You are on page 1of 67

CONTENIDO

1. Definición de yacimientos de gas


2. Clasificación de los tipos de yacimientos de acuerdo con los diagramas
de fases (composición)
3. Fluidos originales en sitio
• Yacimientos de Gas Seco
• Yacimientos de Gas Húmedo
• Yacimientos de Gas Condensado
4. Cálculo de recuperación unitaria
• Yacimientos de gas volumétricos
• Yacimientos de gas volumétricos
5. Balance de materiales en yacimientos de gas
• Yacimientos volumétricos (sin intrusión de agua)
• Yacimientos de gas con intrusión de agua (no volumétricos)
• Producción de líquidos de yacimientos de gas
• Tamaño del yacimiento de gas
• Intrusión de agua
6. Reservas
• Método Volumétrico
• Método de Declinación de Presión (P/Z)
7. Flujo de gas real: prueba para pozos de gas
8. Linealización y solución de la ecuación diferencial para el flujo radial de
un gas real
• Técnica de russell y goodrich
• Técnica de al-hussainny, ramey y crawford
• Comparación de las técnicas del cuadrado de las presiones con la
de pseudo presión
9. Flujo no−darcy
10. determinación del coeficiente no−darcy (f)
11. Teoría general de las pruebas en pozos de gas
12. Pruebas de de restauración de presión en pozos de gas
13. Errores, restricciones Y LIMITACIONES DE LAS ECUACIONES
INTRODUCCIÓN

Una gran parte de la energía usada en el mundo proviene de los


hidrocarburos y sus derivados. Una de estas fuentes de energía es el gas
natural, el cual se da bajo condiciones de presión y temperaturas en el
yacimiento, de manera que ya no existe hidrocarburo líquido o existe en muy
baja proporción.

Hay dos preguntas claves que deben ser respondidas tempranamente


cuando se trata del inicio de la explotación de un yacimiento de gas y de la
estrategia que se aplicará durante su vida económica productiva. La primera
pregunta debe responder al volumen de gas originalmente en sitio y, la
segunda, al volumen remanente de gas a cualquiera que sea la presión
escogida para abandonar el yacimiento.

Para obtener el volumen de gas inicial en sitio (Gi) se requiere


información obtenida de los pozos perforados. La estimación volumétrica será
de la misma veracidad que tengan los valores ponderados utilizados para
producirlas. Sin embargo, los resultados volumétricos obtenidos para Gi no
indican qué tipo de mecanismo de producción tiene el yacimiento de gas. Por
tanto, para valores iguales de Gi se puede pensar en un yacimiento volumétrico
de gas, sin intrusión de agua, que produce exclusivamente por expansión del
gas, o se podría tener un yacimiento con intrusión de agua además de la
energía disponible mediante la expansión del gas.

Estos datos pueden ser obtenidos por diferentes mecanismos. Uno es


empleando la Ecuación de Balance de Materiales, la cual se ha desarrollado en
base al balance del volumen original, balance del volumen de poros disponibles
y balance molecular para diferentes tipos de yacimientos.

Al igual que en yacimientos de petróleo, en pozos de gas se llevan a


cabo pruebas de declinación y restauración de presión, las cuales son muy
importantes para determinar el comportamiento del yacimiento durante su vida
productiva.
A continuación se presentan las diferentes pruebas y análisis aplicadas
en yacimientos de gas con el objetivo de calcular el gas original en sitio,
reservas y pruebas de presión, incluyendo las diferentes técnicas que se
emplean para darle solución a las ecuaciones que caracterizan el flujo de un
gas real aplicado a condiciones del yacimiento.

También se encuentran las limitaciones y errores que se deben tener


presentes a la hora de llevar a cabo análisis en este tipo de pozos.
DEFINICIÓN DE YACIMIENTOS DE GAS
Yacimientos de Gas son aquellos en los cuales la mezcla de
hidrocarburos se encuentra inicialmente en fase gaseosa en el subsuelo. Se
clasifican en yacimientos de:

♦ Gas seco
♦ Gas húmedo
♦ Gas condensado

En los yacimientos de gas seco la mezcla de hidrocarburos permanece


en fase gaseosa, tanto en el subsuelo como en superficie, durante su vida
productiva (a cualquier presión). Además, la temperatura de estos yacimientos
es mayor que la temperatura cricondentérmica de la mezcla.

En cambio, los Yacimientos de Gas Húmedo producen líquido en


superficie al pasar la mezcla a través del sistema de separación, generando
relaciones gas-líquido (RGL) mayores de 15000 PCN/BN. A diferencia de los
anteriores, los Yacimientos de Gas Condensado presentan condensación
retrógrada en el yacimiento a presiones por debajo de la presión de rocío y
temperaturas entre la crítica y la cricondentérmica de la mezcla. En este caso
las relaciones gas-líquido son superiores a 3200 PCN/BN. La Fig. 1 ilustra las
fases gas y líquido que se presentan en estos yacimientos.

RGL Infinito RGL > 15000 PCN/BN RGL > 3200 PCN/BN
Gas de Gas de
Separador Separador
Gas Seco
Líquido de Condensado
Tanque De Tanque
Húme

Conde
nsado
Seco

γ γ γ
Gas

Gas

Gas
do

g gh gc

Figura 1
CLASIFICACIÓN DE LOS TIPOS DE YACIMIENTOS DE ACUERDO CON
LOS DIAGRAMAS DE FASES (COMPOSICIÓN)
Desde un punto de vista más técnico, los diferentes tipos de yacimientos
pueden clasificarse de acuerdo con la localización de la temperatura y presión
iniciales del yacimiento con respecto a la región de dos fases (gas y petróleo)
en los diagramas de fases que relacionan temperatura y presión. La figura 2 es
uno de estos diagramas −diagrama de fases PT− para un determinado fluido de
un yacimiento. El área cerrada por las curvas del punto de burbujeo y del punto
de rocío hacia el lado izquierdo inferior, es la región de combinaciones de
presión y temperatura en donde existen dos fases: líquida y gaseosa. Las
curvas dentro de la región de dos fases muestra el porcentaje de líquido en el
volumen total de hidrocarburo, para cualquier presión y temperatura.
Inicialmente, toda acumulación de hidrocarburos tiene su propio diagrama de
fases que depende sólo de la composición de la acumulación.

Figura 2: Diagrama de fases (composición)

Consideremos un yacimiento con el fluido de la figura 2, a una


temperatura de 300 °F y una presión inicial de 3700 lpca, punto A. Como dicho
punto se encuentra fuera de la región de dos fases, el fluido se hallará
inicialmente en estado de una sola fase (monofásico), comúnmente llamado
gas. Como el fluido que queda en el yacimiento durante la producción
permanece a 300 °F, es evidente que el fluido permanecerá en estado gaseoso
(una sola fase) a medida que la presión disminuya a lo largo de la trayectoria
A−A1. Más aún, la composición del fluido producido por el pozo no variará a
medida que el yacimiento se agota. Esto será cierto para cualquier
acumulación de esta composición, donde la temperatura del yacimiento excede
el punto cricondentérmico o máxima temperatura a la cual pueden existir dos
fases, o sea, 250 °F para el ejemplo considerado. Aunque el fluido que queda
en el yacimiento permanecerá en estado monofásico, el fluido producido al
pasar del fondo del pozo a los separadores en la superficie, aunque en la
misma composición, puede entrar en la región de dos fases debido a la
disminución de la temperatura, como lo representa la línea A−A2. Esto implica la
producción de líquido condensado en la superficie a partir de un gas en el
yacimiento. Es lógico que si el punto cricondentérmico de un fluido está por
debajo, por ejemplo, 50 °F, sólo existirá gas en las superficies a las
temperaturas normales de ambiente, y la producción se denominará de gas
seco. No obstante, la producción puede aún contener fracciones líquidas que
pueden removerse por separación a baja temperatura o por plantas de
recuperación de gasolina del gas natural.

Consideremos de nuevo un yacimiento con el mismo fluido de la figura 2,


pero a una temperatura de 180 °F y presión inicial de 3300 lpca, punto B. aquí
la temperatura del yacimiento excede la temperatura crítica y, como antes, el
fluido se encuentra en estado monofásico denominado fase gaseosa o
simplemente gas. A medida que la presión disminuye debido a la producción, la
composición del fluido producido será la misma que la del fluido del yacimiento
A, y permanecerá constante hasta alcanzar la presión del punto de rocío, a
2545 lpca, punto B1. Por debajo de esta presión, se condensa líquido del fluido
del yacimiento en forma de rocío; de allí que este tipo de yacimiento
comúnmente se le denomine yacimiento de punto de rocío. Debido a esta
condensación, la fase gaseosa disminuirá su contenido líquido. Como el líquido
condensado se adhiere al material sólido o paredes de los poros de la roca,
permanecerá inmóvil. Por consiguiente, el gas producido en la superficie tendrá
un contenido líquido menor, aumentando la relación gas-petróleo de
producción. Este proceso, denominado condensación retrógrada, continúa
hasta alcanzar un punto de máximo volumen líquido, 10% a 2250 lpca, punto
B2. Se emplea el término retrógrado porque generalmente durante una
dilatación isotérmica ocurre vaporización en lugar de condensación, una vez
que se alcanza el punto de rocío, debido a que la composición del fluido
producido varía, la composición del fluido remanente en el yacimiento también
cambia, y la curva envolvente comienza a desviarse. El diagrama de fases de
la figura 2 representa una mezcla y sólo una mezcla de hidrocarburos.
Lamentablemente, para recuperación máxima de líquido, esta desviación es
hacia la derecha, lo que acentúa aun más la pérdida de líquido retrógrado en
los poros de la roca del yacimiento.

Si ignoramos por el momento esta desviación en el diagrama de fases,


desde el punto de vista cualitativo, la vaporización del líquido formado por
condensación retrógrada (líquido retrógrado) se presenta a partir de B2 hasta la
presión de abandono B3. Esta revaporización ayuda a la recuperación líquida y
se hace evidente por la disminución en las razones gas-petróleo en la
superficie. La pérdida neta de líquido retrógrado es evidentemente mayor para:

a. Menores temperaturas en el yacimiento


b. Mayores presiones de abandono
c. Mayor desviación del diagrama de fases hacia la derecha

lo cual es, naturalmente, una propiedad del sistema de hidrocarburos. En


cualquier tiempo, el líquido producido por condensación retrógrada en el
yacimiento está compuesto, en gran parte, de un alto porcentaje (por volumen)
de metano y etano, y es mucho mayor que el volumen de líquido estable que
pudiera obtenerse por condensación del fluido del yacimiento a presión y
temperatura atmosférica. La composición del líquido producido por
condensación retrógrada cambia a medida que la presión disminuye, de
manera que 4% del volumen líquido retrógrado a una presión, por ejemplo, de
750 lpca puede contener un condensado estable a condiciones de superficie
equivalente a 6% del volumen retrógrado a 2250 lpca.
Si la acumulación ocurre a 3000 lpca y 75 °F, punto C, el fluido del
yacimiento se encuentra en estado monofásico, denominado en este caso
líquido, debido a que la temperatura está por debajo de la temperatura crítica.
Este tipo de yacimiento se denomina de punto de burbujeo, ya que a medida
que la presión disminuye se alcanzará el punto de burbujeo, en este caso
2550 lpca, punto C1. Por debajo del punto de burbujeo aparecen burbujas, o
una fase de gas libre. Eventualmente, el gas libre comienza a fluir hacia el
pozo, aumentando continuamente. Inversamente, el petróleo fluye cada vez en
cantidades menores, y cuando el yacimiento se agota queda aún mucho
petróleo por recuperar. Otros nombres empleados para este tipo de yacimiento
de líquido (petróleo) son: yacimiento de depleción, de gas disuelto, de empuje
por gas en solución, de dilatación o expansión y de empuje por gas interno.

Finalmente, si la misma mezcla de hidrocarburos ocurre a 2000 lpca y


150 °F, punto D, existe un yacimiento de dos fases, que contiene una zona de
líquido o de petróleo con una zona o capa de gas en la parte superior. Como
las composiciones de las zonas de gas y de petróleo son completamente
diferentes entre sí, pueden representarse separadamente por diagramas de
fases individuales (que tendrán poco común entre sí) o con el diagrama de la
mezcla. Las condiciones de la zona líquida o de petróleo serán las del punto de
burbujeo y se producirá como un yacimiento de punto de burbujeo, modificado
por la presencia de capa de gas. Las condiciones de la capa de gas serán las
del punto de rocío y puede ser retrógrada o no retrógrada, como se ilustra en
las figuras 3(a) y 3(b), respectivamente.
En base a lo discutido en los párrafos anteriores y desde un punto de
vista más técnico, los yacimientos de hidrocarburos se encuentran inicialmente
ya sea en estado monofásico (A, B y C) o en estado bifásico (D), de acuerdo
con la posición relativa de sus presiones y temperaturas en los diagramas de
fases. En depleción volumétrica (donde no existe intrusión de agua) estos
diferentes yacimientos monofásicos pueden comportarse:

1. Como yacimientos simples o normales de gas (A), donde la temperatura


del yacimiento excede el cricondentérmico.

2. Como yacimientos de condensación retrógrada (de punto de rocío) (B),


donde la temperatura del yacimiento se encuentra entre la temperatura
crítica y la temperatura del punto cricondentérmico.

3. Como yacimientos de gas disuelto (de punto de burbujeo) (C), donde la


temperatura del yacimiento está por debajo de la temperatura crítica.

Cuando la presión y la temperatura caen dentro de la región de dos


fases, existirá una zona de petróleo con una capa de gas en la parte superior.
La zona de petróleo producirá como un yacimiento de petróleo de punto de
burbujeo y la capa de gas como un yacimiento monofásico de gas (A) o como
un yacimiento retrogrado de gas (B).

FLUIDOS ORIGINALES EN SITIO

• Yacimientos de Gas Seco

43560 Ah φ(1 − Swi )


GOES = (1)
Bgi
Zgi ⋅ Tf
Bgi = 0,02829 (2)
Pi
Donde:
GOES: Gas Original en Sitio, PCN
A: Área del yacimiento, acres
h: Espesor, pies
φ : Porosidad, fracción
Swi: Saturación inicial de agua, fracción
Bgi: Factor Volumétrico del gas @ Pi y Tf, PCY/PCN
Pi: Presión inicial, lpca
Tf: Temperatura de la formación (yacimiento), 0R
Zgi: Factor de compresibilidad del gas @ Pi y Tf

El factor de compresibilidad del gas se puede determinar en la forma


siguiente:

 Estimar la temperatura y presión seudocrítica de la mezcla (Tsc, Psc):

 En base a la composición:
Tsc = ∑Tci ∗ Yi
Psc = ∑Pci ∗ Yi

 En base a la gravedad específica del gas:

T s c= 1 6 8+ 3 2 5γ g − 1 2,5γ g2

P s c= 6 7 7+ 1 5γ g − 3 7,5γ g2

Donde:
Tsc: Temperatura seudocrítica de la mezcla, OR
Psc: Presión seudocrítica de la mezcla, lpca
Tci: Temperatura crítica del componente i, 0R
Pci: Presión crítica del componente i, lpca
Yi: Fracción molar del componente i en la mezcla
γ : Gravedad específica del gas (aire=1)

 Calcular la temperatura y presión seudoreducidas (Tsr, Psr):


(T f + 460) Pi
T sr = P sr =
T sc P sc

 Determinar Zgi:
Zgi = f (Psr , Tsr )

Se puede usar la correlación de Brill y Beggs:

Zg = A +
(1 − A ) + CPsr D
eB

A = 1,39 ( Tsr − 0,92 )


0,5
− 0,36 Tsr − 0,101
 0,066  0,32Psr 6
B = ( 0,62 − 0,23 Tsr )Psr +  − 0,037 Psr 2 +
 Tsr − 0,86  10 9 ( Tsr −1)
C = ( 0,132 − 0,32 log Tsr )
(
D = anti log 0,3106 − 0,49 Tsr + 0,1824 Tsr 2 )

Rango de uso: 0 < Psr < 13 y 1,2 < Tsr < 2,4

• Yacimientos de Gas Húmedo


Usar las ecuaciones para yacimiento de gas seco con Zghi. Donde, Zghi,
es el factor de compresibilidad del gas húmedo original es sitio @ Pi y Tf. Para
calcular Zghi se requiere determinar la gravedad específica del gas húmedo
(γ hg ), lo cual se obtiene de la siguiente manera:
NE
∑ Riγgi + 4584γ L
γgh = NE
1

∑ Ri + 132800γ L / ML
1

La Fig. 4 muestra la forma de calcular las relaciones gas-líquido por


etapa y el significado de γ gi, γ L y ML.
qg1 ,γ g1
qg2 ,γ g2
qg3 ,γ g3

γ gh

qL,γ L
R2= qg2 /qL2 R3= qg3 /qL3
R1= qg1 /qL1

Figura 4: Separación gas-líquido en tres etapas

El peso molecular del líquido (Me) se puede estimar por la correlación de


Cragoe:

6084 44,29γ
Me = = L
° API − 5,9 1,03 − γ
L

141,5
° API = − 131,5
γL

En este caso la Tsc y Psc se obtienen de las ecuaciones:

T s c= 1 8 7+ 3 3 0γ g h− 1 2,5γ g h2
P s c= 7 0 6+ 5 1,7γ g h − 1 1,1γ g h2

Con Tsc y Psc calcular Tsr y Psr y luego Zghi y Bghi.

 Gas Húmedo Original en Sitio, GHOES

43560 Ah φ(1 − Swi )


GHOES = , PCN (3)
Bghi
Si se extrajera todo el GHOES del yacimiento se obtendría un volumen
de gas en el separador, GOES y un volumen de líquido en el tanque, LOES.

 Gas Original en Sitio, GOES

GOES = GHOES ∗ fg (4)

 Líquido Original en Sitio, LOES

GOES
LOES = (5)
RGLi

R G Li
fg = (6)
R G L +i 1 3 2 8 0 γ0L / ML

donde:
RGLi: Relación gas-líquido inicial, PCN/BN

Si se tiene información de las relaciones gas-líquido de cada una de las


etapas de separación (Ri), la RGLi se obtiene de la ecuación:

NE
RGLi = ∑ Ri
1

NE : Número de etapas de separación

• Yacimientos de Gas Condensado


Se utilizan las mismas ecuaciones usadas en el caso de los yacimientos
de gas húmedo. En este caso se usa la siguiente nomenclatura:

GCOES: Gas condensado original en sitio, en vez de GHOES


COES: Condensado original en sitio, en vez de LOES
γ : Gravedad específica del gas condensado, en vez de γ
gc gh

γ c: Gravedad específica del condensado, en vez de γ L

Mc: Peso molecular del condensado, en vez de ML


Bgci: Factor volumétrico del gas condensado @ Pi y Tf, en vez de Bghi
Zgci: Factor de compresibilidad del gas condensado @ Pi y Tf, por Zghi

CÁLCULO DE RECUPERACIÓN UNITARIA


En muchos yacimientos de gas, particularmente durante la etapa de
desarrollo, no se conoce el volumen total. En este caso, es mejor hacer los
cálculos del yacimiento en base unitaria, por lo general un acre-pie de volumen
total de roca reservorio.

• Yacimientos de Gas Volumétricos


Es conveniente saber que una unidad o un acre-pie de volumen total de
roca de yacimiento contienen:

Volumen de agua innata en pies cúbicos: 43560 φSw


Espacio poroso disponible para gas en pies cúbicos: 43560 φ(1 − Sw )
Espacio poroso del yacimiento en pies cúbicos: 43560 φ

El número inicial de pies cúbicos normales de gas en el yacimiento en la


unidad es:
G = 43560 φ(1 − Sw )Bgi PCS / acre − pie

G se expresa en pies cúbicos normales cuando el factor volumétrico de


gas Bgi se expresa en pies cúbicos normales por pie cúbico del yacimiento.
Las condiciones normales son las empleadas en el cálculo del factor
volumétrico del gas, pero puede cambiarse a otras condiciones por medio de la
ley de los gases perfectos. La porosidad, φ, se expresa como una fracción del
volumen bruto o volumen total, y la saturación de agua innata, Sw , como una
fracción del volumen poroso. En un yacimiento volumétrico se considera que no
varía la saturación de agua intersticial, de manera que el volumen de gas en el
yacimiento permanece constante. Si Bga es el factor volumétrico del gas a la
presión de abandono, los pies cúbicos normales de gas residual al tiempo de
abandono son:
Ga = 43 .560 φ(1 − Sw )Bga PCS / acre − pie

La recuperación unitaria es la diferencia entre el gas inicial en el


yacimiento en una unidad de volumen total de roca y el gas remanente en el
yacimiento en la misma unidad de roca al tiempo de abandono, es decir, el gas
producido hasta la presión de abandono, o:

Recuperación unitaria: 43560 φ(1 − Sw )(Bgi − Bga ) PCS / acre − pie (7)

La recuperación unitaria también se denomina reserva inicial unitaria o


por unidad, y generalmente es inferior al gas inicial por unidad en el yacimiento.
La reserva inicial en cualquier etapa de agotamiento es la diferencia entre la
reserva inicial unitaria y la producción unitaria hasta esa etapa del agotamiento.
La recuperación fraccional o factor de recuperación expresado en porcentaje
del gas inicial “in situ” es

100 ( G − Ga ) 100 ( Bgi − Bga )


Factor de recuperación: = % (8)
G Bgi

La experiencia con yacimientos volumétricos de gas indican que las


recuperaciones varían entre 80 y 90 %. Algunas compañías de gasoductos fijan
la presión de abandono en 100 lpca por 1000 pies de profundidad.

• Yacimientos de Gas Volumétricos

A las condiciones iniciales, una unidad (1 acre-pie) de volumen total de


roca del yacimiento contiene (en pies cúbicos):

Volumen de agua innata: 43 .560 φSwi


Volumen disponible para gas: 43 .560 φ(1 − Swi )
Volumen de gas a cond. normales.: 43 .560 φ(1 − Swi )Bgi
En muchos yacimientos con empuje hidráulico, después de una
disminución inicial de presión, el agua entra al yacimiento a una tasa igual a la
producción, estabilizándose en esta forma la presión del yacimiento. En este
caso la presión estabilizada es la presión de abandono. Si Bga es el factor
volumétrico del gas a la presión de abandono y Sgr la saturación residual de
gas, expresada como una fracción del volumen poroso, después de que el
agua invade la unidad, una unidad (1 acre-pie) de roca de yacimiento en las
condiciones de abandono contiene (en pies cúbicos):

Volumen de agua: 43 .560 φ(1 − Sgr )


Volumen de gas a cond. Del yacimiento. : 43 .560 φSgr
Volumen de gas a condiciones normales: 43 .560 φSgrBga

La recuperación unitaria es la diferencia entre el gas inicial y el residual


en la unidad del volumen total de roca ambos a condiciones normales, o:

Recuperación unitaria en PCN / ac − p = 43 .560 φ[ (1 − Swi )Bgi − SgrBga ] (9)

El factor de recuperación expresado como porcentaje del gas inicial en el


yacimiento es:

100[ (1 − Swi)Bgi − SgrBga]


Factor de recuperación = % (10)
(1 − Swi)Bgi

Si el empuje hidráulico es muy activo y prácticamente no ocurre


disminución en la presión del yacimiento, la recuperación unitaria y el factor de
recuperación, respectivamente, se convierten en:

Recuperación unitaria = 43 .560 φ(1 − Swi − Sgr )Bgi PCN / ac − p (11)

100(1 − Swi − Sgr )


Factor de recuperación: % (12)
(1 − Swi)
Debido a que la saturación residual del gas es independiente de la
presión, la recuperación será mayor para una presión menor de estabilización.
La saturación residual de gas puede medirse en el laboratorio mediante
muestras representativas de la formación. En muchas oportunidades los
valores varían entre 16 y 50 %, con un promedio de 30%. Estos datos ayudan a
explicar en parte las recuperaciones tan bajas obtenidas en algunos
yacimientos con empujes hidráulicos.

Por ejemplo, un yacimiento de gas con una saturación inicial de agua de


30% y una saturación residual de gas 35%, tiene un factor de recuperación de
solo 50% si se produce por empuje hidráulico activo, es decir, donde la presión
del yacimiento se estabiliza cerca de la presión inicial. Cuando la permeabilidad
del yacimiento es uniforme, este factor de recuperación es significativo, excepto
por una corrección que toma en cuenta la eficiencia de la configuración de
drenaje y la conificación de agua o lóbulos formados por ésta.

Cuando existen formaciones bien definidas de bajas y altas


permeabilidades, el agua avanza más rápido por entre las capas más
permeables, de manera que cuando un pozo de gas se abandona por su
excesiva producción de agua, aún queda considerable cantidad de gas por
recuperar en las capas menos permeables. Debido a estos factores puede
concluirse que las recuperaciones de gas por empuje hidráulico son
generalmente inferiores a las de depleción volumétrica; sin embargo, esta
conclusión no se aplica para el caso de recuperaciones de petróleo.
Yacimientos de gas con empuje hidráulico tienen la ventaja que mantienen
presiones de flujo y tasas de producción mayores que en yacimientos de gas
con empuje por depleción o agotamiento. Esto se debe, naturalmente, al
mantenimiento de una presión mayor como resultado de la intrusión de agua.

En el cálculo de las reservas de gas de una unidad o una zona


determinada en arrendamiento, es de mayor importancia conocer el gas
recuperable por pozo a pozos de dicha zona que el gas total recuperable
inicialmente de tal unidad o área, parte del cual puede ser recuperado por
pozos adyacentes. En yacimientos volumétricos, donde el gas recuperable bajo
cada sección (pozo) del yacimiento es el mismo, las recuperaciones serán
iguales siempre y cuando los pozos produzcan en la misma proporción. Por
otra parte, cuando varía el gas existente n las diferentes unidades (pozos),
como en el caso en que varíe el espesor de la formación, y si los pozos
producen en la misma proporción, la reserva de gas inicial de la sección donde
la formación es de mayor espesor será menor que el gas recuperable inicial de
esa sección.

En yacimientos de gas con empuje hidráulico, cuando la presión se


estabiliza cerca de la presión inicial del yacimiento, un pozo situado en la parte
más baja de la estructura divide su gas inicial recuperable con los demás pozos
buzamiento arriba y en línea con él. Por ejemplo, si se perforan tres pozos en
línea a lo largo del buzamiento en la parte superior de sus respectivas
unidades, asumidas iguales, y si todos producen a la misma proporción, el
pozo situado en la parte inferior de la estructura recuperará aproximadamente
una tercera parte del gas subyacente inicial. Si el pozo se perfora más abajo en
la estructura cerca del centro de la unidad, su recuperación será aún menor. Si
la presión es estabiliza por debajo de la presión inicial del yacimiento, el factor
de recuperación aumentará para los pozos situados en la parte inferior de la
estructura.

BALANCE DE MATERIALES EN YACIMIENTOS DE GAS


En las secciones anteriores se calculó el gas inicial en el yacimiento en
base a una unidad (1 acre-pie) de volumen total de roca productora a partir de
valores conocidos de porosidad y saturación de agua innata. Para calcular el
gas inicial en el yacimiento existente en determinada sección o parte del
yacimiento fue necesario conocer, además de la porosidad y saturación de
agua innata, el volumen total de roca de la sección. En muchos casos, sin
embargo, no se conoce con suficiente exactitud uno o varios de estos factores
y, por tanto, los métodos descritos anteriormente no pueden usarse. En este
caso, para calcular el gas inicial en el yacimiento, se debe usar el método de
balance de materiales; sin embargo, este método se aplica sólo para la
totalidad del yacimiento, por la migración de gas de una parte del yacimiento a
otra, tanto en yacimientos volumétricos como en aquellos de empuje hidráulico.
Antes de proceder con el estudio del balance de materiales, es
necesario saber las condiciones bajo las cuales se aplica. Las suposiciones
hechas son:

– Volumen poroso homogéneo. El espacio poroso se encuentra


inicialmente ocupado por gas y agua connata.
– Distribución uniforme de la presión. El gas a P promedio del
yacimiento.
– La composición del gas permanece constante.
– Se considera Rsw = 0, Bw = 1.
– Yacimiento Isotérmico, T = cte.
– No hay dirección para el flujo de fluidos.
– La expansión del agua connata o de la roca del yacimiento se asume
despreciable.

La conservación de la materia aplicada a yacimientos de gas da el


siguiente balance de materiales:
   
M d g  M d g ei a tn Me ad g sr i  esc a i ma s a a l a m n e e
= −
 p   e ry o n ela y d  nc la u i c m c i m i i d e io ne
     
También podemos hacer el balance con un compuesto definido, por
ejemplo metano. Cuando la composición de la producción es constante, los
pies cúbicos normales producidos y remanentes en el yacimiento son
directamente proporcionales a sus masas y, por tanto, podemos efectuar el
siguiente balance de materiales en términos de pies cúbicos normales:
   
P p  P i trCnP r e o C e i NC cd mN i uN a a c l m in d e e o
= −
 d y  e y ae  e yn la  lc n la c i m c i m i mi e i e ni e n
     
Por último, podemos hacer un balance de materiales en términos de
moles de gas, así:
np = ni − nf (13)

Los subíndices p, i y f significan producido, inicial y final,


respectivamente. El término final denota una etapa posterior de producción y
no abandono necesariamente. Si Vi es el volumen poroso inicial disponible
para gas en pies cúbicos, y si a una presión final p f entran We pies cúbicos
de agua al yacimiento y se producen Wp pies cúbicos de agua del mismo,
entonces el volumen final Vf después de producir Gp pies cúbicos normales
de gas es:
Vf = Vi − We + BwWp (14)

Bw es el factor volumétrico del agua en unidades de barriles del


yacimiento por barril en la superficie a condiciones normales, Vi y Vf son los
volúmenes porosos disponibles para gas, es decir, no incluyen agua innata.
Los términos de la ecuación 13 pueden remplazarse por sus equivalentes
empleando la ley de los gases:

p CN Gp p i Vi p f ( Vi − We + BwWp )
= − (15)
TCN ZiT Zf T

Esta expresión (ecuación 15) corresponde a la ecuación generalizada de


balance de materiales para yacimientos de gas, donde Gp es el volumen de
gas producido en pies cúbicos normales a presión y temperatura normales,
p CN y TCN .

• Yacimientos Volumétricos (sin intrusión de agua)


Los yacimientos volumétricos carecen de intrusión de agua y su
producción de agua es generalmente insignificante; en esta forma, la ecuación
(15) se reduce a:

p CN Gp p Vi p f Vi
= i − (16)
TCN ZiT Zf T

Para valores establecidos de p sc y Tsc y ya que p i Z i y Vi en

yacimientos volumétricos son fijos, la ecuación (16) puede expresarse en la


siguiente forma:

p 
Gp = b − m f  (17)
 Zf 
donde:

p i ViTsc ViTsc
b= y m=
Z ip sc T p sc T

La ecuación (17) indica que para un yacimiento volumétrico de gas la


relación entre la producción acumulativa de gas Gp en pies cúbicos normales y
la razón p / z es una línea recta de pendiente negativa m. La figura 5 muestra
un gráfico de producción acumulativa de gas en pies cúbicos normales como
función de p / z . Dentro de los límites de tolerancia de los valores de la presión
promedia del yacimiento y producción acumulativa, la curva Gp como función
de p / z es lineal y puede extrapolarse a presión cero para encontrar el gas
inicial en el yacimiento, o al valor de abandono de p / z para hallar la reserva
inicial.

La figura 5 también presenta un gráfico de producción acumulativa de


gas Gp como función de presión. Como lo indica la ecuación (17), éste no es
lineal, y las explotaciones tomadas de este gráfico son erróneas. Ya que el
valor mínimo del factor de desviación del gas se presenta cerca de 2500 lpca,
las extrapolaciones del gráfico de Gp como función de p darán resultados
bajos de G si se hacen por encima de 2500 lpca, y altos si se hacen por
debajo de 2500 lpca. La ecuación (16) puede usarse gráficamente como lo
indica la figura 3 para determinar el gas inicial en el yacimiento o las reservas a
cualquier presión de abandono.

Figura 5
5000

4000
Z Empuje hidráulico
P/
3000
o
P Empuje por depleción
n, Gp vs P/Z

es 2000
Pr Empuje por depleción
Gp vs P Gas
Inicial
1000
Extrapolación errónea

0
0 1 2 3 4 5 6 7
Producción Acumulada, MMPCN
• Yacimientos de Gas con Intrusión de Agua (no volumétricos)
La ecuación (15) puede expresarse en función de los factores
volumétricos del gas, Bgi y Bgf . Resolviendo para Gp , se obtiene:

p i TCN pT
Gp = Vi − f CN ( Vi − We + BwWp )
p CN Z i T p CN Z f T

Pero
p i TCN
Bgi = , PCN / p 3
p CN Z i T

p f TCN
Bgf = , PCN / p 3
p CN Z f T

Luego Gp = BgiVi − Bgf ( Vi − We + BwWp )

Sustituyendo Vi por su equivalente G / Bgi convierte la ecuación anterior en

 G 
Gp = G − Bgi  − We + BwWp 
 Bgi 

Dividiendo los términos por Bgf y desarrollando se obtiene:


Gp  1 1 
= G −  + We − BwWp (18)
Bgf  Bgf Bgi 

Si los factores volumétricos del gas de expresan en pies cúbicos del


yacimientos por pie cúbico normal en lugar de pie cúbicos normales por pie
cúbicos de yacimientos, estos factores se convertirían en los recíprocos de los
anteriores y la ecuación anterior se reduce a una forma mas simple.

GpBgf = G(Bgf − Bgi ) + We − BwWp (19)

Deben tenerse presente que el factor volumétrico del gas puede


expresarse en cuatros sistemas de unidades. Por consiguiente deben
observarse cuidadosamente las ecuaciones que lo contengan y se debe estar
seguro de usar las unidades apropiadas al caso. En la ecuación (19) debe
expresarse G y Gp a las mismas presiones y temperatura base que los
factores volumétricos del gas. GpBgf es el volumen del gas producido a la
presión p f ; G(Bgf −Bgi ) es la variación en volumen del gas inicial cuando
se dilata de p i a p f ; y We y BwWp son los volúmenes de intrusión y de
producción de agua, respectivamente. La ecuación (19) puede escribirse:

[Pr oducción ] = [Expansión ] + [Intrusión de agua ] − [Pr oducción de agua ]

En Yacimientos volumétricos la cantidad de gas producido es igual al


volumen de expansión. En este caso, la ecuación (19) se convierte en:

GpBgf = G(Bgf − Bgi ) (20)


Si se conoce la instrucción de agua en yacimientos de gas con empuje
hidráulico, puede usarse la ecuación (15) o su equivalente la ecuación (19),
para calcular el gas inicial en el yacimiento, o también para calcular la intrusión
de agua si se conoce el gas inicial en el yacimiento con buena aproximación a
partir de núcleos y registros eléctricos.

Generalmente, cuando se trata de evaluar cuantitativamente el


comportamiento de un yacimiento de gas, se toman mediciones precisas y
frecuentes de la presión y de la producción. La recolección de esta información
facilita la preparación de un gráfico de los valores P / Z versus Gp. Si se
obtiene una línea recta, se puede concluir, que el yacimiento es volumétrico.
Inclusive, se puede proceder a la extrapolación de la recta obtenida para
determinar la totalidad del gas inicial en sitio en el yacimiento (Gi).

Si la línea obtenida no es recta y muestra una pendiente decreciente,


esto indica que el yacimiento no es volumétrico sino que, además de la energía
que posee como resultado de su compresibilidad, tiene una entrada de energía
adicional al volumen de control, y la procedencia de esta energía es atribuible
al empuje de un acuífero (figura 5).
El flujo de agua (o de otro fluido, como es el caso de comunicación
mecánica con un yacimiento de petróleo a mayor presión), hace que las
presiones medidas sean mayores de las esperadas si el yacimiento fuese
volumétrico. En estos casos, la Ecuación Generalizada de Balance de
Materiales para yacimientos de gas se utilizan para cuantificar We vs. P, luego
de haber estimado Vi por métodos volumétricos (mapas, perfiles petrofísicos de
pozos, análisis de laboratorio de las rocas y de los fluidos).

El agua producida debería ser aforada para disponer de cifras


cronológicamente confiables; sin embargo, esto no es común hacerlo u se
recurre a la estimación del agua producida utilizando las pruebas mensuales de
control. De igual manera, se procederá al cálculo de la producción de gas
natural durante el período de aplicación de la prueba.

• Producción de Líquidos de Yacimientos De Gas


Se definen como yacimientos de gas natural aquellos que a lo largo de
toda su historia se mantienen en el yacimiento en estado de vapor (Py, Ty). Sin
embargo, este tipo de yacimiento puede producir cierto volumen de líquido por
condensación, lo cual ocurre en las tuberías de producción y en las
instalaciones de superficie. Esta condensación ocurre por enfriamiento y fuera
del yacimiento.

La ecuación de balance de materiales continúa siendo aplicable en estos


casos. Sin embargo, hay que tener la precaución de convertir los líquidos
producidos a su respectivo volumen gaseoso y agregar éste a lo volúmenes
registrados de gas producido. Este procedimiento es indispensable porque los
hidrocarburos producidos como líquidos también eran gaseosos a condiciones
del yacimiento y procedieron de éste, ocasionando la correspondiente
disminución en el volumen o volúmenes de gas producido, medido o medidos
como gas seco.

• Tamaño del Yacimiento de Gas


La ecuación de balance de materiales puede ser usada en conjunto con
la ecuación volumétrica para determinar el número aproximado de acres
ocupados por el yacimiento. Esta técnica es particularmente ventajosa cuando
un pozo ha sido perforado en un yacimiento nuevo y se desea conocer el
tamaño del yacimiento para poder determinar donde se pueden perforar
nuevos pozos. Esta técnica tiene la misma limitación que cualquier otra
aplicación de la ecuación de balance de materiales, es decir, que la precisión
aumenta a medida que se tenga mayor data de producción disponible. Las
ecuaciones usadas para determinar el tamaño del yacimiento son:

VgB g
G=
 Bg  (21)
 − 1
B 
 gi 
y
G = 7758 Ah φ(1 − S Wi ) (22)
donde:
A: Extensión areal del yacimiento, acres.
h: Espesor del yacimiento,pies.
φ : Porosidad del yacimiento, fracción.
Swi: Saturación de agua connata, fracción.
7758: Factor de conversión, barriles por acre-pie.

Después que un pozo ha sido perforado, se asume que se dispone de


valores razonables de porosidad, saturación de agua connota y espesor del
yacimiento. Las ecuaciones (21) y (22) pueden ser combinadas para
determinar el valor de A:

VgB g
7758 Ah φ(1 − S Wi ) =
 Bg 
 − 1
B 
 gi 

VgB g
A=
 Bg 
7758 hφ(1 − S Wi ) − 1
B 
 gi 
• Intrusión de Agua
Mucho de los cálculos presentados asumen que no ocurre intrusión de
agua. Se conoce que el empuje hidráulico activo existe para yacimientos de
gas así como para yacimientos de petróleo; de hecho, hay yacimientos donde
las reservas de gas se han depletado sin ninguna caída apreciable en la
presión del yacimiento, debido a la existencia de un acuífero muy activo.

Muchos métodos están disponibles para estimar la tasa de intrusión de


agua al yacimiento. Las más comunes de estas son:

1. Determinación del contacto gas-agua en pozos perforados después que


se hayan producido grandes cantidades de gas.
2. Usando los datos de producción individuales de cada pozo.
3. Usando la ecuación de balance de materiales.

La ecuación de balance de materiales puede ser usada en algunos


casos con un grado razonable de precisión para determinar la intrusión de
agua. Una técnica similar ha sido propuesta para el uso con la ecuación de
balance de materiales en yacimientos de petróleo. Haciendo referencia
nuevamente a la ecuación (21), es obvio que G debe ser una constante, y, sin
importar el volumen de gas que se haya producido, el valor de G en la ecuación
(21) debe ser el mismo, si se han usado los datos correctos. Además, una
gráfica de G vs Vg debe ser una línea horizontal, como se observa en la figura
6.
Figura 6

Vg

Sin embargo, si la ecuación (21) es usada para calcular G en un


yacimiento donde hay intrusión de agua, el valor calculado de G continuará
incrementándose a medida de aumenta Vg. Esto es porque una ecuación de
balance de materiales incorrecta está siendo usada, y en lugar de calcular G, lo
que se está obteniendo es G + f(W), donde f(W) es una función de la intrusión
de agua. Esto puede ser ilustrado usando la ecuación de balance de materiales
para un yacimiento de gas con intrusión de agua:

 Bg 
We = −G − 1 + VgB g + WPB W (23)
B 
 gi 

Reordenando se obtiene:

VgB g − ( We − WPB W )
G=
 Bg  (24)
 − 1
B 
 gi 

Si actualmente hay intrusión de agua en el yacimiento, en vez de graficar


G en la ordenada, la gráfica propiamente debe ser:

G+
( We − WPB W )
 Bg 
 − 1
B 
 gi 
que se obtiene al reordenar la ecuación (24):

G+
( We − WPB W ) =
VgB g
 Bg   Bg 
 − 1  − 1
B  B 
 gi   gi 

VgB g
G+C =
 Bg 
 − 1
B 
 gi 

donde:

C=
( We − WPB W )
 Bg  (25)
 − 1
B 
 gi 

Una gráfica de G + C vs Vg se muestra en la figura 7. Ordenada


continuará aumentando debido a que We, en el término C, aumenta con el
tiempo. Sin embargo, al tiempo cuando la producción de gas acumulada es
cero, no habrá intrusión de agua y el término C también será cero. Si muchos
puntos de G + C vs Vg pueden ser extrapolados hasta el punto donde Vg es
cero, se puede determinar un valor real de G. Esta técnica a menudo puede ser
usada en yacimientos con empuje hidráulico.

Figura 7
G calculado, mostrando el efecto
de la intrusión de agua

G+C }C Valor real de G

Vg
Este método no sólo es bueno para determinar el gas original en sitio,
sino que también sirve para predecir la cantidad de agua que habrá invadido el
yacimiento en un futuro.

La intrusión de agua puede ser calculada partiendo de la ecuación (25)


de donde se obtiene:

 Bg 
We = C − 1
B 
 gi 

RESERVAS
Son los volúmenes de hidrocarburos que, de acuerdo a la información
geológica y de ingeniería disponible, presenta alta probabilidad (90%) de ser
recuperados bajo condiciones económicas y de abandono de los pre-
establecidas.

Aquí se presenta el cálculo de las reservas por los métodos volumétricos


y declinación de presión (balance de materiales).

• Yacimientos de Gas Seco

 Método Volumétrico
Reservas de Gas = GOES*FR

Donde FR es el factor de recobro que representa la fracción del GOES


que puede extraerse (o que se ha extraído) de un yacimiento.

Para yacimientos recién descubiertos, se usa un FR análogo de


yacimientos similares a los descubiertos. Se recomienda:

 Yacimientos volumétricos (cerrados): FR = 0,8−0,9


 Yacimientos con empuje moderado de agua: FR = 0,7−0,8
 Yacimientos con empuje activo de agua: FR = 0,5−0,6

Estos valores son debido a que el gas atrapado por el agua le resta
efectividad al empuje hidráulico.

 Método de Declinación de Presión (P/Z)


Para yacimientos de gas seco se tiene:

P Pi  Gp 
= 1 − 
Zg Zgi  G 

Donde:
Pi: Presión inicial del yacimiento, lpca
P: Presión del yacimiento luego de producir un volumen de gas Gp dado, lpca
Zgi: Factor de compresibilidad del gas @ Pi y Tf, adimensional
Zg: Factor de compresibilidad del gas @ P y Tf, adimensional
G: GOES, PCN
Gp: Gas producido acumulado a una presión P, PCN

Procedimiento:
1. Determinar los factores de compresibilidad del gas a las diferentes
presiones disponibles.
2. Graficar P/Zg vs Gp.
3. Interpolar una línea recta a través de los puntos.
4. Extrapolar una línea recta hasta P/Zg = 0. El punto de corte sobre el eje
horizontal representa el gas original en sitio (GOES) como se ilustra en
la figura 8.
Figura 8

Pi/Zgi
Datos de
Campo

G = GOES
P/Zg

Pab/Zgab

Gpab G
Gp

5. Calcular las reservas (Gpab) a una presión de abandono dada (Pab)


entrando con el valor de Pab/Zgab y leyendo sobre el eje horizontal el
valor de Gpab.

• Yacimientos de Gas Húmedo

 Método Volumétrico
Reservas de Gas = GOES*FRg
Reservas de Líquido = COES*FRL

Debido a que la composición del gas húmedo no cambia durante el


agotamiento de presión, la RGL permanece constante y se cumple:

FRg = FRL = FR

Donde FR tiene los mismos valores del caso de yacimientos de gas


seco.

 Método de Declinación de Presión (P/Z)


Para yacimientos de gas húmedo se tiene:
P Pi  Gpt 
= 1 − 
Zgh Zghi  G 

Donde:
G = GHOES: Gas húmedo original en sitio, PCN
Gpt: Producción total acumulada de fluido (gas del separador, hidrocarburos
líquidos y agua) equivalente en gas, PCN

γN γ W
G p t= G p s e+p1 3 2 8 0 0L L + 1 3 2 8 0 0 0W P , PCN
ML MW

donde el primer término de la ecuación se refiere al gas del separador, el


segundo es el petróleo equivalente en gas y el último, se refiere al agua
equivalente en gas, siendo:

NL: Producción acumulada de hidrocarburos líquidos, BN


Wp: Agua producida acumulada, BN
γ : Gravedad específica del agua producida (agua = 1)
W

Mw: Peso molecular del agua, lb/lbm (Mw = 18)

Procedimiento:
1. Determinar Zgh y Gpt a las diferentes presiones disponibles
2. Graficar P/Zgh vs Gpt.
3. Interpolar una línea recta a través de los puntos.
4. Extrapolar una línea recta hasta P/Zgh = 0. El punto de corte sobre el eje
horizontal representa el gas húmedo original en sitio (GHOES) como se
ilustra en la figura 9.
Figura 9

Pi/Zghi
Datos de
Campo

G = GHOES
P/Zgh

Pab/Zghab

Gptab G
Gpt

5. Calcular Pab/Zghab fijando la presión de abandono para el yacimiento


(Pab). Entrar con este valor y leer sobre el eje horizontal el valor de
Gptab.
6. Determinar las reservas de gas y líquido a partir de Gptab.

G p ta b
NL a b =
Res. Líquido = γ γ 
R G L+ 1 3 2 8 00 L + R A L W 
ML 18 
Res. Gas = Gpab = RGL*NLab

RGL y RAL, relación gas-líquido (PCN/BN) y agua-líquido (BN/BN),


permanecen constantes durante la explotación del yacimiento.
El agua que produce un yacimiento volumétrico de gas se considera que
proviene de la condensación del vapor de agua que satura el gas en el
yacimiento.

• Yacimientos de Gas Condensado


En estos yacimientos al caer la presión por debajo de la presión de rocío
ocurre condensación retrógrada, este condensado queda retenido en el medio
poroso y por lo tanto el gas condensado producido se empobrece en
componentes intermedios y pesados y aumenta la relación gas-condensado
(RGC).
 Método Volumétrico
Reservas de Gas = GOES*FRg
Reservas de Condensado = COES*FRc

Para una presión de abandono de 500 lpca se tiene a partir de las


correlaciones de Eaton y Jacoby:

FRg = 0,926
FRc = e A −B
A = 2,60977 − 0,90398 ln RGCi + 0,4894 ln Pi − 0,30084 ln Tf + 0,29243 ln °API
B = −20 ,243 − 0,65314 ln RGCi +1,3921 ln Pi + 2,7958 ln °API

Donde:
RGCi: Relación gas condensado inicial, PCN/BN
Pi: Presión inicial, lpca
Tf: Temperatura del yacimiento, °F
°API: Gravedad API del condensado del tanque

 Método de Declinación de Presión (P/Z)


Para un yacimiento de gas condensado con condensación retrógrada en
el yacimiento y sin intrusión de agua se tiene:

P Pi  Gpt 
= 1 − 
Z 2f Z 2fi  G 

donde:
G = GCOES: Gas condensado original en sitio, PCN

γ N γ W 
G p t= G p s e +p1 3 2 8 0 0 C C + W P  , PCN
 MC MW 

Z2f: Factor de compresibilidad bifásico, adimensional


Este factor tiene en cuenta la compresibilidad de ambas fases
considerando que la mezcla se comporta como un gas. La prueba PVT de gas
condensado arroja estos valores. Si no se tiene una prueba PVT consistente, el
valor de Z2f se puede estimar de la correlación de Rayes, Piper y McCain:

A2 A  Psr 
Z 2f = A0 + A1Psr + + A3 Psr 2 + 4 2 + A5  
Tsr Tsr  Tsr 

A0 = 2,24353 A3 = 0,000829231

A1 = −0,0375281 A4 = 1,53428

A2 = −3,56593 A5 = 0,131987

Válido para 0,7 < Psr < 20,0 y 0,1 < Psr < 2,1

Procedimiento:
1. Determinar Z2f y Gpt a las diferentes presiones disponibles.
2. Graficar P/Z2f vs Gpt.
3. Interpolar una línea recta a través de los puntos.
4. Extrapolar una línea recta hasta P/Z2f = 0. El punto de corte sobre el eje
horizontal representa el gas condensado original en sitio (GCOES) como
se ilustra en la figura 10.

Figura 10

Pi/Z2fi
Datos de
Campo

G = GCOES
P/Z2f

Pab/Z2fab

Gptab G
Gpt
5. Fijar la presión de abandono (Pab) para el yacimiento y calcular
Pab/Z2fab. Entrar con este valor y leer sobre el eje horizontal el valor de
Gptab.
6. Determinar las reservas de gas y condensado a partir del Gptab:

G pta b
N ca b=
Res. de Condensado =  G p se p γ  W p γ w 
  + 1 3 2 80 
0 c +  
 N c  ab  M c  N c  ab 1 8 
 

 Gpsep 
Res. de Gas = Gpab =   ∗ Ncab
 Nc  ab

 Gpsep   Wp  Gpsep
  y   se obtienen extrapolando las curvas de vs Gpt y
 Nc ab  Nc ab Nc

Wp
vs Gpt. (figuras 11 y 12). Se entra con Gptab obtenido de la figura 7 y se
Nc

Gpsep Wp
leen los valores y al abandono.
Nc Nc

Figura 11 Figura 12

 Gpsep   Wp 
   
 Nc ab  Nc ab

Gpsep Wp
Nc Nc

Gpt ab Gpt ab

Gpt Gpt
FLUJO DE GAS REAL: PRUEBA PARA POZOS DE GAS
La ecuación diferencial básica para flujo de fluido radial puede ser
aproximadamente linealizada para flujo de gas real. Esto se logra usando la
función de pseudo presión del gas real:

P
pdp
m(p) = 2 ∫
Pb µZ

y consecuentemente, todas las ecuaciones están expresadas en términos de la


función m(p) en lugar de presiones reales. La solución de la constante de
velocidad terminal de la ecuación radial de difusividad es entonces presentada
en forma adimensional, equivalente a las funciones Pd para flujo líquido, y la
solución es aplicada a los análisis de pruebas para pozos de gas.

LINEALIZACIÓN Y SOLUCIÓN DE LA ECUACIÓN DIFERENCIAL PARA EL


FLUJO RADIAL DE UN GAS REAL
Asumiendo conservación de la masa, ley de Darcy y aplicando la
definición de compresibilidad de un fluido, la ecuación básica para el flujo radial
de fluido monofásico en un medio poroso fue derivada como:

1 ∂  kρ ∂p  ∂p

 r 
 = φcρ (26)
r ∂r  µ ∂t  ∂t

Esta ecuación fue linealizada para flujo líquido eliminando términos,


asumiendo que:

– µ era independiente de la presión.


2
∂p  ∂p 
– era pequeña y por lo tanto   era despreciable
∂t  ∂t 
– c era pequeña y constante así que cp <<1

lo cual dio como resultado la siguiente ecuación:

1 ∂  ∂p  φµ c ∂p
r =
r ∂r  ∂t  k ∂t
Debido a que esta ecuación es lineal para flujo líquido, métodos
analíticos simples pueden ser aplicados para describir el flujo estabilizado y la
solución de la constante de tasa terminal. Las asunciones hechas en la
linealización de la ecuación son inapropiadas cuando se aplican al flujo de un
gas real. En primer lugar, la viscosidad del gas es altamente dependiente de la
presión. En segundo lugar, la compresibilidad isotérmica de un gas real es

1 1 ∂Z 1
c= − ≈
p Z ∂p p

la cual de nuevo es altamente dependiente de la presión y automáticamente


viola la condición de que cp <<1.

Estos problemas, si bien severos, son superables. Sin embargo, estos


no son hasta mediados de los sesentas que la solución analítica fidedigna de la
ecuación (26) fue desarrollada. Dos métodos de solución distintos fueron
publicados casi simultáneamente en 1996; estos son:

– La formulación p2 de Russell y Goodrich


– La formulación de la pseudo presión de gas real de Al-Hussainny,
Ramey y Crawford.

Teniendo entonces establecida la analogía entre la ecuación de flujo


liquido y gas real, la solución de la constante de velocidad terminal es
establecida por deducción.

Debido a la gran disparidad entre la medida de la tasa de gas en la


superficie (Q) y en los yacimientos (q) se tiene que hacer convencional para
expresar la ecuación de flujo de gas usando la tasa en superficie, a condiciones
estándar, con todos los parámetros expresados en unidades de campo. Se
usaran las unidades siguientes:
Q = Mpcnd (a 60˚ F y 14,7 lpca)
t = horas
k = mD
µ = cps
Z = adimensional
P = lpca
T = ˚R (460 + ˚F)

• TÉCNICA DE RUSSELL Y GOODRICH


Los autores resolvieron el problema haciendo la suposición inicial de que
era posible linealizar la ecuación para flujo de gas real, así como para flujo
líquido. Por supuesto, esta proposición debe producir resultados incorrectos.
Sin embargo, Russell y Goodrich también diseñaron un modelo numérico para
un pozo simple drenando un elemento de volumen radial, el cual por si mismo
fue subdividido dentro de una red finita de bloques como se muestra en la
figura 13.

Figura 13

rw r re

Las ecuaciones de flujo de bloque a bloque fueron resueltas


numéricamente, usando una aproximación de diferencia finita, dando suficiente
tolerancia para la variación de µ y Z como funciones de presión. Esto es
equivalente a resolver una ecuación diferencial de 2do grado no lineal. Los
resultados pueden presentar un error insignificante debido al uso de cálculos
de diferencia finita, pero fueron minimizados haciendo la red de bloques más
pequeña en la vecindad del pozo, donde los gradientes de presión son
mayores, suministrando de esta manera una gran solución en esta región. Con
éste modelo se espera que algún factor de corrección pueda ser encontrado, el
cual puede ser usado para igualar los resultados analíticos aproximados,
obtenidos haciendo las mismas suposiciones para líquidos monofásicos, con
los resultados más exactos de la simulación numérica.

Como un ejemplo de la proposición tomada por Russell y Goodrich, una


consideración será dada para adaptarla a la ecuación de flujo semi-continuo
para el flujo de petróleo a una forma equivalente la cual será apropiada para el
flujo de gas. La ecuación de interés, expresada en unidades Darcy es:

qµ  re 3 
p − p wf =  ln − + S 
2πkh  rw 4 

la cual, cuando es expresada en unidades de campo, se convierte en:

711QµZT  re 3 
p − p wf =  ln
 r − + S  (27)
kh ~
p  w 4 

Russell y Goodrich, comparando la ecuación con la simulación numérica,


encontraron que para los mismos yacimientos y condiciones de flujo las dos
~
están en concordancia sólo si la p a la cual el factor de compresión del gas
fue evaluado, es igual al promedio actual, promedio entre la presión del
yacimiento y la presión de fondo fluyente en el hoyo, es decir:

~ = p − p wf
p
2

Además, µ y Z debe también ser evaluado en esta misma presión así


que:

 p − p wf   p − p wf 
µ = µ  y Z = Z 
 2   2 

~
y sustituyendo estos valores de p , µ y Z en la ecuación (27) nos da:
2 1422QµZT  re 3 
p 2 − p wf =  ln − + S  (28)
kh  rw 4 

La ecuación (28) es la formulación conocida p2 de la ecuación de flujo de


pozos, bajo condiciones de estado semi-continuo, el cual fue probado por
Russell y Goodrich y encontraron que puede ser aplicado sobre un amplio
rango de condiciones de yacimiento y tasas de flujo.

Similarmente, la solución de la línea fuente transitoria para las


condiciones límites e inicial es:

711QµZT  4 0,000264 kt 
2
p 2 − p wf =  ln + 2S  (29)
 γ φ(µc )i rw
2
kh 

la cual es equivalente a la ecuación de un gas real en unidades de campo. Esta


ecuación fue también fundamentada para comparar favorablemente con los
resultados de la simulación numérica, suministrando el producto de
viscosidad-compresibilidad que fue evaluado como (µc)i, a la presión inicial pi.

Una desventaja práctica obvia en el uso de la formulación de p2 puede


ser apreciada considerando un problema que ocurre frecuentemente en
cálculos de flujos de gas, para ser más precisos, el cálculo de pwf si p y Q
son conocidos usando, en este caso, la ecuación de flujo semi-continuo. Si se
asume que p ha sido determinada en el volumen de drenaje de los pozos
para las consideraciones en balance de materiales entonces, para una tasa
estabilizada, será necesaria para solucionar la ecuación de flujo por iteración
determinar pwf.

• TÉCNICA DE AL-HUSSAINNY, RAMEY Y CRAWFORD.


En su aproximación los autores intentaron linealizar la ecuación de flujo
básico usando la siguiente versión de la transformación de la integral de
Kirchhoff:

P
pdp
m(p) = 2 ∫
Pb µZ

a la cual le fue dado el nombre de “pseudo presión del gas real”

Los límites de integración están entre una presión base pb y la presión


de interés p. El valor de la presión base es arbitrario ya que usando la
transformación solo hay diferencias en las pseudo presiones consideradas, es
decir:

Pwf
P
pdp pdp P
pdp
m( p ) − m(p wf ) = 2 ∫ −2∫ =2∫
Pb µZ Pb µZ Pwf µZ

Como se puede observar, esto es posible, y en efecto ventajoso para


expresar todas las ecuaciones de flujo en términos de éstas pseudos presiones
en vez de la formulación p2 de Russell y Goodrich. Sin embargo, teóricamente
esto es más difícil y generalmente los ingenieros se sienten más seguros
procediendo con p2 en vez de una transformación integral. Por lo tanto, esto es,
en esta etapa, para examinar la facilidad con la cual esas funciones pueden ser
generadas y usadas.

Todos los parámetros en la integral de la ecuación son por si mismos


funciones de presión y puede ser obtenida directamente de análisis PVT del
gas a temperatura del yacimiento, conociendo sólo la gravedad del gas, de
correlaciones estándar de µ y Z, de nuevo a temperatura del yacimiento.

Al intentar linealizar la ecuación básica de flujo radial, ecuación (26),


(usando por el momento unidades Darcy), Al-Hussainy, Ramey y Crawford
reemplazaron la variable dependiente p por la pseudo presión del gas real de la
siguiente manera:

∂m(p) ∂m(p) ∂p
como = ⋅
∂r ∂p ∂r

∂m(p) 2p
y =
∂p µZ

∂m(p) 2p ∂p
entonces = ⋅
∂r µZ ∂r

(30)
∂m(p) 2p ∂p
y similarmente = ⋅
∂t µZ ∂t

(31)

Estas relaciones son evidentes en la figura 14, y sustituyendo


∂p ∂r y ∂p ∂t en la ecuación (26), usando las ecuaciones (30) y (31) se

obtiene:
1 ∂  kρ µZ ∂m(p)  µZ ∂m(p)

 µ r 2p ∂r   = φcρ 2p ∂t (32)
r ∂r  

Figura 14


p
∆ (Area)=
2p ∆ m(p)=(2p/µ Z)∆ p
µZ

2p
µZ
m(p)

p Presión

Finalmente, usando la ecuación de estado para un gas real:

Mp
ρ=
ZRT
y sustituyendo esta expresión en la ecuación (32), después de algunas
cancelaciones de términos, se obtiene la expresión simplificada:

1 ∂  ∂m(p)  φµ c ∂m(p)
r = (33)
r ∂r  ∂r  k ∂r

La ecuación (33) tiene precisamente la misma forma que la ecuación de


difusividad, excepto que la variable dependiente ha sido reemplazada por m(p).

Es de hacer notar que en la extensión de esta etapa no será necesario


hacer restricciones en suposiciones sobre la viscosidad siendo independiente
de la presión o que los gradientes de presión son pequeños y por lo tanto los
términos al cuadrado de gradiente de presión son despreciables, como fue
implícito en la aproximación de Russell y Goodrich.

Por lo tanto, el problema tiene ya parcialmente solución pero debe


notarse que el término φ µ c/k en la ecuación (33) no es una constante, como
en el caso de flujo de líquido, entonces, para un gas real tanto µ como c son
altamente dependientes de la presión. La ecuación (33) es por lo tanto, una
forma no lineal de la ecuación de difusividad.

Continuando con el argumento, con el objetivo de derivar una ecuación


de flujo bajo condiciones de estado semi-continuo, entonces aplicando balance
de materiales para un pozo drenando una parte limite del yacimiento a una tasa
constante:
∂p ∂V
cV =− = −q
∂t ∂t

y para el drenaje de un volumen radial:


∂p q
=− 2
∂t πre hφc
También usando la ecuación (31):

∂m(p) 2p ∂p 2p q
= ⋅ =− ⋅ 2 (34)
∂t µZ ∂t µZ πre hφc

y sustituyendo la ecuación (34) en la (33) da:

1 ∂  ∂m(p)  φµc 2p q
r =− ⋅ ⋅ 2
r ∂r  ∂t  k µZ πre hφc

o
1 ∂  ∂m(p)  2  pq 
r  = − 2 ⋅  (35)
r ∂r  ∂t  πre kh  Z res

Además usando la ecuación de estado de un gas real la ecuación (35)


puede ser expresada como:

1 ∂  ∂m(p)  2p q T
r  = − CN2 CN ⋅ (36)
r ∂r  ∂r  πre kh TCN

Para la depletación isotérmica de un yacimiento, la parte del lado


derecha de la ecuación es una constante y la ecuación diferencial ha sido
linealizada. Una solución puede ahora ser obtenida usando precisamente la
misma técnica aplicada para flujo líquido. Además, las unidades de campo
empleadas cuando los resultados de la ecuación de flujo semi-continuo puede
ser expresada como:
1422 QT  re 3 
m( p ) − m(p wf ) =  ln − + S  (37)
kh  rw 4 
Se nota que esta ecuación tiene una forma similar a la formulación p 2 de
la ecuación (29). Excepto que el lado derecho ya no contiene el término µZ que
depende de la presión, el cual está ahora implícito en las pseudos presiones.
Por esta razón, la dificultad práctica que se tenía para iterar cuando se resolvía
la ecuación de flujo para Pwf es eliminada. Igualmente la solución de la línea
fuente transitoria, cuando es expresada en pseudos presiones y unidades de
campo se convierte en:

711QT  4 0,000264 kt 
m(p i ) − m(p wf ) =  ln + 2S  (38)
 γ φ(µc )i rw
2
kh 

COMPARACIÓN DE LAS TÉCNICAS DEL CUADRADO DE LAS


PRESIONES CON LA DE PSEUDO PRESIÓN
Mucho se escrito acerca de las condiciones bajo las cuales las técnicas
de p2 y m(p) dan resultados similares. La comparación de los dos métodos
puede ser resumida comparando directamente la ecuación (28) y la ecuación
(37), es decir:

P
p 2 − p 2wf pdp
cuando es equivalente a m( p ) − m(p wf ) = 2 ∫
µZ Pwf
µZ

( p + p wf )( p − p wf ) P
pdp
ó
2µZ
es equivalente a ∫ µZ
Pwf
(39)

donde ambos, µ y Z, aparecen en el lado izquierdo siendo evaluados a


( p + p wf ) /2. Como se muestra en la figura 15, la equivalencia expresada en la
ecuación (39) sólo se establece si p/µ Z es una expresión lineal de la presión.

En este caso el área bajo la curva entre p y pwf es la integral en la


ecuación (39), la cual es igual a:

( p + p wf )( p − p wf )
2µZ
Figura 15

p + p wf
2µZ
p
µZ
dp

pwf p
Presión

Sin embargo, en general p/µ Z no es lineal y tiene una forma típica


mostrada en la figura 16.

Figura 16


p
p ∆
µZ p

Presión

Se puede observar que p/µ Z vs p sólo es lineal tanto a altas como a


bajas presiones, esto último corresponde al estado de gas ideal. Entre estos
hay una sección de curva definida en la gráfica, donde las dos técnicas están
sujetas a distintos resultados. El diagrama también muestra que incluso en la
parte no lineal de la gráfica, donde se obtiene la caída de presión, p − p wf = dp
muy pequeña, los dos métodos siempre dan aproximadamente la misma
respuesta. Es sólo cuando la caída de presión es muy grande (ejemplo, para
yacimientos de baja kh produciendo a altas tasas) que los resultados usando
los dos métodos serán significativamente diferentes. Bajo estas circunstancias
las suposiciones implícitas en la aproximación de Russell y Goodrich, indican
que para pequeños gradientes de presión, esto no es válido.

Generalmente todas las ecuaciones para el flujo de un gas real son


expresadas en términos de pseudo presión. Las razones para adoptar esto son
las siguientes:

– Es teóricamente el mejor método y al usarlo no es el más interesado


en los rangos de presión en el cual es aplicable, como en el caso
cuando se utiliza el método de p2.
– Con un poco de práctica, es técnicamente el método más sencillo de
usar una vez que se obtenga la relación básica de m(p) como una
función de p.
– Se evita la necesidad de iterar al resolver la ecuación de flujo para pwf.
– La técnica es ampliamente usada en la literatura actual y se espera
que los lectores se familiaricen rápidamente con su aplicación.

FLUJO NO−DARCY
Para el flujo horizontal de fluidos a través de un medio poroso a bajas o
moderadas tasas, la caída de presión en la dirección del flujo es proporcional a
la velocidad del fluido. La expresión matemática de esta relación es la ley de
Darcy, la cual para flujo radial es:
dp µ
= u
dr k

donde u es la velocidad del fluido:


q
u=
2µrh

A tasas de flujo más altas, además del efecto de la viscosidad


representado en la ecuación de Darcy, hay una fuerza inercial actuando debido
a la aceleración convectiva de las partículas del fluido en su paso a través del
medio poroso. Bajo estas circunstancias la ecuación de flujo apropiada es la de
Forchheimer, la cual es la siguiente:
dp µ
= u +βp u 2 (40)
dr k

En esta ecuación el primer término de la derecha es el componente


Darcy o componente de viscosidad mientras que el segundo es el componente
No−Darcy. En este último término βes el coeficiente de resistencia inercial, el
cual viene expresado en pie-1.

El componente No−Darcy en la ecuación (40) es despreciable a bajas


velocidades de flujo y es generalmente omitido en las ecuaciones de flujo de
líquidos. Para una caída presión dada, sin embargo la velocidad del gas es al
menos un orden de magnitud más grande que para el petróleo, debido a la baja
viscosidad del gas, y el componente No−Darcy es entonces incluido siempre en
las ecuaciones describiendo el flujo de un gas real a través de un medio
poroso.

Debido a esto, es necesario usar la ecuación de Forchheimer en lugar


de la de Darcy al deducir la ecuación diferencial radial básica para el flujo de
gas. Afortunadamente, también para gas, el componente no darcy en la
ecuación 8.19 es significativo sólo en la región restringida de altas presiones, y
la velocidad de flujo sea cercana a la velocidad en la vecindad del pozo.

Así, el flujo no Darcy es incluido convenientemente en las ecuaciones de


flujo como un factor de daño adicional, es decir, una perturbación
independiente del tiempo afectando la solución de la ecuación diferencial
básica de la misma manera que en el caso del daño de Van Everdingen. La
ecuación de Forchheimer fue derivada originalmente para flujo de fluido en
tuberías donde a altas velocidades hay una transición de flujo laminar a
turbulento. En flujos de fluidos en medios porosos, sin embargo, para el más
practico de los casos en ingeniería de yacimiento, el flujo macroscópico es
siempre laminar de acuerdo a la definición de dinámica de fluido clásica. Lo
que se refiere a componente no Darcy no corresponde con las ideas clásicas
de flujo turbulento, sólo en los primeros estados. Esto se debe a la aceleración
y desaceleración de las partículas de fluido en su paso a través del medio
poroso.

Sin embargo, la ecuación de Forchheimer puede ser usada para


describir la caída de presión adicional causada por éste fenómeno integrando
el segundo término del lado derecho de la ecuación (40) como sigue:

ro 2
 q 
∆p No −Darcy = ∫ βp  dr
rw  2πrh 

o expresada como una caída en la pseudo presión del gas real usando la
ecuación (30):
re 2
2p  q 
∆m( p ) nD = ∫ βp  dr (41)
rw
µZ  2πrh 

P
como ρ = γ g ⋅ ρaireCN ⋅ E = cons tan te ⋅ γ g ; donde la γg es la gravedad del gas
ZT
(aire =1)

La ecuación (41) puede ser expresada así:

re 2
 pq  βTγg
∆m( p ) nD = const ∫   dr (42)
rw 
ZT  µr 2h 2

pq Psc qsc
y como = = const. ⋅ qsc
ZT Tsc

entonces para depletación isotérmica del yacimiento, se convierte en:

βTγ g q2sc re
dr (43)
∆m(p)nD = cons tan te ⋅
h 2 ∫ µr
rw
2

Como el flujo No−Darcy es usualmente limitado a una región localizada


alrededor del pozo, donde la velocidad del fluido es la más alta, el término de la
viscosidad en la integral de la ecuación (43) es usualmente evaluada a la
presión de fondo fluyente Pwf en el pozo, y por lo tanto no es función de la
posición. Integrando la ecuación (43) nos queda:
β Tγ g q2sc  1 1 
∆m(p)nD = cons tan te ⋅  −  (44)
µ W h 2  rw re 

Si la ecuación (44) es expresada en unidades de campo (Q−MPCND,

1 1
β− pie-1) y asumiendo que >> , entonces:
rw re

−12
βT γ g Q 2
∆m(p)nD = 3,161 × 10 = FQ 2 (45)
µ W h rw
2

donde: F es el coeficiente de flujo No−Darcy (Lpca2 /cp/(Mpcn/d)2)

Como el flujo No−Darcy sólo es significativo cerca de la pared del pozo,


dos suposiciones son hechas comúnmente, las cuales son:

1. El valor del espesor h es tomado convencionalmente como hp, el


intervalo perforado en el pozo.
2. La caída de pseudo presión ∆m(p)nD = FQ 2 puede ser considerada
como una perturbación, la cual se reajusta instantáneamente después
de un cambio en la tasa de producción.

Debido a la última suposición el término FQ2 puede ser incluido en la


ecuación (37) y (38) y muchas veces de la misma manera el factor de daño, en
este caso es interpretado como un daño que depende de la tasa. Entonces la
ecuación (37) por consiguiente incluyendo el componente de flujo No−Darcy,
obtenemos:
1422 TQ 2  re 3 
m( p ) − m( pwf ) = ln − + S  + FQ 2
kh  rw 4 

1422 TQ 2  re 3 
= ln − + S + FQ 
kh  rw 4 D 

donde en la última expresión, la cual es comúnmente usada en la literatura, DQ


es interpretado como un factor de daño dependiente de la tasa y:

FKh
D= (46)
1422 T

DETERMINACIÓN DEL COEFICIENTE NO−DARCY (F)


Hay dos métodos disponibles para la determinación del coeficiente de
flujo No−Darcy, los cuales son:

1. Del análisis de una prueba de pozos


2. Experimentalmente, midiendo el valor del coeficiente de resistencia
inercial β y usándolo en la ecuación (45) para calcular F.

De los dos, el método de las pruebas de pozos arroja el resultado más


confiable, al igual que en las pruebas de pozos de petróleo en el cual, de la
pendiente de la gráfica de restauración de presión se puede obtener un valor
más significativo del producto kh midiendo los valores de permeabilidad de una
selección de muestras de núcleo y tomando un promedio. Además, en las
pruebas de pozo F puede ser medido en presencia de cualquier saturación de
líquido en la vecindad del pozo.

Para determinar β experimentalmente, el procedimiento es medir


primero la porosidad absoluta y luego aplicar una serie de presiones
diferenciales, las cuales se van incrementando a cada muestra. Esto se logra
haciendo fluir aire a través del núcleo a una tasa cada vez mayor. Conociendo
la tasa de flujo y la presión diferencial a lo largo del núcleo, el coeficiente de
resistencia inercial puede ser calculado directamente usando una versión lineal
de la ecuación de Forchheimer (40). Los resultados son usualmente
presentados en una gráfica log-log, en la cual β es graficada como función de
la permeabilidad absoluta, como se muestra en la figura 17.

103 Figura 17
9
8
7
6
5
4

102
9
8
7
6
5
4

k (mD) 3

10
9
8
7
6
5
4

1
105 2 3 4 5 6 7 8 9 106 2 3 4 5 6 7 8 9 107 2 3 4 5 6 7 8 9 106 2 3 4 5 6 7 8 9 107

Factor β (1/cm)

Usualmente se obtiene una ecuación de la forma:

cons tan te
β= (47)
ka

en la cual el exponente a es una constante. Para los resultados experimentales


mostrados en la figura 17 la relación específica es:

2,73 × 10 10
β=
k 1,1045

donde k esta en mD y β en pie-1. Si el rango de variación de porosidad no es


muy grande, la variación de β con φ puede ser despreciado en comparación
con la variación de β con la permeabilidad absoluta.
El valor experimental de β determinado es aplicable a un flujo de gas a
una saturación de 100%. En presencia de alguna saturación de líquido, es
decir, agua connota y líquido saturado inmovible, Gewers, Nichol y Wong han
determinado experimentalmente que el término de permeabilidad usado en la
ecuación (47) puede ser reemplazado por la permeabilidad efectiva del gas a
una saturación particular de líquido, SL, entonces:

cons tan te
β=
(kk )
rg
a (48)

Es de hacer notar que el trabajo experimental de Gewers, Nichol y Wong


midiendo directamente β en presencia de saturación de líquido, fue llevado a
cabo en muestras de rocas carbonatadas para las cuales el valor de β en el
núcleo seco son de al menos un orden de magnitud mayor que en las muestras
típicas de arenas. Sin embargo, los experimentos no han sido repetidos en
arenas pero al usar la ecuación (48) se asume que se aplica el mismo principio
físico. Aunque las cartas de correlaciones que dan β en función de la
permeabilidad existen en la literatura, se debe saber que no siempre es
aplicable. La irregularidad en los poros puede modificar de gran manera la
relación β vs k haciéndola tendiendo, en muchos casos, a derivar
experimentalmente una relación de la forma dada en la ecuación (47).

TEORÍA GENERAL DE LAS PRUEBAS EN POZOS DE GAS


Las pruebas en pozos de gas pueden ser interpretadas usando la
siguiente ecuación:
kh n
( m( pi ) − m( pwf n ) ) = ∑ ∆Q jmD ( t Dn − t Dj−1 ) + QnS'n (49)
1422 T j=1

en la cual
4 t 'D 1
mD ( t Dn − t Dj −1 ) = mD ( t'D ) = 2πt'DA + 12 ln − 2 mD(MBH ) ( t 'DA ) (50)
γ
∆Q j = Q j − Q j−1

S'n = S − DQ n
Por conveniencia, la ecuación (49) frecuentemente se expresa de la
forma:

kh
( )
n
m( p i ) − m( pwf n ) − FQ n2 = ∑ ∆Q jmD ( t Dn − t Dj−1 ) + Q n S (51)
1422 T j=1

en la cual F es el coeficiente de flujo no-Darcy, ecuación (46).

Estas ecuaciones son análogas a las aplicadas en el análisis de pruebas


de pozos de petróleo. La ecuación (49) resulta de la aplicación del principio de
superposición en el tiempo.

La principal diferencia entre las pruebas en pozos de petróleo y pozos de


gas está en el hecho de que en el factor de daño total en pozos de gas tiene
dos componentes, uno de los cuales es dependiente de la tasa Q. Debido a
esto, un pozo de gas de ser evaluado con un mínimo de dos tasas de flujo por
separado para poder diferenciar entre estos dos daños. Entonces, a una tasa
Q1, el daño total:
S'1 = S − DQ 1

puede ser obtenido del análisis de una prueba, mientras que a una tasa Q2:

S' 2 = S − DQ 2

puede ser calculado de manera similar. Las dos ecuaciones para S’ 1 y S’2
pueden se entonces resueltas simultáneamente para obtener S y D (o F).

En conclusión, se puede decir que el uso de las ecuaciones (49) y (50)


para analizar pruebas de pozos de gas nunca es tan satisfactorio como cuando
se combinan en las pruebas de pozos de petróleo. Sin embargo, las
ecuaciones sí proveen lo que en la literatura se ha descrito como una
“aproximación razonable para ingeniería”.
PRUEBAS DE DE RESTAURACIÓN DE PRESIÓN EN POZOS DE GAS
Al igual que en el caso de los pozos de petróleo, las pruebas de presión
buildup en pozos de gas, sólo si se analiza correctamente usando la gráfica de
Horner, puede proveer los valores más aproximados de la permeabilidad y el
factor de daño. La única diferencia es que una buildup en pozos de gas debe
estar acompañada por dos periodos de flujo separados, uno antes y otro
después de la prueba, tal como se muestra en la figura 18:

Figura 18

Q2
Q1
Q

t ∆ t t’
t1 ∆ tmax

Pws
Pwf
Pwf

t ∆ t t’
t1 ∆ tmax

La ecuación buildup teórica para caudales y tiempos mostrados en la


figura 18 es sólo un caso de la ecuación general de pruebas de presión:

kh
( m(pi ) − m(p ws )) = mD ( t D1 + ∆t D ) − mD ( ∆t D ) (51)
1422 Q1T

Esta forma es idéntica a la ecuación teórica para pruebas en pozos de


petróleo. Deduciendo la ecuación (51), por efecto de superposición con tasas
variables, Q1 y (0 − Q1), tanto la tasa mecánica como la que depende del factor
de daño desaparecen, hecho este que ha sido investigado por Ramey y
Wattenbarger.

Análogamente, para valores pequeños de ∆ t la ecuación (51) puede ser


expresada como una relación lineal entre m(pws) y log(t1 + ∆ t)/∆ t. La ecuación
de esta línea recta para cualquier valor de ∆ t es:

kh
(m(pi ) − m(p ws(LIN ) )) = 1,151log t1 + ∆t + mD ( t D1 ) − 12 ln 4t D1 (52)
1422 Q1T ∆t γ

en la cual m(pws(LIN)) es la hipotética pseudo presión de la tendencia lineal

extrapolada, y mD(tD1) y ½ln 4tD1/γ , ambas adimensionales, tiempo efectivo de


flujo, son constantes. Para valores altos de ∆ t la pseudo presión real m(pws) se
desviará de la forma m(pws(LIN)). En consecuencia, la gráfica de Horner de
m(pws) vs log(t1 + ∆ t)/∆ t para los datos de presión registrados será lineal para
pequeños ∆ t y la tendencia extrapolada puede corresponderse con la ecuación
(52). La característica atractiva de Horner es que el análisis para determinar k y
S no involucra la evaluación específica de mD(tD1) en la ecuación (52) pero
estrictamente requiere que la tendencia buildup lineal en el principio sea
identificada. La pendiente de esta recta es:

1637 Q1T
m= (53)
kh

de la cual kh y k pueden ser calculadas, y el factor de daño total,


correspondiente al caudal Q1 puede ser determinado como:

 ( m(p ws(LIN)1hr ) − m(p wf )) k 


S1' = S + DQ1 = 1,151 − log + 3,23  (54)
 m φ(µCt)1rw
2

en donde m(pws(LIN)1hr) es la pseudo presión leída de la línea recta extrapolada a


∆ t = 1 hr. La deducción de la ecuación (54) sigue el mismo argumento que la
ecuación para pozos de petróleo y además, el valor calculado de S’1 es
independiente del valor de mD(tD1).

Al principio, la presión transitoria responde a ambos periodos de flujo y


puede ser analizada para determinar los valores de k, S’ 1 y S’2 (= S + DQ2), la
ecuación que describe la caída de pseudo presión transitoria en la pared del
pozo a cualquier tiempo t durante el primer periodo de flujo es:

kh 4t D
(m(pi ) − m(p wf )) = 1
2 ln + S'1
1422 Q1T γ

la cual puede ser expresada como:

1637Q1T k
m(p i ) − m(p wf ) = (log t + log − 3,23 + 0,87S'1 (55)
kh φ(µc )i rw2

Entonces, la gráfica de m(pwf) vs log t será lineal durante el período de


flujo transitorio con una pendiente

1637 Q1T
m=
kh

dando nuevamente el valor de k, mientras que el factor de daño puede ser


calculado evaluando la ecuación (55), para el valor específico de m(p wf) a t = 1
hr, como:

 ( m(p i ) − m(p wf ) ws1hr ) k 


S1' = S + DQ1 = 1,151 − log + 3,23  (56)
 m φ(µc )i rw
2

Sólo los valores de m(pwf) que son graficados como función lineal de
log t son usados, los cuales aseguran que la aplicación del análisis transitorio
es válido.
La ecuación teórica que describe la caída de pseudo presión durante el
segundo periodo de flujo puede ser deducida de la ecuación básica para
pruebas (49) como:

kh
(m(pi ) − m(pwf ) ) = Q1(mD ( t D1 + ∆t D max + t'D ) − mD ( ∆t D max + t'D ))
1422 T (57)
+ Q 2mD ( t'D ) + +Q 2 S' 2

donde t’ es el tiempo medido desde el comienzo del segundo periodo de flujo a


la tasa Q2 (figura 18). Esta ecuación es analizada para condiciones transitorias
durante el segundo periodo de flujo, es decir, para pequeños valores de t’. en
este caso la expresión:

Q1(mD ( t D1 + ∆t D max + t'D ) − mD ( ∆t D max + t'D ))

en la ecuación (57) puede ser considerado como constante. Si tanto t 1 como


∆ tmax son pequeños, entonces ambas funciones de mD pueden ser evaluadas
bajo condiciones transitorias, de hecho, la diferencia entre las funciones m D es
pequeña y constante. Para periodos iniciales de tiempo muy grandes,
correspondiente al análisis de rutina del pozo en lugar de la prueba inicial, la
diferencia entre las funciones mD sólo pueden ser observadas como constantes
sobre el argumento de que t’ es pequeña, lo cual siempre es el caso en que la
presión del pozo correspondiente a la tasa Q2 está siendo analizada sólo
durante un corto periodo de flujo transitorio inicial. Además, la ecuación (57)
implica que una gráfica de m(pwf) vs log t’ será lineal para flujo transitorio, con
pendiente:
1637Q 2 T
m=
kh

lo cual conlleva a la re-determinación de k. el factor de daño puede ser


evaluado expresando la ecuación (57) como:

kh
(m(pi ) − m(p ws )) = kh (m(pi ) − m(p' ws )) + Q 2mD ( t'D ) + Q 2S' 2 (58)
1422 T 1422 T
en la cual p’ws es la hipotética presión estática que habría sido obtenida si se
continuara la prueba buildup hasta Δt´max + t’. el valor de p’ws aumentará a
medida que aumenta t’. Le ecuación (57) puede ser resuelta para dar S’2 como:

 ( m(p' ws )1hr − m(p wf )1hr ) k 


S1' = S + DQ2 = 1,151 − log + 3,23 
 m φ(µc )i rw
2

en la cual tanto m(pwf) como m(p’ws) son evaluadas a t’ = 1 hr. El último término
puede ser obtenido extrapolando la tendencia final hasta una hora después que
la prueba haya finalizado. Sin embargo, esta corrección es raramente aplicada
y usualmente m(p’ws)1hr se establece que es igual a m(pws) evaluada a la última
presión.

ERRORES, RESTRICCIONES Y LIMITACIONES DE LAS ECUACIONES


La precisión de los cálculos de reservas por el método volumétrico,
depende de la exactitud de los datos que entran en los cálculos. La precisión
del cálculo de gas inicial en el yacimiento depende de los posibles errores en
los valores promedios de porosidad, saturación de agua innata, presión y factor
de desviación del gas, lo mismo que en la determinación del volumen productor
bruto. Con los mejores datos que pueden obtenerse de núcleos y registros en
yacimientos uniformes, es difícil calcular el gas inicial en el yacimiento con una
aproximación inferior del 5 por ciento, valor que puede ascender a 100 por
ciento o más, según la uniformidad del yacimiento y la cantidad y calidad de los
datos disponibles.

La reserva es el producto del gas en el yacimiento por el factor de


recuperación. En yacimientos volumétricos la reserva del mismo, en general, a
cualquier presión de abandono, debe conocerse con la misma precisión que el
gas inicial en el yacimiento. En yacimientos de empuje hidrostático se requiere,
además, el cálculo aproximado del volumen invadido del yacimiento al
abandono y al saturación residual del gas. Si el yacimiento presenta
estratificaciones de permeabilidad, el problema se agrava, y , como resultado,
la precisión disminuye. En general, los cálculos de reservas son más exactos
en yacimientos volumétricos que en los de empuje hidráulico. Cuando las
reservas se calculan en base a un pozo o unidad del yacimiento, la precisión se
reduce aún más debido a drenaje, que ocurre tanto en yacimientos
volumétricos como en los de empuje hidrostático.

El uso de balance de materiales, para calcular, el gas en el yacimiento


incluye los términos del factor volumétrico del gas de acuerdo con la ecuación.
Por supuesto, la precisión de los cálculos es función del error probable en estos
términos. El error en la producción de gas Gp proviene de errores en la
medición del gas, en el cálculo aproximado de consumo y pérdidas por
escapes en la unidad y en el cálculo aproximado del gas de los separadores de
baja presión o de los tanques de almacenamiento. A veces ocurren escapes
subterráneos debido a fallas y corrosión en las tuberías de revestimiento o a
cementaciones defectuosas y en el caso de pozos de producción de dos zonas,
pueden ocurrir escapes o comunicación entre ellas. Se producen también
inexactitudes en la determinación del gas producido, cuando el gas proveniente
de dos o más yacimientos se mezcla antes de medirse, ya que el cálculo de
producción correspondiente a cada yacimiento se efectúa en base a pruebas
periódicas de producción de pozos. Los medidores se calibran por lo general
con tolerancias de uno por ciento, por tanto, en las mejores circunstancias es
difícil conocer al producción de gas con una precisión mayor del dos por ciento,
variando la precisión promedia desde pocas, a varias unidades por ciento.

Los errores en las precisiones se deben a errores en los medidores de


presión y a las dificultades de promediarlas, especialmente cuando existen
diferencias altas de presión a través del yacimiento. Errores adicionales
resultan en la determinación de presión del yacimiento a partir de presiones
medidas en la cabeza del pozo. Si el campo no se ha desarrollado totalmente,
es lógico que la presión promedia corresponderá a la parte desarrollada, cuyo
valor es menor que la presión promedia de todo el yacimiento. Cuando la
producción de agua en pozos de gas es poca, generalmente no se tiene en
cuenta; y cuando es significativa, se determina aproximadamente por medio de
pruebas periódicas de los pozos.
Además de los errores incluidos en los datos que entran en la ecuación
de balance de materiales, existen otros factores de menor importancia no
considerados en la deducción de la ecuación. Estos son: variación del volumen
de agua innata con presión, cambio de porosidad con la presión y liberación de
gas disuelto en el agua innata con disminución de presión. Estos factores
pueden incluirse en la ecuación de balance de materiales si así lo garantiza la
precisión de los datos. La presencia de pequeñas, pero ignoradas cantidades
de intrusión de agua, condensación retrógrada o ambos, también afectan los
resultados. En las mejores circunstancias, los cálculos de balance de
materiales del gas en el yacimiento rara vez tienen una precisión mayor del 5
por ciento, pudiendo ser mucho menor. Lo mismo ocurre con la estimación de
reservas.
CONCLUSIÓN

El gas natural representa una fuente de energía importante para el


futuro, pues ya se ha hablado de los beneficios que trae su uso. Se puede
emplear como combustible, disminuyendo la contaminación del medio
ambiente por parte de los gases que se producen por efecto del uso de
gasolina. Así como este, otros usos importantes pueden ser dados al gas
natural para mejorar los procesos industriales que se llevan a cabo diariamente
en diferentes industrias, algunas relacionadas con el petróleo y otras no.

Por esta razón, los yacimientos de gas deberían ser tomados en cuenta
de una manera más primordial, pues representa la posibilidad de no depender
del petróleo solamente como fuente de energía principal.

Se debe brindar más apoyo en el estudio y análisis de estos


yacimientos, para poder conocer el comportamiento de presión, producción y
parámetros asociados a la explotación correcta del mismo. Sin embargo,
existen pocos estudios al respecto, debido a que el petróleo ocupa la gran
parte del mercado de los hidrocarburos.

Ya dentro de los estudios realizados se observan grandes avances,


como los realizados por Russell y Goodrich y Al-Hussainny, Ramey y Crawford,
quienes estudiaron las técnicas para linealizar la ecuación diferencial que
regula el flujo de un gas real a condiciones de yacimiento.

Otro aporte muy importante fue hecho por Darcy, quien incluyó en la
ecuaciones el coeficiente de resistencia inercial, el cual se presenta a altas
tasas de flujo, como ocurre en algunos casos de flujo de gas.

A pesar de estos estudios, los resultados siguen presentando errores y


restricciones en el uso de las ecuaciones, los cuales deben ser estudiados para
lograr minimizarlos y poder obtener un mejor conocimiento sobre el
comportamiento de las yacimientos de gas natural.
BIBLIOGRAFÍA

− L.P. Dake. Fundamentals of Reservoirs Engineering. Amsterdam:


Elsevier Scientific Publishing Company, 1978

− B.C. Craft y M.F. Hawkins. Ingeniería Aplicada de Yacimientos


Petrolíferos. Traducción por Hernando Vásquez Silva de Applied Petroleum
Reservoir Engineering, Madrid, 1968.

− John Lee. Pozos de Gas, Well Testing, New York: SPE of AIME, 1982

− Wallace F. Loujoy, Methods of Stimating Reserves of Natural Liquids.


Baltimore:Risources for the Future, INC, 1965

− Efrain Barberii y Martín Essenfeld, Yacimientos de Hidrocarburos,


PDVSA-CIED

− Manual de Ecuaciones más Utilizadas en la Industria Petrolera, II


Jordanas Latinoamericanas de Estudiantes de Ingeniería de Petróleo,
Puerto La Cruz, 2004

− Exposición realizada por: Levy Cohen, Ramon Fernandez, Carlos Rincon,


Miguel Teran, Caracterización y Balance de Materiales en Yacimientos
de Gas

− www.silverstarenergy.com

− www.spe.org