VPH y el marketing del miedo

Adriana Bañares Camacho

Índice: o o o o contra el VPH. o millonaria. ¿Qué es el VPH? ¿Cómo se transmite el VPH? Vacuna contra el virus del papiloma humano. Por otro lado, ¿Qué pasa con los hombres? La vacuna del marketing del malestar. Los efectos “colaterales” de la vacuna. La campaña promocional de la vacuna XIV Una campaña de marketing agresiva y XVI Breve referencia al Código español de Buenas Prácticas para la Promoción de los Medicamentos. Conclusión Bibliografía XVIII XIX XXI III V VI VIII X XII

II

Cuando buscamos información sobre el virus del papiloma humano, su relación con el cáncer de cuello de útero y la vacuna que actúa contra este virus, en medio de la información confusa y la desinformación, nos encontramos con dos posturas muy marcadas: a favor de la vacuna o en contra de la misma. Lo que voy a intentar con este trabajo es encontrar una posición intermedia y clara que nos permita saber si esta vacuna tan polémica es realmente un remedio contra un tipo de cáncer o una gran –y cara- estafa a beneficio de una determinada empresa farmacéutica.

¿Qué es el VPH? VPH –o HPV en inglés- son las siglas de Virus del Papiloma Humano: un grupo de virus ADN de la familia de los papillomaviridae. ¿ADN, papillomaviridae? Vale, vayamos al grano: verrugas. Se les llama papilomavirus porque algunos de sus tipos causan verrugas o papilomas (tumores benignos). Algunos tipos de VPH están relacionados con ciertos tipos de cáncer (virus del papiloma humano oncogénicos o carcinogénicos de “alto riesgo). Según el instituto nacional de cáncer, “Los virus del papiloma humano (VPH) son un grupo de más de 100 virus relacionados. Ciertos tipos de VPH son la causa principal de cáncer de cuello uterino (cérvix”). Fuente: http://www.cancer.gov/espanol/cancer/hojasinformativas/vacuna-VPH Se descubrió a principios del siglo pasado, al descubrirse que las verrugas pueden contagiarse entre personas por un agente infeccioso filtrable. Fue Richard Shope en 1933 quien descubrió que, además, el virus del papiloma puede causar cáncer de piel en conejos infectados. Es decir, que el virus del papiloma podría ser causante de cáncer en mamíferos. “(…) el papilomavirus fue el primer virus ADN identificado en la descripción de una secuencia papiloma-carcinoma en conejos infectados por el papilomavirus del conejo común (PVCC) (Shope, 1933). El virus causaba papilomas cutáneos en su huésped natural. El papiloma experimentaba

III

alteración maligna en el 25% de los casos. Se demostró que la aplicación repetida de metilcolantreno en el papiloma inducido por PVCC provocaba transformaciones malignas más precoces y frecuentes (Rous y Friedewald, 1944). Además, se puso de manifiesto que la epidermodisplasia verruciforme, caracterizada por lesiones polimórficas diseminadas similares a las verrugas planas, se debía al papilomavirus, y que algunas de dichas verrugas planas se transformaban en cáncer de piel.” G. de Palo, S. Dexeus y W. Chanen. Patología y tratamiento del tracto genital inferior. Barcelona, Editorial Masson, 2000, p. 50. En 1976, el ginecólogo español Enrique Aguirre Cabañas (Madrid, 1949), descubriría que el virus del Papiloma Humano es un cofactor obligatorio en la formación del cáncer de cuello de útero, al estudiar en el Centro de Virología de Majadahonda (Madrid), sobre tejidos in vitro de monas Rhesus infectados por virus herpes, dando origen a células malignas. Con este estudio se sentaron las bases para la actual vacuna contra el VPH de la que hablaré más adelante.

IV

¿Cómo se transmite el VPH? Olaia Barboza Quintana y Raquel Garza Guajardo nos dicen en el libro Cáncer Cervicouterino: Diagnóstico, prevención y control (Ed. Médica Panamericana, 2000), que el primer paso para la infección por el VPH es el contacto de viriones intactos con las células inmaduras del epitelio escamoso. Es decir: mediante el contacto directo de la piel con piel y con más frecuencia durante el contacto genital con penetración. “Las infecciones por el VPH también son comunes en los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres (…) y las mujeres que tienen relaciones sexuales con otras mujeres. (…) La infección por el VPH puede detectarse en objetos inanimados, como la ropa o las superficies ambientales. Sin embargo, no se conoce ningún caso de transmisión por esta vía.” (ROMERO, Diego. http://www.vistamedica.com/main/Ginecologia/forma-detransmision-del-virus-del-papiloma-humano-vph.html, 2009). Nos encontramos con un virus de transmisión sexual contra el cual no nos protegen métodos como el preservativo. En la web www.cancer.gov se lee “No se sabe qué tanta protección proporcionan los preservativos (condones) contra la infección por VPH, porque las partes no cubiertas por el preservativo pueden infectarse por el virus.” Esto, unido a lo que leíamos antes en vistamedica.com, donde se veía que las mujeres que mantienen relaciones homosexuales también pueden contagiarse, evidencia que el preservativo no nos protege del VPH. ¿Qué remedio hay entonces para evitar la infección?

V

Vacuna contra el virus del papiloma humano Como ya he adelantado antes, en 1976 Aguirre Cabañas descubrió la relación del VPH con el cáncer de cérvix. Este descubrimiento propulsó una investigación que derivó en el desarrollo de la vacuna a principios de los años ochenta. A principios de los noventa Ian Fraser y Jian Zhou, de la universidad de Queensland, Australia, descubrieron cómo formar partículas como-virus (proteínas virales derivadas de las proteínas estructurales de un virus) no infecciosas que podían activar el sistema inmunitario. En 1994, UniQuest –una de las mayores compañías comerciales de tecnología de Australia- concedió la licencia para el uso de la tecnología que propusieron Fraser y Zhou, a CSL, la empresa más grande de biotecnología de Australia que, a su vez, la vendieron a Merck & Co. Inc, de quienes hablaré más tarde. La comercialización de la vacuna contra el VPH no se autorizó en España hasta 2007. Actualmente hay dos vacunas en el mercado: Gardasil y Cervarix. La primera ayuda a protegerse contra 4 tipos de VPH (6, 11, 16 y 18), mientras que la segunda sólo de 2 (16 y 18). Gardasil pertenece a la empresa farmacéutica Merck & Co. Inc. Cervarix, a GlaxoSmithKline (GSK). Respecto a los tipos de VPH, se sabe que hay más de 170. 37 de ellos se transmiten por contacto sexual. “Cerca de 30 tipos de VPH se transmiten por medio del contacto sexual. Cada tipo tiene un número por "nombre", según el orden en el que se descubrieron. Además están divididos en dos grupos: Tipos de VPH de "bajo riesgo" Hay unos 12 tipos del VPH llamados de "bajo riesgo" por que no pueden causar cáncer cervical. No obstante, pueden causar verrugas genitales o cambios diminutos en el cuello uterino. A estos tipos de bajo riesgo del VPH se les conoce por los números 6, 11, 40, 42, 43, 44, 53, 54, 61, 72, 73 y 81. Los tipos 6 y 11 (a los que se asocia con cerca del 90 por ciento de las verrugas genitales) son los más comunes.

VI

Tipos de VPH de "alto riesgo" Hay más de una docena de tipos de VPH de "alto riesgo" que pueden causar que se formen células anormales en el cuello uterino. Esto cambios celulares anormales se pueden convertir paulatinamente en cáncer cervical si no se remueven. A los 13 tipos de VPH de alto grado que causan la mayor preocupación se les conoce por los números 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59 y 68. Los tipos 16 y 18 son los más peligrosos, ya que causan el 70 por ciento de los cánceres cervicales. En un estudio del Instituto Nacional del Cáncer halló que cerca del 10 por ciento de las mujeres con el tipo 16 o 18 del VPH desarrolló la enfermedad cervical precancerosa avanzada (NIC 3) en un lapso de 3 años (comparado al 4 por ciento de mujeres con cualquier tipo de VPH), y un 20 por ciento lo desarrolló en 10 años (comparado con 7 por ciento).” Fuente: The Digene HPV Test. http://es.thehpvtest.com/about-hpv/high-and-low-risk-hpv-types/

Basándonos en la información que nos brinda The Digene HPV Test, vemos que ambas vacunas actúan contra los tipos más peligrosos, 16 y 18, que causan el 70% de los cánceres de cérvix. Es decir: no se trata de una vacuna contra el cáncer, como nos quieren hacer creer, sino que lo evitan en un 70%. En cualquier caso, esto sólo sería así si los tipos 16 y 18 de VPH fueran los únicos causantes de este tipo de cáncer, cosa que no es así. La vacuna no nos protege de los otros 11 tipos de VPH de alto riesgo. Es como decir que dejar de fumar nos protege del cáncer de pulmón. Reduce las posibilidades, pero no nos asegura que no vayamos a padecerlo. “Hay un 30% de cáncer de cérvix que no quedará protegido por la vacuna.” Luis Urbiztondo, responsable de vacunas de la Consellería de Salud.

VII

Por otro lado, ¿qué pasa con los hombres? Cuando empezó a sonar el tema de la vacuna para prevenir el cáncer de cuello de útero, la primera duda que me asaltó fue por qué era una vacuna sólo para mujeres si el VPH se transmite por contacto sexual. Los hombres también pueden estar infectados del VPH y contagiarlo a sus parejas sexuales. Es cierto que las probabilidades de que en los hombres derive en una enfermedad grave son casi nulas, pero si se trata de prevenir el cáncer de cuello de útero en las mujeres, ¿no sería más lógico vacunarlos también a ellos para reducir los índices de transmisión de VPH? En la página web Geosalud vemos que la vacuna de Merck, Gardasil, ha sido aprobada para estos usos en hombres y mujeres de 9 a 26 años de edad. Pero, ¿por qué no vemos folletos informativos, como los que nos abordan en las plantas de ginecología a las mujeres, que hablen de esto? ¿Por qué se discrimina a los niños –varones- de esta vacuna en la cartilla de vacunación escolar? Julio Bonis –médico especialista en medicina de familia y en la informática biomédica- dijo en su extinto blog Cocido madrileño con gofio (ahora se le puede seguir en La pella de gofio del Doctor Bonis: http://pelladegofio.blogspot.com/) que “Es bien conocido que las mujeres son mucho más sensibles a los temas de salud. Así que, aunque los hombres también tienen verrugas genitales, nada mejor que convencer a las mujeres de que “necesitan” esa vacuna. (…) Como lo de prevenir verrugas en el cuello del útero no parece muy alarmante, nada mejor que apelar al cáncer.” Julio Bonis habla de marketing. De marketing del miedo, mejor dicho. “Estas campañas de marketing en temas de salud generan alarma social injustificada”. Pero seguimos en las mismas. Se trate de prevenir o no el cáncer, está claro que Gardasil previene cuatro tipos de VPH que se contraen por vía de transmisión sexual. Que tanto hombres como mujeres pueden estar infectados.

VIII

La citología permite ver si la mujer lo está y, una vez confirmado, puede tratarse. De acuerdo. Ahora bien: En los hombres no puede saberse hasta que se hace evidente por la aparición de verrugas/condilomas genitales. Sin embargo pueden estar infectados y no presentar ningún síntoma:

¿Cuáles son las señales o síntomas del Virus de Papiloma Humano (VPH) en Hombres? La mayoría de los hombres que tienen el VPH no presentan ningún síntoma. Sin embargo, algunos tipos de VPH pueden causar verrugas genitales. Las verrugas genitales son uno o múltiples crecimientos que aparecen en el área genital. Pueden tener forma de coliflor, con relieve o chatas. En el hombre, las verrugas genitales pueden aparecer alrededor del ano o en el pene, escroto (testículos), ingle o en los muslos. Incluso hombres que nunca han tenido sexo anal pueden desarrollar verrugas alrededor del ano. Las verrugas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con la persona infectada. Una persona puede tener el tipo de VPH que causa verrugas genitales y nunca desarrollar ninguna verruga. Fuente: http://www.geosalud.com/VPH/vphhombres.html

La vacuna del marketing del malestar. IX

“Un método de control es la enfermedad programada.” Eduardo Galeano. Dice Miguel Jara (Madrid, 1971) –escritor y periodista especializado en la investigación de temas de salud y ecología- en su libro La salud que viene (Ediciones Península. Barcelona, 2009) que “el miedo es un gran negocio para el que se fabrican vacunas”. En este libro, Miguel Jara dedica todo un tema al virus del papiloma humano al que titula La vacuna del marketing del malestar, donde se plantea una serie de cuestiones en relación a Merck, la publicidad de la que se ha servido para vender su vacuna (Gardasil) y las verdaderas estadísticas que rodean al VPH, el cáncer de cuello de útero y el índice de mortalidad. “La salud es la peor noticia para quienes fabrican productos para tratar la enfermedad.” Miguel Jara. Según Miguel Jara hablamos de una de las mayores operaciones de marketing del miedo de la historia desarrollada por dos de las mayores multinacionales farmacéuticas del mundo: Merck y GlaxoSmithKline. Jara se pregunta cómo es posible que esta vacuna esté aplicándose a niñas de entre once y catorce años, cuando presenta tantas incógnitas. Insiste, además, en que esta campaña de promoción, está permitida, cuando no participada, por las administraciones públicas. Como ya sabréis todos a estas alturas, a finales de 2007 se adoptó por unanimidad en el Consejo Interterritorial la decisión de incluir la vacuna contra el VPH en la cartilla de vacunación de las niñas de once a catorce años. Como ya había dicho antes, esta vacuna presenta muchas incógnitas, pero no sólo eso: jamás se ha probado en niñas de las edades a las que se las va a vacunar y no hay nada que justifique su eficacia. ¿Cómo es posible que la vacunación se haya iniciado tan deprisa? ¿Por qué la FDA la aprobó en seis meses, si está estipulado que hacen falta dieciséis para hacerlo? Intentaremos encontrar una respuesta a

X

esta pregunta. Pero, primero, veamos qué factores nos (me) hacen desconfiar de esta vacuna. En especial Gardasil, la fabricada por Merck. “No es un problema urgente. […] España es uno de los países con menor incidencia de este tipo de cáncer. […] tenemos pocos casos y se suelen detectar de manera muy temprana, por lo que los porcentajes de curación son muy altos.” Esto lo dijo la que fuera ministra de sanidad Elena Salgado en 2007. También advirtió sobre la efectividad de la vacuna, la cual sólo se conocerá después de treinta cinco años desde su implantación.

Diane Harper, directora del Grupo de Investigación sobre Prevención de Cáncer Ginecológico de la Escuela Médica de Dartmout (New Hampshire) que ha investigado durante veinte años el desarrollo de la vacuna del VPH, ha llegado a decir que “Merck ha demostrado que tiene cero por cierto de eficacia en la curación del cáncer” y que “es absurdo obligar a vacunarse a muchachas de once a doce años, ya que no hay suficiente evidencia recogida sobre los efectos secundarios como para saber que la seguridad no es un problema.” Diane Harper considera que vacunar hoy a las niñas puede desprotegerlas mañana porque: El VPH puede tardar una década o más en manifestarse como displasia. El VPH puede infectar a una niña a la edad en que más necesita la vacuna, lo que significa que tendría que inocularse una dosis de refuerzo en el momento preciso para estar protegida. La vacuna no funciona en niñas que son positivas para el virus cuando se les administra el preparado por primera vez. “Vacunar a las niñas más jóvenes es simplemente para beneficio de Merck”. Diane Harper. Los efectos “colaterales” de la vacuna

XI

El principal problema que conlleva sacar al mercado un medicamento prematuramente, es que puede tener efectos perjudiciales para la salud de quien los ingiere. Por ejemplo, y tal como queda reflejado en el número 109 (octubre de 2008) de la revista Discovery DSalud, en Estados Unidos murieron dieciocho niñas tras ser vacunadas y más de dieciocho mil sufrieron efectos adversos. Cuatro meses después, en febrero de 2009, el Ministerio de Sanidad y Consumo de España ordenaba la “suspensión temporal” de un lote de vacunas de la marca Gardasil tras conocerse la existencia de dos casos de efectos adversos en niñas de Valencia. La Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana y el Ministerio achacaron los daños a un solo lote: el NH52670, pero no prohibieron la comercialización total de la vacuna, como debería hacerse hasta comprobar su inocuidad. A consecuencia de estos hechos, en abril de aquel año se convocó en Francia un foro que reunió a expertos internacionales que afirmaron que los problemas de salud que presentaron aquellas niñas de Valencia no estaban relacionados con la vacuna, sino que sufrieron un “síndrome de conversión”, que es lo mismo que decir que sufrieron histeria, lo que supone una insultante ironía si tenemos en cuenta que la histeria “se manifiesta en el paciente en forma de una angustia al suponer que padece diversos problemas físicos o psíquicos. […]Según el Concilio de Investigación Médica (Medical Research Council, 1941) se definió la histeria como una condición en la que el paciente muestra síntomas físicos y mentales, que no tienen un origen orgánico por el cual puedan ser explicados, y se originan y se mantienen por motivos no totalmente conscientes, dirigidos a una ganancia real o simbólica que deriva de tales síntomas.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Histeria) Vamos, que prácticamente es como decir que estaban locas o se lo hacían. Pero qué nos podemos esperar de un foro que fue patrocinado por las multinacionales farmacéuticas que fabrican las dos marcas de vacunas contra el VPH: Merck & Co. Inc. y GlaxoSmithKline (GSK). “Y la conspiración…, la organización, ¿es auténtica?, ¿no es sólo un invento de la Policía del Pensamiento?” 1984. George Orwell.

XII

Aun así, es difícil no sospechar que Gardasil pueda presentar contraindicaciones muy nocivas para la salud, si tenemos en cuenta que la empresa a la que pertenece, Merck, ya sacó al mercado un medicamento muy peligroso hace unos años: Vioxx. Vioxx se trataba de un antiinflamatorio de la casa Merck diseñado y comercializado para sustituir al antiinflamatorio Angell. [Hablamos de “medicamentos inútiles”, también conocidos en el argot farmacéutico como “me-too drugs”: medicamentos diseñados y comercializados para sustituir un medicamento anterior cuya patente está a punto de expirar. Las propiedades terapéuticas son esencialmente las mismas que la del medicamento anterior, pero como se aprueban como si fueran medicamentos nuevos, la compañía farmacéutica que los fabrica tiene derecho a explotarlos en régimen de monopolio protegido por el derecho de patente unos cuantos años.] Aunque Vioxx no presentó ningún beneficio en los ensayos clínicos previos a su comercialización, en 1998 recibió el visto bueno las agencias reguladoras y fue presentado con una agresiva campaña de marketing como alternativa a los antiinflamatorios esteroideos. Era considerado la “súper aspirina” y trataba enfermedades como la artrosis y la artritis, además de eliminar el dolor agudo. Esta “súper aspirina” milagrosa duró sólo seis años en el mercado. En 2004 Vioxx fue retirado porque se demostró que: Tenía multitud de efectos secundarios, incluso mortales, como: infarto de miocardio y accidentes vasculares cerebrales. La agencia reguladora de los medicamentos en Estados Unidos consideró que Vioxx fue responsable de 27.785 muertes por ataque al corazón entre 1999 y 2003. El caso Vioxx es un claro ejemplo de los grandes males que aquejan al sistema de la industria farmacéutica: El fin es el beneficio económico, el lucro, conseguirlo por cualquier medio. Fue revisado por la FDA, como en el caso de la vacuna, en sólo seis meses y lanzado con una campaña promocional multimillonaria. ¿No os suena de algo?

XIII

La campaña promocional de la vacuna contra el VPH: Mencionaba anteriormente que las plantas de ginecología de los hospitales (me baso en mi experiencia, en hospitales y clínicas –tanto de la sanidad pública como de la privada- de La Rioja, en concreto de Logroño) nos abordan con folletos (des)informativos sobre el VPH y la vacuna. En La salud que viene, Miguel Jara habla de una carta al director de la revista Discovery DSalud (número 108, Septiembre de 2008. Puede leerse íntegra en: http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=997) que escribió el oncólogo Javier Herráiz. En ella, Herráiz describe un folleto que llegó al centro médico donde él trabajaba, que, según le explicaron, dejó allí “alguien de un laboratorio”. “En la parte baja de la primera hoja ponía: “Información importante sobre el cáncer de cuello de útero para niñas y jóvenes. Fundación MD Anderson Internacional, AEP [Asociación Española de Pediatría] y SEGO [Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia] (con los correspondientes logotipos)”. “Lo lamentable es que la principal intención de ese folleto es inducir el miedo. ¿Cómo? Pues con palabras del estilo de “La amenaza del…”, “Aunque las citologías periódicas pueden ayudar desgraciadamente mueren 40 mujeres al día en Europa…”, “Este virus se transmite muy fácilmente de una persona a otra”. Pero la que produce más vergüenza es esta: “Toda mujer que se infecte con el Virus del Papiloma Humano está en peligro de desarrollar este cáncer”. ¿Toda mujer? Basta leer en las fuentes médicas que la asociación entre la infección por el Virus del Papiloma Humano y el cáncer de cuello de útero es de carácter epidemiológico y se justifica por “criterios de causalidad”. Y lo que la gente corriente no entiende –ni al parecer muchos médicos- es que eso no significa que tal relación se haya probado científicamente. Por eso sólo puede considerarse a ese virus un mero “factor de riesgo” y no un factor “etiológico”. Ahora bien, un “factor de riesgo” sólo indica que el mismo puede ser causa del problema o coadyuvar a él… o no”.

XIV

Cabe prestar atención al cálculo que hace Herráiz para concluir que sólo terminan padeciendo cáncer de cuello de útero menos de una de cada mil infectadas. Lo hace a partir de una frase extraída del folleto del que habla en su carta: “El 70 por 100 de hombres y mujeres entrará en contacto con el virus. Afortunadamente en el 90 por 100 de los casos el virus se elimina de forma natural”. Luego: Se infectaría un 10 por 100 del 70 por 100 de mujeres; es decir: 7 por 100 del total. Por otro lado, los datos oficiales indican que el cáncer de cuello de útero lo padece el 0’0072 por 100 de las mujeres en España. Es decir: 7,2 de cada 100.000. Resumiendo: dicen que de cada 100.000 personas en España entran “en contacto” con el virus 70.000 y que de ellas sólo el 10 por 100 resulta infectada porque no lo supera de forma natural. Luego se infectan 7.000 de cada 100.000 mujeres. Y como quiera que según sus propios datos la incidencia del cáncer de cuello de útero en nuestro país afecta a 7,2 de cada 100.000 mujeres, sólo terminan padeciendo cáncer menos de una de cada mil infectadas.

XV

Una campaña de marketing agresiva y millonaria. Miguel Jara recoge en La salud que viene parte de un artículo de Carlos Fresneda, corresponsal en Nueva York del diario El Mundo que puede servirnos muy bien para abrir este apartado: “Los anuncios de Gardasil y Cervarix inundaron las pantallas norteamericanas, como preámbulo a las proyecciones de Sexo en Nueva York. La publicidad llegó hasta YouTube y otras webs frecuentadas por adolescentes, en la mayor campaña de promoción de un fármaco de la historia.” En España también vivimos una campaña así. Recordemos el spot que lanzó la empresa de publicidad Shackleton para promocionar la vacunación(conocida por sus spots de MTV: lo último, la controvertida campaña publicitaria para el programa Ahora o nunca, donde se ven varios coches fúnebres circulando por las calles más transitadas de Madrid con carteles que dicen cosas como “nunca hice un trío”, y payasadas típicas de la MTV; pero también han trabajado para Carrefour, Spanair, Caja Madrid, etc.) donde en apenas un minuto se nos implantan las palabras: batalla, vencerlo, fin, matará, víctimas, triunfo, combatiéndolo y victoria, teniendo como marco de fondo el monumento ubicado en los jardines de Turia (Valencia) dedicado “al fin del cáncer de útero”. Spot disponible en esta dirección: http://www.youtube.com/watch? v=fo8QqH6F6Ro En el spot no se mencionan los laboratorios fabricantes pero sí la existencia de una vacuna para tratar el cáncer de útero. Ahora bien, vemos que participan los ayuntamientos españoles, lo cual le da un aire institucional que ayuda a reforzar la confianza del público. “¿Es esta publicidad ética? Asustando a la población.” Se pregunta Vicente Baos, médico de familia, en su blog:

XVI

http://vicentebaos.blogspot.com/2007/11/es-sta-publicidad-tica-asustando-la.html.

“En

España, no está autorizada la publicidad directa al consumidor, y ¿esto qué es?” Aparte de todo esto, es importante saber que el lanzamiento de Gardasil incluyó el reclutamiento de cientos de doctores que cobraron 4.500 euros por conferencia para disertar sobre los riesgos del cáncer y la necesidad de la vacuna. Viendo las cantidades millonarias de dinero que maneja esta empresa no es difícil imaginar cómo están consiguiendo que los gobiernos acepten su estrategia comercial e incluso hayan llegado a implantar de manera obligatoria esta vacuna. Es sospechoso también, que en España se sustituyera a la ministra de sanidad Elena Salgado por Bernat Soria, teniendo en cuenta la opinión que a ella le suscitaba el tema de la vacunación. Ella no gustaba a Farmaindustria. En cambio, Soria “sí contentaba al lobby de la patronal farmacéutica.” Ildefonso Hernáez –Aguado, antes de ser director general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad cuando Bernat era Ministro de la misma, dijo lo siguiente: “La industria marca la agenda de la introducción de las innovaciones en tecnología sanitaria guiada por sus legítimos intereses comerciales; esto influye en que las decisiones en política sanitaria parezcan seguir en ocasiones una agenda determinada por otros más que guiarse por el establecimiento de las estrategias que mejor oportunidad tienen para mejorar la salud de la población. Además de marcar la agenda investigadora, la industria ejerce presiones, por los medios que tiene a su alcance, incluida la activa influencia en sectores que perfilan la opinión pública a través de los medios de comunicación y la convocatoria de centenares de reuniones con asistencia de profesionales implicados en la prevención del cáncer o de la infección por el virus del papiloma.”

XVII

Breve referencia al Código español de Buenas Prácticas para la Promoción de los Medicamentos. “La promoción es aquel conjunto de acciones de tipo comercial que tienen como fin fundamental el incremento de las ventas a corto plazo”. José López Guzmán. Ética en la industria farmacéutica. Entre la economía y la salud. El Código español de Buenas Prácticas para la Promoción de los Medicamentos “constituye el conjunto de normas deontológicas por las que, haciendo uso de su potestad de autorregulación, Farmaindustria ha acordado regirse en el ámbito de la promoción de las especialidades farmacéuticas de uso humano, con la voluntad de garantizar que la promoción de los medicamentos se lleve a cabo respetando los más estrictos principios éticos de profesionalidad y responsabilidad”.

XVIII

Conclusión Me dispongo a escribir la parte más complicada de este trabajo. A lo largo de estas quince páginas he intentado explicar qué es el virus del papiloma humano, cómo se transmite, etc. Pretendía arrojar algo de luz a un tema actual, del que todos hemos oído hablar pero del que, al parecer, nadie sabe. Desgraciadamente, he terminado más confusa y en medio de una red de contradicciones. Para empezar, no me cabe duda de que existe el virus del papiloma humano y que, de entre sus más de 150 tipos, hay varios considerados “de alto riesgo” porque pueden provocar cambios celulares en el cuello del útero susceptibles de convertirse en un cáncer de cuello de útero. Evidentemente, conociendo que existe este riesgo, me tranquiliza [o tranquilizaba] saber que existe una vacuna capaz de protegernos de los tipos más peligrosos del VPH. Ahora bien, qué tranquilidad puede suscitarme si la empresa que fabrica dicha vacuna (hablando de Gardasil y Merck) tiene antecedentes como el caso Vioxx y una campaña de publicidad millonaria, manipuladora –emocional- y carente de información directa. Un tema con tantos frentes abiertos, sobre todo con respecto a los hombres: esa insistencia en querer “salvar a las hijas”, pero ignorando a los varones, cuando ellos son portadores del virus, [Hombre como foco de infección], sigue intrigándome muchísimo. Sin contar con ese tufillo a mafia que arrastran las dos grandes empresas farmacéuticas Merck y GSK. Sabiendo esto, y confiando en los datos que aportan Javier Herráiz y Vicente Baos, con los que constatan que el cáncer de cuello de útero no es, como pretenden hacernos creer, una de las principales causas de muerte en nuestro país, podríamos simplemente, como hemos hecho hasta el momento en que apareció todo este tema, someternos a revisiones ginecológicas y citologías periódicas para erradicar a tiempo el problema. Pero, siendo honestos, bajo una presión mediática de estas características, no es sencillo resistirse a la tentación de prevenirse de un cáncer que, según el folleto que te llevas de la consulta de tu ginecólogo, es una de las primeras causas de muerte en mujeres jóvenes de tu país. Si además es tu propio médico/ginecólogo, en quien tanta confianza depositas cuando se trata de tu salud, quien te aconseja vacunarte, no hay

XIX

Vioxx, ni teoría conspiratoria ni quinientos euros que valgan, para querer salvar tu vida. Sin ir más lejos, yo, y aún con la cabeza repleta de dudas con respecto a todo lo hablado en este trabajo, me inocularé la tercera dosis de la vacuna de Gardasil el próximo mes de julio. Sirva mi “histeria” o mi muerte, en caso de que la hubiera, para constatar lo dicho en este trabajo.

XX

Bibliografía: Miguel Jara. La salud que viene. Nuevas enfermedades y el marketing del miedo. Ediciones Península, 2009, pp. 265-311. Miguel Jara. Traficantes de salud. Cómo nos venden medicamentos y juegan con la enfermedad. Icaria, 2007, pp. 26-29, 125-139, 159-165. VV.AA. Medicamentos. Entre la salud y el mercado. Icaria, 2009, pp. 93-108. Ética en la industria farmacéutica: entre la economía y la salud. José López Guzmán. Eunsa, 2005, pp.73-79. G. de Palo, S. Dexeus y W. Chanen. Patología y tratamiento del tracto genital inferior. Barcelona, Editorial Masson, 2000, p. 50. Olaia Barboza Quintana y Raquel Garza Guajardo. Cáncer Cervicouterino: Diagnóstico, prevención y control. Ed. Médica Panamericana, 2000. Instituto nacional de cáncer. http://www.cancer.gov/espanol/cancer/hojasinformativas/vacu na-VPH Blog de Julio Bonis. http://pelladegofio.blogspot.com/ Página oficial de Gardasil en español. http://gardasil-espanol.com/ Página oficial de GlaxoSmithKline. http://gsk.es/ The Digene HPV test. Tipos de VPH de alto y bajo riesgo. http://es.thehpvtest.com/about-hpv/high-and-low-risk-hpvtypes/

XXI

Forma de transmisión del virus del papiloma humano (VPH). http://www.vistamedica.com/main/Ginecologia/forma-detransmision-del-virus-del-papiloma-humano-vph.html Australia's leading research commercialisation company UniQuest. https://www.uniquest.com.au/ Escándalo en Merck: Desde años atrás sabían que Vioxx era mortal. http://www.cherada.com/articulos/fch93-s318-p30204escandalo-en-merck-desde-anos-atras-sabian-que-vioxx-eramortal Crisis abierta en Merck por la polémica retirada de Vioxx del mercado. http://www.wharton.universia.net/index.cfm? fa=viewArticle&ID=855 La vacuna Gardasil protege a los chicos contra el VPH. http://diario7-archivos.blogspot.com/2011/02/la-vacunagardasil-protege-los-chicos.html El virus del papiloma humano en hombres. http://www.geosalud.com/VPH/vphhombres.html Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma. http://www.aavp.es/ Gardasil y Cervarix: Peligrosas vacunas contra el virus del papiloma humano (vph) http://elpolvorin.over-blog.es/article-gardasil-y-cervarixpeligrosas-vacunas-contra-el-virus-del-papiloma-humano-vph60650552.html Entrada sobre el Virus del papiloma humano en Wikipedia. http://es.wikipedia.org/wiki/Virus_del_papiloma_humano Vacuna contra el virus del papiloma humano. http://geosalud.com/VPH/vacunaVPH3.htm

XXII

Discover DSalud. Números 108 y 109. http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=997 Blog de Vicente Baos. ¿Es esta publicidad ética? Asustando a la población. http://vicentebaos.blogspot.com/2007/11/es-sta-publicidad-ticaasustando-la.html Shackleton Group: agencia de publicidad creativa. http://www.shackletongroup.com/ Schackleton en YouTube: http://www.youtube.com/user/shckchannel

XXIII

XXIV

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful