You are on page 1of 2

Conclusión Trabajo Práctico Geometría Analítica

Geometría del Corazón

¿Qué hubiera sido del hombre sin la geometría? No podemos estar en


desacuerdo, ni intentar encontrar algún punto flaco; la geometría nos
pertenece, son parte de nuestra existencia.
Después de ver y analizar este trabajo de investigación, sabiendo que
cubrimos solo una parte del inmenso mar que conforma la geometría,
trigonometría y los análisis matemáticos me pongo a pensar en lo inmerso
que se encuentra la geometría analítica en nuestra vida.
Una simple pizza, la hermosura del arco iris, o la rueda de una bicicleta
son muestras cotidianas de la geometría analítica aplicada a la vida
común. Quien de chico no se puso a limpiar los rayos de la rueda de la
bicicleta sin darnos cuenta que esa disposición está apropiadamente
explicada y estudiada; quien no cortó una pizza haciendo coincidir todos
los cortes perfectamente en el centro con la consiguiente satisfacción de
todos los comensales.
Todo lo que nos rodea es geométrico entonces, la geometría es una
herramienta desarrollada por el hombre para llevar a cabo trabajos más
elaborados o es la interpretación que nosotros damos de la realidad
misma, es decir, todo lo visto anteriormente es producto de la imaginación
y curiosidad de las grandes mentes que existieron (y existen en nuestra
actualidad) o es producto de la necesidad de encontrar una forma
estructurada y mecánica (entiéndase esto como una forma analítica) para
resolver y desarrollar trabajos, sean estos de la más variada naturaleza
(un telescopio, una rueda, el costo de un producto, etc.)
Lo que quisiera dejar en claro es la necesidad de no perder la magia de las
formas que existen en la naturaleza ¿Alguna vez se preguntó por qué no
hay sandías cuadradas o porque las gallinas (y otras aves de corral y fuera
de ellos también) ponen huevos ovalados y no piramidales? Tal vez la
respuesta la encontremos el lo mismo que hace que el Sol salga todos los
días, PORQUE ASÍ ES LA VIDA y es ahí adonde quiero llegar no intentemos
analizar las formas de la naturaleza dejémosla así como son, admirémosla
por su belleza, su simpleza de formas, recordemos los picos nevados (de
forma cónica), el fruto de los pinos, que dicho sea de paso se llaman
coníferas no??? Disfrutemos de una sandía bien fría una tarde de verano
sin prestar atención a su forma ovalada, no se si me entiende?
Dejemos la geometría analítica para los “poetas” que se encargan de
generar la infinidad de objetos que necesitan tales cálculos para poder ser
desarrollados (a nadie se le ocurre construir un telescopio sin medir los
ángulos, posición de los focos y otras que ni siquiera tenemos idea), o a
los “ermitaños” del estudio de las ciencias exactas que tratan de resolver
los grandes misterios de las matemáticas y la geometría, seamos simples,
es necesario tener conocimientos de que algo llamado rueda es de forma
circular (salvo caso de algún conductor avezado que no se cansa de
chocar contra el cordón de la vereda dejando la rueda cuadrada) y que
posee un punto medio, y que los rayos (si es de bicicleta o moto y no así el
e los autos salvo las carretas) se juntan todos en ese centro etc., etc., etc.
Creo a mi humilde entender que no nos tiene que importar mucho la
fórmula de la tangente que corta en un punto a una hipérbola con eje
desplazado (salvo que estemos estudiando una materia de geometría
analítica), sino dejarnos maravillar por la simple pero majestuosa forma
del Arco Iris (y por más que nos explique una y otra vez seguiremos
intentando llegar al final del mismo no??), disfrutemos de una paella
española, comamos una rica rosca de pascuas (en Pascuas claro está?) o
nos pongamos un bonete en la cabeza el día del cumpleaños de nuestro
sobrinito.

Haciendo un resumen recordemos que todo lo planteado en el desarrollo


del trabajo es de suma importancia en el desarrollo de la vida humana
tanto para analizar las formas geométricas para una obra arquitectónica,
como para la elaboración de estrategias de mercado de una empresa con
respecto a un producto “x”, el desarrollo de nuevos artefactos
astronómicos como telescopios, espejos reflexivos, puentes colgantes, etc.
Sin el análisis matemático de las formas geométricas que nos rodean
(tanto los artificiales como los creados por la propia naturaleza que no
siempre son tan simples y a veces nos sorprende con formas muy
elaboradas) nuestras vidas no serían la mismas y estaríamos en este
mismo momento buscando alguna forma de poder explicar, analizar y
calcular un círculo para hacer una rueda.
Pero no caigamos en el análisis sistemático de todo, nuestras vidas es algo
más que análisis, no perdamos el asombro, el poder maravillarnos con
algún hecho de la naturaleza (la caída de agua en una cascada, el planeo
de una ave en el cielo, una ola en el mar, etc.)
Tal vez pudiéramos vivir sin la geometría analítica (en forma explícita)
pero no sin los objetos que nos rodea y éstos necesariamente deberán ser
analizados para conocer la forma de reproducirlos, modificarlos y volver a
dejarlos como están.

No importa que forma tenga el corazón su geometría nos es muy familiar


no?
Una vez alguien dijo

“La cuantificación de la naturaleza, que llevó a su explicación en términos


matemáticos, separó lo verdadero de lo bueno, la ciencia de la ética”

Y otra dijo

“Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón”

Queda en cada uno de ustedes señores lectores la última reflexión…