Futuro de la Electricidad en Venezuela ¿Quién pagará la cuenta?

Por: Comité de Profesionales y Técnicos de EDELCA
(v. 2011.1)

@CPTEDELCA

“Los hombres y pueblos en decadencia viven acordándose de dónde vienen; los hombres geniales y pueblos fuertes sólo necesitan saber a dónde van.” (José Ingenieros)

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

Introducción
El siguiente documento tiene como objetivo resaltar de manera amena y sencilla el delicado tema de los requerimientos de inversión del Sistema Eléctrico Nacional (SEN).

Nuestro propósito es abrir las puertas para un debate sincero sobre cómo los venezolanos afrontaremos el gran reto de volver a contar con un suministro confiable de energía eléctrica. Un reto que se empecina en entrar a nuestras casas por las ventanas, cansado de tanto llamar a la puerta.
Los datos y conclusiones desarrolladas en este análisis se encuentran en etapa de revisión, con la firme intención de poder brindar un documento de mayor rigor científico. Sin embargo, lo presentado se fundamenta en el conocimiento profundo del sector eléctrico nacional y sirve para una primera aproximación al tema de las inversiones del sector. Hemos querido utilizar una forma amena y diferente de presentar el contenido, intentando llamar la atención a un tema de relevancia nacional. Sería inocente pretender que nadie sacara provecho de esta información, copiarla o utilizarla de manera comercial, pública o privadamente.... Hacemos caso a nuestra intuición: “enseña lo que sabes”.

“El éxito consiste en vencer el temor al fracaso” Charles Sainte-Beuve

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

…. A dónde vas
Es innegable que desde 1958, con la inauguración de la primera central hidroeléctrica de importancia en el país (Macagua en Puerto Ordaz), iniciamos un acelerado y promisorio camino en la electrificación del país. Cadafe, Edelca, EdC y Enelve fueron indiscutibles pilares en los cuales se apoyó la firme resolución de nuestros gobiernos en cerrar las puertas de la Venezuela rural y encaminarnos al desarrollo del país. En nuestra historia, la demanda eléctrica ha tenido un comportamiento ascendente con tasas de crecimiento interanual del consumo eléctrico que pasaron de escasos 2% a cifras que llegaron a alcanzar en el pasado reciente el 7%. Evidentemente que la puesta en servicio de las industrias de Guayana signaron el crecimiento de la demanda nacional en cifras records para los momentos de sus inicios. El futuro no será muy diferente en cuanto a este crecimiento, pues el país requerirá vencer seriamente la pobreza, para lo cual, creámoslo o no, tarde o temprano será necesaria la inversión extranjera para crear nuevas industrias de manufacturas y servicios. Aunque es de esperar que por razones tecnológicas las tasas de crecimiento también tiendan a racionalizarse por un consumo más eficiente y ecológico, no es difícil pensar en un futuro con tasas que ronden entre el 5% y 7%.

“Me interesa el futuro porque es el sitio donde voy a pasar el resto de mi vida” Woody Allen

…. A dónde vas
En 2010 alcanzamos una demanda de 115.308 GWh, bastante menor a la de 2009 cuando habíamos alcanzado 123.000 GWh. 2009 fue el año de la crisis económica mundial cuyos impactos mermaron la producción industrial, por lo que era de esperar un 2010 con un rezago significativo producto de la lentitud con que el Mundo inició el camino de retorno al crecimiento económico. En 2010 nos visitó un fenómeno climatológico recurrente y cíclico, que por razones políticas del momento quisimos revestirlo de apoteosis mundial y de causante de nuestros descuidos. La debilidad del sector eléctrico, que ya había asomado las narices en 2002 con el mismo visitante consecuente, se hizo evidente y los racionamientos eléctricos impactaron desfavorablemente la ya maltrecha producción industrial venezolana. Ello explicaría el decrecimiento de la demanda eléctrica nacional para 2010. Creemos que los próximos 5 años podremos enfrentarnos a un país ávido de energía eléctrica para apoyar su crecimiento mermado en estos años de vicisitudes, por lo que suponemos una tasa de crecimiento del 6,5% interanual promedio. Posteriormente, dicho crecimiento comenzaría a racionalizarse hasta alcanzar una tasa típica de crecimiento del 5% interanual. Más allá de 10 años de estimación de crecimiento de la demanda es un mundo de grandes incertidumbres. Por lo tanto, el resto del período 2022 – 2030 hemos supuesto un crecimiento interanual de 4%, lo que nos dejaría una estimación promedio interanual para el período 2011 – 2030 del 5%.... La historia vuelve a repetirse!

…. A dónde vas

…. A dónde vas
La gráfica precedente muestra la tendencia de crecimiento de la demanda nacional, expresada en GWh. Para 2011 nuestra estimación es alcanzar los 122,8 TWh para llegar a 2016 a una demanda de 168,3 TWh. Para el año 2021 se esperaría alcanzar los 214,7 TWh y al final del período (2030) de análisis alcanzaríamos 305,6 TWh. Es decir, en 30 años habremos incrementado la demanda eléctrica en 2,65 veces la demanda actual. En la parte inferior de la gráfica tenemos la oferta energética actual, compuesta por la energía hidroeléctrica firme de unos 66 TWh y una oferta termoeléctrica de unos 40 TWh. La oferta térmica esta supuesta de acuerdo con lo generado durante 2010 por el parque termoeléctrico existente en el país. Una raya horizontal delgada marca la energía hidroeléctrica promedio, la cual asciende a 77 TWh. Las variaciones de la energía hidroeléctrica se deben a la entrada en servicio de la Central Hidroeléctrica TOCOMA, que entrará en operación en el período 2012-2014. La diferencia entre la demanda y la sumatoria de las energía hidroeléctrica firme y la termoeléctrica existente nos indica la magnitud de las ampliaciones requeridas en la oferta de electricidad para satisfacer la demanda energética de manera SEGURA y CONFIABLE. Los requerimientos de MW son estimados en función de la curva de carga del sistema y de la reserva con que debe planificarse todo sistema para hacer frente a los “imprevistos” posibles.

…. A dónde vas
La apuesta de crecimiento en la oferta energética está prevista realizarse con termoeléctricas, por razones de diversificación de fuentes y seguridad del sistema. Así las cosas, para 2011 el SEN requeriría tener instalados 2.700 MW de generación termoeléctrica, constituidas por centrales de Ciclo Combinado y Centrales a Gas (Ciclo abierto). Estos 2.700 MW serían sólo para cubrir el crecimiento esperado con un margen de reserva, sin incluir la generación que nos permita independizarnos de El Niño, que aún no se ha previsto en estos cálculos. Con el mismo razonamiento, el país debería contar con 8.500 MW de generación termoeléctrica para 2016, 16.100 MW para 2021 y finalmente para 2030 el parque termoeléctrico adicional deberá llegar a los 31.000 MW. Para 2016 el país requerirá un parque de generación adicional del tamaño de toda la generación disponible actualmente en el país. En 5 años construir lo que hicimos en 50. UN GRAN RETO ! ¿Y que dicen los cálculos de cómo debería incorporarse esta generación en el SEN? Sigamos en la siguiente lámina…

…. A dónde vas

…. A dónde vas
Como vemos, todos los años deberíamos estar inaugurando centrales termoeléctricas de considerable magnitud. Los años 2013 y 2014 serían, por ahora, algo menos exigentes por la entrada de TOCOMA.
Para 2011 tendríamos que inaugurar unas centrales que aportarían 1.230 MW, que sumadas a las que supuestamente instalamos “nuevas” en 2010 que debieron estar en el orden de 1.500 MW, nos daría la primera aproximación a nuestros cálculos de 2.700 MW para 2011. En 2010 no se instalaron los 1.500 MW esperados como nueva generación, pues el gobierno se engaña contabilizando barcazas (que luego se dañaron), Pta Centro (que está contada en la oferta de los 40 TWh) y un conjunto de generación distribuida cuyo aporte energético es despreciable y no apunta a solucionar el problema sino a intentar aliviar algunos casos muy puntuales, escasos por cierto.

Hablando de manera promediada, en los próximos 30 años el país requiere que anualmente se incorporen GRANDES centrales termoeléctricas por el orden de los 1.500 MW. Con ello, resolvemos de manera adecuada la ecuación de Oferta = Demanda + Reserva, y además nos volvemos inmunes a El Niño, pues los cálculos de instalación están basados en la oferta más conservadora de la energía hidroeléctrica existente (energía firme).
Conclusión: si crecemos a una tasa promedio interanual de 5% y queremos luz, debemos instalar, TODOS LOS AÑOS, 1.500 MW en CENTRALES TERMOELÉCTRICAS, además de mantener en EXCELENTES CONDICIONES lo que actualmente tenemos.

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

Estamos mal, pero…..
Si 2010 estuvo signado por grandes racionamientos y la demanda llegó a 115 TWh, ¿cómo fue posible que en 2009 pudimos suplir una demanda de 123 TWh sin esos racionamientos “programados”? Rep. Por que en 2009 llovió y llovió bastante, lo que nos permitió que el Bajo Caroní (de las manos de EDELCA) generara muy por encima de la energía promedio (74,8 TWh) y así suplir la demanda, aún contando con un parque termoeléctrico en condiciones muy lamentables. El año 2002 también fue un año de Niño y se evidenció la crisis en la falta de energía termoeléctrica, pero la demanda del momento nos permitió pasar “por debajo de la mesa”. Claro está, nadie cumplió la promesa de que “eso no volverá a suceder, porque ahorá sí instalaremos la generación termoeléctrica necesaria”…! (No trascendió a los medios de comunicación).
Basados en estos hechos, a continuación mostramos un cálculo sencillo pero bastante representativo del tamaño del déficit de generación termoeléctrica que ya existía para 2009. A ello súmele que entre 2009, 2010 y lo que va de 2011 no se han instalado los 1.500 MW anuales de generación que requerimos para cubrir los crecimientos de demanda y por allí tenemos el tamaño del déficit de generación existente! Veamos las cuentas…!
“Mira hacia atrás y ríete de los peligros pasados”. Walter Scott

Estamos mal, pero…..

Estamos mal, pero…..
Partiendo del hecho de que la energía garantizable por los recursos hidroeléctricos existentes en el país (aún cuando adoptásemos a El Niño como familia nuestra) sería de 65.950 GWh, y de que la energía termoeléctrica disponible (bien mantenida) puede aportar un promedio anual de 40.325 GWh, tendríamos un déficit de “energía segura” de unos 16.725 GWh de presentarse la demanda de 2009.
Esa emergencia siempre ha estado latente (claro en magnitudes inferiores debido a la evolución de la demanda) pero nunca nos había tocado la puerta debido a lo generoso que ha sido el río Caroní.

El año 2009 sólo en el Bajo Caroní logramos alcanzar los 82.000 GWh de generación, 16.000 GWh por encima de la energía firme de todos los recursos hidroeléctricos del país (Guayana y Occidente), lo que equivalía al déficit de generación si lo comparamos con la energía garantizable. Es decir, desde 2008 estamos viviendo años de gracia con el SEN.
Si quisiéramos y pudiéramos instalar en un instante la generación termoeléctrica que nos subsanara esta deficiencia (la de 2009), tendríamos que instalar unos 2.700 MW de manera instantánea, cosa imposible evidentemente. A ello, sumémosle los MW de generación termoeléctrica requerida por el incremento de la demanda entre 2009 y 2011 y ya vamos dibujando el panorama de Petkoff a la inversa: Estamos mal, pero no vamos bien…!

“Si el presente trata de juzgar el pasado, perderá el futuro”. W. Church ill

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

….No somos Superman!
Así las cosas habrá que inyectarnos una buena dosis de ubicatex y entender que el SEN tiene un importante déficit de generación termoeléctrica, proveniente de la falta de inversiones desde hace aproximadamente unos 15 años, pero muy especialmente en los últimos 10 años, y que ello no es posible corregirlo de la noche a la mañana.
Porque las inversiones en infraestructura (y sólo hemos hablado de generación, faltaría la transmisión y distribución) no se realizan de manera instantánea. Las centrales de generación termoeléctricas requieren de unos 3 a 4 años para su desarrollo y consolidación. Por ello son previsibles dos cosas. Una, que nuestros gobernantes hablen mucho de lo que van a instalar porque conocen el peligro pero lo disfrazan con su Voluntarismo Arrogante y dos, que viviremos por un buen tiempo esta situación de “crisis”! Pero si queremos ser realistas y resolver el problema debemos iniciar por fijarnos una meta ambiciosa pero alcanzable, para lo cual necesitaremos: dinero y buena gerencia técnica. La meta: en 2016 tener resuelto el problema de déficit energético y estar montados en un plan seguro de instalación de generación de 1.400 MW anuales de generación termoeléctrica. Sin descuidar en el camino el mantenimiento de lo existente y la entrada de TOCOMA. Veamos nuestro plan en cifras….Créannos, no somos SUPERMAN, pero vamos a tener que parecernos!
“Los cántaros cuanto más vacíos, más ruido hacen”. Alfonso X El Sabio

….No somos Superman!

….No somos Superman!
Como los gobiernos tienden a hablar mucho más de lo que hacen, hemos querido ser conservadores y aplicar una curva de “aprendizaje” que nos permita ir incorporando generación NUEVA y TERMOELÉCTRICA en los próximos 6 años, para al 6to año llegar a superar el déficit y entrar de lleno en un plan de instalación más racional y que nos ubica en los 1.500 MW anuales (que por problemas de redondeo en la gráfica precedente se bajaron a 1400 MW). La gráfica muestra como iremos pasando de los 900 MW para 2011 hasta algo más de 4.000 MW para 2014 (incluyendo casi 1.100 MW de TOCOMA). Para luego estabilizarnos en el plan de instalación interanual de los 1.500 MW aproximadamente.
La clasificación de Nueva Generación y Recuperación de Déficit son sólo nomenclaturas sin mayor importancia. Ambas se refieren a generación termoeléctrica NUEVA – grandes centrales- (no reencauches de Pta Centro ni generación distribuida). Se ve sencillo, pero no lo es. Tampoco hay que pensar que para acabar con la “crisis” es necesario esperar al 2016. En la medida que vayamos cumpliendo el plan seremos menos vulnerables y cada día el servicio irá mejorando. Y,¿ cuánto cuesta esta parte de las inversiones? Veamos….
“Es mejor viajar lleno de esperanza que llegar”. Proverbio japonés

….No somos Superman!

….No somos Superman!
Necesitaremos unos 23.500 MMUS$ (@2011) en los próximos 6 años para apuntalar el sistema de GENERACIÓN ELÉCTRICA y solventar la deficiencia de generación que padece el país. Estos recursos equivalen a una inversión anual equivalente de 4.252 MMUS$, que tendría sus inicios en los 2.600 MMUS$ en 2011 y llegaría a un máximo de casi 6.000 MMUS$ en el año 2013. A partir del año 2016, nuestro sistema eléctrico requerirá garantizar una inversión anual en generación termoeléctrica de unos 2.520 MMUS$. Sólo en el sistema de generación eléctrica nacional, el país requiere en los próximos 6 años un equivalente a nuestras actuales reservas internacionales. Se dice fácil…!
¿Cómo garantizaremos un nivel de ejecución de obras que permita incorporar en los próximos 6 años 12.345 MW de generación (incluyendo TOCOMA) y un flujo constante y oportuno de recursos por el orden de los 23.500 MMUS$? Se escuchan propuestas….. Recuerde: No somos SUPERMAN…!

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

Fumando lumpias…!
Pudimos haber obviado esta sección por ser algo nociva para la salud. Sin embargo, el tema resulta interesante por cuanto se trata de una pregunta difícil de responder e incluso difícil de preguntar..!
¿Cuánto cuesta la generación termoeléctrica que pretendemos instalar? La respuesta, amigo lector, no es nada obvia.

La bibliografía internacional sugiere estimaciones basadas en contratos adjudicados en diferentes partes del mundo. Sin embargo, en esas partes del mundo los costos reflejan ciertas condiciones de transparencia por cuanto son países donde operan mecanismos de administración abiertos y de mercado, lo cual le da “ciertas” condiciones de transparencia.
Basados en estos estimados públicos internacionales de construcción de centrales de generación, hemos construido nuestro “costo unitario modelo”, basado en: • 54% de incremento de las cifras internacionales (la ineficiencia tiene costos) • el 60% de las nuevas instalaciones serán de Ciclos Combinados • el 30 % de las nuevas instalaciones serán con turbinas duales en ciclos abiertos • el 10% de las nuevas instalaciones serán con turbogeneradores de vapor a Carbón o Coque.

Fumando lumpias…!

Fumando lumpias…!
Según esta propuesta y aunque ella no se precisa desarrollar de manera exacta, para 2021 de los 18.800 MW nuevos de generación termoeléctrica nueva instalada en el país (16.100 MW por crecimiento y 2.700 MW de recuperación de déficit actual), estarán distribuidos así:
• 11.280 MW en Ciclos Combinados a gas • 5.640 MW en Turbinas convencionales (duales) • 1.880 MW en Centrales a Vapor (Carbón y Coque) Alertamos que los costos están “tropicalizados” en un 54%. Si les parece exagerado, pregunten cuánto costó el Ciclo Combinado de Termozulia I y II…! De acuerdo con cifras internacionales cada Ciclo Combinado debió costar cerca de los 502 MMUS$ (a precios de 2011). En 2005, la empresa FERROSTAAL* informó que el cierre del ciclo se presupuestó en 200 MMEuros (210 MMUS$ para el momento). En el mejor de los casos, Termizulia I costó en 2005 lo que debió costarnos ahora.

Lo importante de este análisis es la importancia de buscar mecanismos que nos permitan desarrollar plantas con costos similares a los internacionales, lo cual supondría, en el mediano plazo, una disminución del plan de inversiones en un 35% a lo previsto en estas estimaciones. Cómo lograremos esta “racionalización” del plan de inversiones por la vía de la gestión? Recuerde: Fumar es nocivo para la salud….. Y para el bolsillo!

Contenido:
 Introducción  No mires tanto de donde vienes, sino a donde vas.  Estamos mal, pero no vamos bien.  Vamos a enseriarnos, “no somos Superman”

 Quién se fumó mi lumpia!  ¿Cuánto vale el Show?

Cuánto vale el Show…
Para responder a esta pregunta debemos recordar que hasta ahora hemos concentrado nuestras estimaciones sólo en el sistema de generación, dejando a un lado las inversiones en los sistemas de transmisión y distribución de energía eléctrica.
La crisis de desinversión por la que atraviesa nuestro sistema eléctrico convierte al problema de la falta de confiabilidad del servicio en un problema estructural. Por ello, además de apuntar a las raíces mismas de la desinversión y en sus áreas concretas, debe entenderse que los sectores eléctricos en el mundo entero son intensivos en capital y su desarrollo no se ejecuta en períodos instantáneos (recuerde, SUPERMAN es sólo comiquitas).

En el área de distribución de energía el país presenta un déficit tan grande o mayor que el propio déficit de la generación. El 90% de nuestras subestaciones de distribución no cuentan con capacidad firme. El 40% operan con algún nivel de sobrecarga, no existe posibilidad de respaldo en gran parte de los circuitos de distribución primaria, los perfiles de voltaje en muchas zonas del país se encuentran por debajo de los niveles de calidad aceptables. El Tiempo Total de Interrupción, un indicador de la calidad del servicio, está en el orden de las 120 horas en Anzoátegui y 35 horas en Carabobo.
Por el lado de transmisión la situación luce igualmente precaria, con cuellos de botella en redes regionales de subtransmisión a 115 kV y 230 kV e insuficiencia de puntos de acoplamiento (derivación de energía) entre varias redes regionales y el Sistema Troncal de Transmisión a 400 kV y 765 kV.

Cuánto vale el Show…
Asimismo, existe un déficit importante de compensación reactiva automática en la región centro occidental del país que permitiría incrementar los niveles de transferencia entre la región de Guayana y las regiones Centro-Occidental del país.
Cadafe nunca concluyó el sistema a 400 kV entre Yaracuy y los Andes, lo que le habría ahorrado muchos problemas de calidad de servicio a dicha región y habría permitido no malgastar más dinero en el saco roto de Uribante Caparo y haberlo utilizado en generación termoeléctrica en la región centro norte costera del país. No debemos olvidar que al igual que el sistema de generación, los sistemas de transmisión y distribución del país deben enfrentar los dos mismos retos: solventar el déficit de capacidad actual por un lado y ajustarse a los incrementos de la demanda futura.! Así las cosas, sería una tarea titánica identificar con la exactitud debida los requerimientos de inversión en todas las redes de transmisión y distribución de energía eléctrica, cosa que apostamos realizan con precisión nuestras empresas eléctricas. Sin embargo, carecer de tales exactitudes no nos impide “aproximar” las inversiones totales del sistema, pues es lógico pensar que cada $ invertido en generación tendrá su contraparte equivalente de inversión en la transmisión y distribución de la energía.

Para esta estimación global del monto de inversiones hemos supuesto cifras de distribución de activos típicos del sistema venezolano y hemos agregado la consideración de inversiones en sistemas de gestión de la demanda y comercialización, muy ligadas a la distribución de energía.

Cuánto vale el Show…

Cuánto vale el Show…
A dólares de 2011, el SEN requiere una inversión anual equivalente de 48.951 MMUS$ en los próximos 6 años, lo que equivaldría a una inversión anual equivalente de casi 8.900 MMUS$. Evidentemente, como hemos supuesto que NO SOMOS SUPERMAN, este plan de inversiones está basado en una curva de crecimiento sostenido y acelerado en los tres primeros años, para posteriormente decaer y llegar al 6to año a equilibrarnos en un plan de inversión anual de 5.250 MMUS$ (equivalentes a unos 4.700 MMUS$ hoy día).
Aunque los promedios son buenos porque nos permiten nivelar las cantidades de recursos en el período de tiempo estudiado, la tarea de “solventar” las deficiencias del sector son tan apremiantes que no debemos olvidar que los recursos requeridos, puntualmente, superarán en algo más del doble las estimaciones globales durante el período. No hemos incluido cuánto cuesta mantener lo que existe, operarlo y sobre todo, reponer los activos que por obsolescencia requieren su sustitución..! (Para próximas entregas) ¿Cómo cumplir con VENEZUELA ante esta realidad? Estamos atentos a sus propuestas, pero recuerde: •Sin demagogia. •Sin arrogancia. •Obvie el voluntarismo, y sobre todo…. •Recuerde que no somos SUPERMAN.
@CPTEDELCA

“No mires nunca de donde vienes, sino a donde vas”. Pierre A. de Beaumarchais

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful