Peinado íbero

El arreglo de la cabeza tenía gran importancia en la sociedad ibérica prerromana, según se desprende de su variada complejidad. Es precisamente este conjunto el que distingue y da carácter diferencial al atuendo femenino, y donde se manifiesta más particularmente el gusto por el adorno barroco, y el deseo de distinción y vistosidad. A) CABELLOS: En la plástica ibérica encontramos varias formas; todas se distinguen por acompañarse con adornos: postizos, tocados y rosetas, etc. A.1) Lisos: Cabello corto, hasta la altura de la barbilla o los hombros. Es escaso A.2) Trenzados: Varias maneras: A.2.1) El cabello se divide en dos bandas por una raya central que va desde la frente a la base de la cabeza. A partir de aquí cae hasta los hombros recogido en cuatro o cinco pequeñas trenzas. A.2.2) El cabello aparece dividido en la misma forma anterior, pero se recoge todo él en dos únicas trenzas, largas, que caen sobre el pecho. También variante con una única trenza. A.3.3) 'Auletris' del relieve de Osuna (curiosidad): el cabello se ha dividido en tres partes, dos laterales y una superior trasera. Previamente, unas mechas desde la coronilla hacia la frente para formar flequillo. Con la porción trasera se han realizado pequeñas trencitas que se han ido colocando alrededor de la cabeza; después, de las dos partes laterales se han hecho dos gruesas trenzas que bordean la cabeza cubriendo parte de las pequeñas. A.3) Mechas: A.3.1): Cortas: pequeños mechones de cabellos, rizados, sobre la frente y las sienes A.3.2): Largas: descienden sobre los hombros y el pecho. A.4) Recogidos: El cabello, en determinados casos, va recogido por medio de dos rodetes a ambos lados de la cara, a la altura de los temporales. Con una división central, el cabello se repartía en dos bandas. Cada mechón se hacía girar sobre sí mismo para formar un sogueado; después se enrollaba hasta adoptar una forma de círculo (corona circular) con un espacio libre en el centro. En otras ocasiones, es posible que se hiciera una triple división del cabello: dos laterales y una tercera que estaría formada por el cabello desde la coronilla hasta la nuca; con cada una de ellas se hacía un rodete. Esta es la forma más indicada para sostener una peina alta pinchada en el pelo, y que hoy todavía podemos contemplar en muchos peinados regionales españoles. Muchas de las damas con postizos de ínfulas llevarían el cabello recogido en rodetes, y de esta forma, cubiertos por velos, eran inapreciables al exterior, apareciendo el cabello tan solo representado sobre la frente, dividido en dos bandas, lisas u onduladas. B) POSTIZOS: Pelucas (Postizos que imitarían el cabello natural) e ínfulas (postizo estaba realizado de pasamanería1) C) TOCADOS y TURBANTES: A modo decorativo se utilizan diademas, peinetas, cofias y mitras de diferentes formas y colocadas de diferentes formas. También es común el uso de turbantes de mayor o menor altura.

1 Objetos y complementos de decoración confeccionados a base de cordones, borlas o galones

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful