NUTRICIÓN INFANTIL

PEDIÁTRICA
(Acta Pediatr Esp 2005; 63: 63-69)

Desnutrición hospitalaria en niños*
J.M. Moreno Villares, L. Oliveros Leal1, C. Pedrón Giner2
Médico adjunto. 1Dietista-Nutricionista. Unidad de Nutrición Clínica. Hospital «12 de Octubre». Madrid. 2Médico adjunto. Sección de Gastroenterología y Nutrición Infantil. Hospital Universitario «Niño Jesús». Madrid

Resumen
La desnutrición afecta a casi la mitad de los pacientes adultos que ingresan en un hospital y tiende a agravarse durante su estancia. Aun así, continúa siendo, en muchas ocasiones, una gran desconocida. La desnutrición repercute sobre la estructura y la función de muchos órganos y sistemas y, por ello, afecta de forma negativa a la calidad asistencial y produce un aumento del gasto económico. El niño es especialmente vulnerable a la desnutrición y, por tanto, la instauración del soporte nutricional en el paciente de riesgo debe ser precoz y adaptada a las condiciones biológicas propias de la edad. La prevalencia de desnutrición en los estudios pediátricos oscila alrededor del 20-25%. En un estudio realizado en 268 niños ingresados en el Hospital «12 de Octubre» durante un mes se observó que la prevalencia de desnutrición fue del 17,2%. La valoración nutricional en el niño se apoya en la historia clínica, la antropometría y las exploraciones complementarias, al no disponer de un marcador biológico o bioquímico único que sirva para este fin. La estimación del riesgo nutricional es más adecuada cuando se valoran de forma conjunta los datos del estado nutricional, aspectos de la ingestión y las repercusiones que la enfermedad tiene sobre los aspectos nutricionales. Ello ha permitido elaborar puntuaciones pediátricas de riesgo nutricional como la Sermet-Gaudelus. El abordaje de la desnutrición hospitalaria puede efectuarse a dos niveles. Desde el punto de vista del individuo, con la instauración rápida de un soporte nutricional adecuado. Pero además, la desnutrición trasciende al ámbito clinicoasistencial. El Consejo de Ministros del Consejo de Europa ha dictado recientemente una resolución (ResAP 2003/3) sobre la alimentación y el cuidado nutricional en los hospitales. Se precisa conocer cuál es la situación real de la desnutrición hospitalaria en niños en España.

Abstract
Title: Hospital-related malnutrition in children. Nearly half of the adults admitted to hospital present malnutrition, which tends to worsen during the hospital stay. Nevertheless, hospital malnutrition is still often poorly understood. Malnutrition affects the structure and function of different organs and systems. As a consequence, it has a negative impact on the quality of care and increases costs. Children are especially susceptible to malnutrition. Therefore, in the child nutritionally at risk, it is necessary to start nutritional support, adapted to the age-associated biological conditions, as soon as possible. The prevalence of hospital malnutrition in children is about 20% to 25%. In a study of 268 children admitted to Hospital 12 de Octubre in Madrid, Spain, over the course of one month, over 17% of them were malnourished. Nutritional assessment in children is based on clinical history, anthropometrics and laboratory data, as there is no single biological or biochemical marker for this purpose. The determination of nutritional risk is most reliable when the data from the nutritional assessment is accompanied by an evaluation of food intake and of the impact the disease in question has on nutritional status. There are specific pediatric nutrition risk scores, such as the Sermet-Gaudelus score. To deal with hospital malnutrition in children, two strategies are available. On the individual level, it is necessary to start the appropriate nutritional support as soon as possible. In addition, at the clinical care level, the European Commission has recently issued a resolution (ResAp 2003/3) on diet and nutritional care in hospitals. It is necessary to establish the actual incidence of hospital malnutrition among children in Spain.

30

Palabras clave
Desnutrición, valoración nutricional, soporte nutricional, ingestión

Keywords
Malnutrition, nutritional assessment, nutritional support, food intake

*Parte del material empleado en este artículo ha sido utilizado en el capítulo «Desnutrición hospitalaria en los niños en España», incluido en el Libro blanco sobre la desnutrición hospitalaria en España, de próxima publicación.

63

Correspondencia: J.M. Moreno Villares. Unidad de Nutrición Clínica. Hospital «12 de Octubre». Madrid. Carretera de Andalucía km 5,400. 28041 Madrid. jmoreno.hdoc@salud.madrid.org

en el curso de enfermedades agudas o crónicas. Las tasas de desnutrición grave llegan hasta el 12% de los pacientes ingresados8. La identificación de los pacientes pediátricos con necesidad de soporte nutricional se basa en el uso de algunos elementos de cribado que deben formar parte de la evaluación de todos los niños enfermos. sin embargo. prestando especial atención a la presencia de signos carenciales específicos. la talla o longitud. de una malabsorción de nutrientes. cuestionario de frecuencias. también aquélla se verá afectada. un retraso en el crecimiento y. Es fundamental llevar a cabo una interpretación dinámica de las medidas antropométricas. El desarrollo de complicaciones es consecuencia de las alteraciones producidas por la malnutrición en la estructura y función de diversos órganos y sistemas (función inmune. aunque existen situaciones clínicas en las que revertir la desnutrición no es posible hasta que el proceso de base esté controlado. Sudán. cardiaca. Moreno y cols. es decir. La valoración nutricional en el niño se apoya en la historia clínica (anamnesis y exploración física). En una encuesta de ámbito nacional realizada en Brasil a finales de la década pasada se encontró desnutrición en el 48. además. hay que considerar su evolución en el tiempo más que los valores puntuales aislados. La antropometría es una herramienta clave en la valoración del estado nutricional del niño. el perímetro craneal (hasta los tres años). al entender que en éste también se englobaría la malnutrición por exceso (obesidad). en los que encontraron tasas de desnutrición entre el 45 y el 54% en pacientes ingresados en el hospital hasta la fecha. Introducción La desnutrición* es una causa importante de morbimortalidad en los niños menores de 5 años de los países en desarrollo1. a diferencia de la malnutrición observada en países industrializados. mientras que si la malnutrición evoluciona a la cronicidad. por tanto.1% de los pacientes hospitalizados9. el niño es especialmente vulnerable a la deprivación nutricional y. en esos momentos. Desde los estudios pioneros de Bistrian3 y Hill4 de mediados de los años setenta. el origen de la desnutrición es generalmente resultado de la falta de alimentos. Hoy en día. El desarrollo de la enfermedad puede ir acompañada de una pérdida de apetito. la instauración del soporte nutricional en el paciente de riesgo debe ser precoz y adaptada a las condiciones biológicas propias de la edad15. que repercute en peor calidad asistencial (aumento de la estancia media y de la tasa de rehospitalización) e incremento del gasto económico11. haciendo hincapié en la existencia de enfermedades agudas o crónicas y en los datos relacionados con la alimentación. la circunferencia o perímetro braquial y la medida de los pliegues cutáneos (tricipital y subescapular). la antropometría y las exploraciones complementarias17. Son varias las razones que lo explican: la falta de una valoración sistemática del estado nutricional de cada niño ingresado en un hospital. etc. Son bien recordadas las imágenes de lugares como Biafra. Y. En la anamnesis deben recogerse los antecedentes personales y la historia clínica actual. si no se corrige.. Estudios recientes en Galicia muestran cifras de hasta un 59% de pacientes adultos desnutridos en el momento del ingreso (Martínez Olmos MA y cols.M. Valoración del estado nutricional en el niño hospitalizado No existe un indicador biológico o un marcador bioquímico que por sí solo sirva para calibrar el estado nutricional en el niño. Estas repercusiones son especialmente importantes en los periodos de crecimiento rápido: lactancia y pubertad.Desnutrición hospitalaria en niños. 64 . en ocasiones. Somalia y otros países del Tercer Mundo. que aparece de forma secundaria. e interviene en el 40-60% de los fallecimientos de ese grupo de edad2. La historia clínica se completará con una detallada exploración. Incluso. de cambios metabólicos que conlleven la pérdida de masa grasa y masa muscular y. el soporte nutricional conseguiría detener el proceso de deterioro y ganar tiempo para el tratamiento eficaz del problema de base. Por sus características especiales (crecimiento.). bien sea en percentiles o puntuaciones Z18. respiratoria y digestiva)13. El uso de las técnicas de soporte nutricional ha demostrado ser eficaz para mejorar los resultados clínicos y disminuir la duración de la estancia hospitalaria en pacientes desnutridos14. El conocimiento de la desnutrición en el niño hospitalizado es más escaso que en el paciente adulto. las importantes diferencias en crecimiento y maduración en las diversas etapas de la vida del niño. maduración de órganos y sistemas y dependencia familiar). el peso es el primero en afectarse y la velocidad de crecimiento se mantiene. El problema de la desnutrición hospitalaria en el paciente adulto ha sido motivo de preocupación al menos durante los últimos 30 años. Se realizará un análisis aproximado de la ingestión mediante encuesta nutricional (recuerdo de 24 horas. como ocurre en algunos pacientes con cáncer y en los pacientes críticos. J. 12. También es importante su comparación con los patrones antropométricos de referencia de la población. algunos de ellos en nuestro país5-7. 2003. En este medio. y la escasez de Unidades de Nutrición Clínica Pediátricas16. continúa siendo en muchas ocasiones una gran desconocida10. Las medidas antropométricas básicas son el peso. La malnutrición crónica en los niños origina. puede ocasionar efectos a largo plazo en el tamaño corporal y en el desarrollo intelectual. 31 *Hemos preferido utilizar a lo largo del texto el término desnutrición al más clásico de malnutrición. Datos no publicados). La desnutrición hospitalaria se asocia a un incremento de la morbimortalidad. se han elaborado numerosos estudios clínicos. En situaciones de malnutrición aguda. disponemos de técnicas de soporte nutricional útiles para la prevención o el tratamiento de la desnutrición.

El análisis de la composición corporal precisa de un instrumental no disponible habitualmente en la clínica. Al igual que ocurre en el paciente adulto. medido por alguna de las escalas al uso –la de Reilly por ejemplo–. Con posterioridad. etc. esta cifra puede aumentar hasta casi el 70%. padecían una malnutrición moderada y el 48% una talla baja. en función de la complejidad de la población estudiada22. la desnutrición se agrava durante los periodos de hospitalización debido. quedando relegadas las demás al ámbito de la investigación. transferrina. Cuando se considera la existencia de riesgo nutricional. se han comunicado cifras ligeramente inferiores en Europa: entre el 7 y 24% de los niños ingresados presentaban un peso para la talla inferior al 80%. a una ingestión insuficiente. Según el punto de corte de los datos obtenidos. 12 y 46% de los pacientes ingresados. se categorizará la malnutrición en leve. y en ellas se evidenció que entre el 65 . las más accesibles son la bioimpedancia eléctrica y la densitometría. Schiavetti y cols. y otros al ambiente hospitalario extraño o a los propios gustos del niño. Incidencia de desnutrición en el niño hospitalizado Las primeras investigaciones sobre la prevalencia de la desnutrición en el niño hospitalizado se efectuaron en Estados Unidos en los años 1980. El estudio de Hendriks permitió comparar la prevalencia de malnutrición en la misma institución en 1976 y en 199224. Los más empleados son la relación peso/talla. La cuantificación de linfocitos totales tiene un escaso valor en niños por la existencia de una linfocitosis relativa. en gran medida. A continuación. dolor. Observó una disminución significativa de la malnutrición aguda y crónica según la clasificación de Waterlow. Cifras similares aparecen en grupos específicos de pacientes. así. La valoración del estado nutricional se completa en la práctica clínica con diversos exámenes complementarios. se obtienen los índices nutricionales que permiten categorizar el estado de nutrición. aunque todavía era común en 1992 (alrededor del 25% de los niños ingresados). Muchos factores contribuyen a ese aporte energético deficitario: algunos están ligados a la enfermedad (anorexia. así como el índice de masa corporal (IMC). fuera del periodo neonatal. De entre las técnicas de composición corporal. La utilización del peso y la talla exclusivamente o los índices derivados de éstos puede infravalorar la desnutrición19. que condicionan periodos de ayuno frecuentes. 23. fibronectina e IGF-1)20. En la tabla 2 se muestran los datos de los estudios más relevantes. moderada o grave (tabla 1). Cálculo y clasificación Relación o índice Relación peso/talla Cálculo Curva percentilada Valoración Normal P10-P90 Riesgo sobrenutrición >P90 Riesgo subnutrición <P10 Sobrenutrición >P95 Subnutrición <P5 100 Normal >90% Subnutrición aguda leve 95-90% Moderada 80-70% Grave <70% Sobrenutrición >115% Normal >95% Subnutrición crónica Leve 95-90% Moderada 90-85% Grave <85% Sobrepeso P>85 Obesidad P>95 Malnutrición P<5 Porcentaje del peso estándar Peso real (kg) Peso para talla en P50 Porcentaje de la talla para la edad Talla real (cm) Talla P50 para edad 100 Índice de masa corporal Peso (kg)/talla2 (m) Curva percentilada 32 A partir de estas medidas antropométricas básicas.) o a las exploraciones practicadas para su diagnóstico. encontraron una prevalencia de malnutrición del 26. La valoración del compartimiento proteico visceral se realiza mediante las proteínas séricas: albúmina. el porcentaje de peso para la talla en P50 o porcentaje del peso estándar y el porcentaje de la talla para la edad (índices de Waterlow). 63: 63-69) TABLA 1 Índices nutricionales. se exponen los resultados de un estudio observacional realizado en el Hospital Infantil «12 de Octubre» en los meses de noviembre y diciembre de 2003 para estimar la prevalencia de desnutrición infantil.3% en niños con cáncer en tratamiento21. prealbúmina y otras proteínas de semivida corta o muy corta (proteína ligadora del retinol.(Acta Pediatr Esp 2005.

ej. 10: 166.ej. J. TABLA 3 Categorización de la desnutrición en la cohorte estudiada Desnutrición moderada Puntuación Z para el peso Puntuación Z para el peso = < -1. Am J Clin Nutr 1980. p. Gallagher L y cols. Reilly JJ. 72: 64-70.118-1. 6: 26. La mitad de los niños fueron ingresados por una enfermedad médica aguda.. una apendicitis.. el 14% por cirugía programada y el 12% por una cirugía urgente. TABLA 2 Prevalencia de malnutrición energeticoproteica en el niño hospitalizado Autores Merrit y Parsons2 Cooper y Heird3 Pollack4 LeLeiko5 Hendriks6 Suskind1 Año 1979 1980 1982 1982 1986 1995 1997 2000 2001 % de malnutrición 36 12 46 39 12 24.132. Clin Nutr 1997. Hankard R.3 8 26 21 Criterio P/T <90% P/T <P5 P/T <90% P/T <90% P/T <90% P/T <90% Talla edad <95% P/T <80% % peso ideal <85% IMC < -2 DE Comentarios >3 meses <11 meses UCIP >6 meses >1 mes >6 meses Hendrikse7 Sermet-Gaudemus8 Hankard9 P/T: relación peso/talla. 35: 1.. se clasificó la malnutrición en moderada y grave en función de la puntuación Z para el peso (tabla 3).203-1. Karter R.5 27. Merritt RJ. UCIP: Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos. Asimismo.122. 8. Current prevalence. Francoeur TE. JPEN 1986. 149: 1. 33 150 Niñas Niños N. 2) enfermedad médica crónica.. 9. Nutritional assessment of pediatric patients admitted to an acute-care pediatric service utilizing anthropometric measurements. motivo de ingreso. 3.140. Bloch J. Howland PE y cols. Malnutrition in a children´s hospital. duración del ingreso y determinaciones analíticas. Am J Clin Nutr 1982. État et risqué nutritionnel de l’enfants hospitalise. Weaver LT. ej. Parsons HG. Nutritional assessment of the pediatric patient including the low-birthweight infant. Wiley JS. Con el fin de obtener suficiente número de pacientes según el motivo de ingreso. Distribución de los pacientes de acuerdo con la edad Resultados Durante el periodo de estudio. 16: 13-18. Moreno y cols. ingresaron 268 niños (150 niños y 118 niñas). con una edad media al ingreso de 4. DE: desviación estándar. JPEN 1982. 8: 1. 32: 1. 4.208. Poisson-Salomon AS. 5. Arch Pédiatr 2001.M. Holbrook PR. La distribución de pacientes por grupos de edad se muestra en la figura 1. p. Pollack MM. Luder E. En un subgrupo de la muestra (lactantes menores de un año ingresados por una causa médica) se analizó la evolución ponderal durante el ingreso. Am J Clin Nutr 1979. LeLeiko NS. Fridman M y cols. 33: 1. Arch Pediatr Adolesc Med 1995. y 4) cirugía programada. Heird WC. La prevalencia 66 . Simple pediatric nutritional risk score to identify children at risk of malnutrition.2 años. Cooper A. Suskind RM. 3) cirugía urgente. el 24% por una enfermedad médica crónica. Malnutrition in hospitalized patients. y un intervalo entre 1 mes y 19 años. 1. peso y talla al ingreso y al alta. The nutritional status of hospitalized children. epilepsia. Sermet-Gaudelus I. IMC: índice de masa corporal. Duggan C. Hendrikse WH. p. excluyendo todos los menores de 1 mes y aquellos en los que la duración del ingreso fue inferior a 48 horas: edad.88 Material y métodos Se recogieron de forma prospectiva los siguientes datos de todos los niños hospitalizados en el departamento de Pediatría entre el 15 de noviembre y el 15 de diciembre de 2003. Martin P y cols. una neumonía. Am J Clin Nutr 2000. 7.28 Peso actual – mediana (P50) ———————————— Desviación estándar Desnutrición grave < -1. Hendricks KM. Malnutrition in critically ill infants and children.ej.º de pacientes 100 61 50 71 29 40 29 33 > 7 años 0 < 2 años 2-7 años Intervalo de edad Figura 1. p. 2.Desnutrición hospitalaria en niños. éste se categorizó en: 1) enfermedad médica aguda. la corrección de una malformación craneofacial.320. Colomb V y cols. 6. Nutritional survey of hospitalized pediatric patients.

34 5.00 -2. Cir. debe determinarse qué herramientas pueden ser de mayor utilidad para detectar los pacientes con riesgo de malnutrición y para monitorizar la eficacia de la intervención nutricional26. La mediana de ganancia diaria de peso fue de +6 gramos. 28.00 A A A A A A A A 5. Además de medidas más generales encaminadas a aumentar los conocimientos sobre la nutrición en relación con la salud y la enfermedad. pudo estudiarse la variación ponderal durante la hospitalización. Desafortunadamente. tanto en adultos como en niños.50 0. Correlación entre hemoglobina y puntuación Z para el peso.2% en el total de la muestra (figura 2). 3A. aguda M.00 2.05 cuando se compara con médica crónica.(Acta Pediatr Esp 2005.50 0. En un estudio transversal efectuado en el Hospital «12 de Octubre» en 1998. que pasa a menudo desapercibido25. Correlación entre albúmina y puntuación Z para el peso.00 A A A A A A A A A A A A A AA A A A AA A AA A A A AA AA AA AAAA A A AA AA A A AA A AA A AA A A A A A A A AA AA A A A A AA A A A A A A A A A A A AA A A A A A A AA A 2. crónica Cir. estas medidas no se obtienen de forma rutinaria en todos los hospitales. 63: 63-69) 140 120 N.50 -5. mediante materias específicas tanto en el pregrado como en el posgrado de las Ciencias de la Salud.00 -2.00 A A A A AA A A A AA A A A A A A A A A AAA A AA A A A A A A A A A A A A A AA A A A A A AA A AA AA AAA A A A AA A A AA A A AA AAA A A A A A A A AA A A A A AA AA A A AA A A A A A A A AA A A A A A A A A A A A A 2 8 8 9 9 10 10 10 11 11 11 12 12 12 13 13 13 1314 14 15 16 17 4 8 9 9 9 10 10 11 11 11 11 1212 12 13 13 13 14 1414 16 16 18 8 8 9 9 10 10 10 11 11 11 12 12 1212 13 13 13 14 14 15 16 16 A A A 2 2 2 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 3 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 4 5 5 35 2 2 3333 333 3333 334 44 44 444 44 4 444444 4 4 445 55 Albúmina (g/100 mL) 3A Hemoglobina (g/100 mL) 3B Figura 3. se observó que se pesaba al 85% de los niños que ingresaban en el hospital durante un periodo superior a 24 horas. M: enfermedad médica. Prevalencia de malnutrición de acuerdo con el motivo de ingreso. la estatura se midió sólo en el 37% de los pacientes y sólo en el 16% de las historias clíni- M. El peso y la talla son los datos más sencillos. En la cohorte de lactantes menores de un año. La primera estrategia se basa en fomentar el interés de los profesionales hospitalarios para la recogida de datos relativos a la ingestión y los hábitos alimentarios. programada Figura 2. No se encontró ninguna correlación entre los valores plasmáticos de hemoglobina y albúmina al ingreso y la puntuación Z para el peso (figura 3). y la realización de unas determinaciones antropométricas básicas. sin embargo. Correlación entre datos antropométricos y analíticos. Cir: cirugía.º de pacientes 100 80 60 40 20 0 * Normonutridos Malnutrición grave Malnutrición moderada * Detección de la desnutrición en el niño hospitalizado La desnutrición en el hospital continúa siendo un problema frecuente. con un intervalo entre +140 y –150 g/día. no todas las herramientas o técnicas de detección de la malnutrición hospitalaria publicadas han sido diseñadas o comprobadas con rigor27. de desnutrición fue del 17. prácticos y baratos que pueden utilizarse para la valoración del estado nutricional. aguda * P< 0. ingresados por una causa médica.50 -5. 67 . 3B.

uso de suplementos por vía oral. como se pudo constatar en el estudio cuyos resultados publicamos. El índice de riesgo nutricional de Reilly recoge. en 1999. Existe un amplio número de estudios que han demostrado la eficacia del soporte nutricional para conseguir mejorar el estado nutricional y cómo se traduce en mejores resultados clínicos. un grupo de expertos con el fin de analizar el problema de la nutrición en los hospitales europeos37. en una planilla que rellena la enfermera al ingreso. Como la normalidad se establece dentro de unos límites basados en consideraciones biológicas deducidas de observaciones transversales en grupos de población. peso y talla en el 42%. sino como una manera de actuar en la prevención de enfermedades40. Además de las medidas antropométricas. la herramienta no ha sido validada. pues permiten. que proporciona información esencial sobre el estado nutricional a partir de la historia y la exploración física30. Estrategias similares se han desarrollado en el ámbito de los comedores escolares. porque sólo se puede tener seguridad diagnóstica ante desviaciones importantes de la normalidad. Nutrition in the 68 . y las repercusiones de la enfermedad sobre los aspectos nutricionales33. en la que se recomienda a los estados miembros el desarrollo de estrategias para detectar el riesgo nutricional y el establecimiento de las medidas necesarias para su resolución tanto mediante las comidas habituales como con técnicas de soporte nutricional. Éste puede incluir varios aspectos: modificaciones en la dieta. sugiriendo para cada nivel un tipo de intervención. Los índices de riesgo nutricional desarrollados con posterioridad son una herramienta mejor. pues sólo se registró el peso al ingreso en el 85% de los niños. enfermeras. dietistas) y la cocina del hospital. No es el objetivo de esta revisión comentar el tratamiento nutricional del niño hospitalizado. Desde el punto de vista del individuo con riesgo de padecer desnutrición o con una desnutrición ya establecida. la existencia de dolor y su intensidad. Fruto de ese trabajo. Lamentablemente. 41.ej. a través de su Consejo de Ministros. no sólo identificar a los individuos ya malnutridos. la preocupación por la malnutrición hospitalaria ha trascendido el ámbito meramente clinicoasistencial. basándose sólo en los índices32. Watson R. y la gravedad de la enfermedad. sería muy interesante contar con una encuesta nacional sobre la prevalencia de malnutrición en los niños hospitalizados en España. han diseñado y validado una «puntuación pediátrica de riesgo nutricional» para detectar pacientes con riesgo de malnutrición34. p. Sermet-Gaudelus y cols. Avencena IT. eds. Siempre que sea posible. el recurso a la nutrición enteral por sonda o a la nutrición parenteral36. Más recientemente. además. el Mini Nutricional Assessment (MNA). Moreno y cols. Aunque ha habido algún intento de adaptación de esta escala para la población pediátrica en España31. los siguientes datos: pérdida de peso (duración e intensidad). El primer paso para afrontar este problema podría plantearse con los siguientes objetivos: – Medida del peso y talla (y también del perímetro craneal en los niños menores de 3 años) en todos los pacientes que ingresan en un hospital. Hepatología y Nutrición Pediátrica o la propia Asociación Española de Pediatría podrían ser los principales valedores de esta iniciativa. En esta tarea de prevención de la desnutrición hospitalaria tiene un lugar importante el trabajo conjunto entre los profesionales de la salud (médicos. – Intervención adecuada y mantenida cuando el peso y la estatura caen fuera de los intervalos normales. Grimble G.Desnutrición hospitalaria en niños. es preferible utilizar la vía digestiva. – Reconocimiento de que el soporte nutricional forma parte de la atención global del niño enfermo. Clasifica el riesgo en leve. ingesta (apetito y capacidad para comer). Bibliografía 1. de Waterlow o de MacLaren y Read) puede originar resultados discordantes. El propio Consejo de Europa decidió reunir. La Sociedad Española de Gastroenterología. 38. La puntuación valora como factores de riesgo de pérdida de peso durante el ingreso una ingestión insuficiente. Esta herramienta ha sido diseñada para pacientes adultos y modificada para determinadas situaciones. cas existía algún comentario referente a la situación nutricional29. índice de masa corporal o tabla de percentiles en niño. moderado y grave. No sólo serviría para tratar la desnutrición. parece más correcto hablar de niño con riesgo de padecer efectos adversos por la malnutrición que de niño malnutrido. su aplicación a individuos concretos tiene sus limitaciones. Desde un punto de vista práctico. 35 Planes de futuro La actuación sobre este problema puede enfocarse a varios niveles. se puede actuar mediante la instauración de un soporte nutricional. En: Preedy V. El periodo de hospitalización proporciona. los marcadores bioquímicos y otros métodos de medida de la composición corporal. con buenos resultados42. ha dictado recientemente una resolución (ResAP 2003/3) sobre la alimentación y el cuidado nutricional en los hospitales39. una oportunidad única para educar a los pacientes sobre una dieta saludable. la situación no había cambiado seis años después. Pero. el Consejo de Europa. El uso de distintos índices nutricionales clásicos (clasificaciones de malnutrición de Gómez. para pacientes geriátricos. y sólo el 17% habían sido pesados al alta. en los últimos diez años se ha extendido el uso de la valoración subjetiva global (Subjetive Global Assessment). además. Cleghorn G. The nature and extent of malnutrition in children. sino detectar a los pacientes con riesgo de desarrollar malnutrición. J. Por tanto. La enfermería puede desempeñar un papel relevante en la detección de los pacientes con riesgo nutricional35.M. – Uso comprensivo de las gráficas de crecimiento.

3.567-1. Mancha A.(Acta Pediatr Esp 2005. Martineau JK. González-Madroño A. Lancet 1977. Cah Nutr Diet 2004.coe. Guido R y cols. Albert N. Trujillo E. Drug and Therapeutics Bulletin 1996. 29. Br J Nutr 2003.isp. Lancet 2000. J Hum Nutr Diet 2002. Waitzberg DL. Soporte nutricional en el siglo XXI. Bulletin of the World Health Organization 1994. 37. 35. 5.704. Prev Med 1996. Líneas Guía de Actuación en Nutrición en Pediatría. Consequences of disease-related malnutrition. 28. Tomo 5. Prevalence of malnutrition in general medical patients. 11: 440-446. Moreno JM. Furst PP y cols. Moran A. Schwenk WF. Bistrian BR. body composition. 25: 400-412. Baker JP. Clin Nutr 2001. 1-10. 36. Comparison of methods to categorize undernutrition in children. 7. 30. Beck AM. 31. 14. 17: 139-146. 19: 191-195. De Kruif JTCM. 17: 213-217. 11: 161-168. Ebzery MK. En: Protocolos diagnósticos y terapéuticos en Pediatría. Acta Pediatr Esp 1998. Stretton RJ. Report and guidelines from the Council of Europe. 107: 195-203. Kyle UG. Gallagher L y cols. Melchior JC.7031. Valoración nutricional sistemática en la consulta de pediatría. Duggan C. 149: 1. Elia M. 39: 49-54. An algorithm for the clinical assessment of nutritional status in hospitalized patients. Green CJ. Robinson MK. Mogensen KM. Prise en charge du risque nutritionnel: vers une amélioration des practiques. 57: 824-831.465. Nutritional assessment in the hospitalized patient. 2003. 38. Clin Nutr 1995. Rounds J. Vos A. Baker JP. Roubenoff R. Colombani JF. Edington J. Balke W. 10. Detski AS. Perioperative parenteral nutrition: a meta-analysis. 32. Sger AJ. Roubenoff A. 63: 63-69) 36 infant. 16. ed. 40. 235: 1. 2001. Ann Intern Med 1987. Werther K. 24. Evaluation and implementation of a simple Nutrition Risk Score. SENPE ISBN 84-688-0970-5. A problem of physician awareness. Fürst P. Fornari C. Ulibarri JI. Pirlich M. 12. 33. 113-155. Incidence and recognition of malnutrition in hospital. Schuetz T. 18. Boorman J. Malnourished inpatients: overlooked and undertreated. BMJ 1994. 375-382. 90: 829836. Blackburn GL. Poisson-Salomon AS. 17: 575-580. Valoración nutricional en el niño hospitalizado. Lacote-Popovic S. McWhirter JP. Valoración del estado nutricional. J Pediatr 1994. ed. Zazzo JF. Nutrition 2001. 20. Detsky AS. Arroyo M. 11. Ulibarri JI. Hill GL. Montgomery DH y cols. 9. Gentile MG y cols. Colomb V. Young CA y cols. eds. Malnutrition in surgical patients. http://wcm.000 patients. Am J Clin Nutr 2000. 8. Simple pediatric nutritional risk score to identify children at risk of malnutrition. Council of Europe. Arch Pediatr Adolesc Med 1995. Balknas UN. Schroeder DG. Malnutrition among hospitalized patients. 19. 72: 64-70. Wallingford. Lama Moré R. McManus K. Rilley EM. 26. Wright JA. Ricour C. Durrant ER y cols. 6. Martínez Costa C. Nuevo procedimiento para la detección precoz y control de la desnutrición hospitalaria. Alonso Díaz C. The Malnutrition Prevalence Group. Predicting nutritional associated complications for patients undergoing gastrointestinal surgery. Pickford I. 147: 1. Annu Rev Nutr 1997. Risque nutritionnel en milieu hospitalier. Nutr Clin Metab 2003. Disease and malnutrition in British hospitals. Stallings VA. CABI International. Hull SF. Malnutrition in hospitalized pediatric patients. 28: 99-104. Economic impact of malnutrition: a model system for hospitalized patients. 13. 308: 945-948. Poisson-Salomon AS. Hepatología y Nutrición. Kennedy H. Madrid: AEP. 20: 455-460. Eur J Clin Nutr 2003. 53: 183-188. Schiavetti A. 72: 569579. 124: 944946. Curr Op Clin Nutr Metab Care 2003. Brown KH. Cañete Díaz A.118-1. Londres: GMM. 22. Alimentation et soins nutritionnels dans les hópitaux: une vision europénne. Ansotegui L. 14: 269-273. 69 . Nutr Clin Metab 1997. Clin Nutr 2000. Is nutritional depletion by nutritional risk index associated with increased length of hospital stay? A population-based study. JPEN 1987. Reilly HM. Correia MITD. 98: 639-641. Jones JM. Nutritional screening. Food and nutritional care in hospitals: how to prevent undernutrition. Évaluation des apports alimentaires des malades hospitalisés. 56: 393-407. Bringardener S. 4. Correia MI. 17: 211-235. Lama Moré R. En: Disease-related malnutrition: an evidencebased approach to treatment. Current prevalence. JAMA 1976. 17. Balan JG. The methodology of nutritional screening and assessment tools. 15: 59-71. Detección precoz y control de la desnutrición hospitalaria. Menelson RA. Specialized nutrition support: the pediatric perspective. Pennington CR. 6: 531-538. JPEN 2004. Nutr Clin Metab 2003. Waitzberg DL. Nilsson Balknäs U. Arch Intern Med 1987. Pedrón Giner C. Caiaffa WT. Rocandio AM. Minerva Pediatr 2001. Babakissa C. Changes in the Nutrient Content of School Lunches: results from the CATCH Eat Smart Food Service Intervention. Prevalence of malnutrition on admission to four hospitals in England. 2. Reliability of indices of weight and height in assessment of nutritional state in children. González Pérez P y cols. 15. Problems and practical procedures. 56: 53-64. J Parent Ent Nutr 2003. 41. 23. Goel V. Assessment of nutritional status on hospital admission: nutritional scores. Whitaker RC. García Benavent E. 1: 88-89. Warner JT. MCM Pediatría 1998. Resolution ResAP (2003) on food and nutritional care in hospitals. Nutritional status disorders prevalence in a simple of pediatric oncology day hospital patients. 34. JPEN 1988. Hendriks KM. 17: 207-212. Reilly JJ. Sermet I.462-1. Nutritional status as a predictor of child survival: Summarizing the association and quantifying its global impact. J Am Diet Assoc 1998. Evaluation of methodology for nutritional assessment in children: anthropometry. and energy expenditure. Jacobs DO. Ashenburg CA. 25. Colomb V y cols. Nutr Hosp 2002. BAPEN. Lochs H. 27. Proc Nutr Soc 1997. 26: 689-692. Camilo ME. 42. Vitale J y cols. Martínez Costa C. Sermet-Gaudelus I. 39. Moreno Villares JM. 21.int/rsi/CM/index. JPEN 2003. Pichard C. 17: 179-188.570. Waller A. 356: 1. Congreso Nacional de la SENPE: Murcia 203. Galiano MJ. Hospital malnutrition: the Brazilian national survey (IBRANUTRI): a study of 4. Pennington CR. Picón MJ.122. Pedrón Giner C. 27: 160-167. Nutr Hosp 2002. 2002. Nestle M. Gastroenterología. Improvements are needed in hospital diets to meet dietary guidelines for health promotion and disease prevention. 12: 371-376. Beck AM. Osganian SK. Preto J. 27: 389-395. O’Rourke K. 34: 57-60. Zemel BS. Improving nutritional screening of hospitalized patients: the role of prealbumin.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful