You are on page 1of 1

Día lunes 23.

Era una vez un estanciero muy malo. Entre esos


esclavos de su estancia había un negrito
encargado de pastorear algunos animales.
Cierto día, el chico que vivía sufriendo
severos castigos del estanciero perdió un animal
en el pastoreo.
Fue a contarle.
Paso una barbaridad , después todo machucado,
Fue mandado a buscar el animal perdido.
Como estaba anocheciendo prendió una vela,
Lo encendió y siguió campeando. Pero nada el
día llego y no encontró con el animal.
Fue nuevamente castigado apenando morir.
El jefe puso el cuerpo del joven sobre un
hormiguero.