P. 1
Fragmentos de Un Discurso Amoroso

Fragmentos de Un Discurso Amoroso

5.0

|Views: 12,765|Likes:
Published by OswalDo Casasola

More info:

Categories:Types, Research
Published by: OswalDo Casasola on May 31, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/20/2015

pdf

text

original

MAGIA. Consultas mágicas, pequeños ritos secretos y
acciones votivas no están ausentes de la vida del sujeto
amoroso, sea cual fuere la cultura a la que pertenezca.

1."Aquí y allá, en los árboles, todavía hay hojas. Y quedo a
menudo pensativo ante ellas. Contemplo una hoja y pongo en
ella mi
Schubert esperanza. Cuando el viento juega con ella, tiemblo con todo
mi ser. Y si cae, ¡ay!, mi esperanza cae con ella."

228

Para poder interrogar al destino es necesaria una pregunta
alternativa (Me quiere / No me quiere), un objeto
susceptible de una variación simple (Caerá / No caerá) y
una fuerza exterior (divinidad, azar, viento) que marque uno
de los polos de la variación. Planteo siempre la misma
pregunta (¿seré amado?), y esta pregunta es alternativa:
todo o nada.; no concibo que las cosas maduren, que sean
sustraídas a la oportunidad del deseo. No soy dialéctico. La
dialéctica diría: la hoja no caerá, y después cae; pero
entretanto habrás cambiado y no te plantearás ya la
pregunta. (De todo consejero, sea cual fuere, espero que me
diga: "La persona que usted ama lo ama y se lo va a decir
esta noche.")

2.A veces la angustia es tan intensa, tan angosta (ya que tal es
la etimología de la palabra) -una angustia de espera, por
ejemplo— que se hace necesario hacer algo. Ese "algo" es
naturalmente (ancestralmente) un voto: si (tú vuelves...)
entonces (cumpliré mi voto).

Confidencia de X...: "La primera vez encendió un cirio en una
pequeña iglesia italiana. Fue sorprendido por la belleza de la
llama y el gesto le pareció menos idiota. ¿Por qué, en
adelante, privarse del placer de crear una luz? Lo volvió a
hacer pues, añadiendo a ese gesto delicado (inclinar el cirio
nuevo hacia el cirio ya encendido, unir suavemente sus
mechas, ver con placer que el ruego prende, llenarse los ojos
de esa luz íntima y fuerte) votos cada vez más vagos, que
englobaban —por miedo a elegir— "todo lo que no anda en el
mundo".

229

SCHUBERT, "Letzte Hoffnung", Winterreise.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->