P. 1
La Unidad n2

La Unidad n2

|Views: 10|Likes:

More info:

Published by: Casa Del Pueblo Capital on Apr 25, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/07/2013

pdf

text

original

LA U N I D A D

Publicación Trimestral de Casa del Pueblo Ciudad de Buenos Aires / Año 2 / Nº 2 / Febrero 2011

SUMARIO
- Un año electoral, una nueva transversalidad / Editorial - La renta agraria / Opinión - AUH y Profundización del Modelo / Políticas Públicas - Frente Amplio para una Ciudad Inclusiva / Política - Higiene urbana / Medio ambiente - Racismo y xenofobia / Derechos humanos - Renta Básica / Agenda socialista - El retorno de la fraternidad / Juventud socialista - Casa del Pueblo CABA / Actividades 2011

Editorial
Colaboraron en éste número:
Redacción: Andrés Imperioso, Oscar González, Florencia Carril, Juan Paiva, Mauro Bertolino, Maximiliano Suarez, Fernando Solans. Correcciones y Estilo: Florencia Carril, Maximiliano Suarez. Diseño: Damián Oubel, Dario Miño.

Por Andrés Imperioso*

Un año electoral, una nueva transversalidad
Escenario Nacional
En el presente año se realizarán elecciones ejecutivas en el á m b i t o n a c i o n a l , p r o v i n c i a l y m u n i c i p a l , y, simultáneamente, en estos mismos ámbitos, también habrá elecciones legislativas para renovar la mitad de las bancas. Realizar elecciones significa una competencia, entre los diferentes actores políticos, para disputar la representación del electorado; los resultados electorales configurarán el peso y la influencia de cada uno de los diferentes actores. El mapa político de la Argentina se verá reconfigurado hacia el final del 2011. Con el comienzo de año, también empezó la campaña, o más bien la previa a la campaña electoral. La disputa principal se centra en las elecciones ejecutivas y en la reelección de Cristina Fernández. El escenario del kirchnerismo a nivel nacional parece, hasta ahora, claro y calmo: La tendencia señalada, una victoria del Kirchnerismo en primera vuelta con más de 20% de diferencia del segundo. En la otra orilla, de los opositores presidenciables, la competencia es por quién queda en segundo lugar, como principal opositor, y esperando un milagroso ballotage. Siendo un escenario de segunda vuelta poco probable, y al no haber una clara diferencia entre el segundo posicionado en las encuestas y el resto de los candidatos, la lucha entre los opositores presidenciables es feroz. Dentro del radicalismo se multiplican los candidatos y parece cada vez más difícil lograr un acuerdo para cerrar filas y contentar a todos; no sería alocado pronosticar deserciones partidarias de algunas de sus figuras relevantes. Por otro lado, el peronismo federal no se encuentra mejor parado. Con muchas figuras de peso venidas a menos, el frente tiene casi tantos candidatos como dirigentes. Solá, Das Neves, Rodriguez Saá y, principalmente Duhalde. Disputan ser la cabeza que aglutine una coalición que lleve el emblema del “peronismo puro”. Se encuentran convocadas elecciones internas en abril, para dirimir quién será la cabeza, pero aun así no está garantizada la participación de todos los candidatos en estas. Para complejizar el panorama opositor, se encuentra el incógnito rol de Mauricio Macri. Hasta ahora, el jefe de gobierno porteño está decidido a ser candidato a presidente, y se encuentra segundo en las encuestas, aunque muy lejos de Cristina Fernández. El peronismo federal ha intentado recurrentemente acercarse al líder del PRO, pero sin éxito. Si Macri cediera lugares en las listas a Duhalde, este último estaría dispuesto a resignar ser la cabeza de un frente opositor. Pero, hasta ahora, entre el PRO y el peronismo federal ha habido solo diálogo, pero ningún acuerdo formal. Sin embargo, Macri aunque quiera presentarse como una figura de la nueva política y tenga miedo a empañar su imagen al acercarse a Duhalde, no tendrá más opción que hacerlo, para poder presentarse como candidato presidencial y lograr un armado político que le garantice una estructura federal. Por último, dentro de la lista de los opositores presidenciables, se encuentran Lilita Carrío y Pino Solanas. El último ya ratificó su decisión a presentarse en octubre y tiene prácticamente cerradas sus alianzas. Las tendencias y pronósticos indican que va a ser el principal derrotado, rayando el ridículo, a menos que se revierta la entusiasta

Casa del Pueblo CABA Unidad Socialista
Florencia Carril Daniel Estevez Maximiliano Suárez Andrés Imperioso Rodrigo Borges Fernando Solans Damian Oubel Cecilia Romero Lamas Rocio Simontegui Dario Miño Bernardita Serra Mauro Bertolino Nicolás Fernández Ludmila Mercado Fiorella Martínez Santiago Rey Gustavo favieri Nicolás López Juan Cruz Juan Paiva Denise Rosenfeld Magalí Rosenfeld Sebastián Barisone Juan C. Fernández Alonso Eduardo Manfredi Silvia Vilanova Horacio Laviero Aníbal Cipollina Pablo Menvielle Oscar González Alejandro Rofman Pablo Caruso

casadelpuebloweb.blogspot.com Av. Entre Ríos 488 / 4384-6820

dos :: 2

relación que está llevando el gobierno con la centro-izquierda y las clases medias. Poca gente cree que realmente Carrió es una persona cuerda, esto no significa que sea estúpida. Después de haber cosechado un 25% de votos en las últimas elecciones presidenciales, la principal dirigente de la Coalición Cívica se arriesga, en caso de que se presente como candidata, a lograr un magro apoyo electoral y a caer en el olvido, por lo que es poco probable que haga semejante apuesta. Podemos definir el escenario nacional actual como “Claro pero complejo”. Es claro en cuanto que las tendencias nacionales que se manifiestan parecen estables e irreversibles en el corto plazo. Cristina Fernández, principal actor, se encuentra primera en todas las encuestas y la diferencia con el segundo es más que holgada. Su base electoral se encuentra sólida y con posibilidades de ser ampliada. Además controla los factores de riesgo (economía, lealtad de gobernadores, militantes) que podrían producirle un traspié. Por otro lado, la coyuntura de los opositores es caótica. La reelección de Cristina parece un hecho y la disputa es por el segundo lugar. Y aunque en los últimos dos meses se hayan multiplicado las candidaturas, no pasará mucho más tiempo para que se cierren alianzas y decisiones, y el panorama se aclare. Existe una probabilidad de que se presente en alianza un proyecto federal-conservador producto de insatifacciones en el cierre de listas, de radicales y peronistas federales Escenarios locales y Ciudad de Buenos Aires En la mayoría de los distritos las elecciones de autoridades de los diferentes ámbitos se realizan en simultáneo, esto genera un condicionamiento recíproco de los escenarios por el conocido Efecto Arrastre. Por ser el escenario nacional el más claro y estar el Kirchnerismo en evidente victoria, las elecciones nacionales condicionan, más que nunca, el resto de los escenarios locales. La mayoría de los gobernadores peronistas han cerrado filas detrás de Cristina, quien les garantiza un envión importante en la competencia en sus distritos particulares. En la Ciudad de Buenos Aires se presenta un escenario impensable dos años atrás. Para las próximas elecciones de octubre, el kirchnerismo tiene la real posibilidad de disputarle al macrismo el ejecutivo porteño. Las causas del suceso tiene tres patas: la mala gestión del PRO; la candidatura presidencial de Macri; y la nueva transversalidad. Hace cuatro años, cuando Macri ganó la Ciudad, se temía que la derecha había llegado para quedarse, una gestión después, queda evidenciada la ineptitud del PRO y la derecha, para gestionar un distrito “fácil” como la ciudad de Buenos Aires. La imagen de la gestión macrista, en los porteños, está en caída libre, sin embargo Macri tiene todavía una imagen positiva a nivel nacional y esto lo ha conducido a candidatearse para las elecciones presidenciales Su candidatura provoca dos hechos en el ámbito de la ciudad : primero que el candidato a Jefe de Gobierno no pueda ser él, quien está mejor posicionado para las elecciones porteñas, y que, simultáneamente, busque unir las elecciones nacionales y locales, para arrastrar los votos de la ciudad para su proyecto nacional. Y segundo Cristina Fernández tiene una imagen positiva muy alta en la ciudad, la mejor imagen en cuatro años, lo cual le dá chances a su candidato a disputarle, sea el que sea, el gobierno porteño al delfín de Macri. Una situación diferente se vive en la provincia de Buenos Aires. El actual gobernador, Daniel Scioli, aunque alineado con el kirchnerismo, siempre fue una figura difícil, que coqueteó más de una vez con los peronistas disidentes. Hoy

por hoy, el gobernador cuenta con peso propio en la provincia, que lo potencia para presentarse como una figura relevante post 2011, pensando en las presidenciales del 2015. Para controlar a Scioli, el kirchnerismo puro ha decidido recortarle poder, por afuera y por dentro. La lista colectora a gobernador de Martín Sabbatella se presenta como una opción por izquierda a Scioli, que le permite al gobierno nacional ampliar su base de votos y a su vez, limitar el poder del gobernador. Por dentro de la estructura peronista provincial, cada vez ocupan lugares más relevantes los movimientos sociales y juveniles. No han sido pocos los intendentes que han quedado descolocados frente al panorama de las colectoras, y la prensa opositora ha aprovechado para levantar el temor de una derrota de Scioli por culpa de los progres. Para evitar caer en un conflicto interno, es probable que en algunos distritos se encuentre un arreglo intermedio que deje conforme a todas las partes. Balance y la nueva transversalidad Como balance sobre la situación en la provincia de Buenos Aires, se puede reconocer una mayor apertura para la izquierda, por dentro y por fuera del Frente para la Victoria, que puede presentar un escenario interesante de renovación para las elecciones. Aunque muchos lo han olvidado, sin duda las colectoras son un pase de factura a los intendentes por la traición y el abandono en las elecciones del año 2009, cuando Kirchner se presentó como candidato a diputado nacional y los intendentes se presentaron, subterráneamente, con listas separadas. Por sobretodo, se evidencia cada vez más la decisión del gobierno de estrechar lazos con la centro-izquierda. A partir de los golpes, con el conflicto por las retenciones y la derrota electoral frente a De Narvaez en la provincia de Buenos Aires, el gobierno adoptó una actitud de retomar y reforzar la transversalidad que tanto éxito le dió en el 2003. La mayor inserción dentro del armado del gobierno de la centroizquierda, a pesar de las estructuras del PJ clásico, es producto de que los actores transversales dentro del arco kirchnerista se han mostrado más leales, y hasta más redituables en términos electorales. Se puede advertir que los nuevos actores de articulación del Gobierno con la sociedad civil, Carta Abierta y 6, 7, 8 por ejemplo, han ayudado a recuperar el sustento perdido y renovar su perfil progresista. Además estos elementos han calado hondo en vastos sectores urbanos, que los ha impulsado a una participación política más activa. En los últimos dos años, principalmente con la ideologización de los conflictos políticos, a partir de la clara lucha clasista en la disputa entre sojeros y retenciones, diversos sectores identificados tradicionalmente con la izquierda han optado por una militancia orgánica ha favor del gobierno, entiendo al modelo como una lucha contra la oligarquía. Quizá la mayor diferencia con la transversalidad clásica que se impulsó en el año 2003, cuando todavía existían secuelas de la crisis institucional del 2001 y donde la participación tenía un carácter más espontáneo y en relación directa con Néstor Kirchner, es que hoy la participación esta canalizada por grupos o movimientos políticos en relación orgánica directa con y dentro del Gobierno, lo cual genera que la militancia se vuelva más efectiva. El ejemplo más claro de la renovada participación política que existe hoy, es sin duda la masiva movilización de la juventud.
*Estudiante avanzado de Ciencias Políticas, UBA Militante de Unidad Socialista

tres :: 3

OPINION La renta agraria por las nubes, los derechos de los trabajadores del campo, por el piso.
Por Oscar González * n 1942 Alfredo Palacios logra que el Senado apruebe su iniciativa, estableciendo que el trabajo de los cosechadores temporarios sea controlado por los departamentos de Trabajo de cada provincia, que el transporte de los mismos sea en “coches higiénicos”, que la vivienda provista sea “adecuada” y que los peones tengan obligatoriamente “atención médica y farmacéutica”, al tiempo que prohíbe el pago de los salarios en especies y obliga a hacerlo en moneda de curso legal. Diez años después, en 1952, la película Las aguas bajan turbias, basada en una novela del escritor comunista Alfredo Varela, dirigida y protagonizada por el realizador peronista Hugo del Carril, impacta en la opinión pública de la época, al mostrar descarnadamente las condiciones del trabajo esclavo en los yerbatales del Alto Paraná. Más de medio siglo después, el develamiento de que la transnacional Nidera mantenía en condiciones de servidumbre a 133 trabajadores reclutados en Santiago del Estero muestra que la asombrosa modernización capitalista del campo argentino no modificó sustancialmente la actitud de las grandes empresas del sector en lo que se refiere al respeto a la legislación laboral y los Derechos Humanos. El trabajo agrario ha sido y es, más que ningún otro sector, una ignominia, privado de la mayoría de las garantías y los derechos que protegen al resto de los trabajadores. La norma que lo rige, el DecretoLey 22.248, elaborada durante la dictadura de Jorge Rafael Videla, firmada por los generales Llamil Reston y Albano Harguindeguy y sus cómplices civiles Alberto Rodríguez Varela, Jorge A. Fraga, Juan R. Llerena Amadeo y José A. Martínez de Hoz, aún increíblemente vigente, excluye expresamente a los trabajadores rurales de la Ley de Contrato de Trabajo, con lo cual el sector carece, entre otras cosas, de jornada limitada, licencias justas, indemnizaciones razonables y de la posibilidad de concertar convenciones colectivas. La ley videlista dispone la máxima desprotección a los denominados “Trabajadores Agrarios No Permanentes”, categoría promiscua que incluye, tanto a trabajadores temporarios como a eventuales y transitorios, pese a que se trata de tres modalidades laborales distintas por sus objetivos y por su forma de prestación. Para ellos ni siquiera rige la prohibición del despido arbitrario que, desde hace más de media centuria, garantiza el artículo 14 bis de la Constitución y varios convenios de la Organización Internacional del Trabajo. ¿Por qué la ley no otorga a los empleados rurales iguales derechos que al resto de los trabajadores? El destacado magistrado del fuero laboral Rodolfo Capón Filas, analizando el tema en su Régimen Laboral Agrario, enseña: “No podemos olvidar la realidad: la decisión normativa depende de la situación de fuerzas sociales existentes en el momento en que se toma. Siendo la política

E

un reparto de poderes e influencia y la norma jurídica su formalización, la respuesta debe encontrarse en la situación social imperante al momento de la toma de decisión. Los subsectores laborales excluidos de la Ley de Contrato de Trabajo –peones rurales y empleadas domésticas – son, precisamente, los que acusan baja tasa de sindicalización o escasa movilización. Su falta de fuerza se traduce en mayores poderes entregados al empleador.” Ello fue aplicado por la dictadura cívico-militar iniciada en 1976, la que consideró, como hoy los dirigentes de la Mesa de Enlace, que los trabajadores rurales son virtual patrimonio privado de los patrones, mano de obra cautiva a la que hay que preservar de las conquistas alcanzadas por los demás empleados, eternizando una relación paternalista y autoritaria para mantenerlos en la pasividad y privados de derechos. Para colmo, la tercerización de las contrataciones – pooles de siembras y empresas arrendadoras mediante – conforma a menudo una maraña difícil de desentrañar que les sirve a las patronales para evadir responsabilidades. Hasta tal punto rigió la concepción de que los trabajadores son parte del feudo, por todo el tiempo que el patrón dispusiera, que el otro sector excluido de derechos laborales fundamentales es el personal de casas de familia. No en vano hoy, a propósito del debate sobre los proyectos de reforma de la ley de trabajo rural, las patronales agrarias han defendido esta odiosa excepcionalidad, alegando que sus peones, al igual que las empleadas domésticas, son “como de la familia”, que muchos de ellos “comen en los mismos lugares que los propietarios” y otros conceptos aun más retrógrados. Alegan la naturaleza particular que tendrían las tareas rurales para justificar las jornadas excesivas, el trabajo en domingos y feriados sin compensación y la inconveniencia –para ellos– de acordar convenciones colectivas, entre otras privaciones de derechos del que gozan los demás asalariados. Por otra parte, el ingreso masivo del capital financiero y la aplicación de la innovación tecnológica al agro, no sólo no ha mejorado las inhumanas condiciones de trabajo, sino que las ha generalizado a los contingentes laborales de que se vale para maximizar su rédito empresario. El caso Nidera se inscribe en el debate –aún tímido – abierto a partir de la existencia del proyecto de ley de Nuevo Régimen de Trabajo Agrario, derogatorio de la ley de la dictadura, enviado al Congreso por el Ejecutivo y que beneficiará a 1,3 millones de trabajadores, dos tercios de los cuales están –como se expresa comúnmente – “en negro” y por lo tanto absolutamente desamparados. La iniciativa pone fin a la categoría de “trabajadores agrarios no permanentes” de la ley dictatorial al fijar tres modalidades contractuales: permanente de prestación continua (quienes trabajan de lunes a viernes), temporario

cuatro :: 4

(los que lo hacen por períodos estacionales) y permanente discontinuo (aquellos que trabajan de forma eventual). El texto del proyecto establece la jornada laboral de 8 horas diarias o 48 semanales para los trabajadores rurales de todo el país, desde el lunes hasta el mediodía del sábado, sin excepciones. También regula el pago de horas extras: 50% por encima de los máximos diarios y semanales establecidos y el doble los sábados después de las 13, los domingos y los feriados. Equipara así al trabajador rural con el resto de los trabajadores, acabando con el estado de marginalidad y discriminación en el que, hasta ahora, están sumidos. Uno de los puntos del proyecto más resistidos es la creación del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios, en el ámbito del Ministerio de Trabajo, que absorberá al Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre), organismo autárquico controlado por las cuatro organizaciones de la Mesa de Enlace y por el sindicato UATRE, que tiene a su cargo el registro de las empresas y los trabajadores del sector. Esta entidad, donde se lucen la patronal agropecuaria y su estrecho aliado, el sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas, no tuvo participación en ninguna denuncia por las condiciones infrahumanas a que son sistemáticamente sometidos los trabajadores rurales. S obrevendrá probablemente un duro debate parlamentario. En la discusión sobre la necesidad de mejorar salarios y ampliar derechos o mantener todo como está, se pondrá a prueba el interés que representa cada sector. Desde el gobierno, felizmente, se continúa privilegiando la reparación social por encima de cualquier otra cosa. * Dirigente de Unidad Socialista. Secretario de Relaciones Parlamentarias del Gobierno Nacional.

ACTIVIDADES 2011

Relanzamiento de la Unión de mujeres socialistas Sábado 19 de Febrero

UNIDAD SOCIALISTA unidadsocialistaarg@gmail.com
IMPRENTA
43846820

LA MARIANa

DISEÑO / AFICHES / VOLANTES IMPRESIONES / PUBLICACIONES
cinco :: 5

imprentalamariana@gmail.com

POLÍTICAS PUBLICAS Asignación Universal por Hijo y Profundización del Modelo
Por Florencia Carril * nte el enfriamiento de la economía nacional producto de la crisis que en 2008 golpeó fuertemente a los países más ricos y poderosos del mundo, y frente a la incapacidad del mercado laboral de incorporar a un vasto segmento de la sociedad, el Gobierno argentino decidió poner en marcha políticas activas que permitieran mantener estable el nivel de empleo y aumentar el de consumo. La Asignación Universal por Hijo, creada en Octubre de 2009, se convirtió en uno de los pilares más fuertes de esta estrategia. Desde la misma fundamentación del decreto 1602/09 que le dio origen se explicitaba su rol “si bien las políticas de estado llevadas a cabo han producido una mejora en la situación económica y financiera del país reduciendo los niveles de pobreza y de marginalidad alcanzándose, asimismo, un importante incremento del nivel ocupacional, subsisten situaciones de exclusión de diversos sectores de la población que resulta necesario atender.” Esta necesaria canalización de recursos hacia los sectores más postergados tuvo como destinatarias a las familias con hijos menores de 18 años, cuyos responsables estuvieran desocupados u ocupados dentro de la economía informal y que percibieran un salario inferior al mínimo vital y móvil. La decisión del Gobierno de apuntar esta transferencia de recursos hacia las familias con hijos menores se fundamentó principalmente en dos hechos: uno de ellos, en concordancia con la estrategia del gobierno de incorporar dentro sus políticas reivindicaciones históricas de diferentes grupos sociales, consistió en tomar la ampliamente difundida idea de crear un transferencia monetaria destinada a garantizar el bienestar de los niños. El segundo hecho que inclinó la balanza hacia los niños, entre los otros posibles beneficiarios de un programa destinado a atender la situación de exclusión de un determinado sector de la población, surgió de un dato ineludible al momento de hablar sobre la pobreza: la mayoría de los pobres son niños, y la mayoría de los niños son pobres. De este modo la AUH se convirtió en una política que, no sólo era eficiente en términos económicos al mantener estable, e incluso al elevar, el nivel de consumo; sino que también lograba generar un nuevo pilar de apoyo para el proyecto del Gobierno dentro de la sociedad y la opinión pública. No es un dato menor el recordar las duras críticas que recibió el Senador de la Nación y Presidente de la UCR, Ernesto Sanz, por las declaraciones en contra de la AUH que realizó en una radio de Santa Fe en Mayo del año pasado; como tampoco lo es el aumento de la aceptación de la medida en la sociedad, que pasó de un 53% (en Febrero de 2010) a un 68% (en Septiembre de 2010), convirtiendo a la AUH en la medida del gobierno con mayor aceptación en la ciudadanía. A pesar de que ya ha pasado más de un año desde la sanción del Decreto que dio origen a la AUH, no se puede considerar que el proceso de debate y reformulación se encuentra cerrado; menos aún si se tiene en cuenta que, de mantenerse

A

sin ninguna modificación, cuando esté completamente implementado el benefició alcanzará a aproximadamente a 4,5 millones de niños en todo el país. El Decreto de creación de la AUH modificó la Ley de Asignaciones Familiares que atañe a los empleados registrados, con el fin de que se incluyan en la misma a aquellos niños, niñas y adolescentes que pertenecen a grupos familiares que se encuentran desocupados o se desempeñan en la economía informal; siempre que obtengan un salario inferior al mínimo vital y móvil. También se incluyó, expresamente, a los monotributistas sociales. Siempre a condición de que el titular del beneficio, o sea el padre, madre, tutor o encargado, presente la libreta en la que consta el cumplimiento del calendario vacunatorio y la asistencia a la escuela públicas de los menores a su cargo. Por lo tanto quedaron por fuera del beneficio los empleados del servicio domésticos que trabajan de modo registrado, los niños que asisten a establecimientos educativos privados, los trabajadores temporarios, los hijos de los monotributistas, como así también, aquellos niños que sus padres cobran un salario superior al mínimo vital y móvil producto de un trabajo no registrado. Antes ya de su implementación, la AUH comenzó a ser objeto de modificaciones: en la Resolución de la ANSES que la reglamenta se añadieron al beneficio a los trabajadores incorporados en el Régimen Especial de Seguridad Social para Empleados del Servicio Doméstico. También fueron incorporados, mediante modificaciones a la ley original, los niños que asisten a colegios privados y están becados o pagan bajas cuotas (sujeto a la revisión de cada caso) y los hijos de los trabajadores temporarios. A instancias prácticas, la condición para los trabajadores informales de no cobrar por encima del salario mínimo sólo se constata por una declaración jurada, y la no registración formal en el sistema de la ANSES es el principal instrumento para determinar a los potenciales beneficiarios. Actualmente se encuentra en discusión, con posibilidades ciertas de incorporación, el caso de los monotributistas que pertenecen a las categorías más bajas; e incluso Néstor Kirchner había llegado a hablar de extender el cobro de una Asignación a los estudiantes universitarios. Como resulta claro de lo antes expuesto, la AUH recorre un camino de profundización. Aunque la letra del Decreto que la crea posee varios puntos restrictivos, el paso del tiempo ha demostrado que el espíritu de universalidad que también se desprende del mismo, y que se expresa ya desde su nombre, es el que prima. Entre sus fundamentos el DNU alude a la Convención de los Derechos del Niño, y es allí donde se encuentra la clave

seis :: 6

para la ampliación del beneficio. La CDN establece en su Artículo 27 que todos los niños tienen derecho a “un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social”; y en su Artículo 2 que “Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de (…) la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales”. Por lo tanto, se pueden buscar en el mismo Decreto que la crea los fundamentos para su ampliación y para garantizar su efectiva universalidad. La extensión del beneficio mediante sucesivas modificaciones a la ley es aceptable, e incluso deseable, sin embargo, para abordar la temática desde la igualdad, la misma debe ser pensada en términos de derecho, tal como está planteado en la CDN. Esta óptica es el fundamento principal para poder introducir en el debate público el hecho de que todos los niños, más allá de las condiciones económicas de sus padres, poseen el derecho a recibir por parte del Estado aquellos bienes y servicios necesarios para su pleno desarrollo. Una Asignación que posea dichas características, y que esté acompañada por un sistema de tributación progresivo y escalonado (que implique la devolución, total o parcial, del beneficio para aquellos responsables de familias con mayores recursos), significaría un gran avance tanto en relación con los derechos de los niños desde una perspectiva de la igualdad, como en relación con la necesidad de una mayor equidad a través de una mejor distribución de los ingresos. En conclusión, la AUH, como tantas otras medidas del gobierno kirchnerista, abre la puerta para la profundización del modelo, para seguir avanzando hacia la construcción de un país cada vez más inclusivo basado en una ciudadanía activa que desprende los derechos del papel para convertirlos en hechos concretos. Por lo tanto, es la bandera de esta lucha por la profundización del modelo la que los socialistas defendemos y levantamos, porque estamos convencidos de que no avanzar es retroceder.
*Estudiante Avanzada de Ciencia Política, UBA. Militante de Casa del Pueblo Caba y de Unidad Socialista

siete :: 7

POLITICA Frente Amplio para una Ciudad Inclusiva
Declaración de la Izquierda Democrática de la Ciudad de Buenos Aires*
Dirigentes y militantes de la izquierda democrática de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, provenientes de las diversas tradiciones políticas populares –peronista, radical, socialista, comunista, humanista y otras identidades progresistas- hemos decidido sumar nuestros esfuerzos para convocar en común a la construcción en nuestro distrito de un Frente Amplio para una Ciudad Inclusiva. Desde dentro y fuera del gobierno nacional, quienes participamos de este llamado estamos convencidos de la necesidad de trabajar en un marco de pluralidad y transversalidad en la imprescindible articulación entre la gestión de la Ciudad y las políticas que se despliegan nacionalmente y que constituyen el proyecto nacional y popular que encabeza la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Compartimos el conjunto de políticas públicas del ejecutivo nacional no sólo en lo interno sino también y particularmente en la medida en que aquellas son concurrentes con las que desarrollan en los países hermanos de Suramérica las coaliciones políticas afines a nuestro pensamiento. Acompañamos los cambios estructurales que mejoran las condiciones sociales, como la Asignación Universal por hijo y la plena vigencia de la negociación colectiva y respaldamos las medidas que amplían derechos, como la Ley de Medios, la recuperación del sistema previsional solidario o el matrimonio igualitario, políticas que aspiramos a seguir profundizando. Estamos convencidos de que esos logros pueden y deben extenderse a la Ciudad, para lo cual es imprescindible conquistar el gobierno porteño para un Frente que exprese las diferentes sensibilidades y organizaciones capaces de ganarle a la desidia, la desinversión y la exclusión del gobierno macrista. Consideramos urge construir un Frente Amplio para una Ciudad Inclusiva, que revierta las políticas que reducen los presupuestos en derechos sociales y los orienta al maquillaje urbanístico o a los negociados de licitaciones direccionadas, muchas de ellas judicializadas penalmente. Afirmamos que existen diferentes miradas en la planificación urbana donde contrastan dos modelos de ciudad y frente a un gobierno de exclusión y corrupción, impulsamos que la Ciudad se gestione desde la Democracia Participativa y el Planeamiento Sustentable. Sostenemos que las políticas habitacionales se deben desarrollar a partir de la generación de propuestas en conjunto con la ciudadanía, que tomen en cuenta no sólo el acceso a la vivienda sino también su contexto y las condiciones de la infraestructura urbana. Entendemos que el Planeamiento Urbano Participativo debe garantizar la inclusión de adultos/as mayores, el acceso a la educación inicial, favorecer la expresión de la juventud, promover la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y varones y fomentar la incorporación de las diversas identidades sexuales, étnicas, culturales y de todas las perspectivas que conviven en la sociedad. Pensamos que debe facilitarse la vida cotidiana de la ciudadanía con medidas de accesibilidad y amigabilidad de los espacios público, mejoras en los sistemas de transporte y ampliación de las redes de traslado colectivo, generándose nuevas centralidades en la que fortalezcan los ámbitos barriales y comunales. Esta Planificación Urbana debe considerar una estrategia que garantice la seguridad ciudadana y reduzca la violencia en los términos del “Acuerdo para la Seguridad Democrática” que considera el tema desde un marco integral, que combina la protección de los derechos de circulación y goce del espacio con el diseño de políticas sociales que profundicen la igualdad. En este sentido, las políticas de educación, salud, empleo, cultura, deporte, ambiente sustentable, seguridad alimentaria y todas aquellas que garantizan la Ciudadanía Plena, deben desarrollarse en un marco de Gestión Participativa que involucre a las y los vecinos en la planificación y priorización de las acciones estatales. Con esas definiciones decidimos conformar un Frente Amplio para una Ciudad Inclusiva que no se limite a articular organizaciones e identidades políticas y sociales afines sino que ponga en práctica una metodología de construcción que sea correlato de la Democracia Participativa que invocamos. Buenos Aires, diciembre de 2010

*Artículo firmado por los siguientes dirigentes políticos: Oscar González (Unidad Socialista), Gustavo López (Partido de la Concertación-Forja), Lía Méndez (Partido Humanista), Alejando Otero (Frente Grande), Quique Guglielmotti (Partido Comunista), María J. Lubertino (Espacio Abierto por Buenos Aires).

ocho :: 8

MEDIO AMBIENTE

Hacia una nueva cultura de higiene urbana
Por Juan Paiva*

a Ciudad de Buenos Aires genera 5.000 toneladas de basura cada día, la cual es enviada a los rellenos del Conurbano, constituyéndose en la mayor generadora de contaminación para la Provincia de Buenos Aires. El enterramiento masivo de basura constituye una altísima fuente de contaminación del suelo, el agua y el aire provocando enfermedades a miles de personas. Hoy en día, la mayor parte de esta basura, generada en nuestro país, es vertida a los rellenos sanitarios, donde no se le hace tratamiento alguno. Los residuos representan el 5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en el país, y el impacto ambiental que generan es considerable. Dada la creciente dificultad e ineptitud relacionada con la gestión de los residuos, surgen nuevas ideas y soluciones para afrontarlos. Tenemosla imperiosa y urgente necesidad de afrontar estos problemas, e incorporarlos a nuestra agenda de propuestas. Basándonos, también, en que actualmente las reservas de gas del país están en constante disminución, y que el Estado necesita, cada vez más, importarlo a grandes cantidades desde otros países, creemos que estamos en condiciones de plantear el reciclado de desechos orgánicos como fuente de energía renovable. La iniciativa consiste en generar tecnologías apropiadas que tiendan a solucionar necesidades básicas insatisfechas de diversas comunidades, y la formación de recursos humanos capacitados en el área (fuentes alternativas de energía), teniendo como prioritaria la aplicación en zonas rurales y en barrios carenciados de servicios elementales básicos. En principio los ciudadanos no ven en la basura valor alguno, sin embargo puede ser fuente de energía, y a su vez dejar de ser un problema ambiental. Para que surta el deseo esperado es necesario conocer y dominar este tipo de energía conocida como “biogás”. El biogás es el combustible producido espontáneamente por la descomposición de los residuos orgánicos en condiciones anaeróbicas, es decir, sin presencia de oxígeno. Esta descomposición bacteriana, hace que se generen gases constituidos fundamentalmente por metano (CH4) en un 50 – 70 %, y dióxido de carbono

L

(CO2), habiendo en menor medida nitrógeno y sulfuros. Los desechos generados por la industria agropecuaria tienen un alto grado de contribución al calentamiento global (y son altamente aprovechables para la generación de biogás). La idea central de esta iniciativa consiste en utilizar los residuos orgánicos generados por los habitantes, para uso energético doméstico. Ya sea dándole el mismo uso que hoy se le da al gas natural: calefacción, cocina, agua caliente, etc.; o para su conversión en energía eléctrica mediante pequeños grupos electrógenos: iluminación, electrodomésticos, etc.; incluso puede utilizarse como combustible vehículos automotores: colectivos, taxis, ambulancias, patrullas. En países como China India, aplican esta modalidad a nivel industrial; y en Cuba, han demostrado que su uso es aplicable para generadores eléctricos, también, a escala industrial. Lo ideal es que la basura no exista. La naturaleza nos enseña que todo lo producido y creado es reintegrado al medio, y con la basura debe buscarse lo mismo. Debería ser aprovechada de alguna u otra forma, darle un valor agregado. Citando al químico francés Antoine Lovoisier, “La materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma”.
*Estudiante de Ciencias Ambientales, UBA. Militante de Casa del Pueblo y Unidad Socialista CABA.

nueve :: 9

DERECHOS HUMANOS
Racismo y xenofobia. Elementos teóricos para la discusión militante.
Por Mauro Andrés Bertolino*
eivindicando los valores propios de la tradición clásica de la filosofía política, por sobre la pretendida neutralidad valorativa del Conductismo -como corriente hegemónica en las interpretaciones políticas aún en la actualidad-, la cuestión de la justicia social se le revela a este trabajo, como principio inspirador en lo que es, sin dudas, el olvido deliberado de la Ciencia Política. El liberalismo, como corriente de pensamiento del capitalismo, y el conductismo, como su correlato en el ámbito científicoacadémico, alimentan las interpretaciones que los medios de comunicación realizan respecto de la realidad social. Aunque desde la llegada del post-empirismo se hayan atenuado sus posiciones más extremas, lo cierto es que en la ciencia política actual la pretensión de un tratamiento neutral y objetivo implica que el cientista social se limite a describir la realidad tal cual es, sin sesgos ideológicos que deformen la observación y, además, cuidándose de no sobrepasar su labor como científico, esto es, sin intentar influir sobre la realidad. Esta corriente pretende que el investigador refleje la realidad tal cual es como si se tratase de un espejo donde se reflejan las imágenes del mundo real lo más nítidamente posible. Desde el ámbito de los medios de comunicación, los periodistas siempre evocaron el presupuesto de la famosa teoría del “espejo”, según la cual, por ser imparcial y objetivos, los grandes medios “reflejarían” la pluralidad y la diversidad de opiniones que existen en la sociedad. Ellos intentan construir de sí mismos la imagen profesional de simples mediadores entre los acontecimientos y sus lectores/oyentes/espectadores” (1). Ahora bien, quienes detentan el poder económico e ideológico, capaces de cambiar o mantener el estado de cosas, responsabilizan principalmente a través de manifestaciones racistas y/o xenófobas a las clases oprimidas, es decir a aquellos que sufren sus consecuencias tanto de su propia condición de pobres, como así también, de las causas de los conflictos sociales, imponiendo así sus propios valores, creencias e ideologías como clase dominante al conjunto de la sociedad. Esto, difícilmente resulte ser el reflejo especular del mundo real. Antes bien, tras esa fachada de “neutralidad valorativa”, se esconde una relación de dominación que resulta necesario desentrañar. En última instancia, el racismo y la xenofobia, son mecanismos destinados a la mantención de los privilegios culturales, materiales, y por tanto de clase, de unos grupos sociales sobre otros. Para dar cuenta de ello, la idea de la cual partimos como teoría general que Karl Marx planteara al referirse al concepto de superestructura: “las ideas de la clase dominante son, en todos los tiempos, las ideas dominantes” (2). En el caso específico que nos ocupa, a saber: que los prejuicios raciales resultan ser una de las expresiones más claras de los intentos de reproducción de los privilegios de clase. Debemos explicarla a través del papel que juegan en ella las nociones de sentido común. Estas nociones, de las cuales los medios masivos de comunicación se sirven y a la vez reproducen, se nos presentan como conocimientos no problematizados y, por lo tanto, nos resultan obvios y naturales. Sin embargo, “este conocimiento, que es previo a todo nuevo conocimiento, es parte de enseñanzas que recibimos desde niños y está sostenido por una gran carga valorativa (“feo”, “lindo”, “normal”, “anormal”, “limpio”, “sucio”, etc.) que guía tanto nuestras relaciones con los demás como nuestra intención de saber”(3). Es a través de los

R

argumentos que ellas proveen que se reproducen y perpetúan los presupuestos y prejuicios destinados a reforzar las relaciones asimétricas de poder. A esta altura, resultan necesarias algunas aclaraciones: no es que sean sólo las clases dominantes las que tengan capacidad para influir en la construcción del sentido común (4), por el contrario, en este sentido, compartimos la idea de “dialéctica del control” de A. Gidden, para quien, en las relaciones regularizadas de autonomía y dependencia que constituyen los sistemas sociales, los débiles tienen la capacidad de volver su debilidad contra los poderosos; como así tampoco creemos que determinen cada detalle de la vida social, ni que las oprimidas sean clases “ingenuas” dispuestas a acatar las ideas de su denominación. Lo que hace es delinearla a grandes rasgos limitando la capacidad de acción de quien se oponga y, en ello, la violencia y los recursos económicos nunca están del todo ausentes. Un buen ejemplo de este mecanismo son, por regla general, las constituciones nacionales que, como manifestación de los intereses de una clase o alianzas entre los sectores dominantes de la sociedad, se imponen tras las disputas de intereses con otros sectores y, una vez transcurrido el tiempo, adquieren la legitimidad de creencias compartidas. Así, el sentido común es para las relaciones sociales, lo que las constituciones en la organización del poder político. Una vez impuesto por cualquier mecanismo coercitivo, con el correr del tiempo y con la promoción de las instituciones sociales dominantes, tienden a legitimarse. Ahora bien, puesto que cualquier militante por la justicia social, entendida en sentido amplio, en cualquiera de las corrientes ideológicas, en cualquier nivel, esté organizado o sea independiente, sabe, por experiencia, que luego de extensas argumentaciones, cualquier debate culmina cuando agotadas estas últimas, sólo quedan exponer sobre la “mesa” aquellos valores que los individuos traen consigo antes del momento de la discusión como saberes no problematizados de la realidad social, es que poner de manifiesto en la interacción cotidiana estos mecanismos de dominación y exclusión en la construcción del sentido común, resulta absolutamente indispensable para lograr una mejor relación con los demás y, a futuro, ayudar a cambiar el estado de cosas.
1- Venício A. de Lima. En: La opinión privada tornada pública. Texto extraído del sitio www.observatoriodaimpresa.com.br. {Traducción propia}. 2-Es decir que “la clase que dispone de los medios de producción domina, a la vez, los medios de producción mental; en consecuencia, las ideas de quienes carecen de medios de producción mental están en general sujetas a esa clase” Para esta idea que recorre la obra de K. Marx, ver preferentemente La Ideología Alemana. 3-Ondelj Margarita y Pablo Rafael Bonaparte, El sentido común y el conocimiento antropológico en La Trama Cultural (Mariano Garreta y Cristina Bellelli comp.), Buenos Aires, Ediciones Caligraf, 2001, p. 53. 4-A. Giddens argumenta que “Todas las relaciones de autonomía y dependencia son recíprocas: aunque amplían la distribución asimétrica de recursos involucrados, todas las relaciones de poder expresan autonomía y dependencia en ambas direcciones. Sólo una persona que se mantuvo totalmente confinada y controlada no participa en la dialéctica del control. Pero tal persona entonces ya no es un agente” A. Giddens, Acción, estructura y poder, en Profiles And Critics in Social Theory UCP, Los Ángeles, 1982. {Traducción cátedra Schuster -Filosofía y Métodos de las Cs. Ss. UBA}. * Estudiante de Ciencia Política UBA Militante de Casa del Pueblo Caba y de Unidad Socialista.

diez :: 10

AGENDA SOCIALISTA Renta Básica: Inclusión ciudadana para la mayoría pobre
Maximiliano Suárez *
a crisis económica mundial ha dañando especialmente a la clase trabajadora y las capas económicas más débiles. El proceso de financiarización ha generado una fuerte distribución regresiva de la renta y una gran flexibilidad de los puestos de trabajo, tanto en los países centrales como en los periféricos. Como propuesta la Renta Básica (1), una asignación monetaria incondicionada para toda la ciudadanía y residentes acreditados, podría suponer una buena medida especialmente para los sectores de la población mas duramente castigados por la crisis. Obviamente la lucha por la conquista de los derechos ha generado, en todas las épocas, una constante oposición a su proceso de generalización. Hay hitos importantes en este proceso, como el sufragio universal, la igualdad de derechos de hombres y mujeres, en los que siempre podemos encontrar la resistencia de una parte de la población ante un proyecto innovador, ante la extensión de los derechos. Para el republicanismo histórico, no puede entenderse la libertad republicana al margen de la existencia material en sociedad. Fue el republicano Robespierre quien por vez primera habló de “derecho a la existencia”, en uno de sus últimos discursos de 1794, decía de forma inigualable que la sociedad debe garantizar a todos sus miembros, como primer derecho, el de existir material y socialmente. En otras entregas podremos desarrollar más extensamente la idea del republicanismo de izquierda, de la que me siento parte, y de la que tomo esta propuesta programática (2) Dado el espacio que dispongo solo señalaré algunas características que presenta la propuesta de una RB de ciudadanía: Es individual (no se concede a la familia u hogar como es frecuente en los subsidios). Es incondicional, cualidad que la separa de los subsidios sociales que exigen demostrar algunas carencias materiales o una actitud activa del subsidiado ante el trabajo (buscándolo o preparándose para volver al empleo). Es universal, la renta básica solo exige ciudadanía y residencia acreditada. Lo que no quiere decir, obviamente, que todas las personas, ricos y pobres, ganen con la renta básica. En buena parte de las propuestas de financiación de una renta básica, los ricos pierden y los pobres ganan. La cantidad de la RB y la forma de financiarse son indisociables, en esta puja. Es básica, porque se trata del ingreso mínimo necesario a partir del cual pueden sumarse otras rentas provenientes de distintas fuentes. Es compatible con otras rentas, como los salarios del trabajo. Es periódica, se la recibiría mensual o anualmente. Es en efectivo. Es independiente del estatus y del nivel de renta de la persona. Es estatal. Nada impide que otra institución jurídicopolítica por encima o por debajo, otorgue otro tipo de rentas como las que provee el Estado nacional. La cantidad dineraria propuesta depende del criterio que elijamos. Se han propuesto, a lo largo de los últimos lustros, distintos criterios: umbral de la pobreza, 90% del salario mínimo interprofesional, pensión media, etc. Un buen criterio es el del umbral de pobreza, porque es un indicador plausiblemente objetivo en nuestras economías. La RB es una alternativa a los subsidios actuales. Los subsidios tienen un carácter temporal, condicionado, asistencial y no dan lugar a derechos sustanciales y permanentes, son limitados. La renta básica en cambio es para todos los ciudadanos y residentes acreditados, incondicionalmente.

L

Una pregunta que la mayoría de los interesados hace es: ¿De dónde saldría el dinero para financiar una RB? De una redistribución del gasto público y de una reforma impositiva. Toda propuesta de RB debe especificar la cantidad y, tan importante o más que lo anterior, de dónde va a salir el dinero. Una financiación de una RB supone una redistribución de la renta. Se puede financiar una RB redistribuyendo la renta a favor de los ricos, o a favor de los pobres. Proponer una financiación de la RB que beneficie a todos es simplemente no entender gran cosa de la RB. En buena parte de las propuestas hasta hoy realizadas de financiación de una RB, los ricos pierden y los pobres ganan. Una RB que favorezca a los sectores mas pobres y con menos renta es una opción de política económica. Es una opción diferente a la de rebajar los impuestos de los mas ricos, o a la de facilitar legalmente a las empresas el despido de los trabajadores así como contratarlos de forma mas barata, o a la de permitir las operaciones económicas altamente especulativas, o a la de distribuir la renta de los mas pobres a los mas ricos, o a la de permitir la existencia de los paraísos fiscales. Una crítica renuente que tiene la propuesta de una RB es la de que sería una invitación a dejar de trabajar. ¿Qué sería dejar de trabajar? Hay una serie de actividades (trabajos) por los que no se percibe ninguna remuneración monetaria a cambio (3). Si el trabajo con remuneración monetaria fuera el único trabajo, entonces tantas mujeres que realizan trabajo doméstico no estarían trabajando. No es una invitación a dejar de trabajar remuneradamente, algunos datos lo reafirman (4). La RB es una opción social y económica. Significa intervenir económicamente en un sentido muy preciso: mejorar la situación de los más desfavorecidos. El mercado siempre ha estado intervenido. Con la crisis de fines de 2008 y 2009, ha quedado claro que los gigantes financieros presionaron para que la administración pública les prestara dinero a tipos de interés inferiores a los del mercado y para garantizar la conservación de sus activos. Entiendo a la RB como una opción social y económica que supone la intervención del mercado de manera que favorezca a la mayor parte de la población. No a los más ricos. Exactamente lo contrario que se ha venido haciendo a los largo de los últimos 35 años, si atendemos, por ejemplo, a los datos de la distribución del ingreso. Por lo antes expuesto, la Renta Básica debería ser una propuesta programática, incluida en la plataforma de cualquier corriente política de izquierda.
1-Para una visión completa sobre esta propuesta, sobre la discusión que sucinta, sobre su marco normativo, etc., ver: Daniel Raventós, Las condiciones materiales de la libertad. El Viejo Topo, Barcelona, 2007. 2-Es sumamente útil consultar la obra del filósofo catalán Antoni Doménech y el portal que dirige: www.sinpermiso.info , donde encontrarán abundante material sobre el Republicanismo de Izquierda, y sobre el derecho a la existencia material como condición de la Libertad. 3-Para una tipología de los diferentes trabajos, Raventós, Op. Cit. Cáp. 4. 4-Ver, Raventós, Op. Cit. En lo personal, dado que soy empleado público en la Dirección General de Empleo del GCABA, puedo decir que aproximadamente el 80% de los entrevistados manifiestan claramente la opción por el trabajo remunerado, en contra de aceptar algún tipo de subsidio condicionado de los que pueda ofrecer la actual gestión del GCABA.

*Politólogo, UBA. Militante de Casa del Pueblo Caba y de Unidad Socialista

once :: 11

JUVENTUD SOCIALISTA EL RETORNO DE LA FRATERNIDAD
RELEVANCIA DEL ENCUENTRO DE VERANO 2011 DE LA JUVENTUD SOCIALISTA

esde que Robespierre le diera vida en la tribuna de la Asamblea Legislativa, en su enconada afrenta contra la gran burguesía a favor de los sectores plebeyos de una Francia revolucionaria, el tridente secular de la Libretad, Igualdad y Fraternidad, que todo militante socialista esgrime en su lucha cotidiana contra la desigualdad y la injusticia social ha sido víctima, en el imaginario popular, del relegamiento ignomioso de uno de sus componentes. Muchas veces ultrajado por quienes pretendían esconderse tras la tríada revolucionaria para ver satisfechos sus intereses privados, utilizado para justificaciones retóricas negadoras del conflicto social, la fraternidad, como valor ineluctable de la tradición socialista, viene a ocupar un espacio necesario en la cultura de izquierda toda, y en lo que hace a nosotros, militantes, elemento de construcción política indispensable. No tiene otra misión este conocido y renovado Encuentro de Verano de la Juventud Socialista que reivindicar, a través de cuatro días de camaradería e intercambio de ideas, aquel olvidado concepto de hermandad entre los hombres. La construcción de un proyecto político de izquierda, democrático y pluralista, implica la existencia de un espacio que sea capaz de soportar a su interior ideas, discursos, respuestas y preguntas vaciados de cerramientos dogmáticos; que sea capaz de articular lo disperso en busca de un horizonte común. Porque si la transformación de la sociedad implica la existencia de un vasto proyecto colectivo, que excede por mucho al ámbito de nuestra propia Juventud Socialista Como buenos alumnos ya de las enseñanzas de la historia, eso nos obliga a generar un “campo socialista” como espacio capaz de dotar a aquel proyecto colectivo nacional-popular del que somos parte de herramientas conceptuales y prácticas que estén vigentes y sean necesarias para trastocar los grandes intereses , en pos de una regeneración social. Es nuestra tarea como Juventud Socialista, como quienes nos vamos a cargar al hombro el proceso de transformación ya comenzado, profundizar dicho proceso empujándolo por izquierda, en una confrontación dialógica con otras corrientes de pensamiento político. La fraternidad aquí aludida no significa solamente el intercambio recíproco de experiencias e ideas, o el conocimiento mutuo entre los ya avezados y neófitos en la militancia en el marco de un encuentro de verano. Implica, más importante todavía, la puesta en común de proyectos y trabajos que en sus diferencias apuntan a un mismo objetivo: mejorar la calidad de vida de nuestro pueblo, ayudar a solucionar sus problemas, y

D

transformar la realidad. Articular modos disímiles de inserción en la sociedad para generar un proyecto colectivo con un rumbo común, esa es la tarea de la fraternidad como valor social. Y es justamente la idea de este campamento de la Juventud Socialista. *Estudiante de Ciencia Política, UBA Militante Unidad Socialista y Casa del Pueblo CABA

CINE-BAR 2011

diez :: 12

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->