Hace unos cuantos días PEMEX anunció el descubrimiento de un nuevo yacimiento petrolero en la región de la Chontalpa, concretamente a escasos diez

kilómetros de Comalcalco. Esta noticia llena de felicidad a los cientos porque no son miles- de gentes que viven de tranzar a la paraestatal, de inmediato se han empezado a impartir cursos intensivos de ordeña de ductos debido a que se abrirá de inmediato la oferta de explotación. Muchos de los funcionarios también han echado las campanas a vuelo, porque hay q ue equipar pozos, baterías, procesadores de gas, centrales de almacenamiento y bombeo, red de ductos y presas para el confinamiento de deshechos, todo esto conjugado con lo necesario para la perforación y mantenimiento de los pozos, lo cual en contadísimas ocasiones deja un pequeño remanente de algunos cientos de milloncejos de pesos que pueden ser aprovechados para capitalizarse por algunos de esos honestos funcionarios. Pero quizá a los que les va a ir mejor es a los pobladores de la zona, los cuales como de costumbre saben que no se considera el bienestar del medio ambiente, pues básicamente PEMEX contribuye despiadadamente a la degradación del aire, el agua y el suelo, trabajando de forma desesperada para lograr una contaminación rápida y pareja, contribuyendo desde el inicio con fugas de petróleo, diesel y gasolina además de las necesarias filtraciones de aguas aceitosas en toda la región. Muchos de estos residuos o deshechos de la actividad petrolera están clasificados como residuos peligrosos, pero debemos de considerar que el progreso de la región debe cubrir un pequeño costo. Consideremos que el inminente derramamiento de algunos millones de barriles de petróleo sobre pantanos, ríos, y suelos en su mayoría con vocación agrícola, pecuaria y pesquer va a a causar grandes impactos negativos de carácter económico, social y ambiental, puesto que lo único que se desarrolla a pasos agigantados es la degradación inmisericorde del medio ambiente, al destrozarse totalmente todas las cadenas ecológicas de la zona en donde aparece el petróleo. Así que bienvenido nuevamente PEMEX a nuestro ya de por si, castigado Estado.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful