estados de cosas vengan a exigir y, en
consecuencia, a engendrar.

Bibliografía
LACAN, JACQUES, Escritos 1, s.XXI, Bs.As. 1991
MALLEA, E., La representación de los aficionados, Ed.Sudamericana, Bs.As.1962
REVISTA PICADERO del Inst.Nac.de Teatro, N° 1/2/4/5, Bs.As., 2001
PARDO, MA.L., Derecho y Lingüística, CEAL, Bs.As. 1992
MANZANAL, GUSTAVO, El teatro como filosofía práctica, INT, Bs.As. 2001
MANZANAL, G., La transparencia en el lenguaje, Tesis de Adscripción por ante el IES n° 2, 1983
KOFLER, L., Arte abstracto y Literatura del absurdo, Barral Ed., Barc.1972

1139
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

VILLANUEVA, E., Lenguaje y Privacidad, UNAM, México 1984


ARRIVÉ, M., Lingüística y Psicoanálisis, s.XXI, México 2001
PRIETO, L., Estudio de Lingüística y Semiololgía Generales, Nueva Imagen, México 1977
LYONS, J., Lenguaje, significado y contexto, Paidós, Barcelona1981

1140
EL DISCURSO PARLAMENTARIO
LA PALABRA VACÍA EN EL RECINTO DE LA PALABRA

Roberto Marafioti
Universidad de Buenos Aires / Argentina
rmara@arnet.com.ar

Introducción
Este trabajo intentará dar cuenta de la situación peculiar que ha adquirido el debate parla-
mentario en la Argentina de los últimos años poniendo en consideración que la crisis política
actual no es un momento único y episódico sino que se venía gestando desde hace tiempo y
tuvo como uno de sus epicentros al ámbito legislativo.
Se suscribe aquí la concepción que sostiene que el lenguaje en general y el discurso políti-
co en especial construye a las personas que lo usan, concepción inversa a la del sentido común
que afirma que la gente construye el lenguaje que usa. Entonces, para todo problema político
hay un conjunto de enunciados y expresiones que se usan reiteradamente. La elección entre
las formas existentes de lenguaje no es en sí misma una elección libre sino restringida.
Se tratará de dar cuenta de dos fenómenos simultáneos que se han perfilado en el tiempo y
que ponen de manifiesto la crisis de representatividad que acarrea el Parlamento y el descrédi-
to social en el que se encuentra.
Los dos fenómenos son la paulatina pérdida de protagonismo específico que ha ido adqui-
riendo el Poder Legislativo hasta transformarse en un apéndice funcional a la voluntad del
Poder Ejecutivo y la caída de la identidad discursiva de los protagonistas parlamentarios. La
denuncia de diputados y senadores que están sospechados en sus conductas pero también en la
posibilidad de articular discursos creíbles ha sido un componente inexcusable de esta realidad.
Esta situación desembocó en dos actitudes. Una se refiere a que las bancas, cuando se for-
ma parte del oficialismo, son trampolines para otros cargos en el Ejecutivo. Se supone que allí
tendrán más posibilidades de ejecutar políticas acordes con los principios de sus partidos polí-
ticos. La otra es la búsqueda de mecanismos de reconocimiento en los medios masivos para el
desarrollo de políticas, oficiales o alternativas.
Desde esta óptica si bien se puede delimitar el discurso parlamentario y la identidad de sus
estilos argumentativos también se demuestra que decae la oratoria y el despliegue de herra-
mientas persuasivas o demostrativas en beneficio de acuerdos que impongan las votaciones.
El recinto de la palabra con el consiguiente culto a ella se diluye en función de acuerdos des-
tinados a imponer leyes que responden, en general, a la voluntad de quien ejerce el Ejecutivo.
En la Argentina a partir de la restauración democrática se ha tenido un Parlamento gober-
nado por dos partidos mayoritarios. Han sido ellos los que han ido imponiendo sus puntos de
vista y sus proyectos a lo largo de casi dos décadas. Esta realidad significó una restricción
respecto a la posibilidad de articular de manera creíble el discurso de terceras fuerzas que jue-
guen un papel decisivo a la hora de influir en los debates.
El deterioro de la calidad parlamentaria no es un rasgo exclusivo de este poder del Estado
sino que se suma a la debilidad de la democracia. La escasa preparación de los legisladores se
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

corresponde con la débil formación y la escasa imaginación que evidencian los funcionarios y
el resto del conjunto de quienes comandan el gobierno del estado.
La institución parlamentaria dejó de rendir culto a la palabra y en consecuencia sus actores
dejaron de ser artífices de argumentaciones que se impongan en los debates por la fuerza de
sus contenidos. Nadie muda de opinión en el transcurso de un debate. A manera de ejemplo se
puede recordar el discurso de la diputada Carrió en marzo del 2001. Su cierre contiene una
amenaza de denuncia colectiva por traición a la patria que permitió que se revisara algún artí-
culo pero no que se cayera el proyecto en debate.

Discurso político: discurso electoral y discurso parlamentario.


A partir del reconocimiento del discurso político como un conjunto específico dentro de
los discursos sociales con rasgos propios también se pueden ubicar las variedades del discurso
político electoral y del discurso político parlamentario. Sería también pertinente señalar otras
subvariedades como el discurso político televisivo o radial y aquel que, en revistas y diarios,
desarrolla un juego argumentativo más rico.
La labor parlamentaria comprende los discursos parlamentarios pero también el trabajo de
las Comisiones. Son ellas las que posibilitan que los proyectos estén habilitados para acceder
a su tratamiento1.
De manera esquemática se puede señalar que el debate legislativo tiene una finalidad pro-
pia que es la sanción de las leyes que fijan el funcionamiento institucional de una Nación. Sus
protagonistas son los legisladores que argumentan a favor o en contra de las posiciones que se
someten a debate. Pero esos protagonistas lejos de funcionar autónoma o individualmente,
actúan no sólo en función de sus representados (categoría que va resultando cada vez más
difícil de precisar) sino, sobre todo, en nombre de partidos políticos que se expresan en el
recinto y en los ámbitos públicos en los que se someten a debate no sólo los proyectos legisla-
tivos sino las actitudes y posiciones más generales sobre el manejo del país.
Esta visión torna relativa, pero no descalifica, la función de la oratoria que tradicionalmen-
te ha cumplido un papel determinante en el ámbito parlamentario. En la historia nacional hubo
legisladores destacados por su capacidad de argumentar y de hacer escuchar su posición más
allá del recinto específico. Pero hoy, los mismos legisladores no son reconocidos por sus pa-
res por su desempeño específico o por la agudeza en las posiciones que adoptan sino por la
repercusión que tienen fuera de esos sitios y más específicamente en las pantallas. Allí es
donde se instalan y adquieren un protagonismo que se reproduce a veces y otras no en el re-
cinto.
En más de una ocasión para descalificar una intervención se señala que se está hablando de
una manera u otra porque se ha descubierto una cámara de televisión que transmite la sesión.

1
El trabajo legislativo tiene una doble vertiente. Es oral y escrito. El oral es el que despliega el Diputado en las Comisiones o
en el recinto. Pero, al mismo tiempo, el trabajo es eminentemente escrito y en este punto tiene un conjunto de pautas que
deben ser respetadas, desde la corrección en la presentación de los proyectos de Ley (Fundamentación, Normativa) hasta
disposiciones que llevan a respetar la gradación de los temas de mayor generalidad a menor generalidad, hasta el debate
acerca del grado de generalidad y especificidad que debe tener una norma legal.
El aspecto escrito que, además de ser un Proyecto de Ley, puede ser un Proyecto de Resolución, de Declaración o pedido de
Informes a otro poder del Estado tiene un orden decreciente en cuanto a la jerarquía no sólo desde el punto de vista de quien
lo presenta sino también de quien está destinado a quedar nombrado como el autor de una Ley sancionada. Así es el caso de
aquellas leyes que se las conoce no por su contenido sino por su autor. La caída de este tipo de costumbre es una prueba más
del deterioro en el que se ha sumido el poder Legislativo y en el hecho que los Diputados o Senadores han dejado de tener
una consideración en la sociedad como autores de normas jurídicas de trascendencia.

1142
Roberto Marafioti
El discurso parlamentario. La palabra vacía en el recinto de la palabra

Ello pone de manifiesto no sólo la veracidad eventual de esta realidad sino que la calificación
de un discurso es una u otra según exista la amplificación que supone una cámara de televi-
sión.
Frente a la caída del peso de la argumentación, como discurso capaz de torcer la voluntad
de los interlocutores, se apela a gestos que escenifican las diferencias. El caso más próximo
fue en el 2002 la entrega de la bandera de los EEUU a la presidencia de la Cámara de Diputa-
dos por parte de la diputada Castro en el momento de sanción de la derogación de la ley de
subversión económica.

El discurso político parlamentario.


Un elemento crítico del discurso político parlamentario es la creación de significado. La
construcción de creencias sobre los acontecimientos, los problemas y las crisis, racionalizan o
cuestionan realidades existentes. El objetivo estratégico es paralizar a la oposición, lograr el
apoyo, ganar votaciones e imponer decisiones legales.
El discurso político parlamentario construye una realidad y pugna por que ella sea la única
válida. En este punto conviene recordar a Schopenhauer para quien la dialéctica erística era
“el arte de discutir, pero de discutir de manera tal que se tenga razón tanto lícita como ilícita-
mente”.
El discurso político parlamentario revela la concepción que tiene el orador de la realidad en
un momento dado y la interpretación de la audiencia es un indicio de lo que puede ser una
realidad compartida o diferente. Si no existe conflicto sobre el significado, la cuestión deja de
ser política.
Razón y racionalización, en este contexto, se entrelazan. Ese entretejido y la imposibilidad
de reunir pruebas persuasivas universales son las marcas claves del discurso político parla-
mentario. La ambigüedad, la contradicción y las falacias que se reflejan en los debates parla-
mentarios son realidades centrales, profundas, extendidas y, al mismo tiempo, quizás inevita-
bles.
El análisis del debate parlamentario es revelador porque el interminable horizonte de sig-
nos que se evocan despliegan con más ingenuidad y cinismo aquello que en los escritos más
sofisticados se evita.
No es la “realidad” en cualquier sentido aprensible u observable lo que importa sino más
bien las creencias que el discurso despierta sobre las causas de los descontentos y las eventua-
les reparaciones que las normas legales provocarán en el futuro.
El discurso conforma una faceta de una situación, pero es una faceta crítica. Es el aspecto
que más directamente interpreta la realidad insertándola en un relato que le da al pasado, al
presente y al futuro un significado compatible o no con una audiencia. Esos relatos pueden ser
vulnerables pero evitan la incredulidad. Tratan de conservar el respaldo político y encuadran
al oponente.
Los debates legislativos significan poco para la vida de las personas hasta que se lo instru-
menta en forma de leyes.
El espectáculo que construye el debate parlamentario es dinámico: tiene que ver con pro-
blemas, crisis, desafíos y diferencias de opinión acerca de cómo abordarlos con nuevas leyes
y acciones. Sitúa a la audiencia en un mundo signado por constantes amenazas y mecanismos
de reparación.

1143
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Para el observador político que se centra en el cambio histórico y no en el rompecabezas de


los acontecimientos cotidianos, en el debate político parlamentario más ampliamente difundi-
do hay mucho menos que lo que pueden percibir el oído y el ojo. Si bien la mayor parte del
debate determina poco cambio en el bienestar general, es determinante para la legitimación de
un régimen y para el acuerdo acerca de acciones en cuya iniciación no siempre ha habido par-
ticipación popular.
El significado de las intervenciones en los debates parlamentarios brota de las interaccio-
nes con otros, de la forma de procesar la realidad pero no del interior de la mente de un
hablante que fundamenta una posición u otra.
Por paradójico que pueda parecer, en el debate parlamentario se excluyen las consecuen-
cias perturbadoras de las medidas que se adoptarán y ello en beneficio de presentar un discur-
so objetivo, quien llama la atención sobre las consecuencias es definido y comúnmente acep-
tado como ideológico y polémico.
Harold Lasswell sostenía que “la política es el proceso por el cual salen a luz las bases
irracionales de la sociedad”.
La mente humana racionaliza fácilmente cualquier posición política de un modo que le re-
sultará persuasivo a una audiencia que quiera ser persuadida. En esto consiste principalmente
el debate político. La fuerza y el atractivo de un argumento político dependen mucho más de
cómo racionaliza sensiblemente la situación social de su audiencia que de cualquier otra ra-
cionalidad intrínseca, pues la racionalidad es en sí misma una construcción.
Una razón es más o menos buena según sea su premisa, pero en política, y mucho más en
el debate parlamentario, la premisa es opinable y no susceptible de verificación. Lo que se
acepta como una “buena razón” no necesariamente dice mucho sobre la fuerza de la argumen-
tación pero sí es un índice sensible de los problemas, las aspiraciones y la situación social del
que propone y de la audiencia.
El discurso parlamentario puede verse como una cadena interminable de asociaciones y
construcciones ambiguas que permiten ampliar potencialidades de interpretación y manipula-
ción.
El discurso que justifica mayores recortes presupuestarios, restricciones a los derechos ciu-
dadanos, subsidios a determinadas industrias, rebajas salariales, etc. es casi siempre altamente
convencional y previsible, aunque quienes lo emplean lo experimentan como síntesis de una
argumentación creativa y racional.
Estas observaciones no pretenden obviamente sugerir que todos los argumentos políticos
son igualmente válidos o inválidos. Se trata de que las situaciones y discursos sociales gene-
ran argumentos de difícil verificación o refutación.
En política la condición del éxito es el respaldo de una parte sustancial del público. Para
conservar un apoyo y ganar un acuerdo, los aspirantes a ganar o mantener un liderazgo y
aceptación social eligen en un conjunto delimitado de argumentaciones ya existentes que
siempre coinciden en alguna medida con la voluntad de las audiencias.
Los aspirantes más exitosos pueden encontrar frases felices o posturas no verbales para ex-
presar posiciones y su inventiva estilística se confunde fácilmente con la creatividad sustan-
cial. Un catálogo de los hallazgos por sus aptitudes lingüísticas seguramente revelaría una
pauta limitada de formas retóricas que influyen en las grandes audiencias. Sus frases más ce-
lebradas se vuelven trilladas si se las parafrasea en el lenguaje corriente. (cfr. las intervencio-

1144
Roberto Marafioti
El discurso parlamentario. La palabra vacía en el recinto de la palabra

nes de Pugliese, Storani, Álvarez, Baglini, A. Cafiero, Carrió, C. F. de Kirschner, por nom-
brar sólo unos pocos).
No es la creatividad lo que en tales casos se impone a una audiencia sino más bien el hecho
de que se le dice lo que quiere escuchar en un contexto que hace creíble el mensaje.
El problema actual del Parlamento es que desde hace años se ha dado un divorcio entre lo
que se dice en los debates parlamentarios y lo que desde afuera se escucha como aquello que
deberían decir los legisladores.
El lenguaje de la promesa de que las metas políticas deseadas se van a alcanzar ilustra de
un modo análogo el sentido en el que el lenguaje construye lo que la gente experimenta como
su subjetividad. El discurso político se funda, en gran medida, en promesas sobre los benefi-
cios futuros que se generarán y sobre las acciones que se deben adoptar para alcanzar esas
metas.
Las promesas son piezas de lenguaje siempre listas para su uso. Crean sujetos que se con-
funden con un “otro” convencional, un líder, una visión utópica, una devoción o una antipatía
a una causa, un apego a una forma de racionalidad.
Quien controla el discurso público, por lo menos parcialmente, controla la mente colectiva.
El meollo está en saber las características de tal control. En marzo del 2001 con el cambio del
ministro de Economía, Cavallo reunía un setenta por ciento de imagen positiva y en menos de
nueve meses el gobierno del que formaba parte cae y uno de los centros de la hostilidad social
se centra en la figura de ese mismo personaje.
La incorporación de Zamora como diputado sumó un discurso que, más allá de las imposi-
bilidades fácticas de llevar a cabo sus propuestas, sí significa una voz disidente respecto de
los discursos homogéneos de los bloques mayoritarios.
El lenguaje, la subjetividad y las realidades se definen recíprocamente, y esta función per-
formativa del lenguaje es más potente en política cuando está enmascarada y se presenta co-
mo una herramienta para la descripción objetiva.

El debate parlamentario
Ahora bien, ¿cómo identificar al debate parlamentario? ¿en qué medida se puede tomar a
los debates parlamentarios como un conglomerado específico y cuál es el papel de la oratoria
y de la retórica en este punto?
Aunque resulte tautológico, un debate es parlamentario porque tiene lugar en la institución
del parlamento, porque forma parte del proceso de construcción de la legislación de un país y
porque es una actuación política. Ese entendimiento no es simplemente cognitivo, trasciende a
la propia interacción.
La construcción del debate en una sociedad vertiginosa, afiebrada y tejida por un compo-
nente tecnológico fundamental se entrelaza con los mitos y los ritos de las culturas que se
superponen y que conforman una realidad propia en donde cada elemento juega más allá y
más acá de los procesos institucionales en los que actúan.
Si en todo momento el discurso debe ser visto como una construcción que produce, circula
y se consume de un modo determinado, en el discurso parlamentario esta característica es
central ya que trata no sólo de dejar huellas sino también de operar sobre las acciones que se
realizarán en el presente y en el futuro a partir de normas legales que influirán sobre toda la
sociedad.

1145
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Pero otro rasgo que es determinante es que el que pide la palabra en el debate accede a él a
partir de concebir que se está en el curso de una batalla que debe ganar con cualquier medio
disponible. No se trata de convencer sino de ganar. El que resulta vencedor no se lo debe
agradecer tanto a la certeza del juicio que ha formulado como a la astucia y a la habilidad que
demuestra en el empleo de maniobras que inhabilitaron al adversario.
El sistema discursivo que se opera en el Parlamento conforma un “lugar de habla”2. La
función parlamentaria en la Argentina ha atravesado períodos prolongados en los que el Par-
lamento no pudo desarrollar sus funciones, por tanto, no desenvolvió eficazmente la función
legislativa en la faz que nos interesa investigar aquí que es la conformación y desarrollo de un
sistema discursivo propio que identifique una continuidad histórica sobre todo desde el punto
de vista de la organización de un aparato de enunciación que fortalezca los rasgos esenciales
de la democracia.
El quiebre del desarrollo institucional argentino impidió el mantenimiento de prácticas y
hábitos de la escena discursiva parlamentaria en la que los participantes pudieran desplegar
una forma propia que incluya a la retórica y a la oratoria en sus facetas más ricas y fecundas.
Si bien es cierto que se cuenta con oradores parlamentarios que pueden ser reconocidos y,
más aún, que se puede ir siguiendo sus discursos en las diferentes sesiones, ello no deja de ser
más que una característica individual y no es el resultado de la continuidad de un ritmo histó-
rico que va promoviendo diferentes generaciones de oradores parlamentarios.
El Parlamento no es un lugar de habla exento de contradicciones y luchas por el poder. La
batalla por el acceso a la palabra en el curso de las sesiones es una parte crucial de la confron-
tación que la escenifica y materializa. Desde este punto de vista cada Diputado o Senador
tratará, según sus posibilidades, de desplegar todo su aparato argumentativo destinado a lla-
mar la atención de sus colegas como así también de los otros destinatarios de los discursos
que son, ya sea los asistentes al debate, los medios parlamentarios o los medios de comunica-
ción que van fortaleciendo y ganando en su capacidad de convertirse en competencia del po-
der a partir de seleccionar a aquellos diputados o senadores que cuentan con un discurso me-
diático y que, en consecuencia, serán convocados fuera del recinto legislativo.
Si se toman los debates producidos en el recinto se podrá constatar que los oradores con-
forman, en verdad, un puñado reducido de legisladores. Del conjunto de 257 diputados y los
78 senadores no son todos los que acceden al empleo de la palabra. En este sentido se puede
reconocer que aparte de las autoridades de la Cámara, de los diferentes bloques que tienen un
lugar reservado en el listado de oradores y de los miembros informantes de cada proyecto
específico, el resto aporta a la hora de la votación pero no accede a hacer escuchar su voz.
Esta descripción no implica la descalificación de cada legislador sino más bien da cuenta del
sinnúmero de variables que hay que tomar en cuenta a la hora de realizar el estudio de la labor
argumentativa parlamentaria. Tampoco implica que no efectúen otro tipo de actividades en los
cuales pueden ejercitar su capacidad argumentativa. Lo que sí da cuenta es del peso que im-
plica el recinto como ámbito en el que aún se juegan posiciones de poder que tienen al discur-
so como elemento fundamental.
Se puede, en este punto, hacer un recuento de aquellos diputados o senadores que nunca
han hecho uso de la palabra, aquellos que prefieren insertar sus discursos pero no pronunciar-
los y también da cuenta de esta realidad el hecho que el mismo Reglamento especifique que

2
El concepto pertenece a Teresa Carbó, El discurso parlamentario mexicano entre 1920 y 1950. Un caso de estudio en
metodología de análisis de discurso, Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, El Colegio de
México, México, 1996.

1146
Roberto Marafioti
El discurso parlamentario. La palabra vacía en el recinto de la palabra

no se pueden leer los discursos sino que es necesario pronunciarlos de viva voz, sólo se pue-
den usar apuntes y leer citas o documentos breves (Art. 179). Ello posibilita el despliegue
oratorio a aquellos legisladores que tienen ya un ejercicio en este tipo de habilidades. En los
bloques mayoritarios es evidente que hay legisladores que están en condiciones de exceder
con creces el tiempo reglamentario pero también hay otros que no están en condiciones de
cubrir los escasos minutos que les brinda el reglamento. Se conforma entonces una jerarquía
informal que juega a la hora de reconocer el papel de los legisladores en la vida democrática.
De este señalamiento se desprende que las instituciones generan sus propios condiciona-
mientos para el ejercicio de los discursos. No son los actores los que hablan sino que ellos
mismos están limitados por las instituciones.
El recinto de la Cámara de Diputados y el de la Cámara de Senadores está construido a la
manera de un hemiciclo. La Presidencia de ambas Cámaras se sitúa en el centro en una posi-
ción muy por encima de las bancas. A ambos costados se ubican las Secretarías encargadas
una, la Parlamentaria, de llevar los asuntos específicamente legislativos, y la otra, la Adminis-
trativa, encargada de llevar las informaciones relativas a las votaciones electrónicas que reali-
zan los legisladores. Es muy notorio en ambos casos la función rectora del debate que cumple
la Presidencia. Las jerarquías están impuestas desde el escenario y desde la cesión de la pala-
bra.
Es el mismo ámbito el que también impone una jerarquía que se mantiene en el momento
de emplear la palabra.
El debate es regulado por el Reglamento y las costumbres pero ello hace que haya normas
que no se pueden evadir y que señalan un camino mucho más estrecho de lo que se podría
creer.
La palabra sólo puede ser otorgada por el presidente del cuerpo quien además regula la lis-
ta de oradores y el tiempo que asigna a cada orador. Toda esta normativa es la que conforma
la realidad de la institución y es uno de los motivos por los cuales la lista de oradores siempre
transita por los mismos personajes.
La imposibilidad de mantener un diálogo entre los diputados o senadores por fuera de la
figura del presidente al tiempo que hace que se ordene el debate reitera un criterio de autori-
dad que está presente de modo permanente a lo largo de las sesiones.
La apelación al “Señor Presidente” y el uso del “nosotros” que en algunos casos alude a los
argentinos, en otros a los peronistas o radicales o cualquier otro bloque, son todos rasgos que
confluyen para marcar un orden discursivo institucional que se superpone a la figura del legis-
lador.
El recinto está estructurado de modo tal que pueda funcionar como un ámbito polifónico
donde cada uno podría expresar sus posiciones pero la realidad actual ha impreso un estilo en
donde sólo están en condiciones de hacer oír su voz e imponer sus criterios aquellos que for-
man parte de la jerarquía que se ha establecido dentro de los bloques mayoritarios.
Es por encima de este orden discursivo institucional que surgen las estrategias argumenta-
tivas que transitan por un angosto camino que va de los argumentos definitorios a los argu-
mentos definitivos. Esta distinción es preciso realizarla en función del tipo de definiciones
que se formulan que tienen en general la característica de ser operativas para una circunstan-
cia determinada, lo definitivo alude a que siempre es preciso tomar una actitud conclusiva en
torno a una postura y que obliga a decidir una votación.

1147
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Desde este punto de vista es útil recordar la distinción que plantea Pascal en cuanto a las
definiciones nominales y las reales3. Las primeras surgen de las convenciones y están exentas
de contradicción, en tanto las segundas son axiomas que requieren ser probadas. En estos ca-
sos, como señala Paul De Man, “la palabra no funciona como un signo o un nombre, como en
el caso de la definición nominal, sino como un vector, un movimiento direccional, que se ma-
nifiesta tan sólo como un giro, ya que el objetivo hacia el cual el giro se verifica permanece
desconocido. En otras palabras, el signo ha pasado a ser un tropo, una relación sustitutiva que
tiene que afirmar un sentido cuya existencia no puede ser verificada, pero que dota al signo de
una función significante ineludible”. El discurso parlamentario se mueve en este tipo de rela-
ción.
Y se sostiene sobre un conjunto de diferencias que está en la base misma de su conforma-
ción. No sólo resulta imprescindible el reconocimiento de los otros como diferentes sino que
es esta condición la que establece la posibilidad de existencia de esta variedad discursiva. Se-
ría imposible pensar en un poder legislativo homogéneo, sin las necesarias diferencias de opi-
nión y de fundamentos sobre las opciones que ofrece la realidad. Estas mismas diferencias son
las que posibilitan que se sostenga la institución. La dificultad sobreviene cuando las alterna-
tivas se manifiestan en el ejercicio de la función opositora u oficial. Así, si se toman los fun-
damentos para la sanción de las leyes más controvertidas de los últimos años y se las compara
con los argumentos asumidos a partir de la experiencia del gobierno de la Alianza se verá que,
en un conjunto importante de casos, las opciones no estaban marcadas por el contenido de lo
que se argumentaba sino por el lugar de oposición o de oficialismo que tenían las posturas
mayoritarias. El debate acerca de la reforma laboral, el otorgamiento de superpoderes, la ley
de quiebras y la de subversión económica, por poner sólo ejemplos próximos y muy resona-
dos marcan con elocuencia esta realidad. Y al mismo tiempo, es uno de los motivos que, des-
de nuestro punto de vista, fundamenta el desplome en la credibilidad en la que cae el Parla-
mento.
En un contexto en el que los fundamentos ideológicos caen en desuso por las limitaciones
y la complejidad que ofrece la realidad, las diferencias se convierten en matices y no llegan a
ser evidentes para quienes ven en la realidad parlamentaria un juego discursivo que no trans-
forma el drama que persiste en las calles.
Si todo sistema se organiza sobre la base de las diferencias y cada uno asume una posición
a partir de lo que el otro no es, cuando se borran estas diferencias el sistema en su conjunto se
cae. Y ello va más allá de la voluntad de los actores. Son los mismos actores los que son ope-
rados por una lógica discursiva que se impone por fuera de su voluntad. El único rasgo defini-
torio que termina siendo relevante es la capacidad de sumar el conjunto de votos suficiente
para que las leyes sean aprobadas. Pero es al mismo tiempo esta misma lógica la que se con-
vierte en el germen del descrédito.
Las argumentaciones que circulan en los debates parlamentarios recogen la más pura tradi-
ción retórica. Van de las definiciones a las argumentaciones que se basan en la estructura de
lo real y que fundamentan la estructura de lo real. Pero al mismo tiempo evidencian marcas
propias de esta realidad discursiva. Así, se evitan las alusiones ejemplares pero se transitan
con frecuencia los argumentos que remiten a las ilustraciones y a los modelos. Se argumenta
desde el deber ser y las relaciones entre causa y consecuencia se alteran según la voluntad y el

3
El concepto está citado en el texto de E. Laclau que figura en la Bibliografía.

1148
Roberto Marafioti
El discurso parlamentario. La palabra vacía en el recinto de la palabra

criterio del orador con una lógica que es difícil de seguir si se quieren respetar ciertos cánones
clásicos.
El recinto parlamentario es el lugar donde debería manifestarse con mayor elocuencia
aquello del “decir y hacer” que se ha planteado como una de las marcas definitorias de la
pragmática. Sin embargo, es aquí en donde muestra con mayor virulencia la debilidad de este
planteo ya que el decir y el hacer están condicionado por una realidad de poder que limita el
decir al mero hecho de ser coincidente con las relaciones de poder que se instalan en una so-
ciedad en un momento dado. La crisis del sostenimiento de la palabra y el descrédito de sus
protagonistas señalan que no sólo no se está en condiciones de responder al contrato de soste-
nimiento de la relación representante / representado sino que es la situación de poder la que
limita las posibilidades de responder por este compromiso.

Bibliografía
ALBALADEJO, TOMÁS, “El texto político de escritura periodística: la configuración retórica de su comunicación”,
en J. Garrido Medina (ed.), La lengua y los medios de comunicación, Universidad Complutense de Ma-
drid, tomo I, 1999, Madrid.
ALBALADEJO, TOMÁS, “Retórica, tecnologías, receptores”, en Revista Logo, Año 1, Nº 1, enero de 2001, Madrid.
FOUCAULT, MICHEL, El discurso del poder, Folios, México, 1983.
EDELMAN MURRAY, La construcción del espectáculo político, Manantial, Buenos Aires, 1991.
LACLAU, ERNESTO, Misticismo, Retórica y Política, FCE, Buenos Aires, 2002.
HCDN, Reglamento de la Cámara de Diputados de la Nación, Imprenta del Congreso de la Nación, Bs. As. 1998
HCDN, Práctica Parlamentaria, Prosecretaría Parlamentaria, Instituto de Capacitación Parlamentaria, Buenos
Aires, 1999.
PERELMAN, CH., El imperio retórico, Norma, Santafé de Bogotá, Colombia, 1997.
SCHOPENHAUER, ARTHUR, Dialéctica erística o el arte de tener razón expuesta en 38 estratagemas, Trotta, Va-
lladolid, 2000.
VAN DIJK, TEUN, “Texto y contexto de los debates parlamentarios”, en Revista Tonos Digital Nº 2, Noviembre
de 2001, Madrid.

1149
RÁFAGAS INFORMATIVAS
(LAS NOTICIAS EN LA PRENSA ROSARINA EN LAS PRIMAVERAS DE 1955 Y 1973)1

Elizabeth Martínez de Aguirre


Universidad Nacional de Rosario / Argentina
maguirre@citunet.net.ar

Como el que un día


leyendo el diario
se sorprende
en la Sección Extraviados
y quién soy
y dónde estoy se pregunta
Leonidas Lamborhgini en Leyendo el diario2

Hace unos años, la publicación de la Crítica de la comunicación de Lucien Sfez llamó la


atención a más de un investigador del campo de los estudios comunicacionales3. Ocurre que el
destacado especialista francés en ciencias políticas desarrolló allí –con su teoría/denuncia del
tautismo (una contracción que surge de la síntesis entre tautología y autismo)– una recensión
de las contradicciones que asedian a la investigación comunicacional señalando los riesgos de
un eventual estancamiento de la actividad en las aguas de la reiteración o el retraimiento.
Desde su perspectiva, algunas formulaciones tenderían a reproducir –en el espejo de determi-
nadas teorías mediáticas– los decursos de las formas simbólicas generadas en las prácticas
comunicativas mismas. Por otra parte, también observaba la tendencia de ciertos estudios a
naufragar en una especie de sordera teórica e inevitable aislamiento conceptual. Aunque tal
vez no debería preocuparnos demasiado el alcance de la conmoción disciplinar que denuncia
Sefz; después de todo, otras ciencias vecinas también atraviesan en la actualidad un período
de profunda crisis: la antropología, por ejemplo, que ha conceptualizado esta circunstancia
con mayor benevolencia caracterizando a esta etapa como un momento experimental.
Así las cosas, probablemente los estudios comunicacionales puedan experimentar una re-
novación de sus marcos conceptuales a partir de la revisión de algunas de las tradiciones teó-
ricas que alberga el pensamiento occidental: la retórica, por ejemplo. En este sentido, los
avances más recientes en el estudio sobre la argumentación publicitaria4 señalan que –desde
sus orígenes en la Antigüedad– la retórica ha sido (y sigue siendo) una teoría (y una didáctica)
de lo que actualmente llamamos comunicación.
Entonces, podría resultar una empresa estimulante repasar algunas vías de análisis en este
terreno para consolidar una mirada crítica acerca de los fenómenos comunicacionales –el dis-
curso de la información, entre otros– que reclama tanto Sfez como nuestra propia urgencia
por afinar instrumentos para la comprensión y la resolución de los conflictos del mundo don-
1
Este trabajo se realizó en el marco del Proyecto de Investigación denominado Los procesos de construcción del discurso
informativo bajo la dirección del Dr. Nicolás Rosa, en la Universidad Nacional de Rosario, en el período 2000-2001.
2
En La canción de Buenos Aires. Responso para porteños, Ediciones Ciudad, Buenos Aires, 1968.
3
Cfr. HÉTOR SCHMUCLER, Memoria de la comunicación, Editorial Biblos, Buenos Aires, 1997.
4
Cfr. JEAN-MICHEL ADAM y MARC BONHOMME, La argumentación publicitaria, Editorial Cátedra, Madrid, 2000.
Elizabeth Martínez de Aguirre
Ráfagas informativas. (Las noticias en la prensa rosarina en las primaveras de 1955 y 1973)

de nos ha tocado vivir... ¿Es necesario aclarar el sentido y la referencia (vale decir, el compo-
nente rético) del enunciado anterior? Creo que no ya que –seguramente– todos hemos visto la
primera plana de los diarios de la mañana.
Digamos también que, desde el punto de vista teórico, nuestra propuesta –en realidad– no
es demasiado original: en 1964 Roland Barthes publicó en la revista Communications el artí-
culo “Retórica de la imagen”5 donde analizaba una publicidad de las pastas Panzani cuyo
corolario –después del estudio minucioso de la imagen denotada y la imagen connotada– ase-
vera: la retórica es la cara visible de la ideología. Recordemos, de igual forma, que fue justa-
mente la revista Communications la partida de nacimiento de la semiología y su programa de
estudio cuya aspiración era constituirse en una disciplina autónoma. Sin embargo, a pesar de
todos los esfuerzos teóricos realizados, y tal como lo señalara recientemente Eliseo Verón,
esta ‘aventura semiológica’ fracasó debido a la trasferencia excesiva de la teoría lingüística a
“objetos que no pueden separarse de prácticas sociales específicas”6: la fotografía en la pren-
sa, la imagen en la publicidad.
Por otro lado, Humberto Eco también propuso desarrollar durante el mismo período una
“semiótica de los códigos visuales” y como Barthes situó sus investigaciones sobre la imagen
en el movimiento estructuralista con referencias a Saussure, Hjelmslev y Prieto completando
su visión con una apertura hacia la obra de Peirce que le permitiría elaborar la noción de “có-
digos débiles”, es decir, aquellos que se resisten al mecanismo lingüístico de la doble articula-
ción, entre los cuales anotamos los que más nos interesan7: los códigos icónicos, los códigos
iconográficos y los códigos estilísticos. Y con respecto a sus investigaciones sobre la imagen
publicitaria, vale la pena examinar el modelo analítico que propone articulando cinco niveles
diferentes clasificados por su creciente complejidad: icónico, iconográfico, tropológico, tópi-
co y del entimema. Los dos últimos, como es evidente, desbordan el tratamiento de los valores
icónicos de la imagen y se vuelcan de lleno sobre el ámbito de la argumentación.
En este rápido recorrido que intenta dar cuenta de algunas de las posibles relaciones entre
el campo de la retórica y el de los estudios comunicacionales no deberíamos olvidar el modelo
sistemático de Louis Porcher ni el modelo estructuro-generativo de Jean Marie Floch que jun-
to a los anteriores han podido establecer las correlaciones de naturaleza semiológica entre las
formas icónicas y su contenido semántico en el marco de los corpus específicos que conside-
raron8. Y, por último, convengamos con Verón en que, a pesar de sus limitaciones, “el impul-
so semiológico de comienzos de la década del 1960 enriqueció luego los campos de investi-
gación de ciertos sectores, históricamente constituidos, de la discursividad social” 9.
De hecho, los aportes de la sociosemiótica, la semiolingüística y el análisis del discurso
han colaborado –desde distintas perspectivas– en la dilucidación de los problemas relativos a
los modos de producción, circulación y consumo del sentido. Los estudios comunicacionales
contemporáneos han registrado la enorme importancia de esta contribución al tiempo que se
5
Cfr. ROLAND BARTHES, “Retórica de la imagen” en Lo obvio y lo obtuso, Barcelona, Paidós, 1986.
6
Cfr. ELISEO VERÓN, “De la imagen semiológica a las discursividades”, en Espacios públicos en imágenes de I. Veyrat-
Masson y D. Dayan (Comp.), Gedisa, Barcelona. 1997.
7
Eco propone una “codificación en capas sucesivas”, inventariando diez familias de códigos: las cuatro primeras categorías
que anota (códigos perceptivos, tonales, de reconocimiento y de transmisión) conciernen a los fundamentos físicos de la
comunicación icónica. Las otras seis categorías detallan la organización propiamente dicha de la codificación visual. Cfr.
Umberto Eco “Semiología de los mensajes visuales” en Análisis de las imágenes de AA.VV., Ediciones Buenos Aires, Bue-
nos Aires, 1982.
8
Para un comentario ampliado del tema: Jean-Michel Adam y Marc Bonhomme, Op. Cit.
9
Cfr. ELISEO VERÓN, Op. Cit.

1151
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

han interrogado acerca de la influencia que ejercen los soportes mediáticos y las tecnologías
de la comunicación sobre los procesos socio-semióticos. En particular, el proyecto de la me-
diología –propuesta como nueva disciplina por Regis Debray a lo largo de gran parte de su
obra– podría dedicarse a estudiar, como lo expresa Daniel Bougnoux, “esos entornos, indiso-
lublemente sociales y técnicos, que modelan y reciclan nuestras representaciones simbólicas y
nos permiten mantenernos juntos”. Si bien la mediología tampoco logró constituirse en una
disciplina autónoma su integración a la perspectiva teórico-metodológica del análisis del dis-
curso parece esencial ya que, siguiendo la síntesis de Dominique Maingueneau: “el modo de
existencia material y el modo de difusión de un discurso no se agregan a él de manera contin-
gente, intervienen en su propia constitución: no es posible separar lo que es dicho de las con-
diciones materiales e institucionales de lo dicho”10. O planteado de otro modo (esta vez en las
palabras de Mc Luhan) podríamos recitar una vez más: el medio es el mensaje.
En este sentido, el soporte tiene un papel determinante en el surgimiento y establecimiento
del género discursivo y es evidente que, por ejemplo, aquello que genéricamente entendemos
como discurso de la información está íntimamente asociado a la invención de la imprenta y,
correlativamente, a la aparición de la prensa periódica. Desde las noticias diarias del César
hasta el diario electrónico no solamente han pasado muchos años sino también muchas tradi-
ciones: entre el texto escrito y el texto impreso se interpone el paso de las técnicas11 y el peso
de la cultura escritural en sus diferentes versiones –manual y caligráfica o mecánica y tipográ-
fica– y con ella todos los cambios que históricamente se han introducido tanto en los estilos
cognitivos como en los modelos de organización social de las comunidades. Y todo esto sin
tomar en cuenta, la influencia de las nuevas tecnologías de la comunicación en la conforma-
ción de novedosos objetos culturales como el diario digital o la infografía12. En síntesis, de la
cultura libresca a la cultura mediática hay un pasaje abismal que compendia las luchas por la
hegemonía que libran los bienes simbólicos, una lucha que también condensa el rumbo de las
pasiones humanas en la circulación social –en las lecturas posibles, de los sujetos posibles– de
los textos escritos, impresos.
Autores y lectores podrían pensarse, entonces, como tipos específicos de estrategias textua-
les ancladas en los vendavales de la historia (y la evolución de las técnicas) cuya manifesta-
ción (en una de sus dimensiones) aparece sólo como “un estilo reconocible, que también pue-
de ser un idiolecto textual o de corpus o de época histórica”13: desde (digámoslo así para sub-
rayar un trayecto textual reconocible) los manuscritos devotamente preparados por los ama-
nuenses medievales que laboriosamente dibujaban y escribían a mano diccionarios y tratados
religiosos para eruditos y creyentes hasta los diarios y revistas contemporáneos creativamente
armados por diseñadores gráficos que cuidadosamente compaginan los nuevos media para el
gran público con recursos tecnológicos cada vez más sofisticados. En todos los casos, un
hipotético autor fabula con un lector probable.
Con respecto al discurso de la información es importante señalar que su producción ha es-
tado encadenada –entre diversas ataduras– a un protocolo técnico/editorial a partir del cual la

10
Cfr. DOMINIQUE MAINGUENEAU, Términos clave del análisis del discurso, Editorial Nueva Visión, Buenos Aires 1999,
pág. 71
11
Cfr. NICOLÁS ROSA “Los pasos son inciertos” en Estudios psicoanalíticos en la Universidad II – Serie psicoanálisis, Edito-
rial Homo Sapiens, .Rosario, 2000.
12
Cfr. ROBERTO MARAFIOTTI, “Estrategias argumentativas: el caso de la infografía” en Revista de Ciencias Sociales nº 3,
Universidad Nacional de Quilmes, Buenos Aires, 1995.
13
Cfr. UMBERTO ECO, Lector in fabula, Editorial Lumen, Barcelona, 1987 (2º edición).

1152
Elizabeth Martínez de Aguirre
Ráfagas informativas. (Las noticias en la prensa rosarina en las primaveras de 1955 y 1973)

noticia deviene en texto impreso: en la prensa diaria, la escritura del acontecimiento –en tanto
proceso de producción de sentido– estará sujeta a la ley de Gutenbreg y a variable del diseño,
entre otras. Entre la iconización del discurso y la discursivización de la imagen el discurso de
la información se escribe, se imprime y las noticias llegan a nuestras manos, todos los días.
Desde esta perspectiva, entonces, ¿sería posible investigar la argumentación icónica? Por
nuestra parte, consideramos pertinente proponer el estudio de la dimensión argumentativa del
diseño en los géneros mediáticos y, especialmente, en el discurso de la información habida
cuenta del trabajo incesante que cotidianamente despliegan en los procesos de construcción
del sentido en varios sentidos: el de la historia, el de las identidades colectivas y el del con-
senso en las comunidades. Llevan adelante un quehacer fundamentalmente persuasivo: el
discurso, como nos lo enseña Foucault, no sólo expresa las luchas por el poder sino, y más
específicamente, constituye aquel objeto por cuya posesión se lucha para evitar, hasta donde
sea posible, el fuego de las armas. Es el eterno problema de la hegemonía que no ha abando-
nado el centro de la escena sociocultural permanentemente atravesada por la guerra de los
lenguajes14, aún en los tiempos en los que se había decretado el fin de la historia.
Y en la actualidad –y sobre todo en países políticamente arrasados como el nuestro– la ob-
servación de la función argumentativa del diseño en el discurso de la información podría re-
velarnos la naturaleza y la eficacia simbólica de ciertos mecanismos sociosemióticos sobre los
cuales se asientan algunos de nuestros pensamientos y fantasías colectivas acerca de los me-
dios informativos: tanto el continuismo de la falacia objetivista15 que ha alimentado (y sigue
alimentando) la imaginación de generaciones y generaciones de periodistas y lectores de dia-
rios (y de los media en general) como la eficiencia de una retórica informativa verbal/visual
en la construcción del acontecimiento16 y su interpretación.
En este sentido, tanto el estilo de primera página como la organización de las secciones del
diario constituyen elementos característicos del diseño de la información en la prensa diaria y
los rasgos dominantes de la composición gráfica de los periódicos ha sido objeto de interés
para los estudiosos del diseño gráfico o la semiótica de los medios masivos17. Principalmente,
a partir de las conclusiones elaboradas en este último campo es posible establecer que la orga-
nización visual/gráfica de las noticias; es decir, la disposición que adoptan en las distintas
páginas y en los diferentes espacios de cada página implanta un horizonte de visibili-
dad/legibilidad del discurso de la información que, entre otras finalidades, cumple con el co-
metido de situar al lector en una cierta perspectiva interpretativa: lo interpela.
Para explicar este punto de vista voy a referirme brevemente a dos aspectos de la elocuen-
cia informativa del estilo gráfico del diario La Capital en dos primaveras cruciales en nuestra
historia reciente: setiembre del ’55 y setiembre del ’73.
A mediados del siglo XX el formato sábana del decano de la prensa argentina, un diario
de opinión, impactaba no sólo por su enorme tamaño (durante el mismo período otros medios
nacionales ya habían adoptado otras dimensiones menos aparatosas como el tabloide) sino
también por la curiosa elección gráfica que caracterizaba su estilo: nueve columnas en vez de
siete u ocho, que es la norma para este tipo de periódicos, y una diagramación de la portada

14
Cfr. ROLAND BARTHES, “La guerra de los lenguajes”, en El susurro del lenguaje, Editorial Piados, Barcelona, 1994 (2º
edición).
15
Cfr. LUCRECIA ESCUDERO CHAUVEL, Malvinas, el gran relato, Editorial Gedisa, Barcelona,1996.
16
Cfr. ELISEO VERÓN, Construir el acontecimiento, Editorial Gedisa, Buenos Aires, 1983.
17
Cfr. OSCAR STEIMBERG y OSCAR TRAVERSA, “Por donde el ojo llega al diario: es estilo de la primera página” en Estilo de
época y comunicación mediática, Editorial Atuel, Buenos Aires, 1997.

1153
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

que, vista desde el presente, resulta como mínimo sorprendente: en la primera página del dia-
rio se ubicaba, habitualmente y a la vieja usanza de los periódicos europeos del siglo XIX,
una prolija cuadrícula que hoy nos resultaría ilegible: los avisos clasificados.
Esta singular disposición de las secciones del diario (entre las cuales también se contaban
la editorial, las noticias de policía, las notas sociales, los suplementos literarios además de la
información local, nacional e internacional dispersa en columnas y recuadros) confirma la
presencia de un estilo sostenido en una regla de composición cuya trasgresión sólo podía estar
justificada por razones de peso. En el caso que analizamos, la apacible información provin-
ciana y doméstica referida a la compraventa de una máquina de coser Singer, en buen estado,
o al ofrecimiento laboral de una fábrica de arañas de bronce que necesitaba un oficial pulidor
cedió, ante el apremio del conflicto político que se iniciaba, el lugar de privilegio que ocupaba
en la diagramación.
El 1º de septiembre de 1955 con fabulosos titulares el matutino anunció categóricamente y
en primera plana: EL PUEBLO ARGENTINO RECUPERÓ A SU LÍDER. Recordemos que en el atarde-
cer del día anterior Perón había retirado formalmente la renuncia (que había presentado por
escrito unas horas antes) al cargo de Presidente de la República frente a una multitud que lo
aclamaba en la mítica Plaza de Mayo donde todavía se respiraba el olor a pólvora y retumba-
ba el estruendo de las bombas que la habían enlutado a mediados de junio cuando oficiales de
la Marina y políticos opositores intentaron un golpe de Estado. Ese día muchos argentinos
juraron dar la vida por Perón y luchar en nombre del pueblo y de la patria enarbolando con-
signas –casi incomprensibles en la actualidad– cuyo sentido habría que buscar en los pliegues
de nuestra historia política, de la historia de la violencia política que nos atraviesa.
En este contexto, La Capital –aún bajo la dirección de la enigmática Nora Lagos– inte-
rrumpió su rutina18 informativa publicando una edición vespertina que con desmedido opti-
mismo y grandes titulares anunciaba el fin de un conflicto que sin embargo recién comenzaba:
EL PUEBLO RECHAZA CATEGÓRICAMENTE LA RENUNCIA OFRECIDA POR SU CONDUCTOR
(31/09/55:1). Aunque la edición especial de la tarde, que incluía en la tapa el TEXTO DE LA
HISTÓRICA DIMISIÓN DEL LÍDER DE LOS TRABAJADORES, no fue la única excepción en la pro-
ducción de las noticias Al día siguiente los rosarinos seguramente habrán comprendido en un
instante, en un golpe de vista, la dimensión del conflicto que estaba en curso cuando encontra-
ron (por segunda vez consecutiva) en la tapa del diario, un lugar usualmente ocupado por los
avisos clasificados, la enorme foto del presidente y la trascripción de su discurso ante la Plaza.
Evidentemente, la conmoción social y política de aquellas horas justificaba más el cambio de
criterio en el diseño gráfico que el arrebato informativo en virtud del cual ya desde el título se
anticipaba un tratamiento eufórico de los sucesos políticos en las noticias. Sin embargo, esta
no fue la única ocasión en la que el diario alteró el estilo de primera página; al contrario, su
rutina diagramática se vio recurrentemente perturbada durante el transcurso del mes de sep-
tiembre al tiempo que se agravaban las luchas políticas en el país. También en ediciones pos-
teriores los avisos clasificados fueron desplazados hacia las páginas interiores y en su lugar se
ubicaron grandes titulares en bandera (que ocupan las nueve columnas que conforman la ma-
queta de la página): hacia fines de setiembre una secuencia de cuatro tapas19 marcaría el pro-
ceso final del derrocamiento de Perón.

18
Cfr. ELIZABETH MARTINEZ DE AGUIRRE, “La investigación en comunicación: ¿cómo analizar una noticia?” en N. ROSA
(dir) El discurso social, Editorial Laborde, Rosario, 2000.
19
Los anuncios, además, irían cambiando progresivamente su color político: EL PUEBLO ESTÁ A LA EXPECTATIVA (20/09/55);
LA JUNTA MILITAR Y LOS REVOLUCIONARIOS SE HAN REUNIDO A BORDO DEL CRUCERO “17 DE OCTUBRE” (21/09/55); POR

1154
Elizabeth Martínez de Aguirre
Ráfagas informativas. (Las noticias en la prensa rosarina en las primaveras de 1955 y 1973)

Después, la recuperación de la regularidad gráfica –tanto como la retórica apaciguadora


que iba tiñendo el texto de las noticias– mostraría la eficacia persuasiva del diseño: orientar
sutilmente la opinión instalando la imagen pública de una reinstauración de los hábitos y
transmitir la sensación de estabilidad mediática y, por extensión, también social reforzada por
el efecto de clausura20 que comunica el texto escrito/impreso. La Capital retomaba el estilo de
su diseño gráfico –una composición abigarrada de noticias que saturaban el espacio gráfico de
la página repleta de pequeños títulos y subtítulos que apenas cumplían con la función de dis-
tinguir una información de la otra– mientras la tensión política iba en aumento, silenciosa-
mente, y la sociedad se fragmentaba cada vez más profundamente en el antagonismo peronis-
tas/antiperonistas
Nadie hubiera imaginado en ese momento que dieciocho años más tarde la primavera del
’73 llegaría cargada de esperanzas y con la promesa de saldar la histórica amargura social que
la proscripción del peronismo había dejado en la sociedad. Después del período de virtual
empate, como lo denomina Juan Carlos Portantiero, que caracterizó a la vida política de nues-
tro país entre 1955 y 1966 se abriría una nueva etapa colmada de expectativas... y de malos
presagios. Aquella ansiada primavera de los pueblos estuvo doblemente condenada: a ser de-
masiado breve y a constituirse en la antesala del horroroso Proceso de Reorganización Nacio-
nal. De todos modos, por aquellos años la sociedad argentina transitaba una etapa de rebeldía
y creatividad y se proponía diferentes vías para la resolución de los problemas políticos y
económicos de aquél momento. En este contexto, diversas organizaciones armadas de iz-
quierda21 entraron a la escena política disputando un espacio de poder y buscando encabezar
la conducción del movimiento popular. Al mismo tiempo, desde el Estado comenzaba a orga-
nizarse la represión ilegal a través de la figura del tenebroso e influyente López Rega –el bru-
jo– y la tristemente célebre Acción Anticomunista Argentina, más conocida como Triple A.
En este contexto, las acciones guerrilleras se sucedían y las respuestas de la derecha armada
no se hacían esperar. El clima social era de amenaza creciente y la intención del gobierno na-
cional de generar un pacto social y político en torno a la figura aglutinadora de Perón resulta-
ba cada vez más inviable.
Los medios, obviamente, no permanecieron ajenos al conflicto y también en esta ocasión el
diseño gráfico en la prensa diaria demostró su eficacia simbólica y su capacidad persuasiva.
Encontramos aquí otro dato llamativo en la composición gráfica de La Capital (que, por su-
puesto, ya se había modernizado su estilo en la portada al compás de la época): consiste en la
ubicación de las informaciones sobre ciertos acontecimientos vinculados con los hechos de
violencia política del país en la sección policiales. El relato de aquella coyuntura aparecerá
fuertemente marcado por las reglas de un género dedicado a establecer, como lo ha estudiado
Foucault, la crónica de los sucesos criminales que “por su redundancia cotidiana vuelve acep-
table el conjunto de los controles judiciales y policíacos que reticulan la sociedad; refiere cada
día una especie de batalla interior contra el enemigo sin rostro, y en esta guerra, constituye el
boletín cotidiano de alarma o de victoria”22.

ACUERDO DE COMANDOS EL GENERAL EDUARDO LONARDI ES EL PRESIDENTE PROVISIONAL DE LA NACIÓN (22/09/55); QUEDÓ
CONSTITUIDO EL GOBIERNO PROVISIONAL DE LA NACIÓN QUE PRESIDE EL GENERAL LONARDI (25/09/55).
20
Cfr. WALTER ONG; Oralidad y escritura, Editorial Fondo de cultura Económica, Buenos Aires, 1993 (2º Edición)
21
Montoneros; Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR); Fuerzas Armadas
Peronistas (FAP).
22
Cfr. ESTEBAN RODRÍGUEZ, “La gestión de la (in)seguridad” en Contra la prensa de E. Rodríguez (comp.), Editorial Coli-
hue, Buenos Aires, 2001.

1155
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Siguiendo este razonamiento, Esteban Rodríguez ha analizado la cuestión de la criminali-


zación mediática, un proceso discursivo (y, también, una nueva forma jurídica) mediante el
cual se constituye al “otro” como peligroso y, por extensión, a la sociabilidad en un cotidiano
inseguro. Así, una retórica discursiva abonó el terreno de una operación política: la institucio-
nalización del miedo a través de la espectacularización de los conflictos en la búsqueda del
consenso para las sangrientas políticas de seguridad que se perfilaban: “lo que antes podría
haber sido información, ahora se transformó en novedoso rudimento de legitimación”23. La
espeluznante “paz social” que sobrevino después mientras proliferaban los centros clandesti-
nos de detención, sede de los crímenes de lesa humanidad más abominables de nuestra histo-
ria no fue una buena noticia y, por supuesto, la información acerca de sus móviles y efectos
sociales no aparecieron en el diario sino hasta mucho tiempo después.
Desde el presente, una lectura a primera vista o “lectura por barrido” de aquellos diarios
nos muestra la decisiva importancia del diseño gráfico en los procesos de construcción del
sentido en discurso de la información: un momento antes de la lectura detenida de las noti-
cias, la percepción del estilo de la primera página o la aceptación de la adecuación entre in-
formación y sección informativa constituye para el lector un verdadero ‘aparato de recep-
ción’; es decir, un paratexto24 que, como decíamos hace un momento, lo interpela indicándole
con claridad tanto la agenda de los acontecimientos relevantes como la naturaleza y el calibre
de los conflictos noticiables. Así, en los ejemplos que hemos visto, la diagramación de La
Capital invitaba al vecino cuando el diario se iniciaba con los avisos clasificados o convocaba
al ciudadano cuando reemplazaba la cuadrícula de anuncios por los titulares en bandera que
emplazaban las grandes noticias en el centro de la página, de la agenda, de la escena pública.
O intimidaba a vecinos y ciudadanos deshistorizando los acontecimientos al publicar las noti-
cias sobre la violencia política en la sección policiales.
Por último, el diseño en el discurso de la información se nos presenta como un “filtro
argumentativo cargado de instrucciones que el lector puede o no activar”25. Las páginas de un
diario –al igual que las de todo texto impreso, salvo excepciones literarias– se leen de izquier-
da a derecha, de arriba hacia abajo, en orden secuencial.. pero ¿cómo se comprenden?. La
profundización de estas observaciones acerca de la dimensión argumentativa en el discurso de la
información nos permitiría resignificar la presencia siempre invisible (y por eso más eficaz y enaje-
nante) de los códigos (icónicos, visuales, retóricos) y la manifestación del espesor histórico de esas
presencias en la inscripción del diseño en la trama semiótica de la cultura26. Y también resignificar
nuestra propia experiencia de lectura según el posicionamiento que adoptemos frente a las condicio-
nes de recepción a las cuales el discurso de la información se expone: hegemónica, negociadora u
opositora. En cada una de las instancias el sujeto que lee construye su identidad.

23
Cfr. ESTEBAN RODRÍGUEZ, Op. Cit.
24
Cfr. GÉRARD GENETTE, Umbrales, Editorial Siglo XXI, Buenos Aires, 2001.
25
Cfr. JEAN-MICHEL ADAM y MARC BONHOMME, Op. Cit.
26
Cfr. LEONOR ARFUCH, “El diseño en la trama de la cultura: desafíos contemporáneos” en Diseño y comunicación, Editorial
Paidós, Buenos Aires, 1997.

1156
APUNTES PARA UN CRUCE ENTRE LA TEORÍA DE LA ARGUMENTACIÓN EN
LA LENGUA Y EL ENFOQUE SEMIOPOLÍTICO

Pablo Martínez Sameck


Universidad de Buenos Aires / Argentina
pmsameck@hotmail.com

La ideología es un asunto de “discurso” más que de “lenguaje”


E. Benveniste

Dos décadas y media atrás, las certezas campeaban dentro de las principales corrientes teó-
ricas de la Sociología y la Ciencia Política. Brindaban categóricas respuestas, mientras que el
autor advertía severas restricciones acerca de que sus encuadres y demarcaciones pudieran
relevar con pertinencia y rigurosidad los acontecimientos y eventos político-sociales, sobre
todo, las sublimes batallas en los conflictos al interior de los universos micro. Los grandes
paradigmas teóricos ceñían y circunscribían de manera externa y a priori los términos del
grueso de los conflictos. Involucrados en alineamientos macro dentro de las grandes corrien-
tes, se encontraban asociados a las aserciones acerca de quiénes eran los agentes de cambio o
de conservación social. Prefiguraban los límites de los acontecimientos con relación a sus
actores. Un montaje supra que desdeñaba toda tensión al interior de los análisis de coyuntura,
en las aproximaciones de alcance intermedio, porque los escenarios ya se encontraban pre-
constituidos, configurados por las grandes categorías que succionaban al grueso de los ins-
trumentos de análisis de los pequeños y grandes conflictos. Desde tan previsible lectura de lo
social, desde las distintas ortodoxias marxistas que impedían el análisis de interesantes desa-
rrollos, como los del “marxismo occidental”, en un clima epocal en donde el predominio es-
tructuralista, con sus particularidades, convergía con este tipo de restricciones, se abría así un
confuso panorama para una singularización que aportase, desde lo específico, a las nociones
de totalidad, de historicidad, de complejidad y a una creativa articulación entre teoría y
praxis que dieran cuenta de la realidad socialmente constituida. En su vereda opuesta, la
ciencia empírica positiva y acrítica resolvía la cuestión con su racionalidad práctica e instru-
mental, al interior de la sociología estructural funcionalista o de una política comparada nu-
trida de una trivial teoría de la democracia -v. g. de los “totalitarismos”, con sus políticas
teorizaciones de alcance menor, o de la teoría económica de la democracia-, inscribiendo a
las Ciencias Sociales al interior de una lógica política ajena, privativa de la tercera guerra
mundial: “la guerra fría”. Comenzaba así a plasmarse el contrabando con categorías propias
de la economía neoclásica al interior de la politología en las Ciencias Sociales: rational choi-
ce, teoría de los juegos, y demás. Se caía, de esta manera, dentro de estos reagrupamientos
categoriales que eran los que constituían al grueso de las Ciencias Sociales. Sus análisis des-
deñaban toda respuesta rigurosa con relación a universos micro y/ u otros temas conflictivos
macro. De manera subrepticia, los a priori categoriales prevalecían como absolutos. Las gra-
ves transformaciones producidas en los terrenos político, ideológico y epistemológico, en el
orden local, con posterioridad al ’75, y la impensada implosión en Occidente de los otrora
grandes paradigmas herederos de la Ilustración, abrieron una posibilidad inédita: el camino
hacia la interdisciplina. Las pequeñas patrullas locales dispersas, emergentes de la diáspora,
se refugiaron en los múltiples exilios o en grupos de estudio subterráneos orientados a la bús-
queda de respuestas de una obligada indagación intelectual frente a la amenaza de la amnesia.
Se necesitaban respuestas más satisfactorias y novedosas que las existentes. Con el derrumbe
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

de los otrora grandes modelos, se reconfiguraba toda una novedosa realidad controversial,
compleja por su desestabilización de las certezas adjudicadas a la ciencia como concepto.
Abriéndosele crédito al relevamiento posmoderno, al postestructuralismo y a la deconstruc-
ción, que vinieran a anoticiarnos acerca de un descentramiento de los convincentes axiomas
de la cientificidad y la razón, con consecuencias inevitables. En las Ciencias Sociales se pro-
dujeron tanto un fuerte cuestionamiento al concepto de sociedad civil como al de legitimidad.
Ya no funcionarían los grandes relatos de justificación respecto del organismo social. Ya no
habría lugar para la Filosofía, las Humanidades, y las Ciencias Sociales tradicionalmente
concebidas. Heridas de muerte en dicha legitimidad, como absoluto, ya no cabrían metadis-
cursos genuinos. Se presentaba la idea de que en la cultura posmoderna los interrogantes eran
insolubles. Ninguna instancia discursiva brindaba ya legitimidad como equivalencia general
de todos los discursos. Se hacía presente la interpretación, a este entender radical, del Tratac-
tus Logico-Philosophicus del segundo Wittgenstein con sus juegos de lenguaje. La sociedad
postindustrial mostraría su multiplicidad de juegos del lenguaje, abiertos, en donde ya no ten-
drían más cabida los metajuegos. Nadie poseería atributo suficiente como para deslegitimar
otros discursos. Con autonomía de estos juegos, sin una equivalencia genérica que fundamen-
te su legitimación, se cristalizarían reglas propias que harían a su particular especificidad;
caracterizadas como discursos emergentes de universos relativamente clausurados. El juego
de la ciencia podría enunciar, pero ninguno ya aleccionar, debido a que cada juego del len-
guaje se expresaría al interior de su propia interioridad. Menudo contratiempo con relación a
los absolutos inmediatamente anteriores, aun también para quienes desconfiaran de ellos. Mas
se poseen sospechas y prevenciones sobre un giro tan tajante y sin fisuras. Porque, liberados
del carácter de las contradicciones de índole antagónica, de una situación de abierta equiva-
lencia general de todos los discursos, se desplegaría, con G. Deleuze y F. Guattari, una mode-
lística social sin centro, a-centrada, atomizada, con una fuerte relevancia de lo local en su
tensión dialéctica con lo global. Desde otro corpus paralelo, se sostendría, dentro de una tra-
dición marxista más dura pero actualizada, la caracterización del Empire de A. Negri & M.
Hardt. Ya no sería un rapto de Lyotard y sus sucedáneos, sino una firme tendencia epocal que
señalaría de forma manifiesta la crisis de las ideologías globalizadoras. Como se puede ob-
servar, quien procure arribar a proposiciones admisibles, debería adentrarse en una formula-
ción bajo nuevas lógicas de apertura como para elucidar un esbozo de un enfoque semiopolíti-
co observando el carácter polisémico de los acontecimientos de la significación social en las
lecturas de los episodios políticos, económicos, sociales y culturales del fin de siglo1, o con
relación a los mecanismos ideológicos operantes al interior del dispositivo del discurso auto-
ritario del PRN2. La apertura a este tipo de estudios tuvo sus inicios hacia fines de la década
de los años ’70. Los paradigmas, por entonces dominantes en derredor de un específico con-
cepto de la Semiótica estaban asociados a una teoría del discurso marcada por las produccio-
nes de autores tales como un M. Pêcheux, F. de Saussure, E. Benveniste, R. Jakobson, J. La-
can. Las primeras lecturas de O. Ducrot, T. Todorov, V. Voloshinov, Ch. S. Peirce, E. Verón,
N. Chomsky, entre otros, bajo la heteróclita óptica de los grupos de estudio con Armando

1
Pablo Martínez Sameck: Una aproximación al carácter “polisémico” de la significación social en las lecturas de
los acontecimientos políticos, económicos, sociales y culturales de fin de siglo, en Revista Argentina de Econo-
mía y Ciencias Sociales, Primavera 1998, Volumen 2, Ediciones de la Universidad, Buenos Aires, ISSN: 0328-
2058.
2
Pablo Martínez Sameck: Malvinas: Crisis y Entropía Social. Notas sobre Ideología y Política. “Breakdown” del
Discurso Autoritario, tesis para el Curso Tutorial de Postgrado de la Maestría en Ciencias Sociales, con orienta-
ción en Ciencias Políticas, de la FLACSO, Programa Buenos Aires, inédito.

1158
Pablo Martínez Sameck
Apuntes para un cruce entre la teoría de la argumentación en la lengua y el enfoque semiopolítico

Sercovich. Iniciación que jugaría, en pos de realizar una suerte de preparación básica e ins-
trumental, para la adquisición de nuevas herramientas que permitiesen confrontar con la con-
cepción de la teoría de la comunicación -de fuerte influencia por aquellos años-, con ideas
tales como la “teoría de la manipulación”, dominante en la lectura de una Sociología de la
Comunicación con las peculiaridades propias del clima cultural de aquel período. En tal senti-
do, se corona una búsqueda que terminaría recurriendo a la Semiología, como corolario acerca
de lo que se entendía como una severa vacancia al interior de la Sociología y las Ciencias
Sociales. Disciplina sociológica que, en las primeras décadas del siglo pasado, había produci-
do una construcción específica, nutriente y vital, como fuera la Sociología del Conocimiento.
Razones de interés y políticas, llevaron a que la lectura parsoniana, dejara vacante a una ins-
tancia nuclear de su acerbo, cuales fueran la problemática de la cognición sociológicamente
constituida, la exploración del problema de las condiciones sociales en que nace el pensa-
miento, de las relaciones que existen entre el conocimiento y la existencia y de las formas que
ha asumido esta relación en el desarrollo intelectual del género humano3. Es más, esa dimen-
sión, años después, fue cubierta por la denominada teoría de la estructuración, con autores
sin par, tales como P. Bourdieu, A. Giddens, P. Berger y T. Luckmann, pero sin que sus pro-
ducciones llegaran a suplir tal vacío. El bache que la teoría crítica de las ideologías dejara,
tanto en la Sociología como en la tradición marxista, produjo una vacancia signada por la des-
calificación de las lecturas maximalistas y simplificadoras de los círculos áuricos de la orto-
doxia oficialista del “socialismo realmente existente”, e hicieron que se dejaran de lado pro-
ducciones de fuste, tales como las de A. Gramsci, G. Lukacs, la Escuela de Franckfürt, K.
Kosik, K. Kosch y demás heterodoxos. De allí la necesidad de un giro hacia el centro clave a
construir, de una teoría asociable a las prácticas sociales discursivas, con sus potenciales de
registro, ocultamiento, develamiento e indagación del sentido del material significante con
relación a sus condiciones de producción, circulación y reconocimiento, y con los dispositivos
subsecuentes alrededor del concepto interesantemente problemático de hegemonía. En defini-
tiva, la existencia y significatividad de un bloque ideológico/ cultural, de la estructuración de
un bloque intelectual, a “ser descubierto” en la especificidad de cada período histórico, y que
se expresa de manera discursiva en la dimensión política de la sociedad. Esta aproximación
fue la responsable de la seducción provocada por la productividad de un concepto semiológi-
co asociado al bloque ideológico cultural, centro clave, “alguien dice algo para alguien en
algún aspecto o carácter”. La noción sociológica de vínculo simbólico, implícito en todo vín-
culo social y político, como noción extensa de discurso, cobra un explosivo potencial de ilu-
minación. Si, como E. Verón planteara, “la ideología es un fenómeno de la Sociología, a nivel
de la sociedad global”4 que implicaría el desafío de poder tomar la idea de sujeto, posición,
práctica e ideología no sólo como fenómenos globales, en términos clásicos, sino como no-
ciones que impliquen cómo los sistemas de representaciones y de concepciones del mundo
acerca de lo social, (que) tienen que ver con fenómenos tales como los procesos económicos,
el comportamiento político(, etc.)5. Esta cuestión del sujeto, su posición, sus prácticas y la
ideología sería una temática definitoria que tendría que ver con el sentido de las prácticas,
con el sentido de la acción. Todo ello en respuesta para unas Ciencias Sociales improntadas
de manera fuerte por la fenomenología weberiana y restringidas por su lectura instrumental
parsoniana funcionalista y sistémica. No todo comportamiento o conducta es relevante para la

3
Karl Mannheim, Ideología y Utopía, Cap. V: Sociología del Conocimiento, pp. 231-271, (1936) 1966.
4
Eliseo Verón, Psicología social e ideología, 1975, mimeo.
5
Ibidem.

1159
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Sociología sino, y es ahí donde nos sumamos, sólo aquellas que posean significación, que
tengan sentido, que se encuentren signadas por su orientación. Como dijera muy recientemen-
te O. Ducrot: “las palabras abstractas se corresponden a verdades profundas”, con relación a
su habituación, a sus “usos” en la cultura, v. g. al bloque ideológico cultural. Y es allí, en la
originaria concepción de la ADL, donde con admirable sorpresa, inicialmente por fuera del
interesado registro de una actualizada y reverdecida concepción de la Sociología del Conoci-
miento y de una actualizada noción de la aún vigente teoría crítica de las ideologías, se pro-
duce una suerte de analogía y una trasposición de los objetos de estudio, que inicialmente se
presentaran con alcances diferenciales, con recortes inclusivos y hasta antagónicos, tal como
prima facie pareciera tener una lectura lingüística fundada en la ADL. Pero que, en lo sustan-
tivo, confluyen con un paralelo potenciador en cuanto a aportar a la descalificación de la in-
genua concepción del absoluto de sujeto de conciencia, en la impugnación del postulado de la
unicidad del sujeto hablante. La primera observación que se debiera realizar es que la ADL
concibe que los encadenamientos discursivos no se realizan sobre la base de los valores in-
formativos de sus enunciados, sino sobre la base de sus valores argumentativos. En tal senti-
do, el enfoque semiopolítico hace suya la noción de una reformulación por la cual “cada
enunciado posee un solo AUTOR y sólo uno”. O. Ducrot define a la disciplina como pragmáti-
ca semántica o pragmática lingüística, nos habla de una pragmática del lenguaje como aque-
lla que concierne a la acción humana, que se cumple por medio del lenguaje, pero ¿cómo es
posible el servirse de las palabras para ejercer una influencia? Ya no se la debe entender res-
tringidamente acotada respecto de “lo que se hace al hablar”, sino de “lo que el habla, según
el enunciado mismo, supuestamente hace”. Ahora bien, esto que nos podría remitir a una to-
pología platónica esencialista, también se puede llegar a entender en el sentido de un adentrar-
se en las prácticas discursivas que poseen una dimensión instituyente inequívoca en derredor
del factor ideológico como poder constituyente de los discursos que, por su propia naturaleza,
más allá o más acá, se presentan, en definitiva, para nuestro registro como haces de relaciones
sociales. Esta incitación a la acción o a responder, se brinda como efectos de la enunciación.
“Todo enunciado aporta una cualificación de su enunciación”, un sentido del enunciado. El
objetivo de la pragmática es el de describir las imágenes de la enunciación, que son vehiculi-
zadas a través del enunciado. La ADL expresa que el objeto de la pragmática es el de “descri-
bir las imágenes de la enunciación que son vehiculizadas por el enunciado”, desde otro recor-
te, brinda un riquísimo aporte al enfoque semiopolítico, al interpretar la apertura del proceso
de enunciación disparado a partir de un enunciado. Lo que el lingüista puede considerar como
observable, v. g. el enunciado, mas tras de él hay un proceso de naturaleza sígnica, del cual él
es una manifestación particular, tangible, observable, como la sustanciación en el aquí y ahora
de una frase. Al respecto, O. Ducrot nos dice: “Para segmentar el enunciado de un discurso
dado, (se) debe admitir que este recorte reproduce la sucesión de elecciones relativamente
autónomas que el sujeto hablante, pretende haber operado. Decir que un discurso constituye
un único enunciado es inversamente suponer que el sujeto hablante lo ha presentado como
objeto de una elección única”. Al respecto y asociado a un concepto trabajado en los semina-
rios con Armando Sercovich: el prejuicio del invariante referencial, es a partir del cual lo
antedicho cobra sentido. Como modelo se tomará a la conflictiva figura de Mario Eduardo
Firmenich (MEF), comandante montonero. En su gramática de reconocimiento, discursiva-
mente, se lo podía leer dentro de los medios en una enorme polaridad enunciativa. Las enun-
ciaciones que lo traían como sujeto en cuestión, adoptaban puntos de vistas contrapuestos.
Recuérdense los discursos de esos años. Integrado al corpus de “compañero de las formacio-
nes especiales”, o integrado al interior de otro corpus discursivo, el de la DSN, como el “delin-

1160
Pablo Martínez Sameck
Apuntes para un cruce entre la teoría de la argumentación en la lengua y el enfoque semiopolítico

cuente subversivo de la banda marxista leninista: montoneros”. ¿Qué Firmenich? ¿Cuál? Este
proceso, aquí relevado por los instrumentos de la ADL, nos deja ver la importancia que ad-
quiere la argumentación interna de palabras tales como compañero, que orientan el discurso
hacia una conclusión de tipo positiva, un compañero es un amigo, un camarada, un compañe-
ro de ruta en quien se puede confiar. Mientras que desde el otro corpus propuesto, la conclu-
sión en la que se inscribe es altamente negativa; sostenida en la carga argumentativa del uso
de palabras como delincuente, o subversivo, y reforzada por la modalidad discursiva que
aporta el agregado de banda a marxista-leninista, dado que en su argumentación intrínseca
las mismas orientan al discurso hacia lo altamente peligroso. Delincuente y subversivo, fun-
cionan como realizantes superlativos, en tanto que el agregado de banda desrealiza el valor
del marxismo-leninismo, lo degrada, orientando al discurso a producir un efecto amenazador,
de enemigo. Es en tal sentido que la acción, el acto locutorio, para este caso una designación,
debiera ser entendida como una materia significante, como un discurso, la acción es un dis-
curso. Cualquier secuencia de la práctica social es discursiva. La teoría de la argumentación,
tal como la concibe O. Ducrot, es discursiva, porque el enunciado MEF es polifónico, no posee
una sola significación o un sentido, sino muchos. Toda práctica social está asociada a una
pluralidad de dimensiones, vale decir, que se la debiera concebir como pluridimensional en
cuanto a su significación. La Sociología tradicional, en su concepción clásica, tanto en la
fenomenológica que procura indagar el carácter intencional subjetivo, como la que toma a los
fenómenos sociales como hechos a ser estudiados como datos de laboratorio, reniegan de la
pluridimensionalidad y de una noción dinámica de práctica en tanto sentido de la acción. Sin
una teoría de las ideologías y una sociología del conocimiento, sin una teoría de la argumen-
tación, sin una teoría crítica o de un enfoque semiopolítico, se reduce a que toda motivación,
orientación, de fin, metas, y/ o de comportamientos, conductas, se vuelva una simple referen-
cia, un modelo unidimensional. Es así como un actor, al producir una acción, para este caso
un simple nombre propio, puede generar muchos hechos, e inclusive avanzar sobre orienta-
ciones, prima facie, contradictorias, cuando no de carácter antagónico. La Sociología Clásica
se encuentra así en evidentes aprietos como para dar cuenta frente a una simple designación
de un enunciado: MEF. Enunciado que referencia, denota, alude y que abre paso a un proceso
de enunciación. Esto se haría más complejo, si a los conceptos de la ADL de gradualidad in-
herente, se le sumaran observaciones de motivaciones, o de propósitos inconscientes. Toda
esta línea de razonamiento nos lleva a que el modelo clásico unidimensional de cuenta empo-
brecidamente del concepto de sentido, que resultan ser los lineamientos de una orientación
determinada, como de manera unívoca, y ello es literalmente insuficiente e impropio para
brindar cabal registro. Es una modelística basada en la conciencia de la acción. Es una con-
ciencia social ilusa, idealista, tanto del lenguaje como de las prácticas, que se mueve en una
lógica unidimensional. Existen variadas razones al interior de la lógica lingüística como para
madurar el carácter productivo del lenguaje. El hablante nativo, no posee reflexión mediada.
Su conciencia individual no posee entendimiento preciso de que abre un proceso de enuncia-
ción al emitir un enunciado. Cuando alguien realiza una acción posee una lectura unilateral,
muchas veces superficial y subjetiva de los fines que coloca en movimiento. Cuando la plas-
ma, es insuficiente que siquiera medite sobre lo que está actuando. La conciencia -de quien se
encuentra inserto al interior del lenguaje ordinario- está restringida para saber que se encuen-
tra inscripta al interior de una secuencia discursiva, que remite a otro discurso, condición que
le deniega toda especulación mediada, y ello no debiera ser entendido como un juicio peyora-
tivo, ya que ella se encuentra sujeta a otra lógica que le es propia, no posee reflexión alguna
sobre lo que todo enunciado abre, en su pluralidad de significados, ya que consigna a un

1161
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

hecho de conciencia. De este modo, la simple designación de un sujeto, puede referir a una
secuencia de prácticas, de referencias, que se plasman en un fenómeno discursivo, que forma
parte de una secuencia discursiva. Tanto la referencia lingüística como la acción son mate-
rias significantes. Vale decir, manifestaciones susceptibles de significación que expresarán un
sentido, condiciones que siempre generarán efectos. En la concepción clásica de la lingüística,
el lenguaje ha sido entendido como una herramienta de comunicación, con su concepción
representacional “ingenua”, por fuera de la dimensión ideológica que discursivamente lo
constituye. Una noción simplificada, representacional, que transita de una manera no delibe-
rada. La ADL actual invoca una idea de un estructuralismo del tipo saussureano que niega, por
principio metodológico, de conformidad a la noción de O. Ducrot, a buscar por fuera del lenguaje a
los fenómenos lingüísticos. Es aquello que Anscombre y Ducrot denominaran como “lo argumentati-
vo” -aunque Ducrot no dudaría en denominarlo como discursivo-. Es en los sentidos de las palabras
donde residen las potencialidades que permiten la elaboración de un discurso: es en la argumentación
interna y externa de una palabra donde se especifican los virtuales encadenamientos que ella misma
invoca. Es justamente allí, en el material discursivo, donde se deben indagar los indicios y la naturale-
za de la gradualidad lingüística. Razón por la cual, desde el enfoque semiopolítico se reafirma el com-
ponente ideológico de la significación, ya que para nuestro autor un enunciado es gradual de confor-
midad a su ajuste, si se declara pertinente dicha secuencia al interior de su discurso, con el cual carac-
teriza un objeto. Y para este caso, valga la importancia, que sea un sujeto propio, MEF, ya que dicha
caracterización se puede emplear o dejar de lado en grados diferenciales, de manera independiente de
las intenciones y grados metódicos con que el sujeto hablante pueda remitir a niveles de conciencia y,
aun, del sistema de creencias y de los matices explícitos de su propia locución. Estos procedimientos
constituyen una nítida operación discursiva de matriz ideológica, expresan fuerzas argumentativas
contrapuestas, patrón que, para el enfoque semiopolítico, y para la ADL, según este entender, sean
imposibles de soslayar. El enunciado es el que transporta la intención del sujeto hablante,
para revelar su decir en lo dicho. La frase es una construcción seca, propia del lingüista, que
permite dar cuenta de una complejidad: el proceso discursivo, de la práctica ideológica abier-
ta a partir de la práctica significante que se vuelve fácticamente observable y, por lo tanto, anali-
zable por la operación semiopolítica, a partir del disparador que da cuenta de los enunciados. Los
enunciados son entidades abstractas susceptibles de manifestarse, o mejor dicho de abrir un proceso, a
partir de una infinidad de enunciados. Según se nos permite entender, con J. C. Anscombre y O. Du-
crot, para la ADL no es posible plasmar un acto de lenguaje por el solo hecho de declarar explícitamen-
te que se cumple. Vale decir, que se parte de un proceso, de un acontecimiento abierto constituido a
partir de la irrupción del enunciado. La constitución de un enunciado, es un acontecimiento de carác-
ter histórico, témporo-espacialmente ubicuo que debe ser indagado, vale decir que brinda existencia a
una situación de algo que, de manera previa, bajo tales condiciones, –salvo la excepción aún tangen-
cial y discutible del lenguaje ritualizado–, no existía de forma previa al momento que se enunciara y
que fenecerá con su realización en un indecible efecto de sentido, sometida a condiciones de recono-
cimiento específicas. Este es otro relevante atributo de la enunciación, su aparición momentánea, que
no se proferiría nunca como inmotivada, pero sí circunstancialmente delimitada a una secuencia espe-
cífica. Se trata de que un enunciado aparezca; mas no como un acto circunscripto producto de un acto
de habla puntual por el cual alguien genera ese enunciado. Para la elaboración de una teoría del senti-
do, se haría necesario indagar en una imperiosa teoría sobre lo comunicado. Un concepto de enuncia-
ción que no se restrinja en su cerrazón, a una noción de sujeto hablante, tal como lo propone Ducrot,
es una herramienta mucho más que sugestiva para producir un viraje enriquecedor en tal sentido. La
metáfora como modo de encuentro con lo más profundo de las palabras.

1162
EL DISCURSO ARGUMENTATIVO EN EL LENGUAJE JURÍDICO DE LA ÉPOCA COLONIAL1

Ana María Moisá de Bonorino


Universidad Nacional del Sur / Argentina
bonorino-flia@arnet.com.ar

1. Introducción
La presente ponencia se inscribe en el marco del Proyecto “Evolución histórica del español
bonaerense. Perspectiva diacrónica y proyección actual”, cuyo propósito es la profundización
en distintos aspectos de esta variedad dialectal con el fin de lograr una mejor comprensión de
los cambios ocurridos a lo largo de su desarrollo, desde el siglo XVI hasta la actualidad. En
ese marco estamos abordando cuestiones referidas a distintos tipos textuales coloniales y
hemos centrado nuestra atención en el estudio de expedientes judiciales. En tal sentido, este
trabajo tiene como objetivo analizar, en el marco de la retórica aristotélica y la teoría de la
argumentación de la lengua, los discursos argumentativos de los abogados, incluidos en un
expediente judicial correspondiente al ámbito penal del siglo XVIII, titulado “Causa criminal
seguida contra el indio Tomás de Villanueva por matar a otro indio” (Rigatuso y Suardíaz,
en Rojas, Comp., 2001: 65)2.

2. La justicia en la época colonial


Los procedimientos judiciales en materia penal durante la época colonial eran exclusiva-
mente escritos y se sustanciaban en doble instancia. Una vez iniciado el proceso y cumplidas
las instancias correspondientes se pasaban los autos al Promotor Fiscal que presentaba su dic-
tamen acusatorio, a continuación de lo cual el Protector de Naturales, que oficiaba de aboga-
do defensor, realizaba un auto de defensa. Acto seguido el juez, que era el Alcalde de 2º Voto,
decretaba “la publicación de probanzas” y los abogados realizaban nuevos alegatos de bien
probado, después de lo cual se dictaba la sentencia. En el caso de un fallo condenatorio, el
defensor podía solicitar la apelación ante la Real Audiencia. Una vez concedida por el Alcal-
de, el Fiscal realizaba una nueva acusación, el Protector hacía su alegato de bien probado a
favor del reo y, por último, el gobernador dictaba la sentencia definitiva.

3. Metodología empleada
Hemos estudiado los discursos argumentativos de los letrados en los siguientes aspectos:
en primer lugar, la composición de las exposiciones, según el orden canónico relativo a la
presentación y organización de una argumentación, lo que corresponde a un nivel de análisis

1
Este trabajo se enmarca dentro del proyecto Evolución histórica del español bonaerense. Proyección diacrónica y perspec-
tiva actual, dirigido por la Dra. Elizabeth Rigatuso, que se lleva a cabo en el Centro de Estudios Lingüísticos “Dra. María
Beatriz Fontanella de Weinberg” de la Universidad Nacional del Sur. Se deja constancia que dicho proyecto tiene el apoyo de
la Secretaría General del Ciencia y Tecnología de la U.N.S. dentro del Sistema de Subsidios: P.G. I.
2
En el juicio analizado se juzga a un indio, Thomas Villanueva , por haber matado de un ladrillazo a otro indio, Antonio. Los
hechos sucedieron de la siguiente manera: una noche ambos protagonistas se reunieron en casa de Antonio, se embriagaron y
luego se pelearon. En dicha pelea Antonio golpeó a Thomas, quien luego se retiró del lugar. A la mañana siguiente volvió a
la casa de Antonio, lo llamó y, cuando éste salió, le tiró un ladrillo por la cabeza, lo que le causó la muerte.
En la primera instancia del juicio, el Alcalde de 2º Voto condena a Thomas a la pena de muerte, pero luego de la Apelación,
el Gobernador conmuta dicha pena y lo condena a ocho años de destierro en el presidio de Montevideo.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

global que abarca cada uno de los textos como un todo. En segundo lugar, nos hemos ocupado
de las técnicas argumentativas utilizadas por los abogados para fundamentar cada uno de los
argumentos, para lo cual seguimos a Perelman y Olbrechts-Tyteca (1989)3. Por último, anali-
zamos las figuras de la aserción y de la agresión, según la clasificación de Marc Angenot
(1982), y también algunas de las operaciones discursivas empleadas.

4. El discurso argumentativo judicial


Toda argumentación se identifica con el enunciado de un problema, que en el caso de que
sea dialéctico, admite la argumentación a favor de una tesis y en contra de ella. Las acusacio-
nes del fiscal en un juicio y los alegatos del defensor son muestras ejemplares de dicha carac-
terística.
Aristóteles (1966:53-54) considera que el discurso argumentativo está conformado por tres
elementos: el que habla, aquello acerca de lo cual habla y aquél a quien se dirige y en base a
estos componentes indica la aparición de los géneros que conforman la retórica: el deliberati-
vo, el judicial y el demostrativo. Al respecto, Roland Barthes (1982) ha elaborado un esquema
de cada uno de estos géneros y, respecto del género judicial, nos dice que tiene las siguientes
características: 1) el auditorio son los jueces, 2) su finalidad es acusar/defender, 3) su objeto
es lo justo/lo injusto, 4) el tiempo es el pasado, 5) el razonamiento dominante es el entimema,
y 6) los lugares comunes que aparecen son: lo real / lo no real4.
En cuanto a la composición del discurso argumentativo Aristóteles distingue cinco
operaciones: 1) la inventio, 2) la dispositio, 3) la elocutio, 4) la actio y 5) la memoria. A su
vez, con relación a la estructura del discurso, dividió la dispositio5 en cinco partes: el exordio,
la narración, la confirmación, el epílogo y la digresión .

5. Estructura de los alegatos


Los letrados, en el momento de organizar sus respectivas exposiciones, tienen en cuenta: 1)
la situación en la que se desarrolla el debate, que en este caso es el ámbito judicial donde se
juzga a un hombre que puede recibir la pena de muerte y en el cual los roles de los participan-

3
Perelman, Ch. y Olbrechts-Tyteca (1989) sostienen que los argumentos se presentan bajo la forma de un nexo que permite
transferir a la conclusión la adhesión acordada a las premisas y responden a lo que denominan el repertorio de las técnicas
argumentativas. Entre los esquemas de enlace mencionan: a) los argumentos cuasi-lógicos, que incluyen el ridículo, la defini-
ción, la regla de justicia, la inclusión de la parte en el todo, la división del todo en sus partes, 2) los argumentos basados en la
estructura de lo real, donde se hallan los argumentos por los enlaces de sucesión y los argumentos por los enlaces de coexis-
tencia y 3) los enlaces que fundamentan la estructura de lo real, en los que aparecen el fundamento por el caso particular y el
razonamiento por analogía. En cuanto a las técnicas de ruptura o disociación, ellas comprenden los argumentos por la diso-
ciación de las nociones y la retórica como procedimiento.
4
La tópica es una parte de la inventio que se ocupa de llenar de contenidos a los razonamientos. A lo largo de los años se la
ha concebido 1) como un método o conjunto de medios para hallar argumentos, 2) como una red de formas vacías y 3) como
una reserva de estereotipos de temas y soluciones que se incluyen en el tratamiento de cualquier tema. Está conformada por
dos partes: la tópica de los lugares comunes, que pueden ser utilizados por cualquier ciencia y en relación con cualquier tema,
y la tópica de los lugares especiales, que son propios de una ciencia o género determinado (Marafioti: 26)
5
Aristóteles considera que la dispositio es el “arte de ordenar lo que se ha encontrado”. La dividió en cinco partes: el exor-
dio, la narración, la confirmación, el epílogo y la digresión. El exordio y el epílogo tienen como finalidad conmover al audi-
torio, a través de un llamado a sus sentimientos, en tanto la narración y la confirmación buscan convencerlo a través de la
información y de un llamado a la razón. En la narratio el locutor relata los hechos sobre los que se va a opinar y su función
es preparar el terreno para la argumentación que se desarrolla en la parte siguiente. En la confirmatio se exponen los argu-
mentos y allí debe quedar demostrado que la postura del enunciador es la verdadera. Es, por lo tanto, la parte nuclear del
discurso. El epílogo está conformado por los párrafos finales del discurso.

1164
Ana María Moisá de Bonorino
El discurso argumentativo en el lenguaje jurídico de la época colonial

tes están completamente acotados, 2) el auditorio6 al que dirigen los discursos es el Alcalde
en 2º Voto, que oficia de juez y, en la segunda instancia, el Gobernador. El discurso judicial,
en este punto, tiene características especiales. Los abogados se dirigen al juez, pero a excep-
ción de las dos primeros autos, que efectivamente se dirigen a él, en los siguientes, los letra-
dos refutan, además, a los respectivos oponentes. Sus argumentaciones ya son polémicas, 3) el
objeto del discurso es persuadir al juez para que adhiera a la tesis sustentada y actúe por con-
siguiente de determinada manera, de allí que los alegatos son persuasivos y exhortativos a la
vez, y 4) la posición de los enunciadores: son abogados que se dirigen al juez, por lo que exis-
te una relación asimétrica entre ambos.

6. La dispositio
Comprende las partes que componen el discurso. Los subtipos textuales presentes en un
expediente judicial, no sólo en la época colonial sino también en la actualidad, se caracterizan
por ser sumamente estereotipados, de allí que las estructuras de los autos de ambos letrados
sean muy similares.
En los alegatos que analizamos, la Dispositio está conformada solamente por tres partes: la
narratio o exposición, la confirmatio o demostración y el epílogo o peroración.
6.1. Narratio o exposición. Es la presentación clara del tema del discurso. En esta parte el
enunciador relata los hechos sobre los que va a opinar y su función es preparar el terreno para
la argumentación que se desarrolla en la siguiente etapa. En nuestro caso, los abogados se
presentan e indican sobre qué proceso penal van a argumentar:
El q.e hace de fizcal en la causa q.e de oficio se sigue contra el Indio Thom.s Villanueva preso en esta R.e
car.l pr la muerte qe hizo en la persona de Antonio Indio. Dice:...
El Protector Gral de Naturales en nombre de Thomas de Villanueba Indio preso en esta Real Carcel en la
causa criminal, qe se le sigue de oficio sobre vn homicidio, qe se dice haver perpetrado en la persona del
Indio Antonio Perez, satisfaciendo al traslado, qe se me ha comunicado de la acusación fiscal con lo de-
más deducido,dixe (Rigatuso y Suardíaz, 2001: 78-79).
6.2. Confirmatio, demostración o prueba. En la Confirmación, los letrados exponen sus
argumentos y enuncian las pruebas. Comprende tres partes: la propositio, la argumentatio y la
altercatio, de las cuales sólo están presentes, en los autos estudiados, las dos primeras.
6.2.1. Propositio: es el núcleo de la discusión, la definición concentrada del problema.
El fiscal, en su dictamen acusatorio y en sus acusaciones posteriores defiende la misma te-
sis: el reo es culpable de la muerte de un hombre, por lo que debe ser condenado a muerte,
mientras que el defensor, en su auto de defensa, en sus alegatos de bien probado y en la ape-
lación, considera que el acusado debe ser dejado en libertad. Veamos cómo lo expresan:
...que de la sumaria resulta plenamente comprobado el homicidio q.e este reo injustamente perpetro; p.r lo
que le acusa grave, y criminalm.te sirviendose vm en justicia imponerle la pena del ultimo suplicio en q.e
ha incurrido, en satisfac.n de la publica vindicta. que pide... (Op.cit.: 79)

6
Dado que el discurso argumentativo es una operación discursiva mediante la cual el locutor intenta que su interlocutor
admita determinada conclusión o tesis trata de influenciar, transformar o reforzar las creencias o comportamientos del o de
los destinatarios, para lo cual aporta cierto número de razones. La argumentación está construida siempre para alguien, lo que
la diferencia de la demostración que se realiza para “todo el mundo”. Perelman y Olbrechts.Tyteca afirman que para argu-
mentar “es preciso atribuir un valor a la adhesión del interlocutor” lo que implica cierta modestia por parte del argumentador
ya que es conciente de que debe influir en el alocutario, debe persuadirlo, convencerlo, hacerlo actuar, de allí que la construc-
ción que haga del auditorio debe ser la adecuada para la ocasión.

1165
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

...qe en Justicia se ha de servir Vmd declarar por libre al Reo de la pena, qe. de contrario se pide, y en su
consecuencia declararlo por libre, por todo lo que resulta del processo grâl, favorable, y siguiente... (Op
cit:79)
Con relación a los lugares especiales3 del género judicial, observamos que el status causae,
es decir el contenido, el punto sobre el cual se desarrolla el juicio, se encuentra en la narratio
y en la propositio, que constituyen los momentos en que se produce el primer enfrentamiento
entre las partes. En tal sentido encontramos los tres status causae más comunes: 1) la conjetu-
ra: ¿tuvo lugar el crimen o no? 2) la definición ¿cuál es la calificación legal del hecho? y 3) la
cualidad ¿el hecho es permitido, útil, excusable?
En nuestro juicio penal, observamos que el acuerdo entre las partes reside en el punto 1: Sí,
hubo una muerte. En cuanto a la definición, para el Promotor el hecho en cuestión es un
homicidio en primer grado, no así para el Defensor, que no afirma en ningún momento que su
defendido mató al otro indio. Por otra parte, respecto de la cualidad, veremos más adelante
que el Fiscal no reconoce ninguna circunstancia atenuante, en cambio el Protector expone
razones valederas que pueden contribuir a mitigar la pena, expresándose siempre contrafacti-
vamente, es decir en el “ caso negado” de que Thomas hubiese cometido el crimen.
6.2.2. Argumentatio. Es la exposición propiamente dicha de los argumentos7.
El primer dictamen acusatorio del fiscal es muy breve y apenas si examina las constancias
del proceso. Emplea un solo argumento: el reo es culpable porque está plenamente comproba-
do que el acusado mató al indio Antonio. En cambio, el Protector de Naturales, como debe
evitar que su cliente sea ahorcado, considera que hay hechos atenuantes que impiden conde-
narlo a muerte. Confrontemos los argumentos esgrimidos por cada uno de los abogados:

7
El argumentador para defender su posición se apoya en hechos que puedan confirmar su proposición, es por ello que pre-
senta una serie de datos. Ahora bien, para que los datos puedan justificar la proposición de partida y ésta se convierta por lo
tanto en conclusión, se debe proporcionar una garantía, una ley o principio general, la premisa mayor de un silogismo, que
sirve para fundamentar el pasaje de dato a argumento y de proposición a conclusión. Esta ley de pasaje otorga a los datos el
sentido argumentantivo que todavía no poseían. Según Angenot (1982) estas proposiciones reguladoras que subyacen al
enunciado y que determinan su interpretación son las máximas ideológicas, máximas de carácter general que la Retórica
tradicional ha identificado como topoi o lugares de la argumentación, y considera que la relación entre el entimema como
proposición opinable particular y el topos subyacente es un caso particular de la relación de presuposición 7.

1166
Ana María Moisá de Bonorino
El discurso argumentativo en el lenguaje jurídico de la época colonial

Argumentos del Protector de Naturales Argumentos del Fiscal

̇ Los hechos no están plenamente probados. ̇ Está plenamente comprobado que el reo mató al
indio Antonio
̇ No se pueden aceptar las declaraciones de los ̇ Las declaraciones de los testigos se deben aceptar
testigos, pues son menos de seis, y además cons- aun cuando no lleguen a ser seis.
piran contra el reo.

̇ El homicidio fue realizado sin intención de matar. ̇ El homicidio no es casual


̇ El homicida no fue al lugar del hecho con el áni- ̇ Hubo ánimo de matar en el indio, es decir preme-
mo de matar, sólo para fue vengarse por los gol- ditacion y alevosía.
pes recibidos.

̇ La pena de muerte está impuesta no precisamente


al que vulnera sino al que con efecto mata. ̇ Se debe castigar la intención con que se cometió
̇ La pena de muerte solo se debe imponer a aque- el homicidio.
llos que con dolo malo quitan la vida

̇ El acusado tiene a lo sumo dieciocho años, lo que


invalida su condena a muerte. ̇ No consta fehacientemente que Thomas sea me-
̇ A los menores de 25 años se les debe conmutar la nor de edad.
pena de muerte por la de destierro.

̇ El tipo de arma usada aminora la culpa. El ladrillo ̇ El ladrillo o el hueso es similar a la piedra, que a
es un instrumento más débil que el cuchillo. lo largo de los siglos ha servido para hacer estra-
gos.
̇ El crimen se produjo en momentos en que el ̇ La embriaguez, en lugar de disculpar al asesino,
acusado se encontraba en estado de embriaguez, hace más grave el proceder del reo.
por lo que no merece la pena de muerte sino sólo ̇ Los indios se valen de ese pretexto para que sus
la de destierro culpas queden impunes.
̇ Un hombre en estado de ebriedad no tiene libre
albedrío

̇ El herido no fue atendido por un médico ̇ La herida recibida fue mortal. No importa que no
haya recibido atenciones médicas.
̇ La presentación hecha por el Fiscal es superficial,

̇ La sentencia se ha dictado con mucha ligereza.

El defensor, en la primera instancia, sustenta su defensa en cinco puntos: 1) No se pueden


aceptar las declaraciones de los testigos, 2) No hubo intención de matar, 3) El arma empleada,
un ladrillo, no es apropiada para causar la muerte, 4) El estado de embriaguez aminora la cul-
pa, 5) El reo es menor de 18 años. Y en la instancia apelatoria, agrega dos razones más que
son, de por sí, polémicas: 6) La presentación hecha por el Fiscal es superficial y 7) La senten-
cia se ha dictado con mucha ligereza. En tanto, el fiscal aduce las siguientes razones, que se
limitan a negar los argumentos esgrimidos por su antagonista: 1) Está probado que el acusado
es culpable, 2) Hubo premeditación y alevosía, 3) El arma es apropiada para ocasionar la
muerte, 4) No es seguro que el reo sea menor de edad y 5) La ebriedad agrava el hecho.
6.3. Epílogo. Es la parte final del discurso y, en él, el argumentador hace el último esfuer-
zo para que el auditorio se vuelque a favor o en contra de lo que ha presentado. Tanto el Pro-

1167
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

tector como el fiscal concluyen todas sus autos manifestando que lo expuesto justifica el pe-
dido, que realizan en forma de súplica, al Alcalde, de que el reo quede en libertad o que sufra
la pena máxima, respectivamente:
Otras circunstancias pudiera exponer à favor del Reo,pero le parece qe todo lo dicho es suficiente para li-
bertarlo.por tanto= A Vmd pide, y suplica se sirva proveer como Va expressado por ser de justª....(Op.cit:
82)
...â q.n es de just.a se le imponga la pena, q,e ella tiene fulminada, y pide.= D.r Conty” (Op. cit.: 117)
En su último alegato, el Protector trata de conmover al Alcalde apelando a sus sentimientos
de piedad cristiana, para lo cual emplea un argumento ad misericordiam:
Parece increíble sino se viese, q.e en vista de los legales fundam.tos q.e ponen à este reo sin disputa alguna
â cubierto de la pena de muerte, se le havía con todo de imponer, desàtendiéndose enteram.te de ellos, co-
sa q.e verdaderam.te disuade la Cristiana piedad q.e debe siempre inclinar, y mover al Juez mas â la man-
sedumbre, q.e â la severidad, mas bien â absolver, q.e ha condenar, pues menos reparable seria cualquier
defecto cometido â impulso de una Cristina commiseracion, q.e el q.e tiene su origen de una severidad
atrós... (Op. cit. 113)

7. Técnicas argumentativas
Perelman y Olbrecht-Tyteca consideran que las técnicas argumentativas forman parte de la
inventio. En los discursos que estamos analizando, tanto el Protector de Naturales como el
Promotor Fiscal, emplean un conjunto variado de estrategias argumentativas que contribuyen
a la construcción de sus respectivas argumentaciones. En este trabajo nos referiremos sola-
mente a las que se emplean con preferencia.
Para Aristóteles existen dos tipos básicos de razonamientos, que se transforman en persua-
sivos por las operaciones lógicas de la inducción y de la deducción, el exemplum y el entime-
ma, que es el preferido en los discursos jurídicos.
a) El entimema: Es, para Aristóteles, un silogismo retórico, cuyas premisas son sólo proba-
bles. Una segunda acepción de entimema, la que seguimos en nuestro estudio, es que es un
silogismo incompleto dado que falta alguna de las premisas o la conclusión8. En nuestro cor-
pus vemos que ambos letrados se valen de esta técnica con mucha frecuencia. Por ejemplo el
Protector emplea entimemas para fundamentar su argumento más fuerte: el crimen fue casual
pues el arma utilizada no es apropiada para causar la muerte:
Lo primero, si el homicidio fue perpetrado con dolo malo, y con directo animo de inferir la muerte por qe
si este falta seria entonces el homicidio casual, qe no merece la pena ordinaria de muerte. Una de las seña-
les comúnmente recibida de los Criminalistas, para deducir este animo, es la calidad del instrumento, con
qe se causo la herida pe si fue espada, daga, â cuchillo, entonces es claro, qe la herida fue causada con ani-
mo de inferir la muerte: pero por el contrario, si el instrumento fue piedra ladrillo, û otro de esta naturale-
za, entonces se debe presumir, qe no huvo tal animo de causar la muerte; y por lo mismo, qe no debe ser el
homicidio castigado con pena de muerte... (Op.cit.: 80)
Vemos que en el primer ejemplo falta la premisa mayor:
• Si el homicidio se perpetra con ánimo de matar, entonces se merece la pena de
muerte.
• El homicidio fue casual

8
El concepto de discurso entimemático fue propuesto por Marc Angenot, quien considera que la unidad funcional de este
tipo de discurso es el “entimema”, el cual depende de la lógica de lo probable y al que define como “todo enunciado, sobre
un tema cualquiera, que plantea un juicio, es decir, opera una puesta en relación del fenómeno tratado con un conjunto con-
ceptual que lo integra o que lo determina. Una relación de este tipo se produce sólo si ella deriva de un principio regulador
más general que se encuentra, por lo tanto, presupuesto en su enunciado” (1982:31).

1168
Ana María Moisá de Bonorino
El discurso argumentativo en el lenguaje jurídico de la época colonial

• Entonces no se merece la pena de muerte


y en el último, se observa la ausencia de la premisa menor:
• Si el instrumento que se usa es un ladrillo entonces no se tiene intención de matar
• El arma utilizada fue un ladrillo
• Por lo tanto no se tiene intención de matar.
b) El ejemplo: El caso particular con función de ejemplo fundamenta una generalización.
Olbrecht y Tyteca lo incluyen entre los enlaces que fundamentan la estructura de lo real.
Leamos un ejemplo donde el fiscal pondera el valor de la piedra como arma mortal:
...tanto inculca sre la involuntariedad, con q.e Villanueva cometio el homicidio, como si nunca se hubiese
perpetrado con semejante arma, para deducir de su eleccion, la ninguna intensión con q.e lo executo con
vna intentó,y consiguió el S.to [...] Profeta hechar â sus plantas todo vn Gigante. Y no hubo en los prime-
ros siglos del Mundo, casi Nacion, que no se valiese de ellas, para develar enemigos exercitos desmoler
murallas, ganar Provincias, y conquistar Reynos... (Pág. 98. Op. cit)
c) La analogía: Constituye una igualdad de estructuras, cuya fórmula es A es a B como C
es a D. La encontramos en la argumentación del Promotor cuando compara el disimulo con
que actúan los indios con el disimulo de Bruto:
... como aquel Romano â q.n su cordura, y propria tuicion hizo, y denomino Bruto, hasta q.e libre su Patria
de la opresión de los Tarquinos, descubrio el subido fondo de sus magnanimos designios, se han propues-
tos estos Yndios simular sus naturales luces, y ventajosos alcances, para q.e el baxo concepto, en q.e se les
tiene, haga menos estraños y culpables, sus maliciosos flagicios. (Op.cit.96)
c) El argumento causal: es un enlace de sucesión que se caracteriza por unir un fenómeno
con sus causas o con sus consecuencias. Lo encontramos, por ejemplo, cuando el defensor
afirma que no está probado el crimen porque las declaraciones de los indios son menos de
seis:
“... el número de sies Indios Juramentados no se merecen mas fee, qe la de un solo testigo... no llegando en la
sumaria los tgos producidos al numero de seis estamos en el caso, de qe no haya ni avn semiplena probanza de
haver sido el Reo quien perpetro el homicidio...” (Op.cit.:80)
d) La definición: es un procedimiento de identificación que concede identidad a elementos
cotejados. La definición pretende influir en el uso de la noción y en el conjunto del sistema de
pensamiento (Reale y Vitale, 1995:48). Así vemos cómo el fiscal define homicidio:
A este proposito, los Autores graduan por voluntario el Homicidio, q.e si formalm.te no fue intentado, se
reputa como tal. Esta es la definición del voluntario, (...) aquel es expresam.te proiectado, que con animo
de matar, se vulnera: y aquel es estimado como si fuera intentado. que no pensando sino en herir al con-
trario, o lastimarlo, de tal modo, q.e se creiera que havia de seguirse la muerte, dejaria de vulnerarlo, pero
q.e con todo, no supo, ô no pudo atemperar la mano, el impulso, y la herida de suerte q.e no lo matara, es
propriamente Homicida voluntario. (Op. cit. 99-100)
f) La cita a la autoridad: es otro de los argumentos basados en la estructura de lo real. Se
emplean juicios de alguien con prestigio como medio de prueba a favor de una tesis. En el
discurso jurídico incluimos en esta técnica, las citas de famosos legistas y la mención de leyes
que fundamentan las aserciones de los abogados:
...en la qual edad la ley 8º tit 3 de la septima partida con la glossa prescribe qe debe el Juez precissamte
minorarle la pena; y si mayor avn qe quede à su adbitrio el minorarla: Pero Antº Gomez es de sentir en su
Capº 1º de delictum qe hazta la edad de veinticinco a.s se le minore, y así lo aconseja à los Jueces... (Op.
cit. 82)
g) La regla de justicia: por ella se exige que se aplique un tratamiento idéntico a las perso-
nas que están incluidas en una misma categoría, por ejemplo cuando el fiscal dice de los indi-
os:
... que no hagan con otros, lo q.e no quieren que se practique con ellos. (Op. cit .Pág. 97.)

1169
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

h) La argumentación ad hominem: es una técnica de refutación que consiste en señalar al


antagonista una contradicción con sus afirmaciones anteriores. El defensor rebate el argumen-
to del Fiscal, quien había citado a los legistas Molina y Cobarrubias como respaldo de su ar-
gumento de que el instrumento empleado era circunstancia suficiente para considerar el homi-
cidio de voluntario, indicando los errores en que ha incurrido. Cita nuevamente a Cobarrubias
y vuelve el argumento en su contra:
...ya q.e con Molina y Cobarrubias, quiere hazernos ver, q.e el homicidio de que se disputa tiene la sufi-
ciente voluntariedad p.a q.e se le imponga la pena ordinaria con los mismos, le manifestara el Protector, q.e
la debilidad del instrmí.to es circunstancia suficiente p.a conocer si el homicidio fue voluntario, con volun-
tariedad suficiente p.a imponerle la pena de muerte. Oyga pues â Cobarrubias en la Clementina siforio-
sus, q.eel propio cita parte 2, en el parágrafo 5 (...)Vea pues aquí el fiscal como este sabio Autor en cuya
autoridad afianza su solicitud p.a imponer la pena ordinaria de muerte no solo requiere cualquiera volun-
tariedad, sino una voluntariedad directa de inferir la muerte... (Op.cit:. 106-107)
i) La apodioxis: es también una técnica de refutación que Marc Angenot señala como una
forma de “terrorismo discursivo”. Consiste en rechazar un argumento del antagonista por el
hecho de que se lo considera absurdo. Vemos que el defensor emplea esta estrategia para re-
batir al fiscal quien afirma la superioridad de la piedra sobre el cuchillo
¿No beya q.e con el ladrillo podría verosimilm.te errar el golpe, y q.e con el cuchillo lo aseguraba? A la
verdad q.eel fiscal conociendo la fuerza de esta reflexión no ha tenido reparo alguno en caer en el absur-
do? (Op.cit.108)
j) El paralogismo imputado al adversario y la descalificación del mismo. Se cuestiona el
modo de razonar del adversario, por lo que el antagonista mismo es descalificado. Lo encon-
tramos, por ejemplo, cuando el Protector considera que el fiscal responde con palabras ofensi-
vas a su alegato en lugar de utilizar argumentos legales:
El Fiscal no ha dudado llamar ineptissimo el medio con q.e el Protector se ha propuesto defender â este
reo graduando de involuntario à este homicidio, pero el modo de impugnarlo no debia ser con vitupe-
rios(...) sino con desbanecer los irrefragables textos del dro sitados en los antecedentes escritos de los q.e
hasta ahora se ha hecho enteram.te desentendido. (Op. cit. 105)

8. Las figuras
La elocutio es la tercera operación aristotélica y consiste en la búsqueda de “figuras” a tra-
vés de las que se presentan los argumentos. Mencionaremos solamente dos figuras de la aser-
ción, que son las más empleadas en el juicio:
a) La amplificación y acumulación: se refuerza una tesis repitiendo los datos, como por
ejemplo cuando el fiscal considera que Thomas es culpable porque es como todos los indios:
Todos los días hay mas muertes, por ellos perpetradas; por vna corta disencion, voluntariedad y antojo;
alevosias, robos, violencias, perjuros y lastimosas scenas. Son infelices, pusilánimes, estultos y personas
miserables, proditorios, cruentos, faltos de fee, y llenos de dolo, y ocultas maquinaciones... (Op.cit 96)
b) Las preguntas retóricas: obligan al adversario a asumir la respuesta que está implícita en
la pregunta formulada. Es un importante enfatizador de la aserción:
...Y si el temor de la muerte es innato â todo viviente, ¿Cómo es creible qe estando este hombre en su sano
juicio se rindiesse à ella sin la menor resistencia? (Op. cit.: 82)
En cuanto a las figuras de la agresión, correspondientes a la argumentación polémica,
mencionaremos las siguientes:
a) La descalificación del adversario: Se invalida la tesis del adversario a través de la desca-
lificación personal. Es un ataque ad personam. En este juicio colonial esta descalificación

1170
Ana María Moisá de Bonorino
El discurso argumentativo en el lenguaje jurídico de la época colonial

aparece en boca de uno y otro letrado. Así vemos cómo el defensor califica al fiscal de des-
prolijo:
... su solicitud la afianza en un texto de la ley antigua pero si él hubiera tenido la proligidad de verlo en
su propia fuente (...) defecto q.e debe atribuyrse no a equibocasion, sino á incuria del fiscal de no haverlo
buscado en su fuente... (Op.cit.:105)
Y el acusador, a su vez, tilda de inepto a su adversario, como en el ejemplo visto arriba.
b) El sarcasmo: Esta figura, que aparece cuando el Protector inicia su segundo alegato,
consiste en disimular una agresión detrás de una expresión aparentemente condescendiente.
En ella observamos, además, que se emplea la metáfora como técnica argumentativa:
Parece q.e el fiscal q.e asta ahora havia tenido en prissión el torrente de su eloquencia en esta ocasión lo ha
dexado correr librem.te y à fin de darnos una idea, de su erudición en la historia Sagrada, y profana se ha
empeñado en persuadir à Vmd. la pena q.e este reo se merece... (Op.cit:105)
c) La concesión retórica: es incluida por Marc Angenot dentro de las figuras de la agresión.
El polemista simula estar de acuerdo con su adversario en algunos aspectos, pero luego pro-
cede a su refutación. Así vemos que, si bien el fiscal acepta que por las leyes vigentes las de-
claraciones de seis indios equivalen a un solo testigo, sin embargo considera que puede darse
por cierto lo afirmado, aunque se cuente con sólo dos o tres testimonios:
... aunq.e no es permitido dudar del municipal establesim.to ref.do por el S.r Solórzano, de sies Indios no se
merecen mas fee, que la de vn testigo; esta, como infinitas otras ordenanzas, se miran sin eficacia en la
practica, habiendose abolido, por el contrario concepto, con q.e generalmente han procedido los tribunales
superiores, e Inferiores, en que dos ò tres Naturales se han estimado p.rsuficientes para determinar la cau-
sas, en q.e deponen, y no se designara ejemplar aquí opuesto à esta observancia. (Op. cit. 101)

9. Operaciones discursivas
El que argumenta, en la elaboración de su discurso, realiza operaciones que implican pro-
cesos de selección, preferencia o rechazo de unas formas lingüísticas sobre otras. Dentro del
dominio léxico, es dable mencionar que el lenguaje jurídico se caracteriza por tener un voca-
bulario específico al que los abogados acuden para realizar sus alegatos. Sin embargo, en el
momento en que los letrados argumentan, emplean no sólo numerosos ideologemas –que en
este juicio colonial podemos incluir dentro de dos campos semánticos: la religión y la justicia:
espíritu cristiano, cristiana piedad, mansedumbre, inocencia, justicia, equidad, etc.– sino
también evaluativos axiológicos negativos, como lo observamos en la presentación del fiscal
cuando describe el crimen:
...homicidio verdaderamente atros por la premeditada, y pensada intencion con que desde la noche prece-
dente fraguo ejecutarlo... tan flagicioso este crimen, con irreligioso el animo, y deliveración, con que ma-
quino negarlo (...) la falsa imputacion; que horroriza (...) y con quanta impavidez inflinge este reo lo mas
sagrado atropellando los sentimientos todos de la humanidad y veracidad (...) voluntarioso y cruel homi-
cida (...) Barbara resolucion q.e escandaliza.. las perniciosas incidias, solo queda à su reparo, el ruidoso
escarmiento... (Op. cit.: 89).
Dentro del dominio morfosintáctico las modalidades del discurso son una de las operacio-
nes discursivas más importantes. En tal sentido, encontramos numerosos enunciados modali-
zados deónticamente que expresan juicios de necesidad o de obligación, que son empleados
argumentativamente cuando, por ejemplo, el defensor alega que el primer fallo del juez ha
sido dado con ligereza:
Todos los dros encargan la madurez con q.e debe el Juez examinar el prosesso, pesar la gravedad de los
fundamtos q.e pr una y otra parte se alegan... (Op.cit.113)
o cuando el fiscal afirma que el reo, aunque sea menor de edad, tiene que ser condenado:

1171
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

debe por consiguiente sufrir aquella pena, q.e por el crimen de Homicidio se aplicaria a los adultos. (O.c
103)
Respecto de la modalidad epistémica, vemos que es empleada especialmente, por ambos
letrados, como refuerzo de la aserción para subrayar la absoluta certeza:
Es desde luego engaño manifiesto; pensar q.e vn ladrillo ô hueso, que le es equivalente, no es acomodado,
y manejable mas q.e otro instrum.to p.r estos estragos... (Op. cit.: 99)
Los recursos que se usan son significativos en tanto se oponen unos a otros dentro de los
textos9. En tal sentido encontramos una oposición significativa en el inicio de las actuaciones
de los abogados, donde se observa que el acusador emplea el modo indicativo, el modo de lo
real, de lo efectivamente sucedido, de allí la modalidad epistémica de máxima certidumbre:
por la muerte que hizo (el indio), mientras que el defensor usa una forma impersonal del ver-
bo decir, que connota la no certeza de los hechos por parte del enunciador:
...sobre vn homicidio, qe se dice haver perpetrado en la persona del Indio... (Op. cit. 79).
Otra de las oposiciones características la hallamos en el empleo de los tiempos verbales,
como por ejemplo los períodos condicionales, que oponen la modalidad real a la modalidad
irreal y posible dentro del discurso. En el siguiente enunciado, el uso del pretérito pluscuam-
perfecto del modo subjuntivo le permite al defensor negar la voluntad de matar de su defendi-
do:
...no fue su animo el matar, sino solamente el Vengar de vn modo no tan riguroso la injuria, que havia re-
civido del muerto en los palos qe le dio; pues si otra huiviesse sido su intención, huviera consigo llevado,
y usado de aquella mas poderosa arma, qe dice el testigo que tenía.. (Op. cit. 81)
También nos ocupamos de analizar los enunciados polifónicos cuya intención argumenta-
tiva es evidente. En los discursos de ambos abogados los encontramos especialmente en los
enunciados negativos donde hay un enunciador que afirma algo y un segundo, con quien se
identifica el locutor, que niega lo que el primer enunciador afirma (Ducrot,1984). Esta opera-
ción se presenta en las partes polémicas de los alegatos, donde se oyen las voces de los anta-
gonistas. En el siguiente ejemplo vemos que el fiscal manifiesta que el crimen no es casual,
refutando así uno de los argumentos principales del Protector:
... el Homicidio perpetrado por Tho.s Villanueva, no es de los q.e por casuales, e indeliberados dispensa la
equidad de los Drôs... (Op. cit. 35)

13. Conclusiones
Los subtipos textuales presentes en un expediente judicial se caracterizan por ser estereoti-
pados ya desde la época colonial. Los legistas poseen un saber activo y pasivo sobre clases
textuales, lo que les permite activar modelos de formulación para cada una de las instancias
de un juicio. En tal sentido, la estructura de los alegatos de los abogados está estrictamente
formalizada y sigue los lineamientos clásicos de la disposición retórica. Por lo tanto, la origi-
nalidad de los escritos estriba en la variedad y gradación de los argumentos empleados. En
cuanto a las técnicas utilizadas, son todas ellas recursos característicos de la retórica clásica.
Las exposiciones de los abogados defensores en la época colonial son más bien suscintas
en el estudio del hecho incriminado, pero revelan lectura minuciosa de los autos y algunas
veces una crítica exacta de los mismos. En nuestro caso, el Protector de Naturales ha buscado
argumentos fuertes para elaborar su defensa y los ha graduado según el orden homérico, es

9
Al respecto nos dicen García Negroni y Zoppi Fontana (1992:68). “Su fuerza argumentativa está dada por el hecho de que
co-ocurran en una misma instancia discursiva entrando en relaciones secuenciales de oposición sintagmática (dentro de una
oración o entre oraciones contiguas) y de contraste”.

1172
Ana María Moisá de Bonorino
El discurso argumentativo en el lenguaje jurídico de la época colonial

decir, en primer lugar los de mayor fuerza argumentativa, luego los más débiles y por último,
un argumento muy fuerte. Su primera argumentación es solamente persuasiva, pero luego de
la acusación formal del fiscal, sus alegatos de bien probado son argumentaciones polémicas.
Las exposiciones del fiscal también tienen una estructura simple, sin embargo se distin-
guen de las del Protector en que se limitan a rebatir los argumentos de su antagonista. En el
dictamen acusatorio no se preocupa de fundamentar profundamente su tesis, pero en sus pos-
teriores presentaciones se ve obligado a responder a los alegatos del defensor y debe comple-
jizar sus argumentaciones, que ya son refutativas Uno de los recursos que emplea profusa-
mente son los subjetivemas, evaluativos y axiológicos, e ideologemas, que tienen como fina-
lidad magnificar el delito y por lo tanto la culpabilidad del acusado, apelando a los sentimien-
tos del auditorio. En este sentido el defensor es mucho más sobrio. Sólo en la instancia de la
apelación, donde debe persuadir al gobernador para que conmute la pena de muerte por la de
destierro, los emplea con el fin de conmoverlo.
Por último, en relación con las operaciones discursivas presentes en los discursos judiciales
analizados, hemos visto que tanto en el aspecto léxico-semántico como en el morfo-sintáctico
las elecciones realizadas por los enunciadores responden a claras intenciones persuasivas.
Este trabajo constituye un primer acercamiento al discurso judicial colonial. En una etapa
posterior nos proponemos analizar un juicio penal actual, a fin de comparar los alegatos de los
letrados coloniales con los de los abogados contemporáneos con el objeto de corroborar, o no,
la aseveración de Bartolomé Ronco, quien en su obra La justicia colonial, donde analiza pro-
cedimientos penales llevados a cabo en juzgados de la provincia de Buenos Aires durante esa
época, afirma que la estructuración de los juicios se mantiene casi sin cambios desde hace
doscientos años, que son, según sus palabras, doscientos años de “cristalización y misoneísmo
procesal”(1921: 40).

Fuentes documentales
RIGATUSO, ELIZABETH y SUARDÍAZ DE ANTOLLINI, SILVIA (2001). “Español bonaerense. Siglos XVI a XVII” en
ROJAS MAYER ELENA (Comp. y edit.). Documentos para las historia lingüística hispanoamericana.
Asociación de Lingüística y Filología de América Latina. Comisión de Estudio Histórico. Tucumán:
Universidad Nacional de Tucumán.

Bibliografía
ARISTÓTELES. 1966. El arte de la retórica. Buenos Aires, Eudeba.
ANGENOT, M. 1982. La parole pamphlétaire. Contribution à la typologie des discours modernes. París, Payot.
BARTHES, ROLAND. 1982. Investigaciones retóricas I. La antigua retórica. Barcelona, Ed. Buenos Aires.
DUCROT, O. 1984. El decir y lo dicho. Buenos Aires, Hachette.
DUCROT, O. y ANSCOMBRE, J-C. 1988. La argumentación en la lengua. Madrid, Gredos.
GARCÍA NEGRONI, M. M. y ZOPPI FONTANA, M.G., 1992, Análisis lingüístico y discurso político. Buenos Aires,
CEAL.
KERBRAT- ORECCHIONI, C. 1986. La enunciación. De la subjetividad en el lenguaje. Bs. Aires, Hachette.
MARAFIOTI, R. 1995. Temas de argumentación. Buenos Aires, Biblos.
PARDO, M.L.1992. Derecho y lingüística. Buenos Aires, Nueva Visión.
PERELMAN, CH. y OLBRECHTS-TYTECA, L. 1989. Tratado de la argumentación. La nueva retórica. Madrid, Gre-
dos .
REALE, ANALÍA y VITALE, ALEJANDRA. 1995. La argumentación. Buenos Aires, Ars.
RONCO, BARTOLOMÉ J. 1921. Justicia colonial. Buenos Aires, Azul.

1173
CARACTERIZACIÓN TAXONÓMICA DE LA EVOLUCIÓN DE TEMA EN EL
DISCURSO ARGUMENTATIVO

Ann Montemayor-Borsinger
Instituto Balseiro - Universidad Nacional de Cuyo - CNEA / Argentina
borsinga@cab.cnea.gov.ar

1. Introducción
Los artículos de investigación científica son textos altamente argumentativos, por lo que
tienen particular interés lingüístico. El presente estudio es parte de una investigación más am-
plia donde, en el marco del análisis sistémico-funcional, desarrollamos una nueva taxonomía
para elementos temáticos (Montemayor-Borsinger 2001). Dicha taxonomía se aplica aquí al
análisis de un corpus de artículos de investigación publicados en inglés por físicos con distin-
tos niveles de experiencia. Se busca demostrar que, aún dentro de un género formalizado co-
mo éste, los autores pueden hacer elecciones muy distintas en la estructura del texto y en el
empleo de modalidades discursivas propias de la argumentación, y que el dominio de éstas se
incrementa con la experiencia. Para ello se hacen dos tipos de análisis distintos, uno sincróni-
co y otro diacrónico. El análisis sincrónico compara dos versiones de un mismo artículo, una
escrita por un investigador novel, y otra rescrita por un investigador experimentado publicada
en Physical Review Letters (Pardo et al. 1997), mientras que el análisis diacrónico compara
artículos escritos por un mismo investigador en diferentes etapas de su carrera publicados en
Physical Review B (Jagla et al 1995, 1997).
En lo que sigue damos un esquema de la nueva taxonomía para elementos temáticos, plan-
teada en el contexto del enfoque sistémico-funcional. Se centra en aspectos interpersonales de
Tema. El método de análisis parte de una formulación de Tema con raíces en Halliday (1994),
pero incluye sujeto gramatical como elemento obligatorio y marco contextual como elemento
optativo. Luego discutimos los resultados del análisis realizado con este enfoque. Finalmente
consideramos cómo el estudio de elementos interpersonales presentes en Tema permite un
análisis más fino de las modalidades discursivas de la argumentación en este género

2. Método de Análisis
2.1 Componentes de Tema
En el enfoque sistémico-funcional hay posiciones muy diferentes con respecto a qué com-
prende Tema. El Tema de una oración, de acuerdo con una definición hallidayana, es el ele-
mento que está en primera posición y que sirve como punto de partida del mensaje (Halliday
1994:38). En este estudio definimos, siguiendo a investigadores de la escuela sistémica fun-
cional como Davies (1988, 1997) y Berry (1995, 1996), como Tema a todo lo que precede al
verbo principal, y en particular incluimos como componente obligatoria al sujeto gramatical.
Esta definición es apropiada porque se trabaja sobre textos en inglés donde el sujeto no puede
ser implícito. Evidentemente, si tratáramos de aplicarla a otro idioma, como ser el castellano,
es necesario revisarla y adecuarla a sus particularidades.
Incluir como elemento temático obligatorio al sujeto permite ampliar el potencial pedagó-
gico de Tema, pues se ajusta más a una noción intuitiva de su papel como aquello a lo que se
Ann Montemayor-Borsinger
Caracterización taxonómica de la evolución de tema en el discurso argumentativo

refiere la cláusula (ver nuevamente Halliday 1994:38). El inglés es un idioma donde típica-
mente en oraciones afirmativas el sujeto está primero y representa el contenido de un Tema
No Marcado. Cuando otros elementos preceden el sujeto se realizan Temas Marcados. Estos
elementos presujeto son los que aquí se denominan ‘marcos contextuales’, cuya función pue-
de ser ayudar al desarrollo sucesivo de sujetos en el correr del discurso y también señalar
cambios en la progresión de este discurso. El ejemplo a continuación ilustra cómo el elemento
optativo de ‘marco contextual’ marca al sujeto, y cómo ambos constituyen un Tema Marcado:

In this regime the lattice is found to be quite disordered ...


MARCO CONTEXTUAL SUJETO
TEMA MARCADO REMA

Antes de pasar a discutir las taxonomías propuestas para sujeto y marco contextual, cabe
señalar que este estudio analizará en ambos textos sólo los Temas principales correspondien-
tes a cláusulas paratácticas. Esto permite tener una visión más global del desarrollo temático
de textos muy complejos, y ver cómo cláusulas subordinadas pueden a su vez ser marcos con-
textuales si preceden el sujeto de la cláusula principal.
2.2 Clasificación de funciones discursivas de sujeto
Para clasificar el sujeto se propone una taxonomía que comprende cuatro clases: sujeto
Personal, sujeto Deíctico, sujeto Convencional y sujeto Instancial-Teórico (Montemayor-
Borsinger 2001). La última clase es de particular relevancia para el discurso argumentativo.
Las caracterizaciones son las siguientes, con ejemplos del presente corpus:
- Sujeto Personal: comprende pronombres personales como We … , donde el autor apare-
ce abiertamente en el texto.
- Sujeto Deíctico: típicamente comprende expresiones donde el autor ha nombrado el texto
y sus partes, de allí el nombre de sujeto Deíctico. Ejemplos son The results of the experiments
previously described…, Figure 1…, This work …
- Sujeto Convencional: comprende expresiones comúnmente usadas dentro del área en la
cual se trabaja , tal como those crystals… que representan sus objetos de estudio.
- Sujeto Instancial-Teórico: comprende elementos mucho más complejos que las tres cla-
ses precedentes. Son expresiones altamente contextuales que el autor ha tenido que crear es-
pecialmente para un pasaje dado, con la consecuente dificultad para dar ejemplos con el sujeto
aislado como en las clases precedentes.
Al crear sujetos Instanciales-Teóricos el autor no se muestra, aunque logra poner en posi-
ción de sujeto expresiones complejas que le permiten presentar sus propios enfoques, puntos
de vista e hipótesis, las cuales afectan la forma en que los resultados de la investigación se
van a percibir por otros investigadores. Al poder componer expresiones de esta clase el autor
hace pleno uso de medios a la vez sutiles y esenciales para la argumentación y la interacción
con sus lectores. Más aún, el sujeto Instancial-Teórico permite tratar las teorías, hipótesis,
modelos y categorías propuestas por el autor como actores objetivizados en la oración. O sea,
la capacidad del autor de poder crear sujetos Instanciales-Teóricos le permite reducir su pre-
sencia abierta en el texto, pero de hecho aumenta su posibilidad real de influenciar el lector
por el manejo persuasivo de elementos lingüísticos puestos en una posición claves tales como:

1175
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

The best available data from small angle neutron scattering are consistent with this picture
[2,4].
The minimizing of F with respect to ξc and ξab allows one to obtain the ξc(T) and ξab(T)$
functions, which in turn are used to detect the superconducting transitions
En este último ejemplo el autor ha elegido poner en posición de sujeto una operación ma-
temática, lo que le da un carácter más ‘objetivo’. En vez de escribir I have minimized F with
respect to ξc and ξab so that I can obtain the new functions I need to detect superconducting
transitions, el autor presenta The minimizing of F with respect to ξc and ξab como una entidad
objetiva. En consecuencia parece que no es el investigador que minimiza F para que pueda
obtener ξc(T) and ξab(T), sino que es la minimización misma de F –presentada como una enti-
dad objetivizada e independiente del investigador– quien “da permiso”, por así decirlo, al
investigador a hacer otras operaciones, cuando en realidad es al revés.
Sujetos Instanciales-Teóricos pueden también ser lo que varias corrientes gramaticales
llaman Existential-There y Anticipatory-It. En estos casos sujetos expresados como There o It
tienen un fuerte ‘sabor’ catafórico, y se clasifican según hacia que tipo de elemento se proyec-
tan. En los ejemplos a continuación, tanto There como It proyectan hacia expresiones comple-
jas y abstractas, lo que explica su inclusión en sujetos Instanciales:
There are many ways of imaging vortices in a type II superconductor… El Existential-
There proyecta hacia adelante, y se hubiera podido escribir Many ways of imaging vortices in
a type II superconductor exist. La elección por parte del autor del Existential-There es bási-
camente para permitir un desarrollo más fluido del texto.
It is notoriously hard to deduce real space defect structures from reciprocal space im-
ages…. Aquí también el Anticipatory-It, como su nombre lo indica, proyecta hacia adelante, y
se hubiera podido escribir To deduce real space defect structures from reciprocal space ima-
ges is notoriously hard. Se eligió utilizar el Anticipatory-It aquí también para permitir que el
texto fluyera más fácilmente.
2.3 Clasificación de funciones discursivas de marco contextual
Hemos visto que Tema puede ser marcado opcionalmente por un marco contextual. Ejem-
plos son cierto tipo de elementos de origen conjuntivo o adverbial, generalmente vistos dentro
del enfoque sistémico-funcional como de origen más Textual o Interpersonal. De hecho, estos
mismos elementos son ahora a menudo considerados como multifuncionales (Berry 1996,
Taylor-Torsello 1996), y como pertenecientes también a la metafunción Lógica, a su vez parte
de la metafunción Ideacional. Aquí se distinguen cuatro clases de marco contextual, las de
Orientación, Conexión, Intención y Evaluación. Nuevamente la última clase es de particular
relevancia para el discurso argumentativo. Las caracterizaciones son las siguientes:
- Orientación: marcos contextuales cuya función discursiva es la de ubicar al lector, tanto
con respecto al texto mismo (In Figure 1… In this work…) como con respecto al contexto
teórico dentro del cual se sitúa el texto (In reference [9]… In Type II superconductors…)
- Conexión: marcos contextuales cuya función discursiva es la de establecer conexiones
entre cláusulas, incluyendo típicamente elementos conjuntivos relacionados con la adición, la
concesión, la consecuencia, el contraste, la condición y la comparación. Ejemplos del presente
corpus son Despite this difference… As a consequence,…
- Intención: marcos contextuales cuya función discursiva es la de esclarecer metas para el
lector. Ejemplos son To confirm this,… In order to estimate the time scale of the defect re-

1176
Ann Montemayor-Borsinger
Caracterización taxonómica de la evolución de tema en el discurso argumentativo

laxation process induced by the Lorentz force,… In order to decide between these possibili-
ties…
- Evaluación: marcos contextuales cuya función discursiva es permitir al autor comentar,
opinar y hacer aclaraciones al lector por medio de expresiones que enmarcan el sujeto grama-
tical principal. En particular, hay cierto tipo de expresiones del tipo Anticipatory-It, a la vez
impersonales y evaluadoras, típicas del discurso argumentativo académico. Ejemplos de estos
marcos de Evaluación que vienen antes del sujeto principal y que revelan la actitud del inves-
tigador con respeto a su trabajo son: It is important to remark … Theoretically, it has been
suggested … An unresolved issue is why…

3. Resultados
En esta sección se analizan los textos y se comparan las opciones hechas por los autores
tanto desde una perspectiva sincrónica como diacrónica. El análisis sincrónico examina dos
versiones de un mismo artículo. SINCRÓNICO 1 es la versión escrita por un investigador novel
en física que trabajaba en superconductividad en un laboratorio experimental. SINCRÓNICO 2
es la versión publicada en Physical Review Letters de la American Physical Society que fue
reescrita por un físico experimentado que trabajaba en el mismo proyecto de investigación.
Por su parte, el análisis diacrónico compara artículos escritos por un mismo investigador pu-
blicados a tres años de diferencia. DIACRÓNICO 1 es el primer artículo publicado en Physical
Review B de la American Physical Society por el joven investigador, y DIACRÓNICO 2 es el
quinto publicado en la misma revista. La serie de cinco artículos discuten resultados del mis-
mo modelo teórico en superconductividad, y usan el mismo tipo de simulaciones numéricas.
Un criterio esencial para la selección de estos textos era su comparabilidad, ya que tanto en
el caso sincrónico como en el diacrónico son artículos completos reportando resultados del
mismo tipo de experimento escritos para su publicación en la misma revista.
3.1 Análisis comparativo de sujeto
La tabla a continuación muestra las diferencias en los sujetos utilizados en los textos:

CLASES DE SINCRÓNICO 1 SINCRÓNICO 2 DIACRÓNICO 1 DIACRÓNICO 2


SUJETO porcentajes porcentajes porcentajes porcentajes
Personal 6% 11% 19% 23%
Deíctico 21% 8% 4% 8%
Convencional 70% 73% 61% 40%
Instancial- 3% 9% 16% 29%
Teórico

Desde el punto de vista del discurso argumentativo, los cambios más interesantes se ven en
Sujetos Personales e Instanciales-Teóricos. Los autores con más experiencia (SINCRÓNICO 2 y
DIACRÓNICO 2) tienden a estar más abiertamente presentes al escoger una cantidad mayor de
sujetos Personales. Más aún, hay diferencias notables en sujetos Instanciales-Teóricos. Pode-
mos observar que el experto en SINCRÓNICO 2 elige tres veces más tales sujetos que el inves-
tigador novel en SINCRÓNICO 1, mientras que en DIACRÓNICO 2 elige casi dos veces más es-
tos sujetos. Vimos arriba que sujetos Instanciales-Teóricos permiten al investigador tratar
teorías, hipótesis, modelos y categorías como entidades ‘existentes’, poniéndolos en posición

1177
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

de sujeto, aunque sabe que tales entidades tienen un estado hipotético. El investigador, al pre-
sentar hipótesis y resultados de trabajo como entidades ‘existentes’ que ‘son’ o que ‘hacen
cosas’, da a estos elementos otro peso dentro de una argumentación científica. En particular,
un investigador experimentado es capaz de componer algunos sujetos de tal manera que su
evaluación personal parece estar incluida dentro de los paradigmas de su comunidad de inves-
tigación. Esta capacidad de entretejer evaluación personal con paradigmas compartidos es
particularmente importante, teniendo en cuenta que en artículos de investigación las evalua-
ciones son, de hecho, dependientes del sistema de valores de la comunidad discursiva en la
cual este tipo de texto se produce (ver por ejemplo Hunston 2000).
Más aún, las diferencias en el uso de sujetos Instanciales-Teóricos son no sólo cuantitati-
vas, sino también cualitativas. Por falta de tiempo no puedo profundizar en aspectos cualitati-
vos, los que discuto en parte en Montemayor-Bosinger (2002).
Otro resultado muy interesante arrojado por la nueva taxonomía, y en particular por sujetos
Instanciales-Teóricos, es la visualización de diferencias sutiles a nivel del género de los tex-
tos, aunque todos tratan de la superconductividad. Los textos SINCRÓNICO 1 y 2 son de física
experimental, mientras que los textos DIACRÓNICO 1 y 2 son de física teórica, lo que permiti-
ría explicar los porcentajes mucho más bajos de sujetos Instanciales-Teóricos en el artículo
experimental comparado con el artículo teórico. Esto es materia de otra investigación que se
está desarrollando. Lo interesante aquí es que, tanto en el caso sincrónico como en el caso
diacrónico, los autores más experimentados usan una proporción mucho mayor de sujetos
Instanciales-Teóricos.
3.2 Análisis comparativo de marco contextual
En marco contextual, la diferencia más grande se presenta en Evaluación. De hecho, la ta-
bla a continuación muestra que el SINCRÓNICO 2 tiene tres veces más marcos contextuales de
Evaluación y el DIACRÓNICO 2 dos veces más que SINCRÓNICO 1 y DIACRÓNICO 1 respecti-
vamente:

CLASES DE SINCRÓNICO 1 SINCRÓNICO 2 DIACRÓNICO 1 DIACRÓNICO 2


Marco porcentajes porcentajes porcentajes porcentajes
Contextual
Orientación 20% 21% 19% 18%
Conexión 55% 47% 66% 42%
Intención 20% 17% 10% 11%
Evaluación 5% 15% 15% 29%

Además, las diferencias nuevamente son no sólo cuantitativas sino también cualitativas, ya
que un análisis más detallado permite apreciar que el tipo de Evaluación utilizado por los in-
vestigadores noveles es cauteloso y convencional, mientras que los expertos tienden a ser más
seguros de sí mismo y originales en sus apreciaciones. También se vislumbran diferencias que
podrían ser debidas al género levemente distinto de los textos. Se está investigando el hecho
que los artículos en física teórica tienen porcentajes más altos de marcos contextuales de Eva-
luación y más bajos de marcos de Intención que los artículos de física experimental. Lo inte-
resante aquí es que, tanto en el caso sincrónico como en el caso diacrónico, los autores más
experimentados usan una proporción mayor de marcos de Evaluación.

1178
Ann Montemayor-Borsinger
Caracterización taxonómica de la evolución de tema en el discurso argumentativo

4 Conclusiones
En esta charla se han examinado y comparado las distintas opciones en Tema adoptadas
por investigadores noveles y otro expertos. Las opciones elegidas en Tema tienen que ver con
la organización y estructura del flujo del discurso, donde se plasman significados de origen
Ideacional e Interpersonal. Al estudiar estas opciones, hemos encontrado que las diferencias
entre los textos de noveles y expertos conciernen mayoritariamente a significados de origen
Interpersonal, o sea significados que tienen que ver con el discurso argumentativo, ya que es
allí donde el autor toma posición con relación a su trabajo e interactúa con su comunidad
científica.
Las diferencias que afectan significados de origen Interpersonal se evidenciaron en distin-
tos usos de sujetos Personales, de sujetos Instanciales-Teóricos, y de marcos contextuales de
Evaluación. Los expertos eligen aparecer más en el texto. Lo hacen abiertamente, por medio
de una mayor proporción de sujetos Personales, y también de manera sutil eligiendo una pro-
porción mucho mayor de sujetos Instanciales-Teóricos. Estos juegan un papel particularmente
importante dentro de la argumentación, ya que dan al autor una mayor influencia sobre el lec-
tor por medio de la ‘objetivización’ de hipótesis y teorías, lo que a su vez da más peso a la
validez de resultados. Los expertos usan recursos similares en posición pre-sujeto al eligir una
proporción mayor de marcos contextuales de Evaluación, de origen claramente Interpersonal,
que les permiten contextualizar sus resultados e influir nuevamente en la apreciación que de
ellos hacen sus lectores.
El estudio de elementos interpersonales en Tema da valiosos indicios sobre el tipo de inter-
acción presente en el discurso científico y permite un análisis más fino de las modalidades
discursivas de la argumentación en este género. Con aplicaciones pedagógicas en mente, el
presente análisis ilustra la necesidad de concientizar a autores principiantes sobre la importan-
cia del uso estratégico de estos elementos en posición temática para aumentar la efectividad
en la comunicación de resultados.

Bibliografía
BERRY M. 1995 Thematic Options and Success in Writing (revised) en Thematic Development in English Texts
Ghadessy M. (ed.) London and New York: Pinter, 55-84.
BERRY M. 1996 What is Theme? A(nother) Personal View en Berry, M., Butler C., Fawcett R. and G. Huang
(eds.) Meaning and Form: systemic functional interpretations Norwood, N.J. Ablex
DAVIES F. 1988 ‘Reading between the lines: Thematic choice as a device for presenting written viewpoint in
academic discourse’ ESPecialist 9: 1/2, 173-200.
DAVIES F. 1997 ‘Marked Theme as a Heuristic for Analysing Text-Type, Text and Genre’ In Pique J. And Viera
D.J. (Eds) Applied Linguistics: Theory and Practice in ESP Valencia University Press, 45-79.
HALLIDAY M.A.K. 1994 An Introduction to Functional Grammar Edward Arnold Publisher.
HUNSTON S. 2000 Evaluation and the Planes of Discourse: Status and Value in Persuasive Texts en Hunston S.
and Thompson G. Evaluation in Text: Authorial Stance and the Construction of Discourse Oxford Uni-
versity Press, 176-207.
E.A. JAGLA ET AL. 1995 Transport properties of a three-dimensional array of Josephson junctions in a magnetic
field, Physical Review B52, 4494-4505
E.A. JAGLA ET AL. 1997 The phase diagram of high-Tc’s: Influence of anisotropy and disorder, Physical Review
B55, 3192-3203.
MONTEMAYOR-BORSINGER A. 2001 Case Studies of Academic Writing in the Sciences: A Focus on the Devel-
opment of Writing Skills Tesis Doctoral, Universidad de Glasgow.
MONTEMAYOR-BORSINGER A. 2002 Nueva taxonomía para elementos temáticos: aplicación al análisis de evolu-
ción autorial en artículos de investigación enviado a Signos y Señas, Instituto de Lingüística, Universi-
dad de Buenos Aires.

1179
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

PARDO F. ET AL. 1997 Topological Defects in the Flux-Line Lattice and Their Relationship to the Critical Cur-
rent of a Type-II Superconductor Physical Review Letters 78: 24, 4633.
TAYLOR-TORSELLO C. 1996 On the Logical Metafunction Functions of Language 3:2,151.

1180
EL ARS ARGUMENTANDI DE JORGE LUIS BORGES

María del Carmen Mora de Nieva


Universidad Nacional de Tucumán / Argentina
macmora@filo.unt.edu.ar

Consideraciones previas
Antes de abordar el tema propuesto, creo necesario deslindar el concepto de argumentación
que voy a tener en cuenta.
Entiendo por argumentar el aportar razones para defender una opinión. De acuerdo con es-
te criterio, la argumentación se propone, entonces, la persuasión del lector u oyente, o bien su
convencimiento (Perelmann y Olbrecht, 1989) para que adhiera a una tesis propuesta.
No dejo de tener presente el hecho de que la argumentación está en la esencia de toda co-
municación verbal, y que constituye una dimensión del lenguaje que persigue la orientación
del destinatario a la dirección impresa al discurso. Desde este punto de vista, todos los discur-
sos serían argumentativos. Sin embargo, algunos tipos discursivos presentan con mayor clari-
dad lo que podría denominarse “índices argumentativos”, de modo que tomaré en considera-
ción ese aspecto, y en ese sentido voy a dirigir mi análisis.
Uno de los índices argumentativos es, por ejemplo, que el texto argumentativo se funda-
menta sobre determinadas categorías, como las premisas y las conclusiones. Además, suele
presentarse, con variantes, una superestructura que consta de un punto de partida, el enuncia-
do de la proposición o tesis, el cuerpo argumentativo con los argumentos a favor o en contra,
y el cierre o la conclusión. Esta organización abstracta guarda cierta correspondencia con las
cuatro instancias fijadas por la Retórica clásica:
1) exordio;
2) proposición;
3) confirmación o prueba, con tres momentos:
a) propositio: definición concentrada de la causa, del problema a discutir;
b) argumentatio: exposición de los argumentos o razones,
c) altercatio: especie de diálogo en que el orador se enfrenta con el adversario;
4) Peroración final (epílogo): clausura del discurso. Resumen de la causa expuesta y apela-
ción a los sentimientos del auditorio. (En este último aspecto estriban Perelmann y Ol-
brecht (1989) la diferencia entre convencer y persuadir).

La argumentación en Borges.
Borges evidencia una especial preocupación por la literatura y el lenguaje, por el ars poeti-
ca y por el ars dicendi. Se puede rastrear esta afición a lo largo de su obra, pero se manifiesta
particularmente en sus ensayos, en donde son numerosos los temas tratados, entre ellos la
metáfora.
En este trabajo me interesa mostrar, por un lado, cómo nuestro autor se explaya sobre al-
gunos procedimientos argumentativos –lo que revela su competencia en este tipo de discurso,
sin duda resabio de su formación en Ginebra-, pero también, por otro lado, cómo despliega en
acto esa competencia en textos que pueden tomarse como modelos de argumentación. En su-
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

ma, intento demostrar su uso consciente de la lengua para obtener determinados resultados, su
recurso a los procedimientos o técnicas argumentativas, es decir, lo que podríamos llamar el
dominio del ars argumentandi.
Con solo leer los títulos de algunas de sus obras podemos advertir su propensión a la retó-
rica argumentativa. Por ejemplo, Discusión es el título de una colección de ensayos que voy a
tener en cuenta en mi análisis. Y discusión es un lexema que guarda relación de parasinonimia
con el término argumentación, ya que discutir es contender y alegar razones contra el parecer
u opinión de otro, y con la palabra dialéctica, que significa también discusión y contituye
asimismo un razonamiento que contiene oposiciones.
También el término vindicación, de recurrente aparición en la obra borgeana, y que figura
como título de varios ensayos (“Una vindicación de la cábala”, “Una vindicación del falso
Basílides”, “Vindicación de Bouvard ét Pécouchet”), está dentro del campo semántico de la
argumentación, puesto que se trata de una defensa, especialmente por escrito, de quien ha sido
calumniado, atacado o censurado injustamente. Una defensa (o vindicación, como la llama
Borges), es, precisamente, un acto que puede ser objeto de argumentación, ya que en ella se
dan las razones para defender algo, se exponen los argumentos que rebaten la acusación.
No sólo aparece la vindicación en los ensayos citados, cuya caracterización a modo de ró-
tulo está en el título, sino hasta en la cuentística.
Así, el tan conocido, analizado y lamentablemente parafraseado cuento “La casa de Aste-
rión” (en El Aleph, 1949: 569) tiene el comienzo, el planteo y el desarrollo de una argumenta-
ción de defensa: “Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura.
Tales acusaciones –que yo castigaré a su debido tiempo– son irrisorias”.
La confrontación de puntos de vista: el de los otros y el del yo enunciador, es ya un índice
de argumentación dialéctica, con el procedimiento de la refutación.
Después de ese comienzo, el personaje hegemónico va exponiendo los argumentos, y utili-
za en algunos casos el procedimiento de la concesión, típico de la argumentación: Es verdad
que... para luego introducir la restricción del pero.
Otro aspecto a considerar en este cuento es que las secuencias van determinando relaciones
de causa-efecto, características de los discursos argumentativos, aunque obviamente no exclu-
sivas de ellos.
Siguiendo con los ejemplos de textos no ensayísticos, se observa que Borges comienza
muchos de ellos con una negación o un elemento negativo. Es el caso de “Laberinto” (En E.
de la S., 1969: 986), cuya construcción se funda en la negación:
No habrá nunca una puerta. Estás adentro
Y el alcázar abarca el universo
Y no tiene ni anverso ni reverso
Ni externo muro ni secreto centro.
No esperes que el rigor de tu camino
Que tercamente se bifurca en otro,
Tendrá fin. Es de hierro tu destino
Como tu juez. No aguardes la embestida
Del toro que es un hombre y cuya extraña
Forma plural da horror a la maraña
De interminable piedra entretejida.
No existe. Nada esperes. Ni siquiera
En el negro crepúsculo la fiera.

1182
María del Carmen Mora de Nieva
El ars argumentandi de Jorge Luis Borges

En este poema, el sentido de la negación es el de refutar el enunciado contrario. Esto cons-


tituye el aspecto polémico de la negación, (Ducrot, 1984) ya que cuando se la utiliza, se pre-
senta, se imagina o se construye un punto de vista contrario. Lo que se ha dicho efectivamente
o se supone dicho se toma como tesis adversa o punto de vista opuesto. Desde la considera-
ción “polifónica”, se ve a la negación como la puesta en escena de una confrontación. Aquí el
yo enunciador se dirige a un alocutario virtual, in abssentia, que puede ser considerado un
desdoblamiento de sí mismo, un alter ego a quien quiere disuadir de su errónea creencia. La
tesis que propone está en el centro mismo de la composición, encabalgada entre el último ver-
so del segundo cuarteto y el primero del segundo terceto: “Es de hierro tu destino / como tu
juez.” Borges expresa su tesis por medio de un enunciado afirmativo, en tanto que en las
construcciones negativas está implícita la tesis contraria.
Siendo los textos poéticos de Borges, en especial los sonetos, de contenido predominante-
mente filosófico, no es de extrañar que aun en su efusión lírica puedan advertirse sus “desli-
ces” argumentativos, para persuadir al lector con sus razones –metafóricas, pero razones al
fin–, de sus íntimas convicciones. Borges parte, entonces, de una idea que lo obsesiona, y el
desarrollo de esa idea en formato narrativo o lírico persigue la persuasión del lector, su se-
ducción para que la comparta.
Todo esto que se puede corroborar con una lectura heurística de sus cuentos y poemas, lo
encontramos desplegado en forma amplia y sin duda intencional en sus ensayos.
Lo que intento probar es que en ellos no solo pone en acto una argumentación, sino que usa
también su metalenguaje, de modo que inscribe a su texto deliberadamente en el discurso ar-
gumentativo, y recurre para su organización a la superestructura que presenté en la introduc-
ción de esta exposición.
El ensayo “Arte de injuriar” (en H E , de “Dos notas”, 1936:419-423) puede servir de
ejemplo para algunos conceptos vertidos.
En el comienzo, que corresponde en la superestructura al punto de partida, Borges explicita
su condición de estudioso de la literatura (a la que me referí anteriormente) y la confirma:
“Un estudio preciso y fervoroso de los otros géneros literarios, me dejó creer que la vitupe-
ración y la burla valdrían necesariamente algo más. (...) Ella (la imaginación, lo que él cree)
se disipó cuando dejé la complacida lectura de esos escarnios por la investigación de su méto-
do.” (p. 419)
Se puede hablar, por lo tanto, de un ahondar en su conciencia lingüística y en su conciencia
literaria, o si se quiere textual, por parte de nuestro autor. Además, se infiere aquí una indica-
ción implícita de tipo procedimental con respecto a cómo leer, por el ordenamiento jerárquico
que establece: primero, la lectura “complacida”; luego, la lectura con otra finalidad, ya no
placentera, sino en este caso de pesquisa intelectual.
Este ensayo se ocupa justamente de la injuria, acto que entra en la constitución del discurso
polémico, que juzgo un subtipo del discurso argumentativo.
El título, “Arte de injuriar” puede considerarse desde dos perspectivas: si se apunta a lo
connotativo, resulta ser un oxímoron, pero, stricto sensu, designa el método (o sea, los proce-
dimientos que conducen a) de ofender al contrario. (Justamente lo opuesto a lo que consigné
en la vindicación o defensa). La palabra “método” figura como sustituto léxico (sinonímico)
de “arte” al final del párrafo citado. El título sirve, entonces, de presentación de la macroes-
tructura global.

1183
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Mi aseveración de que se trata de un discurso polémico queda confirmada por el hecho de


que el mismo Borges lo inscribe en esta dirección, ya que habla de “polemistas”, de “conven-
ciones de la polémica”, de “controversia” (que entra en el campo sinonímico de polémica) y a
los actantes de ese evento los denomina “los contrarios”. Habla también de “comercio oral”,
pero en este caso no para obtener un beneficio, sino para producir una agresión.
Se refiere asimismo a los “mecanismos”, es decir, a los procedimientos que él ha notado en
una muestra de discurso polémico como lo es el epigrama.
Interesa la postura que adopta frente a estos procedimientos, y cómo los califica (más bien
los des-califica). Así, llama al primer mecanismo descubierto “una mera falacia de confusión”
(p. 420), y lo analiza, poniendo en práctica –como se anunció– el metalenguaje de la argu-
mentación, con la perspectiva de alocutor competente en ese tipo de discurso:
“El auditor acepta el argumento sin vacilar, porque no se lo proponen como argumento.
Bien formulado, tendría que negarle su fe” (p. 420)
Con esto ya empieza a entenderse la connotación irónica de “arte de injuriar”, su condición
de oxímoron a la que me he referido antes. La injuria carece de status argumentativo, desde la
consideración de una argumentación bien formada; se funda, en cambio, en sus errores, en la
“falacia”, término fuertemente negativo. También son negativos los elementos léxicos de esta
aseveración: “Repito lo formal de ese juego, su contrabando pertinaz de argumentos necesa-
riamente confusos.” (p. 421).
Menciona, además, otros recursos de lo que llama “tradiciones satíricas”: a) la inversión
incondicional de los términos, “receta famosa”, dice, ya que “no la desprecian ni Macedonio
Fernández, ni Quevedo, ni George Bernard Shaw”. Y b) el cambio brusco, que interpreto co-
mo lo que hoy denominamos ruptura de la isotopía. (p. 420)
Otros procedimientos que cita están conectados directamente con el autor que los emplea:
“Groussac (...) cumple con el más ansioso ritual del juego satírico. Simula que lo apenan los
errores del adversario (...), se vale de términos laudatorios para agredir (...). No comete peca-
dos en la sintaxis, que es eficaz, pero sí en el argumento.” (p. 421)
La significación de argumento es para Borges axiológicamente positiva. Su opuesto es el
sofisma, o sea un argumento aparente, falso, y por ende, valorado negativamente. De allí que
en la conclusión de este ensayo diga, con respecto a la sátira: “Su método es la intromisión de
sofismas. Su única ley, la simultánea invención de buenas travesuras”. (p. 423)
La impresión que le da la injuria o agresión verbal está mostrada a través de un ejemplo
concreto: “A un caballero, en una discusión teológica o literaria, le arrojaron en la cara un
vaso de vino. El agredido no se inmutó y dijo al ofensor: “Esto, señor, es una digresión. Espe-
ro su argumento”. (p.423)
Su preocupación por la argumentación dialéctica, que ya señalé arriba, es evidente en el úl-
timo párrafo: “Una tradición oral que recogí en Ginebra durante los últimos años de la prime-
ra guerra mundial refiere que Miguel Servet dijo a los jueces que lo habían condenado a la
hoguera: Arderé, pero ello no es otra cosa que un hecho. Ya seguiremos discutiendo en la
eternidad” (p. 423) (Recordemos que este tema fue desarrollado en “Diálogo de muertos”,
ejemplo en su narrativa de discurso polémico).
Se ha podido observar que en este ensayo Borges se vale reiteradas veces de la palabra
argumento. Esto puede también registrarse en otros ensayos. Por ejemplo, en “El
Biathanatos” (O.I., 1952:700), encontramos: “Epicteto (...) y Schopenhauer (...) han
vindicado con acopio de páginas el suicidio; la previa certidumbre de que esos defensores
tienen razón hace que los leamos con negligencia. Ello me aconteció con el Biathanatos hasta

1184
María del Carmen Mora de Nieva
El ars argumentandi de Jorge Luis Borges

leamos con negligencia. Ello me aconteció con el Biathanatos hasta que percibí, o creí perci-
bir, un argumento implícito o esotérico bajo el argumento notorio”. (p. 700, 701)
Planteos semejantes a los que vimos en el “Arte de injuriar” se encuentran en “La supersti-
ción ética del lector”(Disc., 1930: 202). Allí Borges se opone a la escritura con receta, a la
entronización de lo normativo, a lo que él llama “los ansiosos artificios verbales del estilista”.
Habla, así, de la “vanidad de la perfección” y cita una sentencia de Flaubert como muestra de
lo que considera “falacia en perduración”: “La corrección (en el sentido más elevado de la
palabra) obra con el pensamiento lo que obraron las aguas de la Estigia con el cuerpo de
Aquiles: lo hacen invulnerable e indestructible. (Correspondance, II, p. 199)”. El comentario
de Borges es el siguiente: “El juicio es terminante, pero no ha llegado hasta mí ninguna expe-
riencia que lo confirme.” Es decir, hay una refutación implícita por la falta de pruebas; luego,
mediante una acotación parentética, condena ostensible e irónicamente el procedimiento:
“(Prescindo de las virtudes tónicas de la Estigia; esa reminiscencia infernal no es un argumen-
to, es un énfasis)” (p. 203)
En “Historia de la Eternidad” (En H E, 1936: 353) dice, en un determinado momento:
“Una prolija discusión del sistema platónico es imposible aquí, pero no ciertas advertencias de
intención propedéutica” (p. 355) y más adelante declara: “Ignoro si mi lector precisa argu-
mentos para descreer de la doctrina platónica. Puedo suministrarle muchos”. (p. 357)
Está bien clara la idea de argumento, que proviene del latín arguo, discutir, y designa una
unidad temática, eventualmente estructurada, usada para persuadir, para sostener una tesis. Y
además, también conoce muy bien Borges las características del ensayo, que tiene en cuenta
especialmente al lector, del cual se pretende que comparta la opinión vertida en el enunciado.
Por último, quiero referirme a la obra “El escritor argentino y la tradición” (Discusión,
1932: 267). Este ensayo es una muestra del manejo del ars argumentandi propia de Borges.
Se trata de una argumentación dialéctica que refuta explícitamente una tesis contraria.
En el punto de partida se plantea el problema del escritor argentino y la tradición, aunque a
la vez le quita categoría de problema: “se trata de una apariencia, de un simulacro, de un seu-
doproblema.” (p. 267)
Luego sigue la enunciación de la proposición o tesis adversa, desplegada en tres partes, que
Borges ordena en primera, segunda y tercera solución.
La primera parte del cuerpo argumentativo está constituida por los argumentos contrarios a
la aseveración de que la tradición argentina ya existe en la poesía gauchesca. Después de re-
batir la postura asumida por autoridades como Lugones y Ricardo Rojas, concluye: “Todo
esto puede resumirse así: La poesía gauchesca, que ha producido –me apresuro a repetirlo–
obras admirables, es un género literario tan artificial como cualquier otro.” (p. 268)
Se puede observar su precavida y reiterada concesión. No niega el valor de algunas obras
de la poesía gauchesca, pero refuta su entronque con la poesía gaucha, y se opone a su carác-
ter de arquetipo.
La segunda parte da por tierra con otra tesis: “La idea de que la poesía argentina debe
abundar en rasgos diferenciales argentinos y en color local argentino me parece una equivoca-
ción”. (p.269) Su procedimiento argumentativo es el contraejemplo: desde “La urna” de Enri-
que Banchs hasta Racine y Shakespeare. Cita a Gibbon como autoridad, y se pone como
ejemplo también a sí mismo. Cierra estos contraejemplos con el caso de Don Segundo Som-
bra, considerado modelo de obra nacional, pero de inspiración en Kipling y Mark Twain y
con influencia de poetas franceses.

1185
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

La tercera proposición a la que se opone es la que dice que los argentinos debemos acoger-
nos a la tradición de la literatura española.
Enuncia entonces su tesis, introduciéndola con una erotesis:
“¿Cuál es la tradición argentina? Creo que podemos contestar fácilmente y que no hay
problema en esta pregunta. Creo que nuestra tradición es toda la cultura occidental, y creo
también que tenemos derecho a esta tradición.” (p.272)
También demuestra esta aseveración con nuevos argumentos, y concluye con una exhorta-
ción:
“Por eso repito que no debemos temer y que debemos pensar que nuestro patrimonio es el
universo; ensayar todos los temas y no solo concretarnos a lo argentino para ser argentinos:
porque o ser argentinos es una fatalidad y en ese caso lo seremos de cualquier modo, o ser
argentino es una mera afectación, una máscara.
“Creo que si nos abandonamos a ese sueño voluntario que se llama la creación artística,
seremos argentinos y seremos, también, buenos o tolerables escritores” (p.274)
Este texto es, sin duda, una argumentación de defensa; una vindicación de su propia condi-
ción de escritor argentino, que reclama su derecho a ser incluido como tal, a pesar de no se-
guir la corriente “oficial”.
En conclusión, se puede decir que la argumentación es una constante en Borges. La discu-
sión, la polémica, la controversia, la vindicación o defensa, la refutación, son a la vez temas y
procedimientos en muchos de sus textos. Teoriza sobre los mecanismos argumentativos, con-
denando lo que juzga sofismas o no-argumentos.
Lo que he denominado “índices argumentativos” aparecen tanto en su obra no ensayística
(cuentos, poesías) como en los ensayos, pero éstos presentan, obviamente, en su máximo gra-
do las características del texto argumentativo.

Bibliografía
PERELMANN Y OLBRECHT, 1989, Tratado de la argumentación, Gredos, Madrid.
DUCROT, OSWALD, 1984, El decir y lo dicho, Hachette, Buenos Aires.
BORGES, JORGE LUIS, 1974, Obras Completas. 1923-1972. Emecé Editores, Buenos Aires.

Abreviaturas de libros citados:


E. de la S: Elogio de la Sombra.
O. I. : Otras Inquisiciones.
Disc.: Discusión.
H.E.: Historia de la eternidad.

1186
LA SECCIÓN “DISCUSIÓN” DE ARTÍCULOS CIENTÍFICOS EN DISCIPLINAS
RELACIONADAS CON LA PRODUCCIÓN ANIMAL: ESTRUCTURA GENÉRICA

Estela Inés Moyano


Universidad Nacional de General Sarmiento / Argentina
estelamoy@infovia.com.ar; eim@topmail.com.ar

Con la finalidad de hacer aportes para la construcción de un modelo genérico para los artí-
culos científicos en castellano y su aplicación a una didáctica de la escritura de géneros cientí-
ficos y académicos, se realizó el estudio exploratorio preliminar que se pone a consideración
en esta ponencia, sobre la base de trabajos anteriores (Moyano, 2000; 2001) y en el marco de
la teoría de géneros de James Martin, con perspectiva sistémico-funcional.
Martin (1984, citado por Eggins, 1994) define el concepto de género como un “proceso so-
cial [realizado mediante el lenguaje] orientado a una meta y dividido en estamentos (stages),
en el cual los hablantes se interrelacionan como miembros de su cultura”. Esto significa con-
siderar que el comportamiento lingüístico está orientado a cumplir una finalidad específica,
tiene lugar en una situación comunicativa concreta y en el marco de una cultura, en relación
con la cual puede ser evaluado como apropiado o inapropiado. Al considerar los géneros
(Martin, 1993), se está especialmente interesado en el modo como ellos logran un propósito
social, lo que normalmente hacen en más de un paso. Esta definición de género permite esta-
blecer que hay tantos diferentes como actividades sociales existen en una cultura. “Es el con-
texto cultural lo que permite dar sentido a un texto: encontrar un tipo de actividad social en el
que el tipo de significados realizados tengan un propósito definido” (Eggins, 1994).
Un texto puede ser identificado como perteneciente a un género mediante el análisis de su
realización mediante el lenguaje. Por un lado, considerando la estructura del texto, realizada
por su organización en estamentos (stages) que expresan propósitos sociales y responden, por
lo tanto, a una determinación funcional; por otro lado, teniendo en cuenta los patrones de rea-
lización (modo como el significado se encodifica en un sistema semiótico), expresados me-
diante elecciones o decisiones lingüísticas (choices) que establecen los límites entre los esta-
mentos y las diferentes funciones de cada uno. La relación entre los estamentos de una estruc-
tura textual y su realización lingüística es el procedimiento central para el análisis de género.
Puesto que los géneros son diferentes maneras de usar el lenguaje, los patrones de realización
diferirán entre ellos; pero, además, también los diferentes componentes de la estructura (esta-
mentos) ponen de manifiesto diferentes decisiones léxico-gramaticales, de manera que tam-
bién difieren entre sí los patrones de realización entre estamentos de un mismo género (Eg-
gins, 1994).
En el presente trabajo intentaremos describir la estructura genérica de la Discusión de los
artículos científicos producidos en las disciplinas relacionadas con la producción animal en la
Argentina, dando cuenta de la meta perseguida por la sección, el modo como este propósito se
realiza en pasos o estamentos y las relaciones que se establecen entre el hablante y sus inter-
locutores en el marco de una actividad cultural signada por las convenciones de la comunidad
científica disciplinar. Si bien el análisis genérico en la tradición sistémico-funcional se realiza
sobre interacciones lingüísticas completas (textos completos), es posible analizar la sección
“Discusión” en este sentido, en tanto el artículo es suficientemente complejo como para per-
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

tenecer a la categoría de macro-género, en la que es posible reconocer otros géneros (sub-


géneros o micro-géneros) como constituyentes. Se analizaron las secciones “Discusión” de 10
artículos en castellano publicados por la Revista de la Asociación Argentina de Producción
Animal1. Los artículos fueron seleccionados al azar, pero teniendo en cuenta la existencia de
la sección como unidad independiente del capítulo “Resultados”.
Como primer paso, se identificaron constituyentes de los textos, determinados por su fun-
ción (propósito) en la Discusión de cada artículo, con la finalidad de encontrar algún patrón
de regularidad en la estructura del género (Martin, 1997; 1992; Eggins, 1994). En segundo
lugar, se procuró identificar patrones de realización lingüística de los diferentes estamentos.
En este sentido, resultaron de particular interés los usos de los tiempos y modos verbales, así
como la presencia de verbos modales y otros de contenido que producen atenuación de las
aseveraciones, además de un uso generalizado del estilo impersonal, que crea la ilusión de
objetividad en el texto, rasgo de estilo reclamado para las producciones escritas por la comu-
nidad disciplinar que nos ocupa.
Los estamentos identificados y descriptos a continuación recibieron las siguientes etique-
tas, a las que se codificó con un número para facilitar su inclusión en las tablas2:
1. Repetición de resultados (RdeR): Recupera datos obtenidos en la investigación, ya
mencionados en el capítulo “Resultados”, con la finalidad de que reciban una explica-
ción en la Discusión y sean comparados con otros datos del mismo estudio, con los ob-
tenidos por otros investigadores en trabajos anteriores y con los conceptos del marco
teórico.
2. Interpretación de resultados (IdeR): El propósito de este estamento es explicar un re-
sultado, ya sea mediante el establecimiento de sus causas o por comparación con datos
de otras investigaciones o su consonancia con una teoría.
3. Referencia a estudios anteriores (Ref): Las citas o referencias a la bibliografía consul-
tada cumplen con varios propósitos: permiten la explicación de los resultados obtenidos
y su comparación con los registrados por otras fuentes o con los principios del marco
teórico; inscriben el artículo en una cadena comunicativa, en la que unos textos de la
disciplina responden a los otros en una actitud dialógica, así como también ofrecen un
marco de inserción en la disciplina para el texto y su autor (Moyano, 2000).
4. Descripción del estudio(DE): Retoma información ofrecida en “Materiales y métodos”,
considerada pertinente para la interpretación de los resultados.
5. Justificación de métodos (JdeM): Explica por qué ha sido usado un método determina-
do para la recolección de datos o para su análisis.
6. Repetición de objetivos (RdeO)
7. Repetición de hipótesis(RdeH)
8. Confirmación de hipótesis (CdeH): Destaca la manera como los resultados permiten
confirmar las hipótesis del trabajo de investigación.

1
El corpus analizado para el presente trabajo fue tomado de los siguientes números de la Revista Argentina de Producción
Animal (Buenos Aires, Argentina): Vol 14 Nº 3-4 (1994); Vol 18 Nº 1 (1998); Vol 18 Nº 2 (1998).
2
Para la determinación de estamentos y de la secuencia de aparición se tomó en cuenta la ponencia presentada por Ana
María Miret (Dto de Inglés, Facultad de Filosofía y Letras UNCuyo) en el Simposio Internacional de la Cátedra UNESCO
organizado en 2002 por la Universidad de Cuyo: Potencial de la estructura genérica de la sección “Discussion” en artículos
de investigación científica en medicina. Quiero expresarle mi agradecimiento por su colaboración desinteresada.

1188
Estela Inés Moyano
La sección “discusión” de artículos científicos en disciplinas relacionadas con la producción animal: estructura…

9. Justificación del estudio (JdeE): Expone las razones por las cuales ha sido conveniente
o necesario realizar la investigación, ya sea por su interés, su utilidad para resolver pro-
blemas o simplemente porque hubiera un vacío de información en el área.
10. Recomendaciones (Rec): Este estamento tiene como función señalar los aportes que
hace la investigación para la actividad profesional (en este caso la producción animal)
así como para otras investigaciones, ya sea en cuanto a métodos o áreas de estudio.
11. Mención de resultados inesperados (RI): Básicamente, se trata de un componente que
tiene como función señalar las contradicciones de los resultados con las hipótesis del
trabajo, contradicciones que deberán ser también explicadas.
12. Conclusión (C): En algunos casos, la Discusión incluye la conclusión del trabajo, que
por convención plantea los nuevos conocimientos generados por la investigación y, por
lo tanto, confirma o rechaza la hipótesis. Tres razones hacen que no se lo considere un
constituyente del mismo tipo que el estamento 8, etiquetado CdeH: su posición final, la
consecuente desaparición del capítulo “Conclusiones” y el carácter de respuesta global
a las hipótesis, mientras el componente 8 las confirma una por una. Además, esta dis-
tinción se verá confirmada por la falta de regularidad en el uso de los verbos para la
Conclusión, mientras sí podremos hallar alguna para CdeH, lo que marca una diferen-
cia en la realización en el nivel gramatical (Martin, 1992; Eggins, 1994).
13. Predicción (P): Anticipa resultados de aplicación.
14. Generalización (G): Establece una regla general para la disciplina o generaliza la in-
formación producida en el contexto de la investigación a otros contextos.
15. En la Tabla 1 se presenta la secuencia en que los constituyentes de cada texto se orde-
nan. Como puede observarse, la mayoría de los estamentos son recurrentes y su fre-
cuencia de aparición es muy variable, así como también lo es el orden en que se ubican.
De este modo, no es posible establecer una secuencia prototípica y, por lo tanto, se re-
quiere de mayor investigación para establecer el potencial de estructura genérica (Has-
san, 1985, citada por Eggins, 1994).

Artículo Nº Secuencia de constituyentes

1 1 <3>* 3 4 6 3 1 5 3 1 3 2 1 2 3 1 2 3 1 2 1 3 1 2 3 1 2 3 1 2 8 10 <3>
2 9 <3> 1 3 2 <9> 4 <3 9 > 4 <5> 1 <3> 2 <3> 2 5 <3> 1 2 1 2 1 2 5 2 <1> 8 2
12 3 12 <10> 14
3 9 <3> 1 2 1 2 1 2 1 2 1 3 2 1 3 9
4 3 6 3 1 4 2 3 2 <3> 5 1 <3> 2 3 2 3 1 2 1 12
5 6 3 1 2 <3> 3 2 1 3 4 <3> 3 1 2 1 2 3 2 12
6 1 3 2 <3> 3 2 1 2 1 2 1 2 10 3 1 2 3 <1> 3 1 <3> 2 <3> 1 2 1 2 1 2 1 2 <3>
<1> 2 11 1 2 1 3 <1> 2 7 2 3 <1> 1 <3> 2 <3> 2 1 8 2 3 1 3 3 1 3 1 11 2 10
7 8 <1> 3 <3> 1 2 3 8 1 3 3 2 1 2 3 11 3 1 2 13 1 2 3 1 2 13 10
8 8 3 8 1 8 3 1 3 1 2 1 2 1 2 <3> 1 2 <3> 8 9 <3> 1 2
9 1 <3> 1 2 3 1 2 3 2 3 <3> 2 1 <3> 2 3 10 3 <1> 3 <3> 2 3 3 2 3 1 3 2 3 2 1 3 2
3 1 3 1 3 2 <3> 2 1 3 1 2 3 1 <3> 10
10 3 1 3 1 3 1 3 2 3 1 3 2 3 2 3 1 3 2 3 1 3 1 3 2 <3> 1 3 1 3 1 2 1 3 2 3 1 10

1189
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

*
El símbolo < > indica que el estamento está subsumido en el que le antecede o en el que le sigue
TABLA Nº 1: ESTRUCTURA GENÉRICA POR ARTÍCULO

Sin embargo, pueden identificarse secuencias de estamentos que se presentan de manera


regular. Tienen un alto grado de repetición, especialmente las siguientes: 1-2 ; 1-2-3, 2-3, 3-2,
1-3, 3-1, conformadas por los tres estamentos presentes en todos los textos, considerados, por
lo tanto, obligatorios en la estructura genérica de las discusiones. Los restantes (4 al 14), en
cambio, son opcionales pues sólo aparecen en algunos de los textos analizados. En la Tabla 2
puede observarse la cantidad de trabajos en los que se registra la aparición de cada estamento
y su expresión en porcentaje.

Cantidad de artículos
Estamento en los que aparece Porcentaje
1. Repetición de resultados (RdR) 10 100%
2. Interpretación de resultados (IdeR) 10 100%
3. Referencia a estudios anteriores (Ref) 10 100%
4. Descripción del estudio (DE) 3 30%
5. Justificación de métodos (JdeM) 3 30%
6. Repetición de objetivos (RdeO) 3 30%
7. Repetición de hipótesis (RdeH) 1 10%
8. Confirmación de hipótesis (CdeH) 5 50%
9. Justificación del estudio (JdeE) 2 20%
10. Recomendaciones (Rec) 6 60%
11. Mención de resultados inesperados (RI) 2 20%
12. Conclusión (C) 4 40%
13. Predicción (P) 1 10%
14. Generalización (G) 1 10%
TABLA Nº2: NÚMERO DE ARTÍCULOS EN LOS QUE APARECE CADA ESTAMENTO

Uno de los parámetros de realización lingüística considerados para la distinción entre es-
tamentos de la Discusión, fue el uso de los tiempos y modos verbales. Para hallar patrones de
regularidad en el uso de los verbos, se analizaron los estamentos encontrados en 5 ó más tex-
tos. Así, RdeR se construye en pretérito perfecto simple de indicativo, aunque un artículo (el
Nº2) presenta el uso del presente y en otro (el Nº4) se registra el modo potencial en dos ocu-
rrencias, caso más extraño por su menor frecuencia de aparición en este estamento.
Para IdeR, en general se utilizan verbos en el modo potencial, verbos modales como “po-
der” o “parecer” y verbos de aseveración atenuada, como “sugerir”, que tiene una alta fre-
cuencia de aparición. Con este recurso, los investigadores se presentan como “modestos”
(Swales, 1990), moderados, precavidos en hacer afirmaciones terminantes que luego puedan
ser objetadas, con una conciencia del valor provisional de las interpretaciones en ciencias3.
Merece ser mencionado aquí uno de los textos analizados, producido por un investigador de
muy larga trayectoria, referente para la disciplina, que usa el presente en todos los estamentos
del género, excepto en Rec. En oposición a todos los otros textos del corpus, el estamento

3
Información relevada en la interacción con investigadores en el contexto de talleres de escritura de artículos, informes y
tesis dictados por la autora de este trabajo.

1190
Estela Inés Moyano
La sección “discusión” de artículos científicos en disciplinas relacionadas con la producción animal: estructura…

IdeR del texto Nº2 no sólo tiene los verbos en presente de indicativo (aseveración con valor
universal) sino que presenta refuerzos de la aseveración, como verbos del deber (“debe inter-
pretarse”) o expresiones como “[los resultados] explican con suficiente exactitud...”. En algu-
na oportunidad, el autor atenúa sus dichos: “Esta argumentación tiene validez parcial...”.
Para las Ref, en general se utiliza el pretérito perfecto simple para citar antecedentes; con
menor frecuencia, el presente y, por último, el potencial. Para las referencias teóricas predo-
mina el uso del presente (que otorga valor universal a las aseveraciones), aunque también apa-
recen verbos en pretérito indefinido. Para CdeH, se encontró que la mayoría de los casos pre-
senta los verbos en presente de indicativo, aunque en un texto (Nº7) alterna con pretérito per-
fecto simple. No se encontró, en cambio, regularidad ni para JdeM ni para Rec. Lo más llama-
tivo de este estamento es que invierte los términos de IdeR: los investigadores de mayor tra-
yectoria modalizan la aseveración para atenuar su valor en Rec (Nº2), mientras que los de
menor trayectoria son los que utilizan modalizadores de obligatoriedad (Nº9 y 10) para este
estamento.
En cuanto al grado de distancia entre el hablante y lo dicho en el texto, se observa una pre-
tensión de objetividad en todos los estamentos de la Discusión, logrado por el uso de la terce-
ra persona y el dominio casi absoluto de las construcciones pasivas cuasi-reflejas. Sin embar-
go, esta pretensión se ve atenuada dadas la estructura argumentativa de la sección, la presen-
cia de modalizadores lógicos léxicos (“indudablemente”) y sintácticos (“puede deberse a”,
“pudo estar asociada”), particularmente en los estamentos IdeR y Rec. Este hallazgo coincide
con lo ya señalado en trabajos anteriores (Moyano, 2000), en el sentido de que si bien la pre-
sencia del autor es mitigada mediante el uso del estilo impersonal en la Discusión, se eviden-
cia en la modalización y en funciones como la interpretación de resultados, la predicción, la
justificación y la recomendación.
Un rasgo de interés para dar cuenta de las relaciones entre el autor del artículo y la comu-
nidad a la que pertenece (su interlocutor en la interacción) es el uso de las referencias biblio-
gráficas en la Discusión. Estas referencias tienen tres funciones, según lo encontrado en las
discusiones analizadas. La primera, presentar antecedentes de la investigación, es decir, la
información registrada en artículos producidos por otros investigadores sobre el mismo cam-
po en el que se ha trabajado. Esta función permite la construcción de un investigador autor del
artículo en conocimiento del cuerpo de información aplicada producido en la disciplina. La
segunda, la confrontación de los propios resultados con los de esas investigaciones, lo que
permite establecer acuerdos y sentar diferencias, que merecen una explicación por parte del
autor del trabajo, que se construye así como experto. De ahí la recurrencia de las secuencias
que asocian los estamentos 1, 2 y 3 (RdeR, IdeR y Ref). La tercera función hallada para las
citas es la referencia teórica, que permite al investigador asociar los resultados obtenidos y su
interpretación al cuerpo teórico de la disciplina. Cabe mencionar aquí, nuevamente, una dife-
rencia entre el trabajo Nº2 y los restantes: el autor hace casi exclusivamente referencias teóri-
cas (de antigüedad marcada) y señala la falta de antecedentes de investigaciones similares en
el campo elegido, lamentándose de ello (efectivamente, usa el modalizador apreciativo “la-
mentablemente”).
Una cuestión que interesa analizar es la relación entre la sección “Discusión” del artículo
científico y las secciones “Introducción” y “Conclusiones”, que se presenta en la Tabla 3.

1191
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

DISCUSIONES CON PRESENTA HIPÓTESIS EN PRESENTA CONCLUSIONES


CDEH LA INTRODUCCIÓN COMO SECCIÓN COMO ESTAMENTO
INDEPENDIENTE DE LA DISCUSIÓN
Nº 1 -- X --
Nº 2 X -- X
Nº 6 X X --
Nº 7 X -- --
Nº 8 X X --
TABLA Nº 3: RELACIONES ENTRE LA SECCIÓN “DISCUSIÓN” Y LAS SECCIONES “INTRODUCCIÓN” Y “CONCLUSIO-
NES”.

Cuatro de las cinco discusiones en que aparece CdeH pertenecen a textos que exponen las
hipótesis en la Introducción y que incluyen entre sus autores a investigadores de mucha expe-
riencia, reconocidos en el ámbito de la disciplina. Estos trabajos presentan la Discusión con
estructura argumentativa, en tanto presentan pruebas proporcionadas por los resultados y apo-
yadas por la bibliografía para confirmar las hipótesis y finalizan en un capítulo conclusivo
(Moyano, 2000) excepto uno (el Nº7), que no presenta conclusiones ni en capítulo aparte ni al
final de la Discusión. Uno de los cinco artículos con CdeH (el Nº1) no expone las hipótesis en
la Introducción, de manera que deben ser inferidas, pero concluye confirmándolas o recha-
zándolas, haciendo generalizaciones y recomendaciones para futuros ensayos. En cuanto a los
cinco trabajos restantes, no presentan hipótesis en la Introducción ni concluyen en sentido
lógico: hacen una síntesis de resultados e incluyen en la Conclusión estamentos como Rec
(textos Nº 4 y 5), Rec y JdeE (Nº3) o RdeR, IdeR, Ref, Rec (Nº 9 y 10).
Hemos dicho en otras oportunidades (Moyano 2000; 2001), que uno de los problemas de la
comunicación científica y de su didáctica en la Argentina estriba, precisamente, en que no hay
acuerdos suficientes sobre la constitución de los géneros que permiten a los investigadores
comunicar sus hallazgos y especulaciones. Esta afirmación parece estar confirmada, al menos,
en lo que se refiere a los artículos científicos de las disciplinas que nos ocupan en el presente
trabajo, dadas las variaciones genéricas registradas, según lo que se ha dicho hasta aquí.
Por el momento –pese a que sobre la base de este corpus no podemos establecer una es-
tructura genérica potencial–, podemos afirmar que la Discusión de los artículos científicos
producidos en disciplinas relacionadas con la producción animal parecen tener como función
la de conducir el razonamiento que permite confirmar o rechazar las hipótesis planteadas en la
Introducción, si se tienen en cuenta los textos producidos por investigadores experimentados
En esta sección, los autores analizan los resultados obtenidos, los interpretan y evalúan, los
confrontan con los resultados obtenidos por otros investigadores y con los conceptos teóricos
del cuerpo disciplinar, con la finalidad de legitimarlos ante la comunidad científica y de ocu-
par ellos mismos una posición en ese contexto, excepto en el caso de los investigadores muy
experimentados, que parecen dar por sentada esa posición y simplemente la ocupan (Nº2).
Puede sostenerse, entonces, que la función predominante de esta sección es la persuación
acerca de la validez de los resultados y las conclusiones así como sobre la posición de los au-
tores como integrantes de la comunidad científica disciplinar.
El autor del artículo se construye como más o menos experto a través de la manifestación
de su conocimiento de la información producida en el campo y su capacidad para establecer
relaciones con la información disponible. Asimismo, el uso de los tiempos verbales y de los
modalizadores de la aserción contribuyen a esta conformación. Baste con citar de modo pre-

1192
Estela Inés Moyano
La sección “discusión” de artículos científicos en disciplinas relacionadas con la producción animal: estructura…

liminar en este sentido las diferencias señaladas entre el trabajo Nº 2 y los restantes, entre los
cuales también se distinguen los Nº 1, 6, 7 y 8. Estos rasgos sugieren, a modo de hipótesis,
una posible distinción entre trabajos producidos por “expertos” o por “menos expertos” o
“novatos”.
Será necesario continuar con los esfuerzos para describir la estructura genérica de la sec-
ción “Discusión” de artículos científicos. En primer lugar, se necesitará ampliar el corpus, de
manera que el mayor número de textos analizados ofrezca información suficiente para con-
firmar las tendencias señaladas en los resultados o modificarlas. Por otra parte, el encadena-
miento entre estamentos merece un estudio pormenorizado que permita sistematizar los recur-
sos de cohesión utilizados, como el uso de conectores lógicos y la organización de las cláusu-
las para que se adecuen a su contexto (Halliday, 1985; Martin, 1993).

Bibliografía
EGGINS, S. 1994. An introduction to systemic functional linguistics. London, Cassell, 1999.
HALLIDAY, M.A.K. 1985. An Introduction to Functional Grammar. London, Arnold. 2nd ed.
MARTIN, J R 1992 English text: system and structure. Amsterdam: Benjamins
MARTIN, J.R. 1993. “A Contextual Theory of Language.” In: COPE, B. & KALANTZIS, M. The Powers of Liter-
acy: A Genre Approach to Teaching Writing. London, The Falmer Press.
Martin, J.R. 1997. “Analysing genre: functional parameters” In: CHRISTIE, F. AND MARTIN, J.R. (ed). Genre and
institutions: Social processes in the workplace and school. London, Continuum, 2000.
MOYANO, E. 2000. Comunicar ciencia: El artículo científico y las comunicaciones a congresos. Buenos Aires,
Universidad Nacional de Lomas de Zamora.
MOYANO, E. 2001. Una clasificación de géneros científicos. Ponencia presentada en el XIXº Congreso Asocia-
ción Española de Lingüística Aplicada (AESLA), organizado por la Universidad de León (España), 3 al 5
de mayo de 2001. (Con referato)
SWALES, J. 1990. Genre Analysis. Cambridge University Press.

1193
ARGUMENTAÇÃO E ESPAÇO DISCURSIVO EM LIVROS DE AUTO-AJUDA

Julio Neves Pereira


Pontificia Universidade Católica de São Paulo / Brasil
junepe@uol.com.br

Introdução
Este trabalho pretende analisar as estratégias persuasivas em livros de auto-ajuda, e, na
mesma medida, observar de que modo elas marcam a criação semiolingüística da narrativida-
de do aconselhamento terapêutico, de modo que se possa afirmar que há uma relação entre
argumentação e espaço discursivo. Parte do pressuposto de que o espaço da interação entre
terapeuta e cliente pode ser compreendido como um sistema semiótico por meio do qual se
figurativizam as realidades que constituem, explicam ou manifestam o mundo concreto, a
ordem social e as atividades no campo cognitivo e afetivo. Privilegia nesse exame a caracteri-
zação discursiva do lugar tópico, paratópico e heterotópico (A. J. Greimas) para analisar as
marcas lingüísticas que apontam o "lugar" de onde fala o terapeuta e em que "lugar" coloca a
pessoa desejosa de ajuda, considerando a ausência física de um em face do outro, pois que a
comunicação do livro ocorre em situação de disjunção de seu remetente e destinatário. O cor-
pus analisado é composto de fragmentos de um texto do autor brasileiro que teve o maior nú-
mero de edições vendidas no último ano. A pesquisa ainda se encontra em fase inicial.

A persuasão do enunciador
Considerando que comunicar não é apenas informar, mas também tentar persuadir o enun-
ciatário a aceitar a mensagem contida no texto, fica implícita, no processo comunicativo, a
existência do jogo de persuasão do enunciador que procura levar o enunciatário a querer estar
em conjunção com um objeto-valor, por meio de estratégias discursivas. Nesse sentido, como
esse jogo estabelece-se no discurso de auto-ajuda? Isto é, que estratégias são utilizadas para
tanto?
Ao analisar fragmentos da introdução do livro O sucesso não ocorre por acaso (1999), po-
de-se encontrar algumas respostas. Veja-se:
(1) Tomar café da manhã em Londres e, quatro horas depois, almoçar em Nova Iorque era totalmente im-
possível há alguns anos. Hoje, você pode fazer isso: basta viajar em um avião supersônico (...) (p.7)
Os elementos semiolingüísticos Tomar café/ em Londres/ almoçar/ em Nova Iorque/ , re-
metem a coisas e a ações do mundo, utilizados para o chamamento daquilo que é universal,
comum, portanto, para o que supostamente poderá ser desfrutado por todos. Aqui, observa-se
que o autor instala um narrador, EU/TU, que instala um narratário. Além desses elementos,
tem-se, em seguida, marcado um tempo que é o da enunciação: /hoje/ e, ao mesmo tempo, a
instalação de um enunciatário marcado pelo elemento lingüístico /você/, que, como o enun-
ciador, tem a competência de poder deslocar-se de lugar (livre arbítrio) e o instrumento (para
tanto, (...) basta viajar em um avião supersônico.).
Observa-se uma estratégia discursiva em que o autor, que fala por meio de um narrador,
primeiramente, quer possibilitar a conjunção visto que, dessa condição universal, desfruta
evidentemente o narratário, que quer e participa dessas coisas do mundo. E, ao instalar enun-
ciador e enunciatário, cria um espaço de proximidade.
Julio Neves Pereira
Argumentação e espaço discursivo em livros de auto-ajuda

Vê-se que o enunciador cumpre o papel de sedutor que guarda os valores e a ideologia pre-
sentes no discurso de tal modo que leve o enunciatário a identificar-se com ele e, portanto, a
um querer crer e a um querer fazer. E ainda: o percurso caracteriza o sujeito-sedutor, visto que
possui competência persuasiva a ponto de constituir no enunciatário a competência modal
para crer nos valores comunicados e se deixe manipular.
No segundo fragmento do mesmo livro, isso fica mais caracterizado.
(2) (...) que antes levaria um longo tempo para se aprender, hoje pode ser apresentado em um livro rela-
tivamente curto e fácil de ser entendido. (idem)
Observa-se a referência a /Um livro/ que ainda não é o da enunciação, cuja competência
também está enunciada: a de que com rapidez traz todas as informações necessárias para po-
der mudar a situação de vida. Sugere que a possibilidade de poder fazer mudanças rápidas é
presente, atual, por isso possível. Fica estabelecida uma analogia entre a diminuição da relaç-
ão tempo/espaço entre duas Capitais que representam os centros do poder mundial e a apren-
dizagem que se dará em um tempo muito pequeno por meio do livro. Tal analogia sugere que
o livro estabelecerá a conexão necessária entre o poder externo (dinheiro, prestígio) e o poder
interno (capacidade de realização e de sucesso).
E no fragmento três, constata-se que por meio do elemento semiolingüístico /agora/ o livro
que não era da enunciação passa a sê-lo.
(3) Você tem um desses livros agora em suas mãos. A leitura destas páginas pode transformar sua vida
para todo o sempre. Eu disse ‘ pode’; não estou garantindo que irá transformar, porque só ler não resolve
nada.(idem)
Vê-se que pertence tanto ao enunciador como ao enunciatário. Isso fica evidente se consi-
derar: destas páginas e Suas mãos, um desses livros como pontos marcados. Constata-se
também a instalação do enunciador por meio da marca /eu/. É interessante notar que o enun-
ciador instalado assume posição contrária ao do enunciatário, estabelecendo uma narrativa de
disjunção. Isso ocorre ao primeiro afirmar que falta ao segundo a competência do querer mu-
dar. É uma estratégia pela qual se coloca o enunciatário na posição (lugar) daquele que preci-
sa motivar-se para conquistar as competências necessárias para operar a transformação. No
entanto, no fragmento 4
(4) Mas a leitura deste livro, aliada ao entendimento do material apresentado e à sua aplicação no dia-a-
dia, pode trazer resultados surpreendentes ao seu viver. (idem)
O eu que fala reafirma a condição de poder do livro (que é sua), mas só efetivar-se-á se for
um objeto de desejo, por causa do qual o /você/ deverá, para entrar em conjunção, desenvol-
ver as competências necessárias: querer crer para querer fazer para poder fazer. Como se de-
monstra na neutralização do eu/tu (A LEITURA DESSE LIVRO/ ENTENDIMENTO DO MATERIAL /
APLICAÇÃO NO DIA-A-DIA), em que quem lê (você) passa a ter a possibilidade de entusiasmar-
se e empenhar-se em adquirir as competências.
Como se nota, tecem-se, nesse processo, estratégias persuasivas de estabelecer identidade a
partir de uma auto-imagem: o sujeito destinador da cura é alguém que está apto a ajudar o
outro, pois é homem de sucesso, famoso, (portanto) sabe o que diz, porque sempre soube fa-
zer o que havia para ser feito para conseguir êxito; mas não se pauta só pela experiência pes-
soal do sucesso. É alguém cientificamente atualizado, sempre em sintonia com todas as teo-
rias capazes de explicar o desenvolvimento humano. Mesmo diante da complexidade do psi-
quismo, tem a competência de a simplificar de modo que o interlocutor possa usufruir dessa
habilidade.

1195
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Seu sucesso é tanto do indivíduo (sujeito da enunciação) como também do ator que repre-
senta, médico, ou seja, ele é enunciador com função para curar:
(5) Este livro analisa e simplifica idéias complexas a respeito da essência do sucesso pessoal e profissio-
nal. O conhecimento aqui apresentado foi extraído tanto de minha vivência pessoal – do meu sucesso
como individuo e como medico – como também das últimas descobertas científicas no campo do desen-
volvimento humano(...) (idem)
(6) Tudo que aqui é apresentado tem por finalidade apoiá-lo no uso do seu potencial de transformar seus
sonhos em realidade. As instruções, metáforas e histórias são instrumentos utilizados para incorporar à es-
trutura psicológica os princípios comuns às pessoas bem sucedidas. (idem)
O sujeito da enunciação, que poder fazer e quer fazer, propicia a seu enunciatário, por meio
da comparação entre o ontem (impossibilidade) e o hoje (certeza de realização), porque pode-
rá locomover-se de um espaço para outro, um modo rápido e prazeroso (tomar café e almoçar)
de poder sair de um espaço psicológico desfavorável (insucesso) para outro satisfatório (de
sucesso). O meio para isso não seria o concorde (avião supersônico), mas o livro, cujo poder é
o de permitir a aquisição da competência de poder mudar de um espaço psicológico para o
outro sem traumas e com muita rapidez.
Assim, as estruturas narrativas do texto de auto-ajuda convertem-se em estruturas discursi-
vas quando assumidas pelo sujeito da enunciação e o discurso se configura a partir dos modos
pelos quais a enunciação relaciona-se com o discurso que enuncia.
Como se detectaram as projeções da enunciação no enunciado, foi possível identificar nos
enunciados as marcas dos sujeitos que compõem o que se pode chamar “sujeito enunciador”,
e que só podem ter o seu fazer enunciativo reconhecido como tal porque se revela como ac-
tante da comunicação contextualizado como “real” aquele presente por meio da assinatura do
livro e da fotografia da contra capa.
O esquema narrativo canônico repete-se quer explicitamente, quer sob a forma de pressu-
posição, a relação entre o sujeito e o objeto, que é caracterizada pelo desejo do primeiro em
relação ao segundo, em que o objeto valor é o sucesso. Essa “junção” ocorre de duas formas,
identificadas como enunciados conjuntivos: a possibilidade de viagem pelos dois pólos de
poder mundial em pouco tempo, aqui a relação sujeito e objeto, que pode ser dotado de dife-
rentes valores, “objetivos” ou “subjetivos”. E também por enunciados disjuntivos, o objeto,
embora dotado de valor, não está em conjunção com o sujeito, de modo que fique virtualizada
a relação entre sujeito e objeto, mantendo-a como uma possibilidade de conjunção, aqui uma
forma de persuadir. É o caso em que o enunciado aponta para o problema de que é necessário
ler o livro e praticar o que se manda.

O espaço discursivo e argumentação


Essa correlação, no entanto, não pode prescindir de estudar a posição em que se encontram
os actantes (observador e o observado). O espaço é um importante suporte para a ocorrência
do programa. De acordo com Denis Bertrand (1985), deve-se levar em consideração o conjun-
to das categorias que assegura a disposição espacial e que as delimita.
Como se trata de um lugar discursivo, faz-se uma distinção importante entre espacialidade
e aspectualidade espacial. A primeira diz respeito à disposição dos lugares em relação às suas
categorias, é um enunciando de estado. A segunda refere-se ao ponto de vista do sujeito ob-
servador, ou seja, é um enunciado cognitivo que denuncia uma posição e um compromisso do
sujeito observador. Assim, essas categorias do esquema narrativo heterotópico e tópico reve-
lam a dimensão aspectual. E, ao ter como principio básico a existência de um observador im-

1196
Julio Neves Pereira
Argumentação e espaço discursivo em livros de auto-ajuda

plícito, pode-se considerar a aspectualidade como uma dimensão constante da espacialidade.


Essa visão possibilita ver o enunciado espacial como um acontecimento gerado por um olhar,
por um posicionamento e, dessa forma, como um espaço discursivo.
O ponto de vista do sujeito enunciador, no livro analisado, dar a ver um tipo de relaciona-
mento enunciador/enunciatário em que supostamente o livro será o espaço possível em que o
pretendente da cura terá a competência poder fazer (se aquele que quer ser ajudado cumprir o
que se manda com aplicação e entendimento). Então, são instaurados três espaços: o da cura
(o sucesso, espaço eufórico); o da doença (o insucesso, espaço disfórico) e o espaço (ilusório)
físico da transformação em que a interação efetivar-se-á. (o livro é o espaço eufórico). Há, ao
que parece, discursivamente, recriados o cenário da terapia psicológica; o cenário religioso (o
sujeito enunciador passa a ser uma espécie de oráculo), em que há aconselhamento e promes-
sa, em que a autoridade de quem diz tem peso influente sobre quem ouve.
Veja-se que, dependendo do ponto de vista do sujeito enunciador, instalou-se um enuncia-
tário com um tipo de comportamento, com um tipo de expectativa, com um modo de ver e de
ver-se no mundo.
Assim, de modo bastante adverso, o paciente parece assumir o lugar (no espaço disfórico):
(a) do indeciso que provavelmente tomará uma decisão caso algum superior (intelectual, sá-
bio, especialista competente) ordene; (b) daquele que tem pela frente um caminho de sucesso
porque é um predestinado que ainda não se reconhece como tal; (c) daquele que se espelha
nos vencedores, mas sente-se culpado por se sentir forte; (d) do problemático, mas que quer se
ver livre do problema; (e) daquele que não se responsabiliza pelos seus atos.
Essa característica é corroborada quando se nota que em nenhum caso observou-se o uso
do pronome VOCE em sua função de indeterminação. Nos enunciados, sempre o sujeito diri-
ge-se para alguém, supostamente, bastante conhecido. A imagem social que o autor tem do
leitor é muito clara. O anunciatário, ao ser instalado, assume características muito definidas e
claras.
Pelas análises, essa perspectiva teórica ficou evidente uma vez que todos enunciados apon-
taram para uma caracterização positiva do livro como um espaço possível de resolução de
problemas e transformação da vida. Seus possíveis semas parecem ser os da /cientificidade/ e
da /lucidez/ e, contraditoriamente, os da /magia/ e do /mistério/ (5,6,7). Por extensão tem-se o
sema /bem sucedido/ . O que reforça que o sujeito enunciador coloca-se no lugar (sob o ponto
de vista) daquele que possui a competência do saber fazer/ do querer fazer e do poder fazer.
Competências essenciais para que o sujeito a ser curado tenha a virtualidade de um querer a
competência para poder crer e, em um espaço possível para ele, leitor, receber um saber-
poder-fazer sua própria cura. Ou seja, o espaço do livro configura a subjetividade virtual do
enunciador.
Esse espaço torna-se o paratópico que anuncia a possível transformação, a cura, não mira-
culosa (apesar de isso ficar marcado nos itens 5,6,7), mas científica e volitiva; Nele tem-se a
condição de harmonia entre médico (saber) e paciente (querer). Ao analisar o debreante espa-
cial aqui (=> livro), no fragmento 6, que cria a ilusão de um diálogo em que enunciador e
enunciatário, observa-se, estão compartilhando o mesmo espaço “real”: Tudo que aqui é
apresentado tem por finalidade apoiá-lo. Ou por meio de um PONTO MARCADO (debreagem
enunciva): destas páginas, (que não aponta para fora da enunciação, mas para a própria); por-
tanto comungando os princípios comuns do sucesso.
Na mesma medida, implicitamente, a caracterização do pólo contrário (negativa): o que
não sai do lugar/ o que não tem dinheiro/ o que não tem prestígio social nem intelectual/ o que

1197
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

não tem posses/ o que não tem tempo/ o que não tem calma. Isso é: são constituídos, no pólo
oposto, o sema /não-científico/ e o sema /não-bem sucedido/. E será no espaço do livro que a
disjunção tornar-se-á conjunção: o perdedor empenhará uma luta para conquistar o espaço do
sucesso.

Conclusão
Após essa rápida análise, observou-se que o espaço de onde fala o terapeuta é o da autori-
dade e sua argumentação sustenta-se pela necessidade de o paciente querer sair do espaço
negativo (o insucesso), e passar para o espaço da cura, o livro (espaço paratópico). Nesse sen-
tido, numa perspectiva semiótica, o enunciador seduz o enunciatário, colocando-o em um jo-
go, por meio do qual a identificação poderá ocorrer. O percurso do sujeito sedutor é formado
por competência persuasiva e por sua autoridade de possibilitar ao enunciatário a virtualidade
da competência modal (crer nos valores comunicados pelo destinador), deixando-se seduzir.
Como se nota, há vários papéis a serem desempenhados tanto no pólo do destinador como no
do destinatário. O discurso da auto-ajuda é constituído por uma série de estratégias discursi-
vas que virtualizam as relações entre o saber e o querer, num espaço da possibilidade virtual
de cura: o livro.

Bibliografia
BERTRAND, D. L´espace et le sens – Germinal d´Émile Zola. Paris-Amisterdam: Hàes-Benjamin.1985.
FIORIN. J.L., As astúcias da enunciação: as categorias de pessoa, espaço e tempo. São Paulo: Ática, 1996, p.32-
33.
GREIMAS. A.J. “L’ Enonciation: une posture épistemologique”. In: Significação - Revista Brasileira de Semióti-
ca. nº 1. Centro de Estudos Semióticos A.J. Greimas: Ribeirão Preto -SP , 1974.
GREIMAS. A.J & COURTÉS. J, Dicionário de Semiótica. São Paulo: Cultrix, 1979, p.271.
RIBEIRO, L. O sucesso não ocorre por acaso. São Paulo: Moderna, 1999.

1198
ORGANIZACIÓN ARGUMENTAL DE LA MACROESTRUCTURA DISCURSIVA

Cristián Juan Noemi Padilla


Universidad de La Serena / Chile
cnoemi@elqui.cic.userena.cl

Parece no haber discusión en admitir que el lenguaje no es exclusivamente un medio a tra-


vés del cual un emisor y un receptor comparten una determinada información: “On parle gé-
néralement -remarque banale- pour exercer une influence: consoler, persuader, convaincre,
faire agir, ennuyer ou embarrasser /.../" (Anscombre ,1983: 7).
Al ‘hablar’, en efecto, no solamente se procura construir una representación de un determi-
nado ‘mundo’ posible o de unos determinados ‘hechos’con vistas a que ellos sean comparti-
dos por un destinatario; junto a esto, se intenta que los actos por medio de los cuales se refie-
ren estos ‘hechos’ sean convenientemente juzgados por los receptores como ‘adecuados’,
‘normales’ o ‘correctos’ y que, de otro lado, las opiniones relativas al ‘mundo’ o a los
‘hechos’ expresadas en el contenido proposicional de los mismos sean consideradas, a su vez,
como ‘verosímiles’.
Cuando elaboramos ‘discurso’, no solamente informamos a nuestros receptores de una ma-
nera neutral, sino que, por el contrario, lo hacemos la mayor de las veces con un sesgo deter-
minado, con una cierta intención argumentativa. Esta finalidad, entendida en muchos casos
como añadida al valor referencial de la lengua puede, no obstante, concebirse, desde otra pers-
pectiva, como una de las funciones básicas del lenguaje. En razón de ello, siguiendo a Adam,
podemos admitir que: "/.../ l'argumentation pourrait fort bien être concue comme una
quatrième ou une septième fonction du langage après les fonctions emotive-expressive, cona-
tive-imperative et reférentielle de Bühler ou encore métalinguistique, phatique et poétique-
autotélique de Jakobson" (Adam,1992: 103). Desde esta óptica, a su vez, la información refe-
rencial no se considera como prioritaria en la construcción del sentido del enunciado, sino
más bien como derivada de su valor argumentativo.
Concibo la función retórico-argumentativa del lenguaje como una consecuencia natural del
empleo de la lengua al tenor de la forma de organización social del hombre del tercer milenio.
De igual modo como la sociedad nos obliga a ejecutar cualquier otro tipo de actos bajo ciertas
condiciones adecuadas a determinados contextos y en procura de ciertos fines, nos sentimos
similarmente presionados a ejecutar actos verbales socialmente aceptables.
El propósito de este trabajo consiste en indagar inicialmente el tipo de conocimiento que
subyace a las estrategias formales que emplean los hablantes en la elaboración de sus discur-
sos argumentativos, procurando determinar cuál es la relación existente entre ellas y el con-
junto de conocimientos, creencias, valores, ideologías, normas, pautas de comportamiento
social, etc. , que éstos poseen.
En mi opinión, el contexto social que enmarca los principales productos discursivos (al
menos en Occidente) conforma peculiarmente una suerte de ‘estructura retórica’ (ausente-
presente) que sirve como trasfondo de referencia doctrinal argumentativo. Esta estructura re-
tórica, que según sugiero forma parte de la ‘norma’ lingüística en sentido amplio, se proyecta
sobre los discursos y reproyecta dialógicamente en la forma de sucesivos nuevos discursos a
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

modo de recreación de la tradición escritural determinada que ha sido sancionada histórica-


mente.
Sin negar, de otra parte, que todo ‘modelo del evento’ ha de expresarse al cabo discursi-
vamente en todos los niveles de organización estructural del texto en la forma de estrategias
retóricas de índole superretórica, macrorretórica y microrretórica, en términos generales, el
fuerte de su componente argumentativo se ofrece a nivel discursivo en lo que propongo en
llamar la ‘modalidad del texto’.
Concibo la ‘modalidad del texto’ como la expresión discursiva del conjunto de conoci-
mientos de que disponen los hablantes naturales para organizar argumentativamente un dis-
curso en lo que concierne particularmente a un aspecto del nivel macroestructural del mismo.
El conocimiento discursivo formal para ‘llenar’ la modalidad del texto se puede representar en
una suerte de reglas (i.e. ‘macrorreglas macrorretóricas’), que suponen, en términos amplios,
el despliegue discursivo de la información general que comprende la macroestructura. Las
reglas de producción retórico-discursiva que parecen ser las más rentables a este respecto son
básicamente tres: ‘adjuntar’, ‘particularizar’ y ‘especificar’.
La regla ‘adjuntar’ representa la operación contraria a la macrorregla ‘omitir’ (cf. van
Dijk:1989; 1990). A través de la aplicación de ésta podemos ‘arropar’ al discurso con una
serie de proposiciones que no son relevantes en relación con la macroestructura, por lo que
resultan un índice de elaboración retórico-argumentativa. Por norma general, el tipo de infor-
mación que genera la aplicación de la regla ‘adjuntar’ es de baja relevancia semántica (cf.
Sperber & Willson: 1986) y está relacionada con detalles espaciales, temporales y modales
que, en cierta medida, cabría ‘esperar’en el discurso. Como se podrá intuir, la principal cons-
tricción a la aplicación de esta regla es que los detalles no sobrepasen el límite de característi-
cas verosímiles posibles de las entidades, acciones, cualidades, relaciones, etc., referidas en el
contenido proposicional.
La regla ‘particularizar’ representa la operación contraria de la regla ‘generalizar’. A través
de su aplicación, es posible descomponer una macroproposición en una serie de proposiciones
menores que la impliquen. La regla ‘especificar’, finalmente, se concibe como la regla inversa
de la operación de ‘integrar’. Mediante la puesta en ejecución de esta regla podemos generar
discurso en términos de proposiciones que estén subsumidas bajo el ‘marco’ correspondiente
en que se inscribe la macroestructura.
Estimo que a partir de la aplicación de las ‘macrorreglas macrorretóricas’ a una macroes-
tructura determinada, satisfacemos parte de las constricciones sociales impuestas sobre los
actos de habla en general, y obtenemos, en consecuencia, un conjunto de proposiciones dis-
puestas en la forma de un discurso retórico-argumentativo que alcanza diferentes grados de
adecuación de ‘verosimilitud’, según los niveles de actuación particular de los hablantes.
Según podemos advertir a partir de nuestra experiencia lectora cotidiana, toda vez que
efectivamente leemos y ‘comprendemos’ un discurso determinado (i.e., develamos su ma-
croestructura) estamos en condiciones de comprobar, a la vez, la existencia de un número
importante de proposiciones que no guardan relación directa con el sentido general del texto.
El conjunto de información de reducida relación semántica con respecto a la macroestruc-
tura del discurso, una suerte de macroproposiciones no macroestructurales, parece poner en
evidencia un tipo de conocimiento retórico-argumentativo que opera en este nivel de organi-
zación textual y que se expresa, precisamente, en la capacidad de los hablantes para generar
series de oraciones libres de las constricciones semánticas impuestas por el sentido general del
discurso.

1200
Cristián Juan Noemi Padilla
Organización argumental de la macroestructura discursiva

Según propuse en Noemi (1999), lo que sugiero es admitir a nivel textual, como expresión
máxima de la proyección de la estructura retórica (vs. no-retórica), la existencia de unidades
similares a las categorías Proposición (Prop) y Modalidad (Mod) de la teoría fillmoreana (cf.
Fillmore: 1968), una suerte de Prop y Mod ampliados desde la categoría oración hacia la ca-
tegoría texto.
En este sentido, Mod ampliado (o ‘modalidad’) me parece el punto nexual donde conflu-
yen coincidentemente estrategias retóricas de nivel superestructural, macroestructural y mi-
croestructural; por ello una categoría de análisis que puede hacer manifiesta de manera explí-
cita la relación forma-sentido. En mi opinión, Mod ampliado está conformado por el conjunto
de proposiciones de naturaleza textual opcional o ‘libre’ con respecto a la macroestructura del
discurso (i.e., libre de la exigencias de subcategorización de la gran base predicativa que re-
presenta la macroestructura). En este sentido, me parece igualmente un buen índice para ad-
vertir el grado de elaboración argumentativa de un discurso determinado.
Como se esbozó ligeramente, estimo que la organización retórica concreta que se proyecta
en un discurso en la forma de una ‘modalidad’ textual constituye la expresión de una parte del
modelo del evento que construye el sujeto hablante (periodista) al tenor de sus opciones cog-
nitivas y de sus constricciones culturales. Según puede intuirse, la modalidad en cuanto expre-
sión de la estructura retórica es no-informativa, esto es, libre de las obligaciones impuestas
por el sentido general del texto o de baja relevancia semántica en el sentido de Sperber y Wil-
son:1986, y por tanto, su elisión en un discurso no debiera ocasionar quiebres en lo que res-
pecta a la coherencia global del mismo.
2.1. Con vistas a comprobar lo anterior, podemos admitir que la macroestructura del Texto
Nª 1 (cf. Anexo) se puede expresar en (1) por medio de las siguientes macroproposiciones
(MP), presentadas a partir de la categoría superestructural que las ‘domina’ estructuralmente:
(1)
*SUCESOS PRINCIPALES : MP1 Expulsan a 4 policías por torturas
*ANTECEDENTES GENERALES: MP2 Gobernador fue testigo
*HISTORIA : MP3 No es el primer caso registrado
*SUCESO/ACCIONES CONSECUENTES: MP4 Se han presentado querellas
Según estimo, (1) representa las proposiciones no argumentativas dependientes de la cate-
goría Prop. Ellas son esenciales para alcanzar un grado de información textual básico que dé
cuenta de un determinado ‘marco’ cultural (en este caso referido al hecho ‘tortura’), y del
contenido específico del discurso (asociado en esta noticia con la expulsión de cuatro policí-
as). Como (1) pareciera mostrar, las reglas de comprensión que conducen a la macroestructura
(cf. van Dijk: 1989,1990) pueden obviar completamente la información semántica de un grue-
so número de oraciones que se observa en la estructura de superficie. Como he dicho, éstas,
no se hallan ligadas semánticamente con la macroestructura (en el sentido usual del término)
y representan un índice de elaboración retórica. Así, por ejemplo, la información expresada
por (2)
(2) Los antecedentes del caso fueron entregados al Ministerio del Interior y a la jefatura nacional de la po-
licía civil cuyo director, Nelson Mery, envió a Chiloé en la misma tarde del viernes a funcionarios del
Departamento Quinto de la institución, además de un perfecto investigador especial para el caso. Simul-
táneamente se constituía el Consejo Superior de Etica Policial que, tras conocer los antecedentes recaba-
dos, determinó el llamado a retiro del subcomisario de Castro, Fernando Moraga Avendaño, y de los de-
tectives. Rubén Mauricio Jara Hidalgo, Miguel Ponce Aguilera y Claudio Alejandro Norambuena Esco-
bar.

1201
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

La información fue confirmada por el jefe de la Décima Zona Policial, prefecto Raúl Valenzuela Figue-
roa, quien indicó que los funcionarios llamados a retiro transgredieron abiertamente el reglamento institu-
cional . A raíz del hecho, el subcomisario de Ancud, Jorge Carmona, fue designado jefe de la comisaría
judicial de Castro.
presentada a través de la categoría superestructural ‘antecedentes generales’ (cf. van Dijk:
1989) y de contenido general modal. En igual sentido, la información representada por (3)
(3) De acuerdo al relato de la autoridad, los hechos se registraron en el cuartel de la Policía de Investiga-
ciones, ubicado en la calle Balmaceda 253, en Castro, la capital chilota. Moraga señaló haber recibido va-
rios llamados de personas que transitaban por el lugar y que afirmaban haber escuchado gritos, golpes y
amenzadas desde el interior del recinto policial.
expresada por medio de la categoría ‘antecedentes generales’ y de contenido general loca-
tivo; la proporcionada en (4)
(4) "Cuando llegué, pude escuchar claramente lo que estaba ocurriendo: los golpes, las amenazas, los gri-
tos, todo lo que implica este tipo de vejamen", relató Moraga.
presentada a través de la categoría ‘antecedentes directos’ y de contenido modal; la expre-
sada por (5)
(5) Frente a esto la autoridad ingresó inmediatamente al recinto, pese a la oposición inicial de algunos
funcionarios
formalizada por medio de la categoría ‘antecedentes directos’ y de valor semántico general
modal; la representada en (6)
(6) "y comprobé con mis propios ojos esta situación, en la persona que estaba esposada, desnuda, con una
venda ya que trataban de llevar hacia el patio para que escapara a mi presencia.
proporcionada por medio de la categoría ‘antecedentes directos’ y de valor general ‘mo-
dal’; la expresada por (7)
(7) El gobernador Moraga explicó que los funcionarios que trataron de impedirle el acceso al casino del
cuartel donde se encontraba el detenido; no eran los guardias del establecimiento, sino que los funciona-
rios directamente involucrados en la situación.
hecha manifiesta bajo el campo de dominio de la categoría ‘antecedentes directos’, y, fi-
nalmente la expresada a través de (8)
(8) "Hay dos funcionarios involucrados en forma directa, pero la institución ha dispuesto la baja de cuatro
policías los dos que estaban con el detenido el jefe de la unidad y el jefe de la guardia", detalló Moraga.
puesta de manifiesto a partir de la categoría de ‘antecedentes directos’ y de sentido global
modal.
Según se ha señalado, el conjunto de información contenido en los ejemplos (2)-(8) es irre-
levante en relación con las necesidades comunicativas básicas que debe satisfacer el texto, se
encuentra en dependencia de la categoría ‘modalidad textual’, es no informativo en sentido
estricto y probablemente constituye la expresión a nivel discursiva de elaboración argumenta-
tiva.
De otra parte, en virtud de que he atribuido a la información representada en los ejemplos
(2)-(8) un carácter opcional-argumentativo, cabría esperar que si se elide de la estructura de
superficie textual, esta operación no debiera ocasionar algún tipo de trastorno en lo concer-
niente a la cohesión global del texto, hecho que parece ocurrir, según se desprende de (9):
(9) EXPULSAN A 4 POLICIAS POR TORTURAR A DETENIDO.
Consejo Superior de Etica de Investigaciones dio de baja al subcomisario y tres detectives de Castro.
CASTRO. Cuatro funcionarios de la Comisaría Judicial de la Policía de Investigaciones de Castro fueron
llamados intempestivamente a retiro. La enérgica medida se adoptó por la responsabilidad que les cabe en
la aplicación de apremios ilegítimos a un detenido. El hecho fue constatado el viernes por el gobernador
de Chiloé, Jaime Moraga, y por el juez del Crimen de Castro, Francisco Javier del Campo.

1202
Cristián Juan Noemi Padilla
Organización argumental de la macroestructura discursiva

Este es el segundo caso de torturas que se conocen en los últimos meses. A comienzos de este año el
taxista Raúl Palma Salgado resultó muerto luego de ser sometido a un interrogatorio en el cuartel de la
Sección de Investigaciones Policiales de Carabineros. La causa actualmente se encuentra radicada en la
justicia militar.
“Yo fui testigo de los hechos”, explicó el gobernador de Chiloé, Jaime Moraga. Inmediatamente, el go-
bernador llamó al juez del Crimen de la ciudad, magistrado Francisco del Campo, solicitándole que con-
curriera el cuartel a imponerse de la situación. Acto seguido, Moraga se comunicó a Santiago, al Ministe-
rio del Interior, y con el director de la Policía de Investigaciones, Nelson Mery.
La del viernes pasado no, sería la primera denuncia sobre apremios ilegítimos en la isla de Chiloé. Así al
menos lo dejó entrever el magistrado a cargo de la investigación ; juez Francisco del Campo.
Hasta ahora, la denuncia presentada la misma tarde del viernes, se sumaría una querella presentada por el
gobernador de Chiloé y el diputado Gabriel Ascencio miembro de la Comisión de Derechos Humanos de
la Cámara. La acción está encaminada en contra de quienes resulten responsables de los hechos. A ellas
se agregaría, durante la semana una presentación del mismo detenido que habría sido objeto de apremios.
En relación al conocimiento que pudiera tener el jefe de la unidad, subcomisario Fernando Moraga -quien
se encontraba en el cuartel al momento de registrarse los hechos-, el magistrado señaló que eso se estaba
investigando.
Como se ha podido comprobar a partir de la muestra sometida a análisis (constituida por
los periódicos más representativos de la prensa española y chilena) las secuenciaciones retóri-
co-argumentativas tienen asociados valores semánticos de índole global de naturaleza ‘locati-
va’, ‘temporal’ y ‘modal’, aunque, por supuesto cabe señalar que aquellas muchas veces no
son puras y en ocasiones expresan sentidos mixtos.
En el mismo tenor, es posible advertir que la formalización argumentativa en este tipo de
discurso se distribuye en sectores superestructurales muy precisos, a saber, sobre las categorí-
as ‘antecedentes directos’ (38,4%), ‘antecedentes generales’ (23%), ‘contexto actual’, ‘suce-
sos consecuentes’ y ‘reacciones orales’ (el resto de la distribución) .
Por su parte, se ha observado que, en el marco de este género prototípico, las reglas que
generan discurso correspondiente a la categoría ‘modalidad’ lo hacen en la forma de secuen-
ciaciones principalmente narrativas (73.8%) y descriptivas (12.3%), y, en menor grado, de
tipo explicativo o argumentativo, aunque en muchos casos éstas tampoco suelen ser comple-
tamente puras.
Por lo anterior, resulta posible delinear una estrategia ‘modal’ prototípica del género ‘noti-
cia’, la que se expresa textualmente en secuenciaciones narrativas de valor semántico general
de tipo modal, locativo o temporal, centradas principalmente en la categoría superestructural
de los ‘antecedentes directos’.
El valor retórico-argumentativo que he atribuido a la capacidad de generación textual que
se expresa en la ‘modalidad’ radica básicamente en su potencialidad para provocar un efecto
de verosimilitud respecto del contenido macroestructural del discurso, al reproducir, por me-
dio de macroproposiciones del valor semántico referido, las circunstancias probables de la
forma en que los hechos se nos ofrecen a la percepción. De esta forma, a partir de la configu-
ración inicial de un ‘modelo del evento’ se ‘construye’ discursivamente una realidad plausi-
ble.
Estas observaciones parecen poner de manifiesto que, en virtud de la condición de sujetos
históricos, la mayor parte de los actos -incluidos, entre ellos, los verbales- que son realizados
por la especie se hallan pautados de tal forma que resultan en muchos casos predecibles y
pueden ser descritos a través de ‘reglas’ de variado alcance. Si aquéllas que he procurado des-
cribir parcialmente aquí son pertinentes, representarían parte de la capacidad de que disponen
los hablantes para interactuar socialmente a través del lenguaje.

1203
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Bibliografía
ADAM, J. 1992. Les textes: types et prototypes. Récit, description, argumentation, explication, et dialogue. Édi-
tions Nathan, París.
ANSCOMBRE, J. y DUCROT, O. 1983. L'argumentation dans la langue. Pierre Mardaga Editeur, Bruxelles.
FILLMORE, CH. 1968. “The case for case”, Universals in linguistic theory, Bach E. y Harms R. eds., New York,
1-88.
NOEMI, C. 1999. “Estructura social y contenido del discurso”, en Pragmalingüística 7, Universidad de Cádiz,
129-135.
SPERBER, D. y WILLSON, D. 1986. Relevance. Basil Blackwell Ltd., Oxford.
VAN DIJK, T. 1989. La ciencia del texto. Ediciones Paidós, Barcelona.
VAN DIJK, T. 1990. La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información. Edicio-
nes Paidós, Barcelona.

Anexo (Diario La Tercera, Chile)


EXPULSAN A 4 POLICIAS POR TORTURAR A DETENIDO.
Consejo Superior de Etica de Investigaciones dio de baja al subcomisario y tres detectives de Castro.
CASTRO. Cuatro funcionarios de la Comisaría Judicial de la Policía de Investigaciones de Castro fueron
llamados intempestivamente a retiro. La enérgica medida se adoptó por la responsabilidad que les cabe en
la aplicación de apremios ilegítimos a un detenido. El hecho fue constatado el viernes por el gobernador
de Chiloé, Jaime Moraga, y por el juez del Crimen de Castro, Francisco Javier del Campo.
Los antecedentes del caso fueron entregados al Ministerio del Interior y a la jefatura nacional de la policía
civil cuyo director, Nelson Mery, envió a Chiloé en la misma tarde del viernes a funcionarios del Depar-
tamento. Quinto de la institución, además de un perfecto investigador especial para el caso. Simultánea-
mente se constituía el Consejo Superior de Etica Policial que, tras conocer los antecedentes recabados, de-
terminó el llamado a retiro del subcomisario de Castro, Fernando Moraga Avendaño, y de los detectives.
Rubén Mauricio Jara Hidalgo, Miguel Ponce Aguilera y Claudio Alejandro Norambuena Escobar.
La información fue confirmada por el jefe de la Décima Zona Policial, prefecto Raúl Valenzuela Figue-
roa, quien indicó que los funcionarios llamados a retiro transgredieron abiertamente el reglamento institu-
cional . A raíz del hecho, el subcomisario de Ancud, Jorge Carmona, fue designado jefe de la comisaría
judicial de Castro.
Este es el segundo caso de torturas que se conocen en los últimos meses. A comienzos de este año el
taxista Raúl Palma Salgado resultó muerto luego de ser sometido a un interrogatorio en el cuartel de la
Sección de Investigaciones Policiales de Carabineros. La causa actualmente se encuentra radicada en la
justicia militar.
"Yo fui testigo de los golpes" explicó el gobernador de Chiloé, Jaime Moraga. De acuerdo al relato de la
autoridad, los hechos se registraron en el cuartel de la Policía de Investigaciones, ubicado en la calle Bal-
maceda 253, en Castro, la capital chilota. Moraga señaló haber recibido varios llamados de personas que
transitaban por el lugar y que afirmaban haber escuchado gritos, golpes y amenzadas desde el interior del
recinto policial.
"Cuando llegué, pude escuchar claramente lo que estaba ocurriendo: los golpes, las amenazas, los gritos,
todo lo que implica este tipo de vejamen", relató Moraga. Frente a esto la autoridad ingresó inmediata-
mente al recinto, pese a la oposición inicial de algunos funcionarios, "y comprobé con mis propios ojos
esta situación, en la persona que estaba esposada, desnuda, con una venda ya que trataban de llevar hacia
el patio para que escapara a mi presencia.
Inmediatamente, el gobernador llamó al juez del Crimen de la ciudad, magistrado Francisco del Campo,
solicitándole que concurriera el cuartel a imponerse de la situación. Acto seguido, Moraga se comunicó a
Santiago, al Ministerio del Interior, y con el director de la Policía de Investigaciones, Nelson Mery.
El gobernador Moraga explicó que los funcionarios que trataron de impedirle el acceso al casino del cuar-
tel donde se encontraba el detenido; no eran los guardias del establecimiento, sino que los funcionarios di-
rectamente involucrados en la situación.

1204
Cristián Juan Noemi Padilla
Organización argumental de la macroestructura discursiva

"Hay dos funcionarios involucrados en forma directa, pero la institución ha dispuesto la baja de cuatro
policías los dos que estaban con el detenido el jefe de la unidad y el jefe de la guardia", detalló Moraga.
Algunos detectives, explicó el gobernador, dijieron desconocer la situación, "pero la verdad es que, dada
la configuración del inmueble -una casa antigua, de madera, estrecha- todo era audible hasta en la vía pú-
blica; toda la unidad podía escuchar". Al interior del casino, agregó, los detectives mantenían el televisor
a todo volumen aparentemente, tratando de acallar los gritos del detenido; identificado como Pedro Gas-
tón Navarro Pozo. Este registra antecedentes policiales y presenta una orden de arresto por robo.
Moraga indicó que ninguno de los policías les dio algún tipo de explicaciones en torno a lo que estaba
ocurriendo. "Todos guardaban silencio y en el momento en que me encontré rodeado de funcionarios ar-
mados, decidí mejor dejar la situación a cargo del comisario", dijo. Moraga abandonó entonces el cuartel,
en lo que describió como momentos de gran tensión, "rodeado de funcionarios y con el tipo esposado,
desnudo y flagelado".
"Es un hecho francamente escandaloso, dentro de lo que corresponde también considerarlo: escandaloso
pero aislado", concluyó Moraga. La del viernes pasado no, sería la primera denuncia sobre apremios
ilegítimos en la isla de Chiloé. Así al menos lo dejó entrever el magistrado a cargo de la investigación ;
juez Francisco del Campo.
Hasta ahora, la denuncia presentada la misma tarde del viernes, se sumaría una querella presentada por el
gobernador de Chiloé y el diputado Gabriel Ascencio miembro de la Comisión de Derechos Humanos de
la Cámara. La acción está encaminada en contra de quienes resulten responsables de los hechos. A ellas
se agregaría, durante la semana una presentación del mismo detenido que habría sido objeto de apremios.
En relación al conocimiento que pudiera tener el jefe de la unidad, subcomisario Fernando Moraga -quien
se encontraba en el cuartel al momento de registrarse los hechos-, el magistrado señaló que eso se estaba
investigando.

1205
EL DESARROLLO DE LA COMPETENCIA ARGUMENTATIVA ESCRITA

Constanza Padilla de Zerdán


Universidad Nacional de Tucumán - CONICET / Argentina
padillaconstanza@hotmail.com

0. Introducción
Este trabajo forma parte de una investigación más amplia acerca del desarrollo de la com-
petencia escrita. En esta oportunidad, se presentan los resultados obtenidos del análisis de
producciones argumentativas escritas de una población de 308 varones y mujeres de distinto
nivel sociocultural y edades comprendidas entre los 10 y 20 años, atendiendo, en particular, a
las variables sexo, edad/grado de escolaridad, nivel sociocultural y un aspecto puntual de la
variable didáctica.
Para el marco teórico de la argumentación, se tuvieron en cuenta los aportes realizados
desde distintas líneas teóricas (J. Anscombre y O. Ducrot, 1983; T. van Dijk, 1978; J.M.
Adam, 1990; P. Charaudeau, 1992; C. Plantin, 1996, entre otros).
A continuación se considerarán sucintamente algunos aspectos teóricos de base, para luego
presentar los resultados obtenidos en el trabajo de campo.

1. Acerca del discurso argumentativo


Para el análisis del discurso argumentativo se tuvieron en cuenta las contribuciones de dis-
tintas líneas teóricas, atendiendo a sus preocupaciones centrales y a su poder explicativo. En
este sentido, se ha distinguido la argumentación como:
- operación intelectual (S. Toulmin, 1958; Ch. Perelman y L. Olbrechts-Tyteca, 1979);
- operación pragmático-discursiva (J. Anscombre y O. Ducrot, 1983; J. Grize, 1982);
- organización textual (J.M. Adam, 1990; C. Plantin, 1996; M. Charolles, 1990; T. van
Dijk, 1978);
- conjunto de marcas lingüísticas (V. Lo Cascio, 1998);
- modo de organización: organización de la lógica argumentativa y puesta en escena
discursiva (P. Charaudeau, 1992).1
En relación con estas perspectivas, para la evaluación de los datos, se atendió a tres niveles
de análisis: el marco del discurso o nivel pragmático, la estructura textual y las realizaciones
argumentativas locales.
Con respecto al marco discursivo, que permite concebir la argumentación como una comu-
nicación contextualizada e intencional, se ha centrado la atención, para el análisis de las pro-
ducciones, en tres estrategias discursivas que representan tres modos de configuración de la
intención argumentativa:
a) Estrategia de justificación: se justifica con uno o más argumentos una tesis explicitada
desde el comienzo, sin tener en cuenta la postura del destinatario.

1
Para una explicación de estos enfoques, véase C. Padilla de Zerdán (1999).
Constanza Padilla de Zerdán
El desarrollo de la competencia argumentativa escrita

b) Estrategia polémica: se contraponen tesis y argumentos propuestos con tesis y argu-


mentos adversos, para concluir reforzando la propia postura.
c) Estrategia deliberativa: sin manifestar de entrada una posición tomada, se proporcionan
elementos de juicio para llegar a la tesis o conclusión.
Estas estrategias guardan relación con dos posibilidades de movimiento discursivo2, en
cuanto al desarrollo de la lógica argumentativa:
- Un movimiento progresivo (datos + argumentos + tesis o conclusión) que no recurre a
una toma de posición de entrada sino que proporciona los argumentos (y/o contraargu-
mentos) para llegar luego a la tesis o conclusión. En este caso pueden utilizarse las es-
trategias deliberativa y polémica.
- Un movimiento regresivo (datos + tesis + argumentos + conclusión) que parte de una
explicitación de una postura tomada (tesis) para luego dar los fundamentos de la mis-
ma, recurriendo o no a tesis y argumentos adversos.3 En este caso puede recurrirse a las
estrategias de justificación y polémica.
Es decir, tanto en el movimiento progresivo como en el regresivo, se puede recurrir a con-
traargumentos (estrategia polémica), incluyendo, de este modo, en el propio discurso, la figu-
ra del adversario.
En cuanto a la estructura textual, se clasificaron las producciones escritas en argumentati-
vas y no argumentativas. Para determinar esta distinción se observó si los textos presentaban
todas o algunas de las categorías superestructurales básicas del texto argumentativo (datos o
premisas + tesis + argumentos + contraargumentos + conclusión). A la vez, dentro de la cate-
goría texto argumentativo, se observó si los textos respondían predominantemente a un movi-
miento regresivo o progresivo (teniendo en cuenta el desarrollo de la lógica argumentativa).
Para catalogar un texto como no argumentativo, se tuvo en cuenta que no presentara ni argu-
mentos ni una tesis (explícita o implícita). En este sentido, pudieron determinarse las siguien-
tes posibilidades que, si bien no poseen la base de la célula argumentativa (C. Plantin, 1996)
–y por tanto no se los puede catalogar como argumentativos–, presentan el germen de la di-
mensión pragmática por cuanto implican distintos grados de apelación al destinatario:
1) Información o narración (sería el grado cero de apelación al destinatario): se informa
o se narra un hecho ocurrido.
2) Protesta: se protesta por un hecho ocurrido.
3) Pedido: se pide una solución al hecho ocurrido, con recursos de atenuación o cortesía
(por favor podrían..., les rogaría..., etc.)
4) Prescripción: se ordena o exige una solución a un hecho o problema fundamentalmen-
te a través de modalidades deónticas (se debe, es necesario, etc).
Por último, en relación con las realizaciones argumentativas locales, se observó el uso de
recursos retóricos tales como: la ironía, las preguntas retóricas, las oposiciones, las citas de
autoridad para repaldar la propia tesis o refutar la tesis adversa, datos cuantitativos o enume-
raciones que apelan al lugar de cantidad (Ch. Perelman y L. Olbrechts-Tyteca, 1979), entre
otros.
2
Se sigue el concepto de movimiento discursivo de J. Moeschler (1985: 129-150) pero no su clasificación (argumentación
concesiva, conclusiva y consecutiva).
3
El movimiento progresivo es el más aceptado por la mayoría de los autores como propiamente argumentativo; el movimien-
to regresivo estaría más próximo al concepto de prototipo secuencial explicativo, diferenciado por J.M. Adam (1990) del
prototipo secuencial argumentativo.

1207
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

2. Método
Se constituyó el corpus de análisis, a partir de 308 producciones argumentativas escritas,
con los siguientes valores de las variables sexo, edad, nivel sociocultural y grado de escolari-
dad:
1) 16 Varones, 10 años, nivel medio-bajo, 5º año de EGB.
2) 17 Mujeres, 10 años, nivel medio-bajo, 5º año de EGB.
3) 15 Varones, 10 años, nivel medio-alto, 5º año de EGB.
4) 15 Mujeres, 10 años, nivel medio-alto, 5º año de EGB.
5) 16 Varones, 11 años, nivel medio-alto, 6º año de EGB.
6) 21 Mujeres, 11 años, nivel medio-alto, 6º año de EGB.
7) 17 Varones, 12 años, nivel medio-bajo, 7º año de EGB.
8) 22 Mujeres, 12 años, nivel medio-bajo, 7º año de EGB.
9) 16 Mujeres, 12 años, nivel medio-alto, 7º año de EGB.
10) 16 Mujeres, 16 años, nivel medio-alto, 4º año de secundaria.
11) 18 Mujeres, 17 años, nivel medio-alto, 5º año de secundaria.
12) 20 Varones, 20 años (edad promedio), ingresantes a 1º año de la carrera de Letras
(nivel universitario).
13) 15 Varones, 19 años (edad promedio), cursantes de 1º año de la carrera de Letras
(nivel universitario).
14) 61 Mujeres, 20 años (edad promedio), ingresantes a 1º año de la carrera de Letras
(nivel universitario).
15) 23 Mujeres, 18 años (edad promedio), cursantes de 1º año de la carrera de Letras
(nivel universitario).
Cabe aclarar que se ha dividido, tanto a los varones como a las mujeres estudiantes de 1º
año de la universidad, en dos grupos: alumnos ingresantes a quienes se les tomó la prueba de
producción escrita al comienzo del año académico, y alumnos que siguieron cursando la ca-
rrera luego de tres meses y recibieron una instrucción didáctica básica acerca del texto argu-
mentativo.
La consigna para los grupos de 10 a 18 años fue la de escribir una carta de lectores sobre la
basura que se arroja al Río Salí (río de Tucumán). La consigna para los grupos de la univer-
sidad fue la de escribir una carta de lectores sobre un tema que les preocupara de su comuni-
dad, país o el mundo.

3. Resultados
Para la clasificación e interpretación de los datos, se trabajó, en primer lugar, con la distin-
ción entre textos argumentativos y textos no argumentativos. A la vez, dentro de la categoría
texto argumentativo, se ha observado si los textos respondían predominantemente a un movi-
miento regresivo o progresivo.
Para catalogar un texto como no argumentativo, se ha observado que no presente argumen-
tos ni una tesis (ya sea explícita o implícita). En este sentido, se han observado las posibilida-
des ya mencionadas que presentan el germen de la dimensión pragmática por cuanto implican
distintos grados de apelación al destinatario. Se han registrado también algunas de estas posi-
bilidades en forma combinada. Por ejemplo: información / pedido; información / prescripción;
protesta / pedido; protesta / prescripción.

1208
Constanza Padilla de Zerdán
El desarrollo de la competencia argumentativa escrita

Pasaremos entonces a considerar la Tabla nº 1:

TABLA Nº 1 CARTAS DE LECTORES PRODUCIDAS POR LOS ESTUDIANTES


SEXO, EDAD, TEXTO TEXTO TOTAL TEXTO NO
NIVEL SOCIOCULT. ARGUMENTATIVO: ARGUMENTATIVO: TEXTO ARGUMENTATIVO:
GRADO ESCOLAR MOVIM. MOVIM. ARGUMENTATIVO información
PROGRESIVO REGRESIVO protesta, pedido,
prescripción, etc.
1) Varones, - 62,5% 62,5% 37,5%
10 años, NMB,
5º EGB.
2) Mujeres, 45% 22% 67 % 33%
10 años, NMB,
5º EGB.
3) Varones, - 25% 25% 75%
10 años, NMA,
5º EGB
4) Mujeres, 47% 15% 62% 38%
10 años, NMA,
5º EGB.
5) Varones, 7% 60% 67% 33%
11 años, NMA,
6º EGB
6) Mujeres, 28,5% 28,5% 47% 43%
11 años, NMA,
6º EGB
7) Varones, 10% 70% 80% 20%
12 años, NMB,
7º EGB.
8) Mujeres, 68% 5% 73% 27%
12 años, NMB,
7º EGB.
9) Mujeres, 67% 16,5% 83,5% 16,5%
12 años, NMA,
7º EGB.
10) Mujeres, 64% 36% 100% -
16 años, NMA,
4º año secund.
11) Mujeres, 94% 6% 100% -
17 años, NMA,
5º año secund.
12) Varones 5% 80% 85% 15%
Ingresantes a
1º año univ.
13) Varones. 29% 71% 100% -
1º año univ.
14) Mujeres, ingre- 30% 64% 94% 6%
santes a 1º año univ.
15) Mujeres. 52% 39% 91% 9%
1º año univ.

Si tenemos en cuenta la variable edad, puede observarse que los porcentajes de textos no
argumentativos disminuyen notablemente con la edad hasta desaparecer en los grupos de 16 y

1209
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

17 años de nivel medio-alto [grupos 10 y 11]. En los grupos de la universidad reaparecen en


los varones ingresantes (15% )[grupo 12] y en las mujeres ingresantes (6%) [grupo 14] y cur-
santes (9%) [grupo 15].
Con respecto al predominio del movimiento regresivo y progresivo, puede apreciarse que
la preferencia notable por el movimiento progresivo en las mujeres se mantiene en todas las
edades, a excepción del grupo de 11 años de NMA [grupo 6] en donde se presenta una equiva-
lencia porcentual (28,5%), y del grupo de mujeres ingresantes a la universidad [grupo 14], en
el cual hay un predominio del movimiento regresivo (64%). En el caso de las mujeres cursan-
tes [grupo 15], se mantiene la preferencia por el movimiento progresivo (52% frente a 39%).
En cuanto a los varones, inversamente, se observa en todas las edades un amplio predomi-
nio del movimiento regresivo que, a la vez, aumenta con la evolución cronológica.
Por último, en relación con la variable sociocultural, en los grupos comparables por tener
los mismos valores de la variables sexo y edad (grupos 1 y 3; grupos 2 y 4, y grupos 8 y 9),
puede observarse que no hay diferencia a favor de los grupos de nivel medio-alto en cuanto a
mayores porcentajes de textos argumentativos en los grupos 1 - 3, y 2 - 4. Por el contrario, en
los grupos de 10 años, los porcentajes son notablemente superiores en los varones de nivel
medio-bajo (grupo 1,62% frente a grupo 3,25%) y levemente superiores en las mujeres de
nivel medio-bajo (grupo 2,67% frente a grupo 4,62%). De todos modos, en el grupo 3, en el
cual se registra el porcentaje mayor de textos no argumentativos (75%), es donde se ha encon-
trado más casos de las variantes prescripción o protesta/prescripción. Parecería que los niños
de este grupo consideran de una evidencia tan grave el hecho ocurrido (la basura en el Río
Salí) que no ven la necesidad de argumentar a favor de una solución sino de utilizar una op-
ción más contundente: el mandato o la exigencia. Por su parte, en los grupos 8 (mujeres,
NMB) y 9 (mujeres, NMA) sí hay una diferencia porcentual a favor de este último grupo
(83,5% frente a 73%). Parecería entonces que las diferencias significativas a favor de los gru-
pos de nivel medio-bajo sólo se observan en el caso de los varones.
Volviendo a la consideración de la variable edad, un elemento que parece constituirse co-
mo indicador de una evolución en la competencia argumentativa, es el recurso a la estrategia
polémica, es decir, la explicitación de argumentos, posturas o actitudes de adversarios a las
propias tesis. Pasemos a considerar la Tabla nº 2.

TABLA Nº 2 CARTAS DE LECTORES


USO DE LA ESTRATEGIA POLÉMICA
SEXO, EDAD, NIVEL SOCIOCULTURAL, SÍ USAN NO USAN
GRADO ESCOLAR
9) Mujeres, 12 años, NMA, 7º EGB. 25% 75%
10) Mujeres, 16 años, NMA, 4º año secund. 27% 73%
11) Mujeres, 17 años, NMA, 5º año secund. 13% 87%
12) Varones ingresantes a 1º año univ. 30% 70%
13) Varones, 1º año univ. 71% 29%
14) Mujeres, ingresantes a 1º año univ. 39% 61%
15) Mujeres, 1º año univ. 56% 43%

En esta tabla sólo se registran los datos de los grupos 9 a 15 puesto que en los grupos de
menor edad (10 a 12 años), no se observan casos de uso de la estrategia polémica; sólo apare-

1210
Constanza Padilla de Zerdán
El desarrollo de la competencia argumentativa escrita

cen algunos casos en el grupo de mujeres de 12 años de nivel medio-alto (25%), con porcenta-
jes similares a los que se registran en los grupos de mujeres de 16 y 17 años (27% y 13% res-
pectivamente).
En cambio, en los grupos de la universidad, se aprecian mayores diferencias a favor de la
utilización de la estrategia polémica en los estudiantes cursantes (71% en los varones y 56%
en las mujeres), frente a los alumnos ingresantes (30% en los varones y 39% en las mujeres).
Esto evidencia la influencia de la variable didáctica en la producción de los textos de los
alumnos cursantes. Recordemos que estos grupos recibieron una instrucción básica acerca de
la especificidad del texto argumentativo. Esta influencia también puede apreciarse en los si-
guientes aspectos:
- Mayor cantidad de argumentos.
- Presencia de contraargumentos explícitos.
- Utilización de mayores refuerzos.
- Mayor explicitación de la conclusión.
- Mayor uso de recursos retóricos, tales como: ironía, preguntas retóricas, oposiciones,
citas de autoridad para respaldar la propia tesis o refutar la tesis adversa, datos cuantita-
tivos o enumeraciones que apelan al lugar de cantidad (Ch. Perelman y L. Olbrechts-
Tyteca, 1979), entre otros.

Conclusiones
Los resultados globales obtenidos de la clasificación e interpretación del corpus estudiado
(grupos de varones y mujeres de entre 10 y 20 años) han permitido arribar a las siguientes
conclusiones, con respecto a las producciones escritas de los estudiantes.
En relación con la variable edad:
- Disminución notable de textos no argumentativos en los grupos de mayor edad.
- En relación con la variable edad y didáctica, a mayor edad y mayor instrucción:
- Mayor recurso a la estrategia polémica.
- Mayor presencia de categorías superestructurales: más argumentos, contraargumentos,
refuerzos y conclusión.
- Mayor utilización de recursos retóricos: ironía, preguntas retóricas, oposiciones, citas,
lugares de cantidad.
En relación con la variable sexo:
- Mayor utilización de un movimiento regresivo en los varones y de un movimiento pro-
gresivo en las mujeres, lo que permite a éstas una configuración más sutil de la inten-
cionalidad persuasiva. A esto se suma el mayor uso, en ellas, de recursos persuasivos
tales como: el refuerzo (por medio de expresiones modalizadas), la atenuación (a través
del uso del condicional y de fórmulas de cortesía) y las preguntas retóricas.
Por último, en relación con la variable sociocultural, no se han observado diferencias signi-
ficativas.

Bibliografía
ADAM, J.M. (1991): Les textes: types et prototypes, París, Nathan.
ANSCOMBRE, J. y DUCROT, O. (1983): L’ argumentation dans la langue, Liege, Mardaga.
CHARAUDEAU, P. (1992): Grammaire du sens et de l´expression, París, Hachette.
CHAROLLES, M (1980): “Les formes directes et indirectes de l ´argumentation”, Pratiques nº 28, Metz.

1211
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

DUCROT, O. (1988): “Argumentación y topoi argumentativos”, en Lenguaje en contexto (edit. B. Lavandera),


vol. 1, nº 1 / 2, septiembre, pp. 63-85.
GRIZE, J. (1982): De la logique a l´argumentation, Geneve, Droz.
GRIZE, J. (1989): “Signification et contradiction”, en Centre de Recherches Sémiologiques, La négation.
GRIZE, J. (1990): Logique et langage, París, Ophrys.
LO CASCIO, V. (1998): Gramática de la argumentación. Estrategias y estructuras, Madrid, Alianza.
MASSERON, C. (1997): “Pour une didactique de l’ argumentation (écrite): problemes, objets y propositions (I),
Pratiques nº 96, deciembre, pp.7-34.
MASSERON, C. (1997): “Pour une didactique de l’ argumentation (écrite): problemes, objets y propositions (II),
Pratiques nº 96, deciembre, pp.35-62.
MOESCHLER, J. (1985): Argumentation et conversation, Paris, Hatier / CREDIF.
PADILLA DE ZERDÁN (1999): “La argumentación: estado actual de su estudio”, R.I.L.L. nº 14, Tucumán, INSIL,
U.N.T.
PERELMAN, CH. y OLBRECHTS, L. (1970): Traité de l ´argumentation. La nouvelle rhétorique, París, PUF. (Trad.
esp. Tratado de la argumentación, Madrid, Gredos, 1989).
PLANTIN, C. (1990): Essais sur l' argumentation, Lyons, Kimé
PLANTIN, C. (1993): “Situation rhétorique”, Verbum nº 1-2-3, Nancy, pp. 241-250.
PLANTIN, C. (1996): L’ argumentation, Seuil, “Mémo”. (1998).
TOULMIN, S. (1958): The Uses of Argument, Cambridge, Cambridge U. Press.
VAN D IJK, T. (1978): La ciencia del texto, Barcelona, Paidós Comunicación.

1212
AMBIENTALISMO Y ARGUMENTACIÓN EN EL DISCURSO PEDAGÓGICO DE LAS
CIENCIAS NATURALES

Daniela Palmucci
Universidad Nacional del Sur / Argentina
Nora González
Universidad Nacional del Sur / Argentina
noragon41@hotmail.com

La presencia de una intención argumentativa en los manuales de ciencias naturales que se


utilizan hoy en nuestras escuelas está relacionada con la influencia de un pensamiento “am-
bientalista”, en el cual la concepción científica tradicional de un mundo natural inmutable,
observado objetivamente por un sujeto, es sustituida por la visión de un hombre responsable
de la transformación del ambiente. Como lo ha demostrado Veel (1998), este cambio de pers-
pectiva conlleva una modificación sustancial en el discurso que expresa esta nueva relación
entre el hombre y su entorno natural. El lenguaje del ambientalismo introduce la argumenta-
ción para construir nuevos significados y produce modelos textuales que vale la pena explorar
si deseamos desarrollar en nuestros estudiantes habilidades discursivas que les permitan acce-
der al pensamiento científico.
Como bien señala Eugene Odum (1978), la modificación del concepto de ecología mani-
fiesta este ‘cambio de énfasis’. De ser considerada “biología del medio ambiente”, pasó a ser
el “estudio de los sistemas del medio ambiente”, cobrando un enfoque más integrador, que
deja de acotarse a una división de las ciencias biológicas para ser una ciencia principal inter-
disciplinaria que agrupa a las ciencias biológicas, físicas y sociales, en la que el hombre ocupa
un papel protagónico.
El objetivo de este trabajo es describir el componente argumentativo del discurso científico
pedagógico empleado en los manuales del área de ciencias naturales. Creemos que dicha des-
cripción puede ofrecer criterios que ayuden en la tarea de selección de textos para trabajar en
el aula, que orienten la intervención pedagógica del docente en el proceso de enseñanza-
aprendizaje y que faciliten el diseño de estrategias de comprensión lectora destinadas a los
estudiantes.
El presente análisis es parte de una serie de estudios descriptivos del discurso científico
pedagógico realizados en el marco de una investigación sobre la alfabetización científica en el
nivel medio, dentro del proyecto “Prácticas discursivas en la producción del conocimiento
científico” dirigido por la Doctora Patricia Vallejos de Llobet. (SGCyT 24/I089 U.N.S.)
El corpus fue seleccionado a partir de un relevamiento de textos editados entre 1979 y
2000, de manuales de los primeros años de nivel secundario (anteriores a la Reforma Educati-
va) y del tercer ciclo de EGB (posteriores a la Reforma Educativa). Elegimos para nuestro aná-
lisis cuatro textos que evidencian distintas instancias de inclusión de lo argumentativo en el
discurso científico pedagógico.
Los textos han sido estudiados aplicando el enfoque teórico-metodológico de la Lingüísti-
ca Sistémico-Funcional desarrollada por M.A.K. Halliday (1985) y la teoría de género y regis-
tro (Halliday-Martin, 1993 - Martin, 1997). Halliday plantea que el lenguaje y el contexto
social son dos sistemas indisociables y que en todo texto existen marcas del contexto en el
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

cual se produjo, por lo tanto los textos se configuran como espacios sociales en los cuales el
lenguaje opera para expresar tres dimensiones de significado: la representación del mundo
construida por el emisor (significado ideacional), la actitud asumida por el emisor respecto de
su propio mensaje y del receptor potencial (significado interpersonal) y el rol del lenguaje en
la organización del mensaje (significado textual).
Por su parte, la teoría funcional de género y registro establece que los géneros son defini-
dos por su propósito social, es decir, por la función comunicativa que tienen dentro de una
cultura, y por cierta estabilidad de su estructura y de sus características léxico-gramaticales
que permiten a los hablantes reconocerlos como tales. En síntesis, el concepto de género da
cuenta del modo en que los textos difieren entre sí y además explica las motivaciones cultura-
les de esa diferencia. El concepto de registro se refiere a la selección de rasgos léxico-
gramaticales que acompaña la configuración de un género. En tanto el género da lugar al for-
mato de un texto en relación con el contexto comunicativo y cultural, el registro se manifiesta
a través de elecciones lingüísticas específicas que codifican las dimensiones contextuales.
Seguiremos la clasificación de géneros propuesta por Martin (1993: 186-202) y Robert Veel
(1997: 166-182), quienes incluyen entre los formatos textuales más frecuentes en el discurso
científico pedagógico el informe, la explicación, el experimento, la exposición y la discusión.
En los textos escogidos para este análisis encontramos explicaciones y exposiciones. En
tanto la explicación da cuenta de procesos causales que son expresados a través de secuencias
ordenadas lógicamente en las que predominan los verbos de acción, la exposición se caracte-
riza por presentar argumentos que defienden una visión del mundo y su estructura equivale a
la del género que habitualmente se denomina argumentación (Halliday-Martin, 1993). Cabe
aclarar que en el presente trabajo utilizaremos la nomenclatura de exposición como sinónimo
de argumentación.

Análisis de los textos: Textos A y B


En la primera etapa de nuestro estudio rastreamos el cambio en la elección de género a par-
tir del desplazamiento desde el polo explicativo al argumentativo. Presentamos para ello dos
textos de manual de ciencia escritos por un mismo autor entre los cuales hay trece años de
diferencia. El primero, del año 1981, fue seleccionado porque pertenece a la primera edición
de este autor en la que aparece un texto complementario con función argumentativa. El se-
gundo texto elegido es de la última edición publicada de este autor, de 1994, que preanuncia
los textos posteriores a la Reforma Educativa de 1995.
La configuración genérica de estos textos se resuelve de acuerdo con su función comunica-
tiva: en el primer caso, se trata de un texto explicativo apoyado con definiciones y clasifica-
ciones. El segundo texto, en cambio, responde a la estructura de la exposición, según la clasi-
ficación genérica presentada.
Texto A - Explicación “Las relaciones entre poblaciones” (Plus Ultra, 1981)
Explicación de la variación de la relación entre poblaciones a causa de la acción del hombre.
Clasificación de la ruptura del equilibrio biológico: a) introduciendo especies exóticas;
b) eliminando especies autóctonas;
Definiciones de flora y fauna.
Clasificación de flora y fauna: a) autóctona; b) exótica.
Ejemplificación de cada tipo.
Explicación y ejemplificación de trastornos en el equilibrio biológico por introducción de una especie

1214
Daniela Palmucci et al.
Ambientalismo y argumentación en el discurso pedagógico de las ciencias naturales

exótica.
Texto complementario (A’): “Conservación de flora y fauna exótica”
Objetivo: interpretar los beneficios que puede reportar la introducción de especies exóticas.
Texto B - Exposición “Contaminación ambiental debida a los desechos producidos por el hombre” (Plus
Ultra, 1994)
Tesis: son necesarios sistemas de reincorporación de desechos humanos al ciclo de la materia.
Argumento 1: contaminar siempre implica un cambio perjudicial para la vida del planeta.
Argumento 2: disminuir o eliminar los residuos contaminantes es difícil pero no imposible.
Argumento 3: el aumento de población y su capacidad productiva están relacionados negativamente con
el aumento de contaminación.
Texto complementario (B’): sin título. Describe el proceso de concentración de los insecticidas dieldrin
y DDT en los diversos consumidores marinos y su comprobación por parte de científicos.
En ambos casos atendemos a la relación texto principal / texto complementario. Intentamos
confirmar la hipótesis de que los textos de función argumentativa eran subordinados a otros
textos principales en 1981, mientras que en 1994 ocupan el centro de atención completado por
información anexada.

A – texto explicativo B – texto argumentativo


A’- texto B’- texto
argumentativo explicativo

La realización de los géneros en ambos textos se expresa a través de la selección de rasgos


léxicos-gramaticales que, como hemos señalado, construyen significados en los niveles idea-
cional, interpersonal y textual. Limitaremos nuestro análisis al estudio de lo ideacional y de lo
interpersonal. El primer componente, portador de una representación de la realidad construida
por el emisor, privilegia, en el texto explicativo, la ocurrencia de procesos naturales, en tanto
que, en el texto argumentativo, se destaca el rol del hombre como agente transformador del
medio. El componente interpersonal, vinculado a la valoración que el emisor hace del mundo
y de su propia situación comunicativa, es significativo en el caso de la argumentación porque
introduce una visión subjetiva del mundo en la cual intenta involucrar al destinatario, en tanto
que en la explicación esta intención no está marcada.
Entonces, en el nivel ideacional, consideramos relevante el estudio de la construcción de
las cláusulas: el tipo de procesos que involucran (por ejemplo, si implican cambio o estatis-
mo), el agente responsable de ese proceso y su grado de exposición en el texto, el objeto o
paciente que recibe los procesos y la existencia de beneficiarios finales de esas acciones.
En el texto A predominan las cláusulas con procesos relacionales, (constituyen, son, perte-
necen, están representadas), los agentes responsables más expuestos de los procesos son ele-
mentos de la naturaleza, a quienes se adjudican los procesos materiales (las poblaciones de) y
el hombre interviene sólo para hacerse cargo de la ruptura del equilibrio biológico a través de
la incorporación de especies exóticas (introducción, introduzca, fue introducido).
En el texto B el hombre interviene en la mayoría de los procesos, ya sea como responsable
mostrado (el hombre ha sido factor...) o retrasado en nominalizaciones (desechos humanos,
contaminación). En este caso el mismo hombre es agente y beneficiario de los problemas y
soluciones que implican los procesos de contaminación que se exponen en el texto (residuos
contaminantes, búsqueda de soluciones).

1215
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Es evidente la diferencia de visión del grado de responsabilidad del hombre en los procesos
ecológicos de A y B. El texto A, de intención explicativa, muestra al hombre como un partici-
pante más de las relaciones causales de la naturaleza. El texto B, en cambio, focaliza al hom-
bre como protagonista de la destrucción del medio. Esta configuración del estatus humano se
profundiza argumentativamente en el nivel interpersonal, que atiende a la presencia del enun-
ciador dentro del texto a través de las modalizaciones empleadas y de la carga evaluativa de
los términos seleccionados. En lo que respecta a la modalización, en los textos explicativos
A/B’ la certeza excluye a las restantes modalidades, mientras que en A’ se introduce la posibi-
lidad (...puede llegar a facilitar...) y cierto matiz hipotético (...podría disminuir...) que indican
la incertidumbre del destino de esos procesos ecológicos. La certeza de B también se rompe,
pero no para dudar, sino para exigir soluciones, a través de la modalidad deóntica: ...exigen la
búsqueda de soluciones..., ...debe encontrar el procedimiento.
En referencia a la carga evaluativa, tanto en A como B’ son muy escasas las expresiones
subjetivas, mientras que A’ emplea términos positivos para reforzar los beneficios de la intro-
ducción de especies exóticas (atractivo turístico) contra los negativos que ahondan sus perjui-
cios (peligro de invasión). Por su parte, B está plagado de palabras de evaluación negativa
dependientes de “contaminación” (malgastar, nocivamente, problemas). Podemos observar,
entonces, que hubo un corrimiento en la ubicación de la intención evaluativa propia de la ar-
gumentación: en un comienzo se la relega a un segundo plano ilustrativo o complementario.
En la última edición aparece en el cuerpo central.
Según Odum, el modelo funcional de una situación ecológica constaría de cuatro compo-
nentes, en su versión formal: variables, fuerzas, trayectorias de flujo e interacciones. Las pro-
piedades o variables de estado (relativamente estables) son impulsadas a actuar entre sí (pro-
cesos de cambio) por una fuerza o energía causal (responsable inicial) que constituye una tra-
yectoria de flujo (positiva o negativamente hacia un beneficiario).

Variable 1

Fuerza interacción flujo


Variable 2

En los textos A y B se evidencia un cambio en la ubicación y el status del componente


“hombre” en el modelo. La visión del mundo que transmite A muestra al hombre actuando
‘dentro’ de la naturaleza, hasta volver a una estabilidad natural. El texto B, en cambio, lo fo-
caliza actuando ‘sobre’ la naturaleza, que se destruye y en esa destrucción arrastra al mismo
hombre.

Modelo del texto A Modelo del texto B


especies autóctonas (+) naturaleza
hombre cambios naturaleza hombre cambios (-) hombre
especies exóticas (-) desechos humanos

La aplicación del modelo propuesto por Odum desde la ecología al análisis de los textos
confirma la variación del rol humano en relación con el medio verificada previamente a través
del relevamiento de rasgos léxico-gramaticales.

Texto C: “Equilibrio ecológico y contaminación” (Santillana, 1995)

1216
Daniela Palmucci et al.
Ambientalismo y argumentación en el discurso pedagógico de las ciencias naturales

El texto pertenece a un manual de Ciencias Naturales y Tecnología, destinado a alumnos


de primer año de nivel secundario, editado en 1995 y fue seleccionado porque ofrece un
ejemplo de estructura genérica mixta en la cual coexisten dos funciones comunicativas. Por
un lado, es evidente la intención argumentativa que se traduce en la presencia de una tesis y
argumentos que la sustentan. Por otro lado, encontramos un formato explicativo que da cuenta
de la ocurrencia de procesos en el mundo natural.
En efecto, esta organización textual en la cual un género, identificado como predominante,
realiza además de su propia función comunicativa la función de otro género es denominada
por Martin metáfora situacional. En el caso que nos ocupa, el género predominante, la exposi-
ción, tiene por función comprometer al lector en un análisis crítico de la realidad y promover
un cambio de conducta. El género que se realiza a través de la argumentación, la explicación
da cuenta de procesos que afectan el mundo natural. Veamos, esquemáticamente cómo se
realizan ambos géneros:
Explicación causal con apoyo de definiciones
equilibrio ecológico afectado por a)utilización irracional de recursos naturales ;
b)contaminación
definición: respetar relaciones
armónicas establecidas entre definición: alteración del estado de equilibrio
los organismos y su medio de un ecosistema
contaminación causada por adición de sustancias que en condiciones normales no se
encuentran presentes
Exposición
Tesis: Para mantener el equilibrio ecológico es necesario respetar las relaciones armónicas establecidas
entre los organismos y su medio.
Argumento 1: la utilización racional de los recursos naturales es la única manera de asegurar el equilibrio
Argumento 2: evitar la contaminación es la otra forma de preservar el equilibrio.
El análisis de los rasgos gramaticales determinantes del registro refleja la doble función
observada en el texto. La función explicativa se realiza a través de recursos lingüísticos fre-
cuentes en el discurso científico tradicional tales como la utilización de la nominalizaciones
para convertir procesos en entidades teóricas (contaminar-contaminación), la presencia de
verbos de estado para introducir definiciones o descripciones (...la contaminación es la alte-
ración..., ...la atmósfera se halla contaminada...), el empleo de metáfora gramatical para
construir relaciones de causa-consecuencia (La contaminación es la alteración del estado de
equilibrio de un ecosistema como consecuencia de la adición de sustancias…)
En tanto, la intención argumentativa se manifiesta por un lado en la construcción de un
campo de conocimiento en el que el hombre es visto como agente transformador del medio y
responsable de su deterioro y por el otro en la búsqueda de un compromiso con esta realidad
por parte del lector. Los rasgos léxico-gramaticales que realizan estos significados son:
a) En el nivel ideacional, en el que la experiencia se configura en términos de procesos y
participantes, los seres humanos son presentados como agentes gramaticales de procesos ma-
teriales que expresan cambio, el participante afectado por dichos procesos es la naturaleza:
…transgredimos esas leyes (de la naturaleza)…, …provocamos desequilibrios…, …el hombre
modificó la naturaleza…
b) En el nivel interpersonal, en el que la evaluación del mundo y del acto comunicativo se
realizan mediante selecciones de deixis, modalidad y léxico encontramos:

1217
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

• Presencia de deixis que incluye al lector y al enunciador como integrantes del género
humano y los compromete con la acción transformadora del medio: …cuando trans-
gredimos…,…provocamos desequilibrios…,…no podemos eludir el problema de la
contaminación…
• Modalización que expresa la obligación o necesidad de promover un cambio de con-
ducta del hombre hacia la naturaleza: …no podemos eludir…, es fundamental tener
presente que no existe la contaminación aislada.
• Empleo de léxico subjetivo que valora negativamente la actitud humana frente al medio
y positivamente la posibilidad de un cambio de conducta: transgredimos, respetar.

Texto D
Este texto, extraído de un manual de 8o EGB editado en 1998, también aborda el tema de la
contaminación y se caracteriza por combinar recursos lingüísticos y visuales para desarrollar
la información. Está incluido en una sección dedicada a presentar el tema de la contaminación
del suelo. Se trata de un gráfico en el cual las imágenes y las palabras se complementan para
desplegar la información: origen y efecto de los contaminantes del suelo. Lo hemos elegido
porque en él la función argumentativa está depositada en los elementos icónicos.
Para analizar este texto en el que predominan los recursos visuales utilizaremos el modelo
formulado por Jay Lemke (1997) que es equivalente al que propone Halliday para el lenguaje.
Según Lemke, en el texto realizado a través de la imagen también coexisten tres funciones
semióticas que dan cuenta de distintos niveles de producción de significado. La primera de
ellas, llamada presentacional (equivalente a la ideacional en Halliday), se refiere a la creación
de una escena y a la construcción de una relación entre los elementos presentados. La segun-
da, llamada orientacional (interpersonal en términos de Halliday), tiene que ver con la eva-
luación que hace el emisor del mundo representado, con la creación de una perspectiva para el
receptor y con la construcción de una relación social entre emisor y receptor. La tercera, fun-
ción organizacional, (textual en el modelo de Halliday), representa la composición del texto
visual en elementos y regiones, colores y texturas, la unión de partes en un todo. Lemke seña-
la que lo icónico en los textos científicos no necesariamente funciona como ilustración de lo
verbal, sino que posee una función comunicativa propia agregando nueva información y com-
pletando los textos verbales, por lo tanto el lector debe ser capaz de establecer relaciones de
significados entre ambos. Veamos cómo se cumplen estas condiciones en nuestro ejemplo.
En el texto verbal que acompaña la imagen predomina la función explicativa. Esta se reali-
za en el nivel ideacional por medio de recursos gramaticales, tales como: nominalizaciones
que convierten las acciones humanas responsables de la contaminación en entidades abstrac-
tas y clasificables (residuos de explotación minera, derrames de petróleo, residuos enterra-
dos), cláusulas que expresan causalidad (...el lugar puede convertirse en un foco infeccioso ya
que en los desperdicios viven microorganismos...), predominio de un campo léxico destinado
a establecer taxonomías relacionadas con la contaminación (residuos de explotación minera,
residuos industriales, residuos domiciliarios).
En la imagen, que consiste en un dibujo, vemos una extensión de tierra desierta y
contaminada, atravesada por un río también contaminado, un cielo rojo atravesado por una
columna de humo y tres elementos responsables de la contaminación: una mina, una fábrica y
un camión que arroja residuos. La imagen no está destinada a la descripción de un proceso y a
la enumeración de factores perjudiciales para el medio porque esa función está depositada en
las palabras. Si analizamos los elementos icónicos teniendo en cuenta su función co-

1218
Daniela Palmucci et al.
Ambientalismo y argumentación en el discurso pedagógico de las ciencias naturales

palabras. Si analizamos los elementos icónicos teniendo en cuenta su función comunicativa


desde el enfoque propuesto por Lemke veremos que la selección gráfica está puesta al servi-
cio de una intención argumentativa.
En el nivel presentacional, portador de la visión del mundo que el enunciador desea cons-
truir, encontramos: a) representación simultánea de todos los niveles que alcanza la contami-
nación: subsuelo, suelo, agua, aire, b) agentes de procedencia humana que agreden el medio:
fábrica, camión, mina, c) proliferación de elementos contaminantes en contraste con un paisa-
je estéril, sin signos de vida, d) naturaleza en proceso de transformación a partir de la influen-
cia de elementos nocivos.
En el nivel orientacional, transmisor de la valoración que el enunciador hace de su mensaje
y de su enunciatario, advertimos una visión negativa del paisaje afectado por la acción del
hombre y una búsqueda del compromiso del receptor con dicha visión que se expresa a través
de: a) la acumulación de elementos negativos todos de procedencia humana, b) la referencia a
la muerte y a la destrucción dado que los únicos participantes son animales muertos (osamen-
tas) y el hombre cuya presencia está simbolizada por la mina, la fábrica y el camión.
En el nivel organizacional la selección y distribución de elementos y colores contribuyen a
generar los significados descriptos en los niveles precedentes: a) distribución de elementos
contaminantes en toda la escena que afectan la totalidad del paisaje (subsuelo, suelo, agua,
aire), b) utilización de colores puros y contrastantes para los escasos espacios limpios (rojo
para el cielo y blanco para el agua), c) predominio de colores oscuros y mezcla de tonalidades
para presentar espacios contaminados que ocupan mayor superficie que los limpios, d) con-
trastes definidos en la forma y el color (nube de humo que se recorta contra el cielo y cruza
horizontalmente la imagen) que marcan la diferencia entre espacios limpios y contaminados.

Conclusión
El análisis de los textos seleccionados nos permite afirmar, en primer lugar, que el trata-
miento de temas relacionados con la ecología en los libros de ciencias naturales presenta un
desplazamiento desde polo explicativo hacia el polo argumentativo. En segundo lugar, es po-
sible observar que el despliegue del género argumentativo se produce de diferentes maneras y
por medio de diversos recursos. En tercer lugar, podría sugerirse que la incorporación de lo
argumentativo en estos textos está relacionada con la influencia creciente de un pensamiento
ambientalista reflejado en la formulación de nuevos objetivos pedagógicos que se hacen más
explícitos en los manuales editados a partir de la Reforma Educativa.
Este cambio de contexto que demanda un lugar en el género argumentativo se hace eviden-
te a lo largo del análisis de los textos precedentes: la argumentación comienza ocupando un
espacio periférico en los manuales de ciencia, completando textos básicos tradicionales de
carácter explicativo. Un segundo estadio de esta evolución muestra la argumentación coexis-
tiendo también con formatos tradicionales pero en un primer plano: las exposiciones constitu-
yen el texto central y son acompañadas por textos satélites de índole informativa. El tercer
texto, posterior a la Reforma Educativa, da cuenta de un fenómeno de estructura mixta en la
cual una argumentación proyecta una explicación. Finalmente, el cuarto texto abre un nuevo
campo de lectura que mantiene esta dualidad explicativa-argumentativa, pero la potencia
hacia la dimensión visual a través de la imagen. En este caso, el dibujo no opera como simple
apoyo del texto lingüístico, sino que carga con la tarea de argumentar sobre la información
que proporcionan las palabras.

1219
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

La aparición de estructuras genéricas mixtas en los manuales que circulan actualmente en


las clases de ciencia presupone un lector competente en la deconstrucción de estos formatos
complejos. Esta realidad nos enfrenta al desafío de estudiar los modos en que los alumnos
procesan e interpretan esta clase de textos, lo que constituirá la segunda parte de nuestro aná-
lisis.

Fuentes
BARDERI, M.G. Y OTROS (1995) Ciencias Naturales y Tecnología I, Buenos Aires, Santillana.
COSTAGUTA, MARIANA Y OTROS (1998) El libro de la naturaleza y la tecnología 8, Buenos Aires, Estrada.
ZARUR, PEDRO (1981) Biología 1, Buenos Aires, Plus Ultra.
ZARUR, PEDRO (1994) Biología 3, Buenos Aires, Plus Ultra.

Bibliografía
HALLIDAY, M.A.K (1985) An introduction to functional grammar, Londres, Edward Arnold.
HALLIDAY, M.A.K. AND J.R. MARTIN (1993) Writing Science. Literacy and discursive power, London: The Fal-
mer Press.
LEMKE, JAY (1998) “Multiplying meaning. Visual and verbal semiotics in scientific text” en J.R. MARTIN AND R.
VEEL, Reading Science, London: Routledge.
ODUM, EUGENE (1978) Ecología: el vínculo entre las ciencias naturales y las sociales, México D.F., Compañía
Editorial Continental.
VEEL, ROBERT (1997) “Learning how to mean – scientifically speaking: apprenticeship into scientific discourse
in the secondary school” en FRANCES CHRISTIE AND J.R. MARTIN, Genres and Institutions, New York:
Continuum.
ZAMUDIO, BERTA Y ANA ATORRESI (1998) El texto explicativo, su aplicación y su enseñanza, Buenos Aires,
CONICET.

Anexo
Textos completos sobre los que se ha realizado el trabajo.
Texto A - Zarur, Pedro (1981) Biología 1, Buenos Aires, Plus Ultra.
La relación entre poblaciones
La relación entre poblaciones, especialmente entre los predadores y sus presas, puede variar naturalmente,
pero generalmente cambia por la acción directa del hombre, que provoca así la ruptura del equilibrio bio-
lógico.
El hombre rompe casi siempre el equilibrio biológico de dos maneras:
Introduciendo nuevas especies en un ecosistema
El conjunto de animales que habitan un lugar constituyen su fauna.
El conjunto de plantas que habitan un lugar constituyen su flora.
La fauna y la flora de un lugar pueden ser autóctonas o exóticas.
La fauna y la flora autóctonas son las que están representadas por animales o plantas originarios o nativos
del lugar, es decir, pertenecen a ese lugar desde tiempos desconocidos. El jaguar y el quebracho son re-
presentantes de la fauna y flora autóctonas.
La fauna y flora exótica de un lugar son las que son originalmente de otra región y se han adaptado a vivir
en un lugar distinto al de su origen. En nuestro país el gorrión y el cardo son representantes de la fauna y
al flora exótica.
La introducción de una especie exótica, por ejemplo, un animal, en un ecosistema trae generalmente se-
rios trastornos en su equilibrio.
La especie nueva o introducida no encuentra enemigos naturales, es decir, los que en su patria impedían
que se reprodujera exageradamente. Al no existir la especie predadora que los controle se multiplican ex-
cesivamente.
He aquí algunos ejemplos:

1220
Daniela Palmucci et al.
Ambientalismo y argumentación en el discurso pedagógico de las ciencias naturales

El jabalí europeo fue introducido en La Pampa y Neuquén con fines deportivos. Las poblaciones de jaba-
líes han aumentado de tal manera que destrozan, no sólo los sembrados, produciendo enormes pérdidas a
los agricultores, sino que también el equilibrio biológico consumiendo gran cantidad de especies vegeta-
les que les sirven de alimento.
El visón, que vive en las zonas frías de América del Norte, fue introducido en nuestro país para criarlo en
cautividad por el valor extraordinario de su piel. Algunos animales, posiblemente escapados de sus jaulas,
se han reproducido y colonizado zonas donde no tienen enemigos ni competidores. Hoy es un terrible
predador en la región andino-patagónica, especialmente en el Parque Nacional Los Alerces, donde está
exterminando la rica fauna compuesta por aves acuáticas y costeras, roedores como el coipo o la falsa nu-
tria y peces. Realiza también devastadoras visitas a los gallineros para consumir gallinas, patos y gansos.
Eliminando una especie autóctona

Texto complementario A’
Conservación de flora y fauna exótica.
Objetivo: interpretar los beneficios que puede reportar la introducción de especies exóticas.
Debemos recordar que algunas especie exóticas, sean ellas plantas o animales, pueden llegar a convertir-
se, por su agresividad y eficaz grado de competencia, en malezas o plagas importantes en desmedro de
especies autóctonas, por falta de control o manejo adecuados. Lógicamente, esas especies no son motivo
de conservación alguna.
En el caso de algunas especies animales, como el ciervo colorado y el jabalí europeo, los cuales por esca-
par de cautiverio o haber sido intencionalmente liberados, han proliferado desde mucho tiempo atrás, su
erradicación se hace muy difícil. Sin embargo, una vigilancia y manejo bien planificados de esos nuevos
recursos, podría disminuir los perjuicios provocados y eliminar el peligro de invasión a otras regiones, a
la vez que constituir un atractivo turístico-deportivo para los aficionados a la naturaleza y a la caza. (...)
El propósito estético, recreativo y turístico ha promovido la forestación en áreas carentes de bosques o en
las que los bosques nativos fueron diezmados o no alcanzaban un desarrollo apto para tales fines.
Así en todo el mundo, han aparecido numerosas y a menudo vastas áreas boscosas que no fueron planta-
das con fines comerciales-industriales y que hoy son centro de intensas actividades recreativas y turísti-
cas. (...)
Estos bosques pueden llegar también a facilitar el desarrollo de una biota que les otorgue carácteres parti-
culares, biota que podrá perpetuarse si sus componentes alcanzaran a reproducirse normalmente y evolu-
cionar a medida que el ambiente se transforme. “Conservación de flora y fauna exótica” por el Dr. Ricar-
do Luti (extraído de Áreas Naturales y Turismo, publicación de la Secretaría de Información Pública y
Turismo de la Provincia de Chubut).

Texto B - Zarur, Pedro (1994) Biología 3, Buenos Aires, Plus Ultra.


Contaminación ambiental debida a los desechos producidos por el hombre
Desde tiempos remotos el hombre ha sido un factor de contaminación: el solo hecho de respirar basta para
alterar la composición del aire. El manejo de los desechos humanos requiere de sistemas adecuados que
reincorperen a estos materiales (sustancias excrementicias, orina, aguas cloacales, basura, gases tóxicos,
etc.) al ciclo de la materia, con un ritmo similar al que los produjo.
Según E. Odum: “La contaminación en un cambio perjudicial en las características físicas, químicas o
biológicas de nuestro aire, nuestra tierra o nuestra agua, que puede afectar o afectará nocivamente la vida
humana o de las especies beneficiosas, nuestros procesos industriales, nuestras condiciones de vida, o que
puede malgastar y deteriorar nuestros recursos de materias primas”.
La disminución o eliminación de los residuos contaminantes producidos por el hombre, plantea proble-
mas muy difíciles de resolver; no obstante, las soluciones posibles tienden a:
Disminuir la utilización de sustancias y procedimientos contaminantes.
Sustituir el uso de sustancias y/o procedimientos contaminantes por otras que no actúen con esa caracte-
rística.
Instrumentar procesos destinados a integrar con cierta rapidez los contaminantes a los ciclos naturales de
la materia.

1221
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

La contaminación del ambiente está estrechamente relacionada con el aumento de la población y con su
capacidad productiva. Es por ello que las condiciones sanitarias de la comunidad exigen la búsqueda de
soluciones que concilien los aspectos biológicos con los socioculturales. Una fábrica que contamina las
aguas de un río con sus residuos debe encontrar el procedimiento adecuado para que, sin interferir en la
producción industrial, contribuya a mantener el equilibrio biológico del medio ambiente.

Texto complementario B’
(sin título)
Los insecticidas dieldrin y DDT, vertidos en el mar, se encuentran en tan pequeña cantidad que es impo-
sible medir su concentración en el agua. Por su gran afinidad con las grasas son absorbidos directamente
por el plancton, en donde se concentran, y pasan sucesivamente a los consumidores de los niveles tróficos
III y IV.
En el cormorán, ubicado en el nivel trófico V, alcanzan una concentración 1600 veces superior a la del fi-
toplancton.
Actualmente, numerosos científicos de las bases antárticas que investigan el nivel de contaminación de la
fauna de la zona, han comprobado la presencia de residuos de insecticidas en los tejidos adiposos de todos
los peces, aves y mamíferos, inclusive en los de gran tamaño, como las ballenas.

Texto C - Barderi (1995) Ciencias Naturales y tecnología, Buenos Aires, Santillana


Equilibrio ecológico y contaminación
La naturaleza posee leyes propias que encierran mayor sabiduría que las del hombre. Cuando transgredi-
mos esas leyes, provocamos desequilibrios. Hablar de equilibrio ecológico significa respetar las relacio-
nes armónicas establecidas entre los organismos y su medio. La utilización racional de los recursos natu-
rales es la única manera de asegurar dicho equilibrio.
Por otro lado, al referirnos al equilibrio ecológico no podemos eludir el problema de la contaminación.
La contaminación es la alteración del estado de equilibrio de un ecosistema como consecuencia de la
adición de sustancias que en condiciones normales no se encuentran presentes, o que, si lo están, han au-
mentado o disminuido significativamente su cantidad normal.
Es fundamental tener presente que no existe la contaminación aislada de alguno de los recursos, ya que
todos forman parte del mismo sistema ecológico. Por lo tanto, si la atmósfera se halla contaminada, el
suelo y el agua, a corto o largo plazo, también lo estarán.
En los últimos siglos, el hombre modificó la naturaleza más de lo ésta había cambiado en el millón de
años anterior. Y, al introducir cambios en un ecosistema también se alteran, de alguna manera y a corto o
largo plazo, los ecosistemas próximos, provocando una especie de reacción en cadena.

1222
LA IRONÍA COMO ESTRATEGIA DE LA ARGUMENTACIÓN CRÍTICA EN TEXTOS
DE AUGUSTO MONTERROSO

Ana María Paruolo


Universidad de Buenos Aires / Argentina
aparuolo@cbc.uba.ar

La zarpa de Monterroso me recuerda al sutil alfanje del verdugo que con diestro e insen-
sible tajo decapita. El condenado le implora cumplir sin tardanza su labor.
El verdugo le recomienda mover los hombros. Los mueve y rueda la cabeza.
Luis Cardoza y Aragón

Ironía
Para constituir el corpus tomaré como punto de partida el discurso pronunciado en oportu-
nidad de recibir el premio Príncipe de Asturias de Letras, en Oviedo, España (27.10.2000);
algunos ensayos breves de La vaca (1998) y La letra e (1986), la fábula “La oveja negra” de
La oveja negra y demás fábulas (1983) reportajes de Viaje al centro de la fábula (1982); Lo
demás es silencio (1978) y el cuento “El eclipse” de Obras completas (y otros cuentos)
(1959).
Trataré de realizar una muestra en el breve espacio que debe ocupar esta ponencia: un
máximo de nueve hojas.
El concepto de ironía desde la época de Platón y Aristóteles y hasta el siglo XVIII era con-
siderado como uno de tantos artificios retóricos. En un segundo período que puede situarse a
fines del romanticismo alemán, deja de ser una mera figura retórica del discurso y se trans-
forma en un principio de la creación literaria, según el cual el texto debía reflejar el mundo
paradójico extratextual. En un tercer período y debido al inmanentismo defendido por algunos
teóricos la ironía se aparta de la mímesis y se transforma en ambigüedad estructural, juego de
contradicciones y oposiciones intratextuales. Finalmente, con la aparición del concepto de
intertextualidad y la negación del autor como “dueño del texto” o al menos de “su” lectura, la
ironía es cuestionada como acto de comunicación.
Sin embargo, no puede negarse que es el rasgo distintivo de la literatura del siglo XX.
Más allá de lo que pueda decirse desde el punto de vista historiográfico, es una caracterís-
tica en quien habla o escribe, para algo que hay en la obra y/o para algo que le ocurre al lec-
tor o al oyente. Como tropo o figura puede estar presente en todo tipo de textos: tragedia, co-
media, sátira, épica, poesía lírica, alegoría, discursos parlamentarios, réplica cotidiana, discur-
sos críticos –“más allá de los géneros”– y no sólo se circunscribe a los discursos orales sino
también a los escritos, con los cuales dialoga y en algunos casos pone en cuestión.
Si tomamos la definición tradicional de ironía como un juego del lenguaje que consiste en
que A dice –o escribe– P, piensa no-P y B comprende no-P, resulta interesante pensar cómo
escritores y lectores, locutores y receptores consiguen ser cómplices y entonces partícipes de
ese juego.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Con respecto a la complicidad existen opiniones diversas de las que sólo se mencionarán
algunas ya que la lista podría ser excesiva pues la discusión todavía continúa y no es la pre-
tensión de este trabajo cerrar el tema.
Algunos teóricos sostienen la idea de “transparencia” de la ironía, sin tener en cuenta la in-
competencia de algún receptor o la confabulación del emisor con parte de su audiencia (que
posee la información a priori) para atribuir al enunciado una intención irónica. Otros postulan
la existencia de una doble audiencia, una implícita perceptiva con atribución de la intención
irónica que capta el enunciado transliteral, y otra ingenua que sólo capta el enunciado literal1.
Para Tzvetan Todorov2, habría una distinción entre el modo de significación y el modo de
simbolización, más abierto a la interpretación de cada lector; para Northorp Frye3 el escritor
irónico se menosprecia a sí mismo como Sócrates y pretende no saber nada, ni siquiera que es
irónico. Una objetividad total y la supresión de todo juicio moral son esenciales a su método,
el ironista fabula sin moralizar.
Según Wayne Booth4 la afirmación irónica puede ser estable o no. Si hablamos de la pri-
mera, cuya característica principal es ser descriptiva y realizativa a la vez, proporciona un
conocimiento de que “X ha dicho P y querido decir no-P” pero depende del “conocimiento de
cómo”.
Cuando leemos la ironía vamos más allá del significado superficial, lo que se rechaza es la
forma gramatical de la afirmación –o al menos se pone en duda– dramatizando cada momento
de la lectura porque realza las consecuencias de errar el blanco enfrentando al lector ante una
ausencia, la ausencia de certeza.
¿Cómo se podría reconstruir una ironía estable? Para la reconstrucción verbal compleja de
lo que Booth llama ironía estable, es necesario en primer término un rechazo del significado
literal, en segundo término el ensayo de posibles interpretaciones o explicaciones alternativas;
en tercer lugar la toma de una decisión sobre los conocimientos o creencias del autor y por
último la elección de un significado o un conjunto de significados de los que estemos seguros.
Pensar la ironía como una forma de conocimiento es pensar en un juego con reglas preesta-
blecidas tras mucha reflexión, que requieren de la participación de por lo menos dos personas,
de las cuales el lector o receptor debe seleccionar un significado transliteral.

Argumentación
El narrador de Monterroso es irónico y el escritor Monterroso que recibe premios y escribe
ficciones también lo es. Por esta razón el gesto irónico puede ser reconstruido aun si partimos
como lo propone este trabajo, de un discurso pronunciado en el momento de recibir un premio
y lo derivamos “hacia” y “desde” otros textos del autor, puesto que es allí mismo en donde se
escenifican los recursos de los que hablamos:
Quisiera considerar también este Premio un reconocimiento a la literatura centroamericana, de la que,
guatemalteco, formo parte. Centroamérica, como bien pudiera haber dicho Eduardo Torres, ha sido siem-
pre vencida, tanto por los elementos como por las naves enemigas: me refiero a los desastres naturales de
últimos años, y a los económicos y políticos a que nos han sometido los intereses de poderosas compañías
extranjeras productoras de ese fruto por el que nuestros países son llamados repúblicas bananeras.

1
D. C. Muecke (1982:40.1)
2
T. Todorov (1978:90.1)
3
W. Booth (1989:14.15)
4
Op.cit. (1989:50.2.3)

1224
Ana María Paruolo
La ironía como estrategia de la argumentación crítica en textos de Augusto Monterroso

Discurso pronunciado en Oviedo, España, "Premio Príncipe de Asturias" (2000)


En este fragmento bajo la apariencia de la cita de autoridad, a la que se recurre con fre-
cuencia en los discursos polémicos o científicos, para refrendar, reforzar o respaldar el propio
discurso, se refiere indirectamente un enunciado que pertenece a un personaje de ficción:
Eduardo Torres, de Lo demás es silencio y esto puede ser leído como una estrategia de vero-
similización de la propia argumentación:
EPITAFIO *
Aquí yace Eduardo Torres
quien a lo largo de su vida
llegó, vio y fue siempre vencido
tanto por los elementos
como por las naves enemigas.
*El padre Benito Cereno, cura párroco de San Blas tiene depositado, en la urna funeraria correspondiente,
el epitafio de Eduardo Torres. Compuesto por el propio Torres, será grabado algún día en su lápida. Con-
tra su deseo, casi todo lo suyo empieza a conocerse antes de su muerte, que esperamos aún lejana. Otros
eruditos samblasenses consultados quisieron ver en este epitafio, aparte de las acostumbradas alusiones
clásicas tan caras al maestro, una nota más bien amarga, cierto pesimismo ineludible ante la inutilidad de
cualquier esfuerzo humano.
El semiólogo italiano Umberto Eco sostiene que el usuario –lector– escoge las propias
orientaciones y los propios vínculos y percibe o sospecha las otras identificaciones posibles
que se excluyen pero que subsisten contemporáneamente, es decir el cruce de los otros discur-
sos. Cuando le preguntan a Monterroso en algún reportaje acerca de si tiene o no un método
para escribir, o la que él mismo sugiere en el discurso antes citado acerca de la brevedad de
sus textos, y responde a la primera que no tiene un método, y a la segunda que aprendió a ser
breve leyendo a Proust, podemos percibir o al menos sospechar otras posibles lecturas: si no
tiene un método entonces puede tener varios o ninguno. Y para la segunda respuesta: si Proust
ha sido un novelista y la novela no es una forma breve (entre otras cosas) entonces Monterro-
so es lo contrario de Proust.

Crítica
En este punto del desarrollo de la propuesta es pertinente preguntarnos por qué la ironía
puede ser pensada como un procedimiento estratégico de la argumentación y por qué aún en
los textos de ficción podría hablarse de crítica.
Como esbozo de una respuesta posible, cito a continuación el cuento El eclipse:
Cuando Fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa
de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con
tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo
en la España distante, particularmente en el convento de Los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendie-
ra una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de índígenas de rostro impasible que se disponían a sacri-
ficarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus
temores, de su destino, de sí mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo al-
gunas palabras que fueron comprendidas.
Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo
conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo
más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.

1225
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

–Si me matáis –les dijo– puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura. Los indígenas lo miraron fija-
mente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y es-
peró confiado, no sin cierto desdén.
Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra
de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba
sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses so-
lares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la
valiosa ayuda de Aristóteles.
Con el tópico organizado desde la oposición de saber-poder, Monterroso cuestiona –y he
aquí parte de la respuesta– el saber que impuso la conquista, y en cierto modo con la figura
metonímica: sinécdoque, del corazón sobre la piedra de los sacrificios, cumple una función
crítica sobre los siglos de dominación y aculturación que ha sufrido América Latina a través
del clero primero, las compañías exportadoras ¿explotadoras? y los banqueros, después.
Parafraseando a Roland Barthes, si el arte de la palabra está ligado en su origen a una rei-
vindicación de la propiedad, como si el lenguaje, en cuanto objeto de una transformación,
condición de una práctica, se hubiera determinado no a partir de una sutil mediación ideológi-
ca (como les ha sucedido a tantas formas de arte), sino a partir de una socialidad en su máxi-
mo grado de desnudez, afirmada en su brutalidad fundamental, a la de la posesión de la tierra.
¿Posesión de la tierra? ¿Posesión de la palabra? ¿Posesión del saber?
La estrategia de la argumentación del estilo de Monterroso como dije antes es la ironía, y
el juego con el que traza, trama y da el zarpazo recurre a tópicos especiales, me refiero a los
que Roland Barthes define como proposiciones aceptadas y vinculadas a un tema, estas pro-
posiciones son innumerables y no deben tomarse como frases sueltas sino como desprendi-
mientos de otros textos los cuales funcionan como redes que vinculan el texto con algún tipo
de enunciados de los que mantienen una huella, un eco. El lector vinculará con el tópico una
serie de frases (que acarrean creencias y valores) y que circulan por los textos como si fueran
verdades indiscutibles para la sabiduría popular.
Cito a continuación los tópicos: producción/explotación que se infiere de “repúblicas ba-
naneras” y ordinario/extraordinario que se infiere de “la oveja negra”, aclarando que cualquier
semejanza con la situación actual de países situados al sur del río Bravo es pura coincidencia.
/.../ me refiero a los desastres naturales de lo últimos años, y a los económicos y políticos a que nos han
sometido los intereses de poderosas compañías extranjeras productoras de ese fruto por el que nuestros
países son llamados repúblicas bananeras. Op.Cit. pág.4

Es lógico que estemos cansados ya de que países más desarrollados que nosotros acarreen con nuestro
cobre o nuestro plátano en condiciones de intercambio cada vez más deterioradas, pero cualquiera puede
notar que el temor de que además se lleven nuestros cerebros resulta vagamente paranoico, pues la verdad
es que no contamos con muchos muy buenos /.../ La exportación de cada racimo de plátanos le ha estado
produciendo a Guatemala alrededor de un centavo y medio de dólar, que la United Fruit Company paga
como impuesto, y que sirve sobre todo al gobierno para mantener la tranquilidad social y el orden policía-
co que hacen posible producir otra vez sin tropiezos ese mismo racimo de plátanos. Los racimos se expor-
tan por miles cada año, es cierto, pero hay que reconocer que aparte de aquel orden, los beneficios obteni-
dos han sido más bien escasos, si uno no toma en cuenta el agotamiento de la tierra sometida a esta siem-
bra. ¡Qué diferencia cuando se exporta un cerebro! Es evidente que la exportación del cerebro de Miguel
Ángel Asturias le ha dejado a Guatemala beneficios más notables, un premio Nobel incluido.
¿A qué debemos dedicarnos entonces? ¿A producir plátanos o cerebros? Para cualquier persona que ma-
neje medianamente el suyo, la respuesta es obvia.
La exportación de cerebros de “Movimiento perpetuo”.

1226
Ana María Paruolo
La ironía como estrategia de la argumentación crítica en textos de Augusto Monterroso

Confabular, del latín Confabulari, de fabulari, “hablar” tiene según el diccionario de María
Moliner dos acepciones: (I) *Conversar. (II) (ant.) *narrar fábulas. Entonces fabular con po-
dría ser pensado como un ciframiento hermético y secreto propio de ciertas cofradías o élites
pero también como una apertura: la dimensión dialógica del discurso argumentativo, la que
atrae otros discursos y arma una red de sentidos diferentes, estableciendo un modo de circula-
ción de los textos, otro, que pondría en cuestión el orden de legibilidad, el límite entre orali-
dad y escritura, lectura y escritura, lectura y oralidad.
A continuación cito “La oveja negra de” La oveja negra y demás fábulas:
En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
Fue fusilada.
Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
Así en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que
las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura”.
La fábula está tramada sobre la urdimbre del dicho popular con el cual se designa lo extra-
ordinario como “fuera de orden”, lo que se distingue llevando la significación en el orden
simbólico, a la oposición blanco-bueno-luminoso versus negro-malo-oscuro. Desde el Rena-
cimiento o tal vez mucho antes esta connotación ha cruzado todo tipo de discursos, sobre todo
mediáticos.
Cabe destacar que oveja está con mayúscula y en consecuencia adquiere la entidad de
nombre propio y quiebra la isotopía estilística desde la connotación gráfica.
El tópico ordinario/extraordinario “atrae” a mi lectura un texto de Ítalo Calvino que lleva el
mismo título que el de Monterroso y pertenece al libro Prima che tu dica “Pronto”, apólogos
(manuscrito fechado el 30 de julio de 1944) en el que la oveja negra alude a “un hombre hon-
rado”. Cito un fragmento:
Érase una vez un país donde todos eran ladrones.
Por la noche cada uno de los habitantes salía con una ganzúa y una linterna sorda, para ir a saquear la casa
de un vecino. Al regresar al alba, cargado, encontraba la casa desvalijada.
Y todos vivían en concordia y sin daño, porque uno robaba al otro y así sucesivamente, hasta llegar al úl-
timo que robaba al primero. La vida transcurría sin tropiezos, y no había ni ricos ni pobres.
Pero he aquí que, no se sabe cómo, apareció en el país un hombre honrado. Por la noche, en lugar de salir
con la bolsa y la linterna, se quedaba en casa fumando y leyendo novelas...
Tanto en el texto de Monterroso como en el de Calvino, se recurre a la complicidad del lec-
tor que registra en la dimensión de la argumentación la tensión irónica que supone la oposi-
ción ordinario/extraordinario: “oveja negra” como lo contrario a lo que se infiere del dicho
popular. Si bien “oveja negra” se presenta como algo extraordinario ligado en los dos textos, a
la serie isotópica negro-oscuro-bueno-(héroe), para el primer caso, y negro-oscuro-bueno-
(honrado) para el segundo, quiebra la serie negro-malo-oscuro.
Entonces Monterroso esgrime la crítica a la sociedad de su tiempo, en especial la de ciertos
fenómenos que, aunque históricos, no han sido resueltos: la explotación de Latinoamérica de
la que como guatemalteco forma parte y el control del pensamiento que los países ricos ejer-
cen sobre los países pobres. Lo hace desde los discursos que pronuncia en distintos ámbitos
culturales, abriendo la dimensión dialógica no sólo con el auditorio, sino con sus propios tex-
tos de ficción y el discurso de la historia, al que parodia.
La migración de algunos enunciados de un discurso a otro –polifonía–, el juego con el uso
convencional de los fenómenos de intertextualidad y paratextualidad, de recursos argumenta-
tivos y de las connotaciones instituidas por ciertos tópicos y estereotipos van entrelazando

1227
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

discurso sobre discurso, tramando un metalenguaje que cumple función crítica y que establece
un modo de circulación de los textos que, aunque verosímil, hace dudar al lector no sólo de
las certeza de su lectura, sino también de los límites entre oralidad, escritura, lo ya leído, lo ya
escrito.
En los textos de Monterroso –lo que he llamado “el decir Monterrosiano”– más que la pre-
gunta ¿cómo hacer hablar a la gente? o ¿cómo hacerla callar?, se plantea ¿cómo hacerla re-
flexionar?

Bibliografía
ANÓNIMO, Popol Vuh. O Libro del Consejo de los Indios Quichés, Buenos Aires, Losada, 1994.
ANÓNIMO, Pop Wuj. Poema mito histórico kí-ché.Trad. del texto original Adrián Chávez. Prólogo Carlos Guz-
mán Böckler. Nota preliminar y revisión Adolfo Colombres. Buenos Aires, Ed. del Sol, 1987.
ARISTÓTELES, Arte Poética y Arte Retórica, México, Porrúa, 1999.
BAJTIN, MIJAÍL, Estética de la creación verbal, México, SXXI, 1985.
BARTHES, ROLAND, “El efecto de realidad” en Lo verosímil, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1970.
BARTHES, ROLAND, Investigaciones Retóricas I. La Antigua Retórica, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo,
1974.
BARTHES, ROLAND, S/Z, México, SXXI, 1987.
BOOTH,WAYNE C, Retórica de la ironía, Madrid, Alfaguara, 1989.
CHOMSKY, NOAM, Política y Cultura a finales del siglo XX, Un panorama de las actuales tendencias. Buenos
Aires, Espasa Calpe/Ariel, 1995.
ECO, UMBERTO, Lector in fabula: La cooperazione interpretativi nei texti narrativi. Milán Bompiani, 1979
GÓMEZ, CARLOS J., Ironía, autoridad y la apropiación del texto, Madrid, Discurso 7, 1991.
KAUFER, DAVID S. Understanding ironic communication, Journal of Pragmatics 5, 1981.
LAVANDERA, BEATRIZ, Curso de Lingüística para el análisis del discurso, Buenos Aires, CEAL, 1985.
MUECKE, D.C. Images of irony. Poetics Today 4, págs. 399/413.
SOSNOWSKI, SAÚL, “La sátira del poder” en Refracción, Augusto Monterroso ante la crítica, Selección y prólogo
de Wil H. Corral, México D.F., 1995.

1228
TRES ELECCIONES DE GESTIÓN ARGUMENTATIVA EN LA CONSTRUCCIÓN
DEL DISCURSO PUBLICITARIO

Norma Beatriz Pesce


Instituto Superior Nº 12 G.M. Zuviría / Argentina
istec12@arnet.com.ar
Lidia Dellacasa de Bosco
Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales / Argentina
anabosco@arnet.com.ar

Introducción
El presente trabajo constituye el inicio de una investigación referida al discurso publicitario
en el marco de la Teoría de la Argumentación en la Lengua. Consideramos a esta clase de
discurso como un espacio organizado, enunciativa y argumentativamente, en función de un
objetivo (hacer vender) y del punto de vista seleccionado. En tal sentido, nos detendremos
especialmente en tres elecciones: la articulación, la negación y la sobrerrealización, y en
los efectos semántico-pragmáticos que la combinatoria de los mismos produce.
Resulta necesario puntualizar las restricciones tanto del corpus seleccionado en esta prime-
ra etapa, como de las conclusiones que de ellas se derivan:
- Coincidiendo con Adam y Bonhomme (2000) en la evidencia de que, tratándose de la
publicidad, el soporte pesa sobre el desarrollo de la comunicación, elegimos preferente-
mente publicidades de dos revistas pertenecientes a los diarios más vendidos del país, co-
mo son “VIVA” (diario CLARÍN) y “REVISTA LA NACIÓN” (diario LA NACIÓN). Este sopor-
te, al tiempo que permite variedad en los objetos publicitados, predetermina los caracteres
constitutivos del discurso en función del tipo de receptor.
- La selección obedeció también a la intención de relevar posibles variantes en la estrate-
gia de sobrerrealización, a partir de diferencias surgidas del contexto temporal y socio-
económico.
- La restricción del corpus, sumada a la cantidad de publicidades analizadas, no habilita
aún conclusiones generales.
Es necesario aclarar también que, sin desconocer la retórica bífida (Adam y Bonhomme,
2000): verbal e icónica, del texto publicitario, ni la iconización que frecuentemente caracteri-
za a su constituyente redaccional, nos abocaremos específicamente a la argumentación lin-
güística.

El discurso publicitario: tres mecanismos de gestión argumentativa al servicio de la re-


tórica de la ponderación
Coincidimos con Tordesillas (1998) en que la gestión argumentativa implica una selección
de elementos de los planos enunciativo y argumentativo cuya combinatoria depende de la
mirada del locutor. Del mismo modo, la tensión argumentativa del discurso se logra a través
de distintos mecanismos, entre los cuales se destacan los tres que nos ocupan.
Resulta fundamental, a manera introductoria, recordar la finalidad de la argumentación pu-
blicitaria en el espacio textual que le es propio. Se trata de HACERLE CONOCER al destinatario
las bondades de un Objeto Positivizado, para que CREA en él y se disponga a ADQUIRIRLO. A
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

través de esa dinámica discursiva, el consumidor potencial deviene, a su vez, en Sujeto Positi-
vizado (Adam y Bonhomme, 2000).
En función de esa finalidad, la argumentación publicitaria es idealizante, implicitante y
proléptica, directamente persuasiva, privilegiadora de lo epidíctico en detrimento de lo deli-
berativo. Por estos rasgos puede hablarse de la incompletitud de la argumentación publicita-
ria.
Atendiendo a tal incompletitud en relación con el valor altamente ponderativo del discurso,
intentaremos describir el funcionamiento de los mecanismos elegidos. Partiremos de la si-
guiente hipótesis:
Mientras que los sobrerrealizantes (García Negroni, 1998) se vinculan con la retórica de
la amplificación, propia del género epidíctico, el articulador pero y la negación actúan co-
mo ejes de organización discursiva que instauran el marco del objeto positivado, en relación
con una lectura ascendente. En tal sentido, restringen, cancelan o invierten conclusiones que
se derivan de los enunciados y proponen instrucciones de interpretación.

El funcionamiento de pero en la argumentación persuasiva


Sostenemos que la recurrencia del articulador pero tiene directa relación con un rasgo
constitutivo del discurso publicitario, su incompletitud argumentativa.
La sustitución de la argumentación transaccional por una argumentación directamente
persuasiva reclama un proceso de interpretación fuertemente basado en las inferencias y los
cálculos de sentido, en tanto las hipertrofias de la matriz argumentativa devienen en una
enunciación singular, caracterizada por la economía de lo deliberativo.
En ese particular proceso de gestión discursiva, la aparición del articulador pero contraría,
refuta o restringe la puesta en relación de los datos con una conclusión, que el esquema argu-
mentativo elemental reclama.
Al mismo tiempo, la incompatibilidad de contenidos semánticos que instala guía la inter-
pretación de un tipo de discurso argumentativo pragmáticamente orientado a la positivización
del objeto de consumo.
Este funcionamiento se hace evidente en ejemplos como el que sigue:
(1) 6.000.000 de personas hay en el mundo. 30.000 botellas de Chandon Cuvée Réserve.
Pero bueno, nuestra misión en el mundo no es hacerlo más justo.
En el texto de esta publicidad, el segundo segmento, iniciado por el articulador pero, refuta
la conclusión implícita asociada al primero, en tanto introduce un nuevo topos, que garantiza
la ponderación del producto. A la falta de equidad distributiva que se deriva de la producción
limitada de Chandon Cuvée Réserve, el articulador opone la exclusividad de la excelencia. En
realidad, la primera conclusión se resemantiza a partir de la lectura que instala el articulador,
en un efecto asociado al del marcador discursivo bueno y al adjetivo justo, que aparecen en el
segundo segmento.
En el marco del funcionamiento del articulador pero, reconocemos por lo menos dos va-
riantes:
- Habilita el paso de una escala ordinaria a una escala extraordinaria. Dentro de una es-
cala positiva, que desestima el predicado antonímico, instala al producto publicitado en un
grado extremo.

1230
Norma Beatriz Pesce et al.
Tres elecciones de gestión argumentativa en la construcción del discurso publicitario

- Señala que debe reconsiderarse la información anterior, porque el enunciado que intro-
duce presenta una información inesperada que se desvía de la línea argumentativa previa y
conduce a una conclusión diferente de la que podía inferirse a partir del primer segmento
(Montolío, 2001).
Ejemplo de la primera variante: Curitas (nueva banda refrescante).
(2) Es como el remedio de la abuela para la fiebre,
pero de una abuela que estudió ingeniería en Alemania.
El articulador pero instala una lectura ascendente del segundo segmento, al tiempo que
obliga a reinterpretar el primero como insuficiente para la aprehensión argumentativa de la
situación. El argumento del remedio tradicionalmente bueno de la abuela resulta débil frente
al argumento del avance científico-tecnológico contenido en la referencia a la abuela que es-
tudió ingeniería en Alemania. El locutor publicista se identifica con el punto de vista del gra-
do extremo, que satura la positivización del objeto. A la tradición, aludida a través de la abue-
la y del nombre del producto, se suma la eficacia garantizada por la ciencia y la tecnología.
Ejemplo del segundo funcionamiento: EuroMédica (medicina prepaga).
(3) No es príncipe, no es hijo de emperador,
pero lo atienden los mejores profesionales del país.
La presencia de pero obliga a reconsiderar la conclusión implícita que se deriva del primer
segmento (no puede aspirar a una excelente atención médica), al introducir la conclusión
opuesta: lo atienden los mejores profesionales del país.

El efecto ponderativo de la negación


Un análisis semántico-argumentativo de los distintos tipos de negación que pueden ras-
trearse en el discurso publicitario nos lleva a seleccionar, por su recurrencia, la negación me-
talingüística (García Negroni, 1998) y los enunciados imperativos negativos (Ducrot,
1986). El uso de la primera adquiere relevancia dado el carácter fingidamente dialógico del
texto publicitario. En ciertos casos, la palabra refutada es la del probable comprador, la que
aparece como insuficiente o no adecuada para la valoración hiperbólica del producto. Es lo
que ocurre, por ejemplo, en este anuncio para Renault Clio 2:
(4) Lo primero que podés pensar es:
Y... es un Clio 2 con baúl, pero no, es mucho más que eso. El Clio 2 cuatro puertas es el auto más com-
pleto de su categoría y además ahora tiene un enorme baúl (...)
En otros casos –la mayoría–, el locutor descalifica un marco de discurso previo e instala
otro espacio, concebido como el único adecuado para caracterizar argumentativamente el ob-
jeto que publicita. Esto se advierte en el siguiente ejemplo:
(5) Montchenot 2000
Hicimos un champagne. No para despedir el milenio, sino para recibirlo.
El locutor rechaza el marco discursivo que corresponde a los otros champagnes, hechos
para despedir el milenio, puesto que se trata de un marco ordinario, no adecuado para caracte-
rizar a Montchenot. Producido el cambio de marco, aparece la rectificación: este champagne
ha sido elaborado para recibir el milenio, con lo cual queda instalado en un nivel de excelen-
cia por su excepcionalidad.
El mecanismo de la negación metalingüística impone una lectura ascendente y en tal senti-
do se constituye en una estrategia de sobrerrealización.

1231
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

Los enunciados imperativos negativos parecen, en cambio, dirigidos a reclamar explícita-


mente la implicación del destinatario en el universo cuasi ficcional creado por la publicidad.
Así, el texto del siguiente anuncio de Correo Argentino se enmarca en este encadenamiento
argumentativo:
(6) Somos el correo más eficiente del país. Podría ser mentira.
No nos crea. Pruébenos.
Siguiendo el análisis de Ducrot (1986) es posible reconocer en el enunciado imperativo
negativo dos enunciadores diferentes. El Enunciador 1 describe la acción: creer en las bonda-
des del servicio que narrativamente ha enumerado el locutor en el texto central. El Enunciador
2, por su parte, demanda la anulación de esa acción. En este caso, incita al destinatario a poner
a prueba al correo, convencido de la segura elección que se derivará de ese acto, tal como lo
demuestra la frase de asiento que cierra el anuncio: Correo Argentino. Si nos prueba, nos eli-
ge. Al poner en suspenso la credibilidad que la empresa merece por su eficiencia, aseverada
en el enunciado introductorio, y desafiar al interlocutor a una comprobación práctica (al mis-
mo tiempo, de la eficiencia y de su afirmación), es posible reconocer en el imperativo ne-
gativo cierto grado de redundancia, puesta al servicio, en este caso, de la valoración de alto
grado del objeto que se publicita.

La sobrerrealización: un mecanismo privilegiado en la retórica epidíctica


El objeto de consumo (Objeto positivizado) es, tal como afirma Baudrillard (1972), un ob-
jeto simbólico que ha perdido su estatuto de nombre común y de utensilio, para adquirir un
estatuto de nombre propio que la marca garantiza. De este modo, la publicidad se aleja del
principio de realidad al construir un mundo ficcional sometido a sus propias leyes. Ya dijimos
que ese funcionamiento imaginario permite explicar, en el discurso publicitario, la retórica
epidíctica. Si bien esta retórica de la ponderación no descarta el componente deliberativo, que
está presente en el discurso, tal componente aparece debilitado en razón de la argumentación
idealizante.
En el modelo altamente ponderativo de la seducción comercial, el mecanismo de la sobre-
rrealización se constituye, por lo tanto, en una de sus estrategias recurrentes.
Así, por ejemplo, en el texto de una publicidad seriada de Renault Laguna se destaca una
selección de léxicos de alto grado que García Negroni (1998) denomina sobrerrealizantes:
(7) Francia en su máxima dimensión.
La Defense. El último exponente de la arquitectura francesa. Un complejo de oficinas ultramoderno, don-
de trabajan miles de personas con la más alta calidad de vida. Pero los franceses no se conformaron y
crearon el Renault Laguna. El símbolo más perfecto del confort francés. Estilo y tecnología al servicio del
hombre. El mejor ejemplo de que los franceses saben vivir. Importado de Francia (...)
Tanto sustantivos como adjetivos calificantes (Milner, 1978) designan propiedades del au-
to que no podrían ser definidas objetivamente. En las tres series es posible rastrear los proce-
dimientos de sobrerrealización mediante los cuales el locutor construye la ponderación del
producto. El desarrollo de estas series muestra no sólo la descripción hiperbólica de las pro-
piedades del vehículo, ubicadas en el punto más elevado de la escala extraordinaria, sino tam-
bién las relaciones que se establecen entre los sobrerrealizantes del primer segmento de cada
discurso complejo y los del segundo. Los primeros son atribuidos a tres elementos representa-
tivos de Francia; la sobrerrealización de grado extremo, a Renault Laguna.
Entre los términos y marcas de sobrerrealización elegidos por el locutor pueden reconocer-
se desde superlativos morfológicos como ultramoderno y estructuras formadas por: artículo-

1232
Norma Beatriz Pesce et al.
Tres elecciones de gestión argumentativa en la construcción del discurso publicitario

sustantivo-adverbio más-adjetivo (el símbolo más avanzado, el símbolo más perfecto), hasta
expresiones calificantes como andar sublime, dimensión superior, intrínsecamente sobrerrea-
lizantes, ya que, por su propio semantismo, designan el grado elevado.
Los mecanismos de articulación y negación contribuyen a la calificación hiperbólica del
producto, en tanto funcionan como ejes organizadores del movimiento argumentativo de cada
serie.
De este modo, mediante un procedimiento descriptivo de puesta en relación comparativa
(Adam, 1999) con La Defense, el TGV y el Concorde, la dinámica discursiva instala la idea
de que la máxima dimensión alcanzada por Francia obedece a Renault Laguna: Francia en su
máxima dimensión.
Cabe aclarar que el ejemplo analizado fue extraído de la revista “NOTICIAS” (1997), mien-
tras que el resto de los textos pertenece, tal como señalamos en la introducción, a las revistas
“VIVA” y “LA NACIÓN”. La elección se debe, en este caso, al propósito ya expresado de ras-
trear variantes contextuales en relación con el soporte y el público destinatario.
Una publicidad extraída de revista “VIVA” (10-02-02), referida a la misma marca (Re-
nault), muestra claramente algunas diferencias impuestas por factores contextuales:
(8) ¿Quién eligió a quién?
Cuando hicimos Renault Clio 2 pensamos en un auto que te guste, en el que entren todos, con un precio
que puedas pagar, con versiones para que elijas y en el que estés seguro. Cuando elegiste el Clio 2 pensas-
te lo mismo.
Construida sobre un mecanismo aparentemente dialógico, la ponderación se desplaza del
objeto al potencial sujeto comprador, que aparece como Sujeto Positivizado. La positivización
se plantea, en realidad, desde el enunciado interrogativo ¿Quién eligió a quién? Esta estructu-
ra especular se sostiene argumentativamente al atribuírsele al sujeto comprador las mismas
elecciones tenidas en cuenta por la empresa Renault a la hora de crear el producto: belleza-
comodidad-accesibilidad-variedad de modelos-seguridad.
La selección léxica, de menor sobrerrealización, elude los términos altamente calificantes,
en consonancia con un registro conversacional que denota la destacada presencia del receptor-
comprador potencial.
Así como Renault Laguna aparecía ubicado en el grado extremo de una escala extraordina-
ria, por sobre los máximos exponentes de la tradición, la tecnología y el confort franceses, Re-
nault Clio 2 resulta convertido en objeto de valor en tanto responde a las expectativas del
comprador común, también valorizado desde la argumentación publicitaria.

A modo de conclusión
En el discurso publicitario, la retórica de la argumentación se vincula estrechamente con
el género que prevalece: el epidíctico, por sobre el deliberativo.
En tanto lo epidíctico se relaciona con la parte descriptiva de la lengua, el discurso pu-
blicitario se asienta en una descripción de alabanza y de adhesión a valores subyacentes idea-
lizados en una cultura. Por eso, la sobrerrealización del objeto publicitado resulta un meca-
nismo por excelencia de gestión argumentativa, que el receptor admite en tácita complicidad
con el locutor. Los sobrerrealizantes definen, así, una visión extrema de la escala argumenta-
tiva que legitima la constitución del producto en objeto positivado.
Como el discurso publicitario se dirige interlocutivamente hacia una respuesta, se estruc-
tura bajo la influencia de ese discurso réplica previsto. En consideración de este último (y

1233
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

atendiendo ya a las articulaciones microlingüísticas), la presencia de pero permite, según los


casos:
– Oponer dos maneras diferentes de considerar la situación, para instaurar el marco ade-
cuado a los fines de la ponderación del producto.
– Introducir un segmento basado en la elección de los elementos descriptivos supuesta-
mente más valorados por el receptor aludido.
– Reforzar la retórica ponderativa del discurso publicitario, estetizante y gratuito, al favore-
cer una conclusión fundada en el argumento-pasión y no en el argumento-razón.
– Aprovechar, en todos los casos, el frecuente camuflaje de la enunciación argumentativa
publicitaria, que instaura un pacto de lectura abierta con el destinatario.
Atendiendo a ese carácter fingidamente dialógico del discurso publicitario, el mecanismo
de la negación se convierte en sobrerrealizante en tanto:
– Refuta la palabra del probable comprador o descalifica un marco de discurso previo, co-
rrespondiente a un topos ordinario (implícitamente relacionado con otros productos de la
misma especie), para instalar un espacio más apropiado a la valoración hiperbólica del ob-
jeto. En la configuración semántica de ese universo discursivo caracterizado por el exceso,
la negación metalingüística, en efecto combinado con otros mecanismos de sobre-
rrealización, desencadena una lectura ascendente.
– Reclama la implicación del receptor en el universo cuasi-ficcional que crea el discurso
publicitario (enunciados imperativos negativos).
Consideramos, en razón de lo expuesto, que los tres mecanismos analizados se hallan en la
base de una dinámica argumentativa que convierte el objeto publicitario en puro objeto de
discurso.

Bibliografía
ADAM, J. y C. LORDA. 1999. Lingüística de los textos narrativos. Barcelona: Ariel.
ADAM, J. y M. BONHOMME. 2000. La argumentación publicitaria. Retórica del elogio y de la persuasión. Ma-
drid: Cátedra.
BAUDRILLARD, J. 1972. Pour une critique de l’economie politique du signe. París: Gallimard, col. Tel.
DUCROT, O. 1986. El decir y lo dicho. Buenos aires: Paidós.
DUCROT, O. 1998. “Los modificadores desrealizantes” Signo y Seña 9: 45–72.
GARCÍA NEGRONI, M. M. 1998. “Prosodia y Polifonía: el acento de intensidad como marca de la subjetividad del
locutor” en Sociedad Argentina de Lingüística (ed.), La oralidad. S. M. de Tucumán: SAL.
GARCÍA NEGRONI, M. M. 1998. “La negación metalingüística: argumentación, gradualidad y reinterpretación”
Signo y Seña 9: 227–252.
GARCÍA NEGRONI, M. M. 2000. “Acerca de los fenómenos de relectura y reinterpretación en el discurso” Revista
Iberoamericana de Discurso y Sociedad 4: 89– 108.
MILNER, J. C. 1978. De la syntaxe à l’interpretátion. Quantités, insultes, exclamations. París: Seouil.
MONTOLÍO, E. 2001. Conectores de la lengua escrita. Barcelona: Ariel.
TORDESILLAS, M. 1998. “Esbozo de una dinámica de la lengua en el marco de una semántica araumentativa”
Signo y Seña, 9: 347–378.

1234
ANÁLISIS DE LA ESTRUCTURA ARGUMENTATIVA DE UNA SENTENCIA DE
PEDRO LOMBARDO, Y DEL COMENTARIO PARALELO DE
SANTO TOMÁS DE AQUINO

Luis Poenitz
Universidad Austral / Argentina
lpoenitz@yahoo.com

Me gustaría, con esta ponencia, hacer conocer muy someramente el valor argumentativo de
dos textos medievales cuyas estructuras argumentativas pueden analizarse como si fueran de
discursos de hoy, y a la luz de los más recientes y criteriosos estudios sobre el tema. Tales
textos son la “Sentencia 37” del Libro III de Sentencias, de Pedro Lombardo, y el Comentario
sobre ella de Santo Tomás de Aquino. La traducción completa de esta Sentencia y de su Co-
mentario paralelo, que se editará próximamente y por primera vez en lengua castellana, ha
sido una gozosa tarea para mí y para mi estrecho colaborador, Cristián Dodds Achával. De
esta traducción están tomados los fragmentos que cito en el trabajo.
Pedro Lombardo nació a fines del siglo XI o principios del XII en Lumello, cerca de Nova-
ra, en Lombardía. Murió en 1160 en París, hasta donde había llegado para realizar su educa-
ción teológica; allí enseñó luego en la escuela catedralicia y, finalmente, ejerció como obispo,
elegido un año antes de su muerte. Sus obras auténticas se reducen a cuatro: Comentarios a
los Salmos, Comentarios a las Epístolas de San Pablo, Los Sermones y Cuatro Libros de Sen-
tencias. Estos IV Libri Sententiarum significaron su reconocimiento como Magister sententia-
rum y constituyen su obra principal. Durante la Edad Media y hasta el siglo XVI fue manual
escolar, sustituido después por la Summa Theologiae de Santo Tomás de Aquino. Su mérito
radica en que el autor hizo una adecuada selección de textos patrísticos, expuso las diversas
opiniones ante cada tema y utilizó criteriosamente fórmulas de diversos autores. Coloca en
primer plano los argumentos de autoridad; usa la dialéctica; reconoce la primacía de la razón,
pero cuando se trata de verdades de fe, apela a la autoridad de los grandes maestros, espe-
cialmente de San Agustín. De él toma Lombardo la división de los Libros (De doctrina chris-
tiana, Liber I, cap. 2)1. El Libro III, que analizaré parcialmente, contiene 40 “distinctiones”,
que tratan de Verbo incarnato et de Christo redemptore, de virtutibus y de decem mandatis.
La Distinción 37 considera “De decem praeceptis, quomodo contineantur in duobus mandatis
caritatis” (“Respecto de los diez preceptos, de qué modo están contenidos en los dos manda-
mientos de la caridad”). En el “Comentario” respectivo, Santo Tomás realiza la “División del
texto”, la cual sinópticamente puede expresarse en el siguiente esquema:
Parte I: I.1. Acerca de los ocho primeros mandamientos
I.1.A. Mandamientos de la Primera Tabla
I.1.A.1. Primer Mandamiento
I.1.A.1.a. Distinción de los preceptos
I.1.A.1.b. Desarrollo del primer mandamiento
I.1.A.1.c. Desarrollo de la cuestión surgida de las cosas antedichas
I.1.A.2. Segundo Mandamiento

1
Gran Enciclopedia Rialp, Madrid, Edic. Rialp, 1981, T. XVIII, pp. 180-181.
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

I.1.A.3. Tercer Mandamiento


I.1.B. Mandamientos de la Segunda Tabla
I.1.B.1. Primer Precepto (Cuarto Mandamiento)
I.1.B.2. Segundo Precepto (Quinto Mandamiento)
I.1.B.3. Tercer Precepto (Sexto Mandamiento)
I.1.B.4. Cuarto Precepto
I.1.B.4.a. Exposición del Séptimo Mandamiento
I.1.B.4.b. Cuestión de si los hijos de Israel pecaron al robar, y otras
I.1.B.5. Quinto Precepto
I.1.B.5.a. Exposición del Octavo Mandamiento
I.1.B.5.b. Cuestión de si se prohíbe toda mentira
I.2. Acerca de algunos que se entienden prohibidos por alguno de los ocho
Mandamientos antes mencionados
Parte II: (Los dos últimos Mandamientos)
Dadas las limitaciones de espacio, analizaré el contenido de los Mandamientos de la Pri-
mera Tabla (I.1.A.). Las consideraciones son válidas para los restantes temas de esta Distin-
ción 37 de Pedro Lombardo.
Se inicia con una introducción encabezada por el enlace extraoracional2 sed: Sed iam dis-
tributio decalogi [...] consideranda est (“Pero ahora debe considerarse la distribución del De-
cálogo”). Volverá a utilizarlo con ese valor, otras dos veces: para comenzar –como aquí– un
párrafo, y una oración dentro de un párrafo. Como extraoracional, este enlace se utiliza fre-
cuentemente para cambiar el rumbo de las ideas. En estos tres casos, la conjunción sed es una
“partícula” marcadora del discurso3 que desempeña una función no habitual en la sintaxis
oracional latina. De suyo, se emplea como nexo adversativo y así lo utiliza diez veces, por
ejemplo: Origines dicit sed Augustinus; non videt oculus, sed animus sibi fingit; non idolum,
sed similitudinem facit. Para oponer ideas entre dos párrafos o entre dos oraciones de un mis-
mo párrafo, utiliza las más habituales conjunciones autem –una vez– y vero –siete veces–, y el
adverbio tamen –una vez–. Este adverbio tamen está funcionando como partícula marcadora
del discurso, tal como ocurre con la conjunción y la preposición4.
Para explicar cada uno de los tres primeros mandamientos, en primer lugar los cita de Éxo-
do 20: “No tendrás otros dioses, ni construirás para ti imagen ni nada semejante”, “No toma-
rás el nombre de tu Dios en vano” y “Acuérdate de santificar el día sábado”, respectivamente.
En cuanto al primer mandamiento, centra el interés en distinguir los conceptos sculptile
(‘imagen’) e idolum (‘ídolo’), según se citan o se definen en Orígenes, San Agustín, San Pa-
blo, San Jerónimo y en “algunos” u “otros” a los que no nombra. Respecto del segundo man-
damiento, afirma que el precepto significa secundum litteram (‘literalmente’) “no jurar nada
en el nombre de Dios”; pero allegorice (‘en sentido alegórico’), implica “no considerar que
Cristo, hijo de Dios, es criatura, sino igual al Padre”; y lo fundamenta con cita de San Pablo.
Sobre el tercer mandamiento, asevera que literalmente prescribe la observancia del sábado;
pero, metafóricamente, sugiere la espera, en el Espíritu Santo, del descanso de los vicios y de
la futura contemplación de Dios. No cita autoridad alguna. Concluye afirmando que estos tres

2
Concepto de Gili y Gaya, citado en: Martín Zorraquino, M. A. y Portolés Lázaro, J., “Los marcadores del discurso”, en:
Bosque, I. y Damonte, V., Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa, 1999, Tomo 3, cap. 63, p. 4057.
3
Martín Zorraquino y otro, op.cit., p. 4055.
4
Ibíd.

1236
Luis Poenitz
Análisis de la estructura argumentativa de una Sentencia de Pedro Lombardo, y del Comentario paralelo…

mandamientos de la Primera Tabla se refieren a Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, respecti-
vamente.
Los restantes enlaces que emplea en esta parte son: neque, una vez, y et, dieciocho, tres
como extraoracional (copulativos, p. ej., ipse est Patris et Filii amor et connexio); vel (disyun-
tivo, siete veces sólo con el matiz de indiferencia ante una elección, p. ej. si quis in auro vel
ligno vel alia re faciat); enim, seis veces, utique y quidem, una (aseverativos, p. ej. habet enim
decalogus decem praecepta); inquantum,, cuatro veces, scilicet e idest, dos, verbi gratia y ut,
una (explicativos, p. ej., ex Spiritu Sancto, idest ex caritate et dono Dei); quia, cuatro veces y
cum, dos (causales, p. ej., forma idoli non est naturaliter, quia naturae iustitiae non servit);
ideo, dos veces, y unde, una (extraoracionales, con matiz causal, p. ej., Ideo iustificatio nostra
et requies ei attribuitur saepius).
La primera mitad de un párrafo sirve como ilustración del estilo argumentativo de Pedro
Lombardo: Ideo dicit Apostolus, quia “idolum nihil est in mundo” (1 Cor. 8,4). Non enim
aliqua ex rebus constantibus assumitur species; sed quod mens otiosa et curiosa reperit. Simi-
litudo vero est dum aliquid ex his quae sunt vel in caelo vel in terra vel in aquis formatur.
Augustinus vero ita exponit illud[...] (“Por esto, dice el Apóstol que “no existe ningún ídolo
en el mundo”. En efecto, no se adopta ninguna figura a partir de cosas existentes sino que una
mente ociosa y curiosa la descubre. En cambio, hay imagen cuando algo se forma de cosas
que están en el cielo o en la tierra o en las aguas. A su vez, San Agustín expone del siguiente
modo aquello [...]”).
Hasta aquí, las consideraciones respecto de Pedro Lombardo.
De Tomás de Aquino (1215-1274), santificado en 1323 por el Papa Juan XXII, diré lo
esencial. En toda su obra demuestra un buen sentido extraordinario y, aunque maestro de ex-
quisiteces teológicas, un gran apego a la realidad natural y al equilibrio terrenal. No “aristote-
liza” el cristianismo, sino que cristianiza a Aristóteles. Alineó las opiniones divergentes y
aclaró el sentido de cada una; cuestionó todo, incluso los datos de la Revelación, enumeró
las objeciones posibles e intentó la mediación final; proporcionó a la Iglesia un sistema doc-
trinal que la puso de acuerdo con el mundo natural. El Papa Juan Pablo II, en su reciente En-
cíclica Fides et ratio (1998), dedica el capítulo IV a justificar “ la relación entre la fe y la ra-
zón”; los parágrafos 43 y 44 refieren “la novedad permanente del pensamiento de santo To-
más de Aquino”, el filósofo ‘angélico Doctor’ al que considera “Maestro del pensamiento y
modelo del modo correcto de hacer Teología”.
El Comentario de Santo Tomás a la Distinción 37 del Libro III de Pedro Lombardo está es-
tructurado con orden y claridad, propios de un método escolástico y paradigma para cualquier
argumentación moderna. Se inicia con la división del texto de Lombardo, ya anticipada en un
esquema de contenido. Le sigue la Cuestión I, donde enuncia los temas de las seis “Cuestion-
cillas”5 que abordará. Éstas se exponen en sendos Artículos, organizados en partes idénticas:
Ad primum (secundum, tertium, etc.) sic proceditur (“Ante lo primero se procede del siguiente
modo”); Sed contra (“Pero contrariamente”); Solutio –o Solutiones– (“Solución”) y Ad obiec-
ta ([Respuesta] “A las objeciones”). Los Artículos segundo y quinto contienen tres subtemas.
La Distinción se cierra con una Exposición del texto.
Analizaré la estructura argumentativa, resaltando los enlaces, del Artículo tercero, Utrum
omnia legis praecepta ad haec decem ordinentur (“Si todos los preceptos de la ley se ordenan

5
N. del T. Neologismo, mejor que ‘problema’ o ‘planteo’, para Quaestiunculae, por analogía con Quaestio, ‘cuestión’,
término habitual en filosofía escolástica

1237
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

a estos diez”), el cual trata uno de los aspectos antes citados en el fragmento de Pedro Lom-
bardo. Las consideraciones son válidas para los restantes Artículos.
1ª. Parte: Ad tertium sic proceditur. Videtur quod non [...] reducantur. Cum enim [...] con-
tineant, non poterunt [...] reduci. Sed [...] sicut etiam Philosophus [...] dicit. Ergo non omnia
[...] reducuntur. (“Parece que no se reducen. En efecto, dado que contienen, no pudieron ser
reducidos. No obstante, así como también Aristóteles dice. Por lo tanto, no todos se
reducen.”). Los cuatro párrafos siguientes, en los que se omite videtur quod (“parece que”),
están encabezados por el adverbio praeterea (“además”), marcador de continuidad los tres
primeros y de cierre el último. Para una traducción estilísticamente variada, sugiero se traduz-
can, respectivamente, por “además, además de eso, más aún, y finalmente”. Asimismo, los
cuatro primeros párrafos se cierran con el mismo enlace consecutivo, la conjunción ergo, que
puede traducirse, respectivamente, “por ende, así pues, luego, y por lo tanto”. El quinto, en
cambio, concluye con una afirmación de la primera idea: videtur quod non omnia praecepta
legalia ad haec reducantur. La tesis de esta primera parte es que los preceptos del Decálogo
contienen el derecho natural, pero prohíben otros (los ceremoniales y los legales) que no pro-
vienen de este derecho; por lo cual no todos los preceptos de la ley se reducen a los diez esti-
pulados en las dos Tablas.
2ª. Parte: Sed Contra. Comienza con el enlace extraoracional adversativo y el adverbio fu-
sionados, para oponer las ideas antedichas con las tres que le siguen. Reaparecen praeterea,
continuando la cadena anafórica, que conviene traducir ahora “además, y además de eso”
(como ut supra); y ergo, siguiendo la cadena epifórica, “por ende, y así pues” (ídem). La se-
gunda idea se estructura casi análoga a la primera de la primera parte ([...] sicut Celsus dixit
[...] Sed [...] Cum [...] videtur quod [..]). Como citas de autoridad, recurre a Celso y nueva-
mente a Aristóteles. La tesis es que todos los otros preceptos se reducen a los diez, pues son
justos por haberse formulado racionalmente y todo razonamiento recto se deduce del conoci-
miento natural.
3ª. Parte: Solutio. Resuelve la cuestión en dos párrafos. En el primero apela a la evidencia
de las cosas naturales: las que ‘existen siempre’, que son causa y regla de las que ‘existen
frecuentemente’; y estas dos, también causa y regla de las que ‘existen raramente’. Esto sirve
como analogía para aseverar, en el cierre del segundo, ‘que todos los preceptos de la ley divi-
na o civil se reducen en cierto modo a los diez’ de las Tablas. Utiliza los enlaces enim, vero,
vel, autem, et, unde, sicut, ut, ideo, sed (con los mismos valores ya analizados en Pedro Lom-
bardo) y seis veces el adverbio huiusmodi, muy frecuente en los textos tomistas (operador de
concreción, p. ej., et huiusmodi similantur his quae raro accidunt in natura, “y del mismo
modo se asemejan a los fenómenos que raramente ocurren en la naturaleza”). Las citas de
autoridad remiten a Aristóteles y a Cicerón.
4ª. Parte: Ad obiecta. Son cinco respuestas a los cinco cuestionamientos de la primera par-
te, encabezadas por los respectivos adjetivos ordinales: ad primum, secundum... quintum. El
verbo principal es el mismo, dicendum [est], el cual, con distintos matices de obligatoriedad
puede ser traducido “debe decirse, hay que decir, ha de decirse, tiene que decirse y es necesa-
rio decir”. Utiliza casi los mismos enlaces anteriores y sólo se fundamenta en Aristóteles. Se
destaca la conjunción ergo al comienzo de la primera respuesta, pues adquiere el valor de
cierre conclusivo de todo el Artículo.
Luego de algunas consideraciones teóricas, clasificaré los enlaces de la lengua latina según
la función en el discurso argumentativo de los dos autores. Sigo a Martín Zorraquino y Porto-

1238
Luis Poenitz
Análisis de la estructura argumentativa de una Sentencia de Pedro Lombardo, y del Comentario paralelo…

lés Lázaro, en su exhaustivo trabajo “Los marcadores del discurso” de la Gramática descrip-
tiva de la lengua española6.
Los ‘marcadores del discurso’ son unidades lingüísticas invariables que no cumplen fun-
ción sintáctica en la predicación oracional, pues tienen un fin coincidente con el del discurso.
Son ‘signos’ que no contribuyen directamente al significado conceptual de los enunciados,
sino que orientan y ordenan las inferencias que deben obtenerse de ellos. Cuando se encuen-
tran en una unidad sintagmática, se relacionan sintácticamente con todo el sintagma; en el
caso de ser una oración, no dependen sintácticamente del verbo. Hay marcadores que relacio-
nan por su significado dos o más miembros del discurso (estructuradores de la información,
conectores y reformuladores) y otros cuyo significado afecta sólo a un miembro (operadores).
I.Estructuradores de la información: carecen de significado argumentativo y sirven para in-
dicar la organización informativa de los discursos. Se dividen en:
I.1.Comentadores: introducen un nuevo comentario, distinto del discurso previo (iam, y
ahora, pues bien).
I.2.Ordenadores: señalan el lugar que ocupa un miembro del discurso en el conjunto de una
secuencia discursiva ordenada por partes; presentan al conjunto de esta secuencia como un
único comentario, y a cada parte, como un subcomentario. Se subdividen en:
I.2.a.Marcadores de apertura: abren una serie en el discurso (praeterea, autem, en primer
lugar, por una parte, de un lado).
I.2.b.Marcadores de continuidad: indican que el miembro al que acompañan forma parte de
una serie (praeterea, autem, en segundo lugar, por otra parte, además).
I.2.c.Marcadores de cierre: concluyen la secuencia (praeterea, ergo, por último, en fin, fi-
nalmente).
I.3.Digresores: introducen un comentario lateral en relación con el asunto principal del dis-
curso.
II.Conectores: vinculan semántica y pragmáticamente un miembro del discurso con otro
anterior, de manera que el marcador guía las inferencias que deben realizarse del conjunto de
los dos miembros discursivos conectados. Se dividen en:
II.1.Aditivos: unen a un miembro anterior otro con su misma orientación argumentativa.
Hay dos grupos:
II.1.a.Los que vinculan dos miembros discursivos ordenados en una misma escala argu-
mentativa (et, neque, y, y no, ni).
II.1.b.Los que no cumplen esta condición (vel, etiam, incluso, es más, aun, hasta).
II.2.Consecutivos: presentan el miembro del discurso donde se encuentran como una con-
secuencia de un miembro anterior (ergo, unde, igitur, por ende, así, entonces, de donde).
II.3.Contraargumentativos: relacionan dos miembros del discurso de modo tal que el se-
gundo aparece como supresor o atenuador de alguna conclusión que pudiera obtenerse del
primero (sed, autem, vero, tamen, sed contra, por el contrario, en cambio, pero, con todo, sin
embargo, no obstante).
II.4.Causales (ideo, quia, cum, unde, por esto, pues, porque, por lo que). Al igual que los
enlaces concesivos o los condicionales, los causales no están contemplados en la clasificación
que estoy aplicando.

6
Op. cit.

1239
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

III.Reformuladores: presentan al miembro siguiente del discurso como una mejor expre-
sión de lo que se pretendió decir con el miembro precedente. Se distinguen cuatro grupos:
III.1.Explicativos: reformulan el mismo asunto o expresan las conclusiones que deberían
inferirse del primer miembro (idest, enim, scilicet, inquantum, es decir, esto es, a saber, en
cuanto, en otras palabras).
III.2.Rectificativos: corrigen un miembro discursivo anterior por otro que lo mejora.
III.3.De distanciamiento: muestran la nueva formulación como la que debe condicionar la
prosecución del discurso, y privan de pertinencia al miembro discursivo precedente.
III.4.Recapitulativos: introducen un resumen o conclusión de un miembro discursivo ante-
rior o de una serie de ellos; el miembro recapitulador puede mantener la misma orientación
argumentativa o tener una distinta (igitur, en conclusión, en resumen, en fin).
IV.Operadores: condicionan por su significado las posibilidades argumentativas del miem-
bro en el que se incluyen sin relacionarlo con otro anterior. Se dividen en:
IV.1.De refuerzo argumentativo: refuerzan como argumento el miembro del discurso en el
que están frente a otros posibles argumentos, a los que limitan como desencadenantes de po-
sibles conclusiones.
IV.2.De concreción: muestran el miembro del discurso donde están como una concreción o
un ejemplo de una expresión más general (ut, verbi gratia, por ejemplo, por caso, en particu-
lar).
Respecto de ‘partículas’ discursivas que aparecen más frecuentemente en la conversación,
destaco las que funcionan como “marcadores de modalidad epistémica”: señalan el grado de
certeza o evidencia que el emisor atribuye a un miembro o miembros del discurso con que se
vincula cada partícula (enim, utique, quidem, autem, en efecto, sin duda, por supuesto, real-
mente).
La inclusión de algunos marcadores en diferentes categorías obedece a los distintos mati-
ces que pueden adquirir en el discurso. Por ejemplo, autem: sigue a la palabra a la que se re-
fiere, señalando una débil oposición con lo dicho antes; o marca simplemente un contraste; o
adquiere significado restrictivo en una enumeración; o inicia el desarrollo de una idea; o sub-
raya una afirmación.
Pedro Lombardo escribió Sentencias: del latín, sententia, pensamiento, opinión, parecer, y
especialmente en esta obra, sentido o significación de una palabra o frase. Santo Tomás reali-
zó sendos Comentarios: del latín, commentarium, meditación, reflexión de la mente, estudio.
Ambos, filósofos, porque etimológicamente son “amadores de la sabiduría” y, en consecuen-
cia, poseen el conocimiento de las cosas divinas y humanas, según San Isidoro de Sevilla
(Etimologías). El santo español, de los siglos VI-VII, llama ‘lógicos’ a los filósofos que hacen
intervenir el raciocinio en el estudio de la naturaleza (propio de los ‘físicos’) y en el de las
costumbres (propio de los ‘éticos’)7. De ahí que Lombardo y S. Tomás hayan apelado a la
Dialéctica, como parcela de la Filosofía, para investigar, definir y exponer mediante la capa-
cidad de la razón. Pero, además, se sirvieron de la Retórica, como ciencia del bien decir para
persuadir lo justo y lo bueno, la cual está inseparablemente ligada a la Gramática, que instruye
en el arte de hablar correctamente. San Isidoro retoma una larga tradición que destaca, en el
discurso retórico, al menos cuatro partes: el exordio, la narración, la argumentación y la con-

7
San Isidoro de Sevilla, Etimologías. Libro VIII, 6,, Madrid, BAC, 1982, Tomo 1, pp. 703-705. Texto latino, versión espa-
ñola y notas por Oroz Reta, J. y Marcos Casquero, M.

1240
Luis Poenitz
Análisis de la estructura argumentativa de una Sentencia de Pedro Lombardo, y del Comentario paralelo…

clusión. Define ‘argumentación’ a partir de sus componentes latinos: argutae mentis oratio,
discurso de una aguda mente; exige que tal argumentación deje firmemente corroborada la
tesis y que rebata, a continuación, la del adversario, para llegar a una conclusión tal que em-
puje al oyente a admitir lo que se dice. En Santo Tomás se comprueban admirablemente estas
características. Y en los dos autores, Lombardo y S. Tomás, se evidencia el rasgo esencial que
el obispo sevillano requería de una buena ‘elocución’: “Hay que expresarse con pureza latina
y con claridad. Habla con pureza latina quien utiliza las palabras apropiadas y genuinas sin
apartarse de la manera de hablar y de la elegancia propia de la época en que vive”.8
Por lo tanto, apropiada y oportuna resulta una conclusión que se deduce de un estudio de
Ducrot9: el buen uso de un ‘marcador’ depende no solo de las propiedades gramaticales sino
del esfuerzo del emisor para lograr la comprensión de su discurso; y compele al receptor a
realizar las inferencias de un modo determinado.

Bibliografía de consulta
BOSQUE, I. Y DAMONTE, V., Gramática descriptiva de la lengua española, Madrid, Espasa, 1999.
COROMINAS, J., Diccionario etimológico de la lengua castellana, Madrid, Gredos, 1976.
DUCROT, O. Y OTROS, Les mots du discours, París, Minuit, 1980ª.
GRAN ENCICLOPEDIA RIALP, Madrid, Edic. Rialp, 1981.
SAN ISIDORO DE SEVILLA. Etimologías, Madrid, BAC, 1982.
VARIOS (GAFFIOT Y LEWIS, SCHROEDER, GUILLÉN, ETC.) Diccionarios y Gramáticas de latín.

8
Op. cit., pp. 363, 369, 371, 379.
9
DUCROT, O. y otros, Les mots du discours, París, Minuit, 1980a, pp. 7-5

1241
MODOS DE ARGUMENTAR/FICCIONALIZAR EN DOS ESCRITORES
HISPANOAMERICANOS DEL 900

Eduardo Romano
Universidad de Buenos Aires / Argentina
eduaromano@yahoo.com.ar

Hacia 1900, ciertos centros intelectuales de la América Hispánica, como México o el Río
de la Plata, comienzan a dudar, todavía débilmente, de la dogmática aceptación del positivis-
mo europeo, sobre todo en la versión británica de Herbert Spencer, y del biologismo evolu-
cionista de Charles Darwin, amalgamados a su turno con aportes filosóficos de Hipólito Tai-
ne, sociológicos del italiano Gabriel Tarde, psicológicos del francés Gustave Le Bon.
Es lo que deja entrever, en algunos lugares, el diagnóstico que sobre Nuestra América. En-
sayo de psicología social (Henrich y Cía., Barcelona, 1903) escribe el argentino Carlos Octa-
vio Bunge (1875-1918). Voy a detenerme en algunas de esas vacilaciones (otras ya las señaló
Oscar Terán en Carlos Octavio Bunge: raza y nación, en Terán, 2000, capítulo III), las que
evidencian una fisura respecto de las dicotomías civilizado/bárbaro tal como las planteara el
liberalismo romántico, desde Echeverría hasta Sarmiento. Bunge, por supuesto, no reniega de
ellas, ni del determinismo geográfico, ambiental o genésico.
Pero cree que “la política criolla, la enfermedad objeto de este tratado de clínica social”
(Bunge, 1926, 49) –metáforas que remiten claramente al positivismo naturalista–, es tratable
con estos remedios: “difundir la ilustración, mejorar la situación económica, sanear las condi-
ciones de vida física...” (Bunge, 1926, 51).
La aleación de vicios españoles (pereza, arrogancia, ferocidad) e indígenas (pasividad, re-
signación, fatalismo) generó un “híbrido inarmónico” cuyos resultados “en ninguna parte fue-
ron más funestos” (Bunge, 1926, 151), aunque la europeización inmigratoria, además de “el
alcoholismo, la viruela y la tuberculosis –¡benditos sean!”–, ha iniciado un proceso de “rege-
neración” y el hispanoamericano del futuro está en marcha.
Ese término, “regeneración”, denuncia el puente que los pensadores americanos encontra-
ban para aprovechar la campaña autocuestionadora de los llamados escritores del 98 en Espa-
ña y bastante descuidada por las revisiones críticas –Terán no es el único ejemplo– de esa
época. Bunge confesaba en carta a Miguel de Unamuno, con quien mantenía desde tiempo
atrás frecuente intercambio epistolar, pocos días antes de partir hacia Europa:
“No necesito decirle que uno de los más poderosos alicientes de este viaje es peregrinar a la vieja Sala-
manca, a estrechar sus generosas manos de amigo. Cuando uno va viendo romperse los ídolos de barro de
la primera juventud, nada más hermoso que hallar algo nuevo, y de piedra.” (Cárdenas y Payá, 1997,
103).
En esa encrucijada, la principal paradoja que distingue el discurso bungeano es que conde-
na toda dualidad –étnica, sicológica, moral, etc.–, pero razona ambivalentemente; execra a
Juan Manuel de Rosas por haber gobernado con los “forajidos” de La Mazorca, “las incultas
masas de gauchos rurales” (Bunge, 1918, 270) y la delación de los criados negros y mulatos,
que atribuye a “no sé qué oscura ley de servilismo atávico” (Bunge, 1918, 278), pero le reco-
noce su condición de “degenerado superior” (Bunge, 1926, 281), “concordante” con las con-
diciones de su época y de su medio.
Eduardo Romano
Modos de argumentar/ficcionalizar en dos escritores hispanoamericanos del 900

Esa dualidad puede leerse como una salida al rígido cientificismo inmediatamente anterior,
aunque en el caso de Bunge, pienso, tiene que ver con su acendrada defensa de las virtudes
cristianas y sus efectos civilizatorios –en los textos, en su cara pública digamos–, y su incon-
fesada propensión a transgredirlas con sus disimulados hábitos homosexuales.
La novela de la sangre, publicada también en 1903 y en España, por Sempere, depliega en
forma ficcional núcleos argumentativos del ensayo. Por el modo de contraponer aristócratas a
plebeyos, “hombres civilizados y de exquisita sensibilidad” (Bunge, 1926, 9) a perversos tor-
turadores, pareciera haber conjurado las anteriores ambivalencias. Sin embargo, ya el título
resulta dual: su relato se ocupa “de la sangre” vertida por los sicarios de Rosas, en escenas
que multiplican los grotescos hiperbólicos que mucho antes compusieran al respecto José
Mármol o el Hilario Ascasubi de La refalosa. Pero también “de la sangre” como herencia que
va de lo biológico a lo psíquico, de las pulsiones tan inexplicables como arrolladoras que diri-
gen nuestra conducta.
Menos controlado racionalmente, el discurso novelesco abunda en paradojas irresueltas,
como que uno de los rosistas que se ensaña con el selecto Regis, prisionero, sea Lucas Ferra-
gut, “gaucho semiindio, de siniestro aspecto, que llevaba retratados sus vilísimos antecedentes
en su rostro” (Bunge, 1926, 77), aunque se acuse luego al gobernador de Santa Fe, Estanislao
López, de emplear a sus “gauchos mestizos y semiinquisidores” (Bunge, 1926, 165) para ca-
zar indios despiadadamente y someterlos a toda clase de vejaciones.
Mayor paradoja aún encierra el hecho de que un hermano débil mental de Blanca, la amada
de Regis, cumpla la función de adelantar que el traidor Julio Pantuci, ex condiscípulo de Re-
gis y quien lo ha denunciado ante Rosas por unitario, visita la casa no con el declamado pro-
pósito de consolarla, sino porque le gusta. A través de ese tipo de personajes y sobre todo de
la morbosa descripción de su monstruosidad física, exorcizaba Bunge, como Dorian Grey, sus
propios monstruos.
Ese resentimiento del mestizo, del híbrido étnico que se aprovecha incluso de la debilidad
nativa, reaparece en un escritor boliviano, Alcides Arguedas (1879-1946), quien reconoce en
varios momentos de Pueblo enfermo. Contribución a la psicología de los pueblos Hispanoa-
mericanos (1909) su admiración hacia Bunge .
Además, en su caso, el pasaje de la ficción (Wata-Wara, 1904) a la argumentación –el ci-
tado Pueblo enfermo– y luego a una reescritura de aquella temprana novela en Raza de bronce
(1919) dota de particular interés al correlato entre la programática argumentativa y sus trans-
formaciones ficcionales.
Si nos atenemos al narrador de Wata-Wara, la pareja de enamorados que forma la india
con Agiali es la de dos seres “rústicos e ignorantes” (Arguedas, 1989, 364), pero menos “des-
graciados” y “cobardes” (idem, 363) que el resto de la población aborigen cercana al lago
Titicaca, de origen quechua, resignadamente sumisa. Que ella fuera “la más linda pastora de
la hacienda Pucuni” (idem, 361) y que él sobresaliera en “gallardía” o por su “soberbia con-
textura” (ídem, 362) no bastaba para darles relieve protagónico y heroico en una historia que
desemboca en rebeldía.
Arguedas recurrió por eso a otra excepcionalidad, la de Choquehuanka, el viejo sabio de la
aldea. Ya en el final del primer capítulo, el hilacata reprende a Coyllor Zuma por sacrificar
animales en ritos inútiles, vaticina “para la raza grandes días” (ídem, 366). A comienzos del
segundo, aclara que pensar “en los suyos tan miserables y tan pobres” (ídem, 367) le infunde
negra tristeza, “una de esas que después de pasadas nos dejan un tizne en el alma”.

1243
Actas del Congreso Internacional La Argumentación
Dimensión argumentativa y género discursivo

No es poco que el pronombre personal y plural aúne al viejo con el narrador; eso ocurre
porque Arguedas lo ubica en un escalón distinto del que ocupa el resto de su raza. No sólo
porque en “su rostro severo se transparentaba la hermosura de sus sentimientos” o porque
conservaba fuerza física a sus casi noventa años, sino también porque poseía animales y era
respetado, incluso por los cholos y patrones.
Pero lo que influía más para que su autoridad fuese respetada, lo que atraía sobre sí la consideración gene-
ral, lo que pasaba de lo estupendo, llegaba a los límites de lo extraordinario y hacía que fuese mirado co-
mo un ser excepcional y único en la clase, era que entregado a sus lecturas, solía hablar de cosas nunca
oídas, de aquellas que son buenas para soñadas pero no para sabidas. (ídem, 368)
Es decir que Choquehuanka era “excepcional y único”. Desde ese sitio consigue que tam-
bién Wata-Wuara salga de lo común: “con sus consejos, con sus advertencias, había logrado
insuflar un soplo de alma en ese cuerpo gallardo”, pero “¡esto es lo extraño! la había dejado
en la ignorancia y en la ceguedad”. No la había alfabetizado, reservándose para él ese privile-
gio. El que le permitía sobreponerse al resto, “porque comprendían que siendo de los suyos
por el corazón, era de los otros, de los blancos, por el espíritu”.
Se desprende, de estos atributos narrativos, que el “espíritu” es casi un privilegio de raza,
aunque se pueda acceder al mismo a través de la lectura. Una concepción que ubica al autor
entre los liberales reformistas bolivianos, quienes tomaban distancia de otro sector, rigurosa-
mente evolucionista, que dejaba librada a leyes naturales la redención –o extinción– del nati-
vo. Para los reformistas, en cambio, la posibilidad de leer y sobre todo de educarse, eran las
llaves maestras del futuro nacional.
Esa posibilidad de redención provenía de curiosas coincidencias con el regeneracionismo
español, que Arguedas había tenido oportunidad de conocer en La Paz, adonde llegaban pu-
blicaciones como Vida Nueva o La España Moderna, pero más directamente con motivo de
su primer viaje a la península: Wata-Wuara está fechada en La Paz 1903 - Sevilla 1904.
Luego de justificar la excepcionalidad de Choquehuanka en pretérito, pasa el texto a una
caracterización poco comprensiva y típicamente argumentativa, en presente, del indio. A lo
sumo es “fiel como el perro” (ídem, 370) o “sumiso como la bestia” (ídem, 371); sólo cuando
se siente abrumado por el trato injusto y cruel, “despierta de su estupidez y se venga como las
fieras, dando un zarpazo”.
Tampoco “sabe equilibrar sus pasiones” ni sus mujeres difieren de ese retrato animalizado:
En sus odios es tan exaltada como el varón. No conoce ni gusta de las exquisiteces propias del sexo. Ruda
y torpe, se siente amada cuando recibe golpes del macho; de lo contrario, para ella no tiene valor un hom-
bre. Hipócrita y solapada, si quiere, quiere como una fiera...
Sobre tal fondo se destaca aún más la excepcionalidad de Choquehuanka, a cuyo contacto
adquieren Wata-Wuara e incluso Agiali, por carácter transitivo, relieve novelesco, y su condi-
ción de soporte de algunos núcleos semánticos del texto. Por ejemplo el intelectual, pues el
viejo hilacata, pese a que razona “por una incompleta sucesión de ideas, vagamente” (ídem,
372), desacredita las creencias y supersticiones, tanto indígenas como católicas, lo cual con-
firma esos presupuestos ideológicos, liberales y reformistas, que atribuí a Arguedas.
En efecto, la figura del cura está muy ridiculizada y agrava su conducta con la población
india el hecho de que tenga su mismo origen étnico. Abusador y lascivo, odia a Choquehuan-
ka y juzga su influjo sobre la indiada “pernicioso”, en tanto, según él, los “instiga a la insu-
bordinación” (ídem, 379).
Las conversaciones de los amigos del patrón hacendado con éste y con el cura componen
un segundo nivel significativo, alrededor del eje moral. La escena, que sobreviene después de

1244
Eduardo Romano
Modos de argumentar/ficcionalizar en dos escritores hispanoamericanos del 900

misa, dota al texto de un cierto dialogismo. El cura discute con el poeta Darío Fuenteclara (el
nombre concreta su filiación modernista y por eso mismo el apellido suena irónico), aunque
está “completamente subyugado” por el discurso del otro (¿su inferioridad se debe a la sangre
indígena más los estudios teológicos?), quien se resiste a creer que esos mismos indios hayan
sido capaces, en el pasado, de levantar la edificación de Tiahuanaco.
Prefiere creer que fue obra de “dioses mitológicos” –¡adelantándose a quienes recurrirían,
avanzado el siglo XX, al recurso de los extraterrestres para devaluar la creatividad artística de
los primigenios habitantes de este continente!–, pues “una raza que ha sido inteligente y activa
no degenera hasta el extremo de perder su personalidad” (ídem, 383). No admite que pueda
“regenerarse de pronto” y, en todo caso, “para mejorarla serían necesarios muchos siglos de
constante labor”.
El juicio resulta válido en ese contexto verbal, dado el carácter excéntrico de Choquehuan-
ka, cuya sabiduría en definitiva es libresca y ajena al carácter supersticioso de los suyos. En
cuanto a los amigos del patrón, hasta el refinado poeta comparte las apetencias lúbricas de
Carmona y en la