You are on page 1of 1

O los experimentamos o guardamos silencio

Artista: Mount Eerie


Disco: No Flashlight - Songs of the Fulfilled Night
Año: 2005
"actually, living in the night means no talking"
(Phil Elvrum)

Una traducción libre de eso podría ser "la verdad es que


vivir en la noche quiere decir que ya no es posible el habla”. Un disco
que enfrenta el silencio desde el lugar que debe inventarse.
Nadie cuestiona lo que la palabra puede y de hecho hace:
acercar lo interior hacia afuera. ¿A costa de qué? De matarlo, de que
deje de ser interior, de que en el camino se convierta en otra cosa. Es
una alquimia doble en la que mientras permite (es como la piedra
filosofal), niega (es siempre parcialmente fallida,
o parcialmente exitosa, pero nunca suma una totalidad).
Elvrum no hace música del día. No tiene el Sol como gran signo
en lo alto, no le debe nada. Posado en la noche, despliega un arsenal
de intentos desesperados por invocar fuerzas (y el término es riguroso,
puesto que son ejercidas y son las que causan los quiebres de género,
ritmo y letras) que luego se escapan de su control. Buena parte de sus
composiciones, dado el carácter improvisado y entregado a la posible
disonancia, son irreproducibles. Aún en la seguridad del estudio, su
creación escapa a su control. Cada colaborador se acerca sabiendo
que nunca podrá repetir la experiencia. Va a besar a un amante que
podría ser el de sus sueños, bajo la condición de no poder verlo de
nuevo: atracción por el sacrificio.
Escucharlos supone una aventura de similares características
para el oyente. En cada aproximación al disco encontramos algo que
había pasado oculto.
La experiencia poética sin censuras del
surrealismo aderezada con toques tribales, Boise, sirenas y referencias
a sí mismo como materia prima (“what does Mount Eerie means”). Ésta
es la propuesta que traemos hoy.

Franco Gargiulo, 22 años