You are on page 1of 2

AMONIACO COMO REFRIGERANTE:

Introducción:

El desarrollo de la refrigeración mecánica data de los primeros años de la


revolución industrial. En aquella época la industria de alimentos y bebidas adoptó la
refrigeración con amoniaco. Sus ventajas económicas lo hacían el refrigerante de
elección para almacenes refrigerados, plantas de procesamiento e Industria
alimenticia. Casi toda la comida del día pasa a través de alguna instalación de
refrigeración como amoniaco antes de llegar a tiendas y supermercados. A día de hoy,
permanece como el refrigerante más utilizado en sistemas de refrigeración industrial
para procesar y conservar la mayoría de los alimentos y bebidas. Aproximadamente el
90% de los sistemas de refrigeración industrial para alimentos usa amoniaco como
refrigerante. Sin embargo en aparatos domésticos como frigoríficos, aires
acondicionados etc, este tipo de refrigerante no se usa debido a su asequible precio, lo
que hace que no sea económico para su venta.

Ventajas:

Una de las ventajas que tiene el amoniaco es que es un compuesto común y que
existe naturalmente en el ambiente, que se descompone naturalmente en moléculas
de hidrógeno y nitrógeno. Es un elemento que se puede encontrar en el agua, la tierra
y el aire.

Sin duda alguna, lo que diferencia a este refrigerante son sus cuatro claras
ventajas económicas:

-Es compatible con el medio ambiente. No destruye la capa de ozono y no


contribuye al efecto invernadero.

-Tiene propiedades termodinámicas superiores, por lo que los sistemas de


refrigeración con amoniaco consumen menos energía eléctrica.

-Su olor característico hace que sea muy seguro, ya que advierte de las fugas
que se produzcan.

- El costo es mucho menor que cualquier otro refrigerante sintético.

Inconvenientes:

La principal desventaja de utilizar amoniaco como refrigerante es el alto costo


del equipo y la instalación del sistema correspondiente, ya que para que sea rentable
una instalación de este tipo debe existir una gran demanda de refrigeración. Si la
demanda es muy baja, el costo de un sistema de refrigeración utilizando amoniaco
como refrigerante es demasiado alto, con lo cual, en la mayoría de instalaciones
pequeñas se usan refrigerantes comunes, como el R-22 o el R-404a. Otra de las
desventajas del amoniaco es su toxicidad, sobre todo en plantas de producción
alimenticia, en donde se debe evitar que el amoniaco entre en contacto con el
producto que se esté fabricando y, por supuesto, que el humando sea expuesto a
niveles tóxicos. Siempre puede existir la posibilidad de una fuga y por consiguiente la
contaminación del producto o el personal. La tendencia actual en plantas donde se
utiliza el amoniaco como refrigerante es utilizar un refrigerante secundario como el
glicol o el etanol.