You are on page 1of 1

• Historias acerca de duendes, fantasmas y apariciones hacen de esta calle un lugar sin igual.

La colonial calle Jaén es conocida como “La calle de los duendes” o “La calle de los fantasmas”, por las muchas tradiciones que de ella se desprenden y por las miles de leyendas que se desarrollaron alrededor de su historia. Es la única calle que se conserva prácticamente igual desde la Colonia. En sus aproximadamente cien metros, alberga casas que, alguna vez, fueron habitadas por insignes paceños, entre ellos, don Pedro Domingo Murillo, protomártir de la Independencia que murió colgado por haber instaurado, junto con otros valientes, el primer gobierno criollo autónomo de la América hispana. Cuentan los más viejos, que siempre ha existido el mal y el maligno. Pero que pocos son los que han tenido un contacto real con el más temible ente del mal: Lucifer. Existe una leyenda Latinoaméricana, que cuenta que en tierras argentinas se da la aparición de este demoniaco personaje. Y quién no lo crea a únm tiene la oportunidad de comprobarlo personalmente si está dispuesto a efectuar el ritual a seguir.