Pobreza en Venezuela

UNIVERSIDAD CATÓLICA ANDRÉS BELLO  FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES  INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES                                     

La Pobreza en Venezuela: 
Mediciones y Diversidad 
                   

Ponce Zubillaga, María Gabriela 
         

 

Caracas, 30 de Julio de 2009   

Índice de contenido 
I.  II.  Introducción ............................................................................................................................... 8  Pobreza: Conceptos y mediciones ............................................................................................ 10 

A.  Los métodos de medición de la pobreza .................................................................. 13 
1.  Métodos directos e indirectos de medición de la pobreza ................................................ 17  2.  Los enfoques absoluto y relativo de la pobreza ................................................................ 18  3.  Concepciones, mediciones y políticas de superación de la pobreza .................................. 19 

B.  Los métodos tradicionales de medición de la pobreza: Línea de Pobreza y  Necesidades Básicas Insatisfechas ................................................................................... 22 
1.  Línea de Pobreza ............................................................................................................... 22  2.  Necesidades Básicas Insatisfechas .................................................................................... 24  3.  Críticas a los métodos de Línea de Pobreza y Necesidades Básicas Insatisfechas ............ 26  4.  Las mediciones de pobreza en Venezuela ......................................................................... 29  III.  Evolución de la pobreza en Venezuela 1997–2007 .................................................................. 33 

A.  Método Línea de Pobreza......................................................................................... 33 
1.  Composición de la pobreza  ............................................................................................... 39  . 2.  Fuentes de Ingresos ........................................................................................................... 40 

B.  Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) .................................................... 47 
1.  Composición de la pobreza  ............................................................................................... 50  . 2.  Las Necesidades Básicas que componen el Método NBI ................................................... 51 

C.   

El contraste de ambas mediciones y su combinación a través del método integrado 55 

IV.  La heterogeneidad de la pobreza en Venezuela ...................................................................... 65 

A.  Pobreza y desarrollo urbano  ................................................................................... 66  B.  Pobreza y educación ................................................................................................. 69  C.  E.  Pobreza e incorporación a la fuerza de trabajo ....................................................... 80  Pobreza y composición del hogar ............................................................................. 94 
1.  Estructura del Hogar ......................................................................................................... 97  2.  Sexo del Jefe de Hogar  .................................................................................................... 102  . 3.  Estructura del Núcleo Conyugal y Sexo del Jefe de Hogar  .............................................. 105  . 4.  Las tipologías de hogar más representativas .................................................................. 110  V.  Conclusiones ........................................................................................................................... 114  VI.  Bibliografía de referencia ....................................................................................................... 126  VII.  Anexos .................................................................................................................................... 134 

D.  Pobreza y dependencia ............................................................................................ 89 

 

II 

Índice de cuadros y gráficos 
Esquema 1. Clasificación según Condición de Pobreza. Método Línea de Pobreza ......................... 24  Esquema 2. Clasificación según Condición de Pobreza. Método Necesidades Básicas Insatisfechas   26  Cuadro 1. Venezuela. Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza. Método Línea de  Pobreza. 1997–2007.......................................................................................................................... 34  Gráfico 1. Venezuela. Porcentaje de Hogares en Condición de Pobreza. Método Línea de Pobreza.  1997– 2007 ........................................................................................................................................ 35  Gráfico 2. Venezuela. Pobreza de Ingresos y Variables de Desempeño Económico. 1997– 2007 ... 37  Cuadro 2. Venezuela. Promedio de miembros del hogar según condición de Pobreza. Método  Línea de Pobreza. 1997–2007 ........................................................................................................... 38  Cuadro 3. Venezuela. Porcentaje de población según condición de Pobreza. Método Línea de  Pobreza. 1997–2007.......................................................................................................................... 39  Cuadro 4. Venezuela. Porcentaje de hogares pobres según categorías y porcentaje de pobreza  general. Método Línea de Pobreza. 1997–2007 ............................................................................... 39  Cuadro 5. Fuentes de ingreso de los hogares según condición de pobreza. Método línea de  Pobreza. 1997–2007.......................................................................................................................... 40  Cuadro 6. Venezuela. Porcentaje de hogares que solo declaran ingresos por otros conceptos según  condición de pobreza. Método línea de Pobreza. 1997–2007 ......................................................... 41  Cuadro 7. Venezuela. Porcentaje de hogares que declaran otros ingresos según conceptos y  condición de pobreza. Método línea de Pobreza. 1997–2007 a/ ..................................................... 42  Cuadro 8. Población beneficiaria del IVSS con respecto a la población total. 1998–2007 ............... 43  Cuadro 9. Venezuela. Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza. Método Necesidades  Básicas Insatisfechas. 1997–2007 ..................................................................................................... 47  Gráfico 3. Venezuela. Porcentaje de Hogares en Condición de Pobreza. Método Necesidades  Básicas Insatisfechas. 1997– 2007 .................................................................................................... 48  Cuadro 10. Venezuela. Promedio de miembros del hogar según condición de Pobreza. Método  NBI. 1997–2007 ................................................................................................................................. 49  Cuadro 11. Venezuela. Porcentaje de Población según condición de Pobreza. Método Necesidades  Básicas Insatisfechas. 1997–2007 ..................................................................................................... 49  Cuadro 12. Venezuela. Porcentaje de hogares pobres según categorías. Método NBI. 1997–2007 50  Cuadro 13. Venezuela. Porcentaje de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas según  Componente. Método NBI. 1997–2007 ............................................................................................ 52  Gráfico 4. Venezuela. Hogares en Condición de Pobreza según Método. 1997–2007 .................... 56  Esquema 3. Clasificación según Condición de Pobreza. Método Integrado ..................................... 58  Cuadro 14. Venezuela. Porcentaje de hogares según condición de pobreza. Método Integrado.  1997–2007  ........................................................................................................................................ 59  . Gráfico 5. Venezuela. Porcentaje de hogares según condición de pobreza del total de hogares  pobres. Método Integrado. 1997–2007. ........................................................................................... 60 

III 

........................... Venezuela. Venezuela... Venezuela.... 2003–2005 .................................................. Venezuela..... Método Integrado.............. 2003–2005 ... Porcentaje de personas según condición de pobreza........ Venezuela.......................... Venezuela....... Venezuela.......... Año 2005 . 1997–2007  ..................... Venezuela............................................................... Porcentaje de la Población 15 años y más Ocupada en el Sector Informal  según Condición de Pobreza (Método Integrado)............................ 70  Cuadro 22................. 2003–2005 .................... 2003–2005 ...... Cuadro 16.............. Porcentaje de no asistencia escolar por grupos de edad según condición de  pobreza (método integrado).................................................... Años 2003– 2005 ............  2003–2005  ....................... 2003–2005 .............................................................. 63  .............  .... 66  Gráfico 6...................... Cuadro 20..................... 82  Cuadro 28............ Tasas de analfabetismo en la población mayor de 15 años según condición  de pobreza (método integrado).... Años promedio de escolaridad de la población mayor de 24 años según  condición de pobreza (método integrado)................. Venezuela............. 64  Cuadro 19...... Distribución de la pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas y Línea de  Pobreza según el Método Integrado........... 92  IV  ............................. Tasas de actividad de la población mayor de 15 años por condición de  pobreza (método integrado)............... Tasas de desocupación de la población mayor de 15 años según condición  de pobreza (método integrado)...... Venezuela.............. Relaciones de dependencia demográfica según condición de pobreza  (método integrado)................... 90  Cuadro 30.......................................................... 2003–2005 ....................................... Venezuela............................................................................. 61  .... Promedio de miembros del hogar según condición de pobreza............................................ Años promedio de escolaridad de la población mayor de 24 años por  condición de pobreza según ámbito geosocial (método integrado)............................................. 76  Cuadro 25..... 1997–2005 ........... 2003–2005 ...................................Cuadro 15..... 2003–2005 .. 78  Gráfico 8............... Venezuela............................... 62  Cuadro 17......................... 1997–2007 .. 81  Cuadro 27.......... 2003–2005 ..... 67  ..... Venezuela........ Venezuela......................... Año 2005 ........ 68  Cuadro 21........................................ Método  Integrado........................ 88  Cuadro 29............ 75  Cuadro 24................................. Relación de dependencia económica según condición de pobreza (método  integrado).............. 85  Gráfico 9.............. Venezuela......... Distribución de la pobreza Extrema y No Extrema de los Métodos  Necesidades Básicas Insatisfechas y Línea de Pobreza en la Categoría de Pobreza Crónica del  Método Integrado.......................................................... Distribución de los hogares pobres por tipo de pobreza (método integrado)  según ámbito geosocial......... Venezuela....................................... Períodos 2002–2003 al 2004– 2005 72  Cuadro 23.............. Cuadro 18.............................. Venezuela............................ Tasas de inactividad de la población mayor de 15 años por sexo según  condición de pobreza (método integrado)................................................................... Porcentaje de hogares pobres (método integrado) según ámbito geosocial.... Venezuela......................... 78  Cuadro 26............  1997–2007. Venezuela... Años 2003 al 2004 .... Alumnos matriculados por nivel educativo........ Porcentaje de hogares por condición de pobreza (método integrado) según  ámbito geosocial......... Alumnos matriculados en educación superior........................................... 72  Gráfico 7.................. 2003–2005 ..... Porcentaje de no asistencia escolar de la población entre 3 y 21 años de  edad según ámbito geosocial y condición de pobreza.................. Venezuela.

.................. Población según condición de Pobreza............ 1997–2007......... Método Integrado............ 103  Gráfico 11...................... 141  Anexo 9.. Ámbitos Geosociales (26 ámbitos) .......... Población según condición de Pobreza........... Método Línea de  Pobreza................ 139  Anexo 6..... Porcentajes de hogares por tipo de estructura y constitución del núcleo  conyugal principal según condición de pobreza.......... Venezuela............. Venezuela..................................... 2003– 2005 ........ 142  Anexo 10........................................................................................ Venezuela................. Porcentaje de hogares según condición de Pobreza... Hogares según condición de Pobreza.... Método Integrado 1997–2007.... 1997–2007 .............. 97  Cuadro 32. Venezuela........................ Hogares por condición de Pobreza (Método Integrado) según Ambitos  Geosociales............ Hogares según condición de Pobreza........ Anexo 14........... Porcentaje de población según condición de Pobreza....................... Porcentajes de hogares por tipo de estructura según condición de pobreza............... 142  ... 143  .......... Año 2005  ................. Población según condición de Pobreza........... Método Integrado... 1997–2007 ..................................... Hogares según condición de Pobreza................................................................... Porcentaje de hogares según condición del total de hogares pobres................ Venezuela...... 140  Anexo 7... 1997–2007 ........... Método Integrado  1997–2007  ...................................... Método Necesidades Básicas  Insatisfechas (NBI).. 2003– 2005  ............................ Porcentajes de hogares por tipo de estructura y sexo del jefe de hogar  según condición de pobreza........... 108  .................. Método Necesidades Básicas  Insatisfechas (NBI).............. Estructura y Composición del Hogar ........... Método Necesidades  Básicas Insatisfechas (NBI)....... Venezuela..... Método Línea de Pobreza.................. 102  ...... Venezuela................. 2003–2005 ............... 111  Anexo 1...................... 1997–2007 ......... 1997–2007   134  Anexo 2........ Venezuela................ 146  V  ............ Porcentaje de población según condición de Pobreza......................................................  Método Integrado......... 142  Anexo 12. Porcentaje de hogares según condición de Pobreza........................... 143  Anexo 13.... 144  Anexo 15.... Venezuela...................... Venezuela............................. Cuadro 33............................. Método Integrado  1997–2007  .. Venezuela......... 2003 –2005........... Promedio de los años 2003– 2005 ............... Venezuela... 138  Anexo 5..... Venezuela..... Método  Integrado................ Venezuela.................................... 98  Gráfico 10... Venezuela.................. Venezuela................... Método Integrado 1997–2007 .... 1997–2007.............. Venezuela.................................. Método Línea de  Pobreza.......................................... Tipos de hogar y condición de pobreza...... Venezuela. Método Línea de Pobreza............................................. Porcentaje de población según condición de Pobreza........................................  Método Integrado..........Esquema 4. Método Necesidades  Básicas Insatisfechas (NBI).................. Anexo 11............................. Años 2003– 2005   106  Cuadro 34.................... 141  Anexo 8........................... Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza........ Venezuela........................................................ Venezuela.............................................................. Porcentajes de tipos de hogar seleccionados según condición de pobreza........ Estructura del hogar (porcentajes).. Venezuela.... 96  Cuadro 31.......... 1997–2005 ......................................... 135  Anexo 3.. Gráfico 12............. 2003– 2005 .... 1997–2007   137  Anexo 4......................... Sexo del jefe de hogar y constitución del núcleo conyugal......

............................. 2003 –2005  .......... 2003 –2005 .............. 2003 –2005  ........... Tasas de actividad de la población mayor de 15 años según condición de  pobreza (método integrado).......................... Condición de Actividad de la Población 15 años y más según Condición de  Pobreza (Método Integrado)............. 151  ....... 2005  ................. Hogares por Tipo y Sexo del Jefe de Hogar según Condición de Pobreza....................... 2003– 2005. 2003–  2005 152  Anexo 34........................ 148  ................................ Venezuela...................... Venezuela.................. Método Integrado............................................. Anexo 30.  ........... Población 15 años y más que No Sabe Leer y Escribir según Condición de  Pobreza (Método Integrado)..... 151  ...... Condición de Actividad de la Población Femenina de 15 años y más según  Condición de Pobreza (Método Integrado)... Población entre 3 y 21 años de edad que no asiste a centros educativos  según ámbito geosocial y condición de pobreza........... Hogares por tipo de Pobreza (Método Integrado) según Ambitos  Geosociales........................... 149  .... Venezuela... 150  ... 2003– 2005 .......... Venezuela............. Venezuela.................. Hogares por Constitución del Núcleo Conyugal Principal y Sexo del Jefe de  Hogar según Tipo............. Anexo 22......... Venezuela................ 147  Anexo 19................. 2003 –2005  ........ Venezuela...... 147  Anexo 21....... Venezuela.................. Venezuela.............. Asistencia educativa de la población entre 7 y 14 años de edad según  condición de pobreza (Método Integrado). 148  Anexo 24............ 2003 –2005  ............ Anexo 26........ 2003–2005..................... Año 2005 . 2003  .............................................. Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza  (Método Integrado)................................................... Estructura del hogar según condición de pobreza........... 2003 –2005 .. Venezuela....... Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza  (Método Integrado)........... Venezuela................................................ 2003 –2005...... 2003 –2005. 146  Anexo 17... Población 15 años y más Ocupada por Sector según Condición de Pobreza  (Método Integrado)....................................... .................... 150  Anexo 28...... Venezuela....... Anexo 25....... 153  Anexo 35.......... Venezuela................................................................................................... Venezuela.. 154  VI  ............................................. ..................... Porcentaje de la Población 15 años y más Ocupada por Sector según  Condición de Pobreza (Método Integrado)........ 149  ... 151  Anexo 33.... 146  Anexo 18............................. 2003 –2005................... Venezuela...... Anexo 32...................................... Anexo 27........................ 149  ............. Anexo 23....... 147  Anexo 20.. 148  .......... Estructura del Hogar 2003– 2005 ..... Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza  (Método Integrado)............... Venezuela........ Venezuela... Venezuela.. 2004  ................... Asistencia educativa de la población entre 3 y 6 años de edad según  condición de pobreza (Método Integrado).................. Anexo 29........................................................................ 2003 –2005 ...... 150  .................. Venezuela............................ Venezuela.................................... Condición de Ocupación de la Población Activa de 15 años y más según  Condición de Pobreza (Método Integrado)...................Anexo 16.............. 2003 –2005  ........................... Asistencia educativa de la población entre 15 y 21 años de edad según  condición de pobreza (Método Integrado).. Anexo 31............... Condición de Actividad de la Población Masculina de 15 años y más según  Condición de Pobreza (Método Integrado)....................  Método Integrado.............................................................................................................................................

............. 2003– 2005 ......................... 2003– 2005 ..   VII  ....................................Anexo 36....... Método  Integrado (Porcentajes)........ Método Integrado........................ 2003– 2005  ........................... Tipologías de hogar seleccionadas según Condición de Pobreza............. Venezuela... Venezuela.............................. Tipologías de hogar seleccionadas según Condición de Pobreza........................ Hogares por Tipo y Constitución del Núcleo Conyugal Principal según  Condición de Pobreza........................................... 155  Anexo 38. 154  Anexo 37.... 156  .... Método  Integrado................... Venezuela.....

 internacional y en el  caso  venezolano.  la  opinión  pública  y  algunos  académicos  se  refieren  a  ella  como  si  fuese  un  concepto  unívoco  y  generalizado. Por lo  general. Introducción  Este trabajo responde a cierta preocupación por parte de la autora acerca de los  distintos aspectos y facetas que son considerados a la hora de hablar de la pobreza.  sus  dimensiones.  Esta  aplicación  a  la  realidad  social  venezolana  permitirá  develar  las  diferencias que existen en los resultados de uno y otro método y las diferentes lecturas  del fenómeno que pueden ser realizadas a partir de cada uno de ellos. El objetivo es develar los distintos ámbitos de la realidad captados a través de  estas  mediciones. entre las cuales podemos citar la falta de  claridad de los mecanismos de corrección de la data para la publicación de las estadísticas  oficiales.   Esta  investigación  comienza  la  discusión  de  los  distintos  conceptos  y  mediciones  de la pobreza que se han venido abordando en el ámbito científico.I.  Es importante aclarar desde el inicio. Buena  parte de la explicación reside en que la pobreza es un fenómeno complejo y de múltiples  dimensiones  y  ello  repercute  en  las  distintas  perspectivas  del  fenómeno  que  son  abordadas por las consecuentes mediciones. vemos que ni las dimensiones  abordadas ni los resultados necesariamente coinciden entre los distintos métodos.  pero  que  no  necesariamente  tienen  el  mismo significado.  y  de  la  misma  manera  se  manejan  las  estadísticas  del  fenómeno. que la intención de este estudio no es entrar  a discutir si un método es mejor que el otro para el abordaje del fenómeno. programa de investigación continua que  se  desarrolla  que  lleva  más  de  cuatro  décadas  de  levantamiento  de  información  social  relevante  y  sistemática  en  el  país.  por  lo  general  relacionados.  La  fuente  de  información  utilizada  será  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo  correspondiente al primer semestre de cada año.  Ahondaremos  en  los  métodos  tradicionales  de  medición  de  pobreza  – Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas–.  No  obstante. así como el  impacto  de  los  cambios  en  los  instrumentos  y  mecanismos  de  recolección  de  la  información  que  eventualmente  generan  resultados  que  responden  más  a  aspectos  de  tipo operativo y metodológico que a alteraciones en la dinámica social de la realidad que  se esté analizando. Cuando nos adentramos a la conceptualización de la pobreza y a las formas de  medición  de  la  misma. lo que genera discrepancias entre los resultados del procesamiento directo de la  base de datos y las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadísticas.  lógica  de  construcción  y  mostraremos  la  evolución  de  ambos  indicadores  en  Venezuela  para  el  período  1997–2007. que es lo que subyace al fenómeno de  la pobreza. ni llevan a conclusiones o implicaciones similares.  8  . ya que ambos  reflejan situaciones de privación material relativa.  que  no  constituyen  otra  cosa  que  las  formas  de  captar  en  la  realidad aquello que fue definido en términos conceptuales.  en  el  transcurso  de  la  presentación  de  resultados  mostraremos  algunos  inconvenientes  que  se  presentan  a  la  hora  de  trabajar  directamente con el micro dato de la encuesta.

El  primer  capítulo  termina  con  el  contraste  de  ambos  métodos  de  medición  a  través del Método Integrado. en términos de la especificidad de las diferentes configuraciones de pobreza y  sus características distintivas. más allá de la volatilidad en épocas de crisis y estabilización económica y  social del país. Veremos  en el transcurso de la investigación que la condición de pobreza se encuentra vinculada a  estos  temas  pero  ello  ocurre  de  manera  diferencial  entre  los  distintos  tipos  de  pobreza  analizados.  las  relaciones  de  dependencia  económica y demográfica a efectos de observar la correspondencia entre la estructura de  edades. A ello se agrega la necesidad de tratar de evitar algunos sesgos de orden  operativo y metodológico que eventualmente se han identificado en la fuente de datos.  como  la  forma  de  complementar  los  resultados  de  ambos  mediciones. a partir de la construcción de una tipología compuesta de la pobreza.  la  dimensión  educativa  como  indicador  de  oportunidades  sociales.  De  esta  forma  en  este  capítulo  exploraremos  si  existen  diferencias  significativas  entre los tipos de pobreza caracterizados en el método integrado y si éstas se mantienen a  pesar de las mejoras en los indicadores generales que se producen en el año 2005.  El  abordaje  a  partir  del  método  integrado  permitirá  analizar  las  relaciones  entre  las  dimensiones  comprendidas  por  ambos  métodos  y  sus  diferencias.  En el segundo capítulo ahondaremos sobre la tipología construida con el método  integrado.      9  .  el  porcentaje  de  no  declaración  en  variables  importantes  para  la  caracterización de pobreza. Este  sondeo  se  realizará  en cuatro  ámbitos  fundamentalmente:  los  niveles  de  urbanización  o  desarrollo.  Se  seleccionaron  estos  3  años  con  el  objeto  de  mostrar  la  situación con cierto grado de actualidad y poder aislar las características más estructurales  del fenómeno.  años  en  los  cuales  los  indicadores  de  pobreza  y  particularmente  los  vinculados  a  la  insuficiencia  de  ingresos  reflejan  un  ciclo  de  crecimiento  y  descenso. a efectos que estos problemas no afectasen las conclusiones  generales. que definiría el contexto en el que se dan las distintas situaciones de pobreza.  entre  otros.  el  aspecto  laboral  como  expresión  de  las  oportunidades  socioeconómicas.  2004  y  2005). metodología que ha sido trabajada por algunos organismos  internacionales. corresponden a realidades distintas. esta última con el objeto de observar si las diferencias  trabajadas conllevan a estrategias diferenciales de conformación de los hogares. Trabajaremos básicamente con los tres  de  los  años  presentados  en  la  serie cronológica  de  diez años  desarrollada  en  el  capítulo  precedente  (2003.  y  particularmente  el  PNUD. básicamente con el objetivo de explorar si las categorías construidas a partir de  este método.  la  carga  de  miembros  dependientes  y  la  inserción  laboral  y  finalmente  la  composición y estructura del hogar.

  estándar  de  vida.  creativa  y  sana. una de las más frecuentemente citadas ha sido la de la Comisión  Económica para América Latina (CEPAL):  Síndrome  situacional  en  el  que  se  asocian  el  infraconsumo.org.ve/temas/pobreza. precisando las dimensiones que abordan. tener libertad.  económicos y culturales.  Así.  sociales  e  incluso  psicológicas  del  fenómeno.  carencia  de  seguridad  básica.  las  precarias  condiciones de vivienda. mientras una se focaliza más en los efectos.  Por  su  parte. en  mayor o menor medida.  la  conceptualización presentada por el PNUD enfatiza los derechos.  Posteriormente  nos  concentraremos  en  los  métodos  tradicionales  de  medición  del  fenómeno:  Línea  de  Pobreza y Necesidades Básicas Insatisfechas.  adquirir  conocimientos. libertades. (Altimir.asp.pnud. Paul Spicker (Spicker.  así  como  a  las  dimensiones  políticas. para analizar el fenómeno en Venezuela desde  la  perspectiva  de  cada  uno  de  estos  métodos  en  el  período  comprendido  entre  1997  y  2007.  Las distintas propuestas y métodos de medición de la pobreza van a responder. en la segunda se destacan los relativos a los derechos humanos. a los énfasis o dimensiones que se consideran determinantes en                                                            1 Tomado del sitio web del PNUD en Venezuela http://www. Entre ellas.  La  definición de la CEPAL parte de un conjunto de atributos que caracterizarían la situación  de  pobreza. En general. desigualdad. 1999. capacidades  y  oportunidades  de  cuyo  disfrute  se  encuentran  excluidos  ciertos  grupos  poblacionales. exclusión.  derechos  y  oportunidades  a  las  personas  para  tener  una  vida  larga.  poca  participación  en  los  mecanismos  de  integración social y quizás la adscripción a una escala particular de valores. 10  . dependencia y padecimiento inaceptable. dignidad y respeto por sí mismas”1. clase. 1979). El capítulo cierra con el contraste de ambos tipos de medición de la pobreza a través  del método integrado y su aplicación para el caso venezolano en los años reseñados.  Vemos  así  cómo  mientras  en  la  primera  definición  se  resaltan  aspectos  sociales. las malas condiciones sanitarias.  Muchas son las acepciones que se ha dado al término pobreza. 151–160) reconoce once posibles formas  de  identificar  la  pobreza  a  partir  de  las  concepciones  de:  necesidad.  insuficiencia  de  recursos. pp.  aunando  características  y  consecuencias  a  objeto  de  resaltar  el  carácter  multifacético  del  fenómeno. Pobreza: Conceptos y mediciones  En este capítulo abordaremos las distintas conceptualizaciones de la pobreza y las  formas  que  los  métodos  de  medición  del  fenómeno  han  adoptado.  una  situación  inestable  en  el  aparato  productivo  o  dentro  de  estratos  primitivos  del  mismo.  capacidades.II.  falta  de  titularidades. todas  aluden  a  la  carencia  o  privación  material  como  su  principal  referente.  actitudes  de  desaliento  y  anomia. los bajos niveles educacionales. diferenciada en  alguna medida de las del resto de la sociedad. sus  indicadores y la lógica de su construcción.  desde  las  distintas  facetas  abarcadas  por  la  definición. la otra se posiciona más sobre las fuentes  que la generan. el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) define  la  pobreza  humana  como  “la  negación  de  libertades.  la  desnutrición.  privación  múltiple.  Por su parte.

  que  es  donde  surge  el concepto. los conceptos de pobreza y exclusión. constituye una forma más elaborada de estas primeras aproximaciones. 3 11  .  entre  otros  factores. necesidades básicas. se calculó una línea de pobreza a partir de la evaluación monetaria del costo de  los  alimentos  necesarios  para  garantizar  una  dieta  adecuada.  considerado  como  uno  de  los  trabajos  científicos  pioneros  en  el  tema  de  la  pobreza.  No  obstante.  pero  son  grupos  que  establecen  relaciones  desiguales  y  que  se  apropian  de  manera  diferencial  de  recursos  y  satisfactores. privación relativa (Townsend.  lo  que  remite  a  situaciones  de  poder  y  organización  social.  Ambas  situaciones  son  consecuencia. tal como es utilizado actualmente.  como  a  las  posibilidades  futuras  de  desarrollo.  Mientras  que  el  concepto  de  pobreza  caracteriza  una  situación de carencia o privación.  Por su parte. Veremos más adelante que el método de línea de pobreza.  desigualdad  e  inequidad.  Desigualdad  e  inequidad  refieren  a  comparaciones  entre  grupos. 2001. 1993 y 2006) y  más recientemente en torno a los enfoques de capacidades y exclusión de derechos.  calificando como pobres a aquellos hogares que no tuviesen los ingresos suficientes para  cubrir  esas  necesidades3. Piénsese por ejemplo en las diferencias de ingreso producto de las diferencias en los niveles educativos. pero sin duda.su conformación y caracterización.  Es  relevante  destacar  aquí  las  diferencias  que  existen  entre  los  conceptos  de  pobreza.  El  uso  de  la  noción  de  subsistencia  para  la  definición  de  la  pobreza.  focaliza  su  atención  conceptual en los procesos de ruptura de la cohesión social y de las redes de solidaridad.  así  como  ropa  y  alquiler. En el trabajo de Joseph Rowntree  (1901).  mientras que el de pobreza está más centrado en las condiciones objetivas de vida.  en  tanto  que  alude  a  condiciones  materiales  deficitarias  (privativas)  de  vida.  puesto  que  aun  cuando  están  muy  relacionados  no  son  equivalentes.  bienes  y  satisfactores.  de  la  desigualdad.  la  inequidad  como  concepto  tiene  un  matiz  ético–valorativo  al  denotar  las  situaciones  de  desigualdad  “injustas” o “inaceptables”2.  se  amplió  incorporando las necesidades de vivienda y vestimenta.  que  se  expresan  en  contextos  de  desiguales  estructuras  de  oportunidades sociales.  exclusión. aluden a situaciones de poca o  ninguna  incorporación  de  ciertos  grupos  humanos  a  los  circuitos  de  desarrollo.  Tal  como  apunta  Townsend  (Townsend.  inicialmente  asociada  a  la  alimentación  y  el  mantenimiento  biológico  de  los  individuos. todas constituyen un intento de reflejar  las disparidades existentes en el contexto social (en este caso el país o la nación) desde el  punto  de  vista  de  la  situación  actual  de  ciertos  conglomerados  humanos. Al respecto ver: Fernández-Shaw. los conceptos de desigualdad e inequidad se centran en  la  distribución  de  determinados  atributos  o  bienes  sociales.  1993  y  2006)  la  definición de la pobreza a partir de la subsistencia ha sido objeto de críticas puesto que                                                            2 No todas las desigualdades tienen que considerarse en principio “injustas”.  Pero  la  exclusión  en  la  literatura  europea.  Históricamente  el  concepto  de  pobreza  ha  venido  desarrollándose  a  partir  de  las  ideas de subsistencia.  de  integración  social  y  económica  así  como  al  disfrute  de  derechos.

  uno  de  los  principales  promotores  de  la  pobreza  relativa.  el  marco  de  opciones  factibles  (oportunidades  reales) y los funcionamientos alcanzados. De esta forma.  Para  Amartya  Sen.  Tal  como  lo  expone  Peter  Townsend.  etc.  Esta  formulación  va  a  dar  paso  a  la  discusión  en  torno  a  los  enfoques  de  pobreza absoluta y relativa que trataremos en párrafos posteriores de este capítulo. 239).  La tercera reformulación del significado de la pobreza a nivel científico fue a través  del concepto de privación relativa.  Como  vemos.  sin  considerar  que  existen  otras  necesidades  igualmente  importantes de orden social. Básicamente éste constituye el reconocimiento de que  las necesidades humanas y las formas de satisfacerlas varían tanto en el tiempo como en  el contexto y espacio en el que ocurren.  Este  concepto  involucra  tanto  las  posibilidades reales de optar por esas alternativas como la valoración que de ellas se haga. A ello se agrega la consideración que las necesidades del ser  humano  en  buena  medida  están  socialmente  determinadas. “Las necesidades de la vida no son fijas.  servicios  de  saneamiento  básico  como  agua  y  eliminación  de  excretas.  12  .aborda las necesidades humanas sólo desde el punto de vista del mantenimiento físico y  biológico  del  individuo.  El  concepto  comprende  la  libertad  de  elección.  La conceptualización de la pobreza desde la perspectiva de las capacidades es un  desarrollo  relativamente  reciente.  17). continuamente están siendo adaptadas y  aumentadas conforme ocurren cambios en una sociedad y en sus productos” (Townsend.  la  inclusión  de  estas  dimensiones  corresponden  a  la  extensión de la concepción de la pobreza en términos de los niveles y condiciones de vida.  en razón de la libertad de elegir.  en  términos  de  aquello  que  las  personas  pueden  valorar  hacer  o  ser.  Por  estas  razones. De esta forma.  Sen  argumenta  que  la  pobreza  no  debe  ser  medida  sólo  en  términos  del  acceso  a  bienes  y  servicios a través del ingreso puesto que no hay “…una correspondencia estrecha entre 1)  la  pobreza  vista  como  escasez  del  ingreso.  por  lo  que  incluso  la  satisfacción de las necesidades de superviviencia van a depender de la forma como éstas  sean concebidas y satisfechas en los distintos espacios y contextos sociales. educación e infraestructura social y  de  servicios  (transporte.  la  capacidad  resume  el  conjunto  de  combinaciones  alternativas  de  cursos  o  estilos  de  vida  factibles  de  alcanzar  por  las  personas.  al  verificarse los cambios en las condiciones sociales y materiales de individuos y sociedades.).  1979.  y  la  variabilidad  de  las  mismas  como  referentes  de  la  pobreza. las necesidades de salud. 2001.  La introducción de la noción de necesidades básicas en la década de los setenta. p. el bienestar de los individuos no  va a depender sólo del acceso a los recursos sino de su capacidad para transformarlos en  aquello  que  el  individuo  pretende  satisfacer  (funcionamientos).  p. va  a  constituir  una  ampliación  de  la  noción  de  subsistencia  en  la  conceptualización  de  la  pobreza  ya  que  se  incorporan  a  las  necesidades  físicas  y  biológicas.  uno  de  los  precursores  de  este  enfoque.  imperativas  para  garantizar la superviviencia.  y  2)  la  pobreza  vista  como  incapacidad  para  satisfacer algunas necesidades elementales y esenciales” (Sen. se enfatiza la determinación social  de  las  necesidades.

 la definición de los mínimos necesarios y también la manera como ello se mide.  plasmadas  en  los  intentos  de  medición  del  fenómeno.  la  pobreza  constituye  la  privación  de  aquéllas  consideradas  básicas  para  que  las  personas  puedan  vivir  el  tipo  de  vida  que  valoran.    Desde  nuestra  perspectiva. 2001).  Desde  esta  perspectiva. la pobreza constituye la marginación de sectores y grupos de población de los  derechos esenciales del ser humano.  En  línea  con  el  desarrollo  conceptual  de  las  definiciones  de  pobreza  y  siguiendo la agrupación propuesta por María Eugenia Álvarez y Horacio Martínez (Álvarez  y Martínez. es interesante explorar la lista expuesta por Martha Nussbaum ( Nussbaum. la pobreza como concepto está en función de los que se considera como básico o  esencial.  aspectos  que  no  dejan  de  estar  intermediados  por  la  visión  particular  de  científicos  e  investigadores.  El  mismo  Sen  sugiere  algunas  dimensiones  cuando  habla  de  las  cinco  libertades  instrumentales  que  contribuyen  a  la  capacidad  general  de  las  personas  para                                                            4 5 Ambos métodos serán tratados en forma más exhaustiva en el aparte “b” de este capítulo. Al respecto.  A.  La  pobreza  desde  la  perspectiva  de  la  exclusión  de  derechos  constituye  una  resignificación  del  concepto  de  pobreza  a  partir  del  desarrollo  de  los  enfoques  de  derechos  humanos. pero de difícil concreción y operacionalización.  En  este  sentido.  Aquellos que abordan la pobreza como la privación de las capacidades básicas.  dentro  de  las  cuales  se  incluye  el  Índice  de  Desarrollo  Humano  y  el  Índice  de  Pobreza  Humana.  El  problema  surge  a  la  hora  de  determinar cuáles son esas capacidades básicas y cómo se identifican y agregan. 2002) 13  .  ambos  desarrollados  por  el  Programa  de  Naciones  Unidas  para el Desarrollo.  la  pobreza  también  constituye  una  limitación a la libertad de los individuos. Las  distintas aristas que contempla esta perspectiva así como los conceptos involucrados y su  integración  no  dejan  de  comportar  complejidad.  Como  vemos.  el  enfoque  de  las  capacidades  no  deja  de  ser  una  perspectiva interesante del problema.  particularmente  a  la  hora  de  abordar  estos  temas  desde  el  punto  de  vista  de  su  medición. podríamos agrupar los métodos de medición en tres grandes bloques:    Aquellos  que  abordan  la  pobreza  como  carencia  o  insatisfacción  de  necesidades  básicas.  dentro  de  éstos  encontramos  las  metodologías  de  Línea  de Pobreza y Necesidades Básicas Insatisfechas4. Muchos  analistas  han  propuesto  listas  genéricas  de  cuáles  son  esas  capacidades  esenciales  a  ser  desarrolladas5.  La pobreza entendida como exclusión de derechos. Los métodos de medición de la pobreza  Las  dimensiones  abordadas  por  las  distintas  conceptualizaciones  de  la  pobreza  muestran cómo éste no es un concepto homogéneo o invariable.Tenemos  así  que  para  el  enfoque  de  las  capacidades  humanas.  en  el  marco  de  los  procesos  de  exclusión  social. lo mismo ocurre con las  perspectivas  de  análisis.

vivir  una  vida  libre  y  digna,  si  bien reconoce  que  éste  no  es  un  listado  exhaustivo.  Estas  libertades serían: libertad política, facilidades económicas, oportunidades social, garantías  de transparencia y seguridad social (Sen, 2000, p. 38)  El  Índice  de  Desarrollo  Humano,  fue  presentado  por  el  PNUD  en  el  año  1990;  pensado a nivel de indicador como una medición alternativa en el área social, comparable  al  Producto  Interno  Bruto  (PIB)  en  el  área  económica,  es  un  índice  sumatorio  simple  a  través  del  cual  se  agregan  tres  dimensiones  fundamentales:  salud,  educación  y  poder  adquisitivo. Estas dimensiones son medidas a través de:   La esperanza de vida, que refleja las condiciones de salud de la población y los  logros que en materia de inversión y salud pública son alcanzados por los entes  públicos;  Nivel  educativo,  que  es  captado  a  través  de  la  tasa  de  alfabetismo  y  la  tasa  combinada de matriculación en el sistema escolar;  Como  indicador  del  poder  adquisitivo,  utiliza  el  ingreso  per  cápita  medido  en  dólares  PPA  (paridad  del  poder  adquisitivo),  a  efectos  de  la  comparabilidad  internacional  "que  indica  la  capacidad  de  acceso  a  los  recursos  para  vivir  dignamente  "6,  criterio  bastante  similar  al  utilizado  por  el  método  Línea  de  Pobreza. 

 

En  relación  a  este  índice,  de  uso  generalizado  a  nivel  regional  y  mundial,  discrepamos  de  Álvarez  y  Martínez  (Álvarez  y  Martínez,  2001)  así  como  otros  autores  (Serrano, 2002), en la consideración de este indicador como un método de medición de la  pobreza dado su carácter general y la imposibilidad de aislar o segmentar, dentro de los  países  o  áreas  territoriales  para  los  que  se  calcula,  los  conglomerados  humanos  en  situación de carencia o privación relativa. Sin embargo cabe destacar que aun cuando su  propósito  no  es  la  expresión  o  medición  directa  de  la  pobreza  permite,  a  través  del  contraste, apreciar situaciones de disparidad o desigualdad social relevantes.  El Índice de Pobreza Humana, también desarrollado y propuesto por el PNUD, se  presentó  por  primera  vez  en  el  Informe  de  Desarrollo  Humano  de  1997  (PNUD,  1997).  Siguiendo  el  enfoque  de  Sen,  el  PNUD  define  la  pobreza  tomando  en  consideración  la  carencia  de  capacidades  humanas  básicas  que  se  manifiestan  en  problemas  tales  como  analfabetismo,  desnutrición,  tiempo  de  vida  corto  y  dificultades  para  garantizar  “niveles  de vida decente”. En su presentación, esta organización multilateral expresa que el Índice  de  Pobreza  Humana  constituye  “…un  intento  de  reunir  en  un  índice  compuesto  las  distintas características de la privación de la calidad de vida para llegar a un juicio global  sobre la extensión de la pobreza en una comunidad.”   En cuanto a los indicadores que van a conformar este índice, se distinguen algunas  diferencias  de  acuerdo  al  nivel  de  desarrollo  de  los  países.  Así  para  las  naciones                                                           
6

http://hdr.undp.org/en/statistics/indices/hdi/

14 

desarrolladas  pertenecientes  a  la  Organización  para  la  Cooperación  y  el  Desarrollo  Económico (OCDE), el índice presenta variaciones respecto al resto de los países. Tres son  las dimensiones aquí evaluadas7:   Supervivencia:  representada  por  la  probabilidad  de  ocurrencia  de  muerte  a  edades relativamente tempranas (60 años para los países de la OCDE y 40 años  para el resto)  Conocimientos:  referida  a  la  exclusión  del  mundo  de  la  lectura  y  la  comunicación cuyo indicador es la tasa de analfabetismo  Nivel de vida decente: cuyos indicador para el caso de los países de la OCDE es  la proporción de población por debajo de la mediana de los ingresos  (uno de  los criterios para fijar líneas de pobreza adoptados por los países de la Unión  Europea)  y  para  el  resto  de  los  países  está  representado  en  la  proporción  de  población sin acceso a servicios de agua potable y porcentaje de niños con peso  inferior a la edad.  Una  cuarta  dimensión  es  considerada  en  el  caso  de  los  países  desarrollados,  denominada  por  el  PNUD  como  exclusión  social.  En  ésta  se  utiliza  como  indicador la tasa desempleo de larga duración. 

 

Al  igual  que  el  IDH,  este  indicador  se  calcula  para  países  o  áreas  territoriales,  presentando dificultades de identificación si tratamos de bajarlo a los niveles de hogares y  personas.  Por  otra  parte,  y  considerando  las  libertades  instrumentales  enumeradas  por  Sen,  anteriormente  citadas,  no  contempla  indicadores  de  libertad  política,  seguridad  y  transparencia, focalizándose básicamente en las dimensiones de oportunidades sociales y  facilidades económicas.  En  lo  que  respecta  a  las  mediciones  de  pobreza  desde  la  perspectiva  de  la  exclusión de derechos, basados en el desarrollo de los enfoques de derechos humanos y  exclusión social, se cita el Índice de Exclusión Social (Álvarez y Martínez, 2001) propuesto  por un conjunto de instituciones (PNUD, FLACSO, UNOPS y PRODERE) y ensayado para un  grupo de países de la América Central, concretamente Costa Rica, El Salvador y Guatemala  en  el  conjunto  de  su  estructura  político–administrativa  de  desagregación  territorial  (departamentos),  refiriendo  al  conjunto  de  procesos  que  excluyen  y  descalifican  a  los  individuos del disfrute de sus derechos. La larga lista de dimensiones abordadas incluye:     Dificultad de acceso al trabajo  Dificultad de acceso al ingreso y al capital  Descalificación  familiar  Porcentaje  de  hogares  con  mujeres  jefes  de  hogar,  hogares monoparentales y hogares con siete o más personas 

                                                         
7

http://www.hdr.undp.org/en/statistics/indices

15 

                

Descalificación  primaria:  tasas  de  alcoholismo,  toxicomanía,  prostitución,  delincuencia, suicidio  Descalificación debido a riesgos epidemiológicos  Desarraigo y migraciones  Discriminación política  Discriminación étnico– lingüística  Discriminación religiosa  Discriminación de género  Abandono social  Hostilidad del ambiente doméstico (básicamente centrado en las características  de la vivienda y acceso a servicios conexos)  Dificultad en el acceso a los servicios de salud  Dificultad en el acceso a los servicios sociales  Hostilidad en el medio ambiente (incluye los servicios de recolección de basura,  alcantarillados, erosión y uso de suelos y emisiones tóxicas)  Deficiencia de acceso a los servicios de educación y capacitación  Dificultad de acceso a la información y a la cultura  Dificultad en la movilidad territorial (aislamiento territorial)  Precariedad  (o  erosión)  institucional  (funcionalidad  de  los  servicios  públicos  y  presencia de instituciones públicas)  Dificultades  de  acceso  a  la  justicia  (PNUD,  UNOPS,  PRODERE,  FLACSO,  1985  citado por Álvarez y Herrera, 2001, pp. 110–113 y p. 170, Anexo 14) 

De manera similar a como hemos venido apuntando, siempre cabe la pregunta si  son  estas  las  dimensiones  a  ser  abordadas,  si  la  lista  es  exhaustiva  y  si  algunos  de  los  indicadores allí contemplados representan invariablemente situaciones de pobreza. Tal es  el  caso  de  la  dimensión  de  descalificación  familiar  compuesta  por  indicadores  como  la  proporción de hogares de jefatura femenina8, monoparentales o de tamaño superior.  Por otra parte, y de manera similar a las limitaciones expresadas tanto en el Índice  de  Desarrollo  Humano  como  en  el  Índice  de  Pobreza  Humana,  en  buena  parte  de  las  dimensiones aquí abordadas no es posible identificar unidades de micro nivel como es el  caso  de  hogares,  familias  e  individuos.  De  esta  forma,  si  bien  es  posible  clasificar  y  caracterizar  áreas  territoriales  a  lo  interno  de  los  países  existen  profundas  limitaciones  para la caracterización de los grupos humanos que padecen este tipo de situaciones.                                                           
8

En el aparte referido a pobreza y tipo de hogar de este trabajo veremos cómo, al menos en el caso venezolano, no necesariamente los hogares presididos por mujer remiten a la condición de pobreza.

16 

1.  Estos  indicadores  se  utilizan  para  captar  el  nivel  de  vida  de  los  hogares  y  personas  en  las  dimensiones  consideradas.  Esta  agregación  puede  realizarse  a  través  de  índices  simples  o  compuestos.  Así. a través de los indicadores  seleccionados. si estos se encuentran por debajo del umbral definido.  De  hecho. El método indirecto o del ingreso es una medida de                                                            9 Tal vez la más exhaustiva revisión y clasificación de los métodos de medición de la pobreza en términos de  la distinción en las formas de captación del fenómeno: métodos directos.  El  método  directo  mide  la  insatisfacción  fáctica. a través de  los distintos indicadores. se  verifica  a  través  de  los  medios  (en  este  caso  el  ingreso  o  el  gasto  de  los  hogares)  la  existencia o no de la condición de pobreza. la más frecuentemente utilizada. este último mejor conocido como el método  del  ingreso. Esta aproximación puede realizarse de forma directa o indirecta9.  una  vez  establecido  el  conjunto  de  necesidades  o  capacidades  a  ser  alcanzadas y cuya ausencia se define como pobreza. En otras palabras.  etc.  Esta  diferencia  en  las  formas  de  captación  del  concepto  de  pobreza  y  sus  aplicaciones las aclara el propio Sen en las líneas siguientes:  …se  distinguen  dos  métodos  para  medir  las  condiciones  de  la  población  en  cuanto  a  sus  necesidades básicas: el directo y el indirecto. indirectos y combinados así como  si  el  abordaje  se  realiza  de  forma  unidimensional  o  multidimensional  puede  encontrarse  en  el  artículo  de  Julio Boltvinik (Boltvinik. Los métodos de línea de pobreza se encuentran dentro de esta distinción  puesto que están basados en el supuesto que es a través de los ingresos que es posible  cubrir las necesidades de los hogares y personas que lo conforman. refiere a cuáles son  los  indicadores  a  través  de  los  cuales  se  operacionaliza  o  se  mide  el  concepto  en  la  realidad.  capacidad  adquisitiva. Métodos directos e indirectos de medición de la pobreza  Uno  de  los  aspectos  cruciales  a  resolver  antes  de  afrontar  cualquier  análisis  cuantitativo de cualquier fenómeno. o a partir de los gastos  de los hogares. y concretamente de la pobreza. se verifica. hablamos concretamente de la medición de la  pobreza a partir de los ingresos.  El  método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  se  encuentra  dentro  de  este  tipo  de  acercamientos  al  fenómeno dado que se establece un conjunto de necesidades y se comprueba. la existencia o no de los atributos definidos para posteriormente agregarse.  su  objeto  es  determinar  el  grupo  de  personas  que  no  satisfacen  el  conjunto  (o  algún  elemento  del  conjunto) de las necesidades básicas.  Dentro  de  los  indicadores  indirectos  se  encuentran  los  acercamientos  más  economicistas al fenómeno de la pobreza. 2003) 17  .  Las  aproximaciones  a  través  de  indicadores  directos  parten  de  la  observación  de  ciertos  atributos  que  se  consideran  como  básicos  o  esenciales  y  cuya  ausencia  o  deficiencia  representa  la  privación  material  asociada  a  la  pobreza.  Por lo general los métodos que trabajan con indicadores directos suelen incorporar  distintas  dimensiones:  salud  educación.  a  efectos  de  la  cuantificación  de  la  magnitud  del  fenómeno.  o  a  través  de  ciertos  criterios  de  clasificación.

  los  umbrales  que  se  fijan  para  la  clasificación  entre  pobres  y  no  pobres  son  universales. A diferencia del método  directo. 11 10 18  . 317 y 318). Ejemplo de ello es la  definición  de  la  línea  de  pobreza  a  partir  de  la  mediana  del  ingreso. 2003).                                                            Este método será desarrollado y aplicado a la realidad venezolana en el capítulo 2.  En  contraposición  a  ello.worldbank.  y  por  tanto  clasifican  a  la  población  con  base  en  el  cumplimiento  o  no  de  las  normas  definidas  en  el  método  respectivo.  La  ventaja  de  este  tipo  de  métodos  es  que  permiten  comparaciones  entre  los  distintos  países y de forma intertemporal.  (Sen.  en  el  que  se  produce  y  mide  el  fenómeno.  existe  el  enfoque  relativo  que  rescata  la  relevancia  del  contexto. El enfoque de pobreza absoluta  asume que cierto nivel material –de ingreso y consumo o de acceso a servicios básicos y  características  del  hogar–  es  necesario  para  el  bienestar.  En  definitiva.  espacio  y  tiempo.  independientemente  del  contexto.ac.  puesto  que  responden  a  los  mínimos  básicos  requeridos. y por estas razones. Amartya. Los enfoques absoluto y relativo de la pobreza  Otra distinción relevante en términos de las mediciones de pobreza.  entre  otros.bris.uk/poverty/pse/. Dentro de la diversidad de métodos e intentos de medición de la pobreza destacan especialmente los de  Townsend y Gordon para el análisis de la Pobreza en Inglaterra. pioneros en cuanto a la fijación de umbrales  de  pobreza  a  partir  de  estudios  de  percepción  de  necesidades  y  bienestar  de  la  población  residente  en  Inglaterra.html y en  el  sitio  web:  http://www. No  hay duda que la consideración y expectativa del “bienestar” y por tanto su concepción y  logro.  como  fuente  fundamental en la variación de aquello que se considera como mínimo indispensable.org/lsms/.  Información  al  respecto  puede  encontrarse  en  el  Centro  Internacional  de  Investigaciones  de  Pobreza Townsend de la Universidad de Bristol. el método integrado10. puede  sufrir  importantes  transformaciones  por  razones  del  tiempo  o  nivel  de  desarrollo.ac. va a depender del tipo de sociedad en el que se ubique.  Por  ello.  Encuesta  de  Inglaterra  de  la  Fundación  Joseph  Rowntree.  Igualmente  cabe  resaltar  los  intentos  del  Banco  Mundial  en  el  estudio  medición  de  los  estándares  de  vida  (LSMS.  dentro  de  esta  clasificación  se  encuentran.la incapacidad monetaria para satisfacer las necesidades básicas. pp.  la  línea  de  pobreza  subjetiva11 y algunos de los métodos combinados.  Un  ejemplo  típico  de  uso  de  este  tipo  de  medidas  es  la  línea  de  pobreza  establecida por el Banco Mundial de dos dólares diarios (US$ 2.bris.00) o la metodología NBI. sino los medios para la satisfacción.  2. el método del ingreso no mide la satisfacción.uk/poverty/background. Inglaterra en: http://www.  por  sus  siglas  en  ingles).  disponible  en:  http://www.  esta  postura  asume  que  la  pobreza  es  un  concepto  relativo  “…una  norma  de  pobreza  no  puede  establecerse  independientemente  del  contexto  social  y  económico  dentro del cual las necesidades se definen y emergen” (Brady. tiene que ver  con la diferencia entre los enfoques relativo y absoluto. 1992.  Pobreza  y  Exclusión  Social.  También  encontramos  en  la  literatura  el  desarrollo  de  métodos  combinados  en  donde  se  conjugan  indicadores  directos  e  indirectos  de  medición  de  la  pobreza  y  las  condiciones  de  vida  de  la  población.  y  no  están  sujetos  a  variaciones  en  cuanto  a  sus  criterios.

 ubicación y evaluación de su  tendencia van a estar afectadas por la medición escogida:  …el número de pobres y la intensidad de su pobreza varían con el método de medición de  la  pobreza  que  se  adopte.  etc. educación.  se  sostiene  que  las  necesidades  elementales  son  independientes  de  la  riqueza  de  los  demás  y  no  satisfacerlas  revela  una  condición  de  pobreza en cualquier contexto o grupo social.  desde  esta  concepción. 92)  La  preocupación  en  torno  al  menor  impacto  que  variables  como  el  crecimiento  económico tienen sobre el fenómeno de la pobreza. 1982)  3. puesto que la magnitud. 2003).)  es  visto. p.  Pero  más  allá  de  los  aspectos  teóricos  y  técnicos  involucrados.  las  formas  de  atenuarla  o  superarla  pasan  fundamentalmente  por  variables  de  índole  económico:  crecimiento. (Sen.  infraestructura  de  servicios. plasmadas en las dimensiones abordadas y criterios para  la  captación  del  fenómeno  de  la  pobreza. considerando éste como el fin último en las  estrategias de superación de la pobreza. 2001.  descenso  de  las  tasas  de  desempleo. 870). Tal es el caso en el que se compromete la  supervivencia  biológica  de  las  personas.  El  mismo  Amartya  Sen  argumenta  que  hay  un  núcleo irreductible de privación absoluta en nuestra idea de pobreza.  etc. Por lo tanto. el enfoque  de  privación  relativa  complementa  y  no  suplanta  el  análisis  de  pobreza  en  términos  de  privación absoluta (Sen. (Boltvinik. Foster.  No  hay  un  método  único  para  realizar  esta  medición  ni  hay  consenso internacional en la materia sobre cuál es el más adecuado. Atkinson) reconocen la variabilidad de las necesidades en  función  de  los  contextos  sociales.  puesto  que  éstas  generan  implicaciones  de  política:  “Así. desnutrición y penuria visible en un diagnóstico  de pobreza sin tener que indagar primero el panorama relativo. que se traduce en  manifestaciones de muerte por hambre. 2000. p.  las  formas  de  captación  del  fenómeno  generan  impactos  relevantes  en  su  tratamiento.  sobre  la  base que ellas son buenos medios para el fin de reducir la pobreza de ingresos. Al respecto. pone en evidencia las dificultades de  19  .  Si  consideramos  que  la  pobreza  es  un  problema  básicamente  de  ingresos.  De  allí  la  importancia  de  las  formas  de  medición. Por ello. Concepciones.  distribución  del  ingreso. De manera similar el desarrollo de otros aspectos de la vida social (salud.  las  decisiones  de  medición  de  pobreza  tienen  consecuencias  reales  sustantivas  y  de  política  que  potencialmente  afectan  las  inferencias  científicas  de  la  investigación” (Brady. Eso sería  una confusión de medios y fines. Sen alerta sobre el enorme error en  que una perspectiva de esta naturaleza incurre:  …la reducción de la pobreza de ingresos por sí misma no puede ser la última motivación en  el combate contra la pobreza.  etc. Hay peligro en ver la pobreza en los estrechos términos de la  privación  de  ingresos  y  entonces  justificar  la  inversión  en  salud.Si  bien  en  la  discusión  científica  muchos  de  los  defensores  de  los  enfoques  de  pobreza absoluta (Sen.  van  a  generar  diferencias  significativas  en  los  resultados arrojados. mediciones y políticas de superación de la pobreza  Las distintas perspectivas.  educación. en materia  de pobreza la elección metodológica es fundamental. composición.  como  la  forma  de  acercar a la población a mejoras de su ingreso.

 CEPAL) que hacen uso del  método de Línea de Pobreza.  educación.  etc.entender y captar la pobreza desde perspectivas unidimensionales. etc.  el  cambio  de  patrones  y  orientaciones  culturales  de  la  población  (no  sólo  de  aquella  que  vive  en  condición de pobreza)12. Banco Mundial. tal como ocurre cuando  consideramos sólo la dimensión económica. el modo en que la misma sea definida. más que intentar acercamientos a la pobreza a través de la variable cultural 20  . redistribución  del  ingreso. tanto la conceptualización de la pobreza. 2003.  El  carácter  multicausal  y  pluridimensional  de  la  pobreza  y  las  distintas  ópticas  desde  las  cuales  se  ha  abordado  dificulta  las  posibilidades  de  incidencia  real  a  partir  de  una o algunas de sus dimensiones pero. el más susceptible de ser afectado por variables económicas  en el corto plazo:  La  preocupación  mundial  por  la  pobreza  y  la  cuestión  social  se  vuelve  cada  vez  más  acuciante  en  la  medida  que  se  constata  que  el  crecimiento  económico  –considerado  el  elemento central en la lucha contra la pobreza– por sí solo no es suficiente para elevar las  condiciones  de  vida  y  reducir  la  vulnerabilidad  social  de  grupos  significativos  de  la  población (Pardo.). 2001). en buena  medida va a determinar las políticas y proyectos para combatirla.  el  tiempo  libre.  De  esta  manera.  Por estas razones. Coincidimos Hurtado que.  tanto  las  definiciones  de  pobreza  como  las  formas  de  medición  tienen importantes implicaciones en términos de la focalización y direccionamiento de la  política pública. que en modo alguno son excluyentes  con el desarrollo económico pero no necesariamente lo suponen. y otras áreas del desarrollo humano”  (Banco Mundial. 7)  La complejidad de la pobreza. tales como: la eficiencia. y la trascendencia de la misma más allá de la falta de  ingreso o consumo. como el estudio de las  distintas formas de enfrentar el problema en el ámbito nacional e internacional. el  acceso  a  los  servicios  sociales  de  salud. social  e institucional así como hacia políticas antidiscriminatorias. cada vez  más  asignan  importancia  e  impactos  relevantes  a  otros  factores  además  de  los  factores  económicos.  enfoques  como  el  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  o  el  de  capacidades  tienden  a  poner  mayor  énfasis  en  la  provisión  de  servicios  públicos. la eficacia y orientación de la inversión pública. salud.  Por  su  parte  los  enfoques  de  derechos  y  exclusión  tienden  a  dirigir  las  acciones  en  torno  a  las  causas que generan las desigualdades no sólo en el ámbito económico sino político. nutrición. quedó plasmado en un reporte del Banco Mundial donde se describe  que:  “…la  visión  actual  de  la  pobreza  no  sólo  abarca  bajos  ingresos  y  consumo  sino  también pocos logros en educación. Esto se ve reflejado en  los análisis de las agencias internacionales (BID.                                                            12 La valoración de los aspectos culturales del fenómeno de la pobreza ha venido cobrando importancia creciente en el área académica. p. el cambio institucional. Así mientras el acercamiento monetario a partir de los ingresos induce a  fórmulas macroeconómicas para la superación de la pobreza (crecimiento.  formación  de  capital  humano  (denominado  por  algunos  autores  como  salario  social).

el modo de crear y cultivar la idea o el símbolo de la pobreza. junto al principio socioeconómico constituye también la sustancia del hecho de la pobreza” (Hurtado.  si  bien  presentan una visión más integral del problema. (España. el contexto económico.  Tal  como  reconoce  la  CEPAL  en  su  informe  del  año  2005  existen  también  un  conjunto  de  interrogantes  de  orden  metodológico  para  las  que  no  existen  respuestas  unívocas. añade realidad al hecho. la robustez de una medida de este tipo y los pesos de las distintas dimensiones. esta añade elementos relevantes a la conformación del fenómeno “…Más allá del modo instrumental en que se dan las relaciones y medios de producción.  En  muchos  casos.  Son  precisamente  las  especificidades  domésticas  de  tipo  político–institucional.  en  mayor  medida.  en  palabras  de  la  propia institución:  …trasladar  la  "multidimensionalidad"  de  la  pobreza  al  ámbito  de  la  medición  implica  diversos  desafíos. es un principio que.  por  ejemplo. 2001.  Entre  estas  destacan  la  fijación  de  los  umbrales  mínimos. recomendamos al lector interesado el papel de trabajo de Alkire y Foster (2008). 9).  y  probablemente  de  allí  deriva la dificultad para implementaciones de mayor alcance.  y  en  tal  caso  cómo  establecer  las  ponderaciones  relativas  para  cada  una de ellas… (CEPAL. Dicha añadidura no es circunstancial.  En todo caso. ni menos un accesorio contingente. las ventajas competitivas y naturales.  la  determinación  de  umbrales  mínimos de satisfacción para cada dimensión. y también las relaciones que guardan los hombres entre sí.  las  formas  de  agrupación  y  conglomeración  de  grupos  responden en buena medida a patrones propios o estilos de vida de la sociedad en los que  se  aplican. regionales y  locales. sin lograr aún  cierto consenso o aplicación generalizada más allá de las fronteras de los países objeto de  investigación13.  tal  como  reconoce  el  enfoque  de  pobreza  relativa. a pesar de los avances registrados. 2005.  socioculturales.  la  agregación  de  distintas  dimensiones  en  un  indicador  sintético  o  el  peso  que  cada  una  de  estas  dimensiones  debería  tener  en  la  conformación  de  un  índice  global14. no han sido concretados en mediciones  que  permitan  abordar  la  realidad  a  niveles  más  desagregados. p. 21  . 99-100) 13 Tal vez la única excepción la constituya el Índice de Pobreza Humana.  Algunos  de  ellos  son  similares  a  los  que  ya  existen  en  la  medición  del  bienestar  a  partir  de  una  variable  única.  De  allí  que  sean  los  métodos  tradicionales  como  la  Línea  de  Pobreza. pareciese que todavía queda un  largo camino por recorrer en lo que a dimensiones y formas de captación del fenómeno se  refiere. También se presentan nuevos interrogantes  respecto  de  si  la  información  sobre  las  distintas  dimensiones  debiera  agregarse  en  un  indicador  sintético. p. 76). pp.  y  el  método  de  las  Necesidades Básicas Insatisfechas los que aún se mantienen en vigencia en la mayoría de                                                                                                                                                                          como causa o consecuencia. al cual ya hemos hecho referencia. que al ser propuesto por una agencia multilateral como el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo ha sido calculado para una importante cantidad de países. 2001.De allí que sean los métodos combinados. 14 Para ahondar en el tema de las consideraciones de orden técnico-metodológico que deben considerarse a la hora de agregar varias dimensiones en un indicador sintético de pobreza.  Algunos  desarrollos  recientes  como  el  del  enfoque  de  las  capacidades.  La complejidad de la pobreza y la búsqueda de su reducción progresiva radica en descifrar  cómo interactúan las múltiples variables causales en los contextos nacionales. ni procedimientos universales. que agrupan un conjunto de variables e  indicadores  para  la  identificación  de  la  de  población  en  situación  de  pobreza. lo que hace  que no exista recetas únicas.  los  que  actualmente han adquirido mayor preponderancia en la discusión científica.

  A  este  respecto.  enmarcada  dentro  del  enfoque  de  pobreza absoluta. ambos se inscriben dentro de las concepciones de la pobreza como  privación o insatisfacción de las necesidades básicas.shtml Disponible en: http://www.  el costo de estos bienes y servicios en el mercado.  para  la  realización  de  inclusiones  se  basa  en  los  dos  métodos  de  medición pobreza  vigentes en nuestro país:  Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas Insatisfechas16. también conocido como pobreza de ingresos.  que  constituye  una  derivación  del  método  de  Línea  de  Pobreza. junto con sus familias.misionmadresdelbarrio.  Asimismo.undp. Línea de Pobreza  El método de la Línea de Pobreza. dirigido a las amas de casa en  situación de pobreza y  necesidad con el objeto de “…que logren. 22  .ve/quees-pobreza.. Los métodos tradicionales de medición de la pobreza: Línea de  Pobreza y Necesidades Básicas Insatisfechas  Dos  son  los  métodos  tradicionales  de  medir  la  pobreza  en  América  Latina  y  en  particular en Venezuela: el método de Línea de Pobreza y el método de las Necesidades  Básicas Insatisfechas. se  apoya en dos variables fundamentalmente:   los  ingresos  de  los  hogares  e  individuos  que  se  supone  actúan  como  "satisfactores"  de  las  necesidades  al  permitir  la  adquisición  de  bienes  y  servicios.  a  nivel  internacional  es  particularmente  sugerente  el  caso  de  la  fijación de las metas del milenio. tanto a nivel de los países como de las regiones.  superar  la  situación  de  pobreza  extrema…. En el caso venezolano podemos citar un programa social de aplicación  relativamente reciente (2006) la misión madres del barrio.                                                             15 16 Disponible en: http://www.  En  su  página  web  enuncia  estos  postulados:   La Misión parte de las cifras oficiales de pobreza extrema emitidas por el Instituto Nacional  de  Estadística  (INE).  1.mediante  la  incorporación  de  programas  sociales y misiones. el acompañamiento comunitario y el otorgamiento de una asignación  económica”. En este programa se hace uso de los métodos tradicionales de medición de la  pobreza  para  la  selección  de  beneficiarias. acordadas por el sistema de Naciones Unidas.  reconociéndolos  como  los  mecanismos  de  identificación  de  los  hogares  pobres  en  el  país. en las que  en la meta de erradicación del hambre y la pobreza extrema se define esta última como  aquéllas  personas  cuyo  ingreso  se  ubica  por  debajo  de  un  dólar  al  día15.gob.php.org/spanish/mdg/basics.  B. análisis de la pobreza y fijación de criterios de selección de beneficiarios de  los programas sociales.los estudios.

dado que es para este número de personas para los que fue definida.   El esquema a continuación representa la lógica del método a partir de las canastas  que constituyen las líneas de delimitación entre las categorías. consideradas en la canasta de consumo normativo. de acuerdo a las pautas de consumo y hábitos de la población. La canasta per cápita.  Así  al  comparar  los  ingresos  del  hogar  con  las  respectivas  canastas17.                                                           17 Para la construcción del indicador se utilizan los valores per cápita tanto de la canasta como de los ingresos del hogar.  y  la  línea  de  pobreza  extrema  se  fija  sobre  la  canasta  de  consumo  de  alimentos. conocido como el coeficiente de Engel. El ingreso per cápita del hogar es el resultado de dividir los ingresos totales del hogar entre el número de miembros que lo componen.  La  canasta  de  consumo  alimentario  se  valora  monetariamente  para  establecer  el  costo  de  la  satisfacción  de  la  satisfacción  de  las  necesidades  de  alimentación.  Tal  como  comentáramos  en  la  discusión  conceptual  la  canasta  alimentaria  representaría  la  concepción de supervivencia física mientras que la de consumo normativo representa la  ampliación hacia la concepción de las necesidades básicas.  los  hogares quedan ubicados en tres categorías:    No pobres: hogares cuyos ingresos se encuentran por encima del costo de las  necesidades básicas.  Esto  se  logra  multiplicando  el  valor  de  la  canasta  normativa  de  alimentos  por  el  inverso  de  la  relación  entre  gastos  alimentarios  y  no  alimentarios.La  canasta  de  consumo  de  alimentos  se  compone  de  un  grupo  de  alimentos  que  cubren  la  totalidad  de  las  necesidades  nutricionales  de  alimentación  para  un  hogar  promedio.  Pobres no extremos: hogares cuyos ingresos totales. se encuentran por debajo de la denominada  canasta  de  consumo  normativo. que define el porcentaje del ingreso  o del gasto del hogar que se destina a la compra de alimentos.  comprende  las  necesidades  consideradas como básicas.2. si bien alcanzan a cubrir la  canasta de consumo alimentario. La canasta de  consumo  normativo. una estimación de los gastos  no  alimentarios  considerados  básicos.  que  de  acuerdo  a  los  principios  del  método. en las que se incluyen.  constituirían los ingresos mínimos para la cobertura de las necesidades básicas.  aun  cuando  se  poseen  los  recursos  monetarios  necesarios  para  cubrir  las  necesidades  de  alimentación. de allí su denominación.  entre  otros.  mientras  que para el cálculo del costo de la canasta de consumo normativo se agrega a los gastos  de alimentación.  que  establece  la  línea  de  pobreza. 23  .   La  línea  de  pobreza  se  establece  sobre  la  base  de  la  canasta  de  consumo  normativo. además de las alimentarias. renglones  no  alimentarios  como  salud.  vivienda  y  transporte. es el resultado de la división del valor de la canasta respectiva entre 5.  representadas  en  la  canasta  de  consumo  alimentario.  Pobres  extremos:  hogares  y  personas  cuyos  ingresos  del  hogar  no  alcanzan  para  cubrir  las  necesidades  de  alimentación.  educación.  reflejadas  en  la  canasta  de  consumo alimentario. representados en la canasta de alimentos.

2 personas. la Fundación Centro de Estudios sobre Crecimiento y Desarrollo de la Población Venezolana (FUNDACREDESA).  los  valores  de  las  canastas  son  calculados  por  el  Instituto  Nacional  de  Estadísticas  (INE). 19) 24  .  en  términos  operativos. en tanto expresión de una serie de necesidades que deben ser  satisfechas para obtener un nivel de vida adecuado. 19). empresa especialista en el área agroalimentaria y social. Es por ello que se ha llamado a este indicador  "pobreza coyuntural" o "pobreza de ingresos". el Instituto Nacional de Nutrición. el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Central de Venezuela y el Ministerio de Agricultura y Cría (INE. reflejan los hábitos alimentarios de nuestra población y  se ajustan a las potencialidades de producción del país” (INE. el empleo y  el nivel de las remuneraciones al trabajo. p. p.  2. Para los valores de cada una de las  variables  utilizadas  se  define  un  umbral  o  límite. número promedio de miembros por hogar de acuerdo a  los resultados de la Encuesta de Hogares por Muestreo de ese año. Agroplan. antes OCEI. el Ministerio de la Familia. Clasificación según Condición de Pobreza. para el  cálculo  de  la  canasta  de  consumo  normativo  se  multiplica  por  2  el  costo  de  la  canasta  alimentaria. está muy afectado por variables económicas tales como la inflación.  que  debe  ser  traspasado  para  que  la                                                            18 Este Comité estaba compuesto por las siguientes instituciones: el Instituto Nacional de Estadística (INE). dado que éste es el coeficiente de Engels establecido en el país. Por su parte.Esquema 1. 2006-3.  al  contrastar  los  ingresos  con  los  valores  de  la  canasta  para  clasificar  los  hogares y la población que allí reside. Dada la lógica de su construcción y la dimensión que  aborda. Necesidades Básicas Insatisfechas  El método de Necesidades Básicas Insatisfechas se fundamenta en la selección de  un conjunto de variables. Método Línea de Pobreza   El indicador que arroja este método está focalizado en la dimensión económica de  la  pobreza. de acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas “son accesibles  desde el punto de vista de precios. 2006–3. La canasta de  consumo alimentario fue definida en el año 1987 por el Comité de Estadísticas Sociales18  para un hogar de 5.  En  Venezuela.  La  canasta  alimentaria  se  compone  de  un  total de 50 alimentos que.

  2) Hacinamiento.necesidad pueda considerarse satisfecha. a saber:  1) Condición  estructural  de  la  vivienda  que  satisfaga  estándares  mínimos  de  habitabilidad. vale decir que ninguna de éstas se  encuentra insatisfechas  Pobres no extremos: situación que ocurre cuando una de las cinco necesidades  no es cubierta  Pobres extremos: califica como tal al hogar que registra dos o más necesidades  ubicadas por debajo del umbral establecido.  2) Más de tres personas por cuarto para dormir.  4) Niños entre 7 y 12 años que no van a la escuela.  En  el  caso  venezolano es la vivienda tipo rancho.  Al igual que la pobreza por línea de ingresos. El método tradicional alude a la satisfacción de  cinco necesidades básicas.  con  materiales  de  construcción  inadecuados.  A  efectos  de  su  operacionalización.  4) Acceso a la educación básica. este método también distingue tres  categorías.      25  . que reciben la misma denominación:   No pobres: aquellos hogares y personas que allí residen que cubren todas las  necesidades contempladas por el método.  3) Acceso a servicios básicos que aseguren niveles sanitarios adecuados.  las  condiciones  que  tipificarían  la  necesidad  como no cubierta o insatisfecha serían las siguientes:  1) Vivienda  precaria.  5) Capacidad económica para asegurar niveles de consumo mínimos.  5) Alta  dependencia  económica–más  de  tres  personas  por  miembro  del  hogar  ocupado– y jefe de hogar con escolaridad menor a tercer grado.  3) Vivienda sin acceso a agua potable y/o sin sistema de eliminación de excretas.

  educación. que aluden tanto a la cohabitación como a un  presupuesto y gastos compartidos. independientemente de si conviven juntos o no. Críticas a los métodos de Línea de Pobreza y Necesidades Básicas  Insatisfechas  Tanto el método de Línea de Pobreza como el de Necesidades Básicas Insatisfechas  no  han  estado  exentos  de  críticas. De hecho. 2006.  cabe  destacar  aquí  que  tanto  en  el  método  de  Línea  de  Pobreza  como en el método de Necesidades Básicas Insatisfechas.  Es  importante  destacar  que  la  calificación  de  pobreza  se  realiza  a  partir  del  hogar  y  sus  características  (ingresos.Esquema 2. Método Necesidades Básicas Insatisfechas   Las  dimensiones  que  aborda  esta  medición  de  la  pobreza  se  refieren  más  a  condiciones  de  vida  y  por  ello  se  ha  denominado  a  este  indicador  como  "pobreza  estructural". la cual se  constituye  por  relaciones  de  parentesco  por  consanguinidad. el cálculo de la pobreza a nivel  de  personas  se  realiza  imputando  a  cada  uno  de  los  miembros  la  condición  de  pobreza  obtenida  por  el  hogar  al  que  pertenece.  algunas  de  ellas  referidas  a  los  indicadores  o  dimensiones  que  estos utilizan.  3.  la vivienda compartida y la “olla común”. 19 26  . las distintas metodologías  de  medición  de  la  pobreza.  etc. particularmente los referidos a la alimentación.  vivienda. están basadas en el hogar como unidad de análisis y no en la familia.  afinidad  adopción  o  matrimonio. materia prima de este trabajo.  Por  otra  parte. 2004 y 2005 y Barahona.  La unidad que los relevamientos tradicionales de información trabajan19 y para los  cuales se encuentran definidos los datos es el hogar. Clasificación según Condición de Pobreza.  así como  las  posibilidades  de  síntesis  que  estos  proveen                                                            Hablamos aquí de los Censos Nacionales de Población y Vivienda así como las Encuestas de Hogares por Muestreo.20 El hogar es.) y no de las personas consideradas individualmente. 20 Respecto a la diferencia entre hogar y familia ver Arriagada.  entre  las  que  se  encuentran  las  que  trabajaremos  en  este  estudio. 2002. por definición.

 En este estudio fue posible observar la importancia del ingreso en la  conformación de las tipologías.  desde el punto de vista de su infravaloración.  realizado  por  el  Instituto  de  Investigaciones  Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello. el porcentaje de menores y la  educación (Ponce.  existen  muchas  interrogantes sobre si lo esencial a ser cubierto "para mantener un nivel de vida digno" o                                                            21 Este estudio no puede ser considerado representativo de la realidad del país puesto que está acotado a una ciudad.  Finalmente. la omisión de información detallada de los mismos y  la  no  declaración  de  aquéllos  obtenidos  de  forma  clandestina  o  ilegal.  destacándose  dentro  de  esta  última. la no incorporación en el cálculo del indicador de los servicios sociales  gratuitos o a bajo costo provistos por el estado.  Autores  como  Ortiz  y  Marco  citan  entre  estas  dificultades  las  relativas  a  la  composición  del  ingreso. Sin embargo.  la  probabilidad  de  desconocimiento de los ingresos de los miembros del hogar por parte de los informantes. 2005).  un  nivel  de  ingresos  para  aquellas personas cuyas entradas de dinero se reciben de forma variable. educación.  Otra observación. 27  . tales como el olvido de  los ingresos obtenidos en el tiempo. subdeclaración y captación  de  la  información. presentamos sus hallazgos porque muchos apuntalan las críticas realizadas a los métodos. no constituyó el indicador más  relevante  ni  con  mayor  poder  de  discriminación. podemos citar como ejemplo  un  estudio  relativamente  reciente.  entre  los  cuales  destacaron  el  tipo  de  vivienda.  El  ejemplo  anterior  muestra  lo  que  buena  parte  de  las  críticas  a  este  método  develan y es que la pretensión de sintetizar a partir de un único indicador como el ingreso  las condiciones de vida de un conjunto social puede constituir un comprometido resumen  de la situación.  tales  como  productos  o  servicios  provistos  por  los  entes contratantes a los trabajadores y otras de índole empírico. para determinar el nivel de bienestar de un  hogar o individuo” (Ortiz y Marco. en el que se presentan problemas de subregistro.  así  como  la  dificultad  de  establecer  para  un  período  dado. pp. aun cuando presentaba una alta correlación  positiva con el resto de las variables incluidas en el análisis. el equipamiento. que  representan  un  ahorro  al  ingreso  familiar. los servicios conexos a la misma.  debido  a  la  no  incorporación  dentro  de  los  ingresos  del  hogar  aquellos  beneficios  no  monetarios.  la  misma no es de máxima asociación.  por  lo  que  concluyen  que  “…Todos  estos  problemas  hacen  del  ingreso  un  indicador  poco  preciso. esporádica y/o  precaria. más instrumental. es la relativa a las dificultades inherentes a la  captación  de  los  ingresos  de  los  hogares  a  partir  de  relevamientos  masivos  de  información. 33–34). En el caso del método de Línea de Pobreza.para la captación del fenómeno. para estudiar y tipificar las  condiciones de vida en  el ámbito geográfico de la ciudad de Caracas. 2006. si bien no hay  duda  que  existe  una  alta  correlación  entre  condiciones  de  vida  y  niveles  de  ingreso. etc. a partir de la data  censal del año 200121. Sin embargo.  también  ha  sido  otra  de  las  fuentes  de  objeciones a este método. en las áreas de salud.  En  cuanto  al  método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas. En el caso venezolano.

  Dentro de las desventajas relativas al tipo de análisis que es posible realizar. 2006.  Esta concepción de lo “mínimo indispensable” no está exento de arbitrariedad. con mayor sesgo hacia lo urbano en cuanto a su concepción y metodología. incorporando criterios de  modernidad.  en  este  sentido  resultó  mucho  más  útil  la  variable de hacinamiento en baños.  aspecto  que  no  solo  afecta  a  este  método  sino  que  se  encuentra  inmerso  en  toda  la  discusión  acerca  de  las  dimensiones  de  la  pobreza  y  las  formas  como  ésta  debe  ser  medida  que  abordamos  en  apartados  anteriores  de  este  documento.  el  caso  de  algunos  indicadores  como el hacinamiento también ha recibido sus observaciones. la cual se  pone  de  manifiesto  en  la  intermediación  del  criterio  del  investigador  cuando  fija  cuáles  son esas necesidades y sus umbrales de satisfacción (Chambers. 22   28  . cortinas. 23 Estos indicadores han sido tratados de manera exhaustiva por el Profesor Matías Riutort para el caso venezolano.  desviaciones  o  promedios  que  son  plausibles  de  calcular  cuando  la  medición  resulta  en  una  variable  de  razón  o  intervalo. refleja estos cálculos.  2001–1. Feres y Mancero. que no requieren de mayores costos.adecuado son las necesidades incluidas en el NBI. 2005) nuevamente se comprobó que si bien existe una asociación con el conjunto  de variables disponibles en el censo para tipificar condiciones de vida.  En  lo  relativo  a  observaciones  de  tipo  operativo. en sus publicaciones denominadas Reporte Social.  Una crítica común a ambas metodologías de medición –tanto la Línea de Pobreza  como  las  Necesidades  Básicas  Insatisfechas–  es  que  funcionan  deficientemente  en  el  sector rural al no tomar en cuenta la dinámica propia del mismo. En muchos sectores populares. la variable se construye a partir del número de espacios que se declaran como cuartos para dormir.  entre  éstas  cabe  citar  el  conjunto  de  indicadores que tradicionalmente se calculan con el método línea de pobreza propuestos  por Foster–Greer–Thorbecke. tales como los índices de intensidad o brecha de pobreza y  severidad de la pobreza23.  Fernández. etc. Por estas razones. sugerimos al lector interesado remitirse a la lectura del artículo del Profesor Riutort del año 2006. dado que parte de la conceptualización  de una situación mínima absoluta considerada como indispensable para la vida humana.  Como  vemos. la separación física de este espacio puede realizarse a partir de ciertos materiales como sábanas. Todos estos documentos se encuentran reseñados en la bibliografía. En el estudio antes citado  (Ponce. ya que este tipo de instalación dentro de las viviendas  requiere un mayor esfuerzo de construcción e infraestructura22. una de  las  limitaciones  del  NBI  frente  a  los  métodos  de  línea  de  pobreza  es  que  entrega  un  indicador ordinal que si bien permite hacer comparaciones en términos de porcentajes o  magnitudes  no  permite  el  cálculo  de  otro  tipo  de  medidas  estadísticas  tales  como  distancias. ésta constituyó un  indicador  de  bajo  poder  de  discriminación. En la aplicación al caso venezolano que presentaremos del método de línea de pobreza estos índices no serán presentadas puesto que uno de nuestros objetivos centrales es establecer la comparación entre los métodos tradicionales de medición. Igualmente el INE.  los  señalamientos  a  los  métodos  tradicionales  de  medición  de  la  pobreza presentan razones instrumentales y de fondo que en buena medida responden a                                                            En el caso del hacinamiento en cuartos.  1996).

 puesto que la  UCAB  aplicaba a la canasta alimentaria el índice correspondiente a alimentos y no el promedio  de inflación contemplado en el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Al respecto. En  general sus líneas de pobreza.  Otras  instituciones  como  el  Centro  de  Análisis  y  Documentación  de  los  Trabajadores (CENDA) tienen un largo trabajo en lo que respecta a las cifras de la pobreza  en el país con la metodología de línea de pobreza por ingresos.ine. 455–456)24.  Otra fuente de diferencias entre las cifras aportadas por ambas instituciones la constituye                                                            Para Boltvinik “…recursos económicos.  El proyecto Pobreza de la Universidad Católica Andrés Bello también registra una  trayectoria en el seguimiento de las cifras de pobreza en el país.  a  partir  del  año  1950.ve/condiciones/calidadvida. por lo que las cifras de pobreza de  esta institución suelen ser más abultadas.gob. pp. sus cifras de pobreza  difieren  de  las  publicadas  por  el  organismo  oficial  puesto  que  conforman  la  canasta  alimentaria  y  la  canasta  básica  de  manera  diferente  al  INE.  de  realidades  complejas. Las mediciones de pobreza en Venezuela  En  Venezuela. Julio Boltvinik acota:  La limitación principal de los métodos parciales (los que sólo toman en cuenta una de las  fuentes  de  bienestar  o  una  parte  de  ellas).  Adicionalmente  esta  organización actualiza el costo de dichas canastas a partir de investigaciones propias26. parte de las  divergencias se ubicaban en la aplicación diferencial de la inflación. como lo hace el INE.  el  Instituto  Nacional  de  Estadística  como  órgano  encargado  del  Sistema Estadístico Nacional ha venido publicando y trabajando los métodos de línea de  pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas. tiempo libre y conocimiento son las 3 dimensiones irreductibles de las fuentes de bienestar…” (Boltvinik. p.  También  ha  publicado  la  serie  alcanzada  por  el  Índice  de  Desarrollo  Humano  (IDH).ve 27 Al respecto ver los trabajos del Profesor Matías Riutort citados en la bibliografía.cenda.asp 26 Ver información disponible en su página web: http://www.  presentando  una  propuesta  de  desagregación  del  indicador  a  nivel  de  entidad  federal25.  Los  programas de investigación censal y de la Encuesta de Hogares por Muestreo han sido la  fuente  de  información  privilegiada  para  estos  fines. Hasta finales de los años noventa.  4. cuyos resultados no  coinciden en magnitud con  los publicados en las estadísticas oficiales.  entre  los  cuales  se  encuentran  el  de  línea  de  pobreza (o pobreza de ingresos) y el de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) consiste en  que  proceden  como  si  la  satisfacción  de  necesidades  básicas  dependiera  solamente  de  algunas fuentes de bienestar (Boltvinik.  a  partir  de  indicadores  relativamente  simples. 2003.la  representación  sintética.org. 24 29  .  al  menos  desde  los  años  setenta.  a  nivel  nacional. 25 La información se encuentra disponible en la página web de la institución: http://www. 2001. fundamentalmente en lo  que respecta a la pobreza de ingresos27. Si bien el CENDA trabaja  con los datos aportados por la Encuesta de Hogares por Muestreo. son superiores a las calculadas por el INE.455). definidas a partir de las canastas de consumo alimentario y  normativo.

  2005). básicamente  centrado en las variables educativas.  El  Centro  de  Investigaciones  en  Ciencias  Sociales  (CISOR)  también  presenta  una  larga  trayectoria  en  el  estudio  de  las  condiciones  de  vida  de  la  población  venezolana.fundacredesa.  entre  los  años  1994  y  2002. aspecto  que es tratado en el anexo de este trabajo.  De  manera  similar  al  método  Graffar. particularmente vinculados al área de nutrición y salud pueden ubicarse en el sitio web: http://www.  Capital  humano:  promedio  de  escolaridad  de  los  mayores  de  20  años.el tratamiento de los hogares que no declaran ingresos (Riutort y Orlando.  Su construcción se realiza a partir de un índice sumatorio simple de un conjunto de ocho  variables  que  dan  cuenta  no  sólo  de  los  ingresos  familiares  sino  de  los  activos  de  los  hogares.  constituye  una  herramienta frecuentemente utilizada por científicos sociales y analistas del fenómeno en  Venezuela.  este  índice  configura  una  clasificación socioeconómica de los hogares y la población venezolana en cinco estratos. tenencia de la vivienda  y puestos por carro.  en  las  bases  de  datos  de  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo.  Ingreso  y  dependencia  económica:  Ingreso  promedio  per  cápita  y  relación  de  dependencia económica.  Además de los métodos tradicionales de medición de la pobreza. se registran otras  iniciativas  en  el  país  que  podemos  ubicar  en  la  línea  de  los  métodos  combinados  de  medición que pasaremos a describir a continuación.  El  método  Graffar.  referida  a  la  clasificación de los hogares de acuerdo a esta metodología. en términos tanto del patrimonio físico como del capital humano.  El  Índice  de  Estratificación  Social  del  proyecto  Pobreza  contempla  las  siguientes  dimensiones e indicadores:     Activos físicos: Tipo de vivienda. principal fuente de ingreso y  condiciones de alojamiento28. nivel de instrucción de la madre.  utilizando  las  siguientes  variables  para  la  clasificación  en  cinco  estratos:  profesión del jefe de familia.  El proyecto Pobreza de la Universidad Católica Andrés Bello.  De  hecho.  2004  y  Suárez.  asistencia de niños entre 3 y 14 años de edad a centros educativos. 2001).  Desde la perspectiva de los enfoques de capacidades y desarrollo.com/ 30  .  Graffar  modificado. expuestos por Amartya                                                            28 Literatura y desarrollos posteriores.  desarrollado  para  Venezuela  por  Fudacredesa. adaptado por el  Doctor  Méndez  Castellano  y  Fundacredesa  (Fundación  Centro  de  Estudios  sobre  Crecimiento y Desarrollo de la Población Venezolana) para el caso venezolano. Este método. también desarrolló un  índice  de  estratificación  social  para  sus  estudios  de  campo  sobre  los  determinantes  culturales  de  la  pobreza  (Ugalde.  y  una  versión  adaptada.  se  podía  encontrar  la  variable  “estrato”. servicios a la vivienda. resalta la  importancia de ciertos atributos de la familia para realizar la estratificación de la población  venezolana.

  básicamente  para  entre  trabajadores  manuales  y  no  manuales.  el  mapa  de  posiciones  geosociales.  educación.  acceso  a  los  servicios.  compuesta  por  dos  macrovariables: la estructura de oportunidades.  condiciones  típicas  que  demarcarían así los contextos de la racionalidad estratégica de los hogares.  Camardiel  y  Ramírez. como son los ámbitos  urbano–regionales y la estratificación social. la primera refleja la estructura diferencial de  las oportunidades que caracteriza el país. 2008.  En  palabras  del  propio  autor de la propuesta:  …las posiciones geosociales resultan de cruzar dos macrovariables.  p. Camardiel y Ramírez.  Todas  estas  metodologías e indicadores fueron creados para estudiar la segmentación de la sociedad  venezolana en lo que respecta a las condiciones diferenciales de vida que coexisten en el  país. 2000). la segunda apunta hacia las configuraciones de  capacidades  y  visiones  que  se  intuye  van  asociadas  a  los  modos  deinserción  de  los  ocupados en la economía nacional.  Tal  como  lo  indican sus autores “El ISP desarrollado incorpora el componente del ingreso del hogar.  Cabe destacar que tanto el método Graffar–Méndez Castellanos como el Indice de  Estratificación Social del Proyecto Pobreza y el Mapa de Posiciones Geosociales de CISOR.” (Vásquez.  al  dividir  en  grupos  o  estratos  es  posible  identificar  aquellos  en  situación de privación relativa.  se  definieron  siete  dimensiones  que.  2000. definida en los ámbitos geosociales29 y la  estratificación  social  a  partir  del  tipo  de  inserción  sociolaboral  de  los  miembros  que  trabajan en el hogar.  utilizando  como  fuente  de  datos  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo. la condición de ocupación y el oficio.  Para  ello.  no  constituyen  directamente  métodos  de  medición  de  la  pobreza. Estas macrovariables conforman como las coordenadas  del  mapa  de  las  condiciones  generales  de  vida  de  la  población.  otros  activos  y  aspectos  demográficos  del  hogar. (Grusón. el tamaño de la empresa.  2001–1  y  2001–2).  se  consideraron  determinantes  para  establecer  la  condición  de  pobreza  de  los  hogares.  equipamiento. El tipo de inserción laboral se identifica a partir de cinco variables: el  nivel educativo alcanzado.  de  acuerdo  a  los  autores.  con  el  objeto  de  focalizar  la  selección  de  los  beneficiarios  de  los  programas  sociales  en  aquellos  sectores  cadenciados  de  la  población  (Vásquez.  concretamente  el  análisis  de  componentes  principales.  el  profesor  Grusón  ha  presentado  una  propuesta  de  análisis  de  la  diversidad  socioeconómica  del  país.                                                            29 En el capítulo 2 se utiliza el ámbito geosocial desarrollado por CISOR para trabajar las diferencias urbano-rural en el fenómeno de la pobreza.  ocupación  de  los  miembros.Sen. que constituirían los sectores pobres. la  satisfacción de necesidades de los hogares y la posesión de activos tangibles e intangibles  en el hogar y por sus miembros.  Dentro  de  las  metodologías  cuyo  objetivo  central  lo  constituye  la  identificación y  medición  de  la  pobreza  encontramos  el  Índice  Sintético  de  Pobreza. 14).  Estas  dimensiones  son:  aspectos  estructurales  de  la  vivienda. 31  .  no  obstante.  Este  índice  se  apoya  en  técnicas  estadísticas  multivariables  para  su  construcción.  propuesto  por  un  grupo de profesores de la Escuela de Estadística de la Universidad Central de Venezuela. Una explicación de estos ámbitos puede verse en el anexo de este trabajo y en el documento reseñado en la bibliografía.

 Esta  revisión  permite  identificar  cómo  en  el  caso  venezolano.  a  pesar  de  la  vigencia de los métodos tradicionales de medición de la pobreza. también se ha producido  un  importante  desarrollo  de  los  métodos  combinados  en  el  reconocimiento  de  la  necesidad de ampliar la visión del fenómeno.      32  .

 la incorporación de otras fuentes de  ingreso.  hizo  que  para  1999  la  pobreza  disminuyera  sustantivamente  en  comparación  con  1998. la tendencia que presenta el fenómeno en nuestros cálculos es  la misma que muestran las cifras oficiales.III.  Lógicamente.  En  el  caso  del  método  de  Necesidades  Básicas Insatisfechas. 33  .  Este  cambio  en  la  forma  de  contabilización  de  la  pobreza de ingresos se dio como consecuencia de dos fuentes: ajustes en la canasta. Primer  Semestre. su composición interna de acuerdo a las categorías en  que se desagrega (pobreza no extrema y extrema) y sus variables componentes. No obstante.  con  el  objeto  de  poder  homogeneizar  las  comparaciones a nivel internacional y por otra parte.                                                              30 Este punto será abordado en el aparte de las fuentes de ingreso.  En  el  caso  del  Método  de  Línea  de  Pobreza.Evolución de la pobreza en Venezuela 1997–2007  En este parte del trabajo describiremos la evolución del fenómeno de la pobreza  en  Venezuela  para  el  período  comprendido  entre  los  años  1997  al  2007.” (España.  son  el  resultado  de  nuestros  cálculos  directamente sobre las  bases de datos de la Encuesta de Hogares por  Muestreo. cabe destacar que  aún con estas diferencias. 4).  desde  los  dos  métodos tradicionales de medición.  No  obstante.  A.  tanto absoluto como relativo.  Existen  algunas  diferencias  con  los  datos  publicados  oficialmente  por  el  Instituto  Nacional  de  Estadísticas  que  se  explican  con  detalle  en  el  anexo  de  este  trabajo. aun cuando las diferencias son poco significativas. de hogares y personas en situación de pobreza que las cifras  oficiales  publicadas.  Las  cifras  que  vamos  a  presentar  aquí. las cifras oficiales  muestran un total de hogares que en su mayoría no coinciden con el total de hogares de  la Encuesta de Hogares por Muestreo del año respectivo. 2005.  La  variación  mayor  para  este  período  se  registra entre  los  años  1998  y  1999.  En  términos  generales. la base no es intervenida y se toman  los  datos  tal  como  resultan  del  procesamiento. Método Línea de Pobreza  La  pobreza  de  ingresos  presentó  un  ligero  descenso  progresivo  entre  el  período  que  va  del año  1997  al  2001.  la  caída  registrada  en  el  año  1999  pareciese  estar  más  relacionada  con  un  cambio  en  la  forma  de  contabilización  de  la  pobreza  que  con  una  disminución  efectiva  del  fenómeno.  de  los  años  respectivos.  se  estaba  en  presencia  de  un  efecto de método. En nuestro caso.  estas  diferencias  básicamente están relacionadas con el sistema de imputaciones que el INE hace sobre los  hogares que no declaran ingresos.  básicamente  las  transferencias  directas  del  gobierno  contempladas  en  los  programas  sociales30:  “…El  doble  efecto  de  una  canasta  más  barata  y  la  inclusión  de  ingresos  que  antes  no  se  consideraban. p. que  es  la  que  define  los  umbrales  de  pobreza.  nuestros  cálculos  dan  un  mayor  número.

0 Para  el  año  2002  se  observa  un  repunte  en  el  porcentaje  de  hogares  pobres  ubicándose en 44.4 100.9 27.1 12.  se  presenta  en  el  año  2006.6 100.3 50.0 7.2 100. Este crecimiento de la pobreza en el país tiene sus razones  en la coyuntura económica nacional. valor que va a mostrar un crecimiento acelerado para el año 2003. Anexo 2.6 18.4 28.0 2005 49.8 100.5%. Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza. 41.0 1999 54.0 13.0 7.0 100.  Entre los años 2004 y 2007.0 5.0 9.1 100.  En el año 2004 el indicador muestra una ligera mejoría al presentar una pequeña  caída de medio punto porcentual.0 3.1 100.9 38.  año 2003. Encuesta de Hogares por Muestreo.  para  ubicarse  en  menos  de  un  tercio  la  proporción  de  hogares  cuyos  ingresos  no  alcanzan  para  cubrir  las  necesidades  básicas.4 28.0 1998 47.4%).5 44. la pobreza de ingresos va a experimentar una  nueva  disminución  pero  de  menor  intensidad. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Fuente:    INE. en particular el ajuste económico de febrero de 2002  y  los  eventos  políticos.0 3.0 2007 69.  los  cuales  tuvieron  impactos  fundamentales  en  la  economía.1 100.0 31. Venezuela.  en  el  cual  el  porcentaje de hogares en situación de pobreza registra un descenso de aproximadamente  13 puntos porcentuales. Sin embargo la  velocidad  del  descenso  del  indicador  de  pobreza  de  ingresos  es  diferencial  en  este  período.  captada  a  través  de  este  método.0 2004 42.6 58.    34  .5 100.1 100.2 52.0 3.  7  puntos  porcentuales  por  debajo  del  porcentaje alcanzado  en  el  2006.0 2006 61.0 2000 56.0 100.9 100. básicamente como consecuencia de una coyuntura favorable de  los precios del petróleo que permanecerá a lo largo de estos cuatro años.1 42. descenso que se ve acentuado para el año 2005. ubicándose en la misma magnitud  relativa que existía para 1997.5 100.0 2003 41. en el  que el indicador cae en 7 puntos porcentuales.Cuadro 1.5 18. se observa una importante disminución de los hogares  en situación de pobreza.6 100. se asocia a los momentos del paro general de finales del año 2002. Cálculos propios.0 4.0 2002 55.4 45.1 17.1 100.9 16.3 100.  de aproximadamente 14 puntos porcentuales (58.8 24.6 100. La mayor disminución en la incidencia de la  pobreza.6 58.  Este  porcentaje  de pobreza va a constituir el más bajo registro para toda la década analizada. 1997–2007.5 100.4 100. Para el año 2007.9 43.8 100.  Nótese  cómo  el  momento  de  mayor  crecimiento  interanual  del  porcentaje  de  pobreza.0 5. Método Línea de Pobreza.1 100.0 2001 57.0 9.7 21.7 100.0 4. el cual tuvo  un impacto relevante en los niveles de ingreso de la población.1 57. I Semestre.

  el  porcentaje  de  hogares  en  condición  de  pobreza  superó  al  porcentaje  de  hogares  cuyos  ingresos  superaron  el  costo  de  las  necesidades  básicas.Gráfico 1. presentando su mayor nivel para el año 2006.  comienza  a  mostrarse  nuevamente  una  importante  reducción. Porcentaje de Hogares en Condición de Pobreza. Método Línea de Pobreza.  2003  y  2004.  Podemos  observar  cómo  la  progresiva  reducción  lograda  en  el  período  1997–2001.  alcanzando  un  porcentaje  similar  al  reflejado  en  el  año  199931.  a  partir  de  este  año  se  observa una continua y significativa disminución del porcentaje de pobreza hasta finales  de la década. las comparaciones con el año 1999 son difíciles de sostener en relación con los años precedentes pero no con los años posteriores.  en  los  cuales  la  proporción  se  ubica  ligeramente  por  encima  de  la  mitad. 35  . 1997– 2007 70 60 50 Porcentaje  40 30 20 10 0 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Años  Pobre Fuente:  Cuadro 1.  Entre  los  años  de  1999  y  2002. en donde los porcentajes de 1997 y 2003 se ubican aproximadamente al mismo nivel.  representan  los  más  altos  niveles  de  pobreza  con  porcentajes  de  alrededor  de  58%  de  los  hogares.  En  la  mitad  de  los  años  analizados.  prácticamente  se  anula  en  los  años siguientes (particularmente el 2003). Venezuela. particularmente en los                                                            31 Dada la observación del cambio en la valoración de la canasta para este año. explicada en párrafos precedentes. Pobre Extremo   El  gráfico  permite  visualizar  la  tendencia  descrita.  le  siguen  en  orden  de  importancia  los  años  1998  y  2005.  Para  el  año  2005.  Los  años  1997.  el  porcentaje  de  hogares  pobres  se  ubicó entre 43% y 46%. mientras que al cierre de la serie analizada. Para estos años la serie presenta una forma de  “u”.

  Los  estudios  de  tendencia  del  fenómeno  de  la  pobreza  de  ingresos  concluyen  que  ésta  suele  ser  más                                                            32 Este trabajo puede complementarse con los de Riutort. tal como sostiene la literatura al respecto. quien en sus diferentes artículos enfatiza la alta asociación entre los niveles de crecimiento. fluctúa en buena medida al ritmo del  desempeño económico. 36  . se observa la tendencia más favorable en términos de este indicador en  38% para el año 2006 y 31% para el 2007. el resultado de la canasta  de  alimentos  multiplicado  por  el  coeficiente  de  Engels.  En  cuanto  a  la  inflación. Vemos así que en los años que el PIB aumenta. Este comportamiento es de esperarse  ya  que  las  categorías  de  pobreza  diferenciadas  por  este  método  parten  de  la  misma  canasta.5  puntos  porcentuales  de  los  hogares  en  situación  de  pobreza. tal como puede visualizarse en el gráfico 1.  la  progresión  de  los  cambios  en  los  sectores  de  población  de  menores  ingresos  no  se  produce  de  manera lineal con las etapas de bonanza y recesión económica que pueda experimentar el  país. en donde algunas correcciones  de  índole  metodológico  en  el  cálculo  de  la  pobreza  de  ingresos. tanto los hogares en situación de pobreza como el desempleo  aumentan. cuando se experimentan variaciones  negativas en el crecimiento.  PIB y desempleo no se corresponden es en el año de 1999.  lo  que eleva al doble el requerimiento de los ingresos per cápita del hogar para pasar de la  Línea de Pobreza.  asimismo  el  significativo  crecimiento  del  Producto  Interno  Bruto  en  el  año  2004  representó  apenas  una  caída  de  0.  reseñadas  en  párrafos  anteriores. 2004 y 2006.  Si  contrastamos  estas  cifras  con  algunos  indicadores  como  el  Producto  Interno  Bruto  y  los  niveles  de  inflación  o  desempleo32.  pudieron  afectar  el  indicador.  aún  cuando  la  variabilidad  del  indicador  de  pobreza  por  ingresos  tiende  a  estar  muy  asociadas  al  comportamiento  de  los  factores  económicos  que  las  generan. decreciendo  en  aquellos  años  de  mayor  crecimiento. decrecen tanto el  desempleo como los niveles de pobreza y viceversa.  Vimos  que  en  el  caso  venezolano  más  de  cinco  años  de  lenta  pero  sostenida  disminución  del  índice  de  pobreza  por  ingresos  (1997–2001)  prácticamente  quedaron  anulados  entre  los  años  2002  y  especialmente  el  2003. siendo el monto de la canasta de consumo normativo.  podemos  corroborar  que  la  pobreza  de  ingresos.  y  aumentando  en  los  años  de  recesión.  actualmente  ubicado  en  dos.dos últimos años.  el  año  2007  presenta  la  particularidad  en  relación  al  resto  de  los  años  analizados  en  la  serie.  La  tendencia  de  la  pobreza  extrema  es  semejante  a  la  descrita  para  la  pobreza  general. desigualdad y desempleo en la conformación de la pobreza en el país.  para  el  año  2007  se  registra  un  aumento  de  5  puntos.  aun  cuando  el  crecimiento  sigue  manteniendo  signo  positivo.  si  bien  su  comportamiento se corresponde con la tendencia del resto de las variables.  de  mejora  en  los  indicadores  económicos  de  crecimiento y desempleo.  Así. ingresos. El único año en el cual el sentido de la variación entre la pobreza de ingresos. así como los niveles de pobreza pero con un índice inflacionario  superior al del año precedente.  En  términos  de  la  relación  desempeño  económico  y  pobreza  cabe  destacar  que. 1999.

  Gráfico 2. pp.29 ‐5.3 10. o inelástica en términos económicos. Pobreza de Ingresos y Variables de Desempeño Económico.  2007.3 10.56 43.69 3.  las  reducciones  que  en  materia  de  pobreza  de  ingresos  pueden  tener  años  en  proceso  pueden  revertirse  en  períodos  muy  cortos  de  tiempo  tal  como  apuntáramos  en  el  caso  venezolano  entre  los  años  1997  y  2003.37 0.02 12. Venezuela.47 31.8 18.45 52.3 14. Matías (2007.bcv.53 58.73 38.08 30.  68).ine.  De  esta  forma.15 6.ve/ Riutort.97 Hogares Pobres Extremos 28.48 27.51 22. cuando se trata de su reducción frente a  coyunturas económicas  favorables que  cuando  se  trata  de  su  crecimiento  en  momentos  recesivos: “Históricamente ha sido demostrado que la pobreza por ingresos se incrementa  rápidamente en las crisis.73 18.6 14.  2001  citado  por  Cartaya. 120–122) Cálculos propios del Profesor Matías Riutort.org.7                                                             33 Al momento de escribir estas líneas ya el INE había publicado los resultados del II semestre de la Encuesta de Hogares por Muestreo del año 2007. 1997– 2007 70 60 50 40 30 20 10 0 ‐10 ‐20 Hogares Pobres Crecimiento PIB Real per Cápita Desempleo Inflación IPC Fuentes:      Cuadro 1. 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 58.39 ‐8.7 19.  p.86 ‐7.08 18.gob.7 18.91 44.35 57.49 16.4 16.3 8.92 9.15 42.1 11.6 13.4 9.21 12.1 15.56 16. pero con el añadido que se produce en medio de la coyuntura favorable de precios petroleros.inflexible.8 23.08 21.49 24.7 16 13. en los cuales se observa un aumento cercano a un punto porcentual en los porcentajes de pobreza y pobreza extrema.63 21.62 17. pero se recupera más lentamente al ocurrir una recuperación”  (De  Janvry  y  Sadoulet. 37  .ve/ Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en: http://www.8 45.92 50.  Esta  constatación  hace  que  seamos  cautos  a  la  hora de tratar de establecer la sostenibilidad en el largo plazo de los logros en materia de  pobreza desde esta perspectiva33.27 28.97 3. Banco Central de Venezuela en: http://www.4 12. Ello implicaría cierta reversión de la tendencia decreciente de la incidencia de la pobreza.3 15.3 10.6 50 35. principal producto de exportación y riquezas del país.

7 5. 35 Ello no puede ser de otra manera. Cálculos propios.4 2005 3.  En  cuanto  a  la  tendencia. puesto que efectivamente lo que queda calificado como pobre es el hogar y a partir de allí se imputa la condición de pobreza a los miembros que lo componen.8 5.0 5.  del  número  de  miembros  que  componen  el  hogar  a  nivel  general  como  en  las  distintas  condiciones  de  pobreza.7 4.9 5.2 4.6 5.7 2002 3.4 5.2 5.1 5.5 5.2 5.  presenta  el  mismo  comportamiento  evidenciado  a  nivel  de  hogares35. I Semestre.4 4.7 2001 4. vemos que este  promedio  se  ubica  en  alrededor  de  cinco  personas  para  los  hogares  en  pobreza  no  extrema y casi seis miembros en el caso de los hogares en pobreza extrema.1 5.5 5.0 5. 4.3 2007 3.6 5. la tendencia a la reducción es bastante sistemática por lo que pudiese haber indicios de disminución en términos generales de este indicador.0 5. en todas las condiciones de pobreza.4 5.  el  fenómeno  a  nivel  de  personas.  en  el  cual  el  porcentaje  de  personas  en  situación  de                                                            Hay que ser precavidos a la hora de reflejar conclusiones a partir de pequeñas diferencias como las detectadas.3 Promedio 1997–2007 3. 2006 y 2007. Vemos así cómo entre los años 2003 y 2005 se observa una disminución en el número de miembros del hogar.4 5.4 4.0 4.7 2000 4.1 4.5 2003 3. tanto extrema como no extrema34.6 La  mayor  cantidad  de  personas  en  los  hogares  pobres  hace  que.7 5.6 5.  Ello  se  evidencia  en  el  cuadro  a  continuación  que  muestra  cómo  el  número  promedio  de  miembros  del  hogar  fluctúa entre cuatro personas para los hogares no pobres y aumenta a poco más de cinco  personas para los hogares pobres. en los que el indicador experimentó mejoras  significativas.9 5.6 5.  al  analizar  el  indicador a nivel de personas. que después vuelve a repuntar ligeramente para los años finales de la serie.3 4.8 1998 4. Venezuela. 1997–2007.0 5.1 5.9 5.1 5.  pero  sistemática.7 5.  Cabe  resaltar  que  la  tendencia  del  período  muestra  una  ligera  reducción  progresiva. vemos que  los porcentajes son más elevados.9 5.4 5.0 5.6 4. 34 38  .1 5.Al explorar las proporciones de pobreza en el conjunto de la población.5 4.2 4.6 4.  La  variación  evidenciada  es  más  pronunciada  en  el  caso  de  los  hogares  no  pobres  que  en  los  hogares  en  condición  de  pobreza. No obstante.8 5.5 4.2 4.7 1999 4.  caída  progresiva  del  indicador  entre  1997  y  2001.  año  a  partir  del  cual  comienza  a  registrarse  un  ascenso  que  se  llega  a  su  punto  máximo  en  el  año  2003.5 5. dado el error muestral asociado a la Encuesta de Hogares por Muestreo que es la materia prima de este estudio.4 2006 3. dado que los hogares de las personas en situación de  pobreza  tienden  a  concentrar  un  mayor  número  de  miembros. Método Línea de Pobreza.3 4. Promedio de miembros del hogar según condición de Pobreza. éste  se ubique por encima de la mitad de población para  todos los años excepto en 2001.0 4.7 5. A lo interno de la situación de pobreza.  Cuadro 2. 1997– 2007 1997 No Pobre Pobre No Extremo Pobre Extremo Pobre Total Fuentes:   Encuestas de Hogares por Muestreo.5 2004 3.

51.1 100.8 1999 59.0 2001 50.3 16.3 48.6 100.0 3.1 100.7 100. acrecentando su proporción  en  los  años  en  los  que  el  indicador  global  es  mayor  y  decreciendo  consecuentemente  cuando  éste  último  disminuye  (Ver  Cuadro  4). Encuesta de Hogares por Muestreo.5 100.5 37. Porcentaje de hogares pobres según categorías y porcentaje de pobreza general.0 11.  A  partir  del  2004.0 41.8 58.6 100.9 2002 59.4 29.  En  efecto.1 33.5 2003 51. 1997–2007.0 4. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Fuente:    INE.5 100.  Cuadro 3.0 6.3 65. I Semestre. Método Línea de Pobreza.0 8.0 100.5 43.4 100.0 2004 34.6 100.8 29.0 2002 48.  la  proporción  de  hogares  en  pobreza extrema  en  relación al total de hogares pobres alcanzó magnitudes cercanas a la mitad.1 51.9 38.5 100.1 40.0 2007 62. El menor nivel  alcanzado por esta categoría de hogares ocurre en el año 2007 con 31%.6 100.2 48.  para  los  años  de  1997.3 100.0 2005 41.6 100. I Semestre.pobreza se va a situar casi 2 puntos porcentuales por encima del mayor nivel alcanzado en  los  años  previos. Encuesta de Hogares por Muestreo. Venezuela.  que  constituyeron  los  registros  más  elevados  del  fenómeno de  la  pobreza.9 20.0 2006 54.  2003  y  2004. ello se debe en buena medida a la lógica de construcción que sigue el método. INE.2 58.1 65.7 57.6 50.9 2005 58.9 22.0 2000 49.4 20.  paralelamente  descendía la participación porcentual de los hogares en pobreza extrema.0 1998 40.1 49.7 53.9 34.2 46. entre 48% y  49%.5 40.0 4.5 100.2 59.9 45.  conforme  decrecía  el  porcentaje  de  pobreza.5 100.4 1998 53. 1997–2007 1997 Pobreza No Extrema Pobreza Extrema Total Pobreza 1/ Nota:  1/ Este total corresponde al % de pobreza en el conjunto de hogares y no a la sumatoria se las columnas que.8 26.0 1999 46. Porcentaje de población según condición de Pobreza.7 2006 66.0 1.3 100. Método Línea de Pobreza.7 45.9 100.7 58.9 100.0 44.0 100.  A  partir  de  1998.  representado  en  el  año  1997.3 47.7 11. Venezuela.  Cuadro 4.  los  últimos  años  del  período van a mostrar nuevamente una tendencia de descenso del indicador de pobreza a  nivel de personas. en todos los casos es el 100%.0 3. 1997–2007.8 52.6 41. Anexo 3.0 3. 35.4 50.0 2.0 2. Composición de la pobreza  La  participación  de  los  hogares  en  pobreza  extrema  en  el  conjunto  de  hogares  pobres sigue la tendencia del indicador de pobreza general.6 31.6 2000 59. Cálculos propios.4 2004 52.0 7.  Tal  como  indicáramos  en  el  apartado  anterior.1 2007 70.8 64.9 100.3 37.0 2003 34.1 2001 62.5 42.3 22.1 100.2 33. año en el que la  pobreza general también registra la menor magnitud relativa.0 Fuentes:  39  .7 33.

7 8.8 73.5 87.5 2005 91.8 84. nos adentramos a la caracterización del origen de los ingresos del hogar.1 2003 84.  no  se  mantiene  para  los  40  .5 92. 1997–2007.5 9.3 2000 88. Método línea de Pobreza.3 84.3 78.  con  las  diferencias  de  nivel  según  condición  de  pobreza.8 12.  a  su  importancia  en  los  hogares  no  pobres  y  pobres  no  extremos  que mantienen porcentajes relativamente similares.2 76.  en  promedio.5 7.9 15.0 2007 85. en la composición de los ingresos del  hogar.  generalmente  se  distinguen  aquellos  provenientes  del  trabajo.5 81.7 19.9 89.2 12.8 11. al observase un significativo salto ascendente en la participación de los ingresos  por trabajo.3 87.  se  constata en todas las categorías.4 2001 85. Sin embargo.2 15.2 14.1 84.7 12.8 9.1 79. la participación  de  los  ingresos  por  trabajo  en  los  hogares  en  pobreza  extrema  es  considerablemente  menor. desde los hogares no pobres hasta los pobres extremos.2 2002 85.8 23. Anexo 1.5 18. I Semestre.5 86.3 78. que redundó  en  una  importante  disminución  de  los  indicadores  de  pobreza.8 87.6 11.8 84. Se incluyen aquí las rentas.2 11.2 11.  Al  revisar  las  fuentes  de  ingreso  de  los  hogares  según  condición  de  pobreza  (Cuadro  5)  se  constata  que  en  todas  las  condiciones  de  pobreza  los  ingresos  del  hogar  provienen fundamentalmente del trabajo de sus miembros.  mientras  que  hacia  finales  de  la  serie.7 14.  Aún  en  el  caso  que  este  comportamiento  reflejase  el  aumento  de  las  remuneraciones que efectivamente presentaron los ingresos para ese año.2 90.  los subsidios y ayudas tanto públicas como privadas.2 12.7 13.7 21.8 86.7 15. 2.6 13.4 74. Cálculos propios. Fuentes de ingreso de los hogares según condición de pobreza.0 16.8 87.2 14.  Cálculos propios.  entre  los  años  1997  y  2000.5 15.1 15. Fuentes de Ingresos  Dada  la  relevancia  de  los  ingresos  para  la  construcción  del  indicador  de  Línea  de  Pobreza.0 2004 84.9 20.7 13.5 90.3 80.3 78.5 14.3 81.  Cuadro 5.8 84.   Cabe destacar que el año 2005 presenta un registro que rompe con la  tendencia  descrita.5 13.2 2006 85. las pensiones y jubilaciones.2 26.4 88. respecto a las otras fuentes de ingresos.3 90.3 86.6 25.5 85.2 1998 90.2 86.1 9.0 16.2 14.5 7.9 15. desde el nivel personal o familiar al  institucional.7 21. En este  aspecto.7 18.8 15.  Los  rangos  más  elevados  se  ubican  a  inicios  del  período.8 84. No Pobre Pobre No Extremo Pobre Extremo Por Trabajo Por otros ingresos 92.  de  aquellos  percibidos por otros conceptos.  se  observa  una  menor  participación  porcentual  de  los  ingresos  por  trabajo.9 88.  Esta  tendencia.8 9.1 10. 1997–2007 1997 No Pobre Por Trabajo Pobre No Extremo Pobre Extremo Por otros ingresos Total Fuentes:   Encuestas de Hogares por Muestreo.3 84.7 21.9 La participación de los ingresos por trabajo en el conjunto de los ingresos del hogar  va  a  mostrar  cierta  tendencia  a  la  disminución  a  lo  largo  de  estos  diez  años.8 1999 88.

3 9.8 20.años  subsiguientes  (2006  y  2007).6 El  origen  de  los  otros  ingresos  percibidos  por  los  hogares.   La  importancia  de  los  ingresos  por  otros  conceptos  en  los  hogares  en  pobreza  extrema  se  verifica  al  observar  los  hogares  cuyas  fuentes  de  ingresos  provienen  únicamente  de  otros  conceptos  y  no  del  trabajo  (Cuadro  6).3 2002 5.1 15.4 17. 36 41  .7 8. Por el contrario.7 4.  triplicando  o  cuadruplicando  en  muchos  años  el  porcentaje  si  se  compara  con  los  hogares  pobres  no  extremos o los no pobres. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre No Extremo Pobre Extremo Total Fuentes:   Encuestas de Hogares por Muestreo.7 8.3 19.  Cuadro 6.  siendo  nuevamente  la  categoría  de  hogar  pobre  extremo  la  que  detenta  el  mayor  porcentaje. Venezuela.  a  pesar  que  para  estos  años  persiste  la  tendencia  descendente de la incidencia de la pobreza de ingresos.5 4.6 16.8 17.3 2006 6.4 21.  para  aquellos  hogares  que  declaran  percibir  ingresos  distintos  al  trabajo36.  Lo  primero que habría que indicar es que.  Esta  participación  porcentual  de  los  ingresos  por  otros  conceptos  en  los  hogares  en  situación  de  pobreza  extrema.1 18. 2. en algunos de los conceptos aquí presentados se  presentan  comportamientos  que  podríamos  considerar  erráticos  si  lo  contrastamos  con                                                            Este cuadro es el resultado del procesamiento de la pregunta de ingresos por otros conceptos.7 6.1 17. Cálculos propios. la participación  de los ingresos por trabajo en los años 2006 y 2007 va a ubicarse nuevamente a niveles  semejantes a los de los años 2001 y 2002. 1997–2007.5 8.1 2003 6.6 3. Por estas razones consideramos que es posible  que el resultado del año 2005 tenga más relación con la modificación del instrumento de  recolección de la información.  tienen  una  mayor  participación  dentro  del  ingreso  promedio  de  los  hogares  en  pobreza  extrema  que  en  el  resto  de  las  categorías  de  condición  de  pobreza. I Semestre.3 2000 4.  de  acuerdo  a  la  condición de pobreza.0 2005 3.7 7.7 2001 5.0 1999 4.  a  partir  de  la  información  levantada  por  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo.3 2004 6.0 8. generalmente denominados como  “otros  ingresos”.5 5.9 2.6 7.5 7.7 9.5 12.8 2.   Los ingresos por conceptos distintos al trabajo.  se  encuentra  entre  19%  y  23%  para  el  período  comprendido  entre  los  años  1997  al  2004.3 3.9 4. los hogares en pobreza no extrema tienen una composición del ingreso  bastante similar a la de los hogares no pobres.4 7.2 1998 3. Porcentaje de hogares que solo declaran ingresos por otros conceptos según condición de pobreza. Por su parte. No es posible trabajar los montos relativos a cada uno de estos conceptos o su peso desagregado dentro del ingreso del hogar porque en el diseño de la encuesta no se pregunta el monto asociado a cada concepto sino el monto estimado mensual de todos ellos.5 5.8 4.  y  se  eleva  a  más  del  26%  en  los  dos  últimos  años. se muestra en el Cuadro 7 en el cual se presenta una agrupación de  estas  fuentes.9 2007 6. que con algún otro hecho en particular.9 18. Método línea de Pobreza.3 2.

4 9.3 64.1 55.4 87.3 9.2 86.5 17.9 39.7 18.8 8.8 11.6 12.0 6.0 33.5 57. tal es el caso de los ingresos provenientes de los aportes de  la seguridad social como lo son las pensiones y jubilaciones. Cuadro 7.9 10.8 10.7 6.8 8.8 66.4 56.4 65.6 2006 52.0 64.2 2000 89.4 88.3 12. Método línea de Pobreza.9 16.2 b/ 12.8 65.3 22.5 88.4 68.8 12.2 74.6 85.  1997  y  2005  en  adelante.5 12.9 20.4 16.5 23.3 17.8 68.2 3.0 11.7 87.6 78.9 53. más allá de si son  pobres  o  no  y  la  severidad  de  su  condición.6 17.0 b/ 13.8 19.0 3.  los  porcentajes  de  esta  fuente  de  ingresos  son  sustantivamente  menores  –observándose  un  importante  incremento  de  los  hogares  que  declaran  esta  42  .0 66. b/ No existe la categoría para esos años.7 6.0 2001 89.8 7.4 22.6 15.2 b/ 27.5 17.2 37.5 11.8 17.7 1.7 2005 51.6 12.4 60.2 9.8 18.5 b/ 24.3 9.1 No Pobre Pobre No Extremo Pobre Extremo Fuentes: En  efecto.6 2007 54.2 8.5 b/ 28. 1997 42.5 13.1 55.1 8.5 11.2 17.9 20.2 33. 1997–2007.  Hacia  los  años  extremos  de  la  serie.7 34.4 1.6 3.0 11.5 12.9 2.5 2.6 12.3 40.0 1999 89.7 16.6 91.6 12.7 77.6 5.9 10.0 2002 89.6 25.5 32.0 55.5 85.9 16.0 61.6 19.4 55.2 42.0 25. Cálculos propios.6 5.8 24.4 10.2 15.4 2.4 12.7 3.2 15.7 85.7 13.9 10.7 50.8 Promedio período 74.9 1.2 43. Venezuela.5 23.2 8.0 1998 88.8 8.8 13.4 8.  puede  observarse  cómo  las  pensiones  y  jubilaciones  constituyen  las  fuentes de otros ingresos más declaradas por los hogares que obtienen ingresos distintos  o adicionales a los percibidos por trabajo entre los años 1998 al 2004.4 8.3 46.6 8.1 10.0 6.0 5.8 18.7 16.1 52.2 10.7 62.4 12.0 8.0 6.5 40.otras fuentes de información.5 14.7 74.0 5.3 91.9 2.4 1. I Semestre.9 10.2 4.5 14.4 89.5 2. Porcentaje de hogares que declaran otros ingresos según conceptos y condición de pobreza.5 5.6 10.6 9. 1997–2007 a/ Condición de Pobreza Concepto de Otros Ingresos Pensiones y Jubilaciones Ayuda de familiares y otras personas Rentas y dividendos por intereses Subsidio familiar y beca escolar Otros Pensiones y Jubilaciones Ayuda de familiares y otras personas Rentas y dividendos por intereses Subsidio familiar y beca escolar Otros Pensiones y Jubilaciones Ayuda de familiares y otras personas Rentas y dividendos por intereses Subsidio familiar y beca escolar Otros Notas:     a/ Los porcentajes representan el número de hogares que declaran el concepto entre el total de hogares según condición que declararon otros ingresos en la encuesta.6 86.0 25.0 b/ 21.2 2004 89.7 89.3 18.1 8. Encuestas de Hogares por Muestreo.7 11.9 12.8 5.0 4.9 2003 88.8 67.4 47.6 87.9 65.

9 Por otra parte. Instituto Nacional de Estadísticas (INE).  y  nos  acercamos  a  esta  realidad  a  partir  de  un  indicador  indirecto  como  es  la  población beneficiaria del seguro social37 en relación a la población total del país. 1998–2007 Años 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Fuentes:    Ministerio del Poder Popular para la Planificación y el Desarrollo. Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS).mpd.sisov.9 34.  Si  recurrimos  a  las  estadísticas  oficiales  del  Instituto  Venezolano  de  los  Seguros  Sociales. 43  . No obstante. debemos recordar que es precisamente en el año 2005 cuando el  instrumento  de  levantamiento  de  la  información  de  la  Encuesta  de  Hogares  fue  modificado.modalidad de ingresos entre 1997 y 1998 y un significativo descenso entre los años 2004 y  2005.  Cuadro 8. si bien la mayor cantidad de beneficiarios corresponde a los sistemas de pensiones y jubilaciones. vemos  como el comportamiento entre los años 2005 al 2007 es contrario al resultado que arroja  el  procesamiento  directo  de  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo  (Ver  Cuadro  8). particularmente este último que en los 10 años reseñados se ubica entre 64% y 75% de acuerdo a los datos suministrados por esta misma fuente. Porcentaje 35. por lo que es posible que este cambio de tipo metodológico y operativo  haya  afectado  el  comportamiento  de  la  variable.  que  tenemos  dificultades  para  explicar  a  partir  de  alguna  realidad  del  sistema  de  seguridad  social  del  país–  siendo  particularmente  llamativo  el  caso  de  los  hogares  tipificados  en  condición  de  pobreza  extrema.  nuevamente  nos  encontraríamos frente a un resultado que es producto de cambios en el método y no el                                                            37 El sistema de Indicadores Sociales de la República Bolivariana de Venezuela (SISOV) no define en la ficha técnica qué se considera como población beneficiaria del Seguro Social.ve).gob.2 60. Población beneficiaria del IVSS con respecto a la población total.1 38. tales como servicios médicos y dotación de medicinas.  independientemente  de  la  condición  de  pobreza.1 35.  Si  este  es  el  caso.7 36.  al  reflejar  un  significativo  repunte  de  beneficiarios  para  el  año  2005  con  incrementos  progresivos para los años subsiguientes.9 55.  de  hecho  las  formas  de  tabulación  y  codificación  de  esta  variable  fueron  transformadas.9 36. Sistema Integrado de Indicadores de Venezuela SISOV. (http://www. ésta no se limitaría exclusivamente a los pensionados y jubilados.1 54.0 35. Este organismo aún en la actualidad presta algunos servicios adicionales.

 en otros términos. oscilando el porcentaje entre 54% y 68%.  Los  recursos  monetarios  provenientes  de rentas. constituye  la segunda categoría de importancia. la protección al inquilino contenidas en la modificación de la  44  .  dividendos  e  intereses.  en  términos  generales. es clara la importancia de esta fuente de ingresos en los hogares que declaran  entradas de dinero distintas a las del trabajo.  la  congelación  de  los  cánones de arrendamiento.  Esta  fuente  de  ingresos  muestra  una  tendencia  creciente  en  los  años  que  transcurren entre 1997 al 2001. ubicándose sus porcentajes entre 33% y 48% de los  hogares que declaran otros ingresos. para los hogares pobres en general. si bien no dejan de existir hogares en esta condición que declaran otros ingresos  provenientes de estas fuentes.  A  partir  del  año  2005  se  observa  una  disminución. su importancia porcentual es  mayor en aquellos hogares cuya condición de pobreza es más severa (pobres extremos) y  menor  en  aquellos  hogares  tipificados  como  no  pobres. alcanzado en el año 2001. particularmente en el caso de los no pobres  en donde ésta va a ser la fuente más declarada por los hogares en esa condición en todos  los años presentados.  en  todos  los  tipos  de  hogar  según condición.  Las ayudas de familiares y de otras personas que no residen en el hogar también  van a constituir una fuente de ingresos relevante en cuanto al porcentaje de hogares que  agrupa.  y  a  pesar  de  las  fluctuaciones  reseñadas.  bien  una  mayor  subdeclaración  de  este  tipo  de  ingresos  o  la  percepción  por  parte  de  algunos  grupos  de  población  de  distintas  amenazas  que  continuamente  se  hacen  desde  el  gobierno  hacia  la  propiedad  privada  (en  particular  la  tenencia  de  otros  inmuebles  distintos  a  la  vivienda  principal). va a constituir la primera en importancia para los  años de inicio y cierre del período de referencia (1997 y 2005 al 2007). mientras que en el caso de los  hogares pobres extremos no baja del 62% con un tope de 78%.  Sin  embargo. Al comparar entre los hogares según condición de pobreza (Cuadro 7) se observa  que  esta  fuente  de  ingresos.  cuyo  comportamiento  presenta  oscilaciones  difíciles  de  interpretar  tal  como  se  ha  acotado en párrafos anteriores.  bien  sea  financieros  o  inmobiliarios)  son  significativamente más importantes dentro de los hogares no pobres que en los hogares  pobres. de la proporción de aquellos que declaran otros ingresos por concepto  de  rentas.  Es  posible  que  los  resultados  de  la  encuesta  estén  comenzando  a  reflejar.  aun  cuando  en  todos  los  tipos  mantiene porcentajes de alta significación. En el caso de los hogares no pobres.  dividendos  e  intereses  (que  son  finalmente  producto  de  la  posesión  de  activos.  Así.reflejo  de  cambios  ocurridos  en  la  realidad.  va  a  mostrar  un  comportamiento  inverso a la severidad de esta condición. y la segunda para  los años que van desde 1998 al 2004 si bien debemos nuevamente acotar que el orden de  importancia aquí descrito se deriva del comportamiento de las pensiones y jubilaciones. a partir de este año van a descender progresivamente el  número relativo de hogares que declaran este tipo de aportes al ingreso del hogar pero  siempre manteniendo su importancia. Para los hogares pobres no extremos esta categoría  se ubica por encima de la mitad de los hogares que declaran otros ingresos en todos los  años reseñados.

ambos considerados dentro de los 14 programas compensatorios de la Agenda Venezuela de Caldera.org.  en  primer  lugar  estas  denominaciones  constituyeron  programas  sociales  bandera  de  la Agenda  Venezuela.  las  transferencias  directas  a  la  población  implicadas en algunos programas sociales del actual gobierno no fueron incorporadas en  el  instrumento  de  recolección  de  información  en  sus  últimas  modificaciones. que inició sus operaciones en el año 1999 a través  del Ministerio de la Defensa.  los  cambios  en  la  política  social  del  Estado  y  las  posibles  transferencias  monetarias  a  los  miembros del hogar por estas vías no se establecen de forma explícita en las categorías de  respuesta con que actualmente cuenta la Encuesta de Hogares por Muestreo. en vigencia a partir del  año  200139.  Por  tanto.  con  las  misiones40. A partir  del año 2000.gerenciasocial.  La  argumentación  anterior  permite  entender  por  qué  para  el  año  1999  aparecen  un  porcentaje  importante  de  hogares  que  declaran  estas  otras  fuentes  de  ingreso.gob.ve/ 40 Al respecto se sugiere al lector consultar la base de datos de programas sociales (BDPROS).  implementada  durante el  segundo  gobierno de Rafael Caldera (que culminó en 1999) y.  primero a través del Plan Bolívar 2000.  colaboraciones  o  aportes  que  se  generaron  a  partir  de  la  implementación  de  las  nuevas  políticas  y  programas  sociales  del  gobierno. es una categoría de difícil  interpretación.  De  esta  forma. introducidas en el cuestionario de la Encuesta  de Hogares por Muestreo en la modificación del año 1999.  La  dificultad  radica  en  que. Ella agrupa dos categorías de respuesta.  registrando en los hogares pobres no extremos 25. después con el Fondo Único Social. a pesar de la nueva modificación al  cuestionario de la Encuesta de Hogares por Muestreo en el año 2005.fus. 39 Esta instancia todavía reporta la responsabilidad de los programas de dotación de útiles y uniformes escolares (DUE) y el programa alimentario escolar (PAE).  el  temor  a  la  expropiación  de  los  bienes  y  la  posesión de activos en moneda local entre otros. Ver referencias en el siguiente enlace: http://www.  La siguiente agrupación.2%.6% y un 12% de  hogares no pobres que declaran esta fuente como ingresos por otros conceptos. en los extremos 22.Ley  de  Arrendamientos  Inmobiliarios. consecuentemente se observa el crecimiento de la categoría  otros  que  posiblemente  sea  una  de  las  que  capta  el  cambio  de  situación  en  la  política  social. por lo que  desconocemos en qué forma están interviniendo en los resultados de la encuesta.                                                            Tal como acotáramos en el apartado A de este documento.ve/ 38 45  .  Asimismo. subsidio familiar y beca escolar. en el que arranca la ejecución de la nueva política social del gobierno del  Presidente  Chávez  se  observa  cómo  estos  porcentajes  se  diluyen  cayendo  a  magnitudes  relativas entre 2% y 3% en los hogares no pobres y pobres no extremos y de 1% a 2% en  los hogares pobres extremos. disponible en línea en la página web de la Fundación Escuela de Gerencia Social: http://fegs. concretamente: subsidio familiar  (beca alimentaria) y beca o ayuda escolar.  becas.  este programa de encuestamiento masivo no tiene ni tuvo las posibilidades de captar de  manera  transparente  las  ayudas.  y  finalmente. esta es una de las modificaciones que pudo intervenir en la caída de los niveles de pobreza para ese año. por estas razones en los años  1997 y 1998 aparecen sin información38.  a  partir  del  año  2003. estas categorías de  respuesta  no  han  sido  modificadas.

  año  en  el  que  eventualmente  podría  comenzar  a  reflejarse a través del Sistema de Encuesta de Hogares los impactos en el ingreso personal  y  del  hogar  de  las  posibles  transferencias  gubernamentales  a  partir  del  sistema  de  misiones.  aumentan  su  participación  conforme  se  presenta  o  acentúa  la  condición de pobreza.  Igualmente  la  hipótesis  tantas  veces  mencionada  a  nivel  de  opinión  pública. como las ayudas  personales  y  familiares.  al menos  a  partir  de  la  data  utilizada  en  este  estudio.  que  constituirían  los  mecanismos institucionales de compensación y ayuda a los sectores de menores recursos.  al  disminuir  su  participación  porcentual  en  forma  drástica  sin  que  exista  ningún  hecho  asociado  en  el  sistema de seguridad social del país que pueda dar cuenta de este resultado. se registra un incremento en conceptos como el subsidio familiar y beca  alimentaria  que  en  la  actualidad  no  existen  como  programas  sociales  formalmente  vigentes  en  el  país. La Encuesta de Hogares por Muestreo.  independientemente de las fluctuaciones en este indicador en los años presentados. si bien en el transcurso de  los  años  analizados  se  observa  cierta  tendencia  a  la  disminución  de  esta  fuente  de  ingresos. la importancia relativa de los ingresos provenientes del trabajo en  la  conformación  del  ingreso  del  hogar  es  mucha  más  significativa  en  los  hogares  en  condición  de  no  pobres  o  pobres  no  extremos  que  en  aquellos  caracterizados  como  pobres extremos.  Al  desagregar  la  conformación  de  las  fuentes  de  ingreso  distintas  al  trabajo  encontramos que los mecanismos no formales de captación de ingresos.  no  han  podido ser analizadas dados los problemas en la captación de la información evidenciada  en la Encuesta de Hogares por Muestreo. aun cuando en el transcurso de los años siguientes no  puede vislumbrarse algún tipo de tendencia.  el  impacto  directo  en  el  ingreso  del  hogar  de  las  transferencias  monetarias  gubernamentales  se  mantiene  como  interrogante. los ingresos por otros conceptos tienen una mayor  participación porcentual dentro del ingreso promedio de los hogares en pobreza extrema.  no  puede ser contrastada por esta vía. Sin embargo.Pero  a  partir  del  año  2004.  sobre  la  preeminencia  de  las  transferencias  gubernamentales  de  recursos  a  ciertos  sectores  de  la  población. se observa un repunte tanto de la agrupación de subsidio familiar y beca escolar  como también de la categoría otros.   El análisis realizado a las fuentes de ingreso muestra que es el trabajo la principal  fuente generadora de recursos para todos los hogares del país.  las  cuales  evidencian  la  dificultad  en  el  tratamiento  de  las  otras  fuentes  de  ingreso  a  partir  de  la  Encuesta  de  Hogares por Muestreo cuando se observa el comportamiento de las mismas a partir del  año  2005  en  comparación  al  resto  de  los  años  presentados  en  la  serie. Las rentas y  pensiones  presentan  una  situación  similar  aunque  menos  pronunciada  y.  Por  estas  razones. no ha hecho explícitas las categorías que permitan valorar  46  . que es nuestra  fuente básica de información.  como  base  de  la  explicación  sobre  la  caída  de  los  índices  de  pobreza  en  el  país  en  los  últimos  años. Consecuentemente.   Las  ayudas  y  contribuciones  provenientes  del  estado. fuente primaria de este estudio.  implementados  fundamentalmente  a  partir  de  la  política  social  del  gobierno.  en  contraposición.  Caso  similar  ocurre  con  las  pensiones  y  jubilaciones.

el aporte que eventualmente han podido realizar estas transferencias en el descenso de la  incidencia de la pobreza de ingresos. Lo que efectivamente puede evidenciarse a partir de  este  análisis  es  que  la  menor  participación  porcentual  de  los  ingresos  por  trabajo,  y  particularmente  en  el  caso  de  los  hogares  pobres  extremos,  se  observan  a  finales  del  período  analizado,  2006  y  2007,  años  en  los  cuales  se  registran,  paralelamente,  importantes descensos en la pobreza de ingresos. 

B. Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) 
Veamos  ahora  la  evolución  de  la  pobreza  de  acuerdo  al  indicador  Necesidades  Básicas Insatisfechas. Es importante recordar aquí, que este indicador se fundamenta en  cinco  variables,  consideradas  como  las  “necesidades  básicas”  o  mínimos  necesarios  que  deben cubrir los hogares y sus miembros, a saber, condición de la vivienda, saneamiento  básico, escolaridad, capacidad económica y hacinamiento. La no satisfacción del estándar  se considera como necesidad insatisfecha.  Al  analizar  la  tendencia  del  fenómeno  a  través  del  indicador  de  Necesidades  Básicas Insatisfechas, lo primero que llama la atención es que la tendencia en cuanto a los  porcentajes de pobreza como pobreza extrema, es mucho más estable, en términos que  no  presenta  alzas  o  caídas  muy  pronunciadas  en  el  período  en  estudio;  siendo  las  diferencias  interanuales  inferiores  a  los  4  puntos  porcentuales.  Este  resultado  era  de  esperarse,  dado  que  el  indicador  es  menos  sensible  a  los  cambios  en  las  esferas  económica  y  política,  puesto  que  sus  componentes  trabajan  más  las  condiciones  estructurales en la que se desarrolla la vida de los hogares y sus miembros. 
Cuadro 9. Venezuela. Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza. Método Necesidades Básicas Insatisfechas. 1997–2007
1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Fuente:    INE. Encuesta de Hogares por Muestreo. I Semestre. 1997–2007. Cálculos propios. Anexo 6. 70,6 29,4 10,2 100,0 0,0 100,0 1998 70,1 29,9 11,3 100,0 0,0 100,0 1999 69,8 30,2 10,4 100,0 0,1 100,0 2000 69,0 31,0 10,8 100,0 0,1 100,0 2001 71,1 28,9 9,8 100,0 0,1 100,0 2002 67,7 32,3 13,5 100,0 0,1 100,0 2003 68,7 31,3 13,0 100,0 0,1 100,0 2004 69,6 30,4 12,4 100,0 0,1 100,0 2005 72,5 27,5 10,3 100,0 0,0 100,0 2006 75,7 24,3 9,2 100,0 0,0 100,0 2007 76,0 24,0 8,6 100,0 0,0 100,0

A  diferencia  de  la  pobreza  por  ingresos,  la  pobreza  por  NBI  muestra  un  ascenso  muy  moderado  para  el  período  1997–2000.  En  el  año  2001  se  observa  un  descenso  del 

47 

indicador, al igual que la pobreza por línea de ingresos41, que cae a 28%. Aumenta para el  año siguiente y vuelve a mostrar una tendencia de ligero descenso para los años 2003 y  2004.  La  caída  más  significativa  se  registra  es  en  los  años  2005  y  2006,  con  3  puntos  porcentuales  por  debajo  del  registro  del  año  precedente.  En  el  2007,  el  indicador  se  estabiliza.  Otra constatación relevante, que diferencia los resultados de este indicador con el  método de Línea de Pobreza, es que en ninguno de los años estudiados el porcentaje de  hogares pobres superó al de hogares con las cinco necesidades básicas satisfechas. 
Gráfico 3. Venezuela. Porcentaje de Hogares en Condición de Pobreza. Método Necesidades Básicas Insatisfechas. 1997– 2007 70 60 50

Porcentaje 

40 30 20 10 0 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Años  Pobre
Fuente:  Cuadro 9.

Pobre Extremo  

De  manera  similar  al  método  de  Línea  de  Pobreza,  cuando  observamos  la  tendencia  a  nivel  de  personas,  los  porcentajes  de  pobreza  y  pobreza  extrema  son  más  elevados  que  cuando  analizamos  la  situación  a  nivel  de  los  hogares.  Nuevamente  ello  obedece a que, aun cuando existen diferencias en la metodología y las dimensiones que  este  método  capta  de  la  pobreza,  el  número  de  miembros  en  los  hogares  pobres  es  mayor.  Observemos  el  promedio  del  número  de  miembros  según  condición  por  este  método:                                                          
41

No debemos olvidar que este es el año de levantamiento de la información censal y es posible que el indicador arrastre las correcciones que dicho relevamiento de información podría generar.

48 

Cuadro 10. Venezuela. Promedio de miembros del hogar según condición de Pobreza. Método NBI. 1997–2007
1997 No Pobre Pobre No Extremo Pobre Extremo Pobre Total Fuentes:   Encuestas de Hogares por Muestreo. I Semestre. 1997–2007. Cálculos propios. 4,4 5,4 5,9 5,6 4,8 1998 4,4 5,3 5,8 5,5 4,7 1999 4,4 5,4 5,8 5,5 4,7 2000 4,4 5,4 5,9 5,6 4,7 2001 4,4 5,4 5,6 5,4 4,6 2002 4,2 4,9 5,2 5,0 4,4 2003 4,1 4,9 5,2 5,0 4,4 2004 4,1 4,9 5,2 5,0 4,4 2005 4,1 5,1 5,2 5,0 4,3 2006 4,0 5,2 5,2 5,2 4,3 2007 4,0 5,1 5,2 5,1 4,3 Promedio 1997–2007 4,2 5,2 5,5 5,3 4,6

Tal y como se desprende del Cuadro 10, existen diferencias en cuanto al número  de miembros según condición de pobreza; los no pobres registran un promedio de cuatro  miembros, los pobres no extremos de cinco y los pobres extremos de seis. Si comparamos  con  la  clasificación  por  Línea  de  Pobreza  (Cuadro  2),  se  puede  ver  cómo  tanto  los  no  pobres  como  los  pobres  no  extremos  por  este  método  tienen  un  número  promedio  de  miembros  ligeramente  mayor  a  las  mismas  denominaciones  por  el  método  de  Línea  de  Pobreza, en todos los años analizados y en consecuencia, en el promedio del período42. La  situación es diferente cuando analizamos los hogares en pobreza extrema ya que registran  un  número  promedio  de  miembros  superior,  con  relación  a  los  hogares  en  esa  misma  condición  por  Línea  de  Pobreza,  para  el  período  1997–1999;  a  partir  de  este  año,  los  hogares  pobres  extremos  según  NBI  registran  un  promedio  de  miembros  menor  que  aquellos catalogados en esta condición según Línea de Pobreza. No obstante, y a pesar de  estas  diferencias,  se  observa  que  en  ambos  métodos  el  número  de  miembros  del  hogar  tiende a ser mayor en los hogares en situación de pobreza, y más aún en los de pobreza  extrema. Asimismo, la serie refleja una tendencia hacia el menor número de miembros en  el  hogar  para  todas  las  condiciones  tipificadas  al  igual  que  se  verificó  al  analizar  la  tendencia por Línea de Pobreza. 
Cuadro 11. Venezuela. Porcentaje de Población según condición de Pobreza. Método Necesidades Básicas Insatisfechas. 1997–2007
1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Fuente: 65,5 34,5 12,7 100,0 0,0 100,0 1998 64,9 35,1 13,8 100,0 0,0 100,0 1999 64,3 35,7 12,9 100,0 0,1 100,0 2000 63,3 36,7 13,6 100,0 0,0 100,0 2001 65,8 34,2 12,3 100,0 0,0 100,0 2002 63,6 36,4 15,8 100,0 0,1 100,0 2003 64,4 35,6 15,3 100,0 0,1 100,0 2004 65,2 34,8 14,7 100,0 0,0 100,0 2005 67,7 32,3 12,6 100,0 0,0 100,0 2006 70,6 29,4 11,0 100,0 – 100,0 2007 71,3 28,7 10,0 100,0 – 100,0

                                                         
42

Las consideraciones en relación a las diferencias en el número de miembros entre ambos métodos deben ser consideradas con cautela ya que las mismas no alcanzan ni siquiera 1 punto, sin embargo, las resaltamos a efectos de comparabilidad.

49 

 

Encuestas de Hogares por Muestreo. I Semestre. 1997–2007. Cálculos propios.

Al  analizar  los  porcentajes  a  nivel  de  personas  vemos  que,  efectivamente,  el  registro es más elevado dado el mayor número de miembros en los hogares en condición  de pobreza. Sin embargo, la tendencia es la misma evidenciada al analizar el fenómeno a  nivel  de  hogares,  dada  la  lógica  de  su  construcción:  poca  variabilidad  interanual  del  porcentaje  de  población  en  condición  de  pobreza  y  pobreza  extrema;  crecimiento  progresivo  de  la  proporción  de  personas  en  situación  de  pobreza  para  los  años  1997  al  2000,  descenso  en  el  año  2001,  nuevo  incremento  en  el  2002  y  a  partir  de  allí,  caída  sostenida del indicador hasta el final del período.  1. Composición de la pobreza  El Cuadro 12 muestra la participación de las dos categorías (pobreza no extrema y  extrema)  en  el  conjunto  de  hogares  pobres.  En  términos  globales  puede  decirse  que  la  participación de los hogares pobres extremos se encuentra entre 34% y 42%, registrando  la  misma  tendencia  que  el  índice  general  de  pobreza  para  los  años  comprendidos  entre  1997  y  2001:  se  eleva  conforme  aumenta  el  índice  agregado  y  disminuye  cuando  éste  decrece;  a  la  inversa  puede  decirse  de  los  hogares  pobres  no  extremos.  Este  comportamiento  no  es  exactamente  proporcional  cuando  detallamos  las  variaciones  interanuales en el período analizado. Entre los años 1997 y 1998 la proporción de hogares  pobres  extremos  asciende  en  aproximadamente  3  puntos  porcentuales  mientras  que  el  indicador  general  asciende  en  menos  de  una  unidad;  entre  1998  y  1999  aun  cuando  el  indicador  general  vuelve  a  ascender  en  la  misma  magnitud,  observamos  cómo  la  participación de los hogares pobres extremos decrece y prácticamente se estabiliza en el  año 2000. 
Cuadro 12. Venezuela. Porcentaje de hogares pobres según categorías. Método NBI. 1997–2007
1997 Pobreza No Extrema Pobreza Extrema Total Pobreza 1/ Nota:  1/ Este total corresponde al % de pobreza en el conjunto de hogares y no a la sumatoria se las columnas que, en todos los casos es el 100%. INE. Encuesta de Hogares por Muestreo. I Semestre. 1997–2007. Cálculos propios. Anexo 5. 65,2 34,8 29,4 1998 62,3 37,7 31,2 1999 65,6 34,4 31,3 2000 65,2 34,8 31,9 2001 66,1 33,9 30,3 2002 58,3 41,7 34,0 2003 58,4 41,6 33,7 2004 59,2 40,8 33,4 2005 62,7 37,3 31,7 2006 62,2 37,8 23,4 2007 64,1 35,9 23,3

Fuentes:   

El  período  2002–2004  es  el  que  registra  la  mayor  participación  porcentual  de  los  hogares en pobreza extrema, 42% del total de hogares pobres; se observa cierta rigidez en  la  composición  de  hogares  pobres  por  categorías,  dado  que  a  pesar  de  los  pequeños  descensos en el indicador general, la distribución porcentual interna de la pobreza tiende  a  mantenerse  estable.  Algo  similar  ocurre  entre  los  años  2006  y  2007,  pero  con  el  50 

  Asimismo.  que van a mantener una proporción entre 36% y 37% de los hogares pobres. que constituyen servicios conexos a la vivienda los dos  indicadores  que  lo  conforman  como  es  el  no  acceso  a  agua  potable  por  acueducto  y  la  carencia  de  sistemas  de  eliminación  de  excretas  (cloacas  /  pozo  séptico). en donde el índice general siempre se ubicó por encima del 29%. Las Necesidades Básicas que componen el Método NBI  El  Cuadro  13  refleja  el  comportamiento  de  los  componentes  del  Método  de  Necesidades  Insatisfechas  a  lo  largo  del  período. aun cuando los registro de pobreza van a constituir los más bajos de toda la  serie.                                                            43 Este aspecto será comentado más ampliamente en el apartado siguiente. el  importante  aumento  de  las  invasiones  en  los  últimos  años  (Pérez  de  Murzi. En el caso  concreto de este último componente. 51  . ambas condiciones deben estar presentes para que  se califique al hogar con esta necesidad.  particularmente  las  de  terrenos.  se  diferencia  dentro  del  componente  alta  dependencia  económica  las  dos  variables  que  lo  componen: jefe con baja escolaridad y alta relación de dependencia económica.  frente  a  la  escasez  de  soluciones  habitacionales en el país. Cabe destacar que en los dos últimos años  (2006 y 2007).  Por  otra  parte.agregado  que  el  descenso  interanual  es  mucho  más  elevado  puesto  que  el  indicador  general decrece en una proporción superior.  Se  distinguen  dentro  del  Componente  Servicios de Saneamiento Básico. las de servicios  de  saneamiento  básico  y  el  hacinamiento.  2. acceso a los servicios y eventualmente hacinamiento.  se  realizan  instalando  viviendas  con  materiales  de  desecho  cuyas  condiciones  de  habitabilidad  son  muy  precarias. superiores al  período 1997–2001.  2008). Este  comportamiento en la composición de la pobreza por el método NBI se relaciona con la  alta vinculación existente entre las necesidades de vivienda y alojamiento.43 posiblemente contribuye a entender este resultado dado que la  mayoría  de  estas  invasiones. por lo  que  se  produce  concurrentemente  la  insatisfacción  2  o  más  necesidades:  viviendas  adecuadas. no pasa lo mismo con la participación porcentual de los hogares pobres extremos. a ello debemos agregar que por lo general carecen de servicios conexos.

  y  la  forma  como  éste  se  ha  venido  comportando  a  lo  largo  de  los  años.  de  las  cinco  que  conforman  el  indicador  de  pobreza  por  NBI.4 24.Cuadro 13.9 34.2 8.0 14.0 23.1 6.000  viviendas.4 7.  Al  revisar  el  déficit  habitacional  del  país. 3).  El  deterioro  que  se  observa  en  el  componente  de  viviendas  inadecuadas  se  combina  con  el  problema  de  la  oferta  habitacional.680.5 15. primero: 1 millón de unidades (déficit funcional).9 11.3 21.4 Al  explorar  los  componentes  del  Indicador  de  pobreza  por  NBI.1 7.4 6.9 24.1 12.4 9.  el  déficit  habitacional  acumulado  es  de  1. latones y similares.  o  compartiendo con otros grupos o núcleos familiares.  barracas.6 7.083  viviendas.1 5.6 33.8 14.6 21.3 2002 9.7 7.  cuevas  u  otros  albergues  (Grupo Social CESAP–CISOR.2 1998 6.0 1.5 13.8 15.  calculado  para  el  año  2006  en  1.9 12.0 14. estas familias son propensas a ocupar  otra  vivienda  cuando  se  presenten  condiciones  que  lo  permitan.0 14.5 14.9 7.  52  .3 10. 1997 5.6 1. 1997–2007.9 13.8 1999 6.3 11.6 1.2 7. palma.  la  cual  afecta  principalmente  a  sectores  medios  y  bajos  de  la  población.0 14.4 16.2 2003 9. Venezuela.1 23.68  millones  de  viviendas. En 1999 dicho déficit se mantenía más o menos igual y se ubicaba en 900.7 12. Porcentaje de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas según Componente.2 13. que corresponden a familias  que  no  poseen  vivienda  y  que  conviven  en  casas  de  sus  padres  o  familiares.8 0.  vemos  que  las  características de infraestructura de las viviendas (mala calidad de sus materiales) es uno  de  los  componentes  que  ha  experimentado  crecimiento.8 16. al igual  que  aquellas  viviendas  de  “otra  clase”  o  sea:  carpas.  segundo:  680  mil  unidades  (déficit  estructural)  corresponden  a  viviendas  familiares  ocupadas  en  cuya  estructura predominan materiales como: caña.6 2005 8.7 6.5 31.3 7.2 22.0 2004 8.0 1.5 7. para decrecer  ligeramente  en  los  últimos  años  contemplados.9 1.3 12.8 8.7 16.3 1.7 1.3 8.1 14.0 30.6 29. cartón.5 23.  en  los  cuales  prácticamente  el  porcentaje  de  viviendas inadecuadas se duplica en relación a los primeros años de la serie.1 12.3 8.582  viviendas.9 5.5 31.9 15.4 13.9 15.  …el  déficit  habitacional  en  1986  era  de  738.8 13.  Para  el  año  2006. 2007.8 14.6 1.6 15.3 11.4 1.  alcanzado  los  mayores  porcentajes  en  los  años  2002  y  2003. p.  es  comprensible  el  registro  evidenciado  en  este  indicador. Grado o menos Más de 3 miembros por ocupado Hogares en Pobreza Hogares en Pobreza Extrema Fuentes:   Encuestas de Hogares por Muestreo.8 8.7 14.0 10.5 14.  En  este  déficit  se  diferencia.0 2007 7.1 1.3 10.4 23.3 9.8 2000 5.7 15.4 10.9 15.8 2006 7. Cálculos propios.8 14.1 31.9 21.  en  1990  era  de  880.7 31.7 8.6 17.  Ello  representa  un  incremento  de  87%  entre  1999  y  2006.5 9.2 11.0 5.7 15.7 11.000  viviendas.0 7.5 11.1 2001 5.4 14.0 32.5 11.0 13.  Esta  necesidad  es  la  única. I Semestre.0 7.2 10.8 33. 1997–2007 Componentes NBI Viviendas inadecuadas Sin Servicios de Saneamiento Básico Agua Excretas No asistencia escolar Hacinamiento crítico Alta dependencia económica Jefe con 2do.5 12.7 8. Método NBI.4 23.0 31.7 6.9 16.  que  va  a  presentar  registro  porcentual  mayor en el último año (2007) al de los años de inicio.7 7.

  registrando  una  disminución  neta  en  toda  la  serie  presentada  de  apenas  1punto  porcentual. No obstante.  que  va  a  presentar  un  comportamiento  bastante similar al de las condiciones estructurales de la vivienda. carecen de este tipo de servicios.  Los  servicios  conexos  a  la  vivienda  (agua  potable  y  eliminación  de  excretas  responden en cierta medida al comportamiento de la calidad estructural de la vivienda ya  que.  En  términos  generales.  De  tal  forma  que  es  fundamentalmente  por la menor cobertura de los servicios de agua potable que se registra en estos años. mientras que en las décadas de los 80 y 90 el promedio de construcción  de nuevas unidades de vivienda se ubica en poco más de 65. que no  asisten a la escuela) mantiene una tendencia inercial con poca variabilidad. Así. Esta variable  tiene poco peso en la conformación de la pobreza.000 viviendas  por año. Además presenta una serie de nuevas unidades habitacionales construidas desde el año 1978 al año 2005.44   El Método NBI se ve impactado directamente por el déficit estructural. 7 a 12 años.  por  lo  general  las  viviendas  precarias  o  de  muy  reciente  construcción  (como  en  el  caso de las invasiones). Entre los años 2003 y 2004. 2007) al problema de la vivienda. los servicios que la  componen  presentan  una  dinámica  propia.  se  observa  un  aumento  de  la  demanda  insatisfecha  en  los  dos  componentes.  el  indicador  de  viviendas sin servicios de saneamiento básico se va a ubicar con pocas fluctuaciones entre  14% y 16% entre los años de 1997 y 2001.Ese déficit debe parte de su explicación tanto al crecimiento de la población. Por ello  vemos  en  la  serie  que  el  porcentaje  de  hogares  con  hacinamiento  crítico  (más  de  tres  personas por cuarto para dormir) fluctúa en un rango no mayor del 3%. que  aumenta la necesidad insatisfecha de servicios de saneamiento básico para el año 2007.  por  el  componente  de  hacinamiento  de  este  indicador  de  pobreza.CISOR. para los años 2000 al 2005 este promedio se ubica en menos de 20. entre 13% y 16%. 2008). El déficit funcional  podría  ser  captado  de  manera  indirecta. 53  . se observa una caída progresiva del porcentaje  de hogares sin disposición de agua potable y/o sistemas de eliminación de excretas. pero la tendencia a la  disminución  en  el  número  de  miembros  de  los  hogares  en  general.  ya  que  considerados  individualmente.  e  incluso  tangencial. ya que éste  corresponde a viviendas con materiales de construcción inadecuados.   La variable educativa (proporción de niños en edad escolar. con  17%  de  hogares  que  no  disponen  de  alguno  o  de  ambos  servicios. en el año 2002 alcanza su valor máximo. la falta de acceso a sistemas de agua por  acueducto  aumenta  para  los  años  2006  y  2007.000 soluciones habitacionales  anuales.  como  las  distintas  formas de acondicionar nuevos dormitorios en la vivienda diluyen estos impactos. pero  mientras el porcentaje de hogares sin el servicio de eliminación de excretas va a mantener  el descenso sostenido hasta finales del período. dado que hace ya muchos años el país                                                            44 El Boletín Venescopio dedica su número de Enero del 2007 (Grupo Social CESAP. Buena parte de los datos aquí reflejados en este respecto proviene de esta fuente. como  a la disminución en el número de nuevas soluciones habitacionales construidas (Pérez de  Murzi.

 Es de hacer  notar  que  su  descenso  se  produce  aun  cuando  los  indicadores  de  pobreza  general  y  extrema registran alzas (ver años 1998. nunca  se  ubicó  por  encima  del  25%. 2000 y 2002. en el apartado de pobreza y empleo.  fundamentalmente  a  consecuencia  de  la  caída  de  los  hogares  presididos  por  jefes  de  hogar con baja escolaridad. puesto que en estos años se registran las menores tasas (ver  gráfico  2).  Para  el  año  2006  este  indicador  va  a  experimentar un incremento importante de 11 puntos porcentuales.logró la universalización de la educación básica. Los valores alcanzados en estos dos últimos años se van a ubicar por encima del  30%  de  los  hogares.  Sin embargo.  hogares  cuyos  jefes  de hogar  tienen  menos  de  dos  años  de  escolaridad.  Este  repunte  en  la  relación  de  dependencia  no  está  vinculado con el desempleo.  lo  cual  no  tiene  precedentes  en  los  años  previos.  en  parte  explicado  por  la  masificación  de  la  educación  básica  que  citáramos  en  párrafos  precedentes  y  que.  la  necesidad  denominada  Alta  Dependencia  Económica.  diferencial  en  relación  al  resto  de  los  componentes  que  conforman  esta  forma  de  medición  de  la  pobreza. estabilizándose en el  año 2007.  consecuentemente  ha  generado  que  las  tasas  de  analfabetismo  sean  más  altas  en  los  adultos  mayores  y  más  bajas  en  las  cohortes  adultas  jóvenes. 45 54  . Esta caída sistemática del número de hogares con alta dependencia económica  obedece  básicamente  a  la  caída  persistente  de  una  de  sus  variables  componentes.   La  otra  variable  que  compone  este  indicador  (la  relación  de  dependencia  o  número  de  miembros  por  ocupado)  registra  un  descenso  de  3. sistema de educación que corresponde a  estas cohortes de edad45. Cuadro 12).  en  los  que  el  porcentaje de hogares con más de tres miembros por persona ocupada en el hogar. nos referiremos concretamente a la tasa de desempleo y su caída como consecuencia de la disminución de la población que busca trabajo más que por el aumento de la oferta de empleos. todavía persisten problemas de deserción y cobertura.  va  a  mantener  su  tendencia  al  descenso  hasta  finales  del  período.5  puntos  porcentuales  entre  los  años  1997  y  2005  pero  se  observan  alternativamente  altas  y  bajas.                                                            Habría que hacer la salvedad que si bien la mayoría ingresa al sistema educativo.  El  indicador  de  alta  dependencia  económica  registra  una  caída  progresiva  y  sistemática dentro del conjunto de variables consideradas por el método NBI. de forma tal que podría  estarse  ante  un  comportamiento  estructural  con  tendencia  a  la  baja.  de  tal  forma  que  en  la  conformación  de  nuevos  hogares  prevalecen  las  generaciones  más  jóvenes  y  decrecen  aquéllos presididos por adultos mayores. dado que esta necesidad se considera insatisfecha si no se cumplen  simultáneamente  ambas  condiciones.  su  razón  probablemente  se  ubique  en  la  desincorporación  de  personas  de  la  población económicamente activa46. 46 En el próximo capítulo.  que  registra  un  descenso  de  5  puntos  porcentuales  en  el  período  analizado.  vinculadas  fundamentalmente  a  la  tasa  de  desocupación.

Los  resultados  presentados  muestran  que  el  fenómeno  de  la  pobreza  en  Venezuela. alcanzando los menores porcentajes  de  los  diez  años  analizados  hacia  finales  del  período. ha presentado avances y retrocesos que a  la  postre  muestran  resultados  poco  significativos  en  lo  que  respecta  al  combate  de  esta  situación.  Nos  interesa  ahora  contrastar  los  resultados de ambos métodos para tener una visión más amplia de lo que ha sucedido con  este fenómeno en el país.  Debe  destacarse.  C.  a  la  luz  del  comportamiento  que  históricamente  ha  presentado  el  fenómeno  en  el  país  así  como  la  vulnerabilidad  a  las  situaciones  de  crisis  económica  y  sociopolítica  de  los  sectores  más  desfavorecidos. lejos de atenuarse de manera sostenida.  no  han  estado  asociadas  a  las  importantes  disminuciones  registradas  en  los  indicadores de pobreza.  el  método  de  Línea  de  Pobreza  y  el  método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas. la mayor  participación en el mercado de trabajo o de los ingresos por este concepto en el ingreso  del  hogar.  además.  que  las  mejoras  en  la  situación  de  pobreza  correspondiente a los dos últimos años. El contraste de ambas mediciones y su combinación a través del  método integrado  Lo que hasta ahora hemos venido analizando constituye la conceptualización de la  pobreza  y  su  medición  a  partir  de  dos  perspectivas  diferentes. independientemente del método por el cual se mida. Observemos el siguiente gráfico:  55  . Al contrario de lo que podría esperarse. constituye una situación  relevante  en  tanto  al  número  de  hogares  y  personas  que  afecta. no pareciesen estar vinculadas  a ciertos atributos en el área del empleo.  logro  cuya  sostenibilidad  en  el  tiempo  ha  sido  muy  discutida  y  todavía  quedaría  por  demostrar. bien captadas por el método de Línea de Pobreza  como por el método de Necesidades Básicas Insatisfechas.  ambas  tradicionalmente  utilizadas  en  el  contexto  nacional  y  de  la  región.  Para  el  período  1997– 2004. Es a partir del año 2005 que comienza a verse un retroceso de las magnitudes  tanto de pobreza general como de pobreza extrema.

  El  sentido  de  la  variación  interanual  entre  56  .  en orden de importancia.  tales  como  el  crecimiento. mientras que la medición a partir del  método de Necesidades Básicas Insatisfechas tiende a ser más estable y menos sensible a  la variación.  la  tendencia  contraria  se  manifiesta  en  la  captación  del  fenómeno  por  NBI  que  asciende  paulatinamente  en  esos  años. debido a que la variable  de pobreza por ingresos asciende significativamente. que registra el mayor  aumento de los porcentajes de pobreza por línea de ingresos mientras que el indicador de  pobreza  por  NBI  registra  una  ligera  caída. como consecuencia de los ciclos económicos.  Dada  la  alta  asociación  del  método  de  línea  de  ingresos  con  las  variables  económicas.Gráfico 4. 1997–2007 70 60 50 40 30 20 10 0 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Años  Pobre‐ línea de pobreza Pobre‐ NBI Fuentes:  Cuadros 1 y 9.  Asimismo  se  observan  las  disparidades en las mediciones por ambos métodos en el año 2003. Esta  observación se constata al comparar las curvas de tendencia: mientras en el período que  transcurre entre los años 1997 y 2000 se observa un descenso interanual progresivo de la  pobreza  de  ingresos. ubicándose las mayores diferencias para los años de 1997. es que las diferencias en la  medición entre  ambos métodos  oscilan entre 29  y  7  puntos  porcentuales  en  el caso  del  indicador de pobreza general y entre 16% y 1% en el caso de los hogares en condición de  pobreza extrema.  niveles  de  ingreso  y  desempleo. Pobre extremo‐ línea de pobreza Pobre extremo‐ NBI La primera apreciación que puede hacerse al respecto. y las menores en el año 2007 seguido del período 2000–2002.  donde los porcentajes de pobreza por ingresos registran cifras relativamente bajas. 2004 y 2003. Hogares en Condición de Pobreza según Método. Venezuela.  las  mayores  brechas  o  diferencias  en  el  resultado  del  indicador  de  pobreza  por  ambos  métodos  se  producen en los momentos de mayor crisis económica en el país. al menos en el corto plazo.

 Así.  en  los  años  más  favorables.  las  diferencias porcentuales tienden a cerrarse. los impactos del desempeño en el área  económica  se  encuentran  más  intermediados  y  sus  efectos  se  observan  en  el  más  largo  plazo.  en  el  que  las  condiciones  económicas  del  país  registran  mejorías. permitiendo una visión más integral de su complejidad. 48 Para una explicación más detallada del método recomendamos la lectura de Boltvinik.ambos  métodos  coincide  en  los  años  2001  y  2004–2007.  en  cuanto  a  la  influencia  de  las  variables  económicas.  Es  importante  resaltar  aquí  que  las  disparidades  resaltadas.  en  modo  alguno  significa  que  los  resultados  del  comportamiento  económico  del  país  no  tengan  efectos  en  el  indicador  de  pobreza  por  NBI.  de  los  cuales  tres  corresponden a formas de pobreza48. 47 57  .  Distintos  autores  han  hecho  énfasis  en  estas  diferencias y sus implicaciones en términos de política pública:  …Es importante destacar que la conclusión de un estudio comparando los datos sobre la  pobreza  de  acuerdo  a  diversas  concepciones  es  la  significativa  diferencia  tanto  en  la  extensión  de  la  pobreza  como  en  relación  a  quién  es  afectado  por  ella  según  la  aproximación  utilizada.  no  sólo  las  vías  para  solucionarlo  (políticas)  sino  también  el  tamaño  del  problema  y  los  grupos  objetivos  experimentan  variaciones  según  cómo se conciba la pobreza y sus causas (Cartaya. tanto las dimensiones de la  pobreza.                                                            Aplicado originalmente por Beccaria y Minujin en Argentina en 1987 y posteriormente aplicado por el PNUD en la mayoría de los países de América Latina.  como  su  extensión  y  formas  de  solución  van  a  estar  intermediadas  por  las  diferencias  entre  ambas  perspectivas. 14)  Al contrastar los resultados de ambas métodos a través del método integrado47. 2003.  debido  a  la  coyuntura  favorable  de  ingresos  petroleros. p.  Podemos  aseverar  entonces que en los momentos de recesión. Dado el carácter estructural de este indicador. 2007.  particularmente  en  el  caso  de  los  últimos  años  referidos.  el método integrado combina en forma de matriz las caracterizaciones producidas a través  de  los  métodos  anteriormente  señalados:  Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  para  generar  una  tipología  compuesta  por  cuatro  tipos.  De  este  modo. es  posible  detectar  la  heterogeneidad  del  fenómeno  así  como  las  disparidades  de  ambas  formas de clasificación. En efecto. el porcentaje de pobreza arrojado por ambos  indicadores  presenta  las  mayores  brechas  mientras.  Las diferencias entre ambos métodos son notorias y tienen que ver con las formas  de abordaje del fenómeno que dichos métodos utilizan.

Clasificación según Condición de Pobreza.  Veamos ahora los resultados de este método en Venezuela para el período 1997– 2007.Esquema 3.  o  más  coyuntural  (Línea de Pobreza) o a ambos. Julio  Boltvinik.  uno  de  los  precursores  de  este  método  desde  el  PNUD.  En  cuanto  a  las  caracterizaciones  de  los  hogares  en  situación  de  pobreza.  es  decir. se consideran como “no pobres” aquellos hogares que  han  sido  clasificados  como  tal  por  ambos  métodos.  encontramos  tres  tipos  que  deben  su  denominación  a  la  consideración  de  si  la  caracterización  como  pobre  se  debe  al  método  más  estructural  (NBI). 58  .  señala  que  en  la  práctica. en cuyo caso se habla de pobreza crónica o crítica49.                                                           49 En alguna literatura se utiliza esta denominación de pobreza crítica como sinónimo.  puesto  que  no  prevé  dentro  de  su  metodología  los  bienes  y  servicios  provistos  gratuitamente  por  la  política  pública. Método Integrado   De acuerdo a este método.  no  tienen  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  –de  las  cinco  consideradas  por  el  método  NBI–  y  sus  ingresos  superan  la  canasta  de  consumo  normativo  –considerada  por  el  método  de  Línea  de  Pobreza como el monto mínimo necesario para la cobertura de las necesidades básicas del  hogar–.  las  mediciones  de  Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  se  comportan de manera complementaria puesto que la medición por NBI reporta acerca de  la  dotación  de  infraestructura  y  servicios  sociales  que  deben  ser  provistos  por  el  estado  mientras  que  la  línea  de  pobreza  se  basa  en  el  consumo  privado.

0 29.  Al aislar la pobreza total para analizar su composición (Gráfico 5).1 20.0 13.3 64.0 22. Encuesta de Hogares por Muestreo.2 21. Anexo 10.0 59.4 100.  representado en este caso por la categoría de pobreza crónica. Método Integrado.0 1998 40.0 2007 58.0 6.1 100.2 100. Venezuela.0 100.4 22. 59  .9 13.0 Lo  primero  que  debe  indicarse  es  que. entre 31% y 41% de los hogares son calificados como pobres. observamos que.8 100.0 3.6 57. en más de un tercio de los hogares calificados como pobres en  forma agregada.8 17. el método de Línea de Pobreza  y el de Necesidades Básicas Insatisfechas.3 25. 1997 36.8 19.7 100. a saber.8 100.1 100.0 5.0 2002 45.1 10.3 54.  para la serie presentada.0 2006 53.3 15.1 33.5 22.9 100.3 9.1 64.3 5.7 100. 2003 y 2004 que son precisamente períodos  de mayor impacto de la recesión económica y sólo en los dos últimos años de la serie.2 21.0 23.0 1999 45.0 3.8 63.0 2004 36.1 54.6 24.1 100.  obviamente  los  porcentajes  de  pobreza  total  por  este  método  suelen  ser  mucho  más  elevados  ya  que  se  incluyen  aquí  los  resultados agregados de dos tipos de mediciones.0 2003 35. con 64% son los años 1997. tanto por el  método  de  Línea  de  Pobreza  como  por  el  método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas.4 6. 1997–2007 Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total clasificado No clasificado Total Fuente:    INE.5 100.0 7. Cálculos propios.2 100.0 2005 42.3 34.6 8.8 5.8 100.0 9.8 23.7 100. I Semestre.2 100.0 4. la  pobreza se ubica por debajo de la mitad de los hogares del país. Observamos que los años de mayor porcentaje  de pobreza total.8 46.1 100.0 52.4 8.6 23.6 100.0 4.5 100.6 100.1 41.9 24.3 7.7 100.5 10.0 2000 47.6 22.0 2001 47.0 5.Cuadro 14.0 7.2 10.1 52.9 33. Porcentaje de hogares según condición de pobreza.5 100. 1997–2007.9 30.0 3.

Los mayores rangos porcentuales.  se  encuentran  por  encima  del  umbral  considerado  como  deficitario.  constituirían  hogares  que  si  bien  tienen  al  menos  una  carencia  desde  el  punto  de  vista  de  las  cinco  necesidades  consideradas como básicas. Método Integrado. entre 41% y 55%. Anexo 11.  la  categoría  con  los  menores  porcentajes. Encuesta de Hogares por Muestreo.  desde  el  punto  de  vista  de  sus  condiciones  de  vivienda.  pero  que  muestran  un  nivel  de  ingresos  superior  a  la  Canasta  de  Consumo  Normativo  fijado  por  el  INE. Cálculos propios.  poseen  la  capacidad  económica  para  cubrir  sus  necesidades  elementales  tanto  alimentarias  como  no  alimentarias.  está  representada  por  hogares  clasificados  como  pobres  por  el  Método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas. I Semestre.Gráfico 5.  Es  importante  observar  cómo  los  mayores  porcentajes de pobreza estructural se ubican principalmente entre los años 1999 y 2002 y  60  . en principio y de acuerdo a los supuestos del método de Línea  de  Pobreza. 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Pobre Estructural Fuente:    Pobre Coyuntural Pobre Crónico   INE.  Para  los  años  presentados. 1997–2007. se registran en la categoría de  pobreza  coyuntural. 1997–2007. Venezuela. Porcentaje de hogares según condición de pobreza del total de hogares pobres.  hogares  que  si  bien  desde  la  perspectiva  de  ingresos  no  logran  alcanzar niveles capaces de satisfacer sus necesidades mínimas básicas en el mercado de  bienes  y  servicios.  educación  y  relaciones  de  dependencia  económica  entre  los  miembros  del  hogar.  entre  8%  y  26%.  acceso  a  servicios  conexos  de  saneamiento  ambiental.  es  decir.  Es  claro  que  en  los  años  de  mayores  dificultades  de  la  economía  nacional  los  porcentajes  de  esta  categoría  se  abultan  con  proporciones  que  superan a la mitad de los hogares pobres.

3 11.6 100.5 26.0 35. cifra última alcanzada en  los años 2003 y 2004.7 48.0 8.8 100. Venezuela.9 24. como consecuencia de la mayor vulnerabilidad de  los hogares en condiciones estructurales deficitarias para compensar sus ingresos en estas  circunstancias.0 2003 29.0 7.  expresándose  las  mayores  coincidencias en las etapas de recesión.3 9. Porcentaje de personas según condición de pobreza.2 30.0 100.2 24.  los  porcentajes  de  pobreza  crecen  significativamente.0 2001 40.0 1998 33.0 2004 29.7 100.3 25.0 20. esto no es homogéneo en  las  tres  tipificaciones  de  pobreza  construidas  por  el  método  integrado. Método Integrado.4 8. Cálculos propios.3 8.  Cuadro 15.1 59. Encuesta de Hogares por Muestreo. 1997 30. Al analizar las diferencias con el cuadro precedente.3 21. En los años reseñados.  a  pesar  que  los  pesos  porcentuales  de  la  pobreza  entre  los  métodos  tradicionales –Línea de Pobreza y NBI– suelen acercarse en los momentos de crecimiento  económico.6 25.  al  igual  que  en  los  métodos  tradicionales  analizados.2 30.0 2006 46.  tienen  relación con el número de miembros que conforman el hogar.2 35.3 5.0 2005 35.  Las  otras  caracterizaciones.4 4.  De  esta  forma.0 3.2 29.0 2.0 3.7 100.5 9.9 27. la situación  económica del país era menos comprometida.  una  primera  aproximación  desde  el  método  integrado  permite  vislumbrar  cómo.2 100.7 100. 2006 y 2007.  es  precisamente  en  estas  etapas  donde  la  calificación  de  los  hogares  en  cuanto  a  su  condición  de  pobreza  difiere  en  mayor  medida. ubicándose la pobreza total entre 49% y 71%.0 66. En el análisis por el método  integrado nuevamente se verifica que los hogares pobres tienden a concentrar un mayor  número de miembros que los hogares no pobres.0 4.9 70.0 Las diferencias porcentuales entre la medición de pobreza en el nivel de hogares y  en  el  nivel  de  personas.8 29. 1997–2007.6 100.  Al  observar  el  61  .3 65.0 69.  pobreza  coyuntural  y  pobreza  estructural.2 8.7 59.5 100.0 1999 38.0 3.6 24.  En cuanto a los porcentajes de población.2 32.3 27.9 29. Sin embargo.0 3.4 61.0 6. siendo éste último año el que registra el  mayor porcentaje de hogares pobres estructurales (26%) mientras que para el resto de los  años su representación proporcional no supera al 18%.6 100.7 100.8 35.  presenta  diferencias  poco  significativas  en  sus  magnitudes relativas cuando las contrastamos con el nivel de hogares.4 100.0 100. vemos que el crecimiento se observa fundamentalmente  en  la  categoría  de  pobreza  crónica  (aquella  caracterizada  por  la  coincidencia  de  los  dos  métodos  tradicionales  de  medición  de  pobreza). Anexo 13.0 100.6 100.8 100. que presenta el  fenómeno a nivel de los hogares.5 60.0 6.3 100. I Semestre.1 100. si bien la tendencia del período es similar  a  la  analizada  en  el  caso  de  los  hogares.0 53.5 100.0 17.3 23.0 4.0 2000 40.6 5. de allí el ascenso de esta categoría.6 100.3 27.4 100. 1997–2007. Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total clasificado No clasificado Total Fuente:    INE.0 2007 51.6 70.9 6.7 100.0 2002 39.hacia finales del período analizado.0 11.

5 2003 3.3 Promedio 1997–2007 3.  que  no  concuerdan  en  su  calificación  de  pobreza  cuando  se  los  tipifica  según  uno  u  otro  método.7 5.  como  veremos  más  adelante. Vimos cómo el hecho de detentar ciertos niveles de ingreso no garantiza ciertas  condiciones mínimas de vida representadas en las cinco necesidades básicas y viceversa. Método Integrado. 4.8 4.8 1998 4.  Sin  embargo.8 5.8 4.9 5.7 5.4 2006 3. que destaca  al trabajar el método integrado. Venezuela.  Las  apreciables  diferencias  en  el  promedio  de  miembros  del  hogar  entre  las  diferentes  tipificaciones  de  pobreza  responden  a  dinámicas  diferenciales  en  la  conformación de los hogares y el mayor número de niños.  también lo sea desde el punto de vista de sus ingresos (0.6 3.7 2000 4.6 5.5 4. Es de hacer notar en este último caso.3 4.8 4. tienden a coincidir en mayor medida tanto el método NBI como el de ingresos  en  lo  que  a  la  caracterización  de  hogares  en  situación  de  pobreza  se  refiere.  Cuadro 16.9 4.Cuadro  16  vemos  cómo  la  pobreza  crónica  es  la  que  registra  el  mayor  promedio  de  miembros en el período.0 4.5 5. particularmente en los hogares  pobres  crónicos  aspectos  que  serán  tratados  con  mayor  profundidad  en  apartados  posteriores de este documento. años  de  inicio  y  cierre  de  una  etapa  de  recesión  económica  en  los  que.2 4.0 4.7 4.67 en promedio para el período  analizado).7 4.4 2005 3.5 5. mientras  que la probabilidad de que un hogar pobre por Línea de Pobreza clasifique como tal por el  62  .7 2002 3.8 5.8 5.0 6.  incluidos  dentro  de  la  categoría  de  pobreza  crónica.6 4.1 4.3 2007 3.0 4.3 4.1 4.  al  analizar  la  composición  de  la  pobreza  crónica  desde  los  métodos  que  la  componen  (Cuadro  17)  destaca que es mucho más probable que un hogar pobre desde el punto de vista del NBI.0 4.7 2001 4.7 5.0 4.0 4. I Semestre 1997–2007.  Durante  el  período  analizado. es digno de ser resaltado por muchas razones: en primer  lugar.0 4.5 2004 3.5 4. que los promedios de  ambas tipificaciones se hacen particularmente cercanos entre los años 2002 y 2004.7 4. mientras que la pobreza estructural (pobre por NBI y no por  Línea de Pobreza) mantiene promedios bastante cercanos a los de los hogares no pobres:  cuatro personas por hogar.9 4.0 6.6 4.6 El contraste entre los métodos tradicionales de medición de pobreza. Cálculos propios. Encuestas de Hogares por Muestreo. Promedio de miembros del hogar según condición de pobreza. le sigue la pobreza coyuntural con  cinco miembros en promedio.  refleja  al  menos  dos  caras  del  fenómeno  que  no  necesariamente  coinciden  en  su  totalidad.  las  disparidades  alcanzaron  un  porcentaje  de  alrededor  del  60%  de  los  hogares  y  personas.8 4.6 4.1 6. de allí la baja representación proporcional de la pobreza estructural.2 4.7 1999 4.7 4.0 4. con seis personas por hogar.8 5. 1997–2005 1997 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:   INE.  De  allí  que  se  observe  un  menor  número  de  miembros  en  este  período  tanto  para  los  hogares  en  pobreza  estructural  como  en  los  hogares en pobreza crónica.1 4.8 4.9 6.7 3.

4 0. 1997–2007. Cálculos propios.2 40.3 65.0 65.0 43.0 62.1 59. calculadas a partir de los procesamientos realizados a las Encuestas de Hogares por Muestreo.1 72.7 0.  en el período estudiado.2 2005 21.4 4. éstas son más vulnerables que en los  casos  de  privaciones  de  ingresos. ocurre con los hogares pobres extremos por Línea de Pobreza  cuya probabilidad de coincidir con el NBI y por tanto estar en situación de pobreza crónica                                                            50 Las probabilidades reseñadas son probabilidades promedio para el período analizado.8 67.1 51.0 2007 44.44)50. 63  .5 4.9 0. pero a la  vez  sugiere  una  mayor  vulnerabilidad  de  los  hogares  pobres  por  NBI  a  las  coyunturas  económicas desfavorables. es de 67% de que sus ingresos se encuentren por debajo de la  línea de pobreza.0 41. y cuando se las tiene.1 56. De manera similar.0 57.3 0.1 58. aunque con  una distancia significativa.8 Pobres Línea Fuente:    INE.4 48.3 0.0 59.6 13.1 50. 1997–2007 1997 Pobres NBI Estructural Crónico No incluido Coyuntural Crónico No incluido 17.2 0.5 2003 17.9 5.2 0.7 5.4 74.8 42.  Además.2 53.  ello  puede  que  contribuya  a  explicar  las  diferencias  en  la  forma  como  se  da  la  relación  entre  ambos  métodos.4 68.8 4.3 2004 18.4 2001 33.4 2000 30.3 2006 33.2 2. Distribución de la pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas y Línea de Pobreza según el Método Integrado.0 42.  Por  el  tipo  de  indicadores  y  variables  que  aborda.8 3.  lo  que  incide  en  el  aumento  de  la  coincidencia y el mayor registro porcentual de la categoría de pobreza crónica.1 2002 29.1 56.0 58.1 0. Otro  de  los  aspectos  que  se  revisó.  el  NBI  responde  en  mayor  medida al contexto y particularmente de infraestructura social de los hogares.  fue  el  relativo  a  la  composición  interna  de  pobreza  por  ambos  métodos  –extremos  y  no  extremos–  y  la  forma  cómo  estos  se  distribuyen dentro de la pobreza crónica. Por ello. Venezuela.6 0.6 0.5 4.3 78.6 4. Mientras la probabilidad de un hogar pobre NBI.2 49.1 1999 28.método  NBI.  al  analizar  estas  probabilidades  en  el  período.5 43.0 0.  es  significativamente  menor  (0.4 0.5 41.6 62.7 1998 22.4 40. I Semestre.1 55. Los resultados obtenidos apuntan en la dirección  que venimos evidenciando hasta ahora.1 53.3 73.5 Promedio período 26.5 44. tiende a aumentar la probabilidad de  que  los  hogares  pobres  por  NBI  coincidan  en  la  clasificación  de  pobreza  cuando  se  les  tipifica  desde  el  punto  de  vista  de  sus  ingresos.1 46.  observamos  cómo  en  los  años  de  mayores  dificultades  económicas y siguiente (1997–1998 y 2003–2004). Anexo 9. ésta asciende a 81% cuando lo trabajamos en hogares pobres extremos  (aquellos que tienen más de una necesidad insatisfecha).9 8.1 57. es  lógico pensar que entornos desfavorecidos bloquean en mayor medida las oportunidades  de ingreso de sus miembros. Encuesta de Hogares por Muestreo.6 65.  pero  en  contextos  sociales  menos  desfavorecidos  que  pueden  proveer  de  mejores  estructuras  de  oportunidades  económicas.9 9.  Cuadro 17.

 y particularmente en el 2007.4 57. Venezuela.5 75.4 38.2 71.7 81.7 57.  la  tendencia  evidenciada  en  el  período  a  nivel  general  se  mantiene  aun  cuando en los dos últimos años.1 36.0 62.  Así.0 52.  tiende  a  agrupar  en  mayor  medida  la  situación  extrema  definida  tanto  por  el  NBI  como  por  el  método  de  Línea  de  Pobreza.1 71.3 38.6 33. podemos concluir que la  caracterización  de  la  pobreza  crónica  del  método  integrado.3 82.1 35.0 70. Distribución de la pobreza Extrema y No Extrema de los Métodos Necesidades Básicas Insatisfechas y Línea de Pobreza en la Categoría de Pobreza Crónica del Método Integrado.8 85.7 Las diferencias evidenciadas en la calificación de los hogares por ambos métodos. 1997–2007 Años 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 Promedio Período Fuentes:   INE.8 Pobreza Extrema 49. tanto en las categorías de pobreza  extrema  como  no  extrema.0 78.9 52.7 39.2 33.1 66.5 87.8 75.5 Línea de pobreza Pobreza No Extrema 32.3 62. y si algunas de  estas características terminan constituyéndose en obstáculos que impiden a estos hogares  y sus miembros superar las situaciones de privación material relativa.7 61.9 51.5 Pobreza Extrema 88.  sugieren  la  posibilidad  de  disparidades  significativas  en  las  dinámicas  implícitas  en  las  distintas  caracterizaciones  de  pobreza  construidas  por  el  método  integrado. En  ambos  casos.  Nos  interesa  particularmente  indagar  sobre  las  características  de  los  hogares  en  pobreza  crónica.3 59.  aquellos  que  vistos  desde  ambos  métodos  de  medición.  aparecen  con  deficiencias  materiales tales. Encuestas de Hogares por Muestreo.5 42.5 52.4 42. NBI Pobreza No Extrema 78.1 50.7 80.6 50. Cálculos propios.7 51.se eleva a 54% en relación al 44% que presentaba la pobreza general por este método.3 60.5 36. decrecen las probabilidades  de los hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas. (Ver Cuadro 18)  Cuadro 18.4 80. que clasifican como pobres en cualquiera de los métodos.0 53. I Semestre 1997–2007. bien aprovechando  las oportunidades que proveen las coyunturas favorables en el país o a través de políticas  públicas que permitan abordar estas diferencias.5 33.3 62.  Esto  constituye  el  objeto  de  lo  que  desarrollaremos  en  el  próximo  capítulo.8 78.      64  .  dadas  las  diferencias  en  la  conformación  de  la  pobreza  crónica de la pobreza extrema y no extrema de ambos métodos.1 88.8 54.3 65.

 De allí que el primer aparte del capítulo sea precisamente este contraste. 52 Ver Cuadros 9.  mientras  el  NBI  reflejaba un ligero deceso de su incidencia. 10. tal como acotáramos en el análisis de la evolución de la pobreza. desde el punto de vista del indicador de Línea  de Pobreza representó un período de alto crecimiento del indicador.  las  oportunidades  económicas.  poder  aislar  las  características  más  estructurales del fenómeno y paralelamente tratar de evitar sesgos de orden operativo y  metodológico que eventualmente se han identificado en la fuente de datos.  o  más  concretamente  el  ámbito  laboral. Así. entre otros indicadores posibles. 12 y 13 Anexos.  Por otra parte. en el análisis que realizaremos a continuación. La heterogeneidad de la pobreza en Venezuela  En  este  apartado  del  trabajo  intentaremos  caracterizar  desde  el  punto  de  vista  social. 51 65  . social y política que venía atravesando el país. económico y sociodemográfico las distintas tipificaciones de pobreza emanadas del  método integrado.  en  el  interés  de  mostrar  la  situación  con  cierto  grado  de  actualidad.  Veremos  que  la  relación  entre  pobreza  y  estas  variables  se  encuentra estrechamente vinculada a niveles diferenciales de desarrollo que coexisten en  el país. alcanzando uno de los puntos  más elevados de la serie de diez años analizada. y las formas que adopta el fenómeno desde el punto de vista sociodemográfico y  de  conformación  del  hogar. La idea de este capítulo es presentar cuatro aspectos centrales en el  tema  de  la  pobreza:  Las  oportunidades  sociales. en los que se encuentran especificadas las cifras absolutas y relativas de hogares y personas no clasificados por el método integrado.  a  efectos  que  estos problemas no afectasen las conclusiones generales. Tal es el caso de la condición de salud de la población. Este comportamiento se reflejó  en el cálculo del total de pobreza por el método integrado. entre otros. queda representado el  ciclo  evidenciado  en  la  trayectoria  de  la  pobreza  en  Venezuela  caracterizada  por  alzas  importantes en años de estancamiento económico y social seguido de descensos.                                                            Con la data disponible en la Encuesta de Hogares otras dimensiones relevantes en lo que respecta a las oportunidades sociales no son posibles de captar. el  porcentaje de no declaración en variables importantes para la caracterización de pobreza  en  las  Encuestas  de  Hogares  por  Muestreo  (el  ingreso  es  una  de  ellas)52. Los años 2004 al 2007 reflejan a su vez  una  caída  general  de  los  porcentajes  de  pobreza  en  todos  los  métodos  de  medición  considerados. por lo  general menos pronunciados en los años posteriores.  En este apartado trabajaremos básicamente con los tres de los años presentados  en  la  serie  cronológica  del  capítulo  precedente  (2003. producto de la crisis  económica.  2004  y  2005).  representadas  en  este  caso  por  la  dimensión  educativa51. el  año  2003  fue  contradictorio  en  términos  de  las  mediciones  de  pobreza.IV.

4 puntos porcentuales entre 2003 y 2005.5 35.4 27. Encuesta de Hogares por Muestreo.4 61. Para la explicación más detallada de la forma de construcción de estos ámbitos remitimos al lector al anexo.).5 54. 66  .5 64. Cálculos propios. Venezuela. 55. porque los niveles de urbanización  están altamente asociados al desarrollo y en consecuencia a entornos más favorables.8 2004 53.  salud.5 45.5 87.3 71. Pobreza y desarrollo urbano 53  Uno de los contextos fuertemente asociados a la pobreza es el relativo al grado de  urbanización de la localidad en la que se reside. con una diferencia de 7.  No  obstante.0 2005 62.A.3 Los  porcentajes  de  pobreza  general  –en  el  conjunto  de  tipificaciones  de  pobreza  establecidas en el método integrado– muestran un descenso considerable en los tres años  analizados  tanto  a  nivel  nacional  como  a  nivel  de  todos  los  ámbitos  geosociales.                                                            53 Para este aparte se está trabajando con procesamientos especiales realizados por el Centro de Investigaciones en Ciencias Sociales (CISOR) para el IIES-UCAB.3 57.7 42.2 Pobreza General 2004 46.  etc.3 59. en  términos de inversión pública y servicios así como de oportunidades sociales (educación.4 85. 2005).9 61. 2003–2005 No pobre 2003 Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso Total Fuente:    INE.6 38.1 65.0 2005 37. 2003–2005.6 52.7 40. El  ámbito Área Metropolitana de Caracas registra una caída de 6.1%. estos constituyen respectivamente los ámbitos de  mayor y menor desarrollo del país.3 59. De esta manera.6 14.  Cuadro 19. Porcentaje de hogares por condición de pobreza (método integrado) según ámbito geosocial.4 36.7 2003 44. Ello.9 35.7 40.1 38. Anexo 15.4 47.  ciudades  mayores a pequeñas.  empleo.6% puntos porcentuales y  las localidades rurales y dispersas 6.0 18.7 28. I Semestre.5 12.  Los  procesamientos  muestran  cómo  los  porcentajes  de  pobreza  general  ascienden  considerablemente  en  la  medida  que  descendemos  en  el  nivel  de  urbanización alcanzando rangos superiores al 80% en el medio rural y disperso.0 81.6 64. desarrollado por CISOR parte de la construcción de “… localidades socialmente homogéneas a lo interno desde el punto de vista del desarrollo urbano-regional pero bien diferenciadas entre ellas.6 72.  este  descenso  es  ligeramente  superior  en  los  ámbitos  intermedios. El concepto de ámbito geosocial. dichos ámbitos representan la diversidad del desarrollo urbano-regional y las estructuras de oportunidades para el desarrollo social que se les asocian” (Gruson.

Gráfico 6. Venezuela. Porcentaje de hogares pobres (método integrado) según ámbito geosocial. 2003–2005

Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural  y disperso 0 10 20 30 40 50 60 70 80 90

2003
Fuente:  Cuadro 19.

2004

2005  

Los  datos  muestran  que  el  nivel  de  urbanización  es  una  variable  asociada  a  la  pobreza,  constatación  que  por  lo  demás  no  es  específica  del  contexto  venezolano54.  Si  descendemos  en  los  ámbitos  desde  el  de mayor  nivel  de consolidación  urbana,  Caracas,  hacia  los  más  rurales,  vemos  cómo  el  porcentaje  de  pobreza  va  aumentando  conforme  nos movemos hacia entornos menos urbanizados. Las alarmantes diferencias en cuanto a  los porcentajes de pobreza entre los ámbitos rural y urbano, resaltan cuando comparamos  los  extremos:  mientras  el  porcentaje  de  pobreza  alcanza  a  menos  de  la  mitad  de  los  hogares  en  el  caso  de  Caracas,  esta  proporción  asciende  a  más  del  80%  cuando  la  focalizamos en el ámbito rural. Aun cuando desde el punto de vista sociodemográfico la  proporción  de  población  rural  puede  resultar  de  baja  significación,  es  posible  observar  cómo,  en  términos  relativos,  los  porcentajes  de  hogares  en  situación  de  pobreza  en  localidades  rurales  se  encuentra  en  más  de  20  puntos  porcentuales  por  encima  del  promedio  nacional  y  por  encima  del  40%  con  respecto  a  los  porcentajes  de  pobreza  en  Caracas, que es el ámbito del país de menor prevalencia del fenómeno.  Adicionalmente,  si  revisamos  las  cifras  para  los  distintos  años,  vemos  que  las  brechas  en  el  indicador  de  pobreza  según  grado  de  desarrollo  urbano  se  comportan  de  manera  bastante  estructural,  así  tanto  la  forma  escalar  de  la  variable  como  la  jerarquización  de  la  misma  se  mantiene  relativamente  homogénea  en  los  tres  años  presentados,  a  pesar  de  las  diferencias  en  el  porcentaje  nacional.  Este  comportamiento                                                           
54

Al respecto ver los trabajos de Hassan, 2001; Cicowiez y otros, 2006; CEPAL, 2005, Cap. 1, pp. 64-66; CEPAL, 2008, Cap. 1, pp. 5-7 y pp.11-13.

67 

estructural  del  fenómeno  de  la  pobreza  por  ámbitos  alude  a  que  existen  diferencias  significativas  en  las  condiciones  generales  y  de  desarrollo  del  entorno  que  condicionan  tanto de la probabilidad de que un hogar sea pobre como sus capacidades y posibilidades  para superar dicha situación.  Las  aseveraciones  en  relación  al  contexto  en  el  que  se  desarrolla  la  vida  de  las  personas  se  ven  confirmadas  cuando  analizamos  la  pobreza  por  tipos  de  acuerdo  al  método integrado: 
Cuadro 20. Venezuela. Distribución de los hogares pobres por tipo de pobreza (método integrado) según ámbito geosocial. 2003–2005
Pobreza Estructural 2003 Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso Total Fuentes:    INE. Encuesta de Hogares por Muestreo. I Semestre. 2003–2005. Cálculos propios. Anexo 15. 8,8 8,8 8,1 8,0 13,4 9,2 2004 8,9 8,4 9,0 8,3 14,7 9,5 2005 11,2 9,9 10,5 9,3 15,7 10,9 Pobreza Coyuntural 2003 66,1 56,5 57,4 51,3 27,9 51,8 2004 69,4 57,3 57,9 51,1 28,3 52,6 2005 67,8 57,6 60,0 51,3 30,3 52,9 2003 25,1 34,7 34,5 40,7 58,8 39,0 Pobreza Crónica 2004 21,8 34,3 33,1 40,6 57,0 38,0 2005 21,1 32,5 29,5 39,4 54,0 36,2

En efecto, al observar los resultados del Cuadro 20 dos constataciones saltan a la  vista.  En  primer  lugar,  los  porcentajes  por  tipo  de  pobreza  tienen  variaciones  poco  significativas tanto a nivel nacional como en los distintos ámbitos en los años analizados,  lo  cual  podría  estar  apuntando  a  caracterizaciones  de  tipo  más  estructural.  En  segundo  lugar, estos tipos de pobreza presentan proporciones significativamente distintas entre los  ámbitos,  caracterizados  por  su  homogeneidad  a  nivel  de  desarrollo  urbano.  La  pobreza  crónica  y  la  pobreza  estructural  son  más  características  de  los  ámbitos  rurales  en  contraposición a los ámbitos más urbanos en donde la pobreza coyuntural (caracterizada  exclusivamente  por  la  insuficiencia  de  ingresos)  es  la  que  prevalece.  Así,  la  pobreza  crónica  muestra  para  todos  los  años  presentados  una  tendencia  a  incrementarse  conforme  nos  movemos  hacia  los  ámbitos  menos  consolidados,  mientras  que  en  los  ámbitos  más  urbanos  el  tipo  de  pobreza  más extensa  en  términos  de su  representación  porcentual es la pobreza coyuntural, la cual decrece en la medida en que bajamos en el  nivel  de  desarrollo  expresado  en  los  ámbitos  geosociales.  En  el  caso  de  la  pobreza  estructural se registran porcentajes con muy pocas variaciones entre los distintos ámbitos,  a excepción del menos consolidado, el ámbito rural y disperso en el que la representación  de esta configuración de la pobreza aumenta considerablemente.  Este  contraste  entre  los  tipos  de  pobreza  por  ámbitos  geosociales  pone  nuevamente de relieve las distintas caras del fenómeno de la pobreza en el país, además  de  resaltar  la  importancia  del  entorno  en  la  configuración  del  mismo.  La  diferenciación  68 

tanto en los porcentajes como en los tipos de pobreza alude a los diferenciales respecto al  nivel  de  consolidación  de  los  servicios  (públicos,  de  infraestructura,  salud,  educación  y  sociales  en  términos  generales)  que,  en  términos  más  amplios  forman  parte  de  las  estructuras de oportunidades que permiten u obstaculizan las posibilidades de desarrollo  de  los  individuos,  tal  como  son  mencionadas  por  Amartya  Sen  (Sen,  2000).  Recordemos  además que tanto la pobreza estructural como la pobreza crónica están conformadas por  hogares  pobres  desde  el  método  NBI,  en  el  que  el  acceso  a  los  servicios  sociales  tiene  mucho peso en su conformación.  Las  importantes  diferencias  que  se  observan  en  los  resultados  por  ámbito  geosocial,  permiten  aseverar  que  las  condiciones  de  vida  así  como  las  oportunidades  sociales  no  son  homogéneas  en  todo  el  territorio  nacional  y  en  tal  sentido,  las  posibilidades de desarrollo de la población dependerán en gran medida del lugar en el que  vive. 
Las  condiciones  de  vida  en  Venezuela,  comoquiera  que  se  las  mida,  obedecen  en  su  diversidad,  ante  todo,  a  la  estructura  urbano–regional  del  país  (…)  El  sesgo  urbano  es  el  indicador  más  directo  del  desarrollo  desigual  de  los  países,  en  los  que  ser  pobre  en  la  ciudad  mayor  puede  ser  hasta  una  situación  envidiable  para  los  pobres  rurales.  (Gruson,  2008, p. 12). 

El reconocimiento de esta diversidad de contextos obliga a que cualquier política  de  superación  de  la  pobreza  incorpore  la  dimensión  de  los  niveles  de  consolidación  urbana  y  su  desigual  distribución,  en  términos  de  desarrollo  económico  y  social,  en  su  diseño y planteamientos. 

B. Pobreza y educación 
La  dimensión  educativa,  bien  como  resultado  o  como  carencia  de  oportunidades  presentes,  es  uno  de  los  factores  más  asociados  a  la  pobreza.  La  privación  relativa  en  materia educativa es uno de los componentes de la pobreza al referir a los bajos niveles  de  capacitación  o  habilidades  cognitivas  que  concurrentemente  actúan  como  causa  o  barrera  a  la  inclusión  social  e  incorporación  productiva  en  el  mercado  de  trabajo.  De  hecho, la situación educativa en sus distintas variables e indicadores suele estar presente  en  la  mayoría  de  los  indicadores  compuestos  de  pobreza  y  el  método  de  necesidades  básicas insatisfechas así lo considera al plantearlo desde dos perspectivas: la no asistencia  de niños entre los 7 y los 14 años de edad así como la escolaridad del jefe de hogar, que  constituye  uno  de  los  indicadores  de  la  capacidad  económica  del  hogar  para  asegurar  niveles  mínimos  de  consumo.  Por  otra  parte,  en  la  agenda  de  los  Objetivos  y  Metas  de  Desarrollo  del  Milenio,  se  observa  la  alta  prioridad  asignada  a  la  universalización  de  la  educación debido al rol que cumple en los otros ámbitos de la vida social de un país y en  el caso del Índice de Desarrollo Humano, publicado por el PNUD55, forma parte de una de                                                           
55

Debemos insistir que el Índice de Desarrollo Humano (IDH) no es una forma de medición de la pobreza si bien refleja las condiciones de vida de la población a nivel global, con propósitos de comparabilidad internacional.

69 

9 15 – 21 2004 31.5 4.7 35.2 1. Cálculos propios.  No  obstante.0 4.1 44.5 33.8 2005 25.  En tal sentido la interrogante que aquí se plantea es si el acceso y los resultados en  materia  educativa  son  diferenciales  en  términos  de  las  distintas  caracterizaciones  de  pobreza.7 46. 22. 18 y 19. Venezuela.5 31.3 2003 36. I Semestre.6 2004 21.3 9. Anexos 17. Es en  este grupo de edad donde comienza a producirse la incorporación al mercado de trabajo y  en  muchos  casos. la cual expresa el promedio de años de escolaridad  de los mayores de 24 años en el hogar.  Cuadro 21.1 52.6 30.8 39. 2003–2005 3–6 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:    INE.  Los  procesamientos  muestran  cómo  el  mayor  porcentaje de no asistencia escolar se registra en el grupo de mayor edad (15 a 21).3 1.1 35. para ello analizaremos un indicador de acceso o cobertura como es la asistencia  escolar.  y  dos  indicadores  de  resultado:  el  analfabetismo  y  una  variable  sintética  que  hemos denominado capital educativo.1 38. Porcentaje de no asistencia escolar por grupos de edad según condición de pobreza (método integrado).8 8.2 1. Encuesta de Hogares por Muestreo.2 2005 1. 70  .2 61.4 62.0 2003 0. 2003–2005.  se  registra un descenso importante (de 8.8 10. Cabe destacar entre ellas: La Misión Robinson I y II.  implementadas  a  partir  del  año  2003.  básica  (7  a  14  años)  y  media  diversificada  en  adelante  (15  a  21  años)56.3 8.5 46.0 8.2 7 – 14 2004 0.0 35.  la  Misión  Ribas.5 puntos porcentuales) en la proporción de jóvenes  entre  15  y  21  años  que  no  asisten  a  un  centro  educativo  en  el  período  analizado.6 8.  El  Cuadro  21  muestra  la  no  asistencia  escolar  según  grupos  de  edad  correspondientes  a  los  niveles  de  preescolar  (3  a  6  años).las  tres  dimensiones  que  conforman  esta  medición  conjuntamente  con  la  salud  y  la  capacidad o poder adquisitivo de la población.9 35.6 37.6 5.6 54.8 52.1 35.  destinada  a  aquellos  que  no  hubiesen                                                            56 La Encuesta de Hogares por Muestreo indaga la asistencia a un centro escolar en el intervalo de edad comprendido entre los 3 y 21 años.4 47.Este  descenso  se  produce  posiblemente  como  consecuencia  del  conjunto  de  misiones  educativas. la primera para la  población  analfabeta  y  la  segunda  para  la  población  que  no  había  podido  completar  su  escolaridad  en  educación  básica.8 41.2 2005 30.  su  población  considera  terminada  su  escolaridad.4 Dentro del contexto de la política social venezolana las misiones educativas fueron  concebidas  fundamentalmente  para  la  población  que  en  el  pasado  se  vio  excluida  del  sistema educativo.3 33.4 43.8 54.  que  incluyen  este  grupo  de  población  como parte de su población objetivo.

 superan a la mitad de la población en  ese grupo de edad con porcentajes s bastante similares.  incorporar  a  las  personas  excluidas  del  sistema  formal  cubriendo  todos  los  niveles  de  enseñanza.5 puntos porcentuales de la población del grupo  de  edad  comprendido  entre  los  15  y  21  años  de  edad  no  deja  de  ser  un  logro  significativo57. las cuales se ubican fundamentalmente en los sectores más  desfavorecidos de la población. seguida de la categoría pobreza coyuntural (8%). En términos netos.  también  cabe  reconocer  que  es  poco  el  tiempo  que  en  este  análisis  se  está  contemplando  (apenas  3  años.  estructural  (7%)  y  no  pobre  (5%).  Más allá del comportamiento global de la asistencia escolar en las personas entre  15 y 21 años de edad en el período reseñado. dado que las mismas fueron  concebidas para incorporar a las personas de 15 años y más que habían sido excluidas del  sistema formal de educación. 71  .  lo  cual  muestra  las  importantes  disparidades  en  el  acceso a los recursos educativos al contrastarla según condición de pobreza.  Las  brechas  en  el  indicador  de  asistencia  escolar  para  la  población  entre  15  y  21  años.  Esto  es  consistente con el diseño del sistema de misiones educativas.  tipificación más extrema de la pobreza.  el caso de la pobreza coyuntural y finalmente los no pobres. los años de escolaridad y nivel educativo de la población.  Es  esperable  que  tan  ambiciosa  política comenzara a generar señales visibles en algunas variables de resultado tales como  la tasa de analfabetismo.  cabe destacar que estas brechas se ha reducido para los años 2004 y 2005. veremos que en los agregados que pudiesen representar los impactos de la  nueva  política  educativa  es  poco  lo  que  puede  observarse. Si bien  el aumento en la asistencia escolar en 8. a partir de un sistema no tradicional de  enseñanza.  No  obstante. y particularmente                                                            57 Tal como apuntáramos. particularmente por la importancia que tiene la edad en el fenómeno del analfabetismo. hasta el 2005).podido  completar  el  bachillerato  y  la  Misión  Sucre  y  la  Universidad  Bolivariana  de  Venezuela. la baja del indicador en el transcurso de esos tres años tampoco se  produce de manera lineal.  lo  cual  pareciese  evidenciar  ciertos  niveles  de  focalización  de  las  misiones  educativas  hacia  los  sectores  más  desfavorecidos. básicamente  como consecuencia de una caída diferencial del indicador de no asistencia escolar entre  las diferentes configuraciones de pobreza. Sin embargo.  Tal  como  reseñan  sus  documentos  y  páginas electrónicas de información se pretendía.  Por otra parte. la Encuesta de Hogares por Muestreo levanta la información de asistencia educativa sólo hasta los 21 años. Le sigue en orden de importancia.  para  el  nivel  de  educación  superior. entre los años analizados.6%). es más extendida en la población en situación  de pobreza crónica y estructural. es posible observar en el Cuadro 21 que la  no asistencia escolar en este grupo de edad.  no  dejan  de  ser  importantes:  las  diferencias  porcentuales  entre  las  categorías  extremas (no pobre y pobre crónico) se encuentran por encima de 21 puntos porcentuales  alcanzando  a  26%  en  el  año  2003. En ambos casos. por ello desconocemos si este logro de gestión de las misiones educativas es extensible a los adultos mayores de 21 años. el  descenso  de  mayor  magnitud  se  registra  precisamente  en  la  pobreza  crónica  (9.  incluida  la  educación  superior. En los casos de pobreza estructural y crónica.

915 triunfadores de la Misión Sucre.445 512.441. después del descenso abrupto del indicador en el 2004.239 2005 b/ (P) 1. 997.525 1. 882.  el  descenso interanual 2004–2005 es considerablemente menor al experimentado entre los  años  2003  y  2004. 2/ Para el período 2004–2005 se incluyeron 1.  en  buena  parte  como  consecuencia  de  la  incorporación  de  los  beneficiarios  de  las  misiones educativas.597.  La estadística oficial refleja la ocurrencia de aumentos significativos de la matrícula  en  todos  los  niveles  educativos  entre  los  períodos  académicos  2002–2003  y  2003–2004.095 4.  cuya  reducción  ocurre  fundamentalmente  entre  los  años  2003  y  2004  (6.  se  refleja  en  el  indicador  global  de  no  asistencia  en  este  grupo  de  edad.ve 72  . Ministerio de Educación y Deportes (MED).322 1.452.383.786.662 2004 a/ 1.224 6.  Es  posible  que  este comportamiento  se  deba  en  gran  parte  al  desarrollo del proceso institucional de esta nueva forma de encarar la política social que  constituyen  las  misiones.en el caso de esta última. mostrando aumentos de 10% y 11% respectivamente (Ver Cuadros 22 y 23).519 Fuente:                                                           58 Ver cuadros de matrícula escolar en http: www. 3/ Para el período 2004–2005 se incluyeron 763.790 6.mpd.gov. Años 2003 al 2004 2003 Educación superior Notas:     (P) Cifras provisionales.9%).371 2003–2004 984.793 triunfadores de la Misión Sucre.286. a/ Se incluyeron 286.  por  razones  obvias.075 Fuente: Cuadro 23.053.sisov.259. b/ Se incluyeron 348.  aspecto  que  se  refleja  tanto  en  este  indicador  como  en  los  registros de matrícula escolar publicadas oficialmente58. Venezuela. Alumnos matriculados por nivel educativo. Períodos 2002–2003 al 2004–2005 2002–2003 Pre–escolar 1/ Básica de 1 a 9 grado 2/ Media diversificada y profesional 3/ Notas:      1/ Incluye la matrícula no convencional. SISOV.177 vencedores correspondientes a la Misión Ribas.310.  Ello. Alumnos matriculados en educación superior.542 alumnos correspondientes a la Misión Robinson II. Venezuela.  Cuadro 22. Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU).  diversificada  y  profesional  (145%)  y  educación  superior  (44%)  cuya  tasa  de  crecimiento  se  desacelera  en  forma  pronunciada  para  el  período  académico  siguiente  (2004–2005). Estos incrementos se producen con mayor énfasis en los niveles de  media.981 2004–2005 1. éste se  mantiene  estable  para  el  año  2005  mientras  que  en  las  restantes  caracterizaciones.

 reflejada tanto en la Encuesta de Hogares por Muestreo como en  las estadísticas oficiales referidas. es consistente con el análisis de procesos que algunos  autores han realizado a las misiones.  en  los  casos  de  pobreza  crónica  y  pobreza estructural el porcentaje de niños entre 7 y 14 años que no asisten a los centros  educativos  se  eleva  a  9%  y  8%  en  promedio  respectivamente  para  el  período. Al contrastar con la matrícula oficial  (Cuadro 22).Esta tendencia. al revisar las tasas brutas de escolaridad en el nivel de básica60.  mostrando  un  incremento  interanual  de  un  punto  porcentual61.  no  observándose cambios significativos en los años contemplados. como vemos. básica.  Ya  para  los  años  2004  –2005. Asimismo. al desagregar la variable según condición y  tipo  de  pobreza  se  observan  diferencias  considerables:  mientras  que  en  la  población  no  pobre  estos  porcentajes  se  encuentran  por  debajo  del  1%  y  en  la  población  en  pobreza  coyuntural  el  porcentaje  es  ligeramente  superior. De acuerdo a D’Elia y Cabezas (2008).  Ello  ocurre  en  un  contexto  de  búsqueda  de  legitimidad  política  frente  a  un  proceso  revocatorio  presidencial. 61 Información extraída del Sistema de Indicadores Sociales de Venezuela (SISOV). que  correspondería a estos grupos de edad. en el indicador nacional.  Finalmente. contexto del que.  Ello  permite  entender  la  razón  por  la  cual  no  se  observan  cambios  significativos en el valor general. se observa una mayor tasa de crecimiento del registro de matrícula (17%) en  contraposición  al  aumento  en  la  asistencia  escolar  captada  a  través  de  la  Encuesta  de  Hogares. de allí la desaceleración experimentada en el aumento  de  la  asistencia  escolar  en  este  grupo  de  edad  para  el  año  2005  así  como  el  alto  crecimiento interanual experimentado en el año previo. no  escaparon las misiones educativas.  en  el  grupo  de  3  a  6  años.  se  observan  rangos  considerables  de  no  asistencia escolar (Cuadro 21). Sin embargo. media diversificada y profesional y en educación superior). el sistema de  misiones experimenta un impulso importante para los años 2003–2004. período en el cual  fueron  creadas  y  se  expanden  significativamente  en  cuanto  al  número  de  beneficiarios. disponible en: http://www. a pesar de  los  avances  en  términos  de  la  educación  en  los  grupos  edad  todavía  persisten  brechas  importantes de acuerdo a la condición y tipo de pobreza.  pasado  el  proceso  electoral. muestran los  altos  niveles  de  masificación  de  la  educación  básica  en  el  país  al  cual  hemos  hecho  referencia59. con una pequeña variación de casi 3 puntos porcentuales  entre los años 2003 y 2005. La tasa bruta de escolaridad es la relación porcentual entre el Número de alumnos matriculados por nivel educativo (educación preescolar. expresado como porcentaje del total de la población en edad escolar del nivel educativo correspondiente. De esta forma.sisov.                                                            Ver sección: Las Necesidades básicas que componen el Método NBI en el capítulo anterior.mpd.  Los porcentajes de no asistencia en el grupo de 7 a 14 años de edad. observamos que éste se ubica entre 87% y 89%  entre  los  años  de  2003  al  2005.ve/indicadores/ED0105800000000/ 60 59 73  .gob.  las  misiones  se  asientan  en  términos  organizacionales  pero  paralelamente  se  desacelera  el  ritmo de crecimiento de sus rangos de cobertura al centrarse en la ampliación de servicios  a personas que ya habían sido cubiertas por el sistema.

  descendiendo  a  19%. año en el cual se recoge el efecto de la masificación del acceso  a la educación a partir de programas no tradicionales como las misiones educativas.  La forma diferencial de comportamiento de la no asistencia escolar en los distintos  grupos  de  edad  según  condición  y  tipo  de  pobreza  apunta  a  las  importantes  brechas  existentes  en  el  país  en  cuanto  a  las  oportunidades  educativas  al  constatar  diferencias  relevantes entre los grupos en pobreza crónica y estructural por un lado y los grupos de  población no pobre y en pobreza coyuntural por el otro. Para  el  año  2005  esta  diferencia  porcentual  se  acorta. En efecto. Los más altos niveles de la variable se ubican en la población en  situación de pobreza crónica seguidos de la población en pobreza de tipo estructural. aun  cuando las  distancias entre ambas tipificaciones de pobreza se encuentran alrededor de  los 10 puntos porcentuales. Los resultados. sugieren carencias  en la oferta educativa más propias de los contextos menos desarrollados que caracterizan  tanto a la pobreza crónica como a la pobreza estructural.  74  .  realizadas  para  los  grupos  de  edad  anteriormente analizados. sigue siendo muy amplia  la brecha en términos del acceso a los servicios educativos según condición de pobreza y  ámbito de residencia.  El  cierre  de  la  brecha  en  este  grupo  de  edad  se  va  a  corresponder  con  una  ligera  reducción  del  porcentaje de no asistencia escolar en la población en pobreza crónica (3%) –caso similar  se  observa  en  el  caso  de  la  pobreza  estructural–  pero  con  un  aumento  simultáneo  del  indicador en los niños de 3 a 6 años que residen en hogares no pobres casi en términos  proporcionales (2%). la disminución de la distancia entre uno y otro grupo no  responde sólo a la mejora del grupo en peor situación sino también al empeoramiento del  grupo en mejor situación relativa. diferencias que pueden apreciarse en el gráfico siguiente en el cual  se representa el año 2005. Las brechas entre los grupos extremos (pobreza crónica y no  pobreza) se mantienen en un porcentaje cercano al 24% para los años 2003 y 2004.En este grupo de edad se mantienen las observaciones relativas a las disparidades  entre  los  grupos  no  pobres  y  los  tipos  de  pobreza. Si bien es importante reconocer  que estas distancias han sido acortadas en el período analizado.

I Semestre. Anexo 20. Por otra  parte la educación. tal como se reconoce en la declaración de los objetivos del  milenio (ONU.  concretamente  las  tasas  de  analfabetismo  y  los  años  de  escolaridad  para  evaluar  si  los  logros  en  materia  educativa  también  se  comportan  de  manera  diferencial  según  condición  de  pobreza. acceso y operación del sistema educativo de un país (Larrañaga. 2003–2005. 2000)  En  relación  al  analfabetismo. Porcentaje de no asistencia escolar de la población entre 3 y 21 años de edad según ámbito geosocial y condición de pobreza. y concretamente el logro educativo. 2007). y gracias a la acción de la Misión Robinson I. Año 2005 50 45 40 35 Porcentaje  30 25 20 15 10 5 0  Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso No Pobre Fuentes:    Ámbito geosocial  Pobre Coyuntural Pobre Estructural Pobre Crónico   INE. En el texto de esta declaración se advierte  que después de dos años de aplicación.  en  esta  parte  de  la  sección  intentaremos  acercarnos  a  las  variables  de  resultado  del  sistema  educativo. Encuesta de Hogares por Muestreo.  Ambos  indicadores  pueden  considerarse  como  indicadores  “proxy”  de  los  resultados  en  términos  de  que  reflejan  los  efectos  de  la  gestión. Venezuela. Hasta ahora hemos visto que el acceso a la educación para el período comprendido  entre los años 2003 y 2005 es diferencial entre las distintas caracterizaciones de pobreza.Gráfico 7. este  75  . ha sido uno de los vehículos de  mayor eficacia para promover la movilidad social ascendente y la ruptura de los círculos  reproductores de la pobreza.  Venezuela  fue  declarada “Territorio Libre de Analfabetismo”. Cálculos propios.  el  28  de  octubre  del  año  2005.

9 10. Encuesta de Hogares por Muestreo. fundamentalmente en el pasado pero todavía presentes                                                            Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela. 2003–2005. Cálculos propios.   Como  se  recordará. ubicada en 6. Las  disparidades  en  este  indicador  según  condición  de  pobreza  son  significativas. al analizar las tasas de analfabetismo según condición de pobreza. 63 http://fegs.  se  verifican  importantes  brechas.1 6. Acuerdo mediante el cual se declara a la República Bolivariana de Venezuela Territorio Libre de Analfabetismo de fecha 25 de Octubre de 2008.  Anexos).  Para  diciembre  del  año  2005  este  programa  reporta  un  total de 1. meta exigida por la UNESCO para declarar un territorio libre  de analfabetismo.  cuyo  objetivo  central  se  ubicaba  en  la  erradicación  del  analfabetismo.  al contrastar con los resultados de los procesamientos de la Encuesta de Hogares para los  años 2003 al 2005 (Cuadro 24).4 4.ve/paginas/Rmision_robinson_i.gerenciasocial.8 4.7 Este  comportamiento  de  la  variable.0 13.1 10.  Es  este  registro de beneficiarios el que da origen a la declaración antes mencionada. 2003–2005 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:    INE. constatándose importantes diferencias según condición y tipo de pobreza.6 5.4%.  al  ubicarse  la  tasa  de  analfabetismo  por  debajo  del  4%  de  la  población mayor de 15 años. I Semestre. al ubicarse la población que declara no saber leer y escribir  en  un  total  cercano  al  millón  y  medio  de  personas  (Ver  Cuadro  21. que registra un 2% promedio para el período.0 2005 2.5 14. Tasas de analfabetismo en la población mayor de 15 años según condición de pobreza (método integrado).  tal  como  se  evidenció  en  el  indicador  de  asistencia  educativa. ubicándose la misma en  una  proporción  cercana  a  la  tasa  arrojada  por  los  procesamientos  del  Censo  General  de  Población y Vivienda 2001.logro  había  sido  posible62.  particularmente  entre  los  tipos  de  pobreza  crónica  –la  más  elevada  con  14%  en  promedio–  y  estructural  por  una  parte.  implementada  en  el  año  2003.0 13.2 9.  Por otra parte.  nuevamente  nos  apunta  en  el  sentido  de  la  pocas oportunidades educativas. lo primero que debe acotarse es que ni a nivel global ni a  nivel de las subdivisiones de pobreza según el método integrado se observan descensos  significativos de la tasa de analfabetismo en el período analizado.org. Anexo 21. No obstante.482.html 62 76  .  en  comparación  con  la  pobreza  coyuntural  y  la  población en situación de no pobreza.5 6.  la  Misión  Robinson  I  fue  una  de  las  primeras  misiones  educativas. Venezuela.543 alfabetizados63.4 2004 1. cifra que representaría la casi total erradicación de este  problema social en Venezuela.  Cuadro 24.7 4. 2.

 no ha sido subsanada. así  como  a  la  edad.  UNICEF.en  las  áreas  menos  desarrolladas  de  Venezuela  que  se  siguen  reflejando  cuando  se  desagregan los indicadores educativos en el país.  Para  ello. entre otras razones porque la calidad que existe en el sistema educativo no es uniforme. Tal como indica. 2007. la primera duplica en años de escolaridad a la segunda. el analfabetismo hace referencia a las menores oportunidades y  posibilidades  de  estudio  que  tuvieron  en  el  pasado  las  hoy  generaciones  de  mayores. pobreza crónica.  Un  ejemplo  de  ello  puede  verse  en  Ponce (2005).  Finalmente. en el estudio del Índice de Desarrollo Humano Modificado  para los Municipios de Venezuela.  vemos  cómo  las  brechas  y  diferencias  resaltadas  en  el  conjunto  de  variables  educativas  precedentes  se  mantienen.  la pobreza estructural y coyuntural se ubican más hacia el centro. los años de escolaridad constituirían una  variable complementaria en términos de los resultados alcanzados por aquellos que han  estado  incorporados  dentro  del  mismo. con promedios en cifras                                                            64 De acuerdo a autores como Larrañaga (2007) el verdadero indicador de resultado serían las competencias alfabéticas y numéricas adquiridas o que dispone la población. pp.  Mientras  el  analfabetismo muestra la exclusión del sistema. 2005.  Es  bien  conocido  y  se  encuentra  documentado  el  hecho  que  el  fenómeno  del  analfabetismo  está  muy  asociado  a  la  condición de pobreza.  particularmente  aquellas  caracterizadas  por  la  situación  de  pobreza  y  en  entornos  más  rurales. 42-45).  De  esta  forma. si observamos el promedio de escolaridad de las categorías extremas. valgo la aclaratoria para puntualizar la importancia de incorporar algunos indicadores de calidad a este logro dado que la misma cantidad de años de escolaridad no supone necesariamente el mismo nivel de competencias. 2004–1)  Al analizar el promedio de años de escolaridad alcanzados por la población de 24  años  y  más  según  condición  y  tipo  de  pobreza. Sin embargo. a pesar de los importantes esfuerzos en  esta  materia  desde  los  programas  sociales  del  Estado.  Esta variable ha sido ampliamente utilizada en los diferentes estudios en los que el IIES ha  tenido  que  utilizar  criterios  de  estratificación  y  en  todas  las  pruebas  y  estudios  ha  funcionado  muy  bien  como  variable  discriminante. Por otra parte. p. y que a juzgar por los resultados aquí analizados. este registro no existe en la mayoría de los países de América Latina y Venezuela no es la excepción.  El basamento para tomar como intervalo de edad 24 años o más está fundamentado en el  hecho que ello permitiría con cierta holgura completar la escolaridad a nivel universitario.  utilizamos  como  indicador  los  años  promedio de escolaridad de los mayores de 24 años de edad en el hogar.  utilizamos  una  variable  que  permitiese  sintetizar  el  logro  como  es  el  caso  de  los  años  de  escolaridad. por ello el autor considera los años de escolaridad como un indicador “proxy” o “el segundo mejor” para analizar los resultados en materia educativa (Larrañaga. para acercarnos a la situación de la población desde el punto de vista  de  los  resultados  alcanzados  dentro  del  sistema  educativo.  particularmente  a  la  población  mayor  de  55  años. al nivel de desarrollo de la localidad o contexto geográfico en el que  se  ubique la  población. Por su parte. 52). no pobreza  vs. 77  . Así. el cual refleja  tanto el logro educacional en términos cuantitativos64 como el capital educativo del hogar. el INE ha considerado una variable similar: Mediana de  educación de los mayores de 24 años (Instituto Nacional de Estadísticas. a quienes no cubrió la etapa de masificación de la educación básica experimentada  en  el  país  a  partir  del  proyecto  democrático  (Ministerio  de  Planificación  y  Desarrollo.

8 6. No Pobre 10.5 6.8 4.4 9. 2003–2005 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:   INE.2 8.  esta  distribución  de  los  años  de  escolaridad  por  condición  de  pobreza  se  encuentra  estrechamente  vinculada  a  la  estructura  de  oportunidades  que  brinda  el  contexto  de  residencia de la población.1 7. Años promedio de escolaridad de la población mayor de 24 años según condición de pobreza (método integrado). 2005.7 6.8 6. 10. I Semestre.9 5.7 7.4 8.4 6. Encuestas de Hogares por Muestreo. por lo que un mayor número de hogares y  personas  fueron  excluidos  por  ambos  métodos  de  la  condición  de  pobreza  sin  que  ello  necesariamente significase una mejora en términos de sus saldos educativos.0 78  .6 Pobre Coyuntural 8. tal como se expresa en el Cuadro 26.  La distribución varía de manera importante conforme nos movemos desde las zonas más  desarrolladas y urbanizadas del país a las más rurales. Venezuela.7 3. no solo a nivel general sino dentro  de las mismas tipologías de condición de pobreza.6 5. expresadas en el  Indicador de Necesidades Básicas Insatisfechas.3 7.  se  observa  un  ligero  descenso  de  los  años  de  escolaridad  de  la  población  no  pobre. Venezuela.8 Pobre Estructural 7. Cálculos propios.5 10.0 6.1 6.2 7.2 9.0 8. I Semestre.7 Pobre Crónico 6. pudiendo ubicarse en esta causa su  variación– podría deberse a la mejora en el año 2005 de la situación de los hogares tanto  desde el punto de vista de sus ingresos como de sus condiciones de vida.2 Total 9.0 6.enteras de 7 y 8 años respectivamente.  Esta  diferencia  –que  se  encuentra dentro del rango de estimación muestral. 2003–2005.7 5.8 7. reflejadas en este estudio a partir de los ámbitos geosociales.8 8.8 7.0 5. en  el que tomamos como año de referencia el 2005.9 2004 10.6 7.9 5. Año 2005 Ámbito geoocial Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso Total Fuentes:  INE.0 De  manera  similar  a  lo  verificado  en  las  variables  educativas  precedentes.9 5.8 2005 9.1 8.  Cuadro 26.4 7. Esta variable nuevamente pone de manifiesto los  importantes diferenciales que existen en el ámbito educativo.  En  cuanto  a  la  tendencia  de  la  variable  en  estos  3  años.7 5.1 5.4 7.  Cuadro 25. Encuestas de Hogares por Muestreo. Años promedio de escolaridad de la población mayor de 24 años por condición de pobreza según ámbito geosocial (método integrado).5 8.6 7.

 siendo los pobres  crónicos los más afectados.   El menor promedio de años de escolaridad lo ostenta la población ubicada en las  zonas rurales y dispersas. De esta forma. en la cual se muestra un promedio ligeramente superior para el caso de  Caracas. Tanto las dinámicas como las posibilidades de acceso a los recursos educativos  muestran  brechas  significativas  entre  las  distintas  caracterizaciones  de  pobreza. la asociación entre el nivel de desarrollo del área  de  residencia  y  este  indicador  de  logro  educativo  nuevamente  hace  referencia  a  los  desbalances pasados y presentes tanto en la provisión de servicios educativos. tanto a nivel de los ámbitos geosociales como en cada una de  las  condiciones  de  pobreza  presentadas.  excepto  en  la  condición  de  pobreza crónica.  particularmente  en  un  país  donde  la  educación  constituyó  uno  de  los  mecanismos  más  importantes de movilidad social ascendente.  Así. que en combinación con situaciones de pobreza generan  importantes  discrepancias  relativas  a  las  posibilidades  de  permanencia  en  el  sistema  educativo  y  el  logro  de  ciertos  niveles  de  escolaridad. seguidos de las personas en pobreza estructural.  la  diferencia  en  años  de  escolaridad  entre  los  grupos  extremos  –no  pobres  que  residen  en  Caracas  y  pobres  crónicos  residente  en  zonas  rurales  y  dispersas–  se  remontan  en  promedio  a  aproximadamente  7  años  de  escolaridad. Vemos así cómo tanto a nivel del promedio general como dentro cada una de las  tipificaciones de condición de pobreza los mayores promedios de años de escolaridad los  alcanza  la  población  residente  en  Caracas  cayendo  progresivamente  conforme  nos  movemos  hacia  ámbitos  menos  consolidados  desde  el  punto  de  vista  de  su  nivel  de  desarrollo  urbano.  dado  que  mayores niveles de desarrollo conllevan a una mayor y más diversificada oferta educativa  así  como  de  requerimientos  y  expectativas  por  parte  de  la  población  en  este  sentido.  Ello  apunta  en  la  dirección  que  venimos  señalando en torno a las restricciones en la estructura de oportunidades para la formación  de  capital  educativo  en  las  zonas  menos  desarrolladas  del  país  en  contraste  con  las  de  mayores niveles de urbanización.  Caracas  y  las  grandes  ciudades  presentan  resultados  bastante  similares  en  todas  las  condiciones  de  pobreza.  El  análisis  realizado  de  las  variables  educativas  devela  las  profundas  diferencias  existentes  en  esta  dimensión  cuando  se  comparan  los  resultados  según  condición  de  pobreza.  prácticamente  el  doble  de  lo  alcanzado  por  el  sector en peor situación. tanto en el presente como en el pasado. Cálculos propios.  elaboradas a partir del método integrado. como a los  niveles de exigencias dentro del mercado laboral y expectativas de la población en torno a  los temas de formación y educación. Resalta la existencia de diferentes estructuras  de oportunidades educativas. Buena parte  de  esta  asociación  está  intermediada  por  las  disparidades  urbano–rural.  No  obstante.  79  .

  ubicándose  entre  los  7  y  los  10  puntos  porcentuales  para  los  tres  años  de  referencia. como vimos en el capítulo precedente65. En el caso venezolano.  precisamente  las  configuraciones  de  pobreza  que  ostentaban  los  mayores  niveles  de  inactividad. Para ello haremos uso de las tasas de actividad  y  ocupación  en  la  población  mayor  de  15  años. la cual también muestra un descenso similar para el último año. En este apartado  nos proponemos analizar la situación de la población en la fuerza de trabajo.  Al  analizar  las  tasas  de  actividad  (Gráfico  8)  se  observa  un  comportamiento  diferencial en la incorporación al ámbito laboral cuando se la desagrega por condición de  pobreza. entre el total de personas mayores de 15 años. Las  diferencias en los niveles de actividad entre la población no pobre y pobre estructural en  contraste con las poblaciones en situación de pobreza coyuntural y crónica son bastante  elevadas.                                                            65 66 Ver apartado de Fuentes de Ingreso. como una aproximación a la calidad del empleo en términos del acceso  a los sistemas de protección social y laboral. Razón porcentual de personas incorporadas al mercado de trabajo.  Por  su  parte. año en el cual se produce  un  significativo  descenso  en  la  tasa  de  actividad  de  los  pobres  coyunturales  y  crónicos. tratando de  indagar si existen diferencias significativas en la incorporación a la actividad laboral entre  las distintas caracterizaciones de pobreza. 80  .  utilizaremos  un  indicador  relativo al sector en el cual las personas desarrollan su actividad económica: sector formal  – sector informal.  mostrando  un  ligero  descenso  de  3  puntos  porcentuales para el año 2005.  las  menores  tasas  de  actividad  se  registran  en  la  población  en  situación  de  pobreza  coyuntural  para  los  tres  años  analizados. Capítulo III.  mientras  en  la  población  en  pobreza  estructural  y  no  pobre  se  mantiene  relativamente estable. Las mayores distancias se evidencian en el año 2005. Pobreza e incorporación a la fuerza de trabajo  El mercado de trabajo es el principal medio de subsistencia y obtención de ingresos  por parte de los hogares.  y  a  efectos  de  incorporar  algún  criterio  de  que  permita  tipificar  la  situación  laboral. independientemente de su condición de ocupación.  más del 80% de los hogares declaran como fuente de ingresos el trabajo.C. bastante cercano a este registro se encuentra la población  en pobreza crónica.  Igualmente. de este documento. Las tasas de actividad66 más elevadas se ubican en la población en situación de  pobreza  estructural  (75%)  seguida  de  la  población  no  pobre  (73%).

3  puntos porcentuales.Gráfico 8.  encontramos  que  esta  situación  se  da  de  forma  más  pronunciada  en  el  caso  de  las  mujeres  y  particularmente  de  aquellas  en  situación  de  pobreza  crónica  (Cuadro  27). Para tratar de entender estas diferencias.  Adicionalmente  se  constata  cierta  tendencia  al  aumento  de  la  inactividad  en  este  grupo  poblacional  al  evidenciarse  el  diferencial  existente  entre  los  años  2003  y  2005  de  4. Venezuela. Con pocas distancias en el crecimiento de la tasa de inactividad se  ubican las mujeres en situación de pobreza coyuntural cuya variación entre los años 2003  81  . Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico   Este resultado es contrastante con la expectativa generada a partir del importante  descenso de los índices de pobreza por ingreso y en consecuencia de pobreza crónica para  el  año  2005.  hemos recurrido al desglose de la tasa de inactividad por sexo. siendo la población masculina quienes en términos generales presentan una  mayor tasa de actividad. Tasas de actividad de la población mayor de 15 años por condición de pobreza (método integrado). Ello en vista que existen  dinámicas  diferenciales  entre  hombres  y  mujeres  para  la  incorporación  a  la  actividad  económica.  Cuando  observamos  la  tasa  de  inactividad  por  sexo  y  condición  de  pobreza. Cálculos propios. Anexo 23.  dado  que  era  razonable  esperar  que  los  mayores  ingresos  del  hogar  estuviesen de alguna manera relacionados con una mayor incorporación de la población  económicamente activa al mercado de trabajo.  dentro  de  las  cuales  más  de  la  mitad  se  encuentran  fuera  al  mercado  de  trabajo. 2003–2005. Años 2003– 2005 76 74 72 Porcentaje  70 68 66 64 62 2003 2004 2005 Años  No Pobre Fuentes:    INE. I Semestre. Encuesta de Hogares por Muestreo.

8 43. Encuesta de Hogares por Muestreo.8 16.4 43.9 Mujeres 37. es posible que en la incorporación al mercado de trabajo tengan más peso las  razones  de  autonomía  económica.8 12.6 11. Estas diferencias en la actividad laboral entre las distintas condiciones  de  pobreza  para  el  sexo  femenino  podrían  interpretarse  a  partir  de  las  razones  para  la  incorporación al mercado de trabajo de las mujeres y el logro educativo de acuerdo a la  condición de pobreza.0 53.9 52. Tasas de inactividad de la población mayor de 15 años por sexo según condición de pobreza (método integrado).8 49.8 11.0 19.  Le  siguen  en  orden  de  importancia  la  población  femenina  en  condición de pobreza estructural y no pobre.8           16.  Cuadro 27. Anexos 24 y 25.y  2005  se  ubica  en  4. 2003–2005.4 14. Venezuela.6 17.2 43.  al  ubicarse  la  variación  en  menos  de  1  punto porcentual.9 15.  entre  ellas  que  las  razones  de  la  participación  de  la  mujer  en  el  ámbito  laboral  son  distintas dependiendo de los niveles de calificación y escolaridad asociados a la condición  o  no  de  pobreza. Los datos evidencian que la variación de la  situación  económica  general  en  forma  positiva.  también  registra  una  diferencia  poco  significativa  entre  los  años  de  referencia. Cálculos propios.0 41.9 Hombres 2004 Mujeres 36.0 20.  Podría  hipotetizarse sobre las razones sociales y hasta culturales de esta diferencia en la oferta  de  mano  de  obra  femenina  entre  las  distintas  condiciones  de  pobreza  aquí  exploradas.  particularmente en escenarios de mayor contracción económica.  82  .  que  presenta  mayores  logros  educativos.9 Hombres 2005 Mujeres 37.8%.6 56.1 41. además de registrar la menor tasa  de  inactividad  en  relación  al  resto  de  las  agrupaciones.9 44. Fuentes: 17.4 16.4 En el caso de la población femenina no pobre. 2003–2005 2003 Hombres No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Nota:     Las tasas están expresadas en porcentaje.  las  cuales  muestran  los  mayores  descensos  de  su  tasa  de  actividad.1           16.2 45.3 13.  estrechamente  vinculadas  al  logro  educativo  y  los  procesos de empoderamiento de la mujer que se han venido desarrollando tanto a nivel  mundial como en el país mientras que en el caso de las poblaciones más desfavorecidas la  participación  de  la  mujer  en  el  mercado  laboral  esté  más  vinculada  a  la  necesidad  de  aportar  nuevas  fuentes  de  ingresos  para  garantizar  la  suficiencia  económica. previamente analizado.  en  el  caso  de  la  población  no  pobre. I Semestre.5 19.  no  desestimula  la  incorporación  de  la  mujer no pobre al mercado laboral en contraposición a las que se encuentran en situación  de  pobreza  y  particularmente  de  aquéllas  tipificaciones  vinculadas  a  la  insuficiencia  de  ingresos.5 46. INE.

2005. no es posible establecer esta vinculación en forma  directa. al  igual  que  nosotros. 83  .  la  caída  en  las  tasas  de  actividad. asociada a las mujeres  de  ingresos  medios  y  altos  y  otra  de  índole  económica  más  vinculada  a  las  mujeres  de  menores  ingresos. la situación tiene matices diferentes.  En  este  último  caso  las  mujeres  que  se  incorporan  al  trabajo  no  cuentan en general con niveles de capacitación adecuados. Aun cuando se  mantiene la relevancia de los hombres en pobreza coyuntural al mostrar las mayores tasas  de inactividad.  pareciese  estarse  dando  un  desplazamiento de personas hacia la condición de inactividad en el transcurso de los años.   En el caso del sexo masculino. Ver apartado de Fuentes de Ingreso.  Es  posible  que  parte de este desplazamiento tanto en hombres como en mujeres tenga relación con el  incremento en las tasas de asistencia escolar para los mayores de 15 años (Ver Cuadro 21  de  este  documento)  y  el  sistema  de  misiones  educativas.  él  considera  que  buena  parte  de  la  explicación  se  encuentra en las instrucciones operativas emanadas en el año 2005 para la Encuesta de  Hogares  por  Muestreo  en  las  que  se  indica  que  debe  incluirse  como  inactivo  a  toda  persona que declare estar asistiendo a alguna de las misiones educativas.  en  contraste  con  la  evolución  que  venía  caracterizando  este  fenómeno  en  el  país. Una de índole cultural. así lo  evidencian (Abramo.  Cabe  destacar  que  estudios  sobre  el  tema  reflejan  cómo  la  participación  de  la  mujer  en  el  mercado de trabajo venía incrementándose de manera progresiva al menos hasta el año  200367. Capítulo 5). podría estar explicando la observación en cuanto a la  tendencia  al  descenso  en  las  tasas  de  actividad  de  las  mujeres  en  situación  de  pobreza.  Esta  configuración  diferencial  de  la  participación  femenina  en  el  mercado  de  trabajo y las razones de la misma. 2000). Valenzuela y Pollak. el aumento de la participación femenina podría ser  el  resultado  de  mecanismos  que  los  hogares  pobres  utilizan  para  hacer  frente  a  las  sacudidas negativas del desempleo masculino y/o de la disminución de los salarios reales.  en  ese  orden.  son  quienes  muestran  mayor  inserción  relativa  en  el  mercado  laboral.Estamos  manejando  como  posible  explicación  la  existencia  de  una  doble  vía  de  entrada de la mujer al mercado de trabajo.  Sin  embargo.  entre  los  años  2003  y  2005  que  termina  impactando  la  tasa  global  de  actividad. de este documento.  dada  la  limitación  en  la  data  de  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo con relación a este aspecto68.  Estudios de la OIT sobre la incorporación laboral de la mujer en la década de los 90.  vinculando  el  fenómeno  a  las  misiones  educativas.  Al  menos  dos  fuentes  consultadas  establecen  esta  asociación  pero  con  factores  determinantes de distinta índole: El economista Miguel Angel Santos (2007) constata.  No  obstante. La población masculina  caracterizada  como  pobre  estructural  y  crónico.  implementado  masivamente  a  partir  del  año  2003  pero.  de  manera  similar  a  la  tendencia  evidenciada  en  la  población  femenina.  aun  cuando  en  los  hombres  se  presenta  de  forma  menos  pronunciada. El error al que  refiere  el  autor  antes  citado  se  reflejaría  en  que  el  sistema  de  Encuesta  de  Hogares  por                                                            67 68 Al respecto ver (Zúñiga. Capítulo III. 2005 y Ministerio de Planificación y Desarrollo-UNICEF. Así. desempeñando tareas de baja  remuneración y cobertura social. le siguen en orden de importancia los no pobres.

 2004). Tal como refleja el estudio del profesor Riutort.  2005). En  todo caso.  la  relación  directa  entre  incorporación  de  miembros  del  hogar  al  mercado  laboral.  al  existir  menos  personas  con  posibilidad  de  proveer  de  aportes  al  ingreso  del  hogar.  Observamos así que mientras para el primer autor referenciado el descenso en la  tasa  de  actividad  es  producto  de  la  forma  operativa  como  el  sistema  de  Encuesta  de  Hogares trata a los beneficiarios de las misiones.  UNIFEM. al menos a partir de la data analizada. podría considerarse como uno de los factores de la insuficiencia de  ingresos  que  las  caracteriza.Muestreo  estaría  imputando  la  condición  de  inactividad  a  partir  de  la  asistencia  a  una  misión  educativa  sin  identificar  si  efectivamente  la  persona  está  trabajando  o  se  encuentra  realizando  diligencias  para  encontrar  empleo.  Las altas tasas de inactividad que muestran ambas clasificaciones. y particularmente en el  caso de las mujeres.  Así. Una de las fuentes de esta inconsistencia reside en el  aumento  de  los  ingresos  del  hogar  como  consecuencia  del  incremento  de  los  ingresos  provenientes del trabajo en el año 2005.  vincula  el  descenso  de  la  población  económicamente  activa tanto al mayor acceso a la educación. gracias a las misiones educativas.  al aumentar la proporción de población que se encuentra solo estudiando mientras que  por  otra. no es consistente para  este período en el caso venezolano.  explicación  que  podría  resultar  consistente con las hipótesis que hemos venido manejando acerca de la variación de los  resultados arrojados por la encuesta para este año en relación al descenso de la tasa de  actividad femenina en las caracterizaciones de pobreza asociadas a la falta de ingresos. al sistema  de misiones educativas.  las  curvas  de  tendencia  del  fenómeno.  particularmente  del  sexo  femenino.  se  presenta  la  desincorporación  de  mujeres  al  mercado  de  trabajo  debido  a  la  mejoría  en  la  situación  económica  de  los  hogares. muestran que es precisamente en el año 2005 en el  que  se  registra  una  caída  significativa  en  los  porcentajes  de  este  tipo  pobreza  lo  cual  contrasta con el crecimiento de la situación de inactividad económica reflejada en la tasa.  No  obstante.  analizadas en el capítulo precedente.  El análisis de la condición de ocupación devela el énfasis en el aspecto económico  que caracteriza fundamentalmente a la pobreza coyuntural y por extensión a la pobreza  crónica.  el  mismo  presidente del Instituto Nacional de Estadísticas. como a una  mejora en las condiciones de vida de los hogares.  aun  cuando  en  el  caso  de  la  pobreza  crónica  existen  otras  variables  asociadas.  Por  otra  parte. el presidente del INE considera que las  explicaciones del fenómeno residen por una parte.  República de Italia.  y  descenso  de  las  fuentes  de  pobreza  por  ingreso  que  tradicionalmente  se  aduce  en  la  literatura  al  respecto  (CEPAL. en el sistema de misiones educativas. al menos en forma parcial. aun cuando las razones esgrimidas sean de índole diferente. ambas explicaciones vinculan las causas.  dado  que  ambas  caracterizaciones  surgen  de  la  insuficiencia  de  ingresos  de  los  hogares. Ello  no deja de ser un referente de interés dado el alza en la asistencia escolar de la población  mayor  de  15  años  para  el  año  2005  aumento  que  se  genera  en  forma  más  pronunciada  precisamente en las tipificaciones que actualmente muestran menores tasas de actividad:  pobreza crónica y coyuntural.  84  . Elías Eljuri en declaraciones a la prensa  con  relación  a  los  resultados  arrojados  por  la  Encuesta  de  Hogares  por  Muestreo  para  diciembre  del  2005  (Díaz.

7%..5 25. I Semestre. lo cual  genera  un  descenso  general  del  indicador  a  nivel  general. 2003–2005 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Nota:     Las tasas están expresadas en porcentaje. 89).  de  aumentos  asociados a ingresos por concepto de trabajo y en menor medida a ingresos por conceptos  diferentes  al  trabajo…El  ingreso  medio  por  trabajo  por  perceptor  aumento  en  46.  Las otras dos fuentes tienen que ver con la incorporación diferencial de la mano de  obra femenina de acuerdo a la condición de pobreza y el aumento de la asistencia escolar  en  los  mayores  de  15  años.4 15.7 17. vemos en primer lugar que para todos los grupos desciende en  forma notable la tasa de desocupación en el transcurso de los 3 años analizados.  p.8%.3 20.  Cuadro 28. Fuentes: 13.  mientras que el ingreso medio por conceptos diferentes al trabajo aumentó en sólo 15.2 12.  Esto  es  consistente  con  el  descenso a nivel nacional de la tasa de desempleo que alcanzó su punto más elevado en el  año 2003.7% (Riutort.6 13. Anexo 26.2 Cuando observamos las tasas de desocupación de la población activa por condición  de pobreza (Cuadro 28).5 2005 8.8 18.  de  acuerdo  a  la  Encuesta  de  Hogares. Tasas de desocupación de la población mayor de 15 años según condición de pobreza (método integrado).  Probablemente  todo  ello  se  ha  conjugado  para  producir  estos  resultados  en  los  cuales  el  descenso  de  los  índices de pobreza por ingreso no se corresponde con una mayor incorporación laboral de  los miembros en edades activas. para descender progresivamente en 6 puntos porcentuales para el año 2005 (Al  85  .1 19.  Este  resultado  es  consecuencia..  al  reflejar  el  número  de  personas  que  buscan  insertarse  en  el  mercado  pero  no  han  logrado  su  incorporación  el  algún  puesto  de  trabajo.4 11.  muy  vinculado  al  sistema  de  misiones. 2003–2005.  podría  estar  contribuyendo  a  entender  el  desplazamiento  de  algunos sectores de población hacia la condición de inactividad. Encuesta de Hogares por Muestreo.0 22.3 29.  Otra fuente a indagar para intentar caracterizar las diferencias en la incorporación  al  mercado  laboral  es  la  tasa  de  desocupación. INE. 2006.  Este  indicador.para este año el ingreso nominal de los trabajadores se elevó en forma significativa lo que  redundó en una caída del porcentaje de hogares pobres por línea sin que ello estuviese  relacionado con una mayor participación de la población en el mercado de trabajo:  Para el año 2005 el ingreso per cápita nominal de los hogares se incrementó en 45.9 24.6 2004 11. Cálculos propios.4%. Venezuela.  lo que determina un crecimiento del ingreso medio por perceptor de 44.

 aunadas a lo corto del período sometido a  análisis.  el  sector  informal  corresponde  a  aquellos  ocupados  que  laboran  en  empresas  con  menos  de  cinco  trabajadores  o  a  aquellas  personas  que  se  desempeñan  en  oficios  por  cuenta  propia  no  profesionales.  tanto  del  sector  público  como  del  privado  y  a  los  trabajadores  por  cuenta  propia  profesionales  universitarios69.  la cual puede  ser  utilizada  como  un  indicador  de  calidad  del empleo  en  términos  del  acceso  y  disfrute  de  los  beneficios  de  la  seguridad  social  y  políticas  de  protección al empleo.7  puntos  porcentuales)  seguida  de  la  población  en  situación  en  pobreza  coyuntural  (7. puesto  que fueron precisamente estas caracterizaciones de pobreza las que mayor repunte de las  tasas de inactividad reportaron. Por ello.  El  sector  formal  correspondería  al  ámbito  laboral  institucionalizado. Por estas razones. 2006. Dentro de este  sector  se  incluye  a  los  ocupados  en  empresas  con  más  de  cinco  trabajadores. bien sea por parte del Estado o los empleadores privados.  se  corresponde  con  el  hecho  que  ello  produce  en  parte  como  consecuencia  de  la  relativamente  menor  oferta  laboral  que  se  evidenció  en  el  en  el  análisis  de  las  tasas  de  actividad para el año 2005.  Esta  caída  generalizada de  la  tasa  de  desocupación  no  es  homogénea  para  todas  las  condiciones  de  pobreza.  es  difícil  concluir  a  partir  de  este  tipo  de  indicadores  que  las  oportunidades  de  empleo mejoraron en mayor medida en los casos de pobreza crónica o coyuntural.2  puntos porcentuales) mientras que la baja en la tasa de desocupación de la población en  pobreza  estructural  y  no  pobre  es  sensiblemente  menor  a  la  alcanzada  por  estas  tipificaciones (1.  que  por  lo  general  se  encuentran desprotegidos de las regulaciones en materia de empleo y seguridad social. a pesar del importante retroceso del indicador en estas tipificaciones se  mantienen importantes diferencias entre las condiciones extremas siendo la población en  pobreza  crónica  la  que  mayores  problemas  de  desocupación  presenta.respecto ver Riutort.  El  problema  en  la  interpretación  de  la  caída  en  la  tasa  de  desocupación. Una sola excepción se registra en el año 2004 en donde  la tasa de desocupación de los pobres en condición estructural asciende a 15%.  Las  diferencias  relativas  en  torno  a  la  no  disposición  de  un  empleo  es  bastante  marcada  entre  los  no  pobres  y  pobres  estructurales  por  un  lado  y  los  pobres  crónicos  y  coyunturales por el otro.8 puntos porcentuales respectivamente).  sujeto  a  las  regulaciones laborales y sistemas de protección social asociados al empleo.  seguida  de  la  población en pobreza coyuntural.  En  contraste.  para  tratar  de  caracterizar  el  tipo  de  incorporación  laboral  de  la  población  según  condición  de  pobreza.  Los  mayores  descensos  se  producen  en  la  población  que  adolece de ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas: pobreza crónica (9. con márgenes superiores a los 10 puntos porcentuales en todos  los años.  Ahora  bien.2 y 4. 86  . 90). p. Se  aduce  que  la  participación  en  el  sector  informal  de  la  economía  se  encuentra                                                            69 Definición PREALC-OIT.  hemos  recurrido  a  la  dicotomía  sector  formal– sector  informal.

87  . pasando este sector  de  concentrar  el  44%  de  los  ocupados  en  2003  al  48%  en  el  año  2005. Ello hace que las generalizaciones respecto a  este  tema  deban  ser  realizadas  con  mucha  cautela.  Freije  (2002). los pobres crónicos (5%). al representar parte de este  sector formas de sub–empleo y precariedad en cuanto al tipo de trabajo a desempeñar así  como a la inestabilidad de las remuneraciones.  Osta  (2007)  y  Orlando  (2001). cuyo aumento en el período se ubicó  en  un  porcentaje  cercano  al  15%  mientras  que  el  sector  privado  creció  en  términos  proporcionales en aproximadamente 3%70. p.  Varios  autores  han  resaltado  la  heterogeneidad  del  denominado  sector  informal. tal como reconoce la OIT (2002.  Cabe destacar que el aumento progresivo del porcentaje de ocupados en el sector  formal que hemos evidenciado.                                                            70 Cálculos propios a partir de reprocesamientos de la Encuesta de Hogares por Muestreo de los años 2003 al 2005.  3% y los no pobres en 2%.  la  prevalencia  de  personas  en  situación  de  pobreza  dentro  de  este  sector  de  la  economía  genera  la  tendencia a vincularlo con la pobreza. Los pobres estructurales y coyunturales  van  a  aumentar  su  participación  en  el  sector  formal  en  proporciones  relativas  similares. o entre el trabajo formal y escapar  de la pobreza. obedece básicamente a incrementos mayores en el caso  de  los  ocupados  en  situación  de  pobreza  y  particularmente  en  aquellos  que  sufren  la  condición más extrema.  resaltan  que  si  bien  en  el  sector  informal  existe  un  grupo  en  condiciones  laboralmente  precarias existe otro componente más dinámico relacionado con la iniciativa empresarial y  la utilización productiva de las capacidades.  No  obstante. es innegable que el porcentaje de pobres que trabajan en el  sector informal es mucho más alto que el de los que trabajan en la economía formal…”  En  el  caso  venezolano  se  observa  un  aumento  en  la  proporción  de  la  población  ocupada en el sector formal en el transcurso de los años analizados. 2) “No existe una  relación directa entre el trabajo informal y la pobreza.estrechamente vinculado a los mayores niveles de pobreza.  para  el  caso  venezolano. Sin embargo.  Veleda  (2001).  parte  de  este  aumento obedece al crecimiento del sector público.

2003–2005 75 70 65 Porcentaje 60 55 50 45 40 35 30 2003 2004 2005 Años No Pobre Fuentes:    INE. sector que concentra a más de la mitad  de los ocupados en este grupo. Porcentaje de la Población 15 años y más Ocupada en el Sector Informal según Condición de Pobreza (Método Integrado). En contraposición. los  pobres crónicos destacan por la alta prevalencia de ocupados en este sector (entre 71% y  66%)  seguidos  en  orden  de  importancia  por  los  ocupados  en  condición  de  pobreza  coyuntural.Gráfico 9. si bien. Cálculos propios. en todas las tipificaciones de situación  pobreza. Anexo 28.  particularmente en el caso más extremo.  De esta forma. esta participación en el  sector informal no se produce de manera uniforme en todas las categorías de pobreza. el sector informal va a agrupar la mayor proporción de los ocupados (Gráfico 9). 2003–2005. Los ocupados no pobres son los que más se  desempeñan en el sector formal de la economía. Sin embargo.  tal como avalaba la documentación de la OIT (2002).  la  estructura  de  ocupación  por  sectores  de  acuerdo  a  la  condición  y  tipo  de  pobreza  va  a  mantenerse  relativamente  estable en los tres años analizados. se ha dado un proceso de mayor acceso de los ocupados en  condición  de  pobreza  al  sector  formal  de  la  economía. Encuesta de Hogares por Muestreo. Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico   La tendencia presentada en los tres años de análisis no implica que las diferencias  entre  las  distintas  condiciones  de  pobreza  se  hayan  cerrado  de  manera  que  haya  cambiado la configuración entre los sectores. I Semestre. representado por la pobreza crónica seguido de  88  . Venezuela. siendo los grupos poblacionales no pobres quienes en  mayor medida van a copar las ocupaciones dentro del sector formal mientras los que se  encuentran  en  situación  de  pobreza  se  van  a  concentrar  más  en  el  sector  informal.

  a  partir  de  la  estructura  de  edad.  Asimismo.  En  otros  términos  estas  caracterizaciones  de  pobreza  muestran  menos  personas  en  condición  de  actividad  económica  de  las  cuales  una  mayor  proporción  se  encuentra  sin  empleo  o  en  empleos  precarios.  D. 89  .  de  la  población  ocupada  en  estas  caracterizaciones  de  pobreza.  en  primer  lugar  trabajaremos  la  dependencia  en  términos  demográficos  la  cual.los  pobres  coyunturales.  Pudimos  constatar  que  tanto  la  pobreza  crónica  como  la  pobreza  coyuntural.  El  análisis  realizado  de  la  situación  en  la  fuerza  de  trabajo  según  condición  de  pobreza  nuevamente  pone  de  relieve  los  matices  y  diferencias  entre  las  diferentes  tipificaciones.  veremos cómo a partir del número de miembros efectivamente ocupados (aportantes) se  configura la carga de miembros dependientes.  las  mayores  proporciones  desempeñan  sus  labores  en  un  sector  desprovisto  de  las  regulaciones  laborales  y  políticas  de  protección  al  empleo. puesto que el sustento  de los mismos va a depender en buena medida tanto del número de aportantes como del  tamaño y composición de los miembros dependientes. las brechas entre las distintas tipificaciones se mantienen. En segundo término.  permite  observar  la  correspondencia entre la población potencialmente activa e inactiva.                                                            71 Este indicador ya fue utilizado en el cálculo del NBI. De allí que el  problema  de  la  inserción  e  incorporación  laboral  se  manifieste  en  mayor  medida  en  la  población  en  condición  de  pobreza  crónica  y  coyuntural.  no  son  sólo  las  que  exhiben  las  mayores  tasas  de  inactividad  en  comparación  con  el  resto  de  las  categorías  analizadas  sino  también  las  mayores  tasas  de  desocupación.  Esta situación en términos del empleo tiene impactos significativos en términos de  las relaciones de dependencia económica dentro de los hogares. solo que en el caso de este método para que se cumpliese la condición de alta dependencia económica como necesidad insatisfecha debía cumplirse también la condición de baja escolaridad del jefe de hogar (menos de 2 años). Pobreza y dependencia  En este apartado intentaremos caracterizar las relaciones de dependencia a partir  de  2  tipos  de  análisis  o  enfoques.  en  orden  de  importancia. en este caso hablamos propiamente de las  relaciones de dependencia económica71. Si bien cabe reconocer importantes logros tanto en términos de desocupación  como de calidad del empleo.  evidenciando  la  faceta  económica del fenómeno de la pobreza.  lo  cual  alude  a  la  mayor  precariedad  de  su  situación  laboral.  ambos  grupos  caracterizados  por  la  privación  relativa  de  ingresos. analizado desde el sector de pertenencia en el transcurso de  estos 3 años como consecuencia de una situación económica más favorable a finales del  período analizado.

  El  Cuadro  29  presenta  diferencias  significativas  de  la  relación  de  dependencia  global y la de dependencia de menores.07 0.58 0.59 2005 0.07 0.57 0. Los no pobres muestran una relación de 30 niños por cada 100 personas en edades  potencialmente  productivas.09 0. 30 y 31.08 0.10 0.86 0.52 2005 0.45 0. Encuesta de Hogares por Muestreo.85 0.07 0. Ellas se construyen a partir de los rangos de edad  de la población potencialmente activa o en edad de trabajar.  Esta  relación  se  eleva  sustantivamente  cuando  nos  adentramos  en  los  diferentes  tipos  de  pobreza.87 0. que son aquellas personas  con edades comprendidas entre los 15 y los 64 años.52  respectivamente  para  el  año  2005. Asimismo la de mayores.  en  los  pobres  crónicos  esta  relación  alcanza no sólo la cifra más elevada sino también con una distancia apreciable del resto de  las  caracterizaciones  del  método  integrado  con  87  menores  por  cada  100  personas  en  edad de trabajar.08 0.92 0. por lo que la carga  demográfica  para  las  personas  en  edades  activas  proviene  fundamentalmente  de  la  presencia diferencial de los menores.Cuadro 29.58 Las  relaciones  de  dependencia  demográfica  constituyen  indicadores  sintéticos  de  la estructura por edad de la población. 0. 2003– 2005 Relación de Dependencia de Menores 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:    INE. Venezuela.07 0.38 0.  La  relación  de  dependencia  de  mayores  no  muestra  variaciones  importantes. Relaciones de dependencia demográfica según condición de pobreza (método integrado).59 0. la relación de dependencia de menores muestra el número de  niños cuyas edades se encuentran por debajo de los 15 años por cada persona entre 15 y  64 años de edad.57 0.51 0.  nos  encontramos  ante  una  característica  estructural  en  la  composición  por  edad de los distintos tipos de pobreza.54 0.52 2004 0.50 0.  En  la  población  en  situación  de  pobreza  coyuntural  y  estructural.93 0.07 2005 0.51 Relación de Dependencia de Mayores 2003 0. La razón de dependencia.94 0. Cálculos propios.52 0.  excepto en el caso de la pobreza estructural para los años 2003 y 2004.30 0.07 2004 0.  Por  su  parte.  la  relación  de  dependencia  de  menores  aumenta  a  0.54 0.29 0. permite vislumbrar la carga o peso de las personas dependientes  (menores  de  15  y  mayores  de  65  años)  sobre  el  grupo  en  edades  “económicamente  productivas”.07 0.5  y  0.07 0.07 0. Anexos 29.37 0.  90  .38 0.  y  dado  que  el  crecimiento  de  la  población  se  produce  en  forma  vegetativa. Estas desigualdades por condición de pobreza se mantienen para todos  los  años  analizados.60 2004 0.51 0. no así en el caso de los mayores o de la tercera  edad. Por su parte.31 0. 2003–2005.07 Relación de Dependencia 2003 0. tal como  su nombre lo explicita. refleja el número de personas de más de 65  años por cada personas en edad de trabajar.07 0. I Semestre.45 0.

bajo la influencia de factores de diversa naturaleza. apeladas. son el nivel urbano–rural del área de residencia y la  educación.  procesamientos  especiales  del  Censo  Nacional  de  Población  y  Vivienda  muestran  cómo  el  patrón  reproductivo  tiende  a  ser  mayor  en  la  población  femenina  en  condición  de  pobreza  “A  nivel del conjunto del país. “La transición demográfica a nivel nacional representa un promedio de la heterogeneidad de situaciones que se registran a escala subnacional.                                                            72 73 Se está utilizando el método NBI para la medición de la variable pobreza. cifra que representa una brecha de 3 hijos  respecto a las no pobres. (Freitez. p. presenta  un  patrón  diferente  de  acuerdo  a  la  condición  y  tipo  de  pobreza. las no pobres tienen.  Los  pobres  crónicos  presentan  una  estructura  de  edad  relativamente  joven  en  donde  se  registra  la  mayor  relación  de  menores  por  personas  en  edades  productivas.  parte  de  ellas  serán  abordadas  en  el  siguiente  apartado  a  partir  del  análisis  del  tipo  de  hogar.  Los  pobres  coyunturales  y  estructurales. contribuyendo así a la conformación del patrón actual de distribución territorial de la población.  Estas  diferencias  en  la  estructura  y  composición  demográfica  de  la  población73  según  condición  de  pobreza  reflejan  dinámicas  y  necesidades  de  atención  diferenciales.  De esta forma tenemos que la carga de personas dependientes tiene como fuente  fundamental.5 hijos  que  estarían  alcanzando  las  pobres.  18). social. la mortalidad y la migración han ocurrido con distinta amplitud e intensidad.  identificadas en el documento citado. en forma general. a su vez. “ (Freitez. La demografía aborda conceptualmente estas diferencias en la estructura de población a partir de las “fases del proceso de transición demográfica”.  p. Asimismo estudiosos de la disciplina coinciden en afirmar que el proceso de transición demográfica no se ha dado de forma homogénea en el país. p. el cual está relacionado con una serie de transformaciones estructurales en el ámbito económico. afirmando la coexistencia de distintas fases.  Otras  variables  asociadas  a  estos  diferenciales. Entre la población en situación de extrema pobreza el número  promedio de hijos por mujer alcanza valores por encima de 6” (Ministerio de Planificación  y  Desarrollo–UNICEF.  Los  no  pobres  son  los  que  presentan  la  menor  carga  demográfica  de  personas  en  edades  dependientes.  pero  en  el  caso  de  las  mujeres  en  situación  de  pobreza extrema72 la TGF excede a los 5 hijos.La carga demográfica de los menores responde a los diferenciales en los patrones  de  fecundidad  que  se  observan  según  condición  de  pobreza. como modernización”. 2003. el peso de la población menor de 15 años de edad la cual.  ambas  estrechamente  vinculadas  a  la  condición  de  pobreza  y  trabajadas  en  apartados anteriores de este documento. 2003.  presentan  también  una  importante  carga  de  menores  aun  cuando  ésta  es  sustantivamente  menor  a  la  presentada  por  la  población  en  pobreza  crónica.9 hijos frente a 3. “El pasaje de altos a bajos niveles de mortalidad y natalidad se ha conocido como el proceso de transición demográfica.51) 91  . debido a que los cambios de la fecundidad. en promedio. estrechamente vinculadas a los niveles de desarrollo económico y social.  Así.49).  2005. 1. cultural y político.

1 2.  Ello  implica  un  miembro dependiente adicional por cada ocupado en comparación con los no pobres pero  un  miembro  menos.1 3.  Los  hogares  en  pobreza  coyuntural  presentan  una  relación  de  dependencia  económica  de  3  personas  en  promedio  por  cada  miembro  ocupado. se van a mantener. permiten dar cuenta de estas diferencias.  representa  aproximadamente el doble de miembros si comparamos entre los hogares no pobres y los  hogares en pobreza crónica. Venezuela.  lo  primero  que  destaca  es  lo  elevado  del  cociente  de  la  segunda  de  las  variables  en  relación  con  la  primera. hogares pobres crónicos y no pobres.  delimitando  a  la  población  en  edades  potencialmente  productivas  en  contraste  con  aquellas  que  en  razón  de  su  edad  estarían  desincorporados  de  la  actividad  económica.  Ello  obedece  fundamentalmente  al  hecho  que  no  todas las personas en edades potencialmente productivas se encuentran incorporados en  el  ámbito  laboral. 29. 2.  Los  hogares  no  pobres  son  los  que  menor  carga  de  personas  dependientes  presentan mientras que los hogares en situación de pobreza crónica son los que muestran  el  mayor  desbalance  en  la  relación  entre  personas  dependientes  y  aportantes.  diferencias  92  . no así en  los casos de las configuraciones de pobreza definidas como coyuntural y crónica.Cuadro 30. trabajadas en este documento.7 2005 2.  si  lo  cotejamos  con  los  hogares  pobres  crónicos.  aquéllas  efectivamente  incorporadas  a  la  fuerza  de  trabajo  en  contraste  con  aquellos  miembros  que  se  encuentran en condición de inactividad.3 3. más allá de las edades.7 La relación de dependencia económica se calcula a partir del número de personas  que  forman  parte  de  la  población  activa.8 2004 2.  Por  su  parte.  en  otros  términos. la incorporación a la  actividad productiva.  la  relación de dependencia económica verifica.6 2. Encuesta de Hogares por Muestreo.  Las  consideraciones  en  términos  de  la  escolaridad  y  situación  de  ocupación. I Semestre.7 2.8 2. Cálculos propios. Anexos 22.  en  ambos  tipos  de  relación. La diferencia entre ambos tipos de indicadores es  que  en  la  primera.  Al contrastar la razón de dependencia demográfica con la relación de dependencia  económica. lo cual constituye el criterio de demarcación de los grupos. 2003–2005.  La  diferencia  en  el  peso  de  los  dependientes.  bien  porque  son  menores  o  adultos  mayores.  se  utiliza  como  criterio  de  demarcación  la  edad. 2003– 2005 2003 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:    INE.1 3.1 3.1 3.0 2. 30 y 31.  la  relación  de  dependencia  demográfica. Relación de dependencia económica según condición de pobreza (método integrado).1 2.0 3. Sin  embargo.  en  la  comparación  de  ambos  indicadores  vemos  que  los  patrones  en  las  categorías extremas.

2002.  en  particular  en  lo  que  respecta a las consideraciones sobre el ciclo de vida familiar. Katzman y Filgueira.apreciables  en  ambos  casos. De allí que la  literatura  avala  la  estrecha  relación  existente  entre  las  situaciones  de  privación  material  relativa  y  el  peso  de  los  miembros  dependientes  del  hogar. que a una dinámica demográfica.  Sin  embargo. 2006. 2001. 75 Ver al respecto Arriagada. puesto que a pesar de los ciclos evidenciados en términos de  la situación laboral y educativa de la población en los tres años analizados.                                                            Debemos recordar que estos aspectos también se verificaban y con mayor profundidad en el caso de los pobres crónicos. de acuerdo a la condición y tipo de pobreza. Así. sugieren que ésta  es una variable estructural. dada la mayor vulnerabilidad  económica asociada a las etapas de expansión y crecimiento de la familia. etapas en las  que  los  hijos  son  menores  y  en  consecuencia  dependientes. 2004 y 2007¸Barahona.  Por  su  parte. la mayor tasa de inactividad y la  menor  incorporación  relativa  de  las  mujeres  al  empleo  que  se  evidencia  en  esta  configuración de la pobreza74 se alinean para plasmar esta alta dependencia económica.  la  relación  de  dependencia económica es más consistente con la razón de dependencia demográfica.  Ello  no  ocurre  así  en  el  caso  de  los  hogares  pobres  coyunturales  que  reportan  mayores  tasas  de  dependencia  económica que los hogares pobres estructurales aun cuando sus razones de dependencia  demográfica se ubicaban de forma bastante cercana (Cuadro 29).  en  la  cual  ambas tipificaciones de pobreza presentaban razones de dependencia bastante similares.  se verifican las dificultades en la situación laboral de los pobres coyunturales dado que no  existen  razones  demográficas  para  que  la  relación  de  dependencia  económica  guarde  tales distancias respecto a los pobres estructurales.  dado  que  tanto  la  invariabilidad  del  indicador  como  las  magnitudes  diferenciales que adopta. 74 93  .  La  dependencia económica constituye  un aspecto  fundamental en  el tratamiento  de  la  pobreza.  tanto  demográfica  como  económicamente75. la  cual responde más a una dinámica laboral y cultural. los resultados  se  mantienen  prácticamente  inalterados.  existe  una  diferencia  fundamental  producto  de  la  comparación  con  la  estructura  demográfica:  en  el  caso  de  los  hogares  pobres  crónicos.  especialmente  menores.  los  hogares  pobres  estructurales  van  a  presentar un comportamiento bastante similar al de los hogares no pobres. al  reportar la categoría de pobreza crónica una mayor proporción personas dependientes en  razón  de  las  edades  de  los  miembros.  De  esta  forma  encontramos  que  son  los  tipos  de  pobreza  caracterizados  por  la  insuficiencia  de  ingresos  (pobreza  crónica  y  coyuntural)  las  que  en  mayor  medida  se  encuentran  afectadas  por  el  alto  peso  de  los  miembros  económicamente  dependientes  del  hogar.  en  buena  parte  como  consecuencia  de  la  asociación  con  la  estructura  de  edad  de  la  población  que  se  observa  en  algunas  categorizaciones de pobreza y en particular en el caso de la pobreza crónica. Al comparar  estos  resultados  con  los  derivados  de  la  estructura  demográfica  por  edad.

  es  posible  encontrar  arreglos  familiares  y  no  familiares. fuente de datos primaria del estudio. composición familiar y  convivencia de las personas.  y  una  carga  de  menores  bastante  similar  para  ambas  caracterizaciones.  aquél  constituido  alrededor  del  Jefe  de  Hogar.  Por  su  parte. Dentro del hogar.  cuando existe la pareja del Jefe de Hogar al cual denominaremos Biparental o                                                            76 Tanto en los Censos de Población y Vivienda como en las Encuestas de Hogares por Muestreo. El  núcleo  conyugal  (presencia  de  pareja  o  cónyuge)  que  puede  ser  completo. que constituye la unidad de análisis sobre  las  que  se  basan  las  metodologías  de  cálculo  de  la  pobreza  aquí  analizadas. el Jefe de Hogar  es la persona a partir de la cual se define el tipo de relación que mantienen el resto de los  miembros que integran el hogar.  se  distinguen  entonces  aquellos  que  conforman el núcleo principal a partir de la existencia de cónyuge y/o hijos del  Jefe de Hogar.  Frente a esas diferencias.  siendo  el  grupo  de  hogares  que  presentan  las  menores relaciones de dependencia tanto demográfica como económica.  en  los  instrumentos  de  levantamiento de información. distinguiremos:  1. esta parte del trabajo intentará caracterizar a los hogares  desde el punto de vista de su estructura y composición.  A  nivel  operativo. Los  hogares  pobres  crónicos  son  los  más  numerosos. En tal sentido.  los  hogares  no  pobres  son  más  pequeños  en  cuanto  al  número  de  miembros  que  agrupan. Le siguen en orden de importancia los  hogares  en  pobreza  coyuntural  y  estructural  con  promedios  de  4. Dentro  de  los  hogares  familiares.  o  no.  En  los  apartados  anteriores  hemos  visto  conformaciones  diferenciales  del  hogar  según condición y tipo de pobreza en lo que respecta al tamaño y estructura por edad. estos arreglos se construyen a partir de las relaciones de  parentesco. El aislamiento de otros núcleos familiares dentro del hogar siempre ha sido una tarea compleja.  2.2  personas  por  hogar  respectivamente. existen relaciones de parentesco entre  todos  los  miembros  del  hogar  o  no  familiares  en  el  caso  que  no  existan  o  no  todos  los  miembros  del  hogar  se  encuentren  vinculados  por  relaciones  de  parentesco. De allí que las caracterizaciones del hogar a partir de conceptos asociados a la familia sólo son posibles en forma directa a partir del núcleo familiar al que pertenece el jefe de hogar. utilizando como criterio el núcleo  familiar  principal. Pobreza y composición del hogar  Las diferentes configuraciones descritas en el fenómeno de la pobreza generan a  su vez diferentes estrategias en cuanto a las forma de agrupación. además registran el mayor número de miembros dependientes y más  específicamente de menores de 15 años de edad. las relaciones de parentesco de los miembros del hogar se establecen a partir de su relación con el Jefe de Hogar.E.8  y  4.  Ello.  puesto  que  en  la  Encuesta de Hogares por Muestreo.  de  todos  los  miembros  con  una  persona  de  referencia. bajo dos criterios:  3. Si los arreglos del hogar son familiares.  que  por  lo  general es el jefe de hogar76.  con  un  promedio  cercano  a  las  6  personas por hogar. 94  .

incompleto  cuando  el  Jefe  de  Hogar  no  tiene  pareja  o  ésta  no  reside  en  el  hogar (Monoparental).                                                              77 No se considerará en la conformación de la estructura del hogar la cohabitación de servicio doméstico.  2004  y  2005. el núcleo familiar alude a la presencia de hijos residentes  en el hogar.  Barahona.  De  esta  forma. 95  . INE. si bien cabe destacar  que algunas categorías con baja representación en el conjunto no podrán ser mostradas a  esos niveles de desagregación por razones de representación y error muestral asociado.  2006  y  Barquero  y  Trjos.  2004. 2001) distinguiendo además.  la  tipología  del  hogar  quedaría  estructurada de acuerdo al esquema que se presenta a continuación.  Trabajaremos  las  categorías  de  tipología  de  hogar  tradicionalmente  establecidas  en  la  literatura  (Ver  Arriagada. De la misma manera. el sexo del jefe de hogar y/o la característica del  núcleo conyugal principal (Biparentales y Monoparentales) así como la presencia o no de  otros  parientes  o  no  parientes77.  2002.  4.

  96  . Estructura y Composición del Hogar   Fuente: Elaboración propia.Esquema 4.

3 51.7 2. un 36% extenso y un 4% compuesto.  trabaja  a  partir  de  todos  los  núcleos  familiares  que  conforman  el  hogar. si bien  ambas fuentes de información.  mientras  que  en  nuestro  caso  nos  centramos  únicamente  en  la  constitución del hogar a partir del núcleo familiar del jefe de hogar. Cálculos propios.0 Si  comparamos  estos  resultados  con  los  procesamientos  del  Censo  Nacional  de  Población y Vivienda vemos una tendencia bastante similar a la presentada aun cuando las  proporciones por tipo de hogar guardan algunas diferencias. un 92%.6 1. Anexo 32.2 4. así como el  hogar no familiar registran proporciones bastante bajas en el conjunto.9 4.5 5.8 4. 2003–2005 2003 Unipersonal Pareja sola Nuclear Extendida Compuesta Familiar sin núcleo principal No Familiar Total Fuentes:    INE.2 1. son la mayor parte de los hogares venezolanos. 2006. El hogar compuesto. 2003–2005. Estructura del hogar (porcentajes). Censo y Encuesta de Hogares.5 100.4 5.  lo  cual  es  de  esperarse  dado  que  este  fenómeno  es  de  carácter  estructural.6 100. Estructura del Hogar  En Venezuela la gran mayoría de los hogares (93%) están conformados por arreglos  familiares  (Cuadro  31).0 2005 6. Le sigue en orden  de importancia el hogar conformado por familias extensas con 30% y muy distantes. 2).6 0.  Cuadro 31.  Los  hogares  multipersonales.3 51.  extensos  y  compuestos. Otra observación  que cabe resaltar es que el tipo de hogar mantiene una tendencia bastante estable en los  tres  años  analizados. los  hogares unipersonales y familiares sin núcleo principal.5 0.6 0.6 100.  que  comprenden  a  los  hogares  nucleares.6%. 6.9 5.3 29. contra los hogares  unipersonales  que  solamente  constituyen  un  8%  del  total…  De  este  92%. Encuesta de Hogares por Muestreo.4 29.2 29.2 30. (Lacruz.9 4.8 1. que presenta un porcentaje de 51% para todo el período. el porcentaje de hogares nucleares asciende al 56. Por otra parte.  El  tipo  de  arreglo  familiar  con  mayor  prevalencia  es  el  hogar  nuclear.  Algunas razones pueden señalarse en relación al diferencial entre las dos fuentes e  informaciones.  que  constituye  una  especificidad  del  arreglo  familiar nuclear. aun cuando está sujeto a errores  97  .1 51.5 0.6 5. si a ello agregamos el  hogar  caracterizado  por  la  pareja  sin  hijos. p.0 Promedio del Período 6. son producidas por el INE. la  encuesta como tal no empadrona a toda la población y por consiguiente tiene un error de  estimación asociado al tamaño y tipo de muestra mientras que en el Censo se trata de un  empadronamiento masivo a todos los hogares del país.0 2004 6.6 100.  El  análisis  de  Lacruz.1. Venezuela.  un  54%  son  hogares de tipo nuclear.3 51. I Semestre.

5 No Familiar 0.1 4.  a  pesar  de  estas  diferencias.5 6.3 51. en la que empiezan a nacer los hijos.6 52.3 6.8 52.1 8.8 35.3 1.2 49.9 1.de  omisión.2 2.6 51.0 6. 9. Método Integrado.8 7.6 24.4 49.2 3.8 22.1 0.7 4.6 39.  98  .2 3.7 4.1 2.4 5.  Hemos  visto  que  son  precisamente  los  hogares  en  pobreza  crónica y coyuntural los que observan las mayores magnitudes en términos del número de  miembros  del  hogar  y  relaciones  de  dependencia. I Semestre.  lo  cual  podría  estar  en  la  base  de  la  explicación de estas diferencias porcentuales. expansión y crecimiento.  Cuadro 32.8 29.8 4. 2003– 2005 Unipersonal No Pobre Pobre Estructural 2003 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2004 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2005 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:    INE.2 Extendida 24.1 9.3 Nuclear 49.9 9.0 4.6 5.  le  siguen  en  orden  de  importancia  los  hogares  en  pobreza  coyuntural  con  53%  y  los  hogares  no  pobres.9 5.8 1.2 54.2 0.4 4.4 0.1 2.8 2.4 3. Si bien en todas las categorías de condición de pobreza. Encuesta de Hogares por Muestreo.6 55.4 21.3 4.  los  resultados  no  presentan  discrepancias de considerable magnitud en los grandes agregados.4 20.9 1.7 1. 2003–2005.9 32.  Los estudios sobre el ciclo de vida familiar suelen coincidir en que son las etapas de  inicio.1 2.7 0. Venezuela.  La  menor proporción de hogares nucleares se observa en la condición de pobreza estructural  con porcentajes que reflejan cierto ascenso en los tres años analizados. y conformados por parejas solas sin hijos.3 0.7 24.8 0.6 5.4 9.5 30.5 En  el  Cuadro  32  se  evidencia  que  el  hogar  de  tipo  nuclear  muestra  los  mayores  registros  en  los  hogares  en  situación  de  pobreza  crónica  (55%).1 1.7 54. Porcentajes de hogares por tipo de estructura según condición de pobreza.1 2.8 1.4 0.3 31.3 29. en las que aumenta  el número de hijos.7 36.  Al observar la estructura del hogar según condición de pobreza.7 4.6 2. algunos aspectos  deben ser resaltados. Anexo 33.4 3.9 4.6 0.8 Familiar sin núcleo principal 5.  No  obstante.  al  diluirse  el  ingreso  de  los  adultos  aportantes  en  una  mayor  carga  de  miembros  dependientes.  existen  ciertas  variaciones  importantes  en  el  peso  de  estos  tipos  de  hogar  entre  las  distintas  tipificaciones  de  pobreza  así  como  en  lo  que  respecta  a  los  hogares unipersonales.8 1.9 1.2 52.6 0.8 2.4 8.2 41.2 2.3 2.3 2.6 51.3 8.6 0.6 34.1 34. las que representan la mayor vulnerabilidad desde el punto de vista  económico.0 4.3 21.2 1.4 3.1 18.  tal  como  apuntáramos  en  la  tendencia  nacional. Cálculos propios.5 5.3 0. el tipo de  hogar  más  frecuente  es  el  familiar  nuclear  y  extenso.4 0.9 1.2 Compuesta 2.7 45.1 2.9 22.1 2.5 Pareja sola 8.8 4.

  podría  estar  facilitando  la  tendencia  a  la  formación  de  nuevos  hogares  en  esta  primera  etapa.  lo  que  alarga  esta  etapa  del  ciclo  de  vida  familiar  en  estos  grupos  de  población. descendiendo de manera  significativa en los casos de pobreza crónica y coyuntural con porcentajes por debajo del  3%  en  todos  los  años. con distancias por  encima  de  los  10  puntos  porcentuales.  En  contraste.  con  porcentajes  superiores al 18% para el primero y de alrededor de 9% en el segundo. en orden de importancia. el porcentaje de  hogares  conformados  por  familias  extensas  en  los  hogares  no  pobres  y  pobres  estructurales.  cuya  primera  etapa  es  la  pareja  o  núcleo  conyugal.El hogar familiar extenso es más frecuente en la condición de pobreza coyuntural.  en  las  áreas  urbanas.  la  menor  privación  relativa  de  ingresos  respecto a las otras formas de pobreza.  respecto  a  las  dos  tipificaciones  de  pobreza  previamente mencionadas (coyuntural y crónica)  La pareja sola sin hijos presenta las mayores magnitudes relativas en los casos de  los hogares no pobres y pobres estructurales respectivamente.  probablemente por razones similares a las argumentadas en el caso de la pareja sin hijos  relativas a las posibilidades de autonomía e independencia económica. En el caso de los no pobres y pobres estructurales. mientras que en  los  hogares  pobres  coyunturales  y  crónicos  estos  porcentajes  no  superan  al  3%  de  los  casos en los años 2003 y 2005.  los  datos  podrían  estar  apuntando  a  distintas  estrategias  de  conformación  del  hogar  con  la  aparición  de  nuevas  familias.  los  hogares  unipersonales  mantienen  pesos  relativos  de  consideración  en  el  caso  de  la  pobreza  estructural  y  los  no  pobres.  2004)  constatan  la  mayor  preponderancia  de  los  hogares  unipersonales  en  los  sectores  no  pobres  y  con  mayores  recursos económicos. Por su parte. así como de acceso  a  la  vivienda.  Un  comportamiento  afín  se  observa  en  el  caso  de  los  hogares  unipersonales.  Comparando  las  proporciones  de  este  tipo  de  hogar  con  los  porcentajes  alcanzados  por  la  familia  extensa  entre  las  distintas  categorizaciones  de  pobreza. donde los problemas de acceso a las vivienda son menos críticos (más allá  de su calidad estructural y servicios conexos) debido a la mayor disposición de terrenos. aunado a cierta concentración de esta condición  en el área rural.  el  acceso  a  la  vivienda  está  más  restringido  tanto  por  razones  de  costo  como de oferta y disposición de terrenos por lo que la pareja tendería a quedarse en el  hogar de alguna de las familias de origen.  Investigaciones  a  nivel  regional  (Arriagada  y  Aranda. las nuevas familias estarían  tendiendo más a conformar nuevos hogares.  De  esta  forma. es considerablemente inferior.  También  existen  otras  razones  de  índole  demográfico  y  sociocultural  como  es  la  posposición  del  primer  hijo.  alcanzando un porcentaje superior al tercio de los hogares en esa caracterización con 35%  en los años 2003 y 2004 y 37% para el año 2005. En los no pobres una parte importante de la  explicación  puede  encontrarse  en  el  hecho  de  la  mayor  autonomía  económica  para  adquirir  vivienda  y  mantener  gastos  independientes  de  las  familias  de  origen.  donde  la  pobreza  coyuntural  es  más  característica. bastante cercana se ubica la proporción  de este tipo de hogares en el caso de la pobreza crónica. Por ello. elevándose ligeramente las proporciones en el año 2004. el alto porcentaje de hogares unipersonales en la condición  99  .  En  el  caso  de  la  pobreza  estructural.

 residentes en áreas rurales.  esta  proporción  se  acentúa  aún  más. 79 Cálculos propios a partir de la base de datos de las Encuestas de Hogares de los años respectivos.  que  se  verifica  al  contrastar  las  relaciones  de  masculinidad  por  condición de pobreza80. Si bien el hogar unipersonal se caracteriza por la alta proporción de  personas  del  sexo  masculino. Ello. ganadería y pesca. por encima del 80% en los años reseñados ubicándose en 90. debido a que la mayoría (65% en promedio para el período estudiado) se  encuentra  en  el  área  rural  y  dispersa. Así.  Se  trata  de  entonces  de  hogares  compuestos  fundamentalmente  por  hombres solos.  seguido  de  las  pequeñas  localidades  rurales  del  interior del país.  Estos  hogares  caen  en  condición  de  pobreza  estructural  fundamentalmente  por  problemas  de  infraestructura  de  las  viviendas  y  servicios  de  saneamiento  básico. considerablemente superior al porcentaje alcanzado por este tipo  de hogar en los no pobres78. le  siguen en orden de importancia pero con proporciones muy distantes los que trabajan en  el sector construcción y los que se dedican al comercio al detal con porcentajes de 10%  cada uno.  en  el  caso  de  los  hogares  unipersonales  en  condición  de  pobreza  estructural.  70%  para  todos  los  años  analizados. siendo la actividad económica de un porcentaje cercano a la mitad de este  grupo las actividades del sector primario de la economía: agricultura.  La  alta  proporción  de  este  tipo  de  hogar  es  consistente  con  la  sobrepoblación  masculina que se registran tanto en la caracterización de pobreza estructural como en la  zona  rural  del  país.  que  tienen  ingresos  superiores  a  los  necesarios  para  cubrir  sus  necesidades  básicas  pero  con  bajos  niveles  de  escolaridad  y  precarias  condiciones  de  vivienda y servicios conexos. puede resultar a primera vista contraintuitivo. dedicados en su mayoría a las actividades del  agro  y  el  campo. 80 La relación de masculinidad establece el número de hombres por cada 100 mujeres. la cifra de hogares unipersonales en condición de no pobreza supera con mucho al número de hogares unipersonales en condición de pobreza estructural. 81 Cálculos propios de las Encuestas de Hogares de los años respectivos.  Estos  hogares  están  compuestos  en  su  mayoría  por  personas ocupadas. En términos absolutos. Este indicador en el caso de los pobres estructurales presenta una  sobre  representación  del  componente  masculino.  altamente asociadas al lugar de residencia de condición más rural. Asimismo.  Otro factor distintivo de los hogares unipersonales en pobreza estructural es que el  promedio  de  años  de  escolaridad  es  bajo  (menos  de  cuatro  años  en  promedio)  en  comparación con el resto de los hogares unipersonales (más de seis años de escolaridad  promedio).  122  hombres  por  cada  100  mujeres  para los años analizados81.  Al  analizar  la  características  del  hogar  unipersonal  en  condición  de  pobreza  estructural  encontramos  algunas  características  que  nos  pueden  ayudar  a  entender  e  ilustrar esta situación. para el año 2005 en  el 46% de los casos se observa que la situación estructural de la vivienda en la que viven es  deficiente y en 78% de estos hogares no hay acceso a los servicios de agua y/o eliminación  de  excretas. 78 100  . procesamientos realizados al Censo de Población y                                                            Es claro que estamos hablando de la distribución interna de los tipos de hogar por condición de pobreza.de pobreza estructural.  ubicándose  en  83%  la  proporción  de  hombres  que  residen  solos  para  el  año  2003 y con importantes aumentos en el transcurso de los tres años analizados: 87% en el  año  2004  y  90%  para  el  año  200579.3% para  el año 2005.

  parece  observarse  una  tendencia  ligeramente  mayor  a  la  estructuración de hogares no familiares en los no pobres y pobres estructurales. 2005. El tipo de hogar unipersonal  en  situación  de  pobreza  estructural  que  aquí  describimos.  en modo alguno discute los resultados de las investigaciones regionales del tipo de hogar  llevadas  adelante  fundamentalmente  por  organismos  como  la  CEPAL. en orden de importancia. p.5%.  dado  que  en  su  mayoría las investigaciones de estas organizaciones multilaterales se centran en las áreas  urbanas  de  los  países  de  la  región  y  la  tipificación  socioeconómica  que  utilizan  para  discriminar a la población es a partir de la variable ingresos. puesto que la encuesta de hogares sobre la cual se han realizado estos procesamientos tiene asociado un error de estimación que se agranda en la medida que se desagregan las variables y queda un número de registros pequeño por caso.  los  cuales  muestran  una  representación  bastante  homogénea según condición y tipo de pobreza83.Vivienda  2001.  Este  peso  porcentual  se  ve  ligeramente  acentuado  en  el  caso de los hogares no pobres y pobres estructurales. lo cual avala  la desproporción evidenciada en los casos de pobreza estructural.  No  obstante. mientras  que observa una disminución de su importancia relativa en el caso de la pobreza crónica.  Es de destacar en el caso venezolano la incidencia de los hogares unipersonales sea  significativamente mayor en la condición de pobreza estructural respecto a los no pobres. más vinculada al área  rural.  El  hogar  familiar  sin  núcleo  principal  tiene  una  representación  porcentual  en  el  conjunto  de  hogares  de  4.”82 (Ministerio de Planificación y Desarrollo–UNICEF. 24). 82 83 101  .  evidencian  esta  situación  y  su  vinculación  con  las  áreas  más  rurales  del  país: “…la presencia de hombres es numéricamente superior en la población en extrema  pobreza residente en áreas urbanas y entre la población rural cualquiera sea la condición  de pobreza.  Las  diferencias  apuntadas  en  relación  a  la  estructura  de  los  hogares  pueden  observarse en el gráfico a continuación:                                                            El indicador de pobreza utilizado en este trabajo es el de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) La diferencias aquí descritas en cuanto las estructuras del hogar que presentan bajos registros deben ser tomadas con cautela.  corresponde  más  a  una  especificidad del área rural venezolana. No así en  el  caso  de  los  hogares  compuestos.  La  baja  representación  porcentual  de  los  hogares  en  los  que  se  registra  la  existencia  de  arreglos  no  familiares:  hogares  compuestos  y  no  familiares  confirman  la  importancia  de  las  relaciones  de  parentesco  en  las  estrategias  de  conformación  de  los  hogares.

Tipos de hogar y condición de pobreza. Al analizar el  fenómeno  según  condición  de  pobreza  se  observa  cómo  la  jefatura  femenina  es  más  extendida en los hogares en condición de pobreza coyuntural.  la  jefatura  masculina  es  más  extendida  en  los  hogares  en  pobreza  estructural  con  porcentajes  que  varían  entre  77%  y  79%. Año 2005 100% 90% 80% 70% 60% Porcentaje  50% 40% 30% 20% 10% 0% No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Condición de Pobreza  Unipersonal Pareja sola Compuesta No Familar Fuente:  Cuadro 33. mientras que los presididos por mujeres alcanzan al 30%. En contraste. Sexo del Jefe de Hogar  A  nivel  nacional  los  hogares  presididos  por  hombres  representan  el  70%  de  los  hogares en el país.  Tanto  los  hogares  no  pobres  como  los  pobres  crónicos muestran proporciones muy cercanas al total general. cuyos porcentajes oscilan  entre 32% y 34% de los hogares en esa condición para los años presentados. Nuclear Extendida Familiar sin núcleo principal   2.    102  . Venezuela.Gráfico 10.

Anexo 34. Encuesta de Hogares por Muestreo. Cálculos propios. Venezuela. I Semestre. Porcentajes de hogares por tipo de estructura y sexo del jefe de hogar según condición de pobreza. Fuentes: Mujer Total Hombre Mujer Total Hombre Mujer Total 2003 No Pobre 65 35 100 92 8 100 76 24 100 62 38 100 81 19 100 50 50 100 72 28 100 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 83 64 17 100 91 9 100 82 18 100 61 39 100 76 24 100 61 39 100 77 23 100 36 100 92 8 100 75 25 100 57 43 100 81 19 100 45 55 100 68 32 100 Pobre Crónico 73 27 100 93 7 100 80 20 100 58 42 100 82 18 100 47 53 100 72 28 100 Total 70 30 100 92 8 100 77 23 100 59 41 100 81 19 100 48 52 100 71 29 100 No Pobre 66 34 100 92 8 100 75 25 100 61 39 100 75 25 100 48 52 100 71 29 100 2004 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 87 63 13 100 90 10 100 81 19 100 63 37 100 89 11 100 64 36 100 79 21 100 37 100 94 6 100 73 27 100 56 44 100 80 20 100 45 55 100 66 34 100 Pobre Crónico 75 25 100 89 11 100 77 23 100 58 42 100 84 16 100 45 55 100 70 30 100 Total 71 29 100 92 8 100 75 25 100 58 42 100 80 20 100 48 52 100 70 30 100 No Pobre 70 30 100 90 10 100 75 25 100 61 39 100 75 25 100 53 47 100 71 29 100 2005 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 90 56 10 100 93 7 100 79 21 100 64 36 100 87 13 100 66 34 100 78 22 100 44 100 89 11 100 74 26 100 56 44 100 80 20 100 42 58 100 66 34 100 Pobre Crónico 74 26 100 86 14 100 76 24 100 58 42 100 87 13 100 49 51 100 69 31 100 Total 73 27 100 90 10 100 75 25 100 59 41 100 80 20 100 50 50 100 70 30 100 103  . 2003– 2005 Tipo de Hogar Sexo del Jefe Hogar Hombre Unipersonal Mujer Total Pareja sola Hombre Mujer Total Hombre Nuclear Mujer Total Hombre Extendida Mujer Total Hombre Compuesta Familiar sin Núcleo principal Total 1/ Nota:     1/ Este total excluye los hogares constituidos por 2 personas o más sin relaciones de parentesco. dada la insuficiencia de casos. INE.Cuadro 33. Método Integrado. denominados en la clasificación como no familiares. 2003–2005.

 siendo este porcentaje el más  alto alcanzado –año 2005– puesto que en los dos años previos la proporción se ubicaba en  8%.  En  contraste.  alcanzando una proporción cercana a la mitad para el conjunto de hogares.  con  la  mayor  frecuencia  relativa  de  hogares  conformados  por  hombres. llegando a ubicarse en el 90% de los casos para el año 2005.  Por  su  parte.  aspecto  al  cual  ya  hemos  hecho  referencia. Por su parte.  Los  hogares  unipersonales  están  compuestos  en  su  mayoría  por  hombres.Cuando detallamos el comportamiento del sexo del jefe de hogar según estructura  del hogar y condición de pobreza no dejan de aflorar algunas diferencias significativas.  mientras  en  los  hogares  unipersonales  en  pobreza  estructural  la  amplia  mayoría  corresponde  a  personas del sexo masculino.  Dentro de los hogares multipersonales84. los hogares familiares sin núcleo principal  son  los  que  muestran  la  mayor  tendencia  a  declarar  a  una  mujer  como  jefe  de  hogar.  Sin  embargo.  los  hogares  que  declaran como jefe de hogar a la mujer no pasan del 10%.  esta proporción se modera de forma apreciable en los casos de pobreza coyuntural y no  pobreza. 104  .  tendencia que se ve ligeramente acentuada en el transcurso de los 3 años analizados. no es uniforme.  la  tendencia  evidenciada  en  los  tres  años  analizados para estas dos últimas caracterizaciones de pobreza. En el año  2003  los  hogares  unipersonales  discriminados por  sexo  muestran  proporciones  similares  tanto  en  los  casos  de  pobreza  coyuntural  como  en  los  no  pobres.  se  encuentra  siempre  por  debajo y bastante alejado del promedio general.  es  en  los  hogares  conformados  por  parejas  solas  donde  menor  proporción  de  jefes  de hogar  femeninos  existen.                                                            84 Conformados por 2 personas o más.  con  una  diferencia  a  favor de los hogares masculinos de alrededor de los 3 puntos porcentuales. con el menor porcentaje de hogares unipersonales masculinos y  en  el  otro  los  de  pobreza  estructural.  alcanzando  la  primera  un  porcentaje  de  58% para el año 2005. No se aprecian diferencias significativas entre el sexo del jefe de hogar y la condición  de  pobreza  con  respecto  al  total  general  en  esta  configuración  del  hogar. ubicándose en un extremo los hogares en condición de pobreza  coyuntural y no pobres.  Así.  pasando  el  hogar  unipersonal femenino de 36% a 44% en el 2005.  No  obstante.  para  el  año  2005  se  observa una caída en términos porcentuales de hogares conformados  por mujeres solas  no  pobres  (pasando  de  35%  en  el  año  2003  a  30%  en  el  año  2005)  mientras  que  en  la  condición  de  pobreza  coyuntural  se  muestra  un  apreciable  aumento.  los  hogares  unipersonales  en  pobreza  crónica  tienden  a  ubicarse  próximos  al  porcentaje  total  de  hogares  unipersonales  según  sexo. Al  comparar  este  tipo  de  hogar  por  sexo  según  condición  de  pobreza  se  observan  importantes diferencias.  al  igual  que  en  el  resto  de  las  configuraciones  de  hogar  que  aquí  manejamos.  registrándose  consecuentemente  porcentajes  más  elevados  de  hogares  conformados  por  mujeres  solas. En el caso de  los  hogares  en  condición  de  pobreza  estructural  la  jefatura  femenina. los porcentajes se encuentran  sistemáticamente  por  encima  del  total  general.  En  este  tipo  de  hogar. en los hogares en situación  de pobreza coyuntural y crónica. en orden de importancia.

 se hace necesario referir algunas acotaciones de índole  metodológico  y  operativo  respecto  a  cómo  se  levanta  la  información  sobre  el  jefe  de  hogar.  entre  el  77% y el 81% de los hogares donde existe núcleo familiar y el jefe de hogar es mujer.  3.  declarando  como  jefe  al  propietario  de  la  vivienda  en  la  que  se  residencia  el  hogar  o  un  principio  económico. alrededor del 95% de  la jefatura masculina se corresponde con hogares en los que el jefe de hogar reside con su  pareja86.                                                            85 86 Cálculos propios.  En  las  estructuras  donde  existe  núcleo  del  jefe  de  hogar  (hogares  nucleares.  extendidos  y  compuestos).  el  que  genera  los  ingresos del hogar o la porción más alta de los mismos. Muchas han sido las observaciones relativas a la definición del jefe de hogar en las  investigaciones  censales  y  por  encuesta. No obstante estas consideraciones. En los tres años analizados. Por su parte.  de  manera  que  la  jefatura  femenina.  aun  cuando  los  resultados  muestran  cierta  tendencia  descendente en el transcurso de los 3 años analizados.  a  la  existencia o no de pareja del jefe de hogar.  en  la  gran  mayoría  de  los  casos.  Una  parte  importante  de  ellas  residen  en  el  hecho que el Jefe de Hogar tiene una definición ambigua en tanto se toma como tal aquél  que  declara  el  informante. Anexo 35. no se  registra  una  pareja  residente.para  los  años  2004  y  2005.  desconociéndose  los  criterios  a  partir  de  los  cuales  se  asigna  este  nivel  de  autoridad  dentro  del  hogar  por  parte  de  los  entrevistados.  mientras  que  la  mujer  como jefe de hogar se encuentra muy asociada a la ausencia de pareja del jefe de hogar o  monoparentalidad. entre el 90% y el 92% de los hogares con  núcleo conyugal biparental tienen como Jefe de Hogar a un hombre. 105  . veremos que el sexo de la jefatura del hogar  está  muy  vinculada  a  la  constitución  del  núcleo  conyugal.  se  observa  una  mayor  proporción  de  hogares  con  jefatura  femenina en la condición de pobreza crónica. Anexo 35. Vemos así que detrás de la diferenciación por  sexo de la jefatura de hogar existe una característica de composición estructural del hogar  en  su  núcleo  conyugal  que  dificulta  las  comparaciones  cuando  se  toma  como  única  variable de análisis o explicativa el sexo. El hecho cierto es que no existe un criterio  unívoco  para  la  definición  del  jefe  de  hogar  ya  que  éste  es  autodeclarado  por  el  entrevistado y tampoco se maneja el criterio por el cual la persona designada es declarada  como tal. Cálculos propios.  Si  analizamos  el  fenómeno  desde  la  perspectiva  de  género  (Gráfico  11).  la  declaración  del  hombre  como  jefe  de  hogar  está  muy  relacionada  con  la  constitución  biparental  del  núcleo  conyugal.  en  otros  términos.  el  principio  de  propiedad. Estructura del Núcleo Conyugal y Sexo del Jefe de Hogar  En este punto del trabajo. quién toma  las  decisiones. mientras que entre el  87% y el 88% de los hogares monoparentales declaran como jefe de hogar a una mujer85.  Los  criterios  usualmente manejados por los informantes serían: un principio de autoridad.  corresponde  a  mujeres  sin  pareja  mientras  que  la  jefatura  masculina  se  ubica  de  forma  muy mayoritaria en hogares biparentales. En muchas ocasiones algunos de  estos criterios se conjugan y aparecen otros.

 Trabajos de Arriagada en torno al jefe de hogar de jure y de facto. Sexo del jefe de hogar y constitución del núcleo conyugal. Encuesta de Hogares por Muestreo. no de su situación conyugal.  en  las  configuraciones  de  hogar  en  donde  no  se  registra  la  presencia  de  hijos.  llega  a  conclusiones  similares.Gráfico 11. Venezuela. Monoparental    Algunas  investigaciones  en  torno  a  la  jefatura  femenina  dan  indicios  de  la  baja  declaración  de  la  mujer  como  jefe  de  hogar  cuando  existe  pareja.. cuando existe presencia masculina tiende a declararse al hombre como jefe de  hogar.  tenemos las categorías extremas en cuanto a la jefatura femenina y su peso porcentual. Años 2003– 2005 2005 95  5  23  77  Años  2004 95  5  21  79  2003 96  4  19  81  0% 20% 40% 60% 80% 100% Hombre  Mujer  Sexo del Jefe del Hogar  Biparental  Fuentes:    INE.  Los  datos  apuntan  al  hecho que.  La  alta  asociación  puesta  de  manifiesto  entre  la  ausencia  de  pareja  y  la  jefatura  femenina  por  una  parte  y  la  presencia  de  pareja  y  la  jefatura  masculina  por  la  otra. Lacruz (2006) en procesamientos del Censo 2001 para el caso venezolano  y  utilizando  como  variable  la  situación  conyugal  de  las  mujeres  jefes  de  hogar. 106  . Anexo 35. sustentan esta  línea. Asimismo. donde el jefe de hogar no tiene o                                                            87 En nuestro caso hablamos de pareja residente en el hogar. Cálculos propios. De un  lado.  En el caso de los hogares familiares sin núcleo principal.  Estos  resultados  apuntalan  este  tipo  de  inferencias. I Semestre.  dado  que  muestran cómo la diferenciación por sexo del jefe de hogar está altamente asociado a la  existencia o no de pareja87.  se  valida a partir de la incidencia de la jefatura femenina según la estructura del hogar. aportes o responsabilidades de la  mujer. 2003–2005. más allá de consideraciones sobre los ingresos.

  Ello. El análisis de los  datos.  sin  desconocer  la  influencia  de  procesos  sociales  y  culturales  como  el  aumento  de  las  separaciones y divorcios. la jefatura femenina se relaciona de manera significativa con la ausencia de  pareja mientras que cuando el núcleo conyugal se encuentra conformado por la pareja.  en  contraposición  encontramos  los  hogares  conformados  por  parejas  sin  hijos. la condición de soltería y las migraciones por una parte así como  la  mayor  participación  económica  de  la  mujer  y  la  eliminación  de  algunos  obstáculos  socioculturales  relativos  a  la  dependencia  de  la  mujer  de  la  figura  masculina  como  factores  que  han  generado  empoderamiento  y  autonomía  para  la  constitución  o  continuación de hogares sin pareja.    107  .  Se impone una reflexión en este sentido porque muchos estudios sobre familia y  hogar  tienden  a  tipificarlo  a  partir  de  las  características  del  Jefe  de  Hogar. siendo  incluso  mayor  esta  última  en  algunas  condiciones  de  pobreza. en los hogares en los que se registra la existencia de núcleo familiar del  jefe de hogar. al menos en el caso venezolano que es la evidencia que estamos analizando.  llegando  a  generar contrastes y descripciones a partir de la diferenciación por sexo.  Por el otro lado.  Es  por  estas  razones  que  se  considera  conveniente  realizar  el  análisis  en  forma  conjunta del sexo del jefe de hogar y la estructura del núcleo conyugal para las estructuras  de hogar nuclear.  en  9  de  ellos  se  declara  un  hombre  como jefe de hogar. extenso y compuesto (Cuadros 33 y 34). parece  estar indicando que buena parte de la diferenciación estaría más vinculada al hecho de la  constitución  del  núcleo  conyugal  que  a  la  propia  consideración  de  género. lo que significa que de cada 10  hogares  venezolanos  conformados  solo  por  parejas.  la  declaración  del  hombre  como jefe de hogar supera nueve veces a la de la mujer. la  declaración del hombre como jefe de hogar es mayoritaria. las jefaturas masculina y femenina tienden a emparejarse. sin variaciones significativas al contrastarlo por condición de pobreza.no vive con el cónyuge.

9 15.1 77.3 86.2 25.4 73.6 84. 77.8 79.1 23. Porcentajes de hogares por tipo de estructura y constitución del núcleo conyugal principal según condición de pobreza.8 64.6 22.4 72.9 22.3 24.3 66.2 36.6 15.9 72.6 22.9 84.6 15.4 38.7 16.2 26.4 12.0 69.1 15.5 30.7 60.5 39.4 16.5 27.9 77.8 Total 79.8 13.8 33.1 22.1 21.7 89.9 58.9 57.2 73.8 22.3 20.9 61.9 84.Cuadro 34.0 27.2 75.6 29.3 27.8 No pobre Estructural Coyuntural Crónico 77.1 70.8 10.7 2005 No pobre Estructural Coyuntural Crónico 77.9 2004 Total 79.5 17. Encuesta de Hogares por Muestreo.1 42. Venezuela. Cálculos propios.8 15.5 83.4 61.3 36.0 83.2 11.4 41.8 17.2 74.8 76.3 32.5 82.2 78.2 84.7 17.6 20.8 82.0 16.0 37.2 70.8 21.3 19. Método Integrado.2 17. 2003–2005.6 77.8 8.2 59.3 29.4 84.4 63.5 78.5 21.4 63.2 38.5 73.6 88.7 82.5 82.8 35.1 40.0 63.7 Total 78.8 84. I Semestre.6 72.9 17.0 79.2 87.4 91.0 23.1 59.2 80.8 20.7 27. Anexo 36.8 39.2 61. 2003– 2005 Tipo de Hogar Nuclear Extendida Compuesta Total Composición 2003 Núcleo conyugal No pobre Estructural Coyuntural Crónico Biparental Monoparental Biparental Monoparental Biparental Monoparental Biparental Monoparental Fuentes:    INE.2 60.1 20.1 23.2 26.3 67.7 38.6 40.7 76.7 82.3   108  .

 que  en el resto de las categorías. Muchos son los casos que podrían citarse88: las dificultades de  los  núcleos  monoparentales  jóvenes  con  hijos  para  constituir  hogares  independientes.  lo  cual  podría  estar  aludiendo  a  estrategias  de  apoyo  por  parte  de  la  familia  frente  a  la  ausencia de pareja del jefe de hogar.  la  madre  en  muchos  casos. 89 Ver páginas 15 y 16 de este documento. 88 109  .  no  obstante  estos  porcentajes  son  superiores  en  los  casos de pobreza coyuntural y pobreza crónica. como componentes dentro del ámbito Descalificación Familiar del Índice  de Exclusión Social.La  jefatura  femenina  tiene  un  mayor  peso  porcentual  en  el  hogar  constituido  por  la  familia  extendida.  En  todas  las  configuraciones  de  condición  de  pobreza  analizadas.  tanto  para  el  caso  femenino  como  para  el  caso  masculino. UNIFEM y la República de Italia (2004. bien por razones económicas o de salud.  existe  un  mayor  peso  porcentual  de  los  hogares  nucleares  de  jefatura  femenina  y  monoparentales en las condiciones de pobreza coyuntural y no pobre. que trabaja la pobreza desde el punto de la garantía de derechos89. es de hacer notar que algunos organismos internacionales.  que  apoya  con  el  cuidado  de  los  hijos  y  las  tareas  domésticas  mientras  el  jefe  de  hogar  procura  el  sustento  familiar  o  viceversa.  Esto  se  opone  a  consideraciones  que.  llegan  a  conclusiones  similares  a  las  nuestras  relativas  a  la  falta  de  asideros  empíricos  para  aseverar  la  asociación  directa  entre  la  jefatura  femenina  del  hogar  y  la  pobreza.  el  hogar  compuesto  por  la  familia extendida es el que tiende a concentrar los mayores porcentajes tanto de jefatura femenina  como  de  monoparentalidad  del  jefe  de  hogar.  la  jefatura  de  hogar  femenina  no  es  una  medida  representativa  clara  de  la                                                            La validez estadística de ellos y su peso. el hogar nuclear registra un porcentaje considerablemente mayor de hogares de  jefatura masculina. De manera similar. en orden de importancia. 25) así lo reseña: “Según la  información  recabada.  la  residencia  de  algún  familiar. entre 75% y 77% para el período analizado (Cuadro 33). Es en este tipo de  hogar  donde  la  monoparentalidad  es  mayor.  de  estas  modalidades  en  los  hogares  no  pobres. pasa por la elaboración de una estructura del hogar a partir de los núcleos que la conforman.  como  puede  observarse  en  el  Cuadro  34).  cuando  los  adultos  mayores  se  residencian  con  alguno  de  los  hijos  ante  las  dificultades  de  mantenerse  de  manera  autónoma. cuya frecuencia relativa alcanza al 41% del total en los años analizados (Cuadro 33). p.  dado  el  alto  rango. buena parte de la explicación de este alto porcentaje está vinculado a la ausencia de  pareja  (39%  para  todos  los  años  analizados. a partir del estudio  comparado  de  países.  cuya  proporción es bastante similar a la alcanzada por los hogares presididos por mujer. Los casos se ponen como hipótesis a comprobar. puede  observarse en el Cuadro 34 cómo la biparentalidad es considerablemente más elevada en este tipo de  hogares  que  en  los  hogares  de  familia  extensa.  Esta composición de los hogares nucleares por sexo del jefe de hogar y constitución del núcleo  conyugal  evidencian  que  tanto  la  jefatura  femenina  como  la  monoparentalidad  no  son  necesariamente  variables  vinculadas  a  la  pobreza.  entre  otras. Como  ya acotáramos.  Por otra parte. tarea de cierto nivel de complejidad y que no ha sido abordado por este estudio.  Por su parte.  El  estudio conjunto entre CEPAL.  Sin  embargo.  trabajáramos  en  el  primer  capítulo  relativas  a  la  inclusión  de  variables  como  hogares  de  jefatura  femenina y monoparentales.  al  desagregarlo  por  condición  de  pobreza.  en  términos  comparados.

  concentra  el  mayor  número  de  hogares. Las tipologías de hogar más representativas  Finalmente.  Asimismo.  Los  hogares  de  jefatura  masculina  registran  un  porcentaje  de  80%  para todos los años analizados mientras que los de jefatura femenina se ubican en 20% (Cuadro 33). no es un indicador concluyente acerca de la pobreza femenina”. tenemos  que un porcentaje cercano al 83% queda representados en 6 de las 32 tipologías de hogar posibles  (Ver Esquema 4 de este documento)  El hogar constituido por la familia tradicional: padre. madre e hijos. entre 84% y 85% de los hogares  con  esta  estructura. se da una brecha importante entre los hogares no pobres y el resto de las categorías de  pobreza en cuanto a la jefatura femenina y la monoparentalidad dentro de los hogares compuestos. en los que la jefatura de  hogar  recae  en  la  figura  masculina. si agregamos las 3 variables que hemos utilizado para describir la configuración de  los hogares: estructura del hogar.  con  un  porcentaje  alrededor  del  37%  del  total  general.  Esta  frecuencia  relativa  es  mayor  en  los  hogares  en  pobreza  crónica (42%). Es posible apreciar en la data presentada (Cuadros 32 y 33) que para los dos últimos años  analizados. composición del núcleo conyugal y sexo del Jefe de Hogar.  a  lo  interno  de  las  categorías  construidas. mientras en los hogares caracterizados como pobres estructurales. La poca cantidad de este tipo de  hogares al desagregarlos por condición de pobreza y sexo del jefe de hogar o constitución del núcleo  conyugal principal.  atributo que eventualmente podría interpretarse como estrategias para evitar caer en situaciones de  carencia.  110  . aspecto que se evidencia en algunas  diferencias  significativas  entre  el  año  2003  y  los  dos  años  restantes. nos induce a ser cautos al hacer afirmaciones. esta proporción se  ubica en 32% en promedio para el período.pobreza de las mujeres. Por tanto.  El hogar de tipo compuesto es el que presenta tanto el menor porcentaje de mujeres jefe de  hogar  como  el  mayor  porcentaje  de  hogares  cuya  constitución  del  núcleo  conyugal  es  fundamentalmente  biparental. ya que no en todos los casos muestra que las mujeres padezcan una mayor  pobreza. Las tipologías de hogar más representativas  4. Los hogares no pobres y pobres coyunturales mantienen  porcentajes cercanos a la cifra total.  constatación  válida  al  compararla  tanto  con  los  otros  tipos  de  estructura  del  hogar como a lo interno de cada una de las condiciones de pobreza. la presencia de pareja del Jefe de Hogar es la más elevada.

 sus pesos porcentuales mantienen distancias de significación respecto a las magnitudes  alcanzadas por el hogar nuclear tradicional.  respectivamente. Porcentajes de tipos de hogar seleccionados según condición de pobreza.  Tal  sería  el  caso  de  los  núcleos  monoparentales  111  . 2003–2005.  podría  considerarse  la  conformación  de  hogares  extensos  como  una  estrategia  o  respuesta  familiar  frente  a  las  dificultades  para  alcanzar  la  autonomía  económica  necesaria  para  establecer  hogares  independientes.  16%  y  10%  en  promedio  para  el  período  analizado. Si observamos estos resultados en contraste  con la baja frecuencia relativa que presentan las parejas sin hijos e incluso los hogares unipersonales  en  estas  caracterizaciones  de  pobreza. Método Integrado. Ambas configuraciones de hogar son más características  dentro de los hogares en condición de pobreza crónica y coyuntural. tipificaciones de la pobreza cuya  característica común es la privación relativa de ingresos.  Los  hogares  extensos  biparentales  presididos  por  hombre  y  extensos  monoparentales  de  jefatura femenina van a constituir la segunda y tercera tipología en importancia dentro del conjunto  de  hogares. Anexo 38. Cálculos propios.  Como  puede  observarse. I Semestre.  y  en  especial  por  parte  de  aquellos  miembros  que  han  conformado  nuevas  familias.Gráfico 12. Venezuela. Promedio de los años 2003– 2005   Fuente:    INE. Encuesta de Hogares por Muestreo.

  hecho  que  como  apuntáramos  responde  en  buena                                                            90 Ver apartado D.  Esta lógica de estructuración del tipo de hogar a partir de las condiciones de vida que se ven  reflejadas  en  las  caracterizaciones  de  pobreza  por  el  método  integrado. se relaciona con  el aumento de las separaciones así como el mantenimiento de la soltería aún frente a la existencia de  los hijos. siendo particularmente elevado el caso de los hogares unipersonales masculinos  dentro  de  la  condición  de  pobreza  estructural.  cuando  algún  familiar  del  jefe  de  hogar.90  De  esta  forma. frente a las barreras que existen para establecerse  en hogares separados de los hogares de sus progenitores. Ambos tipos de hogar registran un mayor peso porcentual en los hogares no pobres y  pobres estructurales.  Las  dos  últimas  tipologías  de  hogar  que  registran  niveles  de  incidencia  significativos  son  los  hogares constituidos por parejas solas sin hijos y unipersonales masculinos.  establece su residencia en este hogar para apoyar en el cuidado de los hijos menores o cuando los  adultos  mayores  terminan  en  el  hogar  de  sus  hijos  ante  los  obstáculos  para  mantenerse  independientes  bien  por  razones  económicas  o  de  salud. los constituirían las parejas que viven  en el hogar de origen de alguno de los cónyuges.  las  dificultades  de  orden  económico  pareciesen  apuntar  a  estrategias  de  configuración  del  hogar  a  partir  de  arreglos  familiares  extensos  en  contraposición  a  las  figuras  que  representan  la  constitución  de  hogares  independientes. particularmente mujeres. al igual que el hogar extenso monoparental de jefatura femenina. No  obstante. 112  .  favorecen  esta  tendencia. igualmente con la participación económica de la mujer en el mercado de trabajo lo que le  permitiría obtener la autonomía para constituir o continuar en hogares independientes sin pareja.jóvenes.  se  ve  reforzada  cuando  analizamos  la  cuarta  tipología  de  hogar  en  términos  de  su  relevancia  porcentual.  También  podría  considerarse  el  hogar  extenso  como  una  estrategia  de  protección  a  los  miembros  más  vulnerables. con porcentajes bastantes  similares (5%). Otro de los casos.  Esta  última  razón  pareciese  tener  menos  peso a juzgar por la relación de dependencia de adultos mayores.  generalmente  la  madre.  Este tipo de hogar. el hecho que este tipo de hogar mantenga proporciones cercanas tanto en los hogares no  pobres como pobres coyunturales y crónicos nos indica que esta configuración de hogar no obedece  sólo  al  empoderamiento  económico  de  la  mujer  sino  que  otros  factores  de  índole  social  y  sociocultural. ya mencionado.  como  los  reseñados. Pobreza y Dependencia de este capítulo. que mantiene cifras relativamente  similares en todas las condiciones de pobreza. independientemente de  si  la  estructura  es  familiar  nuclear o  extensa.  que  son  más  extendidos  en  los  hogares  no  pobres y pobres estructurales como es el caso de los hogares unipersonales y parejas solas sin hijos.  con  porcentajes  ligeramente  superiores en el caso de los hogares pobres coyunturales y no pobres (11% y 10% respectivamente).  la  monoparentalidad  o  ausencia  de pareja es  siempre  una característica asociada. con hijos menores que residen en el hogar paterno.  Nótese  además  que  en  los  hogares  familiares de jefatura femenina que registran porcentajes de consideración. El hogar familiar constituido por madre e hijos abarca  en  promedio  para  los  años  analizados  al  9%  del  total  de  hogares.  el  hogar  nuclear  monoparental cuyo jefe de hogar es una mujer. lo cual a su vez  es  consistente  con  los  altos  índices  de  dependencia  económica  que  se  registran  en  estas  categorizaciones de pobreza.

 presentándose  mayores  afinidades  en  el  comportamiento  de  los  hogares  no  pobres  y  pobres  estructurales  en  contraste  con  los  hogares  pobres  coyunturales  y  crónicos.  Esto  podría  estar  develando  una  dinámica  de  protección  familiar  frente  a  las  dificultades  de  vivienda  e  ingresos.  particularmente  en  lo  que  respecta  a  la  constitución  de  nuevos  hogares.  Vemos  así  como  las  distintas  realidades  detrás  de  la  condición  y  tipo  de  pobreza  pareciesen  relacionarse con las diversas estrategias de conformación de los hogares venezolanos.  En  el  caso  de  los  hogares pobres crónicos y coyunturales. estos porcentajes son considerablemente bajos.  que  obstaculizan  a  esos  núcleos  familiares  dependientes constituirse en hogares independientes.      113  .medida  a  una  dinámica  demográfica  y  socioeconómica  del  campo  venezolano.

 Esta proporción  de los ingresos cuya fuente es el trabajo se ubica incluso por debajo de los niveles que se encontraba  en los años más comprometidos en términos económicos y laborales en el caso de los sectores más  desfavorecidos y en situación de pobreza extrema.V.  Para  el  año  2003. Sin embargo. en la que se observa una caída gradual pero sostenida de los hogares y personas en  situación  de  pobreza. mediciones que reflejan realidades y tendencias  diversas que hemos intentado caracterizar en esta investigación.  los  grupos  humanos  a  los  que  afecta.  pero  su  reducción se produce de forma más lenta o gradual cuando se presentan los períodos de crecimiento  o estabilidad económica. los cuales presentan las cifras más bajas en términos de pobreza de ingresos a lo largo de los  10 años analizados.  las  formas  de  medición  de  la  pobreza.  114  . No obstante.  comprendida  entre  los  años 1997–2001.  la  forma  en  que  el  fenómeno  de  la  pobreza  sea  abordado  va  a  tener  importantes  implicaciones  en  términos de política pública y estrategias de desarrollo nacional. caracterizada por un nuevo retroceso  en las magnitudes de pobreza en el país.  A lo largo de esta investigación hemos trabajado dos métodos que tradicionalmente han sido  aceptados por la comunidad científica para la medición de la pobreza. para este último período pareciese observarse cierto detrimento de  los ingresos por concepto de trabajo dentro del conjunto de los ingresos del hogar.  su  caracterización.  con  importantes  connotaciones.  presentan  diferencias  significativas  en  cuanto  a  la  magnitud  del  fenómeno. sino para la sociedad en general.  La  tercera etapa estaría comprendida entre los años 2004–2007.  En  momentos  de  expansión  y  crecimiento  económico.  la  pobreza  de  ingresos  disminuye  mientras  que  en  los  períodos  de  contracción  y  estancamiento.  Parte  de  la  dificultad  reside  en  tratar  de  resumir  en  indicadores  sintéticos  un  fenómeno  que  se  plasma  en  prácticamente  todas  las  esferas  de  la  vida  social.  El  comportamiento  de  las  variables  económicas  y  la  influencia  de  las  variables  sociales  y  políticas en el desempeño económico del país dan cuenta en buena medida de la tendencia registrada  por  el  indicador  de  Línea  de  Pobreza.  la  incidencia de la pobreza se eleva. Conclusiones  La pobreza como fenómeno es un aspecto complejo y multifacético de la realidad de un país.  no  sólo  para  quienes sufren de estas privaciones en forma directa. La evolución del fenómeno analizado muestra cómo  la  pobreza  de  ingresos  aumenta  considerablemente  en  épocas  de  contracción  económica. la asociación con las variables de orden económico no  implica  que  los  resultados  en  materia  de  pobreza  de  ingresos  se  produzcan  de  manera  lineal  conforme se producen variaciones en este orden.  Una  segunda etapa  podría  ubicarse entre  los  años  2002  y  2003.  en  el  cual  se  registra  el  mayor  incremento de hogares cuyos ingresos resultan insuficientes para cubrir las necesidades básicas. Esta tendencia decreciente se va a acentuar en los años 2006  y 2007.  ha  generado  que  no  exista  una  concepción  única  del  fenómeno  y  en  consecuencia.  en  la cual  se  revierten  los  logros  alcanzados  en  esta  materia.  que  no  constituyen  otra  cosa  la  aproximación  a  la  realidad  de  la  perspectiva  desde  la  que  se  aborda  el  concepto. No obstante. estos son el método de línea de  la pobreza y el de Necesidades Básicas Insatisfechas. los  porcentajes  de  pobreza  y  pobreza  extrema  se  van  a  ubicar  en  niveles  similares  a  los  de  1997.  En la evolución del fenómeno de la pobreza para los años 1997– 2007 desde la perspectiva del  método  de  línea  de  la  pobreza  podríamos  distinguir  tres  etapas:  la  primera.  sus  causas  y  consecuencias.  Esta  complejidad.  en  el  que  se  entrelazan  distintas  dimensiones.

  115  . la  asistencia escolar va a permanecer estable. Por su parte. ello hace que se produzcan importantes fluctuaciones tanto  en  las  remuneraciones  al  trabajo  como  al  capital. dos componentes del indicador de pobreza por NBI van a mostrar incrementos hacia el  cierre  del  período  y  concretamente  en  los  dos  últimos  años. las variables que conforman el NBI tienden a mostrar mejoría con el transcurso de los años. a excepción del año 2001.  A  partir  del  año  2003.  disposición  de  espacios  para  dormir  (hacinamiento)  y  acceso  a  sistemas  de  agua  potable  y  eliminación  de  excretas. las variaciones en los ingresos de los hogares  están  más  vinculadas  al  comportamiento  cíclico  de  la  economía  petrolera  que  a  la  continuidad  y  acumulación productiva. La única de las variables que va a mostrar un descenso en  este período es la alta dependencia económica. destacando la caída de más de 8 puntos porcentuales que se produce para el año 2006.  que  marca  el  inicio  de  la  segunda  etapa  y  hasta  el  final  del  período  analizado.  podría  agruparse  en  dos  grandes  etapas.  que  en  gran  medida  no  dependen  de  esfuerzo  productivo sino de la renta petrolera.  van  a  mostrar  un  deterioro  producto  de  la  caída  en  la  efectividad  de  la  construcción  de  nuevas  viviendas  aunado  al  déficit estructural y funcional que en el área habitacional venía arrastrando el país. sus altos niveles de asociación con el desempeño económico del  país y la evolución en estos últimos diez años. Ello debido a que en esta concepción de la pobreza y su  operacionalización  prevalecen  variables  más  estructurales  relativas  a  las  condiciones  de  vida. La segunda puede ubicarse entre los años 2003–2007 en el que el  indicador de pobreza por Necesidades Básicas Insatisfechas registra sistemáticamente descensos año  tras año.  La  primera  comprende  los  años  entre  1997  y  2002. Hemos mostrado cómo la mejora en los porcentajes de pobreza de ingresos  no necesariamente se han visto acompañados de una mayor participación de los ingresos por trabajo  en  el  total  de  los  ingresos  del  hogar. año  en el cual tanto este método como el de Línea de Pobreza registran el descenso más elevado de la  serie de diez años presentada. en los  que todos los logros en este aspecto se revirtieron en apenas 2 años. que desde el punto de vista económico y social. no permiten vislumbrar la sustentabilidad en el largo  plazo  de  los  logros  alcanzados  en  los  últimos  años  (2005–2007)  en  materia  de  pobreza  desde  esta  perspectiva.  Sin embargo.  por  lo  que  es  probable  que  nuevamente  se  produzcan  retrocesos en materia de pobreza al igual que los que se produjeron en los años 2002–2003. Por estas razones.  aspectos que no son susceptibles de modificar o variar abruptamente en el corto plazo. es altamente  dependiente de los ingresos petroleros. coyuntura que en el largo y mediano plazo no parece ser tan favorable como  la  evidenciada  para  los  años  2005  al  2007.  La  tendencia  de  este  indicador  en  el  tiempo.La volatilidad del indicador.  Es  precisamente  una  coyuntura  favorable  en  términos  del  mercado petrolero la responsable en buena medida de los avances tanto en materia de crecimiento  económico  como  de  la  mejora  en  los  niveles  de  ingreso  del  grueso  de  la  población  del  país  en  los  últimos años analizados.  estos  son  el  acceso  a  los  servicios  de  saneamiento básico y la dependencia económica.  los  componentes  del  NBI  asociados  a  la  vivienda  y  sus  servicios  conexos:  condición  estructural  de  la  vivienda.  Al comparar la pobreza medida desde la perspectiva de los ingresos con la pobreza que resulta  de  la  aplicación  del  método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  contrasta  la  estabilidad  del  indicador de pobreza por este último método.  en  la  que  se  observa  el  aumento  gradual  de  la  pobreza. Siendo Venezuela un país.  En  la  primera  etapa  (1997–2002).

 en la que el significativo descenso de la incidencia del fenómeno  se registra tanto en las magnitudes absolutas como relativas. la mejora en los  116  .  El  análisis  realizado  muestra  cómo  la  tendencia  del  fenómeno  de  la  pobreza  a  partir  de  los  indicadores tradicionales de medición –Línea de Pobreza y NBI–.  aunque  con  distintos  niveles  dadas  las  particularidades  de  cada  forma  de  medición.  Cabe  destacar  que  el  crecimiento  de  la  proporción  de  miembros  por  ocupado  que  hemos  destacado  para  los  dos  últimos  años  del  período. Otro aumento sustantivo se va a reflejar en uno de los componentes de la alta dependencia  económica. Así. a pesar del importante aumento en la relación de  dependencia económica. puesto que dentro de la lógica de construcción del método NBI para que esta necesidad  se  de  cómo  insatisfecha  deben  cumplirse  simultáneamente  con  dos  condiciones:  que  el  hogar  presente una relación de más de 3 personas por ocupado y una baja escolaridad del jefe de hogar. en donde el indicador de más de tres miembros por ocupado se va a ubicar por encima  del 30% de los hogares venezolanos entre los años 2006 y 2007.  que como vimos viene descendiendo sistemáticamente a lo largo de todo el período.  Por otra parte.  ambos  métodos  sugieren  una  menor  incidencia  de  las  variables  relativas  al  empleo  y  el  trabajo  como  mecanismo de superación de la pobreza.En  el  año  2007  se  presenta  un  aumento  del  porcentaje  de  hogares  que  no  disponen  del  servicio de agua potable.  Cabe  destacar  que  en  estos  últimos  años. a pesar de ser estos los años  de mayor avance en términos del porcentaje de hogares y personas en situación de pobreza captado  globalmente por ambos métodos. podrían generar interpretaciones y  conclusiones  disímiles  en  torno  al  comportamiento  del  fenómeno. alcanzado sus  menores registros en estos años. Por estas razones.  al  menos  para  el  período  que  transcurre entre los años 1997 al 2004. a título de ejemplo. registrando en  contraposición importantes descensos en esos dos años.  no  va  a  afectar  la  variable  alta  dependencia  económica. el índice global de pobreza por NBI no se va a ver afectado. Este aumento de los hogares con alta relación de dependencia económica.  a  diferencia de la pobreza de ingresos. Esto revela de alguna manera el tipo de  dinámica  que  subyace  a  ambas  perspectivas  de  análisis  para  el  caso  venezolano. al observar las magnitudes de pobreza en los años de inicio y finalización de la  serie  (1997  y  2007)  si  bien  se  observan  descensos  en  términos  porcentuales  de  la  pobreza  captada  por Necesidades Básicas Insatisfechas.  El  importante  descenso  en  los  niveles  de  pobreza  de  ingreso  generado  en  los  últimos  años  no  produjeron  necesariamente mejoras en las condiciones estructurales de vida de amplios sectores de la población. lo que incrementa el indicador de no acceso a los servicios de saneamiento  básico. Ello se observa tanto en el peso de los ingresos por trabajo  en  la  composición  del  ingreso  del  hogar  como  en  el  aumento  de  las  relaciones  de  dependencia  económica (relación de personas en el hogar por miembros ocupados). dado el crecimiento del número de hogares y la población en  el  transcurso  de  los  diez  años  analizados. en contraste con la proporción que  venía registrándose en los años previos en donde los hogares con más de tres personas por ocupado  oscilaba entre 21% y 25%. A partir del año 2005 y hasta el 2007 ambos métodos van a  coincidir  en  el  descenso  de  la  incidencia  de  la  pobreza.  dado  que  la  mayoría  de  éstas  no  sólo  dependen  de  las  iniciativas  individuales producto de una elevación de los ingresos reales.  la  cifra  en  términos  absolutos  crece  ligeramente.  que  es  lo  que  capta  el  NBI.  sustenta la hipótesis que hemos venido hilvanando acerca de que los logros alcanzados en materia de  pobreza en estos últimos años del período se encuentran menos asociados a la incorporación laboral  de los miembros del hogar en edades activas.

  de  acuerdo  a  los  ciclos  económicos  del  país. Particularmente en lo que refiere a las condiciones de salud de la población. Vemos así como los  métodos tradicionales presentan puntos de confluencia como consecuencia de la interrelación de las  variables que intervienen en su diseño.  De  forma  tal  que  la  asociación  entre  ambas  formas  de  abordaje  de  la  pobreza  se  produce  de  forma  diferencial.  es  en  los  períodos  de  coyuntura  económica  más  favorable  donde  se  observan  las  mayores  coincidencias  a  nivel  general. al menos en forma directa.  permite  ahondar  en  la  complejidad  de  la  pobreza:  algunas  de  las  distintas dimensiones91 que la componen y las formas como éstas se relacionan. el método de  Necesidades Básicas Insatisfechas centra su atención en las deficiencias en las condiciones de vida de  la  población. Esta intersección se da tanto en la tipificación de no pobreza  como en la de pobreza crónica. 117  .  dentro  de  las  que  el  entorno  en  el  que  se  vive  como  las  condiciones  asociadas  a  la  vivienda  (calidad  estructural. pero no necesariamente son asimilables o refieren a las mismas realidades.  Ello  se  constata  al  analizar  las  contribuciones  de  ambos  métodos  a  la  categoría  de  pobreza crónica del método integrado.  servicios  y  disposición  de  espacios)  tienen  un  peso  considerable en  su  conformación. Así. dado que en estas categorías del método integrado.ingresos  de  un  hogar  pueden  posibilitar  una  mayor  y  mejor  cobertura  de  las  necesidades  de  alimentación de sus miembros. comportamiento y tendencia del fenómeno. en los que las brechas  en los porcentajes de pobreza se acrecientan cuando comparamos los métodos en forma aislada.  La  combinación  de  los  métodos  de  Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas  a  través  del  método  integrado. se  producen las mayores convergencias en la asignación de la condición de pobre por parte de ambos  métodos  simultáneamente.  como  consecuencia de la alta intermediación que ejercen las variables económicas en el método de pobreza  por  ingresos.  son consecuencia de los abordajes diferenciales que estos métodos utilizan. ambos métodos  coinciden  en  la  asignación  de  la  condición  de  pobreza.  cuya  iniciativa depende del Estado. que agrupa las convergencia en la calificación de pobreza. de los cuales entre 36% y 58% corresponden a hogares no pobres y entre  13% y 24% corresponden a hogares en pobreza crónica.  puesto  que  ello  depende  en  buena  medida  de  la  inversión  en  infraestructura  social. como en los hogares y personas que agrupa. Por su parte.  Las  diferencias  entre  los  dos  métodos  tradicionales  de  medición  de  la  pobreza. existen importantes asociaciones  entre ambas dimensiones.                                                            91 No todas las dimensiones posibles de la pobreza son abordadas por estos métodos.  Para  el  período  analizado.  en los años de peor desempeño económico del país (1997–1998 y 2003–2004).  Al  analizar  la  serie  de  diez  años  presentada. mientras el método  de línea de la pobreza focaliza su atención en la dimensión económica del fenómeno. pero no pueden garantizar el acceso a los servicios de agua potable  por  acueducto  o  servicios  de  eliminación  de  excretas  –una  de  las  necesidades  contempladas  en  el  NBI–.  tanto  en  la  extensión. existen importantes limitaciones en la fuente de datos que utilizamos. no es considerado sino de manera tangencial por el acceso a la infraestructura de saneamiento básico que contempla el NBI o como parte de las necesidades mínimas contempladas dentro de la canasta de consumo normativo.  como  consecuencia de la correspondencia en la asignación de la condición de no pobre por parte tanto del  método de Línea de Pobreza como por el método de Necesidades Básicas Insatisfechas. siendo que las mejoras en estos ámbitos dependen en mayor medida de las gestión e  inversión pública que de las posibilidades individuales.  el  porcentaje  de  hogares que coinciden en la clasificación de condición de pobreza por los dos métodos  oscila entre  60% y 71% de los hogares. Aspectos como el de la salud. Ciertamente.  1997–2007.

 tanto de la pobreza coyuntural como de la pobreza  crónica. va a estar marcada por los ciclos económicos del país. satisfechas. Esta relación asimétrica se profundiza en los años  de  recesión  económica.  En lo que respecta a la evolución de la pobreza en el tiempo a partir del método integrado.  es  considerablemente mayor a la proporción de hogares con ingresos por debajo de la línea de pobreza  que presentan alguna necesidad básica insatisfecha. consideradas básicas.  Por  su  parte. Los años de mayor incidencia de la pobreza (64%) son aquellos en los que se da  el  mayor  impacto  de  las  crisis  en  el  país.  Esta  jerarquización  de  las  tipologías  en  términos  de  su  relevancia  porcentual  se  va  a  mantener a lo largo de todo el período analizado.  que  presentan  privación  relativa  de  ingresos. que afectan en forma directa y  a corto plazo los ingresos del hogar.  la  pobreza  estructural  va  a  mostrar  un  comportamiento  contrario.  Sin  embargo.  las  diferencias  porcentuales  tienden a cerrarse hacia los últimos años.  por  lo  que  en  la  configuración  de  la  pobreza crónica tiende a agruparse en mayor medida la condición de pobreza extrema definida por  los métodos tradicionales y particularmente de aquellos hogares con más de dos Necesidades Básicas  Insatisfechas. pone de relieve la asociación descrita entre los  118  .  el  porcentaje  de  pobreza  global para el lapso comprendido entre los años 1997 y 2005 inclusive. La incidencia.  al  observar  las  contribuciones  de  la  pobreza  extrema  y  no  extrema  de  ambos  métodos a la categoría de pobreza crónica. lo que ocurre en mucho menor medida con los  hogares  que  sólo  presentan  deficiencias  de  ingreso. que va a agrupar un  porcentaje  relativamente  pequeño  de  hogares  en  el  período  (entre  5%  y  11%).  El análisis de la tendencia de la pobreza desde esta perspectiva revela también las diferencias  entre las distintas caracterizaciones. la cifra relativa va a descender a 47% y 42%  respectivamente.  Asimismo. se  aprecia cómo su comportamiento general va a seguir un patrón similar al observado en el método de  pobreza por ingresos. Le sigue  en orden de importancia la pobreza crónica y finalmente la pobreza estructural. independientemente de los cambios en la realidad  económica  y  social  que  ha  sufrido  el  país  en  esa  década.  y  como  consecuencia  de  la  dinámica  de  interrelación  entre  ambos  acercamientos  al  fenómeno.  Asimismo. Para los dos últimos años del período. se constata que es mucho mayor la probabilidad que un  hogar calificado en situación de pobreza extrema por cualquiera de los dos métodos converja en esta  categoría.  aumentando  su  frecuencia  relativa  en  los  períodos  de  mejor  desempeño  económico  del  país. la categoría de  mayor  prevalencia  para  todos  los  años  es  la  pobreza  coyuntural.  de  allí  el  significativo  porcentaje  de  pobreza  coyuntural.  permite  apreciar  cómo  la  proporción  de  hogares  con  Necesidades  Básicas  Insatisfechas.  Ello  como  consecuencia que una significativa porción de hogares pobres por NBI pasan a integrarse dentro de la  categoría de pobreza crónica del método integrado.  que  cuando  se  trata  de  una  condición  no  extrema.  aquélla  caracterizada  por  la  insuficiencia de ingresos pero con todas las necesidades.  1997  y  2003–2004.La  composición  de  la  categoría  de  pobreza  crónica. va a superar a la mitad de los  hogares del país.  lo  cual  apunta  a  la  alta  vulnerabilidad  de  los  hogares  pobres  por  NBI  para  enfrentar o superar las coyunturas económicas desfavorables del país.  Esta  composición de la pobreza por el método integrado.  Al detallar la composición de la pobreza por este método a nivel de hogares. aumentan considerablemente en los  años  más  comprometidos  económicamente  y  descienden  en  las  fases  de  recuperación  o  bonanza  económica.

 y particularmente de aquellos en situación de pobreza crónica.  las  importantes  brechas  que  se  registran  entre  la  población  en  situación  de  pobreza  crónica y estructural por un lado y los grupos poblacionales en condición de pobreza coyuntural y no  pobres por el otro.métodos  de  Línea  de  Pobreza  y  Necesidades  Básicas  Insatisfechas.  realizadas  a  partir  del  método  integrado. Los resultados positivos de esta política de incorporación educativa. en poco  ha  contribuido  a  cerrar  los  diferenciales  existentes  entre  las  distintas  condiciones  de  pobreza.  solo se observan en el caso de la no asistencia escolar de la población de 15 a 21 años de edad. develan las profundas diferencias existentes entre las distintas caracterizaciones  de pobreza.  Por  su  parte.  los  otros  dos  tipos  de  pobreza  caracterizan  en  mayor  medida  los  entornos  rurales y de población dispersa del país.  observándose  un  mayor  crecimiento  del  porcentaje de jóvenes que asisten a algún centro educativo en los grupos de población en situación  de pobreza.  dado  que  es  la  población  desprovista de oportunidades sociales la que menores probabilidades tiene de superar situaciones de  carencia de ingresos frente a las coyunturas económicas más desfavorables.  Sin  embargo. En todas las  variables  analizadas:  asistencia  escolar  por  grupos  de  edad.  la  carencia  de  oportunidades  económicas  reflejadas  en  los  escasos  ingresos.  muestran  diferencias sustantivas reflejando las distintas realidades del fenómeno que coexisten en Venezuela.  En  este  método  combinado.  los  porcentajes  de  pobreza  suelen ser mayores como consecuencia del mayor número de miembros en los hogares en condición  de  pobreza  en  contraste  con  aquellos  que  quedan  catalogados  como  no  pobres. la pobreza crónica así como la estructural.  que  constituiría tanto un agregado como una resultante. De allí  que  mientras  la  falta  de  ingresos  que  caracteriza  a  la  pobreza  coyuntural  se  perfila  como  un  fenómeno  más  urbano. en menor medida.  Mientras la pobreza coyuntural se refiere más al aspecto económico del problema y concretamente a  la privación de ingresos.  La  mayor  asistencia escolar  en  el  grupos  de  edad  entre  15  y  21  años  se  produce  de  manera  diferencial  entre  las  distintas  tipificaciones  de  pobreza.  concebidas  fundamentalmente para la población excluida del sistema formal de educación venezolana.  de  forma  similar  a  lo  que  ocurre  con  los  métodos  que  lo  componen. lo que ha redundado en  119  .  el  menor  número  promedio  de  miembros  se  ubica  en  los  hogares no pobres secundados por los hogares en pobreza estructural.  cuando  pasamos  del  nivel  de  hogares  al  nivel  de  personas. La diferencia sustantiva entre ambas tipificaciones es que en  el caso de la pobreza crónica se agrega a la falta de oportunidades sociales producto del entorno en el  que  se  reside. en la  que se registra un importante descenso de más 8 puntos porcentuales de la población que no asiste a  algún centro educativo entre los años 2003 y 2005. constituyen el  resultado de la estructura diferencial de oportunidades en el país la cual se devela de forma particular  en las brechas urbano–rural.  Las  caracterizaciones  de  la  pobreza.  La  redefinición  de  la  política  educativa  a  través  del  sistema  de  misiones.  el  promedio de personas por hogar no se distribuye de forma homogénea entre todas las tipificaciones  de pobreza.  Esta estructura diferencial de oportunidades se refleja en la dimensión educativa.  analfabetismo  y  años  promedio  de  escolaridad. Los hogares más numerosos son los hogares en pobreza crónica. seguidos de los hogares  en  pobreza  coyuntural.  al  menos en el período analizado. trabajadas en este documento a partir de los ámbitos geosociales.

  que  se  aprecia  especialmente  al  comparar  entre  las  categorías  extremas  de  la  clasificación: no pobres y pobres crónicos. El indicador se mantuvo invariablemente en 8 años promedio de escolaridad para los tres  años analizados. De esta forma.  Algo similar ocurre cuando analizamos los años promedio de escolaridad de la población de 24  años y más.  al  menos  hasta  el  año  2005. 5 años en promedio respectivamente). Así. la más  severa de las tipificaciones de pobreza (10 vs. cuya erradicación constituyó el  objetivo  de  una  de  las  primeras  misiones  bandera  de  la  nueva  política  social  del  gobierno.una disminución de las diferencias en el acceso a la escolaridad entre los grupos de población pobres  y  no  pobres. de allí que es posible esperar que en plazos de tiempo más largos puedan observarse algunos impactos de esta política educativa. no  se  ven  reflejadas  en  las  variables  de  resultado  trabajadas  en  este  estudio:  analfabetismo  y  años  de  escolaridad de la población de 24 años y más92. No obstante. en términos del acceso a la escolaridad. en el caso del analfabetismo la información se corresponde con el año en el que de acuerdo a los registros administrativos de la misión el problema se encontraba prácticamente erradicado. la asociación entre el nivel de  desarrollo del área de residencia y este indicador de logro educativo nuevamente hace referencia a  los desbalances pasados y presentes tanto en la provisión de servicios educativos. lo que a la postre significó que no sólo no se afectó el porcentaje global de  analfabetismo sino que tampoco ello redundó en acortar las importantes brechas del indicador que se  observan  según  la  condición  y  diferenciación  en  el  tipo  de  pobreza  construida  a  partir  del  método  integrado. que en combinación con situaciones  de pobreza generan importantes discrepancias en términos de los logros educativos. siendo que el promedio en el conjunto de la población no pobre duplicó el número  de años de escolaridad promedio alcanzados por la población en situación de pobreza crónica. tal como ya hemos comentado.  Los  niveles  de  analfabetismo  estuvieron  para  los  3  años  estudiados  en  alrededor  de  14%  de  la  población  en  condición  de  pobreza  crónica  y  10%  para  la  población  en  condición  de  pobreza  estructural.  Las importantes diferencias encontradas en el ámbito educativo refieren a las restricciones en  la estructura de oportunidades para la formación de capital humano en las zonas menos desarrolladas  del país en contraste con las de mayores niveles de urbanización. la diferencia  en  años  de  escolaridad  entre  los  grupos  extremos  –no  pobres  que  residen  en  Caracas  y  pobres  crónicos  residente  en  zonas  rurales  y  dispersas–  se  remontan  en  promedio  a  aproximadamente  7  años de escolaridad. 120  .  ni  en  el  indicador  global  ni  en  alguna de las tipificaciones de pobreza. Las poblaciones  en pobreza coyuntural y estructural se mantuvieron con promedio de 8 y 7 años respectivamente y en  ambos casos tampoco se observaron cambios en los tres momentos analizados. el analfabetismo. mientras que en los pobres coyunturales la cifra se ubicó en un porcentaje cercano al 4%  y en los no pobres en 2%.  prácticamente  se  mantuvo  incólume  en  los  3  años  analizados  (2003  –  2005). Así.  tanto  en  el  indicador  general como en las magnitudes alcanzadas dentro de la población según condición y tipo de pobreza.  Esta ampliación de las oportunidades educativas. por lo que a partir de  estos datos no es posible concluir que las misiones educativas hayan tenido algún tipo de impacto en  términos  de  la  escolaridad  alcanzada. como a los niveles                                                            92 Debemos aclarar que es poco el período de tiempo en el que transcurre nuestro análisis. prácticamente el doble de la escolaridad alcanzada por la población en situación  de pobreza crónica en los ámbitos menos desarrollados.

 Sin embargo.  que  representan  períodos  de  contracción  y  crecimiento  económico.  puesto  que  parte  de  esta  reducción  pareciese  corresponderse  con  una  menor  demanda  relativa  de  puestos  de  trabajo  antes  que  con  el  aumento  por  el  lado  de  la  oferta. no es posible establecer esta vinculación directa en vista que la investigación  de la Encuesta de Hogares por Muestreo no ha incluido variables que pudiesen medir ni la cobertura  ni las posibles transferencias monetarias derivadas de la incorporación en estos programas.  podemos establecer algunos indicios de esta relación en el hecho que.de  exigencias  dentro  del  mercado  laboral  y  expectativas  de  la  población  en  torno  a  los  temas  de  formación y educación. en la que la incorporación laboral constituiría una de las fuentes  fundamentales de superación de la pobreza.  en  un  año  de  relativa  bonanza  económica.  Algunas  explicaciones  de  este  descenso  se  atribuyen al sistema de misiones educativas. dentro de las configuraciones de pobreza encontramos que son las categorías de pobreza  crónica  y  coyuntural. Estas categorías son las que exhiben las mayores tasas de inactividad y desocupación.  En  los  tres  años  analizados.  los  hogares  no  pobres  y  pobres  estructurales. especialmente en la  población  del  sexo  femenino  en  condición  de  pobreza.  en  orden de importancia. 4 y 3 miembros respectivamente. la seguridad social y la protección al empleo. Adicionalmente son las que presentan las mayores proporciones de ocupados en  el sector informal lo cual alude a la precariedad del empleo en términos del acceso a las regulaciones  laborales. una  menor proporción de aportantes al ingreso. Dado que el desempleo es un  indicador de relación que se construye a partir del número de personas que se encuentran buscando  trabajo y no han logrado incorporarse al mercado laboral respecto al total de población en condición  de actividad.  De  allí  que  frente  a  este  fenómeno  colateral  del  descenso  de  la  tasas  de  actividad  económica. efectivamente. la reducción relativa de esta última termina teniendo un efecto global sobre el indicador.  Ello. que a su vez muestra un comportamiento diferencial entre las  distintas categorizaciones de la pobreza. y de acuerdo a las exploraciones de la data realizadas.  Consecuentemente.  las  que  se  encuentran  en  condiciones  más  desfavorables.  La situación laboral discriminada de acuerdo a condición y tipo de pobreza nuevamente va a  apuntar  las  diferencias  entre  la  inserción  laboral  de  los  no  pobres  y  los  pobres  en  general.  Este aumento de la inactividad. se observa cierta tendencia al aumento de las tasas de inactividad.  Este  comportamiento  en  la  dimensión  laboral  tiene  sus  implicaciones  en  los  indicadores  de  dependencia económica. repercute en las tasas de desempleo.  en  orden  de  importancia. Obviamente. registran las menores cargas de dependientes. se observó un  aumento  significativo  entre  los  años  2003  y  2005  de  la  población  entre  15  y  21  años  que  asiste  a  alguna  institución  educativa.  121  .  sea  difícil  interpretar  el  indicador  de  desocupación.  No  obstante. siendo los hogares pobres crónicos y coyunturales los que exhiben el mayor  número de dependientes por persona ocupada.  estrechamente  vinculadas  a  la  baja  incorporación  de  las  mujeres  en  estas  categorías  de  pobreza  al  mercado de trabajo. conjugado con hogares más numerosos está en la raíz de  la  insuficiencia  de  ingresos. variable que también  evidenció un descenso relativo importante entre los años analizados.  lo  cual  coincide  con  la  implementación  masiva  de  muchas  de  estas  misiones.  nuevamente  pone  de  manifiesto las dificultades de analizar los logros en materia de pobreza registradas en los últimos años  desde una perspectiva tradicional.

  evidenciándose  la  alta  asociación  existente  entre  la  ausencia  de  pareja  y  la  jefatura  femenina  por  una  parte.  cuando  convergen  tanto  la  deficiencia  de  ingresos  como  condiciones  de  vida  deficitarias. la gran mayoría de los hogares. que abarca aproximadamente el 30% de los hogares.  y  la  biparentalidad  y  la  jefatura  masculina  por  la  otra.  Al  analizar  el  sexo  del  jefe  de  hogar.  el  sexo  del  jefe  de  hogar  y  las  conformación  del  núcleo  conyugal  principal. observamos que la carga de personas en edades  no productivas y particularmente de menores.  Hemos  visto  hasta  aquí  cómo  al  ahondar  en  la  diversidad  de  la  pobreza  a  través  de  las  caracterizaciones  del  método  integrado.  Esta diversidad de la pobreza también genera diferencias en torno a las formas de constitución  de  los  hogares.  económicas  y  sociodemográficas  presentan  diferencias  y  especificidades  entre  las  tres  tipologías.  Si  bien  es  cierto  que  en  cualquiera  de  los  ámbitos  explorados  los  no  pobres  siempre  van  a  presentar  los  mejores  indicadores. va a ser el hogar extenso.  la  dependencia  económica  muestra  distancias  significativas  entre  ambas  caracterizaciones.  La  estructura  de  hogar  que  va  presentar  los  mayores  índices  de  jefatura  femenina  y  monoparentalidad. que el método integrado agrupa bajo la categoría de pobreza crónica.  independientemente  del  género  de  la  jefatura de hogar.  le  siguen  en  orden  de  importancia  de  los  hogares  compuestos  por  familias  extensas.  En  el  caso  de  los  hogares  pobres  coyunturales y estructurales se rompe al patrón de consistencia entre ambos indicadores puesto que  a  pesar  que  ambas  tipificaciones  de  pobreza  muestran  relaciones  de  dependencia  demográfica  bastante  cercanas.  la  menor  incorporación  laboral  de  la  población en pobreza crónica es la que genera esta brecha puesto que ambas configuraciones tienen  estructuras  de  edades  relativamente  similares. alcanzado a poco más de la  mitad  de  los  hogares.  Ahora  bien. El hogar nuclear es el tipo de arreglo familiar más frecuente.  En el caso venezolano. siendo la relación de dependencia económica mucho más elevada entre los pobres  coyunturales  que  en  los  pobres  estructurales. se conforman a partir de arreglos de  tipo familiar. se combinan para generar las menores relaciones de dependencia económica en  los  no  pobres  y  las  mayores  en  los  hogares  pobres  crónicos.Al combinar la relación de dependencia económica con la estructura de la población por edad.  la  configuración  de  las  dinámicas  sociales. tanto la jefatura femenina como la monoparentalidad se  encuentran  más  asociadas  a  los  hogares  en  condición  de  pobreza  coyuntural. es consistente en los extremos de la clasificación.  Ello  alude  a  la  representación  de  las  diversas  realidades  que  se  encuentran  detrás  de  estas  configuraciones  de  pobreza.  Dentro de las tipologías de pobreza.  en  donde  los  factores  socioeconómicos y laborales juegan un rol diferencial en su conformación.  Por  su  parte.  así  los  diferenciales  en  la  inserción  laboral  y  otros  factores  sociales  y  culturales  como  los  patrones  de  fecundidad  que  redundan  en  una  proporción  mayor  o  menor  de  niños en el hogar.  encontramos  que  la  distinción  de  género  dentro  de  la  jefatura  del  hogar  está  muy  vinculada  a  la  constitución  del  núcleo  conyugal.  Como  vimos.  en  los  122  . nos encontramos  ante las mayores deficiencias en todos los ámbitos explorados. no  pobres  y  pobres  crónicas. también lo es el hecho que existen importantes brechas a lo interno de la situación de  pobreza.  Este  estudio  abordó  la  configuración  de  los  hogares  venezolanos  a  partir  de  3  variables:  la  estructura  del  hogar.  a través de la relación de dependencia demográfica.

 Este tipo de hogar presenta los porcentajes más  elevados dentro de los hogares en pobreza coyuntural y no pobre.  en  contraste  encontramos  que  esta  magnitud  relativa  desciende  de  manera  importante  cuando  la  ubicamos  en  el  caso  de  los  hogares  en  pobreza  estructural  en  donde  los  hogares  nucleares  biparentales de jefatura masculina se ubican en el 32%. agrupando al 38%93 de los hogares venezolanos. El hogar nuclear  tradicional. Dado éste es un fenómeno de carácter estructural. Este tipo de hogar  es  el  que  va  a  registrar  la  mayor  proporción  en  todas  las  categorías  del  método  integrado. 11% y 10% respectivamente.  procesos  que  reflejan  procesos  de  empoderamiento femenino. madre e hijos y cuya jefatura recae en la figura masculina. es la  tipología del hogar más frecuente. Esta tipología es más frecuente en los casos de pobreza coyuntural y crónica. El porcentaje más elevado se  ubica  en  los  hogares  en  pobreza  crónica. el 83% de los de hogares quedan resumido en 6 tipos.  No  obstante. De manera similar se va a  comportar  el  hogar  extenso  monoparental  de  jefatura  femenina. revela por una parte que la jefatura femenina y la  monoparentalidad  no  son  atributos  necesaria  e  indefectiblemente  ligados  a  la  pobreza. en los que la independencia económica juega un papel crucial.  de  las  32  tipologías de hogar posibles.  Integrando  las  3  variables  que  se  utilizaron  para  la  caracterización  de  los  hogares. el cual agrupa al 16% de los  hogares. en contraste con los hogares no pobres y pobres estructurales.  alude  a  la  conformación  de  estrategias  familiares  frente  a  los  obstáculos  para  la  constitución  de  nuevos  hogares  a  partir  de  la  creación de nuevos núcleos familiares.  que  va  a  constituir  la  tercera  tipología en importancia al agrupar al 10% de los hogares.  cuya  cifra  relativa  alcanza  al  42%  de  los  hogares. su incidencia es diferencial por condición y tipo de pobreza. 123  .  la  participación  de  la  mujer  en  el  mercado  de  trabajo  y  la  eliminación  de  barreras  culturales  que  fomentan  la  dependencia  de  la  mujer  hacia  la  figura  masculina.  como  consecuencia  de  la  privación  relativa  de  ingresos  que  comparten  ambas  tipificaciones  de  pobreza. lo que permite que las mujeres puedan continuar o constituir hogares sin  pareja.  La segunda tipología en importancia. Los hogares no pobres y pobres crónicos se van a mantener  muy cercanos al promedio nacional en lo que respecta a la condición de género del jefe de hogar pero  la estructura del núcleo conyugal completa (el jefe de hogar que vive con su pareja) es más frecuente  dentro de los hogares en pobreza crónica que dentro de los hogares no pobres.  con  porcentajes  similares a los de los hogares pobres coyunturales. conformado por padre. en orden de  importancia. es el  hogar biparental de jefatura masculina conformado por familia extensa. El alto  registro  que  presenta  esta  tipología  de  hogar  dentro  de  los  hogares  no  pobres. La alta asociación del hogar de estructura  familiar  extensa  con  las  condiciones  de  pobreza  crónica  y  coyuntural. las variaciones interanuales son poco significativas.  tales  como  el  aumento  de  las  separaciones  y  divorcios. aunque con una distancia significativa de la primera. el cual agrupa al 9% del total de hogares.hogares en pobreza estructural es donde tanto la jefatura femenina como la ausencia de pareja del  jefe de hogar van a tener el menor peso.  sino  que  responden  a  procesos  sociales  y  socioculturales  que  han  favorecido  estas  características  dentro  de  una  porción  de  los  hogares  venezolanos.  La siguiente tipología en orden de importancia es el hogar nuclear monoparental de jefatura  femenina.                                                            93 Estamos utilizando los porcentajes promedio para el período 2003-2005.

 con porcentajes de aproximadamente 5% en el conjunto de hogares. que destacan por su relevancia  porcentual.  puesto  que  son  hogares  compuestos  por  hombres  solos  que  trabajan  fundamentalmente  en  labores  del  agro  y  perciben  ingresos  por  encima  de  la  línea  de  pobreza  que  caen  en  situación  de  pobreza  estructural  básicamente  como  consecuencia  de  la  mala  condición  estructural  de  la  vivienda  y  los  servicios  conexos de saneamiento básico.  mientras  que  dentro  de  las  condiciones  de  pobreza  crónica  y  coyuntural  no  superan al 3% de los hogares.  es  particularmente  reveladora de esta situación cuando analizamos su distribución dentro de las categorías de condición  de pobreza.  El análisis realizado a las configuraciones pone así en evidencia que las formas de agrupación y  convivencia se van a corresponder en buena medida con la diversidad de condiciones de vida que las  tipologías  de  pobreza  representan. en donde los problemas de terrenos y eventualmente de viviendas  son menores a los de las ciudades.  dada  las  posibilidades  de  independencia  económica  de  estos  grupos  de  población.  124  .  las  cuales  se  ven  obstaculizadas  como  consecuencia  de  las  dificultades  económicas. sin embargo destaca el caso del hogar unipersonal en pobreza estructural.  En el caso de los hogares unipersonales la literatura avala la alta prevalencia de este tipo de  hogar  en  los  no  pobres.  De  allí  parte  de  las  razones  del  alto  porcentaje  de  la  estructura  familiar  extensa dentro de la pobreza crónica y coyuntural.  De  esta  forma. que comparten  como característica común la privación relativa de ingresos. En  ambas  tipologías  es  posible  observar  cómo  el  registro  es  más  elevado  en  los  hogares  no  pobres  y  pobres  estructurales.  aunado  a  la  intermediación  del  área  de  carácter más rural de su ubicación. cuyo jefe de hogar es un hombre. dado que este  tipo de hogar representa aproximadamente el 18% de los hogares en esta condición. y el  hogar unipersonal masculino. la jefatura femenina siempre está ligada a la monoparentalidad mientras que la jefatura  masculina. podría estar favoreciendo la tendencia a la constitución de nuevos  hogares conforme se generan nuevos núcleos conyugales.  Algo  similar  podría  considerarse  respecto  a  la  mayor  prevalencia  de  parejas  solas  dentro  de  este caracterización de la pobreza con respecto a las otras categorías. y paralelamente su mayor participación  dentro  los  hogares  constituidos  por  arreglos  familiares  extensos.  devela  las  dificultades  que  representa la constitución de hogares autónomos dentro de estas condiciones de pobreza. Ello además es coherente con la alta relación de masculinidad que se  observa en esta configuración de la pobreza.  tampoco  las  estrategias  de  configuración  y  conformación de nuevos hogares son las mismas para todos los grupos en situación de pobreza.  que  constituye  la  primera  fase  del  ciclo  de  vida  familiar.  El  bajo  registro  de  las  configuraciones  de  hogar  que  representan  las  posibilidades  de  constitución de hogares independientes en los casos de pobreza coyuntural y crónica. El caso de  la  pareja  sola  sin  hijos. excepto en un caso. puesto que el hecho de tener  unos  ingresos  capaces  de  cubrir  sus  necesidades  básicas.Es de hacer notar cómo dentro de los seis tipos mencionados. aparece conjuntamente con estructuras de núcleo conyugal completo. Al indagar sobre  este  hallazgo  encontramos  que  éste  es  un  fenómeno  propio  del  área  rural  venezolana.  Las dos últimas tipologías son la pareja sola sin hijos. Este contraste alude a estrategias diferenciales de conformación de los hogares a partir  de  la  creación  de  nuevas  familias.

  particularmente en términos de desarrollo urbano.  En general. generan importantes dificultades para la  comprensión del fenómeno porque agregan un conjunto importante de condiciones y situaciones que  no  necesariamente  son  equivalentes  en  la  realidad. La mayoría de estas dimensiones se entrelazan  configurando así condiciones de vida diferenciales.  sino  desde  un  enfoque  multidimensional  que  permita  abordar  las  múltiples  causas  y  particularidades que contribuyen a su generación y reproducción. sus especificidades y sus causas. aumentarán sus probabilidades de eficacia.En la  medida  que  los  marcos  diagnósticos  de  las  políticas  públicas  puedan  apuntar  a  las  poblaciones  que  experimentan carencias. Este análisis pretende ser un aporte  en este sentido. que si bien no la agotan.  El  abordaje  de  la  pobreza  a  partir  de  concepciones  más  integrales  y  multidimensionales.      125  .  Así.   Sin duda las definiciones y las formas acceder a la realidad tienen implicaciones en términos  tanto del análisis de situación como de la prospectiva y la intervención social que pueda hacerse. el acceso servicios sociales como la educación.  la  superación  de  la  pobreza  del  país  es  un  reto  que  no  puede  ser  abordado  desde  una  sola  perspectiva. permiten develar las  vinculaciones entre algunas de las dimensiones que la conforman. las  actividades económicas así como la forma de incorporación de la población a la misma y los servicios  prestados tanto por el estado como por los privados. lo que desde el punto de vista de la intervención  social en forma de políticas públicas debe ser considerado.  Este  estudio  ha  tratado  de  mostrar  que  eso  ocurre en el caso venezolano cuando solo abordamos parcialmente la pobreza.Este  estudio  ha  evidenciado  que  los  tipos  de  pobreza  del  método  integrado  reflejan  una  realidad más heterogénea y compleja del fenómeno.  permite entender cuáles son las dinámicas subyacentes al fenómeno que generan su heterogeneidad. las cuales están relacionadas con la  distribución  espacial  de  la  población  y  el  entorno  en  el  que  se  desarrolla  la  dinámica  de  vida. las grandes divisiones entre pobres y no pobres.

  Los  métodos  combinados.  Abramo.net/cursecon/textos/atkinson‐lapobreza.  Boltvinik.  J. S.  (2000).  E.  Barahona.. La medición de la pobreza en América Latina. & Martínez Herrera.  Opciones  metodológicas  para  medir  la  pobreza  en  México. 2(001).  Equidad  de  género  en  el  mundo  del  trabajo  en  América Latina. Status and Power.  A.  Alkire. 869–878. Bogotá: Siglo del Hombre  Editores. & Trejos. Fundación Social y Confederación Colombiana de ONG..  Boltvinik.  &  Pollak.  J.  I.  &  Foster.  vulnerabilidad  y  pobreza  en  Nicaragua. Oficina Regional Para America Latina Y El Caribe.  42. 71–95. El desafío de la pobreza.  Revista de Comercio Exterior. 111‐155.  Arriagada.  (2002).eumed.).  Arriagada.  M..  (2005).htm  Banco Mundial.  (Mayo  de  2008).  Valenzuela. M.  Glencoe: The Free Press. 453–465.  Obtenido  de  Textos  selectos  de  Economía  y  Sociedad:  http://www. Oxford: Oxford Poverty & Human Development Initiative.  L.  Santiago  de  Chile:  Comisión  Económica  para  América  Latina  y  el  Caribe  (CEPAL). (2004). 51(10). V.C. & Aranda.  (2001).  Barquero.  dinámica  demográfica. World Development Report 2000/2001: Attacking Poverty.  I.  Arriagada.  130.  J. (1964). Revista Comercio Exterior. H.  (2007).  Dimensiones  de  la  pobreza  y  políticas  desde  una  perspectiva  de  género.  Altimir.  M...  M.  (Ed.  (2006). Cambio de las familias en el marco de las transformaciones  globales:  necesidades  de  políticas  públicas  eficaces.  (Junio  de  1987). (Edits. 7.  (1997). Tipos de Hogar.  Working Paper No.  Comisión  Económica  para América Latina y el Caribe (CEPAL). J. Washington.  Transformaciones  sociales  y  demográficas  de  las  familias  latinoamericanas.  Alvarez Maya. D. I. J.  hogares.).  126  .. (Mayo de 1991). A Reader in Social Stratification (Novena ed.  Income  Distribution  Statistics  in  Latin  America  and  their  Reliability.  S. Avances y desafíos cinco años después de Beijing.  No..).  (2003).  La  pobreza.  Atkinson. (Julio–Diciembre de 2004).  Tipología  de  los  métodos  de  medición  de  la  pobreza. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  The  Review of Income and Health.  (Abril–Mayo  de  2004). Bibliografía de referencia  Arriagada. Documento de Trabajo No. OPHI. 53(5).  Serie  Seminarios  y  Conferencias. Papeles de Población(040). (2001). Lima: Oficina Internacional Del Trabajo. Población y Salud en Mesoamérica.  Santiago de Chile: Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).  Bendix.  I.  Counting  and  Multidimensional  Poverty  Measurement.:  The International Bank for Reconstruction and Development / The World Bank.  Cambios  y  desigualdad  en  las  familias  latinoamericanas.  Familias  y  políticas  públicas  en  América  Latina:  una  historia  de  desencuentros. E.  Familias.  O.  Arriagada.  41(5). J. Serie 33(2).  B. Santiago de Chile: Publicación de las Naciones Unidas. Class.  Boltvinik.VI. & Lipset.  Revista  de  Comercio  Exterior. R.  Quito:  Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).  I. (2001). Ciclos de Vida Familiar y Pobreza  en Costa Rica 1987–2002.

 El Nacional.  Chen. F.  M.  (2006).Brady.  Economía  y  Humanismo.  CEPAL. (2007).  CEPAL.  Gasparini.  United  Nations Development Program ‐ International Poverty Center. Rethinking the Sociological Measurement of Poverty.  What  is  poverty?  Concepts  and  measures. Panorama Social de América Latina 2002–2003..  Una  segunda  evaluación. (Julio de 2008).  F. 143–183.  L. Heintz. Santiago de Chile: Naciones Unidas..F. (2005). C. Jhabvala. C. L.  CISOR. Roma: Food and Agriculture Organization  of the United Nations. A. Equidad..  CEPAL. Caracas metropolitana: exclusión social. 715‐751. A.  Cartaya Febres.. (2004‐1). D. Y. (30 de Diciembre de 2005).: CEPAL ‐ UNICEF. CEPAL.  E.  Poverty  In  Focus  No.  Cariola.  CEPAL.. (2006). S. B.  CEPAL  ‐  UNIFEM  ‐  República  de  Italia..  Revista  del  instituto  de  investigaciones  Económicas de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador(20). Santiago de Chile.  México.  9. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  CEPAL. R. V. Panorama Social de América Latina 2008. J. (2004).9%. CEPAL. (2003).  Cuadernos  del  Cendes(56). Panorama Social de América Latina 2005. & Lacabana. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  La  brecha  de  la  equidad. & Uthoff.  (2004).  141– 149. Vanek. & Bonner. Lund.  (2000‐2).  Indicador  de  las  disparidades  en  las  condiciones  de  vida.  L. Panorama Social de América Latina 2006.  La  Construcción  de  un  Indicador  de  Calidad  de  Vida  para  la  Ciudad  de  Medellín. Caracas: ILDIS. (2008).  Diaz. D.  (2002‐1). Panorama Social de América Latina 2004.  CEPAL. La Plata: Universidad Nacional de La Plata. 81(3).  &  Tornarolli.  Entender  la  pobreza  desde  la  perspectiva  de  género. Agriculture and Economic Development Analysis Division.  Gutiérrez... CEPAL.  La  Pobreza  en  América  Latina  y  el  Caribe  aún  Tiene  Nombre  de  Infancia. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  Trabajo  y  Pobreza.  D. Las Misiones Sociales en Venezuela.. (2008).  (1998). (2002‐2).  Cecchini.  Mapa  y  Brechas. J. CEPAL.  Laborales y Sociales (CEDLAS).  CEPAL  ‐  UNICEF. Misión Social (Mimeo)..  Centro  de  Estudios  Distributivos.  (2006).  Nueva  York:  Fondo  de  Desarrollo  de  las  Naciones Unidas para la Mujer. Choosing a Method for Poverty Mapping.  Castaño  Vélez. Panorama Social de América Latina 2007. Desempleo bajó a 8.  Ehrenpreis. Desarrollo y Ciudadanía. (2005).  CEPAL. M. Santiago de Chile: Naciones  Unidas. CEPAL.  (1992). El Progreso de las Mujeres  en  el  Mundo  2005:  Mujeres. & Cabezas.  Unidad Mujer y Desarrollo. Caracas: ILDIS. M. (2003). pobreza y  nueva  pobreza  en  el  contexto  de  las  políticas  neoliberales.  127  .  D’Elia. (2007). (Enero–Mayo de 2004).  Davis. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  CEPAL.  Caracas:  CISOR (Mimeo).  Areas  Rurales  y  Objetivos  de  Desarrollo  del  Milenio  en  América  Latina  y  el  Caribe. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  Santiago  de  Chile:  Naciones  Unidas. Social Forces. CEPAL. F. Agenda para el Diálogo sobre la Pobreza en Venezuela. CEPAL..  Cicowiez. Factores asociados a la reducción de la pobreza en América  Latina:  1990–2005.

  (2002). (2001).  A. 9.  Caracas: CISOR.  (2001).  España.  Santiago de Chile: CEPAL / Naciones Unidas..  Grupo  Social  CESAP  ‐  CISOR. No. Santiago  de Chile: CEPAL. Caracas: Ministerio de  la Familia – PNUD (Mimeo).  Enfoques  para  la  revisión  de  la  pobreza. Caracas: CISOR.  P. (2004‐1). 2. 7). Caracas: IIES–UCAB (Mimeo). No.  De  las  medias  verdades  a  la  utilidad  verdadera. J.  El  Método  de  las  necesidades  básicas  insatisfechas  (NBI)  y  sus  aplicaciones en América Latina.  X.. (2004). Reporte mensual Venescopio.org. Diversidad y Desarrollo Humano. 4. Santiago de Chile: CEPAL.  La  situación  demográfica  de  Venezuela  a  inicios  del  tercer  milenio.  Grupo Social CESAP ‐ CISOR.  128  .  Temas  de  Coyuntura(47).  Caracas: Universidad Católica Andrés Bello. No.  Feres.  Fernández Shaw. (s. Santiago de Chile: Naciones Unidas. Banco Interamericano de Desarrollo.).  Las  cifras  de  la  pobreza  en  Venezuela.  Disparidades  en  las  condiciones  de  vida. P.  J.  Grupo Social CESAP ‐ CISOR. Documentos del Proyecto Pobreza (Vol.  C. Caracas: Asociación Civil para  la Promoción de Estudios Sociales ‐ UCAB.  Gruson.ve/  Grupo Social CESAP ‐ CISOR. El camino por  recorrer.  Filgueira. En Serie Estudios Estadísticos y Prospectivos (Vol. No.  Reporte  Mensual  Venescopio. (30 de Septiembre de 2006).  (2003).  España.  &  Mancero.  Freitez. Temas de Coyuntura(47). (1996). 7‐28). M. (1994). Mentiras. (2005‐2). 4). En UCAB. Caracas:  CISOR. L. Metodología para la constitución de un corpus de información: para el  análisis de la situación de salud según condiciones de vida en áreas urbanas metropolitanas. L. P.  La  actualidad  de  viejas  temáticas:  sobre  los  estudios  de  clase. Transición demográfica y cambios en la estructura por edad de la  población. (2005‐1). & Peri.  Caracas: PNUD (Mimeo).  Fundación Escuela de Gerencia Social.  consecuencias  y  recomendaciones de política. 1. 3. 45‐53.  (2004‐2). (2001). Reporte Mensual Venescopio. América Latina: Los Rostros de la pobreza y sus causas determinantes.. A. Base de Datos de Programas Sociales– BDPROS. (2003).  (2005). Reporte Mensual Venescopio. Pobreza.  Un estudio metodológico y descriptivo a partir del dato censal de 1990.  Breve  Revisión  de  la  literatura.  Freitez.  El  Empleo  Informal  en  América  Latina  y  el  Caribe:  Causas.España.  estratificación  y  movilidad social en América Latina en. & Di Brienza.  Feres.  C. L. págs.  C.  L. 93‐122.  Freije. El Nacional. A.  (2001). La Vivienda en Venezuela.  J.  S. L. CEPAL.  Fernández Shaw. Superar la pobreza en Venezuela: el camino por recorrer. Obtenido  de http://fegs. El costo de la vida.gerenciasocial.  Filgueira. Para una caracterización de las condiciones de vida de los hogares de Venezuela.f. En Serie Estudios Estadísticos y Prospectivos (Vol.. Ideas para la medición de la equidad. Caracas: CISOR.  X. A. C. J.  &  Mancero.  (2001).

  Katzman. Caracas: INE.).  (1999). 3.  S. (2006‐3). Caracas: INE. (2001).  Instituto  Nacional  de  Estadísticas.  Instituto Nacional de Estadísticas.  (Enero‐Julio  de  2001). 1. (2004‐1). Índice de Bienestar Social.Gruson.  Programa  de  Estadísticas  Ambientales. (2005). No.  Presentación  ante  el  II  Congreso  de  Demógrafos  y  Estudiosos  de  Población. Informe Social 9 2003. Agosto.  Instituto Nacional de Estadísticas.  Índice  de  Desarrollo  Humano  en  la  República  de  Venezuela.  Instituto  Nacional  de  Estadísticas.  ILDIS.  Estudio  sobre  las  raices  de  la  vulnerabilidad social en Uruguay.  Proyecto  Teórico–Práctico:  Índice  de  Calidad  Ambiental.  (2001‐1).  Semestre 2006.  (2005‐2). Atlas de Desarrollo Humano.. 95‐122.  Tabulaciones prioritarias.  IIES–UCAB.  Encuestas  de  Hogares  por  Muestreo  1997–2005.  Instituto  Nacional  de  Estadísticas.  Un  Mapa  de  Posiciones  Geosociales:  Estratos  Sociales  y  Ámbitos  Urbano– Regionales en Venezuela.  &  Filgueira. No. 1er. Caracas: INE.  (Octubre  de  2005).  Panorama  de  la  Infancia  y  la  Familia  en  Uruguay.  Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura. (2003). (2005). Caracas: ILDIS. (2006‐2). Semestre 1998– 1er.  J.: Fondo Monetario Internacional. M.  R.  Measuring  Poverty:  Theoretical  and  Empirical  Considerations.  Mapa  de  la  Pobreza. Caracas: INE. Informe Social 8 2002. Caracas: INE.  Instituto  Nacional  de  Estadísticas. D.  La  “cultura  del  abandono”  en  Venezuela.  Iceland. (2004). La pobreza rural en los países en desarrollo.  Necesidades  Básicas  Insatisfechas.  Katzman.  (Ed.  Montevideo:  Universidad Católica del Uruguay.  No. Caracas: INE (Mimeo).C.  Activos  y  Estructura  de  Oportunidades.  M.  (2005). Censo 2001. Reporte Social. Semestre 1997– 2do. Caracas: INE.  Measurement: Interdisciplinary Research & Perspective. Caracas: INE.  Instituto Nacional de Estadísticas. Reporte Social. 199–235.  (2008). Caracas: UCAB (Mimeo). Venezuela.  A.  Dirección  de  Estadísticas Sociales y Ambientales. VII.  (2004‐4). Edición Especial. Su relación con la política pública. Montevideo: PNUD–CEPAL. Estratificación de Caracas a partir de la Data Censal.  129  .  Instituto  Nacional  de  Estadísticas.  F. Caracas: INE.  Instituto Nacional de Estadísticas.  (2004‐3).  Octubre. 7‐32. Síntesis.  Hasan Khan.  Ensayo  Teórico–  Práctico: Índice de Calidad Ambiental ICA–2004. Caracas: INE. Semestre 2003. Caracas: ILDIS. Caracas: INE. (2004‐2). Temas de Coyuntura(58). (2001).  Instituto Nacional de Estadísticas.  (2001).  Instituto Nacional de Estadísticas.  Instituto  Nacional  de  Estadísticas.  Felices  aunque  pobres. 3(4).  R.  ILDIS.  Caracas:  INE.  Washington. 1er. 2.  (2006‐1). Manual de Definiciones Técnicas.  XIII  Censo  General  de  Población  y  Vivienda  2001. Línea de Pobreza.  Hurtado.

 Caracas: Ministerio de Planificación y Desarrollo.  79‐93.  Caracas:  Fondo  de  Población  de  las  Naciones  Unidas  (UNFPA)  (Mimeo). El camino por recorrer. (Junio de 2003).  Informe  Final. Santiago de Chile:  CEPAL. Madrid: Editorial  Visión Libros. Mujer y desarrollo humano.  Anales Venezolanos de Nutrición.  Dirección  de  Estadísticas  Sociales  y  Demográficas. (2001).  Caracas:  Ministerio  de  Salud  y  Desarrollo  Social. Revista Venezolana de Gerencia. (2006).Lacruz. (s. Medición de la desigualdad y el bienestar. XI(2). El sector informal en Venezuela: ¿plataforma o barrera para la superación de la  pobreza? En UCAB. M. & Marco Crespo.  &  Méndez.shtml  Orlando.  Landaeta De Jimenez. (2007).. M. 12(38).  H. (2003). 262–278. (2002).  Las  ciencias  sociales  ante  la  desigualdad.  OCEI ‐ PNUD. 2.  Marquez.  Organización  de  Naciones  Unidas. págs. S.f..  Ministerio de Planificación y Desarrollo. 16(2). Caracas: Fundacredesa. (2006).  Sociedad  y  estratificación  social. & Cipriani. Caracas: Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales ‐ UCAB.  T.  Síntesis  Explicativa.  Osta  Trestini.  C. Caracas: OCEI.gov. Informe sobre Desarrollo Humano en Venezuela.un.  Objetivos  de  Desarrollo  del  Milenio.. Caracas: OCEI (Mimeo).sisov. La Medición estadística de la pobreza. 105–111.  Nussbaum.ve/  Ministerio de Salud y Desarrollo Social ‐ Agencia de Cooperación Técnica Alemana. 51– 80. M. Análisis de Situación de la niñez y la mujer en  Venezuela 2005. Estrategias  de  Promoción  de  la  Calidad  de  Vida.  130  .org/spanish/millenniumgoals/education.  (Junio  de  2007).  Método  Graffar  Méndez Castellano. (2005). B.  (julio–diciembre  de  2005). Madrid: Herder. Aporte para el Proyecto: Análisis de Situación  de  la  Población  en  Venezuela. (2001). R. Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura.  K.. O. La medición de la pobreza en dimensiones distintas al ingreso. M. 61‐ 90).  M. Caminos para superar la  pobreza. 2000. (Diciembre de 1983). Sistema de Indicadores Sociales para Venezuela (SISOV).  Oficina  Central  de  Estadísticas  e  Informática.  Ortiz Serrano. El hambre y la salud integral. M.  Méndez  Castellano.  Ortiz.  Obtenido  de  http://www. T.  (1988). Temas de Coyuntura(28). Tamaño y Estructura de los Hogares.  (2000).  Ensayo  Teórico–  Práctico:  Índice  de  Calidad  Ambiental.  Ministerio de Planificación y Desarrollo ‐ UNICEF. Fossi.  la  pobreza  y  la  exclusión: realidades y problemas teóricos.  Obtenido de http://www. Documentos del Proyecto Pobreza (Vol.  Desempleo  e  informalidad  en  América  Latina:  Definiendo  políticas  públicas para Venezuela. e.  Larrañaga.). E.  La  Construcción  de  Políticas  Públicas  por  la  Calidad  de  Vida  desde  una  Perspectiva  de  Género  y  Equidad.mpd.  (1994).

 M.  (2007).eumed. Caracas: Universidad Católica Andrés Bello– Asociación Civil para la Promoción de Estudios  Sociales. M.  Robles.  1).  Riutort. Tipo de Cambio Real y Pobreza en Venezuela: 1975–2000. 27– 46.  Programas  sociales  y  tasas  de  participación  laboral:  ¿Por  qué  está  cayendo  el  desempleo  en  Venezuela?  Caracas:  Instituto  Latinoamericano  de  Investigaciones  Sociales  (ILDIS)– Asociación Civil Acuerdo Social.  Living  Standards  Measurement  Study  Working Paper. Documentos del Proyecto Pobreza (Vol. (Julio–Diciembre de 2004).–A. (1999).  CEPAL. Pobreza: Un mal Posible de  Superar.  Principales  aportaciones  teóricas  sobre  la  pobreza. Condiciones diferenciales de vida en la ciudad de Caracas. (2008). T. Pobreza.: World Bank Publications.  (Diciembre  de  2007)..  (2001).: World Bank Publications. 88.  Informe  de  Desarrollo  Humano  1997. Desigualdad y Reducción de la Pobreza en Venezuela. Informes de Desarrollo Humano.  Desigualdad  y  Pobreza:  1995–2005. Desigualdad y Crecimiento Económico en Venezuela.  La  economía  venezolana  en  el  2007  y  perspectivas  para  el  2008. Number 133.  Living  Standard  Measurement Study. Washington.  M.  Ravallion. En I.. (1998‐2008).  Poverty  Comparisons.  Las  cifras  de  pobreza  en  Venezuel.  Ingreso.  Caracas: Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales. UCAB. 33–66. Reseña de programas sociales para la superación de la pobreza en América Latina. (2003). R. M.  PNUD. (Diciembre de 2005). Balance de una gestión en la  habilitación física de barrios.  M.  131  .net/rev/cccss  Santos.  Caracas:  Instituto  de  Investigaciones Económicas y Sociales.  Riutort.  Revista del Banco Central de Venezuela.  Ravallion. 77–114.  PNUD. Causas y Posibles Soluciones. Las Causas de la Pobreza en Venezuela.  (1992).  Riutort.  M. Temas de Coyuntura(40).  A. M. M.  (1998). d. Sociales. Ingreso.C. 65–97. D.–A. Sociales.  Temas de Coyuntura(56).  Ponce Zubillaga.  Riutort. (Diciembre de 1999).Pardo. PNUD.  Pérez de Murzi. M.C.  B.  Obtenido  de  Contribuciones a las Ciencias Sociales: www. G.  Temas de Coyuntura(52). Barcelona: Universidad de Barcelona.  M.  (Diciembre  de  2006).  3).  Riutort. XVIII(2).  A  Guide  to  Concepts  and  Methods.  M. El Costo de Erradicar la Pobreza. Working Paper No.  PNUD. (2001).  Caracas:  Instituto  de  Investigaciones Económicas y Sociales de la Universidad Católica Andrés Bello–Asociación Civil  para la Promoción de Estudios Sociales. En U.  Temas  de  Coyuntura(43).  Riutort. Washington.  M. Política de vivienda en Venezuela (1999–2007).  (Julio  de  2008). Salario Real.  M.  Riutor. 115–126. & Balza.  Resúmenes  de  los  Documentos  del  Proyecto  Pobreza  (Vol.  &  Orlando.  Desarrollo  Humano  para  erradicar  la  pobreza.  Riutort. Universidad Católica Andrés Bello. (1999).  La Pobreza en Venezuela. D.  M. C. M.  Poverty  Lines  in  Theory  and  Practice. Santiago de Chile: Naciones Unidas.  (1997).

 7–42. 67‐112. M. A. New York: Anchor Book. (1999). (2000). (1993). A.  Sistema  Integrado  de  Indicadores  Sociales  para  Venezuela  (SISOV). Caracas: UNICEF (Mimeo).  creencias.  Vasquez. Superar la pobreza: el camino  por recorrer.  Serrano.  Vela.  Sen.. G.  R.gov.  P.           132  . VII(1). A.  (julio–septiembre  de  1999). Comercio Exterior...).  Camardiel.).  M. P.  L. 53(5). Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura.  Revista  Venezolana  de  Análisis  de  Coyuntura. M.  Detrás  de  la  pobreza:  percepciones.. La conceptualización de la pobreza. (Abril de 1992). Londres: Zed Books.  F..  A. Una propuesta para la construcción  de  un  índice  sintético  sobre  la  pobreza.  Temas de Coyuntura(51).. Camardiel. Comercio Exterior.  M.Sen. VII(2). & O’Donnell.  Ugalde.  Trabajo  informal  en  América  Latina:  el  comercio  callejero. 5‐ 6. Revista Venezolana de Análisis de Coyuntura.  Veleda.  (2004).mpd. & Ramírez. G.  Di  Paola. La evolución demográfica y la oferta laboral venezolana 1950‐2001.. G. A. Camardiel. Prueba piloto y validación del  Índice Sintético de Pobreza. (Julio‐Diciembre de 2001‐2).  &  D.  &  Ramírez.  (Enero‐Julio  de  2001‐1).  Bergés. Revista Luna Azul(14). G. Papeles de Población(21). Development as Freedom. P..  UNICEF. (2003). V..  S. (2001). A.  E. What is Poverty? An historical perspective. 315–332.  R.). 42(4). 265–276.  Revista  Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales(317).  Temas de Coyuntura(52). Caracas: UCAB ‐ Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales.sisov. (1982).  VI(1).  Caracas:  Asociación  Civil para la Promoción de Estudios Sociales ‐ UCAB. E.  Vasquez.  Pobreza  y  nivel  socioeconómico.  Gordon  (Edits. Revista de Comercio Exterior.  Definitions  of  poverty:  eleven  clusters  of  meaning. Estudio de Vulnerabilidad Social en Venezuela.  (Octubre  de  2001). (Diciembre de 2005).  Townsend.  I. (Edits.  apreciaciones.  &  Rodríguez. Temas y nuevos  desafíos. (Enero‐Julio de 2000). The international glossary on poverty. Pobre en términos relativos.  pobreza  y  diferencias de ingreso en jefes de familia. (Diciembre de 2006).  Townsend. 53(5).  (s. Pobreza y desigualdad en América latina.ve  Spicker.. (Junio de 2002). Buenos Aires: Editorial Paidós SAICF.f. & Ramírez.  Zúñiga.  Un  procedimiento  para  la  cuantificación de variables cualitativas basado en los principios de la promediación recíproca y  el análisis de homogeneidad.  (Junio  de  2005). Sobre conceptos y medidas de pobreza.  UCAB ‐ Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales.  Obtenido  de  www. El concepto de pobreza.  El  desencuentro  de  las  mediciones.  G. Poverty in focus(9).  Población.  En  P.  Suárez.  Tokman.  Vasquez.  Sen.  121–142. su medición y la relación con los problemas del  medio ambiente.  (1999). 1‐16.  Spicker.

org.ophi.fundacredesa.gob.ve www.ve www.org www.undp.venescopio.ve www.com www.ac.ine.uk     133  .sisov.ve www.undp–povertycentre.gerenciasocial.cenda.ve www.gob.bcv.org www.eclac.gob.uk/poverty www.org.tsj.org.bris.org.ve www.ce www.ildis.org www.org www.worlbank.gov.ve www.ve www.ve www.Páginas web consultadas                      www.cl www.gov.undp–povertycentre.ve www.fegs.pnud.misionesbolivarianas.ve www.org.org.gobiernoenlinea.org.fus.gov.mpd.

253.411.981. Julio 2008 en: http://www.159 2.276.120.624.ine.867 4.221.573 895. 1er.526 53.361 343.052.608 5.418 123.753 2.957 5.389 120.074.415 1.3.207 5.319.376 6.361 2.769. 2 Año 2004. Reporte Social.837 6. Hogares en situación de pobreza. Semestre 2003.ine.325 5.478 752.ve/indicadoressociales/LineadePobreza–Sep2006.801 177.755 5.382 241.769.178 2006 a/ 4.670.626.135.191.481 4.958 1.062 173.986.599 161.535 4.607.841 2.457 131.810.858. Linea de Pobreza.742 101.987 158.861 815.471 82.346 805.905 189.146 5. Total Declarado: 6.905 293.888 53.088 31.147 379.249 169.181 117.016 5.825. Pobre: 2.438.756 4.702 100.649 329.asp b/ El total de hogares publicado por el INE no coincide con el total de hogares de la Base de Datos indicado en nuestros cálculos.015 6. 1997–2007.497 176.382 2005 3.287 5.970 2.135.980.543.270 4.824 5.141 178.004.ve INE. Semestre 1997– 2do.913 1.asp INE.004.298.576.410 2.765 541.843.516.207. Total Hogares: 6.ine.221. 1er. Edición Especial. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo Total declarado No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Pobreza Diferencias 1/ Pobreza Extrema No declarado 1.972.124.443 1999 2.899.871.893 1. Resumen de Indicadores Sociales 1998–junio 2008.466.166.561.259.265 5.418 1.261 154.133 134.290.495 4.172 800.gob.          Fuentes: 134  .681 6.618.904 2003 2.645 140.861.342 1.573 6. Anexos  Anexo 1. Septiembre 2006 disponible en: http://www.265 4.690 (10. No.535 5.314 5.195 1.9%).000.391 7.943 36.441 2001 3.330.123 2.392.386.563 928.771. 1er semestre 1997–2do semestre 2007 en: http://www.014 5.228 557.ve/resumenindicadoressociales/ResumenIndicadoresSociales.218.801 4.946 985.779 72.000.163.256 1.926 169.410 4.pdf INE. No Declarado: 246. Venezuela.554 (66.330 102.094.440 80.1%). Cálculos propios.978 4.gob.ve/tripticos/menuboletines.034.902 330.846.320.197 135.210 2.391 182.994 6.423.pdf INE.037.201.524 573.360. No.988 1.319 6.846.844 3. Hogares según condición de Pobreza.204.433 5.509. Año 2006 en: http://www.117 2.442 2.263 2002 3.408.739 2004 2.703.181 3.445 2.918 2.135 171.562 2.639.ve/pobreza/xls/LIhogares.013 185.557 4.462.141 2.332 1.ve/cifras03/desplegable2006.424 4.119 231.445 3.545.918 180. No.881 5.526 2. República Bolivariana de Venezuela en Cifras.732 720.306 1998 2.421 1.757 475.872 3.692 117.137.736 (33. Pobre Extremo: 639.255.831.319.809 172.970 150.6%).064 6.200 232.gob.489 144.426.808 6.088 Notas:   1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.gob.VII. las distintas publicaciones del INE reflejan algunas disparidades. Método Línea de Pobreza.977 6.596 2007 b/ 4.007.563 2. Semestre 1998– 1er.gob. el Reporte Social en su edición especial presenta las siguientes cifras: No Pobre: 3.gob.372 5.006.155.445 212.415.ine.647 2.755 4.081.936 2.872 493. I Semestre.ine.312 90.689.356 4.062 2000 2.383 (3.037. Por su parte.319.949 847.345 618.871.368 166.407 944.xls INE.058.581.246 2.226.468 260.995 18.050 4.152 6.163 432.985.319 1.673 disponible en: http://www.692 2.570 2.gob.887.904 1.312 2.588 5.090.452.261 804.858. Venezuela. a/ Para el año 2006.077 4.475.276 5. en: http://www.984.9%). 3 Año 2006.709.394 2.962. Encuesta de Hogares por Muestreo.296.981.755.926 2. en: http://www.581.596. Semestre 2006.000.ve/tripticos/menuboletines. INE.pdf INE.948 200. Reporte Social. Se seleccionó la información de la página web porque consolida el mismo total de hogares que el producido por nuestros cálculos.528.ine.094.ine. según línea de ingreso.

4 1.4 55.  Estas  diferencias  no  obedecen  al  establecimiento de las líneas de pobreza puesto que en nuestros procesamientos se utilizó la Canasta  de Consumo Alimentario publicada por el INE (disponible en la página web http://www.0 0.1 12.0 2. Fuentes: Como puede observarse en los cuadros precedentes.0 5.5 100.4 1999 57.7 0.  utilizamos  5. para expresar las canastas per cápita.6 100.1 14.0 3.6 100.2 42.5 41. este sistema de imputación de ingresos y reclasificación  de hogares y.7 21.6 0.8 1.2 100.6 58.0 41. por consiguiente de personas en cuanto a su condición de pobreza.0 4.1 100.0 3.5 7.0 61. Anexo 1. 2006.1 100.2 Nota:    1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.5 44.4 100.0 42.0 9.3 4.0 31.6 100.6 42.5 1.5 2.0 69.2  como  el  número  promedio  de  miembros  del  hogar.8 2006 66.ve/.9 3. De manera similar.0 3.5 100.0 5. el autor explica una de las razones principales de las diferencias entre un cálculo directo sobre la base de datos de la Encuesta de Hogares y las cifras oficiales publicadas por el INE. 4.1 23.2.6 100.0 3.1 100. Para estimar el valor de la canasta per cápita se utiliza como tamaño promedio del hogar el  valor 5. Método Línea de Pobreza.6 100. No obstante.8 2004 46.1 10.5 100. p.0 3.4 28.3 100.0 5.gob.6 25. tal como lo explica                                                            Al respecto ver: Riutort.0 54.0 100.0 2.0 100.7 2000 58.5 18.3 50. existen diferencias en las magnitudes de  pobreza  entre  las  cifras  oficiales  y  las  calculadas  por  nosotros.0 100. entre otras razones porque en muchos años él realiza una valoración diferente de la Canasta de Consumo Normativo.8 3.6 58.9 53.0 3.9 100.6 100.0 5. p. 19).8 24.4 41.0 6.1 2001 60.1 100. 94 135  .0 41.0 3.0 3.0 100.1 100. 2006.8 16.0 100.0 0.5 27. a partir de la cual se construye la Línea de Pobreza.9 27.7 100.0 7. Cálculos Propios.0 2.2 1998 51.2 52.8 100.0 9.9 38.6 18.0 4.6 16.0 8.7 2005 57.1 100.0 4.9 100.0 100.0 21.9 1.4 100.1 1.1 57.3 100. En el apartado No.4 100.9 2002 58.1 2003 46.0 13.4 45.4 17. Nuestras cifras tampoco son iguales a las publicadas por este autor.7 100.0 49.7 2.8 4.5 16.1 17.108.0 56.0 3.0 1.9 16.0 2. estimado por la Encuesta de Hogares por Muestreo para 1997.7 2007 72.4 3.0 3.0 4.1 42. (INE.2 100.7 100.9 33.0 57.Anexo 2.0 49.0 9.7 3.9 39.ine. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo Total declarado No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Pobreza Diferencias Pobreza Extrema 1/ No declarado 44.4 28. Venezuela.7 100.0 4.0 25.0 7.0 47.0 2.2 100.0 3.2 2.1 100.7 100.0 54.6 100.5 100. sistema de imputación y reclasificación.0 2.  bajo el subtítulo Estadísticas Económicas). Porcentaje de hogares según condición de Pobreza.5 100.8 1.1 100.  que  es  la  misma  cifra  que  este  organismo utiliza:   [Canasta Per Cápita] valor que resulta de dividir el valor de una canasta entre el promedio de personas  por hogar.8 100.9 43.0 55.6 100.  La  razón  de  estas  diferencias  obedece  fundamentalmente  a  que  el  Instituto  Nacional  de  Estadísticas establece un sistema de imputaciones de ingreso en aquellos hogares donde se presenta  la no declaración del mismo94.8 2.0 2.

  conforme crece la no declaración.  En  primer  lugar. para este mismo año. 108).  En  el  año  2006  hemos  conseguido  dos  publicaciones  del  Instituto  Nacional  de  Estadísticas  que  presentan  cifras  de  pobreza  con  ligeras  diferencias.  136  .  los  aumentos  de  la  no  declaración  hacen  cada  vez  mayor  el  uso  del  sistema  de  imputaciones  por  parte  del  organismo  estadístico del país lo que hace más borrosa tanto la proporción real de la pobreza de ingresos como  la caracterización de los hogares y personas que detentan esta condición.Riutort “…corrige la medición de la pobreza al incorporar hogares que antes de la imputación no se  consideraban para efectos de la medición” (Riutort. El año en el que se registran las mayores diferencias es en el 2005.  en  vista  que  la  misma base de datos no puede producir totales diferentes.  2006–  y  por  consiguiente  las  discrepancias  en  cuanto al porcentaje de hogares en situación de pobreza se van a ubicar por encima del 8%. las mayores brechas  entre  el  porcentaje  de  pobreza  oficial  y  nuestros  cálculos  se  van  a  presentar  entre  los  años  2003  y  2006. el total de hogares coincide en la publicación vía web del Método  de  Necesidades  Básicas  Insatisfechas. así como el sistema de imputaciones utilizado por el INE son sustantivas a la hora de calcular  la  incidencia  del  fenómeno  por  el  método  de  línea  de  pobreza.  en  el  que  el  porcentaje  de  hogares  sin  ingresos  declarados  ascendió  a  13.  nuestras  cifras  de  pobreza  siempre se van a ubicar por encima de las magnitudes publicadas en las cifras oficiales.  el  ingreso  del  hogar.  situación que se agudiza en la medida que más se recurre a este sistema como consecuencia del alto  rango  que  registran  los  hogares  sin  ingresos  declarados.  evidenciando  que  las  repercusiones  de  la  cantidad  de  hogares  que  no  declaran  ingresos.  Como  consecuencia  de  la  aplicación  del  método. derivadas de la caracterización del hogar. las diferencias entre los cálculos oficiales y los nuestros. que son precisamente los años en los que se acrecienta de manera significativa el número de  hogares sin ingresos declarados.  en  el  que  una  de  las  variables  fundamentales  es.  lo  cual  revela  cierto  tipo  de  inconsistencias. En el período analizado.1%  –registro  superior  al  porcentaje  de  pobreza  extrema  en  el  año  siguiente.  De  esta  forma. los cálculos de condición de pobreza en personas mantienen también diferencias con las  cifras oficiales.  Estas  diferencias  evidencian  que  la  corrección  aplicada  por  el  INE  a  través  del  sistema  de  imputaciones de ingresos tiende a disminuir la cifra del indicador de pobreza por ingresos en el país.  la  página  web  y  el  Reporte Social.  La corrección en las mediciones de pobreza se observa al contrastar nuestros cálculos con las  cifras  oficiales.  No obstante.  precisamente. se hacen cada vez mayores.  el  cual  en  términos  operativos  califica  en  primer  término  al  hogar  para  posteriormente  imputar  la  condición  de  pobreza  del  hogar  a  sus  miembros.  Dos  observaciones  adicionales  tienen  que  ver  con  el  registro  de  las  cifras  oficiales  de  los  2  últimos  años  (2006  y  2007). Optamos por presentar las cifras de la página web porque los totales coinciden. En el  año 2007 el total de hogares suministrado por la página web no coincide con el total de hogares que  resulta de los procesamientos a la base de datos el cual se encuentra expresado en nuestras cálculos. Por otra parte. en cuanto  a la extensión de la pobreza. 2006. p.

838.489 24.497 1. Método Línea de Pobreza.961 6.178 12.489 1.412 464.812.293 836.279 26. Venezuela.079.013. 1er.208 172.001 4.319 5.xls INE. 1997–2007.503.332 13.588 735. Cálculos propios.732. 3 Año 2006 en: http://www.851 23.275.113.440.377 910.852 1.650 3.088 4.438 567.827 – – – Notas:           1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.858.921 1.859 9.504 2007 nd nd nd nd nd nd 16.473 23.192 4.417. Línea de Pobreza.ve/indicadoressociales/LineadePobreza–Sep2006.ine.ine.750.916.717.014.735 23.pdf INE.152 25.Anexo 3.322.233.219.gob.273.413 2002 12.338 27.696 13.610.861.533.467 607.pdf INE.318 23.683 25.263 26.064 619.693.875 131.147.293 8.088 23.751 250.812.644 2.203 770.453.pdf INE.526 4.045 2005 12.824 8.690 24.629.610 23.764.277. Septiembre 2006 disponible en: http://www.180 8. 1er semestre 1997–2do semestre 2007 en: http://www.262 2000 12.548 23.gob.748 6.807 2.588 11.610. INE.990 316.771 784.195.596. Venezuela. 2 Año 2004 en: http://www.388 11.480.414 22.858 4.330.316 23.ve/resumenindicadoressociales/ResumenIndicadoresSociales.377.748.550 1998 9.763 22.407 2006 15.666 2003 9.635 1.921.959 1.125.161.834.386.710 1. No.003 2.674 11.111.297 25.150.878.079.689 14.178.032.608.498.790 660.204 15. 1er.127 24.887 23.077.620. Semestre 1998– 1er.067.866 914.417 1.547 7.716.094 23.023 12.500 23.259 13.466.134.480.314.gob.gob.887 6.097.148 –111.885.904 7.979.832.627 735.138 15.627.094.863 1.asp INE.660 945.024 24.647.866 11.897.104 14.674 417.839.910 895.627 10.002 153.ve/pobreza/xls/LIhogares.767 10.601 21.776.804 22.864 22.485 34.250.897.519.624.014.224 14.180 1.842.898 1. Resumen de Indicadores Sociales 1998–junio 2008.564 763.200 23.748.076 24.222. Encuesta de Hogares por Muestreo.ine.242.276 947.389 965.726.768.385 6.897 24.103.031 1.339 12.186 4. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo Total declarado No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Pobreza Diferencias 1/ Pobreza Extrema No declarado 8.108.351. Semestre 2006.665 3.ve/cifras03/desplegable2006.824 9. Semestre 2003.328 11.883.gob.154 648.356.116.851 11.593 1.058.531 23.449 23. según línea de ingreso. I Semestre.ve/tripticos/menuboletines.096 2004 9.516 2001 12.098 5.573 12.941.702 10.ve INE.587 25.432 23.417.141.507.171.166.384.081.959 8.269 –110.856 26.514.378 11.063 11.780.123.248 22.373 527. Hogares en situación de pobreza.107 25.217.669 7. Reporte Social.393 24. Edición Especial.ine. Julio 2008 en: http://www.125.824 1.414.924 25.417.675 4.817.gob.384.870 21. Fuentes: 137  .852 4.302 11. Reporte Social.173 11.892 682. República Bolivariana de Venezuela en Cifras.783 26.458 349. Año 2006 en: http://www.518.941.3.907 2.964. Semestre 1997– 2do.952 22. (nd) No disponible.324 7.616.571.945.ine.559 5. Población según condición de Pobreza.144. No.757.446.814 1. No.971.825.184.797.651.861.356.557 23.580 488.912.570.809 311.048.017 1999 11.574.ine.311.265.

3 39.1 60.1 2000 51.0 54.4 24.9 1.0 49.7 15.7 45.1 28.6 1.6 100.7 100.0 6.0 41. No obstante.0 4.0 3.6 100.6 5.0 48.4 4.6 1.8 26.9 4.9 100.5 17.7 0. la misma es de menos de un punto porcentual. Anexo 3.0 5.0 34.1 100.0 3.0 2.3 37.0 19.2 48.0 50.7 48.0 40.3 100.1 100.1 1.7 11.3 0.5 100.0 4.8 100.5 2001 54.0 8.8 100.9 2007 nd nd nd nd nd nd 62.5 100.0 100.5 100.4 20.6 50.6 100. Método Línea de Pobreza.6 100. Fuentes: Una observación en relación a las cifras de personas es que en los dos primeros años (1997 y  1998).0 3.6 –0.0 2.4 100.0 4.9 48.1 51.8 2006 60.9 100.0 35.3 22.0 6.0 4.6 1998 44.5 100.7 53.9 34.1 20.2 100.0 34.1 100.0 4.4 100.7 –0.9 20. Excluyendo estos  dos  años.0 4.Anexo 4.3 2.9 100.2 33.0 3.6 2004 39.1 100. Venezuela. Porcentaje de población según condición de Pobreza.0 2.0 7.9 29.0 4.4 0.5 45.0 5.0 30.0 61.6 100.5 1999 50.7 33.0 11.1 100. Cálculos Propios.8 20.8 64.0 9.5 100.1 100.0 – – – Nota:    1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.0 100.2 2.5 100.3 16. En el  primer  año  la  explicación  tiene  relación  con  el  hecho  que  el  total  de  personas  en  nuestros  cálculos  resulta mayor en términos absolutos que la presentada en las estadísticas oficiales.1 100.9 22.2 59.4 1.3 100.8 29.0 100.1 100.5 100.3 2003 39.6 55.0 2.3 100.1 5.  cuando  la  trabajamos  a  nivel  de  personas  es  menor  que  el  porcentaje publicado por el INE.0 10.3 100.0 2002 51.1 65.2 58.0 2.0 3.3 3.4 2.7 2.5 100.7 100.0 50.3 65. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo Total declarado No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Pobreza Diferencias Pobreza Extrema 1/ No declarado 39.0 100.0 3.9 100.      138  .9 60.0 2.5 1.3 2005 51.0 3.1 49.0 46.  la  tendencia  evidenciada  en  los  párrafos  precedentes  en  cuanto  a  las  disparidades  se  mantiene.0 5.  a  pesar  que  la  proporción  de  hogares  en  nuestros  cálculos  que  entran  en  la  categoría  No  declarado  es  superior  a  la  cifra  oficial.7 100.9 100.3 19.0 4.

319.829 23.581. en: http://www.567.445 6.629 1.709.484 0 49.092 8.625 468.836 –4.819 5.ve INE.875 3.577.462 549.ve/tripticos/menuboletines.777.gob.217.pdf INE.871.566 No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo 9.482.116 517.423.301 3.221 136 –136 0 45. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 3.549 3.ine.986 4.653 28.724 15.688.953 41.060 1.181 5.611 6.911 –36.019 –57.155 4.281 728.793 629.801 3.976.842. Fuentes: en: en: en: en: 139  .980.266 4.456.606 1.513 4.ine.224 11.417 4.701 3.568 1.091 3.996.ine.991 4.043 5.asp INE.523 5. Hogares según condición de Pobreza.004.490 5.579.777.135.325 33.954 1.423. Semestre 1998– 1er.959 1.775 10. Encuesta de Hogares por Muestreo. Semestre 2006.176 1.477.989 12.539. Reporte Social.638.ine.440.172 40.319.493. 1er.138 3. 2 Año 2004. http://www.286.634 7. Reporte Social.302 1. Venezuela.186 1.899 4.870. Hogares en situación de pobreza.962 4.824 1.996.218.972 3.698 3.859.959 Total declarado 4.842 4. República Bolivariana de Venezuela en Cifras.621 –7.769.705 571.249 4.774 1.345.717 3.299 4.420.758.266 8.452 14. 1er.376 761. I Semestre.233.309 6.021.017 –167 57.547 5.821 617.850 –3.709 541.235 –3.696.228 4. INE.ve/pobreza/NBIhogares.847 4.403.498 1.221. Necesidades Básicas Insatisfechas.093 3. Resumen de Indicadores Sociales 1998–junio 2008.850 445.pdf INE.511 6.904.526 23.355 52.971 14.927 82.068 15.785.698 50.751 482. Cálculos propios. No.853 57.ve/resumenindicadoressociales/ResumenIndicadoresSociales.930 4.pdf INE.977.911 5.855.267 4.Anexo 5.735.280.654 4. No.530 41 – – 4. Venezuela.723 1.767.516 –12.830.141 6.445 6.504.050 1.703 5.132.gob.235 0 Nota:           1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.515 511.194 1.319.007 48. No.968.361 6.926 4.833 3.242 8.450.049 2.801 58.446.794.328 10.027.918 6.gob.176.546.593 4. Semestre 1997– 2do.413.423.509.850 48. Julio 2008 http://www.870.085 7.764.ine.858.007 4.981.435 1.219.001 4.851.000.911 6. según Necesidades Básicas Insatisfechas.453.174 1.505 3.851.135. 1997– 2007 http://www.950 741.431 1.452.058 136 3.903 775.3.867 5.402 6.069 4.687 16.792 5.251 61.569 6. Octubre 2005 http://www.918.972 1.473.gob.526 5.238 524.135.691 63.143 4.468 4.737 4.264 521.996.970 5.676 Total declarado 4.127 6.494.514. Año 2006 en: http://www.014 3.884.930 552. 3 Año 2006.134 744.148 1. Mapa de la Pobreza.801 No declarado Total Pobreza Pobreza Extrema Diferencias 1/ No declarado Total Declarado Total 2.145 493.926.534.484 –3.126 1.228 4.970 3.ve/indicadoressociales/mapapobreza.444 68. 1997–2007.825.984 4.716 1.ve/cifras03/desplegable2006.671 4.498.174.gob. Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).999.932 733.445 6.003 68.141 6.938 9.351 5. Edición Especial.026 27.004.528 5.659 3.692 5. Semestre 2003.556 3.092 –50.612 1.202 537.754 579.962 57.442 1.asp Instituto Nacional de Estadísticas.266 –12.319.ine.899 24.764 16.gob.235 4.

2 13.  140  .3 100.0 0.1 100.0 0.8 28.0 0.1 100. Cálculos Propios.  por  lo  cual  no  entendemos  las  razones  de  estas  inconsistencias  en  las  mismas  publicaciones  del  organismo  oficial.3 –0.5 100.4 –0.Anexo 6.6 12.0 69.7 23.4 10.1 Nota:    1/ Constituye la resta algebraica de nuestro cálculos menos la cifra oficial publicada por el INE.2 100.1 2005 73.0 0. excepto en el año 2007.5 12.2 0.0 2003 69.0 69.  Parte  de  la  diferencia  reside  en  el  total  de  hogares que utiliza el INE cuando presenta las cifras de pobreza por este método.9 10.0 0.0 75.8 31.8 100.0 0.1 100.3 –0.1 100.7 0.1 0.1 0.5 –0.0 1.5 100.8 100.0 0.0 1.5 27.3 9.0 100.8 0.1 100. nuestros cálculos coinciden con el total de hogares publicados por el INE cuando trabaja la  línea de pobreza.0 1.  Otra  fuente  de  disparidades  podría  ser  el  hecho  que  el  INE  considera  para  este  método  los  ocupados  de  15  años  y  más.0 100.1 29.0 0.0 0.7 29.0 70.2 100. Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).1 10.0 100.5 30.0 0.0 2007 76.4 –1.3 8.5 –0.2 100.6 30.7 24.0 0.0 70.0 100.0 67.0 0.1 28.3 100.0 100.7 100.2 9.0 1.1 100. 1997– 2007 1997 No Pobre Pobre INE Pobre Extremo Total declarado No declarado Total No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total Pobreza Diferencias Pobreza Extrema 1/ No declarado 71.5 –0.3 13.9 100.1 28. Sin embargo. si bien existen diferencias con lo publicado por el Instituto Nacional  de Estadísticas. Fuentes: En relación a este método. en términos porcentuales éstas son muy poco significativas en el caso de los hogares  en  situación  de  pobreza.0 1.0 24.0 2006 76.4 100.2 100.9 2004 70.5 10. Dado que tanto el INE como nosotros trabajamos sobre las  mismas bases de datos.3 100.6 100. pregunta que se realiza a partir de los 12 años de edad. A excepción de los  años  2004.1 2000 69.4 100.8 9.1 100.0 100.0 31.0 1.6 23.0 0.2 1998 71.2 –0. Porcentaje de Hogares según condición de Pobreza.1%  y  en  el  caso  de  pobreza  extrema  se  encuentran  por  debajo  de  medio  punto  porcentual.9 11.  las  diferencias  no  pasan  del  1.0 71.2 27.0 72.  mientras  que  nosotros  consideramos  todos los ocupados.8 0.8 100.0 100.7 31.0 0.0 0.0 0.5 –0.9 0. no debería existir estas diferencias en el total de hogares cuando se pasa de  un  método  a  otro.4 100. como puede observarse en el  Anexo 1.1 100.7 100.2 100.3 9.4 12.7 2002 68.0 0.0 0.0 0.3 13.7 32.1 100.4 29.8 30.9 9.0 0.0 100.0 0.0 8.9 30.0 0.1 100.2 0.0 100.7 10.6 29.8 0. Venezuela.2 10.0 0. Anexo 5.0 0.3 100.0 68.0 100.0 69.9 0.3 26.0 0.0 10.0 0.4 9.0 76.3 1999 70.0 100.0 1.8 100.3 100.0 0.3 2001 72.  2006  y  2007  ninguno  de  los  totales  publicados  como  cifra  oficial  coincide  con  los  procesamientos de la Encuesta de Hogares por Muestreo.1 0.0 0.

9 100.0 100.861.990 y 2001).789 23.356. por lo tanto no disponemos de la serie para estos años.480.824 23. se refleja este indicador a nivel de personas pero únicamente para los estudios censales (1.061.849.2 12.361 18.941.588 25.607 8.088.409 3.5 12.869.465.717.3 12.0 2006 70.003 11.885.106 8.8 14.488 3.494 7.674 24.526 23.040 8.730 26.0 0. Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).356.715 3. Población según condición de Pobreza.7 32.014.846.698 23.333 2.848.601.166.0 – 100.503.0 100.305 Total declarado 22.153 9.1 100.0 100.062 12. Encuestas de Hogares por Muestreo.5 34.289 15.0 2005 67.0 2007 71.853.612 7.037 16.041 9.809 177 – – 22.7 100. Venezuela.0 100.068.0 0.777.814 27.672 2. I Semestre.0 100.007.6 100. 2004-1) 95 141  .845 3.  Anexo 7.496 16.0 0.990.0 2002 63.377. (INE.338.794. 1997–2007 1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 14.648 15.866 24.929 11.0 2000 63.0 0.000. 1997–2007.406.8 100.066.7 12.403 16.0 – 100.166.0 0.7 10.827 No declarado Total 8.185.7 100.1 100. en sus distintas publicaciones.2 34.0 Fuentes:   Anexo 7.175 3.434 7. 1997– 2007 1997 No Pobre Pobre Pobre Extremo Total declarado No declarado Total 65.487 15.150 26.941.6 29.4 35.662 17. Método Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).6 100.653 8.039 3.0 100.0 2004 65.3 100.671 24.0 0. por tanto los cuadros a nivel de personas sólo reflejan nuestros cálculos95.827 Fuentes:   INE. Cálculos propios. Venezuela.8 34.859 24.717.627 23.610.258.1 100.0 100.211 14.                                                               Sólo en el Atlas de Desarrollo Humano.0 0.0 1999 64.3 35.435 8.031.723.0 2003 64.792.036.332.9 35.882 25.211 2.369 3.930.846 7.3 100.0 2001 65.384.818.879.907 26.7 13.0 100.298 14. Cálculos propios.803.007 17.242 9.3 28.0 0.180 25.324. refleja la serie de pobreza por NBI solamente a nivel de  Hogares.8 100.417.0 0.941.142 19.3 36.1 13.374. publicación electrónica producida por el INE en el año 2004.578 2.807.4 15.364.635 23.6 36.706 20.Probablemente esas diferencias se reflejarían a nivel de personas pero el Instituto Nacional de  Estadísticas.927.871. Anexo 8.0 1998 64.897. Porcentaje de población según condición de Pobreza.153.814 27.6 15.4 11.118 25.959 26.

1 33.876 175.977.069.573 6.0 5.773 4.422 5.0 6.2 21.282 1.489.3 54.6 23.163.0 100.026 365.076 1.858. Anexo 11.0 1999 45.000.872 493.424 3.8 63.9 24.9 52.359.320 5.7 100.1 36.871.6 24.3 34.636 545.0 2007 25.472.186.552 1.073.813 330.0 59.8 17.361 2006 3.458.0 3.062 4.8 46.082 1.825 2.0 2004 9.5 39.330.0 100.546.226 498. Método Integrado 1997–2007 Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total clasificado No clasificado Total 1997 36.1 40. I Semestre.5 22.4 22.249 1. Cálculos propios.225. Cálculos propios.9 42.0 2006 18.1 100.911 1.5 10.091 4.1 41.976 1.2 51.539 427.342 3.715.2 21.0 4.090.951 2.3 37.420.Anexo 9.778 157.4 100.0 2000 47. 142  .548.3 41.937.329 4.0 1999 16.9 33.0 2007 58.110.229 1.3 9.0 1998 11.237 2.807.0 52.8 100.004. Porcentaje de hogares según condición de Pobreza.3 35.403 4.0 4.0 23.2 100.9 100.825.0 7.854 796.0 2000 18.581.2 10. Encuestas de Hogares por Muestreo.1 39.326.6 22.374 2.2 100.617.189.8 100. Anexo 10.843 1.1 100.9 13.375 463.290.676 4.8 5.918 2004 1.0 Fuentes:   Anexo 9.801 Fuentes:   INE. I Semestre 1997–2007.3 25.445 921.152 6.547 232.0 2005 11.482.181 2003 1.098.1 54. 1997–2007.392.0 100.0 3.015 6.0 2005 42.846 1.2 100.649 329.769.4 8.346 805.1 100.8 100.135.0 2002 18.115 244.221.015.7 49.235 545.906 6. Método Integrado 1997–2007 Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total Clasificado No clasificado Total 1997 1.297.025. Hogares según condición de Pobreza.319.050.673 5.502 5.492.889 4.3 100.6 100.575 660. 1997–2005 1997 Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Pobreza Total 8.132 297.8 39.292 5.830 1.842.981.2 100.0 29.033 2.211.5 52.3 47.0 2001 47.291 2.049 5.445 2007 3.8 19.890 2.024 1.803.530 1.1 52.974 1.982.8 33.074 6.416 1.343.1 20.477 325. Encuestas de Hogares por Muestreo. Cálculos propios.542 4.6 100.970 2002 2.879.0 2001 18.370 497.0 2003 35. Anexo 9.669.3 54.0 2004 36.245 438.692 2000 2.3 64.552.258 1.0 7.5 100.789.2 42.1 10.0 2003 9.141 2005 2.835.8 31.3 44.3 7.598. Venezuela. Venezuela.806.9 30.5 100.524.0 5.8 100.1 100.072.250 202.801 948.1 64.748 5.9 100.433 2.633.6 38.405.4 100.0 3.526 2001 2.7 100.965.0 Fuentes:    INE.496 5.6 57.6 8.7 100.8 23.0 9.072 3.5 100. Método Integrado.4 100.261.423.446 1. Venezuela.855 5.3 5.9 38.630 175.094.3 15.0 100.0 2002 45.605.832 1.263 1.0 22.0 1998 40.4 6.926 1999 2.0 13.418 1998 1. Porcentaje de hogares según condición del total de hogares pobres.953 318.0 2006 53.7 100.8 100.6 100.9 45.

466 2006 2007 11.177 6.0 100.176.  Dado  el  porcentaje  de  no  clasificado  tanto  de  hogares  como  de  personas.258. I Semestre.543 1.3 8.  los  totales  presentados  en  los  cuadros  no  coinciden  con  los  totales  generales  de  las  variables  trabajadas  debido  a  que  sólo  se  incluyen  en  los  procesamientos  los  registros  que  pudieron  ser  calificados  según  condición  de  pobreza  que  es  el  objeto de nuestro análisis.9 6.9 24.900.094. Los  cuadros  que  se  presentarán  a  continuación  básicamente  constituyen  el  cruce  de  una  batería  de  variables  con  la  condición  de  pobreza  de  acuerdo  a  la  clasificación  por  el  método  integrado.553.0 2007 51.356.0 Fuentes:   Anexo 12.0 2.560 14.8 35.733 23.644 24.149.096 15.338 22.206 7.170.478 23.5 9.0 35.026.141.9 70.3 27.2 30.668.7 100.962.245 1.829 697.908.8 100.0 53.128.9 29.0 8.0 3.009 23.591 13.419.6 100.590 2003 6.897.810 2.637 2000 9.166.0 2002 39.349.864 21.2 32.3 65. Porcentaje de población según condición de Pobreza.710 843.887 2.741.839.641 2004 6.147.548 6.3 9.667.0 2005 35.6 70.6 5.1 100.7 100.909.0 4.403.370 23.0 3.941.907.635 2002 9.010 1999 8.5 100.635 23.5 26.629 8.669 13.579 1.375.659 7. Método Integrado 1997–2007 Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total clasificado No clasificado Total 1997 30.7 59.625 2.995 22.857.866 24.  desde  luego.907 26.807 5.4 100.861.2 100.2 24.485 16.625.423.732 5.961 2.972 16.809.644.715.561 1. Cálculos propios. Venezuela.496 1.840.463.9 27.  la  estructura  de  oportunidades  que  signa  el  desarrollo socio–económico del país.7 100.0 2006 46.717.311.878. Cálculos propios.  de  magnitud  apreciable  y  particularmente  en  el  último  año.783 1. Población según condición de Pobreza.330.031 25.0 3.073 2001 9.959 26.7 100.064 2.998 23.997 5.290.824 23.919 6.0 7.382 14.7 48.827 Fuentes:   INE.  trabajadas  por  el  Centro  de  Investigaciones  en  Ciencias  Sociales (CISOR) a lo largo de más de 10 años de estudios y procesamientos.0 17.111.  Estos  ámbitos  reflejan.1 59.293 23.0 100.6 100. Venezuela.209 7.588 25. Método Integrado 1997–2007 Condición No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total pobre Total clasificado No clasificado Total 1997 6.2 29.384.814 27.969.318. Estos ámbitos se definen  como  áreas  o  conjuntos  “representativos  del  desarrollo  urbano–regional  del  país.0 2000 40.948 2.610.6 24.263 1.916.358.985.6 100.0 2001 40.0 3. de  143  .180 25.0 100.0 2004 29.598.546 1998 7.3 11.683 6.2 30.377.4 8.917 13.184.443.627 23.0 1998 33.3 5.266.053 1.199 5.0 4.510. como también el desempeño de empresas y organizaciones.526.925 22.4 4.7 100.3 25.  identificados  mediante  la  consideración  del  tamaño  de  los  centros  poblados  y  de  la  cercanía  de  los  mismos  a  la  ciudad  capital.910 5.6 25. 1997–2007.674 24.321 1.599 6.0 6.215.4 61.745.677.789.0 20.170.132.0 69.3 23.417.054 6.Anexo 12.480.250.4 100.524 2.0 6.385.419 14.501.2 8.202 12.  Para trabajar las disparidades urbano–rural en torno al tema de la pobreza nos hemos acogido  a  la  metodología  de  los  ámbitos  sociales.5 100.166.041.3 21.751.602.576 1.6 100.193.941 921.775 8.979.112.783.556 7.489 793.0 1999 38.3 27. Anexo 13.6 100. Encuestas de Hogares por Muestreo.2 35.149 629.787.0 66.8 29.014.233.8 100.5 60.753 15.803.816.496.212 5.355 6.0 11.0 2003 29.118 5.344 6.3 100.109.915 2005 8.453.829 13.569 4.

San José de Guanipa (Anzoátegui). Santa Bárbara. San Juan de los Morros (Guárico) Ciudades medianas. La metodología desarrollada por CISOR trabaja con un total de 26 ámbitos geosociales:  Anexo 14. Bailadores (Mérida). San Antonio. llaneras: San Fernando de Apure–Biruaca (Apure). Junín–Km. Betijoque–Isnotú.  2005). Punta de Mata (Monagas). Chivacoa. San Cristóbal (Táchira). Mariara (Carabobo). Sanare. San José de Guanipe. Ciudades pequeñas. El Baúl Tinaco (Cojedes). Cabimas. Rubio (Táchira). San Josecito (Táchira). andinas: Mérida–La Blanca (Mérida).  De  esta  forma  estos  ámbitos  constituyen  una  forma  de  agrupación distinta del total de ciudades y centros poblados que conforman el país a partir no sólo del  tamaño del centro poblado y su cercanía geográfica sino también de la homogeneidad en cuanto al  entorno96. Valera–Carvajal (Trujillo) Ciudades grandes. Carrizal San Diego.12. Acarigua.                                                           96 Al respecto ver también el primer número del Venescopio. orientales: Ciudad Bolívar (Bolívar). Santa Cruz. Villa de Cura (Aragua) Ciudades medianas. y otras menores. Lecherías. El Tocuyo (Lara). Timotes. Valencia–Naguanagua–Los guayos. Tocaras. Barcelona–Pomelos–Puerto La Cruz. Bejuma. Boconó–Mosquey. Upata (Bolívar). Palo Negro–La Pica. Ciudades pequeñas. Punta de Piedras (Nueva Esparta). Pampatar. Cocorote. Cúa. Araure. Tinaquillo (Cojedes). 2004-2) 144  . Pampán. Ciudad Guayana. orientales. nor–occidentales. Ospino. Caicara del Orinoco. San Felipe. Cartanal (Miranda). Puerto Píritu (Anzoátegui). y otras menores. andinas. Anaco. Socopó (Barinas). que trabaja y desarrolla parte de estos conceptos (Grupo Social CESAPCISOR. Guanta. Guacara. occidentales (nor–occidentales y andinas): Carora. Punto Fijo (Falcón). Ciudades pequeñas. Casanay (Sucre). Maracaibo. Ciudad Ojeda–Lagunillas–Tía Juana. nor–occidentales: Coro. Guarenas–Guatire. Zaraza (Guárico). Altagracia de Orituco. Táriba–Palmira. Tocuyito–San Joaquín–San Diego. orientales: El Tigre. San Carlos del Zulia. El Vigía (Mérida). Cagua. Motatán–La Cejita. Maracay. Guama–San Pablo–Boraure. y otras menores. Machiques. Barquisimeto–Cabudare–Los Rastrojos. Caripe.hogares  e  individuos”  (Gruson. Sabaneta. entre ciudades pequeñas: San Mateo. Aroa (Yaracuy). Yaritagua–Pueblo Nuevo (Yaracuy). Marín (Yaracuy). Santa Teresa. Villa Rosa. Barinas (Barinas). El Consejo (Aragua). Santa Rita (Zulia) Ciudades grandes. Juan Griego. Villa del Rosario (Zulia) Ciudades medianas. donde: Chichiriviche. Guigue. Satélites de Caracas: Litoral guaireño. Zuata. Carúpano (Sucre). Nirgua. Barrancas. donde: El Amparo. Ureña–Aguas Calientes. El Sombrero. Calabozo (Guárico). Tucupido. Sarare. Pampanito–La Concepción. Turmero. Porlamar. Las Tejerías (Aragua). Ámbitos Geosociales (26 ámbitos) (1) CS (2) UMR (3) UVL (4) UMB (5) UBQ (6) UBP (7) UCG (8) GCP (9) GCQ (10) GON (11) GAA (12) GLL (13) GOR (14) MCP (15) MOA (16) MLL (17) MOR (18) PRC (19) PON (20) PAA (21) PLL (22) POR Área Metropolitana de Caracas. Valle del Espíritu Santo (Nueva Esparta) Ciudades pequeñas y poblados rurales de los ámbitos centrales. comprende. Maturín (Monagas). Santa Cruz del Zulia. Los Teques. Albarico–Marín. San Antonio del Táchira. donde: Tucaní. Valle de la Pascua. Charallave. llaneras: San Carlos de Cojedes. Ejido. El Nula (Apure). Gurí (Bolívar). Quíbor. llaneras. Duaca. Pampán–Flor de Patria. Yagua (Carabobo) Ciudades pequeñas. Colonia Tovar. Dabajuro (Falcón). Tucupita (Delta Amacuro). donde: Soledad. Puerto Cabello–Morón. Siquisique (Lara). Guanare (Portuguesa) Ciudades grandes. Guanarito (Portuguesa). Santa Ana. Ciudades grandes. Filas de Mariche (Miranda) Satélites de Maracay–Valencia: La Victoria. Ciudades medianas del ámbito centro–capital: Ocumare del Tuy. Caripito. La Mesa. Urachiche–Sabana de Parra (Trujillo). Cumaná. Guasdualito y otras menores. Puerto Ayacucho (Amazonas).

 Por ejemplo Puerto Ayacucho si bien por tamaño de centro poblado podría ser ubicado en  ciudades  medianas. ya que básicamente lo que nos interesa es la dimensión urbano–rural  que caracteriza al país. 3. (Ámbitos 23 al 26)  A efectos de nuestro trabajo. Maracay. dadas las  considerables diferencias en los registros de pobreza.(23) RON (24) RAA (25) RLL (26) ROR Poblados rurales. (Ámbitos 10 al 17)  (5) TPR Ciudades pequeñas y poblados rurales. llaneros.  (Ámbitos 2. andinos. nor–occidentales. La clasificación queda conformada de la manera siguiente:  Ámbitos Geosociales Agrupados (6 ámbitos):  (1) CS Caracas. Valencia y sus satélites. hemos agrupado las ciudades mayores del centro y del Interior  (2 y 3) en una sola categoría. (Ámbitos 18 al 22)  (6) TAI Poblados rurales del interior.  Estos  ámbitos  a  su  vez  pueden  reagruparse  en  6. Poblados rurales. incluso con el resto de las ciudades mayores de  Venezuela.  los  cuales  utiliza  el  mencionado  centro  de  investigación para fines sintéticos.  145  . Poblados rurales. (Ámbito 1)  (2) TUC Ciudades mayores del Centro: satélites de Caracas. orientales. Poblados rurales.  Ciudad Guayana.  Barquisimeto. (Ámbitos 4 al 7)  (4) TGM Ciudades grandes y medianas. por lo tanto se mantiene como ciudad pequeña respetando  el criterio urbano–regional.  Barcelona–Puerto  La  Cruz. 8 y 9)  (3) TUI  Ciudades  mayores  del  Interior:  Maracaibo. Solo hemos dejado como ámbito específico el de la Gran Caracas. abandona la especificidad regional de los 26  ámbitos desagregados concentrándose básicamente en los niveles de desarrollo urbano–rural de los  grupos. Esta agrupación en 6.  no  se  ubica  en  ese  ámbito  porque  el  crecimiento  de  esa  localidad  ha  sido  en  gente más no en desarrollo como ciudad. Es  importante  considerar  que  no  sólo  las  localidades  cambian  por  el  tamaño  del  centro  poblado.

933 781.367 433.481 Asiste 353.739 704.871 3.301 72.543 460.832 Fuentes:    INE. Hogares por tipo de Pobreza (Método Integrado) según Ambitos Geosociales.261.937.803.275 874.598 33.069 213.235 2005 587.017.605.326.179 590. I Semestre.662 485.482. Encuestas de Hogares por Muestreo.014 295. Anexo 16.790 1.315.752 76.438 2005 No asiste 117.098 828.295 71.448 66.293 1.742 86.249 541.662 485.017.894 347. 2003 –2005 Ámbito Geosocial Gran Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso Total Pobreza Estructural 2003 25.322 200.761 147.717 1.621 710.022 1.703 263.299 5.319 1.295.897 65.269 1.742 86.080 606.279 1.522 2.541 795.034.906 111.052 869.777 3.871 3.818 771.489 146.735.900 2004 No asiste 78.718 65.647 337.570 505.926 504.540 1. CISOR.317.646 47.808 1.350 444.417 498.275 874.755 810.492.052 869.568 597.171 421.839 151.590 414.292 2004 278.052 89.186 2005 24.974 2004 193.408 1.446 330. 2003–2005.098 828.376 Pobreza General Total Fuentes:    INE.818 771.290 348.617 493.588 5.980 429.072 2003 284.700.607 284.818 680.030.255 519. Encuestas de Hogares por Muestreo.976 330.142.255 Asiste 290.675 442.492.968 279.622 395.458.446 1.003 424.520 619.552 1.034 3.186.342 Pobreza Crónica 2004 60.109 318.457 2004 24.322 2003 71.463 485.335.128 5. Procesamientos especiales para el IIES–UCAB.097 63.325 1.255 519.755 810.295 71.013 682.094 1.020 Fuentes:   INE.991 2005 149.420. 146  .475 576.857 1. 2003 –2005 2003 Asiste No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 293.319 1.725 304.835.041 575.813 2005 366.069 465.480 1.026 2003 284.965.123 1.218.777 3.245 2004 601.034 3.312 No asiste 86.297.464 86.204 447. 2003–2005.865 502. Cálculos propios.350 318.034.884 35.619 353.422 2005 221. I Semestre. Venezuela.332 1.953 2004 322.541 795. Encuestas de Hogares por Muestreo.533 791.249 541.350 2003 642.825 87. Venezuela. Asistencia educativa de la población entre 3 y 6 años de edad según condición de pobreza (Método Integrado).540 1.471 71.382 314.666.186 Pobreza Coyuntural 2003 188. Anexo 17. Procesamientos especiales para el IIES–UCAB.257. CISOR.818 680.471 71.Anexo 15.342 1.271 77. 2003–2005.201 408.424 2005 46.297.923 1.482.422 2005 221.359. Hogares por condición de Pobreza (Método Integrado) según Ambitos Geosociales.643 746. I Semestre. Venezuela.098.406 1. Cálculos propios.071 225.231 353.149 262.226 352.752 76.392 1.030. 2003 –2005 No pobre Ámbito Geosocial 2003 Gran Caracas Ciudades mayores Grandes y medianas Urbano pequeño Rural disperso Total 358.859 196. Cálculos propios.292 Pobreza General 2004 278.

Año 2005 Caracas No Pobre Pobre Coyuntural Pobre Estructural Pobre Crónico Total Total población entre 3 y 21 años 56. Venezuela.354 9.769 2.286 2004 No asiste 283.119 2005 No asiste 10.750 1.935 151.973 1.937 415.648 27.139 Fuentes:   INE.364.517 Asiste 746.228 1.919 1.565 54.594 10.580 723. Cálculos propios. I Semestre 2005.052 1.534 17.260 1. Población entre 3 y 21 años de edad que no asiste a centros educativos según ámbito geosocial y condición de pobreza.417 215.164 3.772 Ciudades mayores 154.537 206.079 82.522 204.167 131.312 3.880 376. Venezuela.821.860 169.666 746. 833.505 1. 2003–2005.245 494.585 159.368 65.578 Urbano pequeño 101.151.082 12.178 Anexo 19.817 894.078 34. I Semestre.091 No asiste 7.265.103 45.165 Asiste 835. Encuestas de Hogares por Muestreo.949 141.Anexo 18.193 345. 2003–2005.378 32.780 1.029 169.045 1.241. Asistencia educativa de la población entre 15 y 21 años de edad según condición de pobreza (Método Integrado).272.400 1.377 573.215 13.827 68.709 250.680 466.682 578.167 167. Asistencia educativa de la población entre 7 y 14 años de edad según condición de pobreza (Método Integrado). Cálculos propios.702.330 628.409 804.834 638.535 171.924 33.488 52.053 Rural disperso 32.016 2004 No asiste 5.125 487.493 Grandes y medianas 114.416.243 Total 460.465 1.793 124.028 Fuentes:   INE. 2003 –2005 2003 Asiste No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 581.682 77. I Semestre.457 435.517.018 168.708 185.178 100.418.226.289. Encuestas de Hogares por Muestreo. 147  .857.654 1.706 35.507 20.988 1.896.564.961 85.342.631 341. Venezuela.956.495 2005 No asiste 333.908 242. 2003 –2005 2003 Asiste No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:   INE.792 Asiste 614. Encuestas de Hogares por Muestreo.401 146. Anexo 20.475 2. Cálculos propios.923.636 3.316 18.494 557.832 159.940 421.521 No asiste 330.918 Asiste 986.015 2.176 716.040 2.150.919.504.

191 Total 5. Venezuela.025.659.025.3 35.1 31. 2003 – 2005 2003 Población Activa No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 3.881.001 2005 Población Inactiva 1.4 66.853.190 3.637.2 69.700 802.052 5.116 3.445.3 63.4 Tasa de actividad 72.861 Total 6.839. Condición de Actividad de la Población 15 años y más según Condición de Pobreza (Método Integrado).830 Población Activa 4.364.085 249.3 2005 Tasa de Inactividad 27. Cálculos propios.833.022.976.439 231.840 985.2 67.759.870 1.206 3. 2003– 2005.734 15.380.854 198.851 253.450 836.814 10.137 86.7 30.955.830 2005 No sabe leer y escribir 140.032.Anexo 21.373 5.226 2. Anexo 23.131.8 30.471. 2003 – 2005 2003 No sabe leer y escribir No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 113.212 957.727. I Semestre.022.476 207.373 5. Encuestas de Hogares por Muestreo.830.157.107 5.960 567.385 Población Activa 4.313 1.846 603.222.6 75.297.346 11.955.890 1.6 Tasa de Inactividad 27.209 Fuentes:   INE. Cálculos propios. I Semestre.519 5. 2003 Tasa de actividad No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 72.340 Total 6.548 206.959.9 68.494.021.107 5.949 Total 5.334.864.321.751 92.924 Total 5. Venezuela.131.866 15.659.6 33.817 16.430 89.585 15.7 64.974 629.107 1.3 24. 2003–2005. Fuentes: 148  . Población 15 años y más que No Sabe Leer y Escribir según Condición de Pobreza (Método Integrado).759.1 25.755 736.7 Nota:    Las tasas están expresadas en porcentaje. Tasas de actividad de la población mayor de 15 años según condición de pobreza (método integrado).3 69.7 75.704.877. 2003–2005.636 Población Inactiva 1.621.4 Tasa de actividad 73.450 836.243 1.868 535. Venezuela.187 1.820.187 11.105.380.817 16.364.934 458.266 3.7 32.628 898.471. Anexo 22.749 Total 5.519 5.7 36.585 15.920 3. Anexo 22.993 4.993 4.116 3.398 4.320 2.3 67.5 32.862.4 24.471.862.341 Fuentes:   INE. Encuestas de Hogares por Muestreo.471.959.683 2.9 74.6 2004 Tasa de Inactividad 26.8 32.906 2004 Población Inactiva 1.385 2004 No sabe leer y escribir 101.471 4.840 985.310 1.158.190 3. Cálculos propios.5 67.025.700 802.

713.247.213 2.183 347.817 1.528 Total 3.386.495.248 428.683 2.743.019 4.270 1.576 56.820.224 2004 Población Inactiva 462.578 Fuentes:   INE.351 Total 2.207 1.963.164 1.042 Población Activa 1.227.057 4.444.952.376 530.264.684. Cálculos propios.737.719.993.994.645.560.539 401.943 4.872 3.763 495.346 11.573 Total 2.829 61.343 Población Activa 2.414 1.850 1.741.288.569 Total 3. Condición de Actividad de la Población Masculina de 15 años y más según Condición de Pobreza (Método Integrado). 149  .013.500 541.222 279.543 958.830.318 2005 Desocupados 340. Anexo 26.636. I Semestre.226 2.158. Condición de Actividad de la Población Femenina de 15 años y más según Condición de Pobreza (Método Integrado). 2003–2005.646.374 1.863 55.951.807 2005 Población Inactiva 541.682 Población Inactiva 982.592 2.787.096.500.336. I Semestre. I Semestre.771 Total 3.734 2.991 1.356 1. 2003–2005.521.674 2.636 Ocupados 3.659 59.313.409 737.309 Total 4.592 556.347. Cálculos propios. 2003 –2005 2003 Población Activa No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 2.657.976. 2003 –2005 Población Activa No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 1.071 1.598 2. Encuestas de Hogares por Muestreo.113 914.750. Venezuela.006.756 2.637.745 539.699 3.484.921 2.001 Población Inactiva 1.033 Población Activa 1. Encuestas de Hogares por Muestreo.663 1.729.194 Población Inactiva 1.685.751.269.780 1.811 1.956 414.088 1.242 520.642 7.763 Fuentes:   INE.234 2.207 287.952 1.351 2.918.797 Población Activa 2.617 8. Condición de Ocupación de la Población Activa de 15 años y más según Condición de Pobreza (Método Integrado).609.646 492.621.394 771.635 Población Inactiva 480.953.945 1.347 263.755 736.256 188.139 2.971. Venezuela.565.297.157.975 2.906 Ocupados 4.108 Desocupados 454.296.610 1.047.813 9.814 10.010 1.461 2.918 365.972 57.707. 2003–2005.846 603.683 Total 4.266 3.353 1.511.128.610.704.112.635.185.315 569.200 876.309.996.871 6.607 1.130 6.290 1.333.307 201.881.246.532 1.900 150.517 454.181 3.018 214. Anexo 25.001 Fuentes:   INE.783 678.532 471.517.827. 2003 –2005 2003 Ocupados No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 3.757.320 2.978 52.109.983 548.132 1.776 1.696.029.018.708 Total 2. Cálculos propios.187 11.597 2004 Desocupados 389. Encuestas de Hogares por Muestreo.224 7.200 8.210.262 7.342.Anexo 24.420.042.004.091 607.992 240.206 3.728.909.804 9.736 9.327 6.692 954.944.025.720 2.105.961.266 3.974 629.137.323 8.041 Total 2. Venezuela.876 145.920 3.956 331.

063.258.826 2.856 611. Anexo 28.5 37.553.731.763.613 Total 3.568.595 1. 2003 –2005.327 2005 Informal 1.989 Total 6.450 Informal 1.9 38.466.886.484 2. 2003 –2005.827.271 1.9 Formal 59.5 43.521 675.283 5.755.930. Porcentaje de la Población 15 años y más Ocupada por Sector según Condición de Pobreza (Método Integrado).097.5 56.0 54.618.496 359.082.206 Formal 2.165 1.106 617.6 53. 2003 Formal No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 1.310 5.584 9.439 5.559 567.350.1 51. 2003 Formal No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 57.322 1.715.2 66.969.9 48. Cálculos propios.087.810 4. I Semestre.990 1.8 Fuentes:   Anexo 27.556 7.056 7.819.606 4.698.6 Informal 42.450.5 29.5 62.910 9.563 3. 2003–2005.861.382 261.301 3.595 14.8 56.293 Fuentes:   INE.820 68. 2003–2005.9 32. Cálculos propios. Anexo 29. Venezuela.2 2005 Informal 40.716 Total 3.2 43.583 1.332 1.201.404 237.611 3.911 3.091.396 65 y más 412. Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza (Método Integrado).305.690 Fuentes:   INE.439 2.447.013.7 40.128.894.Anexo 27.4 46.152 308.507.775 8. 150  .641 23.1 2004 Informal 42.504.212.321 1. Venezuela.063 Formal 2. Cálculos propios.233.8 33.221. Encuestas de Hogares por Muestreo.936 266.113.490 2004 Informal 1. I Semestre.889 1.025 315.797 354.482 2.201.480.556 546.494 680. Población 15 años y más Ocupada por Sector según Condición de Pobreza (Método Integrado).058. Venezuela.358.363 Total 4.3 59.668 2.4 Formal 57.984.497.416 9.1 61.623 301.5 70.096.1 68. 2003 0–14 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 1.8 46. Encuestas de Hogares por Muestreo.471 4.137.125.2 53.445.908 15–64 5.589 1.621 326.924.0 45.714.880 733.590 1.892 1.

572 250.471.092. 2003–2005.440 282.609.165.687 2.347 2.602.077 762. Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza (Método Integrado).042 5.731 65 y más 408.914 4. Venezuela.346 Nota:    Los cálculos están basados en los hogares que cuentan con información de condición de pobreza por el método integrado.466 23.168 15–64 5.723 1.019 3.729.728.659 278. 2003–2005.297 241. 2005 0–14 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 1.029 2.986 3.954.106 920.786.245 2004 376. Cálculos propios.501. I Semestre.235 2005 344.835. Cálculos propios.245 1. Fuentes: 151  .458. 2004 0–14 No Pobre Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 1.099 Total 6.490.611.204 250.420.377.629 8.098 7.063. Encuestas de Hogares por Muestreo.081 1.256 2.330.805 34.742. I Semestre.147.770 101.478 1.605 336.766.053 1.819.600 7.104 5.946 96. Anexo 32.156.454 291.184. Encuestas de Hogares por Muestreo.998 Fuentes:   INE.443. Cálculos propios.206 7.026.515. Venezuela.854 25.704.373 73.921 14.209 7. Venezuela.896 1.930.794.664 14.699 5.734 64. Anexo 31.877 Total 8. Encuestas de Hogares por Muestreo.134 32.303 15–64 5.399.213 457.111.794. Población por Grandes Grupos de Edad según Condición de Pobreza (Método Integrado).706 116.682 2.795 340.626 359.176.780 3. Estructura del Hogar 2003– 2005 2003 Unipersonal Pareja sola Nuclear Extendida Compuesta Familiar sin núcleo principal No Familar Total 346.202 1.919 6.747 5.336 215. I Semestre. INE.614.464 65 y más 410.Anexo 30.644 Fuentes:   INE.915 23. 2003–2005.803 2.004 245.962.751.

053 427.346 Fuentes:   INE.390 641.748 73.717 69.946 Compuesta 40.539 7.723 966.326.178 15.813 330.330.104 40.854 No Familar 15.122.   152  .081 Extendida 471.420.785 2.440 Pareja sola 162.552 1. Estructura del hogar según condición de pobreza.458.557 20.948 1.701 83.974 1.708 432.965.262 14.872 101.036 69.657 51.702 26. I Semestre.623 839.004 39.805 116.098.870 15.581 78. 2003–2005.386 81.623 2.416 1.090 4.656 636.609 70.603 52.006 6.423 26.306 1.835.389 378.342 5.520 2.561 30.175 33.829 60.983 25.572 30. 2003– 2005 Unipersonal No Pobre Pobre Estructural 2003 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2004 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2005 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total 181.446 1.942 1.352 376.072 5.650 40.324 4.163 26.257 3.Anexo 33.822 1.617 6.614.262 56.706 479.388 20.454 206.208 278.034 588.803.235 2.213 116.879 241.359.029 Nuclear 961.078 37. Venezuela.525 48.102 344.402 31.804 54.508 5.173 96.611.426 36.150 37.937.879 7.026 365.297 Familiar sin núcleo principal 104.020 599.718 250.953 318.104 18.794.035 34.605.478 1.922 34.108 35.276 137. Método Integrado.134 98.889 32.331 4.854 7.621 291.616 723.682 198.609.699 Total 1.238 24.138 751.963 966.092 245.042 16.804 66.770 561.933 125.040 38.385 66.659 193.347 178.728.976 1. Cálculos propios.328 282.832 1.437 2.424 5.132 948.653 166.488 346.786.261.457 50. Encuestas de Hogares por Muestreo.245 1.

108 24.116 116.353 1.797 5.947.347 2.452 193.946 76.097 27.556 2004 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 63.621 559.606.728.879 52.302 52.085 15.616 359.476 56.867 4.746 636.296 65.623 246.555 26.608 50.135 151.218 693.732 829 6.123 30.870 1.426 33.260 2.680 660.350 313.380.036 33.540 29.364 1.184 33.933 293.123 37.589 2005 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 59.274 66.667 9.919 69.555 40.478 941.775.249 164.370 96.894 129.240 250.040 9.434 181.708 30.128 104. I Semestre.518 966.946 98.078 9.502 5.367 382.359 66.375 1. Fuentes: 153  .342 641.675 73.251 43.385 751.603 111.350 1.244 948.132 42.089 5.854 3.459 No Pobre 128.146 55.959 544.134 3.041 40.385 23.706 94.035 706.435 36.379.593 40.231 282.138 7.902 1.494 83.583 Total 268.440 252.561 9.306 25.466 143.048 2.822 17.929 14.579.942 20.262 102.328 456.011 217.702 733.907 30.419 291.926 37.723 949.001 346.797.141 1.714 7.531 582.748 163.794.386 257.636 2.670 1.152 22.496 6.659 278.381 2.453 5. Método Integrado.422 27.104 1.086 Total 241.359 26.010 326.797 1.581 241.537 20.690 561.964 20.213 24.215 966.005 24.809 81.388.786.173 19.716 30.994 643.581 162.484 27.009 72.297 120.020 330.787 339.476 6.420 22.352 30.263 24.829 48.389 24.872 22.029 2.557 29.653 344.683 7.276 293.785 218.853 128.215.244.850 9. Venezuela.798 29.704 257.659 256.388 617.682 2.276 764 7.884 Pobre Crónico 39.Anexo 34.647 Nota:    1/ – Este total excluye los hogares constituidos por 2 personas o más sin relaciones de parentesco.178 1.800 26.682 1.026 1.749 6.770 80.234 69.648 44.288 673.265 4.881 39.879 756.193 1.153 60.937 20.611.843 14.894 238.733 3.656 5.418 26.488 31.321.686 3.006 61.645 54.539 1.854 47.689 615.685 588.956 221.897 69.507 677.576 5.621 51.584 35.262 1.501 278.199 15.614.597 241.211 108.096.758 242.718 972.805 3.116 24.572 120.454 267.212.555 38.842 93.243 376.358 281.450 363.589 15.292 567.153 137.963 42.828.614 432.374 723.688 21.866 17.600.511 70.457 1.680 4.637 31.980 125.304. 2003–2005.919 396.396 No Pobre 144.161 228.935 34.401 260.055.163 844.081 947.699 4.717 150.882 181.792 20.092 924.302 Total 250.208 600.145.927 19.138 361.508 427.085 20.627 178.354.033 378.004 116.595 2.701 29.875 40.432 471.040 101.922.658 105.808.380 186.423 723.034 5.962 274.424.838 21.004 7.053 30.600.623 53.050.692 180.434 6.796 14.419 62.150 131.884 Pobre Crónico 26.482 1.319 599.122.228 Pobre Crónico 45.635 78.604 177. Cálculos propios.257 121.804 177.598 344. INE.731 11.039 166.520 251.272 1.152 1.044 664.525 24.024 2.789 160.648.064 839.152 116.238 36.924 50.574 2. Encuestas de Hogares por Muestreo.385 206.050 52.264 1.609 284.249 14.005 479.402 35. 2003– 2005 Tipo de Hogar Sexo del Jefe Hogar Hombre Unipersonal Mujer Total Hombre Pareja sola Mujer Total Hombre Nuclear Mujer Total Hombre Extendida Mujer Total Hombre Compuesta Mujer Total Familiar sin núcleo principal Hombre Mujer Total Hombre Total 1/ Mujer Total 2003 No Pobre 117.371 198.835 63.925 1.125 9.121 12.419 35.657 1.963 48. denominados en la clasificación como no familiares.804 51.406 78.952 245.650 23.175 709.101.810 26.007 15.698.102 17.391 2.772 961.844 2.445 Pobre Pobre Estructural Coyuntural 57. Hogares por Tipo y Sexo del Jefe de Hogar según Condición de Pobreza.609.695 641.775 542. dada la insuficiencia de casos.390 6.

406 78.163.217 206.297 741.151 163.020 343.112 38.614. Encuestas de Hogares por Muestreo.524 552.044 664.720 548.101.707 427.476.444 14.289 260.287 5.053 961.980 3.706 Compuesta 91.553 69.638 501.098 152.145.437 564.892 1.786.016 66.680 660.770 2004 Compuesta 78.420 22.078.115 567.154 3.302.342 2.247.838 406.766 1.202.210.047.324 115.136 70.211.478 976.024.047 16.302 3.087 624.Anexo 35.699 1.972.235 163.370 96.531 15.623 264.611 1.651 966.123.248 2004 Crónico 631.611.407 17.154 2005 No pobre Estructural Coyuntural Crónico 871.478 Extendida 861. 154  .866 1.113 723.513.582 948.557 1.436.964 20.956 4.302 No pobre Estructural Coyuntural 743.098 1.218 693.530 3.963 44.360 1.374 22.060 638.484 561. Encuestas de Hogares por Muestreo.088 941.510.478 1.653 355.495 Total 2.965 221.409 27.927 19.706 98.609.786 211.176.578 6.089 522.028 558.724 101.336 166.692 37.942 21.422 3.218.793 76.842 751.699 141.510. Hogares por Constitución del Núcleo Conyugal Principal y Sexo del Jefe de Hogar según Tipo.970 567.297 Total 2.151 83.  Cálculos propios.173 81.507 677.186 55.213 924.323.794 1.173 3.698 966. 2003–2005.406 102.616 366.723 Extendida 877.685 1.026 1.544 290.604 839.247.594 465.143.001 1.622.970 66.225.393 7.031.280 2.559 4.361.634 17.189.938 116.660 20.257.933 298.911.001 Nuclear 2.342 641.004 Total 2.263.611.393 744.437 4.260 2.210.656 5.288 673.544 479.821 641.422 976.141 7.252 Nuclear 1.701 31.846 4.342 2.970 432.939 985.682 638.556 210.457.276 301.912 588.938 94.522 3.607 46.609 1.276 125.793 96.745 98.966 Total 497.252 Fuentes:  INE.419 636.513.682 80.872 885.677 1.822 1.601 30.050.324 1.238 486. I Semestre.253 592.723.145.926 81.006 1.402 1.880 137.258 1.865 39.946 2005 Compuesta 74.269 191.780 4.728.081 Extendida 864.710 5.007 2.417 1.263.664 153.470 1.260 115.708 31.330 291.946 18.584 1.907 Crónico 599.  Cálculos propios.390 6.324 Total General Nota:  Los cálculos están basados en los hogares que cuentan con información de condición de pobreza por el método integrado.163.854 1.614.034 5.158 980. 2003–2005.323 502.381 2.678 119.675 599.241 82.069.218 655. Anexo 36.482 1. Venezuela.236 251.040 101.222 201.902 1.211.894 667 6. I Semestre.150 890 7.202.032 256.416 183.094.040 164.578 222.574 2.675 2.785 2.137 2.724 80.841 177.880 215.081 225.068.623 55.039 4.095 624.510 124.561 201.218.883 27.225.232 274.677 14.074.345 2. Venezuela.849 433.088 1.215.132 45.083 23.349 12.435 30.753 2.645.704 140.173 998.504 2.889 6.129 171.609.786.436.753 2.171 313.555 476.078.389 25.152 116.634 2.126 6.683 31.985 631.419 6.214 166.709 7.917 980.693 1.749 254.848 102.723 985.138 376.520 265.705 947.440 564.644 48.676 292.266 2.036 33.513 1.669 471.856 22.473.442 1.993 84.122.170 40.386.078 153.611 949.728.794.879 1.794.782 4.238 1.003 Nuclear 2. 2003– 2005 Tipo de Hogar 2003 Composición del núcleo conyugal No pobre Estructural Coyuntural Biparental Nuclear Monoparental Total Biparental Extendida Monoparental Total Biparental Compuesta Monoparental Total Biparental Total Monoparental Total 746.572 Total 3. Hogares por Tipo y Constitución del Núcleo Conyugal Principal según Condición de Pobreza.156 107.477 244.770 84.307 1.302.136 592.151 257.705 378.950 3.956 394.241 631.107 Total 2.866 737.004 3.306 27.572 3.970.385 24.117 1.360 139.280 16. 2003– 2005 Constitución del núcleo conyugal Sexo del Jefe de hogar Hombre Biparental Mujer Total Hombre Monoparental Mujer Total Total por sexo Jefe Hogar Hombre Mujer 2. Fuentes:  INE.103 24.047.367 172.053 32. Método Integrado.515 114.095 72.287 24.504 14.693 1.585 3.

194 38.803.424 5.654 335.011 22.078.976 1.850 30.269 Extenso biparental hombre 271.471 18.538 48.419 59. 2003– 2005 Tipología del hogar Año Condición de Pobreza No Pobre Pobre Estructural 2003 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2004 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2005 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Nuclear biparental hombre 705.844 51.696 272.420 303.031 217.324 Extenso monoparental mujer 150.749 20. 2003–2005.894 143.048 48.837 362.958 266. Método Integrado.019 685.265 17.391 252.346 Fuentes:   INE.716 877.059 427.134 110.610 224. Venezuela.796 24.731 26. I Semestre.695 2.261.792 17.203 548.688 950.245 1.501 443.843 241.259 20.199 268.628 38.129 804.087 154.696 486.115 192.350 33.985 Nuclear monoparental mujer 187.733 30.024 256.699 31.716 586.330.686 267.415 95.691 Total 1.342 5.121 23.249 39.571 691.639 599.296 63.149 89.740 130.592 231.792 24.536 65.658 128.359.552 1.462 300.532 195.785 234.431 226.822 66.842 Otros 355.531 106.605.211 144.974 1.404 105.688 163.667 250.866 45.299 62.407 124.265 218.002 2.060 179.072 5.162 861.813 330.704 693. Encuestas de Hogares por Muestreo.722 1.049 146.007 26.235 2.Anexo 37.054 912. Cálculos propios.835.446 1.253 211.269 165.834 864.709 501.994 552.695 192.458.937.965.260 316.953 318.420.798 Unipersonal hombre 117.026 365.031.559 954.832 1.326.435 558.972.559 522.098.323 20.307 15.638 194.884 545. 155  .156 270.089 201.416 1.039 326.939 241. Tipologías de hogar seleccionadas según Condición de Pobreza.263 177.437 Pareja sola hombre 150.835 57.

1 16.3 16.6 37. 2003– 2005 Tipología del hogar Año Condición de Pobreza No Pobre Pobre Estructural 2003 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2004 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Pobre Estructural 2005 Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total No Pobre Promedio del período Pobre Estructural Pobre Coyuntural Pobre Crónico Total Fuentes:   Anexo 37. Cálculos propios.4 41.3 1.3 4.7 7. Tipologías de hogar seleccionadas según Condición de Pobreza.7 Otros 18.9 1.8 6.7 6.9 10.3 5.2 2.9 10.1 37.9 4.2 11.5 11.4 156  .4 18. Nuclear biparental hombre 36.9 4.7 8.1 37.8 6.6 8.5 17.9 15.8 16.8 11.4 37.8 17.0 35.1 37.9 2.1 1.5 Extenso biparental hombre 14.2 7.9 5.6 17.5 2.9 7.8 32.1 18.8 10.3 10.3 43.3 32.3 4.6 17.9 16.1 18.2 35.9 6.3 Pareja sola hombre 7.2 10.4 16.0 16.3 9.2 Nuclear monoparental mujer 9.9 18.5 10.9 18. Método Integrado (Porcentajes).6 4.5 6.9 17.4 16.3 16.7 8.0 8.8 14.2 9.4 20.4 17.0 16.3 7.7 41.2 13.6 34.0 13.4 1.1 38.6 5.0 13.6 11.5 13.3 40.Anexo 38.9 6.1 4.0 7.6 19.4 4.4 18.5 2.9 17.0 10.7 7.3 17.7 4.1 9.4 4.8 18.8 5.3 7.3 2.0 13.1 2.1 Extenso monoparental mujer 7.4 13.7 3.7 2.2 9.2 10.6 9.1 9.1 37.0 12.1 1.0 16.3 18.1 16.0 38.2 7.9 6.7 17.5 2.8 10.3 18.4 35.9 17. Venezuela.1 15.8 9.9 12.2 13.7 2.4 30.8 Unipersonal hombre 6.3 8.5 2.5 19.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful