Alan chalmers comienza refiriéndose al inductivismo, que es un método científico que saca conclusiones generales de algo particular, un método

lógico inductivo. Se refiere a muchos inductivistas con el adjetivo µ¶ingenuo¶¶. El inductivismo ingenuo dice que la ciencia comienza con la observación, que el observador científico debe tener los órganos sensoriales normales y registrar de forma fiable lo que pueda ver, oír, etc. Esta observación debe ser con una mente libre de prejuicios. Con este método chalmers dice que se establecen o justifican enunciados, los cuales se llaman enunciados observacionales. Están los enunciados generales y singulares. Los primeros son los que expresan afirmaciones acerca de las propiedades o el comportamiento de algún aspecto del universo, y los enunciados singulares que se refiere a todos los acontecimientos de un determinado tipo en todos los lugares y en todos los tiempos. Como también están los enunciados universales que Son aquellos para los que la validez de su contenido se establece para todo tiempo y todo lugar. Chalmers describe un ejemplo con la observación de un metal que se dilata con el calor. El método lo lleva a cabo mediante técnicas experimentales y observacionales desarrollando un razonamiento inductivo. La lógica y razonamiento deductivo es una vez que el científico que lleva a cabo el experimento como en este caso la observación del metal que se dilata con el fuego o calor, sirve como explicación y predicción, como el hecho de que los rieles de ferrocarril que dilatan con el tiempo por el calor de sol. Chalmers menciona que el inductivismo ingenuo de la ciencia está muy equivocado y es peligrosamente engañoso. Dice que el principio de inducción estaría de seguro justificado si las argumentaciones inductivas también lo poseyeran, pero no es asi.