Revista EducaPR

Web 2.0: Experiencia, Reflexión Crítica, y Discurso Racional Para Lograr Un Aprendizaje Transformacional.
Prof. Bernabé Soto Beltrán
El objetivo de la investigación pedagógica es compartir, y, en tiempos modernos colaborar con todo aquello que sea beneficioso, útil, y a favor de la educación del siglo XXI, que a gritos nos pide un cambio de paradigma no tradicional. Nos encontramos en un caos (diverso y desordenado) que nos brinda una experiencia, que ayuda grandemente a reflexionar. Para luego por medio del discurso ya sea oral o escrito, transmitir y forjar racionalmente un cambio dentro de la revolución tecnológica-educativa donde estamos inmersos. Las estructuras educativas tal y como la conocemos, están en un estado evolutivo. Conceptos como; Web 2.0, Colaboración Aprendizaje, Desaprendizaje, Reaprendizaje, Transformación y Conectivismos, han surgido dentro de este nuevo universo que se ha redescubierto en pleno siglo XXI. El propósito de este escrito es colaborar al entendimiento de los conceptos mencionados, y, de una forma incitar a que todos los educadores de Puerto Rico, y, porque no, del mundo Web 2.0, se inicien en esta revolución tecnológica-educativa, que nos permite ofrecer experiencias, reflexión crítica, y discurso racional para lograr un aprendizaje transformacional.

Para muchas personas escuchar el termino Web 2.0, puede causar todo un torbellino de ideas o una gran dicotomía. Dentro de un dialogo definir este concepto innovador, se dirige en solo a herramientas y aplicaciones. Es por esta enorme razón, por compromiso personal-pedagógico, ético y moral que he tomado la iniciativa en no solo conceptualizarlo, sino, en ofrecer otra perspectiva del mismo, y des enfrascarlo a lo que todos estuvimos en un tiempo determinado enfrascados. Nos preguntamos ¿Qué es la web 2.0?, para contestar esta pregunta, hay que dirigirse a las páginas cronológicas de la historia. Todo comienza para la década de los 60 con el inicio de la “World Wide Web”, o Web 1.0. En ese presente histórico las páginas de internet eran estáticas y carecían de actualización inmediata. Los usuarios dependían de personas o compañías que se dedicaban, y, poseían ventajas económicas para mantener este

Revista EducaPR
tipo de base de datos, en súper computadoras. No es para mediados de esta década (2000-2010), aproximadamente 2004, que el término es acuñado por Dale Dougherty de O'Reilly Media en una lluvia de ideas con Craig Cline de MediaLive para desarrollar ideas para una conferencia. Ya que la internet, tal y como se conocía, estaba evolucionando gracias a una serie de aplicaciones y plataformas centradas en los usuarios. La utilización de la nueva Internet y su empleo estaba dirigida en la colaboración, servicios de alojamiento de videos, Wikis, Blogs, redes social, en fin; en vez de ser un mundo estático, se transforma en uno dinámico y actualizado al instante. Para hacerle honor al contexto histórico-social tecnológico, es aquí que nace y se acuné el término. En el caos tecnológico en el cual vivimos, se habla de la evolución de la Web 2.0. En la palestra cibernética se dialoga constantemente sobre los conceptos como Web 3.0 y Web 4.0, pero todo es incertidumbre. Es por esta razón que nos limitaremos al tema principal, pero incito a que estemos alerta. Lo que he tratado de hacer o decir es que la Internet ha pasado por una serie de generaciones, y que la misma no se limita, todo lo contrario continúa con su curso evolutivo, lo que pretendo es hacer justicia a la historia y como nos expone Piaget (1954), “alterar los esquemas existentes dentro de la nueva información”, mencionada en este escrito. Aclarado y redefinido el concepto Web 2.0, deseo hacer la siguiente evocación; partiendo de mi experiencia como educador, diseñador instruccional y conferenciante, las diferentes herramientas y aplicaciones que nos ofrece esta nueva era de la internet, nos crea un caos y un mal uso de las innovaciones que surgen dentro de este nuevo contexto histórico-tecnológico. Todos al iniciarnos en esta aventura pedagógica de integración tecnológica, cometemos el error de utilizar las herramientas colaborativas sin una buena justificación de su uso, para el desarrollo de destrezas del siglo XXI. Como me han preguntado algunos colegas del campo: ¿para que realmente son útil estas herramientas Web 2.0?. Mis diferentes roles profesionales me han llevado, junto con mis investigaciones y experiencias en el campo, a indagar mas, para justificar el buen uso de los mencionado, y, poder cambiar las estructuras pedagógicas tradicionalistas del Puerto Rico actual. En tiempos tan recientes, como en el proceso de escribir para este articulo. Se habla en la palestra cibernética del desarrollo de destrezas de aprendizaje, desaprendizaje, reaprendizaje y la necesidad de trabajar las mismas. Aunque para el 1978, Jack Mezirow es el que introduce el concepto aprendizaje transformativo, donde se enfrascan estas destrezas, el mismo continúa vigente en este nuevo siglo. Porque las grandes aportaciones que nos regalo el pasado no se pueden desechar, sino, que hay que aprender a actualizarlas al cambio-caos. La Web 2.0 nos sirve

Revista EducaPR
de gran ayuda, para desarrollar estas habilidades que necesitan nuestros estudiantes actuales. Como docente y diseñador de la instrucción, es mi responsabilidad de crear ecologías de aprendizaje que fomenten el aprendizaje. Ya nuestro rol no se basa en ser facilitadores o constructivistas. Se basa en tomar un rol más proactivo, que estimule o incite al aprendizaje, para llevar a los alumnos hacia una aproximación más completa a la información, con la utilización de las herramientas colaborativas que nos provee el internet 2.0, aprendemos mas. Es por esta razón que el rol del docente se ha transformado en el siglo XXI, debemos ser reformadores, apasionadores y provocadores. Es nuestra responsabilidad en esta era, fomentar las destrezas de aprendizaje. En cuanto el desaprender se refiere, esto no quiere decir olvidar. Es esa búsqueda de nuevos significados y sentidos innovadores. Un ejemplo perfecto para desarrollar esta destreza seria el que incitemos a nuestros estudiantes a buscar información en la Web, sobre conceptos que ellos crean, pueden ser más amplio, para fomentar las ampliaciones de sus esquemas informáticos existentes. No me cansare de repetirlo, la Web, como tal esta diseñada en este contexto actual, nos provee esas oportunidades. A lo largo de la historia de la humanidad y dentro de su evolución, la tecnología ha servido de interface para lograr el conocimiento. Hemos tenido la capacidad para desarrollar Info-estructura (objetos para aprender) e Info-cultura (capacidad para aprovechar el aprendizaje). Dentro de esta evolución, hemos podido desarrollar una sociedad de aprendizaje invisible, fuera de las estructuras tradicionales de aprendizaje, gracias a la Web 2.0. Aprendemos, desaprendemos y lo reaprendemos. Esta última destreza es la más sencilla de todas. Ya que cuando algo parece lo hemos olvidado, es más fácil aprenderlo de nuevo y con más pertinencia. Los conceptos enseñados en una sala de clase, se pueden reaprender dentro de la comunidad invisible de aprendizaje que ha surgido gracias a la Web 2.0. Según Siemens (2006), “necesitamos ser capaz y tener la capacitación necesaria para crear ecologías de aprendizaje sustentadas por la teoría conectivista”. Dentro de todo este panorama, que incita a los más profundos pensamientos sobre el tema principal de este artículo, cabe destacar el propósito principal que me inquieta y que deseo aportar a la comunidad educativa de mi país. He desarrollado en mi filosofía educativa individual, y, en estos momentos colaborativa, unas estrategias para integrar con un gran sentido de responsabilidad, la Web 2.0, como experiencia, reflexión crítica, y discurso racional para lograr un aprendizaje transformacional. Las experiencias que definen a cada individuo, han servido para que este logre un mayor aprendizaje,

Revista EducaPR
postulado de la teoría constructivista. La Web 2.0 dentro de esta experiencia, nos permite dar significados nuevos a nuestros procesos de aprendizaje, desaprendizaje y reaprendizaje. Además nos ayuda grandemente a construir nuevos esquemas, validar nuestros nuevos significados, enmarcados en una fase colaborativa, que es un fundamento importante dentro del “momentum”, en donde nos desempeñamos y desarrollamos. En el sistema educativo que tenemos todos los puertorriqueños, se nos exige alienar los procesos de enseñanza-aprendizaje, a una serie de estándares profesionales que nos proveen los famosos marcos curriculares. Piedra angular de nuestro sistema de educación y sus diferentes niveles de enseñanza. Cuando me encontraba en mi formación como docente, me encargue de entender y estudiar todo el marco curricular de mi especialidad y otras, porque no me conformaba en solo aprender una sola materia. Pude apreciar como en varios marcos de otras disciplinas se exponía el desarrollo de la reflexión crítica o pensamiento crítico. La realidad socio –cultural de Puerto Rico, tal y como se encuentra en la realidad, está en deterioro. El desarrollo de esta estrategia ha fallado. Si no hay que ver los diarios y que mejor mantener una conversación en un lugar público, he incitar a la población a pensar críticamente en un problema social. Entiendo que la Web 2.0 y sus herramientas (Blogs, Wikis y plataformas sociales) nos permiten de una forma más atractiva y dinámica el desarrollar este tipo de estrategia. En lo personal el error estriba en que nos hemos enfocado según Siemens (2006), “en tratar de entender el conocimiento como un producto (notas)- y no como un proceso”. La Web 2.0 debemos de entenderla como reflexión crítica, porque, nos sirve para dar significados a los contenidos, proceso, esquemas, premisas y perspectiva, que ayudan a gestar procesos de validación y negación. Lo mencionado nos sirve para desarrollar una seguridad en los individuos, que cuando los mismos deciden expresarse lo hacen de una forma más analítica y crítica, la Web es un aliado. En lo que concierne al discurso racional, tenemos que pensar en personajes como Paulo Freire y el ciudadano de las América, Eugenio María de Hostos. Estas dos figuras tan promitentes que tanto le dieron y han dado a la educación latinoamericana, poseían una inteligencia emocional, social y espiritual única. Les exhorto a los lectores que busquen los discursos de estos dos grandes. En esta era digital democrática la Internet nos brinda la oportunidad de desarrollar seres pensantes y comprometidos en tener amor, fe en el mundo y en el hombre. Nos ayuda a ver mas allá de las fronteras que no existen y lo más importante a tener esperanza. Entre más fomentemos la colaboración y la lectura, mejor será el

Revista EducaPR
discurso de las personas. Recordemos que las experiencias nos ayudan a entender a este mundo más interconectado. Desarrollemos el crecimiento personal de la colectividad. Otorguemos herramientas que fomenten una acción-social, que tanta falta hace. De esta forma lograremos un aprendizaje transformacional y genuino. Para justificar todo lo expuesto e incitar a los educadores, tenemos que entender lo siguiente: existe una limitación en las teorías de aprendizaje existente. En pleno siglo XXI ha surgido una teoría o suposición para la era digital. Que surge para contrarrestar la necesidad que existe para que nos atrevamos a integrar tecnología a nuestros procesos de enseñanza. Tuve la gran oportunidad de conocer en persona a uno de los fundadores de este nuevo postulado teórico, George Siemens. Según Siemens (2006), “El Conectivismo es una teoría que describe cómo ocurre el aprendizaje en la era digital”. El aprendizaje va en sincronía con nuestras vidas. Cuantos de nuestros estudiantes no poseen un celular inteligente con conectividad inalámbrica. El conocimiento en este siglo ya no está solo en los libros, lo llevamos con nosotros a cualquier lugar y hora, no hay limitación. El efecto de la tecnología sobre cómo vivimos, nos comunicamos y aprendemos, cambio. La conexión que tenemos con el mundo nos brinda la oportunidad de aumentar nuestro conocimiento, por medio de nodos y redes. Aquí la Web 2.0 posee un gran poder, porque, lo que aprendemos en estos momentos, en minutos ya es obsoleto, ya que muchas personas colaborar actualizando la información en tiempo real. Esto son algunas de las cosas que podemos hacer por la educación de nuestro país. Por último, en Puerto Rico nos falta mucho por aprender. Pero hay esperanzas, existen profesionales comprometidos en mejorar la calidad de la enseñanza. Se producen grandes cambios dentro del caos. Muchos educadores se encuentran en el proceso validación-negación, para integrar a sus clases a contextos más colaborativos. La Web 2.0 le brinda oportunidades de aprendizaje a los educando, que antes no se podían dar, por la carencia de infraestructura. Solo falta una actitud más proactiva, personas que se inicien en este campo y se atrevan a crear estrategias innovadoras utilizando este tipo de herramienta, que fomenten un aprendizaje transformacional. El punto de partida es solo una cosa, el punto de partida eres tú, afrontemos el cambio.

Revista EducaPR
REFERENCIA:
Mezirow, J. (1998). Concepto y acción en la educación de adultos. En J. Sáez y A. Escarbajal de Haro. La educación de personas adultas.Salamanca.Editorial Amaru. Siemens, G (2006) Knowing Knowledge. Obtenido el 18 de marzo de 2008 en http://www.elearnspace.org/ KnowingKnowledge_LowRes.pdf

Woolfolk A. (1999).Psicología Educativa. México. Person Educación.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful