La lenta máquina del desamor, los engranajes del reflujo, los cuerpos que abandonan las almohadas, las

sábanas, los besos, y de pie ante el espejo interrogándose cada uno a sí mismo, ya no mirándose entre ellos, ya no desnudos para el otro, ya no te amo, mi amor.

Libertad

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful