Universidad Católica de la Santísima Concepción. Facultad de Educación. Educación de Párvulos.

La alegría de educar.
Hugo Montes Brunet

La carrera de educación parvularia tiene un nombre, el del amor. No hay por qué eludirlo ni omitirlo, a la inversa, hay que proclamarlo. Educar es tarea de amor. Y el amor trae la felicidad, también en medio de las dificultades.

La labor del docente es poco valorado en nuestro país, más si hablamos de educación pre-escolar. Educación parvularia es una carrera que debiera tener mayor relevancia en nuestra sociedad, ya que es precisamente la encargada de la formación del futuro de esta.

A la hora de escoger una carrera universitaria debemos conocer nuestra vocación, pero ¿cómo reconocerla? Las vocaciones se reconocen por la paz que dejan en el corazón. Educar es tarea de amor, pero muchas veces no es precisamente la vocación lo que escuchamos u observamos a la hora de determinar la carrera que vamos a estudiar y de la cuál ejerceremos como profesión el resto de nuestra vida.

En las familias, producto de esta sociedad resaltan y destacan carreras que incursionan en política, medicina o economía, pero las pedagogías pertenecen a otra esfera social donde además no son lucrativas.

1

Romina Requena Péndola.

Universidad Católica de la Santísima Concepción. Facultad de Educación. Educación de Párvulos.

“La vida es mucho más que un mecanismo y en ningún caso hay algo en ella que marche por sí solo”. La educadora es el rol fundamental para potencializar, resaltar las virtudes y habilidades de los(as) niños(as) que se forman, no hay que dejar de lado la importancia que conlleva esto.

Si la sociedad le diera la importancia a la educación pre-escolar como herramienta básica y esencial para la formación de cada persona, tendríamos mayor compromiso y mejores resultados en las nuevas generaciones. Los jardines infantiles ante la sociedad no son vistos como una formación relevante, más bien como solución a problemas sociales y/o laborales, muchas veces consideran la educación pre-escolar como el lugar de entretención o guardería del niño(a), pero pocas veces como aprendizaje esencial para el desarrollo cognitivo y motriz. “Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía”.

2

Romina Requena Péndola.