P. 1
Ciberperiodismo: Métodos de Investigación (una aproximación multidisciplinar en perspectiva comparada)

Ciberperiodismo: Métodos de Investigación (una aproximación multidisciplinar en perspectiva comparada)

|Views: 1,423|Likes:
Published by Saladeprensa.org
CIBERPERIODISMO:
MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Marcos Palacios Javier Díaz Noci (eds.)

CIBERPERIODISMO:
MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Una aproximación multidisciplinar en perspectiva comparada

Índice
INTRODUCCIÓN 1. TIPOLOGÍA DE CIBERMEDIOS 1.1. Introducción 1.2. Pertinencia de las tipologías 1.3. Propuesta de tipologías de cibermedios 1.3.1.Tipologías centradas en las acciones o desarrollo de los cibermedios 1.3.2. Tipologías centradas en los modelos de comunicación 1.3.3. Tipologías centras en
CIBERPERIODISMO:
MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Marcos Palacios Javier Díaz Noci (eds.)

CIBERPERIODISMO:
MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

Una aproximación multidisciplinar en perspectiva comparada

Índice
INTRODUCCIÓN 1. TIPOLOGÍA DE CIBERMEDIOS 1.1. Introducción 1.2. Pertinencia de las tipologías 1.3. Propuesta de tipologías de cibermedios 1.3.1.Tipologías centradas en las acciones o desarrollo de los cibermedios 1.3.2. Tipologías centradas en los modelos de comunicación 1.3.3. Tipologías centras en

More info:

Published by: Saladeprensa.org on Jun 04, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/06/2013

pdf

text

original

La linealidad es un concepto extendido, pero no pacífico. Diversos autores, y
desde diferentes puntos de vista, lo han puesto en cuestión, si no para negarlo, al
menos para intentar definir cuál es su esencia. Así, Marcos Palacios, en un texto
titulado “Hipertexto, fechamento e uso do conceito de não-linearidade discursiva”,
pretende solventar las confusiones conceptuales que han surgido en torno a la li-
nealidad y propone un patrón guiado por el concepto de clausura o cierre (closure)
de Gunnar Liestøl (Liestøl, 1987: 87-120). Es decir, cómo se conjuga la apertura y
pluralidad de itinerarios de un hiperdocumento con la esperanza de un final que dé
sentido y coherencia –al menos, en términos tradicionales– a ese relato. Se trata de
un concepto psicológico, de compleción de una tarea, la del lector. Puesto que el
lector no siempre conoce la estructura del documento, muchas veces más que leer,
en el sentido tradicional del término, primero debe explorar la estructura, si ésta no
es convencional –sujeta a pactos de lectura, como la mayoría de los (ciber)diarios,
por ejemplo.

Una vez que conoce la estructura, es decir, cuando el lector de un hiperdocu-
mento concreto es “experto”, ya no explora, ni rastrea, sino que busca información
concreta. Por tanto, en esa estructura más o menos compleja, más o menos cono-
cida o desconocida, el lector establece, o lo intenta, su(s) propia(s) linealidad(es).
Su tarea no será tanto buscar el cierre narrativo sino determinar el iter que seguirá.
Conviene así distinguir entre discurso y narrativa. El discurso, necesariamente se-
cuencial, es la plasmación de la narrativa mediante el proceso de lectura o recupe-
ración de la información; un discurso es siempre lineal.
Para Gérard Genette, la hipertextualidad no es sino una forma de la transtex-
tualidad, denominación equivalente a la de intertextualidad. Un hipertexto es la
relación entre un texto B (hipertexto) y un texto anterior o texto A (hipotexto).
Retoma así la definición de interextualidad de Julia Kristeva, para quien se trata de
la “percepción por parte del lector de relaciones entre una obra y otras que la pre-
cedieron o siguieron”. Sería, por lo tanto, más un concepto referido a la recepción

NARRATIVIDAD

65

(la lectura) que a la producción. En definitiva, se trataría más bien de definir una
relación de parentesco o filiación. Sería interesante, a nuestro juicio, ir más allá, y
ver hasta qué punto el hipertexto, tal como lo estamos definiendo aquí, se aproxima
más a su concepto de paratexto, es decir, “aquellos aspectos y elementos que ro-
dean y envuelven al texto y que definen de alguna manera su intención”.
Al “mito de la linealidad” se refiere, desde una perspectiva psicológica, Peter
Whalley, para quien en realidad un hipertexto está más estructurado y es más jerár-
quico que un texto convencional. Los hipervínculos de un hiperdocumento a me-
nudo no proporcionan una verdadera referencia cohesiva, según este autor. Sólo la
selectividad es cohesiva, dice Whalley, cuando el autor escoge una serie de hechos
necesariamente conectados con otros, y eso da lugar a la linealidad (Whalley, 1993:
7-17).

Esa misma advertencia la realiza Eric Espéret, quien indica que, cuando se
habla de ese concepto, en realidad se está hablando de tres niveles: la organización
en unidades lingüísticas mínimas; el modo en que la información se almacena en el
medio; y el modo en que el lector controla el acceso a esa información. Para Espé-
ret, la organización en frases y párrafos (nodos) es similar en textos e hipertextos.
Las diferencias comienzan en el nivel del almacenamiento, que en el caso de los
hipertextos no está directamente al alcance del usuario, sino que corresponde al
sistema informático (es donde entra en juego el concepto de interactividad). Los
sistemas de navegación (macroestructura del hiperdocumento) y de recuperación
de la información no tienen parangón con el texto impreso. En realidad, Espéret
propone sustituir la oposición entre linealidad y no linealidad –o, mejor dicho, en-
tre unilinealidad y multilinealidad– por diferentes grados de flexibilidad en el ac-
ceso a la información. En el fondo, la clave, añade, es el control que se otorga al
lector en ese acceso a la información, que siempre estará guiado por el propósito de
eficiencia y, por tanto, de coherencia. Todo experimento que se haga al respecto,
concluye, necesita una representación de la estructura del hipertexto lo más precisa
posible, puesto que toda estrategia lectora precisa de una representación mental
(Espéret, 1996: passim).
Por el contrario, Martin Engebretsen insiste en que la no linealidad del hiper-
texto informativo contribuye a que una característica, por cierto poco pacífica
igualmente, como es la objetividad. Desde una aproximación epistemológica, En-
gebretsen afirma que la posibilidad de renovar el contenido contribuye a acercar la
información periodística al ideal de la objetividad. Asimismo, el profesor noruego
cree que al reemplazarse las estructuras narrativas de los géneros periodísticos por
otras estructuras hipertextuales en red también se gana en objetividad, seguramente
porque esta última se tiene por una representación más cercana al proceso de pen-
samiento humano. Hasta ahora, sin embargo, el empleo de esas estructuras hiper-
textuales más abiertas que las lineales dista mucho de ser, salvo excepciones, una
práctica extendida en los cibermedios. Como ha demostrado Ramón Salaverría,

tras diez años de evolución de los cibermedios, el balance real es mucho más modesto
[…]. Los contenidos ofrecidos hoy en día por las publicaciones digitales evidencian
una notable desatención por parte de los periodistas a estas nuevas posibilidades expre-

66

CIBERPERIODISMO: MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN

sivas […]. Nos encontramos con una realidad profesional de mutaciones lentas y pau-
latinas (Salaverría, 2005).

2. MÉTODOS DE INVESTIGACIÓN DE LA NARRATIVA HIPERTEXTUAL

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->