You are on page 1of 1

He llegado a alcanzar el estado más patético de mi vida, en donde debo desahogarme

escribiendo todo. Y todo esto por vivir pensando en cuando llegara el momento en que
crea en la felicidad como algo que este al alcance de mis manos. Tan grande es la
decepción de tener una vida así, porque vives constantemente en la búsqueda de algo
que tan solo llega cuando menos la buscas. Porque felicidad, no es planear tu vida, si no
vivirla al máximo, sabiendo aun así que en ella existen altos y bajos. Pero cada uno de
los acontecimientos ocurridos en mi existencia, se han encargado de desvalorizarme
como persona y lograr acabar con mi integridad.

Cuando pienso en todo lo que la vida nos deja; pienso en ti, y en todo lo que prometí
junto a ti y que por su puesto, no por decisión mía ya no lograré cumplir. Porque no
vivo una vida solo para mi, si no, para compartirla con todos aquellos que demuestren
interés en mi persona.

Ya ni si quiera puedo lograr creer en lo que yo quería deparar para mi. Al parecer tendré
que adaptarme a un tipo de vida monótona y aburrida. Tal como tú.

Siempre dijiste que conmigo las cosas serian distintas. Siempre. ¿Por qué? ¿Por qué sin
querer hacerme daño, me lograste ilusionar tanto? Tu carisma, tus palabras convincentes
lograron llenar ese espacio que estaba vacío en mí.

Pero ahora que ya no estas, te llevaste todo lo que en mi contenía. Lo poco que había
logrado rescatar de mis vivencias anteriores sin ti. Dejando así, un vacío mas grande
que el mismo del comienzo.

¿Por qué? ¿Por qué permití que tu, “tu”, llenaras ese espacio?

Ahora ya nada me logra motivar. Absolutamente nada. Como por arte de magia
entregue cada parte de mí, ciegamente. Que de a poco fuiste descubriendo y ganando. Y
posteriormente robándome todo.

Siempre he tenido una vida vaga, y yo pensando y fantaseado en que contigo podría
encontrar un rumbo. Pero ya nada de esto queda, ni si quiera la tierna fantasía que solía
tener contigo.