You are on page 1of 6

Principio del formulario

01591622817547
Inicio / Descúbrela / Semana Santa / FORID:11
Significado iso-8859-1

Final del formulario

¿Qué pasó en cada día de la Semana


Santa?

Semana Mayor
FUENTE: CUARESMA, SEMANA SANTA Y PASCUA: IDEAS PARA VIVIRLOS MEJOR.

Todas las semanas han de ser santas para el cristiano; pero debe serlo de una manera particular la que se
llama ya de por sí Semana Santa.
Santa por los misterios que en ella se nos recuerdan; santa por las prácticas de
piedad que en ella hemos de ejercitar. Se llama también litúrgicamente Semana
Mayor.
Es la semana de los grandes amores Del Salvador hacia los hombres y de la gran
ingratitud de los hombres para con Él.
Sea para nosotros la semana del gran reconocimiento y correspondencia hacia un
Dios que, movido por su infinito amor, quiso hacerse Hombre y derramar toda su
sangre para bien nuestro.
Que no se nos pasen estos días sin hacer un obsequio especial a Jesús, y no
olvidemos a su santísima madre; ella contribuyó con sus dolores a nuestra
redención.

FUENTE: CUARESMA, SEMANA SANTA Y PASCUA: IDEAS PARA VIVIRLOS MEJOR.

El domingo de ramos, Jesús entró solemnemente a Jerusalén, y fue recibido con


entusiasmo por el pueblo, testigo de tantos milagros como Él había obrado en su
favor. Esto encendió la ira de los escribas y fariseos contra Jesús.
Pasó Jesús todo el domingo en la ciudad y, al atardecer, se fue a Betania, como a
tres kilómetros de distancia.
El lunes fue otra vez Jesús a Jerusalén, maldijo la higuera que no daba frutos como
para recordarnos el castigo que merece quién no da frutos de buenas obras, y
arrojó del templo a los que lo profanaban con sus compras, ventas y cambios de
moneda, repitiendo ese día lo que había hecho tres años antes. Por la tarde volvió
a Betania.

Lunes Santo
FUENTE: MANUAL DEL MISIONERO

La adoración al Señor es una actitud de fe, que el creyente tiene ante el


misterio divino. Por eso en el pasaje del Evangelio donde María unge los pies
de Jesús con un costoso perfume, para Judas es un despilfarro, porque su fe es
pobre. La acción de María, por el contrario, es la expresión de una fe y de un
amor profundo, que ofrece a Dios lo más precioso que tiene.

Ese supuesto despilfarro deplorado por Judas sin embargo es aprobado por
Jesús. Pero evidentemente que uno no se puede apoyar en esas palabras Cristo
como un descuido a los pobres (sería anticristiano); pero tenemos que
reconocer en ella una gran verdad: el culto del hombre a Dios puede valer más
que otras acciones, incluso que la lucha a favor de los pobres.
Existe una pobreza “vertical” que nos atañe a todos. Una vez que se la
reconoce, esa pobreza se expresa en un gesto gratuito de adoración, en el que
se ofrece a Dios las primicias, quitándoselas de la boca.
Se puede ver por ejemplo cómo en la vida de fe hay un supuesto derroche
inevitable y amable: hombres y mujeres que se gastan consagrándose a Dios
en la vida religiosa; tiempo perdido en la oración. La adoración es “un
derroche”.

Roguemos a Dios nuestro señor, que nos conceda la gracia de no ser tan
egoístas como Judas, sino generosos y sencillos como María, para reconocer
que la verdadera adoración está más allá de todo lo material.

El martes volvió de nuevo a Jerusalén y trabajó intensamente durante todo el día,


enseñando su doctrina y sosteniendo fuerte disputas con fariseos escribas y
herodianos. Ese día por la tarde, los pontífices tomaron la determinación de
prenderle y darle muerte.
Después de esto Jesús decidió ir a Betania.

Martes Santo: Nadie como Él


FUENTE: MANUAL DEL MISIONERO

Desde el punto de vista humano, la vida de Jesús se cierra con un fracaso radical.
Nadie ha podido decir como Él: "En vano me he cansado, inútilmente he gastado
mis fuerzas” (Is 49,4).
Nadie había hablado nunca como Él; nadie había hecho obras a favor de los
pobres como las suyas. Y sin embargo, al pie de la cruz había sólo unas pocas
personas fieles. Pero, precisamente por ese, Él se convirtió en luz de los pueblos y
llevó la salvación hasta los confines de la tierra.
Como sacramento de Cristo, la iglesia debe prepararse a repetir visiblemente ese
misterio, rechazando toda lógica de fuerza, de poder y de prestigio. La salvación
no viene a los hombres en virtud de la eficiencia o de la sabiduría estratégica del
pueblo de Dios. Viene por la decisión del Padre, y se manifiesta al mundo, no
solamente, pero sí preferentemente, ahí donde el amor es capaz de penetrar a
favor de los demás las tinieblas del fracaso y la humillación de la derrota.
En Judas, el amor de Dios no pudo penetrar, pero fue por el egoísmo de Judas, por
su encerramiento a sus propios criterios de soberbia, por su engreimiento en las
cosas superfluas y terrenales.
Roguemos a Dios nuestro Padre que nos aleje de todo egoísmo y todo pecado, que
nos haga generosos para poder experimentar su amor y su gracia.
Pidámosle por nuestras familias, para que se alejen de todo pecado y puedan
beber del agua de la misericordia de Dios, y sepan así, ser felices en Cristo.

El miércoles Jesús permaneció en Betania con sus apóstoles en casa de la familia


de Lázaro, Marta y María.
Judas muy probablemente iría a Jerusalén a comprar el cordero que habían de
sacrificar el día siguiente, y aprovechó esta salida para pactar la venta e Jesús por
treinta monedas.
Jesús se preparó para el sacrificio que había de ofrecer en dos días a su Padre para
la salvación del mundo. A la vez sus enemigos se prepararon para desahogar
contra Jesús todo el odio de sus corazones.

Miércoles Santo: La traición de Judas


FUENTE: MANUAL DEL MISIONERO

Judas había sido privilegiado al formar parte de los “amigos de Jesús”, de los
“doce” apostoles. Sin embargo, se acerca a los sumos sacerdotes para
proponerles la entrega del Maestro mediante el pago de treinta monedas de plata.

En este hecho, muchos ven un esfuerzo final del discípulo que empujará a Jesús a
una manifestación poderosa de su mesianismo político, que liberará a su pueblo de
la odiosa dominación romana.

En la traición de Judas vemos cómo se entrelazan los designios de Dios y el libre


actuar del ser humano. Nadie puede negar que Judas haya actuado libremente. Y,
sin embargo, su actuación fue anunciada de antemano y no se escapó tampoco a
la voluntad de Jesús: esa acción fue realizada cuando había llegado “La hora” de
Jesús.

Es peligroso jugar con nosotros mismos: la libertad es un don; pero su correcto


ejercicio es una conquista, es un fruto de la correspondencia a la gracia divina. Y
no hay nada más peligroso que habituarse a la gracia; puede resultar irreparable.

¡Se puede hacer callo aun de tratar cotidianamente con la eucaristía!

El jueves en la tarde, subió a Jerusalén, celebró la cena pascual, instituyó la


Sagrada Eucaristía y el Sacerdocio católico y después se fue a orar al huerto.
Sobre la media noche, Judas consuma su traición.
El viernes fue interrogado por Herodes y Pilato, luego azotado, coronado de
espinas, condenado a muerte y crucificado, murió a las tres de la tarde y llevado
al sepulcro antes de ponerse el sol.
El sábado permaneció el cuerpo en el sepulcro, vigilado constantemente por los
soldados.
El domingo resucitó glorioso y triunfante.
SEMANA MAYOR
Es la semana de los grandes amores Del Salvador hacia los
hombres.
Ver más
¿QUÉ PASÓ EN CADA DÍA DE LA SEMANA
SANTA?
Recordar lo que pasó en la Semana santa para que crezca
nuestro amor y devoción a nuestro Redentor.
Ver más
LUNES SANTO
La adoración al Señor es una actitud de fe, que el creyente tiene
ante el misterio divino.
Ver más
MARTES SANTO: NADIE COMO ÉL
El se convirtió en luz de los pueblos y llevó la salvación hasta
los confines de la tierra.
Ver más
MIÉRCOLES SANTO: LA TRAICIÓN DE JUDAS
Meditación del Miércoles Santo. En la traición de Judas vemos
cómo se entrelazan los designios de Dios y el libre actuar del
ser humano.

Historia y significado de la
Semana Santa
Durante Semana Santa los cristianos celebran ritos solemnes para conmemorar la
pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo.
La Semana Santa, en el año litúrgico cristiano, es la semana previa a la Pascua que
comienza con el Domingo de Ramos. Se celebran ritos solemnes para conmemorar la
pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo.
Celebraciones especiales recuerdan la institución de la eucaristía en el Jueves Santo;
lecturas de las Sagradas Escrituras, oraciones solemnes, y la veneración de la cruz
recuerdan la crucifixión de Cristo el Viernes Santo. El Sábado Santo se conmemora el
entierro de Cristo; los oficios de vigilia de medianoche inauguran la celebración de la
Pascua de Resurrección.
Semana Santa y Pascua: origen, símbolos y tradición Se acerca las celebraciones
por Semana Santa y Pascua, fechas fundamentales del calendario cristiano en todo el
mundo. Es una gran fiesta cargada de significados y simbolismos religiosos, pero
también de reuniones y encuentros familiares. ¿Qué representa cada día de la Semana
Santa? ¿Cuál es el origen del huevo de Pascua? En este artículo develamos estas
incógnitas y otros datos curiosos.
Cristianos o no, todos sabemos que a finales de marzo o principios de abril llega un
momento muy esperado por todos: la Semana Santa. Para algunos es una excusa para
tomarse unos días libres, pero para la mayoría es una semana donde se afianza la fe
católica y se celebran otras cosas ¿Cuáles? Fundamentalmente el comienzo del
cristianismo y los hechos que culminaron con la vida terrenal de Jesús y que sentaron
las bases de esta religión. A continuación, entérate qué hechos se celebran durante los
siete días de la Semana Santa.
Domingo de Ramos
Es el primer día de la semana de festejos y uno de los más importantes debido a que
este día representa la llegada de Jesús a Jerusalem. Los escritos establecen que Jesús
llegó montado sobre un borrico, preludio de su Pasión. Al llegar a la Tierra Santa, sus
fieles lo recibieron con fervor y gran entusiasmo, por eso este día, tanto en las
procesiones como en las iglesias, los creyentes llevan ramas de olivo o de palma, como
un símbolo de la fe renovada. Estas palmas se juntan en muchas iglesias para luego
ser quemadas más adelante como la fuente de las cenizas usadas en los servicios del
Miércoles de Ceniza.
Lunes Santo
El Lunes Santo es un día crucial, no tanto en los festejos y liturgias, sino en su
significado histórico. Luego de haber pasado la noche en Betania, Jesús vuelve a la
cercana Jerusalem y se dirige al templo, pero lo encuentra convertido en un mercado,
lleno de comerciantes dispuestos a hacer negocios entre ellos. Viendo el fatídico
espectáculo que tenía frente, Jesús se enfrenta a los vendedores y los echa del lugar,
argumentando que era un lugar sagrado al que había que respetar; un lugar donde se
iba a rendir culto.
Martes Santo
El principal suceso del Martes Santo fue el anuncio de la muerte del Señor. Ese día se
hallaba Jesús en casa de Simón, el leproso al que había curado milagrosamente.
Durante la cena una mujer hace su entrada en la casa, era María. La mítica mujer
arroja un perfume sobre los pies de Jesús, luego los besa y seca con sus cabellos. Al
ver esta escena, las personas de la casa se encolerizan con ella, diciendo que el
perfume podría haber servido como mercancía para vender y beneficiar luego a los
pobres. Sin embargo, ante el asombro general, el Señor defiende a María diciendo:
"Esto ha sido como una preparación para mi entierro". El mito cristiano sostiene que es
en este momento en el cual anuncia Jesús su muerte, causando un gran pesar entre
sus discípulos.
Miércoles Santo
El Miércoles Santo es el día de la entrega y la traición. Este día se recuerda el
momento en que Judas, uno de los doce discípulos del Señor, se pone de acuerdo con
los enemigos de Jesús y se ofrece a entregarlo a cambio de 30 monedas de plata. Es el
comienzo de la mortal confabulación.
Jueves Santo
El Jueves Santo, celebrado el jueves anterior al Domingo de Resurrección, se trata del
primer día del Triduo Pascual. En este día la Iglesia Católica conmemora la institución
de la Eucaristía en la Última Cena de Cristo. Durante los oficios de ese día se celebra el
lavatorio de pies, y la Eucaristía se reserva en el "monumento", un altar eucarístico
construido ex-profeso, y en la que se mantendrá hasta el oficio del Viernes Santo. El
lavatorio de pies representa el momento en que Jesús llega al Cenáculo y lava los pies
de sus discípulos uno a uno. Una vez en la mesa se celebra la misa, donde el Señor
ordena a sus apósteles sacerdotes y les indica que de ese momento en adelante ellos
celebrarían la misa. Cuando finaliza la cena, Jesús se despide de su madre y sale en
dirección a un huerto de olivos, acompañado de algunos discípulos. Esa misma noche,
Jesús es entregado por Judas y puesto en prisión donde lo interrogan durante toda la
noche. Ese es uno de los días más importantes de la Semana Santa y su festejo
incluye procesiones desde la madrugada hasta el día siguiente, el Viernes Santo.
Viernes Santo
Es un día crucial en la liturgia cristiana y la conmemoración de la muerte de Cristo en
la cruz. Luego de su encarcelamiento Jesús es sometido a un juicio, donde sufre
torturas aberrantes. Es en ese mismo momento donde recibe la corona de espinas
sobre su cabeza y le cargan la cruz. Así, Cristo recorre la ciudad de Jerusalem con la
pesada cruz de madera en dirección al Calvado. A horas del mediodía el Señor es
crucificado. Más tarde, para certificar su muerte le clavan una lanza confirmando el
fallecimiento. A la noche, los fieles desclavan el cuerpo de Cristo y lo entregan a su
madre, para finalmente enterrarlo en el sepulcro. Ese mismo día Judas, arrepentido de
su traición, se ahorca y acaba con su vida. Durante el Viernes Santo se realiza la
adoración del Árbol de la Cruz y el Via Crucis. Es el único día del calendario litúrgico
donde no se celebra la eucaristía.
Sábado Santo
Día de la Semana Santa en el que la Iglesia católica conmemora a Jesús en el
sepulcro. El sábado Jesús yacía en su tumba para el desconsuelo de los apóstoles que
estaban convencidos de que todo había acabado. Mientras tanto, su madre recordaba
las palabras del Señor cuando predecía "Al tercer día resucitaré". En este día tiene
lugar una de las principales celebraciones religiosas de todo el año: la Vigilia Pascual,
que se realiza luego de las 6 pm. La Vigilia es la más grande y santísima noche del
año, la celebración antigua más importante y más rica de contenido. En ella se vela
para expresar que los fieles siguen en la espera, en la vigilancia y en la esperanza de
la venida del Señor, del cumplimiento del nuevo y definitivo paso con él.
Domingo de Resurrección
Se acuerdo con los escritos cristianos, el Domingo de Pascua es el día en el cual Jesús
salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. La historia cuenta
que en cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde Jesús estaba
enterrado y ven que no está su cuerpo. Un Ángel les dice que ha resucitado. Van
donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia. Mientras tanto, Pedro
y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. El desconsuelo que habían
tenido la noche anterior se transforma en un júbilo general. Rápidamente lo transmiten
a los demás Apóstoles y discípulos y todos permanecen con la Virgen en espera del
gran momento de volver a encontrarse con el Señor.
Fueron los primeros cristianos quienes transformaron la celebración de la Pascua judía
en la fiesta cristiana de la resurrección de Jesús de Nazaret, celebrada el domingo
siguiente a la luna llena, posterior al equinoccio de primavera (21 de marzo).
Esta fiesta determina además el calendario móvil de otras fiestas, incluidas entre ellas
la Ascensión (la subida de Jesús al cielo) que se celebra 40 días después y el
Pentecostés, 10 días después de la Ascensión. La semana anterior a la Pascua de
Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos que
conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.