Aprendizaje y lenguajes expresivos. El teatro: ¿Por qué incluirlo en el currículo?

Catalina Julia Artesi

El teatro es la primera invención humana, la que permite y promueve todos los demás inventos. El teatro nace cuando el ser humano descubre que puede observarse a sí mismo y, a partir de ese descubrimiento, empieza a inventar otras maneras de obrar1. Augusto Boal

Nos preguntamos ¿Por qué el teatro debe formar parte del currículo? Es que fundamentalmente constituye un vehículo de humanización. Desde sus orígenes, el teatro le ha brindado al hombre la oportunidad de decirse y de decir, porque: “El ser humano es el único capaz de observarse en un espejo imaginario (…) El espacio estético (…) proporciona ese espejo imaginario (…) Puede verse en el acto de ver, de obrar, de sentir, de pensar (…) ¡Ser humano, es ser teatro”! (Boal, 2004, p.25). La actitud lúdica, el juego dramático, el teatro de títeres, en fin, el juego de la ficción simbólica activa la capacidad de observación, fabulación y socialización. Requiere un esfuerzo de autoconocimiento, de conocimiento de los demás y la capacidad para adaptarse a situaciones nuevas. Por lo tanto el teatro no es un área disciplinar más ni un recurso didáctico para abordar las materias. Es un objeto de conocimiento y permite que los sujetos se involucren en un proceso comprometido de enseñanza y de aprendizaje, donde construyen su vida en relación con los otros. En dicho proceso el teatro promueve experiencias estéticas de síntesis, en tanto se halla compuesto por diferentes lenguajes artísticos (música, literatura, plástica, arquitectura, danza, etc.) que incentivan aprendizajes sistemáticos con valor estético expresivo.

1

Augusto Boal, (2004) El arco iris del deseo. Del teatro experimental a la terapia. Barcelona, Alba Editorial.

Fundamentos y práctica docente. p. Camnitzer. Revista Novedades Educativas Año 20. Buenos Aires: Siglo Veintiuno. 2 Carola Arrúe. Las técnicas y la dimensión lúdica de la educación popular. (2008) Didáctica de la liberación. Arte conceptualista latinoamericano. En función de lo expuesto anteriormente. los chicos puedan construir prácticas transformadoras que favorezcan la inclusión real”. Trozzo de Servera. Investigaciones y Experiencias en Psicología educacional. Teatro. Buenos Aires: Aique Tillería Pérez. Barcelona: Alba Editorial _____________. Mariano (2006). 106 . Investigaciones y experiencias en Psicología Educacional. (2009). habla de los “pianos en el puente”. Sonia Ema.) Inclusión educativa. Santa Fe: Ediciones Homo Sapiens. González de Díaz Araujo. insertas en la curricula de escuelas públicas de la CABA o de Provincia de Buenos Aires. Graciela. (2001). donde “los padres y madres. Buenos Aires: Ediciones América Libre. Daniel ((2003). experiencias educativas favorecedoras de la inclusión social2. Sara. en Nora Emilce Elichiry (comp. Bibliografía AA/VV. Freire. estimulando la alfabetización estética en forma abierta. Del teatro experimental a la terapia. Rosario. Torres. Nº 2008. nos planteamos si existen experiencias centradas en lo teatral.Porque la escuela debe garantizar el derecho a la expresión. Buenos Aires. Experiencias de la praxis y pedagogías críticas. Adolescencia y Escuela. Analizar. Beatriz (1998). (2004). Buenos Aires: Alba Editorial. Jugar y jugarse. Nora Emilce (Compiladora). Elichiry. Luís. El arco iris del deseo. Algaba. Martí. Juegos para actores y no actores. Boal. sin prejuicios ni conductas discriminadoras. De Freire a nosotros y de nosotros a Freire. Salas.). España-Uruguay: HUM. Inclusión educativa. Nuestro propósito: reflexionar acerca del rol que cumple la expresión teatral en los procesos de aprendizaje. Paulo (2004. Ester. Augusto. Buenos Aires: JVE Ediciones. Títeres y máscaras en la educación. La educación como práctica de la libertad.