You are on page 1of 3

Miseria de la filosofía, Carlos Marx y Federico Engels.

Resumen

Los autores se ven en la tarea de dilucidar las contradicciones del filósofo y


economista P. J. Proudhon, respecto a su método, a través de siete
observaciones puntuales. A continuación las resumo, en lo esencial, y
omitiendo las continuas ironías y exageraciones respecto al proceder del señor
Proudhon:

Primera observación: no se explica cómo han cobrado vida las relaciones de


producción burguesas. Por el contrario, son presentadas por los economistas
como categorías fijas, eternas e inmutables. Son pensamientos independientes
de las relaciones reales.

Segunda observación: las categorías fijas (eternas e inmutables), como los


economistas las presentan, no son más que abstracciones de las relaciones
reales de producción, de la vida material del hombre. Proudhon lo presenta
todo al revés.

Tercera observación: al considerar que las relaciones de producción de una


sociedad forman un todo, olvida explicar las categorías de forma
independiente. Por el contrario, siempre recurre a una categoría para explicar
otra.

Cuarta observación: la dialéctica de Proudhon enfrenta el “lado bueno y malo”


de cada categoría. He allí la contradicción. Su problema es que su método
consiste, simplemente, en mantener lo bueno y eliminar lo malo. Por tanto de
la dialéctica hegeliana, sólo se conserva, en estricto rigor, el lenguaje.

Quinta observación: se pierde completamente todo el sentido de la dialéctica


hegeliana. Las categorías económicas, ya no surgen producto de la dialéctica
de la razón, sino simplemente se identifica su lado bueno y malo, se extirpa el
malo, y se coloca otra categoría económica como “contraveneno”. La dialéctica
pierde su movimiento. Predicó la dialéctica, pero nunca la utilizó.

Sexta observación: Proudhon niega que algo ocurra o se produzca, y afirma


que todo existe y actúa desde siempre. Con ello, evita desentrañar todos los
asuntos esenciales respecto a la historia o las relaciones sociales, por ejemplo.
Al contrario, plantea la razón de la humanidad, la sustancialidad de la
humanidad como sujeto que “descubre” estas cosas siempre presentes. Y su
objeto es la igualdad. Marx y Engels afirman que tanto la “razón de la
humanidad” como el objeto de ésta, no son más que la razón de Proudhon y su
objeto. No refleja los hechos reales.
Séptima observación: en lo único que no se contradice a sí mismo el señor
Proudhon, es en su afirmación respecto a que cada categoría tiene un lado
bueno y uno malo. Pero es ésta una idealización muy inocente. Sobre todo
porque en él perdura el lado bueno, y según los autores, el lado malo es el más
importante, porque es el que comienza la lucha, fomenta el movimiento.
Comentario Crítico

Sin haber escuchado ni leído antes algo respecto a J.P. Proudhon, ya no


encuentro los motivos para dedicarle una lectura, más que la simple curiosidad
de ratificar la crítica de Marx y Engels.
El texto me pareció bastante asequible, además de que encontré en él la más
entendible forma de contrarrestar argumentos. Posiblemente la colaboración
mutua con Engels tenga algo que ver en ello, pero en este texto, tanto la
crítica como el argumento opuesto de los autores, era fácilmente identificable.
Otra cosa que me resultó curiosa, es que he encontrado en todos los extractos
de lecturas de Marx ideas respecto a la sociedad comunista, pero nunca
iguales. Comienzo a entender ahora aquellas voces que decían que en verdad
Marx nunca escribió un manual para superar el estado actual de cosas y
alcanzar el comunismo, sino que más bien, éste (de haberlo tenido Marx en su
mente), se encuentra reflejado en toda su obra.

Álvaro León Garrido


Estudio crítico de un autor, Modulo “Marx”
Jueves 8 de Abril