You are on page 1of 4

Capítulo 12: “Las Relaciones Internacionales”

La balanza de pagos es el registro de las transacciones de los residentes de


un país con el resto del mundo. En la cuenta del debe van todos los pagos que
hacen los ciudadanos de un país por los bienes y servicios extranjeros,
mientras que a la cuenta del haber van todos los pagos de extranjeros por
bienes y servicios del país.

La cuenta corriente registra el comercio de bienes y servicios, así como las


transferencias. Los servicios comprenden los fletes, los pagos de royalties y los
pagos de intereses, la renta neta de inversiones (intereses y beneficios de los
activos en el extranjero.

La cuenta corriente muestra un superávit si las exportaciones son mayores a


las importaciones.

La cuenta de capital registra las compras y las ventas de activos, como


acciones, bonos y tierra. Esta muestra un superávit cuando las compras de
activos de los extranjeros sobre nuestros derechos son mayores a los derechos
propios sobre activos extranjeros. Luego Cuenta Corriente + Cuenta Capital = 0

El aumento de las reservas oficiales también se denomina superávit global de


la balanza de pagos.

En un sistema de tipos de cambio fijos, los bancos centrales extranjeros


están dispuestos a comprar y a vender sus monedas a un precio fijado en
alguna otra.

Los bancos centrales mantienen reservas (monedas y oro) para poder


intervenir en el mercado de divisas. La Intervención es la compra o venta de
divisas por parte del banco central. Una intervención recurrente en el déficit de
la balanza de pagos logra dejar al banco central sin reservas para comprar
divisas, terminando con la intervención.

En un sistema de tipos flexibles (fluctuantes), los bancos centrales permiten


que el tipo se ajuste para igualar la oferta y la demanda de divisas.

En un sistema de fluctuación limpia, los bancos centrales se mantienen


totalmente al margen y dejan que los tipos de cambio se determinen libremente
en los mercados de divisas.
En un sistema de fluctuación dirigida, los bancos centrales intervienen para
comprar y vender divisas en un intento de influir en los tipos de cambio.

Si el tipo de cambio baja, la moneda nacional vale más; comprar una unidad de
la moneda extranjera cuesta menos unidades de la moneda nacional.

Existe una devaluación cuando las autoridades oficiales suben el precio de las
monedas extranjeras en un sistema de tipos de cambio fijos. Caso contrario es
la revaluación.

Una moneda se deprecia cuando en un sistema de tipos fluctuantes se abarata


en relación con otras monedas. Caso contrario es la apreciación.

Dos monedas cumplen paridad de poder adquisitivo (PPA) cuando una


unidad de moneda nacional se puede comprar la misma cesta de bienes en
nuestro país que en el extranjero, esto se mide por medio del cambio real, que
es el cociente entre los precios extranjeros y los interiores, expresados en la
misma moneda. Mide la competitividad de un país en el comercio internacional

R = e*Pf
P

Donde “P” es el precio nacional, “Pf” es el precio extranjero, “e” es el precio de


las divisas en moneda nacional y “R” es el tipo de cambio real.

Si R=1, las monedas cumplen con la paridad de poder adquisitivo, si R>1, los
bienes extranjeros son más caros que los nacionales y si R<1, los bienes
nacionales son más caros que los extranjeros.

Para introducir las relaciones comerciales abiertas en el país y modificar la


curva IS, es necesario diferenciar que ahora usaremos un Gasto de bienes
interiores, esto es

Gasto de los residentes nacionales = A = C + I + G


Gasto de bienes interiores = A + Nx = (C + I + G) + Nx

Las exportaciones netas dependen de la renta extranjera (Yf), de la renta


nacional (Y) y del tipo de cambio real (R).

Nx = X (Yf,R) – Q (Y,R) = Nx (Yf, R, Y)


Por ende, el aumento de la renta extranjera mejora la balanza comercial de
nuestro país y eleva la demanda agregada, también eleva la demanda una
depreciación real de nuestra moneda y finalmente un aumento de la renta
nacional empeora la balanza comercial.

La propensión marginal a importar mide la proporción de cada dólar


adicional de renta que se gasta en importaciones. Dado que la curva IS se ve
afectada por las exportaciones netas, podemos notar que esta se hace más
inclinada cuando parte de los recursos se gastan en importaciones y no en
bienes nacionales. La curva IS queda de la siguiente manera:

Y = A (Y,i) + Nx (Yf, R, Y)

Es fácil de comprobar, dado que un aumento de las exportaciones en el país


aumenta la demanda agregada, podemos decir que las exportaciones
desplazan la curva IS hacia la derecha, generando un alza en la renta y en el
tipo de interés.

Los efectos de repercusión logran ser importantes, ya que arrastran a las


otras economías ya sea en la expansión como en la reducción.

El capital es perfectamente móvil internacionalmente cuando los inversores


pueden comprar activos rápidamente en el país que deseen con unos bajos
costes de transacción y en una cantidad ilimitada. Por tanto los propietarios de
activos buscan el rendimiento más alto o los créditos más baratos.

Agregando los factores internacionales, la balanza de pagos queda definida de


la siguiente manera:

SB = Nx (Yf, R, Y) + FC (if - i)

Donde “SB” es el superávit de la balanza de pagos “FC” es el superávit de


la cuenta de capital e “if” es el tipo de interés mundial (debemos suponer que
no existe el riesgo de una variación de los tipos de cambio)

El equilibrio exterior se da cuando la balanza de pagos está casi equilibrada,


de lo contrario el banco central pierde reservas. El equilibrio interior es
cuando la producción se encuentra en el nivel de pleno empleo.
El equilibrio exterior solo se alcanza cuando nuestros tipos de interés son
iguales a los extranjeros.
Modelo Mundell y Fleming

Cuando el capital es perfectamente móvil, la más mínima diferencia entre los


tipos de intereses provoca enormes movimientos de capitales, por ende, en un
sistema de tipos de cambio fijo y movilidad perfecta del capital, un país no
puede seguir una política monetaria independiente, los tipos de interés no
pueden alejarse de los vigentes en los mercados mundiales. Cualquier intento
de seguir una política monetaria independiente provoca movimientos de
capitales y obliga a intervenir hasta que los tipos de interés vuelven a ser
iguales a los vigentes en el mercado mundial.

El movimiento de expansión de la curva LM en un gráfico que incluye las


curvas IS-LM-SB es tal que aumenta la renta y baja el tipo de interés, pero se
produce una descompensación tan grande que se vuelve un déficit en la
balanza de pagos, obligando a contraer la curva LM hasta su punto original de
equilibrio. Por contraparte, la política fiscal expansiva resulta muy eficiente, ya
que al momento de expandir aumenta la renta y el tipo de interés, provocando
además una entrada de capital que genera una apreciación del tipo de cambio,
y para mantener el tipo de cambio, el banco central debe desplazar la curva LM
hacia la derecha, equilibrándose cuando i = if.