———————————————————————————————————————— La misión de Editorial Vida es ser la compañía líder en comunicación cristiana que satisfaga las necesidades de las personas

, con recursos cuyo contenido glorifique a Jesucristo y promueva principios bíblicos. ————————————————————————————————————————

PRIMER LIBRO DE JOSÉ ORDÓÑEZ A LOS ABURRIDOS Edición en español publicada por Editorial Vida — 2009 Miami, Florida ——————————————————————————————————————— ©2009 por José Ordóñez ———————————————————————————————————————

Edición: Carlos Peña Diseño de interior: Base creativa Ilustración de cubierta: Jorge Iglesias Diseño de cubierta: Pablo Snyder

RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS.

ISBN: 978-0-8297-5656-2

CATEGORÍA: Humor / General

IMPRESO EN ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA PRINTED IN THE UNITED STATES OF AMERICA

09 10 11 12

6 5 4 3 2 1

Ordóñese
de la

risa 1

• Había un circo tan pobre que su león era un perro con peluca. • El papá le pregunta a Benito: «Benito, ¿qué quieres ser cuando grande?» A lo que el niño contesta tranquilamente: «¡Niña!» Obviamente el papá queda aterrado, decepcionado, triste: «¡Oh, Dios mío! ¡Qué he escuchado!» Queriendo darse una oportunidad para oír otra cosa, le vuelve a preguntar a su hijo: «Benito, ¡dímelo otra vez! ¡Quizá fue que no escuché bien! ¿Qué quieres ser cuando grande?» A lo que el niño responde con seguridad… «¡Niña!» A punto de desmayarse, el padre exclama aturdido: «¡Oh Señor!, te lo presentamos en la iglesia, asistió cada domingo a la escuela dominical para que se le inculcaran los valores y principios cristianos, y ahora este niño quiere ser niña. «Papi, no te preocupes, yo quiero ser niña, “tortuga niña”». • Aguanta más hambre que piojo en peluca. • Sentados en la banca de la iglesia, el líder le dice a un hermano:

9

—¡Estaré orando por ti para que Dios te dé un nuevo aliento! —¿Usted cree que eso es lo que necesito, líder? —Sin lugar a dudas. ¡Porque el aliento que tienes cuando abres la boca no se lo aguanta nadie! • Pablo Remalas está tan de malas que el único día en que le prendió el auto se lo apagaron los bomberos. • El bobo Tanainas golpea a la puerta de la casa de su novia. La novia, que es igual de boba, dice desde adentro: «¡No estoy!» A lo que contesta Tanainas: «¡Ah bueno! ¡Menos mal que no vine!» • Había una finca tan rica que las ovejas no daban lana sino paño inglés. • El pastor había sido teniente de una guarnición militar. No había olvidado su militancia, ni siquiera cuando estaba en el púlpito. Así, a veces no decía en la iglesia: «¡Vamos a postrarnos!», sino: «¡Cuerpo a tierra!» • Está más cortado que la toalla de Fredy Crugger. • La señora de la casa está jugando cartas con sus amigas. De pronto en la cocina se escucha el estruendo de muchos platos que caen al piso. La señora, aterrada, le grita a la muchacha del servicio: «¿Más platos, Merceditas? A lo que responde con otro grito desde la cocina: «¡No, mi señora, menos platos!»

10

• Pablo Remalas camina por la calle. Pasa una paloma y deja caer su excremento justo en la frente de Pablo, que dice optimista: «¡Menos mal que no hay vacas voladoras!» • Había un hombre tan elegante que tosía en «re menor». • La muchacha invidente ingresa a la iglesia con su bastón. Un ujier le ayuda a entrar y la sienta en la última de las bancas. El pastor está a punto de recoger la ofrenda y habla acerca de la ley de la siembra y la siega: «¡Si no siembras, no siegas! —como los que recogen diezmos y ofrendas— ¡Así que vamos todos a sembrar, para que luego nos lancemos todos a la siega!» La invidente, al escuchar aquello, se coloca de pie y grita amenazando con su bastón: «¡El primero que se me lance encima le doy su bastonazo!»

11

Apaguen g esa luz
os humoristas somos de esa clase de personas que continuamente analizan los cambios en su propia vida para comunicarlos de manera más afectiva a través del humor. Es probable que en estas narraciones se haya identificado con algunas de las historias y anécdotas que he escrito. En mi divertida conferencia «Yo no pedí nacer» dije que la primera señal de envejecimiento en el hombre era cuando empezaba a apagar las luces de su casa. Algunos pensaron: «Qué creatividad la del Ordóñez». Pues no. Como les dije en un comienzo, tengo la costumbre de analizar los cambios que se dan en mi vida. Este asunto de apagar las luces apareció en mis treinta (hace muy poco) y fue de un momento a otro. De pronto se me ocurrió la idea, se me «prendió el bombillo», y decidí empezar a apagar todos los de mi casa. Algún día descubrí que mis hijos dejaban las luces de su habitación encendidas sin que permanecieran dentro. Esa fue mi primera obsesión eléctrica. Cada tanto pasaba a revisar si

13

José Ordóñez... a los aburridos
alguien estaba dentro de la habitación mientras la luz permanecía encendida. Ese asunto se convirtió al principio en una competencia: mientras más ellos la encendían, más estaba pendiente de apagarla cuando no la necesitaban. Me di cuenta de que niños, chicos, adolescentes, jóvenes y aun las señoras parecen no tener sentido del ahorro con la energía de la casa. Al comienzo, solo fue la habitación de los niños. Sin embargo, con el tiempo, me di cuenta de que había luces en los pasillos de la casa que no solo no tenían razón de ser, sino tampoco de permanecer encendidas. No lo dudé, desenrosqué los bombillos y anulé esos «chorros» de luz ineficientes. Detecté que mi suegra no apagaba su televisor cuando, al estar viendo sus novelas, sentía ganas de ir al baño. La bru… la señora se levantaba para ir al baño y, durante los tres minutos que duraba su «micción», dejaba el aparato encendido. Decidí estar pendiente de ella. Al principio, no se percató de mi tránsito especulativo por el pasillo, a la espera de que, como todas las tardes a la misma hora, fuera al baño. Recién entraba a hacer su necesidad, yo corría y le apagaba el televisor. Ahí me ahorraba tres minutos de energía, y sentíamos alivio los dos: ella de «miccionar» y yo de ahorrarme el consumo de energía. Estaba un día en mi estudio frente al computador cuando vi pasar a Isabel, nuestra eterna mano derecha con los quehaceres de la casa. Subía un arrume de ropa perfectamente planchada para guardarla en los armarios. Ni les cuento el casi soponcio que me dio al descubrir que en los cinco minutos que duraba la distribución de la ropa la plancha permanecía emanando vapor como muestra de que esta «inconsciente» la dejaba conectada. A la bru… a mi suegra nunca le pude decir nada, no sé si por respeto o por temor a las represalias de mi esposa. Sin embargo, a Isabel sí le advertí que ese asunto no debía repetirse más, y como toda buena colaboradora hogareña… no me hizo caso.

14

Apaguen esa luz
Entonces tuve que alternar las tareas de apagar la luz de la habitación de mis hijos, vigilar las salidas de la bru… de la suegra al baño y la distribución de la ropa. Apagaba la luz, el televisor y bajaba a desenchufar la plancha. No obstante, a este asunto le siguieron aumentando los compromisos. Me di cuenta de que la Tatiana, mi hija mayor, dejaba el cargador del celular prendido a la pared. Lo que no saben estos inconscientes jóvenes es que los cargadores, a pesar de terminar de cargar el celular, siguen convirtiendo corriente ciento diez a doce voltios, y eso consume. Cuando veo un cargador pegado a una pared, me parece estar viendo una garrapata prendida a su presa mientras le chupa la sangre. Empecé a convertirme en una especie de guardián eléctrico en mi casa. Organicé rondas especulativas a doble jornada, puse temporizadores en las luces de los pasillos, programé brigadas personales para desenroscar bombillos de día y empezar a enroscarlos a la seis de la tarde. Empecé a sentir que era más lucrativo estar en la casa ahorrando energía que ir a certámenes humorísticos en otras ciudades o asistir a programas de televisión. Los vecinos me han llamado para que colabore con la seguridad del sector, así que les dejé la luz de afuera de mi casa encendida. Mis programas preferidos son esos especiales acerca del calentamiento global. Siento a la familia frente al televisor con la luz de la habitación apagada y la obligo a entender la importancia del ahorro de energía. Cuando llega diciembre, no puedo ver tanto bombillo encendido; es una pesadilla ver tanta lucecita brillando solo por vanidad. Este año pusimos el arbolito de Navidad y lo envolvimos con una cinta fosforescente que se ilumina en la oscuridad. Por esa razón Yasmith me dejó de hablar por tres días y ni el café de las mañanas me ha dado. Mejor, ahí nos ahorramos la prendida de la estufa temprano.

15

José Ordóñez... a los aburridos
No sé si lo que me ahorro en consumo de energía me lo voy a gastar en un médico especialista que trate con el estrés que tengo debido a mis pocas horas de sueño. En las noches me levanto durante dos y tres horas para revisar que el calentador esté en posición de off, les apago la luz de fuera de mi casa a los vecinos, reviso que no haya cargadores prendidos a la pared y desconecto la nevera un par de horas. Sí, lo sé, usted está pensando que me estoy volviendo loco, pero no es así. Ya me agradecerán mis nietos y las ardillas lo que estoy haciendo por las futuras generaciones. ¡No estoy loco, las ardillas me lo dijeron! Lo siento, no puedo seguir escribiendo más acerca de este tema. He mantenido encendido este computador el tiempo justo y ahora debo apagarlo. No se extrañe si no alcanzo a terminar este escrito, pues le he dado la orden de apagarse lo más pron

16

Nos agradaría recibir noticias suyas. Por favor, envíe sus comentarios sobre este libro a la dirección que aparece a continuación. Muchas gracias.

vida@zondervan.com www.editorialvida.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful